ug-b12cl00

Cuando se anunció la visita de Unisonic, la banda de Michael Kiske con Kai Hansen (aún me cuesta escribir esto sin decir “wow” o cosas por el estilo, no vamos a entrar a estas alturas a repasar la gloriosa historia de ambos músicos), el plan original era visitar Antofagasta y luego llegar a Santiago. Sin embargo, lamentablemente el recital en Antofagasta no pudo hacerse, para mala fortuna de nuestros amigos del norte grande, pero por contrapartida se anunció un “show extra” en Santiago, nada menos que en La Batuta. Para quienes no lo conozcan o no hayan ido, es un recinto ubicado en plena Plaza Ñuñoa para no más de 350 o 400 personas, muy pequeño –de hecho es un pub–, pero que por lo mismo permite una enorme cercanía y mancomunión entre el público y las bandas, y que ha sido local de no pocos eventos memorables en los últimos años para el Heavy Metal. Al menos yo recuerdo dos claros: el gran show de HammerFall el 2001, y el no menos histórico recital de Masterplan con Gamma Ray el 2003, inolvidable para quienes tuvimos la fortuna de asistir a tan extraordinario concierto. Y este show, el de Unisonic con sus “invitados muy especiales”, Gotthard, compró todas las fichas para entrar a ese selecto grupo de recordables momentos en La Batuta.

La cita era a las 22.00 horas y con una Batuta con una gran cantidad de público –no lleno, pero al menos a un 80% de capacidad, respetabilísima asistencia para un recital promovido tan poca anticipación–, abrirían los “very special guests”, los suizos de Gotthard, en el que nada menos sería el segundo show de los helvéticos sin su malogrado vocalista Steve Lee, como sabemos trágicamente fallecido en el año 2010, y con Nic Maeder en las voces….

EL RELOJITO SUIZO A ESCENA

ug-b12cl01

Si hace dos años alguien hubiese dicho que los suizos de Gotthard se iban a presentar en Chile, simplemente era difícil de creer. Es lamentable que no tuviesen un mayor reconocimiento en la escena mundial como para poder tener, en consecuencia, alguna esperanza de verles en suelo nacional. La verdad es que es difícil de comprender por qué no la hicieron “en grande”. Absolutamente todos sus discos son buenos, y algunos de ellos son simplemente piezas maestras. Además, la voz que da vida a esas canciones es una de las más geniales que haya existido alguna vez en el Rock. Son sencillamente excelentes, así que no se entiende por qué no obtienen el reconocimiento que otras bandas sí tienen. Como sea: para quien conozca en algo su propuesta, una presentación de Gotthard es derechamente imperdible.

Ahora bien, todos sabemos acerca de la horrible tragedia que afectó la banda. Así es, tales son las paradojas de la vida, que al fin Gotthard viene a Chile, pero sin su miembro más insigne, sin aquél que uno soñaba con ver: Steve Lee. Cuando él falleció, uno pensaba que toda posibilidad de verles se había esfumado, y que de hecho la banda en sí se habría de esfumar, por lo que me sorprendió muchísimo cuando anunciaron que seguirían a pesar de todo. Y no les explico cómo me sorprendió y alegré cuando anunciaron que venían a Chile. Aún me hace ruido la ironía de verles a ellos, pero no a uno de los cantantes que más admiré (admiro, mejor dicho, aún lo considero uno de los mejores cinco vocalistas de la historia del Rock, corta), pero así es la vida. Y sin embargo, hemos de saber ver que Nic Maeder es un más que dignísimo remplazo del gran Steve.

ug-b12cl02

Bien, todo esto lo señalo para que se entienda lo importante de la ocasión que vivimos este martes en La Batuta (sin mencionar la banda que siguió a continuación). Hace no mucho esto era impensado. Y hace un año y medio (fecha de la muerte de Lee), esto era prácticamente imposible. Pero vamos, que esta era la noche de los imposibles realizados. Tras veinte años de gloriosa carrera, ¡Gotthard al fin se presentaba en Chile! Veamos qué tal estuvo eso.

Todo arrancó a las 22.00 en punto, con los potentísimos riffs de Dream On, del excelente Lipservice (2005), marcando una muy positiva recepción para la banda por parte de los cerca de 300 fanáticos presentes a esa hora. Siguió el nuevo y muy buen corte Starlight, primer single de Firebirth, su siguiente disco que se lanzará recién el 1 de junio próximo, de modo que ésta fue una de las primeras veces que es ejecutado en vivo. Se trata de un tema bastante pesado, que se deja disfrutar gracias a sus densos riffs y a su melódico coro. Muy bien recibido por una audiencia que, hay que decirlo, en su mayoría se hizo presente en el lugar para ver a la banda que les seguía.

ug-b12cl03Lo siguiente fue rescatado del que para muchos es el mejor disco de la banda: Human Zoo, de 2003. Así es, Top Of The World seguía haciendo vibrar toda la estructura de La Batuta. A esa altura se podía ver que ya no sólo era una respetuosa acogida para los suizos: ¡la gente lo estaba disfrutando!

Lo de Starlight había sido una especie de estreno, pero a decir verdad la canción ya había sido presentada a nivel mundial con un video clip y todo el asunto. Caso distinto al de Give Me Real, canción del nuevo disco y completamente desconocida por el mundo, pero que no por eso dejó de gustar. En efecto, la gente se mostró complacida con lo que resulta ser una muy buena canción que en vivo funciona realmente bien.

Luego era hora de otro tema algo más familiar: Need To Believe (del disco del mismo nombre, 2009), momento en que el gran Leo Leoni alzó sus manos aplaudiendo para pedir lo mismo de parte del público, hallando una positiva respuesta. Luego el propio Leoni sorprendería con un grandioso solo, demostrando que algo sabe. No, en serio: ¡es un capo! Cabría destacar lo claro y bien nivelado que sonaba todo a esas alturas, incluso las voces de apoyo de los demás integrantes sonaban con mucha claridad, posibilitando lograr en el escenario ese sonido tan característico de la banda en sus discos. Continuaron con Sister Moon (del disco G., de 1996), punto en que muchos asistentes se encontraban maravillados con la actuación del –ahora sí conocido- Nic Maeder, así como con el solo tras la cabeza de Leo. ¡Increíble!

Siguió la tremenda Master Of Illusion, canción que es algo más conocida y fue incluso coreada por varios de los asistentes. El colosal estribillo sonó precioso y sirvió además para que Nic se luciera y demostrara su excelente nivel vocal. Dicho sea de paso: es evidente que fue elegido para tomar el puesto porque en su voz es similar a la de Steve, ¡pero en vivo por momentos es idéntica! Mención especial para el gran solo por parte de Ernesto Ghezzi, el tecladista que acompaña a la banda en esta gira (ya lo había hecho en el pasado). Continuaron con otro tema nuevo que, al igual que Starlight, cuenta con un video promocional (lanzado el año pasado y que de hecho fue la presentación al mundo de Nic Maeder): Remember It’s Me. Bonita balada que la gente disfrutó bastante y una vez terminada aplaudió mucho. Dejó una muy buena impresión.

ug-b12cl04

Luego casi la totalidad de la banda deja el escenario, excepto Nic y Ernesto. Lo que harían sería simplemente maravilloso: una versión en piano y voz de One Life, One Soul. Fue el propio Maeder quien señaló que iría dedicada a la memoria del extraordinario Steve Lee, cosa que causó la inmediata ovación del público. Lo más lindo fue que la gente la coreó, demostrándose así que se trata de una canción muy especial. ¡Momentazo!

Hora de volver al Hard Rock, y la elegida para ello fue Mountain Mama del ya clásico Dial Hard (1994). En este punto Leo utilizó el talkbox: ese artilugio en forma de manguera que se utiliza para distorsionar el sonido de un instrumento (guitarra en este caso) por medio de los movimientos de la boca. Lo mejor fue cuando, al final, comenzó a hablar con el maravillado público por medio del talkbox: “¿cómo estás, Santiago?” dijo para saludar, continuando con un “Are you ready?” que marcaría el inicio de Right On (previa estruendosa respuesta del respetable), cuarta canción de la placa próxima a ser estrenada, y que destacó por un sonido perfecto, sonde la voz de Nic parecía sacada del estudio. El propio vocalista se encargaría de iniciar unos juegos vocales que de a poco se fueron transformando en los clásicos na-nana-na de la enorme Hush, de Billy Joe Royal y que Deep Purple hiciera famosa a fines de los 60’s. Aquí la gente prendió muchísimo. Una buena estrategia. Sabiendo que sus canciones no son las más conocidas en estas latitudes y que no son el número principal de la noche, rescatan uno de los buenos covers que han hecho durante sus carrera.

ug-b12cl05

Una pista con una percusión da el inicio para el siguiente corte y la gente comienza con los whoa whoa con los que arranca el que al parecer es el corte más conocido de la banda: Lift U Up. Genial canción que en vivo funciona perfecto. Es tan ganchera que es imposible que la gente no prenda y se motive. Tal y como sugiere el título: el ánimo queda por los cielos. En ese instante fue inevitable notar las caras de los músicos: ¡pura felicidad! Y es que la gente estaba cantando el estribillo, con los puños en alto y algunos saltando, como si fueran todos sus fans.

Creo que con eso la banda ya se debe haber dado por pagada. Pero quedaba algo más: la no menos genial Anytime, Anywhere, que probó ser otra de las canciones que la audiencia chilena conoce bien. Me alegró mucho ver que se coreara íntegramente (no por todos, claro está, pero sí por muchos), y que el coro resonara tan, tan fuerte. Fue bueno saber que la banda fue bien recibida, reconocida y premiada. Bien por ellos.

ug-b12cl06

En poco más de una hora Gotthard hizo su presentación en suelo chileno y se las arregló para entretener y –en muchos casos- encantar a varios que seguramente se transformaron en nuevos fanáticos. Una presentación sólida que destacó por el excelente sonido y la calidad de cada una de las composiciones interpretadas, así como por el altísimo nivel interpretativo de cada músico. Además sirvió para constatar de primera fuente el nivel vocal del reemplazante de uno de los cantantes más brillantes de la historia. Nic Maeder y Gotthard seguramente seguirán dando que hablar, y esperamos que en Chile ese hablar suene fuerte y más seguido.

Setlist de Gotthard

01. Dream On
02. Starlight
03. Top Of The World
04. Give Me Real
05. Need To Believe
06. Sister Moon
07. Master of Illusion
08. Remember It’s Me
09. One Life, One Soul
10. Mountain Mama
11. Right On
12. Hush (Billy Joe Royal)
13. Lift U Up
Encore
14. Anytime, Anywhere

EL DEBUT DE MICHAEL KISKE EN CHILE

ug-b12cl07

Tras la sólida performance de los helvéticos, culminada a eso de las 23.15 horas aproximadamente, los técnicos comenzaron a desarmar la batería, por lo cual inmediatamente supusimos que la espera para ver a Kiske y Hansen en escena sería bastante larga. Por fortuna la música envasada fue sólidamente elegida y se escuchó a un volumen razonable para que la gente prendiera y apaciguara un poco una espera que si no, habría sido extraordinariamente tediosa.

Hasta que a las 23.55 se apagan las luces y ante los enfervorizados “Kiskeeeee, Kiskeeee” comienzan los sones de La Carga de las Valkirias de Richard Wagner, gigantesco compositor alemán nacido hace ya casi doscientos años, sale a escena casi imperceptiblemente Kosta Zafiriou para ponerse tras los tarros, y luego con Dennis Ward en el bajo, Mandy Meyer en guitarras y nada menos que Kai Hansen en la otra guitarra, generándose ya un impresionante torrente de emociones cuando comienzan los sones de Unisonic y sale a escena Michael Kiske. ¡¡Kiske cantando en Chile, muchachos, en La Batuta!! Inimaginable hace unos pocos años, increíble al verlo y escucharlo. Y por cierto de estupenda forma y con una respuesta del público sorprendentemente comprometida, es decir, yo esperaba ánimo, aplausos y que se cantaran las canciones, pero el público realmente se metió y se compenetró con la banda en no pocos momentos, como veremos, cantando “Uuuuniiiisoniiiiiiic» con toda la garganta. Se notaba en su rostro lo agradecido que estaba Kiske, con una copa de vino en su mano. A todo esto, qué tormenta de facha Kiske, con una camisa sin mangas negra con capucha y con una especies de patas de lycra a rayas blancas y negras muy a la usanza de Stephen Percy Harris, cuánto estilo. Gran inicio, clase mundial.

ug-b12cl08

La noche seguía con Never Too Late, con un Kiske luciendo a enorme altura y sobre todo muy relajado, demostrando que cantar es algo que prácticamente no le cuesta nada. Sabemos que este tema es bastante alegre y así lo demostró Michi, abrazando a su amigote Kai Hansen –muy activo y “prendido”–, a cargo de prácticamente de todos los solos. Tras esto, Kiske se detiene a hablar un minuto, que estaban en un lugar “pequeño” para lo que están acostumbrados, pero tuvo que interrumpir su perorata en medio de un ensordecedor “olé, olé olé olé… Kiskéeee… Kiskéeee…” que lo obligó a hacer una reverencia y luego a anunciar lo siguiente, Renegade, tema que no es de mis favoritos del disco de Unisonic, pero que tuvo buenos dividendos en vivo, muy cantada.

Luego los teutones siguieron repasando material de su disco nuevo, con la estupenda King For a Day (que me sigue recordando vívidamente a Eye Of The Tiger de Survivor, la canción del más grande boxeador de todos los tiempos, Rocky Balboa), donde se escucharon los primeros y sonoros “Haaaanseeen, Haaanseeen”, para el agradecimiento del gran Kai, un tipo relajado, alegre y carismático. Posteriormente repasarían la sólida I’ve Tried, donde en un principio el micrófono de Kiske… ¡se desarmó!, lo que causó las risas del alopécico frontman, y seguidamente My Sanctuary, uno de mis temas favoritos de su material recientemente lanzado, incluso con momentos de sing along donde Kai y su carisma fueron preponderantes.

ug-b12cl09Hasta que llegaría uno de los más grandes momentos que se han vivido en la historia de la comuna de Ñuñoa. Kiske empieza a contar que antes estuvo en “una banda llamada Helloween” con “that guy”, apuntando a Kai Hansen, habla de los Keeper Of The Seven Keys, el público expectante, ansioso, ilusionado… y anuncia… ¡¡¡¡I’m Alive!!!! ¡¡Increíble!! Es que muchachos, si no fueron, no saben lo que se perdieron, un momento alucinante, pese a que Kiske se enredó un poco con la letra –no sería la primera vez que le sucedería–, da lo mismo, lo que fue eso, muchachos. Mis felicitaciones también a Kosta Zafiriou, cuyos tarros sonaron increíbles pese a que, a mi gusto, el sonido era un poquito muy fuerte, sensación que me quedó de toda la presentación de los alemanes. De todas fomas, ¡magistral!

Tras este memorable momento, Kiske abandonó por unos momentos el escenario y queda Kai Hansen tocando un jam que en realidad fue Follow The Sign, el inconfundible cierre del Keeper I, luego de lo cual Kiske vuelve y Unisonic presenta Over The Rainbow, corte bonus del disco y de gran factura, donde quizás Michi alcanza sus mayores momentos de lucimiento, particularmente con ese par de agudos impresionantes que hace al final en la versión de estudio y que replicó soberbiamente en vivo, qué pedazo de cantante estábamos viendo. Similar sensación dejó la emocionante Star Rider, con una más activa participación de Dennis Ward en el bajo y en los coros, y nuevamente con Kiske demostrando su enorme facilidad para alcanzar agudos.

Kiske es un verdadero niño y de esos niños buenos, bienintencionados. Y esa bonhomía se nota en escena, el tipo es auténtico, transparente, no tiene mucho filtro. Se puso su capucha y se puso a mirar casi con ternura y curiosidad cómo hacía un solo Kai Hansen y luego presentan a Mandy Meyer, quien también aporta con lo suyo en las seis cuerdas. Después de esto vendría uno de los mejores cortes del disco, la gran Souls Alive, con un trabajo francamente exquisito entre Kai y Michael a dos voces armónicas, soberbio.

ug-b12cl10

Decíamos que Kiske es un niño auténtico y de la nada el tipo se puso en “modo Elvis ON” a cantar como su gran ídolo. A mí particularmente me sobrecoge y hasta me enternece la devoción e idolatría que siente Michi por Elvis Aaron Presley, estuvo al menos un minuto cantando Just Pretend del Rey del Rock and Roll. Luego de este pequeño homenaje, Kiske anuncia We Rise, el que según sus propios dichos es “uno de sus temas favoritos del disco”, y que rindió excelente en vivo, destacable como decíamos anteriormente el compromiso del público con el material de Unisonic.

Y comenzaría a acercarse peligrosamente la hora del adiós. Kiske dice, con su inigualable y conmovedora transparencia, que ahora es el momento donde se supone que tiene que hablar y tiene que simular que esta será la última canción. Comienza a decir que este es el tema favorito de los dos hijos de Kai Hansen, a lo que Kai con mucho humor le replica que tiene unos trescientos hijos por el mundo, haciendo gala de un autoconcepto bastante alto en lo concerniente a sus capacidades amatorias. Así anuncian la rebelde Never Change Me, con un Kai ultra protagónico, haciendo él las voces en el “you’ve pulled the trigger on a bomb / and the timer’s goin’ crazy”, lo que me encantó pues noté que hay ensayo, hay trabajo en la semana, hay jugadas de laboratorio preconcebidas. Con un Kai jugueteando con “what do you say to your mother?” o “what do you say to your girlfriend?”, nosotros le contestábamos con el “no, you’ll never change me tonight”, dinámica entretenida y “redondita” para cerrar la primera parte del show, hasta con una mini referencia al comienzo del himno de Alemania que creo que sólo algunos captamos.

ug-b12cl11Luego de un pequeño encore sabíamos que vendría un par de temas de Helloween para cerrar la jornada. Muchos presuponíamos que serían Future World y I Want Out, pero grande fue mi sorpresa cuando comienzo a escuchar los sones de la guitarra de la notable A Little Time, tema que como sabemos viene de los tiempos de Kiske con Ill Prophecy. La ejecución fue derechamente magistral, pero en el momento del medio del tema, cuando en el disco suena el reloj y la alarma, en vivo Unisonic la mezcla con un cover/homenaje a un pasaje de Victim Of Changes, uno de los temas más intensos de toda la carrera de Judas Priest, con un Kiske sublime, sobrecogedor y por el que sencillamente daban ganas de convocar una reunión extraordinaria a los encargados de la Real Academia de la Lengua Española para encontrar una palabra para definir lo que hizo ese calvo alemán al mandarse ese inolvidable agudo halfordiano en su “viiiictim of chaaaangeeeeees”. Supremo, colosal, ponga usted el adjetivo.

Y lo último sí sería I Want Out, clásico de clásicos de Helloween y que a estas alturas ya está convertido en un deber para Unisonic. Nuevamente con un Kai demostrando no ser un elemento decorativo en la banda sino que un gran aporte, fundamentalmente haciendo segundas voces, la banda sencillamente “la rompió” y se despidió de la gente, tras casi una hora y media de show. La gente en su momento pidió March Of Time pero finalmente el grito era uno solo… Future World! Future World!. Kiske hizo el amago –le creo– de ver si la podían tocar, pero finalmente terminó prometiéndola “para mañana”, terminando así este gran show.

Es cierto, el recinto es pequeño, los músicos de Unisonic y Gotthard (en menor medida) se notaron un poco incómodos con la estrechez de espacio y el sonido, si bien fue bueno, no fue óptimo. Pero todo eso pasa un poco a segundo plano considerando que nuevamente La Batuta fue un lugar donde se vivió algo histórico: donde por primera vez se presentaron los helvéticos de Gotthard, pero sobre todo se transformó en el lugar donde Michael Kiske, la voz más legendaria de la historia del Power Metal, por primera vez le cantó a los chilenos. Y la segunda será en el Teatro Caupolicán. Cierro esta reseña con una pregunta: tú, que acabas de leer esto… ¿te lo vas a perder?

Setlist de Unisonic:

01. Unisonic
02. Never Too Late
03. Renegade
04. King For a Day
05. I’ve Tried
06. My Sanctuary
07. I’m Alive (Helloween)
08. Follow The Sign (Helloween)
09. Over The Rainbow
10. Star Rider
11. Solos de guitarra Kai y Mandy
12. Souls Alive
13. We Rise
14. Never Change Me
Encore
15. A Little Time (Helloween)
16. I Want Out (Helloween)

ug-b12cl12

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

34 comentarios
    • oaoisi Dice:

      Lo unico que pido es que toquen a little time en vez de future world me gusta mil veces mas a little time.

      Future world es buena pero nose porque la encuentran tan tan buena para mi es de lo que menos me gusta de las famosas de helloween

    • oaoisi Dice:

      Ojala coreamos tambien a los otro integrantes de la banda y no solo a kiske hansen

      Tambien un kosta, denis, meyer

  1. Xween Dice:

    Ya sea A little time, march of time, future world o i’m alive … más Unisonic… Qué momentos!!! Ojala que hoy fueran todas esas como despedida de Chile

  2. demk Dice:

    y tokaron follow the sign y over the rainbow seguidas wn :’) llore como quinceañera

    • Franco Dice:

      No es por nada pero yo soy de Iquique y ahora estamos en un ciber a dos cuadras del caupolican esperando este magno evento… nosotros viajamos con mi amigo, mija tienen que hacer un sacrificio. nada es gratis ya que no sabemos si se volvera a repetir

  3. Rockdrigo Dice:

    Wooow CSM, otro sueño cumplido y quizas el mas grande para mi (musicalmente hablando)…. simplemente no tengo palabras para describir lo que senti y lo que aun sigo sintiendo al poder haber escuchado «I’m Alive», «A Little Time» y «I Want Out» cantada por «la voz» del power metal….. fue sublime, simplemente nunca me imagine que llegaria ese momento, momento de recrear lo mas hermoso de mi querido Helloween…. y ademas acompañado de esos tremendos temas de UNISONIC.
    Toy mas feliz que la xuxa, sobre todo por haber saludado y cruzado algunas palabras con Michael Kiske….premio al esfuerzo por haberme quedado hasta tarde esperandolos…. ademas pude conseguir que Michi me firmara ambos Keepers, el mejor regalo!!!. A Kai Hansen solo pude saludarlo, pero ya lo conocia desde antes, con autografo y foto XD

  4. Myth Dice:

    con march of time me voy pagado, y a escuchar temasos csm !! .. llego a la hora del pico eso si pero llegare!!!

  5. ACERO Dice:

    CONCHETUMARE, OJALA ACA HOY TOQUEN I’M ALIVE, A LITTLE TIME Y MARCH OF TIME, HONESTAMENTE NI AHI CON I WANT OUT Y FUTURE WORLD!!!, OJALA SEA ASI, O POR ULTIMO TOQUEN LAS 6 AJAJAJAJA.

  6. rocko Dice:

    Mierda me perdere a Kiske y compañia y a los gloriosos GOTTHARD u.u

    disfruten y lleven buenas camaras gente porfa!!!

  7. benizha Dice:

    Yo estuve en la batuta fue genial escuchar i am alive a little time y i want out…..simplemente epico……pero lo otro que me encanto fue escuchar como gran parte de los asistentes coreaban los temas de unisonic…..un album a penas estrenado hace 2 meses……y la gente cantaba saltaba gritaba de emocion…….yo feliz porque cantaron king for a day y over the rainbow….dos de mis temas favoritos de su primer album……hoy en el caupolican segun entiendo cantaran march of time y future world en lugar de i am alive y a little time….asi es que no me lo pierdo

  8. pablo Dice:

    Amigos, no estoy de acuerdo, el sónido estuvo impecable! y la cantidad de público fue la justa! ojala se hicieran más conciertos así!

  9. Louder Than Hell Dice:

    I’m Live en vivo compadre…. la cago….. si no la tokan hoy… cagaron….

  10. andrea Dice:

    notable concierto, pude ver el papel con el set list que tenia el encargado de las luces, march of time iba, pero la borraron por i´m alive y future world la borraron por a little time. por lo que creo hoy va a haber enroque, no creo que mas, aunque no me lo pierdo. ojala vaya gente, por que los ultimos conciertos de power metal, uffff.

  11. Pancho Dice:

    Al fin llego el día!!!
    Saliendo de la pega a ver a las leyendas juntas!!!
    Salute!!!

  12. Felipe Dice:

    que genial escuchar i’m alive por Kiske y Hansen… uno de mis temas favoritos de la banda y del metal en gral. !!
    que genial vivir en Stgo por la cresta, todo tan barato y fácil para ir a cualquier show !!
    daría lo que fuera ir a escuchar semejantes maestros de la música, pero simplemente no se puede …es imposible pagar tanta plata desde regiones !!
    mucho exito para los que vayan y disfruten, cantes y griten por todos los que no podemos ir !!

  13. Kai hansen Dice:

    Que bien que lo pasaron bien en el recital, el del caupolin fue lo peor, el sonido asqueroso, y no escuchamos kiske, plata perdida, parece que debi ir a la batuta

    • eternal daniel Dice:

      En que parte estabas?
      yo al comienzo estaba adelante, pero algo me dijo que atras se podia escuchar mejor y asi fue, se escucho filete.

    • Pancho Dice:

      Compadre,
      En mi juventud también iba a cancha y lo pasaba la raja pero no escuchaba nada. Ahora prefiero ir a la galucha y cree que se escucha como los dioses.
      Kiske la cago, en lo personal iba a escuchar solo los temas de helloween pero la voz de kiske con hansen en la guitarra me dejo impresionado con su nuevo trabajo.

    • Lucifer Heritage Dice:

      adelante segun me dijeron algunos se escuchaba a kiske muy bajo… yo estaba en cancha mas atras y se escuchaba a toda raja el recital… :D

  14. oaoisi Dice:

    Yo encuentro que estubo increible a pesar de esos fallos que ya no dependian de la banda en el momento.

    Kiske increible me gustaron todas las canciones, las cante todas.

  15. Omer Dice:

    Es verdad, en el caupolicán adelante casi no se escuchaban las voces, de ninguna de las 4 bandas.
    Esperemos el Live review.
    Pero valió la pena ver a los padres del power metal cantando juntos, y más temas, temas insignes como los de los keepers.

    El grandulón qliao que había adelante es cuento a parte…. grandote conchet….

  16. Pinhead Dice:

    es cierto adelante no se escuchaban las voces, luego de no escuchar bien unisonic ni never too late en el caupolicán me fui para atrás y se escuchaba increíble! y se ve igual de bien.

    Estuvo la raja el concierto en el caupolicán, cambiaron I’m Alive por March of Time y a Little Time por Future World, el resto fue exactamente igual

  17. Bilbo Dice:

    Lo mismo digo, buen concierto pero mal sonido, despues de march of time me fui para atras porque no esuchaba la voz de kiske, atras sonaba bien y se podia esuchar claramente.

Los comentarios están desactivados.