Entradas

Este 2017 no ha sido demasiado prolífico en conciertos, pero varios se juntarían en este mes de Mayo. Y el primero de ellos sería nada menos que la despedida de Rhapsody, en el marco de su “Farewell Tour”, donde además conmemorarían sus veinte años de carrera y, por si fuera poco, se anunció que el espectáculo se centraría en el que probablemente sea el disco más emblemático de los italianos, “Symphony of Enchanted Lands”, una placa bestial y atemporal que sigue poniendo la piel de pollo a quienes la música de Rhapsody nos llega de forma tan fuerte que nos hace pensar, antes de conocerlos y de saberlo, que su música era algo que siempre quisimos escuchar.

No vamos a entrar en detalles a estas alturas de una historia que ya es conocida, con la separación de Alex Staropoli por un lado y de Luca Turilli por otro, tomando en consideración las diferencias musicales que paulatinamente se fueron ampliando entre ambos, sin perjuicio de eventuales temas personales que no es necesario entrar a indagar en esta revisión. Entre medio, un Fabio Lione que en principio se mantuvo junto a Staropoli para sacar un disco como “Into The Legend” donde, pese al esfuerzo de Alex, se nota demasiado la ausencia de la mano mágica de Turilli. Pero luego Lione anunció su salida de la banda de Staropoli, lo que de todas marca un antes y un después en la carrera de cantante pisano.

Pero más allá de la ausencia de un personaje importantísimo como Staropoli, parece absolutamente legítimo que una banda de la envergadura e importancia de Rhapsody haya elaborado una despedida como corresponde, girando por el mundo y tributando un pasado tanto o más glorioso que las temáticas de su propia música. Como decíamos en la editorial, Rhapsody incluso para no pocos metaleros encarna una especie de tercera vía de aproximación al Heavy Metal, más allá de las primeras aproximaciones clásicas a este genial mundo con Metallica y con Iron Maiden.

Por eso y por muchas cosas más este concierto sería muy especial, porque su contexto emotivo estaría muchísimo más exacerbado. Saber a ciencia cierta que muy probablemente esta sería la última vez en que veríamos juntos en un escenario a Fabio Lione y a Luca Turilli, entes esenciales de una banda fundamental para muchos de nosotros, cargaría de emoción esta jornada ante un Teatro Caupolicán que paulatinamente fue llenándose de poleras negras provenientes de todo el país para despedir a los italianos.

HALEKIN

Pero antes vendría la oportunidad de ver a los muchachos de Halekin, joven banda nacida a mediados del 2011 y cultora de un Metal Gótico-Sinfónico bastante interesante, con notorias influencias de bandas como Therion o Nightwish, guardando las obvias proporciones. No muchos asistentes sabían que habría una banda de soporte en este show, y dentro de ellos, aun menos conocían a Halekin, que se presentarían por primera vez en un gran escenario y que contaron con una respuesta bastante respetuosa por parte del público.

A las 19.55 horas, ya con alrededor de unas 1.500 personas en el Teatro, y en aproximadamente media hora, el quinteto liderado por la joven Fuza en las voces, y compuesto además por Daniel Espinosa en guitarras, Mauricio Moya en bajo y voces –a lo Marco Hietala–, Alberto Peña en teclados y Pyro Blue en batería, nos mostraron seis canciones de su repertorio que contaron con gran respeto y aprobación de un público bastante entusiasta, con temas interesantes como Corrupted o Madness, y con un interesante trabajo de intercambio vocal entre Fuza y Mauricio Moya, cada uno en su rol. De todas maneras, quizás haya conspirado contra mejores sensaciones el escandalosamente alto volumen del show, un verdadero crimen al sentido común y a los tímpanos. Pero más allá de esto, ojalá con el tiempo Halekin vaya puliendo algunas cosas y los podamos ver más seguido en escenarios de esta envergadura, pues la propuesta es llamativa y obtuvieron aplausos bastante merecidos.

Setlist de Halekin:

1. The Price Of Heaven
2. Voyage
3. Ephemeral
4. Corrupted
5. The Dark Host
6. Madness

GLORIA, GLORIA PERPETUA

Francamente impresionante fue la cantidad de público que fue llegando al reducto de calle San Diego. Sinceramente, creo que pocos esperábamos que finalmente el Teatro estuviese a un 95%, prácticamente lleno, una señal saludable de esperanza en tiempos donde los shows de Metal con este nivel de asistencias son escasos, a tal punto que no son pocas las bandas han pasado por nuestros países hermanos vecinos y finalmente no han pisado suelo chileno. Ojalá esta tendencia comience a revertirse, uno entiende que hay factores que inciden mucho en esto –los precios de las entradas tampoco ayudan demasiado, en general–, pero no por ello uno deja de lamentarlo. O por contrapartida, de disfrutarlo, como en este caso, con un Caupolicán con más de 4.000 seres que llegaron como humanos mortales y se fueron convertidos en guerreros épicos dispuestos a cualquier cosa.

Con un telón de fondo majestuoso con el logo de la banda y un dragón, a las 21:05 finalmente se apagaron las luces. La explosión del respetable en ese momento fue sencillamente conmovedora y enfervorizada, más aun cuando la intro del narrador que presenta a la banda engarzó con el sonido de Epicus Furor que comenzó a tronar por los parlantes. Todos aplicamos nuestros profundos conocimientos del latín al bramar el primer “Epicus! Furor!”, no sólo por la expectación ante la salida a escena de los europeos –el primero, por cierto, fue Alex Holzwarth–, sino que porque eso indicaría que el primer tema de Rhapsody iba a ser nada menos que Emerald Sword, su máximo caballito de batalla, su dragón con más fuego o su espada con más filo. Es cierto que la habíamos escuchado en los shows anteriores de la banda en Chile, especialmente por quienes tuvimos la suerte de verlos en su primera oportunidad allá por el 2001 en el Teatro Providencia, pero ahora la situación era bastante distinta. Muchos de los escolares y universitarios de esa época ahora son profesionales de las más distintas áreas, y no pocos se vieron acompañados por Rhapsody en ese período. Pese a que el sonido en ese instante no fue de los mejores –de hecho fueron claros los gestos de Fabio Lione y Dominique Leurquin pidiendo más guataje, poco importó pues lo que primaba era la emoción de escuchar un clásico de todos los tiempos como este, que posee en altas concentraciones esa capacidad que tiene la música de transportarnos a otros tiempos, a otras épocas, a vivir recuerdos de todo tipo.

Un Fabio con un esforzado español nos da las gracias y nos dice que quiere escucharnos, enganchando de inmediato con otra bestialidad de clásico como la enorme Wisdom Of The Kings, donde por suerte la emoción del momento contó con el apoyo de un sonido que comenzó a mejorar, especialmente en cuanto a la voz de Lione, que merece prácticamente un review aparte debido al desparramo de talento y potencia que exhibió en el escenario del Caupolicán. A Fabio lo hemos visto en muchas bandas –para algunos, quizás demasiadas–, pero si es que no estaba suficientemente claro desde antes, con este show quedó de manifiesto que Lione siempre, pero siempre siempre, va a ser primero la voz de Rhapsody y luego el cantante de otras bandas.

Una de las cosas que más queríamos algunos era recitar completo el “yes, mighty warrior, what you hear now are the suffering voices of all the heroes that crossed these lands before you…”. Si a usted le pasa que cada vez que dice “yes” –en la vida– eso viene aparejado de un “mighty warrior”, empatizará con esa sensación y habrá sentido esa pequeña decepción de que la banda fuera directo con Eternal Glory y se saltara Heroes Of The Lost Valley, en medio de los agradecimientos de Fabio. Claro que esa muy pequeña decepción pasó casi inmediatamente, luego de semejante cargamento de epicidad reconcentrada, donde muchos dejaron la voz coreando el “eternal glory, ride fast to me”.

La revisión del megaglorioso “Symphony Of Enchanted Lands” continuaría con uno de esos temas que uno jamás habría imaginado que iba a escuchar en vivo como la intrincada Beyond The Gates Of Infinity. Pero no por ser un tema quizás un poco menos “oreja” que los anteriores iba a disminuir el entusiasmo de un público que sinceramente lo dejó todo.

Este es el momento donde los más veteranos dábamos vuelta el cassette del “Symphony” para poner el Lado B, pero antes de retomar la revisión correlativa de este enorme disco, un Fabio con su rizada cabellera tomada nos pregunta “Santiago, ¿quieren más?”, para luego decirnos que nos iban a tocar una canción de “Power Of The Dragonflame”, otra bestialidad de disco. ¡Por la recresta que son buenos los primeros discos de Rhapsody! ¿Cómo va a descansar uno la cabeza si la banda le lanza un corte como Knightrider Of Doom? Imposible, derechamente. Además, la banda nos hizo cantar y repetir el coro en varias ocasiones, lo que no costó nada porque también es un clásico.

Pero luego de los agradecimientos de Lione (“muchisimísimas gracias”) había que calmar un poco la cosa y la encargada de ello sería Wings Of Destiny, la hermosa balada del “Symphony”, anunciada por el vocalista como una canción que la banda nunca había tocado en vivo antes de esta gira. Y si bien es cierto que la velocidad baja, la intensidad siguió siendo la misma, fundamentalmente por la performance vocal realmente portentosa de Lione, un verdadero abuso.

El inicio sinfónico de The Dark Tower Of Abyss es una delicia y escucharla en vivo sinceramente fue un lujo. Es uno de los temas que entra al cuadro de honor de cualquier ranking al menos medianamente serio de Metal sinfónico y con esto le doy cara a cualquiera, por cualquier cosa soy el de polera negra. Bueno, es cierto que a todos nos gustaría que los sonidos envasados fuesen ejecutados en vivo por músicos, que nos habría gustado tener a Staropoli –o a otro tecladista– en escena, pero la performance de los cinco músicos que componen Rhapsody es tan “llenadora” que todas esas ausencias resultan menos que secundarias. Detalles como ver a Alex Holzwarth ensayando una especie de danza con el inicio sinfónico, o apreciar el tremendo talento de un notable bajista como Patrice Guers completan un cuadro primariamente pintado por la enorme dicha que proyecta Luca Turilli en escena y la torrencial voz de Lione.

¡Santiago, qué pasa!” nos dice Fabio para luego dar paso a otra joya como Riding The Wings Of Eternity. ¿Se habría imaginado usted un circle pit con Rhapsody? Creo que pocos lo habrían hecho. Pero si usted estuvo ahí probablemente pudo observar que un no menor grupo de muchachos ensayaron una especie de circle pit en la cancha del Caupolicán. Tremendo momento de la jornada.

Y llegó el momento de cerrar la revisión del que probablemente sea el disco más exitoso de la carrera de Rhapsody. Lione la anuncia en español: “Ahora, vamos a tocar esta canción que da el nombre al CD, entonces yo quiero escuchar a toda la gente esta noche cantar conmigo”. Y quizás a priori uno podría haber pensado que Symphony Of Enchanted Lands no es un tema que funcionaría muy bien en vivo por sus tan ostensibles cambios de ambientes, pero ese preconcepto comprobó ser un error rotundo, puesto que fue uno de los peak de la velada. Falta vocabulario para describir la enorme performance de Fabio Lione, luciendo buena parte de su tremendo caudal vocal que lleva a sospechar si no tendrá una caja torácica extra. La reacción de un público muy comprometido con el espectáculo fue sencillamente fabulosa, con todos los “o-ooooh” y saltando al ritmo de la música, momentos en los que Fabio recogió una enorme bandera chilena que le lanzaron al escenario, y se la puso en su hombro derecho, para luego dejarla en su atril y hacernos imaginar que estaba cantando junto a una mujer incorpórea. Es cierto que uno en los recitales canta mucho, pero por momentos uno se reprime ese casi irrefrenable deseo de cantar cuando ve a tipos como Lione, donde finalmente uno concentra buena parte de sus energías simplemente en escucharlo. Coronar este tema con los “hey, hey” con 4.000 personas con sus puños en alto marcó uno de los pasajes más inolvidables de una noche plagada de instantes memorables.

A continuación, la voz en off del narrador de la banda presentó a Alex Holzwarth, quien se quedó solo en escena con su batería. Es cierto que los solos de batería sirven fundamentalmente para que los otros músicos puedan descansar un poco, pero este solo en particular estuvo bastante entretenido. Primero al darle ritmo al “Dies Irae” que sonaba de fondo, y luego haciendo participar al público de una forma muy dinámica, el germano se ganó aplausos más que merecidos.

Vuelve la banda a escena y Fabio nos dice que ahora nos van a tocar una canción del primer CD de la banda, “Legendary Tales”. Nada menos que la notable Land Of Immortals, probablemente el primer gran hit de la banda por allá por 1997, el último tema del lado A del cassette. ¡Qué tremendo setlist nos estaba entregando Rhapsody! Palabras aparte para la performance de Patrice Guers, sencillamente descollante y demostrando una tremenda multiplicidad de recursos.

El glorioso –nunca mejor dicho– setlist de Rhapsody continuó con una joya no tan frecuentemente destacada de su prolífico catálogo: The Wizard’s Last Rhymes, una suerte de adaptación/homenaje al “Allegro con Fuoco”, la parte final de la “Sinfonía del Nuevo Mundo” del compositor checo Antonin Dvořák. Nuevamente, más allá de la performance de Fabio, quien se llevó gran parte de los aplausos nuevamente fue Patrice Guers, que hasta sacó de la galería unos slap bastante llamativos. El protagonismo de monsieur Guers continuaría con un excelente y contundente solo de bajo, acompañado por Alex Holzwarth y los sones de Queen Of The Dark Horizons de fondo.

¿Están cansadas? ¿Quieren más?”, nos dijo Fabio, y luego de presentar a Patrice, nos narra que esta es una gira que celebra veinte años de la historia de la banda, y que marca su despedida, lo cual evidentemente provocó un atronador e inconfundible “¡noooooo!” por parte del público. Luego Lione armó un “sing along” donde lució algunas de sus dotes, en algo divertidamente abusivo pues las diferencias de caudal y de afinación entre Fabio y sus admiradores eran ostensibles. Y qué decir cuando Lione cantó un fragmento de “Nessun Dorma” de Giacomo Puccini, mostrando que no tiene absolutamente nada que envidiarle a ningún tenor, por lo cual los “olé, olé olé olé, Fabio, Fabio” no se hicieron esperar.

Rhapsody es una banda con muchas virtudes, pero en este punto quiero destacar una que quizás no sea lo suficientemente valorada: es una banda que hace que el oyente/espectador, luego de escucharlos/verlos, salga sintiéndose mejor de lo que se sentía antes. Como que uno se siente más ganador, con más energía, con más ganas. Y bien, en ese instante Lione nos dice que si seguimos cantando como en ese momento, la banda va a tocar más, causando evidentemente una reacción bastante enérgica de los asistentes, aumentada al máximo cuando comienza el último tema del primer bloque, nada menos que la tremenda Dawn Of Victory, otro de los máximos clásicos de los italianos, y que provocó un nuevo circle pit en la cancha y un montón de puños en alto, como era de esperarse. Así, tras una hora y veinticinco minutos de épica batalla, los europeos se retiraron a descansar por algunos segundos.

Una de las gracias de Rhapsody es que tiene muchos temas para armar un buen setlist, pero hay que decir que este set fue particularmente bien elegido. La banda volvió a escena con otra joya no muy frecuentemente revisitada como Rain Of A Thousand Flames. Qué temazo, realmente, y así lo entendió un público totalmente extasiado.

Yo pienso que ahora la banda debe tocar la primera canción italiana”, nos dice Fabio, para lanzar un tema como Lamento Eroico que provoca una dualidad de sensaciones. La primera es que uno quiere cantar con él y quiere escuchar a la gente coreando el “urla il tuono / al mio lamento eroico / sorte… consuma la realtà”. Pero la segunda provoca las ganas de guardar un respetuoso silencio para tratar de ocupar todos los sentidos en percibir la portentosa interpretación de Lione, que realmente saca buena parte de todo lo que tiene en este tema. Quizás el hecho de que sea cantado en su lengua materna potencie su capacidad de transmitir emociones, pero aunque fuese cantada en mandarín no tengo dudas que Fabio tendría la capacidad de conmover al oyente con ese nivel de performance. Imperial lo del oriundo de Pisa ante un público absorto y entregado.

Entonces, ¿buena noche o quiere más? Yo quiero escuchar para la última canción a la gente de Santiago de Chile”, nos dice Lione, para entregarnos el último tema de la noche y el último tema del adiós de Rhapsody, y no podía ser otro clásico que Holy Thunderforce, con un nuevo circle pit y que cerró una noche plagada de emociones y puños en alto con In Tenebris a modo de outro. De esta forma, y luego de una hora y cuarenta y cinco minutos, Rhapsody decía adiós a los escenarios chilenos.

Muy probablemente esta haya sido la última vez en que podamos haber visto juntos a este quinteto tan talentoso –no quiero dejar de mencionar a un sobreviviente como Dominique Leurquin, que pese a su muy bajo perfil es un gran guitarrista, y que supo salir delante de un terrible accidente casero que hace unos cinco años casi le costó la vida, o al menos su carrera, cuando casi se cortó una mano con una sierra eléctrica–. Es cierto que esto es una despedida, pero creo que no somos pocos los que nos resistimos a creerlo. No por desconfianza ni mucho menos, para nada, sino que porque vemos que la música que hacen es tan buena y hasta nutritiva para el espíritu que uno no puede concebirlo. Y es cierto que el nombre Rhapsody Of Fire queda vigente con la banda de Alex Staropoli, pero todos sabemos que, más allá de que pueda resultar una buena banda –cosa que es perfectamente posible–, definitivamente no es lo mismo y el gran desafío para Staropoli será intentar superar esa sensación y estigma de “banda tributo” que indudablemente les va a pesar.

Sólo queda desear que este adiós no sea definitivo y que el paso del tiempo lleve a recomponer algunas cosas. Pero si de verdad fue un adiós, no podemos hacer otra cosa que agradecerle a Rhapsody por tantos discos maravillosos, tantos temas fenomenales, tantos incentivos a apretar el puño para agarrar una espada imaginaria, subirnos a nuestro dragón y salir a pelearle a los demonios que cada uno de nosotros tiene en nuestras vidas.

Goodbye, brother… goodbye!

Setlist de Rhapsody:

1. Epicus Furor (Intro)
2. Emerald Sword
3. Wisdom of the Kings
4. Eternal Glory
5. Beyond the Gates of Infinity
6. Knightrider of Doom
7. Wings of Destiny
8. The Dark Tower of Abyss
9. Riding the Winds of Eternity
10. Symphony of Enchanted Lands
11. Solo de batería de Alex Holzwarth
12. Land of Immortals
13. The Wizard’s Last Rhymes
14. Solo de bajo de Patrice Guers
15. Dawn of Victory
Encore
16. Rain of a Thousand Flames
17. Lamento Eroico
18. Holy Thunderforce
19. In Tenebris (Outro)

GALERÍA DE FOTOS

 

 

¡Llegó el día! RHAPSODY se despide de Chile luego de ofrecer 4 conciertos en una semana con todas las entradas vendidas. Los italianos llegaron anoche a nuestro país y ya descansan para salir con todo al escenario del Caupolicán en un concierto que promete emociones de principio a fin.

Los horarios de hoy son:

Puertas: 19:00hrs. aprox.
Halekin: 20:00hrs.
Rhapsody: 21:00hrs.
Meet&Greet: Deben presentarse en el hall central del Teatro Caupolicán una vez terminado el show

Si compras entradas durante el día de hoy, debes hacerlo en tienda Kmuzzik (Av. Providencia 2169 Local 99) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los precios son:

Platea: $25.000
Cancha: $30.000

La banda nacional elegida para abrir el show es HALEKIN, de quienes puedes escuchar su propuesta aquí:

1997 La era del CD no alcanzaba aún su máximo apogeo, y todavía los cassettes gozaban de buena salud a nivel macro –más allá del revival de los formatos antiguos que se vive hoy en día–. Plena etapa de ebullición de varias bandas que adoptaron un formato melódico y veloz, con influencias evidentes de la música docta, formato con el cual se fueron consagrando y les permitieron visitar tierras tan lejanas como esta que se encuentra en el fin del mundo.

Y entre medio de esas bandas aparecieron estos italianos que decidieron llevar las cosas más allá. Quizás no haya habido un invento propiamente tal –quién podría juzgarlos por ello–, pero sí definitivamente son los precursores de un sonido mucho más épico, clásico y hasta barroco por momentos, pero sin perder la esencia del Power Metal. Lo de Rhapsody en su oportunidad fue tan impactante, que para no pocos oyentes los hizo vivir una sensación de ser la música que siempre habían querido escuchar. Así de simple, si es que en Rhapsody algo es simple.

Si ya con “Legendary Tales” nos dejaron peinados para atrás, lo que sucedió poco tiempo después con “Symphony Of Enchanted Lands” terminó de consolidar a Fabio Lione, Luca Turilli y Alex Staropoli en el mundo del Metal. Un disco que para no pocos es lisa y llanamente perfecto, con un nivel de inspiración, frescura y maestría cautivantes hasta el día de hoy, con himnos del Power Metal como la enorme Emerald Sword o Wisdom Of The Kings, sólo por nombrar un par de las joyas más destacadas de un disco indiscutible.

Así, vinieron otros trabajos fabulosos como “Dawn Of Victory” o “Power Of The Dragonflame”, visitas a nuestras tierras como esa inolvidable del 2001 con tres shows en veinticuatro horas, luego un pequeño bache y un renacer con discos muy sólidos como “The Frozen Tears Of Angels” o “From Chaos To Eternity”, que marcaron el fin de una época gloriosa, luego de que Luca Turilli decidiera tomar su propio camino, exacerbando aun más sus ideas, saliendo de la épica y trasladándola más hacia la música de películas.

Por eso resultó tan sorpresiva la unión de Luca Turilli con Fabio Lione para este tour de despedida. En mayor o menor medida, ambos han sido extremadamente influyentes en muchas bandas y canciones. El sonido y la creatividad de Turilli son tremendamente característicos, y el impresionante caudal vocal de Lione, pese a llevarlo a cantar en variopintas agrupaciones como Angra, Vision Divine o Kamelot, siempre queda mejor en Rhapsody.

Muchos metaleros, probablemente de los ’90 hacia atrás, empezamos con bandas como Metallica o Iron Maiden. Era el camino lógico para llegar a ir descubriendo otras bandas. Pero Rhapsody es uno de los estandartes de una especie de tercera vía, porque no pocos metaleros de hoy precisamente iniciaron su aproximación a este mundo fantástico que es el Heavy Metal con estos italianos, que con sus coqueteos, flirteos y derechamente amoríos con la música clásica ampliaron ciertos espectros y marcaron una época.

¡A levantar el puño y cantar con Rhapsody!

DARÍO SANHUEZA DE LA CRUZ

Luca Turilli y Fabio Lione se juntaron y grabaron un video para invitar a los fans a asistir a su show en Chile el próximo 5 de Mayo. Pueden ver el video a continuación:

Las entradas para RHAPSODY en Chile están a la venta por sistema Ticketek (venta física en Antonio Bellet 230), tiendas Falabella y sin recargo en Kmuzzik (Av. Providencia 2169 Local 99) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los precios son:

Platea: $25.000
Cancha: $30.000
Palco: $40.000

EL 5 de Mayo en el Teatro Caupolicán tendremos el último concierto de RHAPSODY con su formación original, tal como comentara Fabio Lione en entrevista exclusiva con PowerMetal.cl

El mismo cantante dejó un saludo a nuestro país e invitó a todos los fans al concierto que tendrá en su setlist el emblemático «Symphony of Enchanted Lands» completo, además de los clásicos infaltables.

Las entradas para RHAPSODY en Chile están a la venta por sistema Ticketek (venta física en Antonio Bellet 230), tiendas Falabella y sin recargo en Kmuzzik (Av. Providencia 2169 Local 99) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los precios son:

Platea: $25.000
Cancha: $30.000
Palco: $40.000

 

 

Rhapsody of Fire has experienced lots of changes in regards to their lineup in recent years. The reforming of the band did not achieve the stability that was expected and even more, it ended up divided in two bands regarding Luca Turilli‘s departure. Furthermore, the unexpected departure of Fabio Lione suggested the end of the band was unavoidable, but he he surprised the whole metal world with the announcement of a farewell tour regarding the 20th anniversary of Rhapsody, touring with the most emblematic formation of the Italians.

It is precisely Fabio himself who, exclusively for PowerMetal.cl, talks for the first time ever about this meeting, why Alex Staropoli as a former member of Rhapsody is not participating, the choice of members who will be touring around the world, the setlist including the emblematic «Symphony of Enchanted Lands» and their memories of our country. All good and ready for a magnificent concert on Friday, May 5 at Teatro Caupolicán!

It has been several years since the breakup as a band. How do you get the idea write my paper of getting back together and play the classic Rhapsody songs?

We had some offers and actually we were speaking about that since 1 year..Then we have to say that this year will be the 20th anniversary of the band so this was something that the band had to do..for us and our fans!!!I We just feel so great..I mean to play with the classic line-up a complete record as «Symphony..» plus some new songs never played before..and some hits!!!Its just amazing..We’ll do that for our fans and for us..celebrating 20 years of Rhapsody(The original band!!!The original name..)It’s important that people understand that this will be the last chance to see us all together..after that the original Rhapsody band will not hit the stage anymore!!!..

Alex Staropoli was a important member on Rhapsody’s story. What do you think about his decision of not being part of this reunion tour?

We asked him,  I guess something like 6 times, to join this tour and his old friends..we talked about this for a pretty long time(1 year, to tell the truth..) but he refused and didn’t want to join..we did all the possible!!!Probably he just preferred to work on his own band with new people..I have to confess that this made me sad and really disappointed me but this is it..You know, i have been part of Rhapsody for 20 years, Luca even more, as he created the band..Holzy for 18 years, Patrice and Dominique for more than 16 years..5 members of the original Rhapsody are more than happy and excited to be part of this..we wish him good luck with his projects..

How do you decided who will be part on this tour, considering than other musicians has been part of Rhapsody’s story? Did you contact some former members?

This question is great..so we can make it clear the things..we thought about everyone of course..but i have to say that this line-up is in fact the Real Rhapsody line-up!!!We are talking about the Original members of the band.. musicians that played in this band for a long time..not 1 year or few years..I will explain better so i think everyone will understand very well the things..

We had Daniele Carbonera with us for the first 2 records as drummer..but in fact we never play one single show with him before the Dawn of Victory record ( first tour ever was in 2000) so we can say that Alex Holzwarth is the only drummer we really had in this band..at least live..and he’s playing in Rhapsody since 18 years. Dominique is the second guitar player of Rhapsody since 18 years so.. (11 years and half with Rof and 6 years with Luca’s Rhapsody)…

Regarding the bass player Lotta was playing the bass for this band lets say for around 4 years..4 and half..until 2002..(he entered in the band with the record Symphony..) but with Patrice the band did many years and many shows..considering that Patrice Guers played bass for Rhapsody for 15 years or more..he is the one that we had to call and to be considered as bass player of Rhapsody in my opinion..

Oliver Holzwarth was bass player in the band for 3-4 years, Lotta 4 years, Sala is in Rhapsody of fire since 1 year, Patrice Guers was bass player of Rof for 9 years and half and 6 years with Luca’s Rhapsody..so more than 15 years..)

It has been 20 years since “Legendary Tales” and “Symphony Of Enchanted Lands”, and those albums were a starting point for so much people (included myself).  After all this time, how do you see those albums? What do you think that made those albums so important, not only for Power Metal, but for all styles of Metal?

Honestly we release these records thinking about that..thinking about something that create great feelings to us, listeners and define our style in this kind of music!!!We loved these records..the songs and we wanted to give to the metal world something unique..We love all our records..and i think every record is special..but of course we are talking about our first 2 records..something unique and songs that create a great atmosphere..I think the combination, the mix of heavy/classic/celtic/folk/ rock /symphonic music and all the elements that define our style made the difference and create this feeling in the metal fans..positive lyrics, theatrical vocal lines, the singing style and the epic/fantasy elements in our music..

A lot of people thinks that “Symphony Of Enchanted Lands” was your most important and crucial album, and considering that “Legendary Tales” y “Dawn of Victory” were also importants, what makes yo decide to choose “Symphony” to play it entirelly?

You answered the question!!! This  tour is NOT  a normal celebration of the band first record..»Legendary Tales».. but a celebration of 20 years of the band..that’s why we will play «Symphony of Enchanted Lands» as its the most representative record of the band..the most successfull one and so on..

After this tour the «original» band Rhapsody will not exist anymore..Luca will make some different music with his band..and me and holzy we will do different things..so that’s why its a farewell and a 20th years celebration tour!!! Regarding the set-list we will play the complete «Symphony..» record plus some songs that the band never played live before!!! Of course we will also have some hits and classic Rhapsody songs during the set..

We are also thinking about effects, guests, special moments and more to make this tour «epic»!!!hahaha..

Besides of “Symphony of Enchanted Lands”, what can we expect from this tour? So you have some estimated time lenght for this show?

Every show will be a little different..i think we will have a lot of surprises for our fans as i said before in the previous question.. I think probably we will have around 2 hours show..

Rhapsody’s reunion comes at the same year than Helloween’s gettinck back together with Michael Kiske and Kai Hansen, and both notices were a huge boom for Power Metal fans. Does it means something to you?

Well, honestly i knew about that for a long time..I’m happy for Kay and the guys i think they are doin’ something right and fans will love it!!!I think they will do a great tour and this is good for the heavy metal world!!! But i think regarding Rhapsody some people still don’t understand the situation..Its a Farewell tour.. yes!!! «es una gira de despedida!!!» realmente..The Original Band Rhapsody will not exist anymore after this tour..Mr Staropoli will go on with his own band..and so will do Luca with his Turilli’s Rhapsody but we are talking about the Original BAND with the Original members (members that played in the band for 20-18 or 16 years..not since 1 or few years..)

After many years Luca would like to make different music with his band and i’m sure he compose some new material for his own band to release a new record in the near future.. i’m not sure what Staropoli’s band will do.. but what i know is that for me, holzy and Luca..well, this will be the end of an important chapter in our life..a style of music and a celebration of a band called Rhapsody..a band that was born 20 years ago..

This tour will be our «last time party» with all our fans..we want to make all is possible to honor this band and our fans!!!..

Let’s talk about some other things: Is there an story that can be telled on the name change from “Rhapsody” to “Rhapsody Of Fire”? What was the reason behind these change? Do you think in another name?

Honestly..we had this «problem» years ago..(2006) At that time an american guy contacted us..he was doing reggae music, was not a band but just a musician as far as i know..and he said he had registered the name  Rhapsody in different countries!!! Well..this was kind of weird and really surprise us.. but we didn’t want any troubles..so we changed the name of the band into Rhapsody of Fire..

Personally i was thinkin’ about «Rhapsody in black» as a new name but then the whole band and managers chose and preferred the name Rhapsody Of Fire.., I have never been convinced of this thing..to be honest..

Do you remember something from your first visit to Chile on 2001? You played twice in a day, and both shows were sold out!

Of course!!!hehe..I remember the promoter was calling me and asking me to do it!!!hahaha..all the rest of the band said to him..»ask Fabio if he wants to do it «hahaha..I said..»of course!!! Lets do it guys..»Was a great experience and a great demonstration of affection and love from our fans… We will never forget this!!! Never..

Fabio, thank you so much for your time, we’re really excited to see you again in Santiago. Do you expect something for the Chilean crowd? Feel free to invite all the people for your show on May 5th.

Thanks to you!!!Muchas gracias amigo..!!!May 5th we expect all our fans singin’ with the band our beloved songs.. We always had Chile in our hearts since our first tour there in 2001..as we talked before, we think is right to celebrate and honor 20 years of the band for «a last time party night» all together with friends and fans.

You know..i was just singing in this Rhapsody band for 20 years, giving my ideas, soul, voice and heart..the rest doesn’t really matter to me..abrazos!!!..

JOURNALIST: KARIM SABA

 

Tormentosos cambios de integrantes vivió Rhapsody of Fire en los últimos años. La reformación del grupo no logró la estabilidad que se esperaba e incluso se dividió en dos con la partida de Luca Turilli. La sorpresiva salida de Fabio Lione hizo pensar que el grupo terminaría, pero el asombró llegó con el anuncio de una gira de despedida por parte de la formación emblemática de los italianos para celebrar los 20 años de Rhapsody. 

Precisamente es el mismo Fabio quien, en exclusiva para PowerMetal.cl, habla por primera vez de la reunión del grupo, por qué no participa un miembro fundamental como Alex Staropoli, la elección de los integrantes que girarán por el mundo, el setlist que incluirá completo el emblemático «Symphony of Enchanted Lands» y sus recuerdos de nuestro país. ¡Todo listo para un tremendo concierto el viernes 5 de mayo en el Teatro Caupolicán!

Han pasado varios años desde la separación como banda, ¿cómo llegaron a la idea de juntarse nuevamente y tocar las canciones clásicas de Rhapsody?

Tuvimos algunas ofertas y, en realidad, veníamos hablando de esto hace un año, entonces llegamos a la conclusión que este 2017 es el 20º aniversario de Rhapsody, así que esto era algo que la banda tenía que hacer por nosotros ¡y por nuestros fans! Simplemente nos sentimos genial, o sea, tocar con la alineación clásica un disco completo como el “Symphony of Enchanted Lands” más algunas nuevas canciones que nunca hemos tocado antes ¡y algunos clasicazos! Es simplemente asombroso, haremos esto por nuestros fans y por nosotros ¡celebrando los 20 años de Rhapsody! ¡la banda original! ¡con el nombre original! Es importante que la gente entienda que ésta será la última oportunidad para vernos a todos juntos, ¡después de esto el Rhapsody original no pisará un escenario nunca más!

Alex Staropoli fue un miembro importante en la historia de Rhapsody, ¿qué piensas sobre su decisión de no ser parte de esta gira de reunión?

Le preguntamos, creo que como seis veces, para que se uniera a esta gira y a sus viejos amigos, hablamos de esto por bastante tiempo, un año para ser honesto pero él se negó y no quiso unirse. ¡Hicimos todo lo posible! Probablemente él sólo prefirió trabajar en su propia banda con la gente nueva, pero tengo que confesar que esto me entristeció mucho y realmente me decepcionó, pero es lo que hay. Ya sabes, he sido parte de Rhapsody por 20 años, Luca por aún más, ya que creó la banda. Holzy por 18 años, Patrice y Dominique por más de 16 años… los miembros del Rhapsody original están más que felices y emocionados de ser parte de esto y le deseamos buena suerte con sus proyectos…

Considerando que otros músicos han sido parte también de la historia de Rhapsody, ¿cómo decidieron quiénes serían parte de esta gira? ¿Contactaron a algún otro ex miembro?

¡Esta pregunta es genial! Así podemos aclarar algunas cosas. Por supuesto que pensamos en todos pero tengo que decir que esta alineación es, de hecho, ¡la alineación del verdadero Rhapsody! Estamos hablando de miembros originales de la banda, de músicos que tocaron mucho tiempo en esta banda y no sólo un par de años. Lo explicaré mejor y así creo todos entenderán muy bien las cosas.

Tuvimos a Daniele Carbonera con nosotros para los dos primeros álbumes como nuestro baterista pero, de hecho, nunca tocamos un sólo show con él antes del “Dawn Of Victory” porque nuestra primera gira en nuestra historia fue el 2000, así que podemos decir que Alex Holzwarth es el único baterista que realmente tuvo esta banda, al menos en vivo, y él lleva tocando más de 18 años en Rhapsody.

Dominique es la segunda guitarra de Rhapsody hace 18 años más o menos, 11 años y medio con Rhapsody of Fire y 6 con Luca Turilli’s Rhapsody. Respecto al bajista, Lotta tocó el bajo para esta banda por, digamos, alrededor de 4 años, 4 años y medio hasta el 2002. Él entró en la banda para grabar el «Symphony of Enchanted Lands, pero con Patrice Guers la banda tuvo muchos años y muchos shows, considerando que tocó el bajo para el grupo por 15 años o más, él es a quien teníamos que llamar y considerarlo como bajista de Rhapsody en mi opinión.

Oliver Holzwarth fue el bajista de la banda por 3 o 4 años, Lotta por 4 años, Sala está en Rhapsody of Fire hace 1 año, Patrice Guers fue bajista de Rhapsody of Fire por 9 años y medio y ahora lleva 6 años con Luca Turilli’s Rhapsody, así que son más de 15 años…

Y hablando de tantos años, ya han pasado 20 desde “Legendary Tales” y “Symphony Of Enchanted Lands”. Esos álbumes fueron el punto de partida para mucha gente (me incluyo). Después de todo este tiempo, ¿cómo ves esos álbumes? ¿qué crees que hizo esos álbumes tan importantes, no sólo para el Power Metal, sino para todos los estilos de Metal?

Honestamente, lanzamos esos discos pensando eso, pensando en algo que nos creara grandes sentimientos y a quienes lo escucharan y ¡definiera nuestro estilo en este tipo de música! Nos encantan estos álbumes, las canciones… queríamos darle al mundo algo único. Amamos todos nuestros discos y creo que cada uno de ellos tiene algo muy especial pero, por supuesto, estamos hablando de nuestros 2 primeros discos, queríamos algo único y canciones que crearan una gran atmósfera. Creo que la combinación, esa mezcla de música Heavy Metal, clásica, celta, folk, rock, sinfónica y todos los elementos que definen nuestro estilo hicieron la diferencia y crearon estos sentimientos en los fans del Metal: letras positivas, líneas vocales teatrales, el estilo de canto y los elementos épicos y fantásticos en nuestra música.

Mucha gente piensa que “Symphony Of Enchanted Lands” fue el álbum más importante y crucial para la banda y, considerando que “Legendary Tales” y “Dawn Of Victory” también fueron importantes, ¿qué les hizo decidir por “Symphony” para tocarlo completo?

¡Ya contestaste la pregunta! (risas). Ésta gira no es una celebración normal del primer disco “Legendary Tales”, sino una celebración de los 20 años de la banda, por eso tocaremos “Symphony Of Enchanted Lands” como nuestro disco más representativo, el más exitoso y así, después de esta gira, el Rhapsody original no existirá nunca más. Luca hará música distinta con su banda y yo y Holzy haremos distintas cosas, así que ¡por eso es una gira de celebración de los 20 años y de despedida!

Además de “Symphony Of Enchanted Lands”, ¿qué podemos esperar de esta gira? ¿Tienen algún tiempo estimado de duración para los conciertos y elementos extras?

Cada concierto será un poco diferente, creo que tendremos un montón de sorpresas para nuestros fans como dije antes. Creo que, probablemente, tocaremos unas 2 horas de show. Respecto al setlist, tocaremos el “Symphony” completo ¡más algunas canciones que la banda nunca tocó en vivo antes! Por supuesto, también tocaremos algunos clasicazos de Rhapsody durante el show. También estamos pensando en algunos efectos, algunos invitados, momentos especiales y más para hacer de esta gira ¡“épica”! (risas).

La reunión de Rhapsody se da el mismo año en que Helloween se junta nuevamente con Michael Kiske y Kai Hansen, y ambas noticias fueron una tremenda bomba para los fans del Power Metal. ¿Qué significado crees que tiene esta coincidencia?

Bueno, honestamente, supe de eso por mucho tiempo, me alegro por Kai y los chicos, creo que están haciendo algo bueno y ¡los fans lo amarán! ¡Harán una gira que será muy buena para el mundo del Heavy Metal!

Pero creo que respecto a Rhapsody algunas personas aún no comprenden la situación, es una gira de despedida, ¡sí! «¡ES UNA GIRA DE DESPEDIDA, REALMENTE!” (dicho en español por Lione). La banda original de Rhapsody no existirá nunca más después de este tour. El señor Staropoli seguirá con su propia banda y también Luca hará lo mismo con Luca Turilli’s Rhapsody, pero estamos hablando de la banda original con los miembros originales, miembros que tocaron en Rhapsody por 20, 18 o 16 años, no sólo desde hace 1 o un par de años…

Después de muchos años Luca disfruta hacer música diferente con los suyos y estoy seguro que compondrá algún material nuevo para su propia banda para lanzar un nuevo disco en el fututo cercano. No estoy seguro si la banda de Staropoli lo hará pero lo que sé es que para mí, Holzy y Luca, bueno, éste será el fin de un capítulo importante de nuestras vidas, un estilo de música y una celebración de una agrupación llamada Rhapsody, una banda que nació hace 20 años atrás. Esta gira será nuestra última fiesta con todos nuestros fans y ¡queremos hacer todo lo posible para honrar a esta banda y sus fans!

Dentro de toda esta historia que hemos hablado de la banda, hay un importante capítulo que me gustaría preguntarte, ¿hay alguna historia que se pueda contar sobre el cambio de nombre de Rhapsody a Rhapsody of Fire? ¿Cuál fue la razón detrás de este cambio? ¿Pensaron en otro nombre también?

Honestamente, tuvimos este «problema» años atrás, el 2006. En ese entonces un tipo estadounidense nos contactó, él estaba haciendo música reggae, que no era una banda sino sólo un músico hasta donde sé, ¡y dijo que había registrado el nombre «Rhapsody» en diferentes países! Bueno, esto fue un poco raro y realmente nos sorprendió, pero no quisimos ningún problema así que cambiamos el nombre de la banda a «Rhapsody of Fire».

Personalmente, yo pensaba en «Rhapsody in Black» como nuevo nombre, pero entonces la banda completa y los managers eligieron y prefirieron el nombre «Rhapsody of Fire». Nunca me convencí de este nombre para ser honesto…

Para ir terminando, Fabio, el 5 de mayo se estarán despidiendo en el emblemático Teatro Caupolicán, pero quisiera ir años atrás para recordar el debut de Rhapsody en Chile, ¿qué recuerdas de esa visita del 2001? ¡Tocaron 2 veces en un día y ambos shows agotaron sus entradas!

¡POR SUPUESTO! (risas). Me acuerdo que el productor me llamó y ¡me pidió que lo hiciera! (risas), todo el resto de la banda le dijo «pregúntale a Fabio si quiere hacerlo» (risas) y yo dije “¡por supuesto! hagámoslo muchachos”. Fue una gran experiencia y una gran demostración de afecto y amor por parte de nuestros fans chilenos. Nunca lo olvidaremos, ¡nunca!

Fabio, ¡muchas gracias por tu tiempo! Estamos realmente emocionados de verlos nuevamente en Santiago. Siéntete libre de invitar a todos los fans a ver este último show de Rhapsody el viernes 5 de mayo en el Teatro Caupolicán.

¡Gracias a ti! “¡Muchas gracias amigo!” (dicho en español por Lione). El 5 de mayo esperamos a todos nuestros fans cantando con la banda nuestras amadas canciones. Siempre hemos tenido a Chile en nuestros corazones desde la primera gira el 2001. Como te dije antes, creemos que es justo celebrar y honrar los 20 años de Rhapsody con una «última noche de fiesta» junto con todos nuestros amigos y fans. Ya sabes, sólo estuve cantando en esta banda de Rhapsody por 20 años, entregando mis ideas, mi alma, voz y corazón, el resto realmente no me interesa…

“¡Abrazos!” (dicho en español por Lione)

ENTREVISTA: KARIM SABA

Las entradas para Rhapsody en Chile están a la venta por sistema Ticketek (Antonio Bellet 230), tiendas Falabella y sin recargo en Kmuzzik (Av. Providencia 2169 Local 99) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Platea: $25.000 | Cancha: $30.000 | Palco: $40.000

 

rhapsody

A través del sistema Ticketek ya es posible adquirir entradas para “Rhapsody’s 20th Anniversary Farewell Tour”, gira que conmemora los 20 años del debut discográfico de RHAPSODY con «Legendary Tales». Recordemos que la gira contará con la reunión de gran parte de la formación más clásica de RHAPSODY, que incluye a Luca Turilli, Fabio Lione, Patrick Guers, Alex Holzwarth junto a Dominic Leurquin y que la banda ha prometido tocar “Symphony Of Enchanted Lands” en completo, junto con otros clásicos.

El valor de las entradas es:

Palco: $40.000
Cancha: $30.000
Platea: $25.000
Palco con Meet & Greet: $55.000

rhapsody tour

Cerca de mil personas llegaron al Teatro Caupolicán para el cierre de la gira de Rhapsody Of Fire en nuestro país. Los viñamarinos Inferis fueron los encargados de abrir el show del pasado martes 26 de junio.

Fotos Rhapsody Of Fire: Guillermo Salazar
Fotos Inferis: Cristhian Quiroz

Al igual que cuando revisamos su último trabajo en estudio, el sólido “The Frozen Tears Of Angels”, hago el alcance previo a cualquier otra consideración: Rhapsody es una banda que siempre me ha gustado mucho, desde sus épocas del Legendary Tales (1997) con el cassette Samsung con bordes fucsia, tiempo en que uno retrocedía el cassette con el lápiz bic hasta llegar a la notable Warrior Of Ice y lo adelantaba para llegar a la no menos imponente Land Of Immortals, hasta la actualidad, con un último disco que los mostró con ideas frescas y recuperando la mística.

rof10_bw-14

¿Y porqué hago la aclaración? Porque siento que Rhapsody estaba un poco en deuda con Chile y su público. Primero, porque sólo nos habían visitado una vez, en el ya lejano 2001, instancia en la que tocaron tres veces, incluyendo un inolvidable show como a las 15.00 horas. Pero especialmente porque en el show al que fui (me traiciona la memoria, creo que fue el primero de los tres), efectuado en el Teatro Providencia (me resisto a llamarlo por su siútico nombre actual), Rhapsody se mostró como una buena banda, pero no los ayudó demasiado el sonido y además no quedé 100% convencido por su performance en vivo. OK, la música de Rhapsody posee intrínsecas complejidades para ser ejecutada en vivo, tiene demasiados arreglos y orquestaciones, pero dicho esto, igualmente esperaba más de ese show. Y hasta ahora, el 2010, sentía que Rhapsody (ahora Rhapsody Of Fire) nos debía un show contundente, macizo, y más inolvidable que por el mero hecho de tratarse de su primera visita o por haber tocado en la tarde, cuestión de por sí llamativa.

rof10_bw-05El desafío estaba listo, y para ello contaríamos con un recinto más ad hoc para este tipo de presentaciones, el Teatro Caupolicán, a mi juicio un muy buen sitio para este tipo de espectáculos. Al entrar me impresionó la cantidad de público, yo esperaba unas 2.500 personas, pero fácilmente hubo 3.000 y si me apuran podría decir que unas 3.500. La noche ya comenzaba bien.

Y con gran puntualidad (lo que lamentablemente no se repetiría más tarde), a las 20.00 o’clock saldrían a escena los “Dioses del Amanecer” Bloden Wedd, liderados por su sempiterno referente Dan Elbelman en las voces y guitarra, y que contó con la no menor presencia de Guillermo “Ghee-Yeh” Olivares en la guitarra líder, un tipo ultra carismático y que contagia energía en la escena. En algo menos de treinta minutos Bloden-Wedd mostró ante un entretenido público buena parte de su sólido repertorio, aunque debo confesar que disfruté más su performance en el concierto con Gamma Ray, quizás se haya debido a algunos problemas de sonido, al menos a mí me costaba un poco entender la batería. Y un paréntesis. Yo entiendo que todos hayamos ido a ver a Rhapsody, pero me cuesta entender que ello se traduzca en pedir a Rhapsody en medio del show de Bloden-Wedd (como lo hicieron unos pocos), como si con ello la banda principal fuera a salir más rápido a escena. Por fortuna Bloden-Wedd hizo caso omiso de esto y cerró su show con la gran PowerMetal.cl Power Metal Pride, tema que postula a convertirse en un clásico de la escena nacional.

Luego, el correspondiente juego de luces, las últimas pruebas de sonido, aprovechar un rato para echar la talla con amigos y colegas, para esperar un show que debía empezar poco antes de las 21.00 horas, pero hubo una demora que estuvo al borde de transformarse en excesiva (OK, no fui a ver a Axl Rose, a lo mejor estoy exagerando con lo de la demora, jaja)… hasta que se despliega un bonito telón del “The Frozen Tears Of Angels” (2010) y finalmente a eso de las 21.20 horas se apagan las luces y se rof10_rof-10escuchan los primeros sones de Dar-Kunor, la imponente (aunque algo larga) intro del “Triumph Or Agony” (2006), que incluye el inconfundible vozarrón del gran Christopher “Saruman” Lee… y paulatinamente saldrían a escena Alex Holzwarth, los franceses Patrice Guers y Dominique Leurquin, el figurita de acción Alessandro “Alex” Staropoli y el líder de esta gran banda, el gran Luca Turilli, dando inicio al tema homónimo del señalado disco, Triumph Or Agony, realmente uno de los pocos temas que considero destacables de ese trabajo. A priori no me parecía la mejor decisión para empezar el show, quería que empezaran como comienza el último disco, pero a la larga estuvo bastante bien, máxime cuando salió a escena Fabio Lione, ídolo de la fanaticada, quien realmente comenzó a comerse el escenario, mostrando toda su clase y potencia vocal. Un muy buen inicio del show con una banda que ya a estas tempranas alturas contaba con un público absolutamente entregado.

Sin respiro, Rhapsody no soltó al público, mediante la imponente Knightrider Of Doom, temazo con todas sus letras que abre el Power Of The Dragonflame (2002). Noté a Lione un poquito destemplado en las voces por instantes, pero por fortuna sería el único momento de la noche en que me produciría esa sensación. Ya comenzaba a impresionarme la enorme respuesta del público, es decir, uno supone que la gente que va a este tipo de shows se va a saber las canciones y las va a corear, pero el nivel de intensidad del público resultó muy llamativo y contagioso.

Lione comenzó a pedir que el público se escuchara (algo obviamente retórico porque el público se escuchaba y bastante), para dar inicio a una joya del Dawn Of Victory (2000), la genial Village Of Dwarves. En estudio es un tema muy bueno pero el ambiente y el coro de las 3.500 gargantas le dan un plus gigantesco a este tema en vivo. En un show plagado de excelentes momentos, a gusto personal este fue uno de los mejores.

rof10_rof-11

Luego vendría una doppietta de temas del discutible Symphony Of Enchanted Lands 2: The Dark Secret (2006), y por suerte serían dos de sus mejores temas, la potente Unholy Warcry y la emotiva Guardiani del Destino, anunciada por Lione como un tema en italiano. Respecto a este último, hay que decir que en lo que se refiere a este tipo de temas (que podríamos denominar como baladas épicas), la banda ha dicho que hay sentimientos que sólo se pueden expresar en su lengua madre, en este caso el italiano, y creo que aciertan, no sólo por la emotividad sino porque creo que en este tipo de temas es donde más se luce la potente voz de Fabio Lione. Digo, el tipo es un gran cantante de Heavy/Power Metal, lo muestra en cada canción, pero cuando más me gusta su voz es en esta clase de temas.

rof10_rof-13Con un público muy pero muy prendido (quiero destacar que en la cancha preferencial había un muchacho algo lesionado que blandía su muleta como si fuera una espada, ¡mis respetos para él!), Lione anuncia un tema de su nuevo disco, y qué tema, On The Way To Ainor, un corte muy old school de los italianos. Un puntito bajo es que me pareció que la guitarra sonó algo baja, pero de todas formas es un tema que arrasó. Punto aparte es la eterna descoordinación que tenemos como público a la hora de aplaudir al ritmo de los temas, siempre nos aceleramos.

Tras esto la banda se tomó un pequeño descanso… excepto el germano Alexander Holzwarth (así presentado por Lione), quien ejecutaría un solo de batería bautizado como Starship Troopers – Drum Solo. Holzwarth es un buen baterista, bastante técnico pero encontré algo tibio el inicio de su solo… pero posteriormente comenzó a tomar vuelo y terminó volándonos la cabeza. Muy aplaudido.

Vuelve la banda a escena y Lione nos anuncia otro de los momentos geniales de la noche…. ¡¡Dawn Of Victory!! Pedazo pero pedazo de tema. La impresionante respuesta del público se vio aderezada además por el hecho de que un fan/hincha, ubicado en la galería a la izquierda del escenario, y ataviado con lo que parecía ser la camiseta de un equipo de fútbol, encendió una bengala roja, iluminando todo el teatro, realmente impresionante y además dándole un contexto muy dawnofvictoriesco al momento, recordé inmediatamente el arte de tapa del disco. Para que dimensionen el nivel de intensidad del show, a estas alturas ya inolvidable y que pagó cualquier deuda anterior.

Señalé una opinión personal anteriormente respecto a que como más me gusta la voz de Lione es en las baladas épicas… y si hay una balada épica de Rhapsody que me vuela la cabeza, esa es Lamento Eroico. Escuchar en vivo la que a mi juicio es una absoluta masterpiece, y tan bien ejecutada, fue un lujo, un gusto, creo que compartido por buena parte de los asistentes. El “urla il tuono… al mio lamento eroico… sorte… consuma la realta´” retumba hasta ahora. Poroto y grande para Lione.

rof10_rof-25

Hago otra referencia personal y esta vez es vivencial. En este momento del show Fabio Lione anuncia uno de los más grandes temas de Rhapsody, Holy Thunderforce, y vi a varios amigos míos en la parte de adelante… y me fui para adelante a vivir el concierto desde ahí. Creo que la referencia personal es válida por cuanto creo que refleja una sensación general que se vivía en el aire, que estábamos en presencia de un tremendo concierto, a lo mejor no perfecto en ejecución o sonido, pero entretenido y emocionante. En un momento me puse a mirar hacia la galería y la otra parte de la cancha, y la entrega de lo que ya no era público sino que una horda de fans resultó un espectáculo por sí mismo… hasta mosh hubo, imagínense.

rof10_rof-12Desde adelante también viví uno de mis temas favoritos de The Frozen Tears Of Angels, la excelente intro Dark Frozen World más la muy metalera Sea Of Fate. Aunque no sonó todo lo fuerte que hubiese querido, el riff inicial de Luca Turilli literalmente voló la cabeza de varios. ¡Temazo! Y tras éste, la banda se toma un nuevo respiro y dejó en escena a Patrice Guers, bajista francés, un tipo realmente simpático y sencillo y no por ello menos talentoso. El tipo dio una pequeña clínica de distintas técnicas para tocar el bajo (en un solo denominado Dark Prophecy – Bass solo), ganándose los merecidos aplausos del respetable.

Ya acercándonos al final, en realidad para terminar la primera parte del show, vendría otro temón y muy cantado por el público, The March Of The Swordmaster, a estas alturas el Monumental ya era una fiesta total. Tras aproximadamente una hora y veinte minutos, Rhapsody Of Fire se despediría por primera vez en la noche.

Tras un breve encore, saldría a escena Alex Staropoli, quien bajo una luz muy tenue, con su teclado dio inicio al penúltimo tema de la noche, The Frozen Tears Of Angels, un estupendo tema de su último y homónimo trabajo en estudio, pero que creo que perdió un poquito de fuerza en vivo. A lo mejor era el momento para recordar algo del Legendary Tales, pero bueno, quizás es quejarse de lleno porque el show ya era bastante intenso.

Nuevamente Rhapsody se despide, pero el clamor popular lo exigía… el “E-ME-RALD SWORD! E-ME-RALD SWORD!” pasó de sonar como solicitud a una verdadera demanda. En el fondo todos sabíamos que la tenían que tocar, pero igual la exigimos… y vuelve a escena el sexteto a tocar el que, para mí, es simplemente uno de los mejores temas de Power Metal de todos los tiempos, Emerald Sword. Me parece un tema no sólo brillante y genial, sino que además en vivo funciona perfecto, y que me obligó a irme nuevamente para adelante a corearla completa junto a la muchachada del staff de la página y otros amigos, un momento realmente emocionante, entretenido y que se convirtió en el highlight de la jornada. Así, y tras una hora y treinta y cinco minutos aproximadamente, y luego de apuntar sus instrumentos al cielo, cual espadas, Rhapsody se despide de un extasiado público, que los aplaudió (me incluyo, soy público) a rabiar. Reverencia para adelante y luego de espaldas al público, para que la estupenda, rubia y muy simpática (je) novia de Luca Turilli les tomara un par de fotos con el público atrás.

rof10_rof-14

Siento que, a pesar de que los dos discos que más me gustan (Symphony Of Enchanted Lands (1998) y Dawn Of Victory (2000)) fueron lanzados precisamente en el período en que nos tocó verlos en Chile por primera -y hasta esa época única- vez, hoy son una mucho mejor banda, con un desempeño en vivo que supera con creces lo que brindaron el año 2001. Se vio una banda con una puesta en escena muy sobria y agradable (tanto en las luces como en el escenario mismo), con un Lione superlativo, y que en su versión 2010 alcanzó, para mi gusto, el más alto nivel como banda de toda su carrera. Me parece, en resumen, que es uno de los grandes números de este 2010 que ya se nos va, y que paga, con reajustes, intereses y costas, la deuda que mantenía Rhapsody con el tremendo público chileno. ¡¡Gloria, gloria perpetua!!

rof10_rof-29

Setlist de Bloden-Wedd:

1. Lone Runner
2. 7th Gate
3. Eye Of Horus
4. Made Of Steel
5. Power Metal Pride

Setlist de Rhapsody Of Fire:

1. Dar-Kunor (Intro)
2. Triumph Or Agony
3. Knightrider of Doom
4. The Village of Dwarves
5. Unholy Warcry
6. Guardiani Del Destino
7. On The Way To Ainor
8. Starship Troopers – Drum Solo
9. Dawn of Victory
10. Lamento Eroico
11. Holy Thunderforce
12. Dark Frozen World (Intro)
13. Sea of Fate
14. Dark Prophecy – Bass Solo
15. March of the Swordmaster
Encore
16. The Frozen Tears of Angels
17. Emerald Sword

REVISA LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Al igual que cuando revisamos su último trabajo en estudio, el sólido “The Frozen Tears Of Angels”, hago el alcance previo a cualquier otra consideración: Rhapsody es una banda que siempre me ha gustado mucho, desde sus épocas del Legendary Tales (1997) con el cassette Samsung con bordes fucsia, tiempo en que uno retrocedía el cassette con el lápiz bic hasta llegar a la notable Warrior Of Ice y lo adelantaba para llegar a la no menos imponente Land Of Immortals, hasta la actualidad, con un último disco que los mostró con ideas frescas y recuperando la mística.

¿Y porqué hago la aclaración? Porque siento que Rhapsody estaba un poco en deuda con Chile y su público. Primero, porque sólo nos habían visitado una vez, en el ya lejano 2001, instancia en la que tocaron tres veces, incluyendo un inolvidable show como a las 15.00 horas. Pero especialmente porque en el show al que fui (me traiciona la memoria, creo que fue el primero de los tres), efectuado en el Teatro Providencia (me resisto a llamarlo por su siútico nombre actual), Rhapsody se mostró como una buena banda, pero no los ayudó demasiado el sonido y además no quedé 100% convencido por su performance en vivo. OK, la música de Rhapsody posee intrínsecas complejidades para ser ejecutada en vivo, tiene demasiados arreglos y orquestaciones, pero dicho esto, igualmente esperaba más de ese show. Y hasta ahora, el 2010, sentía que Rhapsody (ahora Rhapsody Of Fire) nos debía un show contundente, macizo, y más inolvidable que por el mero hecho de tratarse de su primera visita o por haber tocado en la tarde, cuestión de por sí llamativa.

El desafío estaba listo, y para ello contaríamos con un recinto más ad hoc para este tipo de presentaciones, el Teatro Caupolicán, a mi juicio un muy buen sitio para este tipo de espectáculos. Al entrar me impresionó la cantidad de público, yo esperaba unas 2.500 personas, pero fácilmente hubo 3.000 y si me apuran podría decir que unas 3.500. La noche ya comenzaba bien.

Y con gran puntualidad (lo que lamentablemente no se repetiría más tarde), a las 20.00 o’clock saldrían a escena los “Dioses del Amanecer” Bloden Wedd, liderados por su sempiterno referente Dan Elbelman en las voces y guitarra, y que contó con la no menor presencia de Guillermo “Ghee-Yeh” Olivares en la guitarra líder, un tipo ultra carismático y que contagia energía en la escena. En algo menos de treinta minutos Bloden-Wedd mostró ante un entretenido público buena parte de su sólido repertorio, aunque debo confesar que disfruté más su performance en el concierto con Gamma Ray, quizás se haya debido a algunos problemas de sonido, al menos a mí me costaba un poco entender la batería. Y un paréntesis. Yo entiendo que todos hayamos ido a ver a Rhapsody, pero me cuesta entender que ello se traduzca en pedir a Rhapsody en medio del show de Bloden-Wedd (como lo hicieron unos pocos), como si con ello la banda principal fuera a salir más rápido a escena. Por fortuna Bloden-Wedd hizo caso omiso de esto y cerró su show con la gran PowerMetal.cl Power Metal Pride, tema que postula a convertirse en un clásico de la escena nacional.

Luego, el correspondiente juego de luces, las últimas pruebas de sonido, aprovechar un rato para echar la talla con amigos y colegas, para esperar un show que debía empezar poco antes de las 21.00 horas, pero hubo una demora que estuvo al borde de transformarse en excesiva (OK, no fui a ver a Axl Rose, a lo mejor estoy exagerando con lo de la demora, jaja)… hasta que se despliega un bonito telón del “The Frozen Tears Of Angels” (2010) y finalmente a eso de las 21.20 horas se apagan las luces y se escuchan los primeros sones de Dar-Kunor, la imponente (aunque algo larga) intro del “Triumph Or Agony” (2006), que incluye el inconfundible vozarrón del gran Christopher “Saruman” Lee… y paulatinamente saldrían a escena Alex Holzwarth, los franceses Patrice Guers y Dominique Leurquin, el figurita de acción Alessandro “Alex” Staropoli y el líder de esta gran banda, el gran Luca Turilli, dando inicio al tema homónimo del señalado disco, Triumph Or Agony, realmente uno de los pocos temas que considero destacables de ese trabajo. A priori no me parecía la mejor decisión para empezar el show, quería que empezaran como comienza el último disco, pero a la larga estuvo bastante bien, máxime cuando salió a escena Fabio Lione, ídolo de la fanaticada, quien realmente comenzó a comerse el escenario, mostrando toda su clase y potencia vocal. Un muy buen inicio del show con una banda que ya a estas tempranas alturas contaba con un público absolutamente entregado.

Sin respiro, Rhapsody no soltó al público, mediante la imponente Knightrider Of Doom, temazo con todas sus letras que abre el Power Of The Dragonflame (2002). Noté a Lione un poquito destemplado en las voces por instantes, pero por fortuna sería el único momento de la noche en que me produciría esa sensación. Ya comenzaba a impresionarme la enorme respuesta del público, es decir, uno supone que la gente que va a este tipo de shows se va a saber las canciones y las va a corear, pero el nivel de intensidad del público resultó muy llamativo y contagioso.

Lione comenzó a pedir que el público se escuchara (algo obviamente retórico porque el público se escuchaba y bastante), para dar inicio a una joya del Dawn Of Victory (2000), la genial Village Of Dwarves. En estudio es un tema muy bueno pero el ambiente y el coro de las 3.500 gargantas le dan un plus gigantesco a este tema en vivo. En un show plagado de excelentes momentos, a gusto personal este fue uno de los mejores.

Luego vendría una doppieta de temas del discutible Symphony Of Enchanted Lands 2: The Dark Secret (2006), y por suerte serían dos de sus mejores temas, la potente Unholy Warcry y la emotiva Guardiani del Destino, anunciada por Lione como un tema en italiano. Respecto a este último, hay que decir que en lo que se refiere a este tipo de temas (que podríamos denominar como baladas épicas), la banda ha dicho que hay sentimientos que sólo se pueden expresar en su lengua madre, en este caso el italiano, y creo que aciertan, no sólo por la emotividad sino porque creo que en este tipo de temas es donde más se luce la potente voz de Fabio Lione. Digo, el tipo es un gran cantante de Heavy/Power Metal, lo muestra en cada canción, pero cuando más me gusta su voz es en esta clase de temas.

Con un público muy pero muy prendido (quiero destacar que en la cancha VIP había un muchacho algo lesionado que blandía su muleta como si fuera una espada, ¡mis respetos para él!), Lione anuncia un tema de su nuevo disco, y qué tema, On The Way To Ainor, un corte muy old school de los italianos. Un puntito bajo es que me pareció que la guitarra sonó algo baja, pero de todas formas es un tema que arrasó. Punto aparte es la eterna descoordinación que tenemos como público a la hora de aplaudir al ritmo de los temas, siempre nos aceleramos.

Tras esto la banda se tomó un pequeño descanso… excepto el germano Alexander Holzwarth (así presentado por Lione), quien ejecutaría un solo de batería bautizado como Starship Troopers – Drum Solo. Holzwarth es un buen baterista, bastante técnico pero encontré algo tibio el inicio de su solo… pero posteriormente comenzó a tomar vuelo y terminó volándonos la cabeza. Muy aplaudido.

Vuelve la banda a escena y Lione nos anuncia otro de los momentos geniales de la noche…. ¡¡Dawn Of Victory!! Pedazo pero pedazo de tema. La impresionante respuesta del público se vio aderezada además por el hecho de que un fan/hincha, ubicado en la galería a la izquierda del escenario, y ataviado con lo que parecía ser la camiseta de un equipo de fútbol, encendió una bengala roja, iluminando todo el teatro, realmente impresionante y además dándole un contexto muy dawnofvictoriesco al momento, recordé inmediatamente el arte de tapa del disco. Para que dimensionen el nivel de intensidad del show, a estas alturas ya inolvidable y que pagó cualquier deuda anterior.

Señalé una opinión personal anteriormente respecto a que como más me gusta la voz de Lione es en las baladas épicas… y si hay una balada épica de Rhapsody que me vuela la cabeza, esa es Lamento Eroico. Escuchar en vivo la que a mi juicio es una absoluta masterpiece, y tan bien ejecutada, fue un lujo, un gusto, creo que compartido por buena parte de los asistentes. El “urla il tuono… al mio lamento eroico… sorte… consuma la realta´” retumba hasta ahora. Poroto y grande para Lione.

Hago otra referencia personal y esta vez es vivencial. En este momento del show Fabio Lione anuncia uno de los más grandes temas de Rhapsody, Holy Thunderforce, y vi a varios amigos míos en la parte de adelante… y me fui para adelante a vivir el concierto desde ahí. Creo que la referencia personal es válida por cuanto creo que refleja una sensación general que se vivía en el aire, que estábamos en presencia de un tremendo concierto, a lo mejor no perfecto en ejecución o sonido, pero entretenido y emocionante. En un momento me puse a mirar hacia la galería y la otra parte de la cancha, y la entrega de lo que ya no era público sino que una horda de fans resultó un espectáculo por sí mismo… hasta mosh hubo, imagínense.

Desde adelante también viví uno de mis temas favoritos de The Frozen Tears Of Angels, la excelente intro Dark Frozen World más la muy metalera Sea Of Fate. Aunque no sonó todo lo fuerte que hubiese querido, el riff inicial de Luca Turilli literalmente voló la cabeza de varios. ¡Temazo! Y tras éste, la banda se toma un nuevo respiro y dejó en escena a Patrice Guers, bajista francés, un tipo realmente simpático y sencillo y no por ello menos talentoso. El tipo dio una pequeña clínica de distintas técnicas para tocar el bajo (en un solo denominado Dark Prophecy – Bass solo), ganándose los merecidos aplausos del respetable.

Ya acercándonos al final, en realidad para terminar la primera parte del show, vendría otro temón y muy cantado por el público, The March Of The Swordmaster, a estas alturas el Monumental ya era una fiesta total. Tras aproximadamente una hora y veinte minutos, Rhapsody Of Fire se despediría por primera vez en la noche.

Tras un breve encore, saldría a escena Alex Staropoli, quien bajo una luz muy tenue, con su teclado dio inicio al penúltimo tema de la noche, The Frozen Tears Of Angels, un estupendo tema de su último y homónimo trabajo en estudio, pero que creo que perdió un poquito de fuerza en vivo. A lo mejor era el momento para recordar algo del Legendary Tales, pero bueno, quizás es quejarse de lleno porque el show ya era bastante intenso.

Nuevamente Rhapsody se despide, pero el clamor popular lo exigía… el “E-ME-RALD SWORD! E-ME-RALD SWORD!” pasó de sonar como solicitud a una verdadera demanda. En el fondo todos sabíamos que la tenían que tocar, pero igual la exigimos… y vuelve a escena el sexteto a tocar el que, para mí, es simplemente uno de los mejores temas de Power Metal de todos los tiempos, Emerald Sword. Me parece un tema no sólo brillante y genial, sino que además en vivo funciona perfecto, y que me obligó a irme nuevamente para adelante a corearla completa junto a la muchachada del staff de la página y otros amigos, un momento realmente emocionante, entretenido y que se convirtió en el highlight de la jornada. Así, y tras una hora y treinta y cinco minutos aproximadamente, y luego de apuntar sus instrumentos al cielo, cual espadas, Rhapsody se despide de un extasiado público, que los aplaudió (me incluyo, soy público) a rabiar. Reverencia para adelante y luego de espaldas al público, para que la estupenda, rubia y muy simpática (je) novia de Luca Turilli les tomara un par de fotos con el público atrás.

Siento que, a pesar de que los dos discos que más me gustan (Symphony Of Enchanted Lands (1998) y Dawn Of Victory (2000)) fueron lanzados precisamente en el período en que nos tocó verlos en Chile por primera -y hasta esa época única- vez, hoy son una mucho mejor banda, con un desempeño en vivo que supera con creces lo que brindaron el año 2001. Se vio una banda con una puesta en escena muy sobria y agradable (tanto en las luces como en el escenario mismo), con un Lione superlativo, y que en su versión 2010 alcanzó, para mi gusto, el más alto nivel como banda de toda su carrera. Me parece, en resumen, que es uno de los grandes números de este 2010 que ya se nos va, y que paga, con reajustes, intereses y costas, la deuda que mantenía Rhapsody con el tremendo público chileno. ¡¡Gloria, gloria perpetua!!

Tracklist de Bloden-Wedd:

1) Lone Runner

2) 7th Gate

3) Eye Of Horus

4) Made Of Steel

5) Power Metal Pride

Tracklist de Rhapsody Of Fire:

1) Dar-Kunor (Intro)

2) Triumph Or Agony

3) Knightrider of Doom

4) The Village of Dwarves

5) Unholy Warcry

6) Guardiani Del Destino

7) On The Way To Ainor

8) Starship Troopers – Drum Solo

9) Dawn of Victory

10) Lamento Eroico

11) Holy Thunderforce

12) Dark Frozen World (Intro)

13) Sea of Fate

14) Dark Prophecy – Bass Solo

15) March of the Swordmaster

Encore

16) The Frozen Tears of Angels

17) Emerald Sword

Rhapsody es otra cosa………otro nivel de música y otra frecuencia de llegada con los fans…..la verdad es que sólo recuerdo en la noche del memorable concierto de Iron Maiden en enero, a otros fans que cantaran igual de fuerte y TODOS los temas….increíble….lo mejor de todo es que Chile es el único país donde ellos (y probablemente es una marca mundial) han hecho 3 conciertos en 26 horas….eso es por algo, es un importante logro de todos los que apoyaron el concierto, ya sea asistiendo y sacando plata hasta de donde no había, o corriendo la voz que Rhapsody venía, que había un recital extra, lo de los autógrafos, etc, aunque no hayan podido asistir, ya que ese apoyo es igual de importante…..grande los fans chilenos del PowerMetal!!! Rhapsody jamás se olvidará de Chile!!!

Era un tarde lluviosa y algo fría, el entorno del Teatro Providencia invitaba a la reflexión de asistir al último concierto de Rhapsody en Chile, mezcla de alegría y nostalgia, porque se sabía que los anteriores habían sido bacanes e inolvidables…la ansiedad por entrar se notaba en la presión que se hacía sobre la puerta, los que estaban adelante se deben acordar bien…….bueno, todo esto hacía olvidar la lluvia…y se notó porque algunos que entraron estaban harto pasados a lluvia(!)….un vez dentro, la espera se llenaba con la música de fondo, que muchos coreaban….algo de Dream Theater entre otras cosas…hasta que a las 20:00 hrs aproximadamente, llega el momento de la gran banda nacional Bloden-Wedd, que impresionaron a la audiencia con temas de otros discos y algo del que viene, del «Raging Planet»….antes que empezaran había algunos coreando «Rhapsody, Rhapsody» pero apenas comenzaron con el 1er tema….el silencio fue total y el respeto hacia los compatriotas fue completo, como tiene que ser….realmente no es porque sean chilenos, pero esta es una banda espectacular, claro que tienen futuro y claro que pronto darán que hablar afuera de Chile, el sonido fue impecable, la voz se escuchó muy bien y la batería sonó muy sólida… simplemente excelente! Y así se hizo notar porque fueron despedidos entre aplausos y ovación cerrada!

rhapsody_ok rhap4

Ahora vanían las típicas pruebas de sonido e instrumentos, micrófono etc etc hasta que casi exactamente a las 21:00 hrs se apagan las luces al público, sale el humo del escenario, y la intro de LUX TRIUMPHANS rompe el silencio con esa increíble furia épica en estilo operático similar a «Carmina Burana» de Orff……entra Alex Holzwarth entre aplausos y ovación…luego Alessandro, Dominique, Alex Staropoli y Luca….júbilo total fue la antesala para los primeros acordes de Dawn of Victory que se sintieron como una horda furiosa de guerreros entrando al campo de batalla……..»Fire is raging on the battlefield….» cantaba Fabio entrando casi al justo para las voces……..todos cantaban todas y cada una de las letras del tema….lamentablemente Luca tuvo un pequeño problema con la guitarra (le cambiaron la toma inalámbrica por un cable) pero el sonido era excelente y el ambiente un total estruendo! sin interrupción alguna entramos a The Last Winged Unicorn, muy bien lograda…..el sonido también era muy bueno salvo unos pequeños problemas nuevamente con Luca y uno de los amplificadores «Marshall»…….a continuación los saludos de Fabio al público y algo increíbe se venía: The Village of Dwarves toda una sorpresa en el Tracklist hasta antes del primer concierto en Chile!.

rhap7 rhap2

Era luego el turno de recordar algo del álbum «Symphony of enchanted Lands», con el excelente tema Wisdom of the Kings! a esas alturas ya todos notaban que esta banda de guerreros italianos realmente toca en vivo y con un desplante escénico muy interesante y potente……..a continuación el profesor de batería (lo sabían?) Alex Holzwarth nos entretiene con un solo excelentemente bien ejecutado pero no excesivamente virtuoso, yo creo que puede dar mucho más pero probablemente no es de los músicos que les guste mucho demostrar lo que son, o probablemente el cansancio de los recientes dos conciertos anteriores hacía que cuidara las fuerzas, porque para ser baterista de Rhapsody hay que tener más que resistencia! bueno, siguiendo con los músicos, creo que Alex Staropoli tampoco demostró todo lo que puede hacer, marcó y ejecutó muy bien las partes de teclados pero un solo no habría estado de más no? había bastantes partes envasadas de teclados y arreglos orquestales que yo como comentario constructivo las trataría de hacer más en vivo…claro está, la calidad de Alex como músico clásico con estudios nadie la pone a prueba, Alessandro es un maestro en el bajo….para tener uno de 5 cuerdas y notarse en todas las escalas sin interrumpir a los instrumentos de la melodía es algo interesante y meritorio, es un gran músico, respecto a Luca…..bueno, maestro! es un excelente guitarrista que no hace nada más de la cuenta porque no le gusta sobreexponerse ya que al él le gusta mucho más componer que ser guitarrista….siempre lo ha dicho en las entrevistas y es un dato interesante…..bueno, Fabio Lione es un GRAN vocalista, no del tipo agudo sin potencia, sino que se maneja bien en todos los tonos, tiene mucho recursos de voces desgarradas, gritos, tonos medios que lo hacen muy completo….hago notar que no había voces pregrabadas de él como algunos asistentes han comentado, en algunos temas el delay de voces estaba «muy marcado», nada más. En resumen, Rhapsody es un tremendo grupo de instrumentistas y grandes MÚSICOS ante todo!

rhap11 rhap5

Bueno, volviendo al concierto….ahora era el turno de un temazo del Dawn of Victory…Dargor, Shadowlord of the Black Mountain …….algunas palabras de Fabio al público, para seguir la batalla con una excelente interpretación del 2° tema más extenso del último álbum The bloody rage of the Titans, es toda una epopeya escucharlo en vivo! es destacable que una canción tan extensa y algo progresiva haya sido tan bien escuchada por todos y con tanta energía!…bueno, antes de cerrar la primera parte del concierto venía el tema favorito de Fabio Lione Eternal Glory, para terminar con Riding the Winds of Eternity y, los músicos salían entre una ovación espectacular pero tranquila, porque todos sabíamos que iban a volver…….

Y cómo no! era el momento preciso para entrar nuevamente con la apertura del Symphony of Enchanted Lands….Epicus Furor, que aunque es una intro operática era impresionante ver como todos la cantaban….bueno, al igual que en el álbum, entraban a continuación los acordes de la canción favorita de Rhapsody, según la hermandad PowerMetal.cl: Emerald Sword ….sólo recuerdo que ese momento fue Energía….las revoluciones estaban a 1000 y perfectamente se podría afirmar que ellos como persona nunca lo van a olvidar, porque fue sin duda el climax de la jornada y quizá de muchos conciertos! ….bueno, la emotiva canción Symphony of Enchanted Lands se encargó de volvernos a la realidad con una emotiva y excelente interpretación de Fabio en las partes lentas…este tema representa muy bien la calidad de composición de Rhapsody, tiene partes tristes, épicas y mucha fuerza, es de por sí una historia completa…..lamentablemente el concierto tenía una duración finita, así que se produce la segunda retirada de los músicos, entre los aplausos totales de la audiencia……

rhap9La última canción de la jornada no podía ser otra que el gran himno de Rhapsody a su principal característica: la FUERZA y qué menos que Holy Thunderforce para cerrar el ciclo de batallas en Chile y dejar a toda una comunidad metalera de verdad invitada a esperar el próximo álbum «The Great Battle»….

Claro está, objetivemente tengo que decir que faltó un tema del Legendary Tales en la última jornada, de todas maneras! Rage of the Winter o Land of Immortals, también echamos de menos motivos del álbum al fondo del escenario, un lienzo que sea…..el sonido estuvo muy bueno y la iluminación más que excelente, tanto que hizo olvidar la falta del cover art del Dawn of Victory! Respecto a lo envasado del algunos temas, para suplir voces operáticas era necesario, aunque ya anteriormente dijimos que como crítica constructiva Alex Staropoli debería ocupar más sintetizadores para dar mejor sensación de tocata en vivo….

Gracias a Rhapsody por su lealtad demostrada al hacer flamear tantas banderas chilenas, sobretodo la última que pusieron sobre la batería que era tan grande como los recuerdos que nos llevamos todos (incluidos ellos porsupuesto) de estos inéditos 3 conciertos seguidos en menos de 26 horas…………., una gran noche de PowerMetal sinfónico y épico……grande Rhapsody, grande los Fans chilenos! Take your own EMERALD SWORD!!!

Setlist:

1. Lux Triumphans
2. Dawn of Victory
3. The Last Winged Unicorn
4. The Village of Dwarves
5. Wisdom of the Kings
6. Dargor, shadowlord of the black mountains
7. The bloody rage of the Titans
8. Eternal Glory
9. Riding the Winds of Eternity
10. Epicus Furor
11. Emerald Sword
12. Symphony of Enchanted Lands
13. Holy Thunderforce