Entradas

Hace más de diez años, en una maravillosa noche veraniega, en un anfiteatro a las orillas del mar en Antofagasta, en medio de bandas de Death y Thrash Metal que hacían disfrutar a los más rudos y malditos del lugar, subió a escenario una banda de adolescentes y jóvenes muy jóvenes para presentar su Heavy Metal. Fueron objeto de ciertas burlas por su apariencia glam, pero al momento de comenzar a tocar cerraron un montón de bocas. Así conocí el nombre de Exxocet, una banda en la que podemos considerar como fundador a Ricci Love, único integrante sobreviviente de esos tiempos.

La banda se reformula un tiempo después en Santiago y terminan lanzando su disco debut “Rock & Roll Under Attack” (2016), álbum que los catapultó rápidamente por su potencia y excelente calidad compositiva y de producción, a pesar de varias dificultades que tuvieron para lanzarlo. Así, hoy nos regalan una nueva joya, la que explica por qué los hemos visto teloneando a Dee Snider y The Dead Daisies.

Así, la banda formada por Ricci Love y Lukky Sparxx en las guitarras, Chris Lion en las voces, Danny Crow en el bajo y Tom Azzter en la batería, quien dejó la banda con posterioridad a la grabación del disco, nos entregan ahora “Mighty Jungle”, un trabajo en el que se logran identificar variadas influencias que llevan a estos muchachos a un nuevo nivel musical para ellos creando su propio sello distintivo.

Todo arranca con la Intro, casi minuto y medio que comienza con sonidos selváticos que nos van adentrando a esta selva poderosa, hasta que empiezan a aparecer sonidos humanos, ritmos que se convierten en una batucada y le dan paso a la batucada metalera con la que arranca Cannibal Carnival, el sonido introductorio a este track hace imposible no recordar a Angra, lo que no impide identificar claramente el tema como algo propio de Exxocet, donde suena el sonido al que nos venían acostumbrando con la potencia de Lion en sus líneas vocales, la base rítmica festivalera de Azzter y Crow más las guitarras carreteras de Sparxx y Love. Con algunos gritos guturales en ocasiones muy bien colocados, con un quiebre rítmico exquisito a media canción y una sección de solos donde cada quien deja en claro sus capacidades. En definitiva, este disco arranca de entrada por todo lo alto.

Continuamos con el title track, Mighty Jungle, la que inicia con las guitarras a lo lejos para llevarnos a través de un ritmo levemente más relajado, que nos recuerda un poco Mötley Crüe quizás, ese midtempo canchero con un coro tremendamente ganchero, puro Glam Metal ochentero revitalizado por estos muchachos que nacieron con suerte al finalizar esa década. Un gustito de esos que hay que darse de vez en cuando con un toque moderno al prestar atención a las guitarras y la batería sobre todo, nuevamente destacando el tremendo trabajo vocal de Lion.

Alive la conocimos hace un tiempo, pues fue el segundo single de este trabajo, acelerando un poco pero manteniendo el ambiente nos deja más que claro la evolución y maduración de la banda al considerar su disco debut, tanto lírica como musicalmente. Uno de los detalles que más vengo disfrutando son los quiebres rítmicos que dan paso a la sección de solos. Es imposible no motivarse con este track, sus riffs potentes y fiesteros invitan a moverte con ganas y sentirte vivo, claramente.

No podía faltar la power ballad, misión cumplida por Goodbye I Say My Love, que recuerda un poco a Whitesnake incluso, manteniendo siempre su sello propio y luciendo las bases rítmicas cambiantes, los riffs cuidadosamente sólidos y las capas de voces que apoyan el trabajo central de Lion, ni siquiera aunque a uno no le agraden los pasajes más «románticos» puede llegar a molestarle este track. Un trabajo tremendamente bien logrado y con una sección de solos que incluso podría llegar a emocionarte si te pilla pensando en alguien específico.

Con un juego de la batería de Azzter arranca Night & Day, un tema que nos devuelve a la velocidad y potencia con la adición de elementos potentes como un pie de coro “tartamudo”, un detalle entretenido de escuchar y un ritmo que mueve de manera muy exquisita la batería acompañada del bajo de Crow, con una sección quizás nostálgica con sonidos típicos de los ’80 como de los videojuegos y películas de sci-fi. Es que realmente a este punto uno comienza a pensar que no hay forma que estos muchachos nos defrauden de alguna manera.

Como uno podría esperar, nos encontramos con un track en español, Tal para Cual, que arranca con un riff un poco más enojado y mantiene un ritmo medio que permite sentir esa rabia. Uno de los puntos más relevantes o que al menos siento necesario indicar es que, por lo general, cuando una banda canta en un idioma distinto, suele sentirse una diferencia en el tono del vocalista, aquí Chris Lion hace el mismo tremendo trabajo, sin mediar ninguna diferencia más que el idioma, para un tema tremendamente rápido que termina siendo el más corto del álbum.

Summer Nites nos lleva de vuelta a las fiestas y al sonido más rocanrolero de la banda, quizás el tema más genérico del álbum que ni siquiera por eso aburre o tiene algo malo, sino que podríamos decir que viene a ser el punto más bajo de un trabajo que viene tan alto hasta el momento que, aún así, es un muy buen tema, logrado de manera impecable, con un trabajo tremendo en los solos y con un Lion poniendo todo su talento en la bandeja.

Antes de terminar nos quedamos con el primer single y video de este trabajo, Screams From The South, el que arranca de inmediato con un tremendo riff que va siendo acompañado por la batería de Azzter hasta entrar de lleno a este reino de rabia contenida, un tema crítico que se mantiene en uno de los mejores niveles, llamando la atención sobre los despojos que se han hecho en estas tierras al sur del mundo. Nuevamente la base rítmica creada por Crow y Azzter sobre la que bailan las guitarras de Sparxx y Love es de tremenda factura, permitiendo a Lion lucirse casi sin esfuerzos, una combinación de talentos y esfuerzos que siento logran uno de sus mejores resultados en esta canción, con esos solos y esos riffs… magistral.

Todo llega a su fin y, en este caso, ese fin es Rock & Roll, donde un riff con toda la potencia del Heavy Metal nos invita a acompañar el tremendo grito de Lion para un track de puro y maldito Rock & Roll y Heavy Metal, con riffs poderosos que recuerdan un poco a Judas Priest en algunas secciones, golpeando con fuerza la cabeza de cualquiera que lo escuche y llamando a levantar el puño y gritar junto con la banda que ¡¡el Rock & Roll no ha muerto señores!! Si veníamos hablando de un tremendo trabajo, definitivamente su cierre está a la altura y te deja esperando más, especialmente cuando escuchas esos solos de guitarra, es que acá ni Ricci Love ni Lukky Sparxx se guardan algo, simplemente un broche de oro para un trabajo de altísimo nivel.

Mighty Jungle” es sin lugar a dudas un tremendo trabajo que nos deja claro hacia donde apunta la banda, demostrando que no tienen nada que envidiarle a ninguna banda extranjera, pudiendo estar codo a codo con cualquiera de ellas. Es refrescante escuchar sonidos como los que nos ofrecen estos muchachos, algo sencillo pero a la vez con una tremenda elaboración, sin ser pretencioso ni querer ser más de lo que realmente es, lo que finalmente les ayuda a acercarse con toda tranquilidad a la cima.

Exxocet se viene haciendo un nombre hace rato, tiene una base de fans potente, la “exxonation”, que dan fe del tremendo sonido que nos regalan y hoy, con este trabajo, nos dejan en claro que sólo quieren devorarse el mundo, nada más que eso y, con la tremenda calidad y talento con la que cuenta cada uno ellos, acompañados de aquí en más por Martín Fénix en la batería, estoy seguro que tendremos noticias cada vez más grandes de esa banda cuyo nombre escuché hace más de diez años en un festival de bandas en Antofagasta, porque Exxocet nació para ser gigante y siguen caminando hacia su objetivo con paso seguro.

Por: Seba Miranda