Entradas

La banda santiaguina STEELRAGE celebrará sus 20 años de carrera con un festival que reunirá a grandes bandas de la escena Heavy y Power Metal nacional. El «SteelFest» (como ha sido denominado este festival) se llevará a cabo el próximo 30 de noviembre en la Casa de la Cultura Lo Prado, ex-Teatro Mundo Mágico, ubicado en Óscar Bonilla 6100, Lo Prado, a pasos del Metro Pajaritos.

El show, producido por Wolf Producciones, comenzará a las 14:00 y será gratuito. La entrada será con pulsera, de la cual se informará su sistema de entrega en los próximos días.

Las bandas que acompañaran a STEELRAGE en esta primera edición del «SteelFest» son:

EXXOCET
IRON SPELL
ALTO VOLTAJE
H&H 
ETERNAL THIRST
HEILIGEN
BACO
TRIBOULET
RISING ANGEL
EXCOMUNION

Este próximo 21 de Marzo 2 de las más importantes bandas del Power Metal chileno en la actualidad como son TRIBOULET y RESILIENCE se presentarán en Rock Y Guitarras. TRIBOULET estará presentando su último trabajo «Quest For Hope» (puedes leer nuestro review aquí) y RESILIENCE mostrará su último EP «Renacer» (el cual revisamos acá).

El valor de las entradas es de $4.000 y pueden ser adquiridas escribiendo a info@tribouletband.com o resilience.cl@gmail.com.

Después de tomarse un tiempo y ordenar las cosas en casa, Triboulet llegan con una formación renovada a presentarnos “Quest for Hope”, obra conceptual correspondiente a su segundo trabajo de larga duración. En esta incursión encontramos en las voces a Paulo Domic (ex Inquisición), América Paz (ex Polímetro) en el bajo y Miguel Quiroga tras las baquetas. Para completar la alineación, se mantienen Nicolás Sáez en teclados y Benjamín Bello (ex Rising Angel) junto con Maximiliano Jaque en guitarras.

Presentados los protagonistas, nos dirigimos directamente con “Quest for Hope”, que en su historia sitúa a la tierra en un tiempo de catástrofe y su desarrollo se prolonga en más de una hora musical.

Abriendo el disco nos encontramos con Earthlings, una interesante introducción que nos lleva a un ambiente futurista y de desolación, perfecto para dar pie a New Horizon, una canción que va a media máquina en cuanto a tiempo, de base comandada por la batería y exponiendo los elementos musicales a medida que avanzan los minutos. Paulo Domic hace un excelente trabajo en las voces y la atmósfera creada por las guitarras de Bello y Jaque va aumentando en fuerza, estableciendo varios pasajes progresivos para que los solos de guitarra y teclado tomen protagonismo. Una base contundente por parte de América  y Quiroga. En definitiva, lo que esperamos de un arranque de disco, fuerza, técnica y una lograda melodía.

Hope va en mayores revoluciones, poderosa composición con las guitarras de protagonistas en su inicio y en gran parte de este viaje, Melodic Power en plena esencia. La ambientación generada por Nicolás Sáez en teclados es perfecta, siendo partícipe en instantes muy claves. La banda suena muy afiatada y el coro es bastante perfecto y pegadizo.

Outlaws tiene unos riffs bastante pesados, headbang asegurado desde el primer segundo con atrayentes quiebres de ritmo, revelándonos un mayor nivel de complejidad y madurez alcanzada por el grupo. Domic es acompañado en varios momentos con voces de apoyo, mostrando una mayor versatilidad en su interpretación y el compás sigue fuertemente marcado por la batería de Quiroga.

En línea progresiva continúa The Awakening,  con una tónica más experimental desde su apertura hasta los solos. La voz de Domic es potente, usando su recurso de voz rasposa y va creando un buen contraste con las voces limpias que lo van apoyando. El trabajo de guitarras de Bello y Jaque nos siguen enseñando que esta asociación está funcionando muy bien.

Con un enfoque AOR, Nowhere to Nowhere es el quiebre en la estructura del disco, una balada efectiva que da descanso a los compases musicales presentados anteriormente.

Si conociste a Triboulet por su anterior trabajo (“The March of the Fallen”) y extrañabas la música más vertiginosa presentada en esa placa, The Day the Earth Stood Still viene a compensar en parte esa búsqueda. Velocidad y melodía se unen desde un comienzo para dar paso a una base rítmica marcada por América y Quiroga, donde volvemos a disfrutar de los riffs y la fuerte cohesión que tiene la agrupación ahora en cada cambio de tiempo.

Con Ignorance Is Bliss vuelven a los cambios de estructura, con teclados discretos de base que aportan de manera justa y no exagerando su participación en los momentos veloces y los calmados. La interpretación de Domic nos vuelve a expresar diferentes matices y muestra todo su esplendor en los segundos finales de esta pieza.

Los arreglos iniciales de White Canvas tienen un interesante toque oriental, anticipando que la velocidad se quedó atrás y da paso a la perspectiva progresiva patente en esta placa. En terrenos similares y de una madurez compositiva sigue To the End, en una faceta cercana al Rock progresivo con tintes metálicos, acentuando el trabajo vocal en grupo y a nivel individual, la instrumentalización de cada uno tiene espacio suficiente para brillar y destacar por sí mismos.

En la recta final, Last Goodbye es la segunda balada, con una diferencia marcada en ritmos y ejecución respecto de Nowhere to Nowhere, aumentando su intensidad y bajándola a medida que pasa el tiempo, formando un vaivén interesante de oír.

Para cerrar, Disclosure es un final extenso y épico. Sus nueve minutos nos detallan fragmentos oscuros y complejos, con énfasis en las guitarras siendo líderes en toda esta estructura y poderosas en sus minutos finales con grandes duelos de guitarra y teclados.

Quest for Hope” es un trabajo interesante de escuchar y marca un antes y un después en cuanto a nivel compositivo de Triboulet, que desde su reorganización está definiendo un sonido particular y con expertise por la trayectoria de sus integrantes. Sus composiciones van desde el Power, Heavy, Rock y sobre todo el Metal Progresivo, generando una mezcla con bastante consistencia.

Review: Pedro Herrera

Triboulet
Los nacionales de TRIBOULET continúan promocionando su exitoso primer larga duración «The March Of The Fallen«, el cual puedes volver a revisar con nosotros aquí, lanzado a mediados de este año de manera independiente, lo que les allanó el camino para telonear a SABATON y ser parte del reciente Rockafest Chile. En esta ocasión, los santiaguinos han decidido liberar un nuevo lyric video y, esta vez, la canción seleccionada fue «Dreams Of Freedom» que puedes disfrutar a continuación.

Rockafest 2016

Si tuviéramos que resumir la noche de este viernes en una sola palabra, quizás muchos acordaríamos que la más acorde es “monumental” y poder decir eso de una noche sólo de Power y Heavy Metal nacional realmente llena de orgullo, porque, si bien hace ya algunos años la cosa ha venido cambiando, no fue hace mucho tiempo atrás que el Metal chileno se caracterizaba sobre todo por las ganas y el empuje que le ponían las bandas pero no tanto por su calidad.

En este contexto, este viernes, los que llegamos hasta el centro de eventos Kmasú Premiere tuvimos la oportunidad de disfrutar un poco de lo mejor que el Power Metal chileno está ofreciendo por estos días, claro está que no son las únicas bandas dignas de respeto en el estilo pero son de las mejores y, durante la noche, cada una fue dejando en claro por qué.

TRIBOULET

A las 19:48, es decir, casi una hora después de lo planificado, comienza a sonar la introducción a la presentación de estos muchachos quienes continúan promocionando su primer larga duración, “The March Of The Fallen”, lanzado a mediados de este año y que puedes volver a revisar aquí, desgraciadamente, también inauguraron un problema que se mantuvo toda la noche y que ya nos hemos acostumbrado un poco qunque no lo justifica, pero hacia el final de esta revisión hablaremos más a fondo del sonido.

Ya de lleno en su presentación, al entrar You´ll Never Be Alone la voz de Sebastián Jaque se perdía constantemente por el bajo volumen con que contaba en su micrófono, sin embargo, continuó dándolo todo, con una banda mostrándose dueña del escenario, un solo de la guitarra de Benjamín Bello que se pudo disfrutar por completo y un error hacia el final de la canción de algo que se desconecta y provocó ese “cuetazo” característico. Sin parar arrancan con To Start Over Again, donde se mantienen los problemas en el micrófono de Jaque, pudiendo apreciarse el apoyo como segunda voz de Bello y el tremendo trabajo del otro guitarrista de la banda, Maximiliano Jaque.

Rockafest 2016

Mientras tocaban In Our Hands la guitarra de Bello presenta algunas complicaciones que son rápidamente solucionadas y mientras se escuchaba Perhaps, donde la voz de Jaque nuevamente se perdía, finalmente pudieron solucionarlo para poder disfrutar de mejor manera las canciones en su integralidad. Luego de los respectivos saludos y agradecimientos, Dreams Of Freedom comienza con un acople rápidamente solucionado y terminan su presentación con The March Of The Fallen, donde demuestran tener una buena relación con el público, aunque a esa hora no superaban las 50 personas, lo que de todas maneras pudo haber afectado el ánimo de la banda pero no fue el caso, aún cuando las individualidades de las guitarras se perdían a veces por culpa del sonido.

La dirección y buena preparación de los teclados de Nicolás Sáez, la mecánica excelente de David Plaza en los tarros y el tremendo dominio escénico y de las cuatro cuerdas de Mauro Silva terminaron por entregar una más que buena presentación de Triboulet.

Setlist de TRIBOULET:

  1. Introduction
  2. You’ll Never Be Alone
  3. To Start Over Again
  4. In Our Hands
  5. Perhaps
  6. Dreams Of Freedom
  7. The March Of The Fallen

EXXOCET

Rockafest 2016Para mí, en lo personal, es un orgullo poder escuchar nuevamente en vivo todo el Heavy Metal con el Glam de los 80 que presentan estos muchachos, esto porque hace ya varios años, cuando su fundador y guitarrista principal Ricci Love comenzó con la banda y se presentó con ella en el Festival de Bandas Rock de Antofagasta, en una escena dominada por el Death y el Thrash Metal, resaltó inmediatamente y aún con mucho en contra en esa escena no bajó los brazos y acá los tenemos hoy.

Abriendo con la correspondiente fanfarria de este estilo lanzan el primer golpe con Mighty Jungle, comiéndose el escenario de inmediato como si fuera el patio de su casa, dejando en claro que a pesar que la ropa pueda parecerles poco seria a algunos, ellos sí van muy en serio. En Taking Over el público presente, en su mayoría al menos, como que todavía no podían conectarse mucho con la banda aun cuando arriba del escenario la propuesta era de muy alto nivel.

Con el protocolar saludo, el vocalista Chris Lion dedica la siguiente canción a todas las chicas en el público y parten con Latina Girl que ya empieza a mover un poco más a la gente, claro, tenían su público pero no era la mayoría, aún así jugaban con ellos y nada importaba, una pequeña pausa y la presentación de Amor, Te Digo Adiós, una power ballade muy bien lograda que comienza a conectar la banda mucho más con el público.

Entonces presentan un adelanto de lo que será su próximo disco y nos entregan ALIVE (el nombre del track es todo en mayúsculas), donde el bajo de Danny Crow y la batería de Tom Azzter se lucen con la base rítmica mientras que las guitarras de Ricci Love y Lukky Sparxx derrochan potencia. Con un solo de Danny Crow arranca Speed Of The Wind, la que ya tocan frente a un poco menos de 100 personas que de a poco van llegando, logrando crear más ambiente.

Rockafest 2016

Tras presentar Raise Your Fist juegan un poco entre ellos y con el público para lanzarse de lleno con un tema que recuerda mucho a lo que hacía Fahrenheit hace algunos años, ya un grupo del público se muestra conectado con la banda mientras Sparxx y Love se lucen con sus solos. Sin parar continúan con Party Tonite, tema con el que se encuentran promocionando su reciente debut “Rock & Roll Under Attack” con un videoclip que se puede encontrar en YouTube.

Terminando un poco de golpe con el tema quisieron hacer una especie de encore pero siento no resultó mucho, en el que mientras seguían en el escenario, Lion comenta que ya no les queda nada más que tocar y comienzan a tocar Battleline, lo más poderoso del repertorio presentado que demuestra el tremendo nivel de estos muchachos.

Setlist de EXXOCET:

  1. Mighty Jungle
  2. Taking Over
  3. Latina Girl
  4. Goodbye I Say My Love
  5. ALIVE
  6. Speed Of The Wind
  7. Raise Your Fist
  8. Party Tonite
  9. Battleline

RESILIENCE

A las 21:28 comienza a sonar la intro de los ya reconocidos Resilience, quienes al arrancar con Respira se encuentran con el mismo problema de sus predecesores: la voz es totalmente opacada por la música, además, las voces de guitarrista y bajista que apoyan a Nasson en los coros prácticamente no se escuchan, sin embargo, se nota que gozan y disfrutan de su música sobre el escenario, aunque la banda en general no lo logra dominar totalmente, lo que se suma a que a esa hora todavía hablamos de unas a 100 a 150 personas solamente entre el público, para rematar, se hace notar el problema principal que enfrentan: la mala ecualización de la guitarra de Felipe Valdés, al principio pensé era un problema que se solucionaría durante el mismo tema pero se mantuvo durante toda la presentación.

Rockafest 2016

Manteniendo una buena conexión con el público, arranca Resiliencia, donde los problemas de ecualización se hacen más evidentes ya que por el excesivo volumen (en un local más bien pequeño y con mala acústica) por momentos toda la música terminaba cancelándose en una sola masa de ruido, no obstante, Nasson y el bajista Marcelo Oyanedel ya se muestran totalmente dueños del escenario pero a la hora del solo de guitarra nuevamente la saturación se convirtió en el peor enemigo de la banda, sin llegar a opacar a Nasson mostrando toda su calidad en un largo tono sostenido para terminar.

Tras los saludos protocolares presentan lo que sería Alma Perdida, la que arranca con una tremenda potencia y menos saturada que la canción anterior pero, desgraciadamente, la guitarra mantenía su saturación, especialmente en los tonos altos del solo. Luego de solucionar algunos problemas con los platos de la batería de Hugo Ibarra presentan Voces, en la que tras el comienzo instrumental Nasson vuelve a escena con una capa y un antifaz, lo que, al menos en mi caso, no se entendió del todo bien, además un tremendo acople que se mantuvo por algunos segundos opacó bastante el tema. Tras comentar que hasta el momento han presentado adelantos de lo que será su nuevo larga duración, nos entregan Desiertos, tema que también se contendrá en esa nueva placa, donde la banda se ve y escucha agresiva y potente pero los coros siguen casi sin escucharse y durante el tema siguen tratando de arreglar la batería.

Rockafest 2016

Entonces llega la hora de lo que presentan como el “caballito de batalla”, la gran Mil Memorias, tema en que por fin el problema de la guitarra se ve levemente solucionado, sigue sonando saturada pero al menos ya no molesta tanto, además, por desgracia, el tema termina con un tremendo acople, llegando al final de su presentación con Sueños de Papel, que casi no alcanza ni a terminar de ser introducida cuando la banda entra con todo, Nasson desplegando toda su agresividad en el escenario y en su voz, mostrando una tremenda relación con el público y terminando la presentación de la banda con una guitarra que por fin se puede escuchar sin que moleste.

Setlist de RESILIENCE:

  1. Intro
  2. Respira
  3. Resiliencia
  4. Alma Perdida
  5. Voces
  6. Desiertos
  7. Mil Memorias
  8. Sueños de Papel

NEOGENESIS

Hace algunas semanas revisamos el primer larga duración de estos porteños y puedes volver a leerlo aquí si gustas y, algo que uno se puede preguntar al escucharlo es si en vivo serían capaces de responder a la alta factura que presentan en el disco y definitivamente en el Rockafest dejaron claro que sí son capaces.

Rockafest 2016

Tras la intro instrumental que comenzó a sonar a las 22:15, empiezan a sonar los acordes de Cy, track que abre la placa y hace su entrada triunfal Daniel Sandoval para despachar toda su potencia vocal mientras la banda tímidamente quiere adueñarse del escenario pero pareciera les faltara sólo un poquito de confianza, no obstante, se muestran tremendamente conectados con el público. En el solo de guitarra de Ricardo Martínez se notó un pequeño acople que no alcanzó a perjudicar el tema, pero a renglón seguido en el solo de los teclados de Carlos Silva hubo otro acople que sí alcanzó a molestar, siendo desgraciadamente ésta la tónica de su presentación además de la voz del bajista Raymundo Meza apoyando en los coros que simplemente no se escuchaba, lo que claramente no es culpa de la banda.

Tras recordar que su disco debut se encuentra disponible para descargas, presentan Tolerancia, la que arranca con el principal protagonista de la presentación, que serían los acoples, justo antes de entrar la voz de Sandoval se ve que Martínez tiene algunos problemas con su guitarra, los que son solucionados rápidamente sobre la marcha y mientras termina la canción anuncian para seguir de corrido con Volviendo a Nacer, la que arranca con toda agresividad y da el pie para que Sandoval invite a las cerca de 200 personas que ya se encontraban en la cancha a saltar y cantar recibiendo una buena respuesta, terminando por todo lo alto.

Tras los respectivos saludos presenta, acompañado por acoples, lo que seguirá que es Oscura Soledad, un tema correctísimamente interpretado al más alto nivel posible y sin poder envidiarle nada a ninguna banda extranjera o de renombre, mostrando todo el talento de la banda, especialmente Patricio García, quien se mantiene no sólo como una máquina de velocidad sino también con un tremendo dinamismo en las baterías, lo que se disfruta en el disco pero en vivo lo lleva aún a otro nivel. Tras un brevísimo descanso se lanzan con todo en Arrecife donde desbordan talento por todos lados.

Rockafest 2016

Tras pedir que todos, ojalá, acompañen en las voces se lanzan con el Heavy Metal de Sonidos del Metal, donde el tremendo sonido y calidad de la banda le pasan por encima a todos los acoples que se percibían a ratos, aunque para Martínez, al parecer, no pasaban tan desapercibidos puesto que se comienza a notar su molestia al respecto y con justa razón, de todas maneras, piden al público que cante el coro para lo cual hacen una pausa y muestran que el público y la banda tienen ya una tremenda relación. En penumbras Sandoval anuncia Aferrado a Todo, logrando sentirse toda la oscuridad de la primera parte del tema para dejar disfrutar el tremendo quiebre rítmico que en vivo es una maravilla, las “luchas” entre la guitarra y el teclado son de tan alto nivel que uno no quisiera se acabaran, siendo lo único malo que al no escucharse la segunda voz no se alcanza a disfrutar la armonía que juega con Sandoval.

Tras anunciar la despedida, se lanzan a dejarlo todo tocando el cierre del disco, la tremenda Desde las Cenizas, demuestran disfrutar a concho estar sobre el escenario tocando esas genialidades llenas de talento y virtuosismo, casi no se preocupan de lo que están haciendo, como si lo disfrutaran tanto que supieran les va a salir bien sí o sí. Simplemente tremenda presentación que los mantiene entre lo más alto de las bandas nacionales del último tiempo.

Setlist de NEOGENESIS:

  1. Intro
  2. Cy
  3. Tolerancia
  4. Volviendo a Nacer
  5. Oscura Soledad
  6. Arrecife
  7. Sonidos del Metal
  8. Aferrado a Todo
  9. Desde las Cenizas

HUSAR

Rockafest 2016Cuando ya casi toda la gente que asistiría esta noche, alrededor de unas 250 personas “al ojo”, se encontraban en cancha, comienza a sonar el esperado plato principal de la noche, a la que por razones de tiempo y espacio no vamos a revisar tan en profundidad como quizás merecería, la conocida primera Metal Opera chilena, podríamos incluso arriesgarnos a decir que nuestra versión criolla de Avantasia o Ayreon

Arrancando con la intro instrumental Retirada mientras la banda hace su ingreso al escenario para lanzarse con la tremenda Condena, con toda la potencia de inmediato a la parrilla y el ingreso más que triunfal de Don Manuel Rodríguez (Ives Gullé) y Don José Miguel Carrera (Felipe del Valle) a escena pero, por desgracia, el problema del sonido también los afectó a ellos y sus voces se apreciaban considerablemente poco por culpa del volumen bajo en sus micrófonos, lo que se corrigió un poco pero no lo suficiente, lo que no impidió que tuvieran al público en sus manos desde el minuto uno.

Sin descanso arranca Ejército Libertador, con la aparición de Don Bernardo O’Higgins (Ricardo Susarte) que mantiene al público totalmente entregado a la banda mostrando junto a Gullé la ya mítica bandera del Ejército Libertador, siempre potente aparece en escena también Don José de San Martín (Víctor Escobar) completando la tremenda escena. Ya solucionado levemente el problema de los micrófonos hace su aparición José Miguel Neira (Jaime Salva) para continuar con Humillación, los acoples siguen molestando y la voz de Gullé se pierde ocasionalmente, lo que por suerte no sucede con Don Casimiro Marcó del Pont (América Soto) y Don Mariano Osorio (Cristian Farías) aunque sí afecta a Salva hacia el final quien había vuelto a escena también.

Con un público totalmente entregado a este grupo de artistas, amparados en la oscuridad entran a escena nuevamente Susarte y Escobar para planear la Opresión, mientras Gullé y Salva por su lado mantienen un ambiente totalmente distinto sobre el escenario, demostrando lo bien ideado y ejecutado que está esto, llegando al primer momento de descanso en el que Gullé comenta que ha pasado un año desde la última vez que se presentaron, lanzando un chiste al respecto que, finalmente, no causó mucha gracia para continuar el ataque con Unión, donde a Matías Baeza se le corta la correa que sostenía su guitarra por lo que, profesionalmente, se sienta para seguir tocando mientras se la cambian, manteniendo la fluidez de la noche y el nivel de Húsar acompañado por el excelente trabajo en las otras seis cuerdas de Nicolás Arce.

Rockafest 2016

En medio de una penumbra lóbrega entra a escena Cristián Banda con su guitarra para apoyar en Guacho, donde desgraciadamente los tonos bajos de Susarte se pierden y hacen que la canción pierda mucha de su fuerza inicial, sin embargo, se soluciona con el cambio de ritmo y hacia el final nuevamente un acople perjudicó la presentación.

Se toman un pequeño descanso forzado para arreglar la guitarra de Arce, mientras Gullé aprovecha de presentar a la banda para que al solucionarse los problemas Arce y Banda se sienten al borde del escenario para interpretar Héroe, ese tremendo tema lleno de sentimiento, por lo que Gullé pide silencio para disfrutar el momento de las guitarras, volviendo a escena Del Valle aunque con problemas en su micrófono por lo que prácticamente no se escucha su intervención pero sí la de Salva.

Gullé comenta que ésta sí será la última vez que se verá a Húsar en vivo ya que el próximo año comenzarían las presentaciones de Invasión, anuncio tras el cual arrancan con Clandestino, donde Gullé se escucha claramente pero la voz de Soto se pierde entre la música, haciendo una aparición rápida Don Manuel José Benavente (Rodrigo Varela), completando esta escena de tremenda potencia y agresividad, pero lo realmente agresivo y lo que parece todos esperaban se vendría a continuación con Guerra y la entrada triunfal del espíritu del mal, Wekufe (Fox Torres), presentando todas sus dotes actorales y vocales, al punto que logra saturar el audio con sus guturales, dejando en claro por qué todo el mundo esperaba su aparición, cantando sentado sobre Susarte y hasta cansarse junto a Gullé.

Rockafest 2016

Acercándonos al final recibimos a la poderosa Libertad con el dueto entre Gullé y Varela, bueno, ellos dos y todo el público que se agolpaba frente al escenario cantando letra por letra, notándose más todavía cuando Gullé les pide que canten y la banda se queda casi en silencio, notándose que hablar de este proyecto no es hablar de cualquier cosa, manteniendo el mismo nivel con Lamentos, simplemente un torbellino de emociones que seguía ascendiendo hasta lo más alto conforme pasaba el tiempo y las canciones. No se puede dejar de mencionar el tremendo trabajo realizado por Vincent Zbinden en la batería y Ery López en las cuatro cuerdas para terminar de armar toda la potencia de la banda sobre el escenario.

Para llegar al desenlace final de la historia y de la presentación con La Muerte ya no quedaban gargantas, una noche de mucho canto, cabeceo y salto llegaba a su brillante final con un corte maravillosamente compuesto, una composición que recuerda, sobre todo por su extensión y cambios, a las joyas en que se basa como The Tower de Avantasia, el final merecido para una noche de puro Power Metal a la vena con un Ives Gullé terminando la noche sólo en el escenario con la escena final, Requiem, de esta ópera. Al finalizar, todo el elenco, músicos y cantantes, se despiden de ese incondicional Ejército Libertador que les rendía honores cual héroes frente al escenario.

Lo malo de toda esta jornada fue que la tremenda calidad de las bandas se vio altamente afectada por una pésima calidad del sonido, no es suficiente tener equipos de primera línea, también es necesario saber y reconocer principios básicos de la acústica, esos que hasta los no ingenieros en sonido conocemos, Kmasú Premier no es un gran recinto, no está habilitado especialmente como lugar para conciertos, por lo que sí o sí hay que saber manejar el volumen y la ecualización: más no siempre es mejor. Sin embargo, la noche se disfrutó de todas maneras porque las 5 bandas demostraron lo que venimos diciendo hace ya un tiempo en PowerMetal.cl: el metal nacional nos está regalando verdaderas joyas y nada mejor que disfrutarlas en vivo.

Rockafest 2016

Pero también queda por criticar la baja asistencia, no hablemos de apoyar pero para que el Metal Nacional siga creciendo con producciones de excelente calidad debemos comprar su material y para que sigamos teniendo espectáculos de excelentísima calidad sólo con bandas nacionales que cada vez tienen menos que envidiar a las extranjeras y, quizás, allanarles el camino para que internacionalicen su carrera, también debemos asistir a sus conciertos/recitales/tocatas, hacer estos eventos sale caro y vale la pena ir a disfrutarlos, todo el espectáculo de ayer no merecía tan poca gente, merecía estar lleno. ¿Queremos mejores bandas y mejores shows? Pongámonos las pilas.

Setlist de HUSAR:

  1. Retirada
  2. Condena
  3. Ejercito Libertador
  4. Humillación
  5. Opresión
  6. Unión
  7. Guacho
  8. Héroe
  9. Clandestino
  10. Guerra
  11. Libertad
  12. Lamentos
  13. La Muerte

Rockafest 2016

 

 

 

Sabaton en Chile

Algunos sentimientos encontrados me deja la segunda visita de Sabaton a Chile…

Primero que todo, como fanáticos no fuimos capaces de crecer en cantidad -con respecto a agosto de 2014- para que el show del lunes 7 de noviembre se pudiera realizar en un lugar más apto para conciertos de Metal. Si a este tipo de eventos no van más de 1.000 personas, tendremos que aceptar que se realicen en locales como la Blondie… tendremos que aceptar un sonido lamentable. Y eso fue lo que volvió a ocurrir.

En realidad, no creo que haya sido responsabilidad de la productora, ya que allí participan músicos que tratan de cuidar cada detalle de su propuesta, incluyendo por supuesto la puesta en sonido, por lo que uno imagina que también debieron haberse sentido no conformes al respecto. Y que no se malentienda, tampoco hay que culpar a la convocatoria. Por el contrario, el público de Sabaton en Chile fue lo mejor de la noche. Me parece que la falta de recintos adecuados para espectáculos reducidos nos lleva a vivir situaciones de esta clase, donde hay que conformarse con sólo haber visto a la banda y decir que uno estuvo ahí, en vez de llevarse un recuerdo inolvidable por la calidad de absolutamente todo. Y claro que ha habido espectáculos que sí han cumplido con aquello, como Angra el 2001, Symphony X el 2007, Blind Guardian y Rhapsody of Fire el 2012, o hace poco Accept en la Cúpula, por nombrar algunos.

Sabaton en Chile

Qué fue lo bueno: el regreso mismo de la principal banda de Power Metal de la actualidad, con un repertorio compacto, de canciones efectivas, siendo todas coreadas por un público sumamente motivado, que en ese momento quizás no se cuestiona los problemas y se deja llevar por la energía del instante.

Quiero, asimismo, destacar a las bandas chilenas que hicieron que la espera fuera un gusto. Triboulet y Break.Down. Los primeros, originados en Santiago hace unos cuatro años atrás, presentaron su trabajo “The March Of The Fallen”, un Power Metal tradicional de teclados y con todos sus integrantes comprometidos con la música. El baterista David Plaza transmitía mucha pasión y soltura levantando sus baquetas tras cada golpe en la caja. El tecladista Nicolás Sáez sostenía toda la estructura de las canciones, incluyendo pistas de apoyo y coloridos que enriquecían los temas.

Ahora, si bien en cantante Sebastián Jaque se mostraba algo tímido, también enseñaba un muy buen gusto por las melodías, y a través de ese simple desplante en que dejaba que la música hablase, se ganó la atención de un público que en ese momento no superaba los 200  asistentes. En cambio, el bajista Mauro Silva era el carismático de Triboulet, el Niko del Hierro chileno. Cantaba a sus compañeros y al público, generaba la comunicación con una simple mirada y disfrutaba haciéndolo. Por supuesto, y merecidamente, la banda se iba entre aplausos de aceptación por un repertorio aunque compacto, muy representativo de lo que busca transmitir el conjunto.

Sabaton en Chile

Los siguieron Break.Down de Quilpué, uno de los actos más profesionales de la escena metalera chilena, con mejor sonido de estudio y show en vivo de la actualidad. Eso no sería de mayor importancia, si no fuera por su aparición en escenario siempre intensa, de alto impacto y con muchísimo carácter, no solo del animal suelto que es su enorme frontman Eddie, quien estoy seguro debe vivir una especie de síndrome de abstinencia cuando pasan días o semanas sin poder cantar en directo. Es que se nota que un show para el vocalista es una especie de catarsis. Hubo melodía, poder y carisma, hubo un espectáculo muy entretenido de ver, que invitaba a una violencia positiva, con varios cabeceando temas como Payback Time o 3 Ways 2 Die sólo por lo excelentemente bien argumentado de sus elementos. Son un conjunto que no deja indiferente, que logra transmitir y conectarse por medio de metal y actitud. Un lujo enorme de banda para el país. También presentaron composiciones que habrán de estar en un próximo lanzamiento y no es aconsejable dejarlo pasar por alto.

SABATON FROM SWEDEN

El retraso en la apertura de las puertas no generó problemas en la salida de Sabaton, que pudo hacerlo solo con diez minutos de desfase de la hora agendada originalmente. A las 21:10 empezó a sonar el cover de In The Army Now (editado como bonus del “Carolus Rex” versión americana, pero vuelto a lanzar justamente antes de esta gira), que tal como un Doctor Doctor antes de un show de Iron Maiden, anuncia la inevitable partida del concierto de Sabaton. A estas alturas, el público ya congregaba a alrededor de 500 o 600 personas, un marco en realidad parecido al de la primera vez el 2014 en Kmasú.

Sabaton en Chile

Y eso no fue lo único parecido: el mal sonido también recordó al debut de Sabaton en Chile. Ayudó que el opener de costumbre, el siempre efectivo y macizo Ghost Division, sea un tema simple que no cuesta ser escuchado, que sí puede distinguirse en situación de “estrés sónico”. De hecho, funcionó excelente en este aspecto, motivó a una audiencia chilena con hambre de presenciar a la banda en vivo, e hizo que los músicos pudiesen entrar con confianza y mirar a los ojos a fanáticos que ya transformaban esto en un concierto tan emotivo como cercano. Aquí todo comenzó con el ex Evergrey Hannes Van Dahl entrando en escena para tomarse la batería y guiar la invasión al escenario, con el bajista Pär Sundström, y los guitarristas Tommy Johansson y Chris Rörland. Todo, antes de sentir a Joakim Brodén haciendo su saludo de siempre a la ciudad de turno, generando una respuesta que nunca falla, especialmente si se trata de fanáticos chilenos.

Muy rápidamente el cantante reconocería la locura de fijar un concierto un día lunes, diciendo que en Europa aquello casi sería un atentado contra la convocatoria. Digamos que la asistencia efectivamente sí fue baja, pero cada uno de la multitud contó para que el grupo nuevamente se viera contento en escenario. Y claro, Sparta, la canción escogida para seguir con el repertorio, contribuyó a generar otra gran reacción, gracias a los «UH! AH!, UH! AH!» que reproducidos por la audiencia que emulaba a los 300 espartanos comandados por Leonidas contra los persas. Aquí uno se regocija a ver que Sabaton es capaz de sacar un corte que solo a semanas de haber sido lanzando, genera algarabía y gritos de batalla entre los fanáticos. Digamos que este enfoque es simple, pero que no es simple conseguirlo con la maestría que lo hace el conjunto de Falun. El himno fue coreado ante un grupo que mostraba la sonrisa de todos sus integrantes, lo que significaba comodidad de los músicos ante la aceptación de su propuesta.

Una pena entonces lo sucedido con Blood of Bannockburn, el tema más irresistible de “The Last Stand”, con juegos de gaitas y sintetizadores que lamentablemente no se escucharon en ningún momento, saboteando en vivo una composición con muchísimo colorido y texturas que en el disco brillan, pero que en la Blondie de Santiago se escondieron. Aquí, hubo que hacerse la idea de escuchar esos playbacks, que hacerse la idea de que era la canción en cuestión. Una banda entusiasmada por el espectáculo del público, un público fuera de sí por tener a la banda a dos metros, pero con un sonido absolutamente olvidable, haciendo que lo emotivo –más que los detalles técnicos- fueran el principal argumento de este reencuentro.

Sabaton en Chile

Y claro que fue emotivo, por supuesto. Las filas más cercanas se robaban la película y esa misma bandera enorme chilena presente en el recibimiento a Sabaton en el aeropuerto, se hizo presente en el show para darle otra espectacular bienvenida al conjunto. Quizás Joakim Brodén sea mucho de discursos hechos, pero estoy seguro de que ese gesto de los fanáticos lo dejó realmente vuelto loco. La idea seguramente era replicar lo visto en el DVD “Swedish Empire Live”, cuando los polacos hacían correr una bandera de su país para desplegarla por arriba de la masa de gente de este festival, y por muy Blondie que haya sido el show en Santiago, esa recreación generó un tremendo impacto en los suecos.

Una vez terminado el tema, Brodén da partida a lo que es todo un show paralelo de Sabaton durante todos los conciertos: las conversaciones y los chistes pauteados. Con tantos lanzamientos en vivo, bonus de conciertos en lanzamientos de estudio, etc., a veces estas partes llegan a ser muy predecibles, como una sección fija de repertorio más que algo espontáneo, y son justamente ese tipo de salidas las que me hacen preferir escuchar a Sabaton en mi casa y con un disco, en lugar de ir a verlos en vivo. “Todo es parte de un show”, y no en el mejor de los sentidos, lamentablemente. Chistes como “¿acaso creen que esto es una democracia?”, cuando los chilenos empezaron a pedir canciones, es algo que Joakim ya había dicho exactamente en el concierto de 2014. Además, el nuevo guitarrista, Tommy Johansson, se prestó para este juego prefabricado, lo que muestra que los sketchs en vivo no harán otra cosa que seguir en esta y las próximas giras.

No es que les vaya a costar caro ni mucho menos, pero en lugares como Alemania, como puede verse en Wacken y otros registros en vivo, el público prácticamente no les deja avanzar con el show, agarrándolos para el leseo, pidiéndole a Brodén que tome cerveza u otros numeritos a los cuales el cantante ha acostumbrado a hacer en sus conciertos, cosa que detiene la dinámica del show. Puede que Sabaton sea de mis bandas favoritas en estudio, pero en vivo no y es debido a este motivo.

Sabaton en Chile

Así, “a pedido del público”, que aparte sabía seguramente qué canción había que pedir en este momento, llegó Swedish Pagans, el hit inesperado de una banda que sacó esta pista como una especie de bonus de “The Art Of War”, pero que en vivo ha adquirido una fuerza gigante debido a sus «Ohs» absolutamente coreados por el medio millar de chilenos presentes en la Blondie. De inmediato, Brodén señala que continuarán con otro tema sobre Suecia, Carolus Rex, con una respuesta que enseña que aquel corte ya se ha empezado a transformar en un imprescindible del repertorio en vivo de la banda.

Y cuando el grupo, como dijera el frontman, se diera cuenta de que “sólo” estaban tocando “mid-tempos and shit”, le pide a Van Dahl sacar a relucir su doble bombo para introducir un corte más rápido. Así llegó el turno de 40:1, donde nuevamente la enorme bandera chilena con el logo de Sabaton cubrió a una multitud que ya estaba entregada. Si algo distinto hubo en este show con respecto al del 2014, fue la intensidad de quienes pagaron su entrada para ver el show, una fanaticada no solo comprometida, sino muy “docta” de la banda, es decir, que se sabía las letras de las canciones, las historias de guerra detrás de ellas, que cantaba, que sabía cómo reaccionar en un determinado momento con tal o cual parte de la música, y creo que eso sí lo reconoció el conjunto, que de verdad lo estaba pasando muy bien gracias a esta gran recepción.

La primera pausa realmente musical fue la irrupción de Diary of an Unknown Soldier, intro con las voces de Jon Schaffer de Iced Earth para presentar The Lost Battalion, pista que lamentablemente la Blondie hizo que no se escuchara. Se notaba que el trabajo de segundas voces estaba excelentemente cuidado por parte de los integrantes, pero el comienzo mostró un desajuste serio en los volúmenes de cada micrófono, y las pistas de apoyo con sintetizadores solo hicieron más confuso el cuadro. Una lástima, porque esta y Blood of Bannockburn fueron las mayormente perjudicadas por el mal sonido. Mucho mejor funcionó Far From The Fame del disco “Heroes”, tema en el cual un condón dirigible se convirtió en protagonista con el público enviándolo hacia la banda, y la banda enviándoselo del vuelta al público, con cada miembro pendiente del globo para devolverlo y volver a recibirlo. Algunos dirán que eso es conexión.

Sabaton en Chile

Una vez finalizado, Joakim preguntó si estábamos listos para escuchar una historia sobre Japón y los samuráis. Era el momento de Shiroyama, quizás el tema que se está transformando en el más insigne de “The Last Stand” y, por qué no, en uno de los mejores de Sabaton en sus diecisiete años de carrera. La respuesta fue increíble, con muchos bailando un tema de tinte aeróbico en su ritmo, sumamente pegajoso y efectivo, redondo, de pocos recursos pero donde cada uno de ellos cuenta, nada nuevo pero sorprendentemente genial. Decir que estábamos en uno de los puntos altos del concierto no era para cuestionarlo, y aquí los minutos se hicieron fugaces. Qué gran tema es Shiroyama.

Hay que mencionar también que el setlist, de muy buena factura pese a que faltaron temas más épicos como Wolfpack, The Price Of A Mile o The Carolean’s Prayer, por ejemplo, se mostró abierto a números bien intensos, lo que se comprobó al ver que varios “opening tracks” fueron escogidos para la gira. Así, Attero Dominatus marcó otro hito del concierto, con su ritmo hecho torbellino en un contexto en vivo. Momento destellante, seguida de otra pausa pauteada donde Brodén tomó una guitarra y empezó a jugar con notas de Smoke On The Water y Master Of Puppets, ambas por supuesto vitoreadas por la asistencia.

La tercera guitarra ya anunciaba la llegada de Resist and Bite, otro tema que invitaría al salto del público y a las sonrisas del grupo. Era natural entonces ampliar el momento con otra canción como la curiosas y –otra vez- irresistible To Hell And Back, donde los tracks de apoyo pudieron escucharse mucho mejor que otras con el mismo elemento.

Otra pequeña pausa musical y otra introducción siguieron con el espectáculo para dar rienda a la segunda y final canción rápida de la noche, The Lion From the North, aportando consigo ese tono más solemne y sinfónico que trajera el álbum “Carolus Rex”. Ciertamente fue otra inyección de energía, tan fuerte como con la que vino, Winged Hussars, reconocida por el mismo Brodén como una de sus favoritas de su último trabajo. Otra vez, la audiencia respondía al cantante levantando los puños con una canción que debería empezar a reemplazar a The Art Of War en escenario, debido a sus grandes similitudes, aunque resaltando y haciendo brillan aun más todas sus virtudes.

Sabaton en Chile

En el trayecto final del show, uno se pudo haber dado cuenta de que el tiempo había pasado volando, lo que habla de la efectividad de un repertorio musical muy bien diseñado, a pesar de las interrupciones para dirigirse al público y hacer chistes. Si bien, después de un Night Witches acompañado por una excelente intro que me hace preguntar por qué no la incluyeron en el álbum, el frontman desplegó otros dichos de rutina y esperable amabilidad, diciendo que siempre recordaría este show en Santiago tanto como el que dio el 2014, la verdad es que el conjunto verdaderamente lo pasó bien y se sintió a gusto, y eso es responsabilidad exclusiva de la dedicación de los fanáticos que llegaron un día lunes a un recinto que no da garantías de buen espectáculo. El empuje de los fanáticos fue a toda prueba, no solo del día y de la disco. Era Sabaton, baluarte actual del Power Metal en Europa, donde aquí se puede dar todavía el lujo de hacer conciertos reducidos en los cuales se logra un a mayor cercanía.

Ahora, si quisiéramos escuchar a Sabaton con un mucho mejor sonido, los fanáticos deberíamos ser al menos el doble para solo empezar a pensar si es posible llevar a estos grupos a una Cúpula del Parque O’Higgins, por ejemplo, donde he escuchado conciertos tan perfectos en lo sónico como Katatonia el 2010 o Therion el 2012. Falta mucho, eso sí, para pensar en un Caupolicán o en la llegada de otros conjuntos que la están llevando en el Viejo Continente como Powerwolf o -en menor medida- Battle Beast.

Setlist:

01. The March to War (Intro)
02. Ghost Division
03. Sparta
04. Blood of Bannockburn
05. Swedish Pagans
06. Carolus Rex
07. 40:1
08. Diary of an Unknown Soldier
09. The Lost Battalion
10. Far from the Fame
11. Shiroyama
12. Attero Dominatus
13. Resist and Bite
14. To Hell and Back
15. Dominium Maris Baltici
16. The Lion From the North
17. Winged Hussars
Encore:
18. Night Witches
19. Primo Victoria

GALERÍA DE FOTOS

 

 

 

sabaton2016_04

¿Aún no tienes entradas para el concierto que dará SABATON el próximo 7 de Noviembre en Blondie? La producción ha lanzado una oferta final: ¡100 promociones de 2 entradas a $35.000 (+ cargo por servicio! Disponibles en AhoraTicket con todo medio de pago. Las entradas se pueden adquirir aquí.

Una jornada imperdible es lo que prometen los suecos de SABATON en esta, que será su segunda visita a nuestro país, después de su exitoso debut en Septiembre de 2014 , en un show que dejó a los asistentes con ganas de repetir la experiencia. En la ocasión también se presentaran 2 bandas chilenas: TRIBOULET y BREAK.DOWN

sabaton

husar-scd14-41

Un nuevo festival de Rock y Metal llega a Santiago antes que termine el año. Rockafest se desarrollará el próximo 2 de diciembre a partir de las 19:00hrs. en Kmasú Premiere, trayendo nuevamente al escenario a HUSAR.

Además, el festival contará con la presencia de EXXOCET, RESILIENCE, NEOGENESIS y TRIBOULET.

Las entradas están a la venta por sistema Ticketek y tienen los siguientes precios:

$6.000: Preventa 200 tickets
$8.000: Entrada general
$10.000: Día del evento

Más información del evento próximamente en PowerMetal.cl y en el Facebook de Rockafest: facebook.com/rockafestchile

Rockafest | 2 de diciembre 2016 | Kmasu Premiere

 

Sabaton en Chile

Una jornada imperdible es lo que prometen los suecos de SABATON en esta, que será su segunda visita a nuestro país, después de su exitoso debut en Septiembre de 2014 , en un show que dejó a los asistentes con ganas de repetir la experiencia.

La productora TIMEOUT, anunció además la invitación a 2 bandas chilenas para abrir el concierto del 7 de noviembre en Blondie. Estas serán TRIBOULET y BREAKDOWN.

Muy pronto estará disponible la información de venta de entradas, medios de pago y puntos físicos de tickets sin recargo, pero la producción ha dispuesto un registro para adquirir los tickets con un 20% descuento para las compras de tus tickets (máximo 6) para este concierto. Descuento online válido hasta el 30 de septiembre o hasta agotar stock mediante el siguiente link: http://goo.gl/EwXO1k

 

 

 

Tras cuatro años en el ruedo, Triboulet por fin nos presenta su debut con este LP llamado «The March of the Fallen«. Sabemos que desde que publicaron su primer demo y posteriormente el EP «Quiero Decirte» (2014) su propuesta siempre ha sido componer un Power Metal directo, que rescata las raíces de las bandas más insignes del estilo, sin perder el toque de originalidad que los caracteriza. Razón de sobra entonces para tener grandes expectativas en nuestros compatriotas.

Como bien sabemos, la primera carta de presentación de un álbum es su portada. En este caso la labor le corresponde al ilustrador Pablo Salinas, quien logra llamar nuestra atención con un diseño épico y lleno de colorido, donde un caballero empuña enérgicamente su espada en medio de un campo de batalla. Sabiendo que ningún detalle puede ser dejado al azar, desde luego que esto es una gran invitación a escuchar los siguientes cincuenta y dos minutos de música.

Entrando de lleno en el disco, The Beginning of Eternity resulta ser una bella introducción de cara a las siguientes composiciones que escucharemos. Con gran sutileza el tecladista Nicolás Sáez se encarga de ambientar y de contextualizarnos en lo que será un hachazo de Power Metal con todas sus letras: el opening track You’ll Never Be Alone. Imposible no recordar a los puntales del género con esas primeras notas que sudan Power clásico por los poros. Doble bombo a mil, melodías cortesía de ambas guitarras y un sonido envidiable abren paso para que Sebastián Jaque arremeta con los primeros versos que nos hablan de lo importante que es estar acompañados por nuestros cercanos a lo largo de la vida. De esta forma nos preparamos para que estalle uno de esos coros pegadizos que se cantan con el puño en alto: «Face it ‘till the end / leaving your fears behind / someone will guide your way out / Never forget, you’ll never be alone / angels will guide you back home!«. Por otra parte, sin brillar en demasía, la parte instrumental se las arregla para generar un gran matiz respecto a la velocidad de los primeros minutos, bajando un poco las revoluciones para las intervenciones del teclado y para un solo de guitarra del tipo «corto y preciso». Último estribillo y no quedan dudas que estamos frente a un temazo. ¡Gran inicio!

Sin ser una de las más destacadas, To Win es quizás una de las más interesantes de escuchar, debido a los constantes cambios de ritmo que te mantienen alerta en todo momento. Nuevamente Nicolás Sáez da el puntapié inicial con un sonido que de inmediato recuerda al trabajo que Jens Johansson ha hecho últimamente con Stratovarius. De aquí en adelante todo resulta impredecible. Se pueden encontrar mid-tempos, dobles bombos, sonidos espaciales, arreglos por doquier y un coro que cuenta con segundas voces que exclaman «Fall now, get to win, your move is the key!» marcando el fraseo para que luego se sume el vocalista. Riquísima en detalles, donde la banda muestra una cohesión y una precisión notable.

Seguimos con Star Over Again, canción que de buenas a primeras presenta muchos toques del AOR, pero esta impresión dura apenas un minuto puesto que la base rítmica compuesta por David Plaza y Mauro Silva (batería y bajo respectivamente) comanda las progresiones que le añaden la frescura necesaria. Prueba de ello es cuando Sebastián canta «…’cause you have to deserve, a new chance to rebuild your life / it’s time to start over again» durante el estribillo, ya que de fondo escuchamos esos pasajes powermetaleros con tonos reconfortantes y esperanzadores que cumplen su función a cabalidad. En tanto, Maximiliano Jaque y Jaime González no se quedan atrás, puesto que se «despachan» unos solos de muy buena factura coronando una gran sección instrumental. Rápidamente nos conectamos con Into the Oblivion, que básicamente nos habla del problema de la pobreza en la sociedad y de la falta de oportunidades que impide abandonar tal condición. Esto lo notamos en la entonación y en la interpretación del vocalista, que se encarga de darle sentido a versos tan potentes como «On this system overloaded / all are numbers, life is gone / you can’t feed your soul with credit / but your daily life remains undone«. Musicalmente volvemos al Power Metal de principio a fin, siendo un tema veloz y al hueso que permite que cada uno de los integrantes se luzca a su debido tiempo. Ojo con los arreglos de teclado y con las armonías de las guitarras.

La primera balada del álbum llega con Perhaps. Debo admitir que durante las primeras escuchas del LP se me hacía un poco monótona y con falta de lucidez, pero una vez que comencé a seguir la letra de cerca cada nota comenzó a tomar significado. Digo esto porque a más de alguno le harán eco frases como «If I had given you more / every time that you knocked / perhaps we’d be together here for so long, for so long«, que describen de manera perfecta los contratiempos de una relación en pareja. Por supuesto que los invito a leerla con detención. Mientras todo esto ocurre, nos topamos con los elementos que no pueden faltar en una canción de este tipo. Vale decir, encontramos una gran melodía, el cambio de intensidad al pasar del verso al coro y finalmente un outro que no se guarda nada mientras escuchamos las últimas palabras del cantante. Recordando que en este punto nos encontramos en la mitad del tracklist, a todas luces sirve como una pausa y como una transición de cara al resto de las composiciones.

Dreams of Freedom definitivamente es mi favorita. Para no ser redundante al momento de describirla, basta con decir que es Power hecho y derecho liderado por la excelente pegada de David Plaza. Es notable como va subiendo la tensión hasta que el coro explota exclamando «Dreaming, hopes and memories to recognize / I must be realized / Willing, to get my life back and get on track / in freedom my dreams will last«. En tanto, Mauro Silva destaca sobremanera en la parte instrumental con un pequeño solo de bajo, que sirve para terminar con un frontman inspiradísimo cantando en lo alto en lo que posiblemente es su mejor performance. A la vena y sin grandes pretensiones, ¡temazo!

Muy por el contrario, In Our Hands y A New Dawn representan lo que en líneas generales es esta segunda mitad del disco. Esto es dejar de lado un tanto las canciones rápidas para adentrarnos en un mid-tempo que requiere varias escuchas para sintonizar con él. Ciertamente quedamos con gusto a poco puesto que varios pasajes se sienten faltos de potencia e intensidad. Eso sí, no podemos dejar de destacar las constantes melodías y la cohesión que nos proveen las guitarras. Por otra parte, otro detalle que no se puede pasar por alto es la profundidad en la temática de las líricas. La primera nos habla de la conciencia sobre el daño a nuestro planeta y cómo está en nosotros ser un agente de cambio, mientras que la segunda relata el vacío que sienten dos personas que se aman, pero que al encontrarse descubren que «son mucho más que cada una por sí sola«.

Lost Innocence cuenta con la participación de la cantante nacional Caterina Nix (Chaos Magic) que comparte algunos versos junto a Sebastián Jaque. Prácticamente ellos llevan todo el tema ya que musicalmente se remite solo a la ambientación del teclado junto a algunos arreglos orquestales para posteriormente escuchar un correcto solo de guitarra. Muy personalmente me parece un punto bajo dentro de lo ya escuchado puesto que no puedo dejar de pensar que con un poco más de fuerza e ímpetu podríamos estar hablando de una gran composición. Por suerte The March of the Fallen logra cerrar el LP de gran forma. Es la más extensa y básicamente es un resumen de todas sus predecesoras. Por supuesto que encontrarán dobles bombos, las pausas necesarias en cada estrofa, teclados «espaciales», un excelente trabajo de guitarras y una notable interpretación vocal. Si le sumamos el hecho de que la letra no se queda atrás hablándonos de «Como aquellos que creen y luchan por sus sueños, ven que en el camino dejan de estar algunos rostros, otros nuevos se incluyen, e incluso a veces reaparecen a medida que pasa el tiempo» (descripción que la misma agrupación provee a sus fanáticos en su página web), el resultado es arrollador. Para finalizar, el outro da a entender que la banda dio todo de sí, poniendo el broche de oro mientras corean «En la eternidad nos llevan a empezar, destinos por cruzar, nos llevan a empezar«.

Desde luego que lo primero a destacar una vez concluido este trabajo, es la pulcritud alcanzada instrumentalmente hablando, ya que cada canción es interpretada de manera impecable con un sonido y un nivel de producción más que plausible. Punto aparte es el concepto y el mensaje entregado en cada una de las piezas, se nota y se agradece la dedicación en este punto. Ahora bien, sumando y restando, obviamente los aspectos positivos predominan de principio a fin, pero no deja de ser cierto que algunos de los últimos tracks dejan esa sensación de que «algo les faltó» y que por algunos momentos no logran adaptarse a la mejor faceta de Triboulet. Entendiendo que esto último responde absolutamente a apreciaciones personales y que está demás decir que en ningún momento se logra opacar el gran nivel de composición, indudablemente estamos frente a un comienzo prometedor para los santiaguinos. ¡Esperamos verlos prontamente en vivo y en directo!

 

 

Triboulet

Los powermetaleros santiaguinos TRIBOULET lanzaron el single «In Our Hands», perteneciente a su disco debut «The March Of The Fallen».

El álbum se encuentra a la venta en The Knife de Eurocentro y para regiones a través de Bigstore o escribiendo al mail contacto@triboulet.clpara coordinar la entrega.

Mira aquí el Lyric Video de «In Our Hands»:

Triboulet

La banda chilena TRIBOULET ha trabajado durante todo este año en lo que será su primer disco de estudio titulado “The March Of The Fallen”, el cual saldrá durante el primer semestre del 2016. Según lo comentado por la propia banda “el disco viene cargado a la época de oro del power metal, los noventas, pero con teclados que crearán una atmósfera más contemporánea. De cierta forma, será un nuevo TRIBOULET diferente a lo que ya se ha escuchado de nosotros”.

El disco se grabó en AST Estudios y bajo la dirección de Nicolás Arce, conocido por su trabajo con HUSAR, BATTLERAGE y POLIMETRO. Además, TRIBOULET revelo que en el trabajo cuentan con la participación de Caterina Nix. El artwork es trabajo de Pablo Salinas.

El tracklist de «The March Of The Fallen» es:

01. You’ll Never be Alone
02. To Win
03. A New Dawn
04. Into the Oblivion
05. Perhaps
06. Dreams Of Freedom
07. In Our Hands
08. Start Over Again
09. Lost Innocence
10. The March Of The Fallen

Triboulet

Dos generaciones del metal chileno se encontraron el pasado sábado 23 de agosto en el Teatro Cariola: SteelRage y Triboulet.

Fotos: Guillermo Salazar