Entradas

Con motivo del lanzamiento de una cerveza inspirada en KORPIKLAANI por la cervecería Pyynikin Craft Brewery, la banda lanzó una edición especial de su último disco “Kulkija” que incluye un CD con 14 versiones de su himno “Beer Beer”, cada versión con un invitado distinto como son Christopher Bowes (ALESTORM), Steve “Zetro” Souza (EXODUS), Andreas “Gerre” Geremia (TANKARD) y Jesper Anastasiadis (TURISAS).

A essay help continuación les dejamos el lyric video para “Beer Beer” con Christopher Bowes de ALESTORM:

 

Desde Finlandia nos llega el nuevo video de KORPIKLAANI para la canción “Harmaja”, parte del próximo disco de la banda titulado “Kulkija” que saldrá el 7 de Septiembre vía Nuclear Blast.

Ville Lipiäinen fue elegido para dirigir el video. El director ha trabajado antes con BEAST IN BLACK y POWERWOLF entre otros.

“Kotikonnut” es el nuevo single y primer adelanto del futuro disco de KORPIKLAANI llamado “Kulkija”. Los finlandeses lanzarán este trabajo el próximo 7 de Septiembre via Nuclear Blast.

En palabras de la banda, el single cuenta la siguiente historia: “Durante su viaje, un trotamundos anhela su hogar, su infancia y la belleza de todo. Recuerda haber corrido con su amada en el prado, creyendo que duraría hasta el final de los tiempos. Aunque su hogar es ahora, el camino y un carruaje de alegría, él siempre recordará la felicidad de su hogar y su juventud. En ese momento, la luna era dorada, brillando por todas partes en la noche, iluminando el campo oscuro y el bosque. El vagabundo eventualmente acepta que todo lo que viene, un día se desvanecerá en un recuerdo lejano”

korpiklaani
Hace un tiempo nos enteramos que a los finlandeses se les había solicitado hacer una canción para su equipo favorito, el FC Lahti, así nació este nuevo single de KORPIKLAANI que, además de convertirse en un single digital, hoy podemos disfrutar de un lyric video para esta última creación de la banda.

Puedes disfrutar el lyric video de “FC Lahti” a continuación:

Al respecto, el guitarrista y vocalista de los finlandeses, Jonne Järvelä comentó “cuando me preguntaron si KORPIKLAANI querría apoyar al equipo local de fútbol que juega en la primera división de Finlandia mi respuesta fue inmediatamente sí. Mi primera idea sobre como llevar adelante esto fue que el tema es importante para nosotros como banda, escribir una canción, un nuevo himno oficial para el FC Lahti y aquí está ahora. La letra no es sólo sobre futbol sino también sobre amor por tu ciudad natal sin olvidar su historia. Deseo que los fans del FC Lahti y todos los demás disfruten esta canción“.

Tomi Honkanen, presidente de FC Lahti también comenta “el FC Lahti y KORPIKLAANI son dos marcas fuertes que generan emociones fuertes en Lahti e internacionalmente. En el FC Lahti valoramos mucho que KORPIKLAANI use nuestros colores y lleve a nuestro gran FC Lahti por el mundo. ¡Lahti las lleva!“.

 

fclahti

Los finlandeses KORPIKLAANI han lanzado un nuevo single con motivo del 20 aniversario del FC Lahti, equipo de fútbol de la ciudad natal de la banda, que actualmente se encuentra en la división de honor de la liga finlandesa se futbol.

“Cuando me preguntaron si querría que KORPIKLAANI apoyará al equipo local de fútbol que juega en la liga principal en Finlandia, mi respuesta fue definitivamente sí. Mi primera idea sobre como hacer esto y que fuera importante para la banda, fue escribir una canción que a la vez fuera un nuevo himno oficial del FC Lahti, y aquí está. Las letras no son sólo de fútbol, sino también sobre el amor a la ciudad natal, sin olvidar su historia. Espero que a los aficionados del FC Lahti y todos los demás también les guste la canción” comentó Jonne Järvelä, vocalista y guitarrista.

Korpiklaani en Chile

Korpiklaani es una de esas bandas con las que uno apuesta a ganador. Es más que sabido que existen dos factores que siempre estarán presentes durante sus conciertos: los fineses lo dejarán todo sobre el escenario y el público tendrá su show aparte en la cancha. Sumando los dos términos, lo único que obtenemos como resultado es una fiesta total del Folk Metal.

El motivo de su visita a nuestro país esta vez, viene de la mano de su último largaduración, “Noita” (2015), que muy personalmente, me parece algo inconsistente. Pero más allá de esto, no deja de ser cierto que los nórdicos se las siguen arreglando para destacar dentro de la escena mundial, conquistando con sus melodías y estribillos tan reconocibles.

Ahora bien, por otro lado, considerando que su último show fue apenas en junio del año pasado, tenía mis dudas sobre la cantidad de gente que asistiría a presenciar la presentación de Korpiklaani. Es por esto que una vez que hicimos ingreso a la discoteque Blondie, rápidamente noté que la jornada sería algo “petrolera”. No más de ciento cincuenta personas aguardaban el inicio del show por parte de los compatriotas de Folkheim, quienes venían a demostrar todo el poderío de su Black Metal étnico.

FOLKHEIM

Con el reloj acercándose a las 20.00 horas, sobre la pantalla se proyecta la carátula de ese excelente trabajo que es “Mapu Ñi Tiam“, del año 2012. Así, con la intro Konú de fondo, van tomando posición los integrantes de la agrupación antofagastina. Rápidamente arremeten con Illkun, donde todos los instrumentos sonaron realmente potentes, incluso tapando por algunos momentos la voz de Alexis. Aun así, el público los apoyó desde el primer minuto, con un headbanging generalizado en la parte media de la canción.

Korpiklaani en Chile

Desde mi posición sentí que el sonido logró definirse un poco más cuando comenzó Kiepja, un estreno exclusivo para todos los presentes que miraban con detención el gran dominio escénico de la banda en su totalidad. Fueron notables los cambios de tiempo durante la parte instrumental, coronada con un excelente solo de guitarra.

Con Hijos del Salitre, seguimos apreciando lo bien que se desenvuelven sobre el escenario. Sabemos que su propuesta es de una postura más bien sobria, pero de alguna forma lograron llamar la atención de toda la audiencia, que hacia el final los aplaudió muy merecidamente. Finalmente, y tras un baile típico pascuense, Vaai Honga Kaina puso término a una presentación de un poco más de treinta minutos, donde Folkheim demostró toda la experiencia adquirida con los años. Si bien el sonido por momentos estuvo a un volumen un poco exagerado, la calidad musical de los nortinos se sobrepuso a cualquier problema que pudiera presentarse. Jornada más que positiva para los compatriotas.

Setlist de Folkheim:

1. Konú (Intro)
2. Illkun
3. Kiepja (estreno)
4. Hijos del Salitre
5. Vaai Honga Kaina

Korpiklaani en Chile

KORPIKLAANI

Con un aforo considerablemente mayor (unas quinientas personas aproximadamente), el ambiente poco a poco se iba tornando más propicio para el show de los fineses. La barra ubicada al final de la cancha funcionaba constantemente, lo cual no hacía otra cosa que impacientar cada vez más a los fans que iban tomando mejor posición de cara al inicio del concierto. Tras las infaltables bromas a los técnicos que chequean los últimos detalles sobre el escenario, pasadas las 21.00 horas se apagan las luces definitivamente, multiplicándose los gritos y aplausos de todos los presentes.

Al escucharse los primeros “Hey! Hey! Hey!” que dan comienzo a Viinamäen Mies, de inmediato quedó demostrado porqué Korpiklaani es una de las bandas nórdicas que goza de mejor salud en nuestro país. Un sonido muy bien ecualizado, Jonne cantando en un gran nivel y las partes de violín y acordeón muy bien logradas, dieron un prometedor puntapié inicial. Sin mayor respiro, sólo un temazo como Journey Man podía desatar el primer mosh de la noche, donde literalmente voló cerveza sobre la cabeza de los más exaltados que no paraban de girar al centro de la cancha.

IMG_3258-6La intro de batería marca el tiempo para que entren los demás instrumentos y empieza a sonar uno de los mejores tracks de “Noita“. Pilli On Pajusta Tehty fue tomando forma gracias a la impecable interpretación vocal del frontman, que culmina en ese gran estribillo en el cual -fallidamente- muchos tratamos de cantar en finés.

La primera revisión a “Korven Kuningas” llegaría con Kantaiso, sin dudas una de las más entretenidas del álbum del 2008. Es destacable que Matson no pierde en ningún segundo la precisión de su pegada, la cual sabemos le da el toque esencial a los temas más rápidos de Korpiklaani. Súmenle un punto a Jonne, el cual recibió amablemente una bandera chilena, llevándose la ovación de un público totalmente entregado.

Todos los puños en alto para acompañar el inicio de Lempo, la cual adquirió la atmósfera necesaria gracias al bosque proyectado en la pantalla digital, más el humo que no dejaba de salir desde los costados del escenario. El matiz entre la pausa de las estrofas y la explosión en el coro fue muy bien logrado gracias a una banda perfectamente cohesionada.

Mi tema favorito de “Noita” sin duda es Sahti, y vaya que me alegró el hecho de que la hayan incluido en el setlist. Tras la pausa del track anterior, acá vuelve el caos entre el público, donde todos exclamamos con gran fuerza el “Sahti!…Kalja!” que marcan el fraseo del estribillo. A lo lejos ya se podían visualizar las primeras rondas y bailes típicos a los que incita la música de los nórdicos. Pero esto fue solo una especie de calentamiento previo para que Kirki arrasara todo a su paso. Una canción que no necesita mayor descripción, ya que la banda se mostró muy sólida en todas sus líneas con un tema que es velocidad pura.

Lo siguiente sería un triplete proveniente de “Manala“(2012), Ruumiinmultaa, Petoeläimen Kuola y Sumussa Hämärän Aamun, sin ser malos temas, la verdad es que llegaron a bajar las revoluciones tras esos hachazos que sonaron en la primera parte del show. Los ánimos se fueron recuperando nuevamente con la entretenida Vaarinpolkka, donde Tuomas y Sami tienen su show aparte. Aprovechan de interactuar con el público, bailan y llevan toda la melodía de esta pieza instrumental.

Korpiklaani en Chile

Jonne vuelve a escena para cuando comienza Viima, la cual fue recibida como el temazo que es. Es increíble la fuerza que van tomando cada una de las canciones a medida que se van acercando al coro, donde nuevamente el vocalista realmente “se las mandó”. Metsämies llega a confirmar lo que señalé anteriormente, ya que saben perfectamente como ir in crescendo para que toda la audiencia vaya a su ritmo a medida que avanza la composición. Nuevamente el acordeón y el violín destacan sobremanera con sus intervenciones muy bien ejecutadas.

La primera revisión a “Karkelo” (2009) vendría con Kultanainen, la cual sonó casi idéntica a su versión en estudio. Si bien la mayoría no se sabe las letras y mucho menos de lo que hablan las canciones en general, de alguna forma los fans se las arreglan para ser protagonistas coreando todas las partes en las que se ausenta la voz. Luego, volviendo al material más reciente, Minä Näin Vedessä Neidon y Ämmänhauta traen nuevamente la calma a la Blondie, momentos en los que Cane y Jarkko aprovechan de gesticular y de dar una interpretación más profunda a su performance.

Jonne nos pregunta si estamos felices y ante la obvia respuesta, presenta Kylästä Keväinen Kehto la cual derechamente cumplió la función de “bandejearle” a ese clásico incombustible que es Vodka. Está de más mencionar el éxtasis que se vivió dentro de todo el recinto, donde todos agitaban el puño en alto gritando simplemente “Vodka!” ,una y otra vez. Esta es una infaltable en el setlist de Korpiklaani. Sabemos que la tocarán, pero mientras antes suceda, mucho mejor. Sin duda uno de los mejores momentos de la noche.

Korpiklaani en Chile

El inconfundible “Iske, Iske, Iske” de Rauta dio paso a que se formara una ronda de gran tamaño al centro de la cancha. Sinceramente me sorprendió el gran recibimiento hacia un track prácticamente nuevo dentro de la discografía de los fineses. Con las energías aún a tope llegaría otro clásico de aquellos: Wooden Pints. El coro que exclama “The rise their wooden pints and the yoik and sing / And they fight and dance ‘till the morning” fue tomado muy a pecho por cada uno de los que nos encontrábamos presenciando otro de los grandes momentos dentro de la jornada.

Inmisericordemente y como si el vodka no fuera suficiente, Tequila continuó con una fiesta ya desatada. Y es que no hubo nadie que no gritara a todo pulmón “Chile el viva!“. Como no, si en primera instancia es un verdadero privilegio que incluyan a tu país en la letra de un excelente tema y más aún el hecho de poder hacerlo estando la banda frente a ti.

Así, tras una breve pausa, la elegante Pellonpekko trajo de vuelta los bailes y saltos que se multiplicaron aún más cuando comenzó Juodaan Viinaa. Es imposible no corear la intro que transmite felicidad en su estado más puro. Cane se robó todas las miradas cuando se encargó de cantar la segunda estrofa, mientras Jonne Järvelä aprovechaba para saludar y animar a los que se encontraban más próximos al escenario.

Korpiklaani en Chile

La cuota de nostalgia llegó con una ovación cerrada cuando la imagen del recién fallecido “Philthy Animal Taylor apareció en la pantalla digital. Iron Fist fue interpretada con toda la garra y potencia que necesita un tema de Motörhead, culminada perfectamente con un impecable solo de violín cortesía de Tuomas Rounakari. Finalmente, Happy Little Boozer puso el broche de oro frente a unos fanáticos que agotaron todas sus fuerzas para dar un final acorde a la situación. Si bien por momentos sonó un poco dispersa, poco y nada importaba a esas alturas.

Una vez terminado, se despiden luego de un show de casi dos horas de duración, donde a mi parecer supieron balancear muy bien los temas más calmados y lentos, con los caballos de batalla que no pueden faltar en ninguna ocasión. Es cierto que a todos nos gustaría que todo el setlist estuviera compuesto por canciones donde Korpiklaani muestra su mejor faceta, pero un concierto necesita contrastes, matices y momentos que resalten por sobre otros. Y este punto, vaya que lo supieron ejecutar a la perfección. Como dijimos al inicio de este review, con los fineses uno se va a la segura y una vez más lo demostraron con creces. Público feliz, banda feliz. ¡Grande Korpiklaani!

Setlist de Korpiklaani:

01. Viinamäen Mies
02. Journey Man
03. Pilli On Pajusta Tehty
04. Kantaiso
05. Lempo
06. Sahti
07. Kirki
08. Ruumiinmultaa
09. Petoeläimen kuola
10. Sumussa Hämärän Aamun
11. Vaarinpolkka
12. Viima
13. Metsämies
14. Kultanainen
15. Minä Näin Vedessä Neidon
16. Ämmänhauta
17. Kylästä Keväinen Kehto
18. Vodka
19. Rauta
20. Wooden Pints
21. Tequila
Encore
22. Pellonpekko
23. Juodaan Viinaa (cover de Hector)
24. Iron Fist (cover de Motörhead)
25. Happy Little Boozer

 

korpiklaani

Los finlandeses KORPIKLAANI, quienes se presentarán el próximo 10 de Diciembre en Blondie junto a la agrupación chilena FOLKHEIM, grabaron un video en español saludando a los fans e invitándolos al show. El video puede ser visto aquí mismo.

Las entradas para KORPIKLAANI + FOLKHEIM ya están a la venta y pueden ser adquiridas a través sistema Ticketek, Cines Hoyts y Tiendas Falabella con cargo por servicio, mientras que en tienda The Knife es posible comprar sin recargo. Los precios son los siguientes:

Preventa 1: $15.000.- Sólo 200 tickets
Preventa 2: $19.000.- Sólo 200 tickets
Preventa 3: $22.000.-
Día del Show: $25.000.-

 

Korpiklaani en Chile | 10 de diciembre 2015 | Blondie

Folkheim

El próximo 10 de Diciembre, en Blondie, se estará presentando una de la más importantes bandas del folk metal finlandés como lo es KORPIKLAANI. Al evento ahora se ha sumado la banda chilena FOLKHEIM, quienes desarrollan black/folk metal y que estarán promocionando la reedición de su primer EP “Touched by Thy Undisturbed Essence”.

Las entradas para KORPIKLAANI en Chile ya están a la venta a través del sistema Ticketek, Cines Hoyts y Tiendas Falabella con cargo por servicio, mientras que en tienda The Knife es posible comprar sin recargo. Los precios son los siguientes:

Preventa 1: $15.000.- Sólo 200 tickets
Preventa 2: $19.000.- Sólo 200 tickets
Preventa 3: $22.000.-
Día del Show: $25.000.-

korpiklaani en chile

 

Korpiklaani

KORPIKLAANI, banda finlandesa que se presentará el 10 de Diciembre en el Club Blondie como parte del tour de su último disco “Noita” lanzado en Mayo de este año, continua promocionando este LP y ahora lanzó el video para “Ämmänhauta (The Witches Tomb)” el que se puede ver más abajo

El vocalista Jonne Järvelä comentó sobre la historia del video: “Cuando era joven, vivía muy cerca de la tumba de la Bruja y yo solía jugar allí en el bosque, donde siempre tiraba ramas sobre la tumba como cualquier otro que pasaba por ahí . Era algo “normal”, por lo que la leyenda sigue viva y sigue ahí. La razón de esto es que fue el último deseo de la Bruja ser enterrada en secreto en el cementerio de la iglesia, lo que no estaba bien para las brujas en el siglo 11. Ella también hizo un deseo si moría en el camino al cementerio, tenían que enterrarla en el lugar y todo el que pasará por la tumba tendría que tirar una rama sobre ella o se enfrentaría al poder de su maldición. Recuerdo que cuando yo tenía siete u ocho años de edad, esquiamos con mi clase de la escuela próximo al lugar y toda la zona estaba limpia de las ramas. No pudimos encontrar ninguna, por lo que se necesitamos para esquiar más adentro en el bosque para encontrar algunas y después esquiar de vuelta a tirarlas, incluído nuestro maestro”

No olvidar que la cita con KORPIKLAANI es el jueves 10 de Diciembre en el Club Blondie, ubicado en Alameda #2879, Metro Unión Latinoamericana y las entradas ya están a la venta por sistema Ticketek, www.ticketek.cl, callcenter 2690 2000, Cines Hoyts y Tiendas Falabella. Sin cargo y en efectivo, en tienda The Knife, Eurocentro.

Los precios son:

Preventa 1: $15.000 (Sólo 200 tickets)
Preventa 2: $19.000 (Sólo 200 tickets)
Preventa 3: $22.000.
Día del Show: $25.000

Korpiklaani en Chile | 10 de diciembre 2015 | Blondie

korpiklaani

Los finlandeses vuelven a nuestro país para presentar en concierto su más reciente disco ‘Noita’, editado en mayo de 2015, además del resto de su material que ya se ha convertido en referente obligado para sus fans.

La cita es el jueves 10 de diciembre en el Club Blondie, ubicado en Alameda #2879, Metro Unión Latinoamericana y las entradas ya están a la venta por sistema Ticketek, www.ticketek.cl, callcenter 2690 2000, Cines Hoyts y Tiendas Falabella. Sin cargo y en efectivo, en tienda The Knife, Eurocentro.

Los precios son:

Preventa 1: $15.000 (Sólo 200 tickets)
Preventa 2: $19.000 (Sólo 200 tickets)
Preventa 3: $22.000.
Día del Show: $25.000

Korpiklaani en Chile | 10 de diciembre 2015 | Blondie

 

korpiklaani

A través de su cuenta Facebook, los finlandeses KORPIKLAANI revelaron que en Diciembre estarán de paso por Centro y Sudamérica, como parte del tour promocional de su último trabajo de estudio “Noita”, el cual salió al mercado el pasado mes de Mayo por Nuclear Blast. En Chile, la banda se presentará el 9 de Diciembre en la Blondie. Aún no hay datos del precio y fecha de inicio de venta de los tickets.

Las fechas del tour, confirmadas por la misma banda, son:

4 de Diciembre MÉXICO – GUADALAJARA @ Foro Independencia
5 de Diciembre MÉXICO – MEXICO CITY @ Circo Volador
6 de Diciembre COLOMBIA – BOGOTÁ @ Hamburguesería
7 de Diciembre PERÚ – LIMA @ Wayruro Peña Folk
9 de Diciembre CHILE – SANTIAGO @ Blondie
11 de Diciembre ARGENTINA – BUENOS AIRES @ Teatro Vorterix
12 de Diciembre BRASIL – SÃO PAULO @ Clash Club
13 de Diciembre BRASIL – RIO DE JANEIRO @ Teatro Odisséia
14 de Diciembre BRASIL – PORTO ALEGRE @ El Toro Pub
16 de Diciembre BRASIL – CURITIBA @ John Bull

korpiklaani tour 2015

Galería de imágenes de lo que fue el reciente concierto que trajo de regreso a Korpiklaani a Chile, esta vez junto a los vikingos de Týr.

FOTOGRAFÍAS: ROBERTO LLANOS CÁCERES

[fbalbum url=https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152227936886775.1073741888.21170581774&type=3&uploaded=25]

A fines del año pasado se anunció la gira de KORPIKLAANI junto a TYR en Brasil y Argentina. Hoy los finlandeses confirmaron una nueva fecha para nuestro país, fijada para el 4 de junio en el Club Kmasu Premiere.

Las entradas están a la venta por sistema Ticketek con un valor en preventa de $15.000.

Por el momento, las fechas de la gira por Sudamérica son:

31 de mayo – Sao Paulo, Clash Club (Brasil)
01 de junio – Rio de Janeiro, Teatro (Brasil)
03 de junio – Buenos Aires, Teatro Vorterix (Argentina)
04 de junio – Santiago, Club Kmasu (Chile)

Una nueva ruta parece haber tomado Korpiklaani con Manala, su octavo álbum. No en cuanto a su muy reconocida estética sonora que tanto reconocimiento les ha reportado, sino más bien en el concepto central de sus temáticas. No es que contenidos tan magistrales como las historias contenidas en el Kalevala fueran del todo ajenos en su discografía, pero no se podría afirmar que fueran centrales. Casi de un modo opuesto, si preguntas a alguien qué conceptos relaciona a estos finlandeses, seguramente el jolgorio y la fiesta aparecerán por sobre otros. Ahora, poco de esto vemos y, por el contrario, tenemos que la solemnidad se toma este nuevo disco.

Temprano en el disco uno nota que esa mencionada solemnidad de las temáticas, o de las letras, se disocia un poco de la música, pues esta conserva buena parte de todo ese aire festivo y alegre que la banda ha popularizado tanto (al punto de que es la forma en que se concibe el Metal folklórico, especialmente en Finlandia). Y es que claro, cuando una fórmula ha sido tan exitosa, no es buena idea cambiarla. A todos quienes les encanta el sonido de Korpiklaani, este disco seguramente les dejará más que conformes, pues no hay mayor cambio de rumbo en ese aspecto. Se mantiene la forma y se cambia un poco el fondo, por así decirlo.

Así queda demostrado con el tema inicial del disco en su versión en inglés, la buena Honor, que de inmediato presenta las mismas credenciales que sus hermanas mayores de trabajos pasados. De entrada están el acordeón de Juho y el violín de Tuomas que te transportan a alguna taberna en algún frío pueblucho de Laponia. Cosa similar ocurre con las vocalizaciones de Jonne al comienzo. Esos melódicos “eh, eh, eh” resultan entretenidos y te hacen enganchar de forma inmediata con el aura alegre. Pero se produce lo que mencionaba antes: una especie de disociación entre música y lírica. Y es que –acústicamente– da la impresión de que el tema hablara de un carrete, pero en realidad habla del viaje del guerrero Väinämöinen hasta el inframundo, del Manala y del honor implícito en semejante empresa. Por eso es importante que el oyente haga un cierto esfuerzo y se interiorice en las letras, por lo que es muy, muy bueno que la banda se haya atrevido a hacer dos versiones del disco: en suomi e inglés.

Sigue la sólida At The Huts Of The Underworld, que con un potente y cortante arranque da paso a un intenso Heavy Metal donde predominan los riffs densos y en tonos bajos, algo que se vuelve muy evidente cuando el acordeón y el violín se silencian. Buenas líneas de Jonne en la voz, usando sus tonos más graves y una técnica cercana a lo gutural. Un entretenido y enérgico coro se repite hasta al final, punto en que la batería de Johansson corona con un remate potentísimo. Y en seguida tenemos otro de los cortes breves y concisos de este álbum, The Steel, muy buena canción que incluso cuenta con un video clip. Varios son los detalles que la erigen como una de las más llamativas del disco. El sonido del castigo del acero entre el yunque y el martillo, el marcial cántico “¡strike!, ¡strike!” que se repite incesantemente, la inclusión de unas breves líneas vocales que evocan lo hecho desde hace eones por algunos pueblos nativos de América del Norte.

En el cuarto lugar de la lista nos topamos con otro muy buen corte: Soil Of The Corpes. Me gusta porque es uno de los que más diversidad tiene en cuanto a momentos y estructuras. Comienza de forma “normal” con instrumentos folklóricos haciendo su labor de manera prominente, pero con una muy buena intervención de Järvelä sobre la cual se sustentan. Hacia la medianía del tema hasta unos solos de violín podemos apreciar. Toda una genialidad. Además, llama la atención la alegre melodía con que se entona el estribillo. Me imagino que este corte en particular podría resultar muy bien en vivo.

Algo muy notable ocurre con el siguiente, Predator’s Saliva, que por cierto desde la partida se deja ver como uno de los mejores del disco. Ese arranque de la batería, sumado a la despiadada acción de las guitarras, es una enorme patada en la mente. Si no fuera por los elementos Folk, pasaría por otra composición de alguna banda Thrash. Además, resulta fascinante cómo la banda mezcla voces limpias con guturales. Y no hablo la voz usualmente raspada y aguardentosa que utiliza Jonne, sino derechamente guturales. Da la idea de que la técnica que el vocalista usa generalmente es un punto medio, del cual se olvida para transitar por los extremos: suave y brutal. Y el resultado de todo es una maravilla, muchos contrastes que la hacen sumamente dinámica. ¡Muy entretenida canción! Entra en el podio de la presente producción.

Continúa el andar por el Manala de la mano de Dismal. La voz sucia de Jonne regresa para frasear una interesante melodía que, gracias a la armonía entre el acordeón y el violín, llega a sonar incluso melancólica, principalmente por lo que hace Rounakari con este último instrumento. Sí, se trata de una buena balada. Por momentos es como un apacible paseo por una foresta del nórdico país. El ritmo de la percusión ayuda mucho a consolidar esta atmósfera y ni hablar de la acción de las guitarras acústicas. Composición muy distinta a todo lo mostrado anteriormente, pero se destaca. Y luego el Heavy/Hard/Folk Rock vuelve junto a Ieva’s Polka, una canción bastante normal dentro de lo que es Korpiklaani. Muy enérgico arranque, característica que mantendrá durante todo su desarrollo, aunque con matices de intensidad. Quizás el detalle más llamativo es la inclusión de flautas, aunque eso tampoco es una total novedad. Destacadísimos los solos de acordeón y violín eso sí, aunque breves, son brillante y por momentos se toman la canción.

Perturbador y distorsionado sonido de violín marca el comienzo de Husky-sledge. Un breve instrumental de casi dos minutos que consiste en básicamente en eso, un solo de violín por parte de Rounakari. ¿aunque saben?, si bien al comienzo es perturbadora, hasta media demoniaca, al mismo tiempo resulta un tanto hipnótica. Su aporte en el contexto general del disco no es muy grande, sácala y nadie lo notará, pero como pieza musical me parece más que rescatable. Pegadita llega la excelente Dolorous. Y digo excelente porque la banda logra crear una atmósfera de emotividad muy clara. Y con emotividad no quiero decir “triste”. Se da la coincidencia entre título y las sensaciones producidas, pero va más allá de eso. Sólo con Predator’s Saliva comunican tanto (furia y agresividad en ese caso), pero Dolorous tiene una ventaja comparativa: es instrumental. Buena composición, bonita canción.

Dream hace su gran aparición con un genial arreglo para acordeón y violín, al que luego se suman las guitarras con estruendosos riffs y la poderosa percusión, en lo que es una suerte de aperitivo, porque el metal irrumpe con todo recién unos segundos más tardes, con el aguerrido gruñido de Jonne. Cuando al fin se inician sus versos la intensidad de las guitarras baja, pero eso permite apreciar el excelente trabajo de Jarkko y Matti en bajo y batería, respectivamente. Interesante que durante el coro se la jueguen con todo, pues esa intensidad de la que hablábamos por parte de las guitarras vuelve intacta en forma de riffs, muy agresivos y que con la ayuda del doble pedal le imprimen una fuerza notable a esa sección de la canción. Algo similar ocurre en el cierre, con un gran despliegue de velocidad y fuerza.

En el último lugar de la lista figura Off To The Hunt, más conocida como Metsälle, corte que incluso tuvimos oportunidad de escuchar cuando se presentaron en nuestro país hace no mucho. Inspirado y tranquilo comienzo que pronto se va al demonio con la irrupción del Heavy Metal. Rescato los bien pensados y destacables cambios de ritmo presentes a todo lo largo del tema. Cuenta además con un muy buen estribillo, que si bien no es una oda a la innovación, se deja escuchar y termina enganchándote. Unas medallitas para ese final que presenta unas geniales intervenciones de Jonne que, al igual que en The Steel, aparece cantando a la usanza de los antiguos pueblos nativos americanos. No es que sea igual, pero para que tengan una referencia. Suena increíble.

Si bien en ningún caso esta placa es algo espectacular ni nada por el estilo, en términos generales es bastante bueno. Es correcto, llegando por muchos momentos a ser entretenido y de gran factura. Ahora bien, cualquiera que conozca a la banda sabe que ellos jamás han aspirado a la perfección ni a lo sublime. Lo de ellos es pasarla bien, hacer canciones que prendan al oyente, y en ese sentido este disco es todo un éxito. Cumple con todas las expectativas y seguramente llenarán el gusto de los más fanáticos. Más aun, acá hacen un rescate de su tradición que es sumamente valorable y que, a mi juicio, le da puntos extras respecto de sus predecesores.

Imágenes del regreso de Korpiklaani a Chile en el Club 334.

Fotos: Guillermo Salazar

Casi dos meses después que toquen en Santiago, KORPIKLAANI editarán su trabajo “Manala” por medio de Nuclear Blast Records. Las letras se basan en la tradicional poesía finlandesa del Kalevala y por ello el disco tendrá dos versiones, una en el idioma natal de la banda y otro en inglés, en calidad de bonus junto con la edición limitada.

De esta manera describe el concepto Jonne Järvelä, vocal de KORPIKLAANI: “Manala es el reino de los muertos, el inframundo en la mitología finlandesa. Tuolena, Tuoni, Manana y Mana se ocupan como sinónimos. Este lugar se conoce por su aparición en la épica nacional finlandesa Kalevala, en la cual varias de nuestras canciones nuevas se basan. En el decimosexto poema del Kalevala, Väinämöinen, un héroe chamán viaja hasta Manala para buscar conocimiento de los muertos y se encuentra con una mujer, Tuonen tytti o Tuonen piika (La Doncella de la Muerte), que lo lleva por el río de Tuoni. Sin embargo, en la isla de Tuoni no le entregan los hechizos que buscaba y a duras penas se las arregla para escapar del lugar. Tras su regreso, maldice a todos los que intenten entrar con vida”.

KORPIKLAANI así se une a AMORPHIS, grupo compatriota que durante su carrera se ha inspirado en el libro para escribir muchas de sus letras.

Asimismo, la canción Metsälle se puede escuchar abajo y descargar en este link provisto por Nuclear Blast.

Los temas de “Manala” son:

01. Kunnia
02. Tuonelan Tuvilla
03. Rauta
04. Ruuminmultaa
05. Petoeläimen Kuola
06. Synkkä
07. Ievan Polkka
08. Husky Sledge
09. Dolorous
10. Uni
11. Metsälle
12. Sumussa Hämärän Aamun

Bonus CD:

01. Honor
02. At The Huts Of The Underworld
03. The Steel
04. Soil Of The Corpse
05. Predator’s Saliva
06. Dark Side
07. Ieva’s Polka
08. Husky-Sledge
09. Dolorous
10. Dream
11. Off To The Hunt

KORPIKLAANI se presenta el próximo seis de junio, a las 20:30 hrs. en el Club 334. Las primeras 200 entradas cuestan $15.000 y se venden por Ticketek.cl, RockMusic y The Knife.

En febrero podremos escuchar “Ukon Wacka”, nuevo disco de los finlandeses KORPIKLAANI, compuesto de 9 temas y del cual ya se lanzó el single “Tuoppi Oltta”.

Korpiklaani - Ukon WackaLa banda destaca en especial el tema “Tequila”, que según la agrupación, está dedicado a sus fans en Latinoamérica.

El tracklist completo es:

01. Louhen Yhdeksäs Poika
02. Päät Pois Tai Hirteen
03. Tuoppi Oltta
04. Lonkkaluut
05. Tequila
06. Ukon Wacka
07. Korvesta Liha
08. Koivu Ja Tähti
09. Vaarinpolkka

Antes de escribir cualquier cosa, permítanme ponerme de pie y dar un gran aplauso a estos finlandeses. ¡Qué grandes!

Como ya había mencionado antes en esta misma web, sólo conozco un poco a la banda. Me gustan varios de sus temas y su disco Tales Along this Road es uno de mis favoritos, pero no podría decir que soy un fan de ellos. Sin embargo, cualquiera debe sacarse el sombrero ante estos tipos, le guste o no su música, sea fan o no. Para algunos quizás Korpiklaani no tendrá mayor brillo en lo musical (lo cual dejamos para otra discusión), pero no es por eso que creo que se merecen todo el respeto de la fanaticada, sino por su entereza y su compromiso con el Metal.

Algunas bandas tienen algún problemilla con el productor de turno o el horario del avión y chao, murió el tour, quizás para el otro año será. Pero no Korplikaani, no señores. Terremotee o Maremotee, los tipos tocan igual, todo por los fans. Me van a perdonar que insista en el tema, pero ya el hecho de que las bandas vengan a Chile y toquen en otras ciudades además de Santiago, es notable. Y si esas ciudades acaban de ser afectadas por un cataclismo, ¡es notable x 2!

En fin, da lo mismo el terremoto, dan lo mismo las réplicas (sino pregúntenle a Portnoy, ¡já!), dan lo mismo los toques de queda, dan lo mismo los apagones (o ‘blackouts’, para los más pussies), en la industria del entretenimiento hay una premisa por sobre todas las otras: ¡el espectáculo debe continuar! En ese sentido lo de Talca fue increíble. En su momento se les criticó un poco, diciendo que no era momento para conciertos, pero eso también se entiende, porque para algunos simplemente no estaban los ánimos y es que a todos nos afecta de distintos modos. A mi parecer, no había un mejor momento: lo que Korpiklaani lleva a sus fans es alegría, algo que hacía mucha falta allá para los hermanos de Talca. Y por último, vaya que hay que tener huevos para subirse a un escenario bajo un techo que se podría caer con una réplica fuerte. Simplemente increíble.

Pero bueno, basta de darles la lata y pasemos a recordar lo que fue la tarde-noche de ese 15 de marzo (aclaración: TODO LO QUE SIGUE ES LO QUE VI EL 15 DE MARZO, LO QUE ALCANZÓ A OCURRIR EL DÍA ANTERIOR ME LO PERDÍ). La verdad, nunca supe a qué hora se abrieron las puertas, pero cuando yo llegué, a eso de las 7, había ya bastante gente adentro y otras tantas aguardando su turno afuera, esperando solucionar algún conflicto con el tema de las entradas del día anterior. Se señalaba como hora de inicio las 19:00 hrs, pero a esa hora recién estaba llegando la gente. Finalmente habría que esperar un poco más para que iniciara todo.

A falta de una hora, adentro el ambiente ya era una fiesta total. Veía a mi alrededor gente cantando y bailando, formado rondas y girando cual asiduos taberneros finlandeses mientras entonaban la tonada de Juodaan Viinaa (cover de Hector), tema insigne de los conciertos de Korpklaani. No puedes armar un moshing una hora antes de un concierto, pero bueno, así de prendida estaba la gente. Luego y un poco antes de empezar el concierto, hacia un costado de donde se encontraba el escenario y el público, aparecieron dos sujetos vestidos como antiguos guerreros (diría que uno era una especie sajón y el otro un vikingo, pero la verdad, no quiero venderla) y se pusieron a pelear entre ellos, tal cual. De inmediato la gente se movió hacia ese sector y formó un círculo alrededor de ellos para verlos luchar por sus vidas. En un comienzo creí que eran de esos fans medios rayados que nunca faltan, como esos que van vestidos de elfos a ver El Señor de los Anillos, o pintados de azul para ver Avatar, pero parece que eran parte del equipo que viaja con la banda, porque uno de ellos medía como 2,15 metros, súper nórdico. Aunque no puedo asegurar nada porque tocó verlos desde lejos. Fue algo para entretener al público que a esa hora cubría el escenario con las clásicas rechiflas cuando el show se atrasa un poco. Fue entretenido, y bastante original.

Poco después, a las 20:05 salía a escena “Matson” para tomar posiciones detrás de los tarros y la ovación ya era enorme. Enseguida subió Jaakko, para pararse en uno de los rincones del escenario, y acto seguido apareció todo el resto la banda. ¡El recinto se quería caer! ¡Y eso que no habían más de 500 entusiastas (o bueno quizás sí, soy malo contando masas de gente en movimiento)! Lo primero en sonar fue el caballito de batalla de Karkelo, el último disco (y al cual en realidad no le ha ido tan bien) que la banda venía a promocionar. Vodka! tiene todo para ser un éxito en directo: música entretenida y un estribillo pegajoso, además del nombre, claro. Fue una excelente forma de comenzar.

Luego se vinieron dos grandes canciones, como son Journey Man y la clásica canción del Clan de Bosque, Korpiklaani. La primera muy rápida y “vacilable”, con un estribillo cantando a todo pulmón: Free! Free! As a journey man! La segunda un poco más lenta, pero muy agradecida por el público ya que es todo un himno para los fans, y fue la primera prueba para el suomi de los asistentes, quienes por cierto no iban a desteñir. Yo por mi parte, muy ordinariamente, sólo podía cantar “salon Korpoklaani, Kourat kontioisen”, pero me resultaba genial ver a tanto fan incondicional a mi alrededor.

Fue durante la interpretación de Cottages and Saunas cuando quedaron de manifiesto algunos problemas de tipo técnico. De hecho, hacia el final de la canción, la banda simplemente dejó de sonar, escuchándose solo la batería de Matti, porque bueno, las baterías de por sí suenan fuerte. Un poco antes de eso alcancé a notar que Jaakko estaba muy incómodo con el sonido de su violín. En realidad se le vio poco a gusto durante todo el concierto. Yo no sé si el cable era muy corto o qué otra cosa pasaba, pero se quedó durante TODO el concierto en los mismos 20 cms. cuadrados. Y cuando se presentaron estos problemas, pateó los equipos de sonido, y discutió ‘piola’, pero airadamente con el sonidista que intentó auxiliarlo. Una mala tarde para el hombre. Esas fallas fueron al final de la canción, y de algún modo muy extraño la banda se las arregló para terminarla sin siquiera sonar: ¡notable! El público apoyaba incondicionalmente y gritaba “Korpiklaani! Korpiklaani!” La banda se tranquiliza y todo vuelve a la normalidad.

Siguieron como si nada hubiese pasado, entregando éxito tras éxito, como Eraamaan Aarjyt,  Kipumilly y Huppiaan Aarre (una de las favoritas de este servidor), y que la mayor parte del público coreó por completo en un perfecto finlandés. Aquello me parece sumamente meritorio y digno de destacar, porque vamos, que cantar en inglés es cosa de todos los días y ese idioma, más por costumbre que por otra cosa, se nos da relativamente fácil a casi todos, pero cantar en un idioma que no muchas bandas se atreven a usar es digno de aplauso, para la banda y para los fans.

El instrumental Pellonpekko calmaba un poco las cosas, pero sirvió para demostrar que todos los miembros de la banda saben cumplir a cabalidad su cometido. Son excelentes músicos a decir verdad. Tanto en esta, como durante todas las otras canciones, Juho dio cátedra de cómo usar el acordeón, y Jarkko (que es como el hermano chico del gran Mario Mutis, de los Jaivas) se lució con su bajo. Luego otro momento alto: Viima (Icy Wind). La chica que estaba al lado mío casi me revienta el oído derecho con unos de esos gritos que sólo las mujeres saben dar. Y no era cosa sólo de ella, porque todo el mundo volvía a cantar de buena gana. ¡Gran canción!

“Lalalailailalalai…” Uno de lo momentos más notables de la noche vino con el ya mencionado cover de Hector, Juodaan Viinaa, que algunos asistentes cantaran incluso antes de iniciar el recital. Fue cantada a todo pulmón en todo momento, y los integrantes de la banda se veían muy contentos por la recepción del público. Creo que ellos, en especial Jonne, eran los más contentos de los que estaban en el recinto. El vocalista no paraba de sonreír. Siguió Metsämies, y los más fanáticos seguían cantando junto a la banda.

El genial comienzo de Palovana (Inner Fire) fue recibido con sonoros aplausos. Y yo seguía sin entender cómo tantos se podían saber tantas canciones en suomi. Esta además es más rápida, entonces parece trabalenguas, ¡pero la fiel fanaticada no claudicaba! Notable realmente. Casi sin pausa vino Paljon On Koskessa Kiviä, y en seguida una de mis favoritas, del álbum Tales Along this Road: Tuli Kokko. Y me pareció que el público compartía eso, porque el coro fue emotivamente cantado por absolutamente todos los asistentes.

Proseguía la marcha con otro temazo: ¡Pine Woods! Que pese a no tener líneas vocales, ¡fue coreada casi íntegramente! Y hay que señalar que el solo fue interpretado a la perfección. Eso sí, debido a que en ese momento la banda tocaba casi a oscuras, no alcancé a ver si era Jonne o Kalle quien tocaba. Quien haya sido, fue perfecto.  Luego vino una solidísima interpretación de Crows Bring the Spring, uno de los grandes clásicos de la banda, de su primer disco como Korpiklaani, Spirit of the Forest (2003), y que dejó a la audiencia muy contenta.

“Esperen, ¿cuántos temas van?”, me pregunté. “Ni idea, pero muchos!”, me respondí. Y el asunto no parecía acabar. Porque seguían con otro de los temas favoritos del público: Wooden pints. Honestamente, la gente estaba como loca. Y todo empeoró cuando empezó a sonar el que es probablemente el tema más reconocido de la banda: Happy Little Boozer. ¡Qué manera, de saltar, ‘moshear’, gritar y cantar! Y bueno, con eso se daba por terminado el show. La banda daba gracias y comenzaba a hacer abandono del escenario. Pero el público estaba demasiado prendido como para permitir que se fuesen, así que rápidamente procedieron a llamarlos a todo “grito pela’o”.

La banda no se hizo esperar mucho que digamos, y rápidamente volvían a tomar posiciones. Espontáneamente la gente empezó a pedir una canción que aún faltaba por interpretar. Pero habría que esperar un poquito más, aún así, se notaba que el publico estaba un tanto sediento. Jonne pregunta si es que tienen sed, y el público casi le vuela la cabeza con un sonoro “yeah!” “Bueno”, dijo Jonne, “Let’s drink!” Y así fue como interpretaron el que es otro de los hits de Tervaskanto. Pequeña pausa y vámonos con Midsummer Night¸ fue disfrutada al máximo por el respetable, que ya presentía que no quedaba mucho de espectáculo.

Beer, Beer! Beer, Beer! Beer, Beer! Gritaba a más no poder la totalidad de la audiencia. Y eso fue lo que vino, no sin antes, claro, una buena lata (probablemente no muy fría, porque estuvo todo el concierto reposando en la escalerita hacia la parte alta del escenario) por parte Jonne. Cuando comenzaron a tocar la canción en cuestión, el Industria Cultural y toda su extraña a forma (tiene forma de L) se querían venir abajo, tal cual como en el comienzo mismo del concierto hacía ya como una y media atrás. Fue impresionante. Creo que pocos temas habrían sido un tan buen cierre para el concierto.

Y bien, en total fueron 21 canciones ejecutadas con mucho cariño por la banda, y recepcionadas del mismo modo por los cientos de fanáticos. Quedó claro una vez más por qué  es que para las bandas internacionales Chile no es cualquier escala en el tour, sino una muy especial. Creo que fue una especie de premio, para todo el mundo. Para el público porque aún hacen falta conciertos para sacudirse el polvo que levantó el maldito terremoto, y para la banda porque poder entregar eso a su público es lo que les motiva a componer canciones y salir de gira, para ellos es lo más grande. Fue un gran concierto de principio a fin, que seguro dejó a la banda más que feliz, así que es probable que vuelvan por nuestro país más temprano que tarde, ¡esperemos que así sea!