Entradas

RATA BLANCA acaba de confirmar fecha para un show a realizarse en la ciudad de Temuco. El concierto será el próximo 14 de Septiembre en Gimnasio de la Salle y contará con la participación de los nacionales CUERVO y DE LA IRA.

Las entradas están disponibles a través del sistema Passline y sin cargo por servicio en Cantina del diablo, Tecnobox, Tienda Alviverde (Easton Mall), Pachamama (Centro comercial Sevilla) y Motopro.

Los valores son los siguientes (en Passline):

Galeria: $25.000
Cancha: $30.000
Golden Premium: $80.000

Santiago, Puerto Montt, Valparaíso y Copiapó son las ciudades elegidas para el tour que realizará RATA BLANCA por Chile durante septiembre.

Los argentinos serán acompañados en la capital por el trío ALECTROFOBIA, show programado para el 15 de septiembre en el Teatro Caupolicán. Las entradas se encuentran a la venta por Passline.cl y físicamente en Discomanía (21 de mayo 583, local 894) y Voz Propia (Portal Lyon, local 71-A).

Los valores son:

PREVENTA 1
Galería: $15.000
Cancha: $18.000

PREVENTA 2
Galería: $18.000
Cancha: $20.000

PREVENTA 3
Galería: $21.000
Cancha: $23.000

ENTRADA GENERAL
Galería: $23.000
Cancha: $25.000

Pronto más información sobre las fechas programadas en otras ciudades del país.

Fácilmente podríamos decir que ayer domingo asistimos nuevamente al extinto «The Metal Fest». Siete bandas y dos escenarios, más un gran despliegue de stands de merchandising, patios de comida, exposiciones y miles, miles de fanáticos que se dieron cita en el Movistar Arena, prometían una jornada de ensueño durante la segunda versión del festival Santiago Gets Louder. Y así no más fue, puesto que asistir a este tipo de eventos es toda una experiencia en sí. Lo pudimos comprobar en primera instancia mientras Tirano y Vimic abrían los fuegos en el Talavera y Domo Stage, respectivamente, ya que realizamos las típicas vueltas de reconocimiento, tanteando terreno y comprobando el ánimo de los cerca de 1.500 asistentes que se encontraban en el recinto durante las primeras horas del festival.

El primer punto a destacar -y por qué no decirlo, digno de aplaudir- fue la puntualidad y la rigurosidad para cumplir los horarios establecidos previamente por la producción. Decimos esto porque la logística y la organización de este tipo de shows prácticamente va determinando la disposición y el comportamiento del público. Vale decir, si desde un principio se da cuenta de que todo está en su lugar, básicamente la sensación de que estás en buenas manos te ayuda a disfrutar de mejor forma a cada una de las bandas. Bien ahí.

Entonces, entrando de lleno al show, a las 16:00 hrs. en punto Walter Giardino Temple logró llenar de gente todo el espacio dispuesto para su presentación en el Talavera Stage.

WALTER GIARDINO – TEMPLE

¡Madre mía como canta Ronnie Romero! La verdad es que no hay otra forma de comenzar este análisis. En serio, ¿notaron toda la calidad y el desplante de nuestro compatriota? Sin restar mérito al resto de la banda y mucho menos al maestro Walter Giardino, la verdad es que el vocalista de alguna forma se las ingenió para salir adelante pese a todos los problemas de sonido a los que se enfrentó. Si bien hay un sinfín de videos de gran resolución en la red respecto a su participación con Ritchie Blackmore, lo cierto es que poder apreciarlo más de cerca y tener la posibilidad de conectarse con cada una de sus interpretaciones es sencillamente indescriptible. Lo decimos de nuevo, sí, hubo muchos, muchos problemas de sonido durante toda la presentación. Por momentos se mostró bastante incómodo y molesto al mirar a su técnico de sonido, pero lo cierto que esto no lo detuvo para despacharse unos tonos más que envidiables.

Las clásicas Corte Porteño y Sobre la Raya fueron las encargadas de dar el puntapié inicial. La verdad es que la primera costó distinguirla en sus primeros acordes, principalmente por los problemas en el micrófono ya mencionados, y también por el altísimo volumen de la guitarra. Aún así, el «Ella vive esperando oculta en la oscuridad/ es un alma porteña y ronda por la ciudad…» a estas alturas es inconfundible. Punto para Ronnie además, puesto que los que estuvieron atentos notaron que jugó un poco con la letra al decir «es un alma chilena«. En tanto, la segunda fue acompañada por un enérgico headbanging gracias a la gran base rítmica de Pablo Motyczak en el bajo y Fernando Scarcella en la batería. Para qué mencionar el teclado de Javier Retamozo o los solos de Walter. Sencillamente notables.

El primer cover llegaría con la mítica Man on the Silver Mountain. Desde luego que tuvo un gran recibimiento al ser conocida por todos, y si bien las contrariedades persistieron en gran medida, el cantante sobresalió con una interpretación perfecta. Mismo asunto para Cacería, que tras las correspondientes palabras de agradecimiento, todo se tornó en una aplanadora gracias al doble bombo y a la potente pegada de Scarcella. Entonces, para jugar con la intensidad y con las distintas emociones, un interesante contraste se vivió cuando comenzaron a interpretar la rockera Héroes de la Eternidad, ya que versos como «Sólo quiero que hoy escuches mi canción/ se lo pido a tu cansado corazón…» trajeron la calma y el toque setentero tan influyente en la carrera del guitarrista trasandino.

Acercándonos ya al final, no deja de llamar la atención el gran legado de Dio en nuestro día a día. En serio, a todos se nos dibujó una sonrisa cuando comenzó a sonar ese clásico incombustible llamado Neon Knights. Y no es para menos, ya que debe ser uno de los mejores opening tracks de cualquier disco de Heavy Metal alguna vez publicado. Por lo demás, hay que resaltar que fue una versión bastante respetuosa y enérgica. Solo quedaba cantar el «Again and again» con todas nuestras fuerzas. Por último, la encargada de cerrar no podía ser otra que Alquimia. Desde luego que ganó bastante en relación a la versión en estudio, ya que la potencia desplegada en vivo hizo que cada uno destacara a su debido tiempo. Así, con el estribillo «Aprendiz mi hermandad/ signos de lo universal/ Aprendiz fuego y sal/ ángeles y diablos ven que llegará» se puso término a un poco más de media hora de show.

Como mencionamos al inicio de este review, Ronnie Romero demostró que tiene méritos de sobra para llevar la batuta de cualquier banda a nivel mundial. Con muchos aspectos en contra logró sacar adelante la tarea en base a su técnica y a su confianza sobre el plató. Por otra parte, los instrumentistas derrocharon clase de principio a fin y conformaron una base sólida para apoyar a Walter Giardino. obre este último, si bien podríamos nuevamente destacar la calidad de sus solos y toda su experiencia, a estas alturas parece ser totalmente innecesario, realmente un maestro. Contra vientos y marea, gran, gran concierto.

Setlist Walter Giardino Temple:

  1. Corte Porteño
  2. Sobre la raya
  3. Man on the Silver Mountain (cover de Rainbow)
  4. Cacería
  5. Héroes de la Eternidad
  6. Neon Knights (cover de Black Sabbath)
  7. Alquimia

RATA BLANCA

Difícil situación la de los trasandinos. No es fácil tener que llorar la despedida de uno de los miembros más antiguos y más queridos de la banda y al poco tiempo estar en la carretera de nuevo. Emocionalmente la pérdida es incalculable y todo aquél que haya visto a Rata en vivo y en directo conoce la importancia y el significado de Guillermo Sánchez sobre el escenario. Para nosotros los fanáticos, la verdad es que la única opción era seguir demostrando esa devoción a prueba de balas hacia Walter Giardino y compañía. Y vaya que no defraudamos, puesto que el escenario central se encontraba con una gran cantidad de metaleros agolpados en los lugares más próximos al escenario para apreciar el acotado -pero no menos potente- show de uno de los platos fuertes de la jornada.

Y no hay descanso alguno para la mayoría de los integrantes, puesto que tan solo habían treinta minutos de diferencia entre una presentación y otra. En base a esto, no puedo dejar de imaginarme a Walter, Pablo y Fernando corriendo por las dependencias del Movistar Arena para llegar al Domo Stage. Situación más que curiosa y aguerrida a la vez. Directo al hueso entonces. Con anterioridad ya vaticinábamos que el setlist sería bastante parecido al de la última visita a nuestro país. Así lo confirmamos al escuchar en primer lugar las entretenidas Los Chicos Quieren Rock y un clásico como Sólo para Amarte, al igual que como sucedió hace un par de años.

La primera y única revisión a «La llave de la Puerta Secreta» (2005) llegaría con la notable La Otra Cara de la Moneda, que además de ser considerado un clásico en este punto de la historia, dio cuenta del excelente sonido con el que nos deleitaban. Gran trabajo de Adrián Barilari por cierto, que demostró un gran nivel en cada una de las canciones. Prueba de ello fueron las primeras líneas de Rock and Roll Hotel. Deslumbrante manera de cantar el «Cuarto de hotel ya no hay forma que pueda dormir/ Cuando pienso que vivo tan lejos de ella digo, porque estoy aquí…«. Y en el estribillo fue algo parecido. Eso sí, contó con la colaboración del bajista Pablo Motyczak (también bajista de Temple) apoyando en el fraseo inicial.

De esta forma, de aquí en adelante todo fue clásico tras clásico. Partiendo por El Círculo de Fuego y la Canción del Guerrero. Pero la que se robó todos los aplausos fue Agord, La Bruja. Acierto total al incluirla en el setlist, y así lo entendimos todos, puesto que el outro con el «Es importante que no pierdas la razón/ debes prestar mucha atención/ Solo a tu corazón…» sonó y fue recibido como un verdadero cañón. Por último, al igual que en otras ocasiones, Guerrero del Arco Iris -con la tremenda ejecución de Danilo Moschen en los teclados- nos daba indicio de que prontamente se vendría el grand finale.

Las escogidas para poner el broche de otro fueron nada más y nada menos que Mujer Amante y La Leyenda del Hada y el Mago. Lo cierto es que cualquier cosa que quisiéramos agregar para describir este nivel de clásicos ya está dicho con antelación. De esta manera, después de un poco más de una hora de duración, los trasandinos comienzan a despedirse bajo una ovación cerrada. A modo de conclusión, voy a ser sincero al admitir que creo que varios esperábamos algún gesto o alguna palabra más explícita para Guillermo Sánchez. Como fanático hubiera sido bastante emotivo presenciar un pequeño homenaje hacia el difunto bajista, pero a la vez entendemos que puede ser una forma de dar a entender que la carrera de Rata continúa y que se sobrepondrán a cualquier adversidad. En fin, sólida presentación.

Setlist de Rata Blanca:

  1. Los chicos quieren Rock
  2. Sólo para Amarte
  3. La otra cara de la moneda
  4. Rock and Roll Hotel
  5. El Círculo de Fuego
  6. La canción del Guerrero
  7. Agord, La Bruja
  8. Guerrero del Arco Iris
  9. Mujer Amante
  10. La Leyenda del Hada y el Mago

KING DIAMOND

Sí, King Diamond debió cerrar el festival. Y a estas alturas eso es lo de menos. Vamos a lo realmente importante, ¡cuántos años esperando su regreso a nuestro país por la cresta! ¡Cuántos años esperando poder escuchar tal nivel de clásicos en estas tierras! ¡Cuántos falsos rumores que jugaron con los sentimientos de miles de fanáticos! Pero basta. Suficiente. Sí. Sucedió. Kim Bendix Petersen arrasó con todo a su paso. Deuda histórica, señoras y señores. ¡Pedazo de concierto que se mandó! No podemos dejar de lado la euforia y la adrenalina que nos embarga. No si presenciamos la interpretación de ese discazo llamado «Abigail» en su totalidad. No si el opening track fue la notable Welcome Home. No si cada uno de los participantes dejó la vida durante la hora y cuarto de show. No si esta performance será recordada como una de las más notables y emotivas que se tenga memoria. Varios necesitábamos sacarnos ese peso de encima. Bien, vamos a los detalles.

Desde ya el telón que cubría todo el escenario era lo suficientemente imponente para vaticinar lo que se vendría, mientras retornaba al reducto principal parte del público que fue hacia el otro escenario a ver la performance de los brasileños de Ego Kill Talent. Las clásicas The Wizard (Uriah Heep) y Out from the Asylum sólo fueron aumentando la tensión hasta que la mencionada Welcome Home abriera los fuegos y pusiera fin a años de sufrimiento e impaciencia. Desde luego que la aparición de la abuela en silla de ruedas no se hizo esperar y rápidamente comenzó una performance como nunca antes se ha visto. Tanto así que durante el «Let me help you out of the chair, Grandma/ Let me touch you, let me feel!» literalmente se iba recreando la letra casi palabra por palabra. A propósito, la voz de King Diamond se ha mantenido prácticamente intacta. Para los más escépticos, busquen su interpretación durante Sleepless Nights y verán cómo se iba adecuando sin problema alguno.

Momento de que el frontman se dirigiera a nosotros para también aprovechar de presentar a cada uno de los integrantes de la banda. Lo particular es que presentó a Pontus Egberg como Pontus Norgren (el cual de igual forma se encontraba dentro del recinto, ya que es uno de los ingenieros en sonido de la gira que nos convoca) y para cuando notó su error un par de canciones después fue personalmente a disculparse con el bajista. Un crack. Y bueno, hora de otro clásico. Y vaya clásico. Acorde a la fecha además. Halloween multiplicó los saltos y los headbangings durante toda la intro. Así, la única revisión a «Fatal Portrait» (1986) quizás mostró la mejor forma de la banda musicalmente hablando. Decimos esto porque fue tocada con una soltura y una energía que traspasaba hacia todo el recinto. Pedazos de solo que se despachan Mike y Andy por lo demás.

En este punto debemos hacer una pequeña pausa y comentar una situación curiosa y plausible a la vez. Vamos por parte, una vez finalizado el track anterior, Mr. Diamond comienza a mirar a su alrededor cada parte de la tremenda escenografía que había a sus espaldas. De manera transparente nos da a entender que el show no debía ser de esa forma, básicamente porque las luces no estaban funcionando como era debido. Y claro, toda la iluminación que estaba dispuesta alrededor de las cruces invertidas, bajo las gárgolas y alrededor de las escaleras se encontraban apagadas. La atmósfera hasta ese momento era bastante oscura principalmente por este hecho. Entonces él nos propone una especie de trato: tomarse el tiempo que sea necesario para arreglar el problema y luego poder tocar toda la noche de ser necesario, además de afirmar que nos iba a dar el espectáculo por el cual habíamos pagado, sí o sí. Ovación cerrada. Tras un par de minutos con el escenario vacío, desde la mesa de luces dan el visto bueno para continuar el concierto, a lo que el vocalista responde casi con rabia «Show me that it works!«. Y sí, efectivamente el cambio fue evidente durante Eyes of the Witch. Un crack con todas sus letras.

Hora de recordar a Mercyful Fate  y qué mejor que hacerlo con dos temazos como Melissa y Come to the Sabbath. Con la primera, la sección de cuerdas se llevó todos los aplausos ya que lograron recrear la atmósfera de manera perfecta mientras el frontman cantaba «Melissa, you were mine/ Melissa, you were the light«. Por supuesto que los más entusiastas se animaron a tratar de llegar a los tonos del vocalista. En tanto, algunos simplemente observábamos casi en éxtasis como se comía el escenario con nada más que su presencia y cómo la actriz que daba forma al personaje principal hacía su performance sobre el balcón recreado en la escenografía. En cambio, la segunda fue interpretada como era de esperarse. Derechamente el Movistar se convirtió en una sola voz al cantar el «Come come to the sabbath/ Down by the ruined bridge/ Witches and demons are coming/ Just follow the magic call!» y los cambios de tiempo perfectamente marcados por Matt Thompson sellaron una ejecución perfecta. Obviamente que las armonías y los solos de Andy y Mike también se llevaron todas las miradas. Pequeña pausa con Them sonando de fondo y se venía lo mejor.

Ahora sí, tras un breve descanso rápidamente comenzó a sonar Funeral por los altoparlantes. Es aquí cuando parte de la cancha comenzó a abrirse para generar un mosh de grandes proporciones. Dicho sea de paso, notable el cambio de los telones de fondo. Pasamos de tener una imagen central de Jesús rodeado de varios demonios, al frontis de una catedral gótica en cosa de segundos. Y eso no es todo, puesto que la teatralidad fue llevada al límite cuando desde un ataúd King saca a Abigail y pronuncia «That must be it«. Sí, la historia de «Abigail» iba a ser recreada hasta en el más mínimo detalle. Musicalmente en tanto, bastó esa pequeña frase para que Arrival desatara el caos y todos comenzáramos a alucinar con lo que estábamos presenciando. Bastaba ver la cara de los que se encontraban a tu alrededor para entender la importancia de este show. Hasta alguna lágrima vi caer por ahí. Por lo demás, ¡qué temazo por la cresta!, es increíble cómo se va narrando la historia y como va tomando forma a medida que la letra comienza a avanzar. Interpretada a la perfección.

Y la situación solo fue en alza. El doble bombo y el ride de Matt durante A Mansion in Darkness aplastó todo a su paso, siempre seguido muy de cerca por Pontus Egberg. En cuanto al cantante, cuánta energía al entonar «Riding up the alley in the rain/ No lights to show the way…» mientras que al mismo tiempo interactuaba con Miriam Natias. Sí, literalmente las hace todas. Conoce su lugar a la perfección y hasta le da tiempo para incitarnos a nosotros a cantar «The shadows at the gate, they seemed to be alive/ Yeah, the shadows at the gate/ Alive!«. Imposible seguirle el paso. Más aún durante The Family Ghost donde se manda unos fraseos realmente envidiables.

Y cuando decimos que ningún detalle es dejado al azar realmente hablamos en serio. Prueba de ello es que antes de que comenzara a sonar The 7th Day of July 1777, los tramoyas que llevaron las guitarras acústicas a cada costado del escenario iban vestidos como monjes con la cara cubierta y muy metidos en su papel. Vale decir, ningún movimiento brusco o alguna salida de libreto. No. Todo pensado a la perfección. En cuanto al tema en sí, ¿qué más se puede decir? ¡Simplemente sublime! Es cierto que podríamos centrarnos netamente en la ejecución de este, pero estaríamos siendo injustos con la tremenda performance que ocurrió sobre las escaleras. Como la historia lo indica, la esposa del conde es dejada caer desde lo alto y es así como pierde el bebé que llevaba en su interior. ¡Excelente juego de luces! No había otro lugar donde mirar, toda la atención estaba puesta sobre el momento de tensión.

Al tener una letra más bien breve, Omens fácilmente fue una de las más coreadas de la noche. Tan solo bastaba escuchar el «Deadly! omens!» para comprobar esto último. Buenísimas las transiciones del teclado con los posteriores solos de guitarras. Cada matiz sonaba tanto o mejor que su versión en estudio, gracias a un nivel de sonido descollante. Obviamente que a su vez los aspectos visuales continuaron, esta vez lanzando pétalos de rosa para luego seguir con las apariciones de Miriam. Por el contrario, The Possession fue tocada directa y al hueso. Tras esa intro de batería, los «Eh! eh! eh!» no se hicieron esperar y como mencionamos anteriormente, esta fue quizás la canción más potente y «cruda» en su sonido. La verdad es que describir la posesión por el espíritu de Abigail no podía ser de otra forma.

Acercándonos al final del álbum, el riff inicial de Abigail retumbó en todo el Movistar Arena. Cómo sonó el «Miriam can you hear me!«, madre mía. La verdad es a que esta alturas no debería sorprendernos ya que básicamente lo que escuchamos durante la homónima y el ending track Black Horsemen fue una especie de resumen de todo el show en cuanto a las actuaciones, el sonido y la ejecución de cada instrumentista. Final épico cuando los monjes se llevan a Miriam tras su muerte mientras escuchamos «That’s the end of another lullaby/ Time has come for me to say goodnight«. Y así no más fue. Siendo las 20:40 hrs. toda la banda comienza a despedirse entre una ovación cada vez más estridente. El show se hizo cortísimo y no es de extrañarse. Rotundamente afirmamos que fue una de las mejores presentaciones de Heavy Metal que ha pisado nuestro país en todo aspecto a considerar. Sonido, puesta en escena, nivel de interpretación, juegos de luces y el recibimiento del público. Ténganlo presente, la tarde del domingo hicimos historia. ¡Aguante King Diamond!

Setlist de King Diamond:

  1. Welcome Home
  2. Sleepless Nights
  3. Halloween
  4. Eyes of the Witch
  5. Melissa (de Mercyful Fate)
  6. Come to the Sabbath (de Mercyful Fate)
  7. Funeral
  8. Arrival
  9. A Mansion in Darkness
  10. The Family Ghost
  11. The 7th Day of July 1777
  12. Omens
  13. The Possesion
  14. Abigail
  15. Black Horsemen

MEGADETH

Para el redactor, escribir un live review sobre Megadeth resulta bastante complejo y a veces frustrante. Principalmente porque es una banda que nos visita con bastante, bastante regularidad. Prácticamente un show por año. Entonces, ¿cómo evitar ser redundante al analizar un espectáculo que has visto en varias ocasiones?. Por favor, no me malentiendan, bajo ningún motivo estamos estableciendo una queja o un reclamo por la cantidad de veces que Dave Mustaine pisa nuestro país. Es más, personalmente esta es una de mis bandas favoritas de toda la vida y siempre será un agrado escuchar los clásicos de siempre. La cuestión entonces va por otro lado. Volviendo unas líneas atrás, como fanático acérrimo uno ya va con una idea preconcebida sobre lo que presenciaremos durante una hora y media. El setlist es más o menos predecible y hemos llegado a un punto en el que cada canción se ha convertido casi en una coreografía de miles de participantes. Cada uno sabe cuando gritar, cuando saltar y cuando realizar un mosh de proporciones épicas. La complicidad está a la vista y no hay mucho en lo que innovar.

Entonces, ¿qué sucedió cuando comenzó a sonar Hangar 18? Exacto, lo que todos se están imaginando en este preciso instante. Cada uno coreando los riffs, cantando ambas estrofas y esperando la sección de solos para dejar la vida gritando «Megadeth!…Megadeth!…Megadeth!«. Catalogarlo como todo un ritual pareciera ser poco. Y durante Wake Up Dead la situación no fue distinta. Comenzaron a aparecer pits cada vez más numerosos y la cancha ya era un total descontrol. Tanto así que en el sector derecho se encendió una bengala que lo único que hizo fue desatar un caos para enmarcar. Y esto no dejó indiferente a nadie, ya que un par de guardias saltaron la reja divisoria y literalmente ingresaron al medio del mosh para poner todo en orden. Bueno, eso intentaron, porque la verdad es que no había forma de calmar los ánimos, puesto lo siguiente sería In My Darkest Hour, que siempre trae consigo esa catarsis colectiva y esa interpretación tan propia de su lírica. Mi parte favorita por lejos es cuando la cancha se abre súbitamente mientras el colorado gesticula cantando «I walk, I walk alone into the promised land/ There’s a better place for me but it’s far, far away«. Lo que sigue es tierra conocida. ¡Demoledor!

Uno de los tantos clímax se vivió durante la dupla conformada por The Threat is Real y Skin o’ My Teeth. Más detalladamente, durante la primera por fin pudimos tomar un pequeño respiro y de verdad poder apreciar en alguna medida el desplante que había sobre el escenario. Dave Mustaine ya nos tiene acostumbrados a los aspectos visuales -tanto en las pantallas como en los juegos de luces- para darle más sentido a cada canción. Entonces, el clímax mencionado se vivió entre la transición hacia la segunda canción. ¿Se imaginan el por qué? Exacto, ¡apareció otra bengala! Ojo, bajo ningún motivo estamos incitando a este tipo de comportamiento, pero seamos francos al decir que estos detalles son los que van dando cuenta del éxtasis de los presentes. Dicho sea de paso, gran decisión de incluir Skin en el setlist, pedazo de tema.

Momento de que David Ellefson y Dirk Verbeuren queden solos en escena y comiencen a interpretar ese interludio llamado Dawn Patrol. Señal inequívoca de que nuevamente se formaría un campo de batalla apenas comenzara a sonar la parte rápida de Poison Was the Cure. ¿Alguien pudo mantener su posición sin que lo empujaran? Yo lo único que recuerdo es que se formaron dos mosh simultáneos uno al lado del otro. Dicho de otra forma, podías pasarte de un pit a otro dibujando una especie de número ocho con tu desplazamiento. ¡Para enmarcar!

Bastó tan solo un golpe en la batería para que todos nos diéramos cuenta de que se venía Trust. Durante la intro poco a poco se van calentando motores y es sabido que hay que cantar la letra de principio a fin. Y no es casualidad, ya que fácilmente fue la más coreada de toda la noche. Además, el coro en español del final ayuda en demasía para dar lo mejor de cada uno de nosotros. Pero ojo, esto no fue nada con lo que se vendría a continuación con la sublime Take No Prisoners. Uff, cuesta encontrar las palabras para describir lo que se vivió durante la rescatada de «Rust in Peace» (1990). Aparte del mosh gigantesco, debo decir que me sorprendió la gran cantidad que se sabe cada estrofa de principio a fin. Sí, es un clásico con todas sus letras, pero al no ser tan recurrente en el tracklist de las presentaciones en vivo, fácilmente muchos podrían «dejarla de lado». Pero no. Todos cantando el «Got one chance -Infiltrate them-/ Get it right -Terminate them-…«. Para qué mencionar el «Take no prisoners, take no shit!«. Doy fe de que observé a muchos gritar esa parte como si no hubiera mañana. ¡Otro de los clímax!

Sweating Bullets siguió con la senda construida por todas sus predecesoras. La particularidad de este track es que cualquier recinto se convierte en un karaoke instantáneamente y todos ayudamos a que así sea. A modo personal, nunca ha sido de mis predilectas, pero sí le doy el crédito de tener una reacción única dentro de la fanaticada. Situación que no cambia mucho con A Tout Le Monde, la cual fue introducida por Kiko Loureiro y que a todos nos pone un poco más emotivos. Como siempre, el singalong del final fue acompañado por las palmas de cada uno de los presentes generando una postal para el recuerdo.

Al igual que el año pasado, Dystopia tuvo un recibimiento correcto pero bastante lejano del promedio del setlist. A pesar de esto, las melodías y el coro fueron seguidas muy de cerca por todos. Con esto, resulta una labor un tanto ingrata hablar de este tema considerando que vendría otro de los puntos altos de la noche. Señoras y señores, ¡de pie para recibir a Mechanix! Gran, gran sorpresa para nuestro país, más aún considerando que en su anterior visita la escogida del «Killing» fue Rattlehead. O sea, Mustaine y compañía demostraron estar conscientes y comprometidos con realizar los cambios precisos entre un show y otro. Pero volviendo a la canción en sí, que hermoso poder cantar el «Whoever thought you’d be better at turning a screw than me, I do it for my life…» en vivo y en directo una vez más. Clásico incombustible y en la cancha seguía el caos.

Para finalizar la primera parte de la presentación, Symphony of Destruction y Peace Sells agotaron prácticamente todas nuestras energías tras una jornada maratónica en el Movistar Arena. Así, los «Megadeth, Megadeth, aguante Megadeth» y los «If there’s a new way/ I’ll be the first in line/ But it better work this time» resultaron ensordecedores. Por último, Holy Wars…The Punishment Due -con la tercera y última bengala de la noche- fue el epílogo definitivo para un festival que resultó a la perfección. Como mencionamos al comienzo de este análisis, cuesta un mundo innovar cuando se habla de Megadeth y de Dave Mustaine. Sólo queda destacar el gran desempeño de cada uno de sus integrantes. Kiko y Dirk ya son totalmente de la casa.

Setlist de Megadeth:

  1. Hangar 18
  2. Wake Up Dead
  3. In my Darkest Hour
  4. The Threat is Real
  5. Skin o’ My Teeth
  6. Dawn Patrol
  7. Poison Was the Cure
  8. Trust
  9. Take No Prisoners
  10. Sweating Bullets
  11. A Tout le Monde
  12. Dystopia
  13. Mechanix
  14. Symphony of Destruction
  15. Peace Sells

Encore

  1. Holy Wars… The Punishment Due

“Paranormal Activities” y “Zombie Invasion”, marcan el tono de la segunda versión de SANTIAGO GETS LOUDER, el encuentro de Rock y Metal más intenso del año que nace desde las profundidades de nuestro país: EL DOMO.

Con referencias, como el mítico “Rust in Peace” de MEGADETH, que en septiembre celebró más de 25 años, con un giro que busca incorporar figuras clásicas del cine b, evocando un estilo renovado de demencia paranormal, post humanidad y apocalipsis zombie, escenarios y características que se han relacionado estrechamente a través de la historia con el Rock Metal.

La realización audiovisual estuvo a cargo de Potrero Lounge, quienes apostaron por la creación de un microfilm de dos capítulos, que le otorgaran una identidad icónica a una locación que ha albergado diversos exponentes musicales, buscando vincular al público con la esencia de las grandes bandas de Rock.

SGL 2017 – El Domo [Chapter 1 – Paranormal Activities]

SGL 2017 – El Domo [Chapter 2 – Zombie Invasion]

¡Todo listo para hoy en el Movistar Arena! En un mismo día tendremos a KING DIAMOND, MEGADETH, RATA BLANCA, TEMPLE (con RONNIE ROMERO), VIMIC, EGO KILL TALENT y TIRANO. La producción del show informó que quedan las últimas entradas, esto sumado a que las localidades de Tribuna y Platea Alta se encuentran agotadas.

La única manera de entrar al festival es con tu ticket de SGL 2017. Una vez que pases el primer control, debes dirigirte al acceso correspondiente a tu tipo de ticket. (Cancha, Platea Alta, Platea Baja o Tribuna). En ese segundo control te entregarán tu pulsera. Con la pulsera podrás moverte libremente entre El Domo Stage (Interior) y el Talavera Stage (Exterior).

Las puertas del Movistar Arena abrirán a las 13:00 hrs. El ingreso peatonal es por Av. Matta (Metro Parque O´Higgins) y Av. Tupper.

Los estacionamientos estarán disponibles para el publico desde las 11:00 hrs., en el área conocida como La Elipse. Los accesos son por Av Tupper y Av Viel; y el valor por el ingreso es de $5.000 (Pago en efectivo).- por toda la jornada del evento, además contamos con personal de guardias de seguridad y acomodadores. La capacidad de autos es limitada (Aproximadamente 1.500 capacidades), por lo que recomendamos llegar con tiempo antes del inicio del show, para que accedan sin inconvenientes.

Los horarios y accesos son:

 

 

Todo listo para el tremendo SANTIAGO GETS LOUDER este domingo en el Movistar Arena, donde en un mismo día tendremos a KING DIAMOND, MEGADETH, RATA BLANCA, TEMPLE (con RONNIE ROMERO), VIMIC, EGO KILL TALENT y TIRANO. La producción del show informó que quedan las últimas 400 entradas, esto sumado a que las localidades de Tribuna y Platea Alta se encuentran agotadas.

La única manera de entrar al festival es con tu ticket de SGL 2017. Una vez que pases el primer control, debes dirigirte al acceso correspondiente a tu tipo de ticket. (Cancha, Platea Alta, Platea Baja o Tribuna). En ese segundo control te entregarán tu pulsera. Con la pulsera podrás moverte libremente entre El Domo Stage (Interior) y el Talavera Stage (Exterior).

Las puertas del Movistar Arena abrirán a las 13:00 hrs. El ingreso peatonal es por Av. Matta (Metro Parque O´Higgins) y Av. Tupper.

Los estacionamientos estarán disponibles para el publico desde las 11:00 hrs., en el área conocida como La Elipse. Los accesos son por Av Tupper y Av Viel; y el valor por el ingreso es de $5.000 (Pago en efectivo).- por toda la jornada del evento, además contamos con personal de guardias de seguridad y acomodadores. La capacidad de autos es limitada (Aproximadamente 1.500 capacidades), por lo que recomendamos llegar con tiempo antes del inicio del show, para que accedan sin inconvenientes.

Los horarios y accesos son:

 

 

Tal como vimos el año pasado en nuestro país con Joe Lynn Turner, Walter Giardino vuelve a la carga por un cantante de RAINBOW para incorporar a TEMPLE, banda que formará parte del Santiago Gets Louder el próximo domingo 29 de octubre.

Ronnie Romero, actual cantante de la banda de Ritchie Blackmore, será el encargado de la voz tanto en español como en inglés, ya que el repertorio se estará basando en los clásicos de TEMPLE, además otros hits de RAINBOW. Recordemos que el show del 2016 contempló también canciones de DEEP PURPLE, y el mismo Romero comentó que probablemente sea QUEEN la banda que también será tributada en el Movistar Arena.

Estos son los horarios y escenarios:

Las entradas para el Santiago Gets Louder se encuentran disponibles en Puntoticket.com y sus puntos de venta habilitados en tiendas Ripley y Cinemark de todo el país.

Los valores son los siguientes:

Tribuna: AGOTADA
Platea Alta – preventa 1: AGOTADA
Platea Alta – preventa 2: AGOTADA
Platea Alta – precio final: $35.900
Cancha – preventa 1: AGOTADA
Cancha – preventa 2: $AGOTADA
Cancha – precio final: $50.400
Platea Baja – preventa 1: AGOTADA
Platea Baja – preventa 2: $60.500
Platea Baja – precio final: $67.200

 

El tremendo festival que juntará en un mismo día a KING DIAMOND, MEGADETH, RATA BLANCA, TEMPLE, VIMIC, EGO KILL TALENT y TIRANO lanzó el spot promocional de su edición 2017.

A continuación puedes ver la tremenda pieza audiovisual del Santiago Gets Louder, a realizarse el próximo 29 de octubre en el Movistar Arena:

Las entradas para el Santiago Gets Louder se encuentran disponibles en Puntoticket.com y sus puntos de venta habilitados en tiendas Ripley y Cinemark de todo el país.

Los valores son los siguientes:

Tribuna: AGOTADA
Platea Alta – preventa 1: AGOTADA
Platea Alta – preventa 2: AGOTADA
Platea Alta – precio final: $35.900
Cancha – preventa 1: AGOTADA
Cancha – preventa 2: $AGOTADA
Cancha – precio final: $50.400
Platea Baja – preventa 1: AGOTADA
Platea Baja – preventa 2: $60.500
Platea Baja – precio final: $67.200

 

 

El festival que se encargará de concretar la esperada visita de KING DIAMOND junto a MEGADETH y RATA BLANCA, lanzó el merchandising oficial del encuentro que se realizará el 29 de octubre en el Movistar Arena.

Poleras, polerones y stickers son los productos que ofrece el festival a través de este link.

Las entradas para el Santiago Gets Louder se encuentran disponibles en Puntoticket.com y sus puntos de venta habilitados en tiendas Ripley y Cinemark de todo el país.

Los valores son los siguientes:

Tribuna: AGOTADA
Platea Alta – preventa 1: AGOTADA
Platea Alta – preventa 2: AGOTADA
Platea Alta – precio final: $35.900
Cancha – preventa 1: AGOTADA
Cancha – preventa 2: $AGOTADA
Cancha – precio final: $50.400
Platea Baja – preventa 1: AGOTADA
Platea Baja – preventa 2: $60.500
Platea Baja – precio final: $67.200

 

Más del 70% de entradas ya se han vendido para el SANTIAGO GETS LOUDER, el tremendo encuentro que el 29 de octubre traerá de vuelta a KING DIAMOND, MEGADETH, RATA BLANCA, TEMPLE de Walter Giardino (que vendrá con el chileno Ronnie Romero en voces), además de EGO KILL TALENT y TIRANO.

El festival tendrá 2 escenarios con los siguientes horarios:

Las entradas para el Santiago Gets Louder se encuentran disponibles en Puntoticket.com y sus puntos de venta habilitados en tiendas Ripley y Cinemark de todo el país.

Los valores son los siguientes:

Tribuna: AGOTADA
Platea Alta – preventa 1: AGOTADA
Platea Alta – preventa 2: AGOTADA
Platea Alta – precio final: $35.900
Cancha – preventa 1: AGOTADA
Cancha – preventa 2: $AGOTADA
Cancha – precio final: $50.400
Platea Baja – preventa 1: AGOTADA
Platea Baja – preventa 2: $60.500
Platea Baja – precio final: $67.200

 

La producción del Festival Santiago Gets Louder, evento que contará con MEGADETH, KING DIAMOND y RATA BLANCA como cabezas de cartel, anunció que las tribunas ya están agotadas. Las entradas se pusieron a la venta el pasado 24 de Agosto a través del sistema Puntoticket.

No olvidemos que además de los ya nombrados, Santiago Gets Louder contará con TEMPLE, banda de Walter Giardino de RATA BLANCA que vendrá con Ronnie Romero de LORDS OF BLACK en voces; EGO KILL TALENT y TIRANO

KING DIAMOND, quien hoy en la mañana fue anunciado como parte del cartel de Santiago Gets Louder 2017 junto a MEGADETH, RATA BLANCA, TEMPLE, EGO KILL TALENT y TIRANO, confirmó en Facebook su visita a Chile y que está será con la producción completa de «Abigail», uno de sus discos más importantes. El anuncio es el siguiente:

“El 29 de Octubre de 2017 por fin tenemos la oportunidad de tocar en Santiago de Chile con KING DIAMOND. Esto va a ser absolutamente impresionante. Estaremos llevando toda nuestra
producción de ‘Abigail’. Será un espectáculo de horror que no se querrán perder. Vamos a presentar todo el álbum ‘Abigail’ y mucho más. Incluso podrán escuchar algunas canciones de MERCYFUL FATE también. Simplemente no podemos esperar. Hasta entonces, manténganse heavy. Saludos Satánicos»

Las entradas estarán a la venta a partir del Lunes 28 de Agosto, a partir del medio día por sistema Puntoticket y sus puntos de venta habilitados en Tiendas Ripley y Cinemark de todo el país.

Los precios serán los siguientes:

Sector Precio Cargo Precio Final
Tribuna  $22.000  $2.700  $24.700
Platea Alta Preventa 1  $28.000  $3.400  $31.400
Platea Alta preventa 2  $30.000  $3.600  $33.600
Platea Alta  $32.000  $3.900  $35.900
Cancha General Preventa 1  $35.000  $4.200  $39.200
Cancha General Preventa 2  $40.000  $4.800  $44.800
Cancha General  $45.000  $5.400  $50.400
Platea Baja Preventa 1  $48.000  $5.800  $53.800
Platea Baja Preventa 2  $54.000  $6.500  $60.500
Platea Baja  $60.000  $7.200  $67.200

El legendario KING DIAMOND, junto a los trasandinos de RATA BLANCA, han sido confirmado como parte del cartel de «Santiago Gets Louder 2017», evento que se realizará el próximo 29 de Octubre en Movistar Arena. Ambas leyendas se suman a MEGADETH como cabezas de cartel, y serán acompañados en un segundo escenario por TEMPLE (Walter Giardino junto a Ronnie Romero, cantante chileno de RAINBOW), los brasileños de EGO KILL TALENT y los nacionales de TIRANO.

Las entradas estarán a la venta a partir del Lunes 28 de Agosto, a partir del medio día por sistema Puntoticket y sus puntos de venta habilitados en Tiendas Ripley y Cinemark de todo el país.

Los precios serán los siguientes:

 

Sector Precio Cargo Precio Final
Tribuna  $22.000  $2.700  $24.700
Platea Alta Preventa 1  $28.000  $3.400  $31.400
Platea Alta preventa 2  $30.000  $3.600  $33.600
Platea Alta  $32.000  $3.900  $35.900
Cancha General Preventa 1  $35.000  $4.200  $39.200
Cancha General Preventa 2  $40.000  $4.800  $44.800
Cancha General  $45.000  $5.400  $50.400
Platea Baja Preventa 1  $48.000  $5.800  $53.800
Platea Baja Preventa 2  $54.000  $6.500  $60.500
Platea Baja  $60.000  $7.200  $67.200

 

 

A través de su cuenta en Facebook, el líder de RATA BLANCA dedico estás emotivas palabras a su ex compañero de banda, Guillermo Sánchez, quien falleciera ayer sábado a causa de una septicemia producida por una bacteria.

A continuación puedes leer la declaración de Walter Giardino:

«Ayer el mundo cambió para siempre y nunca más será el mismo. Se fue un fiel compañero, el gran soldado de la otra punta del escenario, el que compartió 30 años de giras infinitas, de ensayos interminables, de canciones inmortales que quedaron en el corazón de la gente y de las que fue parte fundamental en su puesto de pared perfecta con su bajo, ahí, en el otro lado del escenario.

Siento que no debías irte todavía, que faltaron historias que contar, canciones que escribir y caminos por recorrer. Ya nada será igual. No volveré a verte en los camarines para tomarnos algo antes de salir o buscarte sobre el escenario para tocar codo a codo como lo hicimos miles de veces. Increíble y no es justo. Eramos una máquina perfecta y ahora será muy duro seguir sin vos. No me lo imagino y no sé cómo haremos de ahora en más para evitar la tristeza que produce tu adiós. Lo que si sé es que vas a ser eterno porque te fuiste como un verdadero héroe luchando por lo que más amabas hasta el último segundo.

El mundo ya no será el mismo sin vos negro querido. Tu familia, todos los fans y tu banda nadamos en un mar de tristeza hoy. Que La Luz ilumine tu camino y bendiga tu alma buena. Lejos de la tierra que nos vio nacer te despido con todo el dolor que genera tu inesperada partida y agradezco profundamente haber podido compartir todos estos años de felicidad juntos.

Jamás te olvidaré negro querido. Siempre vas a estar en mi corazón. Siempre.

Walter»

 

 

 

Una noticia que no habríamos querido entregar: medios argentinos confirman que a los 52 años de edad, ha fallecido Guillermo «El Negro» Sánchez, histórico bajista de la banda trasandina RATA BLANCA.

Sánchez, miembro de la banda desde sus inicios, había sido internado hace algunos días a causa de una septicemia producida por una bacteria, y que pese a los llamados de la banda a donar sangre y a rezar y enviar buenos pensamientos para su recuperación, lamentablemente no pudo superar. Adrián Barilari, vocalista de RATA, subió una fotografía de un lazo negro en sus redes sociales, recibiendo desde el primer momento condolencias de todas partes del mundo, especialmente desde Latinoamérica.

[ACTUALIZACIÓN]  La banda ha emitido un comunicado oficial en su Fan Page de Facebook. El comunicado señala: «En el día de la fecha, con muchísimo dolor lamentamos comunicar que esta tarde falleció Guillermo «El Negro» Sanchez. Quien hace días venia luchando por su vida. Les pedimos por favor a todos los seguidores, amigos, a la prensa que nos acompañen y que por favor tengan paciencia, estamos profundamente conmovidos. Nuestras condolencias a su familia y seres queridos. Te vamos a extrañar mucho Negro«.

Desde PowerMetal.cl extendemos nuestras condolencias a la banda, a todos los fanáticos de una leyenda del Rock latinoamericano y a todos quienes se sientan tan afectados como nosotros con la sensible y temprana partida de un gran músico como «El Negro» Sánchez.

A través del Facebook de RATA BLANCA, la banda trasandina dejó un mensaje pidiendo a todos los fans desear la pronta recuperación del bajista de la agrupación Guillermo Sánchez. Por ahora no hay más información y el mensaje es el siguiente:

«Le pedimos a todos los seguidores de RATA BLANCA y amigos de la música, sean creyentes de la religión que fuese, o si no lo son de ninguna también, que pidan por la pronta recuperación de nuestro buen amigo Guillermo Sánchez, quien está atravesando un delicado estado de salud. Que las fuerzas de todos le lleguen a él y su familia en este difícil momento. Desde ya muchísimas gracias. Todas las muestras de cariño y afecto son necesarias para Guillermo en este difícil momento»

Actualización:

La página oficial de Facebook de Guillermo Sánchez actualizó el estado de salud del bajista explicando, con más detalles, las causas de su situación actual:

«Guillermo padece de una septicemia generalizada a causa de una bacteria. Su estado es crítico…
Por ese motivo pedimos dadores de sangre de cualquier grupo o factor (presentarse en los lugares previamente indicados) y una cadena de oración, enviándole todas las energías a él y sus seres queridos en estos difíciles momentos. ¡La familia de RATA BLANCA está con vos, Guillermo! Muchas gracias a todos».

 

rata15cl-13

Para nadie es sorpresa que Rata Blanca es una banda que nunca, pero nunca va a entregar un show mediocre o defraudar en vivo, sino que muy por el contrario, se encarga de deleitar a su fanaticada, eligiendo buenos setlist y entregando lo mejor de sí siempre, como si cada concierto fuera el último. Probablemente sea esta una de las principales razones que expliquen el imperecedero interés que concita la banda, aun cuando sus visitas sean tremendamente frecuentes, porque el marco de público que convoca La Rata siempre es, al menos, respetable. A esto también sumémosle que es una de las bandas más “radiales” dentro del espectro Heavy Metal, ayudado por sus letras en español y cercanía geográfica por supuesto, lo que aumenta el “target” de público metiendo a la juguera chascones, pololas, señoras de las cuatro décadas y caballeros con una buena cantidad de canas entre otros, generando siempre la masa crítica necesaria para llevar a cabo un show de estas características. Todo lo anterior permitía pronosticar que, una vez más, estaban los elementos necesarios para que disfrutáramos de un gran concierto.

En esta ocasión Rata Blanca nos venía presentando su último registro, el interesante Tormenta Eléctrica, siendo esta la ¿décimosegunda? vez que la banda se presentaba en nuestra copia feliz del Edén, si la memoria no nos falla… no es difícil perder la cuenta de las veces que Rata Blanca ha pisado territorio nacional, aunque este hecho lejos de ser criticable, me parece un lujo y un privilegio considerando la innegable calidad de la banda en cuestión.

Y hablando de calidad innegable, en esta velada tendríamos la oportunidad de presenciar dos actos más que prometían una gran antesala: los nacionales Alto Voltaje y Iron Spell tendrían el privilegio de compartir escenario con la leyenda argentina.

SUBIENDO EL VOLTAJE PARA LA TORMENTA ELÉCTRICA

Siendo las 19:03 y con unas 200 personas en el teatro, suben al escenario los integrantes de Alto Voltaje y con un «Buenas noches Caupolicáaaaaaaaaan» de Ery López, dan comienzo a la velada con La Ciudad, potentísimo tema del disco «Historia De Mi Vida Hasta Mi Muerte», destacando inmediatamente el excelente sonido con el que la banda saltó al escenario. Se agradece enormemente que cada una de las bandas pueda gozar de un correcto trabajo en las perillas, y no solo la banda principal como sucede en otras ocasiones. En esta ocasión guitarras, bajo y batería sonaban muy claro, bien definidos, solo un poco altos en volumen, y sólo la voz de Víctor Escobar se escuchaba algo opaca y abombada en momentos, pero nada que empañara la mezcla general. Alto Voltaje es una banda con bastantes años en el ruedo, lo cual se nota en la soltura de los integrantes, quienes se desenvolvieron cómodamente en este potente tema y durante toda su presentación.

rata15cl-35

Potentes golpes de caja abren paso a Adiós a la fábrica donde la dupla de Jonatan Cáceres y José Canales se lucen compartiendo el protagonismo de los solos, demostrando el tremendo talento de ambos, mientras Víctor acompaña con su air guitar a José, al ritmo que sostienen Ery y Pedro Muñoz con tremenda soltura y presencia en el escenario. Bajando las revoluciones la banda nos entrega Agonía, sumando una cuota de melancolía al frenesí del comienzo. Nuevamente las guitarras destacan en un lucido solo a dos voces. Dedicado a todos los rockeros de verdad Alto Voltaje nos presenta Rocker, que no necesita de adornos ni pretensiones para entusiasmar al público presente, la propuesta directa es suficiente para transmitir el mensaje que la banda busca entregar.

El quinto tema proviene de su próximo disco y se llama Despierta… un nombre más que apropiado considerando que la batería inicial de Pedro es una aplanadora infernal y nos introduce un tema igual de agresivo, tanto en términos musicales como líricos. Imposible quedarse dormido con semejante batacazo. Es un tema muy interesante con un trabajo instrumental brillante, que en momentos recuerda a los temas más heavy de Megadeth, consiguiendo sonidos más contemporáneos dentro de lo clásico que es el sonido de Alto Voltaje. Luego, dedicado a todas las chicas ricas llega Ruda y Sexy, donde rubias, morenas, pelirrojas y trigueñas por igual tienen cabida en este homenaje, según nos canta el enérgico Víctor.

El último tema llega acompañado de una sorpresa que de seguro cayó bien en la fanaticada masculina… Rock y Burdel es un tema literalmente «putero», vacilón, que llegó acompañado de dos muchachas bastante ligeras de ropa, que se encargaron de encender los ánimos, jugando con la banda y deleitando al respetable en una postal que varios recordarán. Las luces color rojo burdel ambientan la fiesta final de Alto Voltaje, mientras las chicas se llevan encadenado a Víctor y el público aplaude entusiasmado y agradecido la muy buena presentación de Alto Voltaje, que en media hora exacta nos entregó una excelente selección de lo mejor de su repertorio.

AltoVoltaje

SOMETHING OLD, SOMETHING NEW… ¡IRON SPELL A LA CANCHA!

Si esto fuera un partido de la selección chilena, podríamos decir que es momento de hacer un cambio: Sale el experimentado y siempre contundente Chupete Suazo, y entra el joven y prometedor Alexis Sánchez. Siendo las 19:45 y ya con unas 300 personas en cancha, se apagan las luces y comienza a sonar una introducción envasada que propone una interesante mezcla de sonidos tribales, ocultistas y de iglesia, que da paso a la potente descarga de Heavy Metal tradicional que nos ofrece Iron Spell, comenzando su presentación con dos adelantos de próximo disco llamado «Electric Conjuring», en donde al igual que en el caso de Alto Voltaje, el sonido fue muy bueno desde el comienzo. La propuesta de la banda es un revival de tomo y lomo, un homenaje a los precursores del Heavy Metal en su estado más tradicional, y así lo demuestran en su música, su vestimenta, su forma de interpretar los temas, y las temáticas líricas que nos entrega la banda, elementos que en su conjunto forman lo que ellos mismos denominan como el New Wave of Chilean Heavy Metal. Las guitarras de Raven y Fire Jack suenan potentísimo manteniéndose siempre armonizadas, Rocko Van Romman impone una tremenda presencia en el escenario con movimientos a lo Steve Harris cuando nos apunta con su bajo mientras Merciless K.co despliega unos tremendos agudos haciendo gala de su generoso registro vocal. Finalizado el segundo tema, Merciless pronuncia sus primeras palabras de agradecimiento hacia el público y nos adelanta que en Marzo de 2016 lanzan su próximo disco. El tercer tema es Evil Gypsy, proveniente del tremendo «Heavy Metal Witchcraft», donde nos presentan una atmósfera dura y oscura, a lo King Diamond, donde el trabajo de Merciless K.co es notable jugando con gritos endemoniados agudos, a veces limpios, a veces raspados, recordando al mismísimo Halford en su mejor época.

rata15cl-34

Dedicado a todos los rockeros de verdad, aquellos que sostienen la escena, llega el cuarto tema presentado como We Are Legion según se pudo escuchar entre los vítores del público. Se trata de un tema muy macizo, más lento que los anteriores pero contundente, donde Rocko muestra que no solo es bueno con el bajo sino que canta muy bien, por el apoyo en segundas voces que realiza constantemente. Un potente grito da comienzo a Storm Rider, otro tremendo tema sacado del sombrero por parte de Iron Spell que no forma parte de su EP, por cuanto podemos suponer que viene en su próxima placa, y ojalá así sea porque es un temazo que nos muestra toda la madurez de la banda, en una composición llena melodía y potencia.

Merciless señala que todos nos hemos encontrado con alguna bruja en la vida, no sé si será cierto, pero dicha conjetura nos introduce a The Witch, un tema directo, sin grandes arreglos, con un FC Steelhammer sobrio y preciso en cada baquetazo, formando una base rítmica muy contundente. Destaca nuevamente el gran trabajo de sonido, las armonizaciones sonaban claras y se distinguían los pasajes a dos y tres voces perfectamente, en un tema donde Merciless brilla nuevamente con su performance vocal. Para cerrar la presentación, Iron Spell nos trae los primeros temas de su EP, Midnight Fire y el homónimo Heavy Metal Witchcraft que el público disfrutó a cabalidad, con gritos, aplausos y puños en alto, en lo que fue un cierre de oro a un tremendo show. Con presentaciones como esta, las ansias de escuchar el nuevo disco aumentan exponencialmente y Iron Spell sigue consolidándose como uno de los nuevos estandartes del Heavy Metal nacional.

IronSpell

LA TORMENTA ELÉCTRICA SE DESATA EN EL CAUPOLICÁN 

Aproximadamente 2.000 personas tomaban posición para disfrutar del plato de fondo de la velada, y a las 20:45 se apagan las luces, la pantalla de fondo proyecta imágenes de tormenta y comienza una introducción que nos indica que Rata Blanca llegó para abrir fuegos con Tormenta Eléctrica, tema homónimo de su última placa y motivo de la presente gira. Con un gran sonido y un volumen más moderado, lo cual agracen nuestros tímpanos, comenzamos a disfrutar esta nueva visita de la leyenda trasandina. La voz de Barilari suena extraordinaria, acompañada del siempre protagonista Giardino y su omnipresente Stratocaster, la sobriedad de Guillermo Sánchez en el bajo, la solidez de Fernando Scarcella en la batería y los órganos Hammondianos de Danilo Moschen. Bastan uno o dos minutos para seguir sorprendiéndose con lo incombustible de Barilari, es como el vino decían por ahí, mientras más tiempo pasa pareciera que canta mejor, un crack.

La Rata sigue en su plan de calentar motores con temas nuevos, y es el turno de Los Chicos Quieren Rock. Efectivamente los chicos del público se nota que querían rock porque los ánimos se van prendiendo cada vez más, con un tema que rescata lo más clásico de la escuela española, recordando himnos de los legendarios Obús. El volumen sube junto con el ánimo y la afluencia de público también, pues la cancha luce cada vez más llena, mientras Adrián le pide al público que sean los encargados de corear «Los chicos quieren ROCK», y el público obedece, cómo no.

rata15cl-11

El tema siguiente no necesita presentación, pues el legendario riff de guitarra de Solo Para Amarte es inconfundible, se presenta por sí solo. Es el primer clásico de la noche. Por supuesto el primer verso es propiedad del público, todas las gargantas al unísono pronunciaban el «Enloquecido estoy por amarte una vez más, dale algo a mi existir», mientras la banda se deleitaba con la reacción del respetable. Y es que con un temazo así no hay como restarse a la euforia que siempre desata Rata Blanca en nuestro país. Finalizado el tema se deja caer la primera gran ovación de la noche.

Adrián habla por primera vez, señalando que Chile es como su segunda casa y de inmediato nos presenta el cuarto tema del show, extraído de «El Reino Olvidado» y para muchos el mejor tema del disco: El Círculo De Fuego, en lo que podríamos considerar uno de los nuevos grandes clásicos de la banda. Luces rojas y fuego en la pantalla ambientan correctamente este temazo que fue cantado enérgicamente por el público. Barilari sale de escena para entregar todo el protagonismo al extenso solo de Walter Giardino, quien se come el escenario con sus shredding endemoniados. Tema gigante y ovación ídem, que grita el primer «Olé olé olé oleee, Rataaa Blancaaaa».

rata15cl-12

Los trasandinos consideran que es momento de dejar un poco atrás la furia del Heavy Metal, para dar espacio a la elegancia del rock de uno de los mejores temas de «Tormenta Eléctrica», hablamos de Tan Lejos De Aquel Sueño. Una especie de Mujer Amante pero más contemporáneo y con toques AOR, donde Barilari le pide al público el tarareo de la melodía principal mientras el romanticismo y melancolía inundan el Caupolicán. Aparecen banderas chilenas en el público ondeando al ritmo de este gran mid-tempo que se nota conocido por el público, a pesar de lo nuevo que es. Sentidos aplausos cierran uno de los momentos más románticos de la noche.

La emoción sigue con Volviendo a Casa, otro de los clásicos “contemporáneos” de la banda (y bien entre comillas, porque el tema ya tiene trece años de carrete, considerando el lanzamiento de «El Camino del Fuego» por allá por el 2002). Bastaron los primeros compases del tema para que el público saltara eufórico y cantara sin Barilari el comienzo de la canción. Para qué decir como cantaron el “Ángel, ella es un aaaangeel”, con un Giardino desbordante de pasión en el solo, sonando cada vez más fuerte y afilado. Hacia el final todos vuelven a saltar al ritmo de este gran tema que, a estas alturas, es un infaltable en las presentaciones de La Rata.

rata15cl-16

Siguiendo en la tarea de repasar lo mejor de su discografía llega un tema de «La Llave de la Puerta Secreta», y el elegido es La Otra Cara De La Moneda, siguiendo con la onda hardrockera de la banda que tan bien funciona en vivo. Sin muchas pausas se activa la distorsión y el flanger de Giardino para comenzar con el crudo riff de El Jugador, otro buen tema de «Tormenta Eléctrica». Haciendo caso a la letra del tema, las luces comienzan a jugar con el público, Adrián salta por todo el escenario al son del macizo bajo galopante de Guillermo y el público se contagia con el júbilo que entrega la canción.

El prístino sonido de la guitarra de Giardino da comienzo al noveno tema de la velada, Talismán, el cual no venían tocando regularmente en la gira, así que fue una sorpresa para muchos. Es un tema bastante romántico que genera un ambiente íntimo, muy coreado por gran parte del público donde las parejas abundaban y aprovechaban de abrazarse al ritmo de este mid-tempo, que cerraba con gran ovación.

Un riff inconfundible e incombustible vuelve loco al Caupolicán en un tema que no necesita presentación alguna, pues el riff irrumpe sin permiso rellenando cada espacio del teatro… nos referimos El Sueño De La Gitana, clásico imperecedero perteneciente al lejano disco Rata Blanca. Qué tremenda pieza de Heavy Metal que compusieron los trasandinos, un tema que está cerca de cumplir treinta años pero suena más vigente que nunca. Los teclados de Moschen acompañan de gran forma este tema que en su mezcla original suena más crudo, y Barilari respetando la interpretación original de Saúl Blanch, pero dándole su sello característico llegando muy bien a los exigentes agudos de esta canción. La ovación al final del tema es estruendosa, acorde a lo que merece esta cátedra de Heavy Metal que nos entrega La Rata.

rata15cl-01

Pasando rápidamente de lo más antiguo a lo más nuevo, llega Rock and Roll Hotel. Rata Blanca sube el volumen con un tema que es puro Hard Rock, un tema de estadio dirían algunos, diseñado para cabecear y saltar sin parar, que cumple a cabalidad dicha premisa en vivo. Un tema a lo AC/DC que pasa volando. La euforia sigue con Aún Estás En Mis Sueños, otro de los clásicos más “nuevos” de la banda que hace delirar a los fanáticos más romanticones de Rata que se desgarraban cantando el “y poooor laaas noooches puedo sentir su calor”, mientras Barilari se emociona con la respuesta y hace saltar al público manejándolo a su antojo, como el gran frontman que es. Hacia el final Giardino dispara sus fuegos artificiales con la guitarra, cerrando un outro emocionante y lleno de emoción.

Walter se queda en el escenario y comienza un solo con piruetas a la velocidad de la luz, lleno de talento y virtuosismo pero algo ensimismado a decir verdad y sin mucha interacción con el público, lo que cambia en un par de minutos cuando intercambia los shredding imposibles por una bella melodía que es acompañada por el resto de la banda, para más tarde volver a su performance en solitario.

Cuando el solo parecía terminar, lo conecta directamente con un clásico traído de la edad de piedra. Es el turno de Chico Callejero, clásico jurásico interpretado en una versión algo más moderna, igual de Heavy pero menos rústica, que el respetable disfrutó de inicio a fin. Cuando terminaba este clásico, la banda amaga brevemente la salida del escenario pero de un momento a otro la guitarra esboza un shredding conocido, que da comienzo a otro temazo de la banda, La Llave de la Puerta Secreta. Un acierto conectar rápidamente estos temas, que siendo muy distintos el uno del otro, te mantienen arriba y no te dejan caer. Los «Ohh ohhhh, ohh ohhhh» que inician el coro son cantados por todas y cada una de las gargantas del teatro, que aún retumba con el remate “debes luchar, hijos del sooooooolllllllll”. Tras este temón, llega el primer encore, que se hace eterno con lo prendido que nos dejó la banda.

rata15cl-06

Después de unos cinco minutos la banda vuelve al escenario con la introducción que da paso a El Reino Olvidado, otro de los temas favoritos del público. El riff agudo y característico que da comienzo a este tema retumbaba en el teatro, en parte por el elevadísimo volumen de la guitarra que, si bien no tapaba los otros instrumentos, podría haber bajado unos decibeles y seguro seguía sonando bien. A estas alturas el público ya estaba entregado disfrutando la batería de clásicos que nos estaba ofreciendo la banda.

El siguiente tema no estaba siendo tocado en la gira y fue una absoluta sorpresa para todos. Tuvimos el privilegio de escuchar Días Duros, gran tema del clásico «Magos, Espadas y Rosas». ¡Cómo sonaba ese teclado de Moschen! Los sonidos de órganos llenaban perfectamente la canción mientras Adrián cantaba y bailaba a la vez, misma cosa con el público, que a estas alturas era todo felicidad.

Y para terminar, los cuatro temas dieron forma a un bombazo brutal, que a mi humilde entender, incluyó los mejores temas de la banda. Los elegidos fueron Guerrero del Arcoiris, Abrazando Al Rock And Roll, Mujer Amante y La Leyenda del Hada y el Mago. O sea, si leer estos títulos juntos suena poderoso, imaginen lo que fue escucharlos en vivo juntos. Una experiencia increíble. No hay muchas palabras para describir lo que fue este final, probablemente todo apelativo quedaría chico. Tampoco había mucho que analizar, era simplemente mirar, disfrutar, escuchar, emocionarse, cantar, gritar, catarsis individual y colectiva, elijan lo que quieran, todo eso aplicaba y más. Hablar sobre lo bien que interpretan y ejecutan los temas es a estas alturas una obviedad y en el caso de Rata Blanca eso viene por defecto. Analizar otros aspectos como los juegos de luces, el sonido, o la reacción del público es casi perder el tiempo. El final fue perfecto. Temas históricos, alucinantes, cada uno con sus elementos que los hacen únicos, sobre todo la que para mí es la santísima trinidad de la banda: La elegancia, técnica y neoclasicismo de La Leyenda del Hada y el Mago, la pasión infinita de Mujer Amante y la potencia de Guerrero del Arcoiris forjaron la leyenda de Rata Blanca, de la misma forma que esta noche quedará forjada a fuego en el corazón de cada uno de los asistentes de esta maravillosa velada, repleta de magos, de espadas y de rosas.

rata15cl-15

Solo resta agradecer el compromiso y profesionalismo de Rata Blanca, que teniendo once giras anteriores en nuestro país, nos sigue sorprendiendo y deleitando. Una banda que convoca varias generaciones siempre debe tener el espacio que se ha ganado. Por último, si cada concierto de La Rata va a ser como éste, que vengan doscientas veces más. Ahí estaremos para disfrutar de una de las leyendas más grandes del Heavy Metal sudamericano y mundial.

Setlist de Rata Blanca:

01. Intro + Tormenta eléctrica
02. Los Chicos Quieren Rock
03. Sólo Para Amarte
04. El Círculo De Fuego
05. Tan Lejos De Aquel Sueño
06. Volviendo a Casa
07. La Otra Cara de la Moneda
08. El Jugador
09. Talismán
10. El Sueño De La Gitana
11. Rock And Roll Hotel
12. Aún Estás En Mis Sueños
13. Solo de Walter Giardino
14. Chico Callejero
15. La Llave De La Puerta Secreta
Encore
16. Intro + El Reino Olvidado
17. Días Duros
18. Guerrero del Arcoiris
19. Abrazando Al Rock And Roll
20. Mujer Amante
21. La Leyenda del Hada y el Mago

Los argentinos comenzaron anoche su gira por Chile, que los llevará también a Valparaíso, Concepción y Antofagasta. Revisa las imágenes de anoche en el Teatro Caupolicán junto a Iron Spell y Alto Voltaje.

Fotos: Guille Salazar

 

rata blanca

RATA BLANCA sigue agendando shows para su próximo tour por Chile, con motivo de promocionar su último trabajo «Tormenta Eléctrica». A las fechas programadas en Santiago, Talcahuano y Antofagasta, se ha sumado una fecha en la ciudad de Valparaiso el 19 de Noviembre en «El Huevo». Aún no se ha informado el precio y cuando se iniciará la venta de entradas.

El resto de las fechas y precios de RATA BLANCA en Chile a continuación:

18 DE NOVIEMBRE – SANTIAGO / TEATRO CAUPOLICAN – 19:00 HORAS

$17.000 Platea Preventa 1 (500 tickets)

$20.000 Platea Preventa 2 (Hasta el 17 de noviembre)

$23.000 Platea Día del Show

$20.000 Cancha Preventa 1 (250 tickets)

$25.000 Cancha Preventa 2 (Hasta el 17 de noviembre)

$28.000 Cancha Día del Show

$35.000 Palco Preventa (B –C – D) – Solo 30 cupos

$40.000 Palco Día del Show

 

20 DE NOVIEMBRE – TALCAHUANO / ESPACIO MARINA – 20:00 HORAS

$17.000 Preventa 1 (400 tickets)

$20.000 Preventa 2 (Hasta el 19 de noviembre)

$23.000 Día del Show

 

21 DE NOVIEMBRE – ANTOFAGASTA / ROCK & SOCCER – 20:00 HORAS

$19.000 Preventa 1 (400 tickets)

$22.000 Preventa 2 (Hasta el 19 de noviembre)

$25.000 Día del Show

rata blanca valparaiso 2015

Unas de las bandas más emblemáticas,  y a la que no le pesa ser abanderada del Hard Rock y Heavy Metal en español, es Rata Blanca. Si bien puede gustar o no, los pergaminos no se los quita nadie, con más de veinticinco años de trayectoria y habiéndonos entregado “El Reino Olvidado” el año 2008 como su último gran registro. Todos los que añoramos los colores logrados por Ritchie Blackmore se ven reflejados y atesorados en cada trabajo realizado con un sello e identidad propia de esta gran banda argentina.

La expectativa no era menor al saber que Rata Blanca regresaba al estudio de grabación luego de siete años de espera, lo que hacía cuestionarnos cuál sería el siguiente paso de la banda, e incluso si habría realmente un siguiente paso. Con este manto de expectación y dudas en Agosto del presente año aparece como un rayo esta placa titulada “Tormenta Eléctrica” y cerrando en diez los discos de estudio de la banda formada en Buenos Aires.

Con un diseño de portada en manos del chileno Claudio Bergamin y un trabajo de grabación iniciado en Estados Unidos, “Tormenta Eléctrica” tomó cuerpo con Guillermo Sánchez (Bajo), Fernando Scarcella (Batería), Danilo Moschen (Teclados), Walter Giardino (Guitarra), para cerrar con Adrián Barilari en voz. Ya en Buenos Aires la producción y masterización a cargo de Walter Giardino y el Estudio Roma Phonic, tuvo un claro objetivo de  potenciar y lograr un sonido simple y directo.

Todo comienza con el imponente sonido de una inconfundible tormenta como Intro, lo cual da paso a Tormenta Eléctrica  con un rebote de caja seguido por un riff constante, ya patentado por Walter Giardino, lleno de Hard Rock  a un ritmo firme de batería, variando en el puente al coro matizado por un incombustible Adrián Barilari, quien arremete con tonos graves y altos dando un verdadero tributo al fenómeno de la naturaleza representado en truenos y relámpagos. Llegamos a un solo de teclados donde Danilo Moschen muestra sus primeras cartas. El virtuosismo aumenta gradualmente con Walter Giardino, el cual sin opacar a sus compañeros logra en pequeñas frases rápidas de solo, dar espacios para puentes a dos voces de guitarra que otorgan oxígeno a tanta velocidad en sus dedos. La “Tormenta Eléctrica” ha comenzado.

Si en algo tienen experiencia Walter Giardino y los suyos es en realizar himnos de corte “rockero”, los cuales en el estudio pueden parecer poco relevantes y hasta como temas de rellenos. Pero una vez llevados en vivo, la naturaleza de éstos, toman fuerza y vida acompañados con el salto y coro de las multitudes. Con una letra simple y directa de la mano de un riff lleno de rock pegajoso pasa por nuestros oídos Los Chicos quieren Rock.

Uno de los primeros momentos altos del disco llega con Tan Lejos De Aquel Sueño, tema que reúne los elementos que más hipnotizan de Rata Blanca: una letra cargada de nostalgia, donde Adrián Barilari comienza a sacar de su sombrero toques de su magia interpretativa, riffs marcados con cortes de batería, más una base de teclado dan un gran ambiente de rock y melancolía. Llegamos a un broche de oro con un sentido solo, que abre paso a un juego tan típico de respuestas entre solo y voz, que bien sabe hacer la dupla Giardino-Barilari. Así, llega a su fin uno de los mejores temas de “Tormenta Eléctrica”.

Imposible no acordarse de AC/DC con Rock ‘N’ Roll Hotel, con un riff al más puro estilo de Angus Young. Rock ‘N’ Roll Hotel es un tema hecho a medida para prender al público, con una línea vocal bastante simple, se hacen presentes coros de pura fuerza más que de exigencia interpretativa. Queda claro del mensaje, es momento de solo cabecear.

Buscando Pelea es la continuación de este verdadero culto al Rock más crudo y simple iniciado con Rock ‘N’ Roll Hotel. Esto porque Adrián Barilari tira sobre la mesa diferentes aspectos a los que generalmente se enfrenta alguien que se sumerge en el mundo del rock, para bien o para mal. Con una llamativa línea instrumental, marcadamente simple, Rata Blanca nos deja claro que sí tienen cancha y tiro para subirse a cualquier ring.

Pasamos del rock puro como Rock ‘N’ Roll Hotel,  a un rock más más desacelerado con Buscando Pelea. Faltaba el rock de corte acelerado, y es esa la función de Rebelde y Solitario, tema que reúne tal característica, pero que aun así marca uno de los puntos más bajos del disco. Instrumentalmente no logra definirse claramente qué es lo que pretende entregar, se aleja del mensaje claro y simple de los dos temas anteriores. Con un post solo de corte más experimental y una pobre línea vocal, lleva a sentir que no se alcanzó a cerrar de la mejor manera el circulo de Rock And Roll con los ejes marcados en estos tres últimos temas revisados.

El Jugador nos trae toda la magia del Hard Rock en la voz del gran Adrián Barilari. En una línea de arreglos que se asemejan más a lo realizado en el “Reino Olvidado”, este tema inicia con un riff donde la distorsión cruda, se matiza con un sutil flanger para continuar con frases de guitarra a dos voces notables. La letra nos hace latente la sutil diferencia entre la realidad y la ilusión. Temas así son los que se le exige a una banda de la talla de Rata Blanca. Y que sin problemas cumplieron.

Mostrando su lado crítico Rata Blanca nos trae Señor Espectro. Sin lucir demasiado, el mensaje es claro al real aporte que realizan los personajes que más riqueza tienen, en desmedro de los que tienen menos, o que sólo tienen para entregar algo tan digno como el arte. Walter Giardino acompañado de sirenas logra interpretar un tremendo solo.

Personalmente creo que es momento de revisar uno de los mejores, si no el mejor tema de “Tormenta Eléctrica”. Llega el rock transformado en una gran balada, cargada de romanticismo, nostalgia y dolor. Sumándose a clásicos como Cuando La Luz Oscurece, Aún Estás En Mis Sueños y Mujer Amante, Adrián Barilari nos hace vibrar -en una faceta en la cual se siente muy cómodo- con Pequeño Ángel Oscuro. Con un inicio marcado por el teclado de Danilo Moschen, y un sutil arreglo en guitarra, donde Giardino baja el nivel de distorsión a su mínima expresión,  estos músicos logran otorgar un gran ambiente para abrir paso a la estrofa con perfectos espacios de silencios, al más puro estilo de una Power Ballad. Batería y bajo se suman dando potencia y cuerpo a un coro sentido y bello, tanto a nivel de interpretación como en arreglos. Lleno con voces de guitarra, línea que Walter Giardino no abandona en el solo, ni al  final del tema. Esta gran balada finaliza regalando uno de los mejores momentos del disco.

De corte instrumental comenzamos a despedir este álbum con Batalla Persa, tema que da espacio para que toda la influencia de Rainbow (en la que se enmarca Walter Giardino) salga a la luz con un toque más pesado y mostrando una gran sintonía entre teclado y guitarra. Se logra un sonido propio marcado por momentos pesados, bajos muy presentes, para dar rienda suelta al solo de guitarra y volver a la línea rítmica de un principio. Sin duda Batalla Persa cierra un claro trabajo el cual buscó encontrarse con los inicios de la banda,  donde a momentos el Heavy Metal lleno de armonía y arreglos se transforma en un rock crudo, de letras simples y directas.

Como “Bonus track” viene Mansión de la Adivina. Un tema alejado de la línea real en la que se desenvolvió el trabajo de composición del disco “Tormenta Eléctrica”.

Sin dudas muchos se sorprenderán para bien o para mal, con el nivel de simpleza que predomina en este disco, tanto en producción como en composición. Pero Rata Blanca deja en claro que los elementos que más disfrutan, tanto ellos como banda como sus seguidores, de una u otra forma lo logran hacer sentir, vibrar y recordar; que el rock más que analizarlo, hay que sentirlo y compartirlo.

Rata Blanca

La banda argentina RATA BLANCA acaba de confirmar que su tour por Chile agregó una nueva fecha en Antofagasta, el 21 de Noviembre, en el «Rock & Soccer». Aún no se han confirmado quienes acompañaran a los argentinos en este nuevo show. Las otras fechas agendadas son 18 de noviembre en Santiago y el 20 en Talcahuano.

La venta de entradas estará disponible en los próximos días a través del sistema ticketek y sus comercios asociados, los valores son los siguientes:

21 DE NOVIEMBRE – ANTOFAGASTA

ROCK & SOCCER – 20:00 HORAS

$19.000 Preventa 1 (400 tickets)

$22.000 Preventa 2 (Hasta el 19 de noviembre)

$25.000 Día del Show

NuevoShowAntofa