Entradas

Unisonic y Gotthard en el Caupolicán

Imágenes de la segunda presentación de Unisonic y Gotthard en Chile. El show del Teatro Caupolicán tuvo a SteelRage y Fireland como encargados de abrir una jornada inolvidable.

Fotos: Guillermo Salazar

Unisonic y Gotthard en el Caupolicán (Live Review)

ugc12cl-03

No vamos a descubrir ahora la importancia de Michael Kiske y Kai Hansen en la historia del Heavy Metal, la mejor música del mundo. En ese sentido, es cierto, algunos tuvimos la fortuna de ver el primer show de Unisonic con Gotthard en La Batuta… Pero la verdadera convocatoria, donde se supone que íbamos a estar todos quienes tributamos el inamovible podio donde se encuentran Kiske y Hansen, era en el Teatro Caupolicán, un recinto de dimensiones considerablemente mayores que La Batuta, con todo lo que ello implica, comodidad para los músicos y técnicos en sus desplazamientos, mejores condiciones, etc.. Claro, quizás hay menos cercanía entre el escenario y el público, lógico, pero el Caupolicán es un recinto más acorde a la prosapia de nuestros visitantes, y más ad hoc para saldar esa especie de deuda del Metal para con los chilenos más fanáticos adeptos a una de sus voces más legendarias, sin dejar de lado por cierto a no pocos die hard que irían derechamente a ver a Gotthard.

Por toda la importancia de Hansen y Kiske, sobre todo por este último considerando que esta era su primera visita a Chile, creí que la asistencia iba a ser mayor, máxime considerando la promesa de interpretar algunos temas del período más brillante de la carrera de Helloween. Sin embargo, la asistencia fue menor a la esperada, siendo generosos podríamos hablar de unas 1.400 a 1.500 personas que de todas formas fueron rellenando la cancha y parte de la platea del Teatro Caupolicán en esta cita con la historia agendada en su inicio para las 19.00 horas, hora en la cual, antes de la presentación de nuestros invitados internacionales, les  correspondía calentar los motores a dos estupendas bandas nacionales como SteelRage y Fireland.

LA FURIA DEL ACERO YA ES UN CLÁSICO

ugc12cl-01

Con algo de atraso en el programa y con el telón de Gotthard de fondo, aproximadamente a las 19.20 horas saldrían a escena los nacionales de SteelRage, sexteto con dilatada trayectoria y que cuenta con su ya clásica alineación de Jaime Contreras en voces, Patricio Solar y Melvin Poblete en guitarras, Sebastián Coulon en bajo, Pascal Coulon en teclados y Rodrigo Villena en la batería. Quienes hemos visto en varias ocasiones a SteelRage sabemos que son una banda inteligente, que sabe manejar los momentos y los tiempos en que les corresponde tocar, y que por cierto se desempeñan de igual forma tanto en tocatas más pequeñas como en ocasiones con más exposición como esta. Por ello, y ante una audiencia aproximada en esos momentos de unas 500 personas, el desempeño de la furia del acero fue bastante sólido, con mucha cancha, haciendo en media hora un compendio acotado pero contundente de gran parte de su discografía, presentando un tema nuevo, Wake Up (que aparecerá en su futuro LP All In), pasando por la muy Power Life Is One (temazo), las más midtempo Double Life y Sacrifice, su tema en español Jugando El Destino (¡muy en la onda de Gotthard!), donde Jaime mostró su cancha y experiencia, haciendo aplaudir al público para iniciar la batería de Rodrigo. Por supuesto y como debe ser, cerraron con Kill Or Die, el más clásico tema de SteelRage y que debiese estar presente en cualquier compilado de Metal nacional de todos los tiempos. Felicitaciones a SteelRage, por ser una de las bandas más consolidadas de la escena y mostrarlo en cada una de sus presentaciones, entreteniendo al público, como debe ser.

Setlist de SteelRage:

1. Wake Up
2. Life ls One
3. Double Life
4. Sacrifice
5. Jugando El Destino
6. Kill Or Die

LA TIERRA DEL FUEGO AL ESCENARIO

ugc12cl-02

Luego de la presentación de SteelRage correspondería correr con la antorcha metalera a Fireland. Yo particularmente no había tenido la fortuna de presenciar su performance en vivo, sí había escuchado su material (particularmente el sorprendente God N’ Evil del 2010) y esperaba que pudiesen replicar en vivo el notable caudal de talento que tiene esta agrupación compuesta por Rafael Castillo en voz y guitarras, Matías Vidal en guitarra, Claudio González en bajo y Gonzalo Gamio en batería. Y la verdad es que dicha expectativa –bastante alta por cierto– se vio absolutamente satisfecha, mostrando desde poco antes de las 20.00 horas mucha energía y categoría a lo largo de la media hora de su show, donde interpretaron temas como Ancient Time, God ‘N Evil, Política, Here I Am (donde intercalaron pasajes de Fear Of The Dark), hicieron cantar al público con Where Is Heaven, para finalizar con Azgaroth y Dream, incluso tributando pasajes de We Will Rock You de unos tales Queen, logrando una estupenda respuesta de los ya a esas alturas 700 asistentes aproximadamente. Pese a un sonido que no convencía demasiado, soberbia presentación la de Fireland, y que en medio de un ambiente respetuoso y poco impaciente, aceleró aun más los motores para poder dar paso a nuestros invitados del extranjero.

Setlist de Fireland:

1. Ancient Time
2. God N’ Evil
3. Politica
4. Here I Am
5. Where Is Heaven
6. Azgaroth
7. Dream

CANCHA Y TRAYECTORIA HELVÉTICA

ugc12cl-04

Pues bien, a razón del primer show en La Batuta, ya expusimos varios puntos relevantes que explicaban el alcance y la importancia de que Gotthard se presentase en Chile. Ahí comentábamos que no es comprensible que, siendo tan buena banda como son, nunca hayan logrado “romperla” a nivel mundial, siendo del todo lamentable que en Chile no se les conozca tanto y que esto sea impedimento para que vinieran. Pero al mismo tiempo hablábamos también de la gran cantidad de grandes discos que poseen y de la enorme lista de temazos presentes en ellos, y de que por todo ello, para cualquier amante del buen Rock, una presentación de estos suizos debería constituir un imperdible.

Asimismo, no podemos dejar de mencionar lo lamentable e irónico que resulta que la banda venga a Chile justo cuando su miembro más destacado, el brillante y virtuoso Steve Lee (a mi juicio, uno de los cinco vocalistas más talentosos que he podido escuchar), ha fallecido. Pero con o sin Lee, es un evento muy importante que Gotthard venga a Chile. Durante casi dos décadas esto fue más que improbable (por lo poco conocidos que son por acá), y hace exacto año y medio (fecha de la muerte de Steve) parecía ser más bien imposible. Pero así es esta vida, a veces quita y a veces da. Y hoy era momento de recibir: ¡Gotthard al fin en Chile!

A las 21 horas en punto inició todo, con una breve intro y con Hena Habegger aguardando por sus compañeros, que se hicieron presentes junto con los estruendosos riffs de Dream On, del excelente Lipservice (2005). Fue un inicio muy favorable para la banda, con los 1.500 fans (que en su mayoría no fueron a verles precisamente a ellos) aplaudiéndoles con fuerza y regalando una ovación. El siguiente tema fue rescatado del que para muchos (me incluyo) es el mejor disco de la banda: Human Zoo, del 2003. Top Of The World seguía resonaba con claridad por todo el lugar y sacaba grandes aplausos de los asistentes. A esa altura se podía ver que ya no sólo era una respetuosa acogida para los suizos: ¡la gente lo estaba disfrutando! En seguida Nic Maeder toma una guitarra y presenta Starlight, primer single de Firebirth, su siguiente disco que se lanzará recién el 1 de Junio próximo. Es un tema bastante pesado, que se deja disfrutar gracias a sus densos riffs y a su melódico coro. Increíble como tronaban los toms de Hena al comienzo; literalmente el teatro entero temblaba.

ugc12cl-10

Starlight ya había sido presentada a nivel mundial con un video clip y todo el asunto, a diferencia de Give Me Real, canción del nuevo disco y completamente desconocida por el mundo, pero que logró mantener animados a los asistentes. Al igual que en el concierto de La Batuta, en el Caupolicán la gente reaccionó bastante bien ante una muy buena canción que en vivo funciona realmente a la perfección. El que se llevó las palmas fue Leo Leoni, con su solo de guitarra con ésta tras su cabeza. Luego algo más familiar para continuar: Need To Believe (del disco del mismo nombre, 2009), momento en que el gran Leo alzó sus manos aplaudiendo para pedir lo mismo de parte del público, hallando una positiva respuesta. Luego el propio Leoni sorprendería con otro grandioso solo, demostrando que algo sabe. No, pero en serio: ¡es un capo! Continuaron con Sister Moon (del disco G., de 1996), momento en el que se pudo apreciar a un Nic Maeder en un gran nivel.

Siguió la grandiosa Master Of Illusion, cuyo genial estribillo sonó perfecto y sirvió además para que Nic se luciera. Un himno del Hard Rock que sonó tan bien como en el disco, una ejecución soberbia. Aplausos para el héroe anónimo tras la mesa de sonido. Mención especial para el gran solo por parte de Ernesto Ghezzi, el tecladista que acompaña a la banda en esta gira (ya lo había hecho en el pasado). La ovación al finalizar fue instantánea. Tanto que llevó al vocalista a señalar “creo que tendremos que volver”. Continuaron con otro tema nuevo que, al igual que Starlight, cuenta con un video promocional (lanzado el año pasado y que de hecho fue la presentación al mundo de Nic Maeder): Remember It’s Me. Preciosa balada que la gente disfrutó bastante y una vez terminada aplaudió mucho. Dejó una muy buena impresión. Para lo siguiente solamente Nic y Ernesto permanecieron en el escenario, interpretando una maravillosa versión en piano y voz de One Life, One Soul, presentada con una bonitas y sentidas palabras de Maeder para señalar iba en memoria del extraordinario Steve Lee, cosa que causó la inmediata ovación del público. La gente no dudó en cantar el estribillo, en lo que fue sin duda uno de los mejores momentos de la noche.

ugc12cl-11

Mountain Mama, del ya clásico Dial Hard, de 1994 (un disco que todos deberían tener), traía de vuelta el Hard Rock. En este punto Leo utilizó el talkbox: aparato que sirve para distorsionar el sonido de un instrumento (guitarra en este caso) por medio de los movimientos de la boca. También lo usó al final de la canción, durante un delirante solo y en una conversación con el público: “¿cómo estás, Santiago?” dijo para saludar, continuando con un “Are you ready?” De esta forma iniciaría Right On, cuarta canción de la placa próxima que pronto será estrenada y a cuyo término se escucharon los primeros “Olé, olé, olé, olé, Gotthard, Gotthard”, cosa que impresionó mucho a la banda y les provocó una indisimulable alegría. En seguida Maeder se encargaría de iniciar unos juegos vocales que de a poco se fueron transformando en los clásicos na-na-na de la enorme Hush, de Billy Joe Royal y que Deep Purple hiciera famosa a fines de los 60’s. Aquí la gente prendió muchísimo, tal y como en el concierto de la noche anterior, demostrando que es una muy buena estrategia. Digámoslo así: sabiendo sus canciones no son las más conocidas en estas latitudes y que no son el número principal de la noche, rescatan uno de los buenos covers que han hecho durante su carrera (tienen varios, todos muy buenos).

Una batalla de solos entre Leoni y Freddy Scherer y la posterior irrupción de una pista pregrabada de percusión dio el inicio para el siguiente corte y la gente comenzó de inmediato con los whoa whoa con los que arranca el que al parecer es el corte más (o uno de los más) conocido de la banda: Lift U Up. Genial canción que en vivo funciona perfecto. Como dijimos en la anterior crónica: es tan ganchera y entretenida que es imposible no prender y motivarse con ella. Tal y como sugiere el título: el ánimo queda por los cielos. Creo que nunca antes durante el concierto la gente había vibrado tanto, cosa que al final se tradujo en la felicidad de la banda. ¡Era cosa de ver sus caras! Pero quedaba algo más: la no menos genial Anytime, Anywhere, otra de las canciones que a la audiencia chilena conoce le resulta familiar. En lo personal me alegró mucho ver que se coreara íntegramente (no por todos y cada uno de los asistentes, claro está, pero sí por muchos), y que el coro resonara tan, tan fuerte. Al final de todo, como fanático me resultó muy bueno ver que la banda fue bien recibida, reconocida y premiada. Vinieron sin mayores expectativas y se deben haber ido más que conformes: ¡felices!

ugc12cl-12

Poquito más de una hora para una presentación muy sólida, donde lo que más se destacó fue el excelente sonido (al igual que en La Batuta) y lo bien seleccionado que fue el setlist. Y a los más fanáticos les sirvió también  para constatar de primera fuente el buen nivel vocal del reemplazante de uno de los cantantes más brillantes de la historia. Excelente concierto, ¡esperemos que puedan cumplir su deseo y vuelvan pronto!

Setlist de Gotthard:

01. Dream On
02. Top Of The World
03. Starlight
04. Give Me Real
05. Need To Believe
06. Sister Moon
07. Master of Illusion
08. Remember It’s Me
09. One Life, One Soul
10. Mountain Mama
11. Right On
12. Hush (Billy Joe Royal)
13. Lift U Up
14. Anytime Anywhere

KISKE Y HANSEN, UN SUEÑO CUMPLIDO

ugc12cl-05

Después de la enorme “previa” que nos regalaron los suizos de Gotthard y los nacionales de Fireland y SteelRage, al fin llegaría el momento tan esperado por tantos años y por tanta gente: el debut en un gran escenario de Michael Kiske en Chile. Digo en un “gran escenario” sin desmerecer lo ocurrido en La Batuta, que fue el verdadero debut de Michi, pero por poner un ejemplo futbolero, en La Batuta fue su debut oficial en cancha, y en el Caupolicán sería su debut en clásicos o torneos internacionales.

Y ya cuando la espera se estaba haciendo eterna, con un muy sobrio telón con el logo de Unisonic (y a los costados dos banderas del grossísimo equipo de fútbol St. Pauli, háganse un tiempo y busquen la historia de “Los Piratas de la Liga”), a las 22.35 horas se apagan las luces y suena como intro Walkürenritt (La Carga de las Valkirias) de Richard Wagner, quizás uno de los compositores clásicos más “metaleros” o, mejor dicho, más influyentes en la gestación de lo que después se fue convirtiendo en Heavy Metal. Uno se va instruyendo con gente inteligente y docta que lo nutre a uno de conocimientos y se entera que Wagner fue de los primeros compositores que, entre otras cosas, introdujo el concepto de los bajos más potentes en su música, cosa de hacer vibrar los lugares donde tocaba. Eso es ROCK muchachos, huelgan más palabras para dar cuenta de su importancia en el Heavy Metal.

Volviendo al presente tras ese mini salto al pasado, saltan al escenario Kosta Zafiriou a la batería, Dennis Ward en el bajo, Mandy Meyer en guitarras y el gran ex estudiante de Derecho y ex conductor de tanques Kai Michael Hansen en la otra guitarra. ¡¡Fervor popular!!  Y qué decir cuando comienza Unisonic y sale a escena Michael Kiske, con un polerón negro con capucha con líneas horizontales blancas que me recordó a Ives Gullé en su función de Húsar y unos pantalones a rayas negras y rojas a lo A. C. Milan que ya se querrían Zlatan Ibrahimovic o Robinho. Desde la primera sílaba de Kiske (pese a que el sonido no era de los mejores) ya vimos a un público entregado, pero entregado entregado, a una de las mejores voces de todos los tiempos, haciéndonos cumplir un sueño y generando un ambiente realmente conmovedor, con un público gritando el coro como si fuera el más clásico tema de Helloween.

ugc12cl-06

Tras lo siguiente que fue la animosa y energética Never Too Late, donde Kiske abraza a Kai Hansen, en algo que vendría siendo como el abrazo de Maipú para los metaleros, Michi nos saluda cortésmente con un “good night ladies and gentlemen”. Nos pregunta quiénes fuimos al anterior show, varios respondimos con un “yo, yo, yo, yooooo” y nos cuenta como cándida infidencia que la noche anterior había tocado “curao”, lo que causó las risas del respetable. Es que así es Kiske, más allá de su portentosa voz, es un tipo con un aura y una transparencia casi de niño, casi inocencia, y que muy pocas veces uno ve en esta escena. Luego de esta confesión y del respectivo “olé, olé olé olé… Kiskéeee… Kiskéeee…”, nos pregunta si estamos listos y presenta Renegade, corte que al igual que varios otros (lo mencionaremos) adquiere un gran plus en vivo, fundamentalmente por la conmovedora facilidad de Kiske para cantar y llegar a agudos imposibles.

Vendría luego la Eye Of The Tiger del Siglo XXI, la soberbia King For a Day, donde al igual que en La Batuta se escucharon los primeros “Haaaanseeen, Haaanseeen”, percatándome en ese instante que dos o tres flacos en cancha saltaban desquiciadamente, cantaban, se agarraban la cabeza, ¡impresionante la intensidad de esos muchachos! El gran Joachim “Piesel” Kustner de Iron Savior, que vino en función de técnico, entra a cambiar la guitarra de Kai y así iniciaron I’ve Tried, probablemente el tema que más progrese en su ejecución en vivo en relación a su versión en estudio, realmente me encantó y además de los obvios Michi y Kai, hacer una mención al solidísimo Kosta en los tarros.

My Sanctuary, lo siguiente, debe ser uno de los mejores temas de Unisonic, y que se le saca aún más lustre con sus momentos de sing along. Brillante. Luego Kiske, muy relajado, comienza a preguntar si hay “girls, females” en el lugar, causando el alarido de la no despreciable cantidad de damas presentes que le lanzaban –virtualmente, entiéndase– todo tipo de brassieres y pantaletas al calvo cantante. Luego para equiparar pregunta por “guys”, provocando gritos cargados de testosterona, para finalmente y como broma preguntar si había quienes estaban “entre medio” de las dos categorías precedentemente señaladas.

ugc12cl-09

La noche ya era emocionante, pero lo que vendría a continuación sería aun más histórico. Michi nos dice que recordarán su pasado, dice que “ese tipo de ahí” (refiriéndose a Kai) compuso el siguiente tema, y que no lo cantaba hace… ¡¡veintitrés años!!, agregando como broma que ahora tiene veinticinco. Sin la solemnidad que a lo mejor el momento requería y que otros cantantes habrían utilizado “a su favor” (Kiske sabe que no necesita mucho más que su voz para hacerse dueño del escenario y del público), y con un ambiente caldeadísimo, Kiske dice simplemente “March Of Time”. Lo que se vivió en ese momento, muchachos, no se puede creer, es cierto, todos la coreamos, la cantamos entera, muchos seguramente vieron humedecerse sus ojos ante lo que estábamos viendo, pero por momentos daban ganas de quedarse callado boquiabiertamente viendo cómo canta Michael Kiske, con una facilidad digna de lo que es, uno de los prodigios más talentosos de todos los tiempos. El tipo se da hasta el lujo de ponerse un gorro chilote arriba de la capucha de su polerón para cantar una de las canciones más gloriosas de la historia del Heavy/Power Metal. Inmortal momento. Perdonen el búlgaro, pero la cagó esto. Te pasaste. Los dejo a ustedes comentar sus sensaciones porque a mí no me salen muchas más palabras.

Tras este impactante pasaje del show, Kai con Mandy comienzan a ejecutar frente a frente Follow The Sign, el cierre guitarreado del Keeper I, emocionante también, y en medio del tema y casi imperceptiblemente Kiske señala que el siguiente tema sería en homenaje a –nos ponemos de pie– Ronnie James Dio –tomamos asiento–, pues recordemos que el 16 de mayo se cumplieron dos años de la temprana partida de uno de los más grandes genios de la historia de la música, y así se inicia Over The Rainbow, tema bonus del disco y donde Kiske se manda dos gritos hacia el final realmente sobrecogedores.

Otro tema que crece mucho en vivo es Star Rider, con un coro muy cantado por el público y sobre todo porque se nota mucho fiato en la banda. Es lógico que el público vibre con Kiske y Hansen (Michael hasta le puso el gorro chilote a Kai y le desarmó el peinado) pero Mandy Meyer, Dennis Ward y Kosta Zafiriou son estupendos músicos y parte importante de la banda, en este tipo de temas es cuando más lo noto.

Se queda en escena Kai Hansen haciendo un solo, al cual se unió Mandy Meyer con toda su parada y “onda” hardrockera, para luego armonizar sus guitarras y dar inicio a la notable Souls Alive, que al igual que en La Batuta contó con un trabajo francamente exquisito entre Kai y Michael a dos voces armónicas, y con Kai y Dennis haciendo las segundas voces en el mismo micrófono.

ugc12cl-07

Ya acercándonos al final, Kiske anunciaría –erróneamente como veremos– el “último tema de la noche”, We Rise, donde Michael incluso pifió una parte de la letra, riéndose en el mismo momento. Un crack. No podía “pasar piola” su error del principio y con su enorme transparencia Kiske dice “I fucked up! THIS is the last song”, diciendo que tenía relación con “family stuff, relationships stuff”, la notable Never Change Me, con un Kai con mucho protagonismo al igual que en La Batuta en las partes previas al coro como “you’ve pulled the trigger on a bomb / and the timer’s goin’ crazy”, incluso en un pasaje con el mismo micrófono de Kiske, cuánta buena onda hay ahí y se nota en el escenario. Con un pequeño sing along terminaría esta primera parte del show, que se pasó volando, no sin antes hacer una pequeño guiño al Das Deutschlandlied, el himno alemán que quienes gustamos de ver deporte escuchamos casi todas las semanas en diversas disciplinas.

Tras un par de minutos vendría a saldarse una de las más grandes deudas del Metal con el pueblo chileno. Todos estábamos en conocimiento que ahora venían dos temas de Helloween. La noche anterior Unisonic tocó A Little Time (brillante) y Kiske prometió que en el show del Caupolicán harían Future World. Por ello cuando sale a escena Kai con un cigarro en la boca haciendo su típica “previa” nos volvimos locos todos, y cuando se inicia el tema, Kiske y su inigualable voz hizo lo que quiso. En serio, quizás no haya sonado 100% bien, pero estábamos viendo a Kiske cantando uno de los más grandes clásicos de Helloween en vivo, y la misma sensación que con March Of Time, uno canta las canciones pero se siente un pelele desastroso y da hasta un poco de vergüenza, y ganas de contemplar y poner todos los sentidos en ver y escuchar la performance de una voz mágica, vigente, atemporal y cautivante.

Y el mismo impacto y sensación continuaron con otro clasicazo, I Want Out, el último tema de la noche. ¡¡Cantada por Kiske!! ¡¡En Chile!! Todos lo habíamos soñado, algunos lo habíamos imaginado, ninguno lo podía creer y sin embargo sucedía. Y aquí, aunque suene algo fuera de tiesto, quiero hacer un llamado a la unidad y mandarle un reconocimiento a Andi Deris. “¿Porqué?”, dirán con justa razón ustedes. Porque muchachos, hay que tener unos cojones gigantescos para ponerse los zapatos del que probablemente es el más grande cantante alemán de todos los tiempos y sin duda la voz más legendaria de la historia del Power Metal, y con su propio estilo ayudar a que Helloween siga siendo un referente y una de las bandas más importantes de la escena. Dicho esto, volvamos al mágico momento, en que la banda termina su ejecución y a las 00.00 horas en punto se despide de nosotros, ojalá, para volver con un segundo disco a deleitarnos con su genialidad.

ugc12cl-08

En lo estrictamente técnico, podrá decirse que el sonido no fue de los mejores, tampoco me pareció derechamente malo pero claramente pudo haber sido mejor. Pero la emoción de haber visto a Michael Kiske y Kai Hansen juntos en Chile, no sólo reviviendo su pasado sino que mostrando una destacable vigencia, pasará directo a la historia de los más grandes momentos que muchos de nosotros tendremos en nuestras vidas. No son pocos los que tras este show, retóricamente, decían y pensaban “ahora sí me puedo morir tranquilo”. Porque para nosotros esto es mucho más que la música que nos gusta, es una forma de entender la vida, es rendirle tributo y gozar con nuestros músicos, es recibir devota y activamente lo que nos entregan y es cantar hasta que no quede garganta. El destino se encargó de saldar una deuda y los que estuvimos ahí presentes no sólo quedamos felices, sino que incluso sentimos cierto alivio. ¡Vimos a Kiske en Chile muchachos! Un check gigantesco en el listado de la vida.

Setlist de Unisonic:

01. Intro (Walkürenritt) / Unisonic
02. Never Too Late
03. Renegade
04. King For a Day
05. I’ve Tried
06. My Sanctuary
07. March Of Time (Helloween)
08. Follow The Sign (Helloween)
09. Over The Rainbow
10. Star Rider
11. Solos de guitarra Kai y Mandy
12. Souls Alive
13. We Rise
14. Never Change Me
Encore
15. Future World (Helloween)
16. I Want Out (Helloween)

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Unisonic junto a Gotthard en La Batuta

Michael Kiske cantó por primera vez en Chile en el debut de Unisonic junto a Gotthard en La Batuta.

Fotos: Guillermo Salazar

Unisonic y Gotthard en La Batuta (Live Review)

ug-b12cl00

Cuando se anunció la visita de Unisonic, la banda de Michael Kiske con Kai Hansen (aún me cuesta escribir esto sin decir “wow” o cosas por el estilo, no vamos a entrar a estas alturas a repasar la gloriosa historia de ambos músicos), el plan original era visitar Antofagasta y luego llegar a Santiago. Sin embargo, lamentablemente el recital en Antofagasta no pudo hacerse, para mala fortuna de nuestros amigos del norte grande, pero por contrapartida se anunció un “show extra” en Santiago, nada menos que en La Batuta. Para quienes no lo conozcan o no hayan ido, es un recinto ubicado en plena Plaza Ñuñoa para no más de 350 o 400 personas, muy pequeño –de hecho es un pub–, pero que por lo mismo permite una enorme cercanía y mancomunión entre el público y las bandas, y que ha sido local de no pocos eventos memorables en los últimos años para el Heavy Metal. Al menos yo recuerdo dos claros: el gran show de HammerFall el 2001, y el no menos histórico recital de Masterplan con Gamma Ray el 2003, inolvidable para quienes tuvimos la fortuna de asistir a tan extraordinario concierto. Y este show, el de Unisonic con sus “invitados muy especiales”, Gotthard, compró todas las fichas para entrar a ese selecto grupo de recordables momentos en La Batuta.

La cita era a las 22.00 horas y con una Batuta con una gran cantidad de público –no lleno, pero al menos a un 80% de capacidad, respetabilísima asistencia para un recital promovido tan poca anticipación–, abrirían los “very special guests”, los suizos de Gotthard, en el que nada menos sería el segundo show de los helvéticos sin su malogrado vocalista Steve Lee, como sabemos trágicamente fallecido en el año 2010, y con Nic Maeder en las voces….

EL RELOJITO SUIZO A ESCENA

ug-b12cl01

Si hace dos años alguien hubiese dicho que los suizos de Gotthard se iban a presentar en Chile, simplemente era difícil de creer. Es lamentable que no tuviesen un mayor reconocimiento en la escena mundial como para poder tener, en consecuencia, alguna esperanza de verles en suelo nacional. La verdad es que es difícil de comprender por qué no la hicieron “en grande”. Absolutamente todos sus discos son buenos, y algunos de ellos son simplemente piezas maestras. Además, la voz que da vida a esas canciones es una de las más geniales que haya existido alguna vez en el Rock. Son sencillamente excelentes, así que no se entiende por qué no obtienen el reconocimiento que otras bandas sí tienen. Como sea: para quien conozca en algo su propuesta, una presentación de Gotthard es derechamente imperdible.

Ahora bien, todos sabemos acerca de la horrible tragedia que afectó la banda. Así es, tales son las paradojas de la vida, que al fin Gotthard viene a Chile, pero sin su miembro más insigne, sin aquél que uno soñaba con ver: Steve Lee. Cuando él falleció, uno pensaba que toda posibilidad de verles se había esfumado, y que de hecho la banda en sí se habría de esfumar, por lo que me sorprendió muchísimo cuando anunciaron que seguirían a pesar de todo. Y no les explico cómo me sorprendió y alegré cuando anunciaron que venían a Chile. Aún me hace ruido la ironía de verles a ellos, pero no a uno de los cantantes que más admiré (admiro, mejor dicho, aún lo considero uno de los mejores cinco vocalistas de la historia del Rock, corta), pero así es la vida. Y sin embargo, hemos de saber ver que Nic Maeder es un más que dignísimo remplazo del gran Steve.

ug-b12cl02

Bien, todo esto lo señalo para que se entienda lo importante de la ocasión que vivimos este martes en La Batuta (sin mencionar la banda que siguió a continuación). Hace no mucho esto era impensado. Y hace un año y medio (fecha de la muerte de Lee), esto era prácticamente imposible. Pero vamos, que esta era la noche de los imposibles realizados. Tras veinte años de gloriosa carrera, ¡Gotthard al fin se presentaba en Chile! Veamos qué tal estuvo eso.

Todo arrancó a las 22.00 en punto, con los potentísimos riffs de Dream On, del excelente Lipservice (2005), marcando una muy positiva recepción para la banda por parte de los cerca de 300 fanáticos presentes a esa hora. Siguió el nuevo y muy buen corte Starlight, primer single de Firebirth, su siguiente disco que se lanzará recién el 1 de junio próximo, de modo que ésta fue una de las primeras veces que es ejecutado en vivo. Se trata de un tema bastante pesado, que se deja disfrutar gracias a sus densos riffs y a su melódico coro. Muy bien recibido por una audiencia que, hay que decirlo, en su mayoría se hizo presente en el lugar para ver a la banda que les seguía.

ug-b12cl03Lo siguiente fue rescatado del que para muchos es el mejor disco de la banda: Human Zoo, de 2003. Así es, Top Of The World seguía haciendo vibrar toda la estructura de La Batuta. A esa altura se podía ver que ya no sólo era una respetuosa acogida para los suizos: ¡la gente lo estaba disfrutando!

Lo de Starlight había sido una especie de estreno, pero a decir verdad la canción ya había sido presentada a nivel mundial con un video clip y todo el asunto. Caso distinto al de Give Me Real, canción del nuevo disco y completamente desconocida por el mundo, pero que no por eso dejó de gustar. En efecto, la gente se mostró complacida con lo que resulta ser una muy buena canción que en vivo funciona realmente bien.

Luego era hora de otro tema algo más familiar: Need To Believe (del disco del mismo nombre, 2009), momento en que el gran Leo Leoni alzó sus manos aplaudiendo para pedir lo mismo de parte del público, hallando una positiva respuesta. Luego el propio Leoni sorprendería con un grandioso solo, demostrando que algo sabe. No, en serio: ¡es un capo! Cabría destacar lo claro y bien nivelado que sonaba todo a esas alturas, incluso las voces de apoyo de los demás integrantes sonaban con mucha claridad, posibilitando lograr en el escenario ese sonido tan característico de la banda en sus discos. Continuaron con Sister Moon (del disco G., de 1996), punto en que muchos asistentes se encontraban maravillados con la actuación del –ahora sí conocido- Nic Maeder, así como con el solo tras la cabeza de Leo. ¡Increíble!

Siguió la tremenda Master Of Illusion, canción que es algo más conocida y fue incluso coreada por varios de los asistentes. El colosal estribillo sonó precioso y sirvió además para que Nic se luciera y demostrara su excelente nivel vocal. Dicho sea de paso: es evidente que fue elegido para tomar el puesto porque en su voz es similar a la de Steve, ¡pero en vivo por momentos es idéntica! Mención especial para el gran solo por parte de Ernesto Ghezzi, el tecladista que acompaña a la banda en esta gira (ya lo había hecho en el pasado). Continuaron con otro tema nuevo que, al igual que Starlight, cuenta con un video promocional (lanzado el año pasado y que de hecho fue la presentación al mundo de Nic Maeder): Remember It’s Me. Bonita balada que la gente disfrutó bastante y una vez terminada aplaudió mucho. Dejó una muy buena impresión.

ug-b12cl04

Luego casi la totalidad de la banda deja el escenario, excepto Nic y Ernesto. Lo que harían sería simplemente maravilloso: una versión en piano y voz de One Life, One Soul. Fue el propio Maeder quien señaló que iría dedicada a la memoria del extraordinario Steve Lee, cosa que causó la inmediata ovación del público. Lo más lindo fue que la gente la coreó, demostrándose así que se trata de una canción muy especial. ¡Momentazo!

Hora de volver al Hard Rock, y la elegida para ello fue Mountain Mama del ya clásico Dial Hard (1994). En este punto Leo utilizó el talkbox: ese artilugio en forma de manguera que se utiliza para distorsionar el sonido de un instrumento (guitarra en este caso) por medio de los movimientos de la boca. Lo mejor fue cuando, al final, comenzó a hablar con el maravillado público por medio del talkbox: “¿cómo estás, Santiago?” dijo para saludar, continuando con un “Are you ready?” que marcaría el inicio de Right On (previa estruendosa respuesta del respetable), cuarta canción de la placa próxima a ser estrenada, y que destacó por un sonido perfecto, sonde la voz de Nic parecía sacada del estudio. El propio vocalista se encargaría de iniciar unos juegos vocales que de a poco se fueron transformando en los clásicos na-nana-na de la enorme Hush, de Billy Joe Royal y que Deep Purple hiciera famosa a fines de los 60’s. Aquí la gente prendió muchísimo. Una buena estrategia. Sabiendo que sus canciones no son las más conocidas en estas latitudes y que no son el número principal de la noche, rescatan uno de los buenos covers que han hecho durante sus carrera.

ug-b12cl05

Una pista con una percusión da el inicio para el siguiente corte y la gente comienza con los whoa whoa con los que arranca el que al parecer es el corte más conocido de la banda: Lift U Up. Genial canción que en vivo funciona perfecto. Es tan ganchera que es imposible que la gente no prenda y se motive. Tal y como sugiere el título: el ánimo queda por los cielos. En ese instante fue inevitable notar las caras de los músicos: ¡pura felicidad! Y es que la gente estaba cantando el estribillo, con los puños en alto y algunos saltando, como si fueran todos sus fans.

Creo que con eso la banda ya se debe haber dado por pagada. Pero quedaba algo más: la no menos genial Anytime, Anywhere, que probó ser otra de las canciones que la audiencia chilena conoce bien. Me alegró mucho ver que se coreara íntegramente (no por todos, claro está, pero sí por muchos), y que el coro resonara tan, tan fuerte. Fue bueno saber que la banda fue bien recibida, reconocida y premiada. Bien por ellos.

ug-b12cl06

En poco más de una hora Gotthard hizo su presentación en suelo chileno y se las arregló para entretener y –en muchos casos- encantar a varios que seguramente se transformaron en nuevos fanáticos. Una presentación sólida que destacó por el excelente sonido y la calidad de cada una de las composiciones interpretadas, así como por el altísimo nivel interpretativo de cada músico. Además sirvió para constatar de primera fuente el nivel vocal del reemplazante de uno de los cantantes más brillantes de la historia. Nic Maeder y Gotthard seguramente seguirán dando que hablar, y esperamos que en Chile ese hablar suene fuerte y más seguido.

Setlist de Gotthard

01. Dream On
02. Starlight
03. Top Of The World
04. Give Me Real
05. Need To Believe
06. Sister Moon
07. Master of Illusion
08. Remember It’s Me
09. One Life, One Soul
10. Mountain Mama
11. Right On
12. Hush (Billy Joe Royal)
13. Lift U Up
Encore
14. Anytime, Anywhere

EL DEBUT DE MICHAEL KISKE EN CHILE

ug-b12cl07

Tras la sólida performance de los helvéticos, culminada a eso de las 23.15 horas aproximadamente, los técnicos comenzaron a desarmar la batería, por lo cual inmediatamente supusimos que la espera para ver a Kiske y Hansen en escena sería bastante larga. Por fortuna la música envasada fue sólidamente elegida y se escuchó a un volumen razonable para que la gente prendiera y apaciguara un poco una espera que si no, habría sido extraordinariamente tediosa.

Hasta que a las 23.55 se apagan las luces y ante los enfervorizados “Kiskeeeee, Kiskeeee” comienzan los sones de La Carga de las Valkirias de Richard Wagner, gigantesco compositor alemán nacido hace ya casi doscientos años, sale a escena casi imperceptiblemente Kosta Zafiriou para ponerse tras los tarros, y luego con Dennis Ward en el bajo, Mandy Meyer en guitarras y nada menos que Kai Hansen en la otra guitarra, generándose ya un impresionante torrente de emociones cuando comienzan los sones de Unisonic y sale a escena Michael Kiske. ¡¡Kiske cantando en Chile, muchachos, en La Batuta!! Inimaginable hace unos pocos años, increíble al verlo y escucharlo. Y por cierto de estupenda forma y con una respuesta del público sorprendentemente comprometida, es decir, yo esperaba ánimo, aplausos y que se cantaran las canciones, pero el público realmente se metió y se compenetró con la banda en no pocos momentos, como veremos, cantando “Uuuuniiiisoniiiiiiic” con toda la garganta. Se notaba en su rostro lo agradecido que estaba Kiske, con una copa de vino en su mano. A todo esto, qué tormenta de facha Kiske, con una camisa sin mangas negra con capucha y con una especies de patas de lycra a rayas blancas y negras muy a la usanza de Stephen Percy Harris, cuánto estilo. Gran inicio, clase mundial.

ug-b12cl08

La noche seguía con Never Too Late, con un Kiske luciendo a enorme altura y sobre todo muy relajado, demostrando que cantar es algo que prácticamente no le cuesta nada. Sabemos que este tema es bastante alegre y así lo demostró Michi, abrazando a su amigote Kai Hansen –muy activo y “prendido”–, a cargo de prácticamente de todos los solos. Tras esto, Kiske se detiene a hablar un minuto, que estaban en un lugar “pequeño” para lo que están acostumbrados, pero tuvo que interrumpir su perorata en medio de un ensordecedor “olé, olé olé olé… Kiskéeee… Kiskéeee…” que lo obligó a hacer una reverencia y luego a anunciar lo siguiente, Renegade, tema que no es de mis favoritos del disco de Unisonic, pero que tuvo buenos dividendos en vivo, muy cantada.

Luego los teutones siguieron repasando material de su disco nuevo, con la estupenda King For a Day (que me sigue recordando vívidamente a Eye Of The Tiger de Survivor, la canción del más grande boxeador de todos los tiempos, Rocky Balboa), donde se escucharon los primeros y sonoros “Haaaanseeen, Haaanseeen”, para el agradecimiento del gran Kai, un tipo relajado, alegre y carismático. Posteriormente repasarían la sólida I’ve Tried, donde en un principio el micrófono de Kiske… ¡se desarmó!, lo que causó las risas del alopécico frontman, y seguidamente My Sanctuary, uno de mis temas favoritos de su material recientemente lanzado, incluso con momentos de sing along donde Kai y su carisma fueron preponderantes.

ug-b12cl09Hasta que llegaría uno de los más grandes momentos que se han vivido en la historia de la comuna de Ñuñoa. Kiske empieza a contar que antes estuvo en “una banda llamada Helloween” con “that guy”, apuntando a Kai Hansen, habla de los Keeper Of The Seven Keys, el público expectante, ansioso, ilusionado… y anuncia… ¡¡¡¡I’m Alive!!!! ¡¡Increíble!! Es que muchachos, si no fueron, no saben lo que se perdieron, un momento alucinante, pese a que Kiske se enredó un poco con la letra –no sería la primera vez que le sucedería–, da lo mismo, lo que fue eso, muchachos. Mis felicitaciones también a Kosta Zafiriou, cuyos tarros sonaron increíbles pese a que, a mi gusto, el sonido era un poquito muy fuerte, sensación que me quedó de toda la presentación de los alemanes. De todas fomas, ¡magistral!

Tras este memorable momento, Kiske abandonó por unos momentos el escenario y queda Kai Hansen tocando un jam que en realidad fue Follow The Sign, el inconfundible cierre del Keeper I, luego de lo cual Kiske vuelve y Unisonic presenta Over The Rainbow, corte bonus del disco y de gran factura, donde quizás Michi alcanza sus mayores momentos de lucimiento, particularmente con ese par de agudos impresionantes que hace al final en la versión de estudio y que replicó soberbiamente en vivo, qué pedazo de cantante estábamos viendo. Similar sensación dejó la emocionante Star Rider, con una más activa participación de Dennis Ward en el bajo y en los coros, y nuevamente con Kiske demostrando su enorme facilidad para alcanzar agudos.

Kiske es un verdadero niño y de esos niños buenos, bienintencionados. Y esa bonhomía se nota en escena, el tipo es auténtico, transparente, no tiene mucho filtro. Se puso su capucha y se puso a mirar casi con ternura y curiosidad cómo hacía un solo Kai Hansen y luego presentan a Mandy Meyer, quien también aporta con lo suyo en las seis cuerdas. Después de esto vendría uno de los mejores cortes del disco, la gran Souls Alive, con un trabajo francamente exquisito entre Kai y Michael a dos voces armónicas, soberbio.

ug-b12cl10

Decíamos que Kiske es un niño auténtico y de la nada el tipo se puso en “modo Elvis ON” a cantar como su gran ídolo. A mí particularmente me sobrecoge y hasta me enternece la devoción e idolatría que siente Michi por Elvis Aaron Presley, estuvo al menos un minuto cantando Just Pretend del Rey del Rock and Roll. Luego de este pequeño homenaje, Kiske anuncia We Rise, el que según sus propios dichos es “uno de sus temas favoritos del disco”, y que rindió excelente en vivo, destacable como decíamos anteriormente el compromiso del público con el material de Unisonic.

Y comenzaría a acercarse peligrosamente la hora del adiós. Kiske dice, con su inigualable y conmovedora transparencia, que ahora es el momento donde se supone que tiene que hablar y tiene que simular que esta será la última canción. Comienza a decir que este es el tema favorito de los dos hijos de Kai Hansen, a lo que Kai con mucho humor le replica que tiene unos trescientos hijos por el mundo, haciendo gala de un autoconcepto bastante alto en lo concerniente a sus capacidades amatorias. Así anuncian la rebelde Never Change Me, con un Kai ultra protagónico, haciendo él las voces en el “you’ve pulled the trigger on a bomb / and the timer’s goin’ crazy”, lo que me encantó pues noté que hay ensayo, hay trabajo en la semana, hay jugadas de laboratorio preconcebidas. Con un Kai jugueteando con “what do you say to your mother?” o “what do you say to your girlfriend?”, nosotros le contestábamos con el “no, you’ll never change me tonight”, dinámica entretenida y “redondita” para cerrar la primera parte del show, hasta con una mini referencia al comienzo del himno de Alemania que creo que sólo algunos captamos.

ug-b12cl11Luego de un pequeño encore sabíamos que vendría un par de temas de Helloween para cerrar la jornada. Muchos presuponíamos que serían Future World y I Want Out, pero grande fue mi sorpresa cuando comienzo a escuchar los sones de la guitarra de la notable A Little Time, tema que como sabemos viene de los tiempos de Kiske con Ill Prophecy. La ejecución fue derechamente magistral, pero en el momento del medio del tema, cuando en el disco suena el reloj y la alarma, en vivo Unisonic la mezcla con un cover/homenaje a un pasaje de Victim Of Changes, uno de los temas más intensos de toda la carrera de Judas Priest, con un Kiske sublime, sobrecogedor y por el que sencillamente daban ganas de convocar una reunión extraordinaria a los encargados de la Real Academia de la Lengua Española para encontrar una palabra para definir lo que hizo ese calvo alemán al mandarse ese inolvidable agudo halfordiano en su “viiiictim of chaaaangeeeeees”. Supremo, colosal, ponga usted el adjetivo.

Y lo último sí sería I Want Out, clásico de clásicos de Helloween y que a estas alturas ya está convertido en un deber para Unisonic. Nuevamente con un Kai demostrando no ser un elemento decorativo en la banda sino que un gran aporte, fundamentalmente haciendo segundas voces, la banda sencillamente “la rompió” y se despidió de la gente, tras casi una hora y media de show. La gente en su momento pidió March Of Time pero finalmente el grito era uno solo… Future World! Future World!. Kiske hizo el amago –le creo– de ver si la podían tocar, pero finalmente terminó prometiéndola “para mañana”, terminando así este gran show.

Es cierto, el recinto es pequeño, los músicos de Unisonic y Gotthard (en menor medida) se notaron un poco incómodos con la estrechez de espacio y el sonido, si bien fue bueno, no fue óptimo. Pero todo eso pasa un poco a segundo plano considerando que nuevamente La Batuta fue un lugar donde se vivió algo histórico: donde por primera vez se presentaron los helvéticos de Gotthard, pero sobre todo se transformó en el lugar donde Michael Kiske, la voz más legendaria de la historia del Power Metal, por primera vez le cantó a los chilenos. Y la segunda será en el Teatro Caupolicán. Cierro esta reseña con una pregunta: tú, que acabas de leer esto… ¿te lo vas a perder?

Setlist de Unisonic:

01. Unisonic
02. Never Too Late
03. Renegade
04. King For a Day
05. I’ve Tried
06. My Sanctuary
07. I’m Alive (Helloween)
08. Follow The Sign (Helloween)
09. Over The Rainbow
10. Star Rider
11. Solos de guitarra Kai y Mandy
12. Souls Alive
13. We Rise
14. Never Change Me
Encore
15. A Little Time (Helloween)
16. I Want Out (Helloween)

ug-b12cl12

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Ganadores de invitación a UNISONIC/GOTTHARD

Unisonic/Gotthard

Las siguientes personas ganaron una invitación al show que UNISONIC y GOTTHARD ofrecerán este miércoles 16 en el Teatro Caupolicán:

  • Luciano Ferrer
  • Diego Ortega
  • Rudy Velásquez
  • Carolina Barrer
  • Francisca de la Jara
  • Lincoln Alvarez
  • Paula Olivares
  • Mauricio Espinoza

¡Felicitaciones! Los ganadores fueron contactados por mail.

UNISONIC y GOTTHARD actuará el miércoles 16 en el Teatro Caupolicán, en un evento que parte a las 19:00 horas y que tiene a los nacionales STEELRAGE y FIRELAND como invitados.

Hoy los dos grupos darán un show adicional en la Batuta, rememorando lo que HAMMERFALL hiciera el 2001 y también GAMMA RAY con MASTERPLAN a finales del 2003. Lo que Kiske y Hansen tocarán allí sólo ellos lo saben, pero se asegura una velada que artistas de esta convocatoria por lo general no dan en ningún otro lugar.

Las entradas para UNISONIC con GOTTHARD en en Caupolicán están por Ticketek.cl (ex Ticketmaster) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon) y Black Box (Viña del Mar).

Asimismo, las entradas para el evento especial en la Batuta el 15 de mayo valen $20.000. Se pueden comprar por Ticketek.cl, en tiendas RockMusic o, para los amigos de regiones, escribiendo a entradasunisonic@powermetal.cl.

Unisonic y Gotthard - La Batuta

Kiske

Muchos de los actualmente “sub 45” pero “sobre treinta y tantos” que visitan la página, de seguro  se acordarán de una combinación casi mágica de los ochenta: una bicicleta, un personal stereo con cassettera (de esos aparatos electrónicos que ya no existen, eran enormes y las pilas duraban a los más un par de días para un metalero) y un “cassette” de uno de los Keepers… con todos estos elementos podíamos cruzar Santiago entero sin darnos cuenta, éramos muy felices, realmente felices con ello. Pero como nada es para siempre, tampoco al parecer lo era esa banda espectacular llamada Helloween, la “culpable” de aquellas obras sublimes de arte. De repente, todo se fue a negro cuando llegaron los obscuros noventa.

Sin Internet, sin redes sociales, e incluso sin revistas especializadas en Heavy/Power Metal, las fuentes directas eran las personas que vendían música en las tiendas, y ante la pregunta “¿hay algo nuevo de Helloween?”, la respuesta era “¿Hello-qué?” o bien, “no hay nada nuevo”, “parece que se disolvieron”.

Qué terrible recordar esos tiempos cuando muchos pensábamos que el heavy se moría, que el grunge y MTV habían asesinado al rock de las espadas, calaveras y chaquetas de cuero, y que ya a nadie le interesaba que Maiden y Judas no tuvieran a Dickinson y Halford en sus filas, entre muchos otros fatídicos signos. Frente a ello era natural pensar que la gran banda alemana de los Keepers ya no iba más, nunca más.

Pero como ustedes obviamente saben no fue así, y para no repetir lo que publicamos en la banda del mes, creo que está claro que PBGA y Chamaleon no eran los Keepers, que la dupla Kiske – Weikath ya no carburaba más, y pese a que muchos de quienes nos declaramos “Kiskistas” (no sé si somos la mayoría) lo preferimos antes que a Deris, debido probablemente a esa inigualable performance vocal alcanzada en aquellos mágicos álbumes que dieron motivación a este sitio web, creo que fue para mejor que llegara Andi a la banda y así resucitara la vertiente metalera de Helloween con ese espectacular disco llamado Master of the Rings. Con ello la banda se dio un segundo aire y una segunda oportunidad, la cual dura hasta hoy y es muy buena. Nuestros respetos a ambos, Deris es un gran frontman, pero bueno, esta es una editorial para Kiske y como todos saben, algo importante pasará en estos días.

En efecto, en la historia de nuestras vidas, sabemos que algo no está completo, sí, sí. Algo falta para cerrar el ciclo “mágico” (como lo es el Power Metal) que comenzó a fines de los ochenta y que nos reúne a todos en este sitio web que ya tiene más de once años (toda una eternidad en Internet), y ese “signo” es la visita de la “voz keeper”, la de Eagle Fly Free, la de I Want Out y cómo no, la de I’m Alive a nuestras tierras, algo impensado hace solamente un par de años atrás.

¿Porqué debemos ir a verlo? Porque Michael Kiske es alguien muy especial para todos quienes amamos el Power Metal, ya que es como la leyenda urbana que todos en algún momento pensamos que jamás volvería al metal, pero lo hizo. Bueno, ¿por qué lo hizo? Quizás la respuesta no es exactamente lo que esperábamos, quizá el mismo tiene una forma de pensar que no nos agrada del todo, y probablemente si un blacker o fan del death leyó la entrevista que le hicimos recientemente dirá “este tipo no es metalero”, y hay algo de razón en todo ello, PERO solamente hay un Michael Kiske, y probablemente jamás nunca en la historia del metal ninguna banda edite dos pedazos de álbums como los Keepers, y si hay expresiones que sacan ambos trabajos son “¡pero que voz! ¡increíble, épico a ultranza!, etc., etc.”. Ahora tenemos la gran oportunidad de escucharlo en vivo y no solamente eso, es increíble escuchar su voz ahora, 25 años después y notar que está igual. Qué gran vocalista que es y, como ya lo dijimos en la editorial anterior, Chile se ve premiado con tantos íconos que nos visitan. Y faltaba él, probablemente el “estándar” y “estandarte” de voz del Power Metal.

¿Vas a ir?, ¿te lo vas a perder? Solamente te puedo decir que quizás no haya otra opción de verlo en Chile y Kiske hay uno solo, y junto a Kai Hansen, de seguro que más de una emoción nos van a sacar.

¡UNISONIC y GOTTHARD ya están en Chile!

UNISONIC y GOTTHARD ya se encuentran en Chile. Este domingo, después del show inaugural de la gira latinoamericana en Argentina, la banda de Michael Kiske y Kai Hansen arribó al país junto con los suizos, para tocar el martes en la Batuta y el miércoles en el Caupolicán.

Aquí puedes ver la impresión de Kiske al llegar al aeropuerto y la invitación de Leo Leoni de GOTTHARD a los shows venideros.

UNISONIC y GOTTHARD actuará el miércoles 16 en el Teatro Caupolicán, en un evento que parte a las 19:00 horas y que tiene a los nacionales STEELRAGE y FIRELAND como invitados.

Pero antes, el martes 15, los dos grupos darán un show adicional en la Batuta, rememorando lo que HAMMERFALL hiciera el 2001 y también GAMMA RAY con MASTERPLAN a finales del 2003. Lo que Kiske y Hansen tocarán allí sólo ellos lo saben, pero se asegura una velada que artistas de esta convocatoria por lo general no dan en ningún otro lugar.

Las entradas para UNISONIC con GOTTHARD en en Caupolicán están por Ticketek.cl (ex Ticketmaster) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon) y Black Box (Viña del Mar).

Asimismo, las entradas para el evento especial en la Batuta el 15 de mayo valen $20.000. Se pueden comprar por Ticketek.cl, en tiendas RockMusic o, para los amigos de regiones, escribiendo a entradasunisonic@powermetal.cl.

Unisonic y Gotthard - La Batuta

¡Unisonic ya está en Chile!

Hora y media durará el show de UNISONIC

¡Ya llegó la hora! UNISONIC y GOTTHARD ya se encuentran en Argentina, para lo que será el primer show de esta gira latinoamericana que arranca el sábado en el Teatro Flores de Buenos Aires.

Mientras que GOTTHARD tocará 65 minutos en la apertura, la banda de la dupla clásica de los “Keeper Of The Seven Keys”, Michael Kiske y Kai Hansen, dará un show de 90 minutos. Si se considera entonces que el disco debut de UNISONIC dura 50 minutos, entonces disponen de al menos 40 para tocar canciones de HELLOWEEN y de los anteriores proyectos o participaciones del cantante.

En diversas entrevistas, Kiske ha señalado que no sólo desea cantar Future World o I Want Out, sino también otras como March of Time, I’m Alive, A Little Time o Kids of the Century. Habrá que ver entonces cómo ocupará UNISONIC ese tiempo en el concierto de Argentina, ¡porque será un guiño al repertorio que traerá a Santiago la próxima semana!

Gotthard

UNISONIC y GOTTHARD actuará el miércoles 16 en el Teatro Caupolicán, en un evento que parte a las 19:00 horas y que tiene a los nacionales STEELRAGE y FIRELAND como invitados.

Pero antes, el martes 15, los dos grupos darán un show adicional en la Batuta, rememorando lo que HAMMERFALL hiciera el 2001 y también GAMMA RAY con MASTERPLAN a finales del 2003. Lo que Kiske y Hansen tocarán allí sólo ellos lo saben, pero se asegura una velada que artistas de esta convocatoria por lo general no dan en ningún otro lugar.

Las entradas para UNISONIC con GOTTHARD en en Caupolicán están por Ticketek.cl (ex Ticketmaster) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon) y Black Box (Viña del Mar).

Asimismo, las entradas para el evento especial en la Batuta el 15 de mayo valen $20.000. Se pueden comprar por Ticketek.cl, en tiendas RockMusic o, para los amigos de regiones, escribiendo a entradasunisonic@powermetal.cl.

Unisonic y Gotthard - La Batuta

UNISONIC en Chile: Ganador concurso Twitter

Unisonic

Pablo Moya Castillo es el ganador del concurso Twitter para una invitación a ver el show de UNISONIC y GOTTHARD, con STEELRAGE y FIRELAND como invitados, en el Caupolicán el próximo miércoles.

UNISONIC, la banda que reúne a la clásica dupla de HELLOWEEN, Michael Kiske y Kai Hansen, actuará el miércoles 16 en el Teatro Caupolicán, en un evento que parte a las 19:00 horas y que no sólo tendrá a GOTTHARD como invitados más que especiales, sino también a los nacionales STEELRAGE y FIRELAND.

Pero antes, el martes 15, UNISONIC y GOTTHARD darán un show adicional en la Batuta, rememorando lo que HAMMERFALL hiciera el 2001 y también GAMMA RAY con MASTERPLAN a finales del 2003. Lo que Kiske y Hansen tocarán allí sólo ellos lo saben, pero se asegura una velada que artistas de esta convocatoria por lo general no dan en ningún otro lugar.

Las entradas para UNISONIC con GOTTHARD en en Caupolicán están por Ticketek.cl (ex Ticketmaster) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon) y Black Box (Viña del Mar).

Asimismo, las entradas para el evento especial en la Batuta el 15 de mayo valen $20.000. Se pueden comprar por Ticketek.cl, en tiendas RockMusic o, para los amigos de regiones, escribiendo a entradasunisonic@powermetal.cl.

Unisonic y Gotthard - La Batuta

Firma de autógrafos con UNISONIC será después del show, en el mismo Caupolicán

Unisonic

Tenemos novedades para los que compraron sus entradas de palco con acceso a una firma de autógrafos con UNISONIC de Michael Kiske y Kai Hansen: el encuentro con la banda será en la cafetería del Teatro Caupolicán una vez que termine el show de ellos, en la noche.

UNISONIC, la banda que reúne a la clásica dupla de HELLOWEEN, Michael Kiske y Kai Hansen, actuará el miércoles 16 en el Teatro Caupolicán, en un evento que parte a las 19:00 horas y que no sólo tendrá a GOTTHARD como invitados más que especiales, sino también a los nacionales STEELRAGE y FIRELAND.

Pero antes, el martes 15, UNISONIC y GOTTHARD darán un show adicional en la Batuta, rememorando lo que HAMMERFALL hiciera el 2001 y también GAMMA RAY con MASTERPLAN a finales del 2003. Lo que Kiske y Hansen tocarán allí sólo ellos lo saben, pero se asegura una velada que artistas de esta convocatoria por lo general no dan en ningún otro lugar.

Las entradas para UNISONIC con GOTTHARD en en Caupolicán están por Ticketek.cl (ex Ticketmaster) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon) y Black Box (Viña del Mar).

Asimismo, las entradas para el evento especial en la Batuta el 15 de mayo valen $20.000. Se pueden comprar por Ticketek.cl, en tiendas RockMusic o, para los amigos de regiones, escribiendo a entradasunisonic@powermetal.cl.

Unisonic y Gotthard - La Batuta

Gotthard: Entrevista con Nic Maeder (mayo 2012)

Entrevista con Nic Maeder de Gotthard

Qué titánica es la tarea que Nic Maeder tiene por delante: cantar en el puesto de una de las voces más increíbles que haya dado el hard rock moderno en las últimas dos décadas.

Su llegada a Gotthard fue en medio del duelo por la muerte del gran Steve Lee, quien perdiera la vida en octubre del 2010 en un desafortunado accidente motoquero en los Estados Unidos, enlutando a una Suiza que tenía al frontman como uno de sus mayores referentes populares y artísticos. El consuelo era poco, pero sus amigos de banda tenían algo en mente: continuar con Gotthard, su legado y música.

A Maeder lo presentaron como nuevo cantante en noviembre del año pasado, a través del tema Remember It’s Me. “Lo principal para mí es agradecerles a todos por aceptarme, porque cuesta, cuesta aceptar a alguien nuevo”, nos dice este suizo que por años ha vivido en Australia y se devolvió al lugar de su nacimiento para ser parte de esta hermosa misión, de permitir que Gotthard continuara su recorrido pese a la tragedia. “Es tan importante para la banda, ellos de verdad desean continuar, tienen mucha pasión por esto, eso es lo más fundamental”.

Con este espíritu, Gotthard hará su primera gira con Maeder en las voces ahora en mayo y el territorio escogido es Latinoamérica, incluyendo dos actuaciones en Chile como invitados especiales de Unisonic, el grupo que reúne a la dupla clásica de Helloween, Michael Kiske y Kai Hansen.

En plena producción y finalización del disco de regreso de Gotthard, Firebirth, Maeder se acerca a nosotros para hablar de la visita y de los colores que trae con su voz a la música del conjunto, que por primera vez escucharemos en Santiago el próximo 15 y 16 de mayo.

Listen to the whole interview in english by clicking on the players below each answer.

Gotthard

LATINOAMÉRICA: PUNTO DE PARTIDA PARA EL NUEVO COMIENZO DE GOTTHARD

Todos sabemos que Gotthard son súper estrellas allá en Suiza, aunque en Sudamérica recién están en el proceso de darse a conocer y construir una fanaticada. ¿En qué medida será una aventura este viaje por Argentina, Chile, Brasil y México?

Pienso que será realmente emocionante, sólo pienso que será entretenido. Serán además, literalmente, mis primeros performances con la banda, ¿cierto?, los primeros conciertos verdaderos con la banda, así que es nuevo para mí, ¡es nuevo para todos (risas)! Es muy, muy emocionante y claro, es grandioso… literalmente… sí, ¡es lo primero para todos! ¡Y todos dicen que lo pasaron demasiado bien cuando fueron hace unos años (risas)!, y me imagino que tuvieron una muy buena respuesta igual. Las personas en Latinoamérica parece que se apasionan mucho por la música, parece que es muy entretenido ir para allá.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

¿Y por qué optaron por realizar el primer tour de este ciclo en Latinoamérica, en un mercado tan apartado de aquel como el suizo o el alemán, donde son tan famosos?

No estoy seguro, creo que allá habrán shows más pequeños comparados a los que el grupo hace por lo general en Suiza, y lo más probable es que sean más reales en el sentido que son más cercanos a la gente y más cercanos a… mira, encuentro que así das con un mejor feeling de cómo va a ser las reacciones, creo yo, ¿no? Y la verdad fue algo que el manager decidió que debíamos hacer, que partiéramos con esta gira, esta cuestión con Unisonic y pensamos que, bueno, parecía una gran forma de empezar. Nos presentamos en un estelar suizo en enero, sí, pero eso fue lo que duró el tema, muy rápido y nada parecido a lo que normalmente hacemos (risas), ¡pestañeas y se acaba! Fue divertido hacerlo en todo caso, aunque lo cierto es que dar un show como se debe es algo que todos tenemos ganas de hacer, sí. En este momento nos sentimos muy tranquilos al respecto porque estamos finalizando el álbum ahora. Queda un poquito más que hacer pero todo lo tomamos… o sea, todo es un capítulo a la vez. En los últimos dos meses sólo hemos estado en el estudio trabajando, trabajando y trabajando, y todos están realmente emocionados… hay entusiasmo más que todo, todos realmente emocionados por salir al público ahora y empezar a darle como se debe, ¿no? Hay más entusiasmo que preocupaciones y yo también lo veo así, ¿sabes? Estoy realmente excitado por hacerlo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Gotthard

“CUESTA DEMASIADO SUSTITUIR A ALGUIEN COMO STEVE LEE”

Ahora, tú pareces ser pieza importante de Gotthard, pareces ser un miembro importante de Gotthard. De hecho, ¡ahora mismo estás dando una entrevista para el grupo (risas)! Además, el bajista Marc dijo que “se requiere un montón de coraje para calzarse los zapatos de un gran vocal como Steve Lee”. ¿Cuánta presión te ha llegado o con cuánto relajo te has tomado esta responsabilidad tan gigantesca?

Pienso que… primero que todo, nosotros no miramos a esto en realidad como “reemplazar” al viejo cantante, ¿no?, es sólo una continuación, un nuevo capítulo para el conjunto y en serio que no lo vemos de ese modo, ya que comprendo que cuesta demasiado sustituir a alguien como Steve Lee por lo que mejor lo vemos como una continuación en realidad. O sea, los fans hasta ahora han sido de una bienvenida tan grata y me siento muy, muy afortunado. De verdad considero que tengo el apoyo de los seguidores, me han llegado algunos mensajes, cartas y esas cosas y todos están… cómo decirlo, “contentos” por esto y muy optimistas al respecto, lo que me quita bastante presión de encima. Asimismo, la banda es como una gran familia y todos se cuidan el uno del otro. Si hay presión, en realidad todos la comparten juntos, ¿me entiendes?, no sólo se pone toda sobre mí, sino sobre todos, en el grupo, entonces se hace mucho más sencillo. Sin embargo… o sea, por supuesto que siempre te preocuparás un poco aunque, redondeándolo, todo ha ido muy bien y en lo personal voy tomando un capítulo a la vez (risas), sólo concentrándome en una cosa y no me pongo a pensar demasiado hacia adelante, ¡lo que ha parecido mantenerme vivo hasta ahora (risas)!

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Hablabas del apoyo de los fans y también del apoyo que los integrantes de Gotthard te han dado desde tu llegada. ¿Cómo te sientes con ellos, tocando, grabando y escribiendo música?

A ver, muy, muy cómodo, y lo hemos estado haciendo de hace bastante rato ya en realidad. La primera vez que conocí a los muchachos fue en abril del año pasado y ya te imaginas, empezamos a hacer las audiciones y pasé un montón de tiempo dándolas ya que no podía volver, e incluso cuando me encontraba en Australia hacíamos varias cosas juntos a través de Internet. Y como a mediados de año, de hecho me vine hasta acá y estuvimos dos semanas escribiendo algunas canciones, así que pasamos bastante juntos antes incluso de unirme, ¿no? Y es más, el primer tema que lanzamos, Remember It’s Me, fue el primero que compusimos juntos, ¡durante la audición! Siempre fue muy cómodo, desde el principio, ¡de inmediato!, es decir, del momento mismo que tocamos una canción por primera vez, simplemente ensayamos y fue muy cómodo, de inmediato. Lógico, ahora hemos trabajado harto, tenemos listo un álbum y claro, ¡ha sido muy agradable!, muy cómodo desde el comienzo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Steve Lee

Los miembros debieron lidiar con la tragedia de la muerte de su cantante… ¿Cómo enfrentaste la audición, sabiendo que todavía estaban viviendo el duelo y la tristeza de su pérdida? ¿Cómo viste la atmósfera dentro de Gotthard?

Bueno, para empezar… o sea, no sabía cómo enfocarla, ni idea, sólo pensé ‘bueno, juntémonos, y veamos qué pasa, veamos cómo nos irá’. Pero, una cosa con los chiquillos es que estaban muy… no era una cosa que se escondiera, ¿me entiendes? Hablaban de ello muy abiertamente. Nunca fue extraño. Nunca fue raro. De hecho, ¡hablaban muy seguido de Steve!, ¡hasta el día de hoy! De pronto sale en la conversación y vaya, jamás ha sido extraño ni incómodo. Encuentro que han tenido una forma muy saludable de ver las cosas y creo que está muy presente. Como te dije, él realmente sale en las conversaciones bastante a menudo, ya sabes, con pequeñas historias por aquí y por allá, con pequeñas anécdotas, siempre hay algo que sale en el camino y lo hallo muy bonito de hecho.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

FIREBIRTH: “MUY FELIZ CON LOS RESULTADOS”

Como hablabas, han estado trabajando en este nuevo álbum, Firebirth, y los miembros de Gotthard se han visto muy felices contigo porque los has ayudado no sólo como cantante. También tocas el piano, la guitarra. Eres un músico all-rounded. ¿Qué clase de input tienes en el disco? O sea, ¿cuán distinto suena Gotthard contigo en el equipo creativo?

Bueno, pienso que… no, todavía sigue siendo muy… probablemente le haya añadido otro color, un color extra a las canciones pero es bien importante para la banda que nosotros continuemos sonando como Gotthard primero que todo, ¡y continúa sonando bastante a Gotthard!, quizás con algunas tonalidades diferentes. Sin embargo, el verdadero foco era seguir sonando como el mismo grupo y creo que realmente nos las arreglamos para concretarlos de esa forma. Estoy muy, muy feliz con los resultados. Para mí en realidad, es tratar de ser lo mejor que pueda, meterme e involucrarme de verdad en la composición, tanto en la música como en las letras, y trabajar juntos para mantener la visión de la banda intacta, que todo se siga manteniendo como Gotthard y ayudar a que las ideas de los muchachos se concreten además, claro, ¡simplemente hacer lo que mejor que pueda (risas)!, eso es lo único que puedo hacer. Conocía a la banda, obviamente, no de forma personal pero la conocía de hace tiempo porque iba de Australia a Suiza y viceversa mientras crecía, toda mi vida. En un momento de hecho… me imagino que fue el ’94, ¡tocamos en el mismo festival con mi grupo!, con el que tenía en ese entonces. Ellos encabezaban el festival y nosotros éramos el primer acto (risas), así que los conocía de hace mucho. Cuando supe que buscaban un vocalista y probé, inicialmente fueron tres, me enviaron tres canciones para que las cantara, tres antiguas de las suyas que canté y se las pasé de vuelta, y creo que en ese punto en realidad, apenas hice eso y escucharon mi voz en sus temas, fue cuando pensé que sonaba bien, que había sido entretenido hacerlo y bueno… todo partió de ahí. No estaba ciento por ciento seguro hasta que conocí a los muchachos, pero una vez que pasé unos días tocando con ellos, ¡la química fue muy buena de inmediato!, y simplemente encajó, se sintió tan natural que sí, de verdad me dieron ganas de hacerlo, ¡se sintió tan genial!

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Gotthard

Steve tenía un estilo vocal muy particular, muy suyo. Ningún otro cantante se le parece y muy pocos se le acercan. ¿Cuán distintas sonarán las canciones de Gotthard contigo y qué cosas crees que los miembros vieron en ti que decidieron invitarte?

Oh, ¡tendrías que preguntárselo a ellos (risas)! Es divertido que algunas personas hayan dicho que nuestras voces son bien similares, y que otras hayan dicho que son muy, muy distintas… uf, es una pregunta muy difícil de responder, ¿sabes?, la verdad es que sueno del modo que lo sueno y supongo que… hmmm, mira… continúa siendo un estilo de canto parecido, ¿me entiendes?, entonces sigue adecuándose al conjunto. Comprendía el asunto de que los muchachos necesitaban saber era si yo era capaz de cantar las canciones antiguas, si era capaz de sonar convincente en las canciones antiguas, y aquello sin duda funciona, todavía se las arregla para sonar bastante como el grupo mismo. Anytime Anywhere probablemente sea una de mis favoritas, la primera de hecho que grabé con mi voz encima, ¡lo pase muy bien haciéndola!, ¡realmente me gustó mucho cantarla! Sí, lo más seguro que sea mi favorita y, por supuesto, todo lo nuevo que estamos armando ahora, es muy divertido también.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Y a propósito, algo que me atraía mucho de Steve era que cantaba excelente en castellano (risas), como por ejemplo la versión en español de Anytime Anywhere, El Traidor. ¿Cómo te sentirías cantándola en castellano para la gira que se viene (risas)?

¡Probablemente no tan cómodo (carcajadas)! O sea, puedo hablar inglés y francés así que igual puedo cantar en francés, ¿no?, pero no sé, tendría que aprender palabra tras palabra (risas), ¡aunque podría ser entretenido (risas)!

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Gotthard

Bueno Nic, que alegría hablar contigo. Sabemos acá que estos shows en Latinoamérica y Chile, y todos los que hagan de aquí en adelante, serán para homenajear y celebrar la memoria del Steve Lee…

Sí, absolutamente. Creo que lo principal para mí es agradecerles a todos por aceptarme, porque cuesta, cuesta aceptar a alguien nuevo y me percato de ello. Me considero muy afortunado espero de corazón que me acepten de la misma forma cuando nos veamos, esa es la cuestión. Es tan importante para la banda, ellos de verdad desean continuar, tienen mucha pasión por esto, eso es lo más fundamental en la vida de ellos, es su banda y si pueden transmitirlo a todos los fans, ¡será lo mejor que podría pasarles!

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Unisonic y Gotthard - La Batuta

Especial en Radio PowerMetal.cl: Show de HELLOWEEN en 1987

¿Has podido escuchar versiones en vivo de I’m Alive, Twilight of the Gods o Halloween de HELLOWEEN con Michael Kiske en las voces y Kai Hansen en las guitarras? Si no, te invitamos a sintonizar la Radio PowerMetal.cl a las ocho de la noche, porque transmitiremos una presentación en vivo de la calabaza en 1987, cuando recién sacaban el “Keeper Of The Seven Keys Part I” y se convertían en la banda revelación de todo el metal europeo.

Además, volveremos a repasar el disco “God n Evil” de los nacionales FIRELAND, que hace más de un año nos partieran la cabeza con su poderoso y explosivo Power Metal, con temas como Where Is Heaven, Ancient Time, Dream y muchos más de tu espectacular placa. Todo, ¡a partir de las 20:00 horas en Radio PowerMetal.cl!

El especial de este lunes lo hacemos a una semana que UNISONIC de Michael Kiske y Kai Hansen, la clásica dupla de HELLOWEEN, llegue a Chile para actuar junto con GOTTHARD, STEELRAGE y FIRELAND en el Teatro Caupolicán el próximo 16 de mayo, en un show que parte a las 19:00 horas.

Pero antes, el martes 15, UNISONIC y GOTTHARD darán un show adicional en la Batuta, rememorando lo que HAMMERFALL hiciera el 2001 y también GAMMA RAY con MASTERPLAN a finales del 2003. Lo que Kiske y Hansen tocarán allí sólo ellos lo saben, pero se asegura una velada que artistas de esta convocatoria por lo general no dan en ningún lugar.

Las entradas para los dos shows de UNISONIC con GOTTHARD en Santiago están a la venta por Ticketek.cl (ex Ticketmaster) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon) y Black Box (Viña del Mar). Los tickets para el concierto principal del Caupolicán están a $14.000 galería, $18.000 tribuna, $22.000 cancha y $30.000 palco.

Asimismo, las entradas para el evento especial en la Batuta el 15 de mayo valen $20.000. Se pueden comprar por Ticketek.cl, en tiendas RockMusic o, para los amigos de regiones, escribiendo a entradasunisonic@powermetal.cl.

Unisonic y Gotthard - La Batuta

Entrevista con MICHAEL KISKE: ¡Gana una entrada anunciándola por Twitter!

Por motivo de los shows de UNISONIC con GOTTHARD en Chile, programados para el 16 de mayo en el Caupolicán y el 15 en la Batuta, la voz más legendaria en la historia completa del Power Metal nos dio una entrevista en la cual nos contó un poco acerca de su relación con la escena metalera, Kai Hansen y Michael Weikath, de sus recuerdos -buenos y malos- cuando era el cantante de HELLOWEEN, y como serán los conciertos en Sudamérica:

“Tenemos todo el derecho del mundo de tocar nuestro material de esos días. O sea, Kai escribió la mayoría de los tracks de de la era de los Keeper (y) cuando las toquemos, sonarán más como las originales que cuando las toca el grupo (Helloween) actual (…) No hay ninguna necesidad de guerras en la industria musical pero tocaremos un montón de canciones del pasado que nosotros escribimos, las que Kai escribió y que yo escribí. Aquello incluiría tracks como Future World y I Want Out, tal vez March Of Time y así (…) y quizás también nos metamos con A Little Time o Kids Of The Century, dependiendo de lo largo que sea el repertorio. (…) Sí, habrá una porción de eso y no nos arrepentimos de aquellos tiempos. O sea, sé que se ha hablado mucha mierda acerca de mi relación con la escena metalera o incluso con Helloween. Pienso que dejé bien en claro cuál es mi punto de vista pero cuando nos referimos a Helloween, a los años con Kai en el grupo… ¡amo esa época y jamás lo habría hecho de otro modo! Creía que éramos la mejor banda del mundo, creía que hacíamos la mejor música en la Tierra, ¡así totalmente convencido y era increíble!, nada más. Sin embargo, desde el día que Kai Hansen se fue, se tornó en una PESADILLA para mí debido a ciertas cosas que ocurrieron dentro del grupo, aunque nunca lo rechacé y siempre lo respaldé ciento por ciento. Cualquiera que te diga lo contrario es un mentiroso”.

UNISONIC (KISKE y HANSEN) con GOTTHARD en Chile: ¡CONCURSO POR TWITTER!

Para todos los que quieran ir al show del Caupolicán pero no tienen todavía como comprar la entrada, ¡les tenemos un concurso vía Twitter para ganarse una invitación!

Lo único que tienes que hacer para participar es seguirnos en Twitter (@powermetalcl) y publicar lo siguiente en tu cuenta:

  • Entrevista con Michael Kiske (ex Helloween) en @powermetalcl – http://bit.ly/kiske – Unisonic en Chile – 15|05 La Batuta /16|05 Caupolicán

La persona que más veces coloque esto en su Twitter, ¡se gana la entrada! ¡Así de simple!

UNISONIC, la banda que reúne a la clásica dupla de los “Keeper Of The Seven Keys”, Kai Hansen y Michael Kiske, tocarán el 16 de mayo en el Teatro Caupolicán en un concierto que empezará a las 19 horas con GOTTHARD, STEELRAGE y FIRELAND como invitados especiales.

Pero antes, el martes 15, los dos grupos darán un show adicional en la Batuta, rememorando lo que HAMMERFALL hiciera el 2001 y también GAMMA RAY con MASTERPLAN a finales del 2003. Lo que Kiske y Hansen tocarán allí sólo lo saben ellos, pero se asegura una velada que artistas de esta convocatoria por lo general no dan en ningún lugar.

Las entradas para los dos shows de UNISONIC con GOTTHARD en Santiago están a la venta por Ticketek.cl (ex Ticketmaster) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon) y Black Box (Viña del Mar). Los tickets para el concierto principal del Caupolicán están a $14.000 galería, $18.000 tribuna, $22.000 cancha y $30.000 palco.

Asimismo, las entradas para el evento especial en la Batuta el 15 de mayo valen $20.000. Se pueden comprar por Ticketek.cl, en tiendas RockMusic o, para los amigos de regiones, escribiendo a entradasunisonic@powermetal.cl.

Unisonic y Gotthard - La Batuta

UNISONIC ensaya para venir a Chile

Unisonic

Varias fotos de sus ensayos para la gira que los trae a Chile posteó UNISONIC a través de sus canales oficiales, para empezar a calentar el ambiente de cara a lo que se viene en mayo, con la banda de la dupla clásica de HELLOWEEN, Michael Kiske y Kai Hansen, repasando las canciones que tocarán el 16 en el Teatro Caupolicán y el 15 en un show especial en la Batuta.

Aquí puedes revisar la galería de imágenes:

El grupo se encuentra practicando ahora mismo en Hamburgo, la ciudad cuna del Power Metal alemán, definiendo los temas que tocarán en Argentina, Chile, Brasil y México, recorriendo Latinomamérica con GOTTHARD en calidad de “very special guests”.

En algunas entrevistas, el legendario Michael Kiske ha comentado que en el repertorio en vivo de los conciertos de UNISONIC sí habrá espacio para viejos clásicos de HELLOWEEN, de la época en la cual pertenecía al grupo. Entre esos, ha prometido números como March Of Time, I’m Alive, A Little Time, I Want Out, Future World y Kids Of The Century.

Las entradas para los dos shows de UNISONIC con GOTTHARD en Santiago están a la venta por Ticketek.cl (ex Ticketmaster) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon) y Black Box (Viña del Mar).

Los tickets para el concierto principal del Caupolicán están a $14.000 galería, $18.000 tribuna, $22.000 cancha y $30.000 palco. Aquellos que daban acceso a palco más una firma de autógrafos con UNISONIC, se encuentran agotadas. Para este recital, los nacionales invitados para abrir el espectáculo son FIRELAND y STEELRAGE.

Asimismo, las entradas para el evento especial en la Batuta el 15 de mayo valen $20.000.

Unisonic (banda del mes – mayo 2012)

Unisonic

Alemania es un país prolífico en diversas facetas a lo largo de la historia de la humanidad. Le ha dado grandes científicos como Albert Einstein, figuras trascendentes de la historia como Otto von Bismarck, al actual Papa Joseph Aloisius Ratzinger, intelectuales brillantes como Emmanuel Kant o Friedrich Nietzsche, gigantescos deportistas como Franz Beckenbauer, Steffi Graf o Michael Schumacher, inmortales músicos clásicos como Johann Sebastian Bach o Ludwig van Beethoven, y tantos otros. Y por cierto, el metal no pudo, no puede ni podrá verse ajenos al gigantesco legado y trascendencia histórica del pueblo germano. En particular, nos toca revisar la vida y “llegada al poder” de un cantante alemán, fan de Elvis Presley, que muy joven se transformaría en la voz más icónica de la historia del Power Metal, a tal punto que marca, con su timbre, la consolidación de un estilo musical. En suma, entre otras consecuencias, si hoy en día existe una página llamada PowerMetal.cl es, en buena parte, gracias a la voz de Michael Kiske, ex Helloween y actual Unisonic, banda del mes en nuestra página.

Michael Kiske

NOW YOU’VE MADE YOUR CHOICE…

Los hamburgueses Helloween, liderados en 1986 por el ex estudiante de Derecho Kai Hansen en guitarras y voz, recién habían lanzado Walls Of Jericho, debut en el cual básicamente daban el puntapié inicial a un estilo musical: le agregaban melodía al speed metal (casi cercano al thrash por momentos), creando los cimientos de algo que en aquellos tiempos intentó definirse como un “powerful speed melodic heavy metal”, lo que comenzó a ser reconocido por los medios especializados europeos como Power Metal, un par de años antes de que en Estados Unidos el grupo Pantera lanzase un disco titulado homónimamente.

Sin embargo, Kai comenzaba a sufrir el stress de cantar y tocar guitarra, por lo cual propuso al resto de la banda comenzar la búsqueda de un vocalista que se ajustase a los propósitos de la misma, y los ojos se pusieron en gurrumín de dieciocho años y poseedor de un registro vocal que hasta el día de hoy lo convierte en uno de los más grandes vocalistas de la historia del Metal en general, que cantaba en una banda rockera llamada Ill Prophecy, junto a sus amigos Karsten Nagel (batería), Uli Schulz (guitarra), Reiko Ebel (guitarra) y Patrick Hampe (bajo).

Helloween

“Michi” nace el 24 de enero de 1968, en Hamburgo y desde niño se ve interesado e influenciado por su más grande ídolo hasta el día de hoy, un tal Elvis Aaron Presley, el Rey del Rock & Roll. A sus 16 años, en el colegio formó Ill Prophecy junto a sus mencionados amigos, lanzando una especie de EP que contiene las versiones “crudas” de lo que más tarde se transformaría en A Little Time y You Always Walk Alone, más otros temas.

Cuando recibió la oferta de Kai Hansen de unirse a Helloween, Kiske la rechazó en un principio por considerar que el estilo era demasiado rápido y que le costaría adaptar su voz, por lo que la banda apuntaría a contratar a otro vocalista -que cantaba en Tyran’ Pace-, Ralf Scheepers. Tras la negativa de Ralf, volvieron a la carga por Kiske, consiguiendo ficharlo a principios de 1987 tras la insistencia de Michael Weikath, el otro guitarrista de Helloween.

REVOLUCIÓN: SE ABREN LAS PUERTAS CON SIENTE LLAVES

La calabaza pretendía, ya en 1987, lanzar con su nuevo vocalista, su “chiche”, un disco doble, pero Noise Records se negó, por lo que a la larga la banda terminaría editando en años consecutivos dos de los más grandes trabajos de metal de la historia. En 1987 Helloween saca Keeper Of The Seven Keys Part I, disco que con apenas cuarenta minutos de duración ha pasado a constituir una piedra angular en el desarrollo del Heavy Metal. Si bien en Walls Of Jericho la banda había tenido un fenomenal debut, el Keeper I marca el verdadero nacimiento del Power Metal, con la mezcla de elementos como las armonías de las guitarras de Judas Priest y Maiden, voces extremadamente melódicas, letras positivas, baterías con dobles bombos desenfrenados, mucha garra y hasta elementos de música clásica.

unisonic5

Resulta inoficioso y hasta un poco hereje destacar temas de este trabajo, pero a grandes rasgos, pistas como las energéticas y poderosas I’m Alive, Twilight Of The Gods, la casi irónica felicidad extrema de un clásico de clásicos como Future World y la impresionante maestría épica de Halloween (con uno de los mejores -sino el mejor- dueto de guitarras de la historia), todas autoría de Kai Hansen, pueden considerarse como lo más destacado dentro de un trabajo genial. El disco vendería 150 mil copias… ¡sólo en Inglaterra! Es decir, estamos ante un LP de proporciones históricas, que impulsaría a Helloween a la elite del metal mundial, hecho que se vio recalcado con la aclamación de la crítica y de los mismos fans, puesto que además de tocar en muchos lugares de Europa, fueron invitados a Estados Unidos al MTV’s Headbanger’s Ball Tour, abriendo un show en el que además actuaron Armored Saint y Grim Reaper. Y gran parte de ello se debe al incomparable timbre y gama de recursos de la voz de Michael Kiske.

No contentos con esto, luego de la exitosa gira del Keeper I, Helloween lanzaría uno de los más grandes discos del metal. La segunda parte de la saga, Keeper Of The Seven Keys, Part II, es sin duda el trabajo que terminó por catapultar al quinteto germano al Olimpo. Se ha sindicado a este esfuerzo como el que terminó de crear el estilo conocido como Power Metal, con el himno más grande del estilo, la indescriptible Eagle Fly Free, las gancherísimas Dr. Stein, I Want Out y Rise And Fall (las letras son un prototipo del humor alemán), y la épica Keeper Of The Seven Keys, que cierra de manera perfecta un disco insuperable que ha traspasado generaciones. Gracias a este material, la banda consigue no sólo ratificar sino que incrementar de forma notoria el éxito alcanzado con Keeper I, siendo incluso invitados a tocar en el mítico Festival de Donington, Gran Bretaña, junto a Iron Maiden, Megadeth, Skid Row y Kiss, entre otras bandas.

unisonic4

Durante el tour “Pumpkins Fly Free”, que los lleva a Estados Unidos, Europa y Japón, la banda graba en Escocia uno de los que pudo ser el álbum en vivo más notable de todos los tiempos… estuvo cerca, pero por desgracia el sello decide que el tracklist se restrinja a sólo seis pistas, hecho que hasta el día de hoy ha provocado los reclamos de Kai Hansen. En fin, el recortado material se lanzó con tres nombres distintos: Live In The U.K. en Europa, Keepers Live en Japón y I Want Out Live en Estados Unidos.

Pero antes de la salida de este disco en vivo, la banda sufría un severo cambio.

ADIOS KAI…

Tras el Keeper II, comenzaron a notarse ciertos quiebres al interior de Helloween. Kai Hansen sólo compuso tres temas de este maravilloso trabajo, Save Us, de los tiempos en que Helloween pre-Kiske se llamaba Iron Fist, March Of Time y I Want Out, en comparación a que el Keeper I fue prácticamente compuesto por él en su totalidad. Ello era un revelador síntoma de las tensiones que comenzaron a vivirse en la banda, tanto por factores netamente relativos a relaciones interpersonales (lo que ha sido una constante en la historia de Helloween, quizás Hansen haya intuido eso), como por problemas con el management de la banda. Ello traería como consecuencia un creciente stress de Hansen, el que desembocaría en una “fatiga por las largas giras”.

Helloween

El último show de Kai en Helloween sería en Birmingham, Inglaterra, el ocho de noviembre de 1988, y a principios del año siguiente se anuncia su desvinculación de Helloween, en el momento más glorioso de la banda. Su salida provocó una tremenda conmoción en el medio y sobre todo en el que lejos era su mejor amigo en la banda, Michael, lo cual es recordado hasta el día de hoy por el propio Michael como el inicio de un período durísimo en su carrera. Según Kai, venía analizando la posibilidad de dejar la banda desde julio de 1988 y que no lo había hecho, en gran parte, por pedido de sus compañeros, pero que debido al desgaste que todo lo anterior le estaba provocando, consideró que era el minuto exacto para abandonar la banda.

Michael Weikath, quien ya se veía obligado a asumir mayores roles de liderazgo en la calabaza, recuerda esos complicados momentos en los que el grupo se puso en jaque:

“Tuvimos una reunión en la oficina con todos los involucrados a excepción de los representantes del sello discográfico (Noise), ellos no asistieron, pero sí nuestro manager personal en ese tiempo, y discutimos acerca de cómo continuaríamos con la banda en el futuro. Kai Hansen no podía creer lo que estaba pasando y ahí fue cuando nos dijo ‘OK., entonces me voy, es definitivo’, porque esperaba que nosotros giráramos menos, que el estrés fuera menor, que hiciéramos cosas diferentes y nos organizáramos de otra manera, puesto que el tour y todo lo demás simplemente nos sobrepasaba muy por arriba de nuestras cabezas, en particular porque además no estábamos recibiendo mucho por ello debido a ese contrato. ¿Aunque sabes? después de todo creo que tomó una buena decisión para él mismo y es más, habría sido la mejor para varios otros también, habría sido la mejor para mí también… Pudimos haber aceptado sus ideas pero no habríamos llegado a ninguna parte con ellas y toda esta locura que sucedió más adelante (la disputa judicial con Noise, la crisis interna a principios de los noventa), quizás haya sido necesaria para ser los que somos hoy en día”.

Helloween

“Cualquier cosa que hubiéramos hecho con Kai Hansen en un siguiente disco después de los Keeper habría generado un montón de discusiones porque se sentía cansado y enfermo de esto, si sabía cómo habían sido las cosas en los últimos dos o tres años antes de su salida: demasiada pelea por cualquier porquería. Ocurría por el carácter de los integrantes que se encontraban en Helloween y te confieso, yo también estaba harto. Existía mucha presión, ¿y cómo lidiabas con ella? Harías otro disco y te preguntarían tu parecer. ‘¡Oh!, ¡estamos genial!, ¡nos encontramos en gran forma y pensamos que el próximo será mejor!’. ¡Claro!, ¡eso creíamos!, pero en retrospectiva, no fuimos capaces de lidiar con toda la presión y la partida de Kai Hansen fue su reacción ante todo eso, directa y al grano. Y estuvo bien. Sin embargo, no podíamos hacer todo lo que se le vino a la cabeza… quizás era demasiado idealista en ese tiempo, aunque tenía razón creo yo, por más que no pudiéramos seguir sus planes”.

En aquellos tiempos se señaló que la separación se había producido en términos amistosos, tanto así que el mismo Hansen ayudó a buscar a su reemplazante, el que resultaría ser el mecánico de autos y guitarrista de Rampage hasta 1982, Roland Grapow, viejo amigo de la banda.

PESADILLA CON BRUSCO DESPERTAR: SE VA KISKE

Más allá de la partida de Kai Hansen, la banda sufría conflictos de otro tipo. Un serio inconveniente con Noise Records tuvo a la banda prácticamente inactiva hasta principios de 1991, lanzando sólo compilados como Pumpkin Tracks o The Best, The Rest, The Rare, material en el que aparecen algunos temas inéditos y un par de versiones antiguas cantadas soberbiamente por Kiske, con lo cual los rumores de separación se acrecentaron. Pero en el citado año 1991 finalmente firman con EMI Records y lanza su cuarto disco en estudio y el tercero con Kiske, Pink Bubbles Go Ape, el muy esperado disco post-Keepers, que no tuvo la repercusión esperada ni por los fans ni por la crítica especializada, pues el estilo de Helloween se encausaba hacia un camino algo menos metalero, y bastante más hardrockero y lúdico en cuanto a las letras. De todas maneras, Pink Bubbles Go Ape, a pesar de ser un trabajo considerado mayoritariamente como irregular, posee una buena cantidad de temas a la altura de una banda como Helloween, como Someone’s Crying, Kids Of The Century o The Chance, entre otros, donde Kiske se luce.

Las tensiones al interior de Helloween fueron creciendo con los malos resultados de ventas de Pink Bubbles. Además, el baterista Ingo Schwichtenberg comenzó a empeorar en su estado de salud, sufriendo un paulatino agravamiento de su hereditaria esquizofrenia debido al consumo de cocaína y otras drogas. Y además, las diferencias entre las dos opiniones más fuertes en la banda, la de Michael Kiske y la de Michael Weikath, comenzaron a pesar, y mucho. En este contexto, Helloween lanza en 1993 Chameleon, su quinto disco en estudio, cuarto y último con Kiske al micrófono, un trabajo totalmente diferente a lo escuchado anteriormente de los germanos, alejándose a pasos agigantados del metal más puro y experimentando con sonidos más cercanos, por momentos, al pop, incluyendo temas como First Time, Step Out Of Hell, Giants, quizás las más rockeras, y otras como I Don’t Wanna Cry No More o Longing, muy alejadas del metal, donde su gran “brillo” es la voz de Kiske. Luego de Chameleon, las diferencias con Weikath llevaron a Kiske a abandonar la banda.

Para finalizar, Weikath explica: “Algunos fans dirían ‘cierto, pero llevó a la destrucción del Helloween antiguo’. Sí, O.K., sin embargo, aun con Ingo y Michael Kiske en la banda las personas no se sintieron muy contentas que digamos con Pink Bubbles Go Ape y Chameleon, nuestros seguidores no los recibieron bien y no quedaron satisfechos a pesar de tener a un Ingo y a un Kiske. Lo que quiero decir es que los fans podrían haber estado felices sólo por el hecho de contar con al menos estas personas adentro si tanto las adoraban. ¿Y qué puedes hacer tú? Ya tuviste al grandioso Michael Kiske en el conjunto y aun así no te gustó Chameleon y lo ocupaste como posavasos, ¿no es cierto?”.

Helloween

KISKE FLY FREE

Luego de su despido de Helloween, el futuro se mostraba sumamente incierto para el cantante. Nada se sabía respecto de qué iba a pasar con él, y la incertidumbre aumentaba con diversos rumores a su alrededor. El más llamativo quizás fue el que lo señalaba como remplazante de Bruce Dickinson en Iron Maiden, cuando éste decidió dejar a la Doncella para seguir su carrera en solitario. Todo, porque el management de Maiden era el mismo de Helloween, pero eso jamás llegó a concretarse. Y como su salida no fue en los mejores términos, una vez afuera medios y fanáticos querían enterarse de las razones de semejante tragedia, hallar culpables. Nunca explicó en detalle qué pasó con sus ex compañeros, pero sí dejó en claro que se debía a diferencias musicales y personales. Además dio luces sobre cierto disgusto con la escena. Algo que los medios luego se encargarían de traducir como “Kiske odia el Metal y a los metaleros”. Idea absurda que con los años el propio Kiske se encargó de aclarar.

Luego vinieron tres largos años de silencio en los que poco se supo de la vida personal y artística de Michael. Excepto por su aparición en el disco Land Of The Free de Gamma Ray (en la pista homónima y en Time To Break Free), su alejamiento de la música fue total.  No dijo mucho hasta 1996, año en que al fin lanzó su primer disco solista: Instant Clarity, un trabajo distinto a lo que había venido haciendo en Helloween, incluso a lo último, en lo cual había tenido un papel preponderante en la composición. Sin embargo, se las arregló para conservar buena parte del Rock que tanto le encantaba hacer. En ese sentido vale la pena destacar temas como Be True To Yourself (una muy clara declaración de principios), The Calling y la notable New Horizons. Estos dos últimos cuentan con las colaboraciones de nada más y nada menos que Adrian Smith (ex Iron Maiden) y Kai Hansen (que por esos ya la rompía en Gamma Ray), quienes incluso ayudaron en el proceso creativo.

Kiske

En el caso de Kai es bastante significativo, ya que demuestra que desde entonces existe una muy buena relación entre los músicos. También se destacaban canciones que explotaban una emotividad que Kiske pocas veces antes había podido exhibir, como en Always (hermosa canción que dedicó a su difunto amigo Ingo Schwichtenberg) y en la tremenda Do I Remember a Life?, que es posiblemente la mejor canción que llegó a componer. El disco recibió variadas críticas y comentarios, pero en general tendían hacia lo positivo. Independiente de eso, se trataba de una muestra clara de lo que Kiske deseaba hacer, al tiempo que dejaba la puerta abierta para una posible consolidación del cantante.

KiskeEse mismo año, sus inquietudes artísticas son tan amplias (posiblemente motivadas por su compleja salida de Helloween y su relación con la escena de ese entonces) que lo llevan a escribir y editar un libro. Bajo el título de Kunst Und Materialismus (El Arte y El Materialismo), expone varias ideas sobre esos dos conceptos y la forma en que se relacionan en el mundo actual. Lamentablemente, esta obra sólo se editó en alemán.

Su siguiente intento discográfico en solitario vendría tres años más tarde, en 1999, con  Readiness To Sacrifice, menos variado y considerablemente menos rockero que su predecesor. Curiosamente, sólo comenzó a venderse en países asiáticos, y por laguna razón (extraña) no fue comercializado en Europa y el resto del mundo sino hasta 2001, dos años de brecha que aminoraron el golpe que pudo haber esperado Kiske. Pero más allá de eso, la placa planteaba una propuesta distinta a todo lo que había hecho antes. Mostraba un cierto toque bluesero y un evidente alejamiento del Metal e incluso del Hard Rock que muchos no comprendieron o, derechamente, no aprobaron. Lo cierto es que no tuvo el mismo recibimiento que Instant Clarity, aun cuando contara con algunas grandes canciones, como Where Wishes Fly, o la “sinfónica” Shadowfights.

REACH OUT FOR THE LIGHT…

Para su siguiente esfuerzo en solitario habría que esperar hasta el 2006. Sin embargo, en el intertanto, la dubitativa figura de Kiske se dejaba ver de tanto en tanto en algunos proyectos musicales de connotados artistas de la escena. Escena de la que él intentaba desmarcarse, pero que seguía llamándole una y otra vez. Fue así como el 2001 reapareció de lleno en el mundo del Power Metal de la mano de un joven Tobias Sammet, en lo que hasta hoy es una de sus obras maestras, y una de las obras cumbre de todo el estilo Power: The Metal Opera.

KiskeAllí, un tal Ernie encarnaría al entrañable Lugaid Vandroiy, marcando el regreso de Kiske a las andadas del más puro Power Metal. ¿Pero por qué usaba ese seudónimo? ¿De verdad pensó que nadie reconocería su voz? Aparentemente sí. Al respecto comentó en una entrevista: “cuando Tobias me preguntó la primera vez, yo todavía me encontraba en un estado de querer esfumarme del mundo del Metal/Rock, por eso me puse Ernie en el  álbum. Ahora eso me parece chistoso. Hoy estoy mucho más relajado”. Lo cierto es que no resultó muy bien, pues el hecho de que Kiske “estaba de vuelta” fue la gran noticia de ese año. A partir de ese momento tuvo que luchar constantemente contra comentarios sobre vinculación con el metal, del que él renegaba y las constantes preguntas, cuestionamientos de un sector de los fans y medios, y peticiones para que volviera de lleno desde el otro lado.

Esa sola aparición le valió numerosas otras invitaciones. Fue así como Timo Tolkki le conminó a cantar en Key Of The Universe, del disco Hymn To Life. En ese corte Michael tendría uno de los más notables desempeños de su carrera, alcanzando tonalidades pocas veces vistas. Y poco tiempo después su ex compañero en Helloween, el guitarrista Roland Grapow, le invitaría a cantar en un tema del magnífico álbum debut de Masterplan (2003). Ese corte, Heroes, se convertiría en uno de los puntales del arrollador éxito de aquella producción. Pero claro, su aparición más estridente la haría nuevamente junto a Sammet. El 2002 se lanza la segunda parte de The Metal Opera, estableciendo otro hito en el metal y en la carrera de Kiske.

ENTRE INVITACIONES Y PROYECTOS: LA SEMILLA QUE ORIGINA EL REGRESO

Sobre el 2003 además cabe hablar del lanzamiento el que se suponía sería el regreso triunfal de Kiske al Rock, esta vez con un esfuerzo propio y ya no de invitado. Para ello se había conformado una banda llamada Supared. Efectivamente se trataba de un material rockero pero sumamente parco, donde las ejecuciones instrumentales eran bastante sólidas, la actuación vocal de Michael perfecta como siempre, aunque muchas de las canciones llegaban a ser aburridas.

KiskeEn definitiva no fue bien recibido por los fanáticos y generó críticas negativas. Parecía que Kiske ya no tenía mucho que dar de sí para el rock, sólo esporádicas y breves apariciones aquí y allá. Y esas participaciones fueron muchísimas: la ópera metal Aina: Days Of Rising Doom (donde aparece en Silver Maiden y Serendipity); Another Sun de Thalion (donde presta su voz para The Encounter), en Execution de los brasileños de Tribuzy, en el EP Superheroes de Edguy y un larguísimo etcétera que sigue extendiéndose en los últimos años (lo más reciente con Revolution Renaissance y Gamma Ray). Todas muy destacadas, pero apenas bocadillos para los más fanáticos.

Sin embargo, el 2005 pasaría algo que marcaría un punto de inflexión. Serafino Perusino, presidente del sello italiano Frontiers Records, en un gesto notable de visión, conformó una banda/proyecto llamada Place Vendome, donde además de Kiske cantanto AOR, estarían Uwe Reitenauer, Kosta Zafiriou, Gunther Werno y Dennis Ward, este último conocido por su trabajo en Pink Cream 69, productor de todos los álbumes de Angra con Edu Falaschi. Juntos editaron Place Vendome, un álbum de AOR o Hard Rock melódico con varias canciones realmente notables como I Will Be Waiting, Cross The Line o Place Vendome) de sonido sumamente fresco y bien logrado, con Ward teniendo mucho que ver en eso). La entrega logró convencer a la mayoría de la fanaticada, aunque poco y nada tuviese que ver con el metal, pero lo más importante es que en esta colaboración en formato proyecto se sentarían las bases de lo que más tarde se conocería como Unisonic

Después vino otro disco en solitario llamado simplemente Kiske. Según el propio artista, se trata de su “trabajo favorito”, porque es el más honesto y sincero que ha hecho, aunque para muchos sea un disco más bien débil que no representa mayor progreso respecto a Supared. Tiempo después, el 2008, Kiske se atrevería a realizar una vieja ambición: un disco de versiones de sus antiguas composiciones con Helloween, no sin antes superar muchas y serias dudas. Así, Past In Different Ways recibió variados comentarios. Para algunos es un registro que da nuevos aires a viejos clásicos, haciéndolos sonar renovados gracias a los interesantes nuevos arreglos acústicos. Para otros es lo opuesto: más de lo mismo. Lo concreto que es que para Michael era una forma de demostrar que podía lidiar con su pasado y, de hecho, construir nuevas cosas a partir de él, sin renegarlo. Una forma de decir “estoy en paz”.

Kiske

“Cuando nos referimos a Helloween, a los años con Kai en el grupo… ¡amo esa época!”, diría tiempo después. “Creía que éramos la mejor banda del mundo, creía que hacíamos la mejor música en la Tierra, ¡así totalmente convencido y era increíble!, nada más. Sin embargo, desde el día que Kai Hansen se fue, se tornó en una PESADILLA para mí debido a ciertas cosas que ocurrieron dentro del grupo, aunque nunca lo rechacé y siempre lo respaldé ciento por ciento. Cualquiera que te diga lo contrario es un mentiroso”.

¡TOBIAS SAMMET Y DENNIS WARD LO CONSIGUEN!

El 2008 también sería el año que Tobias Sammet le volvería a dar vida a Avantasia, tras el hito de los The Metal Opera. Nadie imaginó que el proyecto continuaría, ni que Michael fuera a continuar aportando, sobretodo porque el propio Sammet se encargó varias veces de aclarar que la historia ya había alcanzado su final y que no habría más. Pero Tobias logró hallar la inspiración para armar otras tres piezas maestras, de las cuales Kiske participó en todas, contribuyendo enormemente a su éxito. Es así como con la ayuda del cantante en The Scarecrow, lanzado en los primeros días de ese año, consigue un éxito importante en las listas europeas, con un sonido igual de elegante aunque menos powermetalero que el de sus dos antecesores. Kiske comparte roles con Jorn Lande, Roy Khan, Kai Hansen y muchos otros.

Tobias Sammet

El éxito es tan grande que por primera vez Sammet considera seriamente la posibilidad de armar una gira con Avantasia. Eso por sí sólo parecía complejo, pero contar con Kiske en el escenario parecía más bien imposible. “Por supuesto, la gente puede inquietarse por el hecho de que no esté Michael Kiske, ¡aunque será fantástico de todas maneras!”, decía el líder de Edguy con respecto a la ausencia de su ídolo y amigo en el tour, que pasaría por Chile y por Wacken en su recorrido. “De habernos acompañado, nos habría dicho que se hubiese arrepentido de no venir con nosotros, ¡pero no hay posibilidad alguna de contar con él (risas)!”.

Pero Kiske cada día se siente más relajado con respecto a su vínculo con el metal y, con la idea que Tobias le metió sobre cantar otra vez en vivo, se acerca a su productor Dennis Ward y juntos llevan a Place Vendome a otro nivel. Lo que pasa es lo siguiente: sacan el 2009 el álbum Street Of Fire, segundo largaduración de este proyecto creado y financiado por Serafino de Frontiers Records, y en diciembre anuncian el nacimiento de una nueva banda, Unisonic, con una alineación completada por el baterista Kosta Zafiriou (quien además es tour manager de Helloween) y el guitarrista Mandy Meyer, conocido por su trabajo en Asia, Gotthard y Krokus. La misión es sacar un álbum y promocionarlo girando en vivo, por lo que al mismo tiempo señalan que tocarán en la versión 2010 del Sweden Rock Festival, uno de los festivales metaleros más importante del viejo continente, marcando el regreso del alemán a lo entarimados. “Este nuevo grupo será lo más grande para mí después de Helloween”, agrega Michael. “Siempre es mejor estar en el escenario con una buena banda y con gente que te agrada”.

Unisonic

De esta forma, cuando por encargo de Frontiers grababa un disco con Amanda Somerville y Mat Sinner que simplemente se llamaría Kiske/Somerville, llega julio del 2010 con la primera actuación en directo de Kiske tras 16 años, en este festival escandinavo donde Unisonic despliega temas con una vibra hardrockera melódica que empieza a definir la línea del conjunto, además de algunos clásicos de Helloween. Lo que más impresiona a Michael sin embargo en la energía que recibe en el Sweden Rock por parte de todos los asistentes: “Apenas me puse en contacto con el público de nuevo, como en Sweden Rock después del concierto en una firma de autógrafos… ¡la energía de la gente era tan positiva!, la emoción, el entusiasmo, ¡no eran para nada negativos! Pareciera que la escena metalera es negativa pero la mayoría de las personas no lo es, la mayoría de hecho es muy dulce y me alegra mucho averiguar que las cosas no eran tan malas como pensaba”.

A UN PASO: KISKE CONOCE SUDAMÉRICA

Seducido entonces por la idea de cantar en vivo, el management de Kiske se contacta con el de Tobias Sammet, quien había sacado a principios del 2010 el doble esfuerzo y final de Avantasia, The Wicked Symphony y Angel Of Babylon, y le pregunta si todavía le interesaba contar con el ex Helloween para su próxima gira mundial.

Avantasia

Así explica Sammet lo sucedido:

“La última vez le hice una buena oferta y la rechazó. Eso fue hace dos años y medio y me dijo ‘no, de verdad te lo agradezco, necesito el dinero pero no lo tomaré por algo que no haré con el corazón’, y no tuve problemas con eso. Fue directo desde el comienzo y rechazó una muy buena oferta con el tal de seguir su corazón y ser leal a sí mismo… ¡perfecto! Ahora, la situación resultó un poquito diferente. Cuando le pregunté hace dos años y medio, Kiske no había tocado siquiera un show en los últimos 15 años. Hoy en cambio, ha estado con Unisonic haciendo algunas presentaciones y ha empezado a sentirse cada vez más relajado. Comenzó a soltarse, a encontrarse con más y más personas del público, ya sabes, como abandonando su soledad en cierta forma, así que se hallaba con el ánimo de pensar ‘sí, ¿por qué no?’. Se subió al escenario durante el verano y me imagino que se sorprendió por lo bien que lo pasó y dijo ‘sí, quiero volver a las pistas’. Para Michael será la primera vez después de muchísimo tiempo que tocará con Kai. Son antiguos compañeros de grupo, viejos amigos, por lo que varios esperaban a que se reunieran en vivo. Michael jamás ha ido a Sudamérica en su vida y no tuve que rogarle ‘oh, ¡hazlo por favor!’, no. De hecho fue su management quien me contactó y me dijo ‘¡en esta oportunidad Michael de verdad quiere hacerlo (risas)!, ¿hay algún pasaje disponible para él?’, y nosotros ‘¡¡¡POR SUPUESTO!!! VIEJO, ¡¡¡ES MICHAEL KISKE!!!’”.

El periplo parte el 30 de noviembre y en diciembre del 2010 pasa por Brasil y Argentina, lamentablemente sin detenerse en Chile debido al escaso número de seguidores que fueron a Avantasia el 2008 en el Caupolicán. Lo cierto es que el viaje con Kai en el touring lineup del súper proyecto le hacen revivir recuerdos de los días de Helloween que creía olvidados, de la química que ambos tenían y derrochaban en la época de los Keeper Of The Seven Keys, y de lo bien que se sentían actuando cada noche con él. Más de alguna conversación existe entonces para seguir tocando juntos después de la participación de ambos en el Wacken 2011 con Avantasia, y por eso Hansen se entusiasma con hacerse parte de Unisonic, transformando así a ese grupo en la instancia definitiva para la reunión de la dupla que escribiese historia metalera con temas como I Want Out, Halloween, I’m Alive y muchos más.

Kiske

“Después de muchos años de abstinencia, me entretuve mucho en mis shows con Unisonic el verano del 2010, por lo que acepté hacer una corta gira mundial con Avantasia”, recapitula Kiske para anunciar la llegada de su amigo a Unisonic. “Fue una gran experiencia estar en el escenario con todos esos grandes artistas, pero con Kai la cosa fue diferente. De inmediato sentimos la magia de nuevo y lo pasamos muy bien juntos. Hicimos lo que soñábamos hacer cuando nos juntáramos en una banda de nuevo. Él estaba interesado Unisonic y finalmente me preguntó si se podía unirse. Hablé con mis compañeros y todos se alegraron por eso. Es un guitarrista y compositor talentoso que enriquecerá a la banda y ya queremos ver como contribuye a la música de Unisonic”.

COS THERE IS A MILLION SONGS STILL LEFT UNSUNG…

and it’s never too lateEl líder de Gamma Ray llega justo a tiempo para colaborar con Kiske y Ward en la composición del debut de Unisonic, no sin antes ir a Japón el 15 octubre del 2011 para dar un primer show con esta excepcional alineación, como una de las principales atracciones del Loud Park, estrenando canciones como Unisonic, Souls Alive y My Sanctuary, y recordando clásicos como A Little Time, Future World y I Want Out.

A pesar de lo corto del repertorio, que además incluye un corte de Place Vendome, las expectativas empiezan a subir al mismo tiempo que el grupo de Kiske y Hansen sube a la web su primer single, el homónimo de la banda, trayendo a colación un metal melódico elaborado con aires puros de Kids Of The Century y Gamma Ray.

Unisonic

La promesa era sacar un disco a fines de año, pero el lanzamiento se posterga hasta marzo en Europa, trayendo sin embargo el EP Ignition para enero del 2012, con el sencillo Unisonic, la canción My Sanctuary, un demo de Souls Alive y I Want Out en vivo. Sin embargo, la noticia más espectacular que se escucharía ese mes por parte del quinteto sería con respecto a sus actividades en vivo, las que recalarían profundo en los pocos pero entusiastas seguidores de Michael Kiske en Chile.

Esto, porque luego de verse como un sueño imposible para muchos hasta hace un tiempo, se informa que el cantante vendrá por primera vez a país, cumpliendo el inocente anhelo de todos los fanáticos del Power Metal en el país de ver en vivo a la voz más legendaria en la historia completa del estilo, la misma que marcó a fuego su sonido a través de los Keeper Of The Seven Keys y participó en los ya clásicos The Metal Opera, estando en los trabajos powermetaleros más trascendentes de sus respectivas épocas.

unisonicensayo

La venida de Unisonic con Michael Kiske y Kai Hansen se anuncia con más sorpresas, ya que no sólo se trataría de un show, sino de dos, uno el 14 de mayo en Antofagasta y el otro, el 16 en el Caupolicán. Y no vendrían solos tampoco, puesto que en el cartel aparecerían los príncipes del Hard Rock europeo, Gotthard, en calidad de “very special guests”, en sus primeros conciertos en vivo con Nic Maeder en las voces tras la muerte el 2010 de Steve Lee.

En abril, lamentablemente, la banda da a conocer que la presentación en Antofagasta debe cancelarse. No obstante, para honrar el compromiso con los chilenos, añade una fecha adicional para el 15 de mayo en la Batuta, el mismo club donde Kai Hansen tocara con Gamma Ray y Masterplan en noviembre del 2003, en una tocata recordada hasta el día de hoy por la atmósfera de cercanía y repertorio que enseñaron ambos grupos. Ahora es el turno de Unisonic con Gotthard de actuar cara a cara ante los fanáticos chilenos.

Para amenizar la espera y porque no llegan con las manos ni mentes vacías, Unisonic saca por fin el 30 de marzo a través de edel su álbum debut, con grandes cortes de metal melódico como Star Rider, Never Too Late, We Rise y cuántos otros que serán parte del espectáculo que los chilenos verán por partida doble. Tanto Kai Hansen como Michael Kiske recorren toda Europa para promocionar el disco, en apariciones de radio y entrevistas que reflejan el excelente momento personal que atraviesan. “Fuimos a Inglaterra y también a España e hicimos un par de cosas por aquí en Alemania, ¡y fue hermoso!”, recuerda Michael acerca de las ruedas de prensa. “Hay una química tremenda entre Kai y yo, siempre es muy divertido, lo quiero mucho y casi se siente como si estuviéramos en los viejos tiempos. ¡Me había olvidado de todo esto!, pero algo se genera entre Kai y yo cuando estamos juntos, una especie de química que resulta muy agradable”.

Hasta hace sólo un par de años, era un sueño imposible y sólo adjudicable a los más ilusos el ver un día a Michael Kiske en un escenario, menos en uno chileno. Ahora la oportunidad es una realidad concreta. Where Wishes Fly!!!

Unisonic y Gotthard - La Batuta

GOTTHARD lanza su single “Starlight”

Gotthard

Tanto en versión eléctrica como acústica, GOTTHARD lanza hoy el single Starlight, canción que se escuchará en el primer álbum de los suizos tras la muerte de su frontman Steve Lee, llamado “Firebirth”.

Un teaser de 30 segundos colocado por Nuclear Blast Records se puede escuchar acá:

Este fue uno de los primeros temas que los hardrockeros suizos escribieron el 2011, una vez que lograron superar el duelo por la tragedia de su amigo y dieron con Nic Maeder, el nuevo cantante de GOTTHARD. “La química entre nosotros funcionó de inmediato”, dice el guitarrista Leo Leoni. “De verdad es poco común poder sentarse juntos de inmediato crear una canción que después se convertirá en single”.

Acerca de la dirección de “Firebirth”, Leoni señala: “Nos hemos devuelto a nuestras raíces y a propósito le dimos al álbum un sonido GOTTHARD puro y directo. Nuestro objetivo fue concentrarnos en la cuestión más importante: las canciones”. No por nada, el guitarrista buscó al ingeniero estadounidense Paul Lani, el mismo con quien trabajase en la producción de registros antiguos de la banda como “G” y “Homerun”.

Como resultado, los miembros de GOTTHARD aseguran que se viene un disco completamente honesto, “un tributo al rock ‘n roll como experiencia de vida”.

“Firebirth” saldrá a la venta el primero de junio y tendrá los siguientes temas:

01. Starlight
02. Give Me Real
03. Remember It’s Me
04. Fight
05. Yippie Aye Yay
06. Tell Me
07. Shine
08. The Story Is Over
09. Right On
10. S.O.S.
11. Take It All Back
12. I Can
13. Where Are You? (dedicado a Steve Lee)

Starlight y Remember It’s Me -canción estrenada en noviembre para presentar a Nic como reemplazante de Steve– serán algunos de los cortes que GOTTHARD tocará en su gira por América Latina, la primera con Maeder en las voces y que tiene a Chile con dos fechas, el 16 de mayo en el Caupolicán y el 15 en la Batuta. Ambos, como “very special guests” de UNISONIC, la nueva banda de los ex HELLOWEEN Michael Kiske y Kai Hansen.

Así, la renacida agrupación mutiplatino compartirá sus 20 años de exitosa carrera ante los chilenos, enseñando por qué han vendido tres millones de copias sólo en su país, celebrando por supuesto la memoria de su malogrado y legendario vocalista.

Las entradas están a la venta a través de Ticketek.cl (ex Ticketmaster) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon) y Black Box (Viña del Mar).

Entradas para UNISONIC y GOTTHARD en la Batuta

Unisonic en Chile

En cualquier momento se empezarán a vender las entradas para el show adicional que UNISONIC de Michael Kiske y Kai Hansen con GOTTHARD darán en la Batuta, el próximo 15 de mayo. Estarán a $20.000 y se podrán comprar a través de Ticketek.cl y tiendas RockMusic del Eurocentro y Portal Lyon.

El evento rememorará lo que STRATOVARIUS hiciera el 2000 en la extinta Laberinto, o HAMMERFALL en la misma Batuta en marzo de 2001, o GAMMA RAY con MASTERPLAN en aquel local a fines del 2003, en un show más suelto y cercano con todos los que asistan.

Lo que Kiske y Hansen tocarán en la Batuta sólo lo saben ellos, pero se asegura una velada que artistas de esta convocatoria por lo general no dan en ningún lugar.

Al día siguiente, el 16 de mayo, UNISONIC con GOTTHARD actuán en el Teatro Caupolicán ante un público que ha esperado décadas por ver a Michael Kiske cantando en un escenario. La voz más legendaria en la historia del Power Metal interpretará material del debut de su nueva banda y también clásicos de los “Keeper Of The Seven Keys”, entre otros: “Tocaremos un montón de canciones del pasado que nosotros escribimos, las que Kai escribió y yo escribí”, dice Kiske a PowerMetal.cl. “Aquello incluiría tracks como Future World y I Want Out, tal vez March Of Time y así. Kai compuso algunos de los temas clave y quizás también nos metamos con A Little Time o Kids Of The Century, dependiendo de lo largo que sea el repertorio (…) Cuando las toquemos, sonarán más como las originales que cuando las toca el grupo (HELLOWEEN) actual”.

Todo parte a las 19:00 horas y los invitados nacionales son FIRELAND y STEELRAGE.

Las entradas para el concierto del Caupolicán valen $14.000 (galería), $18.000 (tribuna), $22.000 (cancha) y $30.000 (palco), se venden a través de Ticketek.cl (ex Ticketmaster) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon) y Black Box (Viña del Mar).

Quienes hayan comprado tickets para Antofagasta, pueden devolverlos en los lugares donde los adquirieron o utilizarlos para el recital del 16 en el Caupolicán.