Fueron años esperando volver a ver a un virtuoso, a un elemento fundamental de este estilo que nos reúne en esta web y en este tipo de conciertos, la hora de volver a ver al gran Timo Tolkki tocando sus clásicos en vivo por fin había llegado. Desgraciadamente no fue de la forma que todos hubiéramos deseado -compartiendo escenario con sus excompañeros de Stratovarius– pero no dejó de ser un tremendo evento, especialmente si consideramos que quienes lo acompañaron en esta gran noche fueron la banda tributo chilena Visions, para los que definitivamente debe haber sido una noche apoteósica.

Caterina Nix | Chaos Magic

Arranca frente a un público muy disminuido, a la mitad de su presentación unas cien personas se encontraban en la cancha del Centro de Eventos Blondie. Sin embargo, la gente se relaciona de maravillas con la banda, respondiendo a los pedidos de Nasson y la misma Caterina Nix. Desgraciadamente, durante casi toda la presentación de los nacionales el sonido no fue el mejor aliado de la banda, con una batería que opacaba en varios pasajes al resto de los instrumentos y una guitarra que se escuchaba difusa en ocasiones. Así pasan I’m Your Cancer y Path Of The Brave, apreciándose algunas dificultades de Caterina para alcanzar un par de notas mientras cantaba One Drop Of Blood pero nada que afectara la presentación.

Sin terminar el tema anterior arranca la intro de Like Never Before, por los problemas en el sonido la voz de Nix cuesta entenderla al principio, aunque se va arreglando a medida que avanza, escuchándose algunos acoples mientras se nota que la máquina liberó mucho de su producto para la cantidad de gente presente, lo que jugó más en contra que a favor de crear ambiente, el apoyo de Nasson en las voces también se pierde por los problemas de sonido.

Tras una breve conversación con el público recuerda que recientemente lanzaron su nuevo disco, para lo que presenta Furyborn, el title track, donde la música está mejor ecualizada y se escucha mejor la voz de Nix y de Nasson pero se mantienen los problemas de sonido, algunas cabezas se mueven tímidamete a estas alturas de la noche mientras se aprecia que la presentación está siendo grabada. Antes del próximo tema, Caterina explica que éste, en la versión de estudio, cuenta con la colaboración de Tom Englund, de Evergrey pero, por razones obvias, no puede estar presente pero Nasson se encargará de sus partes y así arranca Falling Again, donde se escuchan varios acoples que no alcanzan a perjudicar la presentación pero mantienen la percepción de un mal trabajo de mesa, especialmente cuando se escucha uno fuerte y molesto. Sin embargo, la banda incólume continúa con la tremenda presentación a la que ya nos vienen acostumbrando.

Mientras comienza a sonar The Point Of No Return se escuchan fuertes y molestos acoples, además que la voz de Nix se perdía en el volumen de los instrumentos, sin embargo, alcanza a notarse la influencia del gran Tolkki en la composición, mejorando considerablemente la ecualización a medida que avanza el tema pero sin llegar a sonar escucharse como debería, lo que es una verdadera pena, porque en otras presentaciones ha podido lucirse sin problemas de la mano de un muy buen sonido. Al terminar, Caterina presenta a su banda: Mario Torres en la guitarra, Carlos Hernández en la batería y Nasson en el bajo y segunda guitarra, esto, para anunciar a un invitado de honor al escenario, el mismísimo Timo Tolkki, quien por su vuelo desde Perú, aún no había llegado al local, por lo que rápidamente se organizan para presentar You Will Breathe Again. Por fin el sonido se arregla y la banda suena como corresponde aunque las voces se ven opacadas en algunos pasajes, muy buen juego de luces que creo deja en claro estaban preparados por si esto pasaba.

¡Ahora sí! Nuevamente invitan al escenario al finlandés y el gigante bonachón sube a acompañarlos, el público lo vitorea, él abraza a Caterina, se arma con su guitarra y empieza a sonar la intro para Alive. A Tolkki se le ve bien y feliz, disfrutando el poder tocar con alguien conocido, aunque sea frente a poca gente que, a esas alturas, alcanzaba a unas trescientas personas. A pesar que la presencia física de Tolkki es innegable, su presencia musical lo es aún más, especialmente con sus arreglos hacia el final.

Así terminan de abrirse los fuegos y hasta Tolkki ya queda con los motores precalentados para lo que será la noche más larga de su gira.

Setlist de Caterina Nix | Chaos Magic:

1. I’m Your Cancer
2. Path Of The Brave
3. One Drop Of Blood
4. Like Never Before
5. Furyborn
6. Falling Again
7. The Point Of No Return
8. You Will Breathe Again
9. Alive (con Timo Tolkki)

Timo Tolkki + Visions

A la hora anunciada se apaga la pantalla de fondo, deja de sonar la música envasada y pareciera escucharse una intro de música clásica, aunque ésta no se escuchaba a volumen concierto por el sistema de sonido sino que parecía oírse sólo en los retornos y algo nos rebotaba a nosotros. Así la banda tributo chilena Visions sube al escenario junto al esperado y vitoreado Timo Tolkki, para arrancar con la invaluable Black Diamond, perfectamente tocada por el teclado de Javier Mancilla, aunque la ecualización sigue con problemas, Tolkki demuestra su profesionalismo y sigue tocando sin reclamar nada, él mismo se acerca a su amplificador y lo modifica una, dos, tres veces, un crack. Cabe destacar al vocalista Ricardo Zúñiga quien intenta dar una experiencia lo más cercana a Timo Kotipelto, no sólo con su voz sino también con su puesta en escena. Un Tolkki extasiado se luce cambiando un poco el solo, haciendo maravillas en la sección más rápida del tema, arreglando su amplificador para sonar como él quiere… y despachándose un tremendo arreglo final.

Zúñiga aprovecha el espacio entre temas para saludar y darle la bienvenida a Tolkki a nuestro país, entonces el finlandés dueño de la fiesta arranca con Paradise, buscando destrozar el lugar con el sonido de su guitarra. Aunque Timo no se mueve mucho, se nota que no es porque no quiera si no por razones más de salud o edad quizás, haciendo varios arreglos nuevos a sus canciones y despachándose un solo de maravillas, entregándose con todo muy bien acompañado del bajo de Rául Tobar y el resto de la banda que se mantienen a la altura de la noche.

Un poco más atrás en el tiempo nos vamos y escuchamos Against The Wind, donde podemos ver a Tolkki casi queriendo volar con su guitarra, así de emocionado se veía, regalando un tremendo momento de la noche con una reciprocidad emocionante entre el público y el finés. Al terminar, Timo nos regala algunas palabras en finlandés, que obviamente no muchos entendieron, pero si nos quedó claro su grito de “perkele” y “saatana”. Así anuncian que la próxima canción viene volando para arrancar con Eagleheart, una canción que si bien es potente y canchera, no requiere mucho trabajo de Tolkki, por lo que no se puede lucir mucho pero, cuando llega el solo, Timo vuelve a dejar en claro porqué su nombre es tan grande. A estas alturas ya tenemos más de quinientas personas en la Blondie y TT regala alguna uñeta mientras termina la canción para pedir una cerveza, darle un sorbo y… ¡regalarla!

Ahora Zúñiga nos indica que la siguiente canción Tolkki tiene muchas ganas de tocarla porque nunca lo ha hecho en nuestro país y así, con un potente inicio, escuchamos Galaxies, sin embargo, hacia la parte central lenta aparecen algunos problemas con la guitarra de Timo, los que él mismo soluciona como todo un profesional, se enreda un poquito al empezar el solo pero a este maestro todo se le perdona porque no deja de ser tremendo.

Como buen frontman, Zúñiga pregunta al respetable si está listo para dejar la cagada, mientras Tolkki se repone un poco con agua y empiezan a sonar los acordes de Hunting High And Low, poderosa como siempre con Timo arrancando su parte antes que la banda, dejando claro que la canción es suya y de esto, poco más se puede decir que: ¡tremendo!

Siempre interactuando con el público, ahora TT choca su cerveza con la de alguien en el público y, mientras suena la intro para la maravillosa Destiny, un “desahogo” raro tocan en los instrumentos, casi no dejando escuchar la intro, quizás ellos no la escuchaban… toda la primera parte de la canción con voces corales suena envasada, luego se lanza la banda completa, uno podía escuchar a Stratovarius a través de estos muchachos y teniendo a Tolkki en el escenario, quien encima cantó todas las canciones mientras las tocaba. Al terminar, Timo felicita y aplaude al público, sólo para que se hagan una idea de cómo venía reaccionando el respetable a la presentación del gigante, a lo que el público responde cantando un “olé olé olé olé, Timo, Timo”.

Luego de los cánticos, una silla entra al escenario, Tolkki se sienta y le entregan una guitarra acústica en la que empieza a tocar los acordes de Coming Home, un momento emocionante, cercano, tan cómodo se sintió Timo que se despachó, entre medio, el 4º Movimiento de la Sinfonía Nº 9 de Beethoven, más conocida como la «Canción de la Alegría», que es acompañada en tarareo por el respetable. Luego, en el mismo formato, continuamos escuchando la tremenda Forever, la que todo el mundo canta y acompaña con las palmas, incluso, en un momento sólo el público cantó el coro y se nota a Timo disfrutando el momento.

Al anunciar la siguiente canción, obviamente el público se volvió loco porque lo que se venía era la tremenda Phoenix, en cada quiebre rítmico el respectivo grito de “hey!” estremece el local y, me parece importante destacar, el dominio del público que demostró el vocalista de la banda, ya que entre él y Tolkki nos regalaron una experiencia “stratovariesca”, donde hasta los acoples dejaron de importar, con un Timo que, aunque cansado, pide palmas porque claramente no tiene intenciones de que la noche termine todavía.

Entonces Zúñiga, emulando a Kotipelto en algunas presentaciones que todos hemos visto o escuchado anuncia, cuál vocalista extranjero, que lo siguiente será Distant Skies, la que suena potentísima aunque la gente parece ya estaba un poco cansada porque ya no se movió tanto, sin embargo, cantó la canción completa, especialmente tarareando el puente luego que Tolkki volviera a dar clases con su solo. Al final hubo un acople tan feo que Timo terminó haciendo un sonido de ambulancia con su guitarra… así de alegre estaba el muchachón.

Para anunciar la próxima, los típicos juegos con el nombre de la canción, The Kiss Of Judas se deja caer y el público ya no quería más, rendido totalmente a los pies de nuestro invitado de honor quien, además, por fin entra en confianza y se mueve a través del escenario para acercarse al tecladista y jugar un poco con él y su teclado, el que tiene un patito de plástico rememorando a Jens Johansson y sus patitos propios, el cual Timo, previo permiso de Mancilla, regala al público. Acá Tolkki se ve más relajado y despierto, sabiéndose dueño de la jornada se abre de brazos tras su última nota antes del pasaje instrumental y así lucirse en el solo.

Tras un pequeño descanso, el mismísimo Timo Tolkki nos pregunta qué queremos escuchar, entre medio de algunas palabras que no se entienden bien por lo bajo del volumen en su micrófono grita “father time!”, celebrando y felicitando la entrega de público, entonces empieza a sonar la inmortal Will The Sun Rise?, cantada por la toda la Blondie, ahora Timo juega con el bajista, a quien abraza mientras tocan y luego nuevamente se acerca al teclado para jugar, hasta el “duelo de solos” donde se enreda un poco al principio pero, obviamente, se reencuentra enseguida y termina con su guitarra sonando cual saludo de Woody Woodpecker, el recordado Pájaro Loco.

Tolkki nos recuerda que está grabando su nuevo disco, que espera nos guste lo que está componiendo y vendrá en ese trabajo y, con esta introducción, se viene un momento esperado, la mítica Speed Of Light empieza a sonar con un Timo dejando claro quién es el dueño de estas canciones. El público desorbitado grita y salta al son de su guitarra. Hacia la mitad del tema: silencio. Entonces Tolkki comienza a jugar subiendo poco a poco la velocidad de su guitarra hasta que vuelve al ritmo y entra toda la banda. Al terminar, una nueva uñeta le llega al público, se saca la guitarra y en medio de la oscuridad del escenario todos bajan.

Luego de este pequeño encore, Mancilla con su teclado, Tobar con su bajo y Sebastián del Pino en la batería vuelven al escenario para tocar Shock, un cover a la versión chilena del tema de John Tesh, si no le suena, recuerde El Tiempo en Megavisión de los años 90. Ese mismo tema, un momento divertido de la noche mientras Tolkki descansaba un poco, al terminar, del Pino siguió luciéndose un poco un solo de batería al que el público enganchó, entonces Timo regresó.

Ahora Tolkki nos pregunta si nos gustaría escuchar algo cantado por él, explicando que no sabe cómo saldrá porque está un poco resfriado pero a nadie le importa, ni a él ni a nosotros, así que lo intentará y pareciera que no estaba en el libreto porque se demoran un poco en coordinarse y, así, comienza a sonar Hold On To Your Dream. Escuchar este clásico cantado por él mismo compositor y voz original fue el momento más nostálgico de la noche creo yo, sin lugar a dudas lo más emocionante, ya hacia el coro Zúñiga se hace cargo pero ya da lo mismo, Timo Tolkki nos cantó y, al terminar, nos pidió que nunca dejemos de soñar y si alguien nos pide que dejemos de hacerlo, su consejo fue sencillo “fuck off!”.

Zúñiga presenta a la banda, donde sólo nos falta del guitarrista oficial de esta banda que actuó como segunda guitarra en esta oportunidad, Omar Alvear y, al presentar oficialmente a Tolkki, éste se inclina ante su público cuando todos sentimos debió ser el público arrodillado ante él, recibiendo toda la ovación del respetable. Ahora sí empieza a sonar Father Time, la que comienza como desordenada, no se entiende bien la música en un principio, para aclararse a los pocos segundos y escuchándose lo que queremos escuchar. Tolkki se divierte mientras se ve reflejado en la forma de tocar de Alvear. Al terminar la sección instrumental, que toda la Blondie coreó, se da un corte brusco que da paso a un final mucho más pesado.

Mientras Zúñiga pregunta si queremos más y Tolkki se hidrata un poco, el vocalista pide aplausos para el maestro simplemente porque el maestro está feliz de estar con nosotros, porque ama a Chile y porque somos el mejor público. Entonces nos devolvemos mucho en el tiempo y escuchamos la maravillosa Twilight Symphony, donde se nota que Timo no quiere dejar de tocar aunque ya lleva casi dos horas, pareciera que en toda su vida jamás pasó un sólo día sin subirse a un escenario, disfrutando a concho su tiempo en el escenario y regalándonos un tremendo solo.

Así se anuncia la última canción de la noche, una que Timo no ha tocado en toda la gira, ni en Europa ni en el resto de Sudamérica, dicho esto empezamos a escuchar Legions. Potencia pura y pasión desenfrenada, donde podemos ver a un Tolkki que toca y canta con el alma, donde aunque parece haberse escuchado una descoordinación mínima (que puede haberse debido sólo a la diferencia de volumen entre la guitarra del maestro y el teclado) a nadie le interesó. Timo se golpea el pecho cada vez que pueda regalándonos su corazón en la guitarra, dejando en claro lo emocionado que estaba y así, la noche termina por todo lo alto y con Timo Tolkki preguntándonos dónde puede ir y qué puede conocer en Santiago porque le quedan un par de días por aquí.

La leyenda del Power Metal mundial nos regaló una noche tremenda, que sólo nos permite soñar con, alguna vez, poder ver y escuchar a la formación clásica de Stratovarius, si ya lo hizo Helloween y Rhapsody, todavía podemos soñar.

Setlist de Timo Tolkki en Chile 2019:

01. Black Diamond
02. Paradise
03. Against The Wind
04. Eagleheart
05. Galaxies
06. Hunting High And Low
07. Destiny
08. Coming Home (acústico, con extracto de 4º Movimiento de la Sinfonía Nº 9 de Beethoven)
09. Forever (acústico)
10. Phoenix
11. Distant Skies
12. The Kiss Of Judas
Encore
13. Shock (cover de John Tesh/René Calderón)
14. Will The Sun Rise?
15. Speed Of Light
16. Hold On To Your Dream
17. Father Time
18. Twilight Symphony
19. Legions

Review: Seba Miranda
Fotos: Guille Salazar