Aún recuerdo cuando en estanterías de las diversas tiendas de Metal de Santiago, podía verse aquella espantosa carátula con un lobo que más parecía orangután con chaqueta y que solo decía Wolf en el frente.  Corría el año 1999, tiempos en que estábamos aún lejos de poder llegar a casa y simplemente descargar el disco para saber que tal era el grupo antes de comprarlo, había que arriesgarse y comprar a ojos cerrados, ya que no en todas partes te permitían escuchar antes de comprar, así que el arte de tapa tenía una fuerte incidencia en la decisión de adquirir un álbum o no, ya que era la primera y, muchas veces, la única impresión que nos podíamos formar de una banda a la cual no conocíamos.  Finalmente, años más tarde llegó a mis manos y recordé lo acertada que es esa frase que dice que no debemos juzgar un libro por su portada.

A más de diez años de eso, Wolf tiene una carrera absoluta y totalmente consolidada, seis excelentes álbumes los avalan, incluso fueron nominados por su disco anterior (Ravenous) en los grammy suecos, algo que no sé si sea importante dentro de este medio, pero que si permite entender el reconocimiento que la banda ha ganado con el correr de los años.  Sin embargo, acá nunca se ha hablado mucho de ellos y además de haberlos visto en alguna tienda del ramo, recuerdo haber leído un review en donde incluso los describían como “otra banda tratando de colgarse del éxito de HammerFall”.  Claro, hay similitudes, pero Wolf tiene una identidad propia y una propuesta muy reconocible, la cual han logrado mantener incólume e inmutable a través de los años, ajenos a modas pasajeras ¿no me creen? Pues bien, aquí esta Legions of Bastards y el ofrecimiento que la banda nos hizo con aquel primer disco del que hablábamos aún sigue en pie y es bastante simple: ¡Heavy Metal!

Una par de redobles y directo al metal, así parte Legions of Bastards, de la mano de Vicious Companions, un corte rápido, vertiginoso, con riffs gancheros y melódicos, pero siempre potentes y furiosos.  La voz de Niklas Olsson, si bien mantiene el tono alto al que nos tiene acostumbrados, se percibe un poco más rasgada que en trabajos anteriores, dándole un aire más agresivo a este tema y a la placa en general.  Las guitarras afiladas siguen siendo parte importante en la propuesta de la banda, manteniendo ese sonido que, para todos quienes amamos el heavy metal, se nos hace inevitable comenzar a agitarnos como si fuéramos nosotros los que estuviésemos tocando.  Un gran inicio, que en tan solo más de tres minutos nos deja con la adrenalina a tope, listos para recibir el azote de Skull Crusher, un poco más lenta, que además de contar con un sonido más de la escuela británica -si es que se puede aún más- trae uno de aquellos coros que provocan alzar el puño al viento y gritarlo con furia, además de aprendértelo con tan solo un par de oídas.

La simpleza de canciones como Full Moon Possession,  Absinthe o Hope To Die, es algo que agradezco a este tipo de bandas que llevan en alto la bandera del metal directo y tradicional:  up-tempo con buenos riffs y para nada intrincados, coro sencillo, pero enérgico, base rítmica sólida y una sección media en donde destacan los formidables solos de la dupla Olsson y Losbäck, quienes realizan un trabajo realmente notable a lo largo de toda la placa.  El cuarto en la lista es Jekyll & Hyde y si bien dos de las más claras y reconocibles influencias que vamos a encontrar oyendo cualquier trabajo de Wolf son Iron Maiden (primeros años) y Judas Priest, acá salta a relucir otra gran agrupación británica, Black Sabbath, y es que el riff principal y la cadencia del tema recuerdan mucho a Zero The Hero, de aquel incomprendido, pero fantástico álbum Born Again.

Tales From The Crypt es uno de los cortes más largos de este disco y ese tiempo es aprovechado al máximo.   La sección media es uno de los mejores pasajes de toda la placa y esto nuevamente por el brillante trabajo de la dupla Olsson-Losbäck, destacando un interludio melódico en base a guitarras gemelas justo antes de comenzar con los solos, los cuales son ejecutados sobre unos riffs afiladísimos que provocan que el headbanging se vuelva imperativo y necesario.  Con Nocturnal Rites las revoluciones disminuyen un poco y acá nos encontramos con un corte de heavy metal muy en la onda del viejo Accept, lo queda demostrado hasta en los mismos coros de la canción.

Road To Hell recupera la velocidad de la mano de un riff que me resulta muy familiar, claro, lo podemos encontrar en dos canciones no tan conocidas de bandas archiconocidas: Flight of the Rat de Deep Purple y para el cambio de ritmo de Under The Sun de Black Sabbath, el ritmo es el mismo, así que para quienes conozcan dichos temas podrán hacerse una idea acertadísima respecto de este corte, que en todo caso continúa mostrándonos a un Wolf que nos muestra orgullosos de donde vienen y cuáles son sus principales influencias y motivaciones.  “The leader is leading the fools into the sea … on a Road To Hell” estará varios días rondando tu cabeza y así son la mayoría de los coros que nos vamos a encontrar en Legions of Bastards, de fácil escucha, gancheros, fuertes, se nota el trabajo en crear líneas que queden grabadas prácticamente a la primera vez de escucharlas.  La fórmula puede resultar repetitiva, pero es muy efectiva al estar sustentada con buenos riffs y en general, con buena música.  Intenten no aprenderse el coro de False Preacher, ¡imposible!

El disco lo cierra K-141 Kursk, que nos habla acerca de la tragedia del submarino ruso del mismo nombre que en el año 2000, mientras realizaba pruebas de disparo de torpedos, se hundió, pereciendo toda su tripulación (118 marinos, de los cuales varios lograron sobrevivir algunos días en la cámara de evacuación, en donde se detectó aire mientras se trabajaba en el rescate, pero que finalmente no pudieron ser salvados), una tragedia que nos cuentan a través de un corte relativamente rápido y que refuerza todo lo mostrado por la banda hasta ahora.  La historia estaba ideal para ser contada a través de una canción con aires más épicos, me hubiera gustado escuchar algo con más cambios de ritmo, en donde se explorara con diversas ambientaciones conforme va sucediéndose la narrativa, algo así como The Rime of The Ancient Mariner, pero no es así, salvo por una parte más lenta en donde las guitarras son las protagonistas.

Quienes gusten del heavy metal tradicional, directo y de la vieja escuela, encontrarán en Legions of Bastards once canciones con las que podrán destrozarse el cuello.  Podría haber utilizado también la palabra “ochentero” y entenderían perfectamente a que me refiero en términos del sonido, la forma y estructura de los temas que escucharán en esta placa, pero al mismo tiempo a veces resulta incorrecto usarla para definir este tipo de música, ya que lo que aquí encontramos es simplemente Heavy Metal, así es este estilo, así fue concebido, así ha sido siempre y espero que lo siga siendo, es algo atemporal, por lo que desde ese punto de vista, lo único que hace Wolf es alzar la bandera del Heavy Metal y hacerla flamear con orgullo y de forma honesta.  No hay pretensiones de crear “algo nuevo” ni experimentar con su música ¡gracias por ello!  La legión de bastardos está aquí para azotar nuestros cráneos y vaya que lo logran ¡Heavy Metal to the Bones!

8 comentarios
  1. Starship Trooper Dice:

    No cachaba que ya estaba disponible!

    Pronto lo escucho, llevo harto tiempo esperando este disco.

  2. Pedro Dice:

    Weón, esta es la única banda que puede autosuperarse en cuanto a carátulas tujas…. Increíble !!!

  3. wunthering Dice:

    yo creo q en cuanto a caratulas no es la mejor prefiero la de Revenous o The Black Flame pero no importa la caratula si no q la calidad de música grande Wolf

  4. Starship Trooper Dice:

    Como webean con las portadas. Con los pedazos de discos que hacen, lo demás no importa una mieeerda!!

    Tremendo discazo, increíble. Estos tipos jamás defraudan.

  5. sajon Dice:

    weno weno el disco… osea, MUY bueno

    la voz de niklas ahora se me hace mas agradable… en los primeros discos es como rara… como cantando «alto» siempre pero no era eso, bah… nos como explicarlo, pero ahora si me agrada al 100%

    ojala wolf sigan sacando discos como este

Los comentarios están desactivados.