Entradas

Y se despide julio de este 2019 con una noche que se negó a ser cubierta por la lluvia. Una noche más para la capital, pero una noche única para el gran número de fieles que convirtió el subterráneo Blondie en el inframundo donde navega Caronte, poniendo a prueba el límite de su capacidad. A la espera de entrar al recinto ya aparecía como un hecho consumado lo que se auguraba respecto a la venta total de las entradas. Me hice parte de una cascada ruidosa y negra que descendió por las siempre húmedas escaleras del otrora Cine Alessandri, rebautizado en homenaje a la banda de Debbie Harry, para desembocar frente al telón.

Las luces se van y los actores toman puestos en la escena en medio de los vitoreos del público, dando inicio al show en Chile del llamado «Odyssey Through the Underworld Tour«. De fondo se escucha el track de introducción, Overture, luchando por mantenerse a volumen entre la excitación que se está generando. Los instrumentos se ponen en marcha empezando con Iconoclast, del álbum homónimo, con su complejo y técnico riff de inicio. Las gargantas del público disparan el primer verso y es todo lo que se puede escuchar, ya que el micrófono de Allen erró en la partida. De todas formas, el micrófono de Michael Romeo sirvió para continuar con la canción y presentar todos los elementos que conforman la sinfonía. Un muy buen sonido me deja satisfecho para el resto de la noche, los instrumentos se sienten nítidos y la poderosa voz de Russell puede escucharse desde micrófonos secundarios. Nada puede salir mal excepto por una cosa: personalmente no me gusta Iconoclast por su coro insípido tipo “epopeya cliché”, pero me vi coreando las voces secundarias (“We. Are. Strong. Fight! Fight! Fight!”) porque me faltaba escuchar el eco del público dándole en el gusto a la banda, obviamente ese es el propósito de la canción.

Me estaba preocupando por la partida algo tibia, peeeero… pasó Evolution (The Grand Design) y me sentí pésimo por ponerlos en duda. La temperatura subió literalmente producto de la emoción de estar escuchando un fragmento de la gran pieza musical que es el «, o «The New Mythology Suite». Es un placer escuchar los discos de estudio, pero esos riffs demoledores son para dejar la grande en vivo. Siendo una banda tan enfocada en lo melódico, es genial como la composición en Re del virtuoso Michael Romeo se apoya tanto en estos quiebres mientras los efectos a cargo de Michael Pinnella se encargan de la atmósfera. Así, ocultando a plena vista la capacidad de sonar alternadamente como Dimebag Darrell e Yngwie Malmsteen en una sola canción.

Luego del despertar, la peligrosa seducción de Serpent’s Kiss da el pie groovy al ambiente. Siguiendo la fórmula de canciones como The Eyes of Medusa, Dressed to Kill o Of Sins and Shadows, esta canción luciferina se arma como explosión contenida, con Allen adecuando su entonación para generar una curva ascendente hacia el coro. Esta expectación de catarsis conduce inevitablemente a una respuesta orgánica. El capitán dio la orden: “C’mon crazy motherfuckers… Jump!” y los pies rechazaron el suelo como muchas veces durante la noche. Esto es heavy.

Allen, siempre cómodo en los escenarios, se toma el tiempo para las presentaciones correspondientes, insta a Romeo a saludar, a tirar un par de tallas y luego el perla, copa en mano, elogia al producto nacional de excelencia y hace un salud por la tan esperada visita. Luego viene el turno de dos temas popularmente destacados de «Underworld»: suena primero Nevermore, para ser coreado con gran ímpetu y devoción. Algo que siempre se ha de destacar de Michael Romeo es su limpieza en la guitarra, hace rugir el par de Mesa Rectifier cuando quiere y como quiere, acompañando con secciones acústicas y volando por el diapasón cuando lo amerita. Un juego de roles que funciona de muy buena forma junto a Michael Pinnella. Luego de otros generosos sorbos de vino, Russell nos confiesa su gozo interior por compartir el presente junto a sus colegas de Symphony X, dedicando una reflexión y memoria a sus compañeros que trágicamente estuvieron involucrados en el accidente de ruta de Adrenaline Mob hace un par de años y que le costó la vida a David Zablidowsky. Y la emoción del ambiente se convierte en escenario perfecto para el segundo tema de «Underworld«, Without You, que abraza la desolación de Orfeo al perder a su amada ninfa Eurídice. Y mientras la copa de vino pasa de mano en mano por los impresionados músicos, Pinnella se roba el interludio en el piano de forma magistral. El coro final cuenta con la participación total del público y hacia el final el aplauso se siente tanto para la banda como para nosotros los presentes. Un momento sobrecogedor e inesperadamente íntimo.

Y el headbanging va a continuar… las cuatro cuerdas de Mike LePond abren Domination y es recibida como ganado ofrecido a los velocirraptor de Jurassic Park. Concuerdo, «Paradise Lost» es un gran disco, pese a que Eve of Seduction y la balada homónima al disco no formaron parte del setlist. La onda groovy y prendida de la canción elevó los ánimos y Allen junto a Romeo, que por lo general suele ser más tímido, comienzan a interactuar y sacar algunas risas. Luego de que Russell juzgara y aprobara el ánimo del público, se da el lujo de demostrar su alto registro vocal al terminar la canción.

El escenario cambia de tonalidad lumínica hacia un verde dominante, pero Jason Rullo marca la entrada y el groove sigue con Run with the Devil. La buena onda que se generó ya no desciende más. No siendo un tema de aquellos poderosos clásicos, la banda ya contaba con los cientos de voces presentes para completar los versos. Al terminar, una pequeña pausa fue para recobrar energía. Y así mismo, una simple nota que se escapó del bajo bastó para empezar a captar lo que se venía. Cuando LePond lo confirma al abrir el tema, una revitalización eléctrica sacude a los asistentes y los demás instrumentos se unen a desarrollar Sea of Lies, tema de aquellos. La capacidad pulmonar del público pareció aumentar para esta canción a fin de seguir el coro al estilo con el que Allen lo hace. Michael Romeo una vez más impresiona por su limpieza digital: el solo, y especialmente los barridos posteriores, son ejecutados con una precisión sobrehumana. Russell, haciéndose el carbonero, genera un lúdico duelo de cuerdas entre Romeo y LePond, para luego ser respondido por Pinnella y finalmente, por Rullo. ¡Y luego las agarra con nosotros! Nos hace gritar a la cuenta de cuatro y menciona a México como para condimentar las cosas a ver si en una última ocasión dejamos impresionado a Pinnella, idea que le quedó gustando a Allen ya que lo volvería a hacer más adelante: pinchar un poco la bestia y despertarnos ese dulce sentido de rivalidad que tenemos con nuestros vecinos.

Luego de los aplausos, las felicitaciones y más vino, el showman se da la licencia de advertirle al “camisa azul” acerca del peligro que corre su grabación del show al estar en medio de la pista… Set the World on Fire (The Lie of Lies) efectivamente causó los tremores prometidos, y bueno, también el hombre de la GoPro pudo seguir registrando la tremenda que se armó. Imposible que no prendiera, se trata de una canción bastante pesada que deja el coro como isla, además que—por lo que he notado personalmente—goza de bastante popularidad.

Luego de la primera despedida, el salón de baile se ilumina durante el receso, nos acercamos al final del show, la recta donde suelen aparecer los temas dorados de la larga carrera de los neoclásicos progresivos. La canción elegida es el relato del viaje del héroe Ulises, The Odyssey. Un clásico, pero también clásico de Symphony X (gracias, no se molesten). Y mi hemisferio derecho estaba feliz de ver la canción interpretada en vivo, pero el racional me recordó que la larga duración del tema reducía las posibilidades de que aparecieran joyas como Of Sins and Shadows. Para entonces consideraba lógico que estuviera Smoke and Mirrors representando al espectacular disco «Twilight In Olympus» en el setlist. Bueno, no fue así, pero no puedo alegar: La interpretación de The Odyssey, con todas sus variaciones, su estructura dramática y sus acompañamientos wagnerianos fueron un cierre espectacular. La banda se tomó la licencia de pausar el relato para despedirse como corresponde, terminar el vino y sacar algunas risas más con los amagues de Russell Allen para terminar el último verso y cerrar el telón. Ciertamente ha afinado su capacidad de empatía con el público. En cualquier momento este genio, que no teme a cantar junto a Jørn Lande, cuelga el micrófono para dedicarse a las charlas motivacionales. Esperemos que todavía no.

Antes del comienzo, cuando Perfect Strangers sonaba como canción de espera, me preguntaba si yo y los perfectos no-tan-extraños que me acompañaban podríamos haber llenado el Caupolicán como aquella primera vez que—siendo todavía escolar—, vimos a Symphony X para la gira de «Paradise Lost». Bueno, y como pasa con Tool, un “vértigo nostálgico” aparece al dar cuenta de la cantidad de años que separan los lanzamientos entre sucesiones; uno empieza a rememorar en qué andaba cuando salió tal disco u otro; a aclarar y convencerte mentalmente que decir “último disco” no es lo mismo que decir “nuevo disco”; luego me acordé de la breve presentación en el Metal Fest, de la gira de lanzamiento de «Underworld» y también de la visita de Russell Allen cuando recién se formaba su banda Adrenaline Mob… y en realidad no estamos faltos de cariño, pero para mí, todo de Symphony X sigue siendo una nueva experiencia. Bueno, de todas formas, falta poco para que se cumplan cinco años desde el lanzamiento de «Underworld», y como dijo nuestro histriónico Russell Allen esta noche: “it’s been a long time… too long”, por lo tanto, se celebró con la emoción adecuada para que nuestro quinteto de gringos nos siga visitando. Al fin y al cabo, ¡no hay mejor tiempo que el presente!

Setlist de Symphony X en Chile

01. Intro: Overture [Underworld]
02. Iconoclast
03. Evolution (The Grand Design)
04. Serpent’s Kiss
05. Nevermore
06. Without You
07. Domination
08. Run with the Devil
09. Sea of Lies
10. Set the World on Fire (The Lie of Lies)
Encore
11. The Odyssey

Review: Gabriel Rocha
Fotos: Guille Salazar

REVISA LA GALERÍA DE FOTOS AQUÍ

Estuvimos anoche en Blondie para el regreso de Symphony X en Chile y aquí te dejamos una galería de lo que fue el concierto.

Fotos: Guille Salazar

¡Este miércoles vuelve SYMPOHNY X a Chile! a 1 día del esperado concierto de Michael Romeo, Russell Allen, Michael LePond, Jason Rullo y Michael Pinnella, los fans agotaron las entradas disponibles para llenar el Centro de Eventos Blondie.

En PowerMetal.cl sorteamos un Meet & Greet + ingreso a la prueba de sonido entre todos los que participaron con su ticket y aquí te dejamos el nombre de la ganadora:

  • Andrea Paz Ceballos

¡Felicitaciones! Revisa tu correo electrónico con las instrucciones de tu premio.

Las puertas de Blondie se abrirán este miércoles a las 19:00hrs. y SYMPHONY X saldrá al escenario a las 21:00hrs. (el show no cuenta con banda soporte). Se realizará control y registro antes de ingresar al recinto.

Se prohíbe el ingreso de elementos contundentes, botellas ni sustancias ilícitas. No se permiten equipos profesionales de fotografía (lentes desmontables), audio y video. Lentes zoom, trípodes y bastones selfies.

 

Este miércoles regresa SYMPHONY X a Chile, ¡y las se están agotando!. Si ya tienes la tuya, PowerMetal.cl te invita a concursar por un cupo en el Meet & Greet que realizará la banda en nuestro país.

Para participar, sólo debes enviar un email a concurso@powermetal.cl incluyendo los siguientes datos: nombre completo, RUT y número de entrada.

Si todavía no tienes tu entrada, la puedes encontrar en TicketHoy.cl y sin recargo en tiendas RockMusic de Eurocentro y Portal Lyon.

Los valores son:

Preventa: AGOTADA
General: $25.000
Día del show: $30.000

Michael Romeo, Russell Allen, Michael LePond, Jason Rullo y Michael Pinnella tocarán en Chile el 31 de julio a las 21:00hrs. en Blondie, mismo recinto donde tocaron por séptima vez en nuestro país (2016), donde llegaron promocionando su último álbum «Underworld».

*Evento para mayores de 14 años

A casi una semana del regreso de SYMPHONY X a Chile, las entradas para el concierto están a punto de agotarse. Si ya tienes la tuya, PowerMetal.cl te invita a concursar por un cupo en el Meet & Greet que realizará la banda en nuestro país.

Para participar, sólo debes enviar un email a concurso@powermetal.cl incluyendo los siguientes datos: nombre completo, RUT y número de entrada.

Si todavía no tienes tu entrada, la puedes encontrar en TicketHoy.cl y sin recargo en tiendas RockMusic de Eurocentro y Portal Lyon.

Los valores son:

Preventa: AGOTADA
General: $25.000
Día del show: $30.000

Michael Romeo, Russell Allen, Michael LePond, Jason Rullo y Michael Pinnella tocarán en Chile el 31 de julio a las 21:00hrs. en Blondie, mismo recinto donde tocaron por séptima vez en nuestro país (2016), donde llegaron promocionando su último álbum «Underworld».

*Evento para mayores de 14 años

¡Así es! luego de que ayer informáramos de la primera fecha de SYMPHONY X en Sudamérica, hoy se confirmó que la banda de Michael Romeo, Russell Allen, Michael LePond, Jason Rullo y Michael Pinnella también pasará por Chile este 2019.

El concierto está programado para el 31 de julio a las 21:00hrs. en Blondie, mismo recinto donde tocaron por séptima vez en nuestro país (2016), donde llegaron promocionando su último álbum «Underworld». La banda se encuentra actualmente girando por Europa durante mayo y junio, para luego volver a Latinoamérica, donde ya se conoce la fecha en Sao Paul (Brasil) y Santiago.

Las entradas para ver a SYMPHONY X en Chile este 2019 ya están a la venta por TicketHoy.cl, y sin cargo desde el 22 de mayo en tiendas RockMusic de Eurocentro y Portal Lyon. Los primeros tickets en formato preventa se agotaron en solo un par de horas.

Los valores son:

Preventa: AGOTADA
General: $25.000
Día del show: $30.000

*Evento para mayores de 14 años

Symphony X en Chile

Estoy seguro que más de alguna vez todos nos hemos enfrascado en esa típica discusión sin sentido con nuestros amigos, donde argumentamos cual es el peor día de la semana. Muchos postulan el martes como el peor día, pues al menos para el trágico lunes ya estás preparado mentalmente, y desde el miércoles en adelante ya puedes carretear (me han contado) y comienza la cuenta regresiva para el esperado fin de semana… mientras que el martes “no es chicha ni limoná”.

Para nuestra suerte, este martes 10 de mayo no tenía nada de aburrido, pues contábamos con la visita de toda una institución musical: Symphony X. Un estandarte del metal progresivo contemporáneo, que con su último lanzamiento “Underworld”, nos viene a reafirmar que sigue ocupando un lugar privilegiado en el “Podio progresivo” (lo cual recuerda otras gloriosas discusiones sin sentido, como ¿Maiden o Judas? ¿Metallica o Megadeth? ¿Dream Theater o Symphony X?…).

El recinto escogido fue Blondie, bastante apropiado de acuerdo a la convocatoria que tendría la banda luego de un par de visitas previas a nuestro país. Por otro lado, tenía mis dudas respecto a que tan acertada era la elección tomando en cuenta el sonido del local, pero afortunadamente dichos temores se fueron disipando a medida que avanzaba el show, y no fue tema esta vez.

Con el recinto a tres cuartos de su capacidad, y cuando eran las 21:00 en punto, comienzan a escucharse los sonidos envasados de Overture, mientras los titanes sinfónicos toman posición en el escenario: Jason Rullo en los tarros, el trío de Michaels: Pinnella, LePond y Romeo en teclados, bajo y guitarra respectivamente, y al final la estrella del show, el tremendo Russell Allen a cargo del canto. Nevermore es el tema encargado de abrir la noche, que parte sonando muy fuerte y con el sonido algo abombado, pero rápidamente las perillas se van ajustando dando más claridad a este oscuro y pesado comienzo. Por supuesto que lo anterior no fue impedimento para que le público reaccionara a los ademanes de Russell Allen quien entusiasmaba a los asistentes con su carisma característico, mientras la mayoría coreaba la canción como si fuera un clásico de aquellos, saltando y desordenando la cancha hacia el final del tema. Tremenda reacción del público y ovación cerrada para esta gran bienvenida.

13173566_10153744893081775_7501148670964941708_o

Sin pausa alguna comienza Underworld, con un teclado mucho más protagonista que en el tema anterior, sonando más prístino, al igual que la guitarra de Michael Romeo que se percibe mucho más definida que al comienzo. Aquí Russell Allen comienza a demostrar porque usualmente es considerado uno de los mejores vocalistas del panorama actual, en un tema particularmente exigente que se pasea por las voces más desgarradas que le podemos escuchar, hasta esos agudos imposibles que se aprecian a lo largo del coro, y el desempeño del norteamericano es sobresaliente. Es un show aparte, es increíble lo que canta este tipo. Nuevamente sin pausas siguen presentando su último disco con Kiss of Fire, probablemente el tema más agresivo de la placa y uno de los más desgarradores de su carrera. El silencioso pero efectivo Michael LePond se luce en la intro de esta canción, dando paso a un Russell desgarrador que hace cantar al público uno de los temas favoritos del respetable. Cómo sonó ese “into night, into fury, horse of crimson she rides!” al ritmo de la batería endemoniada de Jason, recordando las vertientes más extremas del Metal. Russell se tira al suelo en símbolo de su emoción mientras toda la cancha salta en el interludio preparando la arremetida final para uno de los grandes momentos de la noche.

Russell se dirige al público por primera vez con un correcto “Qué pasa amigoooosssss”, entablando un amistoso diálogo con la fanaticada, en particular con una pareja que sufrió el amistoso bullying del norteamericano, que sirvió como habilitación para entonar Without You, el tema más romántico de “Underworld”. Sentida interpretación de la banda, con Michael Romeo como protagonista, logrando un emotivo sonido acústico en su guitarra, y un solo extraordinario como es costumbre… el sonido muestra una significativa mejora y Russell Allen nuevamente brilla en el coro. Una tremenda “balada” que sirvió como bálsamo después de la furia del beso de fuego.

Para esta gira la banda decidió presentar su nuevo disco prácticamente en su totalidad, y estos cuatro primeros temas tuvieron una muy cálida recepción del público, con una entrega total, conformando una especie de “primera etapa”. Así, después de Without You, la presentación entra en una fase un poco más tranquila en términos de explosividad cuando la banda nos entrega el resto de canciones del extraordinario “Underworld”. Ojo, no digo que la banda bajó las revoluciones, o que el público no siguió en sintonía, sino que después de un comienzo arrollador, llegaba el momento de apreciar los temas menos “bombásticos” del disco, pero no por eso menos buenos.

13198403_10153744893226775_4603447615653690425_o

Los sonidos orientales de Charon inundan el recinto, con perfectos arreglos por parte de Michael Pinnella en las teclas, formando una postal de Medio Oriente con las luces amarillas que dan un toque egipcio y Russell Allen simulando la navegación por el río Nilo con el pedestal de su micrófono. Los de New Jersey siguen con To Hell and Back, uno de los puntos más altos de “Underworld”, y probablemente de su carrera, en una muestra de madurez donde mezclan perfectamente la elegancia del Heavy Metal y Hard Rock, con pasajes oscuros y agresivos propios de la banda… es una obra maestra, donde el público parece estar más absorto que descontrolado disfrutando de esta interpretación colosal, donde además la performance de Allen fue particularmente operática, utilizando máscaras dependiendo del rol a cumplir en el tema, y finalmente cambiando su look inicial de pelo peinado y lentes oscuros, a sacarse los lentes y soltar la melena.

El resonante doble pedal de Jason Rullo nos trae inmediatamente la crudeza de In My Darkest Hour, un tema que el público coreó como si fuera un viejo conocido, ante lo cual Russell reacciona y alienta al público a reemplazarlo en los versos del coro. Luego el rock se hace presente con Run With The Devil, en una enérgica y alegre interpretación por parte de Russell Allen, sostenido por el silencioso pero contundente trabajo de LePond en el bajo.

Nuevamente Russell entabla una extensa conversación con el público, dando muestras de agradecimiento, bromeando con la misma pareja del principio, dando paso a Swan Song, donde el sonido alcanza su mejor punto de la noche, en un tema que desacelera el ambiente y sirve como descanso para lo que sería la última etapa del show.

Y sin pausa alguna llegó la tercera etapa del concierto, esa que todo fan está esperando… los clásicos y el material más antiguo de la banda. Michael Pinnella nos entrega los primeros acordes de The Death of Balance/Lacrymosa, con lo cual el público estalla inmediatamente. ¡Qué discazo que es el “V: The New Mythology Suite”! Y qué representativo es este instrumental… es la esencia misma de Symphony X. Y esta fue la degustación para lo que se vendría.

Inmediatamente después regresó Russell a escena y nos dice que es esta instrumental es el momento que más disfruta del show, pues puede sentarse a tomar algo y a disfrutar del talento de estos asombrosos músicos que son sus compañeros, que se ganaron una ovación generalizada. Y llegaba el turno de dos canciones que resumen lo mejor del que es para muchos la mejor placa de su discografía… Extraídas del maravilloso “The Divine Wings of Tragedy” la banda nos regala dos joyas que desataron la furia del recinto: Out of the Ashes y Sea of Lies, y qué se puede decir… la euforia fue máxima, la cancha era una caldera, y la interpretación de la banda por supuesto fue perfecta. Symphony X estaba totalmente entregado en el escenario, y el público rendido a sus pies. Es como si las emociones se hubiesen contenido a lo largo del show para desatarlas por completo hacia el final del show. Éxtasis y catarsis por parte del respetable.

Luego de un pequeño encore el público comienza a pedir Evolution, y Russell vuelve para coquetear con una pequeña interpretación a capella de este clásico inmortal, que lamentablemente no llegaría. Sin embargo, era el turno de otro clasicazo… ¡Set the World On Fire! que por supuesto se encargó de dejar la Blondie on fire. Y para terminar el show, la banda dedica un sentido homenaje a todos aquellos estandartes del Rock que nos han dejado, enfocándose en la figura del pequeño gigante, el enano maldito, el gran Ronnie James DIO, a quien dedican el tema Legend, un tributo disfrutado a concho por un público que sabía era la despedida de los norteamericanos.

13217309_10153744893106775_8268577110028275937_o

Catorce temas que nos entregaron la técnica, virtuosismo y pasión de estos cinco músicos que no dejan de deleitarnos cada vez que vienen a nuestro país. Symphony X es una apuesta segura que encanta con cada nuevo trabajo, y aunque quizá para algunos tocar su nuevo disco completo en desmedro de otros clásicos sea excesivo, me atrevo a asegurar que para la gran mayoría de los asistentes el show la noche de este martes 10 de mayo fue una sinfonía perfecta.

Setlist de Symphony X:

  1. Overture / Nevermore
  2. Underworld
  3. Kiss of Fire
  4. Without You
  5. Charon
  6. To Hell and Back
  7. In My Darkest Hour
  8. Run With the Devil
  9. Swan Song
  10. The Death of Balance / Lacrymosa
  11. Out of the Ashes
  12. Sea of Lies
    Encore
  13. Set the World on Fire (The Lie of Lies)
  14. Legend

 

GALERÍA

Symphony X

Un lleno total es el que espera a SYMPHONY X en Blondie el próximo 10 de mayo. La preventa de entradas ya está agotada y desde ahora los tickets pasaron al precio de $25.000. Los estadounidenses vienen a presentar su último disco «Underworld», lanzado el año pasado.

Las entradas se venden por sistema Ticketek, tiendas Falabella, Matucana 100, Kmuzzik y sin cargo por servicio en The Knife (Eurocentro).

 

Symphony X en Chile | 10 de mayo 2016 | Blondie

 

 

Symphony X

A las ya anunciadas fechas en Brasil y Argentina, SYMPHONY X sumó regreso a nuestro país para el 10 de mayo en Blondie.

Los estadounidenses vienen a presentar su último disco «Underworld», lanzado el año pasado. La preventa de entradas comenzará este miércoles 23 de marzo por sistema Ticketek y comercios asociados.

¡Pronto más información!

 

Ser testigo de una presentación de Symphony X es siempre una experiencia que llena el espíritu. Es una banda llena de mística, desde sus letras, estructuras, desplante y, por sobre todo, su enorme capacidad técnica para hacer posible lo que parece imposible. Ellos son ejecutores de ilusiones musicales. Verdaderos maestros de lo que hacen. De ahí que para el fanático del Metal más progresivo, un concierto de esta banda resulte un verdadero imperdible. No por nada son considerados por muchos como uno de los mayores exponentes del estilo.

Cabe señalar que en el contexto del presente Metal Fest, los mencionados fanáticos del Metal Progresivo deben haber sido minoría. Muchos, la mayoría, compró su entrada para ver a bandas algo más extremas, como Carcass o Nile. Eso ha de explicar que no todos se hayan quedado para ver la presentación de los de New Jersey. Sí, seamos honestos, un 80% del público que asistió al Movistar Arena permaneció frente al escenario principal cuando se presentó SX. El resto se fue al escenario de las bandas nacionales o a hacer otra cosa. Honestamente, eso me resulta un detalle menor a la hora de valorar lo hecho por la banda, y lo que significó para quien los pudo ver. Digámoslo con claridad desde ya: lo realizado por Symphony X en la tarde-noche del domingo fue excepcional, tremendo, un verdadero placer.

Eran las 18:32 cuando la banda sube en pleno al escenario principal del festival, antes unas 8000 personas. De forma rápida comienza a sonar la intro del corte que da inicio y nombre a su última placa: Iconoclast (2011). En seguida la canción hace su quiebre, los muchachos comienzan a tocar y los primeros “wooh” producto del asombro comienzan a asomar. Minutos más tarde (la intro es larga) arremete con un rugido en forma de “¡Hola, Chile!” el genio vocal llamado Russel Allen, para mí, el mejor vocalista del Metal Progresivo. La ovación para el buen Russell es instantánea y tremenda, al igual que el asombro en el momento en que abre la boca para cantar. Mencionar también la forma en que la gente acompañó durante el coro. Las canciones de Symphony X no están hechas para ser “oreja”, pero aun así poseen partes que se dejan cantar. Ese “We are strong, we will stand and fight!” se escuchó claro y fuerte en voz del respetable.

Continuaron rapidísimo con las excelsa The End Of Innocence, del mismo disco Iconoclast. Qué prodigiosa la ejecución de sus respectivos solos por parte de Michael Romeo y Michael Pinella. Cada uno se lució como lo saben hacer, a base de perfección. El solo de teclado de esta canción me resulta particularmente genial, así me dediqué a escucharlo con atención y pareció no haber errores. Impecable. Romeo por su parte estuvo soberbio. Russell se encargaba de señalarlo, como diciéndole al público “¡miren lo que está haciendo!”, provocando los aplausos del público. El vocalista también la rompía, llegando con maestría a los tonos altos y rugiendo los tonos bajos. Como dije antes: un verdadero prodigio de la voz.

Luego sería el turno de Dehumanized¸ otro de los cortes interesantísimos de la última placa. Aquí nuevamente destacó las partes instrumentales, en especial el solo de guitarra, en el cual los dedos de Romeo se podían ver volar por el mástil gracias a las pantallas gigantes. Russell se encarga de hacer justicia y al finalizar el solo grita “¡Michael Romeo!”, generando nuevamente aplausos para Michael. Destacable también el desplante de Allen. Por ejemplo, en este corte, se puso a caminar como robot, como conectándose con la letra. Y no paraba de interactuar con el público, regalando gestos, botellas de agua, sonrisas, etc. ¡Un crack! Enseguida dejamos el último atrás para dar un salto hacia el pasado, ¡varios años! A la época de The Divine Wings Of Tragedy (1997). Claro, porque era el turno de Sea Of Lies, corte que hace 15 años sonaba como si pudiera estar en un disco editado en 15 años más. ¡Tremendo corte! Gigantesco trabajo de Michael Lepond (¡cuántos Michaels en esta banda!) en el bajo. Antes de iniciar Russell le señala, como indicándole que es su turno, y el bajista comienza dar saltitos de ansiedad, quizás pensando “bien, ¡ahora me toca!”. Cómo se lució, en ese inicio y en toda la canción. Un monstruo. Hay que decir que en un momento Allen le ayudó. Sí: Lepond presionaba las cuerdas y el cantante las pulsaba (ojo con el disco solita de Allen, donde él toca teclado, bajo y guitarra). ¡Magistral momento!

Finaliza el anterior corte y el frontman se da el tiempo para practicar su español. “Muchas gracias. ¡¿Qué pasa mis amigos?!”. La resonante respuesta de los asistentes provocó un muy chistoso “woh, están locos de la cabeza”. A continuación vendría el soberbio momento de lucimiento de él, de Don Russell Allen, quien es, insisto, el mejor cantante del estilo. Claro, porque When All Is Lost, preciosa canción con características de balada por largos pasajes, le permitió demostrar todo lo que es como cantante. Si alguien en ese recinto no conocía a Allen, seguro llegó a su casa a averiguar más, o al menos quedó maravillado. Al terminar aquello, volvimos al ya mencionado TDWOT para recordar lo que es la grandiosa Of Sins And Shadows, para mi gusto, una de las mejores piezas en su extenso repertorio. Prueba de ellos fueron los centenares de voces que se alzaron para cantar el estribillo y  ese segmento de arreglos corales que tan espectacularmente la adornan. ¡Genial!

Ya acercándonos al final, era turno de material provenido del inolvidable Paradise Lost (2007) (mi favorito de la banda), y que vendría de manera letal. En efecto, porque conformaron una tripleta que prácticamente recogió lo mejor de aquel disco (cosa complejísima, porque el disco en sí es perfecto). Este combo supremo se iniciaba con el frenético arranque de Eve Of Seduction, continuaría con la monstruosa Serpent’s Kiss y finalizaría con la épica y memorable Set The World On Fire (The Lie Of Lies). Entre medio la banda se daba espacio para jugar, dedicar palabras de agradecimiento, pero por encima de todo, para alucinar a los fanáticos con complicadísimas ejecuciones que siempre salían perfectas. Buen cierre de la mano de Set The World On Fire, pues eso dio la oportunidad a los asistentes de corear ese tremendo estribillo. La gente aprovechó y se lo cantó todo, como debía ser. Un excelente cierre.

Habrán notado que no mencioné para nada del baterista, pieza esencial en la banda. Fue a apropósito, pues quiero dedicarle unas líneas especialmente al GRAN John Macaluso (Yngwie Malmsteen, Riot, Ark, TNT), hombre que tuvo que asumir de emergencia tras la muy lamentable enfermedad del Jason Rullo (a quien desde aquí le deseamos una pronta recuperación, por cierto). Llegó, se aprendió las canciones y las tocó a la perfección. Simplemente un genio que merece el mayor de los respetos. Y bueno, en estas últimas tres canciones la rompió de sobremanera. ¡Una máquina!

Como dijimos al inicio, Symphony X no era la estrella de esta edición del Metal Fest. Ellos, al igual que Twisted Sister, eran los “niños raros de las clase” (que no se malentienda, solo apunto al hecho de que ellos pertenecen a una corriente distinta a la que predominaba). Sin embargo, tuvieron una destacadísima participación, con miles de fanáticos que se maravillaron una vez máscon su inconmensurable talento y gracia. Esta quinta participación de la banda fue todo un éxito, pues el público los premió siempre con un gran cariño y reconocimiento. ¡Soberbia participación!

Setlist:

01. Iconoclast
02. The End Of Innocence
03. Dehumanized
04. Sea Of Lies
05. When All Is Lost
06. Of Sins And Shadows
07. Eve Of Seduction
08. Serpent’s Kiss
09. Set The World On Fire (The Lie of Lies)

 

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

 

El Metal Progresivo estuvo representado por la banda de Michael Romeo y Russell Allen, quienes dieron una sólida presentación en la segunda jornada del festival en el Movistar Arena.

Fotos: Roberto Llanos

 

Luego del complejo trance de salud de su baterista Jason Rullo, quien debió retirarse de la gira al ser diagnosticado recientemente de una insuficiencia cardíaca, SYMPHONY X no detiene su paso y aterrizará en The Metal Fest con John Macaluso en batería (YNGWIE MALMSTEEN, RIOT, ARK, TNT).

Por su parte, Jason Rullo dejó este mensaje de agradecimiento en la web de la agrupación:

«No podré agradecerles suficientemente todo su apoyo esta vez. Estoy emocionado por el número de gente que me ha escrito desde distintos lugares. Siento el amor y otra vez no les puedo explicar lo que significa para mi. Estoy haciendo lo mejor para recuperarme y todas sus vibras positivas seguro que ayudan. Con mucho amor, Jason».

SYMPHONY X está en Sudamérica para tocar en Buenos Aires (Argentina) el 11 de abril, en Sao Paulo (Brasil) el 12 y rematar el domingo 14 a las 18:30hrs. en The Metal Fest.

Las entradas están a la venta por el sistema Ticketek.cl, puntos habilitados en Falabella y Cine Hoyts, y sin recargo en tienda The Knife (en efectivo). Los valores son de $33.000 por día y $50.000 el abono por las dos jornadas.

 

Corría el año 2006 y recién me adentraba en el mundo del metal.   Aún no tenía claro qué subgénero me atraía más, ni era fanático de ninguna banda en especial.  Sin embargo, casi instintivamente, fui identificando y rescatando los elementos que más me gustaban de cada agrupación.  Tras realizar este ejercicio (que recomiendo a todos) logré definir lo que buscaba: Power metal progresivo con acentos neoclásicos.  Me encantaba Yngwie, pero me resultaba medio denso. Disfrutaba a los clásicos como Stratovarius y Helloween, pero sentía que faltaba potencia y a veces, variedad; por lo que entró también un poco de Dream Theater en la mezcla.  Tras reunir estos elementos y «agregando la sustancia X« me encontré con esta banda oriunda de New Jersey.

Symphony X no solo se encargó de satisfacer mis necesidades estilísticas musicales, sino que agregó algo que no había tenido en cuenta en mi ejercicio: un contenido lírico fuertemente influenciado por la fantasía, la mitología y la literatura.  Sin duda mi reacción fue de asombro total.  Recuerdo estar sentado a la mesa con mis viejos y decirle a mi mamá: «Vieja, encontré la banda perfecta! Symphony X!». De manera abrupta y repentina, había conseguido lo que buscaba. Por supuesto todo lo que vino después es lo conocido: conocer a los miembros, sus discos, los grandes éxitos, etc.  Progresivamente fui llevando este descubrimiento hacia algo estable y lo convertí en uno de mis estandartes metaleros.

Hoy, habiendo pasado algunos años desde el primer encuentro con el equipo de Romeo, vengo a rendir tributo a uno de los trabajos que  más disfruto y quiero de toda mi experiencia musical: Twilight in Olympus, ocaso en el Olimpo.

Aun cuando muchos fanáticos vean este disco como uno de los puntos flojos de la banda, especialmente por estar a la sombra del The Divine Wings of Tragedy –magnum opus de estos muchachos– yo, e imagino que también otros muchos, le tenemos un cariño especial a este álbum. Y es que este trabajo significó y significa un claro ejemplo de lo que los norteamericanos ofrecen y de lo que fue el resultado de mi búsqueda.  Quiero, a continuación, hacer una especie de cross-check y trabajar los puntos que mencioné arriba, que servirá para dos cosas: primero, reconocer el carácter de la banda y segundo, hacer un paseo por aquellas canciones mágicas que posee esta placa.

Smoke and Mirrors, clásico y veloz.

La primer canción del disco, y quizás la más memorable del mismo, es Smoke and Mirrors. Comenzando con una lluvia de arpegios realmente veloces y claramente influenciados por la música de Bach o algún otro compositor de música docta, esta canción se presenta como un golpe de energía para el oyente.  Luego se desata un riff casi tan eléctrico como los barridos iniciales, dando lugar a un verso y coros simplemente únicos. No es difícil encontrar patrones de similitud con por ejemplo el gran clásico de la banda, Masquerade, donde se pasa de un verso frenético a un pre-coro lento y bien marcado, o de la misma manera, los juegos vocales que la agrupación tanto trabaja.  Con Humo y Espejos, uno reconoce el espíritu de la agrupación y logra entusiasmarse para oír más del disco, que si bien no será tan vigoroso como esta pista, no quedará corto en ningún sentido.

Church of the Machine, majestuosidad ante todo.

Church of the Machine es majestuosa. Tanto aural como conceptualmente me atrevería a decir que corresponde a una de las canciones más interesantes y representativas del metal progresivo.  Revisemos algunos de los conceptos y términos que aparecen a lo largo de estos casi 9 minutos: La idea de un ser superior que maneja y vigila el universo, que «mira desde el borde del tiempo y el espacio», que es el futuro. Pirámides en el cielo, juegos cósmicos, un humanoide mitad hombre mitad maquina, laberintos de platino, etc.  Todo está lleno de ideas espectaculares.  Si revisamos la música, obtenemos el mismo resultado, acierto tras acierto: Riffs que uno soñaría con imaginar, melodías y solos que estremecen.

Dato aparte: como guiño a los por siempre escuderos del prog, Dream Theater, la canción termina abruptamente, tal como lo hace Pull me Under. La verdad desconozco si es una referencia directa, o si hay una explicación lógica para esto. Prefiero pensar en que es eso: un guiño, una seña.

Through the Looking Glass, la literatura en la música.

Obviamente basada en la obra de Lewis Carroll«A través del espejo y lo que Alicia encontró Allí»Symphony X realiza uno de los mejores trabajos de relación literatura-música que he tenido el gusto de escuchar, junto con The Odyssey –también de ellos– y comparable a grandes clásicos como Tales of Mistery and Imagination, tributo a Edgar Allan Poe de parte del genio Alan Parsons.  Dividida en tres partes, la canción hace un brevísimo pero encantador resumen de la historia y la atmósfera de este libro. Es simplemente mágico cuando en la segunda parte un escucha los susurros «Run Alice… Run» o los nuevamente bien trabajados coros que anuncian lo onírico de la escena, el sueño dentro del sueño.

Personalmente, y creo que muchos concordarán conmigo, la experiencia de la música relacionada a la literatura, o a otro arte, o a cualquier tema bien definido en realidad, enriquece a los sonidos hasta alcanzar un punto inimaginable.  Las cosas toman otra forma, una dimensión más completa.

Con respecto a la sonoridad, esta pieza es simplemente notable. Los sintetizadores, las melodías recurrentes, los efectos corales y la idea de una evolución en la obra producen que este tema sea realmente una pieza superior.  En este sentido, es justo decir que esta pista sentó precedentes para lo que sería The Odyssey, especialmente por el tema literario, que no se presenta –al menos de manera directa– en la canción The Divine Wings of Tragedy.

In the Dragon’s Den, fuerza y potencia.

Poco tengo que decir acerca de esta canción, ya que en su esencia es simple: In the Dragon’s Den es sólida, concreta y frontal. Cerca más del estilo de Smoke and Mirrors que del de TTLG, esta pista es un claro ejemplo del Power Metal de la banda. Acá esta todo: doble pedal, guitarras velocísimas, voces potentes y coros memorables.  Añádale toques clásicos, un micro interludio de bajo, unísonos de guitarra y teclados y tiene la canción perfecta del género, ¡ah! sin olvidarse de la letra que habla de la caverna donde espera el dragón.

Orion – The Hunter, el misterio de lo astral.

Muchos mencionan a Orion como una de las canciones más flojas del disco y también de la historia del conjunto. También se ha oído por ahí que esta es una de los mejores trabajos vocales de Rusell Allen, más no estoy convencido de eso. Sin embargo, creo que hay una mística especial en esta canción, y estoy seguro de que está relacionada con el título de la misma y con el concepto detrás del título.

Orion, el cazador, es un personaje mitológico griego.  Nacido de Poseidón, hábil cazador y cegado por Enopión tras un evento desafortunado. Una vez muerto, fue ascendido a los cielos como estrellas, que conforman lo que hoy conocemos como la Constelación de Orion.

La canción, al ser una especie de retrato de esta maravillosa narración, se impregna del carácter mitológico del relato y me refiero a todo el concepto de mito. Lo que quiero decir es que esta obra se muestra de una manera más primitiva, menos adornada y más densa que todas las otras. De alguna manera se logra plasmar la identidad antigua del relato en el sonido. El relato de este cazador no es ni similar a, por ejemplo, la de Alicia a través del espejo. Alicia tiene recovecos, idas y venidas, conceptos filosóficos y simbolismos por doquier. Orion es una historia básica, cosmogónica y directa. Sin embargo, esto no la libra de misticismo, sino que la llena, el saber menos deja espacio a la imaginación.

En la música esto se percibe en la poca cantidad de variantes que hay en el tema, que sin embargo se ven complementados y profundizados por los acordes atmosféricos del teclado. El tiempo también es más lento, dando la idea de robustez. Luego, en la etapa de los solos la cosa se agiliza, como el pensamiento imaginativo de quien conoce la historia mientras busca detalles y conexiones ocultas. Finalmente, la música baja a la tierra al pensador para ver al cazador sobre su cabeza.

Finalizo así mi punteo de ideas y conceptos en torno a las canciones que más destaco de este disco. Tres quedaron afuera: Sonata, un brevísimo interludio basado en ideas de BeethovenThe Relic, que tiene una onda similar a la de Church of the Machine, con un ser superior que promete librarnos de muchos males si le brindamos «algo» que necesita.  Finalmente, Lady of the Snow, un relajo con acentos orientales que cierra el álbum.

Quedan de manifiesto las razones para decir que Twilight in Olympus es un trabajo realmente rico e interesante. A pesar de estar bajo el ala de The Divine Wings of Tragedy y del carisma de sus clásicos como Sea of LiesThe Accolade o Of Sins and Shadows, el material que presenta esta placa es sin duda notable y excepcionalmente representativo de la banda.  Hoy traigo para ustedes un review del recuerdo, de memorias del Ocaso en el Olimpo.

 

Fijado para el 13 y 14 de abril en Movistar Arena, The Metal Fest contará con 7 agrupaciones internacionales por día, reuniendo lo mejor del Thrash, Death, Progresivo, Doom, Heavy Rock y Deathgrind.

Siete de estas bandas se presentarán por primera vez en Chile, teniendo a The Metal Fest como plataforma para su debut absoluto en nuestro país, tras varios años de espera por parte de sus fanáticos.

Así, para el sábado 13 estarán presentes DOWN, TWISTED SISTER, MORBID ANGEL, SODOM, CORROSION OF CONFORMITY, ARCTURUS y LOCK UP. Las bandas nacionales UNDERCROFT, SADISM, ANIMUS MORTIS, INQUISICION, BATTLERAGE, MELEKTAUS, RECRUCIDE y SAKEN.

Para el domingo 14, en tanto, la potencia la pondrán DEVIN TOWNSEND PROJECT, CARCASS, MY DYING BRIDE, SYMPHONY X, VOIVOD, NILE y BRUTAL TRUTH. Las bandas nacionales serán TORTURER, ATOMIC AGRESSOR, KYTHRONE, ORATEGOD, NUCLEAR, ENIGMA, ALTO VOLTAJE y NIMROD.

A las dos jornadas de Festival se suma además «La Previa», el 12 de abril en el Teatro Caupolicán, por lo que esta edición de The Metal Fest será más grande y da un salto cualitativo y cuantitativo respecto de la edición anterior, que marcó un hito para la escena del metal en nuestro país y para toda la región del cono sur.

Luego de su primera edición, en 2012, The Metal Fest se coronó como el festival de metal más grande realizado en territorio chileno, presentando a las más importantes bandas a nivel mundial. Y a la vez, a una serie de exponentes nacionales que aportaron su trayectoria y en otros casos incluso debutando en grande frente a las cerca de 25 mil personas que asistieron en ese fin de semana escrito en la historia a punta de intensidad, potencia, moshpits y mucho headbanging.

HORARIOS LA PREVIA
Viernes 12 de abril – Teatro Caupolicán

20.00 hrs. Día de los Muertos
21.00 hrs. Pentagram Chile
22.15 hrs. Accept

HORARIOS THE METAL FEST 2013
Sábado 13 y domingo 14 de abril – Movistar Arena

ESCENARIO INTERNACIONAL

Sábado 13 de abril
23:15 Down
21:45 Twisted Sister
20:15 Morbid Angel
18:45 Sodom
17:15 Corrosion of Conformity
16:00 Arcturus
15:00 Lock Up

Domingo 14 de abril
23:00 Devin Townsend Project
21:30 Carcass
20:00 My Dying Bride
18:30 Symphony X
17:00 Voivod
16:00 Nile
15:00 Brutal Truth

ESCENARIO NACIONAL

Sábado 13 de abril
14.30 Saken
15.30 Recrucide
16.30 Melektaus
17.30 Battlerage
18.30 Inquisición
19.30 Animus Mortis
20.30 Sadism
21.30 Undercroft

Domingo 14 de abril
14.30 Nimrod
15.30 Alto Voltaje
16.30 Enigma
17.30 Nuclear
18.30 Orategod
19.30 Kythrone
20.30 Atomic Aggresor
21.30 Torturer

Los boletos están a la venta a través del Sistema Ticketek, cl, Call center 690 2000, puntos habilitados en Falabella y Cines Hoyts, Café La Clave (Av. Providencia #1652, Galería El Patio) y sin recargo en tiendas The Knife (en efectivo)

ENTRADAS THE METAL FEST

Primera Preventa: 1.000 abonos válidos para ambos días: $40.000.  AGOTADA
Segunda Preventa Limitada: Abonos válidos para ambos días: $50.000.
Valor entrada diaria: $33.000 * Cualquier sector a elección según disponibilidad (Cancha, platea alta, platea baja)

ENTRADAS LA PREVIA

Preventa general: $18.000
Día del show: $20.000

CORROSION OF CONFORMITY se transformó en la banda número 13 de las 14 que integrarán el cartel internacional del The Metal Fest 2013, que hasta el momento incluye a SYMPHONY X, CARCASS, SODOM, DEVIN TOWNSEND BAND, VOIVOD, MORBID ANGEL, NILE, ARCTURUS, LOCK UP, BRUTAL TRUTH, MY DYING BRIDE y DOWN.

COC lanzó recientemente su EP “Megalodon”, específicamente el 13 de noviembre a través de Scion Audio/Visual, y acaba de ser liberado para su libre descarga por internet en este enlace. El año pasado lanzaron también su largaduración homónimo, poniendo fin a siete años de silencio y con el lujo de ver reunidos a los tres maníacos que iniciaron este cuento en 1981: Woody Weatherman en guitarra, Mike Dean al bajo y voz y Reed Mullin en batería, lo que lo convierte en algo histórico. El disco, además, superó toda expectativa y se convirtió en uno de los lanzamientos más interesantes e intensos de la temporada pasada.

Las entradas para el 13 y 14 de abril en el Movistar Arena están a la venta por sistema Ticketek.cl, call center 690 2000, Falabella y Cine Hoyts habilitados. Sin recargo se encuentran en The Knife (Eurocentro) con pago en efectivo.

Los precios son:

Primera Preventa: 1.000 abonos válidos para ambos días: $40.000. AGOTADA
Segunda Preventa Limitada: Abonos válidos para ambos días: $50.000. ÚLTIMAS ENTRADAS
Entrada diaria: Cualquier sector a elección según disponibilidad: $33.000. (Cancha, Platea Alta, Platea Baja)

El festival contará al igual que el año pasado con un cartel de bandas nacionales en el escenario exterior del Movistar Arena.

Los 16 confirmados son:

SAKEN
NIMROD
RECRUCIDE
ALTO VOLTAJE
MELEKTAUS
ENIGMA
BATTLERAGE
NUCLEAR
INQUISICION
ORATEGOD
ANIMUS MORTIS
KYTHRONE
SADISM
ATOMIC AGRESSOR
UNDERCROFT
TORTURER

The Metal Fest debutó este año, en el fin de semana del 28 y 29 de abril con bandas como KREATOR, BLIND GUARDIAN, ANTHRAX y ANNIHILATOR entre sus principales atracciones. Para todas las novedades con respecto al The Metal Fest 2013, hay que estar atentos al sitio oficial del evento y también a su página de Facebook.

CONCURSO

¡PowerMetal.cl te regala una polera oficial del THE METAL FEST 2013!

 

La edición 2013 del The Metal Fest confirmó la presencia de VOIVOD en el cartel internacional del festival que se realizará el 13 y 14 de abril en el Movistar Arena.

Sólo restan dos bandas por confirmar para la segunda versión del festival de metal más grande de la región. Los canadienses se suman al cartel conformado actualmente por SYMPHONY X, CARCASS, SODOM, DEVIN TOWNSEND BAND, MORBID ANGEL, NILE, ARCTURUS, LOCK UP, BRUTAL TRUTH, MY DYING BRIDE y DOWN.

Quedan los últimos abonos en preventa para ambos días a $50 mil. Finalizada esta etapa, parte la venta de tickets individuales a $33 mil cada día, según disponibilidad en cancha, platea alta o baja. Las entradas están a la venta por sistema Ticketek.cl, call center 690 2000, Falabella y Cine Hoyts habilitados. Sin recargo se encuentran en The Knife (Eurocentro) con pago en efectivo.

Primera Preventa: 1.000 abonos válidos para ambos días: $40.000. AGOTADA
Segunda Preventa Limitada: Abonos válidos para ambos días: $50.000. ÚLTIMAS ENTRADAS

The Metal Fest 2013 contará al igual que el año pasado con un cartel de bandas nacionales en el escenario exterior del Movistar Arena.

Los 16 confirmados son:

SAKEN
NIMROD
RECRUCIDE
ALTO VOLTAJE
MELEKTAUS
ENIGMA
BATTLERAGE
NUCLEAR
INQUISICION
ORATEGOD
ANIMUS MORTIS
KYTHRONE
SADISM
ATOMIC AGRESSOR
UNDERCROFT
TORTURER

The Metal Fest debutó este año, en el fin de semana del 28 y 29 de abril con bandas como KREATOR, BLIND GUARDIAN, ANTHRAX y ANNIHILATOR entre sus principales atracciones. Para todas las novedades con respecto al The Metal Fest 2013, hay que estar atentos al sitio oficial del evento y también a su página de Facebook.

 

DEVIN TOWNSEND PROJECT es el reciente confirmado en The Metal Fest 2013. Con este anuncio, el multi instrumentista canadiense se suma con su banda al cartel internacional que hasta el momento está conformado por SYMPHONY X, CARCASS, SODOM, MORBID ANGEL, NILE, ARCTURUS, LOCK UP, BRUTAL TRUTH, MY DYING BRIDE y DOWN.

Muchos son los grupos y proyectos en los que Devin Townsend ha volcado su infinita creatividad. Desde sus inicios como vocalista de la banda de STEVE VAI, luego con su banda STRAPPING YOUNG LAD, su otra banda OCEAN MACHINE, el chiste de PUNKY BRÜSTER, hasta sus lanzamientos como solista, ya sea como DEVIN TOWNSEND, THE DEVIN TOWNSEND BAND o DEVIN TOWNSEND PROJECT, su impronta ha quedado plasmada siempre como un sello de calidad y de descubrir siempre algo nuevo. “Epicloud”, lanzado en 2012 es su presente, un nuevo lavado de cerebro de este llamado “científico” del Metal, un tipo que parece hacer todo bien, pero que pone todo al servicio de la música, que siempre ha sido su norte.

Para las jornadas del 13 y 14 de abril en el Movistar Arena quedan los últimos abonos en preventa (para ambos días) a $50.000. Finalizada esta etapa, parte la venta de tickets individuales que tendrá un precio de $33.000 cada día, según disponibilidad en cancha, platea alta o platea baja.

The Metal Fest 2013 contará al igual que el año pasado con un cartel de bandas nacionales en el escenario exterior del Movistar Arena.

Los 16 confirmados son:

SAKEN
NIMROD
RECRUCIDE
ALTO VOLTAJE
MELEKTAUS
ENIGMA
BATTLERAGE
NUCLEAR
INQUISICION
ORATEGOD
ANIMUS MORTIS
KYTHRONE
SADISM
ATOMIC AGRESSOR
UNDERCROFT
TORTURER

Las entradas están a la venta por sistema Ticketek.cl, call center 690 2000, Falabella y Cine Hoyts habilitados. Sin recargo se encuentran en The Knife (Eurocentro) con pago en efectivo.

Primera Preventa: 1.000 abonos válidos para ambos días: $40.000. AGOTADA
Segunda Preventa Limitada: Abonos válidos para ambos días: $50.000. ÚLTIMAS ENTRADAS

The Metal Fest debutó este año, en el fin de semana del 28 y 29 de abril con bandas como KREATOR, BLIND GUARDIAN, ANTHRAX y ANNIHILATOR entre sus principales atracciones. Para todas las novedades con respecto al The Metal Fest 2013, hay que estar atentos al sitio oficial del evento y también a su página de Facebook.

Con más de dos décadas de trayectoria y promocionando su última placa «A Map Of All Our Failures”, lanzada en octubre de 2012, MY DYING BRIDE se transforma en un nuevo confirmado al The Metal Fest 2013.

A ellos se suma DOWN, encabezados por el ex PANTERA Phil Anselmo, acompañado por los guitarristas Peeper KeenanKirk Windstein, más el bajista Pat Bruders y el baterista Jimmy Bower.

De esta manera, MY DYING BRIDE y DOWN suben al cartel que ya tiene a SYMPHONY X, CARCASS, SODOM, MORBID ANGEL, NILE, ARCTURUS, LOCK UP y BRUTAL TRUTH entre los artistas internacionales.

Para las jornadas del 13 y 14 de abril en el Movistar Arena quedan los últimos abonos en preventa (para ambos días) a $50.000. Finalizada esta etapa, parte la venta de tickets individuales que tendrá un precio de $33.000 cada día, según disponibilidad en cancha, platea alta o platea baja.

The Metal Fest 2013 contará al igual que el año pasado con un cartel de bandas nacionales en el escenario exterior del Movistar Arena.

Los 16 confirmados son:

SAKEN
NIMROD
RECRUCIDE
ALTO VOLTAJE
MELEKTAUS
ENIGMA
BATTLERAGE
NUCLEAR
INQUISICION
ORATEGOD
ANIMUS MORTIS
KYTHRONE
SADISM
ATOMIC AGRESSOR
UNDERCROFT
TORTURER

Las entradas están a la venta por sistema Ticketek.cl, call center 690 2000, Falabella y Cine Hoyts habilitados. Sin recargo se encuentran en The Knife (Eurocentro) con pago en efectivo.

Primera Preventa: 1.000 abonos válidos para ambos días: $40.000.  AGOTADA
Segunda Preventa Limitada: Abonos válidos para ambos días: $50.000. ÚLTIMAS ENTRADAS

The Metal Fest debutó este año, en el fin de semana del 28 y 29 de abril con bandas como KREATOR, BLIND GUARDIAN, ANTHRAX y ANNIHILATOR entre sus principales atracciones. Para todas las novedades con respecto al The Metal Fest 2013, hay que estar atentos al sitio oficial del evento y también a su página de Facebook.

En diez días se agotaron los primeros mil abonos para las jornadas del 13 y 14 de abril en el Movistar Arena. La segunda preventa para el THE METAL FEST 2013 ya está disponible y tiene un valor de $50.000 por ambos días.

Estos abonos están a la venta por sistema Ticketek.cl, call center 690 2000, Falabella y Cine Hoyts habilitados. Sin recargo se encuentran en The Knife (Eurocentro) con pago en efectivo.

Ayer se dio el listado de bandas nacionales que se suma a los confirmados internaciona:

SAKEN
NIMROD
RECRUCIDE
ALTO VOLTAJE
MELEKTAUS
ENIGMA
BATTLERAGE
NUCLEAR
INQUISICION
ORATEGOD
ANIMUS MORTIS
KYTHRONE
SADISM
ATOMIC AGRESSOR
UNDERCROFT
TORTURER

Las bandas chilenas se suman a los primeros confirmados internacionales que estarán dentro de las 14 bandas que completarán el festival: SYMPHONY X, MORBID ANGEL, NILE, ARCTURUS y CARCASS.

The Metal Fest debutó este año, en el fin de semana del 28 y 29 de abril con bandas como KREATOR, BLIND GUARDIAN, ANTHRAX y ANNIHILATOR entre sus principales atracciones. Para todas las novedades con respecto al The Metal Fest 2013, hay que estar atentos al sitio oficial del evento y también a su página de Facebook.

 

Además de SYMPHONY X, MORBID ANGEL, NILE y ARCTURUS, ahora surge nada menos que CARCASS como el quinto confirmado para el The Metal Fest 2013, que se realizará el 13 y 14 de abril próximos en el Movistar Arena.

La banda de Jeff Walker y Bill Steer, que diera un histórico show en el Caupolicán a fines del 2008, no ha girado ni tocado desde agosto del 2010, por lo que su inclusión al festival metalero más grande en la historia del país suma uno de sus más importantes logros: convencer a CARCASS de volver a actuar en vivo y de forma exclusiva ante los chilenos.

A modo de lanzamiento, desde el viernes se encuentran en preventa mil abonos para ambas jornadas, a un valor de $40.000, disponibles por Ticketek.cl y The Knife.

The Metal Fest debutó este año, en el fin de semana del 28 y 29 de abril con bandas como KREATOR, BLIND GUARDIAN, ANTHRAX y ANNIHILATOR entre sus principales atracciones. Para todas las novedades con respecto al The Metal Fest 2013, hay que estar atentos al sitio oficial del evento y también a su página de Facebook.