¿Cuántas bandas de Eslovenia conocemos? Ciertamente, hasta antes de esto, la única que había tenido oportunidad de oír era Sarcasm, agrupación de speed/thrash metal que quizás los más avezados al estilo hayan oído alguna vez, y que en mi caso encontré gracias a una reedición en vinilo de su primer trabajo.  Y eso sería.  Hasta que hace algunas semanas atrás me encontré en mi correo con el promo de Vigilance, joven banda que se encuentra ad portas a lanzar su primer larga duración a través del sello Metal Tank Records.

Queen of the Midnight Fire es el título escogido para presentarnos un compendio de nueve pistas que con seguridad encantarán a todos aquellos que buscan metal de corte tradicional, con sonido de los primeros ochentas y con influencias de nombres de la escena más underground de aquellos años… y también de la actual, por cierto, ya que si a priori tratáramos de hacer algún tipo de parangón con alguna agrupación más contemporánea, esa sería In Solitude.  Pero, son solo algunas mínimas remembranzas.  La oferta de Vigilance abarca un espectro más amplio que el de los suecos.  Estos eslovenos se pasean con extrema facilidad por el heavy, el power, el speed y un fuerte influjo de la NWOBHM, haciendo que la propuesta, a pesar de las notorias y clásicas influencias, suene fresca y variada, logrando dar forma a una placa muy sólida en términos compositivos, estructuralmente muy convincente y, también importante, muy entretenida.

La mayoría de las canciones privilegian la velocidad y presentan variados cambios de ritmo, todo siempre enmarcado dentro del contexto de los estilos mencionados anteriormente.  Por ejemplo, el primer corte, Queen of the Midnight Fire, comienza con un tétrico piano algo disonante, digno de una película de Hitchcock, para luego entrar de lleno a un tema muy heavy metalero, pero que a medida que avanza en sus más de cinco minutos, va presentando diversas atmósferas y cambios de ritmo, siempre comandados por el sólido trabajo en guitarras de parte de Gilian Adam y Jakob Rejec (este último también a cargo de las voces), cambios que en definitiva nos mantienen absolutamente atentos al desarrollo de la canción.  En particular hay un pasaje con piano y voces agudas que me gustó mucho, solo por presentar una fuerte similitud con arreglos dignos de los mejores trabajos de Virgin Steele.

En el caso de Behind The Cellar Door, hasta la mitad del tema presenta una estructura y un trabajo en guitarras tradicionalmente heavy, hasta que llegamos a un cambio de ritmo que lo transforma por momentos en un corte de speed metal.  Con Speedwave, tercera en la lista, los aires a la NWOBHM son evidenciables fácil e indiscutidamente, de hecho es tal la influencia que parece haber sido escrita en algún momento entre 1980 y 1985, por la dupla RamseyTippins (Satan, Blind Fury, Pariah).  Es así de fuerte y clara la pasión que estos tipos sienten por el metal de principios de los ochenta.

Con What Lies Beyond, y al menos en algunos de los riffs, se siente la presencia del señor King Diamond, pero es solo por momentos, ya que prontamente volveremos a retomar esa veta speed que le sienta tan bien a la música de esta joven banda.  Los cambios de ritmo son uno de los puntos ganadores de la agrupación, están bien hechos, bien armados, convencen, tiene perfecto dominio del recurso, lo que lleva a que, a pesar de saltar de un estilo a otro con cierta brusquedad, no se sienten fuera de lugar como le sucede a algunas otras bandas cuando intentan jugar con sus diversas influencias en una misma canción.  Estos eslovenos tienen claro lo que quieren hacer y donde quieren llegar con su música, y más importante aún, saben muy bien cómo hacerlo, y eso se nota.  De hecho, presten atención a la siguiente, Night Terrors, y analicen como pasan de un tema que comienza con aires a Accept en los riffs, a algo netamente speed metal.

Four Crowns of Hell es un potente corte en el que los riffs son los grandes protagonistas en todo momento, es veloz, con cambios de ritmo vertiginosos, sólido en leads y solos, y con un destacadísimo trabajo en la base rítmica conformada por Tine Kaluza (batería) y Anze Stegel (bajo).  La siguiente Poetry and the Gods, es básicamente un interludio instrumental de no más de dos minutos de duración a cargo de guitarras y bajo, con melodías oscuras y sombrías, que sirve como introducción a Under Sulphurous Skies, tema en el que se hace evidenciable cierta influencia de Angel Witch.  Acá los riffs son sencillos, pero muy gancheros, con algunos galopes durante los fraseos y leads que, por momentos, les recordarán a la doncella de hierro.  La canción la terminan con un brutal cambio de ritmo, que roza el thrash, pero que no dura no más de treinta segundos.

Para el cierre, Ritual of Death, otro corte que reverencia el heavy/speed metal de mediados de la ochenta, aquel proveniente del Reino Unido, ese que marcó todo una era y que creó una escuela que se mantiene plenamente vigente –y con más fuerza que nunca- hasta el día de hoy.  Nuevamente la brutalidad se hace presente al término con otro pasaje cercano al thrash, que deja entrever que si Vigilance decidiera embarcarse por esta ruta, lo harían con excelentes resultados.

Queen of The Midnight Fire es un álbum especialmente recomendado para quienes siempre están en la búsqueda de nuevos nombres dentro de la escena más tradicional del metal.  Es un disco convincente, entretenido, que se deja oír con facilidad, lleno de momentos memorables y que, gracias al notable trabajo estructural que conlleva cada una de sus canciones, te mantendrá atento durante toda su duración.  Como para tenerlo en cuenta.

 

2 comentarios
  1. ... Dice:

    A las bandas de los paises de Europa del Este jamas hay que mirarlas a huevo por ser de partes no tan conocidas, hay cada joya y en calidad no tienen que envidiar a bandas con renombre

  2. JeanPulentor Dice:

    Le estuve pegando una escuchada al disco , y es realmente bueno , muy de acuerdo con el review , los cambios de ritmos en los temas le dan un gran valor agregado al disco , simplemente genial!

Los comentarios están desactivados.