Accept y Destruction son dos bandas que tienen bastantes cosas en común, mas allá de la evidente coincidencia en su país de origen, la principal de ellas es que son bandas consistentes, que tienen un sentido claro y concreto de lo que su música es, y lo proyectan, lo sostienen en el tiempo como un estandarte, y mantienen por ende a sus fanáticos de hace años recibiendo siempre la misma emoción en cada lanzamiento. The German Panzer, es el hijo genéticamente idéntico a sus padres, la creación Heavy Metalera de Schmier (Bajo y frontman de Destruction) y los incombustibles Herman Frank y Stefan Schwarzmann (quienes hace pocos meses abandonaron Accept) es una descarga de poder muy similar a las bandas originales de los integrantes de este mega proyecto, de hecho el Panzer («vehículo blindado de combate» en alemán) que ilustra la caratula de este “Send Them All To Hell” es una perfecta descripción gráfica de cómo se siente cada uno de los temas de este disco: pesado, potente, poderoso.

El disco suena fuerte de entrada, Death Knell es un temazo cargado con esos coros multitudinarios muy alemanes en sus génesis. Los riffs muy afilados recuerdan un poco a Rage, al menos en la intro.  Con respecto a las letras y las líneas vocales, son completamente “de estadio”. En realidad, ¿qué podíamos esperar de Schmier con ex miembros de Accept? Nada más ni nada menos que un mazazo alemán, y eso es exactamente lo que recibimos en Death Knell.

Con el segundo tema, llamado Hail And Kill (sí, como el de Manowar) mis miedos comienzan a ser que esto sea otro disco de Accept con algunos matices, pero cuando comienzan las voces entiendo que no será igual porque Schmier se encarga de gritar las voces con un poder y un desgarro que marca de inmediato la diferencia (sin decir con esto una herejía tal como que Mark Tornillo sea un pusilánime). El pre coro del tema es sencillamente una maravilla, qué intenso es cuando un buen bridge es sólido, cuanto eleva cada tema, sin duda que en Alemania esto lo han entendido siempre muy bien y lo han convertido en un ítem tan característico del Heavy Metal de esas tierras. Me gustan mucho los solos del tema, creo que hay preocupación en ellos y se nota incluso en la mezcla del disco que los eleva a gran nivel.

Claramente el “mandarlos a todos al infierno” no es un figura retórica propia del nombre del disco, con Temple Of Doom nos damos cuenta que estos cabros no tienen la más mínima intención de hacer una pausa. Puede sonar obvio pero esto es Destruction con Accept en una juguera. La batería acelerada y asesina del Thrash con los riffs Heavy metal, de hecho, con respecto a la mezcla del disco es impresionante, la batería sobre todo, sin sonar plástica es un verdadero placer, desde el logo hasta el cover el concepto es duro, y pesado metal al estilo tradicional germano. El poder de fuego del Panzer alemán puede volar cualquier cráneo que se le ponga por delante, así lo hizo con el mío al menos.

Panzer es el tema que menos me gusta de la placa, pero es posiblemente el más “alemán” del disco, creo que con las marchas o los midtempo hay que ser cuidadoso, quién es uno para decirles qué hacer a estos monstruos de la música, pero creo que el tema es demasiado rico en melodías y estructura para caer en un coro así de simplón, quienes componen música sabemos que eso a veces pasa: tienes el coro, tienes una estrofa precisa y la línea vocal del coro no sale nunca, así pasen días, semanas o meses. Bueno, en mi humilde opinión, el coro de: “Like a Panzer, Like Cancer, Like a Panzer» no suma mucho a un tema que en guitarras esta súper bien trabajado.

Freakshow es un tema veloz, de estructura simple pero directa, me gustó bastante, la banda toca con la madurez de quien lleva años de circo, y eso se nota en todos los tracks.  Los riffs de Mr. No-Brain son alucinantes, me gusta como la voz de Schmier se muestra más melódica que en los demás tracks, eso le da matices al disco y lo saca del riesgo de la monotonía. El trabajo de guitarras acá está realmente sobresaliente. Debo reconocer que tras redactar el presente review seguí cantando por todos lados el “I don’t believe in what you say / Twisted – twisted!

Why es un tema que me trae a la memoria un track que me encanta del «Blind Rage» de Accept, Fall of the Empire, mi favorito de ese disco de hecho, el coro es bastante llamativo y le da un toque especial a la canción, es un tema marchante que suena muy, muy espeso, gracias a la exagerada distorsión de las guitarras a lo largo de todo el tema. Un temazo.

El octavo tema del disco se llama Virtual Collision, y nos recuerda porqué los alemanes son los campeones mundiales indiscutidos en cómo hacer un coro.  En este tema las estrofas y los riffs que acompañan los quiebres no me quiebran tanto el «mate» como los primeros, pero el coro se lleva todos los aplausos, “Embarrassing control,  Over body, life and soul, Embarrassing control, Virtual collision!!!”. ¡¡Buenísimo!!

Roll The Dice no sólo tiene la característica de compartir nombre con ese maravilloso tema de los suecos Enforcer, aparte es uno de los mejores temas de la placa. Hay algunos juegos con las guitarras que suenan algo «modernos», en un mundo y escena como la metalera, para algunos la palabra «moderno» es un adjetivo negativo, en este caso creo que el tema gana muchísimo, pero tal vez a los más puristas del estilo, no les parecerá tan bueno el aporte como a mí. Este tema es otro ejemplo donde la mezcla bridge + coro es sencillamente exquisita.

Cuando comienza Bleed For Your Sins parece estar escuchando a Victor Smolski, de hecho el sonido de Rage me viene a la cabeza constantemente con diferentes fragmentos de temas, las comparaciones a veces son odiosas pero es para que tengan una referencia, además el sonido del Heavy Alemán tiene un sello evidente, por lo demás es un sello de calidad, ya que decir que las guitarras suenan a lo Rage de Smolski es un real elogio, otro temazo que es el broche de oro (que cliché más grande, pero qué cierto es en este caso) para un disco que, derribando todo prejuicio, me sorprendió gratamente (el prejuicio se llama Nuclear Blast, pese a que bandas como Accept no han sacrificado calidad, siempre tiendo a desconfiar de la máquina de sacar discos uno tras otro, pero eso es opinión personal del redactor y da para una columna entera).

Como bonus track, el disco ofrece el abiertamente político Murder In The Skies, originalmente de Gary Moore. La banda debe bajar un par de cambios en brutalidad para interpretar un tema que les queda a la perfección, a veces los covers son sólo un relleno en los discos, pero en este caso es un temazo.

¿Conclusiones? Un disco de Heavy Metal sólido, con guiños a los sonidos naturales tanto de Destruction como de Accept, y que responde muy bien a toda la expectativa que genera su estatus de «Superbanda». Me gustó mucho el disco y de hecho varios de los coros de este “Send Them All to Hell” quedaron por días dando vueltas en mi cabeza. Muy probablemente si usted es un fan del Heavy Metal, le ocurrirá algo similar.

 

3 comentarios
  1. Julio Dice:

    Valió la pena la espera del Review. este discazo salió hace tiempo y es realmente brutal. Destruction + Accept es como decir… Bombas volantes V1 + Wagner…
    !! Maravilloso!!.

  2. Pablo Farías Dice:

    Mas vale tarde que nunca dicen por alli, un poco tarde salió el review pero me pareció genial para un disco que por lo bajo es espectacular

Los comentarios están desactivados.