Entradas

PERSUADER de Suecia vuelve este 4 de Diciembre con «Necromancy», su nuevo disco de estudio el cual lo lanzará el sello Frontiers Music SRL. Este será el primer trabajo de los suecos con el guitarrista Fredrik Mannberg de NOCTURNAL RITES como nuevo miembro.

El primer adelanto es «The Curse Unbound» y lo pueden escuchar a continuación:

«Este lanzamiento marcará el comienzo de un nuevo capítulo para nosotros y esperamos trabajar juntos en muchos más álbumes en el futuro. El nuevo álbum es probablemente nuestro álbum más agresivo a la fecha, pero sin sacrificar la melodía, como demuestran nuestras versiones anteriores. También marca nuestro primer álbum con el guitarrista Fredrik Mannberg de NOCTURNAL RITES y podemos decir con seguridad que estamos encantados de tener sus feroces habilidades para escribir canciones y su probada presencia en el escenario en nuestras filas. Estamos listos para llegar a nuestros fans con otro nuevo álbum y pensamos en darles una muestra de lo que vendrá con ‘The Curse Unbound’. La letra se basa en una película y si creen que sabe cual es, envíenos un mensaje en nuestra página de Facebook« dice el guitarrista Emil Norberg.

El tracklist y el artwork:

  1. «The Curse Unbound»
  2. «Scars»
  3. «Raise The Dead»
  4. «Reign Of Darkness»
  5. «Hells Command»
  6. «Gateways»
  7. «The Infernal Fires»

Tras mucho tiempo sin saber de ellos este año volvió NOCTURNAL RITES con «Phoenix», un nuevo trabajo de estudio cuyo review puedes leer aquí y, como parte de su promoción, hoy se liberó el video para el single«What’s Killing Me» el cual se puede ver a continuación:

 

Tuvimos que esperar diez años para poder volver a escuchar toda la potencia de Nocturnal Rites, un tiempo en el que llegamos a pensar incluso que quizás nunca volveríamos a disfrutar de esos tremendos riffs que nos regala la mente de Fredrik Mannberg, interpretados por él mismo y por el talentoso Per Nilsson, que vino a unirse a la banda este mismo año, además de la icónica voz de Jonny Lindqvist.

Diez años de espera no fueron para nada en vano porque finalmente terminan con el lanzamiento de “Phoenix”, trabajo para el que nos fueron preparando con distintos singles como Before We Waste Away, A Heart As Black As Coal”, Repent My Sins y What’s Killing Me, los que empezaron a acelerar los corazones de todos quienes esperábamos con ansias el regreso de uno de los íconos del Power Metal.

Todo esto arranca con A Song For You, una midtempo poderosa que parece estar dedicada a todos los que aguardamos durante diez años la esperanza de volver a escuchar a los suecos y hoy nos deleitamos en este opening track, uno que no deja indiferente desde el segundo uno porque, a diferencia de lo común en un disco, arranca con un riff lento y pesado sobre el que de inmediato la voz de Lindqvist se hace presente con líneas vocales que nos transmiten un montón de energía sin mayor esfuerzo, con una tremenda base rítmica del siempre presente Nils Eriksson y sus cuatro cuerdas además de la batería de Owe Lingvall. Un regreso a las canchas correctísimo por donde se le mire.

Repent My Sins la conocimos hace poco como uno de los singles anteriores al lanzamiento de este trabajo. Acá podemos disfrutar de líneas vocales mucho más dinámicas donde la voz de Lindqvist se pasea un poco más por su rango de voz, con un tono quizás no tan nostálgico como el que se pudo apreciar en el track anterior sino más esperanzado, por decirlo de alguna forma, con un pequeño quiebre rítmico en medio de la sección de solos donde caemos levemente en ese ambiente oscuro que pareciera ser parte fundamental del sonido de estos muchachos. Si bien los riffs evocan emociones quizás un poco más alegres, es precisamente en esos pasajes más oscuros donde uno pareciera sentirse un poco más “en casa” con Nocturnal Rites.

Lo siguiente también lo conocimos antes, A Heart As Black As Coal, la que ya agarra más potencia y peso que las dos canciones anteriores, con riffs más oscuros que nos transmiten un poco de rabia. Al quiebre rítmico pasado la mitad del track le cae la responsabilidad de permitirnos disfrutar más a destajo de los solos de las guitarras de Mannberg y Nilsson, una tremenda sección en este bien elaborado tema que nos trae un pequeñísimo problema: los ritmos contenidos que nos vienen entregando, ya que, hasta este punto, se extrañan un poco ritmos más desatados pero, sin embargo, no deja de ser un tremendo trabajo.

Lo primero que conocimos de este regreso fue Before We Waste Away, la que mantiene este ritmo que veníamos escuchando pero se empieza a acercar un poquito a la velocidad que uno quisiera escuchar de estos muchachos. Acá lo que más sobresale son, claramente, las líneas vocales, especialmente en el coro donde la voz se ve reforzada, dándole un toque de pomposidad preciso, ni exagerado ni somero, repitiendo la fórmula del quiebre rítmico para la sección de los solos lo que le ha venido dando a todas las canciones una dinamicidad interesante… creo no hay mucha más novedad que podamos decir sobre la primera canción que conocimos de este regreso.

Entonces arrancamos con el último single antes del lanzamiento, What’s Killing Me, la que reduce considerablemente la velocidad en la estructura rítmica pero sin afectar mayormente el contenido final, regalándonos una midtempo donde el ritmo es, por decirlo de alguna forma, más juguetón, aún en su cadencia, lo que le entrega a esta pieza un toque dinámico que no pasa desapercibido pero que tampoco es exagerado. Mención especial para el riff de las guitarras que suenan tremendamente pesadas sin sonar “malas” en el sentido del Metal “malulo” y, como ya nos acostumbraron, el quiebre rítmico para la sección de solos es un lujo más en esta tremenda placa.

Y, de repente, justo en el punto medio del disco, ¡paf! Llega la velocidad con The Poisonous Seed, una base rítmica relajadamente rápida, con un alto juego de la batería, que nos regala un toque medio arabesco, lo que permite que, al terminar la canción, todos se hayan podido lucir en cada uno de sus instrumentos, Mannberg y Nilsson en la sección de solos, Lingvall y Eriksson con la base rítmica y Lindqvist con un trabajo vocal digno de su talla, líneas vocales y líricas sumamente inspiradas sin necesidad de forzar su voz ni exigirse. Yo me atrevería a decir que es uno de los puntos más altos de esta placa que ya nos venía entregando puntos altos, quizás podríamos decir que el permitirse soltarse un poco para este track les resultó positivo con creces.

Bajamos levemente las revoluciones pero aumentamos el peso cuando arranca Used To Be God, la que luego de los riffs iniciales da un espacio en vacío a la voz de Lindqvist que le entrega un toque épico inmediato al track, para volver con todo a la potencia y velocidad que mantiene esa epicidad e intenta llevarla a otro nivel. Mención aparte merece la estructura lírica de esta canción ya que su contenido es sumamente profundo, la queja o lamentación de quien se sintiera o fuera un dios y lo perdiera todo. Como ya dijera antes, pareciera que les queda considerablemente cómodo este ritmo más desatado, lo que se aprecia especialmente en los juegos de batería que no sólo acompaña la base rítmica sino que, además, se muestra mucho más dinámica. Simplemente otro punto alto.

Bajamos nuevamente un poco la velocidad para Nothing Can Break Me, la que incluye unos sonidos medio electrónicos, quizás hasta medio espaciales. Acá es posible asemejar la estructura rítmica y melódica a estilos un poco más alejados del Metal, de hecho, a la oreja al menos parece ser uno de los punto más bajos de esta placa, un tema un tanto genérico que no logra movilizar muchas emociones y que, finalmente en el resultado final del disco, pasa casi sin pena ni gloria. Creo importante aclarar que no es un mal tema, para nada, pero con lo que nos entregan en este trabajo y con las capacidades de la banda se siente como que pudo ser mejor.

Con un riff más pesado nos llega la velocidad de The Ghost Inside Me, el que encima se da el lujo de regalarnos un pasaje ¡con violines! Si el tema anterior pareció genérico acá se desquitan/disculpan y nuevamente recibimos todo lo que quisiéramos escuchar de Nocturnal Rites, una base rítmica detalladamente exquisita, con variados cambios y quiebres rítmicos, con riffs poderosos y dinámicos, con líneas vocales y líricas de muy alta factura y, demás está decir quizás, una tremenda sección de solos donde ambas guitarras se lucen a más no poder, luego de la cual nos encontramos nuevamente con la voz de Lindqvist en vacío para después ser acompañado por varias voces en un coro final tremendamente épico cerrando un tema que sencillamente te golpea la cabeza todas las veces que puede.

Welcome To The End entra con toda la rabia que pareciera haber quedado estancada en el tema anterior, nuevamente con un pequeño acompañamiento de violines, con un riff rabioso y pesado y, además, una base rítmica imparable. Si el disco venía regalándonos grandes momentos, éste, sin lugar a dudas, se alza entre los mejores momentos del álbum, un trabajo que se nota le queda sumamente cómodo a los suecos con todos esos cambios, una estructura musical auditivamente deliciosa que te hace exclamar, perdonando mi francés, “¡puta que son buenos estos huevones!”. La potencia y velocidad no se toman ningún descanso, las líneas líricas y vocales están tan bien elaboradas junto a toda la estructura rítmica y melódica que te hace olvidar cualquier punto bajo que puedas haber escuchado en los temas anteriores y, dándote la bienvenida al final, te levanta el ánimo a lo más alto justo antes de terminar este nuevo trabajo.

Desgraciadamente, todo tiene su final y es así como llegamos a Flames, una nueva midtempo que del principio ya suena a himno, una especie de power ballad que relaja todas las neuronas, partículas y cualquier parte de nosotros que haya quedado pidiendo agua con los temas anteriores para regalarnos un cierre tranquilo, notablemente inspirado y que nos recuerda, nuevamente, que el buen Power Metal no siempre es pura velocidad sino que todo va en la calidad compositiva y ejecutoria de una banda, claro ejemplo encontramos en este track que nos regala un sencillo espacio de nostalgia y relajo… simplemente un cierre monumental para un regreso monumental.

Y así, con las llamas desde donde renace el fénix, terminamos este tremendo álbum que viene a terminar los diez años de espera que tuvimos desde “The 8th Sin” (2007), un trabajo tremendo por donde se le mire, quizás con un tema que deja una sensación un poco incierta pero que, sumando y restando, aprueba con creces y sin ningún lugar a dudas. Los suecos nos hicieron esperar pero creo que todos podemos estar de acuerdo en que cualquier espera valió la pena al escuchar este regreso que, además, cuenta con un trabajo de arte realizado por un chileno como Claudio Bergamín, o sea, no sólo podemos disfrutar el tremendo trabajo musical que nos regala la banda sino que también la obra de un compatriota en su portada.

Lo único que podemos esperar ahora que, muy a pesar nuestro, los once tracks de esta placa terminaron, es que no tengamos que esperar nuevamente diez años para poder disfrutar de la tremenda calidad de Nocturnal Rites y, quizás rezando a todos los dioses del Rock y el Metal, alguna vez poder verlos en nuestro país para disfrutar su sonido en vivo. Hasta que eso pase, tenemos una nueva obra maestra para escuchar todas las veces que queramos junto a las joyas anteriores de estos suecos que, aunque pasen veinte años antes de su nuevo trabajo, seguramente lo estaremos esperando y lo disfrutaremos tanto como hicimos con cada uno de sus lanzamientos.

 

 

Los suecos NOCTURNAL RITES, presentaron un single titulado «What’s Killing Me«, que pertenece a su nuevo disco de estudio «Phoenix» el cual será lanzado el 29 de Septiembre a través de AFM Records. Este disco estará disponible como CD, digipack, en vinilo mármol claro, azul y negro (250 unidades) y vinilo naranja (250 unidades).

El tracklist de «Phoenix«:

01. A Heart As Black As Coal
02. Before We Waste Away
03. The Poisonous Seed
04. Repent My Sins
05. What’s Killing Me
06. A Song For You
07. The Ghost Inside Me
08. Nothing Can Break Me
09. Flames
10. Used To Be God (solo en digipak)
11. Welcome To The End

Puedes escuchar la canción, aquí:

Cada vez falta menos para que AFM Records lance al mercado el regreso de NOCTURNAL RITES, trabajo que llevará por nombre «Phoenix» y estará disponible el próximo 29 de Septiembre. El noveno larga duración de los suecos, que los traerá de vuelta tras diez años de silencio, cuenta con un trabajo de arte realizado por el chileno Claudio Bergamin.

Disfruta de «Repent My Sins«, el video para un nuevo adelanto del regreso NOCTURNAL RITES:

El tracklist de «Phoenix» será:

  1. A Heart As Black As Coal
  2. Before We Waste Away
  3. The Poisonous Seed
  4. Repent My Sins
  5. What’s Killing Me
  6. A Song For You
  7. The Ghost Inside Me
  8. Nothing Can Break Me
  9. Flames
  10. Used To Be God * (bonus track en edición Digipack y Vinilo)
  11. Welcome To The End

“A Heart As Black As Coal” es el segundo adelanto de «Phoenix», el cual corresponde a la novena obra de NOCTURNAL RITES tras 10 años de silencio discográfico. «Phoenix» será lanzado el 29 de Septiembre vía AFM Records.

Actualmente NOCTURNAL RITES está formado por Jonny Lindqvist en voz, Nils Eriksson en bajo, Per Nilsson en guitarra (SCAR SYMMETRY), Fredrik Mannberg también en guitarra (PERSUADER) y Owe Lingvall en batería

Puedes escuchar “A Heart As Black As Coal” en el siguiente enlace:

Es importante destacar que el arte de «Phoenix» (la que se puede ver más abajo) estuvo a cargo del chileno Claudio Bergamin, quien comentó en exclusiva para PowerMetal.cl:

«Como ya es habitual, la banda me envió un concepto que ya tenía presentes muchos de los elementos que aparecen en la ilustración final, aunque el personaje pasó por un proceso un poco más largo de experimentación y diálogo. La banda vio la carátula del disco ‘No Gods No Masters‘ de CRIMINAL en mi sitio web y me dijeron ‘queremos algo como eso’. Obviamente jamás tuve ninguna intención de copiarme a mi mismo y hacer el mismo personaje, por ende traté de crear elementos nuevos que lo hicieran único y recordable.

Cuando hice la carátula de CRIMINAL en 2003, usé muchos elementos fotográficos ya que ese era la tendencia de la época y lo que las bandas me pedían, pero hoy mi estilo es 100% ilustrado y hago muy pocas piezas fotográficas. Creo que esto determina en cierta manera el estilo y género de los clientes que me contactan.

Finalmente debo decir que fue un verdadero placer trabajar con Nils (bajista de la banda) y Florian (AFM Records). Espero que no sea la última vez»

 

Hace pocos días se confirmaba la resurrección de NOCTURNAL RITES tras 10 años de silencio, los que se rompen hoy con el primer adelanto de «Phoenix», álbum que marcará su regreso el 29 de septiembre por AFM Records. La placa vendrá editada en formatos CD, Digipack y Vinilo.

La banda comenta: «El track tiene un vibra clásica de NOCTURNAL RITES, un mid-tempo melódico y pegajoso con un toque más heavy. Sin embargo, en general el álbum es muy diverso. Tiene algunos temas con la agresividad obvia de ‘Afterlife’ y algunas más orquestales y épicas, lo que es algo nuevo para nosotros. Estamos muy entusiasmados de lanzar esta primera canción y no podemos esperar a sacar el disco completo! Se vienen más cosas».

El tracklist de «Phoenix» es:

01. A Heart As Black As Coal
02. Before We Waste Away
03. The Poisonous Seed
04. Repent My Sins
05. What’s Killing Me
06. A Song For You
07. The Ghost Inside Me
08. Nothing Can Break Me
09. Flames
10. Used To Be God * (bonus track en edición Digipack y Vinilo)
11. Welcome To The End

La banda está conformado actualmente por Jonny Lindqvist en voz, Nils Eriksson en el Bajo, el baterista Owe Lingvall y los guitarristas Per Nilsson y Fredrik Mannberg.

A continuación puedes ver el Lyric Video del segundo track del álbum, «Before We Waste Away»:

 

 

En Septiembre veremos por fin el renacer de NOCTURNAL RITES, tras más de 10 años de silencio discográfico. Los suecos han elegido el 29 de ese mes para lanzar «Phoenix», su nuevo disco.

La banda está conformado actualmente por:

Jonny Lindqvist – Voz
Nils Eriksson – Bajo
Per Nilsson – Guitarra
Fredrik Mannberg – Guitarra
Owe Lingvall – Batería

Por último, NOCTURNAL RITES firmó con el sello AFM Records y comentó: «No podemos esperar a compartir este álbum con todos ustedes. Ha sido un largo silencio, pero es necesario decir que se siente genial estar finalmente de vuelta».

 

 

fredrik mannberg

Los suecos PERSUADER han sumado a sus filas al guitarrista Fredrik Mannberg, conocido por su trabajo en NOCTURNAL RITES, para reemplazar a Daniel Sundbom, quien recientemente dejo la banda.

«Daniel dejó la banda hace un tiempo y queremos darle las gracias por una gran década de Metal. Se siente muy bien recibir a Fredrik en la banda ya que él encaja perfecto en nuestra química y también lo hizo muy bien en los últimos espectáculos reemplazando a Daniel ¡Bienvenido Fredrik comentó Emil Nolberg, guitarrista de PERSUADER.

Nocturnal Rites

NOCTURNAL RITES entrará al estudio en las próximas semanas para grabar su nueva producción, tras cuatro años del lanzamiento de «The 8th Sin».

La banda comentó: “Tenemos material realmente agresivo y oscuro, así como también cosas más melódicas, por lo que este nuevo álbum cubrirá cada aspecto del legado de NOCTURNAL RITES. Suena un poco a como si volviéramos a lo más oscuro de la época de «Afterlife» (2000), mezclado con melodías gancheras marca registrada de NOCTURNAL RITES, ¡esas que nunca fallan!

Los suecos dejaron el siguiente trailer:

El sueco Christopher Rörland, de sólo 23 años, ha sido elegido por NOCTURNAL RITES para ser su guitarrista líder. Fredrik Mannberg, su acompañante en las 6 cuerdas de la banda, comentó acerca de su nuevo compañero:

«Se siente bien tener a Chris en la banda, él es realmente un tipo agradable. Estamos muy felices de haberlo encontrado tan cerca de nuestra casa. Estamos muy emocionados de empezar a trabajar en nuevo material y tocar algunos shows con él».

El grupo sueco NOCTURNAL RITES anunció a través de su web que el tour por nuestro continente se cancela.

«Lamentamos informar a todos nuestros fans de Sudamérica que nuestro tour anunciado no ocurrirá. Estamos muy apenados de esto, pero está por sobre nuestras manos y nuestros deseos. Aún así, intentaremos organizar algo para el próximo año».

La banda por ahora se dedicará a completar de armar su nuevo trabajo de estudio.

Nocturnal Rites son sin duda una banda que habla más por la música que entrega que por cualquier tipo de marketing que tenga detrás. Es ese buen trabajo el que ha hecho que ya estemos en presencia del sexto trabajo de estos suecos, quienes de la mano de un heavymetal directo, vuelven a entregarnos un excelente disco.

Claro está, puesto que desde la llegada de Jonny Lindvist a las voces, la banda toma otro cariz, se vuelve más agresiva, manteniendo esos toques melódicos que nos entregaron en placas como The Sacred Talismán o Tales From Mystery and Imagination. Ese poder lo entregan tanto en Afterlife (una verdadera obra de arte), como en el posterior Shadowland. Es por eso que este New World Messiah promete desde un principio.

Y, el comienzo del disco es promisorio, con el tema que da nombre a la placa, New World Messiah, comenzando con algo que ya es marca registrada en la banda, guitarras algo más oscuras y sucias que el común del estilo, pero a la vez muy melódicas, con la ya inconfundible voz de Jonny. Un inicio simple, veloz, donde destaca el trabajo de Owe en la batería, con un coro pegajoso y triunfante. Excelente trabajo de la banda en la sección de solos, con muy buenos cambios de ritmo, algo que es tónica a lo largo del disco. Gran tema para el inicio.

Algo más denso y lento es Against The World, con un riff con un mayor peso, que deja la tarea de lucirse vocalmente a Jonny, que si bien no es de los vocalistas que llegan a tonos tan altos, mantiene un poder vocal a lo largo de los temas, les imprime mucho feeling, si a eso le sumamos que las melodías vocales están muy bien hechas, con un trabajo que realmente destaca, como en el muy bien logrado coro, donde las voces se superponen. Eso es algo a destacar en el trabajo de la banda, ya que pese a cultivar un estilo muy melódico, existen excelentes contrastes con elementos más pesados y densos.

Avalon, es un claro ejemplo de lo que hablábamos antes, la muy buena mezcla entre lo melódico del estilo y el poder que dan las guitarras de Nils y Fredrik y la voz de Lindqvist. En este tema se rescatan elementos melódicos de la primera etapa de Nocturnal Rites, de sus tres primeros discos, con Anders Zakricsson en las voces, algo que no habían hecho en sus dos pasados discos, lo cual es un perfecto complemento para lo que la banda entrega. Una de las cosas que se caracterizan en el disco es la labor del teclado, absolutamente acorde al concepto agresivo que la banda tiene, sin caer en virtuosismos excesivos, propios del powermetal o neo heavy metal de los 90, Matias es capaz de crear atmósferas acordes, de hacer correctos (y muy distorsionados) solos y de ser un excelente acompañamiento, pero con la clara idea de que lo primordial es el peso de las guitarras.

Un excelente quiebre por parte de Owe en la batería dan paso a uno de los grandes temas del disco, Awakening, un ganchero mid tempo, con un inicio galopante y muy buenos cambios de ritmos en las estrofas, para terminar en un coro casi hímnico, con un Jonny desbordante. Muy buen tema.

Con Egyptica, sucede algo extraño, ya que la banda trata de innovar con sonidos arábigos, recursos que ya han sido ocupados por bandas como Kamelot o DreamTheater y el resultado quizás no es lo más reconfortante, el tema se hace un poco denso y lento (es el tema más largo del disco) a pesar de que cuenta con buenos momentos como en la sección de los solos, pero se siente que algo falta, un poco de magia, de feeling.

El sentimiento y los guiños al pasado son patentes en la increíble Break Away, con un inicio muy de la onda Nocturnal Rites del nuevo milenio, con un puente en que las guitarras van haciendo una silenciosa labor como ayuda al cada vez más aflatado Linqvist, quien se luce en un coro hímnico, como para cantar con el puño en alto, mucho corazón, muchos huevos en un tema extraordinario.

El inicio de End Of Days, es un manjar para aquéllos que disfrutaban del Nocturnal Rites de antaño, con unas guitarras en armonía como sacadas del In a Time of Blood And Fire. En este punto nos damos cuanta de que sin alcanzar el nivel de brillantez que la banda logra en Aterlife, Nocturnal Rites encuentra un punto justo entre lo que es la esencia del metal melódico, pero con una dosis muy amplia de fuerza, algo de lo que adolecen muchas bandas de hoy preocupadas más del virtuosismo o de ver quién toca más rápido o canta más alto. La banda es talentosísima, lo que queda demostrado en un corto pero preciso solo, pero que compone muy buenos temas en los que sin duda hay lucimiento personal, pero lo que destacan son las canciones como un todo, no como mezcla de buenos instrumentistas.

The Flame Will Never Die, es otro temazo, muy, pero muy sentido, sobretodo en un inicio más bien lento donde Jonny queda casi solo con Matias en el teclado, las guitarras desaparecen un momento, para volver con una fuerza arrolladora en un coro emocionante, el que sin ser rápido lleva al cabeceo y a gritarlo a todo pulmón.

One Nation comienza potente, pero se diluye un tanto, quizás porque no es tan sorprendente, ya que el recurso ya fue usado en otros temas en el mismo disco, tiene muy buenos elementos, pero éstos no logran entusiasmar del todo, es sólo un tema que pasa en el disco, no deja mucha huella.

Llegando al final del disco, nos encontramos con Nightmare, y sucede lo mismo que con el tema anterior, tampoco entusiasme demasiado. Es un tema débil para terminar el disco, quizás con un tema más rápido y más potente, el disco hubiese terminado más arriba. No es un mal tema, quizás en otra ubicación hubiese calzado perfecto, pero para terminar el disco uno queda con la sensación de que algo faltó.

A pesar de lo anterior, el resultado es satisfactorio. Nocturnal Rites vuelve a hacer de las suyas, con un muy buen disco que logra conjugar los elementos clásicos con los nuevos sonidos de una banda que a punta de trabajo ha logrado hacerse de un nombre respetado y que a pesar de no contar con la estrategia comercial de otras bandas del mismo estilo y similar calidad, es capaz de entregarnos trabajos tan sólidos como este New World Messiah.

Que Nocturnal Rites dio un giro en 180 grados a su carrera musical, no cabe ninguna duda, es más puede señalarse que debe ser uno de los más grandes cambios experimentados por una banda de cualquier índole. De hecho, podríamos hablar de dos Nocturnal Rites: uno antes de la partida de Anders Zackrisson, y otro luego de la partida de éste y la llegada de Jonny Lindqvist a las voces.

El cambio fue radical, y tiene numerosas opiniones, tanto a favor como en contra. Según mi parecer el cambio fue fenomenal, puesto que de una banda típica y algo insulsa, con un sonido pobre, y que sólo destacó por las composiciones de ese gran disco de 1998, «Tales of Mystery and Imagination», lejos el mejor de la era Zackrisson. Sin embargo los otros dos discos lanzados por esta agrupación sueca: «In a Time of Blood and Fire» y «The Sacred Talisman», en realidad sólo son buenos discos, pero que claramente no harán historia.

Pero todo esto cambia con el lanzamiento del que, según mi parecer, es uno de los grandes discos que nos ha dado el heavy metal, por su estructura y por lo que significa. «Afterlife», ve nacer a una nueva agrupación, unos Nocturnal Rites impregnados de dos vertientes increíbles de la historia del heavy metal: por una parte tiene momentos de la escuela alemana de Helloween, Rage, entre otros, pero con claras influencias de la «Escuela Painkiller», es decir, ese sonido único que Halford, Tipton y Downing nos entregaron en 1990 y que ha servido de base a las nuevas generaciones de bandas influenciadas por los dioses del metal, los legendarios Judas Priest. Un disco notable, casi perfecto que les dejó la vara alta para lo que es este nuevo lanzamiento de este sexteto sueco: «Shadowland».

Y desde el inicio de la placa se nota un cambio que se hará más patente a lo largo del disco. Si «Afterlife», con su tema homónimo, partía feroz, con una violencia y potencia que se plasmaría a lo largo de ese disco, «Shadowland», también nos da la pauta de lo que será el disco. Por que el inicio con Eyes of the Dead, es claramente más melódico, priorizando el trabajo vocal tanto de Jonny, como de los demás miembros en los coros. No es un tema lento, sino que a medio tiempo, con un doble bombo bastante marcado, por parte de Ove Lingvall. Un gran inicio, no todo tiene que ser velocidad, ya que en este caso la parte melódica está muy bien marcada, con un riff muy bien elaborado y bastante ganchero.

El tema que le da nombre al disco, Shadowland, parte con un quiebre de batería de Ove, que me hizo recordar el inicio del Master of the Rings de los legendarios Helloween, con Solel Survivor, aunque este tema desemboca en algo totalmente distinto, un tema a medio tiempo excelente, con mucho feeling, y un coro pegajoso y de una melodía exquisita. Gran trabajo de Jonny, que,desde su llegada, como dije al principio, Nocturnal Rites ha adquirido una frescura que se extraña muchas veces en bandas de heavy metal. Hay una riqueza musical, que queda demostrada en el interludio un tanto sinfónico, que termina con el último coro.

Y lo dijimos, Nocturnal Rites en este trabajo, no se quedó con lo que hizo en «Afterlife», sino que explora otras vetas dentro del ámbito heavy metal, y eso queda demostrado en el siguiente corte, Invincible, un tema más lento, sin llegar a balada, con un coro precioso, de ésos que puedes estar entonando por días. La banda transmite sentimiento, algo que no hacía en tiempos pasados, donde era bastante más plana, y éste es un gran ejemplo de esto. Excelente momento.

Un comienzo con un intro de guitarras a lo lejos, da paso a uno de los momentos cumbres del disco, la espectacular Revelations, con un inicio en guitarras por parte de Nils y Fredrik, dan paso a un coro extraordinario, que rescata todo el legado del power metal que tanto queremos, ése nacido hace más de quince años de la mano de Helloween, un momento en que no puedes sino escucharlo con tu puño en alto, entonando esas notas mágicas que nos regala de cuando en cuando el heavy metal… un tema, que si fuera hecho por otro grupo de mayor perfil, sería un clásico.

Never Die, se titula la siguiente descarga, y claramente no logra prender como el tema anteriormente señalado, a pesar de ser un excelente tema, con un muy buen ritmo, ya que es más que un tema midtempo, pero sin llegar al speed. Con un coro muy, pero muy pegajoso, nuevamente con un gran trabajo en las melodías vocales de Jonny, como señalé en algún otro review, éste es de los temas que debería funcionar muy bien en vivo, ya que tiene esa melodía ganchera, como para cantarla a todo pulmón. Sin duda es de esos temas de gran recepción. A pesar de ser un gran tema, es aquí donde nos damos cuenta que Nocturnal Rites es un sexteto, porque en gran parte del disco, el trabajo de Mattias Bernhardsson en el teclado pasa desapercibido, y aquí realiza un pequeño solo. Personalmente prefiero el trabajo de las guitarras por sobre los teclados, pero el tipo aparece en los créditos…

Underworld es el tema más bajo del disco, sin duda, más lento, denso y pesado, no logra destacar por sobre los demás cortes del disco, aunque como virtud tiene un gran trabajo de la base rítmica (bajo de Nils Eriksson y la batería de Ove), pero más allá de eso no va a pasar a la historia como el momento más inspirado de este sexteto sueco. Pero parece que sólo fue un relajo porque el tema que sigue es francamente demoledor, Vengeance, es extraordinario desde la partida con el golpe en la caja de Ove, que da paso a un tema muy speed metal, con un trabajo en dupla de las guitarras excelente, con una velocidad que no para a lo largo del tema, y con un coro de ésos que, como dije un poco más arriba, dan ganas de escucharlo con el puño en alto y el pie izquierdo (o el derecho, según gusto), arriba de cualquier cosa, gran, pero gran momento. De hecho, el detalle en el coro, donde la base sube medio tono, es francamente excepcional, lo mismo en el solo, materia en donde Nocturnal Rites no destaca en demasía, pero acá ambos guitarristas se lucen.

Faceless God, es otro momento no muy lúcido de la banda, pero sin embargo es poderoso, pero las revoluciones habían quedado demasiado altas con Vengeance, y uno pedía más, no es un mal tema, pero deja con gusto a poco. Lo rescatable, sin duda, el trabajo vocal de Jonny, que si bien no es un virtuoso de las cuerdas vocales, a su material logra sacarle un muy buen provecho, no es un vocalista limpio, pero es original, porque no suena a Halford, no suena a Dio, es simplemente Jonny Lindqvist.

Birth of Chaos, es muy de la «Escuela Painkiller», muy pesada, con la voz de Jonny más baja, las guitarras muy pesadas, y el bajo notándose como no lo hace a lo largo del disco. Me recuerda un poco a lo que hizo Judas desde el Painkiller en adelante, y a lo que hace Halford en el Resurrection. El coro, de todos modos nuevamente saca a relucir esa veta powermetal alemán que posee la banda, sonando un poco a Gamma Ray.

El final del disco es otro momento destacado de éste, puesto que The Watcher, muestra la melodía que resalta en todo el disco, y es una excelente muestra de lo que el disco fue: melodía, violencia, y un coro magistral, con una melodía preciosa. Como dije, un final excelente para un disco igual de excelente.

El disco tiene un pequeño inconveniente, y éste proviene de casa… Nocturnal Rites dejó la vara altísima con «Afterlife», que es un disco perfecto, de principio a fin. «Shadowland», es un disco excelente, pero con algunos baches, que hacen que uno recuerde el disco anterior. Pero, sin embargo, podemos decir que estamos ante una gran banda, quizás de poco perfil y de menos marketing que otras que, sin gran talento, pero con marketing detrás logran más cosas. Pero creo que éste es el camino correcto, la senda a seguir, Nocturnal Rites nos ha dado señales que está para cosas grandes, que adquirió madurez, y que es capaz de transmitir sentimientos en cada nota de sus temas. Lo hizo de manera excepcional en «Afterlife», lo refrenda de manera madura en este «Shadowland»

Sí, Nocturnal Rites dio un giro en 180º… es que ahí estaba el camino…