Entradas

Sabido es que en la época de los ’80 hubo un gran auge en el Metal, especialmente en Europa, en el que emblemáticas bandas tuvieron sus inicios, marcando en los años venideros a muchas generaciones con su potente música. Ejemplo de ello es Helloween en Alemania, Stratovarius en Finlandia, sólo por nombrar algunas. Y en Rusia, una de las bandas pioneras en el Metal es Aria (Ария) que, con más de treinta años de actividad, ha marcado el sendero de muchos grupos dentro de su región.

Hoy analizamos su reciente disco “Проклятье морей” (“Curse Of The Seas”) (2018), un asombroso y potente trabajo que posiciona a la banda en lo más alto del Heavy Metal como lo fueron en sus inicios, en donde se les ha llegado a llamar “los Iron Maiden rusos”, por su sonido similar al de sus pares ingleses. Cabe señalar este quinteto, compuesto por Mikhail Zhitnyakov (Михаил Житняков) en voces, Vladimir Kholstinin (Владимир Холстинин) y Sergei Popov (Сергей Попов) en guitarras, Vitaly Dubinin (Виталий Дубинин) en bajo y Maxim Udalov (Максим Удалов) en batería, cantan en ruso: veremos al final si ello influye o no.

El primer corte del álbum es Гонка за славой (Race of Glory), canción con un comienzo muy potente marcado por riffs rápidos al que inmediatamente se le unen la batería y el bajo, para que la voz entre de forma enérgica y potente, proporcionando el más puro y clásico Heavy Metal con un electrizante solo de guitarra, llevando a la banda a sus inicios tal como lo fueron sus discos “С кем ты?” (“Whom Are You With?”) (1986) y “Герой асфальта” (“Hero of Asphalt”) (1987).

Варяг (Varyag) comienza tranquilamente, con un piano y violines que le abren paso a potentes riffs que instantáneamente marcan la línea melódica del tema, que se mantiene hasta el solo de guitarra donde hay un sutil cambio de ritmo en donde las guitarras hacen un dúo muy melódico para después volver al canto y terminar con una guitarra diluyéndose lentamente.

Эра Люцифера (The Lucifer Eraes un tema que tiene un comienzo bastante sencillo y que predomina durante todo el tema, llevando un riff continuo y con una que otra variación hasta el solo de guitarra, donde unos riffs lentos marcan el fondo en el cual se desenvuelve la guitarra y que después da paso a un dúo de guitarras con punteos sumamente melódicos.

La placa continúa con Трудно быть богом (It’s Hard To Be a God), un interesante tema con muchos arreglos sinfónicos, con el cual pretenden innovar un poco más sin dejar de lado las características Heavy con las cuales se identifican. El final de la canción es muy atractivo, con una guitarra que va explayándose con un sencillo punteo hasta terminar con una nota que va en crescendo hasta su fin.

Пусть будет так (So Be Ites la canción más lenta del álbum, una balada característica de los ’80 , en donde una guitarra lleva los arpeggios junto con una batería marcando el ritmo, mientras que la otra guitarra despliega su magia con punteos muy sentimentales hasta entrar al coro, en donde la voz le da toda la pasión al tema abriendo camino a un especial y nostálgico solo de guitarra, dejando así una balada con mucha melodía y sentimiento.

En Всё начинается там, где кончается ночь (Everything Begins Where the Night Ends) se puede apreciar un tema directo y sin vacilaciones, con punteos y riffs predominando durante toda la canción, con un coro melódico y electrizante en el que vuelven al clásico Heavy tal cual lo demostraba la banda anteriormente, en donde un atractivo solo al más puro estilo de Iron Maiden se desenvuelva enérgicamente, dejando un poderoso tema desde el inicio hasta el final.

Живой (Alive) es un corte que posee muchos matices desde el groove hasta el progresivo, con un pasaje en particular muy similar a On The Backs Of Angels de Dream Theater. Un tema muy dinámico y elaborado que dejan al receptor con una grata sensación, marcando así uno de los puntos más altos del álbum.

Убить дракона (Kill The Dragon) parte con un marcado -aunque algo monótono- riff que se extiende a lo largo de la canción, dándole una persistencia muy particular a tal punto que el tema se torna hasta divertido. Un corte muy marcado por la línea musical que este lleva, lo que hacer destacar la canción de una forma específica.

El disco continua con Дым без огня (Smoke Without Fire), un pausado tema en que se presentan muchas variaciones, partiendo con un arpeggio que le da paso a los riffs y al canto en donde se presenta un tradicional solo de guitarra. Hasta ahí parece un corte más del álbum con mucho Heavy Metal, pero cuando el tema se dispone a llegar a su fin aparece una guitarra acústica proporcionando una maravillosa serenidad y concluyendo con arpeggios que son tocados pausadamente hasta quedar en silencio. Excelente canción con un final muy asombroso.

От заката до рассвета (From Dusk Till Dawn) vuelve con lo mejor del Heavy, dejando atrás toda la magia y la armonía que hasta ahí se había percibido, concediendo una canción con mucha rapidez y potencia, tema que no necesita mucha explicación más que decir que se trata de muy buen Heavy Metal.

El disco concluye con Проклятье морей (Curse Of The Seas), un extenso tema que reúne todos los ingredientes puestos en el álbum, con un comienzo marcado por un arpeggio que después son cambiados por potentes riffs y con pasajes que proporcionan una atmósfera muy melodiosa y melancólica, en donde la voz cumple un rol fundamental para dar el sentimiento a la canción. Un tema que describe por qué los llaman los Iron Maiden rusos.

Aria, una agrupación con mucha trayectoria en el mundo del Heavy Metal, sigue diciendo con este álbum que continúan firmes y con más fuerza que nunca para proporcional toda la magia que ellos tienen para entregar, un Metal electrizante, melódico y directo a la vena para hacer recordar los viejos tiempos en el Heavy Metal era lo único que importaba. Excelente álbum que supera cualquier duda o aprensión respecto al idioma y que demuestra que si hay Heavy Metal, todos entendemos.

Review: Samuel Lorca