Unisonic

Alemania es un país prolífico en diversas facetas a lo largo de la historia de la humanidad. Le ha dado grandes científicos como Albert Einstein, figuras trascendentes de la historia como Otto von Bismarck, al actual Papa Joseph Aloisius Ratzinger, intelectuales brillantes como Emmanuel Kant o Friedrich Nietzsche, gigantescos deportistas como Franz Beckenbauer, Steffi Graf o Michael Schumacher, inmortales músicos clásicos como Johann Sebastian Bach o Ludwig van Beethoven, y tantos otros. Y por cierto, el metal no pudo, no puede ni podrá verse ajenos al gigantesco legado y trascendencia histórica del pueblo germano. En particular, nos toca revisar la vida y “llegada al poder” de un cantante alemán, fan de Elvis Presley, que muy joven se transformaría en la voz más icónica de la historia del Power Metal, a tal punto que marca, con su timbre, la consolidación de un estilo musical. En suma, entre otras consecuencias, si hoy en día existe una página llamada PowerMetal.cl es, en buena parte, gracias a la voz de Michael Kiske, ex Helloween y actual Unisonic, banda del mes en nuestra página.

Michael Kiske

NOW YOU’VE MADE YOUR CHOICE…

Los hamburgueses Helloween, liderados en 1986 por el ex estudiante de Derecho Kai Hansen en guitarras y voz, recién habían lanzado Walls Of Jericho, debut en el cual básicamente daban el puntapié inicial a un estilo musical: le agregaban melodía al speed metal (casi cercano al thrash por momentos), creando los cimientos de algo que en aquellos tiempos intentó definirse como un “powerful speed melodic heavy metal”, lo que comenzó a ser reconocido por los medios especializados europeos como Power Metal, un par de años antes de que en Estados Unidos el grupo Pantera lanzase un disco titulado homónimamente.

Sin embargo, Kai comenzaba a sufrir el stress de cantar y tocar guitarra, por lo cual propuso al resto de la banda comenzar la búsqueda de un vocalista que se ajustase a los propósitos de la misma, y los ojos se pusieron en gurrumín de dieciocho años y poseedor de un registro vocal que hasta el día de hoy lo convierte en uno de los más grandes vocalistas de la historia del Metal en general, que cantaba en una banda rockera llamada Ill Prophecy, junto a sus amigos Karsten Nagel (batería), Uli Schulz (guitarra), Reiko Ebel (guitarra) y Patrick Hampe (bajo).

Helloween

“Michi” nace el 24 de enero de 1968, en Hamburgo y desde niño se ve interesado e influenciado por su más grande ídolo hasta el día de hoy, un tal Elvis Aaron Presley, el Rey del Rock & Roll. A sus 16 años, en el colegio formó Ill Prophecy junto a sus mencionados amigos, lanzando una especie de EP que contiene las versiones “crudas” de lo que más tarde se transformaría en A Little Time y You Always Walk Alone, más otros temas.

Cuando recibió la oferta de Kai Hansen de unirse a Helloween, Kiske la rechazó en un principio por considerar que el estilo era demasiado rápido y que le costaría adaptar su voz, por lo que la banda apuntaría a contratar a otro vocalista -que cantaba en Tyran’ Pace-, Ralf Scheepers. Tras la negativa de Ralf, volvieron a la carga por Kiske, consiguiendo ficharlo a principios de 1987 tras la insistencia de Michael Weikath, el otro guitarrista de Helloween.

REVOLUCIÓN: SE ABREN LAS PUERTAS CON SIENTE LLAVES

La calabaza pretendía, ya en 1987, lanzar con su nuevo vocalista, su “chiche”, un disco doble, pero Noise Records se negó, por lo que a la larga la banda terminaría editando en años consecutivos dos de los más grandes trabajos de metal de la historia. En 1987 Helloween saca Keeper Of The Seven Keys Part I, disco que con apenas cuarenta minutos de duración ha pasado a constituir una piedra angular en el desarrollo del Heavy Metal. Si bien en Walls Of Jericho la banda había tenido un fenomenal debut, el Keeper I marca el verdadero nacimiento del Power Metal, con la mezcla de elementos como las armonías de las guitarras de Judas Priest y Maiden, voces extremadamente melódicas, letras positivas, baterías con dobles bombos desenfrenados, mucha garra y hasta elementos de música clásica.

unisonic5

Resulta inoficioso y hasta un poco hereje destacar temas de este trabajo, pero a grandes rasgos, pistas como las energéticas y poderosas I’m Alive, Twilight Of The Gods, la casi irónica felicidad extrema de un clásico de clásicos como Future World y la impresionante maestría épica de Halloween (con uno de los mejores -sino el mejor- dueto de guitarras de la historia), todas autoría de Kai Hansen, pueden considerarse como lo más destacado dentro de un trabajo genial. El disco vendería 150 mil copias… ¡sólo en Inglaterra! Es decir, estamos ante un LP de proporciones históricas, que impulsaría a Helloween a la elite del metal mundial, hecho que se vio recalcado con la aclamación de la crítica y de los mismos fans, puesto que además de tocar en muchos lugares de Europa, fueron invitados a Estados Unidos al MTV’s Headbanger’s Ball Tour, abriendo un show en el que además actuaron Armored Saint y Grim Reaper. Y gran parte de ello se debe al incomparable timbre y gama de recursos de la voz de Michael Kiske.

No contentos con esto, luego de la exitosa gira del Keeper I, Helloween lanzaría uno de los más grandes discos del metal. La segunda parte de la saga, Keeper Of The Seven Keys, Part II, es sin duda el trabajo que terminó por catapultar al quinteto germano al Olimpo. Se ha sindicado a este esfuerzo como el que terminó de crear el estilo conocido como Power Metal, con el himno más grande del estilo, la indescriptible Eagle Fly Free, las gancherísimas Dr. Stein, I Want Out y Rise And Fall (las letras son un prototipo del humor alemán), y la épica Keeper Of The Seven Keys, que cierra de manera perfecta un disco insuperable que ha traspasado generaciones. Gracias a este material, la banda consigue no sólo ratificar sino que incrementar de forma notoria el éxito alcanzado con Keeper I, siendo incluso invitados a tocar en el mítico Festival de Donington, Gran Bretaña, junto a Iron Maiden, Megadeth, Skid Row y Kiss, entre otras bandas.

unisonic4

Durante el tour “Pumpkins Fly Free”, que los lleva a Estados Unidos, Europa y Japón, la banda graba en Escocia uno de los que pudo ser el álbum en vivo más notable de todos los tiempos… estuvo cerca, pero por desgracia el sello decide que el tracklist se restrinja a sólo seis pistas, hecho que hasta el día de hoy ha provocado los reclamos de Kai Hansen. En fin, el recortado material se lanzó con tres nombres distintos: Live In The U.K. en Europa, Keepers Live en Japón y I Want Out Live en Estados Unidos.

Pero antes de la salida de este disco en vivo, la banda sufría un severo cambio.

ADIOS KAI…

Tras el Keeper II, comenzaron a notarse ciertos quiebres al interior de Helloween. Kai Hansen sólo compuso tres temas de este maravilloso trabajo, Save Us, de los tiempos en que Helloween pre-Kiske se llamaba Iron Fist, March Of Time y I Want Out, en comparación a que el Keeper I fue prácticamente compuesto por él en su totalidad. Ello era un revelador síntoma de las tensiones que comenzaron a vivirse en la banda, tanto por factores netamente relativos a relaciones interpersonales (lo que ha sido una constante en la historia de Helloween, quizás Hansen haya intuido eso), como por problemas con el management de la banda. Ello traería como consecuencia un creciente stress de Hansen, el que desembocaría en una “fatiga por las largas giras”.

Helloween

El último show de Kai en Helloween sería en Birmingham, Inglaterra, el ocho de noviembre de 1988, y a principios del año siguiente se anuncia su desvinculación de Helloween, en el momento más glorioso de la banda. Su salida provocó una tremenda conmoción en el medio y sobre todo en el que lejos era su mejor amigo en la banda, Michael, lo cual es recordado hasta el día de hoy por el propio Michael como el inicio de un período durísimo en su carrera. Según Kai, venía analizando la posibilidad de dejar la banda desde julio de 1988 y que no lo había hecho, en gran parte, por pedido de sus compañeros, pero que debido al desgaste que todo lo anterior le estaba provocando, consideró que era el minuto exacto para abandonar la banda.

Michael Weikath, quien ya se veía obligado a asumir mayores roles de liderazgo en la calabaza, recuerda esos complicados momentos en los que el grupo se puso en jaque:

“Tuvimos una reunión en la oficina con todos los involucrados a excepción de los representantes del sello discográfico (Noise), ellos no asistieron, pero sí nuestro manager personal en ese tiempo, y discutimos acerca de cómo continuaríamos con la banda en el futuro. Kai Hansen no podía creer lo que estaba pasando y ahí fue cuando nos dijo ‘OK., entonces me voy, es definitivo’, porque esperaba que nosotros giráramos menos, que el estrés fuera menor, que hiciéramos cosas diferentes y nos organizáramos de otra manera, puesto que el tour y todo lo demás simplemente nos sobrepasaba muy por arriba de nuestras cabezas, en particular porque además no estábamos recibiendo mucho por ello debido a ese contrato. ¿Aunque sabes? después de todo creo que tomó una buena decisión para él mismo y es más, habría sido la mejor para varios otros también, habría sido la mejor para mí también… Pudimos haber aceptado sus ideas pero no habríamos llegado a ninguna parte con ellas y toda esta locura que sucedió más adelante (la disputa judicial con Noise, la crisis interna a principios de los noventa), quizás haya sido necesaria para ser los que somos hoy en día”.

Helloween

“Cualquier cosa que hubiéramos hecho con Kai Hansen en un siguiente disco después de los Keeper habría generado un montón de discusiones porque se sentía cansado y enfermo de esto, si sabía cómo habían sido las cosas en los últimos dos o tres años antes de su salida: demasiada pelea por cualquier porquería. Ocurría por el carácter de los integrantes que se encontraban en Helloween y te confieso, yo también estaba harto. Existía mucha presión, ¿y cómo lidiabas con ella? Harías otro disco y te preguntarían tu parecer. ‘¡Oh!, ¡estamos genial!, ¡nos encontramos en gran forma y pensamos que el próximo será mejor!’. ¡Claro!, ¡eso creíamos!, pero en retrospectiva, no fuimos capaces de lidiar con toda la presión y la partida de Kai Hansen fue su reacción ante todo eso, directa y al grano. Y estuvo bien. Sin embargo, no podíamos hacer todo lo que se le vino a la cabeza… quizás era demasiado idealista en ese tiempo, aunque tenía razón creo yo, por más que no pudiéramos seguir sus planes”.

En aquellos tiempos se señaló que la separación se había producido en términos amistosos, tanto así que el mismo Hansen ayudó a buscar a su reemplazante, el que resultaría ser el mecánico de autos y guitarrista de Rampage hasta 1982, Roland Grapow, viejo amigo de la banda.

PESADILLA CON BRUSCO DESPERTAR: SE VA KISKE

Más allá de la partida de Kai Hansen, la banda sufría conflictos de otro tipo. Un serio inconveniente con Noise Records tuvo a la banda prácticamente inactiva hasta principios de 1991, lanzando sólo compilados como Pumpkin Tracks o The Best, The Rest, The Rare, material en el que aparecen algunos temas inéditos y un par de versiones antiguas cantadas soberbiamente por Kiske, con lo cual los rumores de separación se acrecentaron. Pero en el citado año 1991 finalmente firman con EMI Records y lanza su cuarto disco en estudio y el tercero con Kiske, Pink Bubbles Go Ape, el muy esperado disco post-Keepers, que no tuvo la repercusión esperada ni por los fans ni por la crítica especializada, pues el estilo de Helloween se encausaba hacia un camino algo menos metalero, y bastante más hardrockero y lúdico en cuanto a las letras. De todas maneras, Pink Bubbles Go Ape, a pesar de ser un trabajo considerado mayoritariamente como irregular, posee una buena cantidad de temas a la altura de una banda como Helloween, como Someone’s Crying, Kids Of The Century o The Chance, entre otros, donde Kiske se luce.

Las tensiones al interior de Helloween fueron creciendo con los malos resultados de ventas de Pink Bubbles. Además, el baterista Ingo Schwichtenberg comenzó a empeorar en su estado de salud, sufriendo un paulatino agravamiento de su hereditaria esquizofrenia debido al consumo de cocaína y otras drogas. Y además, las diferencias entre las dos opiniones más fuertes en la banda, la de Michael Kiske y la de Michael Weikath, comenzaron a pesar, y mucho. En este contexto, Helloween lanza en 1993 Chameleon, su quinto disco en estudio, cuarto y último con Kiske al micrófono, un trabajo totalmente diferente a lo escuchado anteriormente de los germanos, alejándose a pasos agigantados del metal más puro y experimentando con sonidos más cercanos, por momentos, al pop, incluyendo temas como First Time, Step Out Of Hell, Giants, quizás las más rockeras, y otras como I Don’t Wanna Cry No More o Longing, muy alejadas del metal, donde su gran “brillo” es la voz de Kiske. Luego de Chameleon, las diferencias con Weikath llevaron a Kiske a abandonar la banda.

Para finalizar, Weikath explica: “Algunos fans dirían ‘cierto, pero llevó a la destrucción del Helloween antiguo’. Sí, O.K., sin embargo, aun con Ingo y Michael Kiske en la banda las personas no se sintieron muy contentas que digamos con Pink Bubbles Go Ape y Chameleon, nuestros seguidores no los recibieron bien y no quedaron satisfechos a pesar de tener a un Ingo y a un Kiske. Lo que quiero decir es que los fans podrían haber estado felices sólo por el hecho de contar con al menos estas personas adentro si tanto las adoraban. ¿Y qué puedes hacer tú? Ya tuviste al grandioso Michael Kiske en el conjunto y aun así no te gustó Chameleon y lo ocupaste como posavasos, ¿no es cierto?”.

Helloween

KISKE FLY FREE

Luego de su despido de Helloween, el futuro se mostraba sumamente incierto para el cantante. Nada se sabía respecto de qué iba a pasar con él, y la incertidumbre aumentaba con diversos rumores a su alrededor. El más llamativo quizás fue el que lo señalaba como remplazante de Bruce Dickinson en Iron Maiden, cuando éste decidió dejar a la Doncella para seguir su carrera en solitario. Todo, porque el management de Maiden era el mismo de Helloween, pero eso jamás llegó a concretarse. Y como su salida no fue en los mejores términos, una vez afuera medios y fanáticos querían enterarse de las razones de semejante tragedia, hallar culpables. Nunca explicó en detalle qué pasó con sus ex compañeros, pero sí dejó en claro que se debía a diferencias musicales y personales. Además dio luces sobre cierto disgusto con la escena. Algo que los medios luego se encargarían de traducir como “Kiske odia el Metal y a los metaleros”. Idea absurda que con los años el propio Kiske se encargó de aclarar.

Luego vinieron tres largos años de silencio en los que poco se supo de la vida personal y artística de Michael. Excepto por su aparición en el disco Land Of The Free de Gamma Ray (en la pista homónima y en Time To Break Free), su alejamiento de la música fue total.  No dijo mucho hasta 1996, año en que al fin lanzó su primer disco solista: Instant Clarity, un trabajo distinto a lo que había venido haciendo en Helloween, incluso a lo último, en lo cual había tenido un papel preponderante en la composición. Sin embargo, se las arregló para conservar buena parte del Rock que tanto le encantaba hacer. En ese sentido vale la pena destacar temas como Be True To Yourself (una muy clara declaración de principios), The Calling y la notable New Horizons. Estos dos últimos cuentan con las colaboraciones de nada más y nada menos que Adrian Smith (ex Iron Maiden) y Kai Hansen (que por esos ya la rompía en Gamma Ray), quienes incluso ayudaron en el proceso creativo.

Kiske

En el caso de Kai es bastante significativo, ya que demuestra que desde entonces existe una muy buena relación entre los músicos. También se destacaban canciones que explotaban una emotividad que Kiske pocas veces antes había podido exhibir, como en Always (hermosa canción que dedicó a su difunto amigo Ingo Schwichtenberg) y en la tremenda Do I Remember a Life?, que es posiblemente la mejor canción que llegó a componer. El disco recibió variadas críticas y comentarios, pero en general tendían hacia lo positivo. Independiente de eso, se trataba de una muestra clara de lo que Kiske deseaba hacer, al tiempo que dejaba la puerta abierta para una posible consolidación del cantante.

KiskeEse mismo año, sus inquietudes artísticas son tan amplias (posiblemente motivadas por su compleja salida de Helloween y su relación con la escena de ese entonces) que lo llevan a escribir y editar un libro. Bajo el título de Kunst Und Materialismus (El Arte y El Materialismo), expone varias ideas sobre esos dos conceptos y la forma en que se relacionan en el mundo actual. Lamentablemente, esta obra sólo se editó en alemán.

Su siguiente intento discográfico en solitario vendría tres años más tarde, en 1999, con  Readiness To Sacrifice, menos variado y considerablemente menos rockero que su predecesor. Curiosamente, sólo comenzó a venderse en países asiáticos, y por laguna razón (extraña) no fue comercializado en Europa y el resto del mundo sino hasta 2001, dos años de brecha que aminoraron el golpe que pudo haber esperado Kiske. Pero más allá de eso, la placa planteaba una propuesta distinta a todo lo que había hecho antes. Mostraba un cierto toque bluesero y un evidente alejamiento del Metal e incluso del Hard Rock que muchos no comprendieron o, derechamente, no aprobaron. Lo cierto es que no tuvo el mismo recibimiento que Instant Clarity, aun cuando contara con algunas grandes canciones, como Where Wishes Fly, o la “sinfónica” Shadowfights.

REACH OUT FOR THE LIGHT…

Para su siguiente esfuerzo en solitario habría que esperar hasta el 2006. Sin embargo, en el intertanto, la dubitativa figura de Kiske se dejaba ver de tanto en tanto en algunos proyectos musicales de connotados artistas de la escena. Escena de la que él intentaba desmarcarse, pero que seguía llamándole una y otra vez. Fue así como el 2001 reapareció de lleno en el mundo del Power Metal de la mano de un joven Tobias Sammet, en lo que hasta hoy es una de sus obras maestras, y una de las obras cumbre de todo el estilo Power: The Metal Opera.

KiskeAllí, un tal Ernie encarnaría al entrañable Lugaid Vandroiy, marcando el regreso de Kiske a las andadas del más puro Power Metal. ¿Pero por qué usaba ese seudónimo? ¿De verdad pensó que nadie reconocería su voz? Aparentemente sí. Al respecto comentó en una entrevista: “cuando Tobias me preguntó la primera vez, yo todavía me encontraba en un estado de querer esfumarme del mundo del Metal/Rock, por eso me puse Ernie en el  álbum. Ahora eso me parece chistoso. Hoy estoy mucho más relajado”. Lo cierto es que no resultó muy bien, pues el hecho de que Kiske “estaba de vuelta” fue la gran noticia de ese año. A partir de ese momento tuvo que luchar constantemente contra comentarios sobre vinculación con el metal, del que él renegaba y las constantes preguntas, cuestionamientos de un sector de los fans y medios, y peticiones para que volviera de lleno desde el otro lado.

Esa sola aparición le valió numerosas otras invitaciones. Fue así como Timo Tolkki le conminó a cantar en Key Of The Universe, del disco Hymn To Life. En ese corte Michael tendría uno de los más notables desempeños de su carrera, alcanzando tonalidades pocas veces vistas. Y poco tiempo después su ex compañero en Helloween, el guitarrista Roland Grapow, le invitaría a cantar en un tema del magnífico álbum debut de Masterplan (2003). Ese corte, Heroes, se convertiría en uno de los puntales del arrollador éxito de aquella producción. Pero claro, su aparición más estridente la haría nuevamente junto a Sammet. El 2002 se lanza la segunda parte de The Metal Opera, estableciendo otro hito en el metal y en la carrera de Kiske.

ENTRE INVITACIONES Y PROYECTOS: LA SEMILLA QUE ORIGINA EL REGRESO

Sobre el 2003 además cabe hablar del lanzamiento el que se suponía sería el regreso triunfal de Kiske al Rock, esta vez con un esfuerzo propio y ya no de invitado. Para ello se había conformado una banda llamada Supared. Efectivamente se trataba de un material rockero pero sumamente parco, donde las ejecuciones instrumentales eran bastante sólidas, la actuación vocal de Michael perfecta como siempre, aunque muchas de las canciones llegaban a ser aburridas.

KiskeEn definitiva no fue bien recibido por los fanáticos y generó críticas negativas. Parecía que Kiske ya no tenía mucho que dar de sí para el rock, sólo esporádicas y breves apariciones aquí y allá. Y esas participaciones fueron muchísimas: la ópera metal Aina: Days Of Rising Doom (donde aparece en Silver Maiden y Serendipity); Another Sun de Thalion (donde presta su voz para The Encounter), en Execution de los brasileños de Tribuzy, en el EP Superheroes de Edguy y un larguísimo etcétera que sigue extendiéndose en los últimos años (lo más reciente con Revolution Renaissance y Gamma Ray). Todas muy destacadas, pero apenas bocadillos para los más fanáticos.

Sin embargo, el 2005 pasaría algo que marcaría un punto de inflexión. Serafino Perusino, presidente del sello italiano Frontiers Records, en un gesto notable de visión, conformó una banda/proyecto llamada Place Vendome, donde además de Kiske cantanto AOR, estarían Uwe Reitenauer, Kosta Zafiriou, Gunther Werno y Dennis Ward, este último conocido por su trabajo en Pink Cream 69, productor de todos los álbumes de Angra con Edu Falaschi. Juntos editaron Place Vendome, un álbum de AOR o Hard Rock melódico con varias canciones realmente notables como I Will Be Waiting, Cross The Line o Place Vendome) de sonido sumamente fresco y bien logrado, con Ward teniendo mucho que ver en eso). La entrega logró convencer a la mayoría de la fanaticada, aunque poco y nada tuviese que ver con el metal, pero lo más importante es que en esta colaboración en formato proyecto se sentarían las bases de lo que más tarde se conocería como Unisonic

Después vino otro disco en solitario llamado simplemente Kiske. Según el propio artista, se trata de su “trabajo favorito”, porque es el más honesto y sincero que ha hecho, aunque para muchos sea un disco más bien débil que no representa mayor progreso respecto a Supared. Tiempo después, el 2008, Kiske se atrevería a realizar una vieja ambición: un disco de versiones de sus antiguas composiciones con Helloween, no sin antes superar muchas y serias dudas. Así, Past In Different Ways recibió variados comentarios. Para algunos es un registro que da nuevos aires a viejos clásicos, haciéndolos sonar renovados gracias a los interesantes nuevos arreglos acústicos. Para otros es lo opuesto: más de lo mismo. Lo concreto que es que para Michael era una forma de demostrar que podía lidiar con su pasado y, de hecho, construir nuevas cosas a partir de él, sin renegarlo. Una forma de decir “estoy en paz”.

Kiske

“Cuando nos referimos a Helloween, a los años con Kai en el grupo… ¡amo esa época!”, diría tiempo después. “Creía que éramos la mejor banda del mundo, creía que hacíamos la mejor música en la Tierra, ¡así totalmente convencido y era increíble!, nada más. Sin embargo, desde el día que Kai Hansen se fue, se tornó en una PESADILLA para mí debido a ciertas cosas que ocurrieron dentro del grupo, aunque nunca lo rechacé y siempre lo respaldé ciento por ciento. Cualquiera que te diga lo contrario es un mentiroso”.

¡TOBIAS SAMMET Y DENNIS WARD LO CONSIGUEN!

El 2008 también sería el año que Tobias Sammet le volvería a dar vida a Avantasia, tras el hito de los The Metal Opera. Nadie imaginó que el proyecto continuaría, ni que Michael fuera a continuar aportando, sobretodo porque el propio Sammet se encargó varias veces de aclarar que la historia ya había alcanzado su final y que no habría más. Pero Tobias logró hallar la inspiración para armar otras tres piezas maestras, de las cuales Kiske participó en todas, contribuyendo enormemente a su éxito. Es así como con la ayuda del cantante en The Scarecrow, lanzado en los primeros días de ese año, consigue un éxito importante en las listas europeas, con un sonido igual de elegante aunque menos powermetalero que el de sus dos antecesores. Kiske comparte roles con Jorn Lande, Roy Khan, Kai Hansen y muchos otros.

Tobias Sammet

El éxito es tan grande que por primera vez Sammet considera seriamente la posibilidad de armar una gira con Avantasia. Eso por sí sólo parecía complejo, pero contar con Kiske en el escenario parecía más bien imposible. “Por supuesto, la gente puede inquietarse por el hecho de que no esté Michael Kiske, ¡aunque será fantástico de todas maneras!”, decía el líder de Edguy con respecto a la ausencia de su ídolo y amigo en el tour, que pasaría por Chile y por Wacken en su recorrido. “De habernos acompañado, nos habría dicho que se hubiese arrepentido de no venir con nosotros, ¡pero no hay posibilidad alguna de contar con él (risas)!”.

Pero Kiske cada día se siente más relajado con respecto a su vínculo con el metal y, con la idea que Tobias le metió sobre cantar otra vez en vivo, se acerca a su productor Dennis Ward y juntos llevan a Place Vendome a otro nivel. Lo que pasa es lo siguiente: sacan el 2009 el álbum Street Of Fire, segundo largaduración de este proyecto creado y financiado por Serafino de Frontiers Records, y en diciembre anuncian el nacimiento de una nueva banda, Unisonic, con una alineación completada por el baterista Kosta Zafiriou (quien además es tour manager de Helloween) y el guitarrista Mandy Meyer, conocido por su trabajo en Asia, Gotthard y Krokus. La misión es sacar un álbum y promocionarlo girando en vivo, por lo que al mismo tiempo señalan que tocarán en la versión 2010 del Sweden Rock Festival, uno de los festivales metaleros más importante del viejo continente, marcando el regreso del alemán a lo entarimados. “Este nuevo grupo será lo más grande para mí después de Helloween”, agrega Michael. “Siempre es mejor estar en el escenario con una buena banda y con gente que te agrada”.

Unisonic

De esta forma, cuando por encargo de Frontiers grababa un disco con Amanda Somerville y Mat Sinner que simplemente se llamaría Kiske/Somerville, llega julio del 2010 con la primera actuación en directo de Kiske tras 16 años, en este festival escandinavo donde Unisonic despliega temas con una vibra hardrockera melódica que empieza a definir la línea del conjunto, además de algunos clásicos de Helloween. Lo que más impresiona a Michael sin embargo en la energía que recibe en el Sweden Rock por parte de todos los asistentes: “Apenas me puse en contacto con el público de nuevo, como en Sweden Rock después del concierto en una firma de autógrafos… ¡la energía de la gente era tan positiva!, la emoción, el entusiasmo, ¡no eran para nada negativos! Pareciera que la escena metalera es negativa pero la mayoría de las personas no lo es, la mayoría de hecho es muy dulce y me alegra mucho averiguar que las cosas no eran tan malas como pensaba”.

A UN PASO: KISKE CONOCE SUDAMÉRICA

Seducido entonces por la idea de cantar en vivo, el management de Kiske se contacta con el de Tobias Sammet, quien había sacado a principios del 2010 el doble esfuerzo y final de Avantasia, The Wicked Symphony y Angel Of Babylon, y le pregunta si todavía le interesaba contar con el ex Helloween para su próxima gira mundial.

Avantasia

Así explica Sammet lo sucedido:

“La última vez le hice una buena oferta y la rechazó. Eso fue hace dos años y medio y me dijo ‘no, de verdad te lo agradezco, necesito el dinero pero no lo tomaré por algo que no haré con el corazón’, y no tuve problemas con eso. Fue directo desde el comienzo y rechazó una muy buena oferta con el tal de seguir su corazón y ser leal a sí mismo… ¡perfecto! Ahora, la situación resultó un poquito diferente. Cuando le pregunté hace dos años y medio, Kiske no había tocado siquiera un show en los últimos 15 años. Hoy en cambio, ha estado con Unisonic haciendo algunas presentaciones y ha empezado a sentirse cada vez más relajado. Comenzó a soltarse, a encontrarse con más y más personas del público, ya sabes, como abandonando su soledad en cierta forma, así que se hallaba con el ánimo de pensar ‘sí, ¿por qué no?’. Se subió al escenario durante el verano y me imagino que se sorprendió por lo bien que lo pasó y dijo ‘sí, quiero volver a las pistas’. Para Michael será la primera vez después de muchísimo tiempo que tocará con Kai. Son antiguos compañeros de grupo, viejos amigos, por lo que varios esperaban a que se reunieran en vivo. Michael jamás ha ido a Sudamérica en su vida y no tuve que rogarle ‘oh, ¡hazlo por favor!’, no. De hecho fue su management quien me contactó y me dijo ‘¡en esta oportunidad Michael de verdad quiere hacerlo (risas)!, ¿hay algún pasaje disponible para él?’, y nosotros ‘¡¡¡POR SUPUESTO!!! VIEJO, ¡¡¡ES MICHAEL KISKE!!!’”.

El periplo parte el 30 de noviembre y en diciembre del 2010 pasa por Brasil y Argentina, lamentablemente sin detenerse en Chile debido al escaso número de seguidores que fueron a Avantasia el 2008 en el Caupolicán. Lo cierto es que el viaje con Kai en el touring lineup del súper proyecto le hacen revivir recuerdos de los días de Helloween que creía olvidados, de la química que ambos tenían y derrochaban en la época de los Keeper Of The Seven Keys, y de lo bien que se sentían actuando cada noche con él. Más de alguna conversación existe entonces para seguir tocando juntos después de la participación de ambos en el Wacken 2011 con Avantasia, y por eso Hansen se entusiasma con hacerse parte de Unisonic, transformando así a ese grupo en la instancia definitiva para la reunión de la dupla que escribiese historia metalera con temas como I Want Out, Halloween, I’m Alive y muchos más.

Kiske

«Después de muchos años de abstinencia, me entretuve mucho en mis shows con Unisonic el verano del 2010, por lo que acepté hacer una corta gira mundial con Avantasia”, recapitula Kiske para anunciar la llegada de su amigo a Unisonic. “Fue una gran experiencia estar en el escenario con todos esos grandes artistas, pero con Kai la cosa fue diferente. De inmediato sentimos la magia de nuevo y lo pasamos muy bien juntos. Hicimos lo que soñábamos hacer cuando nos juntáramos en una banda de nuevo. Él estaba interesado Unisonic y finalmente me preguntó si se podía unirse. Hablé con mis compañeros y todos se alegraron por eso. Es un guitarrista y compositor talentoso que enriquecerá a la banda y ya queremos ver como contribuye a la música de Unisonic».

COS THERE IS A MILLION SONGS STILL LEFT UNSUNG…

and it’s never too lateEl líder de Gamma Ray llega justo a tiempo para colaborar con Kiske y Ward en la composición del debut de Unisonic, no sin antes ir a Japón el 15 octubre del 2011 para dar un primer show con esta excepcional alineación, como una de las principales atracciones del Loud Park, estrenando canciones como Unisonic, Souls Alive y My Sanctuary, y recordando clásicos como A Little Time, Future World y I Want Out.

A pesar de lo corto del repertorio, que además incluye un corte de Place Vendome, las expectativas empiezan a subir al mismo tiempo que el grupo de Kiske y Hansen sube a la web su primer single, el homónimo de la banda, trayendo a colación un metal melódico elaborado con aires puros de Kids Of The Century y Gamma Ray.

Unisonic

La promesa era sacar un disco a fines de año, pero el lanzamiento se posterga hasta marzo en Europa, trayendo sin embargo el EP Ignition para enero del 2012, con el sencillo Unisonic, la canción My Sanctuary, un demo de Souls Alive y I Want Out en vivo. Sin embargo, la noticia más espectacular que se escucharía ese mes por parte del quinteto sería con respecto a sus actividades en vivo, las que recalarían profundo en los pocos pero entusiastas seguidores de Michael Kiske en Chile.

Esto, porque luego de verse como un sueño imposible para muchos hasta hace un tiempo, se informa que el cantante vendrá por primera vez a país, cumpliendo el inocente anhelo de todos los fanáticos del Power Metal en el país de ver en vivo a la voz más legendaria en la historia completa del estilo, la misma que marcó a fuego su sonido a través de los Keeper Of The Seven Keys y participó en los ya clásicos The Metal Opera, estando en los trabajos powermetaleros más trascendentes de sus respectivas épocas.

unisonicensayo

La venida de Unisonic con Michael Kiske y Kai Hansen se anuncia con más sorpresas, ya que no sólo se trataría de un show, sino de dos, uno el 14 de mayo en Antofagasta y el otro, el 16 en el Caupolicán. Y no vendrían solos tampoco, puesto que en el cartel aparecerían los príncipes del Hard Rock europeo, Gotthard, en calidad de “very special guests”, en sus primeros conciertos en vivo con Nic Maeder en las voces tras la muerte el 2010 de Steve Lee.

En abril, lamentablemente, la banda da a conocer que la presentación en Antofagasta debe cancelarse. No obstante, para honrar el compromiso con los chilenos, añade una fecha adicional para el 15 de mayo en la Batuta, el mismo club donde Kai Hansen tocara con Gamma Ray y Masterplan en noviembre del 2003, en una tocata recordada hasta el día de hoy por la atmósfera de cercanía y repertorio que enseñaron ambos grupos. Ahora es el turno de Unisonic con Gotthard de actuar cara a cara ante los fanáticos chilenos.

Para amenizar la espera y porque no llegan con las manos ni mentes vacías, Unisonic saca por fin el 30 de marzo a través de edel su álbum debut, con grandes cortes de metal melódico como Star Rider, Never Too Late, We Rise y cuántos otros que serán parte del espectáculo que los chilenos verán por partida doble. Tanto Kai Hansen como Michael Kiske recorren toda Europa para promocionar el disco, en apariciones de radio y entrevistas que reflejan el excelente momento personal que atraviesan. «Fuimos a Inglaterra y también a España e hicimos un par de cosas por aquí en Alemania, ¡y fue hermoso!», recuerda Michael acerca de las ruedas de prensa. «Hay una química tremenda entre Kai y yo, siempre es muy divertido, lo quiero mucho y casi se siente como si estuviéramos en los viejos tiempos. ¡Me había olvidado de todo esto!, pero algo se genera entre Kai y yo cuando estamos juntos, una especie de química que resulta muy agradable».

Hasta hace sólo un par de años, era un sueño imposible y sólo adjudicable a los más ilusos el ver un día a Michael Kiske en un escenario, menos en uno chileno. Ahora la oportunidad es una realidad concreta. Where Wishes Fly!!!

Unisonic y Gotthard - La Batuta

9 comentarios
    • araucano Dice:

      Fue Dedicado a Kiske en General Ya qe Unisonic De Historia No Tiene Mucho … en el Review Muestran Cmo se Creo UNISONIC & cmo fue el reencuentro de kiske & hansen ! Ansioso a Cagar Para el 16 de Temuco Al Caupolican Alla Ns Vemos \../.

    • Elderane Dice:

      «En particular, nos toca revisar la vida y “llegada al poder” de un cantante alemán, fan de Elvis Presley, que muy joven se transformaría en la voz más icónica de la historia del Power Metal…»

      Comprensión de lectura!

  1. wiwi Dice:

    rewiew de kiske jhajaja buenisimo… el por si mismo podria haber puesto una banda con su nombre tocar los clasicos de helloween y bastaria… sin perjuicio de ello, el ultimo disco de unisonic tiene ese que se yo, que agrada… ojala su voz no defraude el miercoles!!!

  2. quequekiller Dice:

    una cosa es que no guste el disco de supared al que escribio la nota pero ahi estan uno de los mejores registros de kiske en toda su historia musical.

    pero recordemos que fue el periodo de en rodaje de kiske, el mismo hablo pestes en su momentod el disco diciendo que era «muy heavy» que practicamente lo habian engañado mandandole maquetas mucho mas suaves. el grupo practicamente no giró, kiske enfermo y ahi todo se fue a la mierda. lo buenoe es que a estas alturas no reniega de esa etapa pero el fracaso fue evidente pero la explicacion radica en varios factores pero no que el disco sea malo, cortemos el hueveo, es una joya del AOR con tintes muy heavys.

    un gran album pero orientado a otro publico…uno mas open mind

    entonces como es la cosa, sabemos o no sabemos sobre la huea!!!? buena pagina pero se me cayeron feo

  3. xkalibur Dice:

    grande maestro de la mano del personaje que un dia oi en un ciber y quede impactado
    kiske hasen

Los comentarios están desactivados.