Entradas

El otrora líder de Stratovarius es una figura que no deja indiferente a nadie en el mundo del Power Metal. Considerado como uno de los visionarios y artífices del género, el guitarrista, compositor y productor ha tenido también una serie de inconvenientes para consolidar su carrera musical luego de su salida de la icónica banda finlandesa. A sus cincuenta y tres años y con más de veinte álbumes de estudio a su haber, Timo Tolkki se define como un alma creativa libre, un fanático del Hard Rock de los setenta y un amante del público Latinoamericano.

Conversamos en exclusiva para Chile con Timo sobre la tercera entrega de Avalon, incluyendo las dificultades que tuvo para finalizarlo y la experiencia de trabajar con algunos de los vocalistas más destacados de la escena metalera actual. Tolkki nos compartió además sus impresiones sobre el reciente fallecimiento de su amigo Andre Matos y lo que vivieron juntos en Symfonia. El guitarrista también dedicó elogios a nuestra compatriota Caterina Nix y adelantó algunos detalles sobre el tour de Avalon que los reunirá el próximo año.

El destacado compositor finlandés nos adelantó algunos detalles sobre un nuevo proyecto musical que tiene en mente y que posiblemente reuniría a Timo Kotipelto y Michael Kiske. Por su puesto también hablamos sobre el tour que lo traerá de vuelta a Chile en septiembre de este año tocando un set de clásicos de Stratovarius, sin descartar un posible acercamiento con su banda madre en el futuro. Te dejamos con nuestra entrevista a continuación.

por David Araneda

Acabas de lanzar el tercer álbum de Avalon «Return to Eden» hace unas semanas. ¿Cómo te sientes con el resultado?

Estoy contento, ya sabes. Dios sabe qué número de álbum será este para mí, tal vez el vigésimo. Tomó años para terminarlo, cerca de dos años el proceso completo. Entonces, estoy complacido y creo que es un álbum de Power Metal muy fresco, a todo el mundo parece gustarle. Estoy feliz con eso, porque si a la gente le gusta mi música, ¿qué más puedo pedir?

¿Hubo una razón específica por la cual el proceso tardó más de lo habitual?

Sí, tuve que reunir dos equipos. Tengo un equipo finlandés y un equipo italiano que trabajaron para este álbum. La composición tomó su tiempo, y estar en dos países diferentes toma su tiempo, así que en general fue un proceso lento esta vez.

Entendí que en esta ocasión los vocalistas fueron elegidos por la compañía discográfica, en contraste a los álbumes anteriores de Avalon en los que escribiste la música quizás con un determinado vocalista en mente. ¿Sentiste la diferencia al trabajar de esta manera?

Fue más difícil, porque soy un alma libre, mi música es libre. Siempre que estableces un acuerdo con una compañía discográfica, especialmente en estos días, en muchas ocasiones son muy precisos con lo que desean. Para mí fue como escribir un tipo específico de canciones, así que esta vez fue más difícil. Hubo mucha más presión.

Pero creo que el resultado es bastante bueno, me parece un álbum más sólido en comparación a “Angels of the Apocalypse”. ¿Estás de acuerdo con eso?

Es más fuerte que el segundo, seguro.

¿Crees que tuvo que ver con el hecho de que lanzaste el primer y segundo álbum demasiado cerca uno del otro, y que ahora tuviste más tiempo para concentrarte en la composición?

Bueno, también fue porque en un momento estaba muy deprimido, no podía escribir música. Simplemente me quedaba en casa, no podía ir a ninguna parte. Escribir música cuando estás deprimido no es algo bueno.

A todo esto, ¿fue Avalon pensado solo como una trilogía o piensas continuarlo?

Estaba destinado a ser una trilogía. Cuando Frontiers (el sello discográfico) se puso en contacto conmigo con respecto a estas óperas, siempre dijeron que sería una trilogía. Yo estaba satisfecho con eso.

Hace unos días anunciaste algunos planes de girar con Caterina Nix y Mike Vescera. ¿Se tratará de una gira de Avalon?

Sí, es una gira de Avalon, está prevista para la primavera del próximo año (primer semestre de 2020). Europa y Sudamérica están en los planes. Creo que Jari (Kainulainen) de Stratovarius estará allí, todavía estoy buscando un baterista. El tecladista será un brasileño llamado Bruno Sa, de Río de Janeiro.

Has trabajado con Caterina tanto en Avalon como en su banda actual Chaos Magic. Como sabes, ella es chilena, al igual que nuestro sitio web. ¿Cómo ha sido para ti trabajar con ella?

Ella es una gran vocalista, ya sabes. Absolutamente, de lo mejor que hay. Una cantante de clase de mundial, sin lugar a dudas. Estoy muy feliz de trabajar con ella, que con su banda abrirán mi concierto en Chile.

Hablemos de tu próxima gira por Sudamérica entonces. Anunciaste que estarán tocando los clásicos de Stratovarius y le pediste ayuda a los fanáticos para construir el setlist. ¿Te sorprendió la cantidad de correos electrónicos?

No debería haber preguntado (risas). Eran como cientos, tal vez mil correos electrónicos.

¿Los leíste todos? (risas)

Bueno, obviamente yo tengo mis preferencias con respecto a ciertas canciones de Stratovarius, que son buenas. Comenzaré la gira en Colombia con Hammerfall tocando en seis ciudades, abriendo para ellos. En el resto de Latinoamérica tocaré un set más largo.

Entonces, ¿ya decidiste cuál será el setlist, basado en las solicitudes que recibiste?

¡Aquí está! (muestra un borrador de la lista de canciones a través de la cámara web, se ríe). Está casi listo, ya sabes. Tengo mis preferencias, como dije. Porque estuve en esa banda durante tanto tiempo, hicimos oro juntos. Entonces, será muy divertido tocar esas canciones de nuevo.

Me di cuenta de que muchas personas pidieron canciones de los primeros discos, donde tú eras el cantante. ¿Qué piensas sobre eso?

Bueno, cuando Timo Kotipelto se unió a la banda en 1995, decidí que ya no quería cantar en Stratovarius, porque la música estaba llegando a un punto en el que necesitábamos un cantante con una voz más alta. Timo llegó exactamente en el momento adecuado, apareció en el estudio cuando estábamos grabando Fourth Dimension. Vino a una audición en el estudio de Helsinki y fue prácticamente allí cuando todo comenzó.

Entonces, la gira se centrará principalmente en la era Kotipelto.

Algunos temas más antiguos también, ya sabes. Seguro.

Anunciaste que tocarás con músicos locales en esta gira. ¿Cuál es la razón y cómo elegiste con qué bandas tocar? Y por otra parte, ¿van a tocar con dos guitarristas o solo tú?

Será sólo una guitarra, yo. Y bueno, América Latina está llena de bandas de covers de Stratovarius, ya sabes (risas). Entonces, la idea era volver a tocar y pasar un buen rato con los fanáticos, para tener una buena reunión. Con la ayuda de estas canciones podemos hacerlo, ya sabes.

¿Has revisado esas bandas de tributo en YouTube o algo así?

Algunas de ellas, sí. ¡Pero hay tantas, hombre! (risas).

ESTE VIDEO PERTENECE AL PRIMER CONCIERTO DE STRATOVARIUS EN CHILE (1999)

Escogiste Sudamérica para hacer esta gira especial. ¿Qué tiene de especial la fanaticada sudamericana que te hace volver a tocar allí con todos tus proyectos?

Bueno, es la mejor fanaticada del mundo, ya sabes. Cuando llegamos por primera vez con Visions, éramos bastante inocentes. No teníamos idea, siendo una banda finlandesa, venir allí y encontrarnos con tres mil personas cantando nuestras letras y música. Era un coro de apoyo enorme, cada jodido concierto. Fue maravilloso, fantástico.

Pasando a un tema diferente. Recibimos hace unas semanas la triste noticia sobre el fallecimiento de Andre Matos. Ustedes trabajaron juntos en Symfonia. ¿Cuál fue tu reacción cuando te enteraste?

Estaba en shock, por supuesto. Él era mi amigo, ya sabes. Un chico tan joven, de repente nos dejó. Pasamos por algunos momentos especiales con Symfonia, definitivamente. Todavía me gusta el disco, hay algunas buenas canciones en él, creo que Andre fue un genio, definitivamente.

¿Quieres compartir algún recuerdo de tu amistad con Andre?

Sí. Andre se mudó a Suecia, estaba viviendo en un lugar muy pequeño. Volé allí, y estábamos en una cabaña en medio del bosque para grabar las voces. Andre no venía preparado, no había hecho las letras de las canciones de antemano. Así que estábamos sentados en la mesa, él estaba trabajando en las letras y luego me preguntó si estaba contento con ellas y le dije: es tu trabajo, no el mío. Ya sabes, soy un productor, así que lo veía desde el punto de vista del productor. Esas semanas en la cabaña fueron muy especiales, también porque Uli Kusch renunció a través de correo electrónico mientras grabábamos las voces. Fueron tiempos muy raros.

Asististe a un concierto de Stratovarius el pasado marzo en Helsinki, Jörg Michael también estuvo allí. La banda compartió una foto y pareció ser un momento muy especial. Ha habido algunas especulaciones sobre una posible reunión o al menos algunos conciertos con la alineación clásica. ¿Hay algo de verdad en esos rumores?

En cierta medida. Les he hecho saber a ellos que estoy dispuesto, sabes. Porque creo que los fans realmente aman esta época dorada de Stratovarius. Y si hiciéramos tal vez un DVD o un concierto en algún lugar sería muy bueno para que lo vieran los fanáticos. Sobre todo los más jóvenes, que nunca vieron esto.

También anunciaste en tu cuenta de Facebook que estás escribiendo música para Stratovarius. ¿De qué se trata entonces? ¿Has estado en contacto con la banda?

Sí, estoy en contacto con Matias Kupiainen, su guitarrista. Él es excelente, un tipo fantástico. Me pidieron que escribiera canciones para ellos, pero en este momento estoy muy ocupado con mi propio material, ya que estoy escribiendo para mi siguiente álbum. Pero escribí una canción para ellos también.

¿Quieres decir que estás trabajando en un álbum en solitario?

Si, va a salir el próximo año. Será como el estilo de Infinite, con algunos cantantes invitados. En este momento solo estoy escribiendo nuevas canciones. Es un trabajo en proceso, sabes. También tengo que ofrecerme a las compañías discográficas. Tengo que escribir demos y ellos tienen que escuchar la música. Me gustaría volver a trabajar con Nuclear Blast, eso sería muy bueno.

Si para este disco tuvieras la libertad y no hubiera restricciones para elegir músicos para construir tu banda ideal, ¿A quién elegirías?

Bueno, soy un fanático de los vocalistas, porque vengo de la era de Ronnie James Dio. Me encantaría trabajar con Kiske de nuevo, definitivamente. Y tal vez hacer algo con Kotipelto también. Acabo de hablar con él por teléfono el otro día y tuvimos una buena conversación.

¿Y qué hay de Todd Michael Hall, qué piensas sobre su desempeño en Promises, por ejemplo?

También es un cantante absolutamente genial, definitivamente.

Supongo que en este caso él solo envió sus tomas, ya que vive muy lejos, no se reunieron.

Sí, no me gusta trabajar de esta manera. Con Stratovarius cuando hicimos Visions, Infinite y Destiny, trabajamos en Finvox, grabando y produciendo a Kotipelto. La verdad es que me gustaría utilizar nuevamente el mismo equipo de Finvox en mi próximo álbum en solitario.

Mencionaste que has estado en contacto con Matias Kupiainen. ¿Qué tipo de relación tienes con él? Algunas personas podrían especular que podría haber cierta rivalidad o antagonismo porque ambos han sido guitarristas de Stratovarius.

Matias es más como una nueva generación de guitarristas. Soy más de la vieja escuela, Blackmore es mi héroe máximo. Y Matias se parece más a Steve Vai, un tipo de guitarrista como John Petruci.

Y si finalmente hicieran una reunión, ¿compartirías el escenario con él, o dividirían las canciones del catálogo antiguo y nuevo de Stratovarius?

Compartiría el escenario, definitivamente.

Ellos tienen un nuevo baterista y bajista, pero también están Jörg y Jari. Helloween lo hizo de una manera muy especial con muchos músicos en el escenario, tres guitarras, tres cantantes.

Creo que fue muy bueno para los fanáticos ver a Helloween. Especialmente Kiske, porque él es realmente genial, como todos lo saben.

Creo que la industria de la música ha cambiado mucho desde que empezaste en los años 80. No sé cómo sientes que esto ha afectado tu carrera y las oportunidades para publicar tu música.

Mientras tengas talento para escribir, el dinero vendrá de alguna manera. Esto es lo que creo.

Hoy en día, la mayoría de las bandas dicen que el dinero proviene principalmente de las giras, el merchandising, ediciones especiales de álbumes, meet and greets, ese tipo de cosas.

No me gusta mucho eso de los meet and greets, porque la gente paga mucho dinero para ver bandas y no tienen dinero para eso. A veces tuvimos peleas con promotores en América Latina con Stratovarius, porque lo hicieron sin preguntarnos. Anunciaron estos meet and greets y no estábamos contentos con eso porque nadie nos lo dijo. No queremos estafar a nuestros fanáticos, así que estoy muy en contra de eso, sabes.

Bueno, Timo, esperamos ansiosos por el show del 8 de septiembre en Santiago ¿te gustaría dejar un mensaje a tus fans e invitarlos al show?

El tour va a ser fantástico, así que espero ver a mis fanáticos en América Latina. Vamos a tener una fiesta juntos, lo pasaremos muy bien. Cantaremos las canciones de antes y todo será como de nuevo.

Gracias por tu tiempo Timo, fue un honor hablar contigo.

Gracias mi amigo ¡Cuídate!

Timo Tolkki tocará los clásicos de Stratovarius en Chile el 8 de septiembre en Blondie.
Las entradas se venden por TicketHoy.cl y sin cargo por servicio en tiendas Rock Music de Eurocentro y Portal Lyon.

Los valores son:

Preventa: Agotada
Entrada General: $20.000
Día del concierto: $25.000

Bill Hudson, ex guitarrista de CELLADOR y POWER QUEST, se reunió con su antiguo compañero de banda en CELLADOR, el vocalista Mikey Gremio y el ex-baterista de REVOLUTION RENAISSANCE Bruno Agra para formar DEFENDER. El grupo lo completa el guitarrista John Killall.

DEFENDER se encuentra armando su primer EP titulado «WWIII», del cual se puede escuchar un adelanto en el siguiente video:

REVOLUTION RENAISSANCE, grupo liderado por el guitarrista Timo Tolkki, regresa con su tercer disco titulado «Trinity». El álbum saldrá a la venta en el transcurso de este año.

Este trabajo será el primero junto a su nuevo tecladista, Bob Katsionis, conocido por su trabajo en FIREWIND, quien llegó a reemplazar a Michael Khalilov, el que abandonó la banda por problemas directos con Tolkki.

Timo Tolkki

Magnus Rosen

Magnus Rosén, (HAMMERFALL, X-WORLD/5 y FULLFORCE), anunció su incorporación a la banda de Timo Tolkki, REVOLUTION RENAISSANCE. El bajista llega a reemplazar al Justin Biggs, quien abandonó la banda junto a Michael Khalilov en una polémica salida.

¡Atención las personas que asistan las clínicas de Timo Tolkki en Concepción, Santiago y Valparaíso!, ¡porque el guitarrista hará una firma de autógrafos con todos los seguidores que compren sus entradas para cualquiera de los tres eventos!

Sólo con tener tu ticket para uno de estos workshops, sea el de Concepción el 16 de noviembre, el de Santiago el 17 o el de Valparaíso el 18, podrás acceder a este encuentro con el mastermind de Stratovarius y actual líder de Revolution Renaissance, que se realizará una vez finalizadas las clínicas. ¡Así que lleven sus discos, poleras y plumones porque Timo Tolkki atenderá a todos los asistentes!

Los boletos para el evento de Santiago, a realizarse en Club Rock&Guitarras, tienen un precio de $12.000, y de $10.000 para los que compren su ticket presentando el que ocuparon para el show de Stratovarius. Asimismo, los de Concepción, cuyo local es Sala 2, valen $10.000. ¡Atentos a la información precios de la clínica/concierto en Valparaíso!

La venta es a través de Ticketpro.cl (Tarjeta Presto, Visa, Transferencia Bancaria), sucursales Blockbuster, y sin recargo en RockMusic (Eurocentro), Power (Portal Lyon y Apumanque), Black Box (Viña del Mar).

En estas clínicas, Tolkki mostrará su particular visión de cómo la música está conectada con la vida y las emociones. También brindará una privilegiada información acerca del mundo de la música y la industria y hacia adónde se dirigen, compartiendo su valiosa experiencia de una exitosa carrera de más de 25 años.

No por nada, su estilo de guitarra y composición en Stratovarius definieron el Power Metal de los noventa y principios de la actual década, con trabajos ahora clásicos como “Episode”, “Visions” e “Infinite”, entre otros. Así, su estampa generó toda una nueva generación de agrupaciones europeas que siguió su sonido, marcando una época en la historia del metal.

El cerebro y alma detrás de temas insignes como ‘Father Time’, ‘Will The Sun Rise?’, ‘Speed Of Light’, ‘The Kiss Of Judas’, ‘Black Diamond’, ‘Forever Free’ y ‘Hunting High And Low’, tiene una relación muy especial con Chile, la que partió hace diez años atrás cuando vino con Stratovarius por primera vez. Por ello, el guitarrista hará unos shows exclusivos sólo para los chilenos, con Delta como banda de apoyo, interpretando una selección del material de su carrera.

Timo Tolkki en Chile

Para complicar un poco más la reciente división de REVOLUTION RENAISSANCE, Justin Biggs, ex-bajista de la banda, reveló hoy que su salida de la banda fue en común acuerdo con Timo Tolkki y el resto de los integrantes. En todo caso, deja claro que se refiere solo a su propia salida y que no tiene idea en que terminos ocurrió la salida del tecladista Michael Khalilov.

El ahora ex-tecladista de Revolution Renaissance, Michael Khalilov, reveló que descubrió a través de las noticias de internet que él y Justin Biggs ya no son parte de la banda de Timo Tolkki.

«Ustedes saben, Tolkki de verdad tiene un gran método para despedir gente. Él nos ignoró a mi y a Biggs por 3 meses, luego canceló el tour europeo con Sonata Arctica y ahora leemos esto (estamos igual de asombrados que ustedes). Gran manera de ser despedidos, ¿No? Parecido a como Tarja supo que ya no era parte de Nightwish».

Bien hemos sabido de la tremenda, triste y tórrida teleserie protagonizada por Timo Tolkki (todo con T) y los restantes miembros de Stratovarius desde hace ya un lustro. Desde el receso, pasando al rompimiento total –¿alguien recuerda las impresentables fotos de una señorita que hacía llamarse «Miss K»?–, volver a juntarse para tocar en vivo, ideaciones suicidas, etc.. El resultado –parcial– de esta suerte de soap opera escandinava fue el rompimiento total, durante los últimos meses, de Tolkki con Timo Kotipelto, Jörg Michael y Jens Johansson, y que no sólo no fue en términos amistosos, sino que los trapitos al sol sacados fueron muchos y muy feos, encarándose mutuamente asuntos de dinero, situación que sólo se morigeró al anunciar Tolkki en los últimos días que le cedería el nombre y marca «Stratovarius» a Kotipelto, Michael y Johansson –lo que tampoco es un despropósito considerando que ni siquiera Tolkki es fundador de la banda en su calidad de tal–, lo que fue agradecido por los últimos tres mediante un comunicado en la web de Stratovarius, dando una especie de término a este drama lleno de confusiones y malos entendidos, indigno de una banda tan importante y pionera como el referido quinteto. Aunque nunca se sabe.

En este contexto, Tolkki anunció que lanzaría un nuevo proyecto solista, en formato banda, a llamarse «Revolution Renaissance», y que lanzaría un disco este año 2008, con temas que tenía relativamente preparados para lanzar con Stratovarius. Debo confesar que en mi mente esperaba un infumable y antológico bodrio, similar al disco «Stratovarius» de 2005, último trabajo de la mítica banda escandinava, o algo en la onda del «Hymn To Life», espantoso trabajo solista de Tolkki.

Pero afortunadamente «New Era» no sólo no es una bazofia, sino que es un muy buen disco, en el cual Tolkki es apoyado por músicos como Pasi Heikkilä (45 Degree Woman) en bajo, Mirka Rantanen (Thunderstone) en batería, y las no menores colaboraciones vocales de Pasi Rantanen (Thunderstone)… ¡¡Tobias Sammet!! (Edguy, Avantasia)… y… ¡¡¡MICHAEL KISKE!!! Sí, el mismo.

Dando un primer bosquejo acerca de lo que se trata Revolution Renaissance, tras una primera escucha, nos queda absolutamente claro –por si no lo estaba antes– que Tolkki es lejos el compositor más prolífico de la historia de Stratovarius, con melodías que por momentos rememoran y evocan al brillante pasado del quinteto finlandés. De todas maneras, llama profundamente la atención a la primera pasada la escasa cantidad de solos de guitarra a lo largo de todo este trabajo… creo que esa suerte de «menor protagonismo» es algo que tiene que ver con la madurez y «centración» mental que ha adquirido Tolkki con el paso del tiempo, se ha dedicado a componer canciones que probablemente tengan menos brillo y lucidez que antes, pero que suenan sólidas. Ningún tema pretencioso ni eterno, sólo temas de duración razonable para un disco de algo más de cuarenta y siete minutos. Aunque hay que recalcar algo que personalmente considero un déficit: casi todos los temas (creo que la única excepción es el primero) terminan con fade out, lo que creo que es pernicioso porque lo único que hace es demostrar que no se sabe terminar las canciones.

«New Era» parte con Heroes, que comienza con una especie de intro ambient que da paso a un riff limpio y contundente, que recuerda inevitablemente a No Turning Back del Destiny, pero con un sonido similar al de discos como el Dreamspace o incluso del Twilight Time. Doble bombo, ritmo frenético, hasta pasar a un midtempo liderado por la inconfundible voz de Tobias Sammet, el hombre de los pantalones bovinos. Con un coro muy glorioso, a todo ritmo, pero al mismo tiempo simple y carente de mayores pretensiones, y más allá del evidente autoplagio (la parte de las guitarras es idéntica a Against The Wind), se trata de un excelente tema, y que a quienes le tienen cariño y afecto a una banda esencial del estilo, como lo es Stratovarius, incluso lo puede llegar a emocionar. Notable inicio, una verdadera deadly kick in the balls a quienes pensábamos que este disco sería un infumable esperpento musical.

El siguiente corte, I Did It My Way, nos marca otra tendencia que produjo muchos réditos a Tolkki en Stratovarius: el midtempo. Un corte muy sencillo, cantado por Michael Kiske, y que pasa a ser de los mejores momentos del disco. Lo que particularmente me agrada de este tema es, curiosamente, el poco protagonismo de Tolkki, que sólo «luce» un solo muy simple y carente de aspavientos. El brillo en este corte es del ex vocalista de Helloween, especialmente en los coros a dos voces. Respecto a Kiske… sus defensores dirán que el tipo no se ha vendido jamás, que perfectamente podría estar ganando plata haciendo una banda de metal… y será un argumento muy válido. Lo que pasa es que dentro de mi –reconozco– limitada mente no puedo concebir que un tipo poseedor de una de las mejores voces de todos los tiempos reniegue del metal, es como si Messi se retirara del fútbol en su mejor momento para ser un especialista en bochas, en faustball o dedicarse a la práctica profesional del póker. No puedo entender semejante desperdicio y no lo entenderé jamás.

Paradise? No, es el riff que da inicio a We Are Magic. Es inevitable recordar con cariño a ese imbatible corte del Visions, y que cuenta en las voces con Pasi Rantanen, un vocalista bastante correcto, y que si bien poco tiene que hacer frente a dos monstruos como Sammet y Kiske, no desentona. Se trata de un tema muy cuadradito y con la típica fórmula de «single» de Stratovarius, del tipo Eagleheart (riff de intro, verso, puente, coro, solo, puente, coro, riff final). Muy buen inicio del disco, sólidos tres primeros temas.

Ya era mucho sostener un disco de Tolkki sin baladas, y ante eso llega Angel, el siguiente tema, nuevamente con un sólido Kiske en las voces. Un corte muy en la onda de baladas como Before The Winter, aunque con una guitarra, insistimos, menos protagónica, lo que da un toque más intimista. Un bonito tema, algo meloso, pero soportable.

Con Pasi Rantanen en las voces, Eden Is Burning recuerda a grandes rasgos a temas como Uncertainty, Babylon o Awaken The Giant. Da la impresión de que si bien Rantanen se desempeña holgadamente en el ámbito de la dignidad, este tema estaba totalmente hecho para Timo Kotipelto (volveremos a esto en el final). Quizás sea el primer tema en que Tolkki hace un solo relativamente lucido, lo cual, como he dicho, considero que tiene más puntos positivos que negativos.

Glorious and Divine, el siguiente tema, va muy en la onda de Edguy y que recuerda un poco (en su riff inicial) a Where The Rain Grows de Helloween. Es el segundo tema del disco cantado por el gran Tobias Sammet, quien luce a gran altura y suena comprometido con el tema. Cuadradito, más o menos rápido, con un prudente solo de Tolkki… buen y entretenido tema.

Con Born Upon The Cross vuelve Pasi Rantanen a las voces y creo que es donde éste más luce. Es un tema cadencioso, con un sonido muy típico de la última época de Stratovarius, pero que afortunada e inteligentemente es corto, lo que lo hace llevadero e incluso puede considerársele como un buen tema, aunque podría haber sido un poco más “pesado” para sonar más contundente.

Keep The Flame Alive tiene nombre de tema rápido, pero viene a ser una suerte de experimento extraño y que tiende a no convencer. Comienza con una especie de teclado que recuerda a la música oriental (¿alguien vio “Oshin”?), y que después pasa a ser una balada que inevitablemente –y guardando las proporciones– rememora a un maravilloso tema como A Tale That Wasn’t Right, considerando el elemento común que es Kiske en las voces. Un tema bonito pero demasiado extraño, no puedo negar que me desagrada un poco ese teclado tan… japonés.

Ya acercándonos al final del disco, Last Night On Earth muestra en mi concepto, de lo mejor de este nuevo trabajo. Un tema midtempo y cantado por Michael Kiske, quien sin hacer grandes lucimientos, se escucha realmente increíble, especialmente cuando suena a dos voces. Gran trabajo de Tolkki, uno de los mejores cortes del disco.

“New Era” concluye con Revolution Renaissance, el tema más largo del disco, con alrededor de seis minutos… ¿quién se habría imaginado que en un disco compuesto por Tolkki el tema más largo duraría seis minutos? Creo, como dijimos anteriormente, que es una tendencia saludable y es un inequívoco síntoma de madurez. Un corte nuevamente interpretado por Kiske (notable el coro con el Revolution / evolution / Revolution Renaissance), y que recuerda a otro emblemático tema de Stratovarius, como es Season Of Change. Un sólido final para este trabajo.

Si bien creo que no hay que sobrevalorar este disco y ponerlo a la altura de joyas como el Episode o el Visions («New Era» ni siquiera le lustra los zapatos a estos trabajos), hay que tomar en cuenta el contexto en el que este disco nació, con un terreno poco fértil. Es como tirar semillas en el desierto… no va a crecer un bosque de araucarias milenarias, pero es meritorio, y mucho, que crezcan un par de tamarugos. Y puede –esperemos– marcar el inicio del retorno de Timo Tolkki hacia el buen camino. Ojalá no se quede sólo en el inicio, y que este Renacimiento-Revolución se consolide, en serio, y pase de ser un sólido y bien compuesto disco solista de rehabilitación y esperanza, a volver a ser uno de los referentes de la escena, sitial bien y merecidamente ganado por Tolkki a lo largo de los años.

Y sólo una última opinión, para seguir echándole carbón a la hoguera de la teleserie… me parece que este disco habría sido mucho mejor si el cantante hubiese sido Kotipelto. Pero eso es música ficción.