Entradas

Megadeth

A poco menos de un mes para el regreso de MEGADETH al Caupolicán, la banda de Dave Mustaine ya agotó las localidades de Palco y Platea Baja.

Aún quedan 160 entradas de Cancha y Platea Alta, las que siguen a la venta por sistema Ticketek, tiendas Falabella y Cines Hoyts. Sin cargo por servicio se venden en The Knife, RockMusic y Kmuzzik.

Los precios son:

Platea Alta: $25.000
Platea Baja: AGOTADO
Cancha: $35.000
Palco de Pie: AGOTADO

El concierto del 2 de agosto lo abrirán los chilenos SAKEN.

 

 

Dave Mustaine

Dave Mustaine grabó un saludo especial «hablando español» con motivo de promocionar la visita que hará MEGADETH el próximo 2 de Agosto a nuestro país. El show, que se enmarca en la gira promocional de «Dystopia», el último LP de la banda, se realizará en el Teatro Caupolicán. Para la ocasión, los americanos serán acompañados de SAKEN.

Pueden ver el video de Mustaine a continuación:

Las entradas ya se encuentran a la venta y la producción reveló que a falta de más de 2 meses para el show ya hay mas del 60% de los tickets vendidos. Los precios son los siguientes:
$25.000 Platea Alta
$30.000 Platea Baja
$35.000 Cancha
$45.000 Palco de Pie

Megadeth 2016

 

Saken

Como show de apertura, la banda liderada por Dave Mustaine ha confirmado a los nacionales de SAKEN, quienes continúan con la promoción de su último trabajo “Dense & Thick”. Así los chilenos cuentan con el apoyo de una las bandas más importantes del mundo para el concierto del 2 de agosto.

Recordemos que el show de MEGADETH en el Teatro Caupolicán ya supera el 60% de localidades vendidas. Las entradas se encuentran a la venta a través de Ticketek y sus comercios asociados, y sin recargo en Tiendas The Knife, Rockmusic y Kmuzzik (Interprovidencia)

Los precios son:

$25.000: Platea Alta
$30.000: Platea Baja
$35.000: Cancha
$45.000: Palco de Pie

Megadeth en Chile | 2 de agosto 2016 | Teatro Caupolicán

 

Megadeth

MEGADETH estrenó su nuevo video clip el cual es en 360°. La canción elegida es «Poisonous Shadows», perteneciente a su último gran trabajo discográfico “Dystopia” lanzado el pasado 22 de Enero. Pueden ver el video a continuación:

MEGADETH se presentará en Chile en un único concierto el 2 de Agosto en el Teatro Caupolicán, show que ya comienza agotar sus localidades. El sector Cancha ya supera el 60% de las entradas vendidas, y los Palcos el 90% vendido. Las entradas se encuentran a la venta a través de Ticketek y sus comercios asociados, y sin recargo en Tiendas The Knife, Rockmusic y Kmuzzik (Interprovidencia)

Precios:
$25.000 Platea Alta
$30.000 Platea Baja
$35.000 Cancha
$45.000 Palco de Pie

Megadeth en Chile | 2 de agosto 2016 | Teatro Caupolicán

Megadeth en Chile | 2 de agosto 2016 | Teatro Caupolicán

En el marco del «Dystopia World Tour» llegará MEGADETH al Teatro Caupolicán el próximo 2 de agosto con su renovada formación, a la que además de los legendarios Dave Mustaine y David Ellefson, se suman Chris Adler y Kiko Loureiro.

Las entradas para el show saldrán a la venta este viernes 5 de febrero, desde las 10:00 horas, a través de Ticketek, tiendas Falabella y Cines Hoyts. Sin recargo podrás encontrarlas en The Knife, Rockmusic (Eurocentro) y Kmuzzik (Interprovidencia)

Los precios son:

Platea Alta: $25.000
Platea Baja: $30.000
Cancha: $35.000
Palco de Pie: $45.000

 

THE METAL FEST ya es un clásico. En su tercera versión nuevamente tiene un cartel con nombres históricos, encabezado por los norteamericanos MEGADETH, uno de los gigantes indiscutidos del metal de todos los tiempos que presentarán su disco «Youthanasia», celebrando su 20 aniversario.

Los ingleses VENOM, padres de todo el metal extremo, que vienen a dar cátedra con su insanidad proveniente del mismo infierno. A ellos se suman los suecos AT THE GATES, un esencial que marcó para siempre el death metal. Y sus compatriotas HYPOCRISY, una de las bandas más brutales y trascendentales de las últimas décadas, cerrando por ahora el cartel. Este tercer golpe se vendrá con aún mayor intensidad y potencia que las versiones anteriores.

Luego de sus dos ediciones, THE METAL FEST es el festival de metal más grande realizado en territorio chileno, presentando a las más importantes bandas a nivel mundial en un solo encuentro ya consolidado en la comunidad del metal de este lado del mundo.

Las entradas están a la venta por Sistema PuntoTicket, www.puntoticket.cl, Callcenter 600 462 6000, Tiendas Ripley y Cinemark. Puntos de venta sin cargo en Disquería Rockaxis de Portal Lyon (Avenida Providencia 2198,  local 18), de lunes a viernes de  11 a 20 hrs., sábados de 11 a 17 hrs. con todo sistema de pago.  Y en Disquería The Knife (Eurocentro), sólo en efectivo.

Preventa Metal $30.000: desde el 29 de noviembre hasta el 31 de diciembre de 2013.
Preventa Fest $33.000: desde el 1 de enero de 2014, hasta el 25 de abril de 2014.
Día del show: $35.000
*Valores no incluyen cargo por servicio.

Mira el saludo de Dave Mustaine:

THE METAL FEST ya es un clásico. En su tercera versión nuevamente tiene un cartel con nombres históricos, encabezado por los norteamericanos MEGADETH, uno de los gigantes indiscutidos del metal de todos los tiempos que presentarán su disco «Youthanasia», celebrando su 20 aniversario.

Los ingleses VENOM, padres de todo el metal extremo, que vienen a dar cátedra con su insanidad proveniente del mismo infierno. A ellos se suman los suecos AT THE GATES, un esencial que marcó para siempre el death metal. Y sus compatriotas HYPOCRISY, una de las bandas más brutales y trascendentales de las últimas décadas, cerrando por ahora el cartel. Este tercer golpe se vendrá con aún mayor intensidad y potencia que las versiones anteriores.

A modo de lanzamiento, desde este viernes 29 de noviembre parte preventa a un valor de $30.000, hasta el 31 de diciembre.

Luego de sus dos ediciones, THE METAL FEST es el festival de metal más grande realizado en territorio chileno, presentando a las más importantes bandas a nivel mundial en un solo encuentro ya consolidado en la comunidad del metal de este lado del mundo.

Los precios para esta edición 2014 son:

Preventa Metal $30.000: desde el 29 de noviembre hasta el 31 de diciembre de 2013.
Preventa Fest $33.000: desde el 1 de enero de 2014, hasta el 25 de abril de 2014.
Día del show: $35.000
*Valores no incluyen cargo por servicio.

Las entradas están a la venta por Sistema PuntoTicket, www.puntoticket.cl, Callcenter 600 462 6000, Tiendas Ripley y Cinemark. Puntos de venta sin cargo en Disquería Rockaxis de Portal Lyon (Avenida Providencia 2198,  local 18), de lunes a viernes de  11 a 20 hrs., sábados de 11 a 17 hrs. con todo sistema de pago.  Y en Disquería The Knife (Eurocentro), sólo en efectivo.

Las redes sociales de THE METAL FEST son:

Facebook: http://www.facebook.com/TheMetalFest
Twitter: @themetalfest

En blanco.  Así estoy después de lo de la noche del viernes.  No sé cómo ni que escribir al respecto.  No sé cómo empezar, ni menos en que voy a terminar.  Me está costando mucho trabajo encontrar las palabras como para plasmar, adecuadamente, lo vivido en el Monumental el 04 de octubre de 2013.  De lo que sí estoy seguro, es que esa fecha marcará para muchos de los presentes un antes y un después en sus vidas… ¡sí, en sus vidas!  Porque para quienes tenemos al rock y al metal como parte importante de nuestra existencia, lo sucedido va mucho más allá de una simple fecha, de un simple concierto.

Fue Black Sabbath a quienes tuvimos en frente señores.  Tony Iommi, Geezer Butler y Ozzy Osbourne, tres cuartas partes de la agrupación que dio vida a todo nuestro movimiento, tres cuartas partes de la banda que cambió el curso de la historia de la música contemporánea, tres cuartas partes a las que debemos la satisfacción de hacernos llamar con orgullo “metaleros” o “rockeros”.  Nadie ajeno al género podrá entender lo que sentimos los 50.000 asistentes del viernes, cuando se fueron las luces y la sirena antiaérea que da inicio al show comenzó a sonar y la “piel de gallina” hacía su aparición junto a los escalofríos que iban y venían por la espalda.  Pero calma, antes de meternos de lleno a lo vivido, aterricemos un poco, y para ello me gustaría hacer antes algunas reflexiones muy personales.

Primero.  Aclaremos algo.  Esta no era la primera vez de Black Sabbath en Chile, como fue publicitado erróneamente en un comienzo.  Pero ¡ojo!… tampoco era la segunda.  Si bien mi etapa favorita de la banda es precisamente con Ozzy en las voces (para gustos los colores), debemos ser justos y darle a cada etapa en la historia de esta agrupación y a cada vocalista, la importancia que se merecen.  Si lo vemos desde esa perspectiva, esta sería la tercera vez que pisan territorio nacional: 1994 con Tony Martin, 2009 con Ronnie James Dio (bajo la etiqueta netamente legal y contractual de Heaven And Hell) y ahora, 2013, con el que me atrevo a decir es el vocalista insigne del conjunto británico… y no lo digo yo solamente, lo dicen las cerca de 50.000 entradas vendidas versus las 8.000 de 2009 y las ¿4.000? de 1994, y digo 4.000 porque una parte importante del público estuvo ahí por Kiss y Slayer.

Es junto a la deprimente voz de Ozzy que Sabbath logró configurar todo un nuevo género musical, el cual, a la larga, ha derivado en toda la gama de estilos que hoy conocemos.  Y a través de toda esa historia, también hay varias generaciones que han visto los altos y bajos de la banda y que se han ido sumando a las legiones de seguidores que se cuentan a nivel mundial; y tal como sucede con otros grandes nombres, en esta ocasión también pudimos ser testigos de la devoción que abuelos, padres, hijos y nietos sienten por la música del cuarteto de Birmingham.

Vale señalar que esta visita no solo se trataba de una gira de reunión, si no que venían con un nuevo disco bajo el brazo y ¡que disco! 13 es todo y más que lo que cualquier buen fan de la etapa de Ozzy hubiera esperado.  Un álbum que recoge todas aquellas características que los hicieron grandes en los setentas, pero plasmadas con visión y sonido actual.

El escenario para esta ocasión: el tremendo Estadio Monumental, por lo que solo faltaba esperar a que el momento llegara; pero antes teníamos a gente de la casa abriendo los fuegos: Megadeth.

 MEGADETH: UN INVITADO DE LUJO

Mientras paulatinamente se llenaba el Estadio Monumental David Arellano, exactamente a las 19:58 horas las pantallas gigantes comenzaban a proyectar lo que ineludiblemente se trataría de la salida a escena de la banda liderada por Dave Mustaine, en su ya novena visita a nuestro país, y con el fresco recuerdo de su gira conmemorativa del Countdown To Extinction que los llevó a hacer dos shows en Santiago el reciente 2012. En dicha oportunidad, si bien la banda nos mostró muchos de sus clásicos, también nos exhibió a un Mustaine con un rendimiento vocal decreciente, lo que unido a un sonido discreto hicieron que lo más destacado de aquellas presentaciones no fuese el aspecto derechamente musical, sino que la emotividad y espíritu de cuerpo que Megadeth provocó, provoca y provocará en quienes tengamos la fortuna de verlos en vivo.

La pantalla gigante del fondo exhibía un trozo de metal informe que paulatinamente iba forjando el logo de la banda, mientras de fondo sonaba parte de The Prince Of Darkness del Risk a modo de intro. Y así, salen a escena Shawn Drover, Chris Broderick, y los históricos David Ellefson y por cierto David Scott Mustaine, paradesatar el primero de los clásicos de la jornada, la formidable Hangar 18, corte que posee todos los requisitos de un hit en vivo, brinda la posibilidad de cabecearla, de airguitarrear, de cantar la letra y de corear varias veces “Me-ga-deth! Me-ga-deth! Me-ga-deth! Me-ga-deth!” en la parte instrumental hacia el final. Y un aspecto importante que por fortuna se daría durante toda la presentación del cuarteto norteamericano: si bien estaba afinada más baja, Mustaine se notó bastante mejor que en el concierto del año pasado, y el resto de la banda sonaba muchísimo mejor. El parámetro era la comparación con el show del año anterior y salía todo mucho mejor parado. Punto para la banda, el sonidista y la acústica del recinto de Macul.

Sin ninguna pausa –como acostumbraría a acontecer durante toda la presentación de Megadeth–, la banda nos lanzó dos clásicos de sus épocas más antiguas. Primero, Wake Up Dead del Peace Sells… But Who’s Buying? con su intenso y poderoso riffeo, y que nuevamente permite cantar y bramar a todo pulmón el “wake up deeeeaaaaad! You! Die! Wake up dead!!”; y luego, esa espectacular canción de despecho amoroso que es In My Darkest Hour del So Far, So Good… So What?, el amor es una de las mil cosas de las que se puede hablar en una canción –no como esa pila de artistas que creen que es la única cosa de la que se puede hablar–, y en este caso se hace con furia y bronca que sólo Mustaine sabe expresar, y más allá de que estamos todos de acuerdo en que no es el de antes, sí se defendió con bastante decoro.

Luego de estos dos clásicos antiguos vendría otro ya a estas alturas clásico, un poco más modernos, la notable She-Wolf del Cryptic Writings, con ese riff atrapante y ese dueto a guitarras gemelas muy en la onda de Maiden, que funcionó de gran forma entre Mustaine y ese gran guitarrista que es Chris Broderick. Tras ello, se proyecta en la pantalla gigante esa clásica escena de El Mundo Según Wayne 2 en que el personaje de Kim Basinger (que este año cumple 60, ojo a los carnets por ahí muchachos) le baila sensualmente al nervioso Garth, quien de forma totalmente papanatas le pregunta a la dama en cuestión si tiene algo de Megadeth. Perfecta introducción para otro clásico, esta vez del Countdown To Extinction, como es Sweating Bullets, que es un caballito de batalla que siempre va a la segura.

La banda viene promocionando su último trabajo, el irregular Super Collider, y vendría la hora de defender algo de éste en vivo. Por suerte se eligió uno de sus momentos más elevados. “This is a song called Kingmaker” nos dijo Mustaine, y si bien no es una joya, para el momento estuvo bastante bien y digna. Pero la jornada estaba para concentrar clásicos en corto tiempo y prueba de ello es que lo que vendría es un tema muy querido por los fans, la gran Tornado Of Souls y su “la espada de metal, la muerte vencerá”, uno de los más notables misheard lyrics que hay en el mundo del rock.

Y un show de Megadeth no es tal sin Symphony Of Destruction, con su “Megadeth, Megadeth, aguante Megadeth” importado sin escalas de allende los Andes, que a algunos gustará, a otros quizás no, pero que simboliza buena parte de la pasión que genera el Heavy Metal por acá por el sur del mundo. Mal que mal, creo que al menos en el Metal, la nacionalidad no importa demasiado y no creo que sea positivo dramatizar con ello.

Tras un breve saludo y la proyección de un video, el inconfundible bajo de David Ellefson daba inicio al penúltimo tema de Megadeth de la jornada, la fenomenal Peace Sells, que no por tocarse un tono más abajo perdió intensidad, más aun cuando el Monumental ya estaba prácticamente lleno. Así, y tras escasísimos cuarenta y cinco minutos, culminaría la primera parte del show, con una curiosidad muy llamativa: normalmente en la segunda mitad de este tema sale a escena Vic Rattlehead, y como no apareció, varios supusimos que la mascota de Megadeth no formaría parte de este show. Sin embargo, tras el “muchísimas gracias” de Mustaine, con las luces apagadas en el escenario y en pleno encore… ¡¡salió a escena Vic Rattlehead!! ¿Habrá estado programado así o fue derechamente un fail, y si fue así, en qué menesteres andaba el profesor Vic? De una u otra forma, fue un momento memorable y divertido.

Dave vuelve a escena y comienza a jugar un poco con el público, diciendo que uno había estado más ruidoso que el otro, incluso simuló el ruido de un gas intestinal, para finalmente comenzar a ejecutar el último tema del show, la impresionante Holy Wars… The Punishment Due, dueña de uno de los mejores riffs de la historia del Metal y mi favorito de la carrera de los californianos. Con rostros de personajes prominentes de la historia en su video de fondo, faltan palabras para describir el fascinante trabajo de guitarras y rítmico en este formidable corte, tras el cual, y en sólo cincuenta y cinco minutos, la banda se despide del público, con la satisfacción del deber cumplido, con un video con el logo de la banda y con “gracias” en distintos idiomas (por ahí hasta lo vi en georgiano), y por supuesto con el “you’ve been great, we’ve been Megadeth” del colorado Mustaine, que definitivamente le traería suerte al resto de la noche. Dicen que los colorines dan buena suerte. Veremos.

Más allá de la cortísima extensión de la presentación de Megadeth, quedó la satisfacción de que tuvieron una mucha mejor performance que el año pasado, con un sonido muchísimo mejor y también en el nivel vocal de Mustaine, que, repito, está lejos de ser del de antes, pero si bien los años no pasan en vano, nos dejó con cierto alivio, en el sentido de confirmar que su discreta presentación vocal del año pasado tuvo buena parte de accidental.  Lo de Megadeth fue contundente, preciso, y nos dejó en el punto preciso para comenzar a disfrutar lo verdaderamente inolvidable que sería el plato de fondo.

SIMPLEMENTE: BLACK SABBATH

Eran cerca de las 21:30 horas cuando las luces del estadio se fueron a negro.  El griterío ensordecedor no se hizo esperar, lo que se acentuó aún más con la intro de sirenas antiaéreas, que todos los ahí presentes sabíamos perfectamente qué significaba.  El puntapié inicial a uno de los conciertos más esperados de los  últimos años, sería nada menos que con un clásico de todos los tiempos: War Pigs.  Emocionante hasta las lágrimas ver como el mar de gente alzaba sus brazos para aplaudir durante los característicos fraseos de tal grandiosa canción.  Es una instancia que, todos quienes seguimos a Black Sabbath o a Ozzy, conocemos, pero de todas formas es otra cosa estar ahí, en medio de miles de personas, todas unidas por y para lo mismo.  Era inevitable no comenzar a recordar tantos buenos momentos vividos junto a la música de los maestros, más aún cuando lo vives con hermanos y amigos entrañables, disfrutando cada acorde, cada estrofa, cada riff, cada baquetazo, con si fuera el último de la noche.  Son momentos que atesoraremos hasta el ocaso de nuestra existencia, eso se los firmo ahora, como cuando todas las voces se unieron para entonar los “oooooooooh ooh ooh oooooooh” para el cierre de la canción, acompañando los magníficos riff del enigmático Tony Iommi.

Luego de aquel magnánimo comienzo, continuaron con un tremendo corte de su álbum Master of Reality, nada menos que Into The Void, canción de riffs extremadamente metálicos para un primero de julio de 1971, fecha en que vio la luz.  Si bien se trata de un tema algo más desconocido y oscuro dentro de su discografía, fue muy grato darme cuenta que mucha gente lo conocía a la perfección y que gozaron tanto como yo cuando se vino ese fabuloso cambio de ritmo, marca registrada de los británicos.  Todos estaban entregados a la música de los ingleses, era una fiesta como hacía mucho que no veía, una fiesta metálica comandada por anfitriones de lujo, ni más ni menos que los verdaderos creadores del género.

Con los años y, sobre todo, con la rapidez con que han avanzado las comunicaciones, la ansiedad respecto a estos eventos, a mi parecer, ha ido de a poco desvaneciéndose entre las nuevas generaciones, por cuanto ya casi nadie va en blanco a un concierto, sin tener ninguna idea respecto de que está tocando una banda en sus presentaciones.  Algo así como cuando comprábamos un cassette o cd sin conocer ni el disco ni la banda (costumbre que, por cierto, no he perdido).  Aún no dejo de admirarme cuando leo en internet comentarios de gente que señala que en esta ocasión no irá a ver a su banda favorita, porque no le gusta el setlist que están tocando.  ¡¿Pero qué mierda es eso?!  ¿Tu banda favorita? ¡¿Estás seguro?!

Esa gran pérdida en la capacidad de asombro que se ha generado en la gente, no deja de llamarme la atención, así que para no caer en lo mismo, en esta ocasión no quise leer nada al respecto, no miré nada relacionado a Black Sabbath para no enterarme de nada respecto al set de canciones escogidas para la gira.  Claro, siendo un fan acérrimo de la etapa con Ozzy, más menos sabía que podía esperar, sabía también que no tocarían nada que no hubiera sido grabado originalmente con Osbourne, pero créanme cuando les digo que ni en mis mejores sueños (fantasías eróticas con Pamela Anderson incluida) imaginé que iba a tener la posibilidad de escuchar una canción como Under The Sun en vivo.

Y acá me voy a permitir una licencia y me va a tener que disculpar cualquiera que se pueda sentir ofendido, pero… por la “conchadesumadre” que gran tema que es Under The Sun, casi solté lágrimas de manera instantánea cuando logré entenderle a Osbourne que esa era la canción con la que continuarían su presentación.  Recuerdo perfectamente el momento en que me dolió la garganta de tanto esforzarme para cantarlo.  Si hubieran incluido la segunda parte de aquel tema, llamada Every Day Comes And Goes, hubiera terminado llorando de seguro, pero con eso bastaba, es uno de los temas que más me gustan de toda la carrera de los británicos y escucharlo en vivo fue verdaderamente impagable.  Iban tan solo tres canciones y yo ya daba por cubierto cualquier gasto y/o esfuerzo realizado para estar ahí.  Pero la noche estaba recién comenzando.

Otro clásico del magnífico Vol. 4 (álbum que para cualquier fan de Sabbath debería estar considerado dentro de los mejores de su discografía) se nos venía encima.  Snowblind, formando parte de uno de los trabajos más queridos por la fanaticada de los británicos, fue coreado con fuerza y mucha entrega por parte de los miles que se apostaban en el recinto deportivo de Macul, tan ávido, este último tiempo, de alegrías como las vividas la noche del viernes 04.

Pero no todos podían ser clásicos de toda la vida, como dijimos en un comienzo, esta gira está sustentada en un nuevo disco y era obvio que algo de él íbamos a escuchar durante la presentación.  Es así como llegó Age of Reason, canción que reúne todas las características del Sabbath más primigenio.  Lamento que a quienes no les haya gustado 13 o no lo hayan conocido a tiempo, no hayan podido disfrutarlo a concho.  Para todos ellos fue el “cú-cu” que hizo Ozzy tras presentar las canciones nuevas.  Lo que es yo lo disfruté tanto como cualquier otro tema de sus más consagrados.

Buen momento para detenernos en, a mi juicio, uno de los dos puntos más sorprendentes de la noche: el sonido.  Aquí podría ocupar otro epíteto de aquellos, pero esta vez me contendré y solo diré ¡Qué gran sonido, por la mismísima…!  Qué gran experiencia auditiva la del viernes, un lujo haber podido oír un concierto de estas características, en un estadio rebosante de público y con un sonido como el que tuvimos oportunidad de apreciar, era realmente como para no creerlo.  Un maestro el hombre que haya estado detrás de las perillas de la banda, la potencia de la música de los ingleses se vio magnificada por la capacidad técnica de la persona encargada del sonido.  Que grato poder escuchar cada detalle del bajo del gran Geezer Butler o cada cuerda que tocaba Tony Iommi, con una claridad y nitidez que ya querría cualquier otra agrupación.  ¡Sonidista de Black Sabbath + Black Sabbath = Epic Win! Hasta ahora no he escuchado a nadie que haya manifestado lo contrario, haya estado en la ubicación que sea.  Nosotros estábamos algo más atrás de las torres y se escuchaba impresionante y maravillosamente bien, algo que, lamentablemente, se echó de menos el miércoles en el Nacional.

Pero volvamos con los Sabs, quienes continuaron con la canción que comenzó todo.  La lluvia, las campanas de una iglesia de fondo… el sonido de las gotas chocando contra el suelo.  Black Sabbath, ejecutada por sus creadores, más 50.000 almas siendo devoradas por la contundencia con que Ozzy, Geezer, Tony y Tommy, la ejecutaron.  Es una canción increíblemente sencilla, pero igual de oscura, y que trae consigo uno de los riffs más adictivos que he oído en mi vida, aquel que Iommi creó para el cambio de ritmo, cuando pasa de la lentitud propia de un corte doom a algo más acelerado.  Fue un momento de absoluta admiración, de regocijo, estábamos siendo testigos de la canción con que nació nuestro movimiento.  Las monolíticas notas que cambiaron el curso de la música rock, sonaron con fuerza en el estadio y en el corazón de todos los presentes, haciendo crecer nuestro pecho de orgullo y satisfacción, sintiéndonos agradecidos por haber podido estar ahí en ese instante de magia pura.  Fueron momentos de una emoción indescriptible.  ¡Y recién íbamos en el sexto tema!

Otra del mismo álbum, otra que no imaginé nunca poder escuchar en vivo.  Behind The Wall of Sleep y su incansable “Turns your body to a corpse, Turns your body to a corpse, Sleeping wall of remorse, Turns your body to a corpse” resonaron fuerte en Macul.  Luego llegaría el turno de otro clásico, el que por suerte incluyó el magnífico solo introductorio de bajo con que comienza originalmente, titulado Bassically, el que se escuchó con una potencia y claridad incuestionable, y volvemos al tema del sonido.  ¡Qué bien que sonó todo el viernes!  Geezer la rompió con su intervención, muy apegada a la original que quedó grabada para la posteridad en aquella mítica primera placa.  Luego, obviamente, N.I.B. hizo las delicias de todos los presentes.  Siendo una canción livianita, de ritmo pegajoso y saltarín, fue sin lugar a dudas una de las más coreadas de la noche.

Momento para presentar otro corte de su último disco: End of the Beginning, excelente canción que resultó ser mucho más conocida que lo que pensé, o al menos, fue escuchada con mucho respeto.  Acá alguna pifia probablemente habría sido castigada con golpes en todo caso.  Si Iommi hubiese querido tocar “La Peineta”, lo aplaudimos, si hubiese decidido tocar un cover de La Tigresa del Oriente, lo aplaudimos también, nada que hacer, es El Padrino y se le debe respeto, más si nos sigue regalando canciones de la calidad de esta.  Insisto, a quienes no les haya agradado 13, es porque probablemente nunca les ha gustado Black Sabbath con Ozzy realmente, y frente a eso no hay mucho que hacer.  De otra forma es difícil explicarlo, considerando que esta canción y todas las del mencionado álbum, están en perfecta sintonía con la etapa más clásica de la banda.

Pero sigamos, porque lo que se venía ahora era una tripleta de antología: Fairies Wear Boots, Rat Salad y Iron Man, en versiones fantásticas y coreadas por toda la gran masa presente.  En el caso de Rat Salad, esa fue la antesala para un solo de batería del joven Tommy Clufetos.  ¿Recuerdan que hace un rato les dije que el sonido fue uno de los dos puntos más sorprendentes de la noche? Bueno, Clufetos es el segundo.  ¡Extraordinario! El tipo es una máquina e hizo una lectura fantástica de la forma de tocar que tenía Bill Ward en sus mejores tiempos, adhiriéndole más peso y potencia, y, vamos a suponer que intencionadamente, llevando consigo una apariencia muy similar a la que tenía el batero inglés durante los últimos setentas.  El solo que se despachó fue por lejos uno de los mejores que he visto en largo tiempo: impecable, sólido, contundente, prolijo, rockero, lo que quieran, fue sencillamente de otro mundo.  Por otra parte, demás está decir la catarsis que provocó en la gente la ejecución de Iron Man, varias gargantas deben haber sufrido serias consecuencias tras esa interpretación, en donde cada coro y cada riff fueron cantados a todo lo que nos daban los pulmones a esa altura.  Pero aún quedaban cartuchos por quemar.

El single God Is Dead? fue la siguiente en ser presentada, última canción de su disco 2013 en ser incluida en el set.  Otra gran pista que no tiene nada que envidiar a sus más grandes clásicos y se notó que la gran mayoría también piensa lo mismo, ya que fue muy bien recibida por la audiencia, la que además debe haber conocido bastante bien el tema, al haber rotado con recurrencia desde su lanzamiento en las estaciones de radio que aun dedican sus esfuerzos a difundir nuestro estilo de música.  Le siguió el único corte que, personalmente, habría cambiado por otro: Dirty Women, o sea, si es por tocar algo de aquella etapa, mejor escuchemos Never Say Die! del disco del mismo nombre y que sigue a Technical Ecstacy.  Pero bueno, sigue siendo un muy buen tema en todo caso.

Como en todo orden de cosas, nos comenzamos a acercar indefectiblemente al final.  Pero antes quiero hacer notar algo.  Black Sabbath lleva más de 40 años dando que hablar, y gran parte de su fama y status fue alcanzado de la mano de Ozzy Osbourne, quien obviamente lleva la misma cantidad de años rompiéndose el lomo en los escenarios y en su vida personal, eso considerando todos los excesos que a cualquier otro mortal le hubieran costado la vida hace rato.  Pero sigue ahí, dando alegrías o escalofríos, eso depende del oyente.  Lo que es yo me saco el sombrero ante Osbourne, quien sin ser un tipo privilegiado vocalmente hablando, supo llevar adelante una carrera que ya se la quisieran otros, y si ahora ya no le queda casi nada de voz, es porque la dejó en los escenarios.  Aun así, la noche del viernes estuvo sorprendentemente bien, era la primera fecha sudamericana y eso fue una gran ganancia para todos nosotros.  Ir más allá en el análisis lo dejó para los críticos musicales, yo soy un fan más, que vibra, vive y goza con el metal, y lo hago explícito por si a alguien aún le quedaba alguna duda, o esperaba algún atisbo de objetividad en mis comentarios.  Si eso es lo que buscan, lean cualquier otro medio, acá no lo encontrarán.

A continuación se venía otro clásico de clásicos, otra de las canciones que más debe gustar entre todos quienes estuvimos ahí por ellos: Children of the Grave, tema que fue cantado, coreado, saltado y vociferado como si de ello dependiera nuestra vida.  ¡Qué gran canción que es esa!  Apabullante, la guitarra de Iommi sonaba pesadísima, y ya siendo un riff sumamente denso y compacto, lo era aún más gracias al impecable sonido que pudimos disfrutar.  Otro momento para la posteridad en el que a varios nos entraron algunas mugres en los ojos.  Luego de eso la banda se despide pero tan solo por algunos minutos, claro, todos sabíamos que algo faltaba como para irse todavía.

Un concierto de Black Sabbath sin su ultra-hiper-mega-hit es algo impensable.  Y es que, aun estando muy lejos de ser uno de sus mejores cortes, Paranoid debe ser la canción más conocida de la banda, tanto por quienes profesamos esta religión, como por aquellos infieles que aún no se redimen.  Ya se pueden imaginar cómo quedaron las gargantas de todos los presentes.  No creo que nadie haya dudado que este era el cierre, así que todos se encargaron de dejar sus cuerdas vocales en el Monumental en ese momento, agradeciendo la oportunidad de vivir una experiencia como esta, en nuestra tierra, absortos ante tamaña demostración de supremacía y ante la imagen icónica de tres personajes y un nombre que han hecho escuela a lo largo de los años.

Muchas gracias a todos quienes estuvieron presentes aquella noche, gracias porque todos juntos, los  50.000, nos encargamos de dejarles claro a los de Birmingham que aquí tienen otra casa, otro hogar y que estaremos esperándolos ansiosos para cuando decidan volver, si es que se nos llega a bendecir con otra oportunidad como esta.  ¡Gracias por todo, Black Sabbath!

Estos son los ganadores de entradas y afiches del concierto que tendrá a BLACK SABBATH y MEGADETH juntos este viernes 4 de octubre en el Estadio Monumental, cortesía de T4F:

  • Miguel Santander (entrada Océano + afiche)
  • Valentina Rojas (entrada Océano + afiche)
  • Carolina Maturana (afiche)
  • Claudio Ramírez (afiche)

Felicitamos a todos los afortunados, quienes fueron contactados por mail, y agradecemos a todos quienes participaron.

Recuerda que la disposición del escenario en el Estadio Monumental cambió, lo que encrementó también en la disponibilidad de entradas. Con esta nueva configuración, las localidades quedan de la siguiente manera:

Sector Magallanes: Quedará ubicado en los codos Galvarino y Caupolicán del Estadio
Sector Arica: Quedará en lo que se llamaba «Cordillera»
Sector Cancha General: Mantendrá su ubicación.
Sector Océano y Rapanui: Mantendrán su ubicación

Las entradas para el concierto se venden por sistema Ticketek, ticketek.cl, tiendas Falabella, GAM, Cine Hoyts y The Knife.

Los precios son:

Magallanes: $10.00
Arica: $19.000
Cancha: $29.000
Océano: $55.000
Rapa Nui: $90.000

 

La productora T4F informó esta tarde:

«La ubicación del escenario donde BLACK SABBATH se presentará (viernes 4 de octubre – Estadio Monumental), ha debido ser modificada debido a razones técnicas. Por esta razón la producción del concierto, con el objetivo de brindar el mejor de los espectáculos al público, ubicará el escenario de norte a sur del Estadio Monumental, donde además se podrá disfrutar de una mejor visión. Esta nueva configuración, posibilitará además que muchos de los sectores que se encontraban agotados, ahora tengan disponibilidad de venta».

Con la configuración del nuevo escenario, las localidades quedan de la siguiente manera:

Sector Magallanes: Quedará ubicado en los codos Galvarino y Caupolicán del Estadio
Sector Arica: Quedará en lo que se llamaba «Cordillera»
Sector Cancha General: Mantendrá su ubicación.
Sector Océano y Rapanui: Mantendrán su ubicación

Cambios o devoluciones de tickets, se pueden realizar desde el jueves 26 de septiembre y hasta el lunes 30 de septiembre, en el mismo punto de venta donde fueron adquiridas las entradas, o contactándose a través de este link.

Ozzy Osbourne, Tony Iommi y Geezer Butler se presentarán en Chile el viernes 4 de octubre junto a MEGADETH, quienes se encargarán de abrir el show a las 20:00hrs.

Las entradas para el concierto se venden por sistema Ticketek, ticketek.cl, tiendas Falabella, GAM, Cine Hoyts y The Knife.

Los precios son:

Magallanes: $10.00
Arica: $19.000
Cancha: $29.000
Océano: $55.000
Rapa Nui: $90.000

Si quieres ganar entradas y afiches oficiales del concierto, ingresa a este link y participa en este concurso de PowerMetal.cl

BLACK SABBATH lanzará el próximo 26 de noviembre «Live… Gathered In Their Masses», trabajo en vivo que muestra los shows realizados en Melbourne, Australia el 29 de abril y el 1 de mayo del presente año. El trabajo estará disponible en formatos DVD y Blu-Ray y se enmarca en el regreso de los británicos con su álbum «13».

Ozzy Osbourne, Tony Iommi y Geezer Butler se presentarán en Chile el viernes 4 de octubre junto a MEGADETH en el Estadio Monumental. Las últimas entradas para el concierto se venden por sistema Ticketek, ticketek.cl, tiendas Falabella, GAM, Cine Hoyts y The Knife.

Los precios son:

Magallanes: $10.00 (AGOTADA)
Arica: $19.000 (AGOTADA)
Cancha: $29.000
Océano: $55.000
Rapa Nui: $90.000

Si quieres ganar entradas y afiches oficiales del concierto, ingresa a este link y participa en este concurso de PowerMetal.cl

PowerMetal.cl te invita al concierto de BLACK SABBATH junto a MEGADETH en Chile. Estaremos regalando afiches del concierto, y como premio final, entradas al show del 4 de octubre en el Estadio Monumental, gentileza de T4f.

Para participar:

1. Dale «Me Gusta» a nuestro fanpage en Facebook:

2. Déjanos un comentario abajo (con mail válido) contándonos por qué mereces ir al concierto de BLACK SABBATH junto a MEGADETH en el Estadio Monumental (Ojo: los comentarios para este concurso se hacen en esta página, no en Facebook).

Atentos a PowerMetal.cl, nuestro Facebook y Twitter. ¡Suerte!

 

El próximo 24 de septiembre será lanzado el show registrado en el Fox Theatre de Los Angeles en diciembre del año pasado, en el marco del «Countdown To Extinction 20th Anniversary Tour».

El trabajo será editado en en CD, DVD y Blu-Ray a través de Capitol e incluirá los siguiente tracklist:

01. Intro
02. Architecture Of Aggression
03. Ashes In Your Mouth
04. Captive Honour
05. Countdown To Extinction
06. Foreclosure Of A Dream
07. Hangar 18
08. High Speed Dirt
09. Holy Wars
10. Peace Sells
11. Psychotron
12. Public Enemy
13. She Wolf
14. Skin O’ My Teeth
15. Sweating Bullets
16. Symphony Of Destruction
17. This Was My Life
18. Trust
19. Outro

MEGADETH vuelve a Chile para acompañar a BLACK SABBATH en el Estadio Monumental, el próximo 4 de octubre. Las entradas siguen a la venta por sistema Ticketek, ticketek.cl, tiendas Falabella, GAM, Cine Hoyts y The Knife.

Los precios son:

Magallanes: $10.00 (AGOTADA)
Arica: $19.000 (AGOTADA)
Cancha: $29.000 (AGOTADAS)
Océano: $55.000
Rapa Nui: $90.000

MEGADETH dio a conocer el video de la canción que da nombre a su más reciente trabajo, «Super Collider»:

Así como ocurrió en pocos días con las localidades de Arica y Magallanes, las entradas de Cancha para el concierto de BLACK SABBATH junto a MEGADETH se encuentran agotadas.

Ya son más de 28 mil las entradas vendidas para el show del 4 de octubre en el Estadio Monumental, donde sólo quedan disponibles para los sectores de Rapa Nui y Océano, éste último todavía con 20% de descuento.

Las entradas siguen a la venta por sistema Ticketek, ticketek.cl, tiendas Falabella, GAM, Cine Hoyts y The Knife.

Los precios son:

Magallanes: $10.00 (AGOTADA)
Arica: $19.000 (AGOTADA)
Cancha: $29.000 (AGOTADAS)
Océano: $55.000 (disponibles con 20% de descuento: $44.000)
Rapa Nui: $90.000 (AGOTADAS con 20% de descuento:$72.000)

Así como ocurrió en pocos días con las localidades de Arica y Magallanes, las entradas de Cancha para el concierto de BLACK SABBATH junto a MEGADETH se encuentran agotadas.

Ya son 28 mil las entradas vendidas para el show del 4 de octubre en el Estadio Monumental, donde sólo quedan disponibles para los sectores de Rapa Nui y Océano, éste último todavía con 20% de descuento.

Las entradas siguen  a la venta por sistema Ticketek, ticketek.cl, tiendas Falabella, GAM, Cine Hoyts y The Knife.

Los precios son:

Magallanes: $10.00 (AGOTADA)
Arica: $19.000 (AGOTADA)
Cancha: $29.000 (AGOTADAS)
Océano: $55.000 (disponibles con 20% de descuento: $44.000)
Rapa Nui: $90.000 (AGOTADAS con 20% de descuento:$72.000)

Te dejamos los CD Reviews de los últimos trabajos de BLACK SABBATH y MEGADETH:

 

El colorado David Scott Mustaine es un héroe, un ícono y un referente para generaciones de bandas y de fans, no es ningún misterio. Se lo ha ganado en base a talento, persistencia, esfuerzo, carácter, furia y cojones. Sin ser poseedor de una enorme voz, logró desde sus inicios dar con un estilo propio e inconfundible, a tal punto que su Megadeth debe ser una de las bandas más “personalizadas” del mundo. Por ejemplo, Tony Iommi “es” Black Sabbath, Steve Harris “es” Maiden, pero Mustaine debe ser “más Megadeth” que los cracks nombrados respecto a sus bandas.

Por lo mismo, es bastante extensa la lista de músicos que lo ha acompañado durante sus prácticamente treinta años de carrera y trece discos en estudio, y siempre va a ser noticia que se repita una alineación en un disco respecto al disco anterior, lo que no sucedía desde el Youthanasia (1994) al Cryptic Writings (1997). Así, y con una visita a Chile de por medio el 2012, Christopher “Chris” Broderick en guitarras, el clásico David Warren Ellefson en bajo y el canadiense Shawn Drover en batería, se repiten el plato desde Th1rt3en (2011) hasta hoy, con este nuevo esfuerzo del redhead, llamado Super Collider.

Hicimos una pequeña alusión a la última visita a Chile de Megadeth, el 2012 en el Teatro Caupolicán, donde pese a pasarlo bien disfrutando de muy buena parte del catálogo clásico de la banda, varios quedamos preocupados por el nivel vocal de Dave, bastante más bajo que en sus años anteriores, dando cuenta de que lamentablemente los años y los devenires de la salud del colorado no han pasado totalmente en vano… y esa es la primera sensación que a uno le queda al comenzar a escuchar Super Collider con el corte que lo abre, que es Kingmaker, que inicia con un bajo casi inaudible, seguido por un riff bastante pesado pero sin mucha luz, hasta que entra la voz de Mustaine y nos damos cuenta que esa clásica voz nasal ha cambiado. Sigue siendo inconfundible, pero su rango es notoriamente menor, en momentos así –especialmente con el coro, que no es malo, pero no engancha escuchándolo tan abajo– uno se habría imaginado que este mismo tema hace algunos años habría funcionado mejor con la voz que tenía el colorado en esos tiempos, ya volveremos sobre este punto. De todas formas es un buen corte, que funciona de correcta forma para abrir el disco y como single, las guitarras están bien trabajadas, donde por momentos el que más se luce es Drover con sus quiebres, y cuyo momento mejor logrado debe ser hacia el final, muy bien hecho.

El otro single es el primer tema que conocimos del disco, la homónima Super Collider, que suena algo raro en Megadeth, tiene una onda casi AOR, y donde Mustaine intenta tonos un poco más altos, pero en la mayoría de ellos se le siente algo forzado. Lo que no me agrada mucho de esta canción es que la música no es muy concordante con la letra, uno se imagina algo más intenso al hablar de un “super colisionador” pero es un tema algo “latigudo”. Es una canción cuadradita, bien estructurada, pero no brilla y definitivamente es difícil que pase a la historia, más allá del buen trabajo de los músicos, especialmente de Broderick.

Nuevamente las seis cuerdas de Chris toman protagonismo con Burn!, con un inicio de shredder muy interesante, y donde por momentos –especialmente al inicio– se recupera bastante de esa furia tan característica en Megadeth. Sin embargo bajan bastante los bonos de este tema al llegar al coro, que suena un poco pegado a la fuerza. A partir de los 3.00 se encuentran los más interesantes momentos, con un puente entretenido e intenso, sin embargo termina volviendo al coro que definitivamente no es de lo mejor que nos ha sabido entregar la banda.

Un buen salto de calidad se da con la intensa Built For War, con mucha garra e intensidad, además de notar a Dave más cómodo con el formato del tema. Aquí sí me parece que hay “furia” de esa tan característica en la carrera de la banda, especialmente en el coro con su “built for war, what do you think your fists are for?”. Musicalmente además se llega a los mejores momentos del disco, con ese puente y sus “o-o-o-oooh” a mediados de la canción, muy inspirado momento, de los mejores del disco, al igual que el final, rabioso y bien hecho. Buen corte.

Otra canción bastante correcta es Off The Edge, escuchable y bastante superior a los primeros cortes del disco. Sin embargo, es de los temas donde más débil noto a Dave, especialmente en el coro, donde se le nota la voz algo forzada. Sí hay que destacar los solos de Mustaine y Broderick, bastante lucidos, y que acaba justo cuando uno empieza a pensar que se está alargando un poco más de lo necesario.

Mi tema favorito del disco es lo siguiente, Dance In The Rain, una fenomenal pieza y muestra de diversos cambios de ritmo y de ambiente en menos de cinco minutos, debe ser el corte más inspirado de este trabajo, que encajaría perfecto en un Youthanasia por ejemplo. Comienza con un Mustaine que narra los primeros versos con las guitarras de fondo, recurso varias veces utilizado por Megadeth pero no por ello menos efectivo, auxiliado por una muy sutil ambientación incluyendo un violonchelo, pasa pasar a un verso interesante y a un coro realmente sensacional pese a no contar con el Dave de antes, con una letra buenísima (“you better learn to dance in the rain, instead of wait for the sun”), acelerando el ritmo de forma muy convincente. Los momentos de los solos realmente destacan, más por el riff de fondo que por el solo en sí mismo, hasta quebrarse hacia el final con un ritmo mucho más rápido y cargado de bronca, que habría sonado perfecto con una vocalización más en primer plano. De todas formas es un corte que si bien trae “mucha información”, destaca notoriamente, de los momentos más destacados de este trabajo.

Ese bajo siempre tan correcto de David Ellefson da inicio a The Beginning Of Sorrow, un tema que posee la particularidad de empezar con el coro (“beginning of sorrow, there’ll be no tomorrow”) y que narra la historia de un feto no deseado que posteriormente, como es previsible, vive cargado de resentimiento con el mundo, échenle un ojo a la letra. Cuenta con algunas voces muy en segundo plano (incluyendo la participación de una muchacha quinceañera llamada Electra Mustaine que, como imaginarán, es la hija menor del colorado) que apoyan a Dave por ciertos momentos, recurso que suena bastante interesante. Nuevamente lo que más se lleva las palmas es el trabajo de guitarras de Broderick con Mustaine, en dupla de clásica-eléctrica respectivamente al momento de los solos, mientras Dave susurra un verso en latín (“origo doloris non erit crastinus dies”, que en latín precisamente dice algo similar al coro, podría traducirse como “el comienzo del dolor, no habrá un mañana”).

Si el tema anterior partió con el bajo de Ellefson, lo siguiente que es The Blackest Crow parte con una especie de banjo y violines, siguiendo esa onda medio “de cantina” que se vio en el final de Guns, Drugs & Money de Th1rt3en. Me parece que en el caso de la canción que revisamos ahora los resultados son mejor logrados, pues la temática “cantinesca” engancha bastante bien con el desarrollo musical del tema. Pese a que el coro es bastante débil, se recupera al momento de los solos y mantiene el esquema medio “far west” que conduce a toda esta canción, respecto de la cual de todas formas se requiere algo de paciencia para hallarle mejor el gusto.

Ya acercándonos al final, otro interesante momento llega con Forget To Remember, pese a que nuevamente nos queda claro que la gasolina que le va quedando en el estanque vocal a Dave no es demasiada. Un tema cuadradito, con esquema de single, sin mucho brillo, y de hecho quizás no haya sido elegida precisamente porque se nota que la voz de Dave no es la de antes, pues me parece que de los temas con formato single, es bastante mejor que los dos primeros del disco, con un solo mucho más lucido y con mucho más que mostrar. Correcto.

La última canción del disco es también de sus momentos más destacados. Don’t Turn Your Back…, pese a su extraño inicio, casi como un jam de banda de jazz, agarra vuelo y nos muestra uno de los instantes más pesados e intensos del disco, de hecho me parece que aquí encontramos el mejor riff de todo este trabajo, además de la estupenda labor de Drover en los tarros y un coro bastante más convincente que otros que hemos encontrado en este disco. Los solos de Broderick y Mustaine también andan muy bien, todo lo cual me hace pensar que es el tema que mejor funcionaría en vivo de todo este disco.

Pero viene un regalito: un cover de Thin Lizzy, nada menos que Cold Sweat. No vamos a descubrir nosotros la influencia e importancia de los irlandeses liderados por Phil Lynott en el desarrollo de muchísimas bandas de Heavy Metal, pero resulta entretenido que a estas alturas de su carrera Megadeth, una banda con treinta años de trayectoria, tribute a una banda que sin duda debe haber inspirado a Mustaine en su desarrollo como músico (particularmente la figura de líder/cantante/instrumentista de Lynott, más allá de que este era bajista y Dave guitarrista). Un bonito homenaje que, si bien ya le habíamos escuchado a Helloween en los bonus del Master Of The Rings, no tiene desperdicio.

Para ir resumiendo, este disco puede tener diversas “lecturas”: por una parte, preocupa el indesmentible decrecimiento del rango vocal del colorado, que ya no sólo se vio en vivo sino que ahora en estudio; pero por otro lado, es valorable la sinceridad y transparencia de no componer temas que a estas alturas Dave no pueda cantar ni defender en vivo. Prefiero quedarme con esta última sensación, más allá de que Super Collider no esté cerca de entrar a lo más destacado del catálogo de Megadeth, fundamentalmente porque soy un agradecido de un tipo como Mustaine, que “ya la hizo”, es decir, tiene una banda que perfectamente podría vivir únicamente de sus rentas y de tributarse a sí mismo, pero si bien utilizan legítimamente esos “ganchos” para girar por el mundo, no dejan de crear y de intentar mantener vigencia. Me parece un trabajo bastante honesto, sin muchas luces ni mucha inspiración, pero que encuentra a una banda que se acepta, se asume con dignidad y busca seguir regalándonos lo suyo pese a lo mucho que ya nos han dado.

 

 

End of the Beginning, canción que se estrenó en vivo para el final de la temporada de «C.S.I.», se encuentra disponible en estudio a través de este link de Radio Futuro.

Ozzy Osbourne, Tony Iommi y Geezer Butler grabaron en Los Angeles su primer álbum juntos luego de 35 años que han pasado desde «Never Say Die!». Ya que Bill Ward renunciara a esta reunión, fue Brad Wilk de RAGE AGAINST DE MACHINE quien grabó las baterías para «13». El puesto de baterista en vivo está siendo ocupado por Tommy Clufetos.

Esta nueva producción saldrá al mercado por el sello Vertigo y fue producida por Rick Rubin. BLACK SABBATH saldrá de gira a fines de abril por Nueva Zelanda, Australia, Japón y más fechas se anunciarán para los próximos meses.

BLACK SABBATH será acompañado por MEGADETH en una gira que los traerá a Chile el viernes 4 de octubre en el Estadio Monumental. Las entradas se venden por sistema Ticketek, ticketek.cl, tiendas Falabella, GAM, Cine Hoyts y The Knife.

Los precios son:

Magallanes: $10.00 (AGOTADA)
Arica: $19.000 (AGOTADA)
Cancha: $29.000 (agotadas con 20% de descuento)
Océano: $55.000 (disponibles con 20% de descuento: $44.000)
Rapa Nui: $90.000 (disponibles con 20% de descuento:$72.000)

 

BLACK SABBATH oficializó el concierto que dará en Chile junto a MEGADETH. Este se realizará el viernes 4 de octubre en el Estadio Monumental.

La preventa exclusiva comienza desde las 00:00hrs. del viernes 3 de mayo hasta las 9:59am del mismo día para quienes tengan su cupón de descuento de The Metal Fest, haciéndolo efectivo sólo a través de www.ticketek.cl. Desde las 10:00hrs. de ese día habrá un 20% de descuento para todas las localidades (hasta agotar stock) a través de Ticketek.cl, puntos de venta habilitados y The Knife.

Los precios (que no incluyen cargo por servicio) son:

Magallanes: $10.00 (con 20% de descuento: $8.000)
Arica: $19.000 (con 20% de descuento: $15.200)
Cancha: $29.000 (con 20% de descuento: $23.200)
Océano: $55.000 (con 20% de descuento: $44.000)
Rapa Nui: $90.000 (con 20% de descuento:$72.000)

Este es el listado de los bares oficiales de BLACK SABBATH en Chile, cada uno de ellos tendrá entradas para Cancha General con un 20% de descuento a partir del viernes 3 de mayo:

Santiago:
Rockaxis
Babilon
Bar Oxido
Club Rock & Guitarras
Valparaíso: Valparaiso Rock
Puerto Montt: Bar Barrabass
Rancagua: Bar Golden
La Calera: Castillo Negro Bar Rock
Concepción: Bar Akañados Rock
Osorno: Bar Antros
Coquimbo: Bar Duna

Este es el mapa de localidades del Estadio Monumental (el escenario estará ubicado en sector Cordillera):

La gira de BLACK SABBATH por Latinoamérica tiene las siguientes fechas:

4 de octubre: Santiago, Chile – Estadio Monumental
6 de octubre: Buenos Aires, Argentina – Estadio Único de la Plata
9 de octubre: Porto Alegre, Brasil  – Estacionamento da FIERGS
11 de octubre: San Pablo, Brasil – Campo de Marte (PAMA)
13 de octubre: Rio de Janeiro, Brasil – Apoteose
16 de octubre: Lima, Perú – Estadio Monumental
19 de octubre: Bogotá, Colombia – Parque Simón Bolivar
22 de octubre:  San José, Costa Rica – Estadio Nacional

 

El metal es uno solo y a la hora de hablar de los padres del género todos nos cuadramos, es por eso que THE METAL FEST se hace parte de la reverencia ante la venida de BLACK SABBATH y lanza una promoción para obtener un 20% de descuento en la compra de tickets para la futura visita de los legendarios fundadores del género a nuestro país.

Así, todos los asistentes a THE METAL FEST, tanto los que compren tickets desde ahora, como los que ya lo hayan adquirido, tendrán un 20% de descuento para comprar sus boletos para el concierto de BLACK SABBATH junto a MEGADETH. El descuento es efectivo tanto para los que tengan entradas por día como para los que tengan abono para las dos jornadas. se pueden comprar un máximo de 2 tickets para el concierto de BLACK SABBATH con este beneficio.

El descuento se entregará en un stand de Ticketek al interior del Movistar Arena, durante las dos jornadas de THE METAL FEST, el 13 y 14 de abril. Al presentar la entrada a THE METAL FEST, se entregará  un ticket de descuento que posteriormente hay que hacer válido al comprar la entrada a BLACK SABBATH en www.ticketek.cl.

BLACK SABBATH se presentará en Chile con Tony Iommi y Geezer Butler y Ozzy Osbourne junto MEGADETH, un viejo aliado del público chileno. THE METAL FEST es el encuentro de bandas internacionales y nacionales del metal más grande y variado que se realiza en nuestro país. En esta segunda edición, a celebrarse el 13 y 14 de abril en el Movistar Arena, el cartel lo componen bandas como CARCASS, SODOM, DEVIN TOWNSEND PROJECT, DOWN, TWISTED SISTER, MY DYING BRIDE, NILE, MORBID ANGEL, CORROSION OF CONFORMITY, SYMPHONY X y más.

Y ahora, la misma cita permitirá estar más cerca del concierto de BLACK SABBATH y MEGADETH en los próximos meses.

 

Primero fue en 1994 con Tony Martin, luego el 2009 junto a Dio como HEAVEN & HELL, y este 2013 será la primera vez de Ozzy Osbourne, Tony Iommi y Geezer Butler juntos en Chile como BLACK SABBATH.

La productora T4F confirmó la realización del concierto que tendrá como invitados a MEGADETH, quienes llegarán con su nuevo álbum «Super Collider». La productora informará pronto la fecha y lugar del concierto, que en primera instancia sería el viernes 4 de octubre.

BLACK SABBATH reveló a través de este video la portada de «13», su primer álbum juntos luego de 35 años desde «Never Say Die!». Luego que Bill Ward renunciara a esta reunión, fue Brad Wilk de RAGE AGAINST DE MACHINE quien grabó las baterías para el disco que saldrá el 11 de junio.