Entradas

«Norsemen» es el nombre del nuevo trabajo de STORMWARRIOR el cual se lanzará a fines de Noviembre bajo el sello Massacre Records. El disco contó con Piet Sielck de IRON SAVIOR para la mezcla y el master mientras que el artwork estuvo a manos de Andreas Marschall, el mismo de las portadas clásicas de BLIND GUARDIAN.

STORMWARRIOR destaca que este disco habla de la vida de los vikingos en general y su primer adelanto es «Odin’s Fire» el cual pueden escuchar a continuación:

El tracklist y el artwork:

1. To The Shores Where We Belong
2. Norsemen (We Are)
3. Storm Of The North
4. Freeborn
5. Odin’s Fire
6. Sword Dane
7. Blade On Blade
8. Shield Wall
9. Sword Of Valhalla

El 29 de Noviembre es la fecha elegida por STORMWARRIOR para lanzar su nuevo disco «Norsemen» bajo el sello Massacre Records. El album fue mezclado y masterizado por Piet Sielck en Powerhouse Studio y Andreas Marschall fue elegido para diseñar el artwork.

El tracklist y el artwork:

1. To The Shores Where We Belong
2. Norsemen (We Are)
3. Storm Of The North
4. Freeborn
5. Odin’s Fire
6. Sword Dane
7. Blade On Blade
8. Shield Wall
9. Sword Of Valhalla

StormWarrior es un conjunto que ha debido remar bastante para hacerse de un nombre en la escena. A grandes rasgos la propuesta de estos guerreros vikingos genera emociones sin término medio, y las razones son varias: no tienen originalidad, su propuesta e influencias son conocidas, están llenos de clichés por todos lados, abusan de recursos manoseados y resultan ser extremadamente predecibles (sin mencionar el paupérrimo nivel del arte de las portadas). Lo que señalé algunos años atrás en el comentario de su anterior producción Heading Northe lo sigo manteniendo ahora: “en diez años más, cuando hagamos un catastro de las bandas más influyentes de la década, StormWarrior no aparecerá ni por si acaso”. Y claro, en el estilo que practican existen mejores exponentes, incluso dentro de la explosión de bandas revival que han aparecido durante los últimos años.

Sin embargo hay algo dentro de su música que te hace creer que su propuesta es real. El amor que profesan por el Power Metal clásico es indiscutible; y de alguna forma se entiende el deseo que los impulsa a cultivar un estilo inspirado en sus ídolos Helloween, Gamma Ray y Running Wild. ¿O acaso alguien podría culparlos por tocar la música que les apasiona?

Heathen Warrior sigue en la línea de su antecesor Heading Northe, con la salvedad de que ahora las canciones suenan ligeramente más «accesibles». A diferencia de la anterior entrega, la influencia del Gamma Ray -de segunda mitad de los noventa- se hace más presente que nunca antes. ¡Pero no se asusten! Los cortes rápidos, épicos y de batalla en honor a Asgård, el Valhalla, Odín y los dioses paganos no han desaparecido. Es más, sin esos elementos estilísticos y letras recurrentes estos oriundos de Hamburgo perderían gran parte de su ¿identidad?

La breve introducción Og Hammeren Hæves Til Slag mezcla arreglos de guitarras acústicas con una armonía muy solemne, mientras de fondo, el sonido de los gélidos vientos nos advierte de la inminente llegada de una flota de drakkares atestados de furiosos guerreros vikingos listos para desembarcar y proceder en eliminar a todos infieles que osen interponerse en el camino de los verdaderos hijos de Odín. Y el asalto por sorpresa se concreta con Heathen Warrior, un himno típicamente powermetalero de la vieja guardia donde los guiños a Helloween con Kai Hansen en las voces son más que obvios (de hecho los riffs tienen un cierto aire a clásicos como Victim Of Fate y Ride The Sky). El cantante/guitarrista Lars Ramcke se encarga de dejar en claro cuales son influencias y sin ninguna vergüenza adopta esa voz raposa característica del líder de Gamma Ray. No nos olvidemos tampoco que Hansen ha sido una suerte de padrino para el conjunto, produciendo varios de sus trabajos, llevándolos de gira, e incluso compartiendo escenario con ellos en algunos festivales. Hablando de las melodías vocales en el coro, estas suenan a una mezcla entre Hansi KürschPiet Sielck de Iron Savior.

The Ride Of Asgård es de los puntos altos. Suena a una canción de Gamma Ray en su estructura, donde los arreglos son excelentes, el coro es de grandes proporciones hímnicas y los solos les rememoran a la dupla Hansen/Richter. Nuevamente es destacable el buen trabajo en las armonías del coro. Heirs To The Fighte es la infaltable composición de batalla, donde la base rítmica sigue ese ritmo galopeante que hemos escuchado mil veces, pero del que nunca nos viene mal otra dosis. Es raro, pero en bandas genéricas como StormWarrior es algo que se da por descontado, y se asume que en algún momento aparecerá una canción de estas características

Llegó la hora del «momento Running Wild» del álbum: Bloode To Bloode parece sacado de alguno de los discos de principios de los noventa de los piratas. Se trata de otro corte hímnico y con un más que decente trabajo de guitarras. A diferencia de Fyre And Ice que también suena a Rock ‘n Rolf y compañía, pero del material más rockero tipo Raise Your Fist, Souless o Raging Fire; de hecho, el riff es casi calcado al de la primera. Y en The Returne vuelven a echar mano de las «enseñanzas» de Hansen por su parecido con Last Before The Storm. Aunque las líneas vocales y los matices son de gran nivel acá.

En Wolven Night la introducción salva el barco (o el drakkar en este caso), con un «in crescendo» de buena factura y la melodía del coro tiene un sabor a Blind Guardian.  De Ravenhearthe les puedo contar que se trata de otro corte ultra veloz y genérico, que ya  lo hemos escuchado a otras agrupaciones y de mejor forma. En cambio The Valkyries Call es otro medio tiempo de proporciones ultra épicas (¡para variar!), con un coro triunfante y dotado de arreglos de teclado que le dan una atmósfera aun más grandilocuente. El solo «rockero» es un gran acierto, entregándole un poco más de variedad. Finalizando llegamos a And Northern Steele Remaineth, el más largo en duración –prologándose por más de seis minutos- y que cuenta con todos los elementos ya nombrados en las anteriores canciones

Después de todo, StormWarrior tiene buenas canciones y sus trabajos me parecen dignos del estilo. Pero su gran desventaja es que no cuentan con ninguna una pizca de originalidad, a tal punto que me cuesta tomarlos en serio si todas sus composiciones suenan a otros conjuntos. Si nos remontamos a Heading Northe era prácticamente lo mismo: una introducción similar, para luego revisar tracks que suenan a Helloween, otros en la línea de Gamma Ray, pasando por Running Wild y finalizar con un crossover de todo lo mencionado anteriormente. Lo he dicho antes, no me molestan los revival, pero es difícil que logren convertirse en referentes y ser algo más que una agrupación de wannabes.

El rollo vikingo pareciera ser la gran carta de presentación de StormWarrior. Así como escribir las letras y los títulos adaptándolos del antiguo inglés (Northe, Ravenhearthe, Bloode, etcétera)… pero tampoco estamos hablando de descubrir la pólvora. Es decir, les reconozco que hace bien la pega tocando lo que les gusta, se les respeta por esto, pero son prácticamente una banda tributo tocando canciones propias.

Así que prefiero seguir escuchando a quienes los inspiran…

Los alemanes STORMWARRIOR han firmado con Massacre Records para lanzar su próximo disco,  cuyo título tentativo sería «Heathen Warrior».  El álbum sería lanzado antes de que termine el año y vendría en una versión normal y en una especial, que incluirá material bonus, en formato CD, Digipack y Vinilo Gatefold.

La banda dijo, acerca del disco, que «los metaleros pueden esperar otra combinación de explosivas guitarras e interesantes ganchos, pero también algunas nuevas cosas que se suman al típico sonido de STORMWARRIOR».

Stormwarrior

StormwarriorSTORMWARRIOR reveló que la causa del atraso de su DVD «If It’s Not In Your Bloode – You Will Never Understand», fue el cambio de sello discográfico, ya que todo lo que llevaban en términos de promoción lo estaba realizando su anterior disquera. En todo caso, ahora que estos problemas están solucionados, esperan tener el trabajo lanzado dentro de los primeros meses del año.

Junto a esto, la agrupación alemana anunció que empezarán a trabajar en un nuevo álbum durante las próximas semanas para lanzarlo durante el año.

El tracklist del DVD es:

01 – And The Northewinde Bloweth
02 – Signe Of The Warlorde
03 – Heavy Metal Fire
04 – Heading Northe
05 – Odinn’s Warriors
06 – Thunderer
07 – Iron Prayers
08 – Ride The Sky *
09 – Murderer *
10 – Phantoms Of Death *
11 – Victim Of Fate *
12 – Judas *
13 – Heavy Metal (Is The Law) *
14 – I Want Out *

Bonus:

– «Impressions From The First 10 Years»
– «Iron Prayers» promo clip
– «Heading Northe» promo clip

(* con Kai Hansen)

Es inevitable no empezar este review advirtiendo a todos quienes buscan originalidad en cada banda que escuchan, que mejor no pierdan su tiempo chequeando este álbum.  Es que Stormwarrior no es precisamente una banda innovadora, sino más bien, de aquellos grupos que se dedican a tocar la música que más les apasiona, emulando y honrando a sus dioses en cada riff que tocan.  Formados en Alemania, se trata de una agrupación que sigue el legado de bandas como Running Wild y Helloween (época Kai Hansen), entre otras influencias, todo esto adornado con letras inspiradas en la mitología nórdica.  De hecho, la influencia de Kai Hansen es demasiado notoria, partiendo de la base que produjo sus dos primeros larga duración, los ha llevado de gira como soporte de Gamma Ray y, además, ha subido varias veces al escenario con ellos para interpretar clásicos de la primera etapa de Helloween.

Heading Northe es su tercer disco en estudio, y en mi opinión, si por un rato nos olvidamos de los prejuicios  y evitamos caer en comparaciones (algo utópico, por cierto), nos encontraremos con un buen disco de Heavy Metal inspirado en la vieja escuela.

Abre los fuegos la introducción And The Horde Calleth For Oden que sirve como preludio para el corte que le da título a la placa, Heading Northe, que inmediatamente me trae a la cabeza pasajes del Walls Of Jericho del grupo calabaza, sobre todo por la forma de cantar de Lars Ramcke (quién además toca la guitarra) con ese estilo raspeado y agresivo “a lo Hansen”, para ser más específicos.  Algo que se transforma en una constante a lo largo del disco. Metal Legacy, en su estructura, recuerda “hits” de Gamma Ray como Valley Of The Kings y Send Me A Sign. Al menos la intencionalidad de la canción sigue esa misma línea.

The Holy Cross, comienza con el sonido de cabalgar de jinetes prestos para la batalla, para derivar en un riff matador, que demás  cuenta con un coro de proporciones ultra épicas.  Es en este corte y en el que lo sucede, es decir, Iron Gods, donde se hace presente de manera más tangible la influencia de Running Wild.  Tanto así, que cualquier de estos cortes fácilmente podría ser confundido con algún clásico de discos como Pile Of Skulls o Black Hand Inn de los corsarios. Nuevamente la influencia de Gamma Ray se hace presente en Ragnärok y The Revenge Of Asa Lande, tiene guiños que recuerdan a la etapa más épica de Bathory.

Los siguientes dos cortes Remember The Oathe y Lions Of The Northe tienen todos los elementos ya mencionados anteriormente (clichés incluidos).  Incluso, el último es como el primo lejano de canciones como Pirate’s Song y Lions Of The Sea de Running Wild.  Y ojo, cualquier banda que se autodenomine como cultora del True-Heavy-Metal no podría ser catalogada como tal, si en su disco no incluye su “momento Manowar”, entonces Into The Battle nos trae a la mente pasajes de discos como Sign Of The Hammer o Hail To England de la banda de Joey Di Maio.  Para finalizar, nos encontramos con el outro And The Rides Of Walkyries, que es prácticamente la música que escucharías cuando las sirvientas de Odín te vienen a buscar para llevarte al Valhalla, luego de haber perdido tu vida honorablemente en batalla.

Honestamente, en 10 años más, cuando hagamos un balance de las bandas más trascendentes de esta generación, esta banda no aparecerá ni por si acaso.  De todas formas, no creo que ese sea el objetivo primario de ellos, es más, cuando una banda toca lo que le gusta y le importa un rábano lo que diga el resto (incluido este servidor) creo que desde ya los hace merecedores de respeto.  En líneas generales Heading Northe es un buen disco, con una buena producción, aunque algo monótono.  Seguramente, esto último no será impedimento para que lo disfruten todos aquellos que miran con nostalgia esos años de gloria de bandas como Running Wild y Helloween, entre otras.