Entradas

WOLFPAKK estrenó un single titulado “Nature Strikes Back”, que pertenece a su próximo disco de estudio titulado de la misma forma. El nuevo álbum de la banda será el 24 de Enero a través de Massacre Records.

Este sencillo cuenta con la colaboración de Michael Sweet (STRYPER), Jean-Marc Viller (CALLAWAY) y Mikkey Dee (MOTÖRHEAD, SCORPIONS), mientras que a cargo de la animación del video para el single estuvo Ingo Spörl de Hard-Media.

La banda señala: “Después de años, tenemos a Michael Sweet como cantante invitado de WOLFPAKK. ¡Y hoy revelamos esta increíble y poderosa performance para la canción «Nature Strikes Back»! Y aún más loco y de otro mundo: ¡Mikkey Dee es el baterista! ¡Disfruten!”

Pueden escuchar el sencillo aquí:

Un pesado 7 de octubre, algo nublado y con 27 grados de calor… ¡como si ser lunes no fuera poco! Esa es la apreciación del día que aletargaba el ánimo, pero que fácilmente se exorcizó al entrar al parque más emblemático de la capital para ser parte de un todo y recibir a estas dos legendarias bandas como lo son Whitesnake y Scorpions.

Una vez más, la Arena de Santiago se vio dominada por el género que hace vibrar a nuestra nación, el número 1: El inmortal Rock n’ Roll.

WHITESNAKE

“Are you ready?” La voz del gran David Coverdale, lleno de vitalidad y con nuestros colores en el pecho abre la noche encendiendo los ánimos de la Arena. Junto a los demás compañeros que forman la serpiente, comienza a rugir uno de los clásicos del álbum homónimo, Bad Boys. La Arena, todavía en proceso de llenado, va entrando en calor y sintonizando con las ansias de lo que se viene. Ya más en confianza, Slide It In es bien recibida como clásico que es. Mientras, tratábamos de recordar alguna ocasión en donde Whitesnake no se haya visto transmitiendo este nivel de vitalidad y energía. Hace sentido la cortina introductoria My Generation de The Who, ambas bandas probándole al mundo, mediante la música, como es envejecer manteniéndose joven. Coverdale es, en opinión personal, uno de los vocalistas que mantiene clase y estilo como muchos deberían. Whitesnake es un buen vino.

Y la banda continúa su paso por el álbum “Slide It In”, esta vez con el clásico Love Ain’t no Stranger. Y pese a que la canción anterior fuese más prendida, la emoción se escucha en la cancha al descifrar el comienzo íntimo de este temazo, ejecutado con la prolijidad de los integrantes nuevos y el groove de los clásicos. Y luego de este inicio lleno de nostalgia, llegó la hora de presentar el motivo de esta cruzada por el ají al final de mundo y el resto de Sudamérica, Hey You (You Make Me Rock) es la encargada de teñir la escenografía del lanzamiento reciente “Flesh & Blood”.

Como suele suceder en las canciones nuevas, el ánimo del público se somete hacia la contemplación más que al éxtasis que provocan los veteranos. La otra elegida se trata de Trouble Is Your Middle Name, ambos temas caracterizados por un sonido más pesado y acorde a la maduración de la banda, encargándose Slow an’ Easy de cerrar el “Slide It In” en esta revisión en vivo. El público, impaciente, parecía una bestia alimentada a trozos de carne pequeños… la energía estaba presente, pero todavía no se manifestaba en su totalidad. Y esa es la característica principal de esta banda de Heavy Metal seductor, jugar con el deseo.

Las luces se posan sobre el guitarrista Richard “Reb” Bleach (Winger, Dokken), o más bien, donde estaba Reb, ya que este emprendió hacia la plataforma que flota sobre las primeras filas del público. Claramente dispuesto a hacer de las suyas con su instrumento, ejecuta un solo sorprendente que luego es contestado por su contraparte Joel Hoekstra, o “sex on two legs” según como lo introdujo nuestro querido Cov (y había que presentarlo, ya que algo de parecido guarda con Doug Aldrich). Ambos, mano a mano, demuestran sus habilidades virtuosas demostrando pulcridad performativa absoluta. Hoekstra varias veces se lleva la uñeta a la boca para transformar el mástil de la guitarra en un teclado para tocar con los dedos de ambas manos. La habilidad de ambos no es de sorprender, después de todo, hay que caminar donde alguna vez caminaron leyendas como Vivian Campbell y Steve Vai. Y luego del single lanzado para el día de San Valentín, Shut Up and Kiss Me, llega el turno del gran Tommy Aldridge para demostrar su longevo talento con las baquetas… ¡y también sin ellas! La ovación es aún mayor para reconocer el trayecto y carrera de Aldridge, en su tiempo también baterista de Ozzy Osbourne en el legendario “Bark at the Moon”, entre otros. Otro músico que conforma la serpiente es Michael Devin, luciendo un poderoso Rickenbacker negro, entre otros de su arsenal de los cuatro cuerdas.

Es admirable como los músicos—con la sola excepción de Aldridge—complementan en coro al líder Coverdale, pero uno de ellos tiene algo de ventaja en el rol: el italiano Michele Luppi, conocido para nosotros por ser el pulmón de Vision Divine. Pero no, no hay solo de voz ni tampoco un La Vita Fugge, hay que recordar que Luppi se luce en los teclados de “The Purple Album” evocando a Jon Lord. Evocación que repitió esta noche que cierra con el clásico de la era Coverdale de Deep Purple, Burn. La canción prendió, sin lugar a dudas, pero me gustaría haber visto el ímpetu como el que se le dio a los demás clásicos «caballos de batalla» de Whitesnake en vivo, que sin duda contaron con mayor participación del público (y lamentablemente más grabaciones de teléfonos). Nos referimos a los singles hit del también llamado “1987”: La vieja confiable Is This Love?; Give Me All Your Love; la bailable Here I Go Again; y la pesada Still of the Night. La banda nos deja con el cierre del álbum “Lovehunter”, We Wish You Well, además de Always Look on the Bright Side of Life compuesta por el genio de la comedia Eric Idle (de Monty Phyton) sonando en la mesa. Y el telón de Scorpions cubre el escenario para montar el hardware de los alemanes.

Setlist de Whitesnake en Chile 2019:

01. Bad Boys
02. Slide It In
03. Love Ain’t no Stranger
04. Hey You (You Make Me Rock)
05. Slow an’ Easy
06. Trouble Is Your Middle Name
07. Solos de guitarra
08. Shut Up & Kiss Me
09. Solo de batería de Tommy Aldridge
10. Is This Love?
11. Give Me All Your Love
12. Here I Go Again
13. Still of the Night
14. Burn

SCORPIONS

Las luces se atenúan un tanto, las ansias se vociferan y en el escenario una gráfica (algo ridícula) de un helicóptero sobrevolando la ciudad con el riff de Crazy World de fondo sirven de introducción para el plato principal de la noche. Going Out With a Bang abre los fuegos y nos muestra una vez más a una banda que—por mucho que trate—simplemente rehúsa despegarse de la emoción de tocar, tanto en estudio como en vivo. A parecer personal, es el tema perfecto de cierre, pero el hecho de que lo pongan como inicio es una declaración de la banda con su compromiso, demostrado con la perseverancia a través de su carrera. Cierta descoordinación hubo en el tema, ¿quizás problemas de retorno? En fin, nada grave de todos modos.

Make It Real es ya uno de los clásicos en vivo, Klaus Meine se ve cómodo en el registro y ejecuta sin esfuerzo alguno el sutil tono de la canción. Nuestra bandera y la sombra de los cuatro escorpiones decora el fondo del escenario a lo largo de toda la canción. Al finalizar, el vocalista saluda y agradece la oportunidad de estar de vuelta en la franja. Luego de ser introducida, el pesado ritmo de The Zoo invita a cabecear este segundo clásico del “Animal Magnetism”. Y claro que no podía faltar, ya que de por si es imposible escuchar la canción sin imaginar el baile de Rudolf Schenker, transformado en un metrónomo humano, con la clásica Flying V blanco y negro, sello que comparte (no con los mejores términos) con su hermano menor y ex miembro de Scorpions, Michael. Rudolf, como siempre, nos muestra la naturalidad que posee para plantearse como showman en el escenario, luciendo un sombrero de cuero y sus infaltables lentes oscuros. Y Matthias Jabs no se queda atrás. El legendario guitarrista que se atrevió a reemplazar a Uli Jon Roth y a acompañar a Scorpions por el sonido que los hizo populares en las radios internacionales, se pasea por el mástil acompañado del psicodélico sonido del Talk Box (ese pedal wah de expresión vocal que tanto le gusta a Adam Jones) para terminar con un tapping de armónicos. Luego, a señal de Rudolf, ambos se pasean, como dice la canción, a través de la clásica y nostálgica canción instrumental Coast to Coast.

Al regreso de Klaus al escenario, este cuenta una anécdota donde viajando en una roñosa van a través de la autobahn le dicen que algún día Scorpions recorrerá hacia Santiago. Curioso… hace algunos días dijo que era Río de Janeiro. Los colores psicodélicos adornan el logo de Scorpions y anuncia la llegada del ya clásico medley de las canciones de treinta años atrás. Dicho así como en el fútbol—y si la memoria no falla en recordar el evento anterior—, en esta ocasión Top of the Bill entra por Pictured Life y Steamrock Fever por Backstage Queen, para acompañar a las clásicas Speedy’s Coming y Catch Your Train. Aprovecho de confesarles que no me molestaría para nada que incluyeran más canciones de esta época y dejar de lado algunos hits de radio, después de todo, Bad Boys Running Wild no estuvo presente en este setlist y recuerdo en alguna ocasión haber escuchado In Trance en vivo, pero ¿qué tan genial sería escuchar Sails of Charon o He’s a Woman, She’s a Man? O mejor aún, hacer un “Scorpions United” con el activo Ulrich Roth y tocar Polar Nights. Quizá para la próxima, ya que en este tour no se mintieron, la palabra farewell no apareció en ninguna parte en ninguna parte.

We Built This House, segunda canción de “Return to Forever” en el tracklist y también la segunda de aquel disco junto a Going Out With a Bang. Y ambas comparten esa mirada retrospectiva a la carrera de Scorpions, pero yo diría que esta canción está más cargada de ese carácter que la primera. Esta vez no hubo fotos de épocas anteriores, sino un lyric video para guiar al coro del público, como hubiese querido Klaus. La respuesta fue tibia, notándose el eco de multitud ligeramente en los “ohs” del coro (We built this house on a rock! Wooo ooooh!). Klaus y Rudolf dejan escenario para un receso y Matthias Jabs toma las riendas interpretando Delicate Dance junto a su técnico escudero Ingo Powitzer en guitarra rítmica.

Y luego de este pasaje instrumental, las luces y el escenario abandonan los fulgores intensos, Rudolf se para frente a la Flying y los encendedores se preparan para ser prendidos: Send Me An Angel tiene buena respuesta para el público y el “here I am” que permite Klaus para el público no falla en ser apropiadamente coreado. La etérea voz grabada de fondo que hace de eco de esta línea, para mí, estaba de más, ya que, suena bastante extraña. Mikkey Dee (King Diamond, Motörhead) regresa a la jaula de platos y bombos desde su pequeño set acústico, y la balada ícono de la caída del muro de Berlín, Wind of Change, genera aún mejor recepción (y nuevamente las pantallas de teléfonos adornan la multitud). La clásica paloma se ve en la gráfica, luego junto al otro símbolo de la paz y la consigna “Save Our Earth” del muro. La canción es ejecutada con algunas secciones confiadas a nosotros para cantar. El apoyo podría haber sido mejor, tuvimos la oportunidad de dejar la vara alta con los versos, pero el público prefirió el coro. Para el coro, sin embargo, hubo un momento de alta emocionalidad y ovación in crescendo que estableció el ambiente como para corear un momento junto al vocalista sin acompañamiento de los instrumentos. Esta canción siempre me recuerda lo difícil que es silbar para algunas personas.

Para reanudar el ánimo, la noventera y sexy Tease Me, Please Me del “Crazy World”, que se lleva a cabo con total admiración de parte del público. Y como dice Carlos Pinto, nada hacía presagiar que, al finalizar la canción, Mikkey Dee se disponía a demoler las paredes de la Arena con un enérgico solo. Tras una pausa, de fondo, y en sincronía con el bombo de Mikkey, la gráfica se va rellenando con las carátulas de los discos, con la lógica exclusión de la carátula censurada de “Virgin Killer”. Una aproximación más sencilla a la versión de James Kottak. Lo que no tiene nada de sencillo es como el reemplazante de “Philthy Animal” y el mismo Tommy Aldridge, entre otros, convirtió la batería en un motor bestial mientras se elevaba en la plataforma colgante, quedando al medio del escenario y prendiendo al público con cada interacción. Definitivamente, un baterista respetado y muy querido por la gente del Heavy Metal.

Y nos vamos a negro, el escenario se cubre de balizas encendidas y Rudolf junto al bajista polaco Paweł Mąciwoda, marcan el regreso a lo pesado con el riff inicial de Blackout. Infaltable, fue la oportunidad perfecta para seguir liberando la energía conservada con las baladas y pre-calentada con el solo de Dee. Mi atención se volcó en cabecear la canción y gritar el coro con lo poco de voz que me iba quedando. Y volviendo al “Scorpions sexy” la infaltable Big City Nights nos prepara para el encore y el resto de hits del “Love at First Sting”.

El escenario comienza a ser invadido por el hielo seco y luego las luces engarzan la atmósfera para Still Loving You. A este nivel, es mandatorio corear “I will be there” y Klaus no necesito inclinar el micrófono para provocar esa respuesta. Lo más genial de ver a Scorpions son las pequeñas grandes variaciones que todos sus temas tienen en vivo. En este caso, Still Loving You, pudiendo ser tocada más lenta, provoca mayor feeling en la ejecución de las guitarras. Llega a poner los pelos de punta, una canción que de tanto que suena en la radio, uno esperaría acostumbrarse, pero no, no falla en tocar la fibra.

Luego Meine aprovecha de interactuar con el público en una última ocasión, antes de que se desate el huracán en la arena. Cae el riff de Rock You Like a Hurricane y el público alcanza el clímax de ánimo, algo tarde, pero con hartas ganas de corear la canción entera. Lamentablemente, el final (y estoy seguro que muchos comparten lo mismo) me pilló de sorpresa, esperando el slide introductorio de Bad Boys Running Wild veía, sin creer, como se despedían los oriundos de Hannover una vez más del escenario. No pude evitar reírme de la crueldad de poner de fondo You Can’t Always Get What You Want de The Rolling Stones, para abandonar el escenario, y es así, no siempre se puede alargar la noche… sin embargo, despedirse de Scorpions es algo que dejamos de hacer hace varios (rápidos) años ya.

Setlist de Scorpions en Chile 2019

01. Going Out With a Bang
02. Make It Real
03. The Zoo
04. Coast to Coast
05. Medley era Uli Jon Roth: Top of the Bill / Steamrock Fever / Speedy’s Coming / Catch Your Train
06. We Built This House
07. Delicate Dance
08. Send Me An Angel
09. Wind of Change
10. Tease Me, Please Me
11. Solo de batería de Mikkey Dee
12. Blackout
13. Big City Nights
Encore
14. Still Loving You
15. Rock You Like a Hurricane

Live Review: Gabriel Rocha
Fotos: Guille Salazar

Hoy se vivirá uno de los días más potentes en la historia del legendario Rock In Rio. Esto, porque el festival brasileño juntará este viernes a HELLOWEEN, IRON MAIDEN, SCORPIONS, SLAYER, ANTHRAX y SEPULTURA en 2 escenarios que darán vida el «Día del Rock».

Los horarios de Chile en que están programadas las bandas en sus respectivos escenarios son:

15:00 – Nervosa
16:25 – Torture Squad & Claustrofobia con Chuck Billy (Testament)
17:30 – Sepultura
18:30 – Anthrax
19:30 – Helloween
20:30 – Slayer
21:30 – Iron Maiden
00:05 – Scorpions

Como en cada edición, puedes ver Rock In Rio en vivo por streaming a través de esta señal: www.livexlive.com, sin embargo, los horarios de esta transmisión pueden ir con un desfase o no necesariamente mostrar a todas las bandas.

Hoy comienza uno de los meses más cargados de recitales metaleros en Chile, ese que tan lejano se veía cuando comenzaron los anuncios a comienzos de año y que congregará tanto a leyendas como bandas de nicho que siempre son bienvenidas en nuestro país.

En total, serán más de 10 shows internacionales, además de varios de nuestros compatriotas mostrando su música en distintas partes de Santiago. Todo comienza este sábado 5 en la Cúpula Multiespacio, donde KREATOR realizará la previa del SANTIAGO GETS LOUDER, festival que los tendrá al día siguiente con SLAYER, ANTHRAX y PENTAGRAM en el Estadio Bicentenario de La Florida, donde se esperan 26 mil metaleros. Pero el Thrash no para ahí, porque Viña del Mar será la ciudad que despedirá a SLAYER de Chile, quienes junto a ANTHRAX harán estallar el Sporting Club de la Ciudad Jardín ante 5 mil personas.

Y si de leyendas se trata, el Movistar Arena será testigo de una nueva cita que juntará a SCORPIONS y WHITESNAKE, donde se espera a cerca de 15 mil personas. El sábado 12, y con entrada liberada en la Estación Metro Quinta Normal, podrás ver Metal nacional con RESILIENCE, NEOGENESIS, CATERINA NIX, AUSTRALIS, NERIHUM y SLAVERTY.

Sin duda, uno de las visitas más esperadas es la de la banda más querida en Chile, quienes por primera vez tendrán doblete en nuestra capital. IRON MAIDEN partirá dando un inédito show ante 15 mil personas en el Movistar Arena el lunes 15 de octubre, para luego pasar a repletar el Estadio Nacional con más de 60 mil fanáticos que agotaron las entras más rápido que nunca. La apertura de ambos shows estarán a cargo de THE RAVEN AGE.

Los españoles OPERA MAGNA no se quedan atrás, ya que el sábado 19 realizarán un concierto en el Teatro Novedades, mismo día que ALTO VOLTAJE celebrará sus 21 años en el Bar Óxido. La diva TARJA también se hace presente para tocar junto a su banda el domingo 20 en Blondie, recinto que también verá el debut de ELVENKING el día 25.

La guinda de la torta para cerrar el mes será puesta por EPICA, quienes tocarán en el Teatro Caupolicán el miércoles 30. La banda de Simone es una de las más queridas de nuestro país, y así lo han hecho ver sus fans en cada visita que han realizado. Por otra parte, el legendario bajista BILLY SHEEHAN realizará una clínica en la Sala Metrónomo el mismo día a partir de las 22:00hrs.

Venta de entradas, valores y más detalles puedes verlos en nuestra sección AGENDA POWERMETAL.CL, donde encontrarás todos los conciertos que se han anunciado en nuestro país.

Sin duda alguna, SCORPIONS ha marcado influencia en grandes bandas que escuchamos hoy en día. Los alemanes aparecen siempre como referentes y dentro de los más respetados por grupos que siguieron su carrera en el Heavy/Power Metal.

Es por eso que, a 1 semana de tenerlos nuevamente en Chile, repasamos grandes covers que hen rendido distintos grupos y solistas a la banda que lidera Klaus Meine.

Escúchalos aquí:

Stratovarius – Blackout

Helloween – He’s a Woman, She’s a Man

Bruce Dickinson – The Zoo

Metalium – Another Piece of Meat

Sonata Arctica – Still Loving You

Sinergy – Rock You Like a Hurricane

Las últimas entradas para ver a SCORPIONS + WHITESNAKE el 7 de octubre en el Movistar Arena se venden PuntoTicket y puntos de venta físicos en tiendas Hites y Cinemark habilitados de todo Chile.

Los valores son:

Cancha Vip: $86.300
Cancha General: $46.000
Platea Baja Diamante: $80.500
Platea Baja Golden: AGOTADO
Platea Baja Silver: AGOTADO
Silla de Ruedas + Acompañante: AGOTADO
Platea Alta Golden: AGOTADO
Platea Alta Silver: AGOTADO
Tribuna: AGOTADO

SCORPIONS y WHITESNAKE ya se encuentran girando hace unos días por Sudamérica, con la vista puesta en nuestro país para el lunes 7 de octubre. Ambas bandas se preparan para llenar nuevamente el Movistar Arena, donde sólo van quedando 3 localidades con entradas.

Los alemanes llegan con su gira «Crazy World Tour», además de seguir promocionando su último álbum «Return to Forever», y con la consolidación del ex MOTÖRHEAD Mikkey Dee en su formación oficial . Los liderados por David Coverdale, en tanto, acaban de lanzar «Flesh & Blood» (lee el CD Review aquí), que incluye la participación como miembro estable de nuestro conocido Michele Luppi en teclados (SECRET SPHERE, ex VISION DIVINE).

Las últimas entradas para ver a SCORPIONS + WHITESNAKE en Chile este 2019 se venden PuntoTicket y puntos de venta físicos en tiendas Hites y Cinemark habilitados de todo Chile.

Los valores son:

Cancha Vip: $86.300
Cancha General: $46.000
Platea Baja Diamante: $80.500
Platea Baja Golden: AGOTADO
Platea Baja Silver: AGOTADO
Silla de Ruedas + Acompañante: AGOTADO
Platea Alta Golden: AGOTADO
Platea Alta Silver: AGOTADO
Tribuna: AGOTADO

SCORPIONS, con más de 50 años de carrera, ha influenciado a las bandas más emblemáticas del PowerMetal como HELLOWEEN y STRATOVARIUS, quienes no han dudado en hacer covers de sus canciones para tributar su música.

WHITESNAKE por su parte no ha parado de girar y hacer música, gracias a la energía del incombustible David Coverdale (a sus 67 años, uno de los mejores frontman del Rock) y la calidad en batería del veterano Tommy Aldridge (68 años).

PowerMetal.cl estuvo el 2016 en el Movistar Arena y recordamos esa gran noche con este Live Review.

SCORPIONS y WHITESNAKE se acercan a Chile y en PowerMetal.cl recopilamos 30 canciones entre ambas bandas para calentar motores al show del 7 de octubre en el Movistar Arena.

Los alemanes llegan con su gira «Crazy World Tour», además de seguir promocionando su último álbum «Return to Forever», y con la consolidación del ex MOTÖRHEAD Mikkey Dee en su formación oficial . Los liderados por David Coverdale, en tanto, acaban de lanzar «Flesh & Blood» (lee el CD Review aquí), que incluye la participación como miembro estable de nuestro conocido Michele Luppi en teclados (SECRET SPHERE, ex VISION DIVINE).

Revisa aquí nuestra lista de Spotify:

Las últimas entradas para ver a SCORPIONS + WHITESNAKE en Chile este 2019 se venden PuntoTicket y puntos de venta físicos en tiendas Hites y Cinemark habilitados de todo Chile.

Los valores son:

Cancha Vip: $86.300
Cancha General: $46.000
Platea Baja Diamante: $80.500
Platea Baja Golden: AGOTADO
Platea Baja Silver: AGOTADO
Silla de Ruedas + Acompañante: AGOTADO
Platea Alta Golden: AGOTADO
Platea Alta Silver: AGOTADO
Tribuna: AGOTADO

SCORPIONS, con más de 50 años de carrera, ha influenciado a las bandas más emblemáticas del PowerMetal como HELLOWEEN y STRATOVARIUS, quienes no han dudado en hacer covers de sus canciones para tributar su música.

WHITESNAKE por su parte no ha parado de girar y hacer música, gracias a la energía del incombustible David Coverdale (a sus 67 años, uno de los mejores frontman del Rock) y la calidad en batería del veterano Tommy Aldridge (68 años).

A partir de este mediodía comenzó la venta de entradas para el conciertazo que juntará a SCORPIONS y WHITESNAKE en Chile el próximo 7 de octubre en el Movistar Arena.

Los tickets están disponibles exclusivamente para clientes Banco de Chile por sistema PuntoTicket y puntos de venta físicos en tiendas Hites y Cinemark habilitados de todo Chile.

Los valores son:

Cancha Vip: $86.300 | Dscto. Banco de Chile: $71.300
Platea Baja Diamante: $80.500 | Dscto. Banco de Chile: $66.500
Platea Baja Golden: $69.000 | Dscto. Banco de Chile: $66.500
Platea Baja Silver: $57.500 | Dscto. Banco de Chile: $47.500
Silla de Ruedas + Acompañante: $27.600 | Dscto. Banco de Chile: $22.800
Cancha General: $46.000 | Dscto. Banco de Chile: $38.000
Platea Alta Golden: $43.700 | Dscto. Banco de Chile: $36.100
Platea Alta Silver: $36.800 | Dscto. Banco de Chile: $30.400
Tribuna: $27.600 | Dscto. Banco de Chile: $22.800

– 20% de descuento pagando con tarjetas del Chile 3, 9 ó 12 cuotas sin interés. Máximo 6 entradas por cliente.
– Paga hasta un 25% del valor total con Dólares-Premio.
– Hasta agotar stock de 4 mil tickets.

La venta general estará disponible a partir del mediodía del 15 de mayo.  

PowerMetal.cl estuvo el 2016 en el Movistar Arena y recordamos esa gran noche con este Live Review.

Los alemanes llegan con su gira «Crazy World Tour», además de seguir promocionando su último álbum «Return to Forever», y con la consolidación del ex MOTÖRHEAD Mikkey Dee en su formación oficial . Los liderados por David Coverdale, en tanto, acaban de lanzar «Flesh & Blood» (lee el CD Review aquí), que incluye la participación como miembro estable de nuestro conocido Michele Luppi en teclados (SECRET SPHERE, ex VISION DIVINE).

SCORPIONS, con más de 50 años de carrera, ha influenciado a las bandas más emblemáticas del PowerMetal como HELLOWEEN y STRATOVARIUS, quienes no han dudado en hacer covers de sus canciones para tributar su música. WHITESNAKE por su parte no ha parado de girar y hacer música, gracias a la energía del incombustible David Coverdale (a sus 67 años, uno de los mejores frontman del Rock) y la calidad en batería del veterano Tommy Aldridge (68 años).

¡Conciertazo seguro! SCORPIONS y WHITESNAKE vuelven a unir fuerzas para aterrizar en Chile el 7 de octubre y llenar nuevamente el Movistar Arena.

Los alemanes llegan con su gira «Crazy World Tour», además de seguir promocionando su último álbum «Return to Forever», y con la consolidación del ex MOTÖRHEAD Mikkey Dee en su formación oficial . Los liderados por David Coverdale, en tanto, acaban de lanzar «Flesh & Blood» (lee el CD Review aquí), que incluye la participación como miembro estable de nuestro conocido Michele Luppi en teclados (SECRET SPHERE, ex VISION DIVINE).

SCORPIONS, con más de 50 años de carrera, ha influenciado a las bandas más emblemáticas del PowerMetal como HELLOWEEN y STRATOVARIUS, quienes no han dudado en hacer covers de sus canciones para tributar su música. WHITESNAKE por su parte no ha parado de girar y hacer música, gracias a la energía del incombustible David Coverdale (a sus 67 años, uno de los mejores frontman del Rock) y la calidad en batería del veterano Tommy Aldridge (68 años).

PowerMetal.cl estuvo el 2016 en el Movistar Arena y recordamos esa gran noche con este Live Review.

Las entradas para ver a SCORPIONS + WHITESNAKE en Chile este 2019 se venderán por sistema PuntoTicket y puntos de venta físicos en tiendas Hites y Cinemark habilitados de todo Chile.

Los valores son:

Cancha Vip: $86.300 | Dscto. Banco de Chile: $71.300
Platea Baja Diamante: $80.500 | Dscto. Banco de Chile: $66.500
Platea Baja Golden: $69.000 | Dscto. Banco de Chile: $66.500
Platea Baja Silver: $57.500 | Dscto. Banco de Chile: $47.500
Silla de Ruedas + Acompañante: $27.600 | Dscto. Banco de Chile: $22.800
Cancha General: $46.000 | Dscto. Banco de Chile: $38.000
Platea Alta Golden: $43.700 | Dscto. Banco de Chile: $36.100
Platea Alta Silver: $36.800 | Dscto. Banco de Chile: $30.400
Tribuna: $27.600 | Dscto. Banco de Chile: $22.800

La venta de entradas comienza el 13 de mayo al mediodía, exclusivamente para clientes Banco de Chile. La venta general estará disponible a partir del mediodía del 15 de mayo.  

– 20% de descuento pagando con tarjetas del Chile 3, 9 ó 12 cuotas sin interés. Máximo 6 entradas por cliente.
– Paga hasta un 25% del valor total con Dólares-Premio.
– Hasta agotar stock de 4 mil tickets.

A NEW REVENGE es el nuevo proyecto que une al cantante Tim «Ripper» Owens junto al guitarrista Keri Kelli (ALICE COOPER, SLASH’S SNAKE PIT), al bajista Rudy Sarzo (OZZY, DIO, WHITESNAKE) y al bajista de SCORPIONS James Kottak. El disco debut se llamará «Enemies & Lovers» y saldrá el 29 de Marzo bajo Golden Robot Records.

«Al comenzar el proceso de composición de canciones, dijimos ‘Reunámonos y creamos tres o cuatro canciones originales’. Sin ningún tipo de presión, solo creamos a medida que avanzábamos. Finalmente llegamos a las once canciones con las que todos estábamos contentos. ‘These To To’ fue la primera canción que escribimos para este disco. Salió muy rápido y fue bastante simple de escribir. Básicamente, una oda a los fanáticos del hard rock en todo el planeta» comentó Keri Kelli

Pueden ver el video para su primer single «The Way» a continuación:

Faltando casi 1 año para una nueva edición del festival Rock In Rio, IRON MAIDEN, MEGADETH, SCORPIONS fueron los primeros confirmados para el certamen.

El «Día Metal», programado para el viernes 4 de octubre, contará también con la presencia de los locales SEPULTURA, teniendo así un cartel soñado en tierras sudamericanas para el próximo 2019.

 

SCORPIONS lanzó un lyric video para la canción «Follow Your Heart«, tema que pertenece a su nuevo disco de baladas «Born To Touch Your Feelings» que saldrá a la venta el 24 de Noviembre a través de Legacy Recordings. Este disco recopila lo mejor de sus baladas a lo largo de su carrera, que además incluirá algunos temas nuevos.

Puedes ver el video aquí:

 

SCORPIONS acaba de lanzar su propia colección de «Emojis», tanto para Android como para iOS.

La colección incluye «Emojis» que están basados no solo en la música de los alemanes, sino también en ellos mismos: Klaus Meine, Rudolf SchenkerMatthias JabsPawel Mąciwoda y Mikkey Dee.

A continuación pueden ver algunos de ellos:

A fines de este año saldrá un nuevo compilado de SCORPIONS el que reunirá las mejores baladas del conjunto alemán. Para darle más valor a este nuevo «Grandes Éxitos», la legendaria banda incluirá 2 canciones totalmente nuevas grabadas para la ocasión.

«SONY quería que tuviéramos un par de pistas extras, así que fuimos al estudio y todos llegaron con grandes ideas. De hecho, acabamos de terminar una sesión de grabación y escuchamos las primeras mezclas y suena bastante bien. Va a ser un ‘Lo Mejor De Las Baladas’, pero con esas nuevas pistas. Y va a ser un proyecto genial» comentó el vocalista Klaus Meine en una entrevista reciente para SiriusXM.

scorpions16cl-28

Para algunos, el 13 es un número que representa mala suerte, para otros, representa buena suerte, y para otros más incrédulos, es solo un número. Sin identificarme con alguno de ellos, debo decir que a juzgar por lo vivido el día 13 de Septiembre de 2016, el público presente en el Movistar Arena clasifica automáticamente en el grupo donde dicho número debiera considerarse de MUY buena suerte, porque lo que nos presentó Whitesnake en primera instancia y luego Scorpions, fue de altísimo nivel y sin dudará queda en la retina como uno de los mejores shows del año.

COVERDALE, LUPPI Y COMPAÑÍA AL ESCENARIO

Con un Arena repleto y expectante de lo que sería una jornada maratónica y con ribetes épicos, Whitesnake sale al escenario con el sempiterno David Coverdale al mando del micrófono, Reb Beach y Joel Hoekstra en guitarras, Michael Devin en el bajo, el gran Tommy Aldridge en los tarros y uno de los nuestros en los teclados, nada más y nada menos que Michele Luppi (Secret Sphere, ex Vision Divine), quien en Whitesnake deja su rol fundamental como vocalista para dar paso a la interpretación del órgano y por supuesto apoyando siempre en las segundas voces.

whitesnake16cl-20El show comienza con Bad boys, llevándonos inmediatamente a su álbum homónimo entrando con todo a sacudir el Movistar Arena. Un acierto empezar con este tema ágil y ganchero, donde Coverdale se vio apoyado prácticamente durante toda la canción por Michelle Luppi, quien lo acompañaba en las segundas voces con un semblante alegre y completamente relajado. Por su parte Tommy Aldridge llevaba la base rítmica al ritmo de un doble pedal poco común en el Hard Rock de la serpiente, pero que le imprimía mucha fuerza a la interpretación. El único punto bajo fue el sonido que no comenzó de lo mejor. Sin pausas llega el segundo clásico del repertorio y uno de los temas más icónicos de la banda, Slide It In, en donde Coverdale se escuchaba cómodo y comenzaba a disipar las dudas que tenían algunos respecto a cómo llegaba vocalmente, siempre considerando que buena parte de los temas son interpretados en tonos más bajo que los originales, lo cual es entendible y se agradece si eso permite la correcta interpretación de las canciones.

El teclado de Luppi da inicio al primer tema romanticón de la banda, Love Ain’t No Stranger, donde la presencia de parejas en el público comenzaba a notarse con efusivos abrazos y gritos hacia Coverdale por parte de las entusiastas fanáticas que se hacían presente en masa en el Arena, como pocas veces en este tipo de shows, cantando la canción de principio a fin y logrando callar a Coverdale en pasajes de la canción. Notable la participación de Beach, Hoekstra, Devin y Luppi en las segundas voces, haciendo un coro a cuatro y cinco voces en la mayoría de los estribillos que escucharíamos en la noche. Sin mayores pausas llega Fool For Your Loving en el primer gran éxtasis de la noche, donde nuevamente Coverdale nos muestra una vitalidad que sorprende considerando lo “experimentado” que es, un dinosaurio del Hard Rock que con esa voz carraspeada que ha influenciado a tantos vocalistas que brillan hoy en día como Jorn Lande o Nathan James. El tipo da clases de cómo manejar el público sin ser exageradamente histriónico o un “corredor del escenario” como Bruce Dickinson… tiene un estilo distinto, el tipo tiene prestancia, elegancia y sabe sacarle provecho al registro actual de su voz como pocos.

Reb Beach se toma el escenario y comienza un solo de guitarra que comienza con un shredding bastante técnico y desemboca en la producción de sonidos y efectos con la guitarra haciendo gala del manejo de su instrumento. Luego es Joel Hoekstra quien releva a Beach en el solo de guitarra, con una presentación suficientemente buena para no desentonar, pero suficientemente prescindible para ir por unos snacks según se veía en el público presente.

whitesnake16cl-08

Slow N Easy trajo el “flow” de vuelta al concierto, en un tema medio tiempo muy del sello Whitesnake, con un Michele Luppi que irradiaba felicidad todo el tiempo, soberbio armonizando las segundas voces e interactuando con aquellos que estaban cerca del escenario. La base rítmica era potentísima, que se luce especialmente en estos temas “intermedios”, con Tommy Aldridge dando clases de cómo reventar la batería a los 66 años y Devin cabeceando y chasconeándose con cada compás. El mismo Devin continúa con un solo de su instrumento que suena más a solo de guitarra que de bajo por la cantidad de efectos y lo distorsionado que lo hace sonar, haciendo gala de una técnica envidiable que muchas veces pasa desapercibida, pero que brilló con luces propias aquí.

Inmediatamente seguido del coro llega otro midtempo como lo es Crying In The Rain, que tuvo relaja un poco las revoluciones del público que lo disfruta de una manera más calma… calma que se rompe inmediatamente cuando irrumpe Tommy Aldridge con el mejor solo que presenciaríamos durante la noche, lo cual no configura ninguna sorpresa considerando el conocido talento del norteamericano, a lo cual se le suma su histrionismo, potencia y la también conocida habilidad de tocar con las manos. Es tan bueno lo que hace detrás de los tarros que la ovación más fuerte de la noche hasta ese momento se la llevó Tommy tras la excelsa demostración tras los tambores y platillos, transformando sus manos en baqueta y un público prendido en un público derechamente en llamas.

whitesnake16cl-06

Is this Love se llevó otra de las ovaciones más grandes de la noche, el sonido a esa altura era tremendo, escenario perfecto para que la gran cantidad de parejas que asistieron al concierto se abrazaran, besaran, cantaran y quizá hasta algo más… La cadencia rockera vuelve con otro tema que es puro Whitesnake: Give Me All Your Love, con un Coverdale que fue cantando mejor a medida que avanzaba la noche y el público a su vez iba respondiendo cada vez de mejor forma, presintiendo que ya se venía la noche para Whitesnake.

Por supuesto que el grand finale tenía que venirse con lo mejor de su repertorio, y había dos temas que no habían sido tocados y que son una obligación en cada presentación: Here I Go Again y Still Of The Night, en donde la banda se «chasconea», rompe filas y se va con todo hacia el público que está en cancha entregando una sensación de confianza, familiaridad y de gozo por lo que se vive en el escenario, lo cual el público aprecia y agradece cantando en modo sing along y cerrando con una ovación que retumbó hasta los carros de Fantasilandia. En medio de la euforia del cierre la banda no abandona el escenario y nos regala la incombustible e imperecedera Burn, la canción de Deep Purple más importante de la era Coverdale, que dicho sea de paso fue interpretada de manera extraordinaria por toda la banda, haciendo de este tema la guinda perfecta de la torta que nos armó la pastelería de la serpiente blanca.

whitesnake16cl-17

Soberbia presentación de los anglo-ítalo-americanos, una hora de show que nos entregó lo más selecto del catálogo de la banda, entablando una conexión muy cercana con el público el cual se entregó por completo a esa selección de fino y puro Hard Rock del bueno.

Un inmejorable comienzo de velada para lo que vendría a continuación con el otro animal venenoso que acechaba la noche…

EL ESCORPIÓN VUELVE A PICAR EN SANTIAGO

Cierto es que Scorpions más de alguna vez nos ha hecho creer que están en la gira de despedida, lo cual genera alta expectación dada la naturaleza de este tipo de shows, siendo generalmente bastante multitudinarios y parafernálicos… y a fin de cuentas resultan no ser despedidas, sino un simple “oooooso” que no les cae bien a muchos. Pero también es cierto que una banda como Scorpions siempre va a generar altas expectativas y para algunos el vaso debe verse medio lleno dado que es de agradecer que tengamos la oportunidad de verlos más seguido de lo que hace diez años hubiéramos pensado. Independiente de la posición que se tenga, lo de hoy era especial por la calidad del “telonero” (muy entre comillas, porque Whitesnake de telonero no tiene nada), por la presencia de Mikkey Dee en la batería y una serie de argumentos que se pueden esgrimir fácilmente a la hora de justificar por qué ir a Scorpions “otra vez”.

scorpions16cl-01

«Return to Forever» es la última placa que nos presentan los germanos, la cual mantiene el espíritu del escorpión intacto, el cual comenzaría el show con Going Out With A Bang, apropiado nombre para dar el puntapié inicial. El sonido se percibe correcto desde el principio y el público recibe entusiasmado el riff de este tema nuevo que si bien se nota algo desconocido, prende lo suficiente por lo fácil de su melodía. La mano de Mikkey Dee ese nota desde un principio, asimismo la intacta calidad vocal de Meine. El show sigue con Make It Real, primer tema de los antiguos, específicamente del 80’ cuando se lanzaba el Animal Magnetism. Meine se percibe algo contenido, como queriendo cuidar un poco su voz o pre-calentando como dirían algunos, mientras Matthias Jabbs corre por el escenario con esa imagen patentada de Scorpions, con Jabbs soleando el frente del escenario mientras Rudolf Schenker lo acompaña con riffs moviéndose de lado a lado.

El primer gran momento de Scorpions llega con The Zoo, clásico y recontraclásico de los germanos, que si bien no es “radial”, es uno de los favoritos entre la fanaticada. En la versión más reposada de la canción, Mikkey Dee da el inicio con su batería que le da un poder extraordinario a la canción. El público lo canta a rabiar y Matthias Jabbs distorsiona la guitarra con esa especie de Talk Vox que utiliza para esta canción. Aquí ya comienza a notarse la extraordinaria condición vocal de Klaus Meine, quien canta como si estuviera en la plenitud de su juventud. Brillante interpretación.

scorpions16cl-03

Sin pausa alguna, es Coast To Coast la canción que sigue inmediatamente después, el tremendo instrumental extraído de Lovedrive donde es Rudolf Schenker quien se roba la película, mientras Klaus Meine se cuelga la guitarra y se une a la dupla de guitarristas. Aun cuando el tema es instrumental, el público corea las principales líneas melódicas del tema lo cual la banda percibe y agradece con miradas cómplices hacia el respetable.

Lo que se vino fue un total acierto, eso que los fanáticos más acérrimos siempre recalcan… hablamos del clásico y manoseado “old school”. Es bien sabido que la popularidad mundial de Scorpions viene dada por los temas que concibieron ya en su etapa tardía cercana a la década del 90’, y lo que a veces no es tan sabido, es que en la década del 70’ estos señores hacían Heavy Metal puro y duro, el cual es algo escaso de encontrar en sus presentaciones por las razones antes mencionadas, pero esta noche nos regalarían un buen poco de su repertorio más antiguo.

Meine nos comienza a hablar de su época setentera, por ahí por el 74’-75’, donde recorrían las carreteras sin siquiera saber si llegarían a destino, sin pensar que cuarenta años después estarían tocando las mismas canciones, y en un lugar como Santiago de Chile! Es así como los germanos nos regalan un medley de primera categoría: la poco conocida pero excelente Top Of The Bill, la tremenda, pero TREMENDA Steamrock Fever, donde se veían caras incrédulas en el público ante semejante joya. En tercer lugar llegaba Speedy’s Coming y cerraba el medley otro temazo de su repertorio más tradicional, como lo es Catch Your Train. Con material audiovisual colorido y sicodélico ad hoc a la época, el medley se consolidó como un momento imborrable para los acérrimos del escorpión, porque ciertamente no es común presenciar estas joyitas que han estado guardadas en el baúl de los recuerdos por años y años.

scorpions16cl-20

We Built This House llegaba a poner la calma y a hacer un balance entre lo más viejo y lo más nuevo. Paños fríos después de la bombaza que recién terminaba… y las revoluciones siguen en término medio con Delicate Dance, tema protagonizado totalmente por Matthias Jabbs, quien luce toda la pasión que imprime en su guitarra, apoyado por un guitarrista invitado que lo apoya en la base rítmica. Sabemos que Jabbs puede no ser el guitarrista más virtuoso del Heavy Metal, pero cada una de sus ejecuciones es precisa, alegre y elegante, lo cual muchas veces vale más que mil piruetas marcianas sin sentimiento, y de eso sí que saben los alemanes.

Una marca registrada de Scorpions son los temas románticos en versiones acústicas, de esas que nos regalaban por allá por el 2001 en su álbum «Acoustica»… y es así como nos regalan otro medley, esta vez compuesto por la fantástica Always Somewhere, donde Meine despliega todo su caudal vocal en el coro de una canción que trasciende todo tipo de actitud rockera anti-mamona, porque hasta el chascón más rudo que estaba en el Movistar cantaba al ritmo de las vistosas guitarras acústicas de Jabbs y Schenker, quienes eran apoyados en segunda línea por Mikkey Dee sentado en el cajón y Maciwoda con el groove de su bajo. El medley seguía brevemente con Eye of the Storm y terminaba con otro clásico imperecedero de los germanos… la tremenda Send Me An Angel, donde otra vez Meine se luce tirando todos los agudos de la canción como si estuviera cantando en una fogata… Las parejas se abrazaban y parecían multiplicarse al paso de cada acorde y cada compás.

scorpions16cl-06La siguiente canción no necesita introducción ni referencia alguna. Los silbidos iniciales de Wind of Change bastaron para echar el Movistar abajo, y por supuesto los mejores sing along de la noche aparecieron naturalmente en esta canción que es un símbolo de paz y amor, que ha trascendido todos los rincones del mundo tanto por su belleza como por su significado. Estremecedora la ovación al final del tema.

Otra dosis del nuevo disco vendría con Rock ‘n’ Roll Band, la cual por supuesto hace referencia a su nombre y es puro Rock’N’Roll, lo cual hizo que a pesar de ser un tema quizá desconocido para muchos, fuera muy bien recibido. En tema como este la personalidad de Mikkey Dee explota pues son los terrenos donde se siente más cómodo y da rienda suelta a la potencia que acostumbraba a mostrar en Motörhead, siendo un reemplazo más que apropiado para el gigante James Kottak.

Si tuviera que definir a Rudolf Schenker en una palabra, para mí sería «riff«. Es su marca registrada en Scorpions, y es así como corriendo hacia la punta del escenario enciende su guitarra y comienza el inconfundible riff de Dynamite, otro tremendo regalo para los acérrimos de la banda… no hay muchas palabras para describir semejante tema ni la reacción del público ante tamaña demostración de Heavy Metal.

Llegaba un momento emotivo, las palabras de Klaus Meine se dirigen a Mikkey Dee con el objetivo de tributar a un grande, uno de los más grandes en la historia del Heavy Metal mundial. Por supuesto que hablamos de Lemmy Kilmister, quien dejó en todos nosotros, y en Scorpions por supuesto, una huella indeleble. Y el tributo lo hacen como corresponde, con canción incluida, y la elegida es Overkill, la cual desató un desorden de proporciones en el Movistar Arena, con bengala incluida en la cancha e imágenes de Lemmy en el fondo del telón. Hasta ese minuto ni siquiera las canciones propias de la banda habían causado tal efecto en la cancha, en una versión respetuosa de la original, pero obviamente con el sello de Meine, y qué decir de Mikkey Dee… como se nota que el tema era uno de los suyos.

scorpions16cl-02

Con otro riff inmortal el mismo Rudolf nos introduce Blackout, uno de los temas insignias de la banda, con el mismo Schenker tirando humo por su guitarra y corriendo por todo el escenario, en lo que a esas alturas era todo algarabía. Ya en recta final vendría lo mejor de la velada como es costumbre: No One Like You y Big City Nights darían el primer cierre a esta noche llena de emociones y clásicos de antaño… Banderas chilenas y lienzos de la banda llovían sobre el escenario consolidando muestras de afecto y admiración sobre una banda que dejó todo sobre el escenario.

El encore era obvio porque ningún concierto de Scorpions puede terminar sin Still Loving You, ni mucho menos sin Rock You Like A Hurricane que fueron los temas que precisamente cerraron la velada. Ambos temas coreados a rabiar por el público en modos distintos claramente, mientras Still Loving You exacerbaba el romanticismo, Rock You Like A Hurricane transformaba el lugar en una fiesta.

scorpions16cl-29

Lo de Meine, Coverdale y compañía rozó la perfección. Todas las conclusiones son positivas, la producción del evento estuvo acorde a la altura de las circunstancias el sonido comenzó algo débil en el caso de Whitesnake pero el resto del concierto gozó de un buen trabajo en las perillas. La performance de las bandas estuvo impecable. Las incorporaciones de Luppi y Mikkey Dee son ciertamente un acierto gigante. Por otra parte, Coverdale se maneja muy bien con el registro actual de su voz, mientras que Meine es un fuera de serie, los años no pasan por él considerando lo caudalosa que sigue siendo su voz… y así podríamos seguir por un buen rato…

La vieja escuela se hizo presente en Santiago y vaya que lo hizo con fuerza… Lo único que se me pasa por la mente después de presenciar un show de esta categoría, es que ojalá todos pudiéramos llegar a viejos y seguir rockeando como la serpiente y el escorpión.

GALERÍA

 

 

Scorpions

Los alemanes comunicaron esta mañana que el ex baterista de MOTÖRHEAD se suma como miembro permanente a la banda que este martes toca en el Movistar Arena.

SCORPIONS emitió un comunicado sobre la salida de su ex baterista James Kottak con estas palabras: «Queremos agradecer a James por tantos años de participación permanente en la banda y por su amistad personal. Entendemos y respetamos su necesidad de tiempo en estas instancias de salud que está viviendo. Después de un exitoso e increíble paso por Estados Unidos, Europa y Asia, estamos seguros que encontramos a un fantástico baterista como Mikkey Dee. Él brinda una energía fresca a la banda y estamos muy entusiasmados por lo que se viene». 

SCORPIONS toca mañana en el Movistar Arena, acompañados de WHITESNAKE, quienes llegan a nuestro país con el actual cantante de SECRET SPHERE y ex VISION DIVINEMichele Luppi en teclados

Las entradas están a la venta por sistema PuntoTicket y los precios son:

Cancha Vip: $76.000
Cancha Etapa1: AGOTADO
Cancha Etapa 2: $37.000
Cancha Etapa 3: $42.000
Platea Baja Diamante: $68.000
Platea Baja Golden: $53.000
Platea Baja Silver: $42.000
Platea Alta: AGOTADO
Tribuna: AGOTADO

Scorpions + Whitesnake en Chile | 13 de septiembre 2016 | Movistar Arena

Scorpions

Los alemanes reclutaron al ex baterista de MOTÖRHEAD Mikkey Dee para reemplazar a James Kottak, quien por problemas de salud no pudo realizar algunos shows. Sin embargo, a pesar de que este reemplazo estaba contemplado sólo las fechas en Norteamérica, el otrora compañero de Lemmy confirmó en su Facebook que hará la gira sudamericana

SCORPIONS regresa a Chile el 13 de septiembre para tocar junto a WHITESNAKE como invitado especial en el Movistar Arena.

Las entradas están a la venta por sistema PuntoTicket y los precios son:

Cancha Vip: $76.000
Cancha Etapa1: AGOTADO
Cancha Etapa 2: $37.000
Cancha Etapa 3: $42.000
Platea Baja Diamante: $68.000
Platea Baja Golden: $53.000
Platea Baja Silver: $42.000
Platea Alta: AGOTADO
Tribuna: AGOTADO

Scorpions + Whitesnake en Chile | 13 de septiembre 2016 | Movistar Arena

 

 

Scopions

La legendaria agrupación alemana SCORPIONS están celebrando 50 años de su carrera musical plagada de éxitos y el próximo 13 de Septiembre los tendremos de vuelta en nuestras tierras. El show se realizará en el Movistar Arena y la banda aprovechará de presentar su último trabajo «Return to Forever».

Las entradas se pondrán a la venta a partir del 24 de Mayo en le sistema PuntoTicket y los precios son los siguientes:

Cancha Vip: $76.000
Cancha Etapa1: $32.000
Cancha Etapa 2: $37.000
Cancha Etapa 3: $42.000
Platea Baja Diamante: $68.000
Platea Baja Golden: $53.000
Platea Baja Silver: $42.000
Platea Alta: $28.000
Tribuna: $20.000

Scorpions tour

¿Deja vu musical? Así definiría esta nueva visita de Scorpions a nuestro país. Los padres del Metal Alemán se presentaron nuevamente en el Movistar Arena en marco del, en rigor, último tour del conjunto bautizado como The Final Sting World Tour. Y digo “en rigor” porque se supone que es la continuación del Get Your Sting And Blackout, que desde hace dos años los ha llevado por todo el mundo despidiéndose de su fanaticada. Todos pensábamos que dada la edad, especialmente de sus líderes  Rudy Schenker y Klaus Meine (ambos por sobre los sesenta años), y más de cuatro décadas llenas de éxitos, la historia de Scorpions llegaba a un merecido final.

Personalmente soy de los que opinan que es mejor que las bandas se retiren de la música antes que la música los retire. En ese sentido estaban dando en el clavo ya que, si este era el momento de dar un paso al costado, lo estaban haciendo en un gran nivel musical, ¡si aun en directo hacen la pega de las mil maravillas! No obstante, en el último tiempo la información ha sido un tanto confusa respecto al futuro de Scorpions. Se ha hablado de que la idea de sepultar al conjunto se desechó y seguirán en carrera. Hace unos meses Matthias Jabs mencionó que continuarán, e incluso ya estaban trabajando en un disco con material que nunca se incluyó en trabajos como Blackout (1982), Love At First Sting (1984) y Savage Amusement (1988). Ya lo he mencionado antes, estos retiros con elástico son una constante en las bandas clásicas desde hace 20 años,  así que nada nuevo bajo el sol, ¡a fin de cuentas todos tenemos derecho a retractarnos! Y si esto quedará reducido a alejarse de las giras transoceánicas, tal como Judas Priest, me parece excelente. En algún punto la edad se hace sentir y la energía ya no es la misma.

Pero luego de ver a la banda en escena una vez más, pareciera que la energía aun sigue incólume y el tiempo ha sido bastante generoso con Schenker y Meine. A pesar de su edad se ven con más vitalidad y fuerza que muchos músicos que tienen 15 ó 20 años menos. La misma vitalidad que mostrara Dio hasta sus últimos shows o Judas Priest y KISS hasta hace poco, algo que se ve reflejado en que más y más gente joven sigue interesándose en su música y  asistiendo a sus conciertos. Siempre cumplen las expectativas y son capaces de montar un show visual a gran escala.

Y es cierto, Scorpions se encuentra en un gran nivel, pero aun así, el show me dejó con una sensación de deja vu que me parece no haber vivido antes con otro conjunto. Quizás hubo muchos factores involucrados -tanto internos y externos- que confabularon para que esto se diera de esa forma: misma fecha del show anterior, mismo tour,  mismo recinto, casi idéntico setlist y prácticamente el mismo show visual que viéramos en 2010.

El público fue llegando a cuenta gotas debido a que las puertas para el ingreso se abrieron recién a las 19 horas. Lentamente fueron apareciendo los asistentes hasta que  minutos antes que comenzara el show se llegara a la una cifra cercana a las ocho o nueve mil personas.  A las 21:15 se apagan las luces y las tres enormes pantallas LED del escenario muestran imágenes de la banda en su presentación en el legendario US Festival de 1983, donde compartieran cartel con Van Halen, Judas Priest, Triumph, Mötley Crüe, Ozzy Osbourne y Quiet Riot. Los acordes de Sting In The Tail -perteneciente al álbum del mismo nombre de 2010- dan inicio a la velada que seguiría con una tremenda interpretación de Make It Real, mega clásico del Animal Magnetism (1980). Todo, con una interpretación  aceitada donde la energía del poderoso James Kottak y el sobrio pero cumplidor polaco Pawel Maciwoda (bajo) son preponderantes acompañando a las siempre imponentes figuras del trío SchenkerMeine-Jabs. Un comienzo potente por parte del conjunto, pero tibio del lado del público. Klaus se esmera tratando que la gente lo acompañe en el coro (que asumo que cualquiera que siga a Scorpions conoce), recibiendo un poco menos que abúlico retorno de parte del respetable. Momento raro para un clásico que debe generar mayor impacto.

Sigue una de las novedades, esta vez revisando algo del tremendo Lovedrive (1979) con Is There Anybody There?, que hace gala de un riff semi-reggae y la tremenda línea vocal por parte Klaus. El respetable corea dentro de sus posibilidades aunque claro, también es una buena excusa para prestarle atención al excepcional trabajo de Schenker y Jabs en guitarras. Tras cartón, llegaría todo el despliegue de potencia que significa la musculosa introducción de un clásico que siempre será motivo para levantar el puño, es decir,  The Zoo. Si con una canción con semejante descarga no despierta al público, absolutamente nada lo hará. Felizmente los asistentes se ven más participativos, animándose a interactuar con la banda cuando estos se desplazan sobre la rampla central, que sale desde el escenario y se mete hacia la cancha VIP. Y cuando se corea “we eat the night, we drink the time / Make our dreams come true / And hungry eyes are passing by / On streets we call The Zoo”, se adquiriría la atmósfera de un verdadero concierto comprendiendo que teníamos en frente a una de las bandas más emblemáticas de la historia del rock. El nivel se adrenalina se incrementa con la llegada del magnífico instrumental Coast To Coast, donde como es costumbre Klaus Meine se une a Rudy y Matthias en las guitarras, en una rendición que reparte descargas de alto voltaje a diestra y siniestra, con riffs gancheros y letra cadenciosa de Loving You Sunday Morning que hacen más que confirmar este buen momento.

Momento de bajar las revoluciones con The Best Is Yet To Come, balada cuyo nombre ha sido acuñado como lema por la banda en esta etapa de su carrera. A mi parecer, entre tanta balada brillante de su catálogo, esta debe ser una de las más descafeinadas que han hecho. Sin embargo el público la disfrutaría a concho, contando también con la participación de un miembro del staff como tercer guitarrista durante su ejecución. El problema es que aparece vestido con atuendos tan  sport que parecía llegado de un asado. Y no lo digo como talla, dado la magnitud del evento y entre tanto detalle escénico, aquello desentona claramente con el resto. Volviendo al corte, este palidece aun más si luego suenan dos inmortales como  Send Me An Angel y Holyday, que en cualquier momento de cualquier concierto generan un vínculo y atmósferas especiales.

Volviendo a terrenos ultra rockeros llega Raised On Rock, a estas alturas uno de los nuevos clásicos del conjunto, mientras que las pantallas LED se muestran imágenes del mítico Worldwide Live, para luego seguir con el tandem Tease Me, Please Me y Hit Between The Eyes (del álbum Crazy World de 1990), ambos números puesto en los shows, siempre interpretados con mucha intensidad. Funcionan perfectamente en vivo y el público así lo hace sentir cada vez que se ejecutan.

Luego queda en escena James Kottak para dar inicio a su ya conocido Kottak Attack, básicamente el mismo solo de la vez anterior, mostrando imágenes de él mismo personificando algunas de las portadas más emblemáticas de la carrera de Scorpions. No obstante, es un momento para disfrutar del poderío del ex Kingdom Come. No se conforma con el papel secundario que muchas veces tienen los bateros, es todo un showman y verlo tocar significa presenciar un show aparte. Usaría los mismos artilugios de la vez pasada, como beberse la cerveza al seco y mostrar su tatuaje en la espalda con la inscripción Rock And Roll Forever”. Al concluir se lo muestra en las pantallas siendo electrocutado dando paso así a otro asalto con Blackout, que de verdad atronaría trayendo consigo el regocijo del sector más metalero de la fanaticada. Un puñetazo que no te da respiro, Rudy aparece en escena con una máscara rememorando su propia imagen en la portada de dicho álbum. Matthias Jabs da inicio al infaltable  Six String Sting, de cortina para un himno de estadio por excelencia como Big City Nights. Acá el público corea con fuerza, mucho más metido y con los sentidos puestos en el show.

Tras un merecido descanso, los encores no se hacen esperar con dos clásicos que están en el ADN rockero, que como es lógico siempre generan momentos álgidos y especiales en los shows. Todos han escuchado y todos conocen la letra de Still Loving You y Winds Of Change, canciones imperecederas que han superado la prueba del tiempo y ya son vestigios en la historia del rock. Caería otro regalo con No One Like You, que personalmente agradezco pues se trata de una de las mejores composiciones de su carrera y una de mis favoritas personales por supuesto. El final, como no, con el súper clásico intergaláctico Rock You Like A Hurricane -uno de los himnos más grandes que ha dado el Heavy Metal clásico- que siempre es prenda de garantía y recibida con entusiasmo y desenfreno.

En total casi dos horas de show, que deja la satisfacción de haber visto al conjunto en un gran nivel, pero que también plantea muchas interrogantes. ¿Habrá sido esta la última vez que vimos en acción a Scorpions? A juzgar por lo de ayer aun les queda mucho combustible en el tanque. De hecho, este show me pareció superior al de hace dos años atrás, pero lamentablemente al contar con ese precedente hizo que su desarrollo se tornara un tanto predecible, lo cual se sopesó con entrega, carisma y energía sobre el escenario. El público quedó al debe en mi opinión y fue de menos a más a lo largo del show. La banda debió trabajar bastante para motivar al respetable, lo que finalmente se consiguió, y que en el fondo hace más que confirmar que en vivo aun hacen la pega de manera excelente.

¿Ahora qué les depara el futuro?, ¡no tengo idea! Al menos el veneno de los escorpiones sigue siendo tan letal como en antaño. Ellos tienen la última palabra.

Set List Scorpions:

1. Sting In The Tail
2. Make It Real
3. Is There Anybody There?
4. The Zoo
5. Coast To Coast
6. Loving You Sunday Morning
7. The Best Is Yet to Come
8. Send Me An Angel
9. Holiday
10. Raised On Rock
11. Tease Me Please Me
12. Hit Between The Eyes
13. Kottak Attack
14. Blackout
15. Six String Sting
16. Big City Nights
Encore:
17. Still Loving You
18. Wind Of Change
19. No One Like You
20. Rock You Like A Hurricane

 REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Los padres del Rock alemán volvieron a nuestro país para despedirse ante unas 9 mil personas en el Movistar Arena.

Fotos: Guillermo Salazar