Entradas

Testament pertenece al selecto grupo de bandas que jamás ha lanzado un disco malo en su historia. Quizás a mediados de los 90’s sufrieron un pequeño bajón en relación con los estándares de calidad a los que nos tienen acostumbrados, pero la verdad es que desde ese retorno triunfal con “The Gathering” los norteamericanos han lanzado discazo tras discazo, siendo una de las bandas clásicas del Thrash Metal que mejor se ha mantenido con el paso del tiempo. “Titans of Creation” viene a ser su decimotercer álbum de estudio y el segundo con la formación actual tras el celebrado “Brotherhood of the Snake” de 2017. El contexto en que se lanza este disco no deja de ser interesante dada la inusitada contingencia actual, en un mundo paralizado a raíz del COVID-19 y que incluso ha afectado personalmente a miembros de la banda y de su equipo técnico.

La placa abre con la galopante Children of the Next Level, que avanza rompiendo todo a su paso como una aplanadora y que muestra los mejores elementos de Testament: base rítmica imparable, riffs de guitarra llenos de groove y melodía, técnicos pero a la vez incluyendo el nivel necesario de agresividad y pesadez, junto a la inconfundible voz de Chuck Billy, uno de los pocos vocalistas que ha sumado en cuanto a calidad vocal con los años. Le sigue la apocalíptica WW III, un bombazo thrasher con todas sus letras, brutal y acelerado pero no por eso menos pegajoso. Es una canción con el potencial de desatar moshs de proporciones bíblicas en sus presentaciones en vivo y es de esperar que la incluyan en el setlist de la próxima gira. La línea vocal es una de las más memorables del disco, incluyendo pasajes melódicos pero también esos guturales marca registrada del gran Chuck.

Con Dream Deceiver retoman sus influencias de Heavy Metal clásico, con una propuesta más melódica y un sonido más limpio, complementado por un contagioso coro que se queda grabado a la primera. El trabajo de la pareja de guitarristas conformada por Eric Peterson y Alex Skolnick es realmente deslumbrante, y es que no todas las bandas pueden jactarse de contar con un maestro de los riffs y un solista eximio como lo son estos dos titanes de las seis cuerdas. A continuación tenemos el primer single de adelanto del disco, la genial Night Of the Witch, con la cual nos sorprendieron a principios de año. Se trata de una canción bastante pesada y agresiva, llena de dinamismo y contrastes, con ritmo contagioso y gran cometido por parte del legendario Gene Hoglan. Otro clásico instantáneo para poner en la vitrina de los mejores temas en una amplia discografía.

Por su parte, City of Angels abre de forma interesante con una magistral intro de bajo cortesía del tremendo Steve DiGiorgio, que imprime su inigualable estilo personal lleno de personalidad y clase. Es una canción claramente más lenta y que nos lleva de vuelta al sonido de los discos noventeros de Testament como «Low». Acercándose a los siete minutos, es la canción más extensa del álbum y se vuelve algo «latera» hacia el final. Ishtars Gate es un tema de medio tiempo en que tenemos nuevamente un sonido de bajo predominante, sobresaliendo por encima de las guitarras. A pesar de que Steve no aporte directamente en la composición de canciones, su contribución al sonido actual de la banda es innegable, y eso lo puede confirmar cualquiera que los haya visto en vivo interpretando sus clásicos ochenteros, sin desmerecer al histórico bajista Greg Christian.

Y ya que le estamos tirando flores a DiGiorgio, sigamos en la misma senda con Symptoms, donde el maestro se vuelve a lucir con su exquisita técnica, dando paso a un gran trabajo de los guitarristas estrella, ambos inspiradísimos. Gene Hoglan también hace de las suyas tras el drumkit, añadiendo complejas métricas y contundentes fills a la mezcla. False Prophet trae de vuelta la velocidad y frenetismo del Thrash de la vieja escuela, pero con un sonido más moderno y mejor pulido, incorporando también elementos de Groove Metal que le agregan ese sabor especial y un necesario contraste con las secciones rápidas. Luego tenemos The Healers, otro claro ejemplo de la vitalidad y relevancia de la banda, combinando brutalidad con melodía, con una base instrumental de lujo sobre la cual Alex Skolnick deja en claro que es uno de los guitarristas más virtuosos de la escena thrashera actual.

En Code Of Hammurabi vuelven a recurrir al infalible talento de DeGiorgio en la introducción, pero en esta ocasión despegan de inmediato a toda velocidad con una explosión de vertiginosos riffs e imparable percusión por parte del gran “Reloj Atómico” Hoglan. Otro de esos temas hechos para cabecear hasta quedar con tortícolis y dejarlo todo en el moshpit. Como si esto no fuera suficiente, los norteamericanos tiran toda la carne a la parrilla por última vez con Curse of Osiris, quizás la canción más agresiva del disco, incluyendo interesantes voces guturales de acompañamiento cortesía del propio Eric Peterson, similar a lo que ha mostrado en el pasado con su proyecto de black metal sinfónico Dragonlord. A modo de conclusión tenemos la pequeña pieza instrumental Catacombs, de ritmo marchante y con solemnes melodías, marcando el final del viaje luego de una hora de exquisita brutalidad.

Con “Titans of Creation” estamos sin lugar a dudas frente a otro gran acierto en la extensa discografía de Testament. La inclusión de Gene Hoglan y Steve DiGiorgio en conjunto con el triunvirato clásico compuesto por Peterson, Billy y Skolnick hace de Testament una máquina imparable tanto en estudio como en vivo, y que vale la pena presenciar una y otra vez. Es increíble la capacidad de esta banda para generar material de tal calidad luego de más de treinta y cinco años de carrera, y no por nada son uno de los principales candidatos para colarse entre los Big Four del Thrash luego del retiro de Slayer. Creo que la encarnación actual de Testament tiene aún mucho que entregar a futuro, ya que se encuentran en un momento de madurez creativa y un nivel inspiración que los pone muy por lejos de otras viejas glorias del Thrash que no logran recrear la magia de sus años mozos. ¡Larga vida a los Titanes de la Creación!

Por: David Araneda