Will Carroll, baterista de DEATH ANGEL, conversó con Decibel Magazine tras estar 2 semanas conectado a ventilación mecánica en un hospital de San Francisco. El músico se enfermó de Coronavirus en la gira por Europa junto a TESTAMENT y EXODUS, donde también se contagiaron Chuck Billy y Gary Holt.

«He tenido resfriados varias veces, pero ahora tenía fiebre, dolor y esta gripe intensa. Nunca me enfermo así. En el vuelo, me preocupaba no poder pasar por el aeropuerto internacional. Estaban testeando personas en el control de pasaportes. Dado que viajamos tanto dentro y fuera de aquí, la gente nos reconoció y simplemente dijo: ‘DEATH ANGEL, bienvenidos a casa’. Nos veíamos como la mierda y estábamos sudando. Pero como nos ven todo el tiempo, tuvimos suerte».

«Mi novia dijo que me veía y escuchaba mal. Dijo que estaba jadeando mientras dormía y luchaba por respirar. Eso es lo último que recuerdo. No recuerdo el viaje en ambulancia o llegar al hospital. Lo siguiente que recuerdo es despertar después de un coma de 12 días con tubos pegados en mí y máquinas por todas partes. Ni siquiera sabía que estaba en San Francisco»

«Como mencioné, no recuerdo haber ido al hospital. No querían darme demasiada información de una vez, porque no querían que entrara en estado de shock. Simplemente me hacían preguntas. Me preguntaban si sabía qué año era y quién era el presidente. Seguía preguntando en qué ciudad y país estaba. Cuando me dijeron que estaba en San Francisco, me sentí muy aliviado. Una vez que me tranquilicé, entendí toda la historia y me preguntaron si recordaba haber ido al hospital hace 12 días. Supongo que apenas podía respirar y mis pulmones colapsaron. Cuando me dijeron que estuve en coma durante 12 días, fue como un batazo en la cabeza. Pero fue inteligente no darme toda la información a la vez. Una vez que estuve más calmado, me dijeron que pensaron seriamente que iba a morir. Fue aterrador escuchar eso. Estaba agradecido y horrorizado»