Es raro comentar este álbum teniendo como precedente que U.D.O. se presentó en Chile hace un par de semanas. Y claro, pues en estricto rigor, su visita fue promocionando un trabajo editado hace dos años (Dominator) por lo que material de este Rev-Raptor no revisó, a pesar que su lanzamiento oficial estaba programado para un par de semanas después de la histórica primera visita a nuestras tierras.

Sé que las comparaciones son odiosas, pero teniendo a Accept pateando traseros con Blood Of The Nations, es imposible que ahora en adelante no hagamos un paralelo entre ambos grupos y sus respectivos nuevos lanzamientos. Es innegable que Accept dio el primer golpe y de manera bastante categórica, sin embargo, U.D.O. ha demostrado porque son una banda totalmente consolidada que tiene más que ganado su espacio. Es ese sentido, el sexagenario petiso de pelo oxigenado, ha sabido llevar una carrera bastante sana con discos de un nivel parejo, no renunciando nunca a lo mejor sabe hacer: Heavy Metal con actitud y cojones.

También debemos destacar la solidez del line up actual con Stefan Kaufmann e Igor Gianola (guitarras), Fitty Weinhold (bajo), Francesco Jovino (batería) y, por supuesto, el gran Udo Dirkschneider en la voz. También se repite la formula con Kaufmann en las labores de producción quién -al igual que en Dominator– le imprime un sonido a ratos industrialoide a la guitarras que me recuerda a lo hecho por Priest en discos como Jugulator, por ejemplo. Es decir, el espíritu de Heavy Metal de la vieja escuela está presente, pero con un sonido moderno y actualizado.

Rev-Raptor es el decimotercer larga duración de su extenso catálogo iniciado en 1988 con Animal House. Las marcas registradas de U.D.O. están presentes, partiendo por las temáticas futuristas como el mismo nombre de este trabajo. Según investigué, un Rev-Raptor es un Zoid, una forma de vida mecánica perteneciente al universo de androides Zoid, que a su vez es una franquicia de juguetes japoneses. Por otro lado, al arte de la portada nos muestra al payaso de Mastercutor con un traje futurista -parecido al que usara Lex Luthor, el archi enemigo de Superman/Clark Kent-  desplegando todo su arsenal de armas dispuestas a acribillar y aniquilar a cualquiera que se interponga en su camino. Pero por alguna razón, siempre he pensado que el arte de las carátulas de los discos de U.D.O. no es precisamente su fuerte y siempre me han parecido mediocres.

Pero bueno, muchos dirán que lo que importa es la música. Y en ese ítem, este disco es todo lo que cualquier seguidor del buen Heavy Metal busca, dando inicio a las acciones con el corte título Rev Raptor, que cuenta con riff agresivos, coros hímnicos y una atmósfera robótica sci-fi. Es cosa de leer la letra: “Semi-solid servo mechanism / Repeating chainsaw’s exothermal rhythm / High tech memory and sleek machining / Bio-homing rocketry repeating”. Menciono también que la influencia de Priest (período Ripper) se deja apreciar no solamente en la letra, sino también en los arreglos en guitarras de la dupla Kaufmann/Gianola. Leatherhead estaba disponible desde hace un tiempo ya y, según palabras del mismo Dirkschneider, es un tributo a toda la comunidad metalhead que han sobrevivido por décadas a los prejuicios de la sociedad, donde la breve pero maliciosa introducción da paso a un riff de medio tiempo ultra pegajoso, y el poderoso e omnipotente coro de inmediato les recordara a Monsterman, clásico del Russian Roulette de Accept.

Y si la anterior traía a la memoria ese  corte legendario de 1986, Renegade tiene un cierto aire a Aiming High. Sin embargo, acá se nota la mano de Kaufmann en las perillas, imprimiéndole ese sonido casi “digital” a las guitarras que ha sido la tónica en los últimos lanzamientos del conjunto. Sería redundante mencionar que resulta imposible  escuchar estos riffs y no mover la cabeza como condenado, aunque claro, no todo es agresividad pues el solo de Gianola le entrega un matiz un poco más melódico. El coro se queda en la memoria a la primera: “Laid to rest by request / By the best by the renegade / Icy stare cold and bare / You beware of the renegade”. I Give As Good As I Get es una balada donde U.D.O. muestra una faceta más solemne y personal, intercalando voces limpias con sus clásicos rugidos estridentes. Sinceramente pienso que es una de las mejores baladas que nos ha entregado, sobretodo por el trabajo vocal donde pone en práctica todos los años de circo. Finalmente el solo de Igor Gianola es simple pero inspiradísimo, ¡gran momento sin dudas!

Dr. Death vuelve a las hostilidades con una base rítmica machacante, rápida y agresiva, e interesantes arreglos en la parte media. ¿Podrían esperar otra cosa que no fuera un mega himno si una canción lleva por título Rock And Roll Soldiers? También fue incluida en el single de Leatherhead y cuenta con un sonido ciento por ciento ochentero, es decir, coros bombásticos, riff crujientes y una letra que nuevamente homenajea a toda la escena rockera. En lo personal, no me aburro de cortes de este tipo, aunque  a ratos U.D.O. tiende a abusar de estas fórmulas.

¿Hablábamos de repetición de fórmulas? Terrovision sigue los mismos patrones de estructura de Dr. Death, Aunque los leads dobles de Kaufmann y Gianola son notables. Underworld también tiene guiños a power ballad, pero a mi gusto, en I Give As Good As I Get, fueron capaces de generar la atmósfera necesaria para este tipo de canciones, aparte que la línea vocal se me hace un poco monótona. Y  Pain Man es una canción que más de alguna vez le hemos escuchado a U.D.O. Ok, es pegajosa y todo lo que quieran, pero entra en la categoría de relleno.

Después de esta irregular seguidilla de canciones  nos encontramos con Fairytales Of Victory, otro medio tiempo de inclinaciones hímnicas. Todo suena muy ochentero, con ciertas reminiscencias a Scorpions sobretodo en la parte del solo que, para variar, es de gran factura. Si hay algo que U.D.O. sabe hacer bien, como mencioné más arriba, son esos grandes coros bombásticos donde el efecto de reverb es el actor principal. Moto-Borg suena al material de la primera etapa del conjunto (Animal House / Mean Machine) y sigue con la temática futurista/cibernética: “Here comes the reaper – the creeper / The Cyber-Lord redeemer / Here comes the rider – decider / The Motor-Borg defiler”. De todos modos la letra me suena un tanto cliché y genérica.

True Born Winners es otro golpe directo al cráneo, donde la letra nuevamente recuerda épocas pasadas: “We gotta drink some more / Until we hit the floor / We’re gonna go rocking wild / We’re gonna blitz this yown / With our heavy sounds / We’ll have a crazy time tonight”, es decir, cánticos de guerra para que las legiones de metalheads tengan orgasmos múltiples. Aunque lo disfrutemos, se espera más de un hombre ya en sus sesenta con miles de vivencias en el cuerpo. Ok, lo clásico de U.D.O. son las guitarras agresivas, una base rítmica aplastante y líneas vocales afiladas… y a grandes rasgos esta oferta responde a su correspondiente demanda, sin embargo, cada año que pasa me queda más claro por qué Deaffy escribía las letras en Accept. Llegamos al cierre con Days Of Hope And Glory, uno de los puntos altos de álbum, con ciertas influencias bluesy mezcladas con el peso y la agresividad características. Nuevamente Gianola y Kaufmann sorprenden con armonías muy bien logradas, aunque la línea vocal de Dirkschneider es un tanto plana.

Rev-Raptor no dejará disconformes a los seguidores de U.D.O. aunque sigo prefiriendo su antecesor Dominator. En la suma y resta final es una producción que tiene todos los elementos clásicos de su carrera, también es destacable el hecho de querer sonar contemporáneos sin renunciar a la escuela clásica, lo que no quita que hayan momentos donde el sabor a refrito sea más que obvio, y que cuenta con algunas canciones de relleno que le quitan impacto. Pero al final del día, lo que se le agradece a U.D.O. es su amor, lealtad, respeto y pasión por seguir haciendo Heavy Metal… y en eso estos alemanes dan cátedra. Si les gustó Thunderball, Mission No. X, Mastercutor y Dominator, no veo razón para que no disfruten de este Rev-Raptor.

5 comentarios
  1. Sauron Dice:

    Siendo que escuche el EP y Leatherhead no me gusto mucho, antes de escuchar este disco no sabia que esperar (normalmente no me hago ese tipo de juicios anticipados) pero cuando lo escuche me lleve una agradable sorpresa, lo encontre mas fresco que Dominator, aunque hay algunos temas que le bajan las revoluciones al disco, pero en general lo encontre bueno, tal vez no sera la nueva obra maestra de U.D.O. pero supo salir airoso con este nuevo disco, la verdad me gusto el review y hay partes en que concuerdo contigo.

    Hagan un review del Call To Arms de Saxon, muy buen disco por lo demas, saludos.

  2. Manowarr Dice:

    concuerdo con Sauron , bueno el disco de el master UDO aunq mucho mejor q el Dominator y . obvio en lo q mas concuerdo es en el que hagan un review del Call To Arms de Saxon album q me dejo los pelos de punta. gran review de UDO

    salutens !!

  3. KARON Dice:

    Buenísimo álbum pero no mejora a Dominator, que es uno de mis favoritos.
    ¡¡¡GRANDE U.D.O.!!!

  4. Julio C Dice:

    Buen disco, lo escuché y me gustó aunque suene a más de lo mismo justamente eso es lo que me gusta. UDO no es un talento creativo propiamente tal, pero lleva la bandera del metal adelante…donde van los valientes !!!!!
    Lo lamentable para Udo es que volvió Accept y de la forma más grande posible.
    Long live Udo….!!!!

  5. Savatage Dice:

    lo encuentro mucho mejor que los mencionados anteriormente, una producción increíble, y nunca había escuchado una canción tan buena como I give as good as I get…
    Muy buen disco

Los comentarios están desactivados.