Hay bandas y discos que se convierten en clásicos no sólo porque sentaron un precedente musical y artístico, sino también porque marcaron una época y ayudaron al género a convertirse en un fenómeno sociocultural. Y si nos remontamos a los años del boom del Heavy Metal, y más específicamente a 1984, es probable que el conjunto del estilo en el mundo haya sido Twisted Sister.

Era el momento y el lugar adecuado para la banda, la revolución MTV había apostado por el Heavy Metal y lo había convertido en algo importantísimo en su parrilla programática. Es innegable que muchos vivieron sus 15 minutos de fama gracias al otrora canal musical, muchos lo capitalizaron, otros murieron en el camino, algunos pocos trascendieron, sin embargo, si hubiera que elegir a «LA» banda de la generación de 1984, Twisted Sister estaría al menos en la terna final.

Porque querámoslo o no, Dee Snider se transformó en el emblema de aquellos años y en el poster boy por antonomasia. Se necesitaba una figura estrafalaria y reconocible, y el bueno de Dee dio justo con ese perfil. Posiblemente sin siquiera buscarlo, porque el approach musical del conjunto era mucho más agresivo y callejero que muchos de sus contemporáneos. Pero llámese por el azar del destino, la sobre exposición de MTV, canciones pegajosas o videos divertidos, es que la voz de la gente de hizo escuchar por eso  hoy en día los consideramos como un clásico indiscutido y una de las agrupaciones más importantes de su época.

Stay Hungry de Twisted Sister no es sólo su disco más famoso, y el que incluye sus hits más reconocibles, también es que gracias a placas como esta el Heavy Metal llegó a cada rincón del mundo y de seguro fue responsable directo de «enlistar» a muchos en nuestras filas. Si Under The Blade fue una cruda y rabiosa declaración de principios, en You Can’t Stop Rock ‘n Roll tenían su primera gran oportunidad al contar con el apoyo de un sello grande luego de años rondado el underground newyorkino. No obstante, con Stay Hungry alcanzaron definitivamente el pináculo total en cuanto a popularidad y éxito en ventas, además de transformarse en el punto de inflexión de la carrera del conjunto.

De hecho, muchas fórmulas que dieron resultado en este álbum habían sido usadas en sus anteriores placas. La diferencia es que aquí contaron con una producción mejor cuidada, a cargo de un productor legendario de esos años como lo fue Tom Werman (Mötley Crüe, Stryper, Poison, Cheap Trick, etc.), hipotecando de manera ligera el filo y la crudeza de los primeros trabajos, pero encontrando el balance necesario para hacer de su música algo «apto para todo público».

La canción homónima, es decir Stay Hungry, es la encargada de abrir los fuegos. Un tema heavy metalero a tope, hímnico y con un Dee cantando de manera aguerrida, mientras que la batería de A.J. Pero y Mark «The Animal» Mendoza atacan de forma feroz su batería y bajo respectivamente. El estribillo debe ser el punto más álgido, coreable y reconocible de forma inmediata: «Stay Hungry / Feel The Fire / Stay Hungry / Don’t Explode / Stay Hungry / With Desire / Stay Hungry / You’re Alone». ¿Y qué se podría comentar de We’re Not Gonna Take It? ¡Que es uno de los hits más grandes en la historial del Rock y el Metal! O como lo conocemos comúnmente los chilenos, el «Huevos con Aceite», al punto que en su primera visita a nuestras tierras, el mismísimo Dee Snider pidió a los asistentes que cantarán nuestra versión chilenizada, lo que lógicamente convirtió aquel momento en algo único e inolvidable en las historia de los conciertos de nuestro país. Pero más allá de hacer un comentario descriptivo de un tema que todos conocen, quisiera hacer un reconocimiento al video, el cual me arriesgo a decir que es aún mejor que la canción misma. Trata de una manera bastante simpática el paradigma de la persona que nadie lo entiende y que lo han tratado de imbécil por la música que escucha e intereses varios. O sea, ¿a cuántos de nosotros alguna vez nos hicieron la pregunta «What you wanna do with your life?», al igual que el alumno del video?

En cambio en Burn In The Hell volvemos a la oscuridad de los inicios, con un corte que es un upgrade de lo que en el primer álbum trataron de hacer en Destroyer, por ejemplo. Comenzando con guitarras densas y pesadas – de marcada orientación «doom»- mientras Dee narra de maliciosamente la estrofa «Welcome to the abandoned land / Come on in child, take my hand / Here there’s no work or play / Only one bill to pay / There’s just five words to say /As you go down, down, down/ You’re gonna BURN IN HELL». Los riffs y leads de los notables J.J. French y Eddie «Fingers» Ojeda tienen una clara influencia británica, donde Judas Priest se alza como la influencia más reconocible. Esta una de mis canciones favoritas y una de las más poderosas de su catálogo, la que incluso alguna vez fuera versionada de manera magistral por los mismísimos Dimmu Borgir.

En esa misma línea continuamos con la épica Horror-Teria: Captain Howdy / Street Justice. Imponente, cruda, rabiosa, tétrica son algunos de los epítetos que se me vienen a la mente para describirla, donde nuevamente podremos apreciar el poder de los riffs de la dupla French/Ojeda sumados a la expresividad y matices de Dee Snider, quien acá recuerda bastante a Alice Cooper en su línea vocal. I Wanna Rock es otro hit de estadio imperecedero, extremadamente simple, efectivo y  uno de sus caballos de batalla por definición. No hay mucho más que agregar salvo que su video otra vez es notable y es cierta forma es una especie de continuación al de We’re Not Gonna Take It.

A continuación llega otra de sus grandes canciones, la inspirada balada The Price. Sin dudas una de las grandes cortes de su época, en un año donde tuvo que hacerse un nicho entre otras grandes baladas de todos los tiempos como lo fueron Still Loving You de Scorpions y Alone Again de Dokken. Con una letra inspiradísima y un solo inolvidable cortesía de Eddie Ojeda muestra el lado más intimista del conjunto sin caer en lo meloso y lo obvio.

Entrando ya en la parte final del álbum llega Don’t Let Me Down, otro corte con clara influencia del Heavy Metal británico, lo que se acentúa en el coro y armonías de guitarra. La línea de bajo de Marc «The Animal» Mendoza es sencillamente notable, mientras que el doble bombo de A.J. es preponderante y gran protagonista a lo largo de la canción. Luego, la oscuridad regresa con The Beast, donde Snider vuelve a sorprender con su teatralidad, y los riffs a pesar su simpleza llenan cada espacio y logran la atmósfera necesaria para que el blondo nuevamente haga lo que mejor sabe hacer :»If you don’t have what it takes / Don’t try to play you’ll lose your stakes / Remember this at least / It’s the nature of the beast». El final llega con un tributo a su seguidores como es lo S.M.F. (denominados como «Sick Motherfuckers Friends Of  Twisted Sister«), con una estructura que recuerda por todos lados a AC/DC y un estribillo que es otro momento clásico en las presentaciones del conjunto: «You’re a walking wonder / You’re a metal machine / Look and you’ll see / You’re a lot like me / You’re an S.M.F».

Stay Hungry es uno de los lanzamientos más importantes de la historia del Heavy Metal, precisamente porque ayudó a masificar el movimiento y hacerlo global. También marca un antes y un después para la carrera de Twisted Sister, porque a pesar de vender varios millones de copias, con él fue el principio del fin del conjunto, pues luego de esto lanzarían los irregulares Come Out And Play (1985) y  Love Is For Suckers (1987), para posteriormente disolverse. De hecho, este último en un principio sería un disco solista del cantante que por presiones del sello fue lanzado bajo el nombre Twisted Sister, algo similar a lo acontecido con Seventh Star de Black Sabbath (que originalmente saldría como un álbum de Tony Iommi en solitario).

Es probable que la música de Twisted Sister, al momento de alcanzar el éxito y la sobre exposición mediática, haya perdido el elemento que hacía de su música algo único: «La rabia». Alguna vez Dee Snider comentó «nosotros teníamos mucha rabia, pero llegado el éxito en un momento me pregunté: ¿de qué diablos estamos enojados ahora si estamos ganando millones de dólares?». Como para reflexionarlo, aunque de todos modos aquello no empaña lo que lograron en su momento y el aporte al género.

 

7 comentarios
  1. ... Dice:

    Se que no tiene nada que ver, pero no hay informacion acerca del rumor de la muerte de Mike Howe?

  2. mindfreack Dice:

    grande twisted sister una de la spriemras bandas a escuchar en esos aaaaaaños, fue la raja verlos en vivo y cantar esos clasicazos

  3. NicolasBeg Dice:

    Tremendo disco, todos los temas son buenisimos, sin duda la mejor epoca de una buena banda.

  4. Vanfester Dice:

    me alegro mucho que sacaran este disco del baul de los recuerdos, que lo destaquen por su aporte al mundo del metal y musica en general, su trascendencia y peso a las nuevas generaciones,,, Dee Snider todo un icono,, mi primer mentor,, salud por TS!

Los comentarios están desactivados.