Entradas

UNDERNEATH

Ingresamos al recinto y tras acomodarnos en la parte de atrás del local, las luces se apagan y comienzan a subir al escenario Marcelo Prades y compañía para presentar ante unas 200 personas que estaban desde temprano y que prendieron con su repertorio de Dark Metal Progresivo, donde lograron interpretar un pequeño setlist, potente y preciso, repasando su discografía, jugando con melodías oscuras que sacaron aplausos y cabeceos del público asistente. Partieron de golpe con Fightback y Convict Of An Useless Theory, dos temas cargados de poder que marcan el estilo de la banda, con una propuesta sumamente interesante que no dejó indiferente a nadie. Sin tiempos para grandes discursos, con una corta intro presentaron su tema en español Fría Cruz y Dark Logic of Faith, las cuales hicieron que los espectadores que poco a poco llegaban, se alejaran de la barra y se fueran directo a presenciar el talento chileno y cabecear en cancha.

Para terminar su show se presentaron los temas Portrait of Life y Aftermath, los cuales dieron un cierre preciso sin dejar respiros, con una potencia destacable para una banda con un género bastante difícil de crear. Cabe destacar a los miembros de la banda, que a pesar de los contratiempos y no poder hacer prueba de sonido por demoras, salieron adelante haciendo lo que mejor saben hacer, obviamente también lleva mérito su sonidista, que a pesar de todo salió adelante haciendo sonar a la banda de muy buena forma, que quizás no fue la óptima, pero esperamos que haya otra oportunidad donde esta banda tenga una revancha y puedan contar un mejor sonido y con mucho más público, el cual se merecían.

Setlist Underneath

1. Fightback
2. Convict Of An Useless Theory
3. Fría Cruz
4. Dark Logic Of Faith
5. Portrait Of Life
6. Aftermath

LAPSUS DEI

Luego de una breve espera es el turno de los también locales Lapsus Dei ,para ofrecernos su Doom Metal con toques progresivos, sonido y trabajo que han hecho que la banda se forje un nombre en la escena nacional. En su repertorio nos mostraron una gran cohesión entre ellos y disfrute por lo que hacen. El show abrió con Dreams, un tema de variedad de momentos, dando cuenta de inmediato de todo lo que la banda nos puede ofrecer, con una fusión de líneas variadas de guitarra y bajo entremezcladas, coronadas por una voz potente de parte de Rodrigo Poblete.

Luego de terminar de forma poderosa el primer tema y un saludo al público, comienza una entrada de melodías suaves de guitarra y un bajo envolvente respaldando. Es turno de los temas Reborn y Colossal. Aquí destacan los paisajes atmosféricos e inmersivos y el público alrededor respondió atento y concentrado. La intensidad fue creciendo y la respuesta de los asistentes también. El bajista Jorge Bastías destacó en su búsqueda de conectar con el público. Al rematar de forma poderosa estos vaivenes de cadencias suaves, se oye al público gritar.

El cierre es con el tema Absences. Aquí vemos al guitarrista Julio Leiva concentrado en su desempeño, en un tema que parte suave y que escala en intensidad, ofreciéndonos esta última dupla de cuerdas de los extremos, soportadas por la segunda guitarra y una batería precisa de Luis Pinto para crear la atmósfera final para un sólido final, siendo ya las 21:40. La banda se despide y el público agradece. La gratitud es mutua. Un buen show.

Setlist Lapsus Dei

1. Dreams
2. Reborn
3. Colossal
4. Absences

ENSIFERUM

Por último y para el plato fuerte nos preparamos para recibir a quienes nos convocan, los fineses de Ensiferum. Una banda sonora de introducción se funde con los gritos del público, anunciando que el momento llegó. Pudimos observar a un número no menor de fans utilizando el maquillaje característico de la banda, que fue recibida animosamente cuando hizo su aparición. En la apertura nos ofrecen For Those About to Fight for Metal y Two Paths, ambas del último disco del 2017, titulado también «Two Paths». Además, entre ellas estuvo Heathen Horde del disco «One Man Army» del 2015.

Ya desde el comienzo con For those… el público corea inmediatamente, animados por el bajista Sami Hinkka, mientras se pasea por el escenario encendiendo los ánimos. Una obertura a toda velocidad que predice lo que viene. Al iniciar Heather Horde saludan a los asistentes y estos responden intensamente. El tema transcurre con potentes y definidos riffs y durante una breve pausa acústica, la acordeonista Netta Skog (la más reciente llegada a la banda el 2016) también recorre el escenario alentando.

Comienza una segunda parte en esta cita del Melodic Folk Metal con Two of spades, un conocido del «One Man Army», donde ya está toda la fuerza de la banda desplegada, se inaugura el mosh pit y todos los músicos recorren el escenario, destacando la guitarra de Markus Toivonen. A continuación, recorremos la discografía de la banda, donde destacan temas como Treacherous Gods, que nos remonta a su primer disco homónimo del 2001, momento en el cual Sami recuerda brevemente su anterior visita a nuestro país., con The Longest Journey (Heathen Throne, Part II) e In My Sword I Trust, que podemos catalogar como un clásico instantáneo, donde su sello de riffs galopantes se luce y todos corean con puño en alto “Rise my Brothers!”. 

También contó con muestras de su último trabajo como King of Storms y Way of the Warrior, que el público evidentemente conocía y disfrutó. Los épicos coros conjuntos, el poder de la voz de Petri Lindroos y la poderosa cuidadísima y batería de Janne Parviainen, junto con la efervescencia que demostraban los asistentes, crean la postal que resume la jornada.

Al cerrar este momento y de forma especial, presentan a Netta, quien deja el acordeón para cantar el tema Feast With Valkyries, que es seguido por arremetidas con la poderosa Token of Time, donde se vive el momento álgido entre las palmas y luego la clásica Victory Song. Aquí revive el mosh con más fuerza que antes, coronado por guitarras aunadas en poder y un gran coro en conjunto. Memorable punto y aquí la banda agradece y se despide.

El público los aplaude fuertemente y luego de una breve espera, regresan para darnos el golpe de gracia con un bis a cargo de From Afar, del disco del mismo nombre y la fiesta de cierre con Lai Lai Hei, donde hay aplausos generosos en una pequeña pausa que antecede a los últimos segundos donde todos recorren el escenario mientras tocan a toda máquina. Al terminar, los originarios de Helsinki se toman su tiempo para compartir por última vez en la noche y la gente los despide con fervor.

Una cita con el poder galopante de Ensiferum, que cumplió con lo esperado y podría decirse que con creces en un extenso y poderoso espectáculo.

Setlist Ensiferum

01. For Those About to Fight for Metal
02. Heathen Horde
03. Two Paths
04. Two of Spades
05. King of Storms
06. Treacherous Gods
07. In My Sword I Trust
08. Warrior Without a War
09. The Longest Journey (Heathen Throne, Part II)
10. Way of the Warrior
11. Feast With Valkyries
12. Token of Time
13. Victory Song
14. From Afar
15. Lai Lai Hei

Live Review: Gustavo Miranda (Ensiferum/Lapsus Dei) | Matías Arteaga (Underneath)
Fotos: Fabián Ortega

Te dejamos la galería del concierto que dieron anoche Ensiferum, Underneath y Lapsus Dei en Blondie, en el marco del PaganFest 2017.

Fotos: Fabián Ortega

 

Children of Bodom en Chile

Una nueva visita de los liderados por Alex Laiho -que en este punto de la historia ya son considerados de la casa- nos llevaba al Teatro Cariola, esta vez presentando su más reciente trabajo «I Worship Chaos«. Es indudable que los fineses saben cómo dar un buen espectáculo y que su calidad individual como músicos jamás se cuestiona, pero hay un antecedente no menor para las agrupaciones de Metal que tocan en el recinto de San Diego: rara vez (dejando de lado Blind Guardian y una que otra banda) el sonido es óptimo. Es un hecho y hay diversos factores que influyen en este aspecto.

Ahora bien, dejando el pesimismo de lado, de alguna forma sentía algo de confianza sobre como viviríamos el show, principalmente porque que la fanaticada de Children of Bodom es fiel como pocas y cada presentación se vive como la última. Los fans llegan y se hacen notar. De esta forma, se preveía una entrega absoluta hacia lo que vendría, pero antes de eso estaba programada una agrupación local que tenía la misión de calentar los ánimos y de demostrar sus virtudes. Veamos que tal.

UNDERNEATH

A las 20:00 hrs. en punto, y tal como estaba programado en el itinerario, se corre el telón que cubre el escenario y con los músicos ya en posición, comienza a sonar la intro que dará comienzo a la presentación de los santiaguinos Underneath. Ellos mismos afirmaban en los días previos que su repertorio estaría cargado hacia las canciones de su último EP llamado «Useless Theory» (2015), pero para ello tendríamos que esperar, ya que las escogidas para abrir el show fueron Haunting Myself y Cold Embraces, ambas rescatadas del ya lejano álbum «Perceptions» (2005).

Children of Bodom en Chile

Rápidamente hicieron notar su propuesta un tanto sobria y contenida en el escenario, pero eso no opacó lo pulcro de su ejecución instrumental. Para darle más énfasis al asunto, las luces sobre el público y sobre el plató daban la atmósfera perfecta para un arranque que lamentablemente sufrió algunos baches en cuanto al sonido. Costaba distinguir las guitarras y la voz por algunos momentos, pero aún así lograron llevarse una ovación cerrada tras el puntapié inicial.

Víctor Prades se dirige a los presentes y rápidamente nos adelanta lo que sigue. Convict of a Useless Theory llamó la atención por esa poderosa apertura que posee, donde la banda se soltó un poco más y aprovecharon de ocupar el espacio disponible. La voz de Víctor se seguía perdiendo de vez en cuando entre los instrumentos, pero el frontman supo salir jugando para que esto pasara a segundo plano. Con el sonido un poco mejor ecualizado, Fría Cruz mostró la mejor faceta de la agrupación a mi parecer, que es precisamente cuando la dupla de guitarristas Patricio Saavedra y Emilio Parra generan esos contrastes acústicos-eléctricos que dan el matiz necesario en su característico estilo.

El setlist sigue con Dark Logic of Faith, momento propicio para que Cristián Lueje se luzca tras la batería, dando unos beats de gran calidad de principio a fin, que se acoplan de gran manera a las distintas progresiones del quinto tema de la jornada. Por último, es destacable el trabajo de Juan Pablo Llanquitur, quien junto al mencionado baterista comandan un tremendo outro que sonó verdaderamente demoledor. A esta altura, el aforo iba aumentando poco a poco, con lo cual mayor era la atención sobre el show de apertura.

Children of Bodom en Chile

Para finalizar, Indulgence y Portrait of Life incitaron a un tímido headbanging de parte de los más entusiastas. Sabiendo que su participación es acotada, supieron aprovechar cada segundo que tenían disponible y esto se vio reflejado en la actitud y en el desplante que tuvieron en estos dos últimos tracks. Víctor se mostró bastante más cómodo, lo que innegablemente dio paso a su mejor interpretación de la noche.

De esta forma, y tras una merecida ovación, a las 20:30 hrs. se puso fin a la presentación de Underneath. Dejando de lado los problemas de sonido (que por suerte se fueron atenuando con el correr de los minutos, al menos desde mi posición en el teatro), claramente le sacaron el jugo a la instancia a la que se enfrentaban, mostrando material nuevo, y como no, recordando algunas composiciones de hace algunos años. Tras un buen tiempo de inactividad, telonear a Children of Bodom es un hecho no menor, y esperemos que sea un buen indicio de lo que se les avecina.

Setlist de Underneath:

  1. Intro
  2. Haunting Myself
  3. Cold Embraces
  4. Convict of a Useless Theory
  5. Fría Cruz
  6. Dark Logic of Faith
  7. Indulgence
  8. Portrait of Life

CHILDREN OF BODOM

«¡¿Cuanto falta?!», es quizás la expresión que más se escucha en los instantes previos al plato fuerte de cualquier concierto. Y es que es imposible no sentir ansiedad y deseo que la banda salga a tocar los antes posible, más aún cuando los técnicos sobre el escenario arreglan los últimos detalles y se preocupan de que todo esté en su lugar. Es tiempo entonces de tomar la mejor posición posible en la cancha -que se encontraba considerablemente más poblada- y de acomodarse ante el inminente arribo de los oriundos de Espoo.

Children of Bodom en Chile

Como ha sido la tónica de la jornada, con una puntualidad más que destacable, a las 21:00 hrs. las luces comienzan a bajar tenuemente hasta que por fin se apagan por completo, dando paso a una eufórica reacción en cadena de parte de la audiencia. De la nada aparece Jaska Raatikainen para tomar posición sobre su batería. Con unos latidos de corazón de fondo, el aplauso de las 700 personas que aproximadamente se encontraban en el interior, se hace cada vez más estruendoso una vez que se le une el resto de los integrantes y entre medio de ellos aparece, el foco de atención absoluto, el maestro de ceremonias: Alexi «Wildchild« Laiho.

La cuestión es simple, si quieres tener una reacción sobre una reacción, es infalible dar el primer hachazo con un temazo de aquellos. Are You Dead Yet? fue recibido como se lo merece a estas alturas. Gritos, saltos, cánticos y puños en alto marcaban el inicio de esta nueva presentación de Children of Bodom en nuestro país. Al igual que con Underneath, el sonido en un comienzo fue bastante precario, la voz pasaba a segundo plano gracias a lo fuerte que estaban el resto de los instrumentos y derechamente hubo estrofas que se escucharon poco y nada. Eso sí, el «…should I regret or ask myself / Are!-You!-Dead!-Yet?!» retumbó dentro de todo el teatro, como era de esperarse. Primer solo del frontman y una tremenda ovación para los fineses.

Como si lo anterior fuera poco, y siguiendo con «Are You Dead Yet?» (2005), In Your Face provocó un headbanging generalizado antes de los primeros versos. Buena postal sin dudas, pero los presentes saben que cuando Jaska hace el cambio de ritmo antes de que Alexi comience a escupir las primeras palabras, el mosh está cada vez más cerca. A su vez, uno no termina de sorprenderse con lo bien que funciona la dupla Laiho-Wirman, quienes nos regalan una pose épica durante la parte instrumental del segundo cañonazo de la noche, situación que además sirvió para divisar de mejor forma los tres sostenes que estaban amarrados al atril del tecladista.

Children of Bodom en Chile

Lo siguiente sería la primera revisión a «I Worship Chaos» (2015) y debo decir que me sorprendió de sobremanera el recibimiento que tubo Morrigan. Con un sonido que no mejoró en demasía, la banda se mostró como un reloj suizo a la hora de interpretar este corte. Por su parte los fanáticos se mostraron bastante participativos, especialmente durante la sección de solos. Mención aparte para el guitarrista Daniel Freyberg, quien evidentemente mantiene un papel secundario en la agrupación, pero esto no le resta mérito alguno, ya que se mostró bastante seguro y confiado en su performance durante todo el concierto. Hacia el final, el «Wildchild» nos regala uno de esos situaciones que le hacen honor a su apodo, ya que en los últimos acordes botó furiosamente el atril micrófono golpeándolo con su guitarra. Para mí, una señal de lo que seguiría a continuación.

Vendrían los primeros «Olé Olé Olé / Children, Children», que funcionaron a la perfección como preámbulo a uno de los tantos clímax del show. Perdónenme la licencia y que divague un poco en este punto, pero ¡qué temazo es Sixpounder!. Junto a Mask of Sanity se pelea el puesto por ser mi canción favorita de COB. Con el tiempo llegué a la conclusión de que lo que la hace tan única, es la cohesión banda-público que se da cuando se interpreta en vivo. Me explico, para mí el track cuenta con tres momentos que son irrepetibles respecto a cualquier otra composición del repertorio disponible. En primer lugar, el headbanging de la introducción es casi una coreografía ensayada tanto para los músicos como para los asistentes. Segundo, no hay nadie, absolutamente nadie, que no grite «War!» y el «Six six six, Pounder!». Por último, evidentemente el mosh que trae consigo termina por conformar una catarsis colectiva. Para esta ocasión, me quedé con la sensación de que aceleraron el ritmo un poco más que en otras veces, detalles que solo la hacen más épica en todo caso.

Volvemos a «I Worship Chaos» con el opening track de la placa. I Hurt sonó algo desordenada y dispareja, donde realmente costaba diferenciar cada instrumento dentro de la confusión sonora que había en el centro del teatro. La cosa mejoraría un poco con otra de las canciones más ovacionadas de la noche. Pero antes de que comenzara, Laiho muestra una bandera chilena (al revés por cierto, pero la intención es lo que cuenta) llevándose otra vez todos los vítores de la audiencia. Nos pregunta cómo nos encontramos y si la estamos pasando bien, ante la obvia respuesta, asegura que la siguiente canción nunca ha sido tocada en nuestro país. De esta forma comienza Trashed, Lost & Strungout, tercera revisión al álbum publicado el año 2005. Se repiten los mismos patrones ya observados, un recibimiento notable, la banda interpretando a la perfección y Alexi echándose el equipo al hombro en cada movida. Gran, gran momento.

Children of Bodom en Chile

Jaska y Wirman hacen una especie de introducción improvisada mientras el vocalista/guitarrista lanza botellas de agua hacia la cancha, gesto que por supuesto siempre se agradece. De pronto comienza a sonar otro clásico de aquellos, en lo que sería la primera revisión de ese discazo llamado «Follow the Reaper» (2000). Hablamos de Everytime I Die, donde por primera vez se escuchó un singalong generalizado de cada una de las melodías que posee. Como bien sabemos esto supone una baja en las revoluciones, por lo que muchos aprovecharon de observar detenidamente el desplante y el dominio escénico de los del lago Bodom. Hablando de eso, en palabras del líder, es tiempo de traer de vuelta la vieja escuela. Qué mejor forma de hacerlo que rindiéndole honor a su nombre: Children of Bodom desata nuevamente el caos donde la batería suena arrolladora en cada segundo. Daniel y Henkka sin ser protagonistas hacen lo posible por animar al público e interactuar desde sus posiciones, en tanto Janne (que injustamente lo he dejado un poco de lado hasta ahora) acá literalmente «se las mandó» con su performance. Sí, siempre lo ha hecho, pero particularmente en este track me parece que demostró toda su experiencia y años de carretera.

La inconfundible introducción de Hate Me! nos vaticina lo que será otra de las más coreadas de la noche, gracias a esa frase tan característica «I despise everything I see, so I don’t give a fuck if ya hate me!».  Esto se multiplica una vez que Henkka en un más que correcto español nos saluda y nos recuerda que ya han pasado quince años desde el primer concierto de COB en Chile. Así, aprovecha de presentar Lake Bodom primer y único corte rescatado de «Something Wild» (1997). Sucedieron muchas cosas para el recuerdo, entre ellas, el «afortunado» (énfasis en las comillas, por favor) que logró subir al escenario y durar menos de un segundo hasta que los guardias rápidamente lo sacaron. Un nuevo y estruendoso singalong se produjo en la parte media-final, que además fue coronado con el juego que hicieron Jaska y Wirman lanzándose una baqueta de un lado a otro en plena sección instrumental. Finalmente, y es una lástima porque no se puede pasar por alto, se produjo un acople bastante molesto casi al comenzar la primera estrofa. Más allá de esto, fue otro momento para enmarcar (¿Cuantos llevamos ya?).

Children of Bodom en Chile

Laiho nuevamente se dirige a los asistentes y pide que para la siguiente canción se forme un mosh descomunal. Y bueno, sus deseos son órdenes ya que sin exagerar durante I Worship Chaos el diámetro del pit alcanzaba casi la totalidad de la cancha. Aunque parezca redundante, el sonido dejaba bastante que desear ya que la voz de Alexi derechamente a ratos no se escuchó. No hubo caso con tratar de distinguir el primer estribillo, y es un gran problema porque precisamente está hecho para cantarlo en vivo, como lo comentamos hace un tiempo en el CD Review del álbum. Pero bueno, no quedaba nada más que disfrutar lo que se podía. Por suerte con Angels Don’t Kill fue un poco menos notorio ya que al ser más lenta y calmada, no se produjo esa saturación que ya había ocurrido anteriormente.

Nuevos cánticos mientras Janne nos graba con su cámara dan paso a Silent Night, Bodom Night. ¡Díganme si no es grandioso cuando todos susurran al unísono «All the Reaper wants is more»!. Por lo demás, son notables las intervenciones e interludios del señor Wirman, a quien le perdí la cuenta de cuantas cervezas se tomó como si nada. Si la memoria no me falla, desde la visita del 2009 junto a Amorphis que no la interpretaban por estas tierras. Eso explica la brutalidad con la que fue ovacionada. Mismo asunto con Hate Crew Deathroll, que si bien siempre está incluida en el setlist, esto no merma los cánticos y el caos desatado. Tengo que mencionar un hecho no menor del que algunos se percataron en la parte posterior del recinto. Una de las personas que se encontraba en la platea alta, sorpresivamente se lanzó hacia el piso inferior accidentándose notoriamente tras la fuerte caída. Destacable eso sí el accionar de los guardias de seguridad que rápidamente acudieron a socorrerlo y a atarlo en una camilla que estaba muy cerca del incidente. Un poco de autocuidado no estaría mal tampoco.

22:10 hrs. y se produce el primer y único encore de parte de los fineses. Con una tormenta sonando de fondo y tras un minuto fuera de escena, vuelven rápidamente para arremeter con tres clásicos que terminaron por agotar la poca energía que iba quedando. La primera fue una sorpresa que creo yo, pocos esperaban. Children of Decadence mostró a un Daniel Freyberg que supo llevar la canción con sus destacables intervenciones, recordando por instantes la época dorada de COB, cuando poco a poco se iban abriendo paso hacia nuevos horizontes con temazos como este. Si buscamos otro momento donde todos cantaron, es obligación incluir el «If ya wanna take a glance to the blaze of pain / you’ll never be the same!«. Más aún considerando que nuevamente el Wildchild parecía que solo estuviera tocando su guitarra.

Children of Bodom en Chile

Finalmente Kissing the Shadows y Downfall pusieron término a esta nueva visita de los liderados por Alexi Laiho. Y muchas cosas se pueden agregar una vez concluido el show. Quizás que aún los más entusiastas intentaban animar el mosh que cada vez parecía más disuelto por todos los recursos utilizados y gastados en los que ya nos había brindado la agrupación. O que como ya es costumbre, las armonías y solos se llevaron a cabo con una naturalidad y soltura envidiable. O tal vez que durante la última interpretación de la noche la base rítmica sonó como un verdadero cañón generando una postal para la memoria a medida que los integrantes se despedían. Lo cierto es que cualquier detalle que se pueda agregar solamente llega a complementar lo que fue un concierto impecable desde el punto de vista banda-público. Lamentablemente la sobresaturación del sonido en algunas partes de la planta baja afectó en gran medida a ratos. Pero como se suele decir en estos casos, poco importó para la mayoría de los asistentes que disfrutaron de principio a fin el espectáculo ofrecido por Children of Bodom.

Una hora y media de show donde hay un tema que siempre me parece digno de comentar, y es lo bien que escogieron el setlist. Muy quisquillosamente me hubiera gustado escuchar algo de «Halo of Blood» (2013) pero en líneas generales la sensación de que quisieron entregar clásico tras clásico se sobrepone al gusto puntual de cada uno. Bien por Children, bien por sus fanáticos. ¡Hasta la próxima!

Setlist de Children Of Bodom:

1. Are You Dead Yet?
2. In Your Face
3. Morrigan
4. Sixpounder
5. I Hurt
6. Trashed, Lost & Strungout
7. Everytime I Die
8. Children of Bodom
9. Hate Me!
10. Lake Bodom
11. I Worship Chaos
12. Angels Don’t Kill
13. Silent Night, Bodom Night
14. Hate Crew Deathroll
Encore
15. Children of Decadence
16. Kissing the Shadows
17. Downfall

GALERÍA