Entradas

LUCA TURILLI’S RHAPSODY dio a conocer las primeras noticias sobre su próximo álbum, programado para ser grabado y mezclado en Backyard Studios de Sebastian Roeder (Alemania) y ser lanzado dentro del 2014 por Nuclear Blast.

La banda comenta: «Este es un álbum muy importante para todos nosotros. Detrás de él está el ambicioso objetivo de crear el disco más épico y cinematográfico que jamás se haya hecho». Por su parte, el vocalista Alessandro Conti agrega: «Prepárense para un viaje asombroso que va desde los mitos y leyendas del pasado de las fronteras del tiempo y espacio, las revelaciones de la mecánica cuántica y más allá, mientras se exploran los niveles multi-dimensionales de la psique y conciencia, y los secretos íntimos del álma y el corazón en el camino de la evolución espiritual. En pocas palabras: una montaña rusa de emociones extremas. ¡Prepárense!».

Por su parte, Luca Turilli comentó: «Hace poco di a luz a mi compañía Luca Turilli Music Productions y he compartido con grandes artistas como el productor/sonidista estadounidense Allen Morgan (U2, NINE INCH NAILS, TAYLOR SWIFT) y el checo Petr Pololanik (nomiado para el «Hollywood Music in Media Awards» el 2011) para comenzar a componer música con impacto emocional, principalmente para el mundo del cine y los videojuegos. Lo que puedo decir es que estoy componiendo, escribiendo y produciendo las partes de guitarra y los arreglos orquestales y corales para este nuevo disco de RHAPSODY exactamente del mismo modo en que estaría haciéndolo y que haré mientras hacía trailers de películas o bandas sonoras de videojuegos. Así que esperen momentos de alta tensión, pura acción y adrenalina para un resultado final como nunca antes tuvimos. En otras palabras: ¡la consagración definitiva del CINEMATIC METAL!

El guitarrista italiano anunció que su versión de RHAPSODY ya está dando los toques finales a su próximo disco, el cual será lanzado por Nuclear Blast. El álbum será producido por el propio guitarrista, mientras que será Sebastian Roeder quien se encargue de la grabación y mezcla. Su lanzamiento se espera para junio/julio del 2014.

El guitarrista Dominic Leurquin comentó: «Después del gran éxito de ‘Ascending to Infinity’, por el que nunca dejaremos de agradecer a los que nos apoyaron y a la prensa internacional, un nuevo opus del Metal cinemático verá prontamente la luz y una vez más la maravillosa y versátil voz de Alessandro, pasando de tonos altos celestiales y cristalinos al dramático poder de un tenor de ópera, sorprenderá a la mayor parte de la gente cuando pinte paisajes musicales de rara belleza». 

Además, Turilli reveló un nuevo proyecto personal: su propia productora. “En los últimos años siempre soñé con iniciar un segundo trabajo en conexión con el cine y otros tipos de media. Finalmente decidí dar el gran paso en esta dirección y en poco tiempo les presentaré mi nueva compañía de producción musical. A través de ella, ofreceré mis servicios como mezclador, estando especializado en la creación de arreglos épicos / orquestales / modernos de todos los estilos, pero también como compositor y productor artístico de toda clase de música y también para todo el mundo relacionado con los medios (TV, Cine, Videojuegos, etc). Actualmente estoy seleccionando algunos aliados del mejor nivel y tratando de extender los servicios de mi compañía a un nivel mundial», comentó Luca.

 

En Facebook, RHAPSODY de Luca Turilli escribió lo siguiente

Hace dos semanas los miembros de RHAPSODY vivieron uno de los momentos más dramáticos de sus carreras y por fin quieren contarles a todos el difícil instante que enfrentaron, por lo sucedido con su guitarrista Dominique Leurquin.

«Hace unos días mi pareja, Nadia, recibió un llamado de Laurence, la señora de Dominique. Por las lágrimas de Nadia, entendí que algo terrible había pasado», dice Luca Turilli, quien agrega: «Un río de sangre y luego un dramático trayecto al hospital con Dominique agonizando por toda la sangre perdida. Tres horas de cirugía y el riesgo de perder su mano izquierda para siempre. Simplemente no podía creerlo…»

Dominique se accidentó con una sierra circular mientras trabajaba en casa. Un movimiento erróneo y la sierra cortó hasta el centro de su mano. Luego de una compleja operación y con todos pensando que sería difícil que pudiera tocar su amado instrumento de nuevo, los doctores nos dieron palabras más optimistas para describir la situación, hablando acerca del largo período de rehabilitación y de problemas eventualmente relacionados sólo con el pulgar. Por ello, al parecer Dominique tendrá la opción de tocar la guitarra, y quizás más pronto de lo esperado. Lo que se necesita es un montón de fuerza y poder mental, y todos sabemos lo que representa la música para Dominique, así que no hay dudas de que hará milagros en ese sentido.

Todos los integrantes de RHAPSODY se impactaron ante lo ocurrido y claro que los últimos días no han sido fáciles para ninguno de ellos, por el estrés de la tragedia y los problemas con respecto a la preparación del tour. Se tomó una importante decisión: la de no reemplazar a Dominique con otro guitarrista, sino más bien, como Luca arregló todas las canciones de RHAPSPODY para dos guitarras, simplemente agregar las partes de Dominique en las pistas de fondo con un volumen más bajo. Mezclado en el lado derecho, como si estuviera ahí.

 

La banda de Luca Turilli, RHAPSODY, finalizó la grabación de los coros que tendrán durante el Cinematic World Tourel cual los llevará alrededor del mundo presentando su disco «Ascending to Infinity».

«Como en nuestros shows vamos a tocar algunas canciones bastante antiguas de RHAPSODY, que rara vez o nunca han sido interpretadas hasta ahora, decidimos regrabar los coros de temas para presentarlas en el escenario con la mejor calidad de sonido posible», comentó Luca, quien supervisó el trabajo de grabación junto con el cantante Alessandro Conti en los Backyard Studios en Kempten, Alemania.

El frontman agregó: «Hace unos días, nos encontramos en Alemania con algunos de los vocalistas que ya cantaron en «Ascending To Infinity» y, gracias al poderío vocal de ellos, entregamos una nueva energía y nueva vida a todos esos gloriosos y legendarios tracks que conforman la historia de RHAPSODY«.

Rhapsody

Como «el segundo mejor resultado de RHAPSODY en Alemania» califica Nuclear Blast el puesto #32 alcanzado por «Ascending To Infinity» en los charts germanos, «después del trigésimo lugar obtenido el 2002 con el álbum «Power Of The Dragonflame»«. Así, el sello deja entrever que el trabajo de Turilli es la verdadera continuación de lo realizado en RHAPSODY OF FIRE, banda de la cual se fuera en agosto del 2011 y que aún sigue activa.

El casa discográfica además indica que el CD de LT’S RHAPSODY es el que mejor debut ha tenido  RHAPSODY desde que «empezara su colaboración con Nuclear Blast (ya que) el previo lanzamiento, «From Chaos To Eternity», llegó a la posición #56″ en los ránkings de Alemania.

Asimismo, el RHAPSODY OF FIRE de Alex Staropoli y Fabio Lione ya no aparece en el sitio web como artista del sello, como lo adelantara el cantante italiano en entrevista a PowerMetal.cl: «No estoy seguro del todo si ROF continuará con Nuclear Blast, tenemos que chequearlo. Debemos escribir un nuevo álbum para ver si otro sello discográfico se interesa en RHAPSODY OF FIRE«.

Varios nos vimos amargamente sorprendidos hace poco menos de un año con el anuncio efectuado por los líderes y gestores de Rhapsody, los italianos Luca Turilli y Alessandro “Alex” Staropoli, en el sentido de separar aguas y caminos futuros. La banda de Trieste estaba en un momento de mucha madurez, plasmada en dos discos como The Frozen Tears Of Angels (2010) y From Chaos To Eternity (2011), incluso mostrando enormes e indesmentibles progresos en su performance en vivo desde su debut en Chile el 2001 hasta el fantástico show brindado el 2010.

Así las cosas, el acuerdo del divorcio señaló que por un lado quedarían Alex junto a Fabio Lione, y por otro Luca Turilli llevándose al bajista francés Patrice Guers, compartiendo al batero Alex Holzwarth al menos en un inicio, situación que -como veremos- terminaría siendo poco viable.

Y mientras Alex y Fabio reclutaban a Tom Hess y a Roberto Di Micheli para reemplazar a Luca, este último se tomaría su tiempo para decidir y anunciar quién tendría la épica –nunca mejor dicho– tarea de vocalizar y estar a cargo de los teclados de sus intrincadas composiciones. Pasado un tiempo, se nos dio a conocer que el cantante escogido por Turilli era el hasta ese momento desconocido Alessandro Conti, tenor preparado en la “Corale Lirica Rossini”, escuela de canto de Módena, Italia, a la cual asistió nada menos que un tal Luciano Pavarotti, y en cuya foja contaba ser el cantante de una banda llamada Trick Or Treat y algunos coros en Secret Sphere. Ya nos referiremos a su desempeño vocal. ¿Y en los teclados? Nada menos que el propio Luca Turilli, ya ahondaremos en esto que me parece no menor.

Hay algo que quiero destacar de Turilli, más allá de su talento como compositor o músico. La gran mayoría de los músicos huye de los rótulos y de las etiquetas y cuando uno les pregunta por su estilo siempre manifiestan que “tocan Metal”, o “sólo hacemos rock, las etiquetas las ponen ustedes”. Pues bien, Turilli corre en el carril opuesto: siempre ha gustado darle nombres distintos a la música que hace. En algún momento fue la poco feliz denominación de “Hollywood Metal” o la algo más afortunada “Film Score Metal”. Ahora, la denominación que le da Luca a su música es de “Cinematic Metal”, y el “motto” de su propuesta es “Born To Sound Cinematic”, en referencia a la palabra “cinema” que, como sabemos, es “cine” en inglés y nace del evidente interés e inspiración que ha encontrado Luca en los soundtracks de películas. Bastante de valor y de autoconvicción, a mi juicio, hay en Turilli al darle denominaciones así de rimbombantes a su música y en su constante búsqueda de llenar los zapatos de los conceptos que él mismo lanza. Así, Luca junto a Alessandro, Patrice, Dominique Leurquin y Alex Holzwarth (actualmente reemplazado por Alex Landenburg, pero es Holzwarth quien graba el disco), estarían listos para dar a luz su primer trabajo. De esta forma nace Ascending To Infinity, primera placa de Luca Turilli’s Rhapsody (LTR), o como el propio guitarrista señala, “la undécima placa de Rhapsody”.

Lo primero que hay que destacar es su arte de tapa, nueva gema del genio colombiano Felipe Machado. Cada uno de los temas tiene su imaginería propia, muy en la onda fílmica, hay varios detalles que me encantan y que le dan “contexto”, fundamentalmente en la tipografía y “fuente” que rememoran a la estética de los afiches promocionales y trailers de películas hollywoodenses. Ese tipo de detalles remarca que todo producción está bien cuidado y estudiado para, como dijimos, propender a que esa piscina que el mismo Turilli construye con sus rótulos, quede llena de agua y no de humo.

Hemos hablado mucho del contexto, del arte gráfico, de las inspiraciones, pero como decía don Julio Martínez, “ahora, a lo nuestro”, el disco, la música. El inicio Quantum X marca una inmediata diferencia con las intros de Rhapsody: es mucho más influenciada por la música de películas que por la música docta. Cuerdas, vientos, voces, sonidos psicodélicos e influencias techno, y en medio de ello aparece la voz de Jasen Anthony, que es derechamente de locución comercial o, más específicamente, de trailer de película hollywoodense, muy inspirada por el inconfundible Don LaFontaine, “la” voz de trailers por excelencia. El “so you will never be the same… again” resuena fantásticamente y uno de verdad se imagina en una superproducción del séptimo arte, pasando a un coro en latín muy sobrio –ya hablaremos de los idiomas en este disco– y no tan recargado. A mí particularmente me parece una intro soberbia, impactante y prometedora al máximo.

Pese a que no engancha directamente con la intro (un pequeñísimo bache quizás), Ascending To Infinity es una verdadera declaración de intenciones hecha de manera colosal. Hagamos una pequeña disección de este tema porque hay varios factores que revisar. El primero es que en este tema –más allá de haber escuchado un par de cosillas de su material previo para documentarse– descubrimos la voz de Alessandro Conti, que, al contrario de lo que uno pudiera pensar, no está ni siquiera cerca de ser un clon o un wannabe del portentoso Fabio Lione, seguramente una de las mejores y más versátiles voces de la escena. Conti es un tipo más tradicional, quizás con menos potencia o “cuerpo” en su voz, pero absolutamente adecuada a las fantásticas ideas de Turilli, que a lo largo de este trabajo exprime sus virtudes vocales. El otro aspecto necesario de tocar ya a estas alturas es recalcar el impresionante talento como compositor y músico de Luca Turilli. Vilipendiado por algunos, no muy acreditado por otros, el tipo es un guitarrista de un nivel muy superior a la media, pero lo que francamente me impacta es que él esté a cargo de… ¡¡TODOS LOS TECLADOS de este álbum!! Es francamente impresionante el nivel de versatilidad de Turilli y quizás este sea el trabajo donde más lustre se le saque a dicha merecidísima chapa. Otra arista más, como dijimos anteriormente, consiste en los idiomas… si en Quantum X encontramos inglés y latín, en este tema encontramos además el italiano, amalgamados de manera notable. Y la última arista es el corte en sí mismo: Ascending To Infinity es una composición derechamente monumental, con pasajes más galopados, otros más lentos, con mucho de Rhapsody clásico –es inevitable, Turilli es su máximo compositor–, y con momentos individualmente llamativos por sí mismos, como por ejemplo ese inspiradísimo pre-coro con “Far from the borders of science and wisdom / Ways to oblivion and dark matter worlds / Lost equilibrium, a cell of new evil / Alpha et omega / The end of all”, o el solo de teclado/piano de Turilli, o lo perfectamente encajados que están los coros múltiples. Para qué hablar del final, donde Conti muestra credenciales de gran cantante, especialmente con sus agudos, matizados con los coros en segundo plano. Una obra maestra, maravillosa, estremecedora e increíble por momentos.

Más “cinemática” aun es la brillante mid-tempo Dante’s Inferno, muy inspirada y muy en la onda de la época de Turilli como solista, pero con menos elementos estrafalarios, sino que más tradicional. Nuevamente tiene gran protagonista ese enorme coro denominado por Luca como “The Voices Of The Apocalypse”, compuesto por Bridget Fogle, Previn Moore, Matthias Stockinger, Dan Lucas y Johnny Krüger, que auxilian de gran forma a Alessandro especialmente en ese soberbio coro que es “Divina amata / Or sospirata / I’ll cross the hell on earth to have your soul back / Irato averno / Dante’s inferno / I need your grace to be my pain in nomine”. La primera parte del solo de guitarra/piano de Turilli está inspirado según sus propios dichos en el Opus 740 N° 14 del compositor austríaco Carl Czerny (háganse el tiempo de escucharlo), y al conocer este detalle le saca todavía más brillo a su desempeño técnico. Luego, sonidos de teclado que hasta recuerdan a películas de marcianos, para volver al coro. Lo único que no me gusta es el final, pero es casi un detalle.

Al escuchar los primeros pasajes de lo siguiente que es Excalibur, tan influenciados por la onda celta, uno rememora los discos de Rhapsody y calcula que a estas alturas lo normal es la inclusión de un tema de esta índole, de “fogata medieval” por decirlo de alguna forma, pero es sólo el inicio pues se trata de una nueva bombástica composición, que me recuerda por momentos a la brillante Eternal Glory. Notable pre-coro es el de “The last word of an immortal skylord / Hidden in the tears of fallen angels / Will reveal the wonders of my heaven / At the dawn of a new eternity / Shines the mighty blade of destiny”, original de Turilli, para luego en el coro adaptar -bajando las revoluciones- el Momento Musical N° 5 en Fa Menor del austríaco Franz Peter Schubert con su “Ego sum unus et vivus fui mortuus / Sum vivens in saecula saeculorum / In meo sanguine libero te / Domine quando corpus morietur / Fac ut animae gloria donetur / Excalibur”. Inspiradísimo, al igual que las guitarras armónicas en la mitad del tema. Lo que más disfruto de canciones así es que claramente se notan todas las influencias, patentemente, pero esto para mí no deja en lo absoluto de ser Heavy Metal, la música que más me gusta y me imagino que a la mayoría de quienes leen esto también. El final, magistral, con una suerte de réquiem en fade out, cierra un track de inmejorable factura.

Otra obra maestra de pies a cabeza es Tormento e Passione. Imaginen por un segundo a Pimpinela cantando Heavy Metal en italiano. Más allá de la caricatura, es un tema 100% cantado en italiano con influencias derechamente operáticas, donde Alessandro comparte voces con Bridget Fogle y Previn Moore, que se inicia con un piano sutil, calmo, para pasar a convertirse en un piano intenso, chascón, metalero. Uno se imagina a un tipo tocando el piano con smoking y corbata de humita muy ordenadito y peinado para atrás para luego desparramar sus chascas cabeceando al ritmo de su propio accionar con las teclas. La batalla operática con la voz de Conti más las dos voces (masculina y femenina) no da tregua, y pasa de la intensidad a un crescendo que en el coro alcanza su máxima expresión, sobrecogedora realmente. Que esté cantada totalmente en ese bellísimo idioma que es el italiano ayuda a los bonos de Conti, que realmente se luce. Y qué decir de Turilli, compositor que se hace cargo de sus diversos instrumentos de manera alquímica. Colosal tema, con un final inolvidable, perfecto.

El single del disco es Dark Fate Of Atlantis y me parece bien elegido en ese aspecto, pues quizás es uno de los tracks más “metaleros” de este trabajo. Con un inicio con una voz femenina muy arábiga, y una orquestación en segundo plano, encontramos luego un ritmo acelerado que se frena para llegar a guitarras y teclado. Luego con la aparición de Conti encontramos los que probablemente sean los momentos más metaleramente ortodoxos en este trabajo, hasta llegar a un precoro operático y a un estribillo muy ganchero con su “dark mantis / dark fate of Atlantis”, que pese a ser muy bombástico, no pierde la esencia de un coro metalero más convencional. Nuevamente los solos muestran un nivel inspiradísimo en LTR, no tanto por la ejecución en sí misma (que de por sí es buenísima, recordemos que Turilli hace teclados y guitarra) sino que por la complementación entre los diversos elementos, incluyendo por supuesto a un algo más protagonista Patrice Guers y su elegantísima manera de acariciar las cuatro cuerdas.

A fines de los noventa estuvieron muy de moda dos músicos. El primero, Andrea Bocelli, gigantesco tenor italiano que fue capaz de superar la enorme limitante de su ceguera para transformarse en un artista respetado y famoso en todo el mundo, explotando en esos años su forma de cantar acomodándola a música más popular. Y el otro es André Rieu, director de orquesta y violinista holandés que tuvo un gran éxito reviviendo y en algún sentido modernizando música clásica, particularmente algunos vals. En este contexto, de una potenciación de la música clásica en la cultura popular, se escuchó por estos lados un tema llamado Luna Tú, cantada por el tenor tedesco Alessandro Safina. Pues bien, lo que hace LTR a estas alturas es reversionar y turillizar este tema, cuya versión original llamada Luna está bastante bien (fundamentalmente por la voz de Safina, envidiable), con orquestaciones y coros multivocales muy bien entendidos y que ponen los pelos de punta por momentos. Con el auxilio de Sassy Bernert en las voces femeninas, Alessandro Conti tiene el tupé de hacerle frente a Safina y no sólo salir bastante airoso, sino que hacer que este tema sea una más de las gemas relucientes que adornan este fabuloso disco. Luna tiene la gracia de presentarnos otras variantes y matices de Conti, que a estas alturas brilla con luces propias.

Ya acercándonos al final de este trabajo, Clash Of The Titans es otro corte que podríamos denominar como “cargadito al Heavy Metal”, aunque está vívidamente influenciado por la música de películas (la imagen asociada al tema en el disco muestra unos helicópteros en el desierto). El coro, rapidito e intenso, vuelve a las influencias operáticos con las voces múltiples apoyando a Conti. Quizás aquí también podamos encontrar de los mejores solos del álbum, con un Turilli asumiendo algo más de protagonismo con su guitarra, sin perjuicio de que haber hecho los teclados y además mezclar este disco debe haber sido de un nivel de locura importante y médicamente diagnosticable. Excelente número, probablemente habría sido el mejor de un disco estándar… no luce tanto porque está metido en un contexto de gran brillantez.

El último tema del disco ocupa prácticamente un tercio del mismo, más de… ¡16 minutos! Of Michael The Archangel And Lucifer’s Fall es el nombre de esta intrincada composición que cuenta con tres partes: In Profundis, Fatum Mortalis e Ignus Divinus. Cuenta básicamente la historia mitológica del Arcángel Miguel, siempre ataviado con una armadura y con una espada o sable –el más Rhapsody de todos los personajes bíblicos por cierto–, dándole cara al demonio. Inicia con un muy suave piano y con una tétrica introducción hablada que dice que puedes protegerte de todas las amenazas, excepto de la peor, que es tu propio miedo. La segunda parte, Fatum Mortalis, debe ser la más metalera de todas, quizás de lo más metalero del disco, con un riff contundente para luego conducir a un precoro que se repite bastante a lo largo del tema, con un Conti soberbio, y las voces del apocalipsis cantando “DRAGO PUGNABAT / AGELI EIUS / MAGNUM IN CAELO / FACTUM EST PRAELIUM / NON VALUERUNT / FACTA EST SALUS / VERITAS CHRISTI / DEL NOSTRI REGNUM / SANCTUS / EGO SUM / ALPHA ET OMEGA IN NOMINE DEI”. Luego se repite la misma estructura, en algo que me parece que es el vicio en que cae este tema: es brillante, iluminado, pero es demasiado largo y esa extensión está dada por la repetición de ciertos pasajes. Los solos de Turilli a los aproximadamente diez minutos le dan más vida a una composición fantástica, pero a veces algo repetitiva, para volver nuevamente a las voces del apocalipsis haciendo este enorme coro y al final con la outro hablada Ignus Divinus.

El disco termina acá, pero viene con un regalo que es imposible soslayar, pues es nada menos que March Of Time, incuestionable clásico de Helloween, del Power Metal, de la música y de la vida del hombre en sociedad. Es cierto, la versión original no tiene parangón, pero el esfuerzo de LTR al turillizar este tema sin hacerlo perder su esencia ni faltarle el respeto, sino que aportándole nuevos elementos de orquestaciones y coros, es remarcable y da cuenta del enorme talento y creatividad de este músico italiano al que, por suerte, tenemos en las filas del Heavy Metal. Ello, además de destacar a Conti como un estupendo exponente en lo que se refiere a metal más convencional, toda una revelación. Probablemente uno de los mejores covers que se haya hecho a Helloween.

La versión japonesa de este trabajo cuenta con el privilegio de venir con otro bonus track, otro cover, en este caso de la excelente In The Mirror de los nipones de Loudness, perteneciente al disco On The Prowl de 1991 de esta banda del Sol Naciente. Un cover hecho de forma muy sencilla pero no por ello menos imponente y con un trabajo de coros realmente formidable. Una delicatessen extra para ponerle otro moñito a este enorme disco.

Es realmente impresionante la frescura compositiva que denota Turilli en este trabajo. Da la impresión de que si bien Rhapsody es una obra suya (también de Staropoli y Fabio Lione por cierto), el separar caminos liberó su mente y lo tomó de la mejor forma, con nuevas ideas y quizás sin los límites que el ideario y las sagas de Rhapsody (que son ideas de él mismo, a no olvidarlo) mantenían en su cabeza. Sin perder su esencia en lo más mínimo, Turilli no sólo ha sabido reinventarse sino que forjar con más metal del bueno las letras de su nombre en el Olimpo de los grandes compositores que ha tenido esta música en los últimos 15 años. Un disco genial, fascinante, para escucharlo mil veces, que seguramente estará en muchos recuentos y al cual muchos de los calificativos que intentaron darse en esta reseña se quedan cortos.

Rhapsody

El álbum «Ascending To Infinity» saldrá a la venta el 22 de junio por Nuclear Blast Records. En esta dirección puedes escuchar los samples del disco que tendrá las siguientes canciones.

01. Quantum X
02. Ascending To Infinity
03. Dante’s Inferno
04. Excalibur
05. Tormento E Passione
06. Dark Fate Of Atlantis
07. Fantasia Gotica
08. Clash Of The Titans
09. Of Michael The Archangel And Lucifer’s Fall
I. Alma Mundi
II. Fatum Mortalis
III. Ignis Divinus

Aquí se puede ver Dark Fate of Atlantis, el primer video clip de LUCA TURILLI’S RHAPSODY, filmado en Estocolmo, Suecia, bajo la dirección de Owe Lingvall de Dreamday Media (THE RASMUS, The Great Pandemonium de KAMELOT).

«El video representa sólo el primer paso la colaboración entre RHAPSODY y Dreamday Media, de nuestro amigo Owe», dice Turilli. «Él era la mejor opción para una banda que quiere sonar y verse tan cinemática como la nuestra. Compartimos la misma pasión por el cine (…) esto significa que es y será nuestro compañero artístico para todo efecto, de ahora en adelante».

Rhapsody - Ascending to Infinity

Rhapsody

Aquí se puede ver el video de Dark Fate of Atlantis, el primer video clip de LUCA TURILLI’S RHAPSODY, filmado en Estocolmo, Suecia, bajo la dirección de Owe Lingvall de Dreamday Media (THE RASMUS, The Great Pandemonium de KAMELOT).

«El video representa sólo el primer paso la colaboración entre RHAPSODY y Dreamday Media, de nuestro amigo Owe», dice Turilli. «Él era la mejor opción para una banda que quiere sonar y verse tan cinemática como la nuestra. Compartimos la misma pasión por el cine (…) esto significa que es y será nuestro compañero artístico para todo efecto, de ahora en adelante».

El álbum «Ascending To Infinity» saldrá a la venta el 22 de junio por Nuclear Blast Records, y tendrá las siguiente canciones.

01. Quantum X
02. Ascending To Infinity
03. Dante’s Inferno
04. Excalibur
05. Tormento E Passione
06. Dark Fate Of Atlantis
07. Fantasia Gotica
08. Clash Of The Titans
09. Of Michael The Archangel And Lucifer’s Fall
I. Alma Mundi
II. Fatum Mortalis
III. Ignis Divinus

Recientemente Luca Turilli anunció que Alex Landenburg, ex miembro de SYMFONIA, es el nuevo baterista de LT’S RHAPSODY en reemplazo de Alex Holzwarth. De la siguiente manera, el guitarrista eveló las razones de esta decisión:

«Intentamos pero entendimos en un corto tiempo que hubiera sido realmente imposible para nuestro amigo y baterista Alex Holzwarth tocar tanto para RHAPSODY como RHAPSODY OF FIRE. En esas condiciones, no había ninguna manera de seguir y ahora, teniendo dos agencias de tour trabajando para nosotros y empezando a organizar nuestros shows, decidimos que lo mejor sería mantener ambas bandas completamente independientes.

«Esa es la razón por la que encontramos la única solución posible. Alex Holzwarth seguirá tocando para RHAPSODY OF FIRE y tiene sentido ya que su hermano también toca ahí. Por nuestra parte, después de agradecer a Alex por todos los maravillosos momentos que compartimos juntos y por haber grabado el nuevo álbum mostrando una vez más todas sus habilidades técnicas, tratamos de encontrar a alguien especial que pudiera hacerse cargo de tan importante puesto.

«Bueno, podemos decirles que encontramos esa persona y en verdad es especial, muy especial… honestamente es uno de los mejores bateristas que he tenido la oportunidad de escuchar. Por nos sentimos realmente orgullosos de presentar al nuevo baterista y miembro permanente de RHAPSODY que es Mr. Alex Landenburg. Nos honra tener a Alex con nosotros, admiramos su tremendo talento y estamos seguros de que lo vamos a pasar muy bien juntos en los años que vendrán, en escenarios por todo el mundo».

Con un video por Youtube, LUCA TURILLI’S RHAPSODY acaba de anunciar que su batero es Alex Landenburg, con trayectoria en ANNIHILATOR, AT VANCE y SYMFONIA.

La noticia se da pese a que se había informado en un principio que Alex Holzwarth estaría cumpliendo funciones tanto en RHAPSODY OF FIRE como LT’S RHAPSODY.

Alessandro Conti

Alessandro Conti, vocalista de TRICK OR TREAT, es desde ahora el cantante de LUCA TURILLI’S RHAPSODY.

Ya como miembro oficial de LT’S RHAPSODY, Alessandro comentó: «Estoy demasiado contento de ser la nueva voz de RHAPSODY y la persona que la banda buscaba. ‘Ascending To Infinity’ es una impresionante obra de arte y quizás ni siquiera la palabra EPICA es suficiente para describir su emocionante poder… de lo que sí estoy seguro es que estoy verdaderamente orgulloso de formar parte de ella. Ahora no puedo esperar por conocer a los fans que tiene RHAPSODY, y también a los nuevos, alrededor del mundo. Nos vemos pronto!».

Escucha un adelanto de lo que se viene en el álbum «Ascending To Infinity», disco que será lanzado el 29 de junio por el sello Nuclear Blast:

«Alessando ha sido el cantante de nuestra banda por muchos meses, pero queríamos presentarlo de la manera que él se merece: ¡a través de su voz!» dice Luca Turilli y agrega: «Para este 11avo álbum de RHAPSODY deseábamos tener un vocalista capaz de cantar de diferentes maneras y ofreciendo diferentes ‘colores’. Esa habilidad es fundamental para mi, ya que en todos los discos de RHAPSODY me gusta componer diferentes estilos de canciones, pasando desde el más cinemático y épico impacto de algunas canciones a la majestuosidad operática de otras, de voces celestiales a tonos más agresivos. Alessandro fue simplemente la mejor elección en este sentido, en medio de la multitud de todos sus colores vocales, él tiene un tremendo tono alto pero también una aproximación operática que marca la diferencia. Estudió en la ‘Corale Lirica Rossini’ de Modena como primer tenor, la misma escuela a la que fue el grande e inolvidable Luciano Pavarotti».

Luca Turilli's Rhapsody

Rhapsody - Ascending to Infinity

Rhapsody - Ascending to Infinity

El 29 de junio por Nuclear Blast saldrá al mercado «Ascending To Infinity», álbum que marca la nueva etapa del RHAPSODY liderado por Luca Turilli luego de su separación con RHAPSODY OF FIRE.

La ilustración fue realizada por Felipe Machado, conocido artista colombiano que también ha diseñado portadas para BLIND GUARDIAN, RHAPSODY OF FIRE, RAGE, IRON SAVIOR y VORPAL NOMAD, entre otros.

El tracklist de «Ascending To Infinity» será:

01. Quantum X
02. Ascending To Infinity
03. Dante’s Inferno
04. Excalibur
05. Tormento E Passione
06. Dark Fate Of Atlantis
07. Fantasia Gotica
08. Clash Of The Titans
09. Of Michael The Archangel And Lucifer’s Fall

  • I. Alma Mundi
  • II. Fatum Mortalis
  • III. Ignis Divinus

El álbum durará aproximadamente 65 minutos y tendrá una edición limitada que incluirá dos bonus tracks, sumando 75 minutos de música además de algunos regalos exclusivos.

Aquí puedes ver la ilustración completa de «Ascending To Infinity»:

Rhapsody - Ascending to Infinity (full)

A fines de febrero debía presentarse el nombre del cantante de LUCA TURILLI’S RHAPSODY, sin embargo, hace muy poco comenzaron las mezclas del disco. «Junto a las noticias para el próximo 27 de marzo, lo presentaremos de la mejor manera posible, la que sabemos que uds. prefieren», comentó la banda. «Esto quiere decir que ese día tendremos la posibilidad de descubrir a él y su talento escuchando algunos extractos del álbum, ¡¡¡exclusivamente desde nuevo sitio web!!!».

Rhapsody logo

Luca Turilli anunció que «Ascending To Infinity» es el título del nuevo disco de RHAPSODY, trabajo que saldrá al mercado el 29 de junio a través de Nuclear Blast.

El tracklist del álbum será:

01. Quantum X
02. Ascending To Infinity
03. Dante’s Inferno
04. Excalibur
05. Tormento E Passione
06. Dark Fate Of Atlantis
07. Fantasia Gotica
08. Clash Of The Titans
09. Of Michael The Archangel And Lucifer’s Fall

  • I. Alma Mundi
  • II. Fatum Mortalis
  • III. Ignis Divinus

«Ascending To Infinity» durará aproximadamente 65 minutos y tendrá una edición limitada que incluirá 2 bonus tracks, sumando 75 minutos de música, demás de algunos exclusivos regalos.

A fines de febrero se revelará quién es el cantante de RHAPSODY.

Rhapsody

Rhapsody logo

Nuclear Blast entrevistó a Luca Turilli y el ex RHAPSODY OF FIRE habló por primera vez de su separación con Alex Staropoli, como también de los planes que tendrá su RHAPSODY el 2012, incluyendo un álbum a mediados de año. Aquí está la nota completa:

Markus Wosgien: Luego del anuncio oficial de la separación Rhapsody Of Fire, un montón de rumores acerca de él se esparció por internet. ¿Quisieras contar o precisar algo sobre eso?

Primero que todo quisiera contarte que Alex (Staropoli) y yo nos divertimos bastante escuchando y leyendo algunos de los comentarios que vinieron a continuación del anuncio de la amistosa separación de Rhapsody Of Fire. En particular, yo oí los comentarios de algunas personas e imaginaron un montón de cosas raras, o que pensaron que fui yo quien dejó la banda por ésta o aquella razón. Honestamente, esto es de verdad absurdo y muy lejano a la verdad.

La única verdad es que al final del 2010, Alex y yo, juntos (y subrayo: juntos), acordamos que luego de From Chaos To Eternity (el décimo disco de la banda que cerraba el ciclo de lanzamientos relacionados con nuestra saga), íbamos a continuar con nuestras carreras por separado. Esto porque luego de 20 años de una gran y única colaboración, el sentimiento al trabajar juntos ya no era el mismo. Y debido al gran respeto que sentimos el uno por el otro, decimos que tomaríamos esta importante decisión.

rof10_rof-16También acordamos todo acerca de la forma en que nos separaríamos y del hecho de que ambos mantuviésemos el nombre Rhapsody, en respeto por el gran esfuerzo que ambos hicimos en términos personales y económicos para hacer ese nombre más y más fuerte en el mercado. Así que, de nuevo, todo fue decidido en una forma muy amigable entre dos personas que se respetan mucho, en todo los niveles. Entonces, nada de teorías conspirativas ni cosas como esas, (risas). Sólo la voluntad honesta de proseguir separadamente a fin de hallar nuevos estímulos artísticos. Estén seguros también de que no habrá ningún tipo de competencia entre las dos bandas Rhapsody. Ya estamos muy viejos para esos juegos (risas). Quiero mucho a Alex, y quiero el mayor de los éxitos para él. También aprovecho la oportunidad para desearles lo mejor a los nuevos miembros de Rhapody Of Fire: Tom Hess y Roberto De Micheli. Son grandes personas y músicos ultra-talentosos, ¡garantía segura de buena música al más alto nivel artístico para todos los fans de la banda de Alex y Fabio!

Hablemos acerca del nuevo álbum. ¿Qué nos puedes contar sobre él?

Honestamente, este disco es muy importante para mí, Alex (Holzwarth), Patrice y Dominique, y en lo personal es lo que siempre soñé grabar. La composición básica del proceso duró cerca de cinco meses. En este periodo trabajé a un ritmo de 12 ó 14 horas por día, y aunque mental y espiritualmente fue muy arduo, fueron unas de las sesiones de composición más provechosas de mi vida. Rara vez la pasé tan bien tocando la guitarra, los teclados o mi amado piano, y creando partes clásicas originales, interludios cinemáticos, orquestaciones y todo lo demás.

Ahora todas las canciones están listas y en realidad me encuentro en el proceso de arreglarlo todo. Como sabrás, no contraté personas externas para orquestar la música, sino que lo estoy haciendo todo por mí mismo, escribiendo cada sección para la orquesta, los coros, etc. Y esto a veces puede ser un proceso muy largo y difícil, que te roba mucho tiempo y energía (risas).

No puedo negar que este es un álbum muy ambicioso, por la inversión económica, visión artística, etc., y toda la gente que ha trabajado en él, incluido Nuclear Blast, piensa lo mismo. Es por eso que en los meses que vienen de trabajo en estudio quiero dedicarme día y noche a él, sin pensar en nada más. La producción acaba de empezar, y Alex acaba de grabar la mayoría de las partes de batería. Daré más noticias acerca de la producción mes a mes en mi nuevo sitio, partiendo a finales de enero del 2012.

Hablando de la producción, ¿es cierto que para este disco cambiaste por completo al equipo de trabajo?

rof10_rof-10Sí, tras muchos años de trabajar en Wolfsburgo en la corte de nuestro amigo Sascha Paeth, decidí empezar esta nueva aventura artística con un equipo diferente. Sascha y los otros amigos de Gate Studio (Miro, Olaf, Robert, Simon etc.) son un equipo ganador y su ayuda en el pasado fue realmente muy importante para Rhapsody Of Fire. Pero desde hace muchos años ya que Alex y yo tomamos la producción de nuestros discos en nuestras manos, aunque Sascha siempre fue el ingeniero y el encargado de hacer las mezclas. Sus mezclas seguirán siendo legendarias y la lista de agradecimientos nunca será lo suficientemente larga para todo el aporte profesional que nos entregó. Todos esos años de trabajo, diversión y sufrimiento en los estudios Gate seguramente permanecerán inolvidables, grabados en nuestros corazones.

Para esta nueva aventura decidí cambiar de estudio, así como al hombre principal tras la consola. Estamos grabando en los estudios Backyard, en Kempten, Alemania. Nuestro nuevo ingeniero y mezclador es el mismo dueño del estudio: Sebastian Roeder, la persona que trabajó con Rhapsody Of Fire en nuestra última gira mundial, haciendo verdaderos milagros mientras mezclaba nuestra música en vivo. Además de ser un talentoso ingeniero, es una gran persona y comparte con nosotros su amor por este tipo de música. Para resumir: el nuevo disco será producido por mí, como es usual; mientras que Sebastian se encargará de mezclar y del proceso de masterización.

¿Qué puedes decirnos acerca del nuevo cantante?

Como imaginarás, esta será unas de las noticias más importantes para dar en los próximos meses, pero por el momento prefiero mantenerlo como máximo secreto. Hablando de cantantes, por favor déjame decir unas pocas palabras sobre Olaf Hayer, la talentosa voz de Luca Turilli, mi antigua banda solista. La verdad es que, como muchos ya saben, terminé definitivamente mi actividad como Luca Turilli, deseando dedicarme al nuevo Rhapsody a tiempo completo. Es por eso que quiero agradecer públicamente a Olaf por su enorme contribución a nuestros discos solistas. Todos los discos de la trilogía entraron en los charts, estableciendo algunos registros importantes, y esto fue posible principalmente gracias a mi amigo Olaf. Quién sabe: quizás tarde o temprano tengamos la oportunidad de trabajar juntos, nunca digas nunca.

¿Y qué hay de los futuros planes para LT’s Rhapsody?

Bueno, lo más relevante que puedo contarte es que nuestra agencia All Access está trabajando duro, preparando un tour mundial. Considerando que el plan es lanzar el disco en junio de 2012, queremos empezar la gira un par de meses después a fin de promocionarlo en los cuatro lados del mundo. Será un placer infinito para mí, Alex, Patrice y Dominique encontrarnos con todos nuestros nuevos y viejos fans una vez más y tocar frente a ellos las canciones del nuevo Rhapsody y los éxitos del viejo Rhapsody/Rhapsody Of Fire. ¡Seguro habrá alguna sorpresa para aquellos que gustan de mis discos solista también!

LT’s RHAPSODY señala que el 30 de enero tendrá más noticias, incluyendo el nombre del álbum y el tracklist completo.

Rhapsody logo

Tras la separación de sus compañeros en RHAPSODY OF FIRE el pasado mes de agosto, Luca Turilli prepara el anuncio del que será el cantante de su banda RHAPSODY.

El grupo se encuentra actualmente conformado por:

Luca Turilli – Guitarra
Dominique Leurquin – Guitarra
Patrice Guers – Bajo
Alex Holzwarth – Batería

El disco debut de RHAPSODY será lanzado en junio del 2012 y se eperan nuevas noticias para el 19 de diciembre de este año.

A estas alturas, resulta prácticamente imposible negar la importancia que Luca Turilli ha tenido en el Heavy/Power Metal de los últimos cinco años. Tras la salida del primer disco de Rhapsody, «Legendary Tales», en 1997, este «fantasista» italiano ha ido ganándose un merecido nombre en la escena, no tanto por su talento como guitarrista (Turilli no es un guitarrista excepcional), sino por su inmensa e inagotable mente creativa (sin desmerecer el gran aporte que en este sentido ha hecho Alex Staropoli, tecladista de Rhapsody), que tantos réditos le ha proporcionado en estos años. Mal que mal, Rhapsody es sin dudas una de las bandas «nuevas» (entendiendo por «nuevas» a bandas nacidas al gran mundo del metal en la segunda mitad de los años ’90) más exitosas de los últimos tiempos, acercando junto a sus compatriotas de Labÿrinth la bandera italiana al Olimpo del metal.

En 1999 Turilli lanzó a la venta su primer disco como solista, «King Of The Nordic Twilight», y las comparaciones con Rhapsody fueron inevitables. Si bien posee una indiscutible calidad y cuenta con el gran aporte del alemán Olaf Hayer (Dionysus, Lord Byron) en las voces, fue calificado por gran parte de los fans como un «tercer disco de Rhapsody» (a esa fecha, Rhapsody había lanzado «Legendary Tales», en 1997, y «Symphony Of Enchanted Lands», en 1998), lo que, si bien en muchos sentidos podía entenderse como un elogio, denotaba una idea de «auto-copia» un tanto nociva.

Pero lo que hoy nos muestra Turilli es algo sumamente distinto. «Prophet Of The Last Eclipse», definido por el mismo Turilli como «Cosmic Metal» (recordemos que él mismo definió la música de Rhapsody como «Hollywood Metal»), posee elementos que, si bien pueden resultar un poco desconcertantes (como los teclados o incluso las zampoñas en algunos temas), se diferencian bastante de lo que hace Rhapsody. Primeramente, el artwork del disco (a cargo de Marc Klinnert), muy en la onda de Robotech, se aleja bastante de la onda épica y dragonística de los cover arts de Rhapsody. Luego, un aspecto importante en que estas diferencias se notan es en el concepto del disco, muy en la onda galáctica, que comienza con la caída de Dark Comet, una misteriosa nave espacial, en el planeta de Zaephyr, ante lo cual el alto consejo de Iraklia organiza una expedición al lugar del accidente, no encontrando sobrevivientes … excepto una pequeña niña, a quien llaman «Sania» (la «flor entre los dos soles», según la lengua nativa). Al mismo tiempo, un eclipse, profetizado siglos antes, oscurece el planeta, disminuyendo considerablemente su temperatura … como se ve, el concepto es sumamente distinto. Pero esto pasaría a segundo plano si la música no fuese distinta. Si bien «King Of The Nordic Twilight» está basado en una temática muy diferente a la de Rhapsody, musicalmente no existían diferencias tan marcadas como en «Prophet Of The Last Eclipse».

El disco abre con el intro Aenigma, el libro ancestral que anuncia el fin del planeta con el eclipse. Un sonido totalmente galáctico (incluyendo teclados «cósmicos») nos anuncia que el sol de Zaephyr nunca más brillará … y los teclados de War Of The Universe nos encaminan hacia esta aventura galáctica. Una notable mezcla entre dichos teclados, violines, coros apocalípticos y una intensa batería marcan la fantástica introducción de este tema. Si bien por momentos Turilli se olvida de subirle el volumen a la guitarra (es una constante a lo largo de casi todo el disco), Olaf Hayer se encarga de recordarnos que esto es Metal del bueno. Extraño, pero bueno. Un coro sensacional y un solo bastante interesante, más fantásticos sonidos en segundo plano y un excelente final terminan por conformar este excelente opening track.

Rider Of The Astral Fire continúa en la onda galáctica en la que nos encontramos inmersos. Un comienzo magnífico, cortesía del Quinteto de Cuerdas de Hamburgo y la guitarra de Turilli, y un riff y un solo bastante Rhapsody (nuevamente los sonidos del teclado en segundo plano marcan una gran diferencia) resumen este excelente tema. Dignos de destacarse son los coros de «musical navideño» («la-lala-lalala») cercanos al triunfal final de este corte.

Zaephyr Skies Theme, lo siguiente, es un interludio un tanto largo con toques «ambient», donde la voz de una dulcísima señorita relaja nuestros sentidos y nos invita a descansar. Este interludio engancha con el excelente y extrañísimo comienzo de The Age Of Mystic Ice, que mezcla de forma notable la guitarra y el bajo, más los consabidos teclados galácticos, con la batería y las «Voices Of The Last Eclipse», como se denomina al coro femenino que participa en este trabajo. Por momentos el tema se maneja en un ritmo cadencioso, pero posee un notable cambio de ritmo al momento del coro (el cual es fantástico), el cual le da un gran plus.

El bombástico y operático comienzo de Prince Of The Starlight nos conduce a uno de los mejores temas del disco. Un riff totalmente Power y un acelerado ritmo (la batería cumple una excelente labor, muy pareja), junto con sonidos de piano muy Rhapsody marcan el comienzo de esta pista. Para destacarse el coro, extremadamente melódico y rápido. Quizás, a pesar que el ritmo es bastante más Power, sea el tema del disco más cercano a lo que hace Turilli con Rhapsody.

La única balada del disco es Timeless Ocean, bastante bella aunque carece de la intensidad y emotividad de «Princess Aurora», su predecesora en las lides de los temas lentos. A pesar de ello, es destacable la entrega de Olaf Hayer, volcando prácticamente su alma en las voces. En suma, un buen tema, con un muy bonito desarrollo y final, pero carente de chispa.

Los teclados galácticos se lucen en el comienzo de Demonheart, un corte muy, pero muy especial («confutatis / maledictis») … para graficarlo de mejor forma, la melodía del comienzo invita a prender el Super Nintendo o Play Station (para los que tengan este tipo de consolas), subirse a una nave y viajar a millones de kilómetros por hora. En el pre-coro, dan ganas de sacar la cabeza por la ventana de la nave, tomar un palo y empezar a matar aliens a mazazo limpio. Este tema cuenta con quizás el mejor solo de guitarra del disco, pues sin caer en parafernalias excesivas, Turilli demuestra una creciente madurez en las seis cuerdas.

Si los teclados galácticos pueden resultar desconcertantes, qué queda para New Century’s Tarantella … un tema con un comienzo aun más andino (zampoña y guitarras) que «For Tomorrow» de Shaman. Seguramente, Turilli será denominado peyorativamente como «Turillapu» después de escuchar el principio de este tema. A pesar de lo desconcertante, es innovador … mezclar heavy metal con zampoñas y con toques de la clásica Tarantella, danza popular napolitana (especialmente en la parte rítmica, alegre y contagiante), no deja de llamar la atención. Al principio, las reacciones pueden ser muy diversas, pero a la larga el experimento de la Tarantella del Nuevo Siglo resulta interesante o, cuando menos, simpático.

El broche de oro de este trabajo viene dado por su title track, Prophet Of The Last Eclipse, cuya versión editada ya conocimos en el EP «Demonheart». Un comienzo bastante gregoriano, junto con unos intensos teclados cósmicos, marcan el inicio de un tema sobresaliente. Es difícil lograr intensidad con sonidos tan extremadamente «producidos» o «de fábrica», como sin dudas lo son muchos elementos del sonido de Turilli, pero por muchos momentos se logra. Los teclados galácticos (que por momentos, en este tema, llegan incluso al sonido de tornamesas) ya no desconciertan como al principio, y llegan a ser una característica imprescindible el sonido de Turilli versión 2.0. En resumen, en este tema se encuentran bastantes cosas de lo mejor del disco: un ritmo por momentos muy intenso, muy bien logrados coros en segundo plano, toques sutiles de piano, e inclusive el llanto de un pequeño bebé llorando, que marca lo bien que se desarrolla la saga del Cometa Negro a lo largo del disco. Lo único que quizás desentone son los últimos dos minutos, en los cuales se oye algo como una orquesta afinando sus instrumentos, para pasar a un gregoriano réquiem …

El nuevo disco de Turilli, en resumen, generará cierta controversia entre los más «puristas» defensores de la potencia de las guitarras versus los quienes estén más llanos a aceptar sonidos diferentes e incluso experimentales. Pero lo que sí puede destacarse de este disco (quizás definible como Symphonic Cosmic Phantasmagoric Mystic Epic Heroic Gregorian Nintendo Latin Christmas Hollywood Lunatic Martian Schizofrenic Andin Angry Power Metal) es que Turilli busca con mayor ahínco alejarse del sonido épico y fantasioso de Rhapsody, buscando satisfacer su capacidad creativa (que sin dudas raya en la locura) con otros conceptos, tanto en lo referente a las letras como en aspectos musicales, como los teclados a los que hemos hecho tanta referencia, o a las mismas zampoñas. Con una dosis de tolerancia, y siendo fan de Rhapsody, este disco debe estar en la cabecera de muchos de nosotros por un buen tiempo.