¿Qué les pareció Revolución? Sí, tengo claro que este es una reseña para otro disco y que las comparaciones son generalmente innecesarias, pero siempre es interesante comentar un lanzamiento a la luz de lo que es la continuidad en una banda. Creo que la pregunta es pertinente (y dejémoslo en pertinente, nada de fundamental ni esencial), porque este último disco puede sumar varios puntitos dependiendo de la opinión que se tenga sobre Revolución. El esfuerzo anterior de WarCry es amado por algunos y odiado por otros. Fue eso, una “revolución” en el sonido de la banda, y, querámoslo o no, eso marca claramente un antecedente importante en vista de un nuevo disco. Quienes gustamos de aquella placa del 2008 pensamos “bueno, si siguen en esa línea podría ser un gran disco”. Otros deben haber pensado “por favor, Dio(s), tú que riges el universo: haz que hagan otra cosa”. Plegarias más, plegarias menos, lo cierto es que Alfa abandona la línea de digresión iniciada con Revolución y vuelve a los orígenes: muy probablemente de ahí viene el nombre Alfa: letra primaria, de inicio, punto de partida. Si odiaste Revolución, es probable que ames Alfa. Si te había encantado aquél, no hay razón para que no te guste éste.

Lo anterior, es decir, este regreso triunfal al sonido que los consagró hace poco menos de una década, se deja apreciar desde el comienzo mismo. Alma de Conquistador se muestra aguda, vigorosa y aplastante. Luego de un inicio que parece un arrullo, con un trabajo notable en los sintetizadores por parte de Santi Novoa, se produce un notable quiebre y comienzan las patadas en las sienes. Inevitable acordarse de Hail And Kill con aquellos “¡Eh! ¡Eh! ¡Eh!”, pero luego las guitarras suman otros acordes a esos riffs y la atmósfera cambia casi instantáneamente de belicosa a triunfal. Cuando Víctor comienza a cantar deja en claro que la producción (que esta vez corrió por cuenta de Dani Sevillano) le favorece mucho, sonando y estando tan protagónico como antaño. Otro aspecto que destaca, y mucho, es la participación de los teclados. Es cierto que acabo de decir que la voz es protagonista, pero eso no es en perjuicio de los demás instrumentos. Los teclados transitan por diferentes melodías, casi siempre al servicio de las voces, aportando con un toque de solemnidad a la armonía. Las guitarras rítmicas -eso sí- suenan un poquito blandas, pero allí están, siempre notorias. Por otro lado, el coro es digno de recordarse; noten: “dispuesto a luchar, sin miedo a morir. Tal era mi fe, que llegué, vi y vencí, o sea, no apto para perdedores, esto es para gente con alma de ganador. O bien para despertar a ese ‘winner’ que todos llevamos dentro. Sin duda es una referencia al mítico “Veni, vidi, vici” de Gaius Iulius Caesar (o Julio César, para los amigos) en la batalla de Zela. Un tema corajudo, de esos que inspiran y conminan a simplemente romperla. Un arranque prometedor, ¡un temazo!

Lo que sigue no se queda atrás en cuanto a magnificencia. Y es curioso, porque ese inicio tan calmo y soporífero me hicieron pensar que podía tratarse de una balada, pero justo cuando comenzaba a pensar que era muy pronto en el disco para una balada… ¡paf!, patadón en los chocleros y la furia de La Muerte De Un Sueño se desata. ¡Qué descarga de Metal! La batería avasalla sin compasión con un sonido con un dejo de nostalgia proveniente de los primeros discos, mucho más potente que en el anterior, por cierto. Los riffs son furibundos y al mismo tiempo los teclados destilan elegancia y buen gusto. Ya con la voz de Víctor encima, las guitarras siguen atacando, preparando el terreno para lo que será el épico coro. ¿De qué trata la canción? ¿Dos amigos que se enfrentan a muerte por alguna razón desconocida? A lo mejor estoy desvariando, pero creo que es más que eso. Acá, al igual que en el tema anterior, hay una referencia a Julio César. El otro sujeto, con quien se enfrenta a muerte es posiblemente Pompeyo Magno. Sí, creo que este tema retrata aquel momento en que Julio César está a punto de cruzar el Río Rubicón, no sin antes titubear y cuestionar lo está por hacer. Después de todo, eso lo enfrentará a Pompeyo (su gran aliado) y finalmente sumiría a Roma en una cruel guerra civil. Se enfrentan dos formas de ver el mundo, dos sueños de Roma, e inevitablemente uno de ellos morirá (de ahí nace el título de la canción. Y bueno, si no se trata de eso… ¡no deja de ser un temazo! Nota curiosa: cuando César finalmente decide cruzar y enfrentar a Pompeyo, pronuncia una célebre frase “alea iacta est (la suerte está echada”). ¿Les recuerda algo?

Con Cobarde la intensidad y el nivel demostrado en las dos primeras canciones no decae; de hecho, por lo mismo ésta se posiciona como una de las grandes canciones del álbum. Quizás en lo musical no sea una gran maravilla (discutible), pero es imposible quedar indiferente a su mensaje. Uno piensa “cresta, qué bueno que alguien lo dice así de claro y preciso”. Pero antes de eso, refirámonos a la música. Unos golpes al ride para dar el conteo e irrumpen con fuerza equilibrada guitarra y teclados. La batería sigue sonando poderosa, pero ya no tan apabullante como en los cortes anteriores, pues este es un tema en medio tiempo. Solos sencillos pero cumplidores, de esos que nunca figurarán en las revistas especializadas de guitarra, pero que igual te hacen sacar tu guitarra imaginaria para intentar emularlo. Una buena canción en lo musical, pero como decía antes, sus más grandes méritos están en su tópico: el maltrato a la mujer. Hombre, en nuestro país esto ha sido un tema muy delicado, porque en los pasados tres años no sólo han aumentado las denuncias por maltrato, sino que ha muerto más de centenar de mujeres a manos de sus parejas. Por eso encuentro muy, muy positivo que una banda (del género que sea) sea haga cargo del asunto tan abierta y explícitamente. “Maldigo al que pega a una mujer, QUE EL INFIERNO SE CEBE CON ÉL. Cobarde, cobarde, cobarde”. Esto ocurre todos los días y a cada rato, no podemos hacernos los tontos,  ¡a condenarlo! Ojalá sirva para fomentar la reflexión y que trascienda al Heavy Metal: canciones como esta pueden marcar una diferencia. Maldito bastardo aquél que golpea a un niño o una mujer…

Luego hallamos a Tan Fácil, una canción que podríamos dividir en dos partes, siendo la primera mitad más rica en variedad y a la larga más entretenida. La batería es una cosa de locos, ¡powermetalera hasta el cansancio! En parte por su poderío intrínseco, en parte por su sorpresiva arremetida, ya que ese breve solo al comienzo no te hace pensar que el tema va a explotar tan pronto. Sin embargo, luego de eso, en la segunda mitad, cuesta encontrar puntos que llamen poderosamente la atención: quizás la melodía de la voz durante el estribillo escape a esto, pero en general, luego de ese brioso inicio, se vuelve un tanto plana y se va diluyendo. Ni siquiera el segmento instrumental, con sus solos de guitarra y buen trabajo en percusión lograr inflamar mucho el ánimo. Seguro habrá alguien que la tenga en mejor consideración, porque en realidad no es una mala canción, quizás su mayor pecado sea estar a la sombra de los tres cortes iniciales. Por lejos lo más rescatable es la lírica, muy warcryana sin duda, con todos los símbolos tan propios de la banda. Yo no diría que García es un gran poeta, no tiene una pluma particularmente privilegiada, pero tiene una gracia y un mérito que no todos tienen: poder decir las cosas con claridad y sin grandes adornos, sin aspavientos. Mensajes sencillos, directos, que sí o sí te llegan. Algunos puntos a favor, pero no brilla. Como diríamos acá en Chile: parejita.

En un disco de WarCry no pueden faltar las baladas, sería extraño, así que justo en la medianía del álbum (un punto muy apropiado) aparece Recuérdalo. Es un tema que por sus características uno tiende casi de inmediato a comparar con sus primas (quizás injustamente), entiéndase: la inconmensurablemente enorme Nana, la acongojante El Amor de Una Madre, e incluso la menos brillante pero aún memorable La Vida En Un Beso. Creo que no es nuevo para nadie que las baladas se le dan bien a García (no olvidar los hecho con Avalanch en este ámbito) y cía. Ese gélido piano del inicio me recuerda a Time de Hans Zimmer, acordes muy sencillos que evocan una profunda nostalgia. Se van sumando unos arreglos para cuerdas (pero con sintetizadores) y finalmente se enlazando guitarras, bajo y batería, demostrando que no será un balada blandita, sino una de esas con peso. Me parece un buen esfuerzo, con una serie de detalles interesantes, pero honestamente no logra emocionar o estremecer como otras baladas del género o de la misma banda.

¡Prosigamos! En el sexto lugar de la lista se presenta Amistad, un corte que por su temática parece sacado del decálogo de la movida shropical del Cono Sur. Personalmente, no encuentro nada más penoso y patético que consumir sustancias para borrarse y olvidarse el mundo, pero bueno, cosa de gustos y formas de ver la vida. Y esa es -mi- idea, sólo eso. Además, no estamos seguros de qué se habla: ¿de la amistad de alguien al amparo de una botella, o del alcohol  en sí mismo? Quién sabe. ¡Pero al tema! Después de dos cortes un tanto flojos, Amistad asoma como todo un repunte. En efecto, a punta de una batería pulverizante y riffs densos y aguerridos, levanta vuelo y se pone a la altura de las canciones que abrieron la tanda. Qué importante es tener un coro bien pensado, bien armado, que con notas adecuadas te invite a cantar: ¡qué transmita algo! Sí, creo que musicalmente tiene bastante que ofrecer: teclados muy protagónicos desde el arranque, cambios de ritmo interesantes en batería que brindan dinamismo y un final de solo de guitarra muy powerrangeriano que es descollante (en serio, ¡si es igual al del tema de los Power Rangers! Volví a mi infancia por unos instantes). Un muy buen corte, e independiente de que no te identifiques con el mensaje de fondo en la letra, la música hace lo suyo y termina gustando.

Sigue la algo más hardrockera y moderna Apariencias, que con unos teclados muy a la Deep Purple e instantes que rayan en lo progresivo, se configura como un corte bastante entretenido y ganchero. Es ciertamente muy distinto a lo que ha sido la tónica del disco hasta este punto, y ni hablar de lo que sido la carrera de la banda, pero eso es algo rescatable en el WarCry de esta última etapa, y que bien puede ser un símbolo de su ideología hoy en día: han querido volver atrás y rescatar sus sonidos más clásicos, como los de su debut o los de El Sello De Los Tiempos, pero sin caer en la auto-copia y también sin transar la posibilidad de hacer cosas distintas y más innovadoras, algo que siempre será bienvenido. En esta pasada en particular resulta bien, ese Hard Rock del nuevo milenio con toques setenteros, y pasajes más intrincados sienta bien y convence. En un comienzo me pareció un corte raro, pero hagan la prueba y escúchenlo con atención: descubrirán cosas muy valorables e interesantes. Aunque no mata a la primera, Apariencias finalmente se deja querer.

Comienzo suave, eminentemente de balada, unos arreglos orquestales y un posterior ataque inclemente: una fórmula que se va haciendo común en esta placa. Se va repitiendo, pero lo importante es que es efectiva. Cuando escuchas esos delicados y sutiles primeros acordes en piano de Ardo Por Dentro no hay nada que te sugiera que lo que viene es todo lo contrario: una agresiva y nada sutil afirmación de principios. Este tema viene directamente de la médula de WarCry, esto es la esencia de la banda. Se trata de una fórmula tan sencilla como efectiva: Heavy Metal rápido y agresivo, con doble pedal y riffs omnipresentes y un bajo que parece un trueno suspendido en el tiempo; además de un mensaje directo y desafiante. En ese sentido, es interesante notar cómo la banda no sólo ha vuelto a su sonido clásico, sino que también siempre ha mantenido un único discurso a lo largo de todos sus siete discos. Yo creo que el día en que WarCry deje de cantar sobre enfrentarse a la vida, cuando deje de crear parábolas sobre la fortaleza de espíritu para infundir valor y coraje en los corazones de quienes los escuchan, ese día WarCry dejará de existir. WarCry no sólo se llama “Grito de Guerra”, WarCry ES un grito de guerra. Y esto, esto es un temón. Pinta para clásico.

Aproximándonos al final encontramos Todo Es Infierno, poderoso título para una pista igual de poderosa. Nuevamente, un comienzo expectante que algo nos dice acerca de lo que vendrá dentro unos minutos. En este caso no es algo tan de golpe, sino que es una progresión más fluida desde esos primeros instantes a base de sintetizadores hacia la armonía del resto de la introducción. Ya durante el verso la mayoría de los instrumentos se ha apaciguado y es la voz de Víctor la que encabeza las líneas melódicas, ese contraste es genial. Noten cómo durante la primera mitad de la canción presenciamos un tema en medio tiempo, con muchas orquestaciones, y sin embargo, luego del coro tenemos un enorme estallido de Power Metal, llegando a recordar incluso a Kamelot (en temas como Center Of The Universe) en sus momentos más speed y melódicos, ¡genuinamente sublime! Por otro lado, se nos presenta uno de los mejores solos de todo el disco, ¡por fin Pablo recordándonos que no es uno del montón! Y por favor presten atención a letra, no vayan a pensar que es sólo otra canción que habla sobe el infierno. Acá Víctor echa mano a todo su potencial como letrista y se despacha algunas de las líneas más inspiradas en la carrera de WarCry. Son ideas –al menos- inquietantes las que nos sugieren. Genial canción, uno de los hitos de esta producción.

Así es como han pasado volando 43 minutos de buen Heavy Metal y llegamos entonces a la última parada de este Alfa. Se trata de Libre Como El Viento, corte de poco más de cinco minutos que muestra lo mejor de la banda, un trabajo donde han explotado todas sus potencialidades y logran crear algo que definitivamente lleva el sello WarCry. ¡Y es que este tema lo tiene todo! Es la única canción del disco que comienza con la voz de Víctor, todas las además tienen un intro iniciada con algún instrumento. Tono medios y bajo para una interpretación muy sentida con la que es imposible no empatizar y sentirse identificado. Tras la voz, un tenue pero muy perceptible teclado que acentúan este sentir. Justo cuando Víctor se silencia se produce uno de los quiebres más violentos y espectaculares que yo haya podido escuchar. Afortunadamente, cuando escuché por primera vez este tema tenía mi sistema de audio a volumen máximo, así que dicho quiebre me voló la cabeza. Hay canciones que no se pueden escuchar a volumen moderado y esta es una de ellas. En serio, ese cambio de ritmo es todo un combo en todo lo que es la cara. Apocalíptico. Además la interpretación de cada integrante es sobresaliente: solos de guitarra y teclado prodigiosos, y la base instalada por Roberto y Rafa solidísima. La letra es asimismo monumental: “Estoy cansado de oír tu voz, cada vez más. Hablas de todo sin saber… ¡cállate ya!” Y por si no fuera: “Sé, sé muy bien lo que hay que decir, mas no voy a mentir, lo siento. Lo que opines de mí, me da igual. Si creo que es verdad, lo gritaré… ¡al viento!” En fin, amigos, de lo mejor de Alfa.

Como comentario final podemos decir que estamos en presencia de un disco muy equilibrado, elaborado con mucha inteligencia e intensidad. Es en definitiva un regreso a lo esencial. En Alfa, los asturianos se reencuentran con aquellos elementos que los llevaron a estar en lo más del Metal en español hace ya más de una década. Este regreso puede ser aplaudido por los fanáticos más nostálgicos que siempre añoran lo antiguo; y asimismo, no debiera ser desdeñado por aquellos más progresistas que siempre buscan la innovación, pues la banda también se ha dado maña para incluir algunos de esos toques más modernos que se habían tomado las últimas producciones. WarCry vuelve, vuelve hacia y desde sus orígenes, pero sin caer en una burda repetición de fórmula que les haga sonar exactamente igual que hace diez años. Un discazo, sin más. Una placa que para mí está a la altura de sus más entrañables lanzamientos. Está nutrido de muchas buenas canciones, con más de una que seguramente se convertirá en clásico. Podemos decir que el Sr. García y sus camaradas lo han hecho de nuevo.

18 comentarios
  1. Brian May Dice:

    Que te pasa con los borrashos??? jajaj

    El disco es claramente mejor que el Revolución que era fomísimo, aunque igual tiene un par de temas para el olvido (Tan Fácil sobre todo) y muy buenos puntos altos (Cobarde, Ardo por Dentro, libre como El Viento).

    Siguiendo la línea musical de este disco, hubiese encasillado muy bien como 4to disco del grupo después del Alea Jacta Est…

    • Victoria Dice:

      En verdad amé alfa =) Amo todos lso discos de WarCry. Eso de decir que «Revolución fue una mierda» es insultar. Y creo que como personas adultas debiéramos ser tolerantes. Que a ti no te guste no significa que a otra persona no. En lo personal me gusta mucho el disco Revolución, sus sonidos son distintos a los demás. Pero no por eso no me va a encandilar Alfa, como lo hizo. Son acepciones diferentes, y está bien respetarlas. Pero caer en el insulto lo encuentro, como mínimo, denigrante.

      • Erika Dice:

        Estoy de acuerdo, el disco Revolución a mi me parecio otro pilar de WarCry, me encanto la temática, el contraste de sonido, yo vi un plus en este. Cada disco te enfrasca, cada canción la haces tuya, terminas adorandola y amando a WarCry.

  2. NicolasBeg Dice:

    Buen disco, se echaba de menos esos sonidos de ataño, concuerdo con el review donde dice que podrían salir nuevos clásicos pero en general no ya que en un principio se compara mucho con el revolución que es de una temática muy diferente, algo me dice que la remodelacion de integrantes afectó en la composición de los temas, le pondría un 8.0

    Byez!

  3. valdaien Dice:

    8.1? por discos que son muy mediocres pero de bandas anglo se ponen mejores notas, este es muchomas que un 8.1. Y bueno creo que este reviews llego tarde. Ya he tengo clara la idea y leidomiles de reviews y este es lejos elmas flojo

  4. AshtarotH Dice:

    «Viendo como cambia el mundo con cada sorbo de alcohol» No implica que cambie la visión del mundo por la ingesta de alcohol, sino que, acorde a lo que comenta la letra anteriormente, del diálogo que se genera con su amigo junto a una copa, quien le muestra el camino claro, le muestra una solución que no vemos por ser un problema propio.

    No pienso que insite a la ingesta de alcohol sino que insita claramente a ver lo importante de la amistad.

    Como diría un gran y querido hermano… HAIL AND KILL!

  5. Smolski Dice:

    Buen disco pero ese teclado ql es como las weas, Libre como elviento parece tecno cuando comienza, y en ardo por dentro un circo, todo es infierno la intro de teclado como el pico

  6. gdmwarheart Dice:

    es un buen disco…de verdad me sorprendio ya que cuando lo oi no tenia ninguna espectativa…el disco anterior me parecio una mierda y no espere encontrarme con un warcry que volvia a tocar buen power metal.

  7. Gladheim .. ! Dice:

    weon el disco esta la raja a mi me gustaron todas las canciones ;D! .. y ojala vuelvan pronto a chile :)

  8. ROCKA_ROLLA Dice:

    que onda los discos de warcry? los mezcla victor ?
    por q suenan igual q los discos de avalanch, malisimas las mazclas

    pero el disco en si mostro una leve mejoria en relacion con el anterior, pero no me llenó del todo…. siento q quisieron sacar algo como los primeros, pero fue forzado… en fin

    • Allen-. Dice:

      No se puede negar que el disco trae excelentes canciones y esos temazos como Cobarde, Ardo por Dentro, Amistad y algunos otros son filetes.
      Netamente recomendable \m/

  9. Mighty Warrior Dice:

    Espero que la gente de la cerveza Escudo no lea lo que escribió Andy

    Buen Review

  10. Chacarrón Dice:

    Lo encuentro un buen disco, aunque algo forzado…después de las críticas (negativas) que sufrió «Revolución» de parte de los fans, no es extraño que sacaran algo completamente distinto y más parecido a lo clásico, para que todos quedaran contentos (y lo lograron), sin embargo, no me convence del todo y creo que hicieron las canciones con la fórmula en la mano.

    Me pasa otra cosa con el disco…lo escuché 3 veces y ya me lo sabía entero, de hecho, ya no me dan ganas de escucharlo más.

    Lo bueno es que los temas van a funcionar muy bien en vivo.

    Pero es sólo mi opinión…estoy seguro que con este album van a ganar muchos nuevos fans.

    pd.: Algunos efectos del teclado parecen midi.

  11. Mauricio G. Dice:

    Wow, para mi Alfa es un disco de mucho sentimiento, sin obviar la formula que siempre ha distinguido a Warcry desde sus inicios, Temas como Ardo por Dentro, Todo es Infierno o Amistad, son temas de la tipica, pero agradable arquitectura de Warcry, ni que decir de las letras de victor Garcia, como cantante y Compositor, brutal, tal vez la unica cancion flojita de Alfa es Recuerdalo…

  12. Guillermo González Dice:

    alguien ha notado en la letra de Alma de Conquistador, la continuidad del la canción «Contra el Viento» en la cual un postrado lucha contra la muerte ganándole cada segundo que corre el viejo reloj que esta en su habitación, bueno en Alma de conquistador este tio que lucho, vio y venció a la muerte, disfruta cada nuevo amanecer.. UFFFFFFFF si es así como lo creo.. UFFF que banda, que banda.. Warcry es mucho mas que buena música, son mensajes directo a tu cerebro, ufff que gran mensaje da esta banda en cada canción. Warcry es una de las bandas que te hace sentir orgulloso de escuchar Metal en nuestro idioma materno, grande Warcry. esperamos Inmortal para ver que sorpresas nos traen.

Los comentarios están desactivados.