Entradas

IN THIS MOMENT lanzó el video para la canción “Black Wedding”, parte de su último trabajo “Ritual”. El single como su video cuenta con la participación de la voz de JUDAS PRIEST Rob Halford. Pueden ver el video a continuación:

 

Nadie puede negar la tremenda carrera que se ha forjado Judas Priest a lo largo de su historia y lo referenciales que se han convertido en el Heavy Metal, una banda de aquellas que no pueden quedar fuera de ningún ranking y que han servido de influencia para varias generaciones de metaleros. Tampoco nadie puede olvidar o negar sus altos y bajos musicales que han provocado admiración y casi odio, como el incomprendido por muchos “Nostradamus” (2008). Pero aun así, las noticias de la banda siempre han sido bien recibidas y nos han mantenido a la espera de su nuevo material.

Sin saber exactamente qué esperar, empezamos a recibir noticias de su nuevo trabajo, entonces pudimos escuchar los primeros singles y la cosa se veía más clara. Parecía que el nuevo álbum sería una vuelta a los mejores tiempos de banda y nos regalarían tremendos temas, aun con un Glenn Tipton cada vez más afectado por su Parkinson, especialmente en una era donde todos los grandes estandartes de este estilo empiezan a alcanzar su ocaso con la muerte de Lemmy, la separación (o alejamiento de los escenarios para no equivocarnos) de Black Sabbath y así con varios otros. Sin embargo, “Firepower” parece ser un grito de vitalidad en medio de este ambiente.

Todo arranca con la potencia del riff de Tipton y de fondo la voz de Halford se asoma in crescendo para dar paso a un instantáneo himno de Heavy Metal con Firepower, golpeando caras a puñetazos de entrada con “with weapons drawn, we claim the future / advancing far through every storm”, ¿pensaste que eran unos viejitos viviendo de su pasado? ¡JA! Precisamente porque buscan el futuro, Halford no se empeña en sonar como antaño sino que con un tono levemente más bajo demuestra que sigue manteniendo su tremenda calidad y que, además, puede darse el lujo de llegar a buenos tonos altos, “neutralizando” a cualquiera que pensara distinto.

Bajando un poco la velocidad aparece Lightning Strike, la que arranca exquisitamente con la voz del Metal God y la guitarra “cantando” la misma nota. Quizás suena un poco menos Heavy pero no baja para nada en calidad, al contrario, recién en el segundo tema y ya nos regalan una dinamicidad rítmica y melódica tremenda que no hace más que dejar en claro que la sabiduría de los años acumulados entre Halford y Tipton se mezcla de maravillas con juventud de Faulkner, porque mientras esperas que el rayo caiga, debes tener claridad que el rayo sí o sí caerá.

Un riff pesado y oscuro nos da la bienvenida a Evil Never Dies, donde la velocidad no es el fuerte, sino la oscuridad transmitida a través de la música y la letra, con Halford cantando dentro de sus registros más bajos para darse el lujo de llegar a ese tono rasgado y alto en el coro que sólo él puede regalarnos. La sección instrumental nos transporta a una especie de panorama apocalíptico donde podemos prepararnos con toda tranquilidad para lo que se viene, con un puente vocal relajado que nos abre las puertas al solo de guitarra “marca Priest”. Básicamente, sin ser un tema de puro Heavy Metal siento que es uno de los puntos más altos de esta placa.

Con un sonido un poco sci-fi arranca Never The Heroes, la que se mantiene en lo pesado y lento pero con un tono quizás más nostálgico, como tiene que ser. Una crítica poderosa a la guerra y cómo se pelean. Héroes que nunca lo fueron, sino simples sacrificios de guerras a las que, en realidad, no pertenecían. Una base rítmica que sin necesidad de mayor agresividad logra transmitir una especie de encierro, lo que sumado a la voz de Halford y el trabajo de las guitarras te mantienen sintiendo esa tristeza y rabia por saberse simples carne de cañón.

Necromancer nos trae ciertas reminiscencias del Judas de antaño pero con esta nueva vitalidad, un riff pesado y oscuro que mantiene un ambiente de rabia a lo largo de todo el track, donde además la voz de Halford no se esfuerza tanto y le permite mantenerse en su tremendo nivel, quizás pensando en incluirlo sí o sí como un momento de descanso en los setlist en vivo, porque sin grandes luces ni elementos se alza como un tema preciso, conciso y tremendo, algo propio de estos dioses.

Un sonido aún más clásico es el que arranca con Children Of The Sun, un himno de principio a fin que llama a los hijos del Sol a alzarse en estos tiempos para cambiar el mundo uno por uno. Es un tremendo tema, pero siento que queda un poco al debe, aunque la sección instrumental con los juegos de cuerdas es de excelentísima calidad como nos tienen acostumbrados y la voz del gran Rob derrocha sentimiento en todo minuto. Además la sección de solos es tan magistral como siempre, pero la estructura general y la sumatoria queda un poco corta, sin embargo, el final logra redimirlo.

Un piano nos abre los sentidos para la instrumental Guardians, el que se va haciendo acompañar por guitarras que recuerdan un poco al último trabajo de Arch Enemy y claro, si tenemos al mismo productor (Andy Sneap) tiene sentido, terminando con un pase de gol que le da la entrada a Rising From Ruins, la que nos trae más melodía, más Power Metal si se quiere decir, dejando claro en su letra que nada detiene a esta máquina y se alza aun desde las ruinas. Nuevamente encontramos a un Halford cantando cómodamente en tonos más bajos subiendo recién para el coro pero sin esforzarse demasiado, lo que le permite darse vueltas por el extremo de su registro dejando en claro su tremenda versatilidad vocal, aun a sus años, porque a pesar de esto el tema no pierde ni un poquito en potencia.

Flame Thrower arranca con un riff de lo más clásico y nos devuelve al Heavy Metal tradicional, donde cada uno se pasea por los elementos a los que tienen acostumbrados y se nota que si bien la influencia de Faulkner fue tremenda a la hora de rejuvenecer el sonido de la banda, los mayores siguen llevando la batuta y sus ideas siguen siendo tanto clásicas como frescas, algo que no muchas bandas logran. Pero claro, si hablamos de los mismos que nos regalaron tremendos himnos incombustibles del Heavy Metal, no se puede esperar menos.

Con un comienzo de tonos un poco futuristas y volviendo luego a lo pesado llega Spectre, un tema que mantiene un poco la línea de sus últimos trabajos, con elementos clásicos de la banda de todas formas pero, en lo musical, un tema que fácilmente pudo haber quedado fuera del álbum y no se hubiera extrañado mucho. No es para nada un mal tema, pero de todas formas es esperable que entre catorce canciones más de alguna flaquée un poco, y siento que entre esas se encuentra este track, un tema bien hecho pero sin mayor brillo.

Volviendo al Heavy Metal clásico nos encontramos de golpe con Traitors Gate, con una estructura potente y relativamente rápida, que nos transmite la rabia de la letra sin mayor problema, una base rítmica más bien sencilla sobre la que las guitarras se lucen de manera exquisita, además de la voz de Halford, que se da el lujo de gritar en su conocido registro, aunque sea sólo unos segundos, subiendo nuevamente los ánimos, incluso en su sección instrumental con tintes épicos que le dan una tremenda versatilidad al tema.

Llegamos al tema más corto de la placa, No Surrender, el que en menos de tres minutos nos regala una inyección de potencia y puro Heavy Metal, claramente un himno que será infaltable en la próxima gira que promocionará este trabajo. No necesita más tiempo porque cuenta con los elementos precisos y concisos para ser un tremendo tema y sencillamente no le dan chance a la posibilidad de fallar, una decisión que a veces no se toma y se termina extendiendo innecesariamente una canción que podría durar menos. Acá, claramente, los años de circo de la banda y del productor mostraron lo que se aprende en el camino.

En la vena más nostálgica arranca Lone Wolf, con un riff creando ambiente para un track pesado y estilizado. Una estructura lírica bastante clásica, sin mayor sorpresa, y el apoyo musical tremendo de las guitarras, todo sobre una base rítmica dinámica y poderosa arman un tremendo mid-tempo que nos acerca al final con toda la calidad que se puede esperar. Si bien no es un tema que se alce entre los puntos más altos del disco, es una tremenda pieza que se queda arriba, como justo por debajo de los más ilustres tracks que pudimos escuchar hasta ahora, especialmente con su final.

Todo tiene su final y así llegamos a Sea Of Red, la que de entrada se presenta claramente como el término del disco. Con unas guitarras clásicas abriendo paso en una especie de balada a la voz del Metal God, Halford, quien aprovecha de lucirse en su faceta más elegante sobre esa tenue guitarra hasta que la balada toma un poco más de potencia en el coro, manteniendo su estructura de despedida y volviendo a la estructura de estrofa. Entonces definitivamente entramos a la sección de Power Ballad, donde estos veteranos nos demuestran que el buen Metal no está hecho sólo de momentos pesados, rápidos y/o potentes, sino que a veces lo emotivo también funciona de excelente manera, especialmente si le agregamos algunos detalles un poco sinfónicos (detalles y muy poco, pero están).

En menos de una hora los de Birmingham nos regalan una vuelta al Heavy Metal como sólo ellos pueden hacerlo. Puedes ser un fanático acérrimo o un novato, creer que son lo mejor que ha creado el Metal o tenerlos como una banda más, pero tanto si crees que Judas Priest es lo más grande como si todavía no comprendes su grandeza, no puedes negar el discazo que estás escuchando. “Firepower” nos entrega la posibilidad de disfrutar una banda incombustible, a la que parece que ni la edad de sus miembros ni la enfermedad de su guitarrista le puede arrebatar el trono de ser los Dioses del Metal porque con esta placa queda más que claro que ¡el Heavy Metal no ha muerto y el Sacerdote de Judas ha regresado!

Ante la respuesta de Rob Halford a las críticas de K.K. Downing, este último decidió salir a aclarar sus dichos ya que piensa que el vocalista de JUDAS PRIEST lo malinterpretó:

“Sólo para que quede claro mis cumplidos hacia Andy Sneap no son nada distinto a lo que hubiera dicho sobre otros productores que son guitarristas y han contribuido mucho más de lo esperado en nuestros álbumes anteriores. Grandes talentos tales como Chris Tsangarides y Roy Z no solo produjeron, sino que también contribuyeron con ideas, riffs, letras, etc… Así, álbumes como ‘Painkiller’ y ‘Angel Of Retributrion’ no habrían sido lo mismo sin ellos. Incluso, creo que George Martin fue mucho más para THE BEATLES que solo un productor. Tener un músico adicional en el estudio, tal como los talentosos productores anteriormente mencionados, trae muchos beneficios” comentó Downing.

Y no olviden que hoy se estrenó un nuevo adelanto de “Firepower” el cual se puede escuchar aquí.

JUDAS PRIEST acaba de liberar su nuevo single “Firepower”, canción que da nombre al nuevo disco de los ingleses. El trabajo saldrá el 9 de Marzo via Epic Records.

Puedes escuchar “Firepower” a continuación:

El tracklist de “Firepower” es:

01. Firepower
02. Lightning Strike
03. Evil Never Dies
04. Never The Heroes
05. Necromancer
06. Children of the Sun
07. Guardians
08. Rising From Ruins
09. Flame Thrower
10. Spectre
11. Traitors Gate
12. No Surrender
13. Lone Wolf
14. Sea of Red


La ex-vocalista de SISTER SIN, Liv “Sin” Jagrell se encuentra promocionando el próximo lanzamiento de su debut como solista este 28 de Abril vía Despotz Records, trabajo que llevará como nombre “Follow Me” y fue producido por el bajista de U.D.O., Fitty Wienhold y el también miembro de U.D.O. y ex ACCEPT, Stefan Kaufmann.

El disco incluirá un cover al tema “Immortal Sin” de FIGHT, banda en la que participó Rob Halford a principios de los 90. En esta versión del tema participa también Jyrki 69 (THE 69 EYES) y puedes escucharla a continuación:

El tracklist de “Follow Me” será:

  1. The Fall
  2. Hypocrite
  3. Let Me Out
  4. Black Souls
  5. Godless Utopia
  6. Endless Roads
  7. Killing Ourself To Live
  8. I’m Your Sin
  9. Emperor Of Chaos
  10. Immortal Sin (cover de FIGHT)
  11. The Beast Inside

rob halford

El vocalista de JUDAS PRIEST Rob Halford fue entrevistado por TorontoSun.com de Canadá y se le consultó como el hecho de haber tenido problemas de salud, así como los tuvieron Tony Iommi, Lemmy Kilmister y Bruce Dickinson, hace cambiar la perspectiva de lo que viene:

“La determinación se vuelve aún más fuerte cuando te enfrentas a esos desafíos. Los he visto cara a cara, pero al igual que cualquier dificultad en cualquier ámbito de la vida, simplemente tienes que lidiar con ella para poder seguir adelante. Y, honestamente, sólo pensamos en cosas como esta cuando los amigos te hacen estas preguntas, nunca realmente estamos pensando en eso. Sólo somos un grupo de gente que se sube a la van y que van al próximo concierto a tocar. Van a tener que arrastrarme para bajarme del escenario. La jubilación no está en mi vocabulario” contestó el legendario vocalista.

Ante la polémica generada tras los dichos de Gene Simmons, líder de KISS, que manifestó que el rock había muerto, y no por edad, sino por la gente y la piratería, Rob Halford pronunció su opinión sobre el particular.

El Metal God, en entrevista con el programa radial “One on One”, conducido por el periodista canadiense Mitch Lafon, señala: “No, he escuchado esa frase en varias ocasiones durante las décadas en que he estado en el Metal. No creo que sea así. Creo que (el Rock) está en una increíble forma actualmente. Nunca ha estado más fuerte. Creo que estamos constantemente rodeados de nuevos talentos, y del entusiasmo que surge de nuevas bandas de todos los tipos, que mantienen al rock vivo y fuerte, y creo que siempre será de esa forma. Así que, para mí, cuando reviso los sitios de metal a diario -reviso cerca de una docena de sitios de Metal de distintos lugares del mundo- veo la fuerza y el poder que hay, y es tremendamente emocionante. Es un mundo diferente ahora, seguro, en términos de la forma en que trabaja la industria. Hay una totalmente nueva perspectiva comparado a cómo eran las cosas hace veinte años, con la llegada de Internet, que creó una gran cantidad de… cambio de perspectiva. Ha afectado a todos de gran forma. Entonces, lo que quiero decir es que el rock no está muerto. Está vivo, floreciente y emocionante“, culminó el cantante de JUDAS PRIEST.

halfordcl10-13

 

 

El vocalista de JUDAS PRIEST se refirió a la salida del guitarrista fundador de la banda:

“La salida de K.K. fue su propia decisión, por las razones que hizo publicas en su web. Lo pasamos fantástico en el tour de ‘Nostradamus’, pero K.K. tiene su propia vida y no podemos forzarlo a hacer cosas que no quiere. Nos contó antes de Navidad. Personalmente, pensé que esto era el fin. Emocionalmente, para mí, ha sido muy, muy difícil.

Cuando K.K. dijo que estaba pensando en retirarse, Glenn (Tipton) fue el primero en enviarle un mail diciendole ‘Espero que estés bien. Si necesitas algo, simplemente hazmelo saber’. Mantuvimos la puerta abierta todo este tiempo en caso de que Ken cambiara de opinión, pero el reloj avanzaba”

Además Halford se refirió a cómo llegó Richie Faulkner a la banda: K.K. nunca podrá ser reemplazado, es único y no queremos ninguna copia de él. Richie Faulkner llegó a la casa de Glenn a tocar un rato un día, y Glenn simplemente me dijo que era brillante”.

Judas Priest

Judas Priest

El vocalista de JUDAS PRIEST, Rob Halford, dio su opinión sobre la gira de despedida de la banda inglesa.

Sobre el porque terminar de girar:  “De verdad no lo se. Es por muchas razones.  Supongo que tiene que ver con la jubilación o la crisis, no lo sé.  Pienso que hay que hacer frente a la mortalidad, eso es evidente.  Algunos grupos continúan, siguen, otros se desinflan poco a poco, y algunos lo dejan totalmente.  Con el tiempo le pasa a todos y ahora es a lo que nos enfrentamos JUDAS PRIEST. Por eso, queremos dejarlo en términos respetables, musicalmente hablando”.

Sobre por que dejar de tocar si están tocando tan bien:  “Lo llamo “síndrome Muhammad Ali.”  Si estás en el ring mucho tiempo, puede llegar a ser triste de ver y escuchar. Tienes que estar seguro de que no te pase como músico, sobre todo en este mundo del heavy metal, donde el público es muy exigente a la hora de tolerar pasear estos cuerpos viejos por todos los sitios.  Queremos hacer las cosas que hacíamos facilmente hace 30 años y no es fácil.  Nos gustaría que nuestros fans se lo tomaran como algo para celebrar y que no estén tristes”.

Recientemente el vocalista de JUDAS PRIEST, Rob Halford, fue entrevistado y habló sobre lo que piensa de la última gira de la legendaria banda: “Bien, se dice que todo lo bueno tiene un final y probablemente eso sea en este caso. Pero, como sea, HALFORD seguirá atormentando en el futuro del Metal, y eso son buenas noticias”.

Luego agregó: “He estado haciendo esto por 40 años y sorprende pensar que soy parte de las raíces de todo. No sólo yo, mucha, pero mucha gente ha sido responsable de poner toda la escena Heavy Metal en el mapa. Y en lograr que esté tan fuerte como se ve”.

Judas Priest - Epitaph

halford-rzg-00

La leyenda del metal, Rob Halford, se presentó nuevamente en Chile (segunda vez junto a su banda-proyecto personal: Halford), en el marco de la gira promocional de su nueva placa, Made of Metal. La velada comenzó con las bandas nacionales Jack Bucarey, a quienes por diversas razones no pudimos presenciar y luego Ratzinger, de correcto cometido y enérgico show, en una presentación que debe haber bordeado la media hora. Junto a ellos estuvieron como invitados Alex Drakher, guitarrista de la banda Drakher y Rob Díaz, vocalista de Vastator, ambos reconocidos admiradores de los ingleses Judas Priest, con quienes interpretaron el tema Nuclear Day, proveniente del disco State Enemy de Ratzinger.

halford-rzg-08

Todo esto sucedía mientras aún continuaba llegando gente al Velódromo del Estadio Nacional, lugar que finalmente congregó a unos 3.000 a 3.500 asistentes aproximadamente. La cancha llegó a verse bastante bien en términos de cantidad de público, gracias a que en una muy acertada decisión se dejara que la gente de galería bajara a ese sector. Todos sabíamos que este concierto, por diversas razones -entre las que se incluye la gran cantidad de recitales que ha habido estos últimos meses- no iba a dar para una mayor asistencia, por lo que la pregunta lógica era ¿por qué hacerlo en el Velódromo del Nacional? la respuesta es que los otros recintos con capacidad para 4.000 o 5.000 asistentes ya estaban reservados, en reparaciones o simplemente son muy costosos.

halfordcl10-05Sea como sea, pasadas las 21:00 horas partió la presentación del Metal God, quién comenzó entonando Resurrection, de su disco del mismo nombre ¡¿Qué, Resurrection?! La duda surgió de inmediato ya que el tema es bastante alto y ya todos nos habíamos percatado en las últimas presentaciones que su voz estaba sufriendo con las consecuencias propias de la edad y el carrete, algo natural hasta para los dioses de Metal, pero mayúscula fue la sorpresa cuando comenzó a cantar y nos dimos cuenta que estaba en una mucha mejor condición que las veces anteriores, sorprendiendo desde la primera estrofa con la potencia, garra y entrega con que cantó un ya clásico de su “discografía solista”, por decirlo de alguna forma. De hecho pensé “si está cantando así podría perfectamente cantar Painkiller”, pero lamentablemente no estaba incluida dentro del setlist.

Tras el eufórico recibimiento vino de inmediato el segundo y tercer corte del mismo álbum, Made In Hell y Locked and Loaded, respectivamente. Ambos son temas que la audiencia conoce a la perfección y fueron agradecidos coreando a todo pulmón cada uno de ellos. Recordemos que Resurrection, y tal como lo dice el nombre del disco, fue el álbum que trajo de regreso a la vida a Halford tras aquel incomprensible e insufrible proyecto que tuvo por nombre Two y al momento de su aparición tuvo una excelente recepción por parte de todos sus seguidores, por lo que la gran mayoría de los temas que lo componen siempre son muy bien recibidos por su audiencia.

halfordcl10-09

Luego vino Drop Out, tema que fue incorporado en la compilación Metal God Essentials: Volume 1, corte que la verdad no tenía idea que existía y al parecer gran parte tampoco lo conocía mucho, de todas formas, la gente lo disfrutó y aplaudió, además que Halford y su excelente performance no dejaron que el ambiente se enfriara en ningún momento. Cabe señalar que tuvimos a un Rob Halford muy cercano en esta ocasión, dedicó muchas palabras a los fans, de hecho no lo había visto interactuar tanto con la audiencia como lo hizo esta vez. Por otra parte, la banda que conforma actualmente la alineación de Halford es sólida en extremo: Roy Z y Metal Mike son pilares fundamentales de la potencia con que se interpretan los temas, Jarzomhalfordcl10-04bek es una verdadera máquina y Mike Davis es un excelente bajista, y si a estos músicos sumamos el excelente sonido que tuvimos oportunidad de oír, todo contribuyó a un show redondo.

A continuación dos temas de su última placa recientemente lanzada, las potentes y heavy metaleras: Made of Metal y Undisputed, este último un verdadero temazo, que sonó potentísimo. Luego vendría algo de Fight: Nailed To The Gun, tema que junto a Into The Pit, son dos de los mejores cortes que lanzara Rob en aquella aventura “panteresca” que formó tras su salida de Judas Priest. A continuación algo de Crucible, la pesada Golgotha, que también fue coreada por algunos que gustan de aquel disco del Metal God. Pero la gira dice relación con su última placa, así que nuevamente tuvimos oportunidad de oír otro corte de este nuevo trabajo, ahora el turno de Fire And Ice ¡tremenda canción! rápida y con un coro muy melódico, que suena muy potente en vivo.

Pero Halford sabe que no puede presentarse en ninguna parte y dejar de tocar algo de la banda que lo hizo grande, así que presentó tres temas seguidos de Judas Priest: The Green Manalishi (with The Two-Pronged Crown) (original de Fleetwood Mac), Diamonds And Rust (original de Joan Baez) y Jawbreaker, proveniente del espléndido Defenders of the Faith. Obviamente todas ellas coreadas, aplaudidas y agradecidas por parte de todos los presentes.

halfordcl10-14

Cyberworld continuó la fiesta, otro gran tema proveniente de Resurrection, que sonó realmente potente. Cabe recordar que, según lo que se ha dicho hasta ahora, este concierto sería grabado halfordcl10-13para posteriormente lanzarlo en DVD. No sé la verdad si esto finalmente será llevado a cabo, pero había varias cámaras grabando todo y en las dos pantallas gigantes dispuestas a los costados del escenario pudimos ver muy buenas tomas durante todo el evento, así que a esperar si esto se concreta. Dos temas más provenientes de Made of Metal cerrarían la presentación de este nuevo trabajo: Like There’s No Tomorrow y Thunder And Lightning. Luego de estos la banda se retira del escenario por unos minutos y sólo regresan a escena Halford y Roy Z, junto a su guitarra acústica. Toman asiento y Rob hace una sentida y emotiva presentación de In The Morning, dedicada de forma muy especial a los 33 mineros rescatados hace poco, señalando que había seguido el rescate y había visto este hermoso momento. La verdad es que generó un ambiente bien íntimo y la gente, como era de esperarse, reaccionó con cánticos y de forma muy agradecida el gesto.

Luego de este regalo del Metal God para su público chileno, la banda regresa a escena e interpretan otro tema de Judas Priest: Heart of a Lion, canción que entiendo aparece en el box set Metalogy. El último corte de esta velada provino de Resurrection y fue Saviour, cerrando con este una noche llena de Heavy Metal, que dejó más que satisfechos a los presentes, por cuanto Halford cantó como pocos esperábamos que lo hiciera. De hecho, lo hizo espléndidamente, siendo el único reparo quizás que fue un show demasiado corto, algo más de una hora y veinte minutos, y es que con una banda tan sólida como la que vimos, con el Heavy Metal potente y directo que nos entregaron y con un Halford cantando como el Metal God que es, todos queríamos un par de canciones más. Tal vez Breaking The Law al cierre hubiera sido apoteósico, pero bueno, será para la próxima ocasión.

halfordcl10-15

Setlist:

1. Resurrection
2. Made In Hell
3. Locked And Loaded
4. Drop Out
5. Made of Metal
6. Undisputed
7. Nailed To The Gun
8. Golgotha
9. Fire And Ice
10. The Green Manalishi
11. Diamonds And Rust
12. Jawbreaker
13. Cyberworld
14. Like There’s No Tomorrow
15. Thunder And Lighting
Encore:
16. In The Morning
17. Heart of a Lion
18. Saviour

REVISA LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Imágenes Halford en vivo el pasado 22 de octubre en el Velódromo del Estadio Nacional, junto a Jack Bucarey y Ratzinger.

Fotos: Guille

Se aproxima el gran concierto de ROB HALFORD, la mítica voz del JUDAS PRIEST, se presentará en el Velódromo del Estadio Nacional este viernes 22 de octubre a las 21:00 hrs. En agradecimiento a su público chileno, el “Metal God” grabará su próximo DVD en el cual todos seremos parte de él, así que a poner la mejor cara metalera ya que promete ser un show increíble en un gran escenario, luces y sonido que hará brillar los clásicos atuendos del Dios de Metal.

Halford en Chile: 22 de octubre 2010En cuanto al repertorio, el artista tiene un set list especial para la noche del viernes, pasará por lo mejor de HALFORD, FIGHT y JUDAS PRIEST, además de compartir lo mejor de su última placa recién lanzada, “Made of Metal”. ROB HALFORD llega con su banda integrada por Roy Z y Metal Mike Chlasciak en guitarras, Mike Davis en el bajo y Bobby Jarzombek en batería.

El montaje del escenario comenzó el martes y ya están trabajando en la técnica del concierto. ROB arribará al país éste jueves y aún están definiendo las pruebas de sonido, si hay posible conferencia de prensa y detalles de la estadía en nuestro país. La maratón metalera comienza el viernes a las 17:00 hrs. con la apertura de las puertas del recinto. En ese momento, Pancho Sepúlveda de Radio Futuro va a estar con los mejores video clips metaleros en la previa de ROB. A las 19:15 hrs. aprox. abre la música en vivo JACK BUCAREY, connotado guitarrista virtuoso del Metal, y después, a las 20:00 hrs. Ratzinger con todo el power del Thrash Metal.

Un concierto para fanáticos, una noche que quedará en la memoria de los asistentes a esta gala del Metal plasmada en un DVD.

La venta de entradas se realiza a través de Sistema Ticket Fácil (call center: 5969670), locales Hites, Hipermercados Lider y Cinemundo. Entradas limitadas sin costo por servicio en Rock Music Eurocentro y Portal Lyon.

Preventa Normal:
Galería $18.000
Platea $22.000
Cancha $26.000
Metal God Area $35.000
(Hasta el día 22 de Octubre, precios no incluyen costo x servicio)

Puerta, día del evento:
Galería $24.000
Platea $28.000
Cancha $32.000
Metal God Area $43.000

La Preventa Especial Limitada se encuentra agotada.

Damos a conocer la lista de ganadores de entradas para los próximos conciertos:

HALFORD (entradas sector cancha):

  • Emilio Baeza
  • Jorge Bravo

SONATA ARCTICA (entradas sector tribuna):

  • Leonor Azócar (Facebook)
  • Gianfranco Terraza (Facebook)
  • Ivet Utreras (Facebook)
  • Diego Hernández (Facebook)
  • Sebastian Tiznado (Twitter)
  • Pascale Guerra (Twitter)
  • Macarena Villalobos (Twitter)
  • Matías Bakit (Twitter)
  • Tomás Paillacar (1er concurso)
  • Rolando Sáez (1er concurso)

Halford en Chile: 22 de octubre 2010Sonata Arctica en Chile / Delta

Felicitamos a los ganadores (quienes fueron contactados por las distintas vías en que participaron) y damos las gracias a todos los que participaron. Atentos a PowerMetal.cl para los próximos concursos donde podrás ganar entradas para el BIG METAL FEST y RHAPSODY OF FIRE.

Recordada es su primera visita a nuestro país como invitado al concierto de IRON MAIDEN el 2001 en la Pista Atlética, previo regreso a JUDAS PRIEST. El próximo viernes 22 de octubre a las 21:00 hrs. se presentará, esta vez en el Velódromo del Estadio Nacional, ROB HALFORD.

En el último comunicado, Rob Halford anunció la grabación de su próximo DVD en vivo la noche del 22 de Octubre en Santiago, gracias al apoyo del público chileno es sus presentaciones, por lo que promete ser un gran concierto del que seremos parte. Estos antecedentes más el hecho de que podría ser su última gira antes del retiro, hacen de este show una cita realmente única, donde hará un repaso de toda su carrera

Todo comenzará con el ambiente de DJ Pancho Sepúlveda con lo mejor del Metal en formato video clips. A las 19:45 hrs. subirá a escena JACK BUCAREY, conocido por los malabares y sonidos con la guitarra eléctrica; y a las 20:20 hrs, RATZINGER lanzará oficialmente su última placa “2012”.

A las 21:00 hrs. el “Metal God” repasará su carrera por JUDAS PRIEST, FIGHT, TWO y HALFORD.

Halford en Chile: 22 de octubre 2010

Venta de entradas a través de Sistema Ticket Fácil en locales Hites, Cinemundo e hipermercados Lider pagando con tu Tarjeta Presto. Los precios son:

Preventa Normal (hasta el día 21 de octubre, precios no incluyen costo por servicio):

  • Galería $18.000
  • Platea $22.000
  • Cancha $26.000
  • God Metal Area $35.000

Puerta Día del evento:

  • Galería $24.000
  • Platea $28.000
  • Cancha $32.000
  • God Metal Area $43.000

Preventa Especial Limitada (hasta agotar stock Sistema Ticket Fácil, precios no incluyen costo por servicio):

  • Galería $14.000
  • Platea $18.000
  • Cancha $22.000
  • God Metal Area $29.000

Entradas limitadas sin costo por servicio en Rock Music Eurocentro y Portal Lyon. Más info en Call Center Ticket Fácil, fono: 5969670 y www.ticketfacil.cl

Halford 3 - Winter Songs

Cuando se acerca la fecha del lanzamiento de su disco navideño “Winter Songs”, HALFORD reveló en una entrevista que se le ha pasado por la mente componer canciones para un volumen 2 del disco.

El “Metal God” comenta: “trabajar en este álbum fue algo muy entretenido y que, musicalmente hablando, me llevó a nuevos mundos”.

Puedes ver el video promocional del disco en este link.

Halford 3 - Winter Songs

Rob Halford, el metal god, el ex frontman de los señeros Judas Priest, la leyenda viviente, tenía una vara alta. Una vara que él mismo se había autoimpuesto al lanzar el extraordinario “Resurrection”, el pasado año 2000. El título de aquel álbum lo decía todo. Era la resurrección de una de las voces más respetadas y queridas dentro del heavy metal mundial, que había tenido fallidas experiencias tanto en Fight, como en Two, algo incomprensible para alguien que había logrado penetrar con su voz en cada alma metalera, esa voz particular, que lo catapultó a lo más alto del heavy metal mundial, junto a Judas Priest. Caídas que hicieron pensar que Halford no era un gran compositor y que su trabajo en Judas Priest quedaba supeditado a lo que hicieran Glenn Tipton y K. K. Downing. La historia se repetía y hacían recordar las fallidas experiencias de Bruce Dickinson en sus primeros trabajos como solista.

Tal como el ahora retornado vocalista de la otra leyenda viviente del heavy metal (las únicas dos) Iron Maiden, el retorno a las pistas venía acompañado del nuevo Rey Midas del metal, el señor Roy Z, en la producción y composición, quien transformó a Halford, le sacó todo su potencial e hizo que Resurrection fuera uno de los discos más aclamados del año 2000. Tal como lo hizo con Bruce Dickinson y, en menor medida con Helloween, Roy Z volvió a poner a Halford en el mapa. Y de qué manera.

Pero quedaba la interrogante de si Halford iba a poder sacar un disco con semejante potencial, y que no repitiera las mismas fórmulas de su predecesor, algo que el mismo Halford deseaba, al señalar que “Crucible” no sería un “Resurrection Pt. II”, pero había que ver si el cambio iba a ser positivo.

Mas qué duda cabe, el Dios del Metal ha resucitado, y ahora lo demuestra con esta extraordinaria placa.

Park Manor, a modo de Intro da paso al tema que da nombre a esta nueva experiencia, Crucible, un tema que desde el inicio nos señala el rumbo del álbum, el peso infernal. Con un inicio de bajo a manos de Ray Riendeau, nuestros oídos son demolidos por el peso de las guitarras de Patrich Lachmann y Mike Chlasciak, y sobretodo un preciso trabajo de Bobby Jarzombek en la batería, tanto en los bombos como en los platillos, con detalles técnicos envidiables. Y como no, la voz de Rob, sonando perfecta a sus ya 50 años, llegando a tonos únicos y respetados tanto por la gente del metal como por aquéllos que no cultivan esta música, como el mismo Pavarotti, quien alguna vez señaló que Halford era la mejor voz del rock, puesto que sus tonos eran inalcanzables. Aquí se mezclan esos tonos con la voz más grave y gastada, pero no menos increíbles de esta leyenda, y es aquí donde está la característica puesto que va acorde al peso de cada tema.

Si habíamos comenzado bien, lo siguiente es literalmente un mazazo en el cráneo. Un brillante redoble de Jarzombek da paso al tema más rápido del disco, el single, Betrayal, que a pesar de ser un tema single (video incluido), es veloz, pesado, y con una voz de Rob que alcanza un nivel inhumano. Es increíble que a pesar de los años y de todo el desgaste que significan más de dos décadas de canto, se siga manteniendo en semejante nivel. Cabe señalar que el grupo deslumbra como banda, con unos guitarristas brillantes, y un ritmo endemoniado.

Pero el poder no decae Handing Out Bullets, es nuevamente una muestra del dios del metal versión 2002, sin ser tan rápido deslumbra con un doble bombo muy marcado y una voz de Halford que va doblada en agudos y graves, lo que le da un aire muy potente. Un tema que sobretodo en su riff me recuerda esa maravillosa placa de 1990 que sirvió como base a toda una generación de músicos y banda, me refiero al increíble Painkiller. Nuevamente resalto la impresionante tarea de Jarzombek en la batería, metiendo unos dobles bombos, tanto en el medio del tema, como en el desbocado solo. Una muestra de violencia y melodía grandiosa.

Y la descarga continúa, una pesada Heart of Darkness, con una voz más limpia y baja de Rob, nos muestra lo multifacético que logra ser como cantante. Un precoro muy oscuro, con voces distorsionadas, dan la tónica de la diferencia entre Crucible y Resurrection, ya que esta nueva placa es absolutamente más oscura, tanto musicalmente como líricamente, tocando temas religiosos, oscuros incluso un tanto demoniacos. Nuevamente se luce la banda como un todo, es más que Rob Halford sobresaliendo, sino que es una banda completa, afiatada, lo que se demuestra en un excelente trabajo en el solo, muy pesado y oscuro.

Lo que viene es algo más pausado, pero a la vez más denso. Crystal cuenta con esas características, a pesar de ser un tema más pausado, con guitarras casi sin distorsión cuando Rob toma el micrófono, cuando las guitarras agarran potencia (sin velocidad) dan ganas de cabecear el tema. Un excelente momento de pausa, pero que no hace perder el vigor de la placa. Un intermedio melódico, un tanto melancólico hace de este tema un complemento perfecto a la fuerza mostrada en cada segundo de la placa, y eso se demuestra en la voz de Halford, salida del alma y en un solo precioso, que llega a los poros de quien lo escucha.

Pero el peso se sigue haciendo presente, con el riff demoledor de Heretic, otro momento en que se nota la mano de Roy Z en las perillas, puesto que suena pesado, fuerte y sobretodo demoledor, algo que él sabe hacer, sin duda, sino recuerden los trabajos donde él estuvo con Bruce Dickinson (Accident of Birth y Chemical Wedding) y con Helloween, donde en el Dark Ride bajo las guitarras y nos entregó un trabajo extraordinariamente oscuro, el mejor de la época Deris.

Siguiendo en el tema, es impresionante ese peso en la parte anterior al solo, que va acompañado de unos acordes de teclado, por lo cual la atmósfera es oscura, muy oscura. Oscuridad que se sigue mostrando en Golgotha, un tema pesadísimo, con un Rob cantando grave es sus inicios, y con un cambio de ritmo extraordinario al medio del tema, oscuro, demoniaco y donde Halford saca todo su potencial vocal, acompañado magistralmente por una banda consolidada. Recordemos, sin ir más lejos su visita a Chile el 15 de Enero del 2001, con los dioses de Iron Maiden, donde la banda y Rob nos dieron un mazazo en el cráneo sonando en partes incluso mejor que la banda principal… y eso es mucho decir.

Un inicio en guitarras y batería a doble bombo magistral dan paso a uno de los mejores cortes del álbum, Wrath of God, que nos muestra a un Rob que ya no necesita llegar a tonos inalcanzables, muestra matices, a los 50 años sigue evolucionando en su estilo de canto, en este corte con una voz cruda, grave, que da el tono justo a un tema extraordinario, con un trabajo en batería, que no me canso de decirlo es impresionante.

La mano de Roy Z se nota en el siguiete corte, Weaving Sorrow, un tema más pausado, si se quiere más digerible en su estrofa, pero con un coro excelente, más acelerado, con unas voces de Halford muy oscuras, cuando dobla los agudos con los graves. Es un tema para cabecear, para disfrutar. Dónde se nota el “factor Roy Z”, en las guitarras, tienen un sonido característico, que se repite un poco en Helloween y el lo que hizo Roy Z con Bruce Dickinson. Demás está decir que es un temazo.

Cuál es la diferencia entre el trabajo de Dickinson solista con el de Halford. Sin duda las composiciones. A pesar de que se asemejan ambos trabajo en cuanto a sonido, los temas de Halford son mucho más simples y menos pretenciosos que los de Bruce, pero que sin embargo logran penetrar el alma. Y eso se nota en Sun, un tema con un inicio muy simple, con un riff sencillo, pero muy agradable, con un intermedio donde Rob, luce una voz limpia excelente, como dije, cada día, en cada álbum, Halford nos sorprende con una mejor performance.

Lo que viene es sin duda lo más emocionante del disco, Trail of Tears es un tema lento, denso, pero con un corazón enorme, con cada nota que logra penetrar el alma, para mí, uno de los mejores momentos del álbum, puesto que Halford logra traspasar todo el sentimiento hacia quien lo está escuchando, con un cambio de ritmo en el solo extraordinario y nuevamente con un trabajo de Jarzombek en el borde de la perfección.

El par de temas que ya dan casi la nota final al disco, siguen en esa senda de sentimiento trazada por la ya nombrada Trail of Tears, puesto que tanto She como Fugitive, son temas en que las revoluciones bajan un poco, pero Halford da paso al sentimiento, al traspaso de emociones. Es en este sentido que el álbum destaca tanto, puesto que son bastantes temas (15 para ser exactos) pero no aburre, tiene la variedad necesaria, con temas cortos que de alguna forma ingresan en tu sangre, puesto que varía entre temas directos, a la vena, y otros que llegan al alma con todo el sentimiento de esta leyenda del rock y del metal.

Podemos señalar que para el fin del disco, y a modo de bonus track, Halford nos reserva una buena dosis de rock con Forever, un tema bastante simple, pero como se señaló muy directo, efectivo y al grano, sin maquillajes ni concesiones.

En suma, Rob Halford, demuestra nuevamente su peso, tanto en la vida del metal como en la historia de éste, al no dormirse en los laureles tanto de su carrera con Judas Priest, como en su resurrección como solista. Sin duda, uno de los grandes discos del 2002, de la mano de un maestro como Rob Halford, que calla la boca de todos los incrédulos.

¿Quién dijo que Dios no existía?