U.D.O. en Chile 2015

El solo hecho de pensar que esta podría ser la última vez que en Chile veamos a U.D.O. interpretar canciones de Accept genera una atmósfera diferente, una mezcla de emoción y tristeza, el sentir que ya no habrá más clásicos de clásicos en sus shows venideros, sentir que este es el momento en que hay que dejar la voz junto al menudo cantante teutón y un sinfín de otros pensamientos melodramáticos. Por suerte, y a diferencias de otros ex vocalistas de bandas legendarias, Udo Dirkschneider cuenta con un vasto repertorio propio, de excelente calidad que viene cultivando desde 1987 y su clásico Animal House.

El escenario de la Avenida Bernardo O’Higgins, en el corazón de la capital, se prepara para recibir a una banda que cuenta nada más y nada menos con padre e hijo, pues en esta ocasión, debutará en nuestro país Sven Dirkschneider, joven baterista de 21 años.

Las puertas del recinto se abrieron a las 19 horas, y la llegada del público fue algo tibia . A eso de las 19.30 se contaba al ojo unas 200 personas, que disfrutaron durante la hora de espera con dos excelentes discos del thrash metal como Pleasure to Kill y Coma of Souls, ambos de los alemanes de Kreator. Ya a las 20.02 hrs las luces se apagan y comienza a sonar Fight For Your Right de los Beastie Boys, encendiendo a los cerca de 500 fans apostados en el lugar, pues se sabía que tras eso era el comienzo del tanque alemán.

A las 20.05 entra la banda en escena y abre la noche con Speeder, el primer tema de su último disco Decadent, un tema sólido y que nos hizo entrar en calor de un solo golpe. Excelente recepción del público nacional y algunos hermanos argentinos, que esta vez no tuvieron la dicha de ver pasar al ex-Accept por su país. Tras este genial comienzo, U.D.O. recurre al elemento mejor usado por las bandas. Tras abrir con un tema nuevo, el segundo tema siempre es un regreso al pasado, un verdadero mazazo a lo clásico, y eso ocurrió con Blitz of Lightning, tema del Faceless World que hizo explotar a quienes aún no lo habían hecho con el comienzo. Esta canción fue la más votada en el sitio oficial de U.D.O. durante una encuesta realizada el año 2011 sobre qué temas deberían ser tocados en vivo.

U.D.O. en Chile 2015

King of Mean sería quien continuase con el show en la Blondie, que esta vez fue testigo de un excelente sonido, más allá de que algunos micrófonos crepitasen en algunas ocasiones, en términos generales el show tuvo una genial acústica. Tras esto y el primer “Buenas noches Santiago!” U.D.O. nos entregó el tema que titula su último largaduración, Decadent, coreado por toda la multitud. Quizás nos sintamos identificados con el “Decadent, we are so decadent, this is a decadent World, so decadent” y es por eso que se le puso tanto entusiasmo.

La primera interacción entre la banda y el público se generó en el comienzo de Independence Day, excelente tema del álbum Solid, donde tras los riffs iniciales, Udo exigía la respuesta del público que se entregaba a los requerimientos del teutón. La sorpresa entre los asistentes, en especial aquellos que se identifican más con el pasado, se instaló con Black Widow, un verdadero clásico del Animal House, primer álbum de U.D.O. como solista lanzado en 1987.

El show continuó con Never Cross My Way, tema que bajó un poco las revoluciones, pues se trata de un corte más melódico, pero fue cantado por la gran mayoría de los asistentes. Cuando el tema terminaba, la banda hiló de inmediato el segundo riff de They Want War, otro clásico del Animal House. Digo segundo riff porque parte de la identidad de esa canción es el comienzo con esas guitarras afiladas y mucho delay, que esta vez se omitió, no obstante fue un momento emotivo y de gran calidad. Imposible no recordar el video de los niños desfilando con armas y cantando el coro. Tras cartón, llegaron los clásicos “olé olé olé, Udo, Udo” y la bandera chilena con el logo de la banda. Luego, U.D.O. presentó Under your Skin, tema bien agresivo y veloz del último álbum, que no logró encender a la gente del todo, pero coreada por varios de los presentes.

U.D.O. en Chile 2015

Hasta ahora, 45 minutos de show ininterrumpidos, salvo el saludo, el comienzo de Independence Day y los “olé, olé”, solo música, tema tras tema, clásico tras clásico. Finalizada Under your Skin, la banda abandona el set dejando en solitario al finlandés Kasperi Heikkinen y su guitarra, quien tocó algunas melodías acústicas que dieron paso a In The Darkness, tema que no estaba en los cálculos de nadie y que emocionó a la mayoría de los asistentes. Se trata de una canción con casi 29 años de vida y que no estaba en ningún setlist de los shows anteriores de la gira, simplemente un momento fantástico.

Otro momento mágico se vivió con Faceless World, un fabuloso tema con varios tintes de Glam Metal y que en esta ocasión contó con Harrison Young en los teclados, creando la atmósfera perfecta para este clásico de 1990. Los últimos temas del “Decadent” en ser interpretados serían Pain y Untouchable, ambas muy aplaudidas y coreadas, en especial Pain, cuya melodía algo triste no deja indiferente a nadie.

Mención aparte para la base rítmica de la banda, Fitty Wienhold en el bajo, músico que lleva 19 años en el grupo, dato no menor para una banda que ha rotado a varios de sus integrantes durante su existencia, y Sven Dirkschenider, quien al parecer lleva la música en su ADN. A pesar de sus cortos 21 años, cuenta con una técnica envidiable, un verdadero aporte a la banda, y lo mejor, siente la música, pues no dejó de cantar durante toda la noche. Me gustaría escucharlo cantar, quién sabe si cuenta con la misma voz que su progenitor, con esa propiedad en la garganta con la que el maestro Udo nos ha deleitado por más de 35 años.

U.D.O. en Chile 2015

Animal House, y su “I’m a madman, living in a Animal House” volvieron a darle vida a una Blondie que había perdido algo su explosión y volvió a ser una caldera con el tema homónimo del primer álbum. Finalmente, antes del encore, Metal Machine, canción del Steelhammer de 2013, cantada y disfrutada por la fanaticada. La banda se despide y agradece al público, que obviamente sabe que regresarán, y sabe con qué regresarán. Mientras U.D.O. se refresca, el excelente tecladista Harrison Young queda en solitario para deleitarnos con un clásico del siglo 19, Para Elisa de Beethoven.

Todos los presentes conocíamos la relación entre esta pieza de música clásica y U.D.O., o mejor dicho, Accept. Y así fue, cuando Harrison finalizaba con su introducción, la banda regresa al escenario y comienza con los acordes de Metal Heart, un tema realmente espectacular,  la emoción de ver al maestro Udo interpretándola es indescriptible. Llegado el momento del solo de guitarra, que incluye el comienzo de “Para Elisa”, queda solo en el escenario Andrey Smirnov intentando emular la interacción que hace Wolf Hoffmann en Accept con el público, corear el solo de guitarra. Lo hizo con éxito, los fans totalmente entregados a un clásico de Accept disfrutaron y gritaron hasta el cansancio los acordes de Beethoven hechos heavy metal.

La Blondie se vino abajo cuando Udo gritóI’m a Rebel!!!!” y Sven dio comienzo al legendario tema de 1980, aquel cuyo famoso video de la época nos muestra a Udo con una rubia melena hasta el hombro. Chile tomó revancha tras 4 años, pues este tema, que estuvo en el setlist del Rock & Guitarras no fue tocado por razones de tiempo, o porque no quisieron. Cabe recordar que el guitarrista de aquel entonces, Igor Gianola, fue agredido con una botella plástica mientras tocaba un solo.

U.D.O. en Chile 2015

Princess of the Dawn trajo toda la nostalgia al recinto, pues además del fanatismo y de la algarabía por tener al gran Udo frente a nosotros, existía cierta emoción y quizás tristeza, porque salvo que “Dirkschneider”, banda liderada por Udo que el próximo año girará tocando solo temas de Accept, venga a Chile, nunca más podríamos ver temas como este cantados por el maestro en suelo nacional. Tras esto, el Restless and Wild nuevamente se hace presente, pues Udo nos explica que “la siguiente canción comienza así… Heidi heido heida” con esa melodía de folclor germano (y de una popular marcha nazi), y el público comienza a cantar junto a él la introducción a Fast as a Shark. Nuevamente el público explota con, quizás el tema más agresivo, thrash y rudo de Accept, y como es de esperar, se armó un mosh entre los presentes. Nuevamente la sensación de euforia y nostalgia inundó el local.

Para finalizar, el ícono de Accept, el tema más reconocido de los alemanes en el mundo metalero, la fantástica Balls to the Wall, los presentes nos desgarramos la garganta respondiendo al “Watch the Damned” con un furibundo “God Bless ya!” y coreando hasta el último el “ohh ohh ohh” de la melodía del solo de guitarra. Un final tremendo para una noche aún más espectacular, 2 horas de un recital de altísima calidad.

Soy de quienes piensa que U.D.O. merece más que 500 personas en la Blondie, su trayectoria lo hace ser uno de los personajes más admirados y queridos en la escena del heavy metal mundial, y nunca dejaremos de soñar su regreso a Accept, mientras tanto nos podemos dar el lujo de tener un recital casi personalizado repasando lo mejor de su carrera solista y de la banda que lo lanzó a la fama en la década de los 80’.

Setlist:

01. Speeder
02. Blitz of Lightning
03. King of Mean
04. Decadent
05. Independence Day
06. Black Widow
07. Never Cross My Way
08. They Want War
09. Under Your Skin
10. In the Darkness
11. Faceless World
12. Pain
13. Untouchable
14. Animal House
15. Metal Machine
Encore
16. Metal Heart
17. I’m a Rebel
18. Princess of a Dawn
19. Fast as a Shark
20. Balls to the Wall

 

5 comentarios
  1. Mindfreack Dice:

    Gracias, fakin gracias powermetal por ganar la.entrada, udo una real maquina, un gigante demoledor, tremendo show que se mando, un verdadero lujo asistir a ese conciertazo

  2. Rodrigo Astt Dice:

    Buen show, pero difícil imaginarse un show de UDO. Sin los trallazos que son los himnos de accept, si fueron 500 personas, sin las de accept, va mucho menos….ojalá podamos ver a la banda de su apellido, y disfrutar de la voz original de accept por última vez…

  3. Cero Aporte Dice:

    Fue una gran jornada, con una banda energética, tremendo setlist, público entusiasta y con un sonido EXCELENTE, que contrasta con lo pésimo que -según dicen- sonó Saratoga, en el mismo lugar…
    Una sorpresa ver tocar al hijo de UDO, realmente un aporte, igual que los nuevos guitarristas, le dieron un segundo aire a la banda; por momentos el sonido era arrollador, con ese clásico sonido alemán que es ya una escuela. Super show, de los mejores del año

Los comentarios están desactivados.