Luego de un receso de cinco años desde “Angels of the Apocalypse”, Timo Tolkki anunció el lanzamiento de la tercera entrega de su proyecto Avalon, nuevamente bajo el alero de Frontiers Records.

Tras su salida de Stratovarius, el icónico guitarrista finlandés se ha embarcado en una serie de proyectos musicales con resultados bastante incongruentes. Con respecto a Avalon, el disco debut “The Land of New Hope” (2013) generó cierto interés entre los fanáticos, mientras que el ya mencionado “Angels of the Apocalypse” (2014) tuvo una recepción bastante más fría a pesar de la calidad de los músicos involucrados. Los principales dardos apuntaron a la deficiente producción del disco, junto a lo poco novedoso de las composiciones. Y es que los altísimos estándares que el maestro finlandés estableció durante su época dorada en los noventas le han jugado en contra a la hora de satisfacer las expectativas de sus seguidores.

En este contexto es que analizamos “Return to Eden”, disco que cuenta con además de Tolkki en las guitarras principales, una alineación de músicos de sesión italianos conformada por Aldo Lonobile (guitarras, producción), Giulio Capone (batería), Antonio Agate (teclados) y Andrea Buratto (bajo). Tal como ha sido la tónica en las previas entregas de Avalon, las voces están a cargo de una fina selección de vocalistas de la esfera mundial del Heavy y Power Metal. Sin embargo, en esta ocasión nadie se ha repetido el plato y los escogidos para debutar son Todd Michael Hall (Riot V), Anneke van Giersbergen (ex-The Gathering, Vuur, solista), Mariangela Demurtas (Tristania), Zak Stevens (Savatage) y Eduard Hovinga (ex-Elegy, Mother of Sin). Con esta impresionante lista de cantantes y después de tan larga espera, los fieles fanáticos que siguen a Timo en las buenas y en las malas seguramente estarán ansiosos por escuchar nuevo material del eximio compositor.

El álbum abre con Enlighten, una solemne introducción de teclado con orquestaciones pomposas, dando paso a una fuerte lluvia que prepara la atmósfera para el primer cañonazo de la jornada. Nos referimos a Promises, sencillo de adelanto con el que fuimos sorprendidos hace unas semanas. Desde el poderoso riff inicial junto a los vertiginosos arreglos de guitarra y teclados sabemos que estamos frente una canción épica, con todos los elementos que hicieron de Tolkki uno de los compositores más destacados del Power Metal. La pegajosa línea vocal, interpretada magistralmente por la potente voz de Todd Michael Hall, le agrega peso y categoría a un tema que se perfila inmediatamente como unos de los puntos altos del disco. No es coincidencia que Todd haya sido el elegido para la difícil tarea de tomar el micrófono en los renovados Riot V, elevándose a la categoría de los grandes vocalistas del Heavy Metal contemporáneo.

Return to Eden es una correcta canción, de ritmo más pausado y que se destaca desde el punto vista instrumental por sus interesantes orquestaciones que emulan el sonido de gaitas célticas. Hall se luce nuevamente en las voces y Mariangela Demurtas nos sorprende por primera vez con su dulce voz que encaja a la perfección. Por otra parte, la participación de Zak Stevens es un poco menos convincente y llamativa, pero sin llegar a arruinar la canción. Hear My Call fue el segundo adelanto de la placa y cuenta con el inconmensurable aporte y sello único de Anneke van Giersbergen. Personalmente no tengo problemas con que la música de Avalon se aleje del Power Metal tradicional, explorando un sonido más popero y melódico que se acerca a lo que Anneke viene haciendo en su carrera solista. A mi parecer esta colaboración es un acierto, a pesar de lo que algunos puristas puedan objetar.

A continuación tenemos Now And Forever, la tercera y última colaboración vocal en el disco por parte del gran Todd Michael Hall, en la cual nuevamente entrega una interpretación sublime desde el punto de vista técnico. Se trata de un tema más cercano al estilo que Tolkki cultivó en sus últimos años con Stratovarius, manteniéndose en el rango del medio tempo sin muchos cambios de intensidad, haciéndolo quizás un poco repetitivo y predecible a final de cuentas.

Miles Away arranca de forma prometedora con el sonido inconfundible de guitarra del maestro, entregándonos una introducción llena de sentimiento y que lo lleva de vuelta a los mejores momentos de su carrera. Por su parte, la anémica interpretación vocal de Zak Stevens vuelve a dejar cierta disconformidad, quizás sea solo cosa de gustos, pero da la impresión de que el tipo cantara sin ganas, haciendo que la canción se sienta insípida.

Afortunadamente la cosa mejora bastante con la furiosa Limits, un bombazo de puro Power Metal a la vena y que cuenta con la poderosa voz de Eduard Hovinga, muy adecuada para el estilo musical en cuestión. La instrumentación es vertiginosa e impecable, trayendo a colación todos los ingredientes que definen a un tema clásico en su categoría y elevándose como otro de los momentos memorables de la placa.

We Are the Ones es la segunda colaboración de Anneke van Giersbergen, que con su voz angelical le aporta dinamismo y personalidad a una entretenida canción que nuevamente se mantiene en un terreno más melódico comparado con el resto del disco. Por su parte, Godsend es una tibia balada interpretada de manera correcta por Mariangela Demurtas, pero que se queda un poco corta en elementos sorpresivos o innovadores desde el punto compositivo, sin lograr despegar ni convencer del todo.

Give Me Hope es un nuevo intento de volver al sonido Power Metal clásico, con la afilada voz de Eduard Hovinga que logra un buen cometido. En términos de frescura y relevancia, esta canción se queda un peldaño más abajo que las otras canciones rápidas del disco. Algo similar sucede con Wasted Dreams, la tercera colaboración de Zak Stevens que, aunque en esta oportunidad le ponga algo más de empuje a su interpretación, no alcanza para hacer que la canción se destaque dentro del montón.

La encargada de cerrar la placa de forma magistral es Guiding Star, una de las joyitas del disco a mi parecer. En esta canción todas las piezas caen en el lugar correcto, con refrescantes cambios de intensidad y atmósfera, un gran trabajo de guitarra por parte de Tolkki, junto a una interpretación vocal impecable cortesía de Mariangela Demurtas. Un broche de oro para esta tercera entrega de Avalon.

“Return to Eden” marca una mejora substancial con respecto a su placa antecesora en términos de producción y composición, aunque está lejos de ser un disco perfecto. Después de tantos años, el maestro Tolkki es aún capaz de deleitarnos con sus habilidades en las seis cuerdas y nos entrega al menos cinco canciones de primer nivel, pero también cae por momentos en esa falta de ideas que han hecho su carrera post Stratovarius tan irregular. La mayoría de los vocalistas involucrados cumplen con su labor de forma satisfactoria, destacándose en particular la participación de Todd Michael Hall y Anneke van Giersbergen. Por el momento, no sabemos a ciencia cierta cuál será la siguiente jugada en la carrera de Timo Tolkki, pero este parece ser un paso en la dirección correcta y que le permitirá mantener su vigencia como una de las figuras más insignes de la historia del Power Metal europeo.

Review: David Araneda