Entradas

Tuvimos la oportunidad de conversar de forma extendida con Ronnie Romero, cantante de origen chileno radicado en Europa y que nos ha sorprendido durante los últimos años por la cantidad de proyectos en los que se ha involucrado, colaborando con artistas de la talla de Ritchie Blackmore, Adrian Vandenberg y Michael Schenker.

Conversamos en detalle sobre el recientemente lanzamiento de Lords of Black “Alchemy of Souls Pt. 1” y que lo trajo de vuelta a la banda luego de un breve exilio de un año y medio. Ronnie nos cuenta también las historias tras algunas de sus colaboraciones con algunos de los guitarristas más prestigiosos de la historia del rock y el metal. Además, hablamos sobre su relación con Chile y la posibilidad de tenerlo en nuestro país con alguna de sus bandas en el futuro.

Por David Araneda

Para escuchar las respuestas de Ronnie Romero haz clic en el ícono bajo cada pregunta

Primero que nada felicitaciones por el disco, me gustó mucho. Cuéntame un poco ¿Qué tal la situación en España, cómo has sobrellevado la pandemia?
¡Gracias por tus palabras! Bueno, yo llevo como casi un año, o diez meses viviendo en Bucarest, Rumania. Me vine desde España en diciembre del año pasado. Básicamente como en toda Europa, la verdad está la cosa bastante torcida. En el mundo de la música prácticamente todo cerrado, no hay conciertos, muy pocas posibilidades de hacer cosas. Yo he tenido la oportunidad de hacer un par de conciertos o tres aquí cerquita, algunos en Bulgaria, otros en Grecia. Y bueno, complicado, porque como bien sabe todo el mundo el mayor motor que mueve la industria de la música de momento eran los conciertos en vivo. Así es que está complicada la cosa.

Claro, me imagino, no sabía que no estabas viviendo en España. Hablemos sobre el nuevo disco de Lords of Black ”Alchemy of Souls Pt. 1”, ¿Qué sensación te dejó el resultado final?
La verdad es que estoy muy contento porque a pesar de haber estado un poco más de un año fuera de la banda, cuando Tony me mandó las canciones para grabar fue todo muy rápido. Yo estuve grabando dos ó tres canciones al día, le mandaba las tomas de vuelta a Tony y nunca hubo un feedback de decirme “necesito que vuelvas a grabar esto, quiero que grabes de otra manera”. Siempre que le mandé mis tomas me dijo mira “esto es justo lo que necesitaba la canción”. Creo que viene también un poco dado porque llevábamos muchos años trabajando juntos, así es que a pesar de haber estado un poco más de un año fuera me sentí bastante cómodo, como si realmente no hubiésemos dejado de trabajar. Así que ha sido una experiencia súper genial volver a participar en la banda, volver a cantar esas canciones que de alguna u otra manera después de todos estos años trabajando con Tony, después de ser ya es el cuarto disco que hacemos juntos. Siempre me he sentido más involucrado que en otros proyectos, así es que muy contento.

Justamente te iba a preguntar. ¿Cómo viviste ese proceso de haber salido de la banda y ver desde afuera lo que estaba pasando? No sé si estabas pendiente. Y luego el regreso, ¿Cómo lo viviste a nivel personal?
Pendiente no. Yo me fui de la banda por motivos personales, porque habían cosas que no funcionaban. Cuando tú trabajas con alguien tiene que ser todo muy fluido, todo tiene que trabajarse muy bien. Y ya habían cosas en las que estábamos chocando. Yo preferí dar un paso al costado, como siempre digo, yo prefiero ser amigo de la gente aunque no hagamos música juntos, que hacer música con un enemigo. Entonces yo di un paso al costado en ese momento, entendí que era lo que tenía que hacer por el bien de la banda y para que Tony pudiera desarrollar su idea de lo que es la banda de la manera que le parecía en ese momento. Pero seguimos en contacto, seguimos siendo amigos durante ese tiempo, estuvimos hablando y “hola, cómo estás” y “qué tal todo”. Y luego pasó esto de la pandemia y estuvimos un poco más en contacto porque obviamente nos preocupamos como amigos uno del otro, que todo esté bien y la familia y todo eso. La verdad es que yo me desligué bastante, estuve gracias a dios bastante ocupado con cosas que a mí me hacían mucha ilusión, como el disco de Vandenberg, como empezar a trabajar con Michael Schenker y todo eso. Así es que cuando el sello discográfico Frontiers se puso en contacto conmigo para ofrecerme la posibilidad de volver a la banda y de ayudar a Tony, porque estaba teniendo problemas con la salida del disco y con encontrar el cantante adecuado para sus canciones pues yo hablé con Tony y le dije, mira si tú quieres que yo te eche una mano, te echo una mano y lo hacemos. Y todo bien, fue súper fácil en realidad, no fue nada de negociación ni complicado ni mucho menos.

Me contabas que Tony ya tenía las canciones bastante listas cuando él te contactó. ¿Qué me puedes contar de tu input creativo en el disco? Probablemente tú le das tu propio estilo a las canciones. ¿Qué tanto te involucraste en cuanto a las letras y composición?
Cuando accedí y llegamos al punto de que yo iba a grabar el disco las canciones estaban terminadas. De hecho, las canciones con las que trabajé eran las canciones terminadas que iban en el disco, ni siquiera eran demos ni nada, así es que por ese lado nos fue un poco más fácil porque estaba, entre comillas, el trabajo hecho. Pero obviamente una de las cosas que nos hace fuertes a Lords of Black es esta química que tenemos Tony y yo a la hora de trabajar juntos, porque siempre ha sido así. Yo no soy un cantante que por ego necesite escribir letras, que su nombre esté como que la música es mía también y todo eso. Yo siempre he entendido, en cada proyecto en el que he estado, cuáles son mis puntos fuertes y mis puntos débiles. Y en este caso, en Lords of Black uno de los puntos más fuertes de la banda son las letras de las canciones y siempre han venido de Tony. Yo he colaborado en discos anteriores en una o dos canciones por ahí, pero entiendo que Tony es un músico y un personaje que tiene muchas cosas que contar, y las cuenta de forma muy elegante y muy literaria, y eso siempre ha sido uno de los puntos fuertes de la banda. Entonces, nunca me ha gustado a mí entorpecer eso, a pesar de que podría escribir canciones. Creo que una de las señales de la banda siempre han sido esas letras de Tony, así es que aparte de que las canciones estaban terminadas, yo lo que hago siempre es intentar entender el mensaje que está entregando con sus letras y con su experiencia, intentar interpretarlo de la mejor manera. Siempre hemos tenido como decía esa química, nos entendemos bien, entendemos la música de forma muy similar. Entonces, también se me hace mucho más fácil y como te decía al principio, yo fui al estudio y grabé como cuatro días si no me equivoco, cuatro o cinco días como mucho, no me recuerdo bien. En cuatro días yo grabé todas las canciones, tal como las grabé Tony fue, las escuchó y me dijo: “esto es lo que necesitaba esta canción, de esta forma había que cantarla”. Nunca me puso ningún pero, “vuelve a grabarla mañana, haz otra toma”, ni nada de eso. Es como, digamos, la prueba de que nos entendemos muy bien trabajando juntos.

Te quería comentar un poco mi apreciación sobre la dirección musical del disco. Me parece bastante más variado que los discos anteriores, tiene obviamente los elementos clásicos de Lord of Black pero también veo unas canciones muy hard rock y otras muy rock melódico como “Tides of Blood”, “Sacrifice” y “Closer To Your Fall”, y que se alejan un poco del típico heavy metal. Quería preguntarte ¿Cuál es tu visión, te acomodan estos distintos estilos y experimentar con nuevos elementos?
Sí, lo que pasa es que nosotros nunca concebimos la banda … nuestra intención nunca fue hacer una banda de heavy metal en realidad. Obviamente, se entiende que normalmente los periodistas y luego la gente que escucha tiene que ponerle una etiqueta o encasillarla en un estilo musical. Pero si tú escuchas toda la discografía de Lords of Black, y escuchas todos los discos, es como si pusieras en una juguera todas las influencias que tenemos nosotros, sobre todo de Tony y yo, en los discos donde estaba Andy también se nota. O sea las bandas que nos gustan, toda la música que hemos escuchado desde nuestra infancia está todo ahí, en las canciones de Lords of Black. Por lo tanto, tú puedes tener obviamente sonidos de power metal, sonidos del heavy metal, sonidos de hard rock, de classic rock, de rock más melódico. Creo que en este caso puede ser que por lo menos mi performance esté más influenciada por el trabajo que yo venía haciendo fuera de Lords of Black en los últimos años, donde sí estuve involucrado en mi estilo musical favorito que es el hard rock, con bandas como obviamente Rainbow, con la música de Vandenberg, con CoreLeoni de Gotthard, que era un estilo que me resulta más natural a mí, por decirlo de alguna manera. Entonces, creo que en mi performance y en mi interpretación si se nota un poco más esos distintos matices que a lo mejor en discos anteriores no hay y que nos ha abierto un poco la posibilidad de que la gente escuche cosas distintas en el mismo disco. De hecho, las canciones que mencionas son mis canciones favoritas, “Closer to your Fall” por ejemplo, puede que sea mi canción favorita porque es muy rock melódico, los backing vocals están más trabajados en este disco también. Y luego está “Tides of Blood” que para mí es una canción muy Dio en su época en solitario, y que me resultó muy entretenido y muy excitante cantarla, porque es como el estilo de música que más me gusta cantar.

Me contabas sobre todas las colaboraciones que has estado haciendo en los últimos años, creo que encontré por lo menos unas diez colaboraciones y me imagino que todo el tiempo te llegan más ofertas de colaboraciones. ¿Qué tipo de criterios ocupas para ver si es que te involucras en algún proyecto?
Bueno, para mí el principal motivo por el que yo no pueda involucrar en un proyecto, lo primero es que tiene que haber química con la persona con la que voy a trabajar, tiene que ser una persona con la que yo me sienta cómodo o que esa persona se sienta cómodo conmigo. Nunca me ha gustado trabajar con alguien con quien no te sientes cómodo, no confías, o no sabes qué va a pasar en el futuro. Tengo que conocer a la persona primero, tenemos que hablar y ver si congeniamos, porque obviamente cuando haces música lo que estás haciendo es poner un pedacito de tu personalidad y si es forzado, no es natural, pues no funciona. Por mucho que haya un nombre, o dinero, o lo que sea. Lo segundo para mí es que me tiene que gustar lo que voy a cantar, si es algo que no me siento cómodo o no me gusta directamente, tampoco lo acepto. Por ese lado he tenido mucha suerte porque básicamente el 90% de las cosas que me han surgido o que me han ofrecido hacer han tenido esos dos elementos: cosas que me gustan mucho o que me gustaría mucho hacer, sobre todo con músicos con los que yo soñaba, músicos que yo escuchaba desde pequeño y ahora tengo la posibilidad de trabajar con ellos, por supuesto me va a gustar. Y luego me he dado cuenta de que son personas súper agradables y con las que se puede trabajar súper bien. Así que todas esas cosas que he hecho han sido cosas que han tenido esos dos elementos.

Claro, y me imagino que haber trabajado con Ritchie Blackmore es como el tope al que uno podría llegar, pero ¿se te ocurre todavía que algún día te pudiese llamar Jimmy Page o Brian May, o no sé quién más podría estar a la altura de Ritchie?
A la altura no creo. Creo que trabajar con trabajar con Ritchie Blackmore para un cantante de rock probablemente sea lo máximo. Y yo tengo la suerte y me siento muy afortunado de ser uno de esos cinco o seis cantantes en la historia del rock que han podido trabajar con él. Porque claro, esa es otra cosa, tampoco son muchos los que han podido trabajar con él, me siento muy afortunado de eso. Justo me preguntaban “¿Crees que estás en el tope de tu carrera?”. Me gustaría pensar que no, que todavía me quedan cosas por hacer. El tope de tu carrera significa que ya has hecho todo y no creo que sea mi caso. Obviamente, tengo la suerte de poder decir: mira yo trabajé con Ritchie Blackmore, trabajé con Adrian Vandenberg, trabajé con Michael Schenker, trabajé con Leo Leoni y tengo mi propia banda con un contrato discográfico. Soy muy afortunado, en mi “to-do list” probablemente estaría hacer algo con Tony Iommi de Black Sabbath, o incluso hacer una canción en un concierto con Brian May, sería a lo mejor lo que me faltaría.

Ya que hablamos sobre Rainbow. ¿Había algún proyecto antes de la pandemia, alguna idea de grabar o hacer algunos conciertos? ¿Has estado en contacto con Ritchie?
Sí, estamos siempre en contacto por supuesto. Recuerdo que antes de la pandemia había planes de hacer conciertos pero obviamente todo se suspendió. Ellos ahora están centrados en un disco de Blackmore’s Night, que van a sacar pronto. Y bueno se verá, de momento con calma, no creo que haya muchos planes ni siquiera el próximo año, porque todavía las previsiones son como que en el próximo año vamos a estar igual que ahora, y probablemente los conciertos empiecen a volver recién en 2022. Entonces no se sabe, así es que de momento nada.

¿Qué hay sobre el disco de Michael Schenker Group? Sabemos que sale en enero. ¿Qué nos puedes adelantar, qué tipo de experiencia tuviste … por lo que entendí vas a ser el vocalista principal pero habrá algún dueto o cosas así?
No, duetos no. Todo esto fue un poco curioso, porque yo empecé en el disco anterior, hice una colaboración de una canción a través del productor de Schenker que es Michael Voss, quien tenía una banda que se llama Mad Max y él estuvo teloneando a mi banda CoreLeoni en una gira que hicimos hace como dos años. Y un día me llamó y me dijo: “Oye, mira Michael quiere incluir un cantante distinto en el disco este y yo le dije de ti y bueno grabé un una ocasión en el disco “Revelation” que se llama “We are the voice”. Michael quedó bastante contento con el resultado de esa canción y me invitó a la gira que supuestamente había este año, una gira por Japón y una gira por Europa, yo iba a cantar esta canción que grabé y alguna otra. Obviamente, todo esto se pospuso y luego me dijo vamos a grabar un disco nuevo, nos gustaría que cantaras alguna canción otra vez y todo terminó en el hecho de haber grabado cinco canciones del disco. Incluso en una de las canciones puede escribir yo la letra, que además va a ser el single del disco. Y luego hay otros tres cantantes que cantan otras canciones, uno es Joe Lynn Turner, está Ralf Scheepers de Primal Fear y Michael Voss, que es el productor, también está ahí cantando. La idea es hacer una gira con este disco, y yo seré el cantante principal, cantaré casi todas las canciones del concierto. Y mira, empezó como una simple colaboración y terminó en esto, yo convirtiéndome en el cantante principal de Michael Schenker Group, que es otra cosa que no me habría imaginado nunca.

Este año también apareciste en el disco de Vanderberg. Quería preguntarte sobre la historia de esa colaboración. ¿Cómo lo hicieron, se juntaron o lo grabaron a distancia?
Sí, eso también fue muy especial. Yo conocí a Adrian hace como cuatro años, justo después de los primeros conciertos que hice yo con Rainbow. Me escribió, y dijo ví unos videos tuyos en Youtube y la verdad es que buen trabajo y mucha suerte. Luego empezamos a hablar por Facebook de vez en cuando, escribimos mensajes qué tal todo y bueno, las circunstancias le hicieron como intentar reflotar su banda, aparte de dejar un poco en stand by lo de MoonKings. Y me escribió, estuvimos hablando pero en un principio no estaba muy convencido porque yo ya estaba con CoreLeoni, había dejado Lords of Black pero estaba con CoreLeoni y estaba haciendo Rainbow, estaba empezando a trabajar con Michael Schenker y bueno terminamos trabajando juntos. Él fue a Madrid, estuvimos trabajando en las canciones, luego nos fuimos a grabar juntos el disco a Los Angeles, en el estudio de Bob Marlette y fue una experiencia muy bonita. Estuvimos ahí dos semanas en Los Angeles grabando con este productor que tiene mucho nombre, muy reputado, ha trabajado con Rob Halford, Black Sabbath, Marilyn Manson. Y de pronto te ves ahí en el estudio grabando canciones con ese productor y con Adrian Vandenberg, que también es uno de mis músicos favoritos. Yo recuerdo que me quise hacer cantante de rock cuando empecé a escuchar discos de Whitesnake, sobre todo el acústico que tienen “Starkers in Tokyo”, que es David Coverdale y Adrian Vandenberg en la guitarra. Así que imagínate terminar así, y quedó un disco que a mí me gusta mucho porque es además, como te decía al principio, es como mi estilo que se me hace más cómodo cantar. Lamentablemente no hemos podido hacer conciertos por esto del lock down pero el plan es que en cuanto se pueda hacer una gira de presentación por Europa, Japón, probablemente Sudamérica también estaría súper bien. Y mientras tanto empezar a trabajar en el siguiente disco.

Por lo que yo entiendo llevas como diez años viviendo fuera de Chile. Si alguien hubiese venido del futuro y te hubiese dicho antes de que te fueras en qué ibas a terminar en diez años más, ¿Cómo habrías reaccionado?
Yo me fui de Chile hace once años, el 2009. Lo que pasa es que a mí todo esto que me ha pasado, que me llama Ritchie Blackmore y luego empiezas a trabajar en el mundo de la música y todo esto, a mi me pasó en muy poco tiempo, estamos hablando de hace cinco años. Si alguien retrocediera en el tiempo y me preguntara cómo te ves en diez años, pues obviamente no me vería como estoy ahora. Yo de hecho me fui a España y no tenía intención de dedicarme a la música. Yo no me fui buscándome la vida o buscando una oportunidad en el mundo de la música sino todo lo contrario, yo me fui a intentar tener una oportunidad para mejorar mi situación. Sabes, yo estudié ingeniería y yo buscaba trabajo de eso, y no tenía nada que ver con la música. Entonces, obviamente no me vería como estoy ahora. Todo ha pasado muy rápido, he tenido la posibilidad de hacer cosas que nunca imaginé que podía hacer, nunca me imaginé … imagínate todos estos músicos con los que trabajo ahora, como te decía al principio, son músicos que yo escuchaba cuando estaba chico, cuando estaba en Chile ahí en Talagante en mi pieza frente a un espejo y me creía David Coverdale, agarraba la escoba como si fuese un micrófono y me ponía a cantar. Nunca me imaginé esto, así que obviamente no me vería como ahora.

Volviendo un poquito a Lords of Black. El álbum lleva el título de “Part 1”, ¿Qué podemos esperar de la segunda parte en términos de fecha de lanzamiento?
Probablemente el disco tenga el ciclo normal de un disco para una discográfica que son dos años desde que sale y se hace uno o dos años, un año y medio, que es el ciclo normal del disco digamos, en el que lo sacas al mercado y haces una gira support. Obviamente, la situación es un poco distinta ahora porque no podemos hacer una gira support inmediatamente después de la salida del disco. Habrá que esperar un poco, ojalá podamos hacer algo el próximo año, si no habrá que seguir esperando. Pero si todo va a medianamente bien, en dos años debería salir la parte 2, que además es un disco en el que ya estamos trabajando porque Tony concibió en el “Alchemy of Souls” desde un principio como “Part One and Part Two”, entonces se han escrito casi a la par. Así es que ya estamos ahí mirando cosas, ideas. Y como te digo, si todo va medianamente bien en dos años debería salir el siguiente y nos de tiempo por lo menos de hacer una gira support de esta primera parte.

Se nos va acabando el tiempo. Te quería dar la oportunidad de mandar un mensaje a los fanáticos de PowerMetal.cl. La gente te está esperando en Chile con la banda que sea, ojalá con Ritchie Blackmore, con Lords of Black o con Adrian Vandenberg …
Primero agradecerles mucho, porque yo siempre sentí mucho cariño del fan chileno. A pesar de que llevo muchos años fuera, he vivido en varios sitios en los últimos años, he recorrido el mundo y siempre se me ha identificado como un cantante chileno más que español, aunque también tengo la nacionalidad española. Pero se me ha reconocido más como el cantante chileno de Rainbow o el cantante chileno de tal … me ha gustado mucho esa identificación que ha tenido el fan chileno con mi carrera. Porque si te fijas también, como típico chileno es una carrera de trabajar duro, es una carrera de esfuerzo, es una carrera de conseguir las cosas que te propones pero con mucho esfuerzo, y creo que eso es parte de la personalidad del chileno, y por eso la gente allí también se siente identificada conmigo, y yo estoy muy agradecido de eso. Yo he intentado siempre llevar la bandera de Chile lo más alto posible, y bueno ojalá algún día pueda ir allí con algún proyecto que sienta mío, porque yo recuerdo que estuve hace como tres años en el Santiago Gets Louder con Walter Giardino, pero ahí estaba haciendo una gira como invitado y no es lo mismo. O sea, me gustaría ir a mí con Lord of Black, con Vandenberg, con Rainbow sería genial, no sé si eso puede pasar pero sería genial, con Michael Schenker a lo mejor. Y ojalá se pueda dar porque me gustaría mucho tener un concierto mío por fin en mi país. Y nada, como te decía agradecerle mucho a toda la gente de allí que siempre me ha estado apoyando desde que salió la noticia de Rainbow hace como cinco años, siempre la gente se ha sentido muy identificada con eso, yo me siento obviamente todavía muy parte de Chile, así que agradecido.

Sí, estamos muy orgullosos. Bueno muchas gracias por tu tiempo Ronnie y felicitaciones por el disco…
¡Gracias a ti!

Varios cambios han ocurrido en la vida de Ronnie Romero en los últimos días. Por un lado, a través de sus redes sociales confirmó su salida de CORELEONI, proyecto de Leo Leoni para repasar los clásicos de GOTTHARD del cual era parte desde el 2017.

Sobre su salida de CORELEONI, Romero comentó:

“Desde hace 3 semanas, la banda CORELEONI decidió seguir adelante con otro cantante. ¡Solo quiero agradecer a todos los fans por el amor y el apoyo durante los últimos años mientras participé en este proyecto! Siempre estaré muy agradecido a ese pequeño y hermoso país entre las montañas y los lagos con una gente tan amable (Suiza) y bendecido de haber tenido la oportunidad de traer de vuelta todas esas canciones que el Sr. Steve Lee hizo en el pasado. Hubo mucha diversión, emoción, pasión y felicidad y siempre traté de hacerlo de la mejor manera y en el modo más respetuoso que pude.

¡Ahora es el momento de seguir adelante y hacer nueva música genial!

 

Por otra parte, se suma a VANDERBERG, proyecto del ex-guitarrista de WHITESNAKE Adrian Vanderberg, con el que lanzará disco este año el cual llevará como título «2020».

Sobre su llegada a VANDERBERG, el vocalista dijo:

«Para mí, es una especie de sueño hecho realidad. He seguido la carrera de Adrian desde hace años y siempre fue uno de mis guitarristas favoritos, así que trabajar con él no es nada más que increíble para mí. Adrian es un músico excepcional, y es muy fácil trabajar con él. La energía cuando trabajamos juntos era fantástica. Pasamos grandes momentos en el estudio con nuestro productor Bob Marlette; un momento muy emocionante»

Los dejamos con «Burning Heart» de VANDERBERG con Ronnie Romero en voces: