Entradas

Motörhead

La agrupación de la tierra de los anglos ha dotado a la historia del rock con una cantidad considerable de material discográfico, cuya amalgama de temáticas hace gala del lema que enaltece su estilo: sexo, drogas y rock and roll. Con su largo recorrido de 35 años, el power trío ha afianzado su imagen como un referente del Rock And Roll británico, motivo por el que en esta nueva década la banda debe ser reconocida como una leyenda, la leyenda de Motörhead.

Es necesario hacer un flashback hacia la niñez de su fundador, Ian Fraser “Lemmy” Kilmister, para dar cuenta del origen de Motörhead pero sobre todo, de su esencia. Kilmister, a quien desde pequeño apodaron “Lemmy” por su constante exigencia de dinero (“lend me…”), nació el 24 de diciembre de 1945 en Burslem, Inglaterra. Su padre fue un sacerdote que lo abandonó cuando tenía solo tres meses y tras ese incidente, Lemmy creció bajo una actitud rebelde. Con el paso de los años se interesó por el rock, le llamaba la atención el negocio y las mujeres bonitas que siempre acompañaban el concepto de esa música. Fue entonces cuando descubrió a The Beatles, The Rolling Stones y otros grupos. Durante la década de los sesenta, Lemmy tocaba guitarra en diferentes bandas –Sam Gopal, Opal Butterfly- y, en efecto, grabó con The Rockin´Vicars. Otro hecho de la trayectoria pre-Motörhead de Kilmister fue su trabajo como “roadie” del mítico Hendrix.

motorhead-01En 1971 Lemmy se integró como bajista y vocalista de la banda Hawkwind con la que participó en grabaciones como “Space Ritual”, “Hall Of The Mountain Grill” y “Warrior On The Edge Of Time”. Desde aquel tiempo empezó a disfrutar del éxito y buenos comentarios y, de hecho, el grupo llegó a pactar con Atlantic Records. Aunque todo parecía ir de maravilla, resultó que Lemmy tenía conflictos con los integrantes de la banda y por ende, el ambiente no era del todo acogedor. La gota que derramó el vaso fue el hecho de que Kilmister fue apresado en Canadá bajo el cargo de posesión de drogas. Pero la realidad era otra. En aquella ocasión Lemmy tenía en su poder sulfato de anfetamina, cuestión que en Canadá no representa conflictos legales, sin embargo, los agentes de la policía creyeron que era cocaína y lo encerraron por cinco días, hecho que provocó que Hawkwind cancelara algunas shows de su gira. No obstante la confusión, al salir de la cárcel Hawkwind decide beneficiarse de las circunstancias para desterrarlo.

Era 1975 y tras su expulsión Lemmy regresó a Inglaterra dispuesto a fundar su propia banda para evitar cualquier intento de ser despedido nuevamente. Entonces reclutó al guitarrista Larry Wallis y al baterista Lucas Fox. En un principio pensaron que Bastard podría ser el nombre del grupo pero el mánager, Douglas Smith, sugirió que era poco llamativo así que optaron por llamarse Motörhead, denominación que Lemmy había usado para un tema que compuso para Hawkwind y cuyo significado hace referencia a diversas acepciones, una de ellas es “speed freak”. El estilo de Motörhead era tosco, y no era de extrañarse, pues la mira de Kilmister estaba destinada a ser la banda rock`n`rollera más sucia del mundo.

Motörhead dio su primer concierto el 20 de julio de aquel año en Chalkfarm Roundhouse, Londres y, después de diez shows, fueron teloneros de Blue Öyster Cult en Hammersmith Odeon. Durante ese periodo también tocaron junto a Pink Fairies, The Damned y The Adverts. Sin embargo, los comentarios de los críticos de música no fueron nada halagadores, todo lo contrario. Pese a los señalamientos que la prensa especializada les hacía como “la peor banda del mundo”, Motörhead fue cosechando un buen número de seguidores y seguidoras y continuaron el camino que se habían trazado.

El trío firmó contrato con United Artists a través de Andrew Lauder y posteriormente, entre diciembre de 1975 y enero de 1976, empezaron a grabar su primer larga duración en Rockfield Studios en Monmouth con el productor Dave Edmunds. Las sesiones significaron la prueba de fuego para Fox, quien no cumplió las expectativas por lo que fue reemplazado por Phil “Philthy Animal” Taylor, a quien Lemmy conocía desde antes y que aportaría su peculiar estilo rítmico. Al concluir las grabaciones la disquera no estaba conforme con el producto final así que no autorizó el lanzamiento del material que, solo años más tarde, se integraría al mercado musical.

motorhead-02

Ante el desaliento causado por la negativa de la disquera, el trío dispuso que era necesario un guitarrista rítmico que le diera fuerza a la música mientras Larry hacía los solos y fue así como pusieron a prueba a “Fast” Eddie Clarke durante un ensayo. Lemmy y Phil se dieron cuenta de inmediato que funcionaban muy bien los tres juntos. Larry llegó un poco tarde al lugar donde estaban realizando la audición y luego de presentarse y tocar un tema con los demás consideró que, debido a la mala imagen de Motörhead en los medios de comunicación, le convenía más unirse al grupo Pink Fairies. De esa cuenta, Motörhead quedó conformado por Lemmy, Taylor y Clarke, alineación que se consagró como la clásica de la banda.

Mientras su mánager, Tony Secunda, intentaba conseguirles un nuevo contrato con algún sello, el reformado trío continuó ofreciendo conciertos, los cuales aprovechaban para mejorar su sonido. A finales de 1976 resuelven grabar los temas “White Line Fever” y una versión de “Leaving Here” (de los compositores de Motown, Brian Holland, Lamont Dozier y Edward Holland) como propuesta de sencillo para Stiff Records. Frente a eso y a pesar de haberles denegado la publicación de su álbum debut, United Artists se interpuso para impedir el lanzamiento ya que la banda aún mantenía un contrato con ellos. A todo esto se sumaba la opinión pública desfavorable hacia Motörhead pues la banda había ganado la encuesta de la revista de música, NME, sobre “la mejor peor banda en el mundo”.

motorhead-03A fin de cuentas Stiff Records lanzó más tarde las dos canciones en dos discos diferentes en vez de darle la oportunidad a Motörhead de publicarlo como sencillo. Desanimados, dispusieron disolver el grupo pero antes le pidieron ayuda a Ted Carrol, jefe de Chiswick Records, para documentar su último concierto que tomaría lugar en The Marquee Club de Londres. Ted estuvo de acuerdo con la idea pues de esa manera tendrían un registro de que Motörhead realmente había existido. Pero las cosas no sucedieron como habían sido planeadas debido a que Ted no grabó el concierto por falta de recursos. No obstante, les ofreció dos días en Escape Studios en Kent para que pudieran producir un sencillo. Los músicos tomaron ventaja de su constante práctica y aprovecharon el tiempo para grabar el set completo que tocaban en vivo. El hecho anterior provocó que Ted Carroll quedara impresionado por los cassettes y, de hecho, accedió a trabajar horas extras en Olympic Studios para terminar de grabar las voces de lo que luego se convertiría un sencillo, un álbum y posteriormente un EP. Con esto la determinación de los británicos había dado fruto pues no solo habían salvado el grupo, también contaban con algo para darle a escuchar a sus fans.

Corría el año 1977 cuando el grupo hizo un tour como invitado de Hawkwind y precisamente, coincidió con el lanzamiento del sencillo “Motörhead” / “City Kids” y su primer LP Motörhead, bajo la entera producción de Speedy Ken vía Chiswick Records, pues sus obligaciones contractuales con United Artists ya habían expirado. Inmediatamente salieron de gira con The Count Bishops pero al haber pasado cuatro conciertos, Phil Taylor se quebró la muñeca así que sus fechas fueron canceladas. Con el álbum listo para ser promocionado, la banda se dio a la tarea de seguir presentándose tan pronto como Phil se recuperó.

En primera instancia, este primer material marcaba el particular sonido áspero y estridente de los británicos combinado con ciertas pinceladas psicodélicas provenientes de la influencia de Lemmy en su tiempo con Hawkwind. Incluso algunos cortes incluidos habían sido compuestos por Kilmister para dicha banda, tales como “Motörhead” y “The Watcher” aunque, por supuesto, con diversos arreglos que los que contenían los originales. La carátula fue obra de Joe Petagno, quien según las indicaciones de Lemmy diseñó el célebre Snaggletooth.

motorhead-04Se vislumbraba un camino prometedor en 1978 ya que el trío se mantuvo dando conciertos por diversos lugares anglosajones. Tony Secunda logró hacer registro de un show llevado a cabo en febrero en The Roundhouse y que cinco años después vería la luz con el título What’s Words Worth? Pero, como en toda historia, los obstáculos aparecieron nuevamente cuando Tony dejó pasar la ocasión para hacer un segundo álbum con Chiswick. Lemmy, Phil y Eddie decidieron despedir a Secunda y, otra vez, Motörhead se quedó sin sello discográfico, prácticamente en medio de la nada. Como todo un guerrero, Kilmister no se quedó con los brazos cruzados y le pidió a Doug Smith, mánager de Hawkwind, que se hiciera cargo de la banda. Aunque un poco renuente, Smith aceptó la propuesta y les consiguió un contrato para un sencillo con la monstruosa Bronze Records.

De esa cuenta, editaron y publicaron el sencillo “Louie, Louie” / “Tear Ya Down”, el cual generó tanta demanda como para estar en el puesto 68 del listado de ventas de Inglaterra y aparecer en el programa “Top Of The Pops”. Por su parte, Chiswick re lanzó el álbum debut para sacar partido de la fama que estaban ganando. Mientras tanto, Motörhead se alistó para encabezar una gira completa por el Reino Unido. Además, el éxito del single mencionado dio lugar a que Bronze Records alargara el contrato para apostar por un segundo álbum. En diciembre de 1978 entraron a Roundhouse Studios guiados por el productor Jimmy Miller.

A manera de entremés, el nueve de marzo de 1979 se dio a conocer el tema “Overkill” en Top Of The Pops para promover el lanzamiento del sencillo antes de la completa salida del álbum. El 24 de marzo el mercado recibió el álbum Overkill y rápidamente entró en el top 40 de las carteleras inglesas y alcanzó la posición 24. Incluso, la revista Sounds acreditó este álbum con cinco estrellas. Sin duda, Overkill derramaba la esencia del trío y era otro ejemplo de la habilidad de Lemmy con las líricas. Otro factor importante que trajo este lanzamiento fue que, con el número creciente de personas adeptas de Motörhead –tanto del metal como del punk,- le demostraron a la prensa que aquella “peor banda del mundo” estaba gustando cada vez más. El trajín de los lanzamientos dio lugar a otro periplo por el Reino Unido, acompañados de las rockeras de Girlschool como teloneras.

Tras la fama de Overkill, Bronze Records solicitó otro álbum así que entraron al estudio y durante julio y agosto el trío se concentró en su siguiente gran publicación. Solamente hicieron un receso en la grabación para presentarse en The Reading Festival. El 27 de octubre de 1979 el tercer álbum, Bomber, ya estaba disponible en las tiendas de música. Bomber también tuvo una buena acogida de parte de las y los fans quienes contribuyeron a que llegara a la posición 12 de las carteleras inglesas. Después iniciaron The Bomber Tour por Inglaterra y el resto de Europa, teniendo a Saxon como banda soporte. Cada show de Motörhead ofrecía algo especial y es que, al momento de interpretar el tema “Bomber”, utilizaban un equipo de iluminación que simulaba un avión bombardero que volaba sobre el escenario. Por otro lado, mientras estaban de gira, a United Artists se le ocurrió reunir lo que habían grabado en las sesiones del ’75 en Rockfield Studios y distribuirlo con el título On Parole. Para fortuna de ese sello, On Parole llegó al puesto 65 de las carteleras británicas.

motorhead-05El inventario de Motörhead ya contaba con tres entregas que de a poco iban contribuyendo a incrementar la fama del terceto. El año 1980 empezó con el pie derecho: la banda seguía de gira y, en ese punto, cabía preguntarse si alguien hubiera imaginado que después una puerta cerrada se les hubieran abierto tantos caminos. Entre tanto, Bronze decidió lanzar el EP, The Golden Years, que contenía cuatro temas: “Leaving Here”, “Stone Dead Forever”, “Dead Men Tell No Tales” y “Too Late, Too Late”. El número positivo de ventas del EP puso de manifiesto la popularidad de la banda y se colocó en el octavo lugar de las carteleras. Motörhead estaba disfrutando su despegue y, por si fuera poco, para celebrar la acreditación que recibió Bomber como disco platino, lideraron la fiesta Top Heavy Metal Brain Damage en Bingley Hall, Staffordshire.

Seguidamente, ingresaron a Jackson’s Studios en Rickmansworth para grabar su tercer vinilo –de la mano del productor Vic Maile- que fue conocido el 8 de noviembre de 1980 como Ace Of Spades. En definitiva, esté álbum se convertiría en el clásico de la banda y, además, los postuló como una de las bandas más aclamadas de aquellos tiempos no solo de Europa sino también de América. De los doce cortes sobresalió el emblemático “Ace Of Spaces” que posteriormente se consolidó como el himno de la banda, así como “(We are) The Road Crew”, “Shoot You In The Back” y “The Hammer”. Cabe resaltar que Ace of Spades recibió el status de oro y, a manera de festividad, Bronze publicó una edición limitada en vinilo de oro. Luego iniciaron el Ace Up Your Sleeve’UK Tour en Europa junto a Girlschool y Vardis y aprovecharon para grabar tres conciertos en Leeds y Newcastle para un álbum en directo. Paralelamente a la salida de Ace Of Spades el sello Big Beat, que había heredado el catálogo de Chiswick, compiló cuatro temas que habían sido registrados durante las sesiones de 1977 en Escape Studios y las distribuyó bajo el nombre Beer Drinkers and Hell Raisers. También salió a la venta “The St. Valentines Day Massacre Ep”, que contenía la  colaboración con las Girlschool en una versión del tema “Plase Don’t Touch” de Johnny Kidd And The Pirates; “Bomber” a cargo de las rockeras y “Emergency” por Motörhead.

El álbum los condujo a otro viaje y esta vez llegaron por primera vez a Norte América, acompañando a Ozzy Osbourne en el marco de la gira de su álbum debut como solista. Durante su estadía en tierras norteamericanas les llega la noticia de que su entrega en directo, No Sleep ‘Til Hammer había acaparado la primera posición. Luego regresaron a Inglaterra, en donde encabezaron The Havy Metal Holocaust en el estadio Port Vale. Motörhead terminó 1981 con una gira por Europa y Escandinavia, haciendo su base de fans cada vez más y más grande.

motorhead-06

Tras una intensa jornada de conciertos, Motörhead decide empezar los trabajos para su próximo vinil, pero la situación no era sencilla porque no habían tenido el suficiente tiempo para ensayar, pero sobre todo, no contaban con una productora independiente. Pese a las dificultades, los ingleses se embarcaron en una auto-producción que primero tuvo lugar en Ramport Studios y finalizó en Morgan Studios en febrero de 1982. Dos meses después apareció el single “Iron Fist” seguido del lanzamiento del álbum homónimo el 17 de abril. Ambos ocuparon un buen lugar en las carteleras y fueron los últimos trabajos que hicieron con la formación clásica integrada por Lemmy, Clarke y Taylor.

Motörhead inició una gira por Inglaterra para luego continuar en Norteamérica hasta el 14 de mayo, día en el que Clarke tocó so último repertorio con Motörhead en el New York Palladium. Clarke había dispuesto salirse de la banda debido a que Lemmy dio luz verde a una colaboración para un single con Wendy O Williams y su banda The Plasmatics, en el que interpretarían el cover “Stand By Your Man” de Tammy Wynette. Para Clarke, dicha participación ponía en tela de juicio los principios del grupo y se negó a intervenir en la misma. Luego de varias llamadas telefónicas para remediar la situación, Lemmy y Taylor se contactaron con el guitarrista de la banda Thin Lizzy, Brian Robertson, quien se encontraba grabando como solista en Canadá. Robertson estuvo de acuerdo en ayudarlos a terminar el tour, en el que debutaron en los estadios de Wrexham y en Hackney.

Con la nueva formación se prepararon para su siguiente entrega que resultó ser Another Perfect Day, que estuvo a cargo del productor Tony Platt y debutó el 4 de junio de 1983. Ya con las pilas recargadas se enlistaron para un viaje a América y Europa. Todo parecía haber vuelto a la normalidad para la banda, sin embargo, aunque Robertson ofrecía un excelente aporte melódico, no logró encajar completamente por dos motivos: el primero era su apariencia pues utilizaba el cabello corto, shorts, medias y zapatillas de ballet, lo cual fue rechazado por las y los fans debido a que no concordaba con la imagen que tenían de Motörhead; el segundo motivo fue que se rehusó a tocar los clásicos que la agrupación solía tocar en directo. Este último fue el detonante para que, de manera amistosa, determinaran que la mejor opción sería que se separara de la banda. Por lo tanto, su último show fue el 11 de noviembre en Berlín.

motorhead-07Por tercera ocasión se vieron en la necesidad de recurrir a un proceso de audición para elegir al nuevo miembro de la banda. Las audiciones arrojaron a dos posibles integrantes y terminaron por escoger a ambos. Ellos eran el galés, Phil Campbell, y el londinense, Mick Burston, mejor conocido como Würzel. Una vez completada la alineación, grabaron en febrero de 1984 la canción “Ace Of Spades” para el prestigioso show de comedia “The Young Ones”. Pero el cuarteto no permaneció por mucho tiempo en línea ya que hubo algunos problemas entre Lemmy y Taylor y éste último dejó la banda. Afortunadamente, Campbell había conocido al ex baterista de Saxon, Peter Gill, a quien no dudaron en proponerle que se les uniera. Los ensayos con Gill estuvieron de maravilla y rápidamente decidieron que él sería el reemplazo ideal.

Para Bronze Records los cambios constantes que habían azotado a la banda eran prácticamente un suicidio y por eso quería publicar un álbum compilatorio. Pero Lemmy intervino e insistió en que la nueva formación debía grabar algo nuevo para incluirlo al final de cada lado de la compilación. Las sesiones de grabación se realizaron entre el 19 y el 25 de mayo de 1984 en Britannia Row Studios en Londres. Los cuatro músicos grabaron seis temas para los “lados B” de los sencillos y para el álbum. El single  “Killed By Death” emergió y se consolidó como un nuevo himno para la banda y sus fans. El 15 de septiembre de ese año apareció el álbum doble, No Remorse, el cual fue platino en Inglaterra. A pesar de que el lanzamiento había tenido éxito, el cuarteto no estaba conforme con la forma en la que Bronze Records los estaba tratando y por esa razón deseaban terminar el contrato.

En ese sentido, los problemas regresan a la historia del cuarteto en gran parte porque lo que continuó estuvo repleto de conflictos legales. La disputa llegó a tal grado que Bronze Records interpuso una orden judicial para impedir que Motörhead grabara. Mientras encontraban una solución favorable, el grupo no se quedó con los brazos cruzados, por el contrario decidió irse de gira para recaudar algunos ingresos. Así, los destinos fueron Australia, Nueva Zelanda y Hungría. Luego montaron el Death On The Roads Tour, entre octubre y noviembre. Después se dirigieron a América, junto a los metaleros de Exciter y Mercyful Fate y, finalmente, en diciembre, terminaron el año con cinco shows en Alemania.

motorhead-08

El siguiente año traería buenas noticias. Motörhead ganó la batalla legal en contra de Bronze y el manager Douglas Smith inició su propio sello: GWR. En abono a las buenas noticias, la banda celebra el 28 y 29 de junio su décimo aniversario a través de dos conciertos realizados en Hammersmith Odeon. Lo conmemorativo de la fiesta de aniversario fue que en el encore aparecieron todos los integrantes que hubieran estado una vez en Motörhead, exceptuando a Larry Wallis. El video de la segunda noche fue lanzado posteriormente con el nombre de The Birthday Party. Seguido de la fiesta, el cuarteto emprende otro recorrido en el marco del “It Never Gets Dark Tour” y durante el otoño se fueron a una gira americana junto a Wendy O Williams.

Ya en 1986 el cuarteto se dispone a grabar otro plástico con su nueva disquera. Las sesiones tuvieron lugar en Master Rock Studios y junto a los productores Bill Laswell y Jason Corsaro dieron vida a Orgasmatron, cuyo sonido era muy similar a los de sus primeros trabajos aunque mayormente orientado al estilo heavy metalero de la época. Indiscutiblemente, otra travesía fue el siguiente paso de la banda que, además de los correspondientes recitales en el Reino Unido, tocó junto a Megadeth durante dos meses y a fin de año en Alemania.

motorhead-15El segundo álbum con el sello GWR fue Rock’n’Roll. Éste fue hecho público el 5 de septiembre de 1987, después de un intenso trabajo en el estudio. Varios temas de Rock’n’Roll se volvieron bastante populares. También se debe mencionar que el segundo corte de este vinilo era “Eat the Rich”, que había sido grabado por la banda para la película del mismo nombre y en la que Lemmy actuó haciendo el papel de un hombre mafioso. Además, para júbilo de las y los headbangers, éste álbum marcaba el regreso de Philty Animal Taylor en la batería.

El año 1988 empieza con un tour de dos meses por América junto Alice Cooper, seguido de Europa junto a Girlschool y Destruction. Es durante ese año que deciden grabar otro álbum en directo y lo hacen el dos de julio en Hämeenlinna, Finlandia durante su presentación en el Rock Festival de dicho país. Así, el 15 de octubre de aquel año el registro fue lanzado como No Sleep At All. Aunque con un sonido pobre, No Sleep At All demostraba el poder de la banda, reforzado con la dureza y rapidez de las guitarras. El cuarteto continuó sus acostumbrados viajes por América –compartiendo escenario con Overkill y Slayer-, Alemania e Inglaterra. Lamentablemente otra vez brotaron problemas entre el grupo y su –relativamente-nueva disquera. Por tanto se abrió un caso legal contra GWR que no fue resuelto hasta mediados de 1990. Por tal causa el año 1989 estuvo repleto de conciertos que promovían el directo No Sleep At All y que les permitieron presentarse en lugares que no habían visitado como lo fue Brasil, en donde dieron cinco recitales.

Una vez terminado el litigio con GWR se dirigieron a América con su nuevo mánager, Phil Carson y ganaron un contrato con la multinacional Sony/Epic. Las grabaciones de su nueva entrega dieron inicio a medio 1990 pero justo antes de principiar las sesiones, su antiguo mánager, Doug Smith, publicó el concierto grabado durante el décimo aniversario del grupo, pese a que ellos le habían expresado desde 1986 que no querían hacerlo. No obstante el mal rato, el cuarteto se concentra en grabar. Cuando hubieron grabado cuatro canciones con el productor Ed Stasium debieron despedirlo debido a que Lemmy se percató que en la mezcla del tema “Going To Brazil” se escuchaban otros instrumentos que Stasium había agregado sin el consentimiento de ninguno de los cuatro músicos. La versión de Stasium fue que había llegado al límite de su paciencia por el abuso que Lemmy hacía del alcohol y que eso había provocando su renuncia.

motorhead-14

A fin de cuentas fue Peter Solley el que continuó con el trabajo de Stasium y para el dos de febrero de 1991 la nueva placa titulada 1916 ya tenía un lugar en los almacenes. 1916 pasó a integrar la lista de favoritos de muchos fanáticos de Motörhead, incluso codeándose con el exitoso Ace of Spades, tanto así que fue nominado para un Grammy en la categoría “mejor disco de metal”. No se puede dejar de mencionar que 1916 significó el renacimiento de la banda en la década de los ’90; a cada canción se le dio el tiempo debido, el tiempo necesario para llegar a ser lo que fue. Además, llamó mucho la atención la balada del mismo nombre porque era algo nuevo y desafiante para la banda y cuya letra fue inspirada por la Batalla de Somme, librada en la I Guerra Mundial. La subsiguiente serie de shows les posibilitó compartir con The Almighty, Alice Cooper, Judas Priest y Sepultura.

Tras bastidores las cosas no eran tan buenas como parecían. La banda pasó por un continuo cambio de mánagers y, en efecto, la relación interna tampoco iba viento en popa. Campbell, Würzel y Taylor presionaban a Lemmy para que despidiera a Doug Banker y de repente, apareció en escena Todd Singerman, quien insistió en administrar la banda a pesar de no tener experiencia en ese ramo. Después de debatirlo, el grupo se reúne con él para aceptar su propuesta. Entre tanto, los británicos se hunden en Music Grinder Studios para arreglar una nueva placa. Fueron tres los bateristas que tuvieron parte en la hechura ya que Taylor fue expulsado por su poca voluntad; luego escogieron a Tommy Aldrige para grabar la mayoría de material que faltaba y por último Michael Kiriakos Delaouglou, más conocido como Mikkey Dee, interpretó el tema “Hellraiser”. El resultado fue March Ör Die que fue conocido el 14 de agosto de 1992 y que, si bien contaba con la participación de Ozzy Osbourne y de Slash, no tuvo la aceptación esperada ya que el destellante 1916 era muy difícil de opacar.

motorhead-13En seguida, Mikkey Dee quedó como sustituto de Philthy. Dee había tocando con bandas de la talla de Kind Diamond y se había unido a Don Dokken para su álbum solista. Su primer concierto con Motörhead fue llevado a cabo el 30 de agosto de 1992 en el anfiteatro Saratoga Performing Arts Center de Nueva York. Pese a que los primeros conciertos del tour le resultaron un poco complicados por falta de ensayo, demostró que tenía la potencia necesaria para quedarse como baterista de Motörhead. En dicho tour tuvieron fechas junto a Ozzy Osbourne, Skew Siskin, Exodus, Metallica, Guns N’ Roses y Saxon. Aún cuando cada concierto del viaje abastecía a la banda de mayor renombre fueron despedidos de Sony, junto con otras bandas. Esta vez el mal sabor de boca era peor que antes ya que Sony no era cualquier sello y aunque no se encontraban en medio de la nada gracias a su calurosa fama, no les caía en gracia tener que volver a hacer todas las gestiones para ganarse un nuevo contrato.

Valiéndose de la actitud aguerrida que los caracteriza se las arreglaron para establecerse en Los Ángeles y empezar a grabar nuevas canciones mientras buscaban otra casa disquera. Además, también aprovecharon el tiempo con otra gira que los llevó hasta Argentina, toda Europa y finalizó con broche de oro en su regreso a E.U.A., en donde se presentaron en el famoso New York Ritz. Luego de la extensa travesía y el arduo trabajo siguieron con el proceso de grabación. En el ínterin de su búsqueda apareció Howard Benson, quien sería el productor de sus próximos cuatro plásticos. El cuarteto grabó con sus propios medios en A&M Studios y en Prime Studios en Hollywood y el 29 de noviembre de 1993 lanzaron Bastards.

Para la distribución de Bastards buscaron a la compañía alemana ZYX, la cual contribuyó en gran medida pero se negó a pagar copias promocionales, por lo que la banda tuvo que enviarlas por sí misma. El trabajo de los músicos en esta placa era espléndido, Dee aportaba un gran desempeño con las baquetas y el sonido general de la banda derramaba fuertes cantidades de agresividad. Lo que siguió fue un extenso recorrido por Estados Unidos junto a Black Sabbath y Morbid Angel, luego Argentina, Japón y Europa.

El año 1995 principió con presentaciones en Europa y un segundo tour con Black Sabbath. Motörhead regresa a Los Ángeles, específicamente a Cherokee Studios en Hollywood para dar vida a su consecuente lanzamiento, que se haría bajo el sello Steamhammer / SPV y CMC en Estados Unidos. Sin embargo, durante la grabación se vaticinaba el desánimo de Würzel, quien poco tiempo después de haber concluido decidió dejar la banda. Finalmente, Sacrifice vio la luz el 11 de julio de ese año y la banda dispuso seguir como un trío. Así, se aventuraron en un prometedor tour mundial que los condujo por primera vez a Chile en el Teatro Monumental. Más tarde, ese mismo año, Lemmy celebró su cumpleaños número 50 en el conocido club nocturno de California, Whiskey A Go Go. Metallica tuvo parte en esta celebración, presentándose con el nombre “The Lemmy’s”.

motorhead-12En marzo de 1996, Motörhead ingresa a Ocean Studio para seguir con el ritmo de trabajo acostumbrado y proveer a sus fans de más rock’n’roll. La grabación es interrumpida por la participación del terceto en algunas fechas del Summer Festival de Europa. No fue sino hasta el 15 de octubre que dieron a conocer Overnight Sensation, que era el primer trabajo de la banda como un trío desde la salida del Another Perfect Day. El año fue concluido con otro periplo por América y Europa junto al eminente Dio. El tour se explayó hasta bien entrado 1997 y durante esa segunda parte se presentaron en Rusia, en donde nunca antes habían tocado.

Aquellos shows eran simplemente espectaculares y la banda lograba transmitir toda su energía. Los lugares de sus conciertos eran cada vez más grandes y con eso se alimentaba no solo el buen sentir de Motörhead sino también su reputación como uno de los mejores exponentes del rock’n’roll y afirmando su prestigiosa postura como precursores de la nueva ola del heavy metal británico. De hecho, los promotores ingleses sabían que invertir en los shows de Motörhead era un negocio muy rentable. En ese contexto determinan grabar otro álbum en vivo pero antes editan Snake Bite Love y lo lanzan el 10 de marzo de 1998. Un cúmulo de shows se avecinó, incluyendo The OzzFest, el Summer Festival y el concierto en The Docks en Hamburgo, de cuya entereza se desprendió el disco doble en directo, Everything Louder Than Everyone Else, a la venta desde el 9 de marzo de 1999 y considerado por las y los fans el mejor de Motörhead en su tipo.

En el 99 el grupo giró desde abril hasta junio y luego se metió a Karo Studios en Brackel, Alemania a grabar el siguiente disco. Pero antes del lanzamiento vuelven a tomar el toro por los cuernos y se embarcan en otro tour. Finalmente, completan los arreglos del nuevo material en Los Ángeles y sacan al aire el video “God Save The Queen” (en la versión de los Sex Pistols) en Londres acompañando al primer single de la próxima placa. El 16 de mayo del año 2000 sale a luz We Are Motörhead al cual le sucedió otra “docena” de conciertos en América, Europa, Japón, etc., etc.,… We Are Motörhead era el molde perfecto de la banda: destilaba un rock potente y agresivo.

Mientras la banda estaba de viaje el sello Metal-Is lanzó al mercado un disco doble denominado The Best Of Motörhead que, a manera de celebración del vigésimo quinto aniversario, compilaba 40 temas remasterizados digitalmente que daban cuenta de todas las etapas importantes de la historia de la banda hasta ese momento, incluyendo cortes con la colaboración de Girlschool, la versión de “God Save The Queen” y otras curiosidades. El 22 de octubre de 2000 Motörhead celebró sus 25 años de trayectoria con un concierto en Brixton Academy en Londres. Esa noche tuvieron como invitados a “Fast” Eddie Clarke, Brian May, Doro Pesch, entre otros y, además, el soporte visual de luces de “Bomber” enriqueció la atmósfera. El concierto fue grabado y lanzado en formato DVD el 13 de noviembre de 2001 bajo el nombre 25 & Live Boneshaker y dos años después en CD como Live At Brixton Academy.

motorhead-09

En medio de una gran oleada de frenesí la salud de Lemmy se vio afectada, tanto así que debieron posponer algunos recitales debido a la seria advertencia de los médicos. Antes de reemprender el recorrido aprovechan para tocar “The Game”, el tema introductorio del luchador Triple H, en Wrestlemania que es el evento deportivo más importante de la lucha libre profesional y es organizado por la World Wrestling Entertainment. El performance fue televisado a nivel mundial y de esa forma Motörhead ganó más fans de las nuevas generaciones. Tras un mes de descanso, el trío se encierra de nuevo hasta que, el 9 de abril de 2002, dan a conocer Hammered, un disco que, aunque más relajado que el anterior, contiene variedad de temas contundentes y melódicos, sin dejar de mencionar la voz del luchador Triple H en “Serial Killer” y el teclado de Dizzy Reed en “Mine All Mine”. Durante la promoción de Hammered en E.U.A. se presentaron junto a Morbid Angel y Speedealer mientras que en Europa el mayor número de fechas fue con Anthrax. En el tour pudieron confirmar que el número de seguidores y seguidoras iba al alza.

Durante abril y mayo de 2003 continuaron promocionando Hammered pero Campbell se vio obligado a faltar durante tres fechas a causa de la muerte de su madre, por lo que Todd Youth lo sustituyó en esos días. Luego, dieron inicio a otro tour en Estados Unidos acompañados de Iron Maiden y Dio. Así mismo, en octubre aparece Stone Deaf Forever!, una entrega quíntuple que compila 99 cortes de Motörhead desde 1975 hasta 2002, incorporadas rarezas, 19 temas inéditos y un folleto de 60 páginas que contenían fotos no publicadas, entre otras cosas.

motorhead-10Los “bastardos” fueron invitados a tocar en un prestigioso evento en la Royal Opera House de Londres el 22 de febrero de 2004 y luego pasaron a organizar la producción del siguiente larga duración. Antes del lanzamiento enfilaron un arsenal de recitales alrededor del mundo y el 22 de junio, mientras se encontraban en medio de una veintena de festivales de verano, aparece Inferno con una maravillosa producción a cargo de Cameron Webb, cargado de furia, poder y al margen estricto de la marca clásica de Motörhead. Además, en los temas “Terminal Show” y “Down On Me” se puede deleitar las interpretaciones del ilustre Steve Vai, a quien Lemmy invitó al encontrárselo de manera casual en el Rainbow Bar & Grill de Hollywood. A toda la algarabía de Inferno se suma otro rimero de conciertos.

El 2005 le trajo a Motörhead su primer Grammy en la categoría “mejor interpretación de metal” de los Awards of 2005. Esto gracias al cover que realizaron del tema “Whiplash” de Metallica. Desde marzo hasta mayo anduvieron con Corrosion of Conformity en tierras gringas. Luego, se presentaron en no menos de veinte festivales y después arrancaron su “30th Anniversary Tour” con un show celebrado el 16 de junio en el Hammersmith Apollo de Londres. Mientras transcurría la aventura azotaron las tarimas con Mondo Generator, In Flames, Girlschool y Mötley Crüe. Aquel año también fueron entrevistados para un reportaje de una hora que conformaba la serie de documentales Live Fast, Die Old transmitida en el canal británico, Channel 4. La BBC Radio también sacó partido de Motörhead al publicar las apariciones de la banda en el álbum recopilatorio BBC Live & In-Session.

Durante el 2006 hicieron, junto a Meldrum, un pequeño tour de cuatro fechas en las salas de conciertos de House of Blues. A la vez, se preparaban con la grabación de la próxima placa. Seguidamente se dirigieron a Europa para asistir a varios festivales al aire libre; tuvieron una interpretación en The Rock Freakers Ball en Kansas y después viajaron al Reino Unido con Clutch y Crucified Barbara. El 29 de agosto, mientras continuaban de gira, apareció Kiss Of Death vía Sanctuary Records. Los temas de Kiss Of Death son tan enérgicos como sucios y mantienen un sonido duro, el sonido fielmente apegado a las raíces de la banda. Es por eso que este material viene a consolidar la premisa de que Motörhead no se enfoca en innovar sino en dar a sus fans lo que siempre han esperado de la banda. El trayecto finalizó el 25 de noviembre con un concierto en Brixton Academy.

motorhead-11El beso de la muerte propuso una visita a Sudamérica, ocasión en la que los bastardos volvieron por segunda vez a territorio chileno para presentarse en el Estadio Víctor Jara en mayo de 2007. Tras esto zarpan a Europa, en donde ofrecen un show en el Royal Festival Hall en el marco del Meltdown, un festival que se desarrolla de forma anual en Inglaterra y que incluye una gran variedad de música, filmes y otras interpretaciones artísticas que en su conjunto llegan a ocupar 85 mil metros cuadrados.

El 16 de julio de ese año sale Better Motörhead Than Dead – Live At Hammersmith, disco doble que conmemora los momentos de la larga noche en la Ciudad de Londres, en la que festejaron su aniversario número 30. Éste contiene 23 tracks que, en gran medida, constituyen los clásicos del grupo, como  “Bomber”, “Ace Of Spades”, “Overkill” y “Iron Fist”. Aunque claro, también recoge temas de Inferno y otras singularidades. El 2007 terminó, como de costumbre, con conciertos en Japón y Australia, en la compañía de Rose Tattoo, para luego rematar en Europa.

A principios de 2008 una reedición de No Sleep ‘Til Hammersmith fue lanzada a través de un CD doble y, a mediados del mismo, Motörhead se reunió con Cameron Webb en Los Ángeles para empezar las operaciones de su nuevo álbum. Comprometidos con sus fans entablan una serie de presentaciones, destacando el Download Festival en Europa y el Metal Masters Tour en América junto a Judas Priest, Heaven & Hell y Testament.

Motörizer fue publicado el 26 de agosto de 2008 y no es más que otra entrega con el sello distintivo del power trío, que ha sabido mantener su propio estilo sin rayar demasiado en la auto-repetición. Durante el 2009 continuaron con su faena de “motorizar” al mundo entero y, de esa cuenta, llegaron por primera vez al medio oriente para ser parte del Dubai Desert Rock Festival. En ese año también se empezó a grabar el documental Lemmy: 49% Motherfucker, 51% Son Of A Bitch, dirigido por Greg Olliver y Wes Orshoski. El documental reúne anécdotas de la vida del frontman, así como entrevistas a sus familiares, amigos y el propio Lemmy relatando su historia. Además en octubre fueron objeto del contenido de un reportaje de 10 páginas en la prestigiosa revista Rolling Stones, siendo la primera vez que se les concedía semejante espacio.

Motörhead

Entre tanto ajetreo, disponen hacer una pausa para componer su vigésimo álbum, The Wörld Is Yours, grabado en Longwave Studios y conocido desde el 13 de diciembre de 2010. El reciente CD abraza 11 tracks cuyo review pueden leer aquí. Ahora Motörhead realiza una extensa lista de actividades con un calendario a reventar que los trae una tercera vez a Chile, el sábado 9 de abril en el Teatro Caupolicán, gracias a la nueva edición del Big Metal Fest.

Y a estas alturas, con tres décadas sobre los hombros, solamente se puede concluir que el mítico trío ha sabido subsistir en el terreno del rock y el metal, siendo ahora íconos de su propio estilo, inspiración de grupos eximios, venerados por sus feligreses y respetados por una prensa que en un principio no apostó por ellos. En ese sentido, han cobrado una gran factura a la historia del rock, sin dar señales de bajar el puño de hierro y demostrando, sobre todo, que Motörhead nació para ganar.

Aunque suene contradictorio, comentar un disco de Motörhead es bastante más difícil de lo que parece. Tal como lo leen, es decir, ¿como describir una banda que sabe a la perfección hacer Rock ‘n Roll del bueno sin sonar redundante? Su libreto lo conocen de memoria y siempre se las arreglan para crear discos que signifiquen algo, no importando que con ello no estén descubriendo la pólvora precisamente. En mi opinión, Motörhead es una de las pocas bandas capaces de sonar con frescura a pesar de que siempre siguen una misma línea; con esto quiero dar a entender que su música actualmente me suena convincente y no un simple souvenir para irse de gira como varios lo están haciendo. Aunque eso es harina de otro costal….

Estando en vísperas de Navidad Ian Fraser Kilmister cumplirá 65 años este 24 de Diciembre, ¡quién lo diría! Mientras muchos de sus contemporáneos piensan en el retiro de los escenarios, Lemmy parece condenado a hacer esto por los siglos de los siglos (Amén?) defendiendo el lema “Live Fast, Die Old” hasta las últimas consecuencias.

Lo más probable es que si decidiera dejar la música, formar una familia, renunciar al alcohol, al tabaco (y otras sustancias), las mujeres de dudosa de reputación y, además, se hiciera una cirugía estética para quitarse las verrugas en la cara, estaría traicionando su pacto con Satanás o alguna raza reptiliana (de aquellas que desde las sombras manipulan los destinos del mundo) y terminaría como cualquier mortal. Pero imaginar a Lemmy como un ser humano común y corriente es prácticamente una utopía a estas alturas.

“El mundo es de ustedes” es una arenga que evoca todo lo que Motörhead a predicado a lo largo de su carrera y, letristicamente hablando, los mensajes son simples, directos, algo clichés a ratos, pero honestos al fin y al cabo (casi todos en primera persona por cierto). No podría culparlo por eso, además, ¿alguien le quedan dudas de que Lemmy es uno de los pocos rockeros de tomo y lomo que van quedando comprometidos en un 100% con su causa?

Lo cierto es que The World Is Yours es especial, no sólo porque Lemmy cumple 65 años -y la banda celebra su trigésimo quinto aniversario-, sino que además, se trata del vigésimo disco en estudio de su extenso catálogo. Y con el groove que desprende Born To Lose queda claro que estamos escuchando Motörhead y no a otra a banda (el parecido con Shoot You In The Back es más que notorio). El riff de Phil Campbell es brillantemente simple y el doble bombo de Mikkey Dee te cae encima como un peleador de la UFC aplicando Ground ‘n Pound. I Know How To Die tiene una vibra bien punketa, con Lemmy cantando más bastardo que nunca y el solo de Phil tiene bastante de ese Rock ‘n Roll de los años ’50.

Get Back In Line es de esas canciones que cuando la escuchas sabes que puede tratarse de un clásico en potencia. El riff me recordó a One Way Or Another de Blondie meets Love For Sale del Snake Bite Love. La letra totalmente auto-referente: “we are the chosen few; we are the frozen crew; we don’t know what to do, just wasting time; we don’t know when to quit, we don’t have room to spit; but we’ll get over it, get back in line”.

Devils In My Hand, tiene ese ritmo pegajoso de carretera -donde la línea bajo te deja el cerebro como después de una lobotomía-, y para variar, nuevamente letras auto referentes.  Rock ‘n Roll Music suena por todos lados a AC/DC con It’s A Long Way To The Top (If You Wanna Rock’n Roll). Es verdad, la letra raya en lo cliché ¿pero quién que le guste el Rock no se siente identificado cuando escuchas frases como “Rock ‘n Roll music is the true religion, never let you down you can dance to the rhythm” o “Rock ‘n Roll even gonna set you free, make the lame walk and the blind to see”? ¡Creo que nadie!

Waiting For The Snake tiene un riff con reminiscencias a Soundgarden. El riff del principio no era mala idea, pero en líneas generales se trata de lo más bajo del disco (el coro no me termina de encajar) y a pesar que dura un poco más de 3 minutos se me hace un poco larga. Brotherhood Of Man es una especie de Orgasmastron 2.0, con Lemmy cantando casi gutural y dándole una atmósfera lúgubre y siniestra a la canción.

Outlaw sigue la línea más rockanrolera. Es bastante pegajosa, tiene buenos arreglos y una gran despliegue de Mikkey Dee en los tarros. I Know What You Need cuenta otro coro simple pero efectivo, es directa y no da espacio a concesiones. ¡100% Motörhead!

Llegamos al final con Bye Bye Bitch Bye Bye que suena a una mezcla entre Rocker de AC/DC con Getaway de KISS (del disco Dressed To Kill de 1975). Sin mencionar que tiene una prosa que Neruda y Huidobro ya se la querrían para si, ejemplo: “gonna do some work on you and only you know why, and then it’s time to say ‘so long’, bye bye bitch, bye bye”. Esto es un himno fiestero por excelencia y no hay mucho más que comentar al respecto.

The World Is Yours, es para mí, el mejor disco de Motörhead de los últimos años. Teniendo en consideración que la etapa dorada de la banda es el período 1979-1986, el resto del catálogo es de un nivel más bien parejo (unos mejores que otros obviamente). Y dentro de ese lote, este álbum es uno de los puntos altos siendo bastante directo y fácil de digerir.

El hecho de que no dure más de 40 minutos ayuda en gran medida a generar ese impacto.

A final de cuentas el mérito acá es que Motörhead hizo un muy buen disco de Rock ‘n Roll a la Motörhead (valga la redundancia), lo que significa diversión garantizada. Lo mejor de todo es que ya anunciaron fecha en nuestro país para el próximo 9 de Abril de 2011 en el Teatro Caupolicán. ¡Comenzó la cuenta regresiva!

«Who’d win in a wrestling match, Lemmy or God?… mmmh Lemmy?, God?.. Wrong, dickhead, trick question LEMMY IS GOD!»

Track List:

01. Born To Lose
02. I Know How To Die
03. Get Back In Line
04. Devils In My Head
05. Rock ‘n’ Roll Music
06. Waiting For The Snake
07. Brotherhood Of Man
08. Outlaw
09. I Know What You Need
10. Bye Bye Bitch Bye Bye

Motörhead en ChileEl motor más ruidoso del Rock and Roll suena más fuerte a partir de hoy. Esto, porque desde esta mañana están disponibles las entradas para el show de MOTÖRHEAD en Chile del próximo sábado 09 de abril.

Los boletos se pueden comprar a través del Sistema Puntoticket, Tiendas Ripley, Cinemark, fono 600 462 6000; y sin recargo en local Traffic del Eurocentro (Ahumada 83, local 0104 – 1er subterráneo. Lunes a viernes de 12:30 a 20:30 horas y sábado de 12:00 a 16:00 horas).

Los precios son los siguientes:

Plateas: $24.000
Cancha: $26.000

MOTÖRHEAD llega a Chile con Lemmy Kilmister en voz y bajo, Phil Campbell en Guitarra (desde 1984) y Mikkey Dee  como baterista (desde 1992). La banda ya se presentó en Chile en dos oportunidades. La primera de ellas ocurrió en 1995 en el Teatro Monumental y la segunda; en mayo de 2007 en el Estadio Víctor Jara ante un lleno total.

Además, el aclamado documental “Lemmy”, que muestra la vida del carismático líder de MOTÖRHEAD, es uno de los platos fuertes de una nueva edición del Festival In-Edit. El estreno de la cinta está agendado para el día miércoles 8 de diciembre en el Cine Arte Alameda.

Te dejamos un resumen de las 3 bandas confirmadas que ocuparán la cartelera de conciertos en abril del 2011:

MOTÖRHEAD: abril 2011

Motörhead

Quienes asistieron al Big Metal Fest pudieron enterarse (por el lienzo desplegado) de la próxima visita de Lemmy Kilmister, Phil Campbell y Mikkey Dee. MOTÖRHEAD regresa a Chile en abril  y pronto se entragará información de la fecha concreta, recinto y precios.

IRON MAIDEN: domingo 10 de abril – Estadio Nacional

Iron Maiden

La venta de entradas para el concierto de IRON MAIDEN comenzará con una preventa especial el día 26 de noviembre. La venta general será a partir del día 27 (del mismo mes) y ya se adelantó que la cancha no será dividida y tendrá un valor de $25.000, mientras que la galería costará $22.000. En los próximos días se informará sobre los sectores restantes del Estadio Nacional. Las entradas estarán a la venta por sistema Ticketmaster y sin recargo en The Knife de Eurocentro.

KAMELOT: jueves 7 de abril – Teatro Teletón

Kamelot

Confirmada está la gira de KAMELOT en Sudamérica, quienes visitarán nuestro país el jueves 7 de abril en el Teatro Teletón. Las entradas ya se encuentran a la venta en sistema FeriaTicket.cl y tiendas Feria Mix. Sin recargo se pueden encontrar en RockMusic de Eurocentro (locales 0209 y 02013) y de Portal Lyon (local 42), Traffic Eurocentro (local 0104) y Voz Propia Records en Portal Lyon (local 71-A). Los precios son:

1ª etapa (hasta el 02 de enero)

  • Poetry For The Poisoned (VIP) $ 25.000
  • Ghost Opera (GENERAL) $ 17.000

2ª etapa (del 03 de enero al 06 de abril)

  • Poetry For The Poisoned (VIP) $ 27.000
  • Ghost Opera (GENERAL) $ 20.000

Precio full

  • Poetry For The Poisoned (VIP) $ 30.000
  • Ghost Opera (GENERAL) $ 23.000

Motörhead

Los ingleses MOTÖRHEAD están próximos a lanzar un nuevo disco. «The World Is Yours», el sucesor de Motörizer del 2008, saldrá a la venta el próximo 13 de diciembre y será el primero lanzado bajo su propio sello, Motörhead Music.

Los temas presentes en The World Is Yours son los siguientes:

01. Born To Lose
02. I Know How To Die
03. Get Back In Line
04. Devils In My Head
05. Rock ‘N’ Roll Music
06. Waiting For The Snake
07. Brotherhood Of Man
08. Outlaw
09. I Know What You Need
10. Bye Bye Bitch Bye Bye

Motörhead - The World Is Yours

Lemmy Kilmister, líder de MOTÖRHEAD, aparecerá junto a sus compañeros (el guitarrista Phil Campbell y el batería Mikkey Dee) en la decimosexta versión de «La casa árbol del terror», el capítulo especial de Halloween de «Los Simpsons»

Según se ha adelantado, el líder de la legendaria banda acompañará a Homero en un viaje al infierno.

Lemmy en Los Simpsons

«Lemmy», la película del líder de Motörhead Lemmy Kilmister, estará en exhbición en el Festival de cine y documental musica In-Edit, a desarrollarse en diciembre en la ciudad de Santiago.

El film fue dirigido y producido por Greg Oliver y Wes Orshoski, quienes siguieron al cantante/bajista cerca de 3 años de gira por el mundo. «Lemmy» también cuenta con entrevistas a METALLICA, JOAN JETT, DAVE GROHL, SLASH, TRIPLE H, OZZY OSBOURNE, STEVE VAI y muchos más.

A continuación se pueden ver 2 versiones del trailer:

Lemmy Movie

BBC

Según informa la cadena televisiva británica BBC, varios músicos de bandas emblemáticas del Heavy Metal y el Hard Rock como JUDAS PRIEST, IRON MAIDEN, DEEP PURPLE, MOTÖRHEAD y DIAMOND HEAD, estarán formando parte de un documental que dicha cadena está realizando, y que llevaría por nombre “Heavy Metal Britannia”. Se espera que el documental salga al aire el 5 de marzo del presente año hasta el momento cuenta con la presencia de figuras como Bruce Dickinson, Rob Halford, Glenn Tipton, Lemmy Kilmister, Brian Tatler, Ian Gillian y Jon Lord, entre otros.

El documental contará la historia del Heavy Metal en el Reino Unido, desde sus origen a mediados de los 60’s y principios de los 70’s hasta su actualidad, pasando por su época de auge durante los 80’s con el surgimiento de la NWOBHM.

¿Que es lo que te produce o se te viene a la mente cuando escuchas el nombre de Motörhead?… la respuesta mayoritaria seguro está entre: sed y rock ‘n’ roll. Es algo que se apropió de quienes estamos metidos en este estilo de música y de quienes, por supuesto, gustamos de las sonoridades que Mr. Kilmister ha plasmado a lo largo de los 33 años de carrera y los más de 20 discos de estudio grabados bajo el nombre de Motörhead; números que hacen de esta banda una de las principales y más características leyendas vivientes del rock duro.  Tan característico como el estilo propio que han forjado.

Convengamos en que Motörhead esta lejos de ser una banda que busque explorar con nuevos sonidos o mezclar estilos para tratar de mostrarse innovadores o adaptarse a nuevas facetas o modas. El particular «rock’n’roll acelerado» que han desarrollado desde sus mismos inicios (como si tocáramos un vinilo de Elvis de 33 rpm a 45 rpm) prácticamente se ha visto inmutable a través del tiempo.  Esto puede ser para algunos un punto criticable dentro de la historia musical de la banda.  Sin embargo, para muchos otros (entre los que me incluyo), es justamente la razón por la cual continuamos escuchando a una agrupación como esta.

Sabemos que año tras año y disco tras disco, Motörhead nos deleitará con un puñado de canciones con formulas que, por muy repetidas que suenen, de seguro provocarán las mismas emociones que tuvimos la primera vez que escuchamos temas como Ace of Spades, Iron Fist, Bomber, Overkill y tantos otros; eso más el casi incontrolable deseo de beber algún «tónico» al son de los acordes del bajo de Lemmy. Dos razones para continuar escuchando cada una de sus placas.

En esta ocasión el disco trae consigo 11 nuevos temas y lleva por título Motorizer, el que estructuralmente es muy similar a su anterior trabajo Kiss of Death.  Nuevamente podemos encontrar temas para todo tipo de gustos, desde los más rápidos como el inicial Runaround Man, de corte muy rockero; Rock Out, que es el tipico tema en la línea de Iron Fist, Ace of Spades o, ya más «nuevo», Burner, del album Bastards de 1993; Teach You How to Sing the Blues, Buried Alive y Time is Right entrarían también dentro de los más acelerados del disco, temas de fácil escucha y con coros gancheros que no cuesta mucho después de un par de días escuchándolos, repetirlos como si tratara de grandes clásicos.

En la veta más lenta, pero a la vez más densa que acostumbra a componer Motörhead, encontramos canciones tales como When The Eagle Screams, One Short Life, que tiene a la vez un feeling muy «bluesero», English Rose, Heroes y The Thousand Names of God, así como también Back On The Chain, que me recordó mucho a una de las partes que componen el tema Hand Of Doom, de Black Sabbath y que encontramos en su disco Paranoid.

Si quieren saber en pocas palabras como suena el nuevo disco de la banda, es mucho más sencillo que toda la palabrería que les podamos decir: simplemente suena como Motörhead. Si conocen algo de ellos, no hay forma de entender errádamente una aseveración como esa. El inconfundible sello que ha sabido imprimir Lemmy a su música esta presente a lo largo de toda la placa, tanto musical, como líricamente: «Rock out, rock out, with your cock out, Impress your lady friends, Rock out, rock out, rock out, ‘Til your life is at an end.» ¿Les queda alguna duda de aquello?, me imagino que no.

Nuevamente un disco de Lemmy y Cía. para disfrutar cerveza en mano. ¡Salud!

Hace exactamente 30 años y luego que fuera despedido de Hawkwind, un tipo de nombre Ian Fraiser Kilmister, más conocido como «Lemmy», se decidió a formar su propia banda bajo el nombre de Bastard, pero luego de un par de conversaciones con su manager optó por cambiar este por el de Motörhead (nombre para denominar a los consumidores de anfetaminas), con el cual hasta el día de hoy sigue dando que hablar.

Y es que Motörhead con la tripleta compuesta por los discos Overkill, Bomber y Ace Of Spades y su Rock ‘n’ Roll desenfrenado, contribuyó a cimentar las bases del estilo que ya venían forjando otros coterraneos como Black Sabbath, Deep Purple y Judas Priest, por supuesto me refiero al Heavy Metal y aunque a Lemmy no le guste que los clasifiquen como tal, nada puede hacer ya, puesto que Motörhead se constituyó rápidamente en un fuerte referente para bandas que comenzaban a dar sus primeros pasos y que luego, bajo su influencia, crearían nuevas formas musicales que derivarían en la formación de más subgéneros, léase Venom.

Pero bueno… este año 2006 y siendo fieles a lo prolíferos que siempre han sido, Motörhead vuelve a la carga con una nueva placa, Kiss of Death, un álbum que mezcla a la perfección el Rock ‘n’ Roll característico de la banda, con patrones que son propiamente Heavy Metal. Esta nueva entrega de Motörhead consta de 12 cortes, muy variados en cuanto a velocidad y estructuras, pero por supuesto todos unidos por un común denominador… ese rock de carretera o cantina de poca monta, mezclado con una fuerte dósis de metal, que se ha transformado a lo largo de los años en el sello de la banda.

En Kiss of Death todas las características ya nombradas se mantienen, pero si hay algo digno de destacar es la variedad del disco, lo que se traduce en una placa sumamente entretenida. Acá encontrarán temas rápidos, lentos, pesados, rockeros, mosheros, etc., es decir, para todos los gustos. Dentro de la faceta más rápida del álbum podríamos citar la inicial Sucker, que se trata del acostumbrado corte veloz que abre muchas de las mejores placas de la banda, un buen y cañero riff a cargo de Phil Campbell, acompañado del siempre sólido bajo de Lemmy y la potencia que aporta el ex King Diamond, Mikkey Dee en la batería… Nobody cares if you lost or you won(…)We gonna dance on your grave, Sucker!!!… ¡que frases!, las letras de Motörhead siempre han sido tan desadaptadas como su música y he de esperar que continúen siéndolo, simplemente porque no pueden ser de otra forma, sino, no sería Motörhead. Otras canciones que podríamos citar dentro de la misma veta rápida del disco serían Trigger, con un coro que engancha a la primera, Sword of Glory, que trae un buen par de riffs y Going Down, que es incluso un poco más rápida que las anteriores.

Si bien todo el disco posee una buena cuota de heavy metal, hay algunos temas que destacan sobre otros por sus riffs y escencialmente por lo pesados de estos. Es el caso de cortes tales como Devil I Know, un tema simple y directo, pero con mucho peso y unas guitarras igual de simples, pero cañeras al máximo; Under The Gun, que es como una especie de «blues heavy metal», cuando lo escuchen entenderán a que me refiero; y Be My Baby, en donde destaca el gran trabajo en la guitarra de Campbell. Pero si de temas realmente pesados se trata, hay que destacar a Living In The Past y Kingdom of The Worm, como los cortes más densos de este Kiss of Death, especialmente Kingdom… en el cual la banda completa realiza un trabajo notable, destacándo el bajo de Lemmy que se escucha pesadísimo.

Mención aparte merece la balada del disco, God Was Never On Your Side, muy relajada, por partes semi-acústica, que adquiere más peso solo en los coros de esta; en este tipo de cortes la voz de Lemmy aporta la sensación de estar escuchando a un hombre viejo contándole sus andanzas por la vida a un grupo de jóvenes, con toda la sabiduría que las experiencias le han entregado… nada lejos de la realidad en todo caso. Excelente tema que pone la cuota de calma al disco.

Resumiendo, solo quiero dejar claro que con Kiss of Death Motörhead no pretende ni intenta reinventar nada, de hecho no encontrarán nada novedoso en esta placa, simplemente es todo lo que podemos esperar de un disco de Lemmy y Cía… y diría que un poco más. De todas formas destaca dentro de sus últimas producciones y sirve para revitalizar en cierto sentido su carrera, que si bien nunca ha estado alicaída, a veces es pasada un tanto por alto. La aguardentosa y característica voz de Lemmy sigue más vigente que nunca -¿a quien no le da sed escuchando Motörhead?- saquen sus cervezas y disfruten de un muy buen disco.