Entradas

SIX MAGICS ofrecerá este jueves 14 de junio su único show del 2018 en La Batuta, ocasión en la que también participará su guitarrista ERICK AVILA con su proyecto solista.

A través de distintos videos en sus redes sociales, la banda ha mostrado ensayos tanto con su actual formación, como otros en los que anuncian canciones de su demo «Trilogía de un Guerrero» (1996) con integrantes históricos.

El show está programado para las 21:00hrs. y las entradas se venden por Ticket Hoy (más cargo por servicio) y sin recargo enviando un correo a sixmagics@hotmail.com con el asunto «Entradas Batuta».

Los valores son:

Preventa 1: $5.000 (AGOTADA)
Preventa 2: $7.000
Puerta: $8.000

El bajista chileno Mauricio Nader (ALEJANDRO SILVA POWER CUARTETO, CLAUDIO CORDERO TRIO y SIX MAGICS) se presentará el próximo 7 de Abril en Sala SCD de Plaza Egaña para lanzar su nuevo disco «Our Soul Revealed». El evento además contará con la presencia de Tomás Díaz quien toca un Chapman Stick, instrumento bastante poco común que rápidamente tomó protagonismo en su carrera, con el que ha girado alrededor de Europa, y que presentará su primer trabajo solista titulado «Introspective».

Ya están disponibles las entrada con valor en preventas sin recargo: $4.000 escribiendo a mauro17@gmail.com, y en boleterías Salas SCD. También están disponibles en Dticket con recargo. El día del evento tendrán un valor de $6.000.

“Our Soul Revealed” es el nombre del próximo disco solista del bajista chileno Mauricio Nader (HIDALGO, SIX MAGICS, CLAUDIO CORDERO TRIO y ALEJANDRO SILVA POWER CUARTETO) el cual se publicará el próximo Marzo.  La placa consiste en canciones instrumentales para bajo eléctrico como elemento principal pero con acompañamiento de otros instrumentos. Como primer adelanto, Nader lanzó “Hope Within” el cual se puede escuchar más abajo.

Sobre este trabajo Mauricio comentó: “es un homenaje a la autenticidad, mediante una invitación a revelar lo que de verdad existe en nuestra alma: nuestros miedos, anhelos, alegrías, etc., en el fondo, lo que realmente somos”.

En este disco, Mauricio ha trabajado también junto a talentosos artistas chilenos para su consecución: Cada canción será acompañada de una ilustración realizada por la artista digital Laura Trisot, quién además realizó la ilustración de la carátula. Además, la co-producción, mezcla y masterización del disco está a cargo del Dj y productor Cristóbal Von Beck; y todo lo que es diseño, logo y diagramación de arte corresponde al diseñador Roberto Fernandez.

Además, Mauricio Nader a confirmado un show de lanzamiento del trabajo para el Sábado 7 de Abril en la Sala SCD Egaña, junto a lo mejor de sus piezas solistas, además de otras sorpresas.

 

El metal chileno se ha ido nutriendo de tremendos exponentes que cada vez nos regalan más y mejores productos discográficos, algunos con sus bandas y otros en formato solista, ese es el caso del guitarrista Erick Ávila, quien se hiciera conocido tocando con los ya reconocidos SIX MAGICS. Anteriormente, Ávila había lanzado un debut solista donde mantenía un sonido totalmente ligado al Power Metal, sin embargo, el año pasado decidió adentrarse más en la experimentación y la fusión entre lo progresivo y los sonidos de nuestra tierra. Precisamente ese es el trabajo que revisaremos a continuación.

Origen” es el nombre de la placa que lanzara el año pasado Erick Ávila, un trabajo que consta de trece temas bastante variados entre ellos donde no paseamos sólo por sentimientos evocados sino, espectacularmente, por zonas geográficas muy marcadas, logrando una fusión sonora exquisita que no cualquiera logra crear. Todo esto arranca con el tema que da nombre al disco, Origen, el que comienza con una ambientación bastante futurista donde los teclados son los principales protagonistas para dar paso a todo el metal que el guitarrista ya nos tiene acostumbrados. Una potencia tremenda se toma el track para permitir que la virtuosidad de Ávila baile sobre esa base rítmica cambiante, una pieza que abre las puertas a un viaje impresionante por paisajes sumamente distintos entre sí, recordando todo el tiempo que esto es Power Metal, subiendo y bajando las revoluciones, una entrega de calidad desbordante.

Pero como ya dijimos, el viaje que Ávila nos propone no es sólo a través de sentimientos sino también de lugares y así nos llega … Y Fuimos Cueca, donde la guitarra se tranquiliza un poco para presentarnos una tonada exquisita del centro de nuestro país en versión Metal, una fusión que algunos habían intentado antes pero sólo en pasajes cortos o en versiones menos pesadas, siendo una innovación interesante, la que, luego de un pasaje que nos lleva nuevamente un poco al espacio, nos regresa a la tierra acercándonos a una especie de cueca metalera, presentando una mixtura muy bien lograda donde ninguno de los sonidos opaca al otro.

Seguimos el viaje y ahora la batería nos trae un ritmo típico de nuestro norte y la guitarra de Erick nos da la bienvenida a Descarga Andina, donde nos presenta una especie de huayno metalero, con algunas pausas de tranquilidad. Acá nos encontramos además ya con un piano más latino, más caribeño quizás, acompañando los sonidos andinos y reforzando la fusión de estilos y ritmos, una delicada obra de arte que se forma desde ámbitos tan distintos que se configuran en un tremendo acierto compositivo.

Un ritmo más detenido nos lleva al otro extremo de nuestro país y la guitarra emulando una trutruca nos da la bienvenida a La Batalla de Tucapel, canción que presenta un sonido mucho más pesado, trayéndonos no sólo a visitar un pedazo de tierra chilena sino también un momento de nuestra historia, incorporando algunos sonidos que se acercan a los himnos y marchas de guerra, usando todos los elementos musicales posibles que nos dejen claro qué es lo que nos quiere transmitir. Uno de los puntos más altos de esta placa, sin dudas.

Texturas nos saca bruscamente de ese escenario y nos lleva a la vena más progresiva del disco, donde podemos disfrutar, tras la introducción, un ritmo de bossa nova exquisito que nos relaja todo lo que puede haber tensionado el tema anterior, recibiendo el impacto del Metal de la guitarra de Ávila de manera suave y refrescante, con una base rítmica activa, una batería que juega incansablemente y un puente tremendo que nos regala unos segundos de relajo total para empezar nuevamente a levantarnos a través de los riffs inspiradísimos que nos dejan esperando más hacia el final.

Un riff que nos recuerda al ANGRA de los 2000 nos abre la puerta para Festejo, un tema rápido pero liviano, cómodo para disfrutarlo en cualquier momento donde fácilmente se siente la onda celebrativa que quiere transmitir, disfrutándose un tremendo groove que nos acerca un poco a la cumbia quizás, pero sólo un poco, manteniendo el sentido progresivo de la pieza en todo momento.

Nuevamente levantándonos un poco fuera de la Tierra arranca Infinito, pieza donde el bajo se hace más protagonista en los primeros segundos, con guitarras que suenan más espaciales, recordando incluso algunas películas o series de ciencia ficción. Aunque nos saca fuertemente del contexto en el que nos traía el disco, es una tremenda pieza que nos lleva a disfrutar otra arista de la calidad compositiva de Ávila, manteniendo un ritmo tranquilo durante los cuatro minutos y medio que dura, llevándonos en un viaje sideral como para que observemos desde fuera todo ese mundo que nos quiere mostrar el disco.

Lamento arranca en una línea más pesada aunque sin gran potencia sino, más bien, manteniendo el ritmo anterior para dejarnos caer en una suerte de tango metalero, lo que nos regala uno de los pasajes más evocativos de la placa, acaso en las callecitas de Buenos Aires disfrutando su ambiente taciturno y bohemio. Una pieza delicada, sin arranques de locura ni potencia, sólo una composición correctísima que nos permite disfrutar sin necesidad de explotar más de lo necesario la vena metalera. Podríamos decir que tiene “ese qué sé yo”.

Luego nos vamos a un riff rasgueado donde nuevamente el bajo se hace protagonista para cabalgar en las Llanuras que nos llevan un poco al folcklore españolizado de los países más nortinos en Sudamérica. La guitarra de Ávila se luce con toques tipo flamenco y un regreso a la potencia del Power Metal, dejándonos imaginar quizás una pareja de bailaores mientras nos paseamos alrededor de la pista. Hacia el final los cortes rítmicos abruptos le entregan una agresividad exquisita que no alcanza a ser brusca, algo difícil de definir pero que le entrega otro plus más a esta pieza.

Con Ayün, la velocidad nuevamente baja llevándonos a un escenario más nostálgico, más sentimental y es que por algo lleva el nombre que decidió ponerle a este track. No es difícil imaginar una escena romántica entre los protagonistas que se nos ocurran al escuchar estas melodías. Me atrevo a decir que es uno de los puntos más altos en esta placa donde Ávila logra condensar y transmitir todo el sentimiento que encierra el concepto ayün, palabra que en mapudungun engloba todo lo relacionado con el amor.

Memorias nos pareciera trasladar al puerto de Valparaíso para disfrutar uno de sus tan tradicionales vals, mantenemos el ritmo suave y disfrutamos de las imágenes que la música nos puede evocar. Es inevitable empezar a sentir un poco de sed en un minuto a lo largo de este track, quizás un vino navegado, hasta que hacia el tercer tercio de la canción nos recuerda que esto es Power Metal y, sin cambiar demasiado el ritmo, nos levanta el ánimo para terminar por lo alto. Me atrevo a decir que quizás sea uno de los puntos más bajos de este trabajo, no obstante, sigue siendo una tremenda pieza y, sobre todo, muy pero muy bien lograda.

Me cuesta trabajo recordar a qué ritmo nos acerca Indómito, se acerca bastante a los ritmos que flotaban en nuestro país a principios de la década de los ’70 y, mezclando esa idea y el nombre, es precisamente hacia donde creo que apunta este tema, a un pueblo indómito que ha sufrido por culpa de sus compatriotas a veces y muchas más veces por culpa de la naturaleza pero que siempre se ha puesto en pie, se ha defendido, ha luchado y lo sigue haciendo. Acaso un llamado a despertar a medida que la velocidad va aumentando, aumentando y ganando potencia y agresividad hasta terminar abruptamente, quizás queriendo decir que la historia no ha terminado.

Así es como llegamos a Elian, tema que cierra este trabajo en la línea más relajada del mismo, dejando notar inspiraciones de Joe Satriani y Steve Vai, una tremenda pieza que gana algo de potencia y peso hacia el primer minuto pero que no deja de evocar esta sensación paternal, este sentimiento de observar y cuidar a alguien más. La veta progresiva acá se luce, es simplemente una maravilla de tema que no puede dejar absolutamente a nadie indiferente, nos lleva por un laberinto de emociones positivas y cálidas que se convierte en un cierre tremendo para un disco en que se nos lleva, como dije al comenzar, por un viaje emocional y geográfico.

Erick Ávila simplemente nos demuestra en este trabajo que su calidad compositiva y ejecutora están a un nivel altísimo. Una obra que tiene, además, la dificultad de ser exclusivamente instrumental, un detalle que siempre he considerado de mayor mérito puesto que no tienes líneas vocales en las que simplificar la música, hablamos de trece tracks de solamente música con altos y bajos, quiebres rítmicos y cambios varios que se sostienen por sí mismos sin una interpretación vocal de por miedo, lo que considero hace este tipo de trabajos aún más valorables.

Siempre es un orgullo poder revisar material chileno de tan alta gama, claro, por la fusión de sonidos con la que Ávila se quiso arriesgar es un poco difícil de digerir por completo a las primeras escuchas pero, desde el primer momento, se disfruta, especialmente el viaje que nos lleva a dar sólo con sonidos “metalerizados” de ritmos tan propios de nuestra tierra sudamericana, algo que hasta el momento nadie se había arriesgado a hacer y que nuestro compatriota logró con creces.

 

 

Los chilenos VIOLENT PASSION SURROGATE están presentando «Fear Index», perteneciente a su nueva placa de estudio «Rhizomorphic», la cuál será lanzada durante el primer semestre de este año.

Con este disco se consolida la alineación integrada por Sergio Domínguez en las voces, Diego Contreras en el bajo, Guillermo Pereira en batería y Gabriel Hidalgo en guitarras.

La portada y arte del disco están a cargo de Roberto Fernández, quién ya se ha destacado por sus trabajos en los discos «Quasar» (CLAUDIO CORDERO) y «Lancuyen» (HIDALGO).

VIOLENT PASSION SURROGATE se presentará hoy viernes en la Sala SCD Vespucio junto a DRAKE, para dar comienzo a la promoción de este nuevo material. Además, compartirán escenario en el tour de CRIMINAL tanto en Rancagua como Santiago, los días 6 y 7 de Abril respectivamente.

Escucha «Fear Index» aquí:

Six Magics

El próximo 23 de Abril se realizará la primera edición de «ArmageRock», en la Casa de La Cultura de La Pintana. Hasta el momento, la producción a confirmado la presencia de SIX MAGICS, ALTO VOLTAJE, MACHUCA, SOULINPAIN y AUSTRALIS. El valor es de $5.000 en preventa y $7.000 el día del evento y las entradas están disponibles en Mucky Rock (Eurocentro Locales 211 y 212)

«La idea de hacer este primer evento con estas bandas es que queremos iniciar este ciclo con integrantes de la comuna o ex-vecinos como es el caso de Ely Vásquez, vocal de SIX MAGICS, nacida y criada en la comuna, como AUSTRALIS que se originó en la comuna o mi caso particular que hasta el día de hoy vivo en La Pintana» comentó Ery López, bajista de ALTO VOLTAJE.

ArmageRock

Violent Passion Surrogate

Los ex compañeros en SIX MAGICS Gabriel Hidalgo (guitarra) y Sergio Dominguez (voz) vuelven a juntarse en un nuevo proyecto musical llamado VIOLENT PASSION SURROGATE, banda que completan Guillermo Pereira (ENTROSPECT, KNELL) en la batería y Marcos Sánchez (DELTA) en el bajo.

El grupo mezcla elementos del metal progresivo e industrial para generar una nueva propuesta manteniéndose fieles a las raíces del metal. «El proyecto nace por un deseo de generar una música inspirada en los sonidos más actuales del metal, sin dejarse llevar por las tendencias comerciales del género», comenta la banda que este año estará presentándose en vivo y generando nuevo material para la grabación de su LP debut.

La grabación del EP homónimo se realizó durante Enero de 2016 y «consta de 4 canciones que abordan temáticas oscuras como la violencia colectiva, control de las masas, la alienación social y las relaciones humanas», según comentan. El trabajo estará disponible para descargar a través de Bandcamp y dentro de los próximos días en Spotify para su reproducción en streaming. La gráfica fue desarrollado por Ramón Pasternak, mientras que el logo y diseño del EP estuvo a cargo de Roberto Fernández.

La canción «Sound of Hate» fue la elegida para promocionar el EP, a través de un lyric video realizado por PRK Design y que puedes ver a continuación:

Violent Passion Surrogate

Recordamos a Gabriel Hidalgo y Sergio Dominguez como compañeros en SIX MAGICS aquí:

 

Six magics

SIX MAGICS, a través de su Facebook oficial, anunció que el «Segundo Encuentro Histórico Del Rock» ha sido suspendido por razones ajenas a la banda. Si bien el encuentro puede que se realice finalmente, la banda anunció que prefiere bajarse completamente al no haber seguridad de que esto ocurra El comunicado es el siguiente:

«Estimados Amigos:

Les informamos que por asuntos administrativos provenientes de la I. Municipalidad de Maipú y ajenos a nosotros, se suspende el «Segundo Encuentro Histórico Del Rock».

Las razones esgrimidas por el municipio tendrían que ver con documentos de solicitud de autorización fuera de tiempo, lo cual habría retrasado la positiva respuesta de la Intendencia. Existiendo la posibilidad de correr la fecha del evento para el último fin de semana de diciembre, hemos tomado la decisión de no participar ya que no existe seguridad de que dicha fecha sea confirmada. Con el objetivo de no abusar de vuestro apoyo incondicional y de entregarles nuestro respeto como músicos, les entregamos esta información de primera fuente.

Lamentamos lo sucedido, pues teníamos muchas ganas de compartir con ustedes nuevamente, pero es una situación que escapa a nuestro control. 
Un abrazo y gracias como siempre»

Six magics

El quinteto nacional SIX MAGICS se presentará el próximo 19 de Diciembre en el «Segundo Encuentro Histórico Del Rock» y lo hará de una manera especial: para la ocasión la banda incluirá como invitados a 2 ex miembros como son los guitarristas Gabriel Hidalgo y Pablo Proharam.

El «Segundo Encuentro Histórico Del Rock» se realizará en el Parque 3 Poniente, Maipu. La entrada es gratuita y además de SIX MAGICS, el evento contará con la presencia de MASSAKRE, SI WEON SI, AGUATURBIA, INFUSIMIA, REMEZON, CARA DE HEREJE y SIDERALL.

Segundo encuentro

 

Galería de imágenes de SIX MAGICS en la SCD Bellavista, el pasado 21 de junio.

FOTOGRAFÍAS: JUDITH CARRASCO

[fbalbum url=https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152266469461775.1073741889.21170581774&type=3]

El hablar de Six Magics es hablar de una de las bandas emblemáticas en la historia del Heavy y Power Metal nacional, con una trayectoria que luce 14 años de plena vigencia pese a los muchos cambios que han tenido a lo largo de su historia. Prácticamente haciendo escuela en el género, el que actualmente es un quinteto se presentó en un show a tablero vuelto donde sus incondicionales fans demostraron una vez más que no le fallan al conjunto y están en todas.

Con un retraso de 20 minutos respecto al horario informado inicialmente y apoyados en una escenografía que constaba de un telón monumental y una cuidadísima iluminación que nada tenía que envidiar a shows en instancias más grandes, los 5 integrantes hacen su entrada con “Rolled” que apoyada en coros sampleados y una veta más “hard-rockera” que lo último que recordaba haber escuchado logran remecer al público que sin hacerse mucho de rogar se entrega completamente a la presentación, coreando también “Icy Lips” que pone la chapa con riffs pesadísimos y llenos de armónicos con todo el talento de Erick Avila. Muchas veces está en juego el mantenerse en una línea, asegurarse con lo que uno hace y “morir en la suya”, pero Six Magics no está para cuentos y demuestra que tiene toda la pasta que se necesita para poder pasearse por más estilos que el que tienes como base.

Este show estaba anunciado como uno lleno de invitados especiales, y la primera intervención de la noche es la reaparición de Pablo Proharam en las 6 cuerdas y por momentos  el show tomó una dirección un poco más pesada en cuanto a sonido. Puede atribuirse al equipamiento, quizás a una forma de sonar diferente, a la experiencia, pero se notó y mucho el cambio de mano entre Vicente Solucci (que es un muy buen guitarrista también) y el invitado, donde junto a Erick Avila “la dejaron chiquitita” (como se dice en el lenguaje futbolero) con clásicos como “Caleuche”. Cuando tienes que reemplazar a tipos de la talla de Pablo o al mismísimo Gabriel Hidalgo hay que tener no solamente talento, sino que un grado de valentía tremendo para atreverse a tomar esa posta y Vicente (o Vicho como cariñosamente lo llaman en la banda) tiene todas las armas para llenar ese espacio.

Entrado el show, Eli nos comenta que Erick presentará algunos temas de su proyecto solista, los que tuvieron una muy buena recepción por parte de la gente. Cómo no, si se trata de temas de una altísima factura donde una vez más la versatilidad juega un rol fundamental para mantener al público cautivo durante los dos temas instrumentales que tomaron cerca de 6 minutos cada uno, y cada segundo estaba lleno de virtuosismo, pero de ese que no aburre (mención aparte para el momento donde tocó el clásico tema de La Pantera Rosa). Ese que te mantiene expectante, pensando “¿Qué va a hacer ahora?” y no te deja un segundo de respiro porque si pestañeas te perdiste. Con solamente 2 temas fue suficiente para dejar en claro que todos los reconocimientos de Erick son fruto del esfuerzo, talento y sacrificio y no producto del azar o de la cuña.

Siguiendo con los invitados especiales, aparecen en escena dos de los músicos más talentosos que me ha tocado ver en sus respectivas áreas en este país: me refiero a Ives Gullé y Gabriel “Pickblade” Hidalgo para ponerle un condimento especial al show con las versiones de “Lamentos” de Húsar y “I Remember You” de Skid Row donde Ives simplemente se echa al bolsillo a todos los asistentes con todo el carisma y talento habitual, y formando un dúo interesante con Eli. Con respecto a la vocalista, tengo sentimientos encontrados con respecto a su presentación: Canta muy bien e impone mucha presencia, pero el volumen de la voz estaba demasiado alto, al nivel que se llegaba a sentir sobrepuesto del resto de la banda y por momentos hasta fuera de lugar. Además de estos dos temas, sonó “Trauco” interpretada de gran manera por Ives que, bajo sus propias palabras, cumplió uno de sus sueños al poder subirse a un escenario e interpretar lo que el mismo definió como “uno de mis temas favoritos”.  Por supuesto, tampoco se puede dejar de mencionar el gesto de nobleza que tuvo para con una integrante del “Ejército Libertador” como se les llama a los seguidores de Húsar quien perdió la vida ( Verónica Bastias, violinista y colaboradora en los shows de Alto Voltaje y Husar Acústico) y le pide a la gente que se le despida no con un minuto de silencio, sino que con un caluroso aplauso a lo que el público procede a entregar la ovación más grande de la noche.

Antes de ir con la parte final del show, Eli toma la palabra y agradece a todos y cada uno de los asistentes, músicos, encargados de producción y prensa presente. Por qué destaco esto? Porque muchas veces se dice que los que estamos en esto solamente nos interesa “ir a los conciertos gratis” y  “para figurar”. Eli lo deja más que claro al indicar que como muchas de estas cosas se hacen “por amor al arte”, sacrificando cosas igual que todos quienes hacen algo por gusto.  El cierre de la jornada estuvo a cargo de las majestuosas “Behind The Sorrow” y “Falling Angels”, por lejos el tema más pedido por los fans, quienes salieron con una sonrisa de oreja a oreja por la presentación de, como dije en un principio, uno de los puntales del Power Metal nacional. Aplauso cerrado y ovación para una noche que estuvo marcada por la comunión entre una de las grandes bandas y una de las más grandes legiones de seguidores.

 

 

Quizá el regreso más esperado por muchos.  Si bien hace 4 años que venían haciendo ruido, faltaba esto, faltaba una presentación oficial, donde ellos fueran los protagonistas, donde el público estuviera ahí por ellos.  Pero para concretarlo, no podían llegar y plantarse en un escenario sin algo nuevo que mostrar, algo tangible, no solo un single dando vuelta en SoundCloud, no solo un “este tema es de nuestro próximo disco”, no, faltaba el “este tema es de nuestro nuevo disco, el cual tienen en sus manos” y así fue.  Es que El Laberinto de Los Sueños, se merecía una presentación en grande, y que mejor que en el ya clásico recinto La Batuta.  Pero vamos a revisar qué fue lo que pasó el pasado viernes 23 de mayo en el local de plaza Ñuñoa.

Como es habitual, cerca de las 23:00 hrs. se abrían las puertas y ya había muchos fanáticos a la espera, caras conocidas y nuevas también, pese al frío, en ningún momento el entusiasmo de los impacientes mermó, ya que no sólo era Polimetro el que nos brindaría un gran show, sino que Six Magics eran los encargados de darnos la bienvenida a esta velada.

Con certeros temas como Rolled, Another Day, Do You Remember y Star Another Day, la banda siempre liderada por la simpática y sensual Elizabeth Vasquez, nos dejaba claro que eran la mejor elección para acompañar a los festejados.  Luego, el genio de Erick Ávila, nos regalaría Vica, para ir conociendo más de su trabajo como solista, seguido de Behind the Sorrow, Animal, They y para finalizar Falling Angels, Six Magics abandona el escenario.  La banda tiene una puesta en escena notable, el local estaba llenísimo y prendido al máximo, me gusta ver la complicidad que tienen Mauricio y Erick con Elizabeth, uno los ve  y no deja de pensar que todo lo hacen con mucho cariño hacia el público, y eso se agradece.Como todos saben, fueron 13 años desde la separación de Polimetro, por lo cual no era raro sentirse un poco nervioso ante esta presentación, ¿seguirán teniendo ese fiato de antaño? ¿Cómo se relacionaran con los nuevos integrantes? Muchas interrogantes, las cuales fueron respondidas el viernes pasado: una impecable presentación, 14 temas muy bien elegidos, que fueron comandados por Trance seguido por Despertar, los cuales sonaron impecables, luego sería el turno de Hijos del Terror, clásico a estas alturas , de la mano con Oscuridad de Mente , Sola y Poder Volar, daban la bienvenida a Fábulas, en compañía de la carismática Elizabeth Vásquez, se notaba preparación de ambos, todo preparado con cariño, y de ahí un respiro para la ya, a estas alturas, repleta Batuta.

Sólo 15 minutos pasaron para traer de vuelta a Susarte y compañía, quienes con Milagros, sorprenden nuevamente al público con este nuevo tema, cabe destacar que estas canciones están tan bien interpretadas en vivo, que en ocasiones superan a las de estudio.  Luz y Sombra con algunos cambios de ejecución, sorprendió gratamente a los asistentes.  Ya cerca del final, se dejaban escuchar notablemente El Caos, la preciosa Ella, quien uno al escucharla se imagina a quienes va dedicada.  Inferno y Episodios marcarían el final de una excelente noche, fría, pero intensa.

Polimetro a mi parecer está más vigente que nunca, con dos discos bajo el brazo y una agrupación que lo único que hace es seguir perfeccionándose, tiene para rato.  Quedó demostrado esa noche, donde el público se fue más que conforme, feliz y agradecido de tener de vuelta a estos legendarios de la escena nacional.

 

Galería de imágenes de lo que fue el lanzamiento de El Laberinto de los Sueños, último disco de los nacionales Polimetro, realizado el pasado 23 de mayo en La Batuta, junto a Six Magics.

FOTOGRAFÍAS: ROBERTO LLANOS CÁCERES

[fbalbum url=https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152201284511775.1073741887.21170581774&type=1]

Después de un largo receso  musical, Polimetro nos vuelve a sorprender con una maravillosa producción de primer nivel, y por si fuera poco, Six Magics será la  banda encargada de dar la bienvenida a este encuentro. La invitación es para este 23 de mayo en La Batuta, Jorge Washington 52, ñuñoa a las  23:00 hrs. , entradas limitadas con un valor de $5.000 por Ticketek, sin cargo en The Knife.

 


Pronto les dejaremos un completo Review de este nuevo disco.

Luego de su exitosa gira por Alemania, el destacado guitarrista Erick Ávila, integrante de SIX MAGICS, presentará en la Sala SCD de Bellavista el próximo 29 de Marzo, su primer disco instrumental «Oblivion», e incluirá en su show una adaptación de repertorio emblemático del folclore latinoamericano.  Durante el show se presentará como invitado especial Eduardo Meza Villanueva, nuevo rostro del Stand Up Comedy Nacional.

Las entradas para el evento se encuentran absolutamente agotadas.

Sábado 29 de Marzo Sala SCD Bellavista 21.00 hrs.

 

El líder de SIX MAGICS, Erick Ávila, adaptó una versión del clásico de LOS JAIVAS «Mira Niñita». La canción fue enviada al Festival del Huaso de Olmué 2014, y aunque no quedó seleccionada, se dio a conocer al público en el video que puedes ver abajo.

Además del guitarrista, participaron Elízabeth Vásquez e Ives Gullé en las voces, Pablo Stagnaro, Rodrigo Aranda y Vicente Salucci.

Escucha el cover aquí:

Hagámonos la siguiente pregunta: ¿cuántos festivales de Rock y Metal hay en nuestro país? Ahora, ¿cuántos de ellos suponen un espacio para bandas locales únicamente? Es así: son realmente pocos los festivales de bandas nacionales que existen actualmente en nuestro país. Poquísimos. Claro, hoy tenemos el Metal Fest, pero convengamos en que allí las estrellas son las bandas internacionales y el papel que juegan los músicos chilenos no es estelar, siempre relegados a escenarios secundarios. Son las bandas invitadas. Por ahí anda la cumbre del Rock Chileno, pero es un festival de otra índole, en el que si llega a aparecer una banda de Metal o Rock Pesado hay que considerarlo una especie de milagro. Las hay, pero son las menos. ¿Festivales de Rock y Metal? No hay. A lo sumo alguna tocata organizada con muchas ganas, pero que no deja el plano del amateurismo.

Por todo lo anterior es que considero que lo vivido el pasado fin de semana en el Teatro La Cúpula del Parque O’Higgins es un hito que debería entenderse en el contexto de una realidad muy adversa para las bandas de la escena local. No le temo a la exageración cuando digo que el Chile Rock Festival fue algo histórico. Algo que, esperemos, marque el inicio de una bonita tradición anual que implique, por qué no, el advenimiento del fortalecimiento de una escena que, hoy por hoy, no es fuerte. Es de esperar que esto signifique el desarrollo de un aprecio por parte de la fanaticada hacia las bandas que hacen un esfuerzo por hacer música en Chile. ¡Ojo! No hablo del clásico chovinismo de que “hay que apoyar lo que es chileno porque es chileno y porque nosotros somos chilenos”. Para nada. Eso siempre me pareció un absurdo mayúsculo. No. Yo hablo de apoyar a las bandas locales porque, en su gran mayoría, son buenas y tienen un mérito enorme.

Ahora, difícil será apoyar a esas buenas bandas si no las conocemos. Y allí es donde iniciativas como Chile Rock Festival se vuelven trascendentales y del todo fundamentales. Creo conocer a muchas bandas chilenas, algunas bastante bien, pero no fueron pocas la agrupaciones que escuché por primera vez en esta primera edición de Chile Rock, bandas buenas que ahora podré comenzar a seguir y disfrutar. Y así debería ser para todos. Bueno, no es que “deba”, pero qué bueno sería, ¿no? Porque así es como crece y se desarrolla un movimiento como el Rockero/Metalero, que no deja de ser un movimiento eminentemente cultural. Por esto es que desde aquí, y a nombre de PowerMetal.cl, quiero felicitar al maestro Víctor Escobar (de Alto Voltaje) por atreverse a hacer esto, así como a la producción del evento, por tan magnífico trabajo.

SÁBADO

Pues bien, si bien es cierto nos parece importante destacar y valorar la variedad de estilos, en esta crónica nos centraremos en las bandas más identificadas con el Power y el Heavy Metal, como es de esperar. Dicho esto, creo que el primer día fue algo más variado que el segundo, con bandas de Punk/Ska, Hardcore, Heavy Metal, Hard Rock y hasta Death Metal. Aquella primera jornada la inauguraron a las 15:50, -con una puntualidad extraordinaria-, los muchachos de Corona de Espinas, cultores de un Heavy Metal bien agresivo, con tintes Hardcore en sus voces bastante interesante. Su propuesta sin duda merece la pena. Sonaron bastante bien por lo demás.

Siguió EQZ, impresionante banda que se echó al bolsillo a los asistentes de inmediato, en buena medida gracias al carisma de su orondo vocalista, que no es otro sino Daniel Tobar, más conocido por haber sido el batero de bandas como 2X, BBs Paranoicos y también Devil Presley. El tipo sale al escenario y lo primero que hace es apelar al público y preguntar: ¿Vinieron a ver a la Kel? ¿Qué hacen ahí sentados? ¿Vieron a ver a la Fran Valenzuela?” Todo acompañado de fuertes chilenismos. Ante esto todos reaccionan, se ponen de pie y van a darle su apoyo cerca de la barricada. Tocaron temas como Sin Pudor, Alma Negra, Depravación y Poder y Sangrientos Rituales. Me sorprendieron por el tremendo despliegue de fuerza y el gran carisma de los integrantes. Hasta un cráneo de vaca sacaron, al cual en algún momento Daniel le cantaba, cual Hamlet en su famoso soliloquio. Y a pesar de no haber mucha gente a esa hora, la gente prendió tanto que hasta unos mosh brutales se vieron, de esos en que los tipos salen volando.

En seguida vino Kingdom of Hate, que desgarró oídos con su integración de Thrash y Heavy Metal, con sonidos algo más modernos. Óptimo el nivel vocal exhibido por Andrés Marchant, aunque al comienzo se le vio algo apagado en su despliegue escénico, sólo sobre el final tiró algo más de carne a la parrilla. Si hasta indumentaria tipo Rey Brujo de Angmar, lider Nazgul (de El Señor de los Anillos) sacó. También altísimo el nivel mostrado por los otros integrantes, sobre todo por los guitarras Nataniel Infante y César Añasco. Aprovecharon también de presentar a su nuevo baterista, nada más y nada menos que Fran Muñoz, el crack conocido por su trabajo en Dorso y Husar. Regalaron temas como My Fears y Hidden Rulers of the World, de su nuevo disco. Buena presentación.

Más tarde Aneurisma trajo su bien trabajada propuesta de Metalcore al escenario. Buena faena la de los muchachos. Hubo un momento en el que se disponían a tocar un tema de su nuevo disco, señalando que era especial porque con él “habían logrado encontrar su sonido”. Lo curioso es que, uno de los guitarristas rompió una de sus cuerdas, y dado que el tiempo apremiaba, tuvieron tocar así. Sonaron increíble, lo que habla del talento de los integrantes. De hecho, y esto es una apreciación personal: sonaron mejor con una guitarra que con dos. También tuvieron tiempo para comunicarse con la audiencia, siendo muy bonito el momento en que se dieron tiempo para saludar a un pequeñito de unos 4 o 5 años que estaba allí, en la cancha, sobre los hombros de su viejo rockeando, justo antes de despacharse la tremenda Renacer. Bien ahí.

Siguieron los cracks de Triburbana, una banda que no tenía en carpeta, pero que me maravilló con su interesantísima propuesta, que combina el Heavy Metal con sonidos autóctonos de Chile, y que por cierto solo pudimos apreciar debido a que se reunieron “porque un grupo de amigos organizó el festival”. Utilizaron muchos instrumentos de origen Mapuche, como son el trompe y la trutruca. A decir verdad: cuando comienza a sonar la trutruca, el público estalla con una ovación tremenda, como reconociendo la intención de rescatar lo auténticamente chileno. Extraordinaria puesta en escena además, con su vocalista Pancho Miranda animando al público con cada cosa hacía, pasos de baile incluidos. La presentación arranca con Miranda recitando algunos versos de La Araucana, de Alonso de Ercilla, tras lo cual se vinieron temas notables, como El Cóndor y el Águila (con uso del theremin incluido), Zona de Catástrofe (con hermoso coreo del extraordinario chilenismo que forma parre de la letra), Naturadentro, Ají Chile y Nación Amerindia (verdadero temazo), entre otras. Excelente respuesta del respetable, que por muchos pasajes hasta coreó sus canciones.

En seguida llegó el momento del segmento Punk/Ska de la jornada, de la mano de bandas como Los Mox! y Machuca. Increíble lo de Los Mox a decir verdad. Sólo entonces me percaté de que buena parte de los asistentes eran fans de esa corriente, por lo que no fue extraño que con ellos se haya vivido uno de los momentos álgidos de todo el festival. Casi la totalidad de la gente coreó canciones como Killing The Chicken, Tengo Caña, Cuando Tomo, Rompiendo la Ley (cover de Judas Priest), un medley de Slayer, y los hímnicas Yo Admiro a Don Ramón y Ataque de Caca, entre muchas otras. Lo propio haría Machuca con Ella, Desde Mi Ventana, Al Patibulo, Los Primeros y El Último y Olvidando. Los más adeptos a los estilos profesados por estas bandas estaban vueltos locos.

Posteriormente llegaría al fin lo que uno estaba esperando: el Heavy Metal clásico. Los primeros en dar cara por nuestro estilo serían Alto Voltaje, comandados por el gran Víctor Escobar, que como señalamos anteriormente, fue el principal ideólogo del evento. La mítica banda se valió de sus más grandes himnos, como Adiós A La Fábrica, Alto Voltaje e Historia, con los cuales hicieron vibrar a los presentes, poniendo centenares de puños en alto. Los respectivos coros de estas canciones resonaron con fuerza en La Cúpula. También hubo espacio para cosas más fiesteras, como Rock y Burdel, momento en el que varios que se encontraban sentados se pararon y se acercaron al escenario, pues aparecieron unas bellas muchachas en paños menores a bailar. No los culpo, hasta yo dejé de tomar notas por un buen rato, ejem. Otras como Rocker y Ruda y Sexy terminaron de armar el fiestón en el recinto. Grandiosa actuación la de estos héroes del Rock Nacional.

Inquisicion no fue menos e hizo lo propio. Con su enrome arsenal de clásicos deslumbró a los pocos que pudieran no haberles conocido, y maravillaron a sus seguidores. Quizás esté demás decirlo, pero los despliegues técnicos de los profesores Domic y Schäfler resultaron alucinantes. Uno los ha visto no sé cuántas veces ya, pero siempre se maravilla con el increíble talento de estos monstruos. Lo de Paulo es simplemente increíble. Su voz es más bien un taladro que pone a prueba la resistencia de los tímpanos. Un poderío increíble. Lograron mezclar de buena forma sus grandes clásicos, como Arde El Volcán, con algo del material más reciente y que será parte de su nuevo disco: The Valley of St. Mark, City Of Pain y The Codex. Mencionar también que estaban aprovechando de celebrar sus veinte años de carrera. ¡Qué bonita manera de hacerlo!

Después llegó todo el Metal más extremo con Sadism, banda veterana (¡desde 1988 ya!) que, debo reconocer, no conocía con tanta profundidad, pero cuya aplastante puesta en escena me obliga a investigarlos más. Realmente devastadores. Un nivel técnico superlativo, comandados por el eximio Gabriel Hildalgo, a quien se suman otros maestros como Juan Pablo Donoso en batería, un monstruo; Pablo Proharam en la otra guitarra, Juan Moore en bajo y el enorme Ricardo Roberts en la voz, líder de la agrupación. ¡Y qué voz! Arrollador de principio a fin. Tocaron bastantes canciones de lo que será su próxima producción, The Ocularis Domi-Nations, que por cierto será su regreso después de once años de silencio (más allá de algunos discos compilatorios). Bien por ellos.

Cerrando la noche estuvo Chocloneta, con una propuesta tan peculiar como su nombre. Se trata de una mezcla muy interesante entre algo así como Thrash Metal, con percusiones y otros instrumentos que recuerdan a bandas muy ajenas a lo que uno acostumbra escuchar, como Chico Trujillo. Pero hay que insistir en el componente Thrash, porque realmente tienen momentos arrolladores y brutales. Como dijimos antes, muy interesantes. Misma cosa con Devil Presley, Heavy Hard Rock del bueno, de ese que prende de inmediato a la audiencia y le hace entregarse a acordes sencillos, sin mayores pretensiones que patear cabezas. Temas como Resisto, Six Pack y Aguardiente fueron los portadores de la misión de cerrar la fiesta del primer día del Chile Rock Festival 2013.

DOMINGO

La segunda jornada, la dominical, arrancó también de forma excepcionalmente puntual. También participaron doce buenas bandas, ante unas 600 personas. Cabe destacar también que esta jornada estuvo un poco más cargada al Metal más melódico, con bandas como Concerto, Six Magics o los propios Husar, así como también al Hard Rock, con grupos como Silverjack, Tumulto o La Máquina. Y hablando de ellos, de La Máquina, fueron los oriundos de Isla de Maipo los encargados de abrir los fuegos de la segunda jornada, a las 13 horas ya estaban subiendo al escenario para regalar sus mejores temas, como la emotiva pero poderosa Réquiem Para Un Rockero, dedicada a un amigo de la banda, Rock del Alma y Vampiresa.

La Más Gorda (LMG) devastó el lugar con su pesadísimo Heavy Metal. Fue, me parece, la banda que mejor sonido logró en la totalidad de los dos días. Sonaron como cañón. El suelo bajo uno no paraba de vibrar (literalmente), pero al mismo tiempo lograron sonar muy claros, con bastante definición. Por otro lado, sus temas me parecieron notables. Van muy en serio, ¿eh? No se dejen engañar por lo pintoresco de su nombre. Simplemente te vuelan la cabeza. Además hay algo especial en ellos: desde el momento mismo en que se paran sobre el escenario te cautivan, pues tienen una impronta y una presencia muy singular. Los ves allí y de algún modo sabes que te patearán el hocico. Nada, tremenda banda que aconsejo seguir con atención. Aconsejo escuchar Cerdo, canción cargadísima de crítica con la cual iniciaron su show.

El Power Metal de corte Neoclásico lo proporcionaron los floridanos de Concerto, que sorprendieron a varios con la excelencia de su nivel, regalando temas como Sueño Realidad, Condenas Del Tiempo y la más reciente La Luz Del Sol. Alucinante el nivel de experticia vocal de Jaime Salva, un verdadero monstruo de la voz. Algo similar ocurría cuando los prodigios Nelson Navarro y Felipe Ahumada, especialmente cuando ejecutaban esos vertiginosos solos simultáneos. Prosiguieron los muchachos de Battlerage, que asolaron la Cúpula con su inconfundible True Metal y con canciones de la magnitud de Heavy Metal Axe, Metal Slaughter, Raw Metal, By Steel I Reign Supreme y por su puesto Battle Rage. Como es de costumbre, el buen Fox-Lin Torres se robó la película con su desplante y la gente los premió con tremenda ovación al finalizar su presentación. Al comienzo poca gente se quedó presenciando su show, pero hacia al final, muchos se congregaron para verles, lo que habla de lo llamativo y atractivo del montaje de Battlerage.

El Hard Rock volvió a hacerse presente al alero de los chicos de Silverjack, quienes por cierto le imprimen un toque Heavy y bluesero muy llamativo. Tuvieron una notable entrega a lo largo de todo su show. Su propuesta es bastante directa, pero al escucharlos con detención uno nota que no es tan simple. Claro, sus temas son de líricas sencillas, que buscan llegar de inmediato al oyente, pero aquí y allá Chinorock se despacha tremendos solos que entusiasman a la gente. Lo mismo logra Jaime “Jaimetal” Dutrey. Superlativo cometido de Cristián Himmer también, tipo muy pulcro en su pegada, pero también poderoso. Algunos de los temas que ejecutaron fueron Carretera De Fuego y Fuego Blanco, con los que se vivieron los momentos más álgidos. Notable además el llamado el vocalista Chinorock para que Víctor Escobar (el creador del evento, recordemos) sea presidente. Ovación instantánea para el mencionado músico y la moción.

Memorable momento comenzaría a gestarse en el momento mismo que los míticos Polimetro suben al escenario. 16:10 y la gente se entrega por completo a lo que la banda liderada por Ricardo Susarte y los hermanos Esquivel pudiese hacer. Era sin duda uno de los momentos más esperados. Creo que quisieron irse a la segura, pues entonaron sus mejores canciones. Habmos de himnos clásicos del Metal Progresivo nacional, como Laberintos, Episodios, Fábulas y Los Hijos Del Temor. También se dieron tiempo para repasar algo de lo que será su nuevo disco, como Despertar. Hubo algunos problemas, como la ubicación del micrófono que debía ocupar el enorme Carlos Esquivel para realizar los coros. Ricardo pide un técnico que pueda solucionar el asunto, pero fue el mismísimo Ives Gullé el que se apersonó sobre el escenario. Aprovecharon de pedirle una botella de agua, la que llegó en seguida. Este detalle es decidor del ambiente de camaradería que había entre las bandas, y también entre las bandas y el público. A lo largo de los dos días fue todo como una fiesta entre amigos. Otra cosa llamativa fue la ausencia de América Soto en el puesto que ahora ocupa el bajista Alonso Poblete, quien dio cátedra con una actuación perfecta. Al igual que el maestro Patricio Esquivel tras los tarros y Mauricio Eyzaguirre en los teclados. Nada que decir, una presentación excepcional de una banda que a estas alturas es toda una leyenda.

En seguida los recontra legendarios Tumulto hicieron de las suyas y armaron la fiesta con su Hard Rock directo y clásico con toques de Blues. Siempre resulta emotivo ver cómo el legado de Poncho Vergara (Que Rockeando Descanse) perdura y se mantiene vivo a través del esfuerzo de su hijo Oliver y sus amigos. En verdad es tremendo lo que ha hecho Tumulto tras su regreso en 2009. Posiblemente se habían ganado al público incluso antes de subir al escenario, pero con clásicos como La Carretera Triste, Fantasías, Somos El Rock, Noche, Rock Solo Quiero Esta Noche y Esta Noche Será, se echaron a todos al bolsillo y cumplieron una labor extraordinaria. Por otro lado, Manuel Ezpinosa la descoció, demostrando que es digno sucesor del gran Poncho. Mención especial para aquél momento en que Oliver sube a su pequeña hija al escenario y la presenta como “la nieta de Poncho Vergara”, la pequeña no entendió nada seguramente, pero algún día sabrá que la ovación no era sólo para ella, sino que también para su abuelito.

Luego el Punk y el Ska también dirían presente en la jornada dominical a través de los míticos Los Peores De Chile, a quienes a pesar de ser “el bicho raro” de la jornada, se les escuchó con mucho respeto y hasta se les aplaudió a rabiar tras algunos de sus clásicos, como Cicciolina y Síndrome Camboya . Los puntarenenses de Hielo Negro regalaron la sencillez y potencia de su Rock y cumplieron un buen cometido, Demonio Parlante y Lobo Estepario fueron algunos de los cortes interpretados.

Alejandro Silva Power Cuarteto también la rompió con su virtuosismo y poderío. New Chaos, Habla Janus, Errock y Neopangea, fueron algunos de los cortes que el crack interpretó junto a su tremenda banda. El excelente sonido fue la tónica de todo el festival, pero aquí los técnicos se lucieron, permitiendo apreciar el detalle de todas sus composiciones. Breve pero maciza presentación del genio nacional. Y el Metal de alta factura siguió su curso cuando Six Magics salió a escena. Comandados por Erick Ávila y la gran Elizabeth Vásquez y estrenando nuevo guitarrista: Vicente Salucci, entonaron temas como Rolled, Another Name, Do You Remember, Behind The Sorrow, Carcass y Falling Angels, entre otros. Al comienzo Erick tuvo algún problema con su guitarra, la cual no sonaba, pero él mismo solucionó rápidamente el entuerto. También hubo espacio para el trabajo solista de Erick, pues Vica fue interpretada con mucho éxito, en términos de ejecución y recepción por parte de la fanaticada. Además vimos a una Eli en muy nivel, y bastante participativa con el respetable. Solidísima intervención del quinteto santiaguino-viñamarino.

La jornada y el festival tendrían su broche de oro con estelarísima presentación de Husar, quienes son, a juico personal, el mayor acto musical del país en la actualidad. Lo he dicho y lo repito: Husar debe ser lo mejor que le ha pasado a la música chilena en los últimos treinta años. Así lo entendieron los fanáticos presentes, quienes no pararon de ovacionarlos entre canciones, ni de cantar a lo largo de ellas. Los muchachos repasaron prácticamente la totalidad del disco que tienen a su haber, además de la reciente Clandestino. Hay que decir eso sí: el sonido no fue el mejor. Partieron con muchos problemas. La caja de la batería de Vincen Zbinden (el joven baterista de 17 años, y que fue sindicado como el doble oficial de Justin Bieber) prácticamente no sé oyó durante Condena. Ambas guitarras también sonaron sin mucha potencia. Quizás esto último se hizo intencionalmente, para dar oportunidad a que el importante trabajo de Pascal Coulon en teclados se oyera mejor, pero el resultado no fue el óptimo en el comienzo. Luego mejoró bastante eso sí, afortunadamente. La segunda canción sería Ejército Libertador, donde al menos los problemas en la percusión ya no eran tan evidentes. Al iniciar el corte aparecen desde detrás del escenario los personajes de Manuel Rodríguez (Ives Gullé) y Bernardo O’Higgins (Ricardo Susarte, de Polimetro) sosteniendo una hermosa bandera chilena decorada con referencias a Husar y al Ejército Libertador, como son conocidos sus fieles fanáticos. Gran interacción y teatralidad de parte de los cantantes, con ese cruce de miradas pendenciero Rodríguez y O’Higgins del final como epítome. En Humillación aparece Cristián Farías en su papel de Mariano Osorio. Qué extraordinaria voz la de este muchacho, tremendo en verdad. Sería acompañado por América Soto (Casimiro Marcó del Pont) y Jaime Salva (vocalista de Concerto, como José Miguel Neira). ¡Inolvidable la forma en que se coreó el estribillo! En seguida vino Opresión, en donde se levantaron centenares de puños en el momento en que Ives grita “¡Levanten sus armas!”. Luego salen Gullé y Salva y entran Farías y Soto, luego salen ello e ingresan a la cancha Susarte y Escobar, y así el desfile de personajes no censaba, todo con mucho dinamismo y prontitud, como exige un show de este nivel.

Termina ese pasaje y la gente no tarde en vociferar “¡Husar! ¡Husar! ¡Husar!” Allí llegó Clandestino, tremenda canción cuyo final fue engarzado al legendario coro de We Rock, del Maestro Santo Patrono de los Rockeros Ronnie James Dios. Tras aquello vino Héroe, con un Ives descollante y un Felipe del Valle (José Miguel Carrera) soberbio. En seguida el crack del bajo, Ery López, presenta Guerra, con su potente voz. Allí se suma el enorme Fox-Lin Torres para interpretar a Wekufe, imprimiendo una cuota extra de dramatismo e histrionismo. Prosiguieron con los temones Libertad y Lamentos, donde Jaime Contreras (como Bernardo Monteagudo) y Rodrigo Varela (como Manuel José Benavente, y a quien por cierto hay que rendirle un plauso, pues actuó a pesar de estar muy enfermo) tendrían ocasión de sumarse y mostrar sus cualidades vocales. Unión fue la canción que llevo al encore de la noche.

El capítulo final sería la monumental Héroe, que como siempre contó con la participación de Cristián Banda, dueño de los acordes en guitarras acústica y responsable de ese encanto que tiene la canción en su inicio. Fue memorable. Cristián solo sobre el escenario, en la total oscuridad, hasta que una tenue luz púrpura comienza a cubrirlo, para que de ese modo comience a pulsar las cuerdas de su guitarra. La Muerte fue la encargada de cerrar el telón de aquél domingo. La canción, y su interpretación en vivo están plagadas de momentos notables, tantos que no cabrían todos aquí, pero debo mencionar el grito de “¡aquí mando yo carajo!” que marca el desenlace de todo y genera un silencio de ultratumba por unos segundos, hasta que la gente se repone del golpe y reacciona, es tan potente que un escalofrío llega a recorrerte la espina. Sublime.

A pesar de algunos ripios de índole técnica, fue una soberbia actuación de parte de todos los músicos y los cantantes. Lo dejaron todo y la gente les premió con la correspondiente algarabía final y un aplauso cerrado. Y fue así como el telón final cayó a eso de las 22:30, tras muchas, muuuchas horas de buen Rock y Metal.

Dos días. Veinticuatro bandas. Más de 18 horas de música y quién sabe cuántas canciones dieron vida a esta primera edición del Chile Rock Festival. Excelente sonido, organización impecable y bandas de altísimo nivel es la indeleble marca que deja esta notable iniciativa en su primer capítulo, y que se espera sea replicada el año entrante, según lo manifestado por varias de las bandas concurrentes. Es cierto que la asistencia no fue tan masiva como uno hubiese querido, pero estuvo más que bien para ser el primer intento. Ojalá los organizadores persistan en estos intentos y sigan adelante con la iniciativa. Y claro, ojalá el próximo año tengamos una Cúpula llenísima, ¡porque de verdad vale la pena ir!

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Postales del Chile Rock Festival 2013 en el Teatro La Cúpula, donde se presentaron CORONA DE ESPINAS,  EQZ, KINGDOM OF HATE, ANEURISMA, TRIBURBANA, LOS MOX, MACHUCA, ALTO VOLTAJE, INQUISICION, SADISM, CHOCLONETA y DEVIL PRESLEY, el día sábado.

En tanto, el domingo contó con la participación de LA MÁQUINA, LMG, CONCERTO, BATTLERAGE, SILVERJACK, POLIMETRO, TUMULTO, LOS PEORES DE CHILE, HIELO NEGRO, ALEJANDRO SILVA, SIX MAGICS y HUSAR.

Fotos: Roberto Llanos (sábado) | Guillermo Salazar (domingo)

 

Este domingo 8 de diciembre se realizó la segunda y última jornada del CHILE ROCK FESTIVAL, en el Teatro La Cúpula. Doce bandas se presentaron ante cerca de 600 fanáticos que pudieron presenciar shows del más alto nivel.

La jornada la abrieron a las 13 horas los oriundos de Isla de Maipo, LA MÁQUINA, quienes regalaron su Hard Rock e hicieron vibrar a los que llegaron más temprano. La Más Gorda (LGM) devastó el lugar con su pesadísimo Heavy Metal. El Power Neoclásico llegó de la mano de CONCERTO, que sorprendieron con la excelencia de su nivel, regalando temas como Sueño Realidad, Condenas Del Tiempo y la más reciente La Luz Del Sol. Prosiguieron los muchachos de BATTLERAGE, que asolaron la Cúpula con ya clásico su True Metal y canciones de la magnitud de Heavy Metal Axe, Metal Slaughter, Raw Metal, By Steel I Reign Supreme y por su puesto Battle Rage. FoxLin Torres se robó la película con su desplante y la gente los premió con tremenda ovación al finalizar su presentación.

El Hard Rock volvió a hacerse presente al alero de los chicos de SILVERJACK, quienes tuvieron una notable entrega. Más tarde uno de los momentos más esperados tuvo lugar cuando POLIMETRO salió a escena a regalar sus clásicos: Laberintos, Episodios, Fábulas, y Los Hijos Del Temor. También se dieron de repasar algo de lo que será su nuevo disco, como Despertar. En seguida TUMULTO hizo de las suyas y armó la fiesta con su Hard Rock directo. Luego el Punk y el Ska también dirían presente en la jornada dominical a través de los míticos Los Peores De Chile, a quienes a pesar de ser “el bicho raro” de la jornada, se les escuchó con mucho respeto y hasta se les ovacionó algunos de sus clásicos. Los puntarenenses de HIELO NEGRO regalaron la sencillez y potencia de su Rock y cumplieron un gran cometido.

ALEJANDRO SILVA POWER CUARTETO la rompió con su virtuosismo y poderío. New Chaos, Habla Janus, Errock y Neopangea, fueron algunos de los cortes que el crack interpretó junto a su banda. El Metal de alta factura siguió su curso cuando SIX MAGICS azotó el escenario. Comandados por Erick Ávila y la gran Elizabeth Vásquez, y estrenando nuevo guitarrista: Vicente Salucci, entonaron temas como Rolled, Another Name, Do You Remember,Behind The Sorrow, Carcass y Falling Angels, entre otros. La jornada y el festival tendrían su broche de oro con la sólida presentación de HUSAR, quienes repasaron prácticamente la totalidad del disco que tienen a su haber, además de la reciente Clandestino. Los asistentes pudieron disfrutar de un show magnífico, con interpretaciones vocales extraordinarias y una entrega tremenda por parte de los músicos. El telón final cayó a eso de las 22:30.

Veinticuatro bandas dieron vida a esta primera edición del CHILE ROCK FESTIVAL, donde un promedio de 500 personas en cada jornada las apoyaron y alentaron. Excelente sonido, organización impecable y bandas de altísimo nivel es la indeleble marca que deja esta notable iniciativa en su primer capítulo, y que se espera sea replicada el año entrante, según lo manifestado por varias de las bandas concurrentes.

Las bandas que se presentaron en la segunda jornada fueron: LA MÁQUINA, LMG, CONCERTO, BATTLERAGE, SILVERJACK, POLIMETRO, TUMULTO, LOS PEORES DE CHILE, HIELO NEGRO, ALEJANDRO SILVA, SIX MAGICS y HUSAR.

Pronto en PowerMetal.cl el Live Review y Galería de Fotos de lo ocurrido el sábado y domingo en el Teatro La Cúpula.

 

Ayer sábado 7 de diciembre comenzó a desarrollarse la primera versión del CHILE ROCK FESTIVAL, en el Teatro la Cúpula del Parque O’Higgins. La jornada sabatina, la primera de dos, que concluirán con la de hoy domingo, contó con la presencia de doce bandas nacionales de los más variados estilos.

Alrededor de unas 400 personas vivieron más de ocho horas de intenso Rock y Metal, que arrancaron puntualmente a las 14:50 con CORONA DE ESPINAS y terminaron cerca de la media noche, con todo el poder de DEVIL PRESLEY.

El festival pretende ser un especio que reúna a bandas de las más diversas corrientes del Rock y el Metal nacional. Fue así como pudimos ver propuestas realmente distintas entre sí, como la de TRIBURBANA, quienes mezclan el Rock pesado con motivos folklóricos propios de Chile; y otras totalmente extremas, representadas por agrupaciones como SADISM, un devastador Death Metal de corte técnico y clásico. También el Punk Rock tuvo su espacio, gracias a bandas como MACHUCA y LOS MOX, quienes hicieron disfrutar a todos con su hueveo core.

Por el Heavy Metal sacaron la cara bandas insignes de la talla de ALTO VOLTAJE e INQUISICION. Los primeros se valieron de sus más grandes himnos, como Adiós A La Fábrica, Alto Voltaje e Historia, con los cuales hicieron vibrar a los presentes. Inquisición hizo lo propio, con temas clásicos de la talla de Arde El Volcán y otros de lo que será su nuevo disco: The Valley of St. Mark, City Of Pain y The Codex, al tiempo que aprovechaban de celebrar sus veinte años de carrera.

Cabe destacar que, pese a tratarse de bandas muy disímiles y, en consecuencia, un público muy variado, todo el festival se llevó a cabo en un ambiente de total respeto. Cada banda fue escuchada con atención y entusiasmo, viviéndose momentos más que intensos.

La totalidad de las bandas que se presentaron fue: CORONA DE ESPINAS,  EQZ, KINGDOM OF HATE, ANEURISMA, TRIBURBANA, LOS MOX, MACHUCA, ALTO VOLTAJE, INQUISICION, SADISM, CHOCLONETA y DEVIL PRESLEY.

Aún quedan entradas para la jornada final que se desarrollará hoy domingo, las que puedes comprar en la misma puerta del Teatro La Cúpula con un valor de $9.000.

Los horarios para hoy son:

INGRESO PÚBLICO – 12:00
LA MAQUINA – 13:00
LMG – 13:35
CONCERTO – 14:10
BATTLERAGE – 14:50
SILVERJACK – 15:30
POLIMETRO – 16:10
TUMULTO – 16:55
LOS PEORES DE CHILE – 17:45
HIELO NEGRO – 18:35
ALEJANDRO SILVA – 19:25
SIX MAGICS – 20:15
HUSAR – 21:10