Entradas

Pedazo de show que se nos venía. Sí, así de categórico. Era imposible no generarse tales expectativas. Nightwish volvía por quinta vez a Chile presentando lo mejor de todos sus años de carrera. Cuántos clásicos por escuchar y cantar en vivo. Cuántos recuerdos. Cuántas emociones en una sola noche. Había que estar presente, no había excusa alguna. Y ojo, que el retorno de los fineses es mucho más importante de lo que parece. Sí, como mencionamos anteriormente, lo primero y principal era vivir una jornada llena de nostalgia y llena de temazos que nos han acompañado por años, pero no hay que dejar de lado que los liderados por Tuomas Holopainen son una de las pocas bandas del género que logran convocar tal cantidad de fanáticos. Considerando además que hemos vivido un año 2018 falto de grandes nombres y con una notoria baja en la cantidad de conciertos, asistir en esta oportunidad a tal acontecimiento parecía casi una obligación. Y así lo entendimos todos, puesto que el Teatro Caupolicán estaba lleno hasta las banderas. ¡Espectacular! Pero calma, ya llegaremos a eso, miren que antes Delain tenía mucho para ofrecernos, como lo veremos a continuación.

DELAIN

Para mala suerte nuestra, dado que el show de apertura se adelantó unos cuantos minutos según la hora pactada inicialmente, recién pudimos presenciar la performance de los neerlandeses a partir del tercer track. Tras los respectivos saludos y agradecimientos de la frontwoman Charlotte Wessels, rápidamente arremeten con la intensa The Glory and the Scum, rescatada del correcto “Moonbathers” (2016). Lo primero a destacar una vez que nos íbamos poniendo a punto con el ambiente reinante, desde luego que es la gran cantidad de gente que a esa hora se encontraba dentro del recinto. El Caupolicán estaba prácticamente lleno, señal inequívoca de que la jornada en sí sería una total fiesta. Y bueno, arriba del escenario la situación no era nada más que potencia y desplante. Merel Bechtold y Timo Somers cumplen su función a la perfección y acompañan de gran manera a Charlotte en todo sentido. Coros muy bien logrados y una ovación cerrada.

A modo de contraste, lo siguiente sería The Hurricane, que a su vez trajo consigo una atmósfera más tenue y llena de calma. Todo acompañado con un muy buen juego de luces que ayudaban a transmitir de mejor manera la emoción predominante en el tema. Así, la vocalista se lució al cantar el “And we’ll never back down/ We’ll let it storm and rain/ We’ll be the hurricane/ We’ll be the hurricane“, logrando cautivar a cada uno de los presentes con sus frases.

Si me lo preguntan a mí, el clímax no podía ser otro que Sing to Me. ¡No había forma de desperdiciar esta oportunidad! Señoras y señores, Marco Hietala hacía su aparición estelar para cantar sus líneas y gritar el coro a más no poder. Pedazo de recibimiento que se llevó de parte de todos nosotros. ¡Más que merecido! Temazo por donde se le mire además, es fácil dejarse llevar por los aplausos y los gritos hacia el invitado, pero a no olvidar que estábamos escuchando una de las más grandes composiciones de Delain. La único que quedaba era gritar “Sing to me!” con el puño en alto como si no hubiera mañana. ¡Glorioso!

Siguiendo con la potencia demostrada, Fire With Fire y Mother Machine solamente llegaron a confirmar el buen sonido, la pulcritud y la compenetración de la banda. Para la primera, imposible no acompañar la melodía del “‘Cause you will always be much too strong for someone else…“, que fue interpretada a la perfección por Charlotte Wessels. Por otro lado está la base rítmica, donde Otto y Joey derechamente se lucen. Basta recordar la tremenda intro que se despacharon para la rescatada de “We Are The Others” (2012). El resto es tierra conocida. Armonías, perfecta ambientación del teclado y nosotros siguiendo muy de cerca todo lo que ocurría sobre el plató.

Nuevamente la cantante nos dedica palabras de agradecimiento, no sin antes asegurar que volverán a visitarnos el próximo año. Luego, nos invita a cantar, saltar y gritar si es que podemos. Y sus deseos son órdenes, puesto que Don’t Let Go logró que toda la cancha se convirtiera en un caos tras las primeras notas de Martijn Westerholt. Finalmente, y tras los “Olé, olé, olé, olé/ Delain, Delain“, con We are the Others agotaron los últimos cartuchos antes de despedirse. No quedaba nada más que cantar el “We are the others/ We are the cast-outs/ We are the outsiders/ But you can’t hide us” y terminar de apreciar cada una de las partes instrumentales que fueron ejecutadas al milímetro.

Tras unos cuarenta minutos de show, Delain puso fin a su actuación en el recinto de San Diego con el respetable aplaudiéndolos a más no poder, dando cuenta de que fue mucho más que un número de apertura y que tienen una buena cantidad de seguidores en esta parte del mundo. Viéndolo como un asistente más, muchas veces la emoción del momento y la ansiedad de que llegue el número principal termina por jugarle una mala pasada a las bandas teloneras. Por suerte la noche del martes no fue el caso, ya que los neerlandeses mostraron lo mejor de su repertorio y no mostraron falencia alguna dentro de su performance. Directo al hueso, como tiene que ser. ¡Esperamos su regreso!

Setlist de Delain:

  1. Hands of Gold
  2. Suckerpunch
  3. The Glory and the Scum
  4. The Hurricane
  5. Sing to Me (con Marco Hietala)
  6. Fire With Fire
  7. Mother Machine
  8. Don’t let go
  9. We are the Others

NIGHTWISH

Ya con el teatro lleno, era cosa de minutos que todo se viniera abajo. Entonces, una vez que se apagaron las luces ambientales, todo se transformó en algarabía y descontrol. Mientras todo esto ocurría, se prendió la gran pantalla central tras la batería y una voz en off rápidamente nos dio la bienvenida, además de sugerirnos que dejáramos los celulares de lado durante las siguientes dos horas. Así, con el título “Nightwish: Decades” de pronto apareció un cronómetro señalando un minuto exacto. Al comenzar la cuenta regresiva, claramente la expectación iba aumentando con cada segundo. Es cuando aparece en escena Troy Donockley y una vez transcurrido el tiempo señalado, comienza a interpretar sutilmente parte de Swanheart con todo su repertorio de instrumentos. Por otro lado, el resto de los músicos iban tomando posición y se preparaban para dar el primer hachazo.

La escogida para abrir los fuegos sería nada más y nada menos que…¡Dark Chest of Wonders! ¡Contra todo pronóstico! ¡Qué pedazo de tema por la cresta! Más aún si durante toda la gira venían abriendo con End of All Hope. ¡A todos nos tomó por sorpresa! Y a modo personal, este cambio me vino como anillo al dedo, puesto que Dark Chest es por lejos mi canción favorita de los fineses. Todos compartimos la misma emoción al parecer, puesto que con un par de acordes ya estábamos rendidos a los pies de Floor y compañía. Poco y nada importó que el micrófono se perdiera durante la primera estrofa, ya que la reacción fue tan ensordecedora que no era momento de entrar en detalles. Lo único que quedaba era gritar el “Fly to a dream/ Far across the sea/ All the burdens gone/ Open the chest once more!/ Dark chest of wonders/ Seen through the eyes/ Of the one with pure heart/ Once so long ago” a más no poder. Dicho y hecho. Coro para enmarcar madre mía. Y la cosa no fue muy distinta con Wish I Had an Angel, donde cada uno de los presentes entonó la letra de principio a fin. Desde mi posición lo único que veía era un mar de gente tratando de demostrar quién cantaba más fuerte que el otro. ¡Cuánta pasión en una composición! Punto aparte es la participación de Marco, que como ya es costumbre, junto a la frontwoman se roban la película cada vez que pueden. En serio, el asunto no pudo haber empezado de mejor manera. ¡Apoteósico!

Debo admitir que me sorprendió la reacción hacia 10th Man Down. Si bien los ánimos no decayeron de forma estrepitosa, la verdad es que me esperaba un mejor recibimiento. Quiero decir, para mí es un clásico indiscutible y sin dudas una gran creación, pero digamos que quizás no todos lo entienden en el mismo sentido. Ahora, obviamente la mayoría cantó el “Cut me free, bleed with me, oh no/ One by one, we will fall, down down/ Pull the plug, end the pain, run’n fight for life/ Hold on tight, this ain´t my fight” como era debido. Eso sí, con Come Cover Me el asunto fue totalmente distinto. En primer lugar, cuando Troy se suma como segunda guitarra el panorama cambia considerablemente. Emppu se ve fortalecido y el track agarra una potencia notable. Es entonces cuando todos nos disponemos a corear la melodía inicial como si nuestra vida dependiese de ello. Y bueno, no vamos a descubrir ahora todo lo que transmite Floor Jansen con su interpretación. Imposible no acompañarla durante el “Come cover me with you/ For the thrill/ Till you will take me in“.

Tras el saludo de rigor al respetable, la cantante nos presenta Gethsemane, clásico extraído de “Oceanborn” (1998). Ya dejando de lado un poco el éxtasis inicial, es justo y necesario hacer hincapié en las excelentes gráficas que eran proyectadas de fondo. Para este corte las imágenes nos llevaban a través de un bosque espeso y confuso mientras que la parte instrumental arrasaba todo a tu paso. La atmósfera era inigualable y desde luego que la canción habla por sí sola. Veinte años y sigue vigente. Por el contrario, si hablamos de material más reciente, la primera revisión a “Endless Forms Most Beautiful” (2015) llegaría con la bella Élan. Con el tiempo se ha convertido en una de mis favoritas de dicho álbum y el plus que tiene en vivo la hace brillar aún más. Solo basta recordar las líneas de Floor y cómo nos incitaba a gritar el “Come!” antes del fraseo del coro.

Lo siguiente sería un corte de Power Metal hecho y derecho. A la vena y sin preámbulos. Hablamos desde luego de la omnipotente Sacrament of Wilderness. En serio, ¿se fijaron en la pegada de Kai Hahto? ¡El doble bombo a mil! Temón de proporciones épicas. Aún tengo en mente la imagen de Tuomas dejándolo todo durante el “I want to hunt with the tameless heart/ I want to learn the wisdom of mountains afar/ We will honor the angel in the snow/ We will make the streams for our children flow“. Para qué mencionar el trabajo de la cantante. De otro planeta. Y que no se me olviden todas las imágenes de lobos que habían de fondo. Todo pensado al detalle. Si me apuran un poquito, me la juego al decir que este fue uno de los clímax absolutos de toda la noche. ¡Para enmarcar!

La capacidad de transportarnos por distintas emociones quedó demostrado con la interpretación de Deep Silent Complete, segunda revisión a “Wishmaster” (2000) y primera vez tocada en Chile. Quiero decir, más allá de su predecesora en el setlist, la canción en sí está llena de contrastes. Sutiles, pero vaya que se notan. La calma durante las estrofas para luego subir al estribillo y las posteriores notas extensas que prácticamente son imposibles de cantar para un simple mortal, terminan por dar forma a este corte tan especial. Insisto, sonará redundante y hasta hostigoso, pero Floor Jansen simplemente está a un nivel superlativo. Pocas veces se ha visto tal soltura y seguridad sobre el escenario. Y bueno, siguiendo el orden natural de las cosas, Dead Boy’s Poem solo llegó a confirmar lo que hemos dicho con anterioridad. Contrastes y emociones. Esa es la clave. Y vaya que los fineses lo hacen a la perfección, puesto que fue ejecutada al milímetro en cada uno de sus pasajes. ¡Qué discazo es el Wishmaster!

Tras los “Olé Olé“, y entrando ya a la segunda mitad del concierto, llegaría la instrumental Elvenjig, que contaría con secciones acústicas y más folklóricas tan propios de la cultura finesa, siempre liderados por Troy con sus instrumentos de viento. Todo esto acompañado por supuesto con un bello atardecer proyectado sobre la gran pantalla. Y bueno, la situación cambiaría radicalmente, puesto que con Elvenpath pasamos sin transición alguna a un hielo vasto e inclemente. Lo otro ya es terreno conocido. No queda nada más que cantar el “The way to the lands/ Where as a hero I stand/ The path where Beauty meet the Beast/ Elvenpath!“. Y claro, lo decimos como algo normal, pero recordemos que al igual que Gethsemane, la última vez que fue interpretada en nuestro país fue hace dieciocho años atrás (precisamente para la primera visita de Nightwish a Chile). Toda una generación que nunca la ha escuchado en vivo. ¿Se entiende entonces el por qué todos cantaron con el alma?

No cabe duda que dos de los mejores cortes que nos dejó la era de Anette Olzon son I Want My Tears Back y Amaranth. Para la primera, no cabe duda que el estribillo aún debe estar retumbando en el Caupolicán. Y cómo no, si es de esos que te los aprendes de inmediato y son efectivos a más no poder. Pero por lejos, mi parte favorita es la instrumental. Toda la armonía que hacen Tuomas, Emppu y Troy es simplemente notable. Contagiosa además, ya que el baile de Floor motivó a más de alguno para dejarse llevar por la melodía y así comenzar a danzar y saltar en medio de la cancha. Para la segunda, bastaron dos notas del teclado para que fuera recibida de gran forma. De ninguna manera se acerca a los puntos altos de la noche, pero cumplió su función a cabalidad.

Troy Donockley nos saluda desde su posición y adelanta que la siguiente pieza es del año 1997. Otra de las sorpresas sin lugar a dudas, ¡The Carpenter sonando por primera vez en estas tierras! La cara de felicidad de algunos no dejaba de llamar la atención. Como era de esperarse, el multinstrumentista fue quién cantó las primeras estrofas aguardando la incorporación de la vocalista al “The carpenter carved his anchor/ on the dying souls of mankind/ On the tomb of this unknown soldier/ lay the tools of the one who fro us had died“. Y ahí es cuando todo toma una intensidad y una garra casi indescriptible. Siempre manteniendo la calma claro, ya que hablamos de una composición llena de clase y prestancia. Así, el panorama es totalmente distinto con The Kinslayer, donde gritar el “For whom the gun tolls/ For whom the prey weeps/ Bow before a war/ Call it religion” palabra por palabra a estas alturas parece toda una catarsis colectiva. Excelente el juego de luces durante el “duelo” de voces en la parte media, sin dejar de lado el constante apoyo visual del que ya hemos hablado. ¡La última revisión a Wishmaster nos dejó sin aliento!

Marco presenta Devil & The Deep Dark Ocean (otra debutante en el setlist) con la cual bastaron dos notas tocadas por Emppu para que los fineses soltaran toda la artillería durante la intro. ¡Vaya dueto entre Hietala y Jansen! Recordemos que ninguno de los dos está presente en la pista original, pero su compromiso e interpretación es tal que sinceramente no creo que ninguno de los presentes haya reparado en este detalle. ¿Qué se puede agregar a un hachazo de tal calibre? Quizás hacer hincapié a todo el vértigo implantado en la sección media. Nuevamente Kai Hahto nos dio una clase magistral de Power Metal hecho y derecho, mientras de fondo éramos llevados a través de un fuego abrasador.

Obviamente durante Nemo nos enfrentamos a un karaoke que no tuvo precedentes. Es una de esas canciones que Nightwish sabe hacer a la perfección y con las que apuesta a ganador en todas sus líneas. Imposible no corear “Oh, how I wish for soothing rain/ All I wish is to dream again/ My loving heart lost in the dark/ For hope, I’d give my everything“. Si bien es cierto que el fraseo de Tarja es inigualable -y más allá de los gustos personales- , nadie puede decir que Floor no se luce con sus propias armas. La calidad aquí no se discute. ¡Clasicazo con todas sus letras!

¡Qué pedazo de tema es Slaying the Dreamer, loco! Sólido en todos los frentes y a muchos se nos olvida que tiene más de quince años de antigüedad. Cómo ha envejecido madre mía. En lo personal, canté el “Put a stake through my heart!/ And drag me into sunlight/ So awake for your greed/ As you’re slaying the dreamer” a más no poder, siempre esperando el clímax que a todos nos tenía impacientes. Hablamos por supuesto del quiebre en la parte media-final donde el headbanging y las líneas de Marco arrasan todo a su paso. ¿Y qué me dicen de la batería? ¡Había todo un huracán de fondo! Gran, gran momento. Pequeña pausa y nos preparábamos para el epílogo.

Para The Greatest Show On Earth fácilmente podríamos hacer un review aparte. Lo veremos a grandes rasgos para no extendernos innecesariamente. Desde luego que vale mencionar que, al igual que en su anterior visita, solo fueron tocados los tres primeros capítulos. Así, con una noche estrellada, Tuomas y Troy se encargaron de la orquestación y de recrear las atmósferas de Four Point Six a la perfección. Mientras el narrador pronunciaba sus líneas, el resto de la banda tomó posición para dar paso a Life. El cambio en las imágenes fue drástico, ya que pasamos a sumergirnos de lleno en el océano, junto a tortugas, peces y otras formas marinas existentes. Musicalmente desde luego que fue un deleite. Melodías por doquier y una performance delirante durante el “Aeons pass/ Writing the tale of us all/ A day-to-day new opening/ For the greatest show on earth“. Pequeña pausa para entrar de lleno a The Toolmaker y Floor aprovechaba para darnos las gracias una vez más. De pronto nos situamos en medio del conflicto con las frases del bajista con las cuales el panorama nuevamente cambió súbitamente. Las imágenes acuáticas desaparecieron y ahora lo que nos rodeaba eran llamas inmisericordes a través de un bosque denso y lúgubre. Finalmente, me quedé sin palabras al escuchar la intensidad del “Man, he took his time in the sun/ Had a dream to understand/ A single grain of sand…” para luego agotar las últimas fuerzas durante el “We were here!“, mientras apreciábamos las últimas fotografías y videos de distintas razas humanas, cada una mostrando su cultura y costumbres. Cualquier comentario que quieran hacer al respecto es bienvenido. Una pieza de tal complejidad y tan rica en detalles, resiste cualquier análisis y apreciación que sus fanáticos deseen. ¡Hablamos de proporciones épicas!

Por último, Ghost Love Score logró poner el broche de oro a una velada que nos dejó sin aliento. Dos horas exactas y los fineses cumplieron a cabalidad el motivo de este tour. Obviamente cada uno de nosotros tiene sus canciones predilectas y la elección del setlist será una eterna discusión. Pero seamos justos, siendo capaz de dejar de lado los gustos personales, Nightwish dio una cátedra de principio a fin. Todos los integrantes dieron lo mejor de sí y musicalmente hablando tuvimos un show como pocas veces hemos visto. La fanaticada así lo entendió, ya que la entrega y el compromiso de cada una de las partes fue más que plausible. La banda ha pasado por altos y bajos, por distintas formaciones y de forma más sensible aún, por tres cantantes distintas. No podemos olvidar que hace unos cuantos años atrás, los liderados por Tuomas Holopainen no visitaron nuestro país puesto que la expectativa de asistentes hacía inviable la realización del concierto. Supieron reinventarse y ayer no cabía un alfiler en el Caupolicán. Así de simple. Como mencionamos anteriormente, asistir a esta jornada era casi una obligación. No había forma de que nos defraudaran. ¡Sublime!

Setlist de Nightwish:

  1. Intro – Swanheart
  2. Dark Chest of Wonders
  3. Wish I Had an Angel
  4. 10th Man Down
  5. Come Cover Me
  6. Gethsemane
  7. Élan
  8. Sacrament of Wilderness
  9. Deep Silent Complete
  10. Dead Boy’s Poem
  11. Elvenjig
  12. Elvenpath
  13. I Want My Tears Back
  14. Amaranth
  15. The Carpenter
  16. The Kinslayer
  17. Devil & The Deep Dark Ocean
  18. Nemo
  19. Slaying the Dreamer
  20. The Greatest Show on Earth
  21. Ghost Love Score

Review: Gino Olivares
Fotos: Guille Salazar

Ante un Teatro Caupolicán repleto, Nightwish volvió por 5ta vez a Chile para presentar su “Decades World Tour”, acompañados de Delain.

Fotos: Guille Salazar

 

Con el Tom Brasil repleto comenzó en Sao Paulo el tramo sudamericano del “Decades World Tour”, la gira de grandes éxitos que trae a NIGHTWISH de regreso a Chile junto a DELAIN. Los finlandeses tocarán este domingo en Buenos Aires, donde grabarán el show para un posterior DVD junto con Colombia, para luego aterrizar en nuestro país.

The FanLab, la productora a cargo del show comunicó los horarios de este martes en el Teatro Caupolicán:

16:00hrs – Apertura boleterías
18:00hrs – Apertura de puertas
20:00hrs – Delain
21:00hrs – Nightwish

Recordemos que para el concierto ya se agotaron los sectores de Palco y Cancha, quedando sólo el sector Platea disponible. Las entradas se venden por Ticketek.cl, Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia), tiendas Hites y otros puntos de venta que puedes revisar aquí. Sin recargo y solo con pago en efectivo en The Knife (Eurocentro) y Rock Music (Portal Lyon).

Los valores de las entradas para ver a NIGHTWISH en Chile son:

Platea: $35.000 | Día del show:$39.000
Cancha:
 AGOTADA
Palcos: AGOTADOS

Este 2018, Nightwish se encuentra en plena forma, alejado hace un buen tiempo de cualquier tipo de dificultad y en medio de la celebración de dos décadas de carrera, que desembocan en el Decades World Tour, con el que llegan a Chile para presentar un repetorio lleno de clásicos en su repaso por todos sus discos, con joyas que son añoradas por sus fanáticos de años.

Marco Hietala, bajista y frontman de Nightwish, contestó algunas preguntas a PowerMetal.cl para hablar de la actualidad y la banda, y anticipar esta visita del 2 de octubre a Chile junto con Delain.

por Jorge Ciudad

Nightiwish con Chile y Sudamérica tiene una relación que viene del 2000 cuando debutó acá en promoción de “Wishmaster”. ¿Cuán especial es para ustedes traer este Decades World Tour, tocando canciones de discos más antiguos que son muy queridos por los fanáticos?

Se siente un poco raro, y cuando me pongo a pensar en ello, me doy cuenta de que ya he estado en la banda por… ¿cuántos años?, ¿17?. Como que de pronto me doy cuenta de todo el tiempo que ha pasado, y ha sido harto. Ha transcurrido un año desde que giramos en promoción de un álbum (“Endless Forms Most Beautiful”), teníamos tiempo disponible y vimos que sería entretenido hacer un espectáculo de este tipo, llevándolo a todas las partes del mundo, tanto como nos fuera posible. Nosotros podemos tocar versiones bastante similares e incluso iguales a la de todos los discos, de varias de las canciones y… claro, también había una “demanda” social. Había muchas personas que echaban de menos los temas más antiguos, por lo que ésta era una muy buena oportunidad para interpretarlos, si por lo general… claro, cuando tienes un nuevo lanzamiento tienes que tocar un buen puñado de pistas nuevas. Ahora no tenemos esa presión sobre nuestras espaldas.

¿Y cómo ha sido la reacción del público en Europa con los setlists de esta gira, entendiendo que han seleccionado cortes que hace muchísimo tiempo no tocaban, o bien nunca habían tocado en vivo? ¿Cuán distinta es la atmósfera a un show en el que promocionan un nuevo trabajo por ejemplo?

Bueno, la verdad es que no se ha notado mucho eso porque… bueno, siempre hemos tenido la oportunidad y el lujo de hacer shows ante personas que se identifican bastante con la música y con la banda. Entonces, cada vez que damos un concierto, la vibra es realmente buena, hasta brillante diría yo. Pero claro, por supuesto que hay viejas favoritas que mucha gente ha esperado por presenciar en vivo, así que cuando pones algo como Gethsemane o The Carpenter, que es bien antigua… cuando lanzas canciones como esas, de verdad ves como una luz que sale del rostro de la gente y dicen ‘¡oh!, ¡mira este tema!’. Es realmente genial aunque… claro, como te dije, la banda ha sido reconocida por entregar un buen espectáculo en vivo casi de forma constante, así que aquello no cambia tanto en realidad. Por supuesto, ahora que tenemos la oportunidad de traer la producción completa al tramo sudamericano y tocar en lugares más grandes con todos los requerimientos para desplegar el show, será más impresionante en lo visual, lo que será muy bueno también, ya que no lo hemos podido hacer antes.

Hay varios clásicos que están presentando ahora, y algunos como ‘Come Cover Me’, ‘Gethsemane’ o ‘Sacrament of Wilderness’ sin duda que significan mucho para varios fanáticos. ¿Cuán cuidadoso hay que ser como banda, cuánta responsabilidad hay que tener como músico, cuando interpretas estas canciones que son tan queridas por la gente y que no solo le pertenecen ya al compositor, sino también a los seguidores?

Bueno, con las canciones más antiguas debes tener en cuenta de que hay ciertas melodías y ciertas cosas que son esenciales, por lo que debes mantenerlas. Sin embargo, para el grupo mismo, para que sigan siendo interesante las cosas, también tienes que arreglarlas un poco de nuevo. Hemos hecho algo al respecto, en especial con las líneas vocales ahora que tenemos Floor, como también a mí haciendo las segundas voces, por lo que hacemos por ejemplo partes en armonía y que logramos hacer muy bien, como por ejemplo con ‘Come Cover Me’. Y bueno ensayarlas y redescubrirlas ha sido un viaje hacia el pasado, si incluso hubo canciones que jamás había tocado yo inclusive, dado que llegué a la banda a fines del 2001. Te hablo por ejemplo de ‘Devil & The Deep Dark Ocean’, que es una pieza muy compleja de interpretar, una con la que tuve que partir desde cero, si nunca la había tocado antes. Además, ahí tengo que reemplazar al señor Tapio Wilska en sus voces, con mi propio timbre, ya que no poseo ese tono bajo y profundo. Ahí tengo que hacer mi propia versión de la interpretación. Para mí entonces hubo muchas más cosas que escudriñar. Y bueno, por lo que vi de los demás integrantes del grupo en los ensayos, parecían estar gratamente sorprendidos (risas). Así va la cosa.

Digamos que desde la llegada de Floor Jansen, hay varias cosas que han mejorado en el seno de Nightwish. ¿Cuán importante han sido el performance y el input de ella en la decisión de tomar clásicos de la banda y ponerlas en una gira de este tipo? Más directamente: ¿habría sido posible este tour sin Floor?

Para serte honesto, no estoy del todo seguro de la respuesta. Eso es lo que pasa con la música. Por supuesto, podemos verlo de otra forma y decir que nos fue muy fácil y cómodo ir con esas canciones y empezar a arreglarlas sabiendo que contábamos con Floor, quien era absolutamente capaz de cantarlas, y eso claro que te da seguridad como banda. Y lo bueno de todo esto es que estamos teniendo una química personal muy buena dentro del conjunto, ahora que… todos parecieran que están satisfechos con la música, con el éxito de Nightwish y los planes que tenemos contemplados de aquí en adelante. Es muy simple trabajar en este momento. Las buenas vibras y el buen ánimo es constante, así que… qué más puedo agregar, sencillamente es muy bueno… y claro que Floor es una dama con una voluntad, una constitución y una voz muy fuertes, y ha viajado con varones en bandas como… uf, desde que tenía menos de 20 años, por lo que enseña un montón de fortaleza y aptitud para este tipo de trabajo, lo que hace que sea muy buena. Qué puedo decir, para mí, en lo personal, creo que esta ha sido la alineación más “cómoda”, y quizás también para los demás. Como somos vocalistas los dos, compartimos un terreno en común, revisando las armonías vocales y todo eso, y lo más brillante es que cuando hacemos cosas juntos, hay un poderío bastante grande en las voces cuando empezamos a hacer armonías y sonidos juntos. Sí, logramos hacer un muy buen match con las voces y también con el carácter.

Ahora, ¿cómo es la experiencia de interpretar canciones de discos como “Angels Fall First” y “Oceanborn”, que si bien eran ambiciosas en su momento, son más directas y simples en comparación a trabajos como “Dark Passion Play”, “Imaginaerum” o “Endless Forms Most Beautiful”?

No es problema. La verdad es que no es problema en lo absoluto. O sea, nosotros sí tenemos un lado más hardrockero también, y a veces puedes escucharlo con claridad en la música que componemos. Pero, igual sucede que nos gusta el rock bien punzante, un montón de bandas metaleras y todo eso, así que el material más sencillo de los primeros días sigue siendo interesante para nosotros, y se siente bien tocar algo con un punch más directo, dejarse llevar y que las personas se pongan a rockear. A mí al menos me gusta mucho aquello.

Una vez que terminen esta gira mundial, es sabido que se dedicarán a la producción de un nuevo lanzamiento. ¿Qué influencia crees que el estilo de las canciones más clásicas de Nightwish, las que escogieron para el repertorio del Decades World Tour, y este repaso de la historia de la banda, tendrá en el sonido y performance del próximo disco?

Bueno… si tendrá influencias o no, eso estará por verse. O sea, Tuomas (Holopainen) ya tiene un montón de canciones en bruto hechas, y puede que le envíe yo un par de riff y demos también. Ahora, lo más importante a decir de todo esto, es que esta gira de temas clásicos, de alguna manera nos podría servir para enderezar algunos bordes que, de otra forma, terminarían siendo más complicados. En esta oportunidad, por supuesto, el rock más directo es algo que podemos disfrutar, así que es posible que aquello se muestre un poco más en el próximo disco, en el proceso de arreglos. En todo caso, realmente no puedo decirlo ahora, porque tendremos nuestro tradicional campamento de verano, con ensayos, arreglos, y luego grabando, para el año que viene, en nuestro verano… y cuando partamos con eso y tengamos algunos demos, entonces ahí quizás sepa un poco mejor. En este momento, tendré que decir que… estoy un poco afuera de todo el marco, que solo sé por el calendario de actividades que el trabajo en serio se comenzará el verano que viene, en julio, pero antes de eso ya estaremos más familiarizados con los demos y el resto del material.

Y sobre personas fundamentales en la historia de Nightwish como Tarja Turunen, ella habló en una entrevista más o menos reciente sobre el reencuentro que tuvieron cuando actuaron en este Heavy Metal Christmas Tour de diciembre pasado. Ella dijo que había sido bueno para ustedes, que “el tiempo cura”. ¿Cómo fue para ti Marco ese episodio y cuán en paz te sientes ahora, luego de todos los años transcurridos desde lo que sucedió el 2005?

Te digo, fue tremendo volver a compartir un escenario con ella. Fue muy bonito encontrarme con ella, fue muy bonito tener un tiempo para conversar con ella acerca de lo que vivimos. No pretendo escarbar en detalles, pero fue grandioso, porque no importa lo que la gente, lo que los medios, los diarios y todos los demás hayan dicho sobre la separación, para mí lo más triste y tal vez lo más importante que perdimos fue la amistad. Conversar de todo eso con Tarja y notar que todavía compartíamos un respeto personal, y que había un entendimiento y todo eso, realmente fue tremendo. Hubo algunos abrazos y lágrimas, y fue enorme.

Es muy bueno escucharlo Marco. Y para cerrar, quisiera preguntarte sobre tus recuerdos de las últimas veces que has venido a Chile, de la diferencia de sensaciones que había cuando llegaron el 2008 en esa gira tan rara donde tuvieron tantos problemas en Brasil, y cuán distinta fue la experiencia de cuando tocaron en el mismo Teatro Caupolicán, en octubre de 2015, con Floor y con el lugar casi lleno…

2008… ese sí que fue un tour súper complicado, y sí recuerdo que estábamos muy cansados, aunque no mucho sobre el tamaño del lugar y todo eso… ahora (piensa), las veces que he estado en Santiago siempre ha sido bastante agradable, el de ese año fue un buen concierto, pero simplemente no puedo contarte mucho de la vibra dentro del grupo y del show del 2008, porque también estaba atravesando por muchísimas dificultades en ese tiempo, por lo que debía estar pendiente de otras cosas aparte. Y bueno, los tiempos difíciles… me imagino que los tiempos difíciles tuvieron su conclusión como hace un par de años, cuando obtuve mi divorcio. Los problemas habían comenzado hace años… así que claro, no tengo en realidad un buen… no puedo hacer una buena comparación desde el punto de vista de la banda, solo puedo decir que en 2008 la estaba pasando muy mal, por mi parte. Pero en esta ocasión, ¡pareciera que todo está mucho mejor (risas)!, serán todos bienvenidos al concierto y siempre me ha encantado tocar allá, como en todos los demás países de Sudamérica. Hay grandes personas acá. Así que vayan al show y… ¡pasémoslo bien!

Floor Jansen, vocalista de NIGHTWISH, fue entrevistada por FortaRock y habló del setlist actual de la banda para los shows de promoción de “Decades” con que celebran los 20 años de carrera:

“Fue bastante interesante armar esta gira en particular porque estamos celebrando nuestro aniversario de 20 años haciendo una compilación de todo nuestro trabajo, y por eso para el set en vivo tiene que ser la misma elección. Es realmente muy difícil, porque hay tantos álbumes y tantas canciones, pero queremos dar una visión general de todo, desde el primero hasta el último álbum. Nunca puedes complacer a todos, es imposible”

No hay que olvidar que NIGHTWISH se encuentra en plena promoción de “Decades”, el álbum de grandes éxitos que celebra sus más de 20 años de carrera, y que regresa a Chile el 2 de Octubre al Teatro Caupolicán, mismo recinto testigo de su última visita hace 3 años.

Los finlandeses no vendrá solos, ya que DELAIN será la banda invitada en el tramo sudamericano de la gira que contempla paradas en Brasil, Argentina y Colombia. Recordemos que los encabezados por Charlotte Wessels y Martijn Westerholtse presentaron en Chile a fines de noviembre en el Club Subterráneo.

Las entradas están a la venta por Ticketek.cl, Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia), tiendas Hites y otros puntos de venta que puedes revisar aquí. Sin recargo y solo con pago en efectivo en The Knife (Eurocentro) y Rock Music (Portal Lyon).

Los valores de las entradas para ver a NIGHTWISH en Chile son:

Cancha: $35.000 | Día del show: $39.000
Platea: $35.000 | Día del show: $39.000
Palcos: $50.000 (AGOTADOS)

NIGHTWISH se encuentra en plena promoción de “Decades”, el álbum de grandes éxitos que celebra sus más de 20 años de carrera, y acaba de confirmar su esperado regreso a Chile para el 2 de octubre en el Teatro Caupolicán, mismo recinto testigo de su última visita hace 3 años.

Los finlandeses no vendrá solos, ya que DELAIN será la banda invitada en el tramo sudamericano de la gira que contempla paradas en Brasil, Argentina y Colombia. Recordemos que los encabezados por Charlotte Wessels y Martijn Westerholtse presentaron en Chile a fines de noviembre en el Club Subterráneo.

La producción ha confirmado que los palcos (incluidos los con Meet & Greet) se encuentran completamente agotados. Las entradas disponibles actualmente son para los sectores Platea y Cancha, ambas a un valor de $35.000.

NIGHTWISH se encuentra en plena promoción de “Decades”, el álbum de grandes éxitos que celebra sus más de 20 años de carrera, y acaba de confirmar su esperado regreso a Chile para el 2 de octubre en el Teatro Caupolicán, mismo recinto testigo de su última visita hace 3 años.

Los finlandeses no vendrá solos, ya que DELAIN será la banda invitada en el tramo sudamericano de la gira que contempla paradas en Brasil, Argentina y Colombia. Recordemos que los encabezados por Charlotte Wessels y Martijn Westerholtse presentaron en Chile a fines de noviembre en el Club Subterráneo.

Las entradas estarán a la venta a partir del viernes 6 de abril en Ticketek.cl, Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia), tiendas Hites y otros puntos de venta que puedes revisar aquí. Sin recargo y solo con pago en efectivo en The Knife (Eurocentro) y Rock Music (Portal Lyon).

Los valores de las entradas para ver a NIGHTWISH en Chile son:

Cancha: $35.000 | Día del show: $39.000
Platea: $35.000 | Día del show: $39.000
Palcos: $50.000

¡Atentos! que la banda ha dispuesto a la venta un Meet & Greet con asiento en Palco (sólo 50 cupos) a $120.000 en Ticketek.cl

FaceCulture de Holanda entrevistó a la mente maestra de NIGHTWISH Tuomas Holopainen y confirmó que ya trabaja en ideas para el próximo álbum de la banda finlandesa.

“Todo lo que puedo decir es que me siento realmente emocionado, súper emocionado, por primera vez en meses, años inclusive. Y ahora tengo seis canciones, solo la música, no las letras, pero sé lo que son estas canciones. Tengo el concepto general del álbum en mi cabeza y estoy realmente emocionado de presentarlo a los otros miembros de la banda en algún momento. Me siento un poco aliviado ya estar de vuelta y de que en un futuro cercano podré volver a estar con la banda y empezar a trabajar en estas canciones”

NIGHTWISH lanza esta semana el compilado “Decades” el cual tendrá una gira mundial promocional en la que la banda promete tocar material antiguo. A continuación les dejamos los adelantos de este trabajo junto con el artwork.