Entradas

Sin duda alguna, SCORPIONS ha marcado influencia en grandes bandas que escuchamos hoy en día. Los alemanes aparecen siempre como referentes y dentro de los más respetados por grupos que siguieron su carrera en el Heavy/Power Metal.

Es por eso que, a 1 semana de tenerlos nuevamente en Chile, repasamos grandes covers que hen rendido distintos grupos y solistas a la banda que lidera Klaus Meine.

Escúchalos aquí:

Stratovarius – Blackout

Helloween – He’s a Woman, She’s a Man

Bruce Dickinson – The Zoo

Metalium – Another Piece of Meat

Sonata Arctica – Still Loving You

Sinergy – Rock You Like a Hurricane

Las últimas entradas para ver a SCORPIONS + WHITESNAKE el 7 de octubre en el Movistar Arena se venden PuntoTicket y puntos de venta físicos en tiendas Hites y Cinemark habilitados de todo Chile.

Los valores son:

Cancha Vip: $86.300
Cancha General: $46.000
Platea Baja Diamante: $80.500
Platea Baja Golden: AGOTADO
Platea Baja Silver: AGOTADO
Silla de Ruedas + Acompañante: AGOTADO
Platea Alta Golden: AGOTADO
Platea Alta Silver: AGOTADO
Tribuna: AGOTADO

Madurez es lo que mejor podría definir esta tercera placa de la agrupación de Kimberly Goss. Con un estilo más definido y alejándose un poco del estigma «grandes músicos oscuros al servicio del heavy metal», Sinergy nos presenta un disco excelente por donde se le mire, consistente y agresivo, que no da respiro en ningún momento y que demuestra fielmente que estamos en presencia de una agrupación sólida, no de un grupo paralelo de grandes músicos como sucedió en su placa debut «Beware the Heavens» y en menor medida en su segundo trabajo, «To Hell and Back», donde compartieron créditos músicos de la talla de Sharlee D`Angelo, Jesper Stromblad y Alexi Laiho, de los cuales, sólo Laiho, líder de Children of Bodom y novio de Kimberly siguen en la agrupación.

Del disco podemos decir que golpea desde su inicio, el que literalmente es un escupitajo en la cara, I Spit on your Grave es un tema, que si bien no es acelerado, desborda poder y agresividad, mostrándonos a una Kimberly en toda su gama vocal, mezclando voces desgarradoras y sucias, con matices más melódicos y limpios.

The Sin Trade, sigue en la senda con un impecable trabajo en las seis cuerdas, por parte de Laiho, y un magistral trabajo vocal de Kimberly en una estrofa potente y violenta, pasando por un coro más melódico y pausado.

Un inicio de batería a cargo de Tommi Lillman, el que luego dejaría la banda (ha sido siempre el vacío de Sinergy, un baterista estable, parece que Mats Carlsson sería el nuevo elegido…), da paso a una rápida – y explícita- Violated, uno de los temas sobresalientes del disco, que mezcla la agresividad descrita, con una buena dosis de velocidad.

La descarga prosigue sin tregua, a pesar de que My, Myself, My Enemy, es un tema más digerible, sin caer en lo comercial, sobresale por el trabajo armónico de las guitarras, lo que hace que el disco mantenga una consistencia y no decaiga.

Pero Sinergy también nos da un respiro, esta banda se ha caracterizado por incluir en sus discos temas lentos bastante bien estructurados, que no caen dentro de las típicas «power ballads», y ésta no es la excepción, en Written in Stone, Kimberly pone la nota melancólica en un tema más relajado, pero con un intermedio donde la intensidad no se pierde con un extraordinario trabajo a dos voces en la guitarra que hace recordar un poco a las armonías de Iron Maiden.

Sin embargo y para deleite nuestro, el respiro es corto y da paso a un tema sencillamente excepcional, luego de la calma viene la tormenta, y Nowhere For No One es adrenalina pura. Rápido desde su inicio, agresivo vocalmente y con un final endemoniadamente veloz, transforma a este corte en el más brillante del álbum, que prosigue con Passage to the Fourth World, que quizás es el tema de menor intensidad del disco, quizás porque la formula se repite un poco y no alcanza la brillantez y el poder de los demás temas del disco.

El siguiente es el momento más oscuro del disco, Shadow Island, comienza con una introducción coral, seguida por la inconfundible y gutural voz de Alexi Laiho, que nos señala que aún queda algo de Children of Bodom en Sinergy, un tema oscuro, que se aleja un poco del contexto del disco, pero que resulta notable y marca otro de los momentos notables del álbum.

Unos gritos desesperantes dan el vamos al tema que da nombre al disco Suicide By My Side no desentona en el contexto del álbum, agresivo y poderoso, mezclando desgarros y suavidad, como ha sido la tónica del trabajo de Kimberly y Cia., que finaliza con algo muy, pero muy distinto, Remembrance es una oscura pieza instrumental de piano, que mas se acerca a un concepto «dark» que a uno más «heavy», pero que sin embargo le da un bello final al disco.

En suma, un álbum mucho más maduro, parejo y consistente. Da la impresión que Sinergy encontró su rumbo, con músicos a tiempo completo (con la excepción de Laiho), con un estilo propio y definido. En buenahora, ya que «Suicide by my Side» es un disco excelente, bien trabajado y con grandes composiciones, que sin duda consolidarán a esta banda como tal y que dará que hablar por su música, no por el nombre de sus integrantes.