Entradas

Este miércoles desde las 13:30hrs, se realizará el velorio de JUAN ÁLVAREZ, instancia en la que sus cercanos esperan homenajearlo con la música que por tantos años defendió junto a PANZER.

El encuentro se extenderá por toda la tarde y se realizará en la Casona Nemesio Antúnez, ubicada en Alcalde Fernando Castillo Velasco #8580 (La Reina), y será abierto a todo público. Además, estará su guitarra a disposición de quienes quieran tocar.

En tanto, sus funerales se realizarán en el Cinerario del Parque del Recuerdo de Huechuraba el jueves 13 de febrero a las 15:00 horas.

No solo en Chile hay tristeza por el fallecimiento de JUAN ÁLVAREZ, ya que las muestras de afecto y respeto por el legendario músico ha traspasado fronteras.

WALTER GIARDINO cultivó una amistad de muchos años con el fundador de PANZER, donde compartieron escenario y distintas vivencias en torno al Rock y al Metal en Sudamérica.

El líder de RATA BLANCA dedicó estas palabras a través del Facebook de la banda argentina:

«Nos ha dejado un amigo.
Gran persona y legendaria figura del Rock /Metal chileno. Siempre presente, apoyó y colaboró como músico y soldado en el crecimiento y difusión del género en su país.
¡Todo nuestro respeto a tu obra y a tu memoria!
¡Hasta siempre querido Juan!
¡Los rockeros te saludamos!»

La leyenda del Heavy Metal chileno Juan Álvarez, líder de PANZER, falleció a sus 69 años de edad. La noticia fue anunciada por la familia al sitio Rockaxis.com. Por ahora no hay mayor información de las causas del triste deceso.

Juan Álvarez fue el líder de PANZER, banda chilena fundada el año 1987 que logró notoriedad con su primer disco «Tierra De Metales» y que abrió en Chile para leyendas como HELLOWEEN, IRON MAIDEN, BLACK SABBATH, MEGADETH, AC/DC y SLAYER entre otros. Además, Juan Álvarez tenía su academia «Semillero Rock» donde se dedicó a formar nuevos talentos.

PowerMetal.cl quiere expresar sus más sinceras condolencias para familia, amigos, compañeros y fans por el triste deceso.

Estaremos ampliando la información.

Hace unos días PÄNZER, proyecto que incluye al líder de DESTRUCTION Schmier junto con los guitarristas Pontus Norgren (HAMMERFALL) y V.O. Pulver (G.U.R.D.POLTERGEIST) más Stefan Schwarzmann (ex-ACCEPT, ex-RUNNING WILD) en batería, lanzó «Fatal Command».

«I’ll Bring You The Night» es el nuevo single promocional del trabajo y se puede escuchar a continuación:

El tracklist y el artwork:

01. Satan’s Hollow
02. Fatal Command
03. We Can Not Be Silenced
04. I’ll Bring You The Night
05. Scorn And Hate
06. Afflicted
07. Skullbreaker
08. Bleeding Allies
09. The Decline (…And The Downfall)
10. Mistaken
11. Promised Land

 

El superproyecto alemán PÄNZER, que involucra al frontman de DESTRUCTION Schmier junto a Pontus Norgren (HAMMERFALL) y V.O. Pulver (G.U.R.D., POLTERGEIST) en guitarras y Stefan Schwarzmann (ex-ACCEPT, ex-RUNNING WILD) en batería, ya se encuentra preparando el lanzamiento de «Fatal Command«, su segundo larga duración que será lanzado el próximo 8 de Octubre vía Nuclear Blast. Promocionando lo que será este trabajo han liberado un lyric video para la canción «We Can Not be Silenced«.

Escucha lo nuevo de PÄNZER aquí:

El tracklist de «Fatal Command» será:

  1. Satan´s Hollow
  2. Fatal Command
  3. We Can Not Be Silenced
  4. I’ll bring You The Night
  5. Scorn And Hate
  6. Afflicted
  7. Skullbreaker
  8. Bleeding Allies
  9. The Decline (… And The Downfall)
  10. Mistaken
  11. Promised Land
  12. Wheels Of Steel

El superproyecto PÄNZER, que involucra al frontman de DESTRUCTION Schmier junto a Pontus Norgren (HAMMERFALL) y V.O. Pulver (G.U.R.D., POLTERGEIST) en guitarra reemplazando a Herman Frank (ACCEPT) quien dejo la banda por sus otros proyectos,  y Stefan Schwarzmann (ex-ACCEPT, ex-RUNNING WILD) en batería, anunció que a principios de Septiembre se lanzará su nuevo disco de estudio titulado «Fatal Command».

Pueden escuchar el primer adelanto del trabajo, llamado «Satan’s Hollow» a continuación:

panzer

Luego de un largo silencio que ha tenido la «superbanda» PÄNZER, liderada por el frontman de DESTRUCTION, Schmier, ahora han anunciado que ya se encuentran trabajando en nuevas canciones con una nueva alineación tras la partida de Herman Frank (ACCEPT) y la adición de Pontus Norgren (HAMMERFALL) y V.O. Pulver (G.U.R.D., POLTERGEIST), quien ya los había acompañado en las últimas presentaciones en vivo, para hacerse cargo de las guitarras. Para celebrar esta noticia, además liberaron el primer single de lo que será su nuevo larga duración.

Al respecto, Pulver comentó: «Luego de producir el debut con PÄNZER, los chicos me pidieron que les ayudara tocando en vivo para poder tener el ataque de doble hacha sobre el escenario. Por supuesto, tomé la oportunidad para rockear junto a mis amigos y, cuando se dio la oportunidad de unirme permanentemente, no dudé en aceptar y ahora no puedo esperar a tocar el sonido de mi juventud«.

Por su parte, Norgren, se refirió a su inclusión en la banda diciendo: «No fue una decisión difícil. Cuando me pidieron que me uniera al proyecto de PÄNZER fue un sí inmediato. Poder crear música con buenos amigos es lo más importante en el mundo y en esta banda, divertirse mientras se hace música está en primer lugar. Estoy expectante de toda la locura que el futuro nos depara con estos muchachos«.

Sobre el futuro propiamente tal de la banda, su líder Schmier comenta que «PÄNZER siempre se trató de amigos tocando su música favorita sin ninguna presión del medio ni expectativas exageradas. Hemos decidido liberar ‘Satan’s Hollow‘, esta nueva canción, como una declaración para los fans porque la gente todo el tiempo me pregunta ‘PÄNZER va a seguir?’ Esta canción simplemente muestra que somos creativos y estamos trabajando en un nuevo disco para 2017. ‘Satan’s Hollow‘ mantiene todas nuestras marcas registradas: Metal directo a la cara con una vibra melódica old school, energía pura y guitarras haciendo pedazos todo! Tributamos la música con la que crecimos. Espero que nuestros fans disfruten esta nueva canción tanto como nosotros y pueden esperar el nuevo álbum antes del verano [invierno en nuestro hemisferio] 2017. Este próximo álbum continuará nuestro tributo a nuestras raíces y puro puto METAL! Ah, una cosita más, como ahora somos miembros suecos y suizos, simplemente llamennos PÄNZER«.

Puedes ver la presentación oficial de los nuevos miembros de la banda y escuchar «Satan’s Hollow» a continuación:

Panzer

PANZER, una de las leyendas del metal chileno, está cumpliendo 30 años de existencia y para celebrarlo reeditará su clásico primer álbum «Tierra De Metales» en vinilo via C.F.A.

El lanzamiento se realizará el próximo 7 de Abril en el Cine Arte Alameda con PANZER presentándose en vivo a partir de las 20:oo horas. Las entradas son limitadas y pueden ser adquiridas CFA (Portales 2615) The Knife (Eurocentro) y Centro Arte Alameda. El valor es $4.000 solo el ticket, de $6.000 la cual incluye CD o de $20.000 si se quiere adquirir con el vinilo de «Tierra De Metales».

“No es solo la reedición del disco, también presentaremos una nueva web de la banda y anticiparemos una serie de novedades en las que estamos trabajando como grupo y por el rock chileno” comentó Kano Alvarez, productor y guitarrista de PANZER.

Juan Panzer agregó: «La carrera de la banda creció día a día, pisando grandes escenarios, lo que nos mantiene vigente hasta hoy con la reedición en vinilo de tierra de metales, que fue dedicado a los mineros y el cobre de nuestro país, grabando el video clip de la canción la jaula en la mina Chuquicamata”

Panzer

Accept y Destruction son dos bandas que tienen bastantes cosas en común, mas allá de la evidente coincidencia en su país de origen, la principal de ellas es que son bandas consistentes, que tienen un sentido claro y concreto de lo que su música es, y lo proyectan, lo sostienen en el tiempo como un estandarte, y mantienen por ende a sus fanáticos de hace años recibiendo siempre la misma emoción en cada lanzamiento. The German Panzer, es el hijo genéticamente idéntico a sus padres, la creación Heavy Metalera de Schmier (Bajo y frontman de Destruction) y los incombustibles Herman Frank y Stefan Schwarzmann (quienes hace pocos meses abandonaron Accept) es una descarga de poder muy similar a las bandas originales de los integrantes de este mega proyecto, de hecho el Panzer («vehículo blindado de combate» en alemán) que ilustra la caratula de este “Send Them All To Hell” es una perfecta descripción gráfica de cómo se siente cada uno de los temas de este disco: pesado, potente, poderoso.

El disco suena fuerte de entrada, Death Knell es un temazo cargado con esos coros multitudinarios muy alemanes en sus génesis. Los riffs muy afilados recuerdan un poco a Rage, al menos en la intro.  Con respecto a las letras y las líneas vocales, son completamente “de estadio”. En realidad, ¿qué podíamos esperar de Schmier con ex miembros de Accept? Nada más ni nada menos que un mazazo alemán, y eso es exactamente lo que recibimos en Death Knell.

Con el segundo tema, llamado Hail And Kill (sí, como el de Manowar) mis miedos comienzan a ser que esto sea otro disco de Accept con algunos matices, pero cuando comienzan las voces entiendo que no será igual porque Schmier se encarga de gritar las voces con un poder y un desgarro que marca de inmediato la diferencia (sin decir con esto una herejía tal como que Mark Tornillo sea un pusilánime). El pre coro del tema es sencillamente una maravilla, qué intenso es cuando un buen bridge es sólido, cuanto eleva cada tema, sin duda que en Alemania esto lo han entendido siempre muy bien y lo han convertido en un ítem tan característico del Heavy Metal de esas tierras. Me gustan mucho los solos del tema, creo que hay preocupación en ellos y se nota incluso en la mezcla del disco que los eleva a gran nivel.

Claramente el “mandarlos a todos al infierno” no es un figura retórica propia del nombre del disco, con Temple Of Doom nos damos cuenta que estos cabros no tienen la más mínima intención de hacer una pausa. Puede sonar obvio pero esto es Destruction con Accept en una juguera. La batería acelerada y asesina del Thrash con los riffs Heavy metal, de hecho, con respecto a la mezcla del disco es impresionante, la batería sobre todo, sin sonar plástica es un verdadero placer, desde el logo hasta el cover el concepto es duro, y pesado metal al estilo tradicional germano. El poder de fuego del Panzer alemán puede volar cualquier cráneo que se le ponga por delante, así lo hizo con el mío al menos.

Panzer es el tema que menos me gusta de la placa, pero es posiblemente el más “alemán” del disco, creo que con las marchas o los midtempo hay que ser cuidadoso, quién es uno para decirles qué hacer a estos monstruos de la música, pero creo que el tema es demasiado rico en melodías y estructura para caer en un coro así de simplón, quienes componen música sabemos que eso a veces pasa: tienes el coro, tienes una estrofa precisa y la línea vocal del coro no sale nunca, así pasen días, semanas o meses. Bueno, en mi humilde opinión, el coro de: “Like a Panzer, Like Cancer, Like a Panzer» no suma mucho a un tema que en guitarras esta súper bien trabajado.

Freakshow es un tema veloz, de estructura simple pero directa, me gustó bastante, la banda toca con la madurez de quien lleva años de circo, y eso se nota en todos los tracks.  Los riffs de Mr. No-Brain son alucinantes, me gusta como la voz de Schmier se muestra más melódica que en los demás tracks, eso le da matices al disco y lo saca del riesgo de la monotonía. El trabajo de guitarras acá está realmente sobresaliente. Debo reconocer que tras redactar el presente review seguí cantando por todos lados el “I don’t believe in what you say / Twisted – twisted!

Why es un tema que me trae a la memoria un track que me encanta del «Blind Rage» de Accept, Fall of the Empire, mi favorito de ese disco de hecho, el coro es bastante llamativo y le da un toque especial a la canción, es un tema marchante que suena muy, muy espeso, gracias a la exagerada distorsión de las guitarras a lo largo de todo el tema. Un temazo.

El octavo tema del disco se llama Virtual Collision, y nos recuerda porqué los alemanes son los campeones mundiales indiscutidos en cómo hacer un coro.  En este tema las estrofas y los riffs que acompañan los quiebres no me quiebran tanto el «mate» como los primeros, pero el coro se lleva todos los aplausos, “Embarrassing control,  Over body, life and soul, Embarrassing control, Virtual collision!!!”. ¡¡Buenísimo!!

Roll The Dice no sólo tiene la característica de compartir nombre con ese maravilloso tema de los suecos Enforcer, aparte es uno de los mejores temas de la placa. Hay algunos juegos con las guitarras que suenan algo «modernos», en un mundo y escena como la metalera, para algunos la palabra «moderno» es un adjetivo negativo, en este caso creo que el tema gana muchísimo, pero tal vez a los más puristas del estilo, no les parecerá tan bueno el aporte como a mí. Este tema es otro ejemplo donde la mezcla bridge + coro es sencillamente exquisita.

Cuando comienza Bleed For Your Sins parece estar escuchando a Victor Smolski, de hecho el sonido de Rage me viene a la cabeza constantemente con diferentes fragmentos de temas, las comparaciones a veces son odiosas pero es para que tengan una referencia, además el sonido del Heavy Alemán tiene un sello evidente, por lo demás es un sello de calidad, ya que decir que las guitarras suenan a lo Rage de Smolski es un real elogio, otro temazo que es el broche de oro (que cliché más grande, pero qué cierto es en este caso) para un disco que, derribando todo prejuicio, me sorprendió gratamente (el prejuicio se llama Nuclear Blast, pese a que bandas como Accept no han sacrificado calidad, siempre tiendo a desconfiar de la máquina de sacar discos uno tras otro, pero eso es opinión personal del redactor y da para una columna entera).

Como bonus track, el disco ofrece el abiertamente político Murder In The Skies, originalmente de Gary Moore. La banda debe bajar un par de cambios en brutalidad para interpretar un tema que les queda a la perfección, a veces los covers son sólo un relleno en los discos, pero en este caso es un temazo.

¿Conclusiones? Un disco de Heavy Metal sólido, con guiños a los sonidos naturales tanto de Destruction como de Accept, y que responde muy bien a toda la expectativa que genera su estatus de «Superbanda». Me gustó mucho el disco y de hecho varios de los coros de este “Send Them All to Hell” quedaron por días dando vueltas en mi cabeza. Muy probablemente si usted es un fan del Heavy Metal, le ocurrirá algo similar.

 

Tres glorias del metal alemán como Marcel «Schmier» Schirmer (vocalista y bajista de DESTRUCTION), Herman Frank y Stefan Schwarzmann (guitarrista y baterista de ACCEPT respectivamente) se unen como trío para dar vida a un nuevo proyecto de «super banda», llamado PANZER, y lanzarán su disco debut, «Send Them All To Hell» el 28 de noviembre del presente 2014, vía Nuclear Blast.

panzerband2014_638

Aquí puedes ver un pequeño extracto de «Death Knell«, de los PANZER germanos:

 

La legendaria banda de heavy metal Chileno Panzer se presenta en Temuco junto a las destacadas bandas regionales Cuervo y The Evenning.
Lugar: Club Kamaleon
Preventa:3500 día del evento 4500
Sábado 28 Junio desde las 15 horas.

acceptcl11-44

¿Como comenzar el comentario de un concierto tan extraordinariamente potente, emocionante y esperado como el que dieron los alemanes de Accept? ¿Cómo tratar de explicarles lo emotivo que resultó escuchar coros como los de Restless and Wild, Fast as a Shark, Balls to The Walls o Teutonic Terror, cantados por todos y cada uno de quienes se encontraban entre el público? A decir verdad, es una tarea complicada.  Cuando uno hace estos comentarios, muchas son las cosas que se pueden pasar por alto, muchos los detalles que pueden ser olvidados, pero si hay algo que siempre perdura es la certeza y esa sensación única de haber vivido un momento irrepetible, un pasaje de esos que quedan marcados a fuego en la memoria a largo plazo de quienes tuvieron la oportunidad de vivirlo, una experiencia que se lleva hasta la tumba.  ¿Estaré exagerando?, quizás… pero estoy seguro que quienes estuvieron ahí saltando, gritando y coreando los temas, estarán de acuerdo aunque sea en parte con muchas de las apreciaciones que aquí lean.

Pero antes de ir con Accept, la noche del viernes tenía un par de invitados nacionales: Vastator y Panzer.  A eso de las 19.30, y con nosotros aún esperando poder entrar, partieron los “héroes del metal nacional”, Vastator, quienes, para quienes no los conocen, lanzaron recién el año pasado su última (GRAN) producción titulada Machine Hell, álbum del que tuvimos oportunidad de oír el tema que da nombre al disco y Hawker Hunter, junto a los clásicos ochenteros de la banda, como En las frías paredes del Nicho y Máxima Entropía. De la etapa más nueva sonaron The Flight of Tue-Tue y la agresiva Hell Only Knows.  Tanto la puesta en escena, como la calidad musical de Vastator están a prueba de balas.  Los años de oficio no son en vano y Rob y los suyos se subieron seguros al escenario y se bajaron potenciados con el recibimiento del público, el desempeño de la banda es de un nivel que nada tiene que envidiar a nadie, como ya dije, son años de esfuerzo y de hacer las cosas bien, de luchar por su propuesta, de trabajo duro y todo eso se nota cuando se plantan en escena. En cuanto al sonido, este estuvo acorde y los acompañó en todo momento, salvo algunos pasajes en donde se percibió demasiado saturado, pero nada que empañara la espléndida presentación de Vastator.

acceptcl11-01

Luego vino el turno de Panzer, quienes tras un inicio un tanto desordenado se encargaron de seguir calentando los motores de los presentes.  Clásicos como Sueños Metálicos y Alerta Roja fueron de los más coreados por la audiencia, pero también hubo espacio para tocar canciones como Búscame, Línea Artificial, Ángel Audaz y Pequeño Niño, estos tres últimos provenientes de su producción de 1996, En el Nombre de… De su último trabajo, la Generación del Alkithran, sonaron los cortes Kheny Foxy y Generación del Alkhitran; no sé si hubo problemas de difusión con dicho álbum, si no se fabricaron promocionales para darlo a conocer, si su lanzamiento fue solo digital o si simplemente su repercusión fue nula, pero la verdad es que no tenía idea que Juanzer y los suyos habían lanzado este disco el año 2007; sea como sea, Panzer estuvo a la altura de la ocasión y salió airoso de ella.  Pero bueno, y con el debido respeto que me merecen ambas bandas, nadie paga un tenedor libre para degustar solo la entrada, así que vamos con el plato de fondo.

acceptcl11-14

Corrían las 21:05, Panzer se acababa de bajar del escenario y las caras y gritos de impaciencia comenzaban a hacerse presentes, más cuando el reloj comenzó a avanzar y Accept no aparecía.  Tuvimos que esperar más de media hora para que se apagaran las luces y la banda comenzara a hacer su ingreso. La espera de años de algunos, que para otros fueron décadas, estaba a punto de terminar.  Faltaban solo algunos instantes para cumplir el sueño de muchos, para vivir por fin en territorio nacional la avasalladora potencia del terror teutónico, para entonar con furia, el puño en alto y una sonrisa de oreja a oreja el nombre de Accept¡Accept en Chile! A eso de las 21:40 saltan a escena y el sueño comienza a hacerse realidad y lo hacen con el indiscutido futuro clásico, Teutonic Terror.  ¡Atronador comienzo! ¿Quién no sintió un regocijo inexplicable cuando vio el video de este single o cuando oyó la potencia del bajo de Baltes, los durísimos riffs de Frank y Hoffmann y el apabullante poderío de la batería de Schwarzmann?  ¡Accept regresaba con todo! Pero ¡ALTO, no está Udo!, su reemplazo es Mark Tornillo ¿y este de donde salió? Fue una pregunta recurrente.  Eso hasta que comenzaron los primeros fraseos de la canción: “Back to the frontlines, back to the night… Medieval marauders, under the lights” Dos estrofas bastaban para entender porque Tornillo había sido el escogido y bueno, si quedaba alguna duda, el amenazante  “We will…… Give’ em the Axe” terminaría por convencer hasta al más acérrimo seguidor de Dirkschneider.  Teutonic Terror tiene todo para convertirse en un clásico de clásicos y así quedo demostrado en el Kadilac, es un corte durísimo, que te obliga a alzar el puño y gritar el coro con furia, con garra, es un tema con el que de hecho podrían cerrar sus presentaciones, como si se tratase de uno de los más grandes hits de la banda, pero va al comienzo, así que ¡imagínense lo que se nos venía encima!

acceptcl11-21Luego de aquel arrollador puntapié inicial, Accept descargó otro tema de Blood of the Nations, el no menos potente Bucket Full of Hate, que hizo vibrar a una audiencia que llegó rendida ante la sola idea de presenciar a la banda en acción.  A estas alturas para nadie es sorpresa lo espléndido que es su último trabajo y se nota que rápidamente se ha hecho un espacio entre los favoritos de su discografía.  La siguiente dupla provendría directamente de los primeros ochentas y justamente de uno de aquellos discos favoritos de sus seguidores.  Con Starlight y Breaker la locura llegó al máximo, son dos gemas que la gente conoce a la perfección y así lo demostraron los más de 1.000 asistentes que se dieron cita la noche del viernes.  Lamentablemente, y como todos deben haber sabido antes del concierto, Frank sufrió una caída durante una presentación reciente, así que no pudimos disfrutar de esas guitarras gemelas que adornan Starlight en total plenitud, pero teníamos al gran Hoffmann en frente, así que por muy lamentable que haya sido no haber podido verlos con formación completa, la ausencia de Frank no perjudicó en nada la presentación de la banda.  Hoffmann ya lo había hecho solo antes y esa experiencia le permite llenar los espacios que deja una segunda guitarra ausente sin problema alguno… ¡y de qué forma!

Luego de aquellos mazazos, vino otra canción de su última producción.  New World Comin’ fue la escogida, un mid-tempo marca registrada de estos alemanes, como para bajar un poco las revoluciones, un pequeño respiro antes de la locura que desató la cabalgata de riffs con que comienza el mítico Restless and Wild ¡Maravilloso! Sonó espléndido, la ejecución fue increíble, pero lo mejor de todo fue la comunión lograda entre la banda y el público, aún tengo el coro dando vueltas en la cabeza, cantado con una energía desbordante por cada una de las almas presentes, fue impresionante, si parecíamos miles los que estábamos cantando.  Monsterman, de aquel magnífico álbum Russian Roulette, fue la siguiente, con un Hoffmann soberbio en la ejecución del metálico solo que adorna aquella canción.  En realidad Hoffmann estuvo brillante en toda la presentación, el tipo exuda metal por cada uno de sus poros, de eso no quedo ninguna duda, es un señor de las seis cuerdas y además un tipo sumamente entregado a lo que hace, se nota que disfruta cada momento y que lo pasa muy bien sobre el escenario.

acceptcl11-34

Un momento realmente de antología era el que se nos venía encima.  La magnífica Metal Heart, rompió con todo, las gargantas de muchos casi colapsaron de tanto gritar, el coro sonó atronador y la gente entonando la característica guitarra del tema fue sencillamente una maravilla.  A continuación una sorpresa para varios: Amamos La Vida llegaba para dar aún más emotividad a un show que ya a esa altura se perfilaba como uno de los mejores del año, las luces tenues, la gente oyendo con atención, la banda inspiradísima sobre el escenario y en el momento en que Tornillo tenía que entrar… ¡FUCK! ¡Se murió el generador! La mesa de sonido se apagó y solo quedaron un par de focos encendidos, por supuesto, destrozando el momento que estábamos viviendo.  Pero para que se imaginen como estaban de emocionados todos con el show que estaban presenciando, solo se dejaron oír un par de abucheos y luego la gente comenzó a cantar, a aplaudir, a arengar a la banda gritando su nombre y así los algo más de cinco minutos en que se fue la energía pasaron prácticamente inadvertidos, ¡Nada podía empañar la noche de Accept en Chile!  Superado el impasse, la banda ejecuta Amamos La Vida desde el comienzo nuevamente y todo problema fue olvidado.

acceptcl11-41De regreso a los clásicos.  Ahora era el turno de Neon Nights, que sonó pasmoso, extraordinario, brillante y Tornillo lo cantó maravillosamente también, a pesar de ser un tema más bien lento y calmado (al menos durante la mayor parte de su duración), la gente lo gozó al máximo y en mi caso está dentro de los temas que más disfruté la noche del viernes.  Pero no todo podía ser solo clásicos ¿no? Tiempo de volver a los noventa, específicamente 1993, año en que junto a Udo de regreso en la banda, lanzaron Objection Overruled.  La canción escogida fue la muy Ac/Dc, Bulletproof, que dio la sensación que no está dentro de las más conocidas de la banda, esto a pesar de ser un excelente corte, ya que la adrenalina bajo un poco durante su ejecución y solo los más aplicados se animaron a entonar el coro, mientras una gran parte del público aprovechó para despabilar un poco y recuperar energías para todo lo que aún quedaba por delante.  Todos sabíamos que aún faltaban por venir varios latigazos para los cuales había que estar preparados y de hecho así fue, ya que de aquí en más, prácticamente todos fueron temas provenientes de la etapa más recordada de la discografía de los germanos.

Losers and Winners de Balls to the Walls y Aiming High de Russian Roulette, desencadenaron que la marea humana comenzara a agitarse nuevamente en el interior del pequeño recinto.  Ambos temas rápidos, de coros inolvidables y exquisitamente metálicos, interpretados con una entrega única.  Se notó que la banda gozó con la recepción de la gente, se vieron cómodos y muy contentos (a pesar de las incomodidades propias de un recinto y escenario pequeños) razón por la cual podemos decir que cumplimos con nuestra parte y con creces, ya que de nosotros, la audiencia, depende en gran parte lo que suceda sobre el escenario, sino pregúntenle a Udo.  Por suerte acá la gente se comportó a la altura del espectáculo y con el respeto que se le debe a figuras como las que teníamos en frente.  Accept es una de las bandas de heavy metal más influyentes que han parido las tierras germanas y habría sido una vergüenza que hubiesen aparecido aquellos guanacos que al parecer aún no se han extinguido del todo o imbéciles lanzando cosas hacia el escenario, por suerte todos estábamos ahí para disfrutar de la banda, y así fue.

Otro corte trascendental dentro de la discografía de la banda, Princess of the Dawn, un tema tan sencillo como mágico.  Wolf ¡Impresionante! Tornillo ¡Magnífico! Y la dupla en la base rítmica ¡Solidísimos! Un placer haber podido oír por fin esta canción en vivo, junto a verdaderos fanáticos de la banda, quienes a pesar de los años de espera, años que pasan por el cuerpo, pero claramente no por el espíritu, gozaron como quinceañeros entonando con fuerza cada estrofa de una de los temas más recordados de la banda. Up To The Limit y No Shelter, fueron las que continuaron con esta magnífica fiesta metálica, antes que la banda se retirara del escenario para descansar algunos segundos.   Al regreso, el sonido de un viejo vinilo girando y aquella polka germana de fondo solo podía indicar una cosa: Fast as a Shark, personalmente, uno de los momentos que más estaba esperando ¡que temón, que potencia y que gran voz la de Tornillo!  Recuerdo haber visto algunos videos en youtube en donde el desempeño vocal de Mark en vivo no era todo lo bueno que había registrado en el disco de estudio, lo que me había provocado ciertas dudas y temores en relación con el estado en que llegaría cantando acá.  Recordemos que el tramo sudamericano es la parte final del tour de promoción de Blood of the Nations, por lo que llegué a pensar que el desgaste que traería encima podía perjudicar su performance, pero nada, el tipo cantó espectacular durante todo el show, llegando a todas las notas sin problema alguno, lo que me lleva a preguntar, sinceramente, ¿alguien echó de menos a Udo? Lo que es yo, en lo absoluto.

acceptcl11-25

Pandemic, fue el quinto y último corte a promocionar, pero que promoción si ya todos conocen a la perfección cada una de las canciones del magnífico nuevo trabajo de Accept.  Fantástico me parece poder decir que los cortes nuevos fueron recibidos y cantados como si hubiesen sido compuestos en la época dorada de la banda, como si llevásemos años escuchándolos.  Se nota que este reciente trabajo caló hondo entre los fans.  Para cerrar, un himno: Balls to the Walls, y su coro entonado por todos, casi botó el Kadilac al suelo ¡Apoteósico!  Nada más que decir.  Una experiencia única.

Lo de Accept fue de otro mundo, una entrega única, se entretuvieron, lo pasaron bien, jugaron con el público, gozaron cada momento y dieron un show realmente increíble.  Sin su vocalista original, con un guitarrista menos y con todo lo austero que fue su puesta en escena, fue un concierto inolvidable y que deja la vara muy alta para los que se vienen los próximos meses.  La huella dejada por los alemanes en Chile es indeleble, eso está claro.  Todo resultó de maravillas, incluso hasta uno se olvida que hubo un apagón entremedio, fue tal la descarga que no se puede más que recordar todo lo bueno que estuvo el concierto, no hay espacio para otra cosa.  Esperemos que se vuelva a repetir y pronto.  Por mientras quienes no se animaron a ir, pongan sus bolas contra la pared and “give’ em the axe”. ¡Accept Über Alles!

acceptcl11-50

Setlist Accept:

  • Teutonic Terror
  • Bucket Full of Hate
  • Starlight
  • Breaker
  • New World Comin’
  • Restless and Wild
  • Monsterman
  • Metal Heart
  • Amamos La Vida
  • Neon Nights
  • Bulletproof
  • Losers and Winners
  • Aiming High
  • Princess of the Dawn
  • Up To The Limit
  • No Shelter

Encore:

  • Fast as a Shark
  • Pandemic
  • Balls to the Walls

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Imágenes del debut de Accept en Chile en un repleto Club Kadilac. Los alemanes fueron acompañados por Vastator y Panzer.

Fotos: Guillermo Salazar

La producción del TRUEROCK, festival en el que se presentarán Alejandro Silva Power Cuarteto, Torturer, Panzer, Polímetro, Six Magics, El Cruce y Dying, ha enviado el siguiente comunicado:

Atención Rockeros de corazón, dado que el Rock traspasa generaciones, que lo escuchaban nuestros abuelos y lo escucharán nuestros nietos, y que queremos que esto sea una gran fiesta donde converjan todos los que amamos este estilo de vida, sin importar la edad, hemos decidido liberar la entrada para las nuevas generaciones del Rock.

Así es, todos los niños menores de 10 años, acompañados de un adulto y con carnet en mano, podrán entrar gratis este sábado 17 de abril, en el Velódromo del Estadio Nacional, al TrueRock Fest, Rock Por La Vida.  Obviamente un adulto debe hacerse responsable por la seguridad del menor, anotando su nombre y número de celular con la producción del evento.

Ya lo saben, pueden ir con sus hijos, sus hermanos menores, sobrinos, y cualquiera que quieran guiar por esta bendita senda llamada Rock… POR QUE FAMILIA QUE ROCKEA UNIDA, PERMANECE UNIDA.

No lo olviden: TrueRock Fest, Rock Por La Vida – sábado 17 de abril, desde las 14 horas – Velódromo Estadio Nacional.  La gran fiesta del Rock/Metal Chileno para celebrar nuestro bicentenario, a sólo $5000 + alimento no perecible, venta de entradas a través de www.ticketpro.cl

Más información en www.truerock.cl

TrueRock Fest - 17 de Abril

Tras la suspensión del 6 de Marzo pasado, el TRUEROCK FEST sigue en pie y ya tiene una nueva fecha de realización. Esta será el Sábado 17 de Abril desde las 12:00hrs. en el Velódromo del Estadio Nacional.

La producción del evento comenta:

Atención rockeros de corazón… poco a poco retomamos la normalidad, y nosotros, como siempre, ¡Seguimos en pie!  Es por esto que nos reprogramamos para celebrar el Bicentenario de Chile a puro Rock y Metal Nacional, en el TrueRock Fest, Rock por la Vida.

Este sábado 17 de abril, nace una leyenda, y la historia del Rock chileno tomará nuevos rumbos con el primer festival masivo de bandas nacionales, que reunirá casi 3 décadas de música y tendrá como epicentro el mítico Velódromo del Estadio Nacional.

TrueRock Fest - 17 de AbrilAdemás, junto con este inédito festival de bandas de verdadero rock chileno, realizaremos la campaña Rock Por La Vida, recolectando alimentos no perecibles para los afectados del terremoto del 27 de febrero pasado, que nos hizo tambalear pero no caer.  Esta recolección será canalizada por la Cruz Roja Chilena.

Las bandas que estarán presentes en esta primera e inolvidable versión, son las mismas anunciadas anteriormente: Alejandro Silva Power Cuarteto, Six Magics, uno de los artistas más importantes del Rock chileno la última década.  la agrupación más importante del Metal Sinfónico chilena, tras su exitosa gira por Europa. Panzer; simplemente una leyenda del Rock chileno. Polimetro, el regreso más esperado del 2009 tras 8 años de ausencia y convertirse en una banda de culto del progresivo. Dying, tras 10 años de esforzado trabajo, esta poderosa agrupación viene a promocionar su primer larga duración. Torturer, otra leyenda, esta vez del Thrash chileno. El Cruce, culminando la celebración de sus 10 años de blues criollo.  Todo esto más la participación especial de Margaret Thrasher (personaje de “Pato” Pimienta, Club de la Comedia).

Serán más de 10 horas de Rock al aire libre, donde bandas consagradas y emergentes sonarán más fuerte que nunca, para llevar a nuestro Rock al lugar que se merece, y con la calidad y estándares de un show internacional, en un evento pensado para todos los que estamos aburridos de los conciertos de “Rock” que de Rock tienen sólo el nombre… Para no olvidar: sábado 17 de abril, desde las 12 horas y por sólo 5 mil pesos + alimentos no perecibles, la gran fiesta de Rock y Metal nacional del Bicentenario, junto a los Monstruos del Rock Chileno……. Por que no es sólo música, es un estilo de vida.

Venta de entradas a través de sistema Ticketpro, en www.ticketpro.cl, llamando al 8934849 o Blockbuster habilitados.  Las entradas ya adquiridas para el 6 de marzo, serán válidas en esta nueva fecha.

Más información y la posibilidad de ganar la polera del festival, en el sitio oficial www.truerock.cl.

True Rock FestPara el Sábado 6 de Marzo en el Velódromo del Estadio Nacional está programada la primera versión del TRUEROCK FEST, un concierto con más de 8 horas de Rock y Metal nacional que contará con la participación de:

  • Alejandro Silva Power Cuarteto
  • Torturer
  • Panzer
  • Polímetro
  • Six Magics
  • El Cruce
  • Dying

Las entradas están disponibles bajo sistema Ticketpro, llamando al fono 893 48 49 y en tiendas Blockbuster habilitadas. La preventa tiene un valor de $5.000 y el día del show estarán a $7.000.

La organización del show comenta:

El TrueRock Fest será el comienzo de una nueva forma de vivir el Rock en Chile, y consistirá en un festival open air que reunirá a las mejores bandas del Rock y Metal nacional, con mas de 8 horas de música en vivo, con la calidad y los estándares de un show internacional, dispuestos para apreciar el talento de los músicos chilenos.

Este año, en su primera versión, el festival contará con una parrilla imperdible, mezclando verdaderas leyendas del Rock nacional, y los artistas consagrados más importantes de la escena actual, junto a una poderosa nueva agrupación, ávida de un escenario como este para mostrar todo su potencial y darse a conocer masivamente al público.

Por que ese es el espíritu TrueRock, reconocer a las bandas legendarias, con respetada trayectoria, que han hecho escuela y mantenido en alto el Rock chileno, pero también dar oportunidades a nuevas bandas, que con trabajo serio y muchas veces lamentablemente silencioso, buscan darse a conocer en un medio plagado de grupos internacionales y bandas tributos.

Para todos los que estamos aburridos de los festivales que usan el nombre del Rock para vender, pero cuyas bandas, de Rock no tienen nada, este es el festival que como rockeros de verdad siempre hemos soñado, y por fin TrueRock lo hace realidad.

Más información en el sitio del TrueRock Fest.

leyendas04Ante una pequeña pero leal fanaticada se llevó a cabo esta pequeña cumbre del metal nacional, con cerca de 6 horas de buen Heavy Metal que dejaron a todos los asistentes muy satisfechos. A eso de las 17:30 llegábamos a observar un escaso número de fans que aguardaban a las afueras del Teatro Teletón para ver a las Leyendas.

Apenas un rato después, 18:15 para ser exactos, los chicos de La Máquina salieron al escenario para empezar a calentar las cosas. A esa hora el número de asistentes era bastante bajo, pues alrededor de unas 100 personas se agolpaban en las cercanías del escenario para apreciar al trío capitalino, que probablemente les sorprendió tanto como a mí. Nunca había tenido oportunidad de ver o escuchar a estos chicos, y por lo mismo fue una muy grata sorpresa verlos en acción. Temas como el instrumental con el que abrieron, “Pequeño ser” o “Rock del alma” demostraron que tienen las cosas muy claras, además de buenas ideas y mucho talento. Cabe mencionar también lo bien que sonaron durante los 25 minutos que estuvieron en el escenario: claros y poderosos. ¡Una pena por quienes se los perdieron! Muy buen apronte para lo que vendría. Sin duda habrá que mantener un ojo puesto sobre la gente de La Máquina.

leyendas08Tras un breve receso, algo que junto al buen sonido fue una constante durante todo el festival y que por cierto se gradece, apareció Alto Voltaje. Eran las 18:50 y el número de asistentes crecía un poco. Para esa hora unos 200 fans empezaron a vibrar con las canciones del quinteto santiaguino. Fue un intenso show, en el cual la banda se entregó por completo a los asistentes, y éstos los premiaron con entusiasmo al cantar y corear sus temas. Tocaron algunos de sus temas más clásicos como “Rock y burdel”, «Adiós a la fábrica» y una muy buena versión del clásico “Rocker” de los míticos Ángeles del Infierno, pero el punto álgido fue probablemente cuando interpretaron “Historia” que fue entonado de principio a fin por el respetable. Como ya mencionábamos, el sonido fue estupendo, lo que ayudó a montar un show sólido sin puntos bajos. Tras media hora Alto Voltaje abandonó el escenario cubierto de aplausos.

leyendas12Luego fue el turno del True Heavy Metal de Battlerage. Battlerage es una de las bandas más afianzadas dentro de la escena nacional, y eso quedó demostrado ayer en el Leyendas del Rock. Apenas 10 minutos después de que Alto Voltaje hizo abandono del escenario, la banda ya era ovacionada, lo que es sin duda muestra de que hoy por hoy son uno de los más grandes del país. Pare ser exactos, ingresó todo el line-up (incluyendo el bajista de Witchblade, que estaba reemplazando a Tomás) excepto su vocalista. Me detengo en este detalle para resaltar el hecho de que cuando Fox-Lin apareció en escena se echó al bolsillo por completo a toda la audiencia. Quedaba claro que de ahí en más sería un show redondo para ellos, y así fue. Ejecutaron sus mejores canciones y el público se los agradeció cantando cada una de ellas, en especial “Metal slaughter” y «Grind Their Bones». Fox-Lin es un frontman de nivel mundial, no sólo canta como los mejores, si no que su despliegue de histrionismo es también sorprendente. Se dio tiempo para bromear agradeciendo a la producción y a Mario, haciendo reír a todo el público. En fin, un cometido notable para la gente de Battlerage, su actuación fue sin duda uno de los grandes momentos de la noche. Los 30 minutos de protagonismo se hicieron pocos.

leyendas16

A eso de las 20:10 se escucha como intro el clásico «I wanna be somebody» de WASP, lo que da paso al ingreso de Inquisición, vistiendo su indumentaria de monjes inquisidores, que si bien es algo novedoso y demuestra preocupación por una buena producción, no contribuyó mayormente al espectáculo, aunque tampoco es que lo entorpezca. Cuando decíamos que el sonido estuvo perfecto casi toda la noche hacíamos alusión a lo ocurrido con Inquisición. No sonaron mal, para nada, pero si sonaron más débiles que el resto de sus colegas, en especial Paulo, quien se encargó se hacerlo notar a la mesa de control luego de que los fans se lo hicieran saber a él. El sonido mejoró y montaron un buen show, que sus fans disfrutaron con temas como «Dragonslayer», «Opus Dei», «Up the metal hammer» y «The axis of the mist», entre otros.

leyendas21A las 21:20 en punto Don Pera y compañía entraron y se tomaron el escenario ante lo que a esa hora deben haber sido unas 300 personas. Dorso es sin duda una banda legendaria en el Metal nacional. 25 años y un sinnúmero de grandes canciones los convierten en un éxito seguro en cualquier recinto en el que se presenten, y anoche no fue distinto. Si anteriormente la gente estaba bastante entusiasmada con las otras bandas, con Dorso sencillamente terminaron de prender y ahora sí parecía un “Leyendas del Rock”. Regalaron éxito tras éxito, como “Búsqueda y alquimia” y “El espanto surge desde le tumba”, por lo que el público disfrutó al 100% toda su presentación. Pera también se dio el tiempo para bromear con el público y escuchar sus peticiones (fue así como interpretaron “Lesbiánica”). Una gran presentación sin duda.

Para cerrar, la banda emblema de este festival, Panzer se preparaba para salir al escenario mientras sonaba «O fortuna» de Carl Orff. «Fuera de Control» abría un presentación que tiene que haber sido la más potente en cuanto a sonido de esta noche. Si bien no era la misma cantidad de gente se encontraba hace unas horas, la banda de Juan Álvarez demostró tener su fanaticada con temas que no ven cómo pasan los años como «Pequeño niño», «Sueños metálicos», incluso la interpretación de «Caballero Negro» de FeedBack, (banda que de seguro estaría en una próxima edición del festival) hasta los más reciente de su último disco «Generación Del Alkithran». El clásico saludo a «la familia metalera que no transa» estuvo presente junto a agradecimientos a quienes hicieron posible este concierto. Panzer tiene un carrete en los escenarios que no dan paso a juzgar la interpretación siempre correcta de cada uno de sus integrantes, y que luego de 1 hora de show, con «Rock & Roll adiction» cerraba un festival que mereció mucho más en cuanto a público.

leyendas24

Las condiciones estaban dadas por completo, sobre todo algo tan criticado como el sonido o los recintos donde acostumbran a tocar las bandas. En síntesis fue un gran festival, que lamentablemente no tuvo la respuesta esperada por parte del público, al menos en término de números, porque en cuanto a entusiasmo y garra sí que lo hizo. Habrán sido alrededor de 300 fans los que se congregaron en la fría tarde-noche del sábado, pero seguro que se fueron conformes y felices tras haber visto en vivo a 6 grandes bandas del metal chileno. Esperemos que estas iniciativas sigan sucediéndose en el tiempo, pues tanto las bandas como el público chileno se lo merecen.

EL ACERO BRITÁNICO ESTÁ MÁS PODEROSO QUE NUNCA

“Levantándose de la oscuridad donde el infierno no tiene piedad y los gritos de venganza hacen eco para siempre, solo aquellos que guardan la fe escaparán de la ira del Metallian… El amo de todo el Metal”.

jp_01

Quise partir esta reseña citando la mítica leyenda que aparece en la contraportada del vinilo del Defenders Of The Faith (por cierto, mi disco favorito de Priest). Es que en un principio pensé escribir una crítica del show y centrarme netamente en la perfomance de la banda, es decir, lo usual cuando abordamos este tipo de reseñas. Pero después de presenciar el show del pasado Jueves 6 de Noviembre y comprobar que la banda se encuentra en un nivel altísimo a pesar de los años, me parece que sería demasiado aburrido. A lo que voy es que tratándose de mega bandas que históricamente no son sólo reconocidas por su impacto en el universo musical, sino también por toda la mitología que las envuelve, escribir sólo de lo visto en el escenario no le haría justicia.

jp_03Creo que muchos estarán de acuerdo en esto conmigo, pero ¿podemos dudar de la calidad y desempeño en directo de una banda con un recorrido de 35 años y la cual conjuga mejor que nadie la evolución del estilo que amamos? Sin faltarle el respeto a ninguna agrupación en especial, no es lo mismo comentar un show de cualquier banda actual dentro del Heavy Metal o Rock que un show de Black Sabbath, Iron Maiden, Judas Priest, AC/DC, Alice Cooper, Ozzy Osbourne, Kiss o W.A.S.P. por nombrar sólo algunas. Y en ningún momento se trata de bajarle el pelo a las bandas actuales, sino más bien, dejar en claro de que ellas pasarán a la historia por su aporte en lo musical, sin embargo, carecen de ese elemento “místico” que siempre rodeó a las leyendas que mencioné.A Judas Priest los tildaron alguna vez de satánicos, a Alice Cooper le boicoteaban los conciertos, W.A.S.P. y Ozzy fueron perseguidos por el PMRC (institución liderada por la “respetable” Tipper Gore), de Kiss se decían que eran niños al servicio de Satanás, Iron Maiden no pudo tocar en Chile en 1992 por la presión que ejerció la iglesia católica y otros organismos y personas en aquel entonces, etcétera. A lo que voy es que estar en el ojo del huracán y ser perseguido por diversos sectores políticos y religiosos, ayudó a que el Rock alcanzara un status impensado, convirtiéndolo en algo más que un simple estilo de música, es decir, un fenómeno social.

Y dado que fui el elegido para escribir esta reseña me tomaré algunas licencias para abordarla, por ejemplo, para nosotros los fans del Heavy Metal asistir a un show de alguna de nuestras bandas favoritas (más aún si se trata de una mega banda como Judas Priest) es prácticamente un ritual. Y creo que esto toma ribetes aún más “ritualisticos” cuando eres un fan de región como quién escribe. De manera disciplinada cumpliendo con lo mismo por más de una década: juntarme temprano con misamigos en el centro de Valparaíso para emprender el viaje en auto hacia Santiago, escuchando la música que nos apasiona, conversando de distintos temas relacionados con música, cine, la vida y por supuesto la banda que nos congregaba JUDAS PRIEST. Y bien, así es como salen en la conversación temas tan singulares como la mitología que envuelve a la banda y si muchos de los personajes que abordan sus canciones pertenecen a un mismo universo paralelo (Dreamer Deceiver, Tyrant, Exciter, The Ripper, Painkiller, Dissident Aggressor, The Sentinel, etcétera); o el tratamiento casi vejatorio por parte de los otros integrantes hacia el discreto Dave Holland en los videos ochenteros (por ejemplo, miren la parte de la ducha en el video de Hot Rockin’ o cuando van todos en moto en Turbo Lover) o sobre frases que se refieren de manera subliminal a la sexualidad de Rob Halford, en la época en que a nadie se le pasaba por la cabeza de que el bueno de Rob defendía los colores del otro equipo (Hell Bent For Leather, Eat Me Alive, etcétera). Por eso más arriba mencioné que cuando una banda engloba tanto y despierta tanta pasión y fanatismo es imposible referirse solo a lo musical, simplemente porque estamos hablando de una banda que nos reafirma que el Heavy Metal es algo más que un simple estilo de música.

jp_07Si tuviera que resumir en una palabra lo visto el día Jueves 6 de Noviembre sería: I-M-P-R-E-S-I-O-N-A-N-T-E. Un sonido claro y demoledor, una puesta en escena notable, una banda en plena forma y lo más importante, un set list muy bien elegido. Es sabido que Nostradamus ha sido un disco polémico, hay gente que le gustó mucho (como yo) y otros que lo encontraron muy aburrido, por eso de manera inteligente eligieron las canciones de ese disco que mejor funcionan en vivo para reproducirlas durante la gira. La tenebrosa introducción Dawn Of Creation daba paso a la pesadísima The Prophecy, con un Rob Halford saliendo desde abajo del escenario sobre una plataforma con una capucha gris color metálico y con un báculo con el símbolo de Metallian. Fue el primer golpe efectista -incluso para quienes odiaron Nostradamus -uno de los amigos con quienes asistí al show en ese momento me comentaba que con el correr de los años Rob Halford se ha convertido sobre escena prácticamente en un personaje de fantasía o mitología (según el punto de vista de la historia que está narrando), apreciación que comparto totalmente.

jp_08Caía el primer clásico de la noche con Metal Gods, uno de las canciones “de estadio” de la banda, acompañada por los ya míticos movimientos robóticos de Halford al ritmo del riff principal y en donde todos los presentes levantaron sus puños para entonar el coro que retumbó en cada rincón del Arena Santiago. La descarga siguió con Eat Me Alive, de mi favorito Defenders Of The Faith, el cual fue toda una delicia de presenciar en directo. A estas alturas se notaba a la banda en una onda muy distinta a la del 2005, con un Scott Travis castigando brutalmente sus tarros, un sobrio pero extremadamente exacto Ian Hill cumpliendo su labor a la perfección, Rob Halford cantando increíble (muy por sobre el nivel que mostró la vez anterior) y la dupla Tipton/Downing repartiéndose solos memorables para el deleite de los presentes. El notable Between The Hammer And The Anvil fue el primer corte del Painkiller que revisaron esa noche lo cual les valió una tremenda ovación, para luego desempolvar una joya del Screaming For Vengeance, me refiero a Devil’s Child, la cual Rob abordó con inteligencia modificando los difíciles agudos de la versión original, contando además con la ayuda del público que la coreo entusiastamente.

Todos estamos de acuerdo que las reglas están hechas para romperlas por lo que era el turno de la infaltable Breaking The Law y el estadio casi se viene abajo, dado el nivel de adrenalina del show todos la disfrutamos a concho. Hell Patrol fue otro momento memorable, otra de las favoritas y que ejecutaron de manera perfecta. Llegaba el momento del segundo y último corte del Nostradamus que presentaron, la excelente Messenger Of Death con Rob sentado en un sillón/trono con cráneos a los costados (empujado hacia el escenario por un roadie vestido con una capucha negra), la verdad una canción que funcionó de manera perfecta y el despliegue teatral que le puso Halford dejó a todos impresionados. Era hora de retroceder en el tiempo hasta el mítico Sin After Sin con el colosal Dissident Aggressor, una joya relegada por años y rescatada para esta gira (de la cual Slayer grabara una excelente versión para el South Of Heaven).

jp_09

Momento de “relajo” con Angel, la correcta balada perteneciente al disco Angel Of Retribution, que bajaba las revoluciones ayudándonos a recuperar el aliento para lo que se venía. La luces se vuelven tenues, aparece un telón con la imagen de un ojo cibernético y comienza a sonar la pista de la instrumental The Hellion, lógicamente lo que se venía era Electric Eye y nuevamente el estadio se venía abajo. Este servidor se emocionaba con Rock Hard Ride Free, otra de mis favoritas personales, que el público también la coreo con fuerza y Halford –al igual que en Devil’s Child- modificó en algunas partes del coro. Sinner nos llevaba de vuelta a 1977, con una versión que me puso los pelos de punta y con Halford sacando fuerzas desde las profundidades del infierno en la parte que dice “Sacrifice to vice or die by the hand of the sinneeeeeeeeeeeeeeeeeeeer”. Una canción que es el fiel reflejo de que Priest siempre fue una banda adelantada a su época, tocando con esa velocidad y desenfreno cuando bandas como Iron Maiden y Saxon -por nombrar un par- estaban en pañales. Muchos ya estàbamos en estado de éxtasis a estas alturas, a la mierda la objetividad (dentro lo subjetivo que es esto), a la mierda con bandas menores y amateurs fuera del metal, esto es Priest, esto es Heavy Metal de verdad, ¡qué clase magistral de potencia, pasión y huevos!

jp_10Scott Travis daba el vamos a la monumental interpretación de Painkiller y el público nuevamente fuera de sus casillas. Con esta canción terminaba el set regular y la banda salía de escena, el público pedía deseoso su regreso y minutos más tarde comienza a sonar el rugir del motor de una motocicleta. Se veía uno de los momentos más esperados de la noche, se abren las compuertas de debajo de la tarima de la batería y aparece Rob Halford montado en su Harley, el público se vuelve loco y la banda comienza, como no, Hell Bent For Leather. Ya no quedaba voz a estas alturas menos para corear The Green Manalishi (With The Two Pronged Crown), el clásico cover de Fleetwood Mac, inmortalizado en el maravilloso disco en vivo Unleashed In The East de 1979, otro momento “Kodak” que nos emocionó profundamente. Después de esto vino el clásico juego de Rob y el público con sus clásicos “Oh Yeah” que esta vez fueron más operáticos que de costumbre, dándose el lujo de cantar a capella lo que por momentos lo convirtió más en un tenor que en un Metal God. Para cerrar la cortina definitivamente “You’ve Got Another Thing Coming”, donde el público tuvo la su última oportunidad de la noche para interactuar con la banda. Vítores, aplausos, gritos para despedir a esta leyenda que dictó cátedras con un show sin puntos bajos.

jp_06

En mi opinión, este show se hubiese convertido en histórico de haber sido en un Teatro Caupolicán abarrotado en lugar de un Arena Santiago a un 60% de su capacidad. Como dije, me pareció muy superior al de 2005, con una banda con muchas más ganas y con un set list que sacrificó clásicos para privilegiar canciones que los fans acérrimos siempre quisimos escuchar(!).

Setlist:

1.- Intro: Dawn of Creation
2.- Prophecy
3.- Metal Gods
4.- Eat Me Alive
5.- Between The Hammer And The Anvil
6.- Devil’s Child
7.- Breaking The Law
8.- Hell Patrol
9.- Messenger Of Death
10.- Dissident Aggressor
11.- Angel
12.- The Hellion / Electric Eye
13.- Rock Hard, Ride Free
14.- Sinner
15.- Painkiller
16.- Hell Bent For Leather
17.- The Green Manalishi
18.- You’ve Got Another Thing Coming

jp_04

 

dpanuncioEmotivo e incluso sobrecogedor resulta cuando en un concierto te encuentras en tu cara con la prueba palpable de que el rock y el metal son una pasión única, y para algunos, ajenos al movimiento, inentendible. Más aún cuando en el recinto te das cuenta que te rodean prácticamente 3 generaciones de rockeros que han crecido junto a la banda que nos aprestabamos a presenciar, más algunos niños que se consagraban dentro de una 4ta generación que también quiso decir presente!.

Un tímido cartel a las afueras de la Quinta Vergara daba la bienvenida al lugar en donde más tarde se presentarían Panzer y la leyenda viviente, Deep Purple. Algunos medios escritos de la zona que pude revisar durante la mañana del sábado, hablaban que, además de Panzer, estarían unos tales Mink de origen australiano, si mal no recuerdo, de hecho en el cartel aparecía su nombre. Mi llegada al concierto se produjo durante el primer o segundo tema de los nacionales, así que la verdad no se si habrán presentado antes de ellos, pero lo dudo. En todo caso, carece de importancia.

La cosa es que una vez dentro del recinto pude comprobar que una de las bandas con las cuales me inicié en esto del rock y el metal, aún logra mover masas como ninguna otra y despertar las más exacerbadas pasiones que uno pueda ser capaz de presenciar en directo. Además, que debe ser uno de los pocos grupos (talvés el único) con el cual tranquilamente podemos ver como metaleros y hippies comulgan sin mayores problemas en torno al infaltable olor y aroma de la de cinco hojas… ¡si parecía que se estaba quemando el bosque!… pero bueno, vamos a la música.

EL CABALLERO NEGRO CABALGA NUEVAMENTE

Lo de Panzer es algo que francamente no entiendo. Es innegable que como banda tienen una historia detrás y fueron importantes en términos generales para el desarrollo del género en nuestro país, por supuesto que hablamos dentro del marco del heavy/rock. A pesar de esto, en muchos foros de webzines siempre veo como no son muy bien tratados, calificándolos de fomes, aburridos, repetitivos y repetidos. Y porque digo que no lo entiendo… porque el sábado lo que yo ví, es como Juanzer y Cía. con tan solo 2 temas ya tenían a la Quinta en el bolsillo, coreando y cabeceando cada uno de sus temas.

panzer01

La «sed de rock» parece que rompió con los prejuicios que acostumbro a leer en torno a la banda y la verdad es que su presentación fue sólida, hay que decirlo. En cuanto al sonido, obviamente no fue el mismo que más tarde pudimos disfrutar con Deep Purple, pero en todo caso sonaron más que bien, aunque por momentos se saturaba un poco, lo que no importó a medida que se sucedían sus temas más clásicos como Caballero Negro y Rock & Roll Addiction, el que junto a Alerta Roja fueron los más coreados por el público asistente. Además, se dieron el tiempo de presentar un tema de su próximo trabajo, que si logré entender bien, se llama Heavy Foxy, dedicado a las «cosas bellas del metal», como fuera presentado por Juanzer. Recordemos que Panzer no edita un trabajo de estudio desde En El Nombre De…, el cual fue lanzado hace ya 10 años.

panzer02

La verdad es que aparte de Khano y Juanzer, desconozco el nombre de los otros integrantes de la banda, pero de todas formas quería destacar la labor del vocalista, el cual me sorprendió por la potencia mostrada sobre el escenario, buena entonación, fuerza y agudos muy bien logrados.

panzer03

Panzer se subió al escenario de la Quinta Vergara para abrir los fuegos y pre-calentar el ambiente para lo que se venía y lo lograron a cabalidad. Notable presentación de los nacionales, que, repetidos o no, gustaron y no decepcionaron.

Pero los miles de asistentes que estabamos apostados en la Quinta (más de 13.000), no fuimos precisamente a ver a Panzer…

publico01 publico02

HUMO SOBRE LA QUINTA… FUEGO EN EL ESCENARIO

Si mi no noción del tiempo es correcta, no debe haber pasado más de 30 minutos entre que Panzer dejara el escenario, se apagaran las luces y se subiera a la Quinta Vergara uno de los bastiones de la veta más dura del rock. La ansiedad se palpaba entre los asistentes al concierto y en las caras de algunos aún había un dejo de incredulidad, como si todavía estuvieran tratando de digerir que iban a ver en directo a la banda con la cual crecieron. Una ténua luz púrpura sobre el escenario nos indica que tras bambalinas ya esta todo listo para que Deep Purple dicte, por ya cuarta vez en nuestro país, una verdadera cátedra de heavy/rock.

dp04

Pictures of Home es el encargado de desatar la locura entre los asistentes, tercer tema de su mítica placa Machine Head. La banda como es costumbre se veía muy afiatada y relajada. Don Airey en poco tiempo se convirtió en un digno sustituto para ocupar la plaza dejada por Lord y lo hace a lo grande, además que no es un simple reemplazante, Airey tiene una trayectoria bastante importante, ha tocado con diversas agrupaciones de distinto calibre, siendo las más reconocidas, Rainbow y Ozzy Osbourne. Gillan se paseaba por el escenario como lo debe hacer en el living de su casa, mientras Morse, de apariencia siempre concentrada, hacía lo suyo en las 6 cuerdas. Pictures of Home, tiene el aderezo de ser uno de los pocos temas (sino el único) de Deep Purple, en donde se deja espacio para un muy corto solo de Glover en el bajo, el cual ejecuta con mucha precisión, aunque no tal cual como fue registrado en estudio.

La banda arremete sin siquiera dejar espacio para el aplauso con Things I Never Said, un tema que fue lanzado como bonus track (en Japón) junto a su última placa, Rapture of the Deep (no Rupture, como han escrito todos los medios). Como era de esperarse y tal cual se podía percibir en los rostros, el tema no era muy conocido por nadie, pero eso no fue excusa para no seguir saltando y gritando al ritmo del tema.

dp01Con el siguiente corte comenzó mi delirio personal. Por fin escuchaba en su totalidad (en vivo) Into The Fire, un ¡TEMAZO! que aparece originalmente en su clásico álbum In Rock. En una anterior visita solo habían hecho un amague tocando un par de trozos del tema, pero esta vez lo tocaron completo. Muchos a esta altura ya se preguntaran por el desempeño de Gillan… pero lo dejaremos para más adelante.

Strange Kind of Woman continuó con la efervescencia de la situación. Se extrañó el clásico juego entre Gillan y la guitarra, pero de todas formas el público agradeció tamaño clásico, tema que no viene en ningún disco, pero que se hizo famoso gracias a su inclusión en su insuperable registro en vivo de 1972, Made In Japan, el cual hace muy poco reprodujera por completo, Dream Theater, incluso en las mismas ciudades en las cuales fue originalmente grabado.

Luego de este clásico, Deep Purple presentó el tema título de su última placa, Rapture of the Deep, tema que posee un exquisito aire árabe en las guitarras y teclado. Debo reconocer, y siendo fanático de los púrpura, que para mí su último GRAN disco es Perfect Strangers, luego vinieron placas muy buenas (Slaves & Masters – The Battle Rages On), otras solo buenas (The House of The Blue Light – Purpendicular) y otras derechamente olvidables (Abandon – Bananas), y su último trabajo Rapture of the Deep, si bien cuando lo escuché por primera vez no me prendió mucho, fue en su anterior concierto en Chile que al escuchar los temas en vivo enganché con el disco, le presté mayor atención y por lo menos ya salió de mi categoría de olvidable y actualmente se sitúa entre los buenos discos que los Purple nos han entregado estas últimas décadas.

A continuación Fireball, un tema que, si nos sitúamos en 1971, año en que vio la luz, podríamos decir que se trata de un muy primitivo Heavy Metal, es muy rápido para aquella época. Recuerdo que la primera vez que lo escuche fue viendo un VHS que en ese entonces conocía como Scandinavian Nights y que luego sería reeditado como Machine Head Live en DVD. Me sorprendió ver (en ese video) que antes de comenzar el tema, los roadies de Paice agregaban otro bombo a la batería, me imagino que en aquellos días no existían los pedales dobles. Ahora, al parecer Paice lo esta ocupando para tocar este tema o no sé, pero la cosa es que sonó impecable, dejando los ánimos por la nubes para así continuar con Wrong Man, de su último trabajo, un tema a medio tiempo que apaciguó un poco a la multitud, bajando la intensidad y logrando que el público se concentrará para oír con la atención debida lo que Steve Morse presentaría en la parte de lucimiento personal, con un solo que duró alrededor de 10 minutos, el cual incluye cortos paseos por reconocidos temas de otras bandas.

dpmorseEs así como Morse pasaba de un pulcro solo a mostrar una gama de canciones que, por mucho que solo fueran extractos, hicieron las delicias de los oyentes. Entre los temas que Morse, acompañado por Paice y Glover nos regalaron, estuvieron Heartbreaker de Led Zeppelin, Thunderstruck de Ac/Dc (solo el punteo inicial), Sweet Child O’ Mine de Guns ‘n’ Roses y Sweet Home Alabama de Lynyrd Skynyrd, entre otras. Luego continúa con Well Dressed Guitar, que se trata de un tema muy sinfónico, pero en el cual es acompañado por la totalidad de la banda, incluso por Gillan y su pandero, el que más que nada ocupa solo para entretenerse, mientas los demás hacen lo suyo.

A continuación otra clásico. Bastaron unas cuantas notas de parte de Airey, para que el olor a pasto comenzará nuevamente y con mayor intensidad a rondar por la nariz de todos.

Lazy fue coreado hasta el cansancio por los presentes y Gillan se ganó merecidos aplausos por su trabajo con la armónica, siendo ovacionado al momento en que comenzaba a tocarla. Y ya que hablamos de Gillan, me voy a detener ahora en este punto, para que hablemos un poco acerca de él.

Ian es un hombre de 61 años, que ha hecho todo y mucho más de lo que a muchos les gustaría hacer (musicalmente hablando) y que, claro esta, ya no posee la voz de antaño y esos agudos y potentes gritos con los cuales inmortalizó versiones en vivo como la de Child In Time o el que por mucho tiempo estuvo en los records guiness como el grito más largo realizado en directo, con el cual cerraba Strange Kind of Woman en el Made In Japan. Sin embargo, y creo y espero no ser el único que ayer se sorprendió por como interpretó cada uno de los temas que tocaron. Si bien al comienzo se notó que le costaba llegar a tonos más altos y que algunas partes las suplía simplemente cantándolas y no gritándolas, a medida que avanzaba el concierto, en vez de agotarse la voz de Gillan fue In Crescendo, sorprendiendo en variadas ocasiones con muy potentes y fuertes gritos, no como antes claro, pero si lo suficiente como para transformarse en una fiel representación «versión 2006» de temas que necesitan de esos agudos. En lo personal, quede extremadamente conforme con el desempeño de Gillan, cantó demasiado bien como para llevar una vida rockeando y entregándose a la música, e insisto, creo no haber sido el único que lo notó.

A continuacón y después del alboroto generalizado tras haber escuchado Lazy, vino un momento de calma de la mano de When A Blind Man Cries, una balada que posee un feeling único en vivo, logrando apaciguar a todo el «monstruo» que esta vez se vistió de negro para ver a los púrpura. La calma lograda por este tema es aprovechada por Airey para comenzar con su solo en el teclado, paseándose por el rock, el jazz, la música clásica e incluso, regalándonos Gracias a la Vida de Violeta Parra, que sin duda se transformó en un momento único e irrepetible; fue una ovación inmediata para un detalle impagable.

dpdon

Luego de aquel momento prosiguió con su solo y los sonidos que ahora sacaba de su teclado no permitían concluir otra cosa que no fuera el comienzo de Perfect Strangers, clásico de clásicos, un tema que para Deep Purple posee detalles en sus letras que derechamente son autobiográficos, ya que se trata del temá título del álbum que editaron tras la reunión de la MK II en 1984. De aquí en adelante todos fueron «sandías caladas», no sin antes presenciar un corto, pero sólido solo de Ian Paice.

Uno tras otro se sucedieron solo himnos que casi terminaron con derrumbar la Quinta. Space Truckin’, luego Highway Star y Smoke On The Water se encargaron de agotar hasta la última gota de sudor que a esa altura quedaba entre los que asistimos a este magno evento. Todos ellos fueron coreados a más no poder. La Quinta Vergara suena increíble, la verdad es que es primera vez que pisaba la Quinta y no sé si siempre será igual, pero hasta el público se escuchaba de forma «maravillosa». Según leí en periódicos locales, justamente la Quinta estrenaba con Deep Purple un nuevo sistema de audio, si eso es cierto, debo decir que ese nuevo sistema es simplemente una joya, ya que el sonido fue algo absolutamente fuera de lugar y creo decirlo con propiedad, ya que vi una parte del show desde el ala derecha de platea y la otra desde la izquierda, por lo que pude formarme una opinión más menos general del sonido; ojala que la gente que estuvo en galería haya tenido la misma impresión.

dppaice02

Finalizada esta tripleta de oro, Deep Purple se retira del escenario, para luego volver y entregarnos otros dos temas. El primero de ellos se trató del tema que hizo que Deep Purple lograra reconocimiento en toda Inglaterra y en distintas partes del mundo, Hush, un cover de Joe South, incluído en su primer disco de 1968. El siguiente y para cerrar comenzó con un solo de Glover, el cual debo decir que también me sorprendió por su desdempeño, que si bien siempre ha sido parejo es (por lo menos desde mi punto de vista) el integrante de la banda que menos brilla, técnicamente, de todos los que han formado parte de la familia púrpura. Bastó solo un par de notas para que todos comenzaramos a corear el riff de Black Night, single que fue editado en la época de In Rock, con el cual alcanzaron el puesto número 2 de las listas británicas de aquellos años. Fue un cierre magistral para una presentación impecable.

dp02

De esta forma concluyó la 4a presentación en Chile (la segunda en un año), de una de las piedras angulares en las cuales se soporta el peso del estilo que nos reúne. En lo personal era la 3a vez que los veía, sin embargo, la magia que proyectan estos cinco tipos sobre el escenario, logra cautivar a cualquiera, como si se tratara de la primera vez que se los esta viendo. Además, como se trata de una banda con raíces en los setenta, acostumbrada a improvisar sobre el escenario, cada presentación incluye pequeños detalles que terminan siendo grandes sopresas, favoreciendo un show dinámico y entretenido por sobre demostrar que son capaces de tocar al pie de la letra lo que plasman en sus discos. Para bandas de la grandeza de estas, eso es un tema superado. ¡GRANDE DEEP PURPLE!.

Setlist:

01. Pictures Of Home
02. Things I Never Said
03. Into The Fire
04. Strange Kind Of Woman
05. Rapture Of The Deep
06. Fireball
07. Wrong Man
08. Steve Morse guitar solo
09. Well Dressed Guitar
10. Lazy
11. When A Blind Man Cries
12. Don Airey solo
13. Perfect Strangers
14. Space Truckin’
15. Highway Star
16. Smoke On The Water
Encore:
17. Hush
18. Black Night

Se lo preguntamos en la reciente entrevista que hicimos a Walter Giardino. ¿Qué les parece haber venido tan poco a Chile, y ahora venir dos veces en menos de un año (recordemos que Rata se presentó el año recién pasado en Chile, más precisamente el 30 de Agosto, junto a «otro» Witchblade y a Alejandro Silva)? Y Giardino contesta con una frase que, a simple vista, puede resultar algo «superficial», pero que va más allá: «a veces, las cosas se dan así». Las vueltas de la vida hicieron que Rata Blanca, banda nacida en los ’80, antes del año pasado sólo hubiese tocado dos veces en nuestras tierras. Y ahora, las vueltas de la vida traen de regreso muy prontamente a este ícono del rock en español a un país que los idolatra, presentando su nuevo trabajo, un disco en directo llamado «Poder Vivo». Un concierto muy bien promocionado, con buenas medidas de seguridad. Todo bien para presenciar y vivir una noche intensa de rock.

Con algo de lentitud comenzó a repletarse el remodelado Estadio Chile (alrededor de 4.000 personas), llenándose incluso la zona de galería. Recordemos que existió una diferenciación entre Galería, Platea y Cancha, lo que sorprendió a algunos de los concurrentes, aunque afortunadamente no presenciamos alguno de aquellos míticos «jackass» de alguien que por ahorrarse $3.000 cometiese la estupidez de saltar de galería a platea (ponerse una bota de yeso es bastante más caro). Más allá de los detalles técnicos o meramente anecdóticos, si bien el concierto estaba anunciado para las 21.00 horas, todo comenzó poco antes de las 20.00, cuando, con un inmenso telón de «El Camino del Fuego» como fondo, sale al escenario Freddy Alexis y Witchblade. Lamentablemente, no existía información previa acerca de quién (es) sería (n) el (los) telonero (s) de Rata, por lo que la salida de Witchblade a escena tendió a sorprender. El show se caracterizó, aunque no nos guste demasiado decirlo, por la imperfección del sonido y sobre todo por el mal estado de la garganta de Freddy, quien -si bien es un buen y carismático frontman, quizás nadie lo discuta- nunca dio con los tonos altos y muchas veces optó por traspasar la «responsabilidad» vocal al público, el cual fervientemente lo acompañó en los dos de los tres covers interpretados: «Bark At The Moon» de Ozzy Osbourne (tras el intro «Siberia 1908») y «The Final Countdown» de Europe -el otro cover fue «Hot Stuff», original de la cantante ochentera Donna Summer-. El sonido particularmente «rebotero» del Estadio Chile causó estragos en el martillo, yunque y estribo de los fanáticos que llenaron la galería. Sin embargo, el público -especialmente en cancha- reaccionó muy bien ante el desempeño de Witchblade, cuyo repertorio contó además con temas conocidos como «Cradle Of Life» y «Evil Against Evil», y nuevos, como «Mystery».

Witchblade

Pocos minutos después entraría a escena la segunda banda telonera, los eternos Panzer, amigos personales de Walter Giardino & Cía. Aquí deseo detenerme un segundo. Si bien hay muchas cosas que puede criticársele a esta banda (repetidos, siempre lo mismo, nada nuevo que mostrar, etc.), su show es estupendo, muy bien preparado y con una «parafernalia» justa y precisa, a pesar de que su show fue extremadamente largo para ser una banda de «apoyo» (algo así como 45 o 50 minutos). Quizás con tres o cuatro temas menos su show habría sido realmente redondo, pues es innegable que los años de circo han convertido a la banda de Juan y Khano Álvarez en un referente a considerar, especialmente en cuanto a puesta en escena de Heavy Metal en Chile.

PanzerenfuegoPara destacar las potentes «Línea Artificial», «Pequeño Niño» (incluyendo un sabroso diálogo entre el vocalista y el público: «Viva la música, lo demás a la mierda») y el ya clásico «Rock’N’Roll Addiction», además de la performance y la vestimenta de su vocalista (¿venderán pantalones así en Falabella? Realmente llamativos), un frontman «a la antigua» que se echó al bolsillo al público con su carisma (¡incluso jugó a ser dragón y escupió fuego!) y la potencia de su voz. En resumidas cuentas, si no hubiera sido por la duración del show (insisto, demasiado largo), estaríamos hablando de una actuación soberbia, que hizo gozar a gran parte de la «familia metalera chilena», como la llama «Juanzer».

Minutos antes de las diez de la noche, ya retirada la batería de las bandas teloneras, todo estaba listo para la salida a escena de una de las bandas latinoamericanas de rock más importantes de todos los tiempos. Rata Blanca no es cualquier cosa. Una banda con casi veinte años de trayectoria, con discos sumamente exitosos y con temas que han entrado por la puerta grande al inconsciente colectivo de miles de cerebros y corazones, como «La Leyenda del Hada y el Mago» o «Mujer Amante». Barilari y Giardino estaban de vuelta en el escenario del Estadio Chile, dispuestos a brindarnos una memorable jornada de rock’n’roll.

El éxtasis fue inmediato: un clasicazo como Sólo Para Amarte despejó cualquier duda que pudiese haber …. un latigazo de rock concentrado, comandado por la impecable precisión y virtuosismo de Walter Giardino y por quizás el mejor frontman de Rock de Latinoamérica, don Adrián Barilari. Alguna vez le dijeron «el ché Dickinson» (hasta tiene un leve parecido físico). Pero no. Barilari es Barilari, un tipo extremadamente simpático, afable y carismático en escena, con una voz potente y maravillosa (¿cómo lo hará para cantar así durante dos horas?). En fin, una estupenda apertura para un estupendo show, que continuó con la no menos clásica Días Duros, tema en cuya letra se concentra gran parte del espíritu del rockero «promedio» («Trataré / De encontrar / Esa fuerza que… / Que me da el rock and roll») y que mostró a Giardino en todo su esplendor. El público de pie, encaramado en las sillas recientemente pintadas del Estadio Chile, agradeció alborozado el desempeño del quinteto trasandino.

rata_blanca_chile_4Es sabido que Rata Blanca posee una increíble confianza en su nuevo material. Esto se ve de manifiesto en un pequeño «detalle» estadístico: sumando los dos recientes recitales en Chile, Rata tocó en vivo el 90% de los temas de «El Camino del Fuego», faltando sólo la genial «Sinfonía Fantástica». La revisión de su nuevo material partió con un corte que amenaza seriamente con convertirse en clásico. Volviendo a Casa es un tema muy especial. Su letra es realmente estupenda -quizás sea una metáfora de la vuelta de Giardino a su querida Rata, se lo preguntamos en su visita anterior y no lo descartó como potencial «interpretación»-, engancha de inmediato (como buen single) y su impacto en vivo es elocuente. Su potencial de clásico es indiscutible, el tiempo lo dirá.

El recorrido por «El Camino del Fuego» continuó con la muy rockera Abeja Reina, donde Adrián muestra su notable calidad como frontman, incluso terminando con un pandero en su mano derecha. Luego, las luces bajan, se prenden cientos de encendedores, y el triste calor de Cuando la Luz Oscurece conmocionó la noche. Una letra muy triste, incluso para tratarse de una balada de Rata Blanca, vocalizada de forma magistral por Barilari, aquietó las enfervorizadas 4.000 almas asistentes al evento. Y Rata seguía mostrándonos material de su último trabajo, presentando a la rockerísima Lluvia Púrpura como una suerte de homenaje (con dedicatoria incluida) al rockero de finales de los ’70 y de los ’80, al de las zapatillas blancas, al del Manuel Plaza, narrando la historia de un muchacho que quiere ser rock star. Barilari continuaba brillando con luces propias.

Fue extraño que Hugo Bistolfi se quedara en solitario en el escenario. Siempre hemos visto que el lucimiento personal en Rata Blanca corre por cuenta de Giardino y en menor medida por Barilari. Por lo mismo, fue reconfortante ver al eterno tecladista de la boina y los rizos siendo protagonista, ejecutando de forma tan pulcra los teclados y reafirmando que Rata es una banda, con todas sus letras. Luego de ello, la descarga de material nuevo continuó con la galopante Caballo Salvaje, tema que cierra su último LP y que es plena demostración de lo que decíamos, la plena confianza de Rata Blanca en sus nuevas creaciones.

Pero faltaba el lucimiento del «jefe». Cuando le preguntamos quién era el mejor guitarrista de Latinoamérica, lo hicimos con intención de que dijese «yo». Pero el «viejo zorro» contestó con sabiduría: «Santana». Quizás Carlos Santana lo sea, es cierto, más bien por su significancia histórica. Pero Giardino es una eminencia. Lo demostró un solo realmente cortador de cabezas (aunque caeré en una herejía y diré que fue algo extenso), empalmado con la maestría de Preludio Obsesivo, que incentiva a la depresión a quienes deseamos tocar como él. Gracias por la lección, profesor.

rata_blanca_chile_2

El show continuó con un tema muy querido por Rata Blanca, uno de sus himnos … a veces resulta increíble pensar que el vocalista que originalmente canta Chico Callejero no es Adrián Barilari sino Saúl Blanch. Ver la entrega de Barilari y ver su espíritu poseyendo sus cuerdas vocales no sólo asombra sino que despierta emociones. Es notable el apreciar cómo un vocalista es capaz de hacer suyo un tema que no está originalmente cantado por él.

En el CD Review de «El Camino Del Fuego» dijimos que sería imperdonable que Rata Blanca no tocase en vivo La Canción del Guerrero. Pues bien, esa espina quedó clavada desde el show del 30 de Agosto del año pasado (donde increíblemente no la tocaron) hasta la noche del 19 de Julio. Ahora sí, el tema fue presentado con mucho cariño por Adrián, quien hizo referencia a que este tema fue creado hacía mucho tiempo, y que por diversas razones nunca fue grabado. La respuesta del público fue estupenda, corroborando la afirmación que hicimos en el CD Review.

La presentación del siguiente corte, cortesía de Barilari, hizo referencia a algo que Giardino nos contó en la entrevista. Una letra que tiende a ser algo «pitonisa» con respecto a la situación mundial, particularmente en lo referente a los atentados del 11 de Septiembre del 2001 en Estados Unidos y al conflicto bélico entre el Tío Sam e Irak. Con un estridente «No más Bush, no más Saddam», el estruendo del Power Metal de En Nombre De Dios? llenó el recinto de puños apretados y de gargantas disfónicas. Para destacar el notable complemento de la base rítmica de Rata Blanca, donde un tremendo baterista como Fernando Scarcella (el miembro más joven de la banda) se une a la perfección con un excelente bajista (aunque de bajo perfil) como Guillermo Sánchez.

rata_blanca_chile_1

La primera parte del show llegaba a su fin con el «single» de «Poder Vivo». Rata grabó un video con Guerrero del Arcoiris en una de sus presentaciones en el conocido Luna Park bonaerense, donde se ve a un público muy enfervorizado. Pero si Rata hubiese imaginado la respuesta del público nacional ante este pedazo de tema, probablemente habrían grabado el video aquí. Sencillamente notable, un estupendo corte para cerrar la primera etapa del show.

Tras un breve pero eterno encore, Rata volvió para ofrecernos lo que nos debía. Pero antes de ello, Los Ojos del Dragón vino a reivindicar a un gran disco como «Guerrero del Arcoiris», pues sólo habían ejecutado el tema homónimo. Un tema muy Power -hasta con mosh incluido-, en el cual luce bastante Bistolfi en los teclados. Qué decir de la maestría de Giardino, ejecutando perfectamente un solo que debe estar dentro de los top de la discografía de Rata Blanca.

Y todo se acercaba a su fin. Barilari dijo en una entrevista que «hay temas que nunca podremos dejar de tocar». Y es así como Mujer Amante hizo que las aproximadamente 4.005 almas presentes se desataran. ¿Hay que describir la adrenalina de cantar en un recinto repleto? ¿Hay que describir cuán poco quedaba de voz de las gargantas de muchos? ¿Hay que describir la performance de Barilari y Giardino? Quizás sea innecesario. Un clásico del rock en español iluminó la noche, reunió parejas y nos emocionó.

Cuenta la historia de una banda que una noche en Santiago tocó … y que su magia al público regaló … más allá del pseudo-parafraseo a La Leyenda del Hada y el Mago, la sensación de un show perfecto alcanzaba su punto más alto con este clásico de los clásicos de los super-clásicos. Una canción conocida por todo el mundo (hasta mi padre la ubica), que ha traspasado todas las fronteras imaginables. Más que disfrutarla, fue casi un honor vivirla. Al escucharla en vivo, quizás los muchachos nos sentimos un poco magos, y las muchachas un poco hadas. Un cierre perfecto para una noche sin puntos bajos.

rata_blanca_chile_3

¿Qué más se puede decir? La ovación final dice muchas cosas. Una banda que nada tiene que envidiar a muchas europeas que han incluso ganado más dinero. Una agrupación hija del esfuerzo, cuya desbordante energía en escena realmente impacta. Con músicos de alto nivel (destacando los excelentes Scarcella, Bistolfi y Sánchez), con temas clásicos, con un material nuevo realmente potente y con un feeling especial con el público, el resultado de Rata Blanca en Chile no podía ser otro: un show memorable. Quizás alguien no haya quedado conforme con el tracklist, o con el sonido, pero a estas alturas es casi lo de menos. En menos de un año vimos a Barilari y a Giardino dos veces en el Estadio Chile. Y en un mundo como el nuestro, donde nunca los rockeros seremos mayoría y donde incluso hay poca prensa, ciertas consideraciones tienden a sobrar. Del evento salimos todos fortalecidos, gracias las dos horas brindadas por cinco hombres de allende los Andes que tan sólo hacen un poco de rock’n’roll.

Setlist Rata Blanca:

01.- Intro
02.- Sólo Para Amarte
03.- Días Duros
04.- Volviendo a Casa
05.- Abeja Reina
06.- Cuando la Luz Oscurece
07.- Lluvia Púrpura
08.- Solo de Hugo Bistolfi
09.- Caballo Salvaje
10.- Solo de Walter Giardino / Preludio Obsesivo
11.- Chico Callejero
12.- La Canción del Guerrero
13.- En Nombre de Dios?
14.- Guerrero del Arcoiris
Encore
15.- Los Ojos del Dragón
16.- Mujer Amante
17.- La Leyenda del Hada y el Mago