Entradas

Este jueves 13 de junio se presentarán en Chile los holandeses PICTURE, quienes están celebrando 40 años de carrera musical, junto a los canadienses SKULL FIST, quienes vienen promocionando su última placa «Way Of The Road», lanzada el año pasado.

El evento se realizará a partir de las 19:00hrs en el Teatro Ex-Mundo Mágico y contará con la participación de ATOMIC GENOCIDEINHERITANCEAXE BATTLER.

Los valores de las entradas son:

Preventa: $23.000
Día del Show: $28.000

Las entradas pueden ser obtenidas online en www.tienda.monomandinga.com y tiendas Mucky Rock (Eurocentro); Voz Propia (Portal Lyon), Anarko Metal Shop (Valparaíso) y Tienda Riffs (Viña del Mar).

 

SKULL FIST ha dado partida al 2019 con el estreno del video para «Don’t Cross me», canción que pertenece al disco «Way Of The Road» lanzado el año recién terminado. El clip fue hecho de manera muy especial como destacaron:

«El presupuesto para este video fue de $10,000 dólares. Somos una banda de clase muy alta que solo lanza lo mejor entre los mejores productos y formas de rock & roll de alta calidad. Nunca encontrarás tal calidad en otro negocio. Oh, ahora somos un negocio, simplemente decidimos eso»

Skull Fist

Los canadienses SKULL FIST, estarían visitando Chile el próximo 05 de octubre, esto según el sitio en facebook de Cronos Produções, quienes aún se encontrarían en proceso de confirmación de fechas para lo que será el DRUNK FOR GOOD SOUTH AMERICA TOUR 2014.  Aún no se tiene información oficial de alguna productora local, confirmando el evento.

Hasta ahora las fechas serían las siguientes:

17/09 – Balsas, MA @Texas Pub
18/09 – TBA
19/09 – São Luis, MA @Bar do Nelson
20/09 – Guarabira, PB @GINÁSIO DO CIEC
21/09 – TBA
24/09 – Aracajú, SE @Republica
25/09 – Salvador, BA @TBA
26/09 – TBA
27/09 – Limeira, SP @Mirage
28/09 – São Paulo, SP @Fofinho Rock Bar

01/10 – Assunção, Paraguay @Kop Town
02/10 – Buenos Aires, Argentina @Asbury Club
03/10 – TBA
04/10 – TBA
05/10 – Santiago, Chile @TBA
07/10 – TBA
08/10 – TBA
10/10 – Porto Alegre, RS @TBA
11/10 – Florianópolis, SC @Célula Show Case
12/10 – Brusque, SC @Rock Bar
14/10 – TBA
15/10 – TBA

Los promotores que se muestren interesados pueden contactarse a Info@cronosentertainment.com

Parafraseando lo que probablemente debe ser el objetivo de la misma banda, los canadienses Skull Fist lanzaron su segundo larga duración bajo el título Chasing The Dream… y pareciera que efectivamente están dando pasos más concretos hacia la consecución de tal propuesta.  Con su anterior placa Head Öf The Pack, lograron llegar a un círculo más amplio de seguidores del metal tradicional, y de hecho les valió salir de gira fuera de su natal Canadá, algo que ya habían pavimentado con su EP Heavier Than Metal de 2010, el cual revisamos en la oportunidad de su lanzamiento.

Antes de entrar en materia, no está demás señalar que han sufrido algunos cambios en el line-up desde sus inicios.  Alison Thunderland y Sir Shred se fueron para formar otra muy buena agrupación, Axxion, y Jackie Slaughter reclutó a Casey Slade y Johnny Nesta (bajo y guitarra, respectivamente), y si bien Alison grabó la batería como invitada para el segundo álbum, ahora se ha integrado un cuarto miembro a la formación: Chris Steve, quien se hizo cargo de la percusión en este último trabajo.  Hechas las respectivas presentaciones, revisemos un poco el disco.

Nueve canciones componen esta nueva entrega de la joven agrupación canadiense, quienes, para aquellos que aún no los conocen, podríamos decir que son algo así como la respuesta canadiense a los suecos de Enforcer, ya que deambulan por terrenos ligados al heavy y el speed metal, de corte tradicional y ochentero, en todo sentido: música, sonido, letras, estética y gráfica.  Me imagino que debe haber quienes les desagrade este tipo de manifestación, pero en estricto rigor, el metal que hacen es simplemente el heavy metal que dio pie para todo lo que actualmente hacen otras bandas.  Lo que hacen estos tipos es tan solo dejar de lado un tanto los tecnicismos que han traído los mismos avances tecnológicos y recuperar la magia y espontaneidad de entonces, tanto a la hora de componer como a la hora de plasmar y registrar sus trabajos.  Sea como sea, lo mejor de todo es que el resultado logrado es muy bueno, y solo requiere que se le preste la debida atención como para comenzar a notarlo.

Si bien el estilo de la agrupación es bastante restrictivo, la verdad es que la dosis de metal que nos proponen en Chasing The Dream está muy bien balanceada, tenemos canciones muy veloces, con mucho de speed metal en ellas, otras plenamente heavy, y algunas incluso con aires rockeros algo glam, más que nada gracias a la incorporación de algunos coros y líneas vocales características del estilo.

Entre las canciones rápidas de la placa, nos encontramos con la inicial Hour To Live, que es de esas pensadas para hacer cabecear a quien la escucha desde el mismo inicio, con un coro muy ganchero, muy cuidado, potentísima desde el primer segundo.  Ya me la imagino destruyendo todo en un concierto.  Interesante trabajo en guitarras de Slaughter y Nesta, sobre todo durante los solos, con paralelas muy melódicas, agradables al oído y de fácil llegada.  Sign Of The Warrior, es otra de las más ligadas al speed metal, y para quienes siguen a la banda no será para nada extraña, ya que se trata de una nueva versión del tema con el que abrieron el EP que los hizo ganar notoriedad en el ambiente underground, claramente con mejor sonido, más sólida, y con un Slaughter que si bien mantiene ese tono agudísimo que ya le es característico, se percibe mucho más contundente.

Otro de los cortes que encajan en la faceta más speed de los canadienses es Don’t Stop The Fight, la que posee un inicio que les recordará a aquel fantástico tema de los alemanes Helloween, Ride The Sky, y es que la influencia, al menos al inicio, es bastante obvia.  Sin embargo, esta canción también tiene momentos más calmados, y no todo es velocidad en ella.  Llegado el momento de los coros, la velocidad decae bastante y se torna mucho más melódica, dejando de lado esa agresividad teutónica de la que hacía gala en un comienzo.

Entre las más rockeras tenemos a Bad For Good, pero que no se malentienda, seguimos hablando de heavy metal, solo que de uno mucho más melódico, mucho más “glamero” si se quiere, aunque más que nada por esos coros algo fiesteros y facilones, y que, hay que decirlo, le sientan extremadamente bien a esta banda.  La voz de Jackie Slaughter, sin hacer ningún esfuerzo ni nada más allá de lo que ha mostrado siempre, queda perfecta y muy ad-hoc en este tipo de canciones más vacilonas, demostrando que tiene ahí un potencial para otros estilos que aún no ha explorado del todo.

Ahora vamos a lo más netamente heavy metal del disco: Chasing The Dream, Call of The Wild, You’re Gonna Pay y Mean Street Rider, son de las canciones más propiamente heavy, con cabalgatas características del estilo.  Iron Maiden y Judas Priest se hacen presentes, pero sin opacar la capacidad compositiva de la banda.  Son todas canciones que recuerdan lo mejor del heavy metal ochentero, pero con la suficiente identidad como para no olvidarnos que lo que estamos escuchando es efectivamente Skull Fist y no una agrupación inglesa de mediados de los ochenta.

Y eso es algo que debemos agradecerle a agrupaciones como esta, que si bien lo que buscan es rescatar la llama del heavy de antaño, procuran siempre aportar con algo propio, y no tan solo tomar lo ya dictado por los dioses en los diez mandamientos del heavy metal, si no también lograr que ese sonido característico de la mitad de la década de los ochenta, se perciba revitalizado, desbordante de la misma energía que nuestros antecesores lograron ver en él, misma energía que ha hecho que el estilo no perezca y se mantenga vivo hasta nuestros días.  Por eso demos gracias al señor Heavy Metal, el cual a través de sus fieles seguidores ha sabido reinventarse y mantenerse incólume hasta nuestros días.  Amén.

Antes que todo termine, para ser más precisos, en la octava posición, tenemos a Shred’s Not Dead, la que como el título indica, hace directa alusión a la complejidad con que han procurado componer la canción, aunque en realidad, luego de haber escuchado actos progresivos mil veces más complejos, tampoco es tan complicada ni rebuscada.  Hay mucha técnica en ella, eso está claro, pero la verdad es que para quienes están acostumbrados a escuchar este tipo de manifestaciones, no resulta tan sorprendente, técnicamente hablando.  Algo de Jason Becker es posible apreciar incluso, pero tampoco nada que sea determinante a la hora de clasificar lo que aquí nos proponen.  Es tan solo un buen instrumental, con un nombre que, a la postre, le queda algo grande.

Chasing The Dream es un muy buen disco, no lo duden.  Quienes gusten del heavy metal en su estado más puro, no tendrán ningún problema con él.  En algunos casos, quizás sea la voz de Jackie la que genere más dificultades, por lo aguda de ella.  Pero la verdad que uno termina por acostumbrarse rápidamente.   Al sumarla al estilo de la banda queda bastante bien.  Skull Fist definitivamente está para grandes cosas, así que no lo mediten tanto, denle una oportunidad.  Quienes gusten del heavy metal sin muchos cuestionamientos de por medio, gozarán de una muy buena placa.  Eso es seguro.

 

Me imagino que algunos ya se habrán dado cuenta que parece haber comenzado todo un nuevo ciclo para el metal en general.  Porque digo esto.  Simplemente porque se están volviendo a simplificar las formas de hacer música, a eliminar las orquestas pomposas y, aunque parezca redundante, a darle más importancia a la parte “metálica”, volviendo a lo espontáneo y dejando de lado los trabajos ultra producidos.  Algunas bandas, incluso, han decidido volver a grabar de forma análoga para lograr ese sonido que ahora se conoce como “vintage”, pero que no es otra cosa que el sonido que hizo grande al metal hace ya muchísimos años atrás, mismo que ha cautivado a toda una nueva generación de músicos de los más diversos estilos.  El thrash hace ya bastante rato que está viviendo un revival, lo mismo se ha dado en algunas bandas de death, en otras de black y por supuesto, el heavy  y el power metal no se han visto ajenos a esta… ¿moda?  Prefiero llamarlo como dije en un comienzo: “ciclo”.  Así lo demuestran bandas como Enforcer, Portrait, In Solitude y estos canadienses de los cuales hablaremos un rato, Skull Fist.

Heavier Than Metal, título bastante pretencioso, pero que a la vez habla bien del convencimiento que tienen en lo que hacen, es el primer EP de esta nueva agrupación luego de lanzar en el 2006 un demo de 2 temas, los mismos que podemos encontrar en este trabajo, más 3 nuevas canciones.  El estilo se enmarca dentro del heavy y el speed metal de la primera mitad de los ochenta,  “old school” si se quiere, con todo lo que eso significa en términos de sonido e influencias.  Los 5 temas que componen la placa son bastante rápidos, aunque el inicial Sign of The Warrior es el que se encuentra más ligado a la veta speed que impregna a la banda.  Los puntos altos de la placa están dados por el tema que da título al EP, Heavier Than Metal, y Ride The Beast, cortes que fácilmente debieran gustar a la gran mayoría que tenga al heavy metal como su estilo de cabecera.  Buenos riffs, muy buenos solos, cabalgatas, coros melódicos, batería y bajo solidísimos, y todos los ingredientes que hicieron grande el heavy metal en los ochentas.

Algo que podría llegar a crear controversia entre quienes se den el tiempo de oír este EP, es la voz, ya que es de esas ultra-agudas (no falsete) que si no te gusta a la primera, es probable que deseches por completo a la banda, independiente que la música sea muy buena, ya que puede terminar por saturar rápidamente al oyente.

De todas formas se trata de un buen trabajo, de eso que no quepa duda y sobre este punto quiero volver a referirme al tema del sonido “old school”.  Hace rato ya que nos venimos quejando del grunge, del nu, del metalcore y de cuanta nueva mezcla aparece, y estoy de acuerdo, a mí tampoco me gustan ese tipo de bandas, pero resulta que cuando aparecen agrupaciones que lo que intentan es mantener vivas las formas más tradicionales de hacer metal, también nos quejamos: que son poco originales, que suenan a “X” banda, que esto ya se había hecho antes, que no se arriesgan, que no experimentan… y bueno, ¿en qué quedamos entonces? o aceptamos esos “nuevos estilos” que tanto nos molestan o permitimos que sangre nueva toque música de “la vieja escuela”; siendo fan del heavy metal, claramente me quedo con la segunda opción.  Para quienes se interesen, pueden escuchar el EP íntegramente en el MySpace de la banda.