Entradas

Qué exuberante resulta ser la propuesta de Civil War dentro de los márgenes del Power Metal, un vendaval de exintegrantes de Sabaton que prefirieron irse para soltar la pluma compositiva que nunca pudieron empuñar en esa banda, y que ahora tienen una libertad con la cual prácticamente desbordan esa creatividad contenida por tanto.

Y por supuesto que no están interesados en perder tiempo alguno con Civil War, porque a solo un año de su segundo trabajo y primero con Napalm Records, “Gods and Generals”, aparecen con un tercer lanzamiento que responde con de todo un poco en cuanto a lo powermetalero, y con el cual muchos juicios -hasta antagonistas- pueden ser válidos. Sí, porque “The Last Full Measure” tiene para cada uno de los gustos, para quienes querían en Civil War un Sabaton paralelo, para quienes esperaban que se alejaran del grupo que los vio nacer, para los que buscaban algo épico, para los que deseaban algo más directo, para los que preferían algo elaborado, para todos y sin marear, sino entretener y hacerse comprender.

Tiene de clásico, de noventero y de actual, un trabajo lleno de coloridos ordenados por la voz aguardentosa del Astral Doors Nils Patrik Johansson, y el concepto en torno a historias principalmente de Norteamérica. En ese sentido, es posible que “The Last Full Measure” sea el trabajo que siempre se haya esperado del conjunto, tanto en letras como en gráfica, dado que la portada basada en la Guerra de Secesión de los Estados Unidos refleja perfectamente el espíritu del nombre de esta agrupación.

Road To Victory, la primera pista, amaga con un comienzo de teclados y golpes de sintetizador sacados de ese Nightwish del “Wishmaster”, pero después de unos segundos sin guitarras toma otro rumbo, con un coro que revive la gloria powermetalera de álbumes como “Land Of The Free” y composiciones como Man On a Mission. Logra sorprender y que uno se sienta inmerso en la magia de esos años… un temazo a rabiar inspirado, que deja la vara altísima para las nueve pistas siguientes que, por supuesto, también dejarán lo suyo en este trabajo.

Porque Deliverance, la que aparece a continuación, toma el manual powermetalero de escuela Hamburgo de segunda mitad de los noventa y ofrece una canción sublime, un coro de esos que sólo los lograba Kai Hansen en esa época, pulcro, profundo, elegante y mágico, simple pero en que el tiempo parece detenerse para otorgarle todo el protagonismo a sus melodías. Además, la interpretación vocal por parte de Johansson es absolutamente brillante, con un carisma sacado de las entrañas de Dio que llega a invocar su figura. De verdad, creo que acá se afirma la mejor composición del disco.

Y bueno, quienes recuerdan -y claro que son muchos- los temas épicos de “Theater Of Salvation” de Edguy, estoy seguro que encontrarán en Savannah -el tercer track del álbum- una pieza fascinante… pues algo celestial tiene en su coro que evoca una vibra distinta dentro del cuadro general de la producción. Un himno distinto, muy peculiar, pero que al mismo tiempo no se hace de rogar, ya que encanta de inmediato.  El ambiente es diferente y eso se nota hasta en el timbre del cantante, que lo varía bastante en los versos iniciales, incluso llegando a recordar tonos de Ben Sotto en Heavenly. Y además ofrece galopas, bombos empastados con las guitarras, incitaciones a sacarse los audífonos para empezar a saltar… un acierto compositivo que mantiene el nivel y los diversos relieves sónicos de la placa.

A no dejarse después seducir demasiado por la instrumentalización y arreglos ¿bávaros? de Tombstone. Por supuestos que son muy entretenidos… pero es que el golpe de la entrada de batería, guitarras y bajo es sequísimo, te sacude por un par de segundos hasta que logras adecuarte, una canción fiestera aunque también agresiva, lo que habla de compositores que no se toman tan en serio los peligros y simplemente se lanzan. El resultado es pintoresco y muy disfrutable.

America, por su parte, es una obra más liviana en su intensidad, por lo que pareciera ser un descanso musical dentro del tracklist de “The Last Full Measure”. Sin embargo, sorprende a mitad de trayecto con un paréntesis que recuerda a los momentos más “musicales de Broadway” de Savatage de los noventa, circa “Dead Winter Dead”, que una vez presentado sube la calidad completa de la propuesta. Ahora, como tema suelto, fuera del contexto de un tracklist que viene presentando cortes más bombásticos, la percepción mejora bastante, ya que justamente esa parte instrumental mencionada es de gran factura y contagia un ambiente muy solemne, sostenido por letras de un viaje hasta el continente con sueños de mejor vida en el Nuevo Mundo. Lástima que en la posición que está, represente una especie de pausa en el flujo del álbum.

Lo que pasa en cambio en A Tale That Should Never Be Told es harto más épico, pese a que la canción no logra entusiasmar al comienzo debido a que parte de forma muy parecida a Uprising de Sabaton. Dicha sensación, en todo caso, empieza a quedarse atrás y muy atrás en la medida que la pista despliega ante los oídos una especie de dramatismo musical atrapante, emulando una pequeña película u obra teatral en su interpretación, donde nuevamente destaca el cantante. A mi parecer, se trata de la pista que más veces hay que escuchar para asimilar en su conjunto. Es la pieza más elaborada del trabajo, con muchos paisajes simultáneos y ambientes sonoros distintos pasando uno tras otro, aunque es cierto que el ejercicio de escucharla vale muchísimo la pena.

Con Gangs Of New York, Civil War vuelve a sonar más directo pero sin perder lo épico. Por el contrario, se trata de un peculiar grito de batalla, como sugieren las letras, adornado con líneas vocales delicadas aunque sostenidas por unos riffs cortados que le otorgan tanto elegancia como agresividad al tema. Son de ese tipo de guitarras rítmicas con melodías que invitan a seguirlas con coros, son pegajosas y antémicas, elementos que le otorgan una buena posición dentro del repertorio. La sigue Gladiator, muy reminiscente al Gamma Ray post “No World Order!”, es decir, ultra veloz desde la batería y ultra melódica desde las líneas melódicas. Cargada, claro está, pero nunca estará de más la combinación de ambos elementos que sólo el Power Metal, en la historia del Metal, ha sabido aprovechar para moldear su carácter.

Ahora, los ex integrantes de Sabaton que están en Civil War parece que siempre deberán sortear el estigma de su antigua banda, en el sentido que se les apuntará con dureza cada vez que su música se acerque demasiado a la de Joakim Brodén. Esa suerte de sombra conspira contra People Of The Abyss, canción que podría ser una de las mejores de la entrega, pero que se auto sabotea justamente por sonar tan parecida a Sabaton, y The Last Full Measure, de mucha tinta a temas de “Attero Dominatus” o “The Art Of War”. En defensa de Rikard Sundén, Daniel Mÿhr y Daniel Mullback, se podría decir que nunca tuvieron la oportunidad de aportar compositivamente en Sabaton y que tras tantos años en esa banda, el tallo ya se transformó en tronco, por lo que toda similitud es aceptable. Lamentablemente, podrán sonar a de todo un poco y pasearse por todos los ánimos musicales del Power Metal, pero sonar particularmente a Sabaton les puede costar no tan barato.

Al considerar el performance del álbum por la dinámica del tracklist“The Last Full Measure” empieza como postulante a disco del año con temas ultra powermetaleros que rescatan mucho de la esencia mágica que tanto adoramos del estilo que acá nos convoca, con una variedad envidiable de recursos excelentemente logrados. Después sigue con composiciones más sofisticadas que obligan a detenerse un poco para asimilarlas, acto seguido toma un perfil más épico y de batalla, y minutos más tarde finaliza invitando a escuchar a Sabaton. Lo último no sé si es para bien o para mal, dependerá de cada uno, pero si alguien me preguntara cómo suena el Power Metal por medio de un ejemplo del 2016, “The Last Full Measure” de Civil War sería la respuesta más corta, puesto que enseña todo lo que uno esperaría describir del estilo.