Entradas

La opera Rock/Metal AVANTASIA, liderada por el cantante de EDGUY, Tobias Sammet, ya tiene fecha para el lanzamiento de su primer DVD: El 18 de Marzo saldrá el trabajo titulado «The Flying Opera: Around the World in Twenty Days – Live».

El primer DVD contendrá un show completo de la banda que mezclará tomas de dos conciertos realizados el 2008: Wacken Open Air (festival en el que también estarán participando este año) y el Masters of Rock; por otro lado, el segundo disco incluirá un documental grabado detrás de las cámaras y los escenarios, que relata todo el viaje alrededor del mundo realizo por los músicos, con imágenes nunca antes vistas, entrevistas, la historia de la banda desde sus inicios y todos los clips que ha grabado AVANTASIA a la fecha. Además existirá una edición limitada que incluirá el concierto en versión doble CD y que además contendrá fotos únicas.

Acá abajo puedes apreciar la portada con la que contará esta producción:

Avantasia_DVD_Cover

avantasia-arg-04

Imagino que todo aquél que, por allá en los albores de la década, escuchó aquellos legendarios discos de un tal Tobias Sammet conocidos como los Metal Opera, pensó algo así como “vaya, sería genial poder ver esto en vivo”. De hecho, fueron muchas las entrevistas en donde se le consultaba al mencionado cantante acerca de esa posibilidad y más de una vez destruyó los sueños de miles de fans diciendo que no tenía planes para ello porque era muy difícil montar un espectáculo así de grande, y ni hablar de organizar un tour alrededor del mundo: prácticamente imposible. Bueno, el tipo no mentía, de verdad coordinar la agenda de tantos músicos y sus respectivas bandas es algo complejísimo. Sin embargo, el 2008 el mundo supo que era sólo muy difícil, pero no imposible, pues se iniciaba entonces el primer tour mundial de Avantasia, todo un sueño materializado, y que por cierto pasó por nuestro país y nos dejó un concierto memorable.

Con eso, muchos ya nos dábamos por pagados. Era un “virtualmente imposible” hecho realidad y no se podía pedir más. Pero luego surgió la noticia de un posible nuevo tour, una continuación de lo anterior en avantasia-arg-07promoción del último material de Sammet y Cia., y las expectativas generadas fueron inmediatas y enormes. Lamentablemente, y por diversas razones, Avantasia no habría de pasar por Chile, lo que fue una decepción tremenda para todos. Pasarían eso sí por el vecino y hermano país de Argentina, cosa que por lo general para uno no significa nada. Por lo demás, este nuevo tour traería varías novedades respecto del anterior, no sólo porque en su setlist contendría canciones nuevas de los últimos dos álbumes, sino porque contaría con la presencia de más de una leyenda del Heavy/Power Metal mundial, incluso uno que en lo personal (y sé que hablo por muchos) jamás creí volver a ver sobre un escenario cantando canciones de Metal. Es más, algunos dudamos verlo en un escenario cantando cualquier cosa. Por todo lo anterior, era imposible perderse esto: ¡aunque fuera en otro país! Era algo histórico, y la historia hay que vivirla.

Fue así como llegamos a Buenos Aires para ver el show: con una alegría enorme de estar presentes, pero una pena inmensa también por tener que verlo lejos de casa y saber que tantos hermanos se lo perderían. Llegamos al recinto a eso de las 18:30 cuando se suponía que la primera de dos banas soporte iniciaría su show. De eso nada, pues a esa hora las puertas aún no se habrían y la gente estaba agolpada en una larga fila que casi le daba la vuelta a la cuadra. Fue allí donde tuvimos la oportunidad y la alegría de encontrarnos con algunos compatriotas y compartir un rato (mención especial para el hermano que llegó a las 8 AM y era el primero en la fila). Luego llegó la hora de entrar, a las 19 hrs quizás. Ya adentro confirmamos algo de lo que nos habían advertido: si afuera en la calle Buenos Aires es un horno, dentro del Teatro era un mini infierno. Un mini infierno bastante lindo, hay que decir. Recordaba en algo a teatros como el Novedades o ex Providencia, con esa onda media clásica, pero con una capacidad un poco menor al de otros recintos santiaguinos como el Caupolicán. Según nos cuentan, tiene una capacidad para unas 1.800 personas, algo que se condice con nuestro ojímetro. A eso de las 19:30, cuando el público estaba a un 80%, el calor era terrible. El reloj marcó las 20 hrs, cuando estaba presupuestado el inicio del acto multinacional, y efectivamente habían unas 1.800 personas, a lo más unas 1900, con un gran ambiente y un aroma a nerviosismo y ansiedad impresionante.

avantasia-arg-08

Ya a las 20:10 se apagan las luces y el clásico griterío catártico no se hizo esperar. Sin embargo, pasaban los minutos y el telón permanecía inmóvil. La gente trataba de combatir la impaciencia y cual hinchada de un estadio cualquiera, entonaba cánticos para hacer aparecer a la banda. Notable fue el “Olé, olé, olé. Olé, olé, olé, olá. Olé, olé, olé, cada día te quiero más. Ooooooh, Avantasia es un sentimiento, no puedo parar”. ¡Todo un equipo de fútbol Avantasia! Pasan los minutos, y a cada segundo uno se convencía de que el siguiente era el premiado y que al fin la banda azotaba el escenario, pero no pasaba nada. 20:30 y yo ya temía lo peor. La impaciencia y el nerviosismo eran máximos. 20:40 y luego de varios amagues ocasionados por algunas pruebas de iluminación (luego de un corte de luz donde, por suerte, había un generador de energía que salvaría la situación), yo ya quería comenzar a azotarme la cabeza contra una columna de concreto que estaba cerca de mí. Pero justo en ese momento comienzan a deslizarse hacia los costados los telones y dejan ver un enorme telón de fondo, similar al que vimos en Chile el 2008, con el famoso espantapájaros luciendo.

avantasia-arg-22Mientras el escenario estaba aún vacío, comienzan a sonar los primeros acordes del tema que ha abierto todos los conciertos a la fecha: Twisted Mind. Es posible que los “oooh, ooh, oooh” que se escuchaban con la melodía de la intro del tema empezaran incluso antes que la música, porque ya todos sabíamos con que tema arrancan los cientos de Avantasia. Estaban todos en eso, cuando de pronto aparece Felix, se pone de pie junto a su kit, saluda y recibe el ensordecedor alarido del público. Luego aparece Michael “Miro” Rodenberg para ubicarse tras sus teclados, casi al mismo tiempo aparecen Sascha, Robert (Hunecke-Rizzo, quien fue apodado como Marcelo Bielsa, por su notable parecido) y Oliver. Mientras eso sucedía, Amanda pasa por detrás de Felix y se va del otro lado del escenario para tomar su lugar. Aprovechando que el público ya había dado los tiempos, Felix inicia el conteo con su baquetas, y pronto, de la nada asoma Tobias “El Maldito Genio” Sammet detrás de su colega en Edguy y todo el bendito recinto estalla con las guitarras, el bajo y la batería: todo en cosa de segundos. Tobias cantando muy bien desde el comienzo mismo, rompiéndola en las partes más exigentes y con El Teatro rendido a sus desde mucho antes. Aquellos “From the cradle to the madhouse” resonaron fortísimo y despeinaron al pobre Sammet (en realidad no, ya venía despeinado). ¡Qué gran comienzo! Todo el mundo coreando cada acorde y saltando al ritmo de la canción. Sólo se podía liberar algo de emoción a través de los versos gritados (que en otras situaciones podrían pasar por canto).

Siguió una de las más grandes canciones que se hayan compuesto en la historia, una de las mejores del Metal y la favorita de este servidor si se trata de Avantasia: The Sacrecrow. Yo sólo atinaba a mirar idiotizado el escenario, con la misma expresión de “no lo puedo creer” que debo haber tenido en Santiago en el 2008. La emoción mía y del respetable en general era tan grande que no pareció importar el hecho de que el teclado de Miro estuviese tan bajo al comienzo que casi no se escuchaba. O quizás no estaba tan bajo y los gritos de “oooh oooh” reproduciendo la melodía inicial de los asistentes eran tan fuertes que aplastaba al teclado. Como fuere, ¡el momento era alucinante! La primera línea de la primera estrofa le perteneció a Sammet, las tres siguientes al público. Luego Tobias retoma en la siguiente estrofa para comenzar un lucimiento que duraría todo el show. ¡Qué voz la del tipo! Cuánto ha mejorado. Ya lo decía al momento de reseñar las dos últimas producciones de Avantasia: Tobias Sammet ha mejorado un montón en lo vocal, y eso que ya era un buen vocalista. Buena parte de eso se lo debe al tipo que tenía a su derecha: Sascha Paeth. ¡El coro fue letal! Sammet, Amanda, Oliver, Robert, Miro y otras 1800 personas cantando a todo pulmón. Luego aparecería él: la bestia de la voz, The Crow, The Duke… ¡Jørn Lande! Por alguna razón, cuando uno le escucha, siente la necesidad de no ser menos y pierde toda noción de autocuidado y comienza a cantar gritando como un desquiciado. Al menos eso me pasa a mí, pero creo que no fui el único.

avantasia-arg-17

Perdónenme ustedes, pero estaba tan concentrado en el escenario en este momento, que no supe si la gente a mis costados o atrás contaba con tanto entusiasmo como yo o la gente de adelante durante la estrofa que él canta, pero sí durante el coro fue algo hecatómbico: no hubo un alma que no cantara. Todo el bendito Teatro desgarrándose la garganta cantando: Totalmente insano. El interludio instrumental fue otro punto notabilísimo. De pronto sólo se escuchaba una orquestación de fondo, y comienza la primera parte del solo de guitarra, que estuvo a cargo de Sascha. La otra parte la haría el tremendo Oliver “Soy tan buen Guitarrista como Cantante” Hartmann. Durante unos segundos todo fue calma, sólo su guitarra sonando y la admiración del público sobre él. Más tarde se sumarían los otros instrumentos, y quedaba claro que, a pesar de no sonar tan potente, sí sonaba con la misma claridad. Luego re-inicia la parte cantada, con una impresionante actuación de Tobias, pero posterior a eso vino el show personal de Jørn: simplemente evastador. Creo que de haber estado en el Caupolicán (ya está dicho: sonido prístino en el Teatro Flores, nada que decir, pero no tan potente), tanto poderío nos hubiera reventado los oídos a varios. ¡Lo que se llama IMPRESIONANTE! Luego, ese increíble final melódico fue la guinda, con cada uno a su 100%, demostrando por qué Avantasia es lo que es. Derechito al top 5 de grandes momentos en vivo.

avantasia-arg-18

El tercer tema de la noche sería otro verdadero azote. Algunas palabras de buena crianza de Jørn para el excelente público argentino y vamos con… ¡Promised land! Uno de los mejores cortes de los EPs previos a la saga del espantapájaros. Inicia Sammet, con todo El Teatro de compañía, luego Jørn se adueña del puente y del coro. Como es usual, Lande no cantaba, sino que rugía. Luego él mismo cantó la siguiente estrofa, así que era Promised Land versión 2.0 (recordemos que la original la canta otro cantante). Cabría ahora destacar las actuaciones de Felix, Robert, Miro, Oliver y Sascha en el acompañamiento: ¡qué tremendos músicos! Felix tocando con precisión cada golpe, además dando gran show, pues a ratos se golpeaba la cabeza, lanzaba las baquetas al aire e interactuaba con Sammet y los demás. Robert y Miro eran más comedidos, pero siempre se mostraban sonrientes y en el caso de Robert, siempre interactuaba con los demás músicos en escena y se movía por todo el escenario. Oliver aportaba con su voz en el coro y los vocalistas siempre iban junto a él, como diciéndole al público “¡Miren cómo toca!” Ni hablar de Sascha. Tremendo guitarrista, se paseaba por todo el escenario, saltaba y “peluseaba” con los otros músicos. Se veía que él y todos los demás estaban disfrutando muchísimo el show.

¡Atención con los clásicos! Directamente desde el primer disco y con una data de 10 años… ¡Serpents in Paradise! Qué gran canción. ¡Y qué avantasia-arg-40gran interpretación! Y bueno, a falta del León David Defeis (vaya… qué épico hubiese sido tenerlo en frente…), bueno es el Cuervo. Se notó que la gente la reconoce como clásico, porque qué nivel de entonación. Además, fue una de las pocas veces durante la noche que vi volar a alguien (que creo que fue a dar de panza al suelo entre la barrera y escenario). Luego una vuelta a la última etapa de la banda, con una de las canciones más bonitas que tiene Avantasia: The Story Ain’t Over, con la gran… ¡Qué digo “gran”! Con la INCREÍBLE participación del legendario Bob Catley de la aún más legendaria banda Magnum. Wah… Para uno que creció escuchando discos como Vigilante u On A Storyteller’s Night ese era un momento que no se podía creer. Además resultaba impresionante que el Sr. Catley (también conocido como Bo’ Kitly allá en Argentina, jaja) a sus 63 años y con su pequeña figura cantara así. Cierto, tuvo un pequeño percance al intentar un tono alto, pero en general estuvo genial. Gran, ¡GRAN momento!

Sin duda el acontecimiento anterior fue grandioso, sin embargo, palidecería al ser comparado con lo que se venía. ¡La gloria! ¡La verdad! ¡El momento soñado por años! Casi la razón por la que estábamos allí. El mundo del Metal parecía condenado a no volver a escuchar su voz en un escenario. Tuvieron que pasar cerca de 20 años para poder verle cantar canciones de Rock en vivo nuevamente, y en el caso de algunos, muchos más para verle siquiera, si consideramos que jamás había pisado Latinoamérica. Se trataba de un sujeto que forjó su leyenda no solo con su voz, sino también con su decisión que le llevaría a tomar otro camino. Su indeclinable determinación hizo que mucho asumiéramos que jamás lo veríamos y que no había más vuelta que darle. Sin embargo, el destino querría otra cosa. Eran exactamente las 21:25 cuando un sujeto de chaqueta de cuero roja, pantalón del mismo material negro y de cabeza calva pisa al fin el escenario. Era nada más y nada menos que LA voz de Metal melódico: MICHAEL KISKE.

avantasia-arg-34

Pasaron exactamente 6 segundo desde que los primeros acordes de Reach Out Fort he Light (desde ahora, una canción histórica) comenzaron a sonar hasta que Sammet y Kiske aparecieron de súbito en la pequeña tarima que estaba detrás de las batería de Felix, uno a cada lado, y en una especie de duelo vocal entonaron el clásico grito inicial. Yo tenía planeado romperme el alma cantando desde el inicio, pero los cierto es que no atiné a nada más que a tomarme la cabeza con las manos y moverla de lado a lado en señal de incredulidad. Sé que muchos deben haber sentido algo similar: y es que el ídolo de nuestra adolescencia estaba allí, justo en frente, después de años de creer tal hecho como imposible. Por suerte me recuperé del impacto al momento del coro y pude apreciar la magnitud del momento. Fue como si todos entendieran la importancia de la canción y se dieran cuenta de que uno no podía guardarse nada, y el resultado fue 1.800 almas cantando a todo lo que su humanidad les permitía. ¡Jodidamente épico! De pronto recordé que yo estaba allí trabajando, y me puse a escuchar Michael con atención, y sí: es un genio. En avantasia-arg-24los instantes finales de la canción, el tipo simplemente la rompió: “…in your mind” resonará por siempre en la mente de los asistentes, no me cabe duda de eso. Otro momento que se va al selecto grupo de los top 5 de momentos en vivo.

Termina ese histórico y momento y Tobias y varios de los otros músicos (creo que todos en realidad) abandonan el escenario, dejando a Michael solo, probablemente entendiendo que en ese momento él era la estrella y para que el público hiciera lo que correspondía: entregar la ovación más grande la noche. Se le aplaudió a rabiar y se coreó su nombre con todos los cánticos que se conocen en Argentina (de estar en Chile, seguro le hacíamos un C-H-I). La emoción era tal, que no faltó el entusiasta fan que subió al escenario e hizo lo que seguramente muchos querían hacer: abrazar a Kiske. Afortunadamente para él, los guardias estaban en otra y logró su objetivo, luego cayó al suelo de rodillas y casi llorando, sólo entonces el tour manager de la banda le cayó encima con una tacleada y se lo llevaron en mala junto a un guardia. Pero bueno, ¡bien por él! Michael estuvo a la altura y le devolvió el abrazo, aunque estaba muy sorprendido. Luego muy sonriente agradeció al excelente público y comenzó a mirar apara todos lados, como preguntándose “¿dónde diablos se metieron todos los demás?” Poco a poco fueron volviendo, mientras la ovación seguía.

Luego de algunas palabras, y tras el excelente trabajo de Miro, inició la intro de otros de los grandes clásicos avantasianos: The Tower. Fue un esfuerzo conjunto de todos quienes estaban en el escenario por reproducir dignamente todos los arreglos vocales del tema, y resultado fue más que digno. De hecho, fue increíble. Kiske aún estaba en el escenario y el aporte fue genial. Tobias y Michael cantaron buena parte del tema juntos, excepto por esos segmentos cruciales en que cada uno cantaba lo suyo. Pero por ejemplo, el coro del tema lo canta Kiske, pero en vivo es ayudado por Sammet, excepto en la parte final de éste, donde se luce solo. El público respondió muy bien en esta pasada. Sólo Sammet podría hacer cantar con tanto fervor “Hallelujah! Hallelujah” a una tropa de sujetos que difícilmente rezan (ja!). Fue realmente genial, por momentos parecía una batalla entre los alemanes, pero no dejaba de ser un dueto. Musicalmente además fue todo un logro, porque es una canción bastante compleja, con muchas orquestaciones y cambios de ritmo, pero los músicos elegidos no son ningunos aparecidos y sacaron la tarea delante con mucha comodidad.

avantasia-arg-38

Posteriormente siguió lo que para mí fue otro gran, GRAN momento de la velada. Lamentablemente John Oliva no pudo estar presente en este tour. Vaya que hubiese sido genial poder verle interpretando Death Is Just A Feeling, pero bueno… Si no se puede tener a John, ¡bueno es Kai Hansen! ¡Qué momento! Hacía segundos nada más teníamos en frente a la voz del Power Metal melódico, y ahora al padre del estilo (porque no me vengan con cosas, hay mucha gente que colaboró y sin duda es importante, pero Kai ES el padre el Power Metal), un tipo sin el cual esta página ni siquiera existiría y ese show que estábamos viendo jamás se habría llevado a cabo. Todo eso lo pienso ahora, porque en ese momento todo pasó muy rápido y de sorpresa. Apareció de pronto, vistiendo de negro, con un sombrero de copa y un bastón (que estoy 99% seguro de que es el mismo que Tobias usa en las fotos promocionales de The Scarecrow). Creo que ni el gran John Oliva podría haber interpretado y actuado mejor la canción. Kai exageraba sus movimientos, lo hacía de forma casi amanerada, acentuaba sus expresiones faciales para darle más profundidad a la interpretación (y creo que estaba usando algo de maquillaje en los ojos), jugueteaba con el bastón: una mezcla de comedia en los visual y tragedia en lo lírico. Todo un acierto y una genialidad. En esa fase introductoria la gente se limitaba a cantar, pero ya en el puente todo estalló con los puños del respetable en altos y verdaderos gritos, y al llegar al coro… ¡Uf! El Teatro explotó, con todo el mundo cantando y saltando. Incluso Kai, Sascha y Robert saltaban. Estaban todos prendidísimos. Termina el tema y Kai se retira entre atronadores aplausos y una ovación descomunal. Como ya dije: uno de los mejores momentos de la jornada.

avantasia-arg-32

Tobias se queda en el escenario para interpretar la siguiente canción, que sería Lost In Space, dedicada por el mismo Sammet para todos los «whimps and posers». Una infidencia: en algún momento odié esta canción. Cuando salió como single pensé que Tobias eran un infeliz por manchar así el nombre de Avantasia. Pero el maldito era yo, luego la escuché con atención y pasé a aceptarla, y no sé en qué momento se transformó en una de mis canciones favoritas. ¡Qué temazo! ¡Y en vivo la rompe! Con un público tan prendido, era imposible que el inicio fuese algo calmado, aunque la estructura de la canción proponga lo contrario. Lo genial del tema es que va en crescendo, con algunas bajas de intensidad en los puentes y en la parte del solo, y que va a estallar hacia el final, con el último estribillo. Y bueno, todo eso se replica en vivo: con la gente cantando, gritando y saltando según lo amerite el momento. Tobias estuvo excepcional, con una interpretación descollante, que hacia el final, y con la ayuda de la audiencia, fue aplastante: ¡se erizaban los pelos! Amanda para variar muy bien apoyando en el coro y cantando la pequeña parte que tiene en esta canción. Por cierto, ella tenía un show aparte con su larga y rubia cabellera que iba y venía al ritmo de la música, era todo un agrado verla en la parte alta de la tarima. En suma: un temazo que en vivo ganó muchos puntos, fue excelente.

avantasia-arg-39

Seguiría un momento de relajo, pero histórico: In Quest For, una de las canciones más bonitas de las dos sagas. El invitado para la ocasión sería, era que no, el gran Bob Catley. Fue una interpretación muy sencilla, con Tobias y Bob cantando como si se conocieran de toda la vida. En su primera aparición, Bob había tenido alguna que otra fallita, pero acá estuvo impecable, y el tema no es fácil que digamos, pues tiene unos tonos bajos algo complicados y hacia el final abundan los altos, pero como ya dije, el buen Bob se las arregló y demostró porque es una leyenda. Además, es destacable que a sus 63 años derroche aún tanta energía sobre el escenario. Es más, con sus clásicos movimientos de manos, pareciera que es algo hiperquinético. Siempre pensé que yo era uno de los pocos a quienes le gustaba tanto esa canción, pero fue un agrado ver que estaba equivocado, porque todo el teatro la cantó de buena gana. Si consideramos que era Bob Catley quien estaba sobre el escenario, más que un gran momento, fue algo histórico también.

avantasia-arg-26El undécimo tema de la noche sería Runaway Train uno de los mejores del The Wicked Symphony. Fue increíble ver a Sammet, Catley, Lande y Kiske al mismo tiempo cantando. Luego de la bella intro (nuevamente a cargo de Miro, qué seco el tipo) vino todo el feeling de parte de Bob. Luego el que se lució fue Oliver en la parte del solo. Siguió Jørn, quien hizo su parte y estuvo inspiradísimo, cantando con todo el power que le caracteriza. Lo propio haría Tobias en la estrofa siguiente y luego en el coro. Y así se fueron sucediendo los momentos, hasta que de nuevo fue el turno del tremendo Bob. ¡Qué grande! Hay que decir que su segunda parte le quedó bonita, además, apoyaba con el pandero mientras los demás cantaban sus partes. Me llamó la atención eso sí que la parte de Kiske no la cantar él, sino que Bob. Digo, podrían haber aprovechado que el tipo estaba en el recinto, ¿no? No lo entendí, pero bueno, Bob lo hizo muy bien.

Luego de algunas bromas (en las que Tobias se dio mañana de recordarles a los argentinos que fue Alemania -el país de ocho de los avantasianos- quien los eliminó del Mundial de fútbol en Sudáfrica. Los colegas de PowerMetal.cl y yo moríamos de risa, para luego lo arregló todo con unas flores a Maradona (qué grande Tobi). Llega el turno de Dying For An Angel, y casi como para compensar, y dado que Klaus Meine no estaba presente, el encargado de ‘reemplazar’ al de Scorpions fue ni más ni menos que Michael Kiske, así que se perdona totalmente su ausencia en Runaway Train. En lo personal nunca me fascinó esta canción, por lo que no le tenía mucha fe, pero en la voz de Kiske, con todo su desplante y su interacción con el público, se me hizo bastante buena. Fue un gran momento a decir verdad. Por instantes Michael se apoderaba del escenario, haciendo cantar al respetable y pidiendo más fuerza, tanto así que Tobias parecía el invitado.

avantasia-arg-46

Seguía todo el show con la impresionante Stargazers. Fue como una batalla de voces. Sólo faltaba Russell, pero sus dos partes fueron cubiertas por Oliver primero, y luego por Kiske. Fue genial que Oli tuviera su merecido minuto de gloria y cantara algo más que no fuera en coros. Qué tremenda voz la del tipo, sonó muy potente. Ni hablar de los demás músicos, puros monstruos. Y a esa hora, y a pesar del largo rato, la gente seguía cantando a pleno. Luego vino la enorme Farewell (nota nostálgica: esta es la canción con la que conocí Avantasia), una suerte de balada, pero pesada y épica. Y al fin fue el momento de verla a ella en pleno, porque Amanda había figurado casi todo el show en el rincón superior izquierdo (mirado desde el público) y sólo se le había escuchado en los coros, lo cual no me parecía justo. Estuvo realmente impecable (tanto que en el momento ni me acordé de Sharon). Hacia el final esperaba que apareciera don Michael y la rompiera, como en el disco, pero eso no ocurrió. Aun así, fue una grandiosa interpretación.

avantasia-arg-49

Ya íbamos como en la tercera botella de agua cuando Tobias anuncia que será la última canción. Nadie le creyó, pero bueno, son cosas que siempre se dicen. La elección para cerrar la primera parte del show fue la majestuosa The Wicked Symphony. Al igual que en Stargazers fue una batalla cósmica entre titanes de las voces. A esas alturas ya iban dos horas de show a cerca de 37 grados de temperatura, pero la voluntad de los fanáticos no claudicaba y seguían incólumes. El hardrockero coro del tema fue coreado por la integridad del público. Un momento para alucinar. Fue interesante ver como este coro quedó a cargo principalmente de Oliver Hartmann, con el constante apoyo de Amandita, y con alguna esporádica intervención de Jørn. ¡Y Sascha que no paraba de saltar! Cuánta energía la de ese sujeto. Al terminar la canción, la agrupación en pleno se despide con un merecidísimo reconocimiento.

Minutos después, y tapados con cánticos de “Olé, olé olé” para todos los integrantes, la banda reinicia la segunda parte del show. Ya quedaba poco y la seleccionada fue The Toy Master, donde el encargado para reemplazar a Alice Cooper fue el maestro Kai Hansen. No es muy común ver  Kai sin su guitarra y sólo con un micrófono, pero vaya que le sienta bien. No digo que se busque otro guitarrista para Gamma Ray y se ponga a cantar, sólo quiero destacar el hecho de que aumenta mucho su desplante e histrionismo cuando no está limitado a su puesto en el escenario por la posición del micrófono y el hecho de cargar la guitarra. En esta pasada se movió por todo el lugar, interactuando con los demás, girando, moviendo los brazos, etc. Más que cantar, Kai actuaba sus canciones, y tratándose de una Ópera, eso se agradece bastante. Vocalmente estuvo impecable además, y en la parte rápida del final fue ayudado en un dueto por Tobias, y quedó muy, muy genial.

avantasia-arg-30

Si me preguntan por algún himno de los últimos tres discos de Avantasia, yo siempre pienso en dos temas: Shelter From The Rain y Wastelands, lamentablemente la segunda no estaría, pero fue un anhelo cumplido escucharl la primera esa noche. Cierto que ya la habíamos escuchado en Chile y fue grandioso, pero esta vez tenía un valor agregado un tanto especial: Michael Kiske la estaría cantando. ¡Épico! Desde los primeros prodigiosos  acordes hasta el bombástico final estuvo perfecta. Creo que ese fue el punto en donde me destruí las cuerdas vocales, lo que todavía me tiene con voz de perro. Pero bueno, ¡era Shelter From The Rain! Un himno a la música misma y no todos los días la canta para tí Michael Kiske. En ese punto la emoción era máxima, y no sólo mía, porque miraba a mi alrededor y todo el mundo cantaba el estribillo con un pasión indescriptible. Uno miraba el escenario y veía a Michael cantando con tanto sentimiento que resultaba sobrecogedor, tanto que daban ganas de cantar más fuerte aun. Mi madre… ¡Qué preciosura de canción! Por otro lado, Felix le daba a los tarros como si su vida dependiese de ello, dándole un poderío extra al tema. ¡Ah! ¿Y saben quién tocó el notable solo? Pues sí, Kai Hansen. Porque luego del receso fue atrás y tomó su guitarra. No recuerdo bien en qué punto fue, pero creo que es aquí cuando el público, al ver a Kai y a Michael juntos, comienza a gritar “Helloween, Helloween”, y hubo un amague de Future World. Creo que el culpable de la macabra broma fue Oliver, y bueno: finalmente no ocurrió (maldita sea, ¡qué glorioso hubiera sido!). Luego el público comienza a corear los nombres de Hansen y Kiske, pero Kai atina y señala que al que hay que vitorear es a Tobi. El público hace caso y corea “Tobi, Tobi”, a lo que el vocalista responde que los grandes sobre el escenario son Hansen y “Michi”. Luego da un sentido y breve discurso sobre la importancia de los otros músicos, y parece que de verdad se anduvo emocionado, porque un fan le gritó algo y él dijo “¡Cállate! ¿Qué no ves que me estoy poniendo emotivo y tú más encima me dices eso?” Todo en buena, claro. Fue un momento emotivo y a la vez gracioso.

avantasia-arg-55

Era tanto lo que el público vitoreaba por Helloween, que Micheal Kiske se llegó a incomodar un poco tratando de mirar hacia otro lado y no directamente a la gente. Sammet «salvó» la situación para decir que «en unos días más se presentará una banda tributo a Helloween, así que ahora, esto es ¡Avantasia!, una de las favoritas de la fanaticada. Kai no cantó, pero se mantuvo en la guitarra, y con tres guitarras la canción sonaba realmente poderosa. En ese momento caí en cuenta de que iban dos horas y media de concierto, y que Tobias había cantado en todas las canciones, que hacía un par de días había estado en Sao Paulo y antes de eso en México y pensé: “Eso es tener huevos”. ¿Cómo no se cansa? Muy por el contrario, le ponía todo el esfuerzo que fuese necesario para alcanzar los tonos, se movía de aquí a allá y no paraba de alentar al público. Impresionante. Por otro lado, era notable ver a Kiske tan motivado y contento, alzando el puño y pidiendo más fuerza por parte del público (lo que era fisiológicamente imposible), sonriendo y pasándolo muy bien.

avantasia-arg-57

Y la canción número diecinueve (¡19!) sería la misma con la que cerraron su concierto en la pasada gira: en realidad un medley, entre Sign Of The Cross y The Seven Angels. Era el momento propicio para presentar a cada uno de los integrantes del proyecto, empezando por los músicos, quienes segundos antes ya habían comenzado a interpretar la canción, así que la presentación fue musicalizada. Mención especial se llevó Sascha, que es quien posibilitó el que Avantasia pudiera salir de gira. Sascha Paeth fue quien hizo las llamadas, organizó todo y el que se puso con las lucas cuando hubo que ponerse. ¡Tipazo! Desde acá le repito el aplauso.  Luego siguieron los cantantes, que a medida que iban siendo presentados iban ingresando. Todos se llevaron grandes ovaciones y el reconocimiento del público. De pronto, y por primera vez en la noche, estaban todos integrantes en el escenario: quizás el momento más glorioso de toda la noche, y sin duda algo histórico. El solo hecho de ver a un monstruo como Jørn Lande es algo increíble, ¿y verlo al lado de uno de tus héroes como Michael Kiske? Ni hablar. ¿Y luego verlos a ellos dos junto a una leyenda como Kai Hansen? Es algo que no tiene comparación. Más encima estaban Bob Catley y Oliver Hartmann, otros dos ídolos: ¡impagable! En Sign Of The Cross estuvieron todos grandiosos y en Seven Angels, que en realidad sólo era el estribillo (que en todo caso es un mini himno), era todo fiesta. Todos pasaron al frente del escenario y desde allí comenzaron a cantar las últimas líneas. Algunos, como Michael y Kai se abrazaban (imagen que resultaba sumamente emotiva), otros sonreían, señalaban al público o daban muestras de gratitud. Otros como el mismo Kiske y Lande quemaban los últimos cartuchos y cantaban a su pinta en tonos imposibles. Felix casi se mata al tratar de pararse sobre su sillín para dar un último saludo (no, nunca corrió peligro, fue sólo un chascarro, jaja). De fondo, cada uno de los 1800 asistentes entendía el significado del momento y cantaba como si no hubiese un mañana.

avantasia-arg-61

Ya terminada la canción se forman todos al frente, se abrazan y si inclinan para un último agradecimiento al público. Se inclinaron todos, menos Kiske (ja!). Genio y figura. Hizo la gracia dos veces, hasta que la tercera fue la vencida. Una muestra de que el tipo lo pasó bien y de que disfruta esta nueva etapa. Me arriesgo a señalar que es muy posible que se esté re-encantando del Metal, que se está dando cuenta de que la escena ha cambiado y de que hoy no es tan cuadrada como era antes, que hay especio para gente como él que quiere hacer cosas un poco distintas. ¡Quién sabe! ¿Por qué no soñar con que más temprano que tarde lo podamos tener con Unisonic acá en Chile? ¡Esa imagen de todos los avantasianos abrazados es simplemente inolvidable!

Y bien, eso fue Avantasia en Buenos Aires. 19 estrellas bajadas del cielo y puestas sobre un escenario de la mano de 11 leyendas, un sueño de 2:45 hrs. de duración.  Reitero lo que dije al inicio: una gran pena que mis compatriotas se lo hayan perdido y tengan que enterarse a través de este review (que hacemos con mucho cariño, pero obviamente no es lo mismo). Siento que el público chileno no se merecía quedar fuera de este evento histórico. No quiero señalar culpables, para nada, sólo apuntar el hecho de que como fanaticada merecíamos otra cosa. ¡Pero ánimo! La maquinita de hacer magia llamada Tobias Sammet y Cia. sigue activa. Es posible que vengan nuevos discos, y es posible que este no haya sido el último tour de Avantasia. Estoy convencido de que Michael Kiske y los demás pisarán Chile más temprano que tarde, y ahí estaremos todos para hacer historia.

avantasia-arg-64

Me quedo con lo siguiente: cuando estuvieron en Chile, Tobias dijo “Gracias Santiago, nos volveremos a ver”. Y como dice el gran Lugaid Vandroiy: “Ningún adiós podría ser el último”.

Setlist:

01. Twisted Mind
02. The Scarecrow (con Jørn Lande)
03. Promised Land (con Jørn Lande)
04. Serpents in Paradise (con Jørn Lande)
05. The Story Ain’t Over (con Bob Catley)
06. Prelude + Reach Out for the Light (con Michael Kiske)
07. The Tower (con Michael Kiske)
08. Death Is Just a Feeling (con Kai Hansen)
09. Lost in Space
10. In Quest For (con Bob Catley)
11. Runaway Train (con Jørn Lande, Michael Kiske y Bob Catley)
12. Dying for an Angel (con Michael Kiske)
13. Stargazers (con Jørn Lande, Michael Kiske y Oliver Hartmann)
14. Farewell (con Amanda Somerville)
15. The Wicked Symphony (con Jørn Lande, Michael Kiske y Oliver Hartmann)
Encore
16. The Toy Master (con Kai Hansen)
17. Shelter From the Rain (con Michael Kiske, Kai Hansen en la guitarra)
18. Avantasia (con Michael Kiske, Kai Hansen en la guitarra)
19. Sign of the Cross / The Seven Angels (con todos)

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

avantasia-arg-65

Promocionando sus últimos discos, «Angel Of Babylon» y «The Wicked Symphony», Avantasia salió nuevamente de gira después de su tour mundial del año 2008.

PowerMetal.cl estuvo en Buenos Aires y estas son las mejores imágenes del show junto a los chilenos que viajaron desde nuestro país para presenciar el histórico concierto que tuvo como invitados a Michael Kiske, Kai Hansen, Jorn Lande y Bob Catley, entre otros.

Fotos: Guillermo Salazar

Avantasia

El 30 de Noviembre, en Pratteln, Suiza, se inició el nuevo tour de AVANTASIA, show que incluye la presencia de Bob Catley, Amanda Sommerville, Kai Hansen, Michael Kiske y Jorn Lande, entre otros.

Tobias Sammet comentó después del primer concierto: «… el show empezó en Suiza y fue tremendo para nosotros y estoy seguro que para los fans también. La banda está mucho más unida esta vez, todos lo están pasando muy bien y sienten que es el momento justo para estar ahí. Se siente bien para cada uno de nosotros y al final del show llegamos a la conclusión que lo mejor que pudo habernos pasado es haber vuelto al escenario.

Antes del show, me sentia un poco nervioso, Michael Kiske dijo que ese es su trabajo, pero pienso que está feliz que esté un gallina como yo en la banda. Apenas estaba arriba y se apagaron las luces, la adrenalina apagó los nervios. Un show de 3 horas siempre es un riesgo. ¿Lograremos mantenerlo tan excitante? Bueno, en verdad fueron como 2 horas y 45 minutos. Mis diálogos fueron planeados para ser más largos, pero siento que la música deben ser las palabras, así que la duración fue un poco menos aunque creo que nadie haya recordado mis palabras.

Me agradó ver en el escenario a Michi y Kai juntos, se siente espectacular cantar esas baladas con Bob y, obvio, es increíble tener esos duetos diabólicos con Jorn. Es emocionante viajar alrededor del mundo con mis camaradas, las próximas 3 semanas serán asombrosas para todos nosotros y esperamos que para ustedes también. Nos vemos en alguna parte en el tour»

El setlist de la gira es:

01. Twisted Mind (Sammet)
02. The Scarecrow (Sammet / Lande)
03. Promised Land (Sammet / Lande)
04. Serpents In Paradise (Sammet / Kiske)
05. The Story Ain’t Over (Sammet / Catley)
06. Reach Out For The Light (Sammet / Kiske)
07. The Tower (Sammet / Kiske)
08. Death Is Just a Feeling (Sammet / Hansen)
09. Lost In Space (Sammet)
10. In Quest For (Sammet / Catley)
11. Runaway Train (Sammet / Catley / Lande)
12. Dying for an Angel (Sammet / Kiske)
13. Stargazers (Sammet / Kiske / Lande)
14. Farewell (Sammet / Somerville)
15. The Wicked Symphony (Sammet / Lande / Hartmann)
16. The Toy Master (Sammet / Hansen)
17. Shelter From The Rain (Sammet / Kiske / Hansen)
18. Avantasia (Sammet / Kiske / Hansen)
19. Sign Of The Cross + The Seven Angels (Todos)

PowerMetal.cl estará en Buenos Aires para cubrir el concierto de AVANTASIA en El Teatro Flores de Argentina el próximo 15 de diciembre. Si eres de Chile y viajas a Buenos Aires a ver el show, escríbenos un mail a avantasia@powermetal.cl contándonos cuándo viajas y cuándo regresas a nuestro país.

Michael Kiske

El 30 d enoviembre comienza la gira «The Metal Opera Comes To Town», el tour promocional de los discos «Angel Of Babylon» y «The Wicked Symphony» de AVANTASIA, donde  TOBIAS SAMMET ha logrado reunir a los ex-Helloween MICHAEL KISKE y KAI HANSEN. Será la primera vez desde 1989 que los dos músicos pisen un escenario al mismo tiempo luego de la salida de Hansen de la banda.

El sitio TobiasSammet.com conversó con el actual cantante de UNISONIC y esto fue lo que comentó:

Tobiassammet.com: Michael, en 1999 cuando Tobias se acercó por primera vez a ti para que cantaras en el primer Metal Opera de Avantasia, ¿cuáles fueron tus pensamientos? ¿Qué hubo en Tobias y en su música que te hizo querer cantar en el disco cuando al mismo tiempo tú estabas desestimando otras oportunidades?

Michael: Por su puesto, tiene que gustarme la música. Pero conmigo, siempre va atener que ver con la gente que me lo pida. Tobi me llamó y fue bastante cabrón… ¡Digo! Amable (es broma). Cuando me lo pidió por primera vez, yo aún estaba en esa etapa de alejamiento del mundo del Rock/Metal, esa es la razón por la que me denominé Ernie en el primer álbum, que es algo que incluso a mí me da risa hoy en día. Hoy me encuentro muchísimo más relajado y desde que me he encontrado con los fans de nuevo en algunos países tocando en vivo, me encuentro de nuevo en paz con las partes idealistas y no-satánicas del mundo del metal.

TobiasSammet.com: De todas las canciones en las que has participado en Avantasia, ¿tienes alguna favorita? Si es así, ¿qué hace a esas canciones especiales o más significativas para tí?

Michael KiskeMichael: Bueno, no tengo en mi mente las canciones en ese momento, tendré que re-aprenderlas de nuevo primero, pero una de mis favoritas es “Lost In Space”, aunque desafortunadamente la versión que canto yo no llegó a ser parte de la edición regular del disco.

Tobiassammet.com: Hace poco fue anunciado que estarías girando con Avantasia en Diciembre, ¿cuáles son tus ideas y expectativas al ser parte del show?

Michael: ¡La verdad es que no sé qué esperar! Todo el mundo me dice que va a ser divertido, así que eso es lo que espero. Estoy pensando en comprarme una buena cámara Ful-HD para la ocasión. Estoy muy feliz con la idea de salir nuevamente y especialmente con ir a Sudamérica, porque nunca he estado allí antes.

Tobiassammet.com: Increíblemente, tu ex-compañero en Helloween, Kai Hansen, también va a formar parte del tour mundial de esta Ópera Metal. Después de tantos años, ¿qué es lo que más esperas de poder compartir escenario con Kain de Nuevo?

Michael: Precisamente eso, comaprtir el escenario con él de nuevo… ¡después de 20 años! También Amanda será parte de esto y será divertido, porque ella me agrada muchísimo.

Tobiassammet.com: Muchos fanáticos de Avantasia en general están muy emocionados de tener la oportunidad de verte en vivo y de poder oírte cantar estos verdaderos himnos de Avantasia. ¿Qué te parece eso? Te emociona la idea de poder estar en el escenario y compartir esa energía con ellos?

Michael: ¡Claro! Pero como te decía: en realidad no sé qué esperar, sólo puedo aguardar a ver qué pasa. Para mí en lo personal, esto es una buena oportunidad para tener más práctica sobre el escenario además de la de Unisonic, luego de casi 17 años de no tocar en vivo.

La gira de AVANTASIA tendrá además como invitados a JORN LANDE, OLIVER HARTMANN, BOB CATLEY y AMANDA SOMERVILLE en las siguientes fechas:

30 de Nov. 2010 Suiza – Pratteln, Z7
01 de Dic. 2010 Suiza – Pratteln, Z7
03 de Dic. 2010 Alemania – Lichtenfels, Stadthalle
04 de Dic. 2010 Alemania – Kaufbeuren, All Karthalle
05 de Dic. 2010 Suecia – Estocolmo, Arenan
08 de Dic. 2010 Japón – Tokyo, Shinagawa Stellar Ball
10 de Dic. 2010 México – Ciudad de México, Circo Volador
13 de Dic. 2010 Brasil – Sao Paulo, CTN
15 de Dic. 2010 Argentina – Buenos Aires, El Teatro
18 de Dic. 2010 Alemania – Fulda, Esperantohalle
19 de Dic. 2010 Alemania – Essen, Grugahalle

Tobias Sammet

En la edición #13 de la Revista Bulldozer, TOBIAS SAMMET habló sobre los motivos que no traerán la gira de AVANTASIA por Chile:

«Lo sé… lo sé… lo sé. No es justo darle la espalda al público chileno, el problema fue que sólo contábamos con una ventana de 21 días para acomodar once shows y el criterio fue ‘el primero que viene, al primero que se sirve’. Nos era posible hacer sólo tres conciertos en Sudamérica… a ver, Brasil, Argentina y… Ciudad de Méxiso, o sea, dos en Sudamérica y otro en Centroamérica. No sé mucho de las políticas de los promotores, sin embargo, la agencia de booking habló con los productores y ellos pensaron que no habría demanda en Chile, ¿sabes?, a ninguno le interesó como a los de Argentina y Brasil. Eso puso haber sido, porque allí las convocatorias habían sido más grandes que en Chile el 2008».

«Ahora todos me van a culpar. NO SOY EL RESPONSABLE, en serio, sólo ocurre que en los otros países más gente pide el espectáculo y por eso tuvimos que optar por dichos lugares. Si lo hacemos de nuevo algún día quizás -y así espero- volvamos a Chile, aunque esta vez deberán viajar por el vecindario para asistir a la presentación»

“De verdad, de verdad quiero agradecerles a todos por el apoyo. Les guste o no, les doy las gracias por haber al menos esperado a que fuéramos. Me apena mucho que no podamos llevar el espectáculo a Chile. No sé en realidad los motivos, sólo sé que alguien fue más rápido en otro territorio y no contábamos con el tiempo suficiente para ir a todas partes. Ojalá me encuentre con algunos de ustedes en Argentina. ¡Gracias por el apoyo!”

La entrevista completa a TOBIAS SAMMET se encuentra en la edición #13 de la Revista Bulldozer.

Tobias Sammet

En una reciente entrevista para la edición #13 de la Revista Bulldozer (que trae además entrevistas a Therion y Blind Guardian), Tobias Sammet confirma que la gira de AVANTASIA no pasará por Chile:

“De verdad, de verdad quiero agradecerles a todos por el apoyo. Les guste o no, les doy las gracias por haber al menos esperado a que fuéramos. Me apena mucho que no podamos llevar el espectáculo a Chile. No sé en realidad los motivos, sólo sé que alguien fue más rápido en otro territorio y no contábamos con el tiempo suficiente para ir a todas partes. Ojalá me encuentre con algunos de ustedes en Argentina. ¡Gracias por el apoyo!”

La gira de AVANTASIA por tendrá como invitados a MICHAEL KISKE, KAI HANSEN, JORN LANDE, OLIVER HARTMANN, BOB CATLEY y AMANDA SOMERVILLE en las siguientes fechas:

30 de Nov. 2010 Suiza – Pratteln, Z7
01 de Dic. 2010 Suiza – Pratteln, Z7
03 de Dic. 2010 Alemania – Lichtenfels, Stadthalle
04 de Dic. 2010 Alemania – Kaufbeuren, All Karthalle
05 de Dic. 2010 Suecia – Estocolmo, Arenan
08 de Dic. 2010 Japón – Tokyo, Shinagawa Stellar Ball
10 de Dic. 2010 México – Ciudad de México, Circo Volador
13 de Dic. 2010 Brasil – Sao Paulo, CTN
15 de Dic. 2010 Argentina – Buenos Aires, El Teatro
18 de Dic. 2010 Alemania – Fulda, Esperantohalle
19 de Dic. 2010 Alemania – Essen, Grugahalle

Se ha confirmado otra nueva estrella del Metal que acompañará a AVANTASIA en su nueva gira por el mundo. El histórico encuentro en vivo se Tobias Sammet - Kai Hansenverá cuando KAI HANSEN comparta escenario con MICHAEL KISKE, JORN LANDE, OLIVER HARTMANN, BOB CATLEY y AMANDA SOMERVILLE.

TOBIAS SAMMET comenta: «Kai cantará y tocará algunas guitarras también. Llevamos harto tiempo siendo amigos. Recuerdo, que era un pequeño niño  cuando escuché por primera vez los Keeper de HELLOWEEN. Y ese fue el momento en que se una chispa se encendió en mí.

Lamentablemente, nunca tuve la oportunidad de ver a HELLOWEEN con Michael (Kiske) y Kai en el escenario, pero eso será compensado ahora! Ambos han tenido un papel importante para mi, personalmente y para la historia de AVANTASIA y su Metal Opera en particular. Estoy esperando por compartir con ellos en el escenario y tocar alguno de nuestros viejos clásicos de AVANTASIA juntos.

Por ahora, las fechas confirmadas del «Metal Opera Comes To Town» son:

30 de Nov. 2010 Suiza – Pratteln, Z7
01 de Dic. 2010 Suiza – Pratteln, Z7
03 de Dic. 2010 Alemania – Lichtenfels, Stadthalle
04 de Dic. 2010 Alemania – Kaufbeuren, All Karthalle
10 de Dic. 2010 México – Ciudad de México, Circo Volador
15 de Dic. 2010 Argentina – Buenos Aires, (Por Anunciar)
18 de Dic. 2010 Alemania – Fulda, Esperantohalle
19 de Dic. 2010 Alemania – Essen, Grugahalle

Avantasia

-o-

CONCURSO

PowerMetal.cl te regala  los discos «Angel Of Babylon» y «The Wicked Symphony».

Para participar, cuéntanos cuál es para tí la mejor participación como invitado en estos discos y por qué. Envía tu respuesta a concurso@powermetal.cl con el asunto «Avantasia». No olvides incluir tu nombre completo y RUT.

El sorteo se realizará el 30 de septiembre.

El proyecto de Tobias Sammet volverá a presentarse en vivo, según ha informado el mismo cantante. AVANTASIA ya es una de las primeras bandas confirmadas para encabezar el festival Wacken Open Air del año 2011.

El también líder de EDGUY habló de lo difícil que es llevar el show nuevamente de gira, aunque «siempre estuvo el deseo de volver a hacerlo, pero siempre hay un riesgo. Se requiere una gran cantidad de tiempo y energía». AVANTASÍA comenzará su gira en diciembre del presente año y aún no hay información de quienes participarán de este nuevo tour.

Sammet comenta: «No pueden comparar a una banda normal con lo que vamos a hacer. Si todos tus cantantes favoritos aparecen en un escenario la misma noche para llevarte por un viaje musical, entonces no solamente es algo genial, ¡es demasiado genial!».

Avantasia

CONCURSO

PowerMetal.cl te regala  los discos «Angel Of Babylon» y «The Wicked Symphony».

Para participar, cuéntanos cuál es para tí la mejor participación como invitado en estos discos y por qué. Envía tu respuesta a concurso@powermetal.cl con el asunto «Avantasia». No olvides incluir tu nombre completo y RUT.

El sorteo se realizará el 30 de septiembre.

Debido a que toda la introducción ya la hicimos en el review del disco hermano del que nos convoca ahora, me saltaré todo aquello e iremos más directamente al comentario de los temas, que es lo que interesa.

Un expectante comienzo es el que tiene el corte inicial de esta tercera parte de la saga del Espantapájaros: Stargazers. Un corte riquísimo en cuanto a variedad melódica y rítmica. Luego de aquél mencionado inicio, aparecen Sammet, Lande y Allen para cantar sus respectivos versos, de forma muy calmada y pausada, pero de pronto comienza el Power Metal, todo al son de la metralla de Alex Holzwarth y los riffs de Sascha. También cuenta con la participación de Kiske, lo que le da un toque bastante melódico, en contraste con los aportes de Jørn, por ejemplo. Luego tenemos el coro, otra de las piezas de alta factura del disco. No estoy 100% seguro, pero creo que las voces principales del coro son de Kiske y Oliver Hartmann. Al menos puedo distinguir las voces de cada uno en algunos momentos. De Oliver en “Stargazers…” y de Michael en “…Reason left behind”. Bueno, luego ustedes me corregirán. Gran aporte de Russel en los versos previos a la parte instrumental, cuyos solos son interpretados por el gran Bruce. Dicha parte contiene varios cambios de ritmos, lo que lo hace bastante entretenido de escuchar y difícilmente podría decirse que están demás. Luego está el coro de nuevo, que da paso una parte muy genial. Luego otros cuantos solos (presumo de Bruce también) hay tres versos finales muy bien logrados en cuanto a interpretación, que están a cargo de Sammet y Lande.

Debo confesar que me costó un poco descifrar de qué se trataba Stargazers y de qué forma era trascendente para la trama de la historia. Pues bien, luego de bastante ‘cranear’ por fin hice la relación y noté que claramente se trata de una especie de alegoría la historia de Babilonia, una de las más grandes ciudades del mundo antiguo y muy importante en la tradición judeo-cristiana. Obviamente pudiera estar equivocando y estar hablando puras leseras, pero creo que infiero bien. “We have roamed the plains a million years, gathered at the shore…” Antes de fundar la cuidad de Babilonia, sus primeros habitantes vagaron por mucho tiempo por las planicies (plains) de Mesopotamia antes de fundarla a las orillas del Eufrates (shores). Luego, si vemos los versos finales de la canción podemos ver que hay un claro paralelo entre ésto y lo que cuentan las historias bíblicas, en especial las que corresponden al Apocalipsis. La Biblia nos cuenta acerca de la caída de Babilonia, por haberse convertido en la fuente de pecado para todo el mundo (no en vano, Babilonia es conocida como “la ramera”, de lo quizás se recuerden si han puesto atención a The Seven Angels del Metal Opera Part II), tras lo cual fue abandonada por el hombre y sirvió de habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible (Apocalipsis 18:2). De ello nos habla, pienso yo, el siguiente verso en la canción: When the sun rose to wake another day, they were gone, gone without a trace. Babylon, craving in lucidity. Babylon, the fire will remain”. (Verso cantado por el Espantapájaros, refiriéndose al hombre); y “Oh, let us wander, let us wander between the worlds, We override their principles, abrogate horizons, abandon mental gravity”. Versos cantados por Mefistófeles, refiriéndose a lo de sus tipo, los demonios. Al igual que en magno clásico de Rainbow, ésta Stargazers también hace alusión a la Torre de Babel, y los continuos intentos del hombre por acercarse al cielo y encontrar conocimiento y respuestas en él, siendo por esto mismo castigados in misericordia por Dios. Y bien, ¿para qué hablo todo esto? No para dar la lata, créanme. Lo hago, primero, para ir desglosando el significado de esta primera canción, que se supone debe ser muy importante para la historia; y segundo, para graficar la complejidad temática del disco. Si alguien no hallamos algo bueno en las nuevas obras de Sammet en cuanto a sonido, al menos hay que concederle que sus tramas son bastante buenas. Así con Stargazers… ¡Gran tema!

Todo lo anterior me hubiese resultado mucho más fácil de ver si hubiese puesto más atención a la letra de la segunda pista las primeras veces que la escuché. Angel Of Babylon circula por la misma vereda temática, aunque es también un poco difícil de comprender por completo. No sé, por ejemplo, si el ángel de Babilonia es aquél que fue enviado por Dios desde el cielo a anunciar la caída de la cuidad del pecado(como cuenta la Biblia), si es el Espantapájaros, o si se refiere al mismísimo Mefistófeles. Esto último es lo más plausible en todo caso. Porque en la tradición suele verse a Babilonia como las cuidad de la bestia, emisario de Satanás. Y según algunas leyendas más modernas, Mefistófeles es un demonio, y no EL demonio (no Satanás en sí mismo, sino un enviado de él). De  todos modos, si vamos a interpretar Angel Of Babylon como la caída del protagonista (junto con el de toda una cultura, si se quiere), nada de eso tiene mayor importancia. Todo se resumiría en que el Espantapájaros se va al infierno. Tal cual. Musicalmente hablado se puede decir que es uno de los temas más correctos de este segundo disco. Un gran inicio, con unos teclados y riffs muy gancheros, excelente líneas vocales a lo largo de toda la canción, en especial en el puente que interpreta Jørn y en los coros. Se había especulado cuánto participaría el mostro de las teclas Jens Johansson en estos discos de Sammet. ¡Lamentablemente es muy poco! Aún así, su participación es notable. Cambia mucho un tema de Avantasia cuando se incluyen solos de teclados, y más si son al estilo de Jens, le dan mucho dinamismo. Una muy buenísima canción.

La tercera canción es Your Love Is Evil, uno de los tres temas que Tobias canta solo en estos discos (siendo las otras The Edge y otra que ya veremos). Ya por el título recuerda bastante a aquella gran canción llamada I Don’t Believe In Your Love, que interpretara junto a Oliver en The Scarecrow. Y sí, trata básicamente sobre el despecho, aquél en el que se le enrostra a la otra persona lo dañina que resulta para quien aún siente algo. En cuanto a lo musical la canción es bastante interesante. De lo más ‘hard-rockero’ que hay en todo el disco. Tanto, que uno llega a entender por qué a veces se le critica a Sammet y se le compara con bandas del Hard Rock más melódico como Bon Jovi. Cierto, la canción se aleja de lo que son temas como Wastelands o Scales Of Justice, pero sin duda es mucho más heavy que cualquier canción de Bon Jovi, aunque con mucho matiz melódico. A decir verdad, me parece una canción bastante buena; no alcanza para ser un temón, no dejará escuela ni nada, pero sí se disfruta bastante. Un coro lo suficientemente entretenido como para mantenerle a uno escuchando de buena gana y un Sammet en gran nivel son las claves para crear un tema efectivo.

Cuando leí que un tal Jon Oliva estaría presente en los nuevos discos de Avantasia abrí tremendos ojos y dije “¡Weeena!”. Verán: sigo a Oliva desde sus años con los legendarios Savatage y soy gran admirador de su trabajo con Trans-Siberian Orchestra, y ni hablar de lo hecho con Jon Oliva’s Pain. Supe de inmediato que su intervención en Avantasia no sería una mera anécdota y que sí sería significativa. Bien, creo no haberme equivocado. El cuarto corte sí que es un temazo, pero como todas sus letras. Sólo con la enorme capacidad interpretativa de Jon podría haberse logrado tan bien el ambiente y el sentimiento que requería Death Is Just A Feeling. El personaje que interpreta Jon es el de alguien que pasó por lo mismo que el Espantapájaros. Es un fantasma mentalmente atribulado (por no decir ‘mal del chape’) que hace mucho tiempo vendió su alma por fama, riqueza y poder. Lo que representa es que cuando has venido tu alma, no puedes morir. Lo que te queda es pagar tu deuda, muriendo constantemente, por siempre. Sin embargo, al Espantapájaros parece no darle mucho miedo todo esto. Quizás, viendo su final como algo inminente, está simplemente resignado. La intro de esta canción, aunque muy peculiar, me parece digna de destacar, principalmente por el toque que le da Jon. Con esa voz raspada y media destrozada, logra darte la sensación de decadencia en la que se encuentra el personaje. Esto se mantiene a lo largo de toda la canción, incluso durante el coro, que a pesar de ser bastante movido gracias a esos tonos medio-altos, no abandona esa atmosfera de perdición. ¡Qué gran canción! Dead and alive, come a little closer. You and I: affiliates forever more… Líneas realmente cautivantes. Gran trabajo de Oliva, y gran creación de Sammet. Ojalá no pasen por alto esta canción, porque es de lo más alto del disco. Aunque asumo que inicialmente pueda resultar difícil de apreciar su grandeza.

One, two, three, four! Rat Race. Se trata de otro tema con el sello distintivo de la era post moderna de Sammet. Un tema que mezcla de muy buena manera el Hard Rock y el Heavy, con buenos solos y melodías gancheras en el momento propicio. Sobre la temática puedo señalar que se trata de una crítica la sociedad actual. La expresión ‘rat race’ se puede traducirse como “carrera de ratas”, y hace alusión a la competitividad que reina en la sociedad actual. Como diría el gran Victor Manuel “esta sociedad es un buen proyecto para el mal”. Creo que de eso trata la canción: el Diablo ve que el egoísmo y la codicia constituyen un buen germen para hacer brotar su semilla. Como si estuviésemos deseosos de convertirnos en víctimas. Y The Scarecrow, claro, testigo de toda esa decadencia, no puede sino estar de acuerdo: “why should I dare to brake away?” Al comienzo del tema tenemos a Lande con su característica y resonante voz, para darle el paso a un Sammet cada vez más cercano a él. Acá también podemos apreciar los solos de Bruce, que son, dentro de todo, un buen aporte.  No es, para ser claro, una canción que la rompa, pero el factor Lande logra muchísimo, y con el coro levanta bastante, por lo que el saldo termina siendo positivo después de todo.

Y hablando de Lande, nuevamente es él quien la canción, en este caso Down In The Dark. ¡Y vaya qué inicio! No, no es uno de inicios atronadores que podemos ver en otros temas, pero sí cuenta con unas líneas vocales muy bien pensadas por Sammet y bien logradas por Lande. Y es que una buena voz, por muy prodigiosa que sea, no sirve de mucho si  lo que le das a cantar es aburrido o carente de carácter. El inicio de este tema es una lección de cómo matizar la voz, en especial por el segundo verso. Es un apronte al coro que deja las expectativas muy altas, y la verdad que al llegar éste, no desilusiona. Un coro ganchero, de esos a los que Sammet nos tiene acostumbrados. Acá podemos ver cómo el protagonista va terminando de moldear sus ideas respecto del camino que debe tomar, siempre alentado por la voz del demonio. Líneas como “No more lost in the middle. Never again, never again. Once you have opened your eyes, down in the dark you’ll be crossing the line” sugieren que en este punto el protagonista es capaz de dejar atrás su temores y su indecisión, para finalmente caer en la oscuridad (Down in the dark).

La discografía de Sammet se ha caracterizado siempre por, entre otras cosas, tener una cantidad considerable de buenas baladas. Scarlet Rose, When A Hero Cries, Roses To No One, etc., con Edguy; y Anywhere, In Quest For, What Kind Of Love, etc., con Avantasia, son un claro testimonio de que el sujeto tiene algún talento para componer temas de corte más sentimental. Pues bien, cono el séptimo tema del disco, Blowing Out The Flame, sucede algo similar. Al comienzo, uno se queda con la impresión de que es una linda canción, como para escucharla de buena gana con la polola (o el pololo, qué se yo)  un domingo por la tarde si es que el shuffle llega a reproducirla, pero la verdad, es que después de escucharla un par de veces, va ganando en sentido y apreciación. Pasa de ser tan sólo una linda balada, a una gran canción, llena de intención y calidad. Orquestaciones de gran factura desde el comienzo y hasta el final, guitarras acústicas y un piano le dan toda la melancolía propia del caso, y una muy sentida interpretación de Sammet terminan por convencerlo a uno. Vemos que a pesar de todo lo sufrido por el espantapájaros, aún sigue pensando en aquella persona. Sin embargo, ya el título siguiere que está decido a no hacerlo más. Al menos yo, entiendo la metáfora de apagar la llama como el fin de algo, en este caso, su amor. Por su puesto, todo con mucha amargura y tristeza, cosa que podemos ver desde el comienzo, con un Espantapájaros lamentándose por cómo han sido las cosas. Incluso, llegando a recriminando el nunca haber sido correspondido. Un coro realmente hermoso para una notable balada. Pudiera eso sí, requerir de algo más de apertura de mente que lo usual.

Siguiendo nos encontramos con Symphony Of Life. Una de las canciones más raras en la discografía de Avantasia (o de Sammet incluso, para hacerlo un poco más amplio), pero no por eso menos buena. Esta cuenta con la participación de –la guapa– Cloudy Yang, quien también participara en la entrega anterior, pero sólo haciendo algunos coros, y a quien tuvimos la oportunidad de ver en Chile cuando Tobias y Cia. se presentaron en el Caupolicán. Al fin podemos verla en un rol más protagónico, y la verdad es que no defrauda. Sintetizadores y sonidos modernos, dan más bien la idea de un tema gótico mezclado con algo de industrial, dando por resultado algo un tanto avantgard. Como sea que queramos calificarlo, lo puntual y objetivo es que es único en su tipo dentro del concepto avantasiano. Me parece que será uno de esos temas que los más puristas del estilo (aquello que encontraron demasiado distinto incluso a The Scarecrow) encontrarán de lo más bajo. Por mi parte, me permito señalar con toda claridad que me parece una gran canción. Más allá de la originalidad por parte de Sammet que pueda revestir, el tema en sí suena bastante bien. Es lento, heavy y extrañamente melódico. Hacia el comienzo, luego de esa rancia intro y los susurros de Cloudy, hay hasta un coro de voces líricas (las que cantan Heal me! Heal me!), lo que le da un toque de genialidad. ¡Muy buen coro! Nos muestra a una Cloudy variando en tonos y estilo a voluntad. En cuanto al significado podemos establecer que el personaje de Cloudy es otra Espantapájaros. La idea central de esta canción, es que en el mundo hay muchos, millones de espantapájaros, y que la historia del protagonista no es única. Gran creación, otro de los puntos alto a mi parecer.

Luego viene Alone I Remember, cuyo inicio casi te obliga a pensar “no puede que este tema esté metido en el mismo disco que el anterior”. Y es que claro, ¡son demasiado distintos! Pero ese es, creo yo, el gran mérito, la gran gracia de las creaciones de Sammet. Cómo él siempre ha señalado, sería muy fácil ir repitiendo fórmulas. Escuchar un Metal Opera part I y copiar ideas, pero eso es lo que él se niega a hacer. Alone I Remember es en esencia una canción de Hard Rock. Muy ochentero en algunas partes, muy melódico en otras. Tanto así que en las partes donde canta lande, es inevitable recordar lo hecho en otras de su bandas, como The Snakes. Un tema entretenido y que se disfruta, con un coro particularmente AOR. Sirve además como una especie episodio de recapitulación de lo que sido la historia hasta el momento sus ambiciones, deseos, frustraciones y amarguras, pero a la vez nos muestra el conflicto entre el protagonista y el diablo, quien ve en el primero dudas acerca de su elección. El protagonista recuerda un sueño que alguna vez tuvo, y al parecer eso le hace recobrar algo de esperanzas. ¡Interesante giro! Quedando tan poco de disco, vale la pena ver qué ocurrirá.

La penúltima canción es una vieja conocida. Bueno, eso de “vieja” es un decir, porque ha de tener sólo unos tres años de existencia. Cuando se lanzaron los EP Lost In Space, uno de los mejores temas presentes allí era Promised Land. Era, en efecto, tan buena la canción, que a mí me pareció muy extraño y hasta erróneo que no formara parte del LP The Scarecrow. Bueno, me hicieron caso y finalmente se incluyó en un LP. Claro, es una buena canción, pero no sé si uno espera oír un remake de una canción antigua en un disco conceptual nuevo. Sea como sea, la canción termina siendo efectiva. No sé si valga la pena comentar musicalmente este temazo, porque ya todos lo conocemos. El único aspecto novedoso sería el cambio de Kiske por Lande, quien además de sus partes en el tema anterior, canta los versos cuarto y quinto, además del puente que antes le correspondían a Kiske. Una gran canción sin duda, con un lande bestial y en insuperable nivel. Una canción un tanto difícil de interpretar. De hecho, las conclusiones sobre esta, se desprenden de la canción que le sigue. Lo que sí está claro, es que si bien las cosas entre el espantapájaros no han ido del todo bien, ya en casi al final del viaje, él se da cuenta de que yendo por el camino que le ofrece Mefistófeles tampoco logrará mucho y sólo terminará condenándose. Algo curioso: Siempre pensé que los primeros versos del tema estaban dirigidos a Dios; pero con una nueva lectura, bien podrían estar dirigidos al maloso personaje de Lande. De hecho, es lo más probable. ¡Notabilísima canción! El coro es devastador.

Llegamos así al decimoprimer y último corte del disco: Journey To Arcadia. Una creación de proporciones realmente épicas, que viene a coronar el final de una historia llena de tribulaciones y tres discos llenos de momentos gloriosos (todo esto asumiendo que este es el pinto donde acaba la saga del Espantapájaros). Les cuento un poco sobre Arcadia y su significado simbólico para que vayamos las piezas en su lugar. Así como el significado Babilonia no tiene nada que ver con el actual Irak, Arcadia no tiene nada que ver con la región griega actual. Babilonia es usada como referente, como símbolo del mal, de la corrupción y de todo lo que es despreciable a los ojos de Dios; en contraparte Arcadia aparece dentro de la literatura (sobre todo después del siglo XV) como un símbolo terrenal del Paraíso. Se supone que es un lugar donde reina la tranquilidad, la paz y la felicidad, básicamente: el paraíso en la tierra. Y hacia allá es a donde se dirige el espantapájaros luego de su batalla con el demonio. Pero ojo, hay algo que debe remarcarse: el protagonista NO llega a Arcadia, sino que se da cuenta que es a donde debe ir. Lo que ha encontrado es el camino, no el lugar; el medio, no el fin. Y ese es un mensaje muy poderoso y valioso. Siempre habrá situaciones y momentos en la vida en que sencillamente no seremos capaces de comprender el por qué ni el sentido de tanto dolor. Sin embargo, el mensaje que entrega Journey To Arcadia es que no importa qué pase, siempre debemos seguir adelante. Y yendo a lo musical… ¡Qué temazo! Estoy seguro de que muchos hubiesen preferido un tema más powermetalero, algo más speed y con más participantes. Si tal hubiese sido el caso, yo no me hubiese quejado para nada, pero creo que este final es perfecto. Un comienzo propio de una baldado, con guitarras acústicas y un conjunto de cuerdas, la suave y melódica voz de Bob Catley, el buen espíritu, reapareciendo desde las cenizas en gloria y majestad para poner al Espantapájaros en el buen camino nuevamente. Cuenta con un puente realmente colosal, con muchas voces que suenan a gloria. Como ya es costumbre, el coro es de gran factura, con muy buenos arreglos tanto musicales como vocales y un Sammet inspiradísimo y descollante (impostando la voz y sonando soberbio). Un poco más tarde parece Allen nuevamente, a quien ya estábamos echando de menos, para dar clases de cómo hay que cantar. Resulta inspirador (recordemos a quién interpreta); oportunísima aparición. El último cuarto contiene muchas variaciones de ritmo, llegando a parecer un tema progresivo. Muy bueno el aporte de Bruce nuevamente. Y así, con un último coro el tema se nos va. Gran canción, ¡gran cierre para este Angel of Babylon!

Once canciones de gran factura, algunas de ellas realmente monstruosas, como Stargazers, Angel Of Babylon, Death Is Just A Feeling y Journey To Arcadia. A otras, como a Rat Race y Alone I Remember les falto “la chauchita para el peso”, pero terminan salvándose de todas formas. Un disco que lleva por estandarte la variedad, como ha venido siendo lo usual con las últimas creaciones de Tobias Sammet. Un disco que, al igual que son su predecesor Tha Scarecrow, requiere cierta apertura de mente para poder desplegar todo su potencial. Las comparaciones siempre son odiosas y generalmente innecesarias, pero sólo para la estadística diré que, por lo menos a mí parecer, tanto Angel Of Babylon como The Wicked Symphony son obras maestras (y por poco perfectas), que están a la altura de los Metal Opera. Es otro capítulo en la historia de Avantasia, y esperamos que no sea el último.

TRACK LIST:

01. Stargazers
02.
Angel Of Babylon
03.
Your Love Is Evil
04.
Death Is Just A Feeling
05.
Rat Race
06.
Down In The Dark
07.
Blowing Out The Flame
08.
Symphony Of Life
09.
Alone I Remember
10.
Promised Land
11.
Journey To Arcadia


Puedes leer el review de The Wicked Symphony (editado por Icarus Music) haciendo click aquí.

Ya va siendo más de una década desde aquel día en que el proyecto que terminaría siendo conocido como Avantasia fuese concebido por la mente de un jovenzuelo Tobias Sammet, y estoy más que seguro de que ni siquiera una mente con tanto alcance pudiese prever aquello en lo que se convertiría dicho proyecto. Fue un día cualquiera, en pleno tour de Edguy, cuando Tobias ideó una historia que, según él, tenía el suficiente potencial como para poder desarrollarse y convertirse en un disco. El cómo, creo que hasta para él no era más que un sueño. ¿Un chiquillo de veintitantos años, reuniendo a sus más grandes ídolos para que le acompañasen a cantar e interpretar los roles de su historia? ¡Impensable! Pero ya todos sabemos como terminó la historia. Hoy, a casi 10 años del lanzamiento de esa obra maestra llamada The Metal Opera, part I, podemos decir con toda propiedad que… ¡Tobias lo hizo de nuevo!

Intentar comentar y analizar un disco compuesto por Tobias Sammet siempre va a ser una tarea compleja. Primero porque musicalmente será muy rico en detalles, eso es seguro. Y segundo porque los parámetros usados por su ingenio creativo nunca estarán fijos, de eso también se puede estar seguro. Desde el Hellfire Club, y más claramente, desde Rocket Ride, nunca puedes saber con certeza con qué saldrá el buen Tobias. Como máximo, puedes aventurarte a decir que es probable que lo que sea que haga no pesará desapercibido. En ese sentido, creo que podría haber dado lo mismo cuál de los discos analizaba y comentaba primero: iba a ser igual de difícil. Sin embargo empezaré comentado The Wicked Symphony, escapando un poco al azar, que era el criterio que pensaba usar. ¿Por qué? Bueno, verán: al igual que su hermano gemelo Angel Of Babylon, The Wicked Symphony es la continuación del monumental The Scarecrow. Ello se evidencia no sólo por lo musical (con muchos matices, claro), sino que también en el aspecto temático. Ahora bien, para mí por lo menos, este segundo aspecto es más claro con The Wicked Symphony, que por temática, debería ser (de nuevo, según yo) la continuación directa del trágico final de The Scarecrow (disco que termina con el personaje de Tobias sintiéndose totalmente abandonado y perdido en la vida: Lost in Space). No estaría demás recordar que The Scarecrow es la versión-adaptación personal de Tobias de la obra clásica de Johann Wolfgang von Goethe conocida como “Fausto”, una novela que todos deberían leer, pero que para efectos prácticos se las resumo así: un tipo le vende su alma al diablo a cambio de conocimiento y felicidad. A diferencia de los dos primeros lanzamientos de Avantasia (los Metal Opera) que contaban con un final feliz (bueno, igual se piteaban al pobre Lugaid), The Scarecrow es una tragedia. Lo que queda entonces es ver en qué queda la historia de El Espantapájaros luego de estos dos capítulos. Resumiendo: analizaremos primero The Wicked Sympohony, que por temática me parece la continuación de The Scarecrow, y luego, en otro review, Angel of Babyon.

Inicia todo entonces el tema homónimo: The Wicked Symphony. Estoy seguro de que la mayoría de ustedes ya debe haber escuchado el disco, y por ende también este primer track, pero ¿notaron la magnificencia de la introducción de esta canción? Espero que sí, porque es sencillamente impresionante. Una de los mejores preludios que he escuchado en muchos años (y siendo que soy asiduo al Metal Epico, he escuchado varios). Digna de las obras de grandes genios como Hans Zimmer, James Horner, Jerry Goldsmith o Toshiro Masuda. Podría haber perfectamente formado parte de sus soundtracks más inspirados. Un minuto y medio totalmente épico que da paso al Heavy/Hard Rock que parece ser lo que más le acomoda a Tobias por estos días. Primeas líneas vocales que corroboran que el estilo de canto que Tobias ha estado utilizando desde Rocket Ride lo será también en esta oportunidad. La participación de Russel Allen en el tercer verso para rivalizar con la de J2rn Lande en el cuarto es genial, más aún porque contrasta con lo melódico del coro. Luego está el mismo combate anterior, pero el que contra-ataca es Allen: notable. Lugo hay otro –de tantos- momento genial, que parece ser el punto en que The Scarecrow se da cuanta de que a través de la música puede lograr sus propósitos. Nuevamente está el coro, muy melódico y pegadizo. Lo cierra todo Allen de forma magistral.

Pocos temas tienen un comienzo tan glorioso como el de Wastelands, que rivaliza en términos de grandeza con la del anterior. Diría que esta canción es la hermana de Shelter From the Rain del disco predecesor, pues es bastante similar en su estructura general y hasta tiene a los mismos protagonistas: The Scarecrow y The Human-Upper. Y qué gran desempeño el de ese ‘humano superior’. Sí, porque este corte nos presenta a un Michael Kiske con una actuación simplemente superlativa. Perfecto, como es de costumbre. Shelter From the Rain es uno de mis temas favoritos del álbum pasado, básicamente por lo genial del coro, de lo más inspirado que le había escuchado a Sammet, pero en Wastelands sobrepasa incluso eso. Debo confesar que hace unas semanas, cuando salieron los samples en la página oficial de Sammet, tuve pegadas por varios días las líneas “You – you close your eyes, to blink the night away, at ease in the wastelands”, al punto que no podía esperar para poder conseguir el track completo. ‘Epico’ e ‘inspirador’, creo son las palabras que mejor podrían definir este corte. Lamentable, no es tan positivo para la historia, porque es el punto en que el personaje de Kiske, que de alguna forma ha venido aconsejando y cuidando al de Sammet, se rinde en su intento por ayudarle. Así el pobre Scarecrow queda aún más abandonado.

Lo que sigue es una patada directa a los incisivos superiores con alevosía. ¿No era que Sammet se había vendido y que iba a transformar Edguy y Avantasia en una imitación de Bon Jovi? Claaaro… Si es cosa de escuchar Scales of Jusctice. Qué temazo, ¡qué temazo! Si Rob Rock (que participara en Avantasia en sus dos  primeras ediciones) se autoproclama como “La Voz del Rock melódico”, creo que el gran Tim “Ripper” Owens podría autodenominarse como “La Voz del Heavy Metal” perfectamente, y nadie podría reclamarle algo. Imagino que no lo hace para no faltar el respeto a otros monstruos como Dickinson y Halford. Grandioso inicio, muy poderoso y con un riff endemoniado. Junto con otro temas como Under the Moon, es de lo más heavy que le he podido oír a Tobias. Los versos y los puentes de este tema son muy buenos, pero todo queda pequeño al lado del portentoso coro a cargo de El Ripper: inhumano. Cuenta Tobias que en el caso de esta canción, primero completó la música, y luego pensó en alguien que pudiese cantarla. Pensó que sonaría genial con alguien de voz poderosa como Tim, así que le llamó y gracias a Dios éste dijo que sí, porque ese coro, y en general la canción, hubiese sonado muy distinta sin él. No fue hecha para él, pero le calza perfecto. Hacia la mitad hay una pequeña pausa, un descanso, que retoma con una sección en mid-tempo, que muestra a un Ripper descollante; luego aparece el coro nuevamente, que no hace más que hacerte pensar “por Dios que canta bien este sujeto”. Acá Owens interpreta a la ira del Espantapájaros, que estalla cuando este se da cuenta de que la fama y el poder sólo le hacen daño, y entonces decide escapar. Perfecto, porque la voy iracunda de Tim es aplastante.

Sigue todo con el corte promocional, del cual hasta pudimos ver un video. Vamos por parte: Klaus Meine es Klause Meine, ponlo a cantar regetón y sonará genial igual (no es que tenga algo con contra del regetón…). Me refiero a que si bien, comparado con los tres temas anteriores, Dying For an Angel no es espectacular, pero es una buena canción de todas formas, y creo que Klaus tiene que ver mucho con eso. No diré que es él quien lo salva, pero sí le da ‘su toque’, y qué toque. Buen coro eso sí, muy ‘hardrockero’ y pegadizo. En cuanto a su estructura musical, podemos decir que esto sí que recuerda a lo que ha venido haciendo Sammet en sus últimas producciones, en especial Tinnitus Sanctus. Ahora bien, como single, parece haber funcionado muy bien, ya que desde que se lanzó, he podido notar que en general los comentarios sobre ella han sido muy positivos.

El quinto corte es Blizzard On a Broken Mirror, que cuenta con la participación de a alguien a quien se le extrañó mucho en la pasada entrega de Avantasia: Andre Matos. Creo que, lamentablemente para Andre, este track es de lo más bajo del disco. Ahora bien, entre tanta canción buena, eso quizás no es decir mucho. En efecto, no se trata de una mala canción, pero le falta mucho para ser un temazo. Lo curioso es que es la tercera canción más larga del disco, algo completamente innecesario, a mi parecer. Claro, tiene sus momentos. Por ejemplo, hacia la mitad, hay un solo por parte de Sascha Paeth muy sencillo, pero muy efectivo. A eso le sigue una especie de interludio, con orquestaciones que crean una atmosfera notable, y todo mejora al empezar los versos. Creo que en general es una buena canción, pero cojea donde se supone una canción debe hacerse fuerte: el coro. Sí, creo que el coro en sí es flojo, y Matos no aporta mucho a enriquecerlo.

Una bellísima introducción en piano, probablemente ejecutada por Michael “Miro” Rodenberg (que participó en el disco anterior e incluso tuvimos oportunidad de ver en Chile), inicia el sexto corte: Runaway Train. ¡Bob Catley! Por fin, ya me estaba preguntando en qué track aparecería. Y a decir verdad, cuando escuché ese inicio pensé que era el momento propicio para su aparición. Qué grande es Bob, y qué bien le quedan esos tonos bajos. En Magnum supo sacarle mucho partido a eso, creando baladas notables como Last Dance o Need A Lot of Love. Tras ese primer verso comienza el rock, sin dejar de ser una balada claro. Hay un solo buenísimo del Gran Bruce Kulick (ya saben: Meat Loaf y Kiss), que da paso a la siempre impresionante voz de Jørn, que más bien ruge, aún en sus tonos bajos. Siguen otros versos por parte de Tobias y luego el muy buen coro, con la voz de éste último al frente. Más adelante, en los versos se invierte el orden, con lande secundado y cantando más alto, un recurso que ya habíamos visto en el primer corte. Notables orquestaciones de fondo además. Todos suena muy melódico pero con fuerza. Las cosas se calman, reaparece el piano y junto con todo el feeling de Bob (quien interpreta al espíritu bueno) para criticar y cuestionar al Espantapajaros por haber obrado mal: “Will you pretend that you were blind, When you were really seeing”. En este punto de la historia el protagonista parece no querer saber más de la fama y esas cosas: sólo quiere huir. ¡Ah! Pero hay más, porque este track también cuenta con la presencia de Kiske, justo antes del coro de cierre. Qué bien estructurada está esta canción, todo muy bien pensado, sin duda uno de los puntos más altos del disco.

Llegamos a uno de los temas más interesantes de todo el álbum: Crestfallen. Antes de comentar la canción en cuanto a lo musical y lo lírico, permítanme hablar un poco sobre la voz de Sammet. En una muy reciente entrevista, el cantante comenta que cuando escucha algunas de sus antiguas canciones, se rasca la cabeza y se pregunta que en qué estaba pensando. A decir verdad, no le gusta como sonaba en ese entonces. En lo personal, siempre he pensando que Tobias es un gran vocalista, y me gusta tanto su antiguo estilo como el que ocupa hoy en día. En es misma entrevista, cuenta que fue Sascha quien le instó a cambiar su forma de cantar, pues se hartó del olor a vómito que había en el estudio por el malestar estomacal que le provocaba al ex Heavens Gate el escuchar esos tonos medios nasales altos y limpios (¡palabras de Sammet!). Y bueno, es así como tenemos a Sammet cantando así en la actualidad, con una voz más ‘rasgada’ y sonando más agresivo. Y cómo se agradece la influencia de Paeth al escuchar canciones como Crestfallen. Para variar: gran coro. Eso sí, tiene la particularidad de mostrar a Tobias cantando una línea con una agresividad inédita, un detallito que queda muy bien. Luego está Jørn, nuevamente notable. Aquí, vemos al personaje de Lande –Mephistofeles– intentando persuadir y tentar una vez más a The Scarecrow, y a éste intentando desesperadamente resistir. Un temazo, en todas sus dimensiones: musical, lirica y dramática.

El octavo corte es Forever Is A Long Time, que en buena parte sigue la línea temática del corte anterior. Acá podemos ver al diablo argumentando a su favor, y al Espantapájaros totalmente perplejo y totalmente perdido, pensando que no vale la pena creer o vivir por algo, ni siquiera en el diablo o en el trato que había hecho previamente. Siendo así las cosas, el Diablo le responde que resistirse a él no tiene sentido, que será una lucha eterna y sin sentido además de enrostrarle continuamente el abandono del que fue victima por parte de Dios. Bastante denso. Sí lo piensas así, la música que acompañe la letra debería ser algo cercano al Doom, sin embargo, nos encontramos con una de las canciones más motivadoras del todo el disco. Con versos y puentes muy típicos del AOR, en especial de los últimos años. Y ni hablar del coro, porque es uno de los más gancheros y melódicos de todo el disco: “You are defying the devil, Forever this time. But you can’t imagine Forever will drag on a long long time…” En fin, otro de los temas que me han traído pegado estos días. ¡Qué mostro que es Lande! Todo lo que canta lo convierte en oro. Impecable final, con el coro repitiéndose hasta el final. Octavo corte y séptimo gran tema.

El noveno corte nos trae otra gran sorpresa: otro de los ausentes en The Scarecrow regresa en gloria y majestad. Se trata de nada más y nada menos que Ralf Zdiarstek, quien participara en los dos primeros álbumes interpretando a Falk von Kronberg (para los más despistados, aparece en Memory, Glory of Rome (al comienzo) y en Malleus Maleficarum). Black Wings abre con unos pesadísimos y muy densos riffs, que van sentando las bases para la entrada de una muy notable interpretación de Ralf y su gran voz. Esta canción habla de los posibles aspectos positivos de la ira. El personaje de Ralf de hecho es presentado como aquél “aspecto protector y sanador de la ira”. Lirica y vocalmente esta canción es notable, pero en lo musical me deja con gusto a poco. Se hace un poco monótona, y en la parte media, donde se vuelve más lenta, para dar paso a los solos de guitarra, la verdad no prende mucho que digamos. Creo que es la participación de Ralf la que hace que uno no presione el botón de ‘siguiente’, eso además de que es sumamente interesante a nivel de drama.

¿Les había mencionado que Russell Allen es uno de mis cantantes favoritos? Bueno, los fanáticos de Symphony X sabrán bien por qué. ¡Qué enorme voz la de este tipo! Junto con Lande, posee una de las voces más poderosas y versátiles del Metal (es por eso que discos como The Battle y The Revenge son verdaderas joyas). Y en States Of Matter hace, más que una demostración, ostentación deliberada de su gran versatilidad. Me resulta casi asombroso que el dueño de esta voz sea el mismo que el de canciones como Domination, pero sí, es el mismo. Este corte es una obra maestra de cómo fusionar  Heavy Metal de lo más al hueso que puedas imaginar con líneas melódicas bastante alegres que evocan cierto optimismo, sin caer en la contradicción ni el sin sentido. Un tema particularmente inspirador, en especial su coro, lo que no deja de ser un punto a favor de Sammet y Allen, porque el personaje de este último es La Inspiración, precisamente. Acá vemos a la inspiración actuando como una especie de luz esperanzadora para el Espantapájaros, que moral y emocionalmente está un tantito devastado. En cuanto a lo Instrumental, está muy bien lograda además, con notables participaciones de Alex Holzwarth y Sascha Paeth. Ya perdí de la cuenta y no sé que número de temazo es este, pero es eso: ¡un temazo!

Un comienzo bastante lento, propio de una balada, abre el undécimo y último tema de este primer disco: The Edge, que ya por el título podemos intuir de que tratará. El primer verso da la idea de que ésta será una de aquellas baladas melosas que más de una vez se han usado para cerrar un disco. Bueno, no es el caso, creo que más que una balada, se trata de un tema en mid-tempo, bastante bueno a decir verdad. Pero si se quiere, se puede decir que es una balada Heavy. En cuanto a sonido recuerda en algo a Dying For An Angel, con el sello de Edguy en sus últimas producciones. Es un buen tema como ya había dicho, pero si se le compara con los otros temazos del disco, queda un poco al debe, especialmente si le considera en su calidad de tema final del disco. Ahora, en términos de trama The Edge es uno de los temas más importantes. Acá nos encontramos con un protagonista totalmente destruido, desmoralizado y abandonado, al borde del abismo, como sugiere la canción. Es muy significativo que esta sea la canción final de esta primera parte del disco, por lo que queda ver con qué continúa la historia.

Para ir cerrando esta primera parte de este review doble hay que consignar varias cosas. La primera sería que se trata de un disco con varias canciones realmente sobresalientes, verdaderos temazos que seguro de a poco irán transformándose en grandes clásicos del Power/Heavy Metal. Temas como The Wicked Symphony, Wastelands, Scales of Justice, Runaway Train, Forever Is A Long Time, States of Matter, entre otros, son muestras concretas de que Sammet sigue siendo un gran compositor, capaz de regalar obras a la altura de sus clásicos Metal Operas. Segundo que me parece importante destacar, es que estoy consciente de que este es un disco muy distinto a las primeras creaciones de Sammet, y que en ese sentido, es más cercano al –enormemente subvalorado- The Scarcrow. Se requiere algo de apertura de mente para hallar el verdadero valor de este disco. Un discazo, sin duda, pero no sé si todos podrán apreciarlo.

TRACK LIST:

01. The Wicked Symphony
02.
Wastelands
03.
Scales Of Justice
04.
Dying For An Angel
05.
Blizzard On A Broken Mirror
06.
Runaway Train
07.
Crestfallen
08.
Forever Is A Long Time
09.
Black Wings
10.
States Of Matter
11.
The Edge

Puedes leer el review de Angel Of Babylon (editado por Icarus Music) haciendo click aquí.

La semana pasada se grabó el nuevo video de AVANTASIA perteneciente al single «Dying For An Angel», la que cuenta con la participación de KLAUS MEINE, vocalista de SCORPIONS. El sitio aleman bild.de publicó las siguientes fotos del rodaje:

Avantasia

Avantasia

«The Wicked Symphony» y «Angel Of Babylon» saldrán a la venta el próximo 3 de Abril en 2 discos separados. Las portadas que acompañarán a ambos discos fueron diseñadas por Thomas Ewerhard, quien trabajó anteriormente en otras como «The Scarecrow» y con EDGUY en «Hellfire Club».

Avantasia - The Wicked Symphony . Avantasia - Angel of Babylon

La lista de invitados confirmados en lo nuevo de AVANTASIA son:

  • Klaus Meine (Scorpions)
  • Ripper Owens (ex-Judas Priest)
  • Michael Kiske (ex-Helloween)
  • Jorn Lande (Masterplan)
  • Andre Matos (ex-Angra)
  • Russell Allen (Symphony X)
  • Bob Catley (Magnum)
  • Jon Oliva (Savatage, Jon Oliva’s Pain)
  • Eric Singer (KISS)
  • Jens Johansson (Stratovarius)
  • Alex Holzwarth (Rhapsody Of Fire)
  • Felix Bohnke (Edguy)
  • Bruce Kulick (ex-KISS)
  • Oliver Hartmann (Hartmann)
  • Cloudy Yang

Jon Oliva

El vocalista de SAVATAGE y JON OLIVA’S PAIN es el nuevo invitado confirmado para ser parte de AVANTASIA. Sobre esto, Tobias Sammet dijo: «Jon aparecerá en una canción teatral llamada ‘Death Is Just A Feeling’. La canción es una pequeña película en si misma, muy tenebrosa y podría ser un perfecto capítulo en un musical de terror».

La nueva parte de AVANTASIA saldrá a la venta el próximo 3 de Abril en 2 discos separados titulados «The Wicked Symphony» y «Angel Of Babylon». Recientemente, Sammet reveló el artwork que acompañará a ambos discos y que fue diseñado por Thomas Ewerhard, con quien ya había trabajado anteriormente en «The Scarecrow» y con EDGUY en «Hellfire Club».

Avantasia - The Wicked SymphonyAvantasia - Angel of Babylon

Invitados confirmados:

  • Klaus Meine (Scorpions)
  • Ripper Owens (ex-Judas Priest)
  • Michael Kiske (ex-Helloween)
  • Jorn Lande (Masterplan)
  • Andre Matos (ex-Angra)
  • Russell Allen (Symphony X)
  • Bob Catley (Magnum)
  • Jon Oliva (Savatage, Jon Oliva’s Pain)
  • Eric Singer (KISS)
  • Jens Johansson (Stratovarius)
  • Alex Holzwarth (Rhapsody Of Fire)
  • Felix Bohnke (Edguy)
  • Bruce Kulick (ex-KISS)
  • Oliver Hartmann (Hartmann)
  • Cloudy Yang

La nueva parte de AVANTASIA saldrá a la venta el próximo 3 de Abril en 2 discos separados titulados «The Wicked Symphony» y «Angel Of Babylon». Recientemente, Sammet reveló el artwork que acompañará a ambos discos y que fue diseñado por Thomas Ewerhard, con quien ya había trabajado anteriormente en «The Scarecrow» y con EDGUY en «Hellfire Club».

Avantasia - The Wicked SymphonyAvantasia - Angel of Babylon

Sobre los invitados, Oliver Hartmann ha vuelto al estudio para grabar guitarras y la cantante Cloudy Yang ha sido confirmada como la voz femenina del álbum.

Bruce Kulick

Tobias Sammet, ha anunciado un nuevo nombre dentro de los invitados a participar de los nuevos discos del proyecto. El nuevo elegido es Bruce Kulick, quien fuera parte de KISS y MEAT LOAF.

«Conoci a Bruce el 2008 en Los Angeles. El baterista de KISS, Eric Singer, tocó en nuestro disco de AVANTASIA «The Scarecrow» y a Bruce le debe haber gustado hasta donde se. Así que eventualmente me preguntó si quería cantar una canción en su álbum solista «Bk3» que saldrá en Febrero del 2010. Me gustó la idea, me gustó el tema, me gustó Bruce así que, obviamente, lo hice. Bruce ha sido siempre uno de mis guitarristas favoritos, él es uno de los clásicos de los 80s que tiene un tono único y un feeling único. Su forma de tocar es bastante agradable.

Entonces, yo estaba buscando un guitarrista líder adicional para AVANTASIA que le diera nuevos colores a algunas canciones, lo que me dio razones de buscar a alguien que se volviera parte de mi familia, así que fui por el, y estoy muy feliz de que le haya gustado la idea y accediera inmediatamente. Bruce es un tipo super-cool. Sacrificó las fiestas de Navidad por empezar a grabar para mí en Los Angeles. Eso dice mucho acerca de su ética de trabajo. Es un verdadero profesional y un tipo con clase».

«The Wicked Symphony» y «Angel Of Babylon» están siendo producidos por Tobias Sammet, Sascha Paet y Ralf Zdiarstek. El disco saldrá a la venta el 3 de Abril en una edición doble de lujo con los siguientes invitados confirmados:

  • Klaus Meine (Scorpions)
  • Ripper Owens (ex-Judas Priest)
  • Michael Kiske (ex-Helloween)
  • Jorn Lande (Masterplan)
  • Andre Matos (ex-Angra)
  • Russell Allen (Symphony X)
  • Bob Catley (Magnum)
  • Eric Singer (KISS)
  • Jens Johansson (Stratovarius)
  • Alex Holzwarth (Rhapsody Of Fire)
  • Felix Bohnke (Edguy)
  • Bruce Kulick (ex-KISS)

Andre Matos

El cantante brasileño André Matos, ex-vocalista de ANGRA, se ha unido a la larga lista de invitados de Tobias Sammet a ser parte del nuevo capítulo de su proyecto AVANTASIA.

Sobre la inclusión del carioca, Sammet comentó: «El 2008 André fue parte de la puesta en vivo de AVANTASIA cuando realizamos un tour mundial que culminó encabezando el Wacken frente a más de 100 mil personas. Un año y medio después, nosotros lo invitamos junto a su banda a ser invitados especiales del tour europeo con Edguy. Quiero decir, nos conocemos por más de 10 años y nuestros caminos se han cruzado montones de veces, y recuerdo que André fue una tremenda influencia a principios de los 90s cuando fundamos EDGUY. Él fue una de las piezas claves en una de las pocas bandas que querían tocar metal tradicional cuando NIRVANA y PEARL JAM habían asesinado todas las formas de música que yo amaba. Fue grandioso para EDGUY y para mi recorrer Francia en conjunto con él a finales de los 90s. Ese fue el momento en que construimos una fuerte relación con André, con Brasil y una muy exitosa con Francia. Ahora André es mi invitado de nuevo y estoy muy feliz de su colaboración. Él es un cantante especial con una voz unica y es un real amigo y un tipo con clase. Estoy muy feliz que nuestros caminos se hayan cruzado una vez más, su trabajo es tremendo y estoy deseando ver la opinión de la gente».

Los nuevos trabajos de AVANTASIA, «The Wicked Symphony» y «Angel Of Babylon», serán lanzados el 3 de Abril del 2010.

avantasia08_01

Llegaba el viernes 20 de Junio con uno de los conciertos más esperados del año, de hecho, el sueño de varios por mucho tiempo, sin embargo esta expectación no se vio tan reflejado en la cantidad de público que se podía pensar que llevaría Avantasia, solamente unas 2.500 personas aproximadamente llegaron al Teatro Caupolicán. La obra de Tobias Sammet en vivo tenía contemplada 14 presentaciones en todo el mundo, siendo Chile uno de los privilegiados. De todas formas, los asistentes al evento sabían que presenciarían algo histórico, y no se equivocaron.

COMIENZAN A TORCERSE LAS MENTES

Siempre se agradecerá a las bandas que aparte de su música presenten una gran puesta en escena. No muy acostumbrados estamos en Chile de ver esto; un gran telón con la portada del Sacarecrow y segundo piso en escenografía ambentaban muy bien esta primera vez de Avantasia en Chile. 20:15hrs. y se apagan las luces del Teatro dando paso a los primeros riffs de Twisted Mind. La gente comenzó a disfrutar desde un principio con la canción y también con el sonido, que acompañó de muy buena forma durante todo el espectáculo. El comienzo del show mostró la base como banda de este tour, con Tobias Sammet a la cabeza, Felix Lindenthal en batería, Sascha Paeth y Oliver Hartmann en las guitarras, Robert Hunecke en el bajo, Miro Rodenberg en los teclados y Amanda Somerville con Cloudy Yang como coristas.

avantasia08_12Para seguir con el concierto escuchamos a The Scarecrow, la canción que da título al último disco. Fue después del primer coro cuando apareció en escena desde el segundo piso de la escenografía el hombre quese robó la película: Jörn Lande. Si bien muchos pudimos verlo en el 2003 como vocalista de Masterplan (enconcierto junto a Gamma Ray en el Teatro Providencia) Jörn volvió para dar cátedra, se llevó la ovación del público sólo con su aparición y más aún en cada parte que le tocaba cantar dejaba boquiabiertos a varios. Aprovechando su estadía en escena, el siguiente tema interpretado fue Another Angel Down, también de su último disco. A estas alturas hay que mencionar el gran juego de luces que presentaba el espectáculo, muchas robóticas arriba y muy bien manejadas para cada momento del concierto.

Las luces se apagan y comienza de a poco a vislumbrarse entre la ovación la intro titulada Prelude, el track que dio el vamos a la saga The Metal Opera, aquella intro que da paso a la muy “powermetalera” Reach Out For The Light. El invitado para esta parte del show fue Andre Matos, quien tuvo la misión de hacer las voces de Michael Kiske. El ex Angra y Shaaman cumplió a su manera y fue recibido como alguien de la casa por su cercanía con el público, a favor le jugó comunicarse en español con la audiencia e incluso felicitando por el triunfo de Chile en fútbol contra Venezuela (!). Matos continuó en el escenario para interpretar junto a Sammet el track Inside, algo que ya habían hecho en vivo en alguna oportunidad, pero presentándose Avantasia no podía faltar la ocasión para volver a hacerlo. Matos da el pie para que el público comience a cantar el “olé olé olé olé…” siguiendo un juego para cantar por “Chile”, “Andre” y “Tobi”. Luego el líder de Edguy invita a prepararse para una canción rápida del Metal Opera parte 2: la escogida era No Return y como era de esperarse, el Caupolicán casi se vino abajo.

avantasia08_05

“SOMOS UNA BANDA DE ROCK O HEAVY METAL, COMO QUIERAN LLAMARNOS”

Matos abandona el escenario y Tobias Sammet presenta la siguiente canción donde originalmente canta Bob Catley, quien no podía estar en esta noche (y tampoco participar de la gira por Sudamérica), “se que no soy Bob pero daré lo mejor para cantarla”. Y así lo hizo, Sammet está cantando a un muy buen nivel y en The Story Ain’t Over del EP Lost In Space parte 1 no fue la excepción. A continuación otra “powermetalera” de su último disco continuaría con el show, Shelter From The Rain donde Oliver Hartmann comenzaba a mostrar que no se quedaba atrás entre las grandes voces que pudimos escuchar. Para introducir la siguiente canción, Sammet comenta que son una banda de Rock o de Heavy Metal, como quieran llamarlos, pero que en internet existen los que postean en Blabbermouth, gente que sólo se dedicaba a escribir una manga de estupideces, entre esas, de las bandas que son o no sus favoritas y que nisiquiera tienen tiempo para el sexo… toda esta introducción era para presentar Lost In Space, una canción que sí es rockera y que no importaba lo que la gente pensara. Y claro, tienen que haber recibido muchas críticas por los toques comerciales que pueda tener la canción, pero que a ninguno de los presentes importó para cantar y saltar con el pegajoso coro.

avantasia08_10

“Por ser día viernes y no tener que trabajar al día siguiente había que emborracharse entonces” decía Sammet, presentando una canción para hacerlo, la bien rockera I Don’t Believe In Your Love, uno de los mejores temas del disco The Scarecrow, y uno de los que más disfrutó el líder de Edguy sobre el escenario cantando junto a Oliver, quien nuevamente mostraba que junto a Jörn Lande fueron las mejores voces que se escucharon aquella noche. Tobias Sammet ya se consolida como uno de los mejores frontman en el Heavy Metal, maneja el público a la perfección y sabe que en Chile había que decir que en Argentina la gente sí que gritó muy fuerte, así que no podíamos quedarnos atrás. Harto ruido y entusiasmo que se mantuvo para la canción que da el título a este gran proyecto: Avantasia, el único tema que pudimos escuchar anteriormente en vivo en las giras de Edguy. Serpents In Paradise del mismo Metal Opera parte 1 siguió con el show con Jörn Lande volviendo a escena. Gran interpretación y muy bien recibida y coreada por el público.

avantasia08_16

ALL YOU GIRLS AND BOYS ARE WELCOME TO MY WONDERLAND!!!

avantasia08_15La primera parte del show cerraba sorpresivamente con Promised Land del Lost In Space parte 2. Tras 1 hora y media de show ya se notaba que la gente estaba un poco cansada de tanta intensidad, por eso no fue una gran ovación la que pedía el regreso de la banda al escenario. Pero el encore venía muy bien cargado con 3 canciones más. El regreso lo hacían con la que debe ser (a título personal) la mejor canción de The Scarecrow: The Toy Master, originalmente cantada por la leyenda Alice Cooper junto a Tobias Sammet. Éste último se las arregló solo para lograr una gran interpretación acorde a la mística que trae el tema. El momento más emotivo de la noche vino con Farewell, donde Amanda Somerville bajó de la tarima donde compartía los coros con Cloudy y cantó las partes correspondientes a Sharon Den Adel en la versión original.

Ahora llegaba el momento para presentar a la banda, el que tomó bastante tiempo por los discursos de alabanza a cada músico y en presentar oficialmente a los 2 grandes cantantes invitados como Jörn y Andre. Sign Of The Cross fue la elegida para cerrar el show, con todos en escena. Gran momento el que se vivió con la canción y que el público disfrutó con todo sabiendo que era la última. Pero a la mitad de ésta el ritmo cambia y comienzan a cantar todos el coro hecho himno de la canción que abre el Metal Opera parte 2, Seven Angels, que terminó por derrumbar el Teatro Caupolicán que retumbaba como si estuviera lleno. Show aparte el de Andre Matos. Él sabrá lo que le pasaba, pero sí muchos pudieron interpretar el por qué de sus dos porrazos en escena y también corroborarlo cuando desconectó del cable el micrófono de Oliver Hartmann para cantar sin que este funcionara (estamos hablando de un micrófono que no es inalámbrico).

avantasia08_21

Así terminaba el show de Avantasia en Chile, con todos los músicos despidiéndose muy agradecidos en el escenario y con un público que se fue completamente satisfecho del recinto sabiendo que será muy difícil borrar de sus mentes un concierto que mantuvo en su totalidad la excelente calidad de sonido y de puesta en escena. No sabemos qué pensará Tobias Sammet sobre nuevos proyectos con Avantasia, pero sí hay que tener por seguro se inmortalizará algún concierto de la gira en DVD o disco en vivo que quedará para guardarlo como documento histórico.

Setlist:

avantasia08_2501. – Twisted Mind
02. – The Scarecrow
03. – Another Angel Down
04. – Prelude
05. – Reach Out For The Light
06. – Inside
07. – No Return
08. – The Story Ain’t Over
09. – Shelter From The Rain
10. – Lost In Space
11. – I Don’t Believe In Your Love
12. – Avantasia
13. – Serpents In Paradise
14. – Promised Land
Encore:
15. – The Toy Master
16. – Farewell
17. – Sign Of The Cross / Seven Angels

avantasia08_26

Lo de EDGUY resulta a estas alturas meritorio y sorprendente, son contadísimas las bandas que logran sacar un disco tras otro sin caer en ningún momento en la autocopia y los clichés musicales estrujados una y otra vez. La mente creativa de Tobias Sammet parece no tener limites, y tras un MANDRAKE realmente notable y un HELLFIRE CLUB impresionante, la tarea era bastante difícil, sin embargo, la misión fue aprobada y con máximas calificaciones. Lo que Rocket Ride nos propone es un viaje a través de melodías mucho mas rockeras, por lo que siguiendo claramente la huella de su antecesor, este disco es otra pieza importantísima dentro de la discografía de estos germanos que parecen no cometer errores.

El disco abre con la tremenda SACRIFICE, donde uno puede darse cuenta a primera vista, de la propuesta que se reiterara a lo largo del disco, un tema particularmente largo para ser un opening, pero que cuenta con una serie de cambios de ritmo y más importante aun: un coro de esos que Sammet posiblemente componga mejor que nadie en la escena. , ganchero, pegajoso, acompañado por guitarras muy rockeras, mucho menos “power” que en otras ocasiones. Un gran tema para inaugurar un gran disco.

Lo que sigue es el tema que le da el nombre al disco: ROCKET RIDE, que también posee una fuerte carga de Hard Rock, aunque mucho más veloz que el primer corte, acá el disco suena mucho mas EDGUY, si para alguno de quienes escucha el disco no había bastado con SACRIFICE para darse cuenta que este no es un disco de Powermetal propiamente tal en su estado mas puro, con esta canción se termina de salir de dudas. WASTED TIME es lo que sigue, y las características del tema son en si, bastante similares a lo anterior, el tema logra jugar con éxito perfecto entre las melodías a las que EDGUY nos tuvo siempre acostumbrados y tan propias de la escuela de bandas como HELLOWEEN, matizadas con el peso que las guitarras cien por cien rockeras tienen. Tremendo tema.

MATRIX, es el cuarto tema del disco, un mid tempo bastante power, tal vez bastante difícil de “tragar” en una primera instancia, pero que al igual que con SACRIFICE cuenta con el imponente plus que significa ese talento natural de Sammet y cía para crear coros que entran directo en la mente y que uno no termina de darse cuenta en que momento los comenzó a tararear.

En RETURN TO THE TRIBE como su nombre lo indica, volvemos a las raíces, al lugar donde partimos, y podemos identificar un tema netamente Powermetal, extraído directamente de la escuela germana de donde EDGUY proviene, y que se olvida por un momento del Rock, para dejarse llevar por el puño en alto y el galope constante, un tema que de seguro le gustará a aquel fanático del EDGUY mas antiguo y que se resiste un poco al nuevo camino que su música ha tomado. En lo personal, me parece que las búsquedas constantes de evolucionar en su sonido siempre se agradecen, y en el caso puntual de EDGUY sin duda que han resultado un acierto. THE ASYLUM es otro de los temas largos dentro del disco y que por lo demás ya se han convertido en un verdadero clásico dentro de cada nuevo disco de EDGUY, canciones muy largas, que progresan constantemente y que se pasean por muchos ritmo En esta canción nos paseamos por ritmos de balada, mucho Rock and Roll y algo de Powermetal, logrando una mixtura exquisita.

Y si hablábamos recién de clásicos en un disco de EDGUY, por supuesto que no podía faltar la respectiva balada, la que en este caso lleva por nombre SAVE ME, y que sigue la tendencia global del disco, mucho sonido rockero, tal vez incluso mas aun que en los otros temas, hasta podría recordarnos un tema de EUROPE o BON JOVI, es un tema extraído de otra época y que debe ser de las mejores baladas que han compuesto. CATCH OF THE CENTURY es lo que continua en nuestro viaje y posiblemente sea lo mas bajo de todo el disco, sin ser en lo absoluto un mal tema es demasiado común y pasa sin pena ni gloria por un disco que tiene momentos mucho mejores, tal vez lo más curioso sea el final de la canción con un Tobias Sammet haciendo gala de todo su particular sentido del humor, pero nada más. OUT OF VOGUE es otro de los grandes temas de este disco, rápida, directa, muy power y en la vena del EDGUY de siempre, recurriendo a recursos ya conocidos pero siempre efectivos, un tema a gran nivel que fortalece el disco al momento de su análisis global.

A continuación viene el que curiosamente es el único tema extraído del reciente EP llamado SUPERHEROES: el tema del mismo nombre y que además se enmarca como el primer single promocional de ROCKET RIDE. El mencionado tema es quizás la muestra más concreta que tenemos por lo menos en este ultimo disco, de la madurez que la banda ha alcanzado en estos ya mas de diez años de carrera. TRINIDAD es una canción bastante especial, de hecho como que hay que oírla para saber de que se trata, parece extraída de un comercial de bebida o algo similar, un tema extremadamente fresco, alegre, divertido, pero que dentro del contexto de un disco de EDGUY se comprende y se disfruta. Y para llegar al final de nuestro viaje el mejor tema de todo el disco: FUCKING WITH FIRE, donde Sammet se viste por un momento de Sebastian Bach, para regalarnos una canción realmente de antología, puro Rock al servicio del metal, un tema de lujo, de esos que se espera poder cantar a todo volumen en alguna ocasión. Si no es de los mejores temas que Sammet haya escrito pasa muy cerca, completamente alejado de lo que EDGUY siempre nos había tenido acostumbrados y dándonos una lección de evolución y de composición sin complejos. Increíble.

Como conclusión, una nueva joya dentro de la mas que correctísima discografía de estos alemanes, un disco que si bien no supera lo maravilloso de HELLFIRE CLUB, se pasea por nuevos sonidos y por distintos estilos demostrándonos el sentido que parece poco a poco ir tomando el Powermetal. Bandas como EDGUY o VISION DIVINE van cada vez con mas frecuencia, coqueteando con sonidos de hace muchos años atrás lo que en cierta manera nos da indicios del nuevo camino que parece tomar el estilo. Por lo pronto, en este caso particular, EDGUY nos entrega un tremendo disco, muy recomendable para los fanáticos de la banda y donde se demuestra que, por muy cliché que suene, EDGUY lo hizo de nuevo.

Esto de los discos en vivo se ha transformado en una verdadera moda, sobretodo este 2003, con trabajos en directos de bandas como Slayer, Kreator, Gamma Ray o Blind Guardian. Los alemanes de Edguy no se han querido quedar atrás y nos presentan un disco extraído de la gira de su disco Mandrake que los llevó a muchos rincones del planeta incluido Chile en esa calurosa y mágica noche de Febrero del 2002 donde nos pudimos hacer parte de lo que Edguy ofrece en vivo, mucho poder, mucha fuerza y un desplante a toda prueba de su líder y vocalista, el carismático Tobias Sammet.

Cabe preguntarse si era o no el momento de lanzar un álbum en vivo. La respuesta es, sin duda afirmativa, Edguy, a pesar de la corta edad de sus integrantes ya posee una dilatada trayectoria de 5 discos a su haber y una reputación a toda prueba que los ha llevado a colocarse en las altas esferas del metal europeo, compartiendo escena con bandas como Kreator, lo que indica que lo musical traspasa la línea powermetal que tiene la banda, siendo respetada, como decíamos en toda la escena metalera. Por lo mismo el hecho de lanzar un disco en vivo es una buena decisión, no como algunas bandas que sólo sacando un par de discos creen correcto lanzar un directo, como sucede con Sonata Arctica, por ejemplo, una muy buena banda en lo musical, pero con algunas malas decisiones al momento de lanzar discos (pero eso es ya harina de otro costal).

Personalmente tengo reparos con los discos en vivo. Estos reparos van con lo que un disco en vivo desea entregar. Creo que un directo debe traspasar al oyente las vibras del concierto, a pesar de que es difícil sentir lo mismo que estando en el recital mismo, la idea es que el registro logre plasmar en un disco todas las emociones (o al menos la mayoría de ellas) a quien está del otro lado, a quien escucha el disco. El problema en este sentido es que suele suceder que discos en vivos al pasar por ediciones, por mejoras en el sonido, muchas veces al añadírseles ciertos elementos anexos (en estudio), hacen que la magia se pierda, volviéndose un tanto fríos. Hay ejemplos en que incluso el público se siente afinado o que el público pasa a un segundo plano, y creo que ésa no es la idea. Por esto creo que este disco de Edguy aprueba con honores esa materia. Quizás porque el hecho de haberlos visto en vivo con un setlist similar al que entregan en esta placa hace que uno le crea al disco, le crea a lo que está escuchando, y eso se refleja en múltiples detalles. Primero que todo en los juegos que hace Tobias con el público, en las palabras con las que se dirige a la audiencia, incluso es posible apreciar, a lo largo del disco que la voz de Sammet se va desgastando con el trajín lógico que un show que bordea las dos horas, esa honestidad se valora.

De los temas que Edguy incluye en el disco, podemos señalar que como mencionábamos está basado en la gira de su último disco en estudio, Mandrake, y como tal incluye varios cortes de esa placa, como la inicial Fallen Angels, la gran Tears Of Mandrake, o la íntima y muy bien lograda en vivo (porque en estudio se hace bastante tediosa) Pharaoh. Esto sin olvidar temas clásicos como Babylon, la bella Land Of The Miracle y la hímnica Vain Glory Opera.

Todos los detalles están muy bien cuidados en este disco grabado en Francia, partiendo por el sonido, impecable con cada instrumento sintiéndose claramente, con un correcto arte, unas muy buenas fotografías, y lo que es rescatable, sobretodo para el fan de la banda es que es un disco doble, por lo que tenemos casi dos horas de show plasmados tanto en el disco, como en el video clip para computador (si hasta ese detalle fue cuidado) de The Headless Game, que aparece al final del segundo disco.

Como señalábamos cada detalle fue cuidado, incluso el de incluir en el disco tanto Inside, como Avantasia, de la obra homónima de Sammet, las cuales podrían haber quedado fuera, al no ser propiamente de Edguy, pero que también fueron ejecutadas en la gira y por lo tanto forman parte del álbum.

Si hay algo que se le pude criticar al disco, que está muy bien logrado, es que puede llegar a ser un tanto intrascendente, en el sentido de que no es un disco memorable, como por ejemplo el Visions Of Europe de Stratovarius o el Decade Of Aggression de Slayer, sino más bien es un disco correcto, sin grandes pretensiones, y que por lo mismo no va pasar a la historia.

Sin embargo esto no desmerece en absoluto a un trabajo muy bien realizado, por sobretodo honesto y que reafirma el hecho de que Edguy es una de las grandes bandas de metal del último tiempo, que Tobias Sammet es un personaje respetado dentro de la escena, y que logra plasmar en el disco todo el poder y la magia de la banda en cada recital, algo que nosotros pudimos apreciar y que por lo mismo, a pesar de que el disco no fue grabado en Chile, puede transportarnos hasta ese momento. Recomendable no sólo para fans, sino para quienes disfrutan del buen metal.

CD 1.
Welcome To The Opera (Intro)
Fallen Angels
Tears Of Mandrake
Babylon
Land Of The Miracle
Painting On The Wall
Wings Of A Dream
The Headless Game
The Pharaoh

CD 2.
Vain Glory Opera
Solitary Bunny – Drum Solo
Save Us Now
How Many Miles
Inside
Avantasia
Out Of Control

Entre medio de óperas contemporáneas como Muerte en Venecia de Benjamin Britten y El Amor de las Tres Naranjas del ruso Sergei Prokofiev, Tobias Sammet se alza con su propia obra: Avantasia The Metal Opera.

Siendo la ópera el género musical más apreciado por los más grandes músicos del mundo occidental y el Power Metal un estilo que utiliza recursos de música clásica, es extraño que no se haya hecho antes una ópera Power Metal… o si existió, que hubiera sido exitosa. Una ópera considerando que en ella se incluya una narración con presentación, desarrollo y desenlace, con personajes interpretados por un elenco de artistas.

Depende con el prisma con que se lo mire. Ya existen algunas «óperas metal» como Streets (A Rock Opera) de Savatage y Dimensions de Believer… pero no se había hecho anteriormente en el Power ni una incursión de este tipo. Blind Guardian con Nightfall In Middle Earth (1998) y Rhapsody con sus «Crónicas de Algalord» se farrearon la oportunidad de ser los pioneros porque esos relatos eran propicios para adaptarlos. Qué decir de Rage. Ellos decidieron experimentar con la mezcla de metal con música sinfónica, orquesta incluida, con su Lingua Mortis (1996) y luego con XIII (1998) y Ghost (1999), pero no pensaron en integrarles argumento ni personajes. Quizá Skylark lo haya podido hacer con Gate of Hell (1999) y Gate of Heaven (2000) con las intrépidas aventuras de White Warrior, pero no tuvieron la intención -ni capacidad- de calificarlos como ópera metalera.

Se tuvo que esperar hasta 2001, cuando Sammet se decidió a encumbrar este proyecto que llamó Avantasia.

Lo único que faltaría ahora sería VER a Avantasia, es decir, presenciarla en una actuación, como toda obra operática se da a conocer primeramente en un escenario y no en un disco compacto. Sería increíble ver a Sammet, Michael Kiske, André Matos y Kai Hansen juntos en un teatro reemplazando a tenores, barítonos y bajos, y a la banda integrada por el guitarrista Henjo Richter (Gamma Ray), Alex Holzwarth (Rhapsody) en la batería y Marcus Grosskopf (Helloween) como bajista, tocando junto a una orquesta ahora que la obra está completa.

Pero realmente es muy difícil que se vea algún día a todas estas figuras juntas en el Royal Opera House, por decir, o incluso de gira. Lamentablemente, mientras no sea puesta en escena (entiéndase un tour), Avantasia no será ópera propiamente tal.

Lo que sí existen son estos dos discos.

The Metal Opera Pt. II tiene un punto de comparación inevitable: la primera parte de Avantasia, uno de los álbumes de Power Metal más aclamados el 2001. Existían altas expectativas de lo que se escucharía en esta segunda mitad, pero este mismo referente hizo que el nuevo álbum no sea especial, no sea novedoso. Es lo mismo, la perfecta continuación. Ambos discos perfectamente pudieron haber salido juntos en un doble CD… quizá de esa manera el golpe inicial hubiera sido más estruendoso de lo que fue. Ya se sabía qué es lo que se podía esperar del trabajo de Tobias Sammet y, por tanto, la existencia de Avantasia I hizo que se perdiera el factor sorpresa. Pero este referente, considerando que el último es la continuación, es la prueba de la calidad y brillo que entrega Sammet en este LP con la misma intensidad y generosidad con que lo ha hecho desde Vain Glory Opera (1998).

La única diferencia entre los dos Avantasia es que sólo el primero cuenta con introducción e interludios instrumentales, pero no hay cabida a una comparación en la que se diga cuál es el mejor porque ambos se complementan y se unen en una música, una historia, una personalidad. En otras palabras, Tobias Sammet’s Avantasia The Metal Opera es un álbum completo dividido en dos.

Ahora, la intención no es dar detalles de la historia ni menos contar su desenlace, no es la gracia, pero esta segunda parte y final de Avantasia esta mal desarrollada. Que pena, porque estos tipos de cuentos, que mezclan la archiconocida lucha entre el bien y el mal con fantasía (Avantasia es la mezcla de las palabras Avalon y Fantasia) y la religión cristiana son siempre interesantes y entretenidas. Si se piensa en lo enganchadora y misteriosa que era la historia en su primera mitad, el final es decepcionante porque deja en incertidumbre acerca de cuál es el destino final de casi la mitad de los personajes. Por ejemplo, no se sabe que ocurre con la temida Voz de la Torre (Timo Tolki), o qué pasa con el Papa Clemente VIII (Oliver Hartmann), ni tampoco se da una explicación contundente de por qué el joven monje interpretado por Sammet, Gabriel Laymann, es transportado a Avantasia para salvar a su hermanastra Anna Held (Sharon Den Adel).

Bueno, no es un buen formato el de un álbum para narrar una historia… Las únicas cosas que están al alcance para comprenderla son las letras de las canciones y una sinopsis, no la narración en sí, por lo que habría que preguntarle a Tobias Sammet si algún día se decidirá a publicar la historia completa en alguna especie de libro.

Como en las letras, el álbum no posee un «grand finale» épico ni poderoso, como sí lo tiene su antecesor gracias a The Tower, pero Into The Unknown, con la participación de Eric Singer, el baterista de Kiss en la época del Revenge, no lo hace mal. De hecho, esta balada es uno de los mejores temas del disco.

Pero si se habla de la mejor canción, The Seven Angels se lleva todos los premios. Son 14 minutos gloriosos que dan espacio a tres ambientes musicales -si se puede decir así-, con una introducción tranquila cuasi depresiva que abrupta en una explosión powermetalera, coros espectaculares, momentos clímax por doquier e intervenciones de Kiske, Hansen, Matos, Tolkki y Defeis (Virgin Steele). Por todo ello, el tema puede ser considerado como lo mejor de todo Avantasia, hasta tal vez un nuevo clásico, pero hay que esperar un buen tiempo para corroborar esa última afirmación.

Hablando de otras piezas destacadas, No Return, de la línea de temas de Edguy como Babylon y Golden Dawn, y Chalice Of Agony, son los únicos dos temas que salen del esquema general de mid-tempo que impera en el disco. The Final Sacrifice, con una tremenda participación de David Defeis (fraile Jakob), perfectamente podría haber estado en un álbum de Primal Fear. Neverland y Memory son otros dos momentos altos del LP.

Ahora, ¿por qué algunas personas no quedaron contentas con Avantasia II? La calidad es la misma. No hay evolución ni retroceso con respecto a la primera parte porque que todos los temas fueron escritos -y muchos de ellos grabados- al mismo tiempo. Lo que juega en contra de The Metal Opera Part II es que las expectativas sobre él eran enormes, por la evidente razón que tiene como referencia y vara a uno de los mejores discos del año pasado… la realización de la primera mitad de Avantasia no fue víctima de tantas miradas atentas como la parte segunda. ¿Pero cómo se le puede exigir algo más si se está hablando del mismo trabajo, pero divido en dos?

Sólo una última pregunta… ¿Por qué no participó Hansi Kürsch en Avantasia?

1. The Seven Angels
2. No Return
3. The Looking Glass
4. In Quest For
5. The Final Sacrifice
6. Neverland
7. Anywhere
8. Chalice of Agony
9. Memory
10. Into the Unknown

tobias_titulo

Cristian : Ok Tobias….antes que todo, felicitaciones! De acuerdo a la encuesta de PowerMetal.cl para elegir al mejor álbum Power Metal del 2001, nuestros visitantes le dieron el primer lugar a ….»Avantasia»!!! Haz tus comentarios al respecto!

Tobias:
Tus visitantes de la pagina tienen muy buen gusto…jajaja! Honestamente, es un honor para mi y todos los que estamos involucrados en Avantasia, y que transpiraron sudor y lagrimas conmigo. Quisiera agradecerles a todas y todos! Muchas gracias!

Cristian: Bueno, antes de preguntarte por Edguy, hablemos un poco más de “Avantasia»….porqué decidiste hacer un proyecto solista? Porqué elegiste el nombre “Avantasia”? Sentiste la voz y características de los personajes en tu mente antes de componer?

Tobias: En realidad es difícil decir cómo fue exactamente, ya que no tenía un plan concreto, sino un conjunto de ideas que traté de trabajar. Proyecto solista? Bueno, era un sueño que deseaba realizar, el de llevar a cabo un concepto así con tantos buenos músicos, con los cuales nunca antes había tocado. Ya que no fue posible hacerlo con Edguy, me sirvió como un crisol de nuevas experiencias. Fue un sueño que se convirtió en realidad, y no lo pensé dos veces, si es que podía salir mal o algo así, ya que de otra manera podría haber existido el riesgo de cambiar de idea.
“Avantasia” es una palabra creada por mí, que combina dos palabras en una: Avalon – el «otro mundo» en la saga del rey Arturo – y fantasía, que describe el mundo espiritual no materialista en la historia, y encontré interesante combinar estos dos nombres.
Con respecto a cada músico y vocalista, ya tenía elaborada una pre-idea acerca de qué parte cantaría cada uno, aunque no tenía algo definitivo, sólo las ideas básicas. Algunos se fueron y no concluyeron el proyecto, mientras otros resultaron fantásticos, realmente mucho mejor de lo que esperaba! Nada estaba planeado en un 100%. Simplemente ocurrió!

Cristian: Edguy es clasificado generalmente como estilo «Power Metal», ¿estás de acuerdo? Además, ¿cuál es tu opinión sobre este estilo? Y qué piensas de los detractores de él que dicen “es sólo happy metal”?

Tobias: Estoy de acuerdo en que somos Power Metal. Llámalo metal clásico, happy, rock, heavy, melodico, speed. Sólo es un nombre, y me da lo mismo qué nombre le pongan algunos. Nuestra música no cambia porque alguien le cambie el nombre. Pero si alguien me pregunta qué tipo de musica tocamos, simplemente le digo que escuche el álbum, o bien le diré que es heavy metal clásico con vibras positivas, poder y mucha melodía… Y si alguien lo llama “happy metal”…bueno….algunas veces lo es, podría tener razón entonces….muchas veces estamos y somos felices, con ganas de divertirnos y pasarlo bien, y creo que no tiene sentido fingir lo contrario. Si alguien tiene algún problema con eso, es SU problema. Es raro que en este tipo de música haya gente que crea que eso es un pecado, y que no tenga la capacidad ni la apertura mental de reirse de sí mismos, o bien de alguna otra cosa. Si estamos tocando para 30,000 personas y alguien dice un chiste o tira una talla, lo dejo y nos reímos todos y lo pasamos mejor! Y no hay nada mejor que reírte en frente de esas 30 mil personas, aunque el peor chiste es cuando la talla es muy mala, y nadie se rie de lo malo que fue, pero para nosotros es igual divertido, y creo que los fans de Edguy se están acostumbrando de a poco a ello…

Cristian: Qué opinas sobre la “explosión” de tantas nuevas bandas en Europa? Especialmente dentro del power metal? Te gustan las bandas italianas como Rhapsody, Vision Divine, Thy Majestie, etc?

Tobias: ¿Explotan? Qué pena! Me gustan varias bandas italianas, aparte de las que mencionaste, pero aún si no me gustaran, no desearía que explotaran jajaja. Creo que ni el peor músico del mundo se merece estallar! Creo que el último músico que estalló fue el baterista de Spinal Tap, verdad? …jajaja.
Hace poco tiempo atrás me daba gusto ver tantas bandas nuevas haciendo este tipo de música, pero ahora se está empezando a saturar. Ya son tantas, que no soy capaz de seguirlas a todas y estar al día, pero igual creo que siempre es bueno….al final sólo las buenas bandas van a sobrevivir, eso es lo mejor de todo.

Cristian: Cuáles son tus influencias Tobias? Nómbranos bandas de metal, músicos clásicos y por supuesto tu vocalista favorito!

Tobias: Bandas de Metal: AC/DC, Deep Purple, Kiss, Dio, Helloween, Iron Maiden, Magnum. Compositores clásicos: R. Wagner, J.S. Bach, Beethoven y toda la musica pesada de ese estilo….Vocalistas: Ronnie James Dio, Carl Albert (Vicious Rumors, R.I.P.), Bruce Dickinson, Michael Kiske, Bob Catley.

Cristian: ¿Tratas de dar un mensaje religioso en tus composiciones Tobias? Quizás un mensaje “pagano» como Virgin Steele…o un «mensaje cristiano”? ¿Te gusta estudiar estos temas?

Tobias: Me gusta estudiar ese tipo de temas, pero en realidad no quiero enseñarle nada a nadie. Además, no adhiero a ninguna creencia en un 100%. Mi filosofía de vida tiene algunos elementos cristianos, trato de practicar y apoyar el amor y el pensamiento positivo, quisiera expandir la esperanza y todo eso. Pero por supuesto soy un ser humano y es mucho más complejo que eso hablar acerca de mis creencias. Tengo un poco de todo, y me gustan mucho los temas místicos, espirituales, e incluso ocultistas. Estoy interesado en tantas cosas que en dos oportunidades estuve a punto de «quemarme las manos». Una especie de niño curioso, como el que aparece en el tema bonus de Mandrake: “The devil and the savant” pero no soy un satanista. Estoy mucho más cerca de ser cristiano, pero no comparto muchas de las ideas ni posturas de la iglesia católica.
Pagano? Bueno, me gusta mucho la naturaleza, y acepto que el ser humano tenga muchas necesidades y urgencias como el resto de los animales, pero creo que también tenemos mucho de espiritual… bastante complejo el tema!

Cristian: Por favor has un breve resumen de cada álbum de Edguy y cuéntanos qué tan importante es para Uds. el último trabajo: “Mandrake”.

Tobias:
Savage Poetry 1995: El primer long play grabado, buenas ideas pero no bien ejecutado…

Kingdom Of Madness 1997: El primer álbum oficialmente realizado. Buenas ideas, bien ejecutado, sonido extraño y vendió muy poco jajaja

Vain Glory Opera 1998: En mi opinión, grandes canciones!, fue el “ticket” para lanzar nuestra carrera tan lejos. Se vendió bastante bien y fue el primero con el cual salimos en tour…aún lo amo! Gran trabajo!

Theater Of Salvation 1999: Un álbum más complejo, compuesto en muy poco tiempo..quizá por eso no me gusta mucho cómo suenan las canciones…a veces lo encuentro algo sobreproducido, no tan espontáneo como el “Vain Glory Opera”. Teloneamos a Hammerfall, Gamma Ray y Angra con este trabajo… 3 tours en frente de miles de fans. El álbum tuvo un gran trabajo de coros.

Savage Poetry 2000 (re-recorded): No fue estimado en lo que se merecía. Un gran trabajo de sonido. Un poco diferente del estilo clásico melódico de Edguy, pero un producto de alta calidad. Estoy bastante conforme con el trabajo vocal en él.

Mandrake: El álbum de nuestra carrera, por lejos. Ganamos muchos nuevos fans y al parecer el tour seguirá su resto de tiempo. Tocaremos en lugares que nunca lo habíamos hecho antes y eso es realmente grandioso!

Cristian: Bueno Tobias, una pregunta natural…cuéntanos sobre alguna sorpresa para el próximo show en Santiago…han pensado en tocar temas de Avantasia?

Tobias: Ya lo veremos! Te puedo decir que daremos un 120% de nosotros! Yo estoy realmente ansioso de saber si la audiencia de Sudamérica es tan increíble como me la describió mi amigo Tolkki. Ya lo sabremos! Estamos realmente ansiosos. Ya nos veremos todos y tendremos un gran show que no olvidaremos!

Cristian: Bueno, me despido Tobias, muchas gracias y nos vemos en Santiago…por favor mándale un saludo a todos los fans de Edguy que los verán en Chile!

Tobias: Muchas gracias a todos, estoy muy ansioso por tocar en Chile para nuestros fans! Realmente quiero hablar con todos ustedes, porque si no nos hubieran apoyado tanto no habríamos podido ir. Nunca he estado en Chile en toda mi vida y ya no puedo esperar más para estar allá…..y es posible gracias a USTEDES! GRACIAAAAAS!!!!!