Entradas

Thornbridge es una banda alemana que se toma su tiempo en hacer las cosas: un demo durante el 2012, un primer trabajo publicado el 2016 y ahora tenemos su segundo e interesante disco, llamado “Theatrical Masterpiece”, con portada dibujada por Juanjo Castellano Rosado (arte de Portrait).

Si vamos a su estructura,  en lo musical se encuentra robustamente influenciado por sus compatriotas Blind Guardian y otro poco de Gamma Ray. A nivel estructural, su contenido lírico va enfocado a la tortura y opresión de la Edad Media, concretamente en la Inquisición y caza de brujas. Con esa información, podemos irnos directamente a la música, que sin pretensiones y con esos exponentes de referencia, ya sabemos de entrada que podemos esperar.

El inicio instrumental de Take To The Oars nos aventura a una ambientación bien épica, preparando el paso a Theatrical Masterpiece, un excelente comienzo que demuestra directamente de que estamos hablando: Power Metal veloz y melódico de escuela alemana. La presencia de múltiples voces va enfatizada por los cambios de ritmo de batería, un gran trabajo de riffs y grandilocuentes solos. Perfecto como “apertura” y lo que esperamos generalmente como primer batazo.

La siguiente es Keeper Of The Royal Treasure, donde encontramos más reminiscencias en la forma que hace sus coros y estructuras Gamma Ray. Debo destacar el poderoso coro, muy noventero y con un gran papel de Jörg Naneder, que llena de voces al unísono para llenar el espacio, siendo imposible quedar indiferente a la interpretación, debido a lo pegajoso que es el coro (¡todo un himno!).

El disco continúa con Revelation, con fuerte influencia de Blind Guardian de la época del  “Somewhere far beyond”, desde la voz y tonalidades, quiebres de ritmo impulsados por el baterista Maximilian Glück y hasta los pasajes liderados por la guitarra de Patrick Rogalski, que sin ser idénticos, la inspiración de André Olbrich (Blind Guardian) se hace notar. Si escuchara Revelation por primera vez sin saber el nombre de la banda, diría que es Blind Guardian del “Somewhere” o del “Imaginations”.

Demon In Your Heart va más pausado que las anteriores canciones y en un ambiente más pesado, pero sigue siendo una interpretación con mucha fuerza, enfocada en sus coros y el solo de guitarra que cambia las direcciones que lleva la canción, llevándonos a esa gloriosa época de los 80’ con los duelos de guitarra que trabajaba Helloween, virtuosismo y armonías que te enganchan al primer oído.

A esta altura puedes aventurarte a pensar que todo podría seguir en la misma senda, pero Journey To The Other Side es una canción en dónde se atreven un poco a mostrarnos ritmos más personales y lejos de las estructuras anteriores. El excelente trabajo vocal de Jörg Naneder atrapa mucho, no es el vocalista más distintivo del género, pero su amplia gama es impresionante, navegando en diferentes tonalidades según lo requiera el ritmo de la canción (agudos, guturales, etc.).

Con Ember In The Winter Grove nos podemos sentir engañados, tiene inicio de balada y podríamos esperar una power ballad, pero no lo es. Nos tergiversa su melodía para iniciar una canción bastante cañera, de esas que te dan ganas de sacudir tu cabeza al ritmo de la batería, que va marcando el tiempo en cada estrofa. Contiene unas voces guturales que siguen aumentando la fuerza y pegan muy bien al ritmo llevado, saliéndose un poco de las estructuras para llevarnos a composiciones más propias y ejecutadas con gran destreza.

Trace Of Destruction sigue en la estructura anterior, pero la guitarra líder es protagonista en todo momento, acompañando cada estructura e impulsando aún más las melodías del coro. La batería de Maximilian Glück está muy presente, agregando diferentes matices a estructuras clásicas del Power Metal, haciéndolo un poco más variado pero sin salir de las bases clásicas de los ritmos de este tipo de canción.

The Helmsman deja la velocidad para ir a medio tiempo dando más énfasis al ritmo del bajo por Patrick Burghard, es una composición muy bien lograda y su melodía te obliga a seguir con entusiasmo la canción entera, que fácilmente puede quedar en tu mente después de escucharla un par de veces por su gran base rítmica.

Set The Sails es prácticamente el cierre y así como partió “Theatrical Masterpiece”, debe terminar de la misma manera, con un golpe veloz y melódico, estimulada permanente por la influencia del viejo Blind Guardian en el cerebro de la banda, solos inspiradísimos y cortantes. Estas referencias no son para nada malas, al contrario, al ser fan de esta corriente musical aprecias de sobremanera lo que entrega Thornbridge.

The Dragon’s Sleeping es la clausura, instrumental con una maravillosa guitarra acústica, pero que no aporta nada a “Theatrical Masterpiece” y perfectamente podían haber terminado con la canción anterior o ponerla como punto de quiebre para este trabajo, que cuenta con una duración aproximada de cuarenta y cinco minutos, corta para tener once canciones (dos de ellas instrumentales) y respecto a lo que hacen bandas del mismo estilo, donde los trabajos llegan a la hora de ejecución.

Como se mencionó antes, Thornbridge  nos presenta un trabajo inspiradísimo en otras bandas sin ser plagio. No es una obra maestra al respecto de su originalidad, pero es un álbum interesante con muchos contenidos que reviven el legado del Power Metal alemán de la vieja escuela.

Review: Herrant