La veterana banda inglesa Uriah Heep acaba de lanzar este año su vigésimo tercer álbum de estudio, toda una hazaña considerando los incesantes cambios  de personal que han sufrido desde su formación en 1969.  Pero la hazaña es aún más grande si hablamos de un disco que logra cautivar tan fácilmente como lo hacen con este Into The Wild, un álbum que rescata gran parte de la esencia de antaño, actualizándola y sonando plenamente vigente.

Si hay alguien a quien debamos darle las gracias por que aún podamos contar con trabajos como este, esa persona es Mick Box, guitarrista y único miembro original que se mantiene activo en la agrupación, quien con su persistencia y determinación se ha negado a dejar morir en el olvido a una banda que, a nivel global,  siempre se mantuvo un par de escalones más abajo que Deep Purple y Black Sabbath, pero que en definitiva pesa tanto dentro de la concepción de lo que hoy conocemos por heavy metal, como los dos nombres mencionados, incluso podría decirse que, musicalmente, sus primeras placas son como un cruce de ambas agrupaciones.  No por nada es una de las bandas preferidas de Mr. Kai Hansen y Fenriz de Darkthrone, no por nada bandas como Vintersorg, Angel Dust, Tad Morose, Narnia, Liege Lord, Nightingale y Metalium, junto a otros nombres, se reunieron hace algunos años para rendirles tributo en un disco, no por nada Kürsch y Schaffer  decidieron llamar Demons & Wizards a su proyecto paralelo.  La huella que han dejado es innegable, pero injustamente nunca se les dio el lugar que merecen en toda esta historia.

Para esta ocasión los ingleses han seleccionado once cortes a través de los cuales hacen un recorrido por su extensa discografía, recogiendo elementos que podemos encontrar en gran parte de sus álbumes anteriores, pero siempre con un sonido renovado y una producción actual.  Este no es un disco editado solo por sacar otro al mercado, se nota la dedicación, se nota la energía, se nota el deseo de seguir en la carretera porque les place hacerlo y, lo más importante, porque aún tienen buena música que entregar.

Como les decía, acá encontraremos de todo un poco.  Canciones muy enérgicas como la inicial Nail On The Head, con un riff potente y sencillo que se repite en prácticamente toda la canción, con algunas obvias variaciones por aquí y por allá y con un coro  que te seguirá un par de días: “We hit the nail right on the head, we hit the nail right on the head… Over and over again”.  Más rápida y aún más catchy resulta ser I Can See You, cuyo riff inicial, muy heavy/rock, recuerda un poco a Hocus Pocus. Es una canción eminentemente Heep, sobre todo cuando llega el coro “I can hear you, I can touch you, I can see you… in my head” con esas voces más delicadas y suaves que eran tan características de esta agrupación en los años setenta.  Si conocen a la banda, les gusta, o simplemente si les gusta el buen hard rock, probablemente con esas dos canciones ya deberían estar enganchando con la placa.

En la tercera posición tenemos el tema homónimo, Into The Wild, uno de los más pesados del disco, es rápido, muy rockero y en el destacan el duelo entre la guitarra de Mick Box y el teclado Hammond de Phil Lanzon en la sección de solos, además de la potente garganta del señor Bernie Shaw, quien se ha ganado y tiene más que merecida la plaza de vocalista en la banda.  Personalmente me declaro un fan de Uriah Heep, sobre todo de su etapa setentera cuando en ella se encontraba el desaparecido David Bryon y me costó mucho trabajo aceptar los discos con otros vocalistas, incluso los que grabó John Lawton, otra de las voces insignes en la historia de este grupo, por cuyas filas han militado nada menos que seis cantantes, pero debo reconocer que Shaw es dueño de una estupenda voz, de una potencia, carisma y versatilidad que ya no se encuentran con facilidad en estos días.

Money Talk, la siguiente en la lista, es otro corte potente, más lento que las anteriores y con un leve aire progresivo en su estructura, así como también muy similar a lo que actualmente están haciendo sus coterráneos de Deep Purple, de hecho el tema que abre la última placa de los también ingleses, lleva por título Money Talks (con “s” final) y si bien hay algunas similitudes, me quedo definitivamente con este de Uriah Heep, que tiene más fuerza, mas “punch” si se quiere y en donde Russell Gilbrook brilla tras los tarros, con un notabilísimo trabajo, el que comienza a hacerse notar sobre todo pasado el minuto tres de la canción, realmente fuera de serie .

Para la creación de I’m Ready, al parecer Mick Box estuvo repasando el trabajo de Blackmore antes de dar con los riffs, ya que recuerdan mucho al Ritchie noventero de discos como The Battle Rages On… de Deep Purple o Stranger in Us All de Rainbow, esto a pesar de que Box posee un estilo muy particular y reconocible para tocar, lo que en todo caso se encarga de dejar claro con los solos de esta misma canción.

En la siguiente pista tenemos a Trail of Diamonds, estupendo tema que comienza lento, casi “baladesco”, muy similar a lo que la banda hacía en los setenta, incluso la voz de Shaw recuerda un poco a David Byron, todo muy similar a aquellas piezas más calmadas, largas y épicas que la banda acostumbraba a componer en sus primeras placas, sin embargo, pasados los dos minutos más menos, la tranquilidad se rompe de improviso con un afiladísimo riff que incluso descoloca un poco, al punto que se llega a percibir totalmente fuera de lugar.  En definitiva el riff da paso a una sección más rápida y más fuerte que lo que estábamos escuchando.  Todo dura cerca de dos minutos más y luego regresan a como era en un principio.  Es interesante el contraste que logran y aquella sección más rápida es bastante entretenida, pero la parte calmada de la canción es tan Uriah Heep, con esas melodías vocales casi celestiales y tan características de la banda, que me hubiera encantado que fuera así en su totalidad y que no tuviera ese interludio, que en todo caso no es algo que la banda no haya hecho antes, solo que en este caso el cambio es demasiado abrupto, de hecho parece otra canción.

Southern Star y Believe son cortes que gustarán mayormente a aquellos que no tengan problema alguno con la etapa ochentera de esta agrupación.  Ambos muy buenos temas, pero muy genéricos.  Personalmente lo que más destaco son las líneas vocales durante los coros de las dos canciones.  En Uriah Heep el trabajo vocal siempre ha sido un aspecto de cuidado y muy importante para la banda, una de las pocas en donde todos sus integrantes hacen coros, tanto en estudio como en vivo, por lo mismo hay mucho énfasis en la creación de líneas vocales que conserven la marca registrada de la banda, pero que además sean de fácil llegada y eso está plenamente logrado en canciones como las que estamos comentando, sobre todo en la segunda de ellas.

El noveno tema de Into The Wild lleva por título Lost, un mid-tempo intenso, pesado, sin grandes variaciones durante su desarrollo, con un gran trabajo nuevamente por parte de Gilbrook en batería y de Lanzon en las teclas, quien logra una perfecta comunión entre su labor y los riffs de Box.  A mi parecer uno de los mejores cortes del disco, pero… es imposible no acordarse de Perfect Strangers de Deep Purple.  La similitud en el riff principal es importante y la canción misma termina casi de forma idéntica, pero de todas maneras eso no obsta para decir que se trata de un gran tema, que se deja oír con mucha facilidad y que en definitiva se trata de uno de los puntos altos de la placa.

El siguiente  corte, T-Bird Angel, tiene un inicio interesante a través del sonido Hammond de Lanzon, al que luego se suman las distorsionadas cuerdas de Box, ambos en conjunto derivan a un riff potente, de buena factura, pero luego todo se diluye en un medio tiempo bastante calmado, guitarras sin mucha distorsión y algo descafeinado a decir verdad, con algunos pasajes llamativos, pero redundante en la fórmula.  En definitiva un tema que pintaba para bueno se transforma, a mi parecer, en un corte que no trasciende mucho al formar parte de un disco con tantas buenas canciones.

Cierra esta entrega Kiss of Freedom, un mid-tempo de más de seis minutos que va variando en intensidad al contar con espacios abiertos, en donde destaca la delicada melodía proveniente del teclado; luego en el coro, que es muy pegadizo, Mick Box pisa el pedal, dándole mayor peso al hacer presente su guitarra con más fuerza y distorsión.  La velocidad y tónica se mantienen a lo largo de toda la canción, un ir y venir entre aquellas partes más suaves y las más distorsionadas, y desde ese punto de vista se torna un tanto –innecesariamente- largo.

Into The Wild claramente no logrará poner a los Heep de vuelta en la primera línea de la música actual ni tampoco llegará a estar entre lo mejor que la banda ha hecho, esa época quedó atrás en discos como Very ‘Eavy Very ‘Umble, Look At Yourself, Demons and Wizards o The Magician’s Birthay, pero no por eso deja de ser un gran álbum, que sorprende, que tiene pocos y mínimos puntos débiles por donde atacarlo, hecho con convicción, fuerza y verdadera pasión… ¡rock con bolas! Son tipos que llevan haciendo esto por más de cuarenta años, más años de los que muchos de nosotros hemos vivido y que a juzgar por lo que acá se puede oír, están lejos de retirarse o de colgar sus instrumentos.  Un regalo para todos los heepsters que siguen a la banda y para quienes no los conocen, un buen disco como para comenzar a hacerlo.  Hace muchos años que no disfrutaba tanto con una nueva placa de estos ingleses.

21 comentarios
  1. Erestor Dice:

    Si habia un reviews q esperaba q hicieran, era este. La verdad q el disco me sorprendio muchisimo y me parece excelente. El gran eslabon perdido q no creo q haya recibido todo el respeto de quienes escuchamos Heavy, muchos del sonido q encontramos en discos de nuestra eopca se puede percibir claramente sus influencias. Particularmente los empece a escuchar a principios de este año, nunca habia sentido nada de ellos, y dejenme decirles q el disco en vivo del año 1973 me parece unos de los mejores disco en vivo q he escuchado, aun mas q el Made In Japan o el Strangers Of The Night. Esta vez me extendi como no lo he hecho nunca, pero es q siento la necesidad de q empecemos a valorar la gran influencia q ha ejercido esta banda en el Metal y pueda salir de las sombras de bandas como Deep Purple, Sabbath o Zepelin y pueda obtener la importancia q realmente merece de todos nosotros…Como siempre el Reviews me parecio excelente.

      • wajaja Dice:

        de hecho Uriah Heep, Wishbone Ash, y Thin Lizzy son el suelo fértil de donde florecieron grandes como Maiden

        • mindfreack Dice:

          estas bandas compadre son la basee uno escucha easy living o jailbreack de thin lizzy y son como adelantadas para la epoca sus rifs el power que se impregna en esas canciones … con razon son una influencia para tanta banda!!

  2. Rafael - Fireland Dice:

    esta banda siempre sorprende, siempre he pensado que Hansen se inspiro en la cancion wizard de uria heep para hacer Miracle.

      • WatchTower Dice:

        Easy Livin’ se llamó ese grupo y en una de sus encarnaciones contó con Uli Kusch y Markus Grosskopf.

  3. Kai Dice:

    Y que me dicen del disco Demons And Wizards que inspiró que cierta banda lleve el mismo nombre.

    CLÁSICO ABSOLUTO

    • Rhanvier Dice:

      Uriah Heep son los grandes inspiradores, junto a Deep y Led del heavy metal y punto!!!! Gracias a ellos podemos escuchar a Blind Guardian, Helloween, Gamma Ray, Maiden, Metallica, Megadeth, etc etc etc… Naaa q decir, el que no los caxa y no aprecia su legado, no se merece ser llamado Metalero, ni mucho menos rockero. Punto.

  4. mindfreack Dice:

    oootra bandazaaa poo sauron gracias por sacarla al baile … en verdad gracias a estas bandas no habria ni una wea de las que escuchamos ahora

  5. Rhanvier Dice:

    He was the wizard of a thousand kings
    and a chance to meet him one night wondering.
    He told me tales and he drank my wine.
    Me and my magic man kinda feeling fine (8)

    Ojalaaa vengan wn =(

    MAESTROOOSSSS si no es por mi viejo, no los habria conocidoooo =(

  6. Rhanvier Dice:

    Jajajaja mi viejo se cagó de la risa con esos comentarios. Jjaajaj

    A todo esto, QUE PEDAZO DE DISCCOOOOOO!!! Lo he escuchado todo el día por la cresta :rock:

  7. marcos Dice:

    te quedaste corto con el comentario, tienes razón al decir que este disco no logrará ponerlos de vuelta en primera linea, eso lo hicieron con el disco anterior
    «wake the sleeper»….
    y si encuentras generico temas como «believe» es que habitas otro mundo, es un temazo, en fin…

    gracias por comentar un grupo tan poco valorado como este.

  8. WatchTower Dice:

    Wake The Sleeper, si bien es un muy buen disco, no me pareció tan bueno como este. Respecto a Believe, tienes razón, es un temazo, lo que no quita lo genérico… sí, probablemente habito otro mundo como dices, jajajaja.

    Lo importante acá está en tu última línea, simplemente no podía dejar de comentar a Uriah Heep, habiendo editado un disco tan potente como Into The Wild, es una banda que escucho desde hace prácticamente 20 años, pero antes no incluíamos a estas bandas en la página… y me sentía casi en deuda por no haber escrito antes algo de ellos.

    Saludos!

  9. Juan pablo Dice:

    Buen comentario pero no mencionas a la bestia y leyenda de laa 4 cuerdas que grabo este disco, el gran Trevor Bolder, alma del sonido de los Heep desde el 76 y un verdadero placer y espectaculo en vivo,,destacado por sus colosales lineas de bajo y grandes canciones.

Los comentarios están desactivados.