Entradas

PowerMetal.cl y RockShows Chile presentan:
UNISONIC (KISKE & HANSEN) y GOTTHARD en Chile

Unisonic

La visita a Chile de UNISONIC, con Michael Kiske y Kai Hansen rememorando la dupla clásica del antiguo HELLOWEEN, y GOTTHARD como invitados de lujo, ¡será toda una fiesta!

El cantante más legendario en la historia del Power Metal actuará en Antofagasta el 14 de mayo y en el Teatro Caupolicán el 16 del mismo mes. A esta tremenda celebración en Santiago, se unen dos bandas chilenas:

La primera es FIRELAND, que a fines del 2010 sacara su impresionante debut “God N’ Evil” provocando reacciones fantásticas entre los seguidores locales del estilo, de la mano de once canciones de explosivo, magnético y poderoso Power Metal. Discípulos de Hansen y Kiske, los músicos de FIRELAND tendrán su primera oportunidad de apoyar a bandas internacionales en un escenario de prestigio. Algunos incluso ya los habían pedido para el show de HELLOWEEN y STRATOVARIUS en el Teletón el año pasado, ¡así que ahora todo está dado para que la audiencia se sorprenda con sus temas!

Escucha aquí Where Is Heaven de FIRELAND:

[audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2012/01/06-WHERE-IS-HEAVEN.mp3|titles=Where is Heaven]

La otra agrupación es conocida por toda la escena chilena: STEELRAGE. La banda ha estado trabajando por mucho tiempo en su tercer largaduración llamado “All In” y luego de haber sacado un EP el 2011 a través de la web, “Sacrifice”, espera tenerlo listo pronto para lanzarlo este año. Los nacionales ya saben de estas lides y se encuentran listos para interpretar material de sus 14 años de carrera, cubriendo tracks de “Engraved In Steel” (2003) y “Double Life” (2008), junto con otros adelantos.

Escucha aquí Sacrifice de STEELRAGE:

[audio:http://www.powermetal.cl/wordpress/wp-content/uploads/2012/01/SteelRage-Sacrifice.mp3|titles=SteelRage – Sacrifice]

Gotthard

Es necesario indicar que la visita de los invitados especiales de UNISONIC, los suizos GOTTHARD, es más que especial para sus músicos. Los príncipes del hard rock europeo perdieron a su querido frontman Steve Lee en un accidente motoquero el cinco de octubre del 2010, pero lejos de pensar en el retiro anunciaron en noviembre último que retomarían las pistas con un nuevo vocal, Nic Maeder. De este modo, GOTTHARD celebrará la vida, el legado y la espectacular voz de Steve Lee en un concierto donde darán a conocer todos sus éxitos ante el público chileno.

La presentación de cada banda chilena durará aproximadamente 30 minutos, mientras que la de GOTTHARD será de cerca de una hora. Así, Kiske y Hansen con UNISONIC cerrarán la velada con un set completo que abarcará su disco homónimo y recordados clásicos de la era que compartieron en HELLOWEEN, cuando definieron todos los conceptos del Power Metal a través de los “Keeper Of The Seven Keys”.

Las entradas para ambos conciertos ya están a la venta por Sistema Ticketmaster y sin recargo en:

RockMusic: Eurocentro (locales 0209-0213) y Portal Lyon (locales 42-44)
Giros Rock (Eurocentro)
Voz Propia (Portal Lyon)
The Goat (Portal Lyon)
Equinoxio (Baquedano #651, locales 8.10, Antofagasta)
Black Box (Pedro Montt #1842, local B-205, Viña del Mar)

La preventa para Santiago, válida hasta el 15 de marzo, es de $12.000 para galería (platea alta), $16.000 para tribuna (platea baja) y $20.000 para cancha. Asimismo, la preventa general para Antofagasta es de $20.000, ¡sólo los primeros 300 tickets!

Unisonic y Gotthard en Chile

Unisonic en Chile

En toda una celebración se ha convertido la noticia de la venida de Michael Kiske a Chile junto con Kai Hansen. Cómo no, si la clásica dupla de HELLOWEEN se reúne en la banda UNISONIC y en mayo viene para cumplir el anhelo de muchos de al fin verlos juntos en vivo, ¡tocando temas del disco que sacan en marzo y clásicos de la calabaza!

El 14 de mayo UNISONIC de Kiske y Hansen se presenta en Antofagasta y el 16 en Santiago, con la voz más legendaria y querida de todo el Power Metal cantando por primera vez ante el público chileno. ¡Nada será lo mismo para los seguidores del antiguo HELLOWEEN después de estos conciertos!

kiskepowerPor todo este revuelo a causa de la visita, la organización quiere anunciar dos cosas importantes:

Cambio de Recinto en Santiago: UNISONIC con GOTTHARD como invitados especiales tocarán finalmente en el Teatro Caupolicán, y no en el Teletón como se dijo en un principio. De esta forma se opta por un venue de mayor capacidad para que todos los fanáticos compartan este histórico momento y ninguno se quede sin ver a Kiske. ¡Nadie se quedará afuera de esta gran fiesta!

Entradas más baratas: Si aún no te decides del todo a ir o no tienes el dinero suficiente como para pagar el valor promedio de un ticket para este tipo de shows, las entradas más baratas para UNISONIC y GOTTHARD en Santiago costarán $12.000. El precio dependiendo del sector son:

Galería (tribuna alta): $12.000
Tribuna (tribuna baja): $16.000
Cancha: $20.000

Es importante señalar que la única forma de ofrecer tickets más baratos es sectorizando las localidades del Teatro Caupolicán. Además, esta preventa se encontrará disponible sólo hasta el 15 de marzo. A partir del 16 de dicho mes, la galería costará $14.000, tribuna $18.000 y cancha $22.000.

Por su parte, la preventa general para el recital en Antofagasta -fijado en Statix Rock & Soccer- valdrá $20.000 (los primeros 300 tickets) y después, se podrán comprar a su precio normal de $22.000.

Las entradas para ambos conciertos se empezarán a vender el lunes 23 de enero a través de Sistema Ticketmaster (Falabella, Cine Hoyts, 690 2000) y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon), Voz Propia (Portal Lyon), Equinoxio (Antofagasta) y Black Box (Viña del Mar).

Unisonic

En lo que hace unos años parecía un sueño totalmente imposible, ahora es una realidad. La legendaria voz de HELLOWEEN, Michael Kiske, vendrá por primera vez a Chile y tocará en vivo con su banda UNISONIC, acompañado en la formación por su amigo Kai Hansen, actual líder de GAMMA RAY con quien compartiera días de absoluta gloria en HELLOWEEN.

El grupo que reúne a la clásica dupla de los Keeper Of The Seven Keys tocará el 16 de mayo en el Teatro Teletón y el 14 de mayo en Antofagasta, específicamente en Statix Rock & Soccer, no sólo presentando material del disco homónimo de UNISONIC que saldrá a la venta en marzo próximo, ¡sino además temas que grabaran como integrantes fundamentales de HELLOWEEN!

En diciembre del 2010, Kiske y Hansen se unieron a la gira sudamericana de AVANTASIA pero sólo llegaron a Brasil y Argentina. Nunca tan cerca, nunca tan lejos, los fanáticos chilenos tuvieron a la vuelta de la esquina la oportunidad de ver a esta histórica dupla en acción. Ahora sin embargo hay dos fechas fijadas en el país, ¡y la venida de estos dos próceres del Power Metal a Chile es un hecho! ¡Qué nadie se pierda esta monumental celebración!

Pero UNISONIC no viene solo, porque llegarán con las estrellas del hard rock suizo, GOTTHARD, en calidad de “very special guests”. El grupo está superando la trágica muerte de su famoso cantante, Steve Lee, quien falleció el cinco de octubre del 2010 mientras viajaba con sus amigos en moto por los Estados Unidos. GOTTHARD está de vuelta y con un nuevo vocalista, Nic Maeder, dará a conocer todos sus éxitos ante el público chileno.

La nueva banda de Kiske además la conforman Dennis Ward (bajo, productor de ANGRA), Kosta Zafiriou (batería, PINK CREAM 69 y tour manager de HELLOWEEN) y Mandy Mayer en la guitarras, quien justamente tocara antes con GOTTHARD.

Pronto informaremos acerca del valor de las entradas, que se venderán a través de Ticketmaster y sin recargo en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon), Giros Rock (Eurocentro), The Goat (Portal Lyon), Voz Propia (Portal Lyon), Equinoxio (Antofagasta) y Black Box (Viña del Mar).

Unisonic

Como “The Ultimate Band” se promociona a UNISONIC, el grupo que tiene a los ex HELLOWEEN Michael Kiske y Kai Hansen juntos en la formación. “Ignition”, cuya portada acaba de publicarse en la web, será el primer lanzamiento del grupo, un EP que saldrá a fines de enero por edel/earMUSIC (STRATOVARIUS, GAMMA RAY, KAMELOT, TARJA & HARUS) y tendrá la canción Unisonic, un demo y una grabación en vivo de I Want Out, registrada en Japón el 15 de octubre.

La alineación también la conforma el británico Dennis Ward (productor de ANGRA), el batero Kosta Zafiriou (tour manager de HELLOWEEN) de PINK CREAM 69, y el guitarrista Mandy Meyer (GOTTHARD, KROKUS).

Michael Kiske comenta: “Es un sentimiento genial llevar finalmente a la banda al estudio y grabar las canciones en las que hemos estado trabajando durante algún tiempo. Nos hemos tomado nuestro tiempo para crecer como una banda real, que es en lo que nos hemos convertido y te puedo decir que estamos absolutamente orgullosos del resultado”.

Unisonic - Ignition

Kiske/Hansen

En enero del próximo año será lanzado el mini álbum debut de UNISONIC titulado “Unisonic: Ignition”.

El EP incluirá dos canciones nuevas además de una version demo de I Want Out (en vivo en Japón). El esperado primer disco de estudio estará disponible en el mercado en el mes de marzo.

UNISONIC es:

  • Michael Kiske (HELLOWEEN)
  • Kai Hansen (GAMMA RAY, HELLOWEEN)
  • Mandy Meyer (KROKUS, GOTTHARD)
  • Dennis Ward (PINK CREAM 69)
  • Kosta Zafiriou (PINK CREAM 69)

Escucha el primer single a continuación:

Unisonic

Kiske/Hansen

Michael Kiske y Kai Hansen volverán a ser compañeros de banda tras la incorporación del ex guitarrista de HELLOWEEN como miembro oficial de UNISONIC, banda que completan Dennis Ward en el bajo, Kosta Zafiriou en batería (ambos de PINK CREAM 69) y el guitarrista suizo Mandy Meyer (ASIA, GOTTHARD, KROKUS).

Kiske comentó: “Después de muchos años de abstinencia, me entretuve mucho en mis shows con UNISONIC el verano del 2010, por lo que acepte hacer una corta gira mundial con AVANTASIA. Fue una gran experiencia estar en el escenario con todos esos grandes artistas, pero con Kai la cosa fue diferente: al instante sentimos la magia de nuevo y lo pasamos muy bien juntos. Hicimos lo que soñábamos hacer cuando nos juntáramos en una banda de nuevo. Él estaba interesado en la apertura musical de UNISONIC y finalmente me preguntó si se podía unir al grupo. Hablé con mis compañeros y todos se alegraron de eso. Es un talentoso guitarrista y compositor que enriquecerá a la banda y ya queremos ver como contribuye a la musica de UNISONIC”.

Kai Hansen seguirá siendo miembro de GAMMA RAY y no cambiarán los planes sus fechas agendadas. El guitarrista ya está componiendo junto al resto de UNISONIC para su esperado disco debut que saldría a fines de este año.

avantasia-arg-04

Imagino que todo aquél que, por allá en los albores de la década, escuchó aquellos legendarios discos de un tal Tobias Sammet conocidos como los Metal Opera, pensó algo así como “vaya, sería genial poder ver esto en vivo”. De hecho, fueron muchas las entrevistas en donde se le consultaba al mencionado cantante acerca de esa posibilidad y más de una vez destruyó los sueños de miles de fans diciendo que no tenía planes para ello porque era muy difícil montar un espectáculo así de grande, y ni hablar de organizar un tour alrededor del mundo: prácticamente imposible. Bueno, el tipo no mentía, de verdad coordinar la agenda de tantos músicos y sus respectivas bandas es algo complejísimo. Sin embargo, el 2008 el mundo supo que era sólo muy difícil, pero no imposible, pues se iniciaba entonces el primer tour mundial de Avantasia, todo un sueño materializado, y que por cierto pasó por nuestro país y nos dejó un concierto memorable.

Con eso, muchos ya nos dábamos por pagados. Era un “virtualmente imposible” hecho realidad y no se podía pedir más. Pero luego surgió la noticia de un posible nuevo tour, una continuación de lo anterior en avantasia-arg-07promoción del último material de Sammet y Cia., y las expectativas generadas fueron inmediatas y enormes. Lamentablemente, y por diversas razones, Avantasia no habría de pasar por Chile, lo que fue una decepción tremenda para todos. Pasarían eso sí por el vecino y hermano país de Argentina, cosa que por lo general para uno no significa nada. Por lo demás, este nuevo tour traería varías novedades respecto del anterior, no sólo porque en su setlist contendría canciones nuevas de los últimos dos álbumes, sino porque contaría con la presencia de más de una leyenda del Heavy/Power Metal mundial, incluso uno que en lo personal (y sé que hablo por muchos) jamás creí volver a ver sobre un escenario cantando canciones de Metal. Es más, algunos dudamos verlo en un escenario cantando cualquier cosa. Por todo lo anterior, era imposible perderse esto: ¡aunque fuera en otro país! Era algo histórico, y la historia hay que vivirla.

Fue así como llegamos a Buenos Aires para ver el show: con una alegría enorme de estar presentes, pero una pena inmensa también por tener que verlo lejos de casa y saber que tantos hermanos se lo perderían. Llegamos al recinto a eso de las 18:30 cuando se suponía que la primera de dos banas soporte iniciaría su show. De eso nada, pues a esa hora las puertas aún no se habrían y la gente estaba agolpada en una larga fila que casi le daba la vuelta a la cuadra. Fue allí donde tuvimos la oportunidad y la alegría de encontrarnos con algunos compatriotas y compartir un rato (mención especial para el hermano que llegó a las 8 AM y era el primero en la fila). Luego llegó la hora de entrar, a las 19 hrs quizás. Ya adentro confirmamos algo de lo que nos habían advertido: si afuera en la calle Buenos Aires es un horno, dentro del Teatro era un mini infierno. Un mini infierno bastante lindo, hay que decir. Recordaba en algo a teatros como el Novedades o ex Providencia, con esa onda media clásica, pero con una capacidad un poco menor al de otros recintos santiaguinos como el Caupolicán. Según nos cuentan, tiene una capacidad para unas 1.800 personas, algo que se condice con nuestro ojímetro. A eso de las 19:30, cuando el público estaba a un 80%, el calor era terrible. El reloj marcó las 20 hrs, cuando estaba presupuestado el inicio del acto multinacional, y efectivamente habían unas 1.800 personas, a lo más unas 1900, con un gran ambiente y un aroma a nerviosismo y ansiedad impresionante.

avantasia-arg-08

Ya a las 20:10 se apagan las luces y el clásico griterío catártico no se hizo esperar. Sin embargo, pasaban los minutos y el telón permanecía inmóvil. La gente trataba de combatir la impaciencia y cual hinchada de un estadio cualquiera, entonaba cánticos para hacer aparecer a la banda. Notable fue el “Olé, olé, olé. Olé, olé, olé, olá. Olé, olé, olé, cada día te quiero más. Ooooooh, Avantasia es un sentimiento, no puedo parar”. ¡Todo un equipo de fútbol Avantasia! Pasan los minutos, y a cada segundo uno se convencía de que el siguiente era el premiado y que al fin la banda azotaba el escenario, pero no pasaba nada. 20:30 y yo ya temía lo peor. La impaciencia y el nerviosismo eran máximos. 20:40 y luego de varios amagues ocasionados por algunas pruebas de iluminación (luego de un corte de luz donde, por suerte, había un generador de energía que salvaría la situación), yo ya quería comenzar a azotarme la cabeza contra una columna de concreto que estaba cerca de mí. Pero justo en ese momento comienzan a deslizarse hacia los costados los telones y dejan ver un enorme telón de fondo, similar al que vimos en Chile el 2008, con el famoso espantapájaros luciendo.

avantasia-arg-22Mientras el escenario estaba aún vacío, comienzan a sonar los primeros acordes del tema que ha abierto todos los conciertos a la fecha: Twisted Mind. Es posible que los “oooh, ooh, oooh” que se escuchaban con la melodía de la intro del tema empezaran incluso antes que la música, porque ya todos sabíamos con que tema arrancan los cientos de Avantasia. Estaban todos en eso, cuando de pronto aparece Felix, se pone de pie junto a su kit, saluda y recibe el ensordecedor alarido del público. Luego aparece Michael “Miro” Rodenberg para ubicarse tras sus teclados, casi al mismo tiempo aparecen Sascha, Robert (Hunecke-Rizzo, quien fue apodado como Marcelo Bielsa, por su notable parecido) y Oliver. Mientras eso sucedía, Amanda pasa por detrás de Felix y se va del otro lado del escenario para tomar su lugar. Aprovechando que el público ya había dado los tiempos, Felix inicia el conteo con su baquetas, y pronto, de la nada asoma Tobias “El Maldito Genio” Sammet detrás de su colega en Edguy y todo el bendito recinto estalla con las guitarras, el bajo y la batería: todo en cosa de segundos. Tobias cantando muy bien desde el comienzo mismo, rompiéndola en las partes más exigentes y con El Teatro rendido a sus desde mucho antes. Aquellos “From the cradle to the madhouse” resonaron fortísimo y despeinaron al pobre Sammet (en realidad no, ya venía despeinado). ¡Qué gran comienzo! Todo el mundo coreando cada acorde y saltando al ritmo de la canción. Sólo se podía liberar algo de emoción a través de los versos gritados (que en otras situaciones podrían pasar por canto).

Siguió una de las más grandes canciones que se hayan compuesto en la historia, una de las mejores del Metal y la favorita de este servidor si se trata de Avantasia: The Sacrecrow. Yo sólo atinaba a mirar idiotizado el escenario, con la misma expresión de “no lo puedo creer” que debo haber tenido en Santiago en el 2008. La emoción mía y del respetable en general era tan grande que no pareció importar el hecho de que el teclado de Miro estuviese tan bajo al comienzo que casi no se escuchaba. O quizás no estaba tan bajo y los gritos de “oooh oooh” reproduciendo la melodía inicial de los asistentes eran tan fuertes que aplastaba al teclado. Como fuere, ¡el momento era alucinante! La primera línea de la primera estrofa le perteneció a Sammet, las tres siguientes al público. Luego Tobias retoma en la siguiente estrofa para comenzar un lucimiento que duraría todo el show. ¡Qué voz la del tipo! Cuánto ha mejorado. Ya lo decía al momento de reseñar las dos últimas producciones de Avantasia: Tobias Sammet ha mejorado un montón en lo vocal, y eso que ya era un buen vocalista. Buena parte de eso se lo debe al tipo que tenía a su derecha: Sascha Paeth. ¡El coro fue letal! Sammet, Amanda, Oliver, Robert, Miro y otras 1800 personas cantando a todo pulmón. Luego aparecería él: la bestia de la voz, The Crow, The Duke… ¡Jørn Lande! Por alguna razón, cuando uno le escucha, siente la necesidad de no ser menos y pierde toda noción de autocuidado y comienza a cantar gritando como un desquiciado. Al menos eso me pasa a mí, pero creo que no fui el único.

avantasia-arg-17

Perdónenme ustedes, pero estaba tan concentrado en el escenario en este momento, que no supe si la gente a mis costados o atrás contaba con tanto entusiasmo como yo o la gente de adelante durante la estrofa que él canta, pero sí durante el coro fue algo hecatómbico: no hubo un alma que no cantara. Todo el bendito Teatro desgarrándose la garganta cantando: Totalmente insano. El interludio instrumental fue otro punto notabilísimo. De pronto sólo se escuchaba una orquestación de fondo, y comienza la primera parte del solo de guitarra, que estuvo a cargo de Sascha. La otra parte la haría el tremendo Oliver “Soy tan buen Guitarrista como Cantante” Hartmann. Durante unos segundos todo fue calma, sólo su guitarra sonando y la admiración del público sobre él. Más tarde se sumarían los otros instrumentos, y quedaba claro que, a pesar de no sonar tan potente, sí sonaba con la misma claridad. Luego re-inicia la parte cantada, con una impresionante actuación de Tobias, pero posterior a eso vino el show personal de Jørn: simplemente evastador. Creo que de haber estado en el Caupolicán (ya está dicho: sonido prístino en el Teatro Flores, nada que decir, pero no tan potente), tanto poderío nos hubiera reventado los oídos a varios. ¡Lo que se llama IMPRESIONANTE! Luego, ese increíble final melódico fue la guinda, con cada uno a su 100%, demostrando por qué Avantasia es lo que es. Derechito al top 5 de grandes momentos en vivo.

avantasia-arg-18

El tercer tema de la noche sería otro verdadero azote. Algunas palabras de buena crianza de Jørn para el excelente público argentino y vamos con… ¡Promised land! Uno de los mejores cortes de los EPs previos a la saga del espantapájaros. Inicia Sammet, con todo El Teatro de compañía, luego Jørn se adueña del puente y del coro. Como es usual, Lande no cantaba, sino que rugía. Luego él mismo cantó la siguiente estrofa, así que era Promised Land versión 2.0 (recordemos que la original la canta otro cantante). Cabría ahora destacar las actuaciones de Felix, Robert, Miro, Oliver y Sascha en el acompañamiento: ¡qué tremendos músicos! Felix tocando con precisión cada golpe, además dando gran show, pues a ratos se golpeaba la cabeza, lanzaba las baquetas al aire e interactuaba con Sammet y los demás. Robert y Miro eran más comedidos, pero siempre se mostraban sonrientes y en el caso de Robert, siempre interactuaba con los demás músicos en escena y se movía por todo el escenario. Oliver aportaba con su voz en el coro y los vocalistas siempre iban junto a él, como diciéndole al público “¡Miren cómo toca!” Ni hablar de Sascha. Tremendo guitarrista, se paseaba por todo el escenario, saltaba y “peluseaba” con los otros músicos. Se veía que él y todos los demás estaban disfrutando muchísimo el show.

¡Atención con los clásicos! Directamente desde el primer disco y con una data de 10 años… ¡Serpents in Paradise! Qué gran canción. ¡Y qué avantasia-arg-40gran interpretación! Y bueno, a falta del León David Defeis (vaya… qué épico hubiese sido tenerlo en frente…), bueno es el Cuervo. Se notó que la gente la reconoce como clásico, porque qué nivel de entonación. Además, fue una de las pocas veces durante la noche que vi volar a alguien (que creo que fue a dar de panza al suelo entre la barrera y escenario). Luego una vuelta a la última etapa de la banda, con una de las canciones más bonitas que tiene Avantasia: The Story Ain’t Over, con la gran… ¡Qué digo “gran”! Con la INCREÍBLE participación del legendario Bob Catley de la aún más legendaria banda Magnum. Wah… Para uno que creció escuchando discos como Vigilante u On A Storyteller’s Night ese era un momento que no se podía creer. Además resultaba impresionante que el Sr. Catley (también conocido como Bo’ Kitly allá en Argentina, jaja) a sus 63 años y con su pequeña figura cantara así. Cierto, tuvo un pequeño percance al intentar un tono alto, pero en general estuvo genial. Gran, ¡GRAN momento!

Sin duda el acontecimiento anterior fue grandioso, sin embargo, palidecería al ser comparado con lo que se venía. ¡La gloria! ¡La verdad! ¡El momento soñado por años! Casi la razón por la que estábamos allí. El mundo del Metal parecía condenado a no volver a escuchar su voz en un escenario. Tuvieron que pasar cerca de 20 años para poder verle cantar canciones de Rock en vivo nuevamente, y en el caso de algunos, muchos más para verle siquiera, si consideramos que jamás había pisado Latinoamérica. Se trataba de un sujeto que forjó su leyenda no solo con su voz, sino también con su decisión que le llevaría a tomar otro camino. Su indeclinable determinación hizo que mucho asumiéramos que jamás lo veríamos y que no había más vuelta que darle. Sin embargo, el destino querría otra cosa. Eran exactamente las 21:25 cuando un sujeto de chaqueta de cuero roja, pantalón del mismo material negro y de cabeza calva pisa al fin el escenario. Era nada más y nada menos que LA voz de Metal melódico: MICHAEL KISKE.

avantasia-arg-34

Pasaron exactamente 6 segundo desde que los primeros acordes de Reach Out Fort he Light (desde ahora, una canción histórica) comenzaron a sonar hasta que Sammet y Kiske aparecieron de súbito en la pequeña tarima que estaba detrás de las batería de Felix, uno a cada lado, y en una especie de duelo vocal entonaron el clásico grito inicial. Yo tenía planeado romperme el alma cantando desde el inicio, pero los cierto es que no atiné a nada más que a tomarme la cabeza con las manos y moverla de lado a lado en señal de incredulidad. Sé que muchos deben haber sentido algo similar: y es que el ídolo de nuestra adolescencia estaba allí, justo en frente, después de años de creer tal hecho como imposible. Por suerte me recuperé del impacto al momento del coro y pude apreciar la magnitud del momento. Fue como si todos entendieran la importancia de la canción y se dieran cuenta de que uno no podía guardarse nada, y el resultado fue 1.800 almas cantando a todo lo que su humanidad les permitía. ¡Jodidamente épico! De pronto recordé que yo estaba allí trabajando, y me puse a escuchar Michael con atención, y sí: es un genio. En avantasia-arg-24los instantes finales de la canción, el tipo simplemente la rompió: “…in your mind” resonará por siempre en la mente de los asistentes, no me cabe duda de eso. Otro momento que se va al selecto grupo de los top 5 de momentos en vivo.

Termina ese histórico y momento y Tobias y varios de los otros músicos (creo que todos en realidad) abandonan el escenario, dejando a Michael solo, probablemente entendiendo que en ese momento él era la estrella y para que el público hiciera lo que correspondía: entregar la ovación más grande la noche. Se le aplaudió a rabiar y se coreó su nombre con todos los cánticos que se conocen en Argentina (de estar en Chile, seguro le hacíamos un C-H-I). La emoción era tal, que no faltó el entusiasta fan que subió al escenario e hizo lo que seguramente muchos querían hacer: abrazar a Kiske. Afortunadamente para él, los guardias estaban en otra y logró su objetivo, luego cayó al suelo de rodillas y casi llorando, sólo entonces el tour manager de la banda le cayó encima con una tacleada y se lo llevaron en mala junto a un guardia. Pero bueno, ¡bien por él! Michael estuvo a la altura y le devolvió el abrazo, aunque estaba muy sorprendido. Luego muy sonriente agradeció al excelente público y comenzó a mirar apara todos lados, como preguntándose “¿dónde diablos se metieron todos los demás?” Poco a poco fueron volviendo, mientras la ovación seguía.

Luego de algunas palabras, y tras el excelente trabajo de Miro, inició la intro de otros de los grandes clásicos avantasianos: The Tower. Fue un esfuerzo conjunto de todos quienes estaban en el escenario por reproducir dignamente todos los arreglos vocales del tema, y resultado fue más que digno. De hecho, fue increíble. Kiske aún estaba en el escenario y el aporte fue genial. Tobias y Michael cantaron buena parte del tema juntos, excepto por esos segmentos cruciales en que cada uno cantaba lo suyo. Pero por ejemplo, el coro del tema lo canta Kiske, pero en vivo es ayudado por Sammet, excepto en la parte final de éste, donde se luce solo. El público respondió muy bien en esta pasada. Sólo Sammet podría hacer cantar con tanto fervor “Hallelujah! Hallelujah” a una tropa de sujetos que difícilmente rezan (ja!). Fue realmente genial, por momentos parecía una batalla entre los alemanes, pero no dejaba de ser un dueto. Musicalmente además fue todo un logro, porque es una canción bastante compleja, con muchas orquestaciones y cambios de ritmo, pero los músicos elegidos no son ningunos aparecidos y sacaron la tarea delante con mucha comodidad.

avantasia-arg-38

Posteriormente siguió lo que para mí fue otro gran, GRAN momento de la velada. Lamentablemente John Oliva no pudo estar presente en este tour. Vaya que hubiese sido genial poder verle interpretando Death Is Just A Feeling, pero bueno… Si no se puede tener a John, ¡bueno es Kai Hansen! ¡Qué momento! Hacía segundos nada más teníamos en frente a la voz del Power Metal melódico, y ahora al padre del estilo (porque no me vengan con cosas, hay mucha gente que colaboró y sin duda es importante, pero Kai ES el padre el Power Metal), un tipo sin el cual esta página ni siquiera existiría y ese show que estábamos viendo jamás se habría llevado a cabo. Todo eso lo pienso ahora, porque en ese momento todo pasó muy rápido y de sorpresa. Apareció de pronto, vistiendo de negro, con un sombrero de copa y un bastón (que estoy 99% seguro de que es el mismo que Tobias usa en las fotos promocionales de The Scarecrow). Creo que ni el gran John Oliva podría haber interpretado y actuado mejor la canción. Kai exageraba sus movimientos, lo hacía de forma casi amanerada, acentuaba sus expresiones faciales para darle más profundidad a la interpretación (y creo que estaba usando algo de maquillaje en los ojos), jugueteaba con el bastón: una mezcla de comedia en los visual y tragedia en lo lírico. Todo un acierto y una genialidad. En esa fase introductoria la gente se limitaba a cantar, pero ya en el puente todo estalló con los puños del respetable en altos y verdaderos gritos, y al llegar al coro… ¡Uf! El Teatro explotó, con todo el mundo cantando y saltando. Incluso Kai, Sascha y Robert saltaban. Estaban todos prendidísimos. Termina el tema y Kai se retira entre atronadores aplausos y una ovación descomunal. Como ya dije: uno de los mejores momentos de la jornada.

avantasia-arg-32

Tobias se queda en el escenario para interpretar la siguiente canción, que sería Lost In Space, dedicada por el mismo Sammet para todos los “whimps and posers”. Una infidencia: en algún momento odié esta canción. Cuando salió como single pensé que Tobias eran un infeliz por manchar así el nombre de Avantasia. Pero el maldito era yo, luego la escuché con atención y pasé a aceptarla, y no sé en qué momento se transformó en una de mis canciones favoritas. ¡Qué temazo! ¡Y en vivo la rompe! Con un público tan prendido, era imposible que el inicio fuese algo calmado, aunque la estructura de la canción proponga lo contrario. Lo genial del tema es que va en crescendo, con algunas bajas de intensidad en los puentes y en la parte del solo, y que va a estallar hacia el final, con el último estribillo. Y bueno, todo eso se replica en vivo: con la gente cantando, gritando y saltando según lo amerite el momento. Tobias estuvo excepcional, con una interpretación descollante, que hacia el final, y con la ayuda de la audiencia, fue aplastante: ¡se erizaban los pelos! Amanda para variar muy bien apoyando en el coro y cantando la pequeña parte que tiene en esta canción. Por cierto, ella tenía un show aparte con su larga y rubia cabellera que iba y venía al ritmo de la música, era todo un agrado verla en la parte alta de la tarima. En suma: un temazo que en vivo ganó muchos puntos, fue excelente.

avantasia-arg-39

Seguiría un momento de relajo, pero histórico: In Quest For, una de las canciones más bonitas de las dos sagas. El invitado para la ocasión sería, era que no, el gran Bob Catley. Fue una interpretación muy sencilla, con Tobias y Bob cantando como si se conocieran de toda la vida. En su primera aparición, Bob había tenido alguna que otra fallita, pero acá estuvo impecable, y el tema no es fácil que digamos, pues tiene unos tonos bajos algo complicados y hacia el final abundan los altos, pero como ya dije, el buen Bob se las arregló y demostró porque es una leyenda. Además, es destacable que a sus 63 años derroche aún tanta energía sobre el escenario. Es más, con sus clásicos movimientos de manos, pareciera que es algo hiperquinético. Siempre pensé que yo era uno de los pocos a quienes le gustaba tanto esa canción, pero fue un agrado ver que estaba equivocado, porque todo el teatro la cantó de buena gana. Si consideramos que era Bob Catley quien estaba sobre el escenario, más que un gran momento, fue algo histórico también.

avantasia-arg-26El undécimo tema de la noche sería Runaway Train uno de los mejores del The Wicked Symphony. Fue increíble ver a Sammet, Catley, Lande y Kiske al mismo tiempo cantando. Luego de la bella intro (nuevamente a cargo de Miro, qué seco el tipo) vino todo el feeling de parte de Bob. Luego el que se lució fue Oliver en la parte del solo. Siguió Jørn, quien hizo su parte y estuvo inspiradísimo, cantando con todo el power que le caracteriza. Lo propio haría Tobias en la estrofa siguiente y luego en el coro. Y así se fueron sucediendo los momentos, hasta que de nuevo fue el turno del tremendo Bob. ¡Qué grande! Hay que decir que su segunda parte le quedó bonita, además, apoyaba con el pandero mientras los demás cantaban sus partes. Me llamó la atención eso sí que la parte de Kiske no la cantar él, sino que Bob. Digo, podrían haber aprovechado que el tipo estaba en el recinto, ¿no? No lo entendí, pero bueno, Bob lo hizo muy bien.

Luego de algunas bromas (en las que Tobias se dio mañana de recordarles a los argentinos que fue Alemania -el país de ocho de los avantasianos- quien los eliminó del Mundial de fútbol en Sudáfrica. Los colegas de PowerMetal.cl y yo moríamos de risa, para luego lo arregló todo con unas flores a Maradona (qué grande Tobi). Llega el turno de Dying For An Angel, y casi como para compensar, y dado que Klaus Meine no estaba presente, el encargado de ‘reemplazar’ al de Scorpions fue ni más ni menos que Michael Kiske, así que se perdona totalmente su ausencia en Runaway Train. En lo personal nunca me fascinó esta canción, por lo que no le tenía mucha fe, pero en la voz de Kiske, con todo su desplante y su interacción con el público, se me hizo bastante buena. Fue un gran momento a decir verdad. Por instantes Michael se apoderaba del escenario, haciendo cantar al respetable y pidiendo más fuerza, tanto así que Tobias parecía el invitado.

avantasia-arg-46

Seguía todo el show con la impresionante Stargazers. Fue como una batalla de voces. Sólo faltaba Russell, pero sus dos partes fueron cubiertas por Oliver primero, y luego por Kiske. Fue genial que Oli tuviera su merecido minuto de gloria y cantara algo más que no fuera en coros. Qué tremenda voz la del tipo, sonó muy potente. Ni hablar de los demás músicos, puros monstruos. Y a esa hora, y a pesar del largo rato, la gente seguía cantando a pleno. Luego vino la enorme Farewell (nota nostálgica: esta es la canción con la que conocí Avantasia), una suerte de balada, pero pesada y épica. Y al fin fue el momento de verla a ella en pleno, porque Amanda había figurado casi todo el show en el rincón superior izquierdo (mirado desde el público) y sólo se le había escuchado en los coros, lo cual no me parecía justo. Estuvo realmente impecable (tanto que en el momento ni me acordé de Sharon). Hacia el final esperaba que apareciera don Michael y la rompiera, como en el disco, pero eso no ocurrió. Aun así, fue una grandiosa interpretación.

avantasia-arg-49

Ya íbamos como en la tercera botella de agua cuando Tobias anuncia que será la última canción. Nadie le creyó, pero bueno, son cosas que siempre se dicen. La elección para cerrar la primera parte del show fue la majestuosa The Wicked Symphony. Al igual que en Stargazers fue una batalla cósmica entre titanes de las voces. A esas alturas ya iban dos horas de show a cerca de 37 grados de temperatura, pero la voluntad de los fanáticos no claudicaba y seguían incólumes. El hardrockero coro del tema fue coreado por la integridad del público. Un momento para alucinar. Fue interesante ver como este coro quedó a cargo principalmente de Oliver Hartmann, con el constante apoyo de Amandita, y con alguna esporádica intervención de Jørn. ¡Y Sascha que no paraba de saltar! Cuánta energía la de ese sujeto. Al terminar la canción, la agrupación en pleno se despide con un merecidísimo reconocimiento.

Minutos después, y tapados con cánticos de “Olé, olé olé” para todos los integrantes, la banda reinicia la segunda parte del show. Ya quedaba poco y la seleccionada fue The Toy Master, donde el encargado para reemplazar a Alice Cooper fue el maestro Kai Hansen. No es muy común ver  Kai sin su guitarra y sólo con un micrófono, pero vaya que le sienta bien. No digo que se busque otro guitarrista para Gamma Ray y se ponga a cantar, sólo quiero destacar el hecho de que aumenta mucho su desplante e histrionismo cuando no está limitado a su puesto en el escenario por la posición del micrófono y el hecho de cargar la guitarra. En esta pasada se movió por todo el lugar, interactuando con los demás, girando, moviendo los brazos, etc. Más que cantar, Kai actuaba sus canciones, y tratándose de una Ópera, eso se agradece bastante. Vocalmente estuvo impecable además, y en la parte rápida del final fue ayudado en un dueto por Tobias, y quedó muy, muy genial.

avantasia-arg-30

Si me preguntan por algún himno de los últimos tres discos de Avantasia, yo siempre pienso en dos temas: Shelter From The Rain y Wastelands, lamentablemente la segunda no estaría, pero fue un anhelo cumplido escucharl la primera esa noche. Cierto que ya la habíamos escuchado en Chile y fue grandioso, pero esta vez tenía un valor agregado un tanto especial: Michael Kiske la estaría cantando. ¡Épico! Desde los primeros prodigiosos  acordes hasta el bombástico final estuvo perfecta. Creo que ese fue el punto en donde me destruí las cuerdas vocales, lo que todavía me tiene con voz de perro. Pero bueno, ¡era Shelter From The Rain! Un himno a la música misma y no todos los días la canta para tí Michael Kiske. En ese punto la emoción era máxima, y no sólo mía, porque miraba a mi alrededor y todo el mundo cantaba el estribillo con un pasión indescriptible. Uno miraba el escenario y veía a Michael cantando con tanto sentimiento que resultaba sobrecogedor, tanto que daban ganas de cantar más fuerte aun. Mi madre… ¡Qué preciosura de canción! Por otro lado, Felix le daba a los tarros como si su vida dependiese de ello, dándole un poderío extra al tema. ¡Ah! ¿Y saben quién tocó el notable solo? Pues sí, Kai Hansen. Porque luego del receso fue atrás y tomó su guitarra. No recuerdo bien en qué punto fue, pero creo que es aquí cuando el público, al ver a Kai y a Michael juntos, comienza a gritar “Helloween, Helloween”, y hubo un amague de Future World. Creo que el culpable de la macabra broma fue Oliver, y bueno: finalmente no ocurrió (maldita sea, ¡qué glorioso hubiera sido!). Luego el público comienza a corear los nombres de Hansen y Kiske, pero Kai atina y señala que al que hay que vitorear es a Tobi. El público hace caso y corea “Tobi, Tobi”, a lo que el vocalista responde que los grandes sobre el escenario son Hansen y “Michi”. Luego da un sentido y breve discurso sobre la importancia de los otros músicos, y parece que de verdad se anduvo emocionado, porque un fan le gritó algo y él dijo “¡Cállate! ¿Qué no ves que me estoy poniendo emotivo y tú más encima me dices eso?” Todo en buena, claro. Fue un momento emotivo y a la vez gracioso.

avantasia-arg-55

Era tanto lo que el público vitoreaba por Helloween, que Micheal Kiske se llegó a incomodar un poco tratando de mirar hacia otro lado y no directamente a la gente. Sammet “salvó” la situación para decir que “en unos días más se presentará una banda tributo a Helloween, así que ahora, esto es ¡Avantasia!, una de las favoritas de la fanaticada. Kai no cantó, pero se mantuvo en la guitarra, y con tres guitarras la canción sonaba realmente poderosa. En ese momento caí en cuenta de que iban dos horas y media de concierto, y que Tobias había cantado en todas las canciones, que hacía un par de días había estado en Sao Paulo y antes de eso en México y pensé: “Eso es tener huevos”. ¿Cómo no se cansa? Muy por el contrario, le ponía todo el esfuerzo que fuese necesario para alcanzar los tonos, se movía de aquí a allá y no paraba de alentar al público. Impresionante. Por otro lado, era notable ver a Kiske tan motivado y contento, alzando el puño y pidiendo más fuerza por parte del público (lo que era fisiológicamente imposible), sonriendo y pasándolo muy bien.

avantasia-arg-57

Y la canción número diecinueve (¡19!) sería la misma con la que cerraron su concierto en la pasada gira: en realidad un medley, entre Sign Of The Cross y The Seven Angels. Era el momento propicio para presentar a cada uno de los integrantes del proyecto, empezando por los músicos, quienes segundos antes ya habían comenzado a interpretar la canción, así que la presentación fue musicalizada. Mención especial se llevó Sascha, que es quien posibilitó el que Avantasia pudiera salir de gira. Sascha Paeth fue quien hizo las llamadas, organizó todo y el que se puso con las lucas cuando hubo que ponerse. ¡Tipazo! Desde acá le repito el aplauso.  Luego siguieron los cantantes, que a medida que iban siendo presentados iban ingresando. Todos se llevaron grandes ovaciones y el reconocimiento del público. De pronto, y por primera vez en la noche, estaban todos integrantes en el escenario: quizás el momento más glorioso de toda la noche, y sin duda algo histórico. El solo hecho de ver a un monstruo como Jørn Lande es algo increíble, ¿y verlo al lado de uno de tus héroes como Michael Kiske? Ni hablar. ¿Y luego verlos a ellos dos junto a una leyenda como Kai Hansen? Es algo que no tiene comparación. Más encima estaban Bob Catley y Oliver Hartmann, otros dos ídolos: ¡impagable! En Sign Of The Cross estuvieron todos grandiosos y en Seven Angels, que en realidad sólo era el estribillo (que en todo caso es un mini himno), era todo fiesta. Todos pasaron al frente del escenario y desde allí comenzaron a cantar las últimas líneas. Algunos, como Michael y Kai se abrazaban (imagen que resultaba sumamente emotiva), otros sonreían, señalaban al público o daban muestras de gratitud. Otros como el mismo Kiske y Lande quemaban los últimos cartuchos y cantaban a su pinta en tonos imposibles. Felix casi se mata al tratar de pararse sobre su sillín para dar un último saludo (no, nunca corrió peligro, fue sólo un chascarro, jaja). De fondo, cada uno de los 1800 asistentes entendía el significado del momento y cantaba como si no hubiese un mañana.

avantasia-arg-61

Ya terminada la canción se forman todos al frente, se abrazan y si inclinan para un último agradecimiento al público. Se inclinaron todos, menos Kiske (ja!). Genio y figura. Hizo la gracia dos veces, hasta que la tercera fue la vencida. Una muestra de que el tipo lo pasó bien y de que disfruta esta nueva etapa. Me arriesgo a señalar que es muy posible que se esté re-encantando del Metal, que se está dando cuenta de que la escena ha cambiado y de que hoy no es tan cuadrada como era antes, que hay especio para gente como él que quiere hacer cosas un poco distintas. ¡Quién sabe! ¿Por qué no soñar con que más temprano que tarde lo podamos tener con Unisonic acá en Chile? ¡Esa imagen de todos los avantasianos abrazados es simplemente inolvidable!

Y bien, eso fue Avantasia en Buenos Aires. 19 estrellas bajadas del cielo y puestas sobre un escenario de la mano de 11 leyendas, un sueño de 2:45 hrs. de duración.  Reitero lo que dije al inicio: una gran pena que mis compatriotas se lo hayan perdido y tengan que enterarse a través de este review (que hacemos con mucho cariño, pero obviamente no es lo mismo). Siento que el público chileno no se merecía quedar fuera de este evento histórico. No quiero señalar culpables, para nada, sólo apuntar el hecho de que como fanaticada merecíamos otra cosa. ¡Pero ánimo! La maquinita de hacer magia llamada Tobias Sammet y Cia. sigue activa. Es posible que vengan nuevos discos, y es posible que este no haya sido el último tour de Avantasia. Estoy convencido de que Michael Kiske y los demás pisarán Chile más temprano que tarde, y ahí estaremos todos para hacer historia.

avantasia-arg-64

Me quedo con lo siguiente: cuando estuvieron en Chile, Tobias dijo “Gracias Santiago, nos volveremos a ver”. Y como dice el gran Lugaid Vandroiy: “Ningún adiós podría ser el último”.

Setlist:

01. Twisted Mind
02. The Scarecrow (con Jørn Lande)
03. Promised Land (con Jørn Lande)
04. Serpents in Paradise (con Jørn Lande)
05. The Story Ain’t Over (con Bob Catley)
06. Prelude + Reach Out for the Light (con Michael Kiske)
07. The Tower (con Michael Kiske)
08. Death Is Just a Feeling (con Kai Hansen)
09. Lost in Space
10. In Quest For (con Bob Catley)
11. Runaway Train (con Jørn Lande, Michael Kiske y Bob Catley)
12. Dying for an Angel (con Michael Kiske)
13. Stargazers (con Jørn Lande, Michael Kiske y Oliver Hartmann)
14. Farewell (con Amanda Somerville)
15. The Wicked Symphony (con Jørn Lande, Michael Kiske y Oliver Hartmann)
Encore
16. The Toy Master (con Kai Hansen)
17. Shelter From the Rain (con Michael Kiske, Kai Hansen en la guitarra)
18. Avantasia (con Michael Kiske, Kai Hansen en la guitarra)
19. Sign of the Cross / The Seven Angels (con todos)

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

avantasia-arg-65

Promocionando sus últimos discos, “Angel Of Babylon” y “The Wicked Symphony”, Avantasia salió nuevamente de gira después de su tour mundial del año 2008.

PowerMetal.cl estuvo en Buenos Aires y estas son las mejores imágenes del show junto a los chilenos que viajaron desde nuestro país para presenciar el histórico concierto que tuvo como invitados a Michael Kiske, Kai Hansen, Jorn Lande y Bob Catley, entre otros.

Fotos: Guillermo Salazar

Avantasia

El 30 de Noviembre, en Pratteln, Suiza, se inició el nuevo tour de AVANTASIA, show que incluye la presencia de Bob Catley, Amanda Sommerville, Kai Hansen, Michael Kiske y Jorn Lande, entre otros.

Tobias Sammet comentó después del primer concierto: “… el show empezó en Suiza y fue tremendo para nosotros y estoy seguro que para los fans también. La banda está mucho más unida esta vez, todos lo están pasando muy bien y sienten que es el momento justo para estar ahí. Se siente bien para cada uno de nosotros y al final del show llegamos a la conclusión que lo mejor que pudo habernos pasado es haber vuelto al escenario.

Antes del show, me sentia un poco nervioso, Michael Kiske dijo que ese es su trabajo, pero pienso que está feliz que esté un gallina como yo en la banda. Apenas estaba arriba y se apagaron las luces, la adrenalina apagó los nervios. Un show de 3 horas siempre es un riesgo. ¿Lograremos mantenerlo tan excitante? Bueno, en verdad fueron como 2 horas y 45 minutos. Mis diálogos fueron planeados para ser más largos, pero siento que la música deben ser las palabras, así que la duración fue un poco menos aunque creo que nadie haya recordado mis palabras.

Me agradó ver en el escenario a Michi y Kai juntos, se siente espectacular cantar esas baladas con Bob y, obvio, es increíble tener esos duetos diabólicos con Jorn. Es emocionante viajar alrededor del mundo con mis camaradas, las próximas 3 semanas serán asombrosas para todos nosotros y esperamos que para ustedes también. Nos vemos en alguna parte en el tour”

El setlist de la gira es:

01. Twisted Mind (Sammet)
02. The Scarecrow (Sammet / Lande)
03. Promised Land (Sammet / Lande)
04. Serpents In Paradise (Sammet / Kiske)
05. The Story Ain’t Over (Sammet / Catley)
06. Reach Out For The Light (Sammet / Kiske)
07. The Tower (Sammet / Kiske)
08. Death Is Just a Feeling (Sammet / Hansen)
09. Lost In Space (Sammet)
10. In Quest For (Sammet / Catley)
11. Runaway Train (Sammet / Catley / Lande)
12. Dying for an Angel (Sammet / Kiske)
13. Stargazers (Sammet / Kiske / Lande)
14. Farewell (Sammet / Somerville)
15. The Wicked Symphony (Sammet / Lande / Hartmann)
16. The Toy Master (Sammet / Hansen)
17. Shelter From The Rain (Sammet / Kiske / Hansen)
18. Avantasia (Sammet / Kiske / Hansen)
19. Sign Of The Cross + The Seven Angels (Todos)

PowerMetal.cl estará en Buenos Aires para cubrir el concierto de AVANTASIA en El Teatro Flores de Argentina el próximo 15 de diciembre. Si eres de Chile y viajas a Buenos Aires a ver el show, escríbenos un mail a avantasia@powermetal.cl contándonos cuándo viajas y cuándo regresas a nuestro país.

El líder de GAMMA RAY, Kai Hansen, grabó los solos de la canción “The Pain Of The Accused”, parte del disco solitario de Ralf Scheepers (PRIMAL FEAR).

El CD ya tiene completos todos los temas y actualmente está siendo masterizado. Ademas de Hansen, participan en el disco “Metal” Mike Chlasciak (HALFORD), Sander Gommans (AFTER FOREVER, Magnus Karlsson (PRIMAL FEAR, ALLEN/LANDE) y Tim “Ripper Owens” (YNGWIE MALMSTEEN, JUDAS PRIEST, ICED EARTH).

Se espera que el trabajo sea lanzado en febrero del próximo año.

gammaray10-18

Ralf Scheepers

Se ha confirmado otra nueva estrella del Metal que acompañará a AVANTASIA en su nueva gira por el mundo. El histórico encuentro en vivo se Tobias Sammet - Kai Hansenverá cuando KAI HANSEN comparta escenario con MICHAEL KISKE, JORN LANDE, OLIVER HARTMANN, BOB CATLEY y AMANDA SOMERVILLE.

TOBIAS SAMMET comenta: “Kai cantará y tocará algunas guitarras también. Llevamos harto tiempo siendo amigos. Recuerdo, que era un pequeño niño  cuando escuché por primera vez los Keeper de HELLOWEEN. Y ese fue el momento en que se una chispa se encendió en mí.

Lamentablemente, nunca tuve la oportunidad de ver a HELLOWEEN con Michael (Kiske) y Kai en el escenario, pero eso será compensado ahora! Ambos han tenido un papel importante para mi, personalmente y para la historia de AVANTASIA y su Metal Opera en particular. Estoy esperando por compartir con ellos en el escenario y tocar alguno de nuestros viejos clásicos de AVANTASIA juntos.

Por ahora, las fechas confirmadas del “Metal Opera Comes To Town” son:

30 de Nov. 2010 Suiza – Pratteln, Z7
01 de Dic. 2010 Suiza – Pratteln, Z7
03 de Dic. 2010 Alemania – Lichtenfels, Stadthalle
04 de Dic. 2010 Alemania – Kaufbeuren, All Karthalle
10 de Dic. 2010 México – Ciudad de México, Circo Volador
15 de Dic. 2010 Argentina – Buenos Aires, (Por Anunciar)
18 de Dic. 2010 Alemania – Fulda, Esperantohalle
19 de Dic. 2010 Alemania – Essen, Grugahalle

Avantasia

-o-

CONCURSO

PowerMetal.cl te regala  los discos “Angel Of Babylon” y “The Wicked Symphony”.

Para participar, cuéntanos cuál es para tí la mejor participación como invitado en estos discos y por qué. Envía tu respuesta a concurso@powermetal.cl con el asunto “Avantasia”. No olvides incluir tu nombre completo y RUT.

El sorteo se realizará el 30 de septiembre.

Dentro de la vorágine de discos en vivo que han invadido este 2003 los mercados metaleros, no deja de llamar la atención lo que ha sucedido con Gamma Ray. Cuando lo común y lo que indica la lógica es que una banda saque un disco y luego haga una gira de la que eventualmente pueda salir un trabajo en directo, estos legendarios alemanes hicieron todo lo contrario hicieron una gira exclusivamente para lanzar un disco en directo, con la particularidad además de que los temas elegidos para este disco saldrían de una “votación popular” entre los temas que no son habitualmente tocados por la banda.

Y esa particularidad hace del disco algo sorprendente, pues nos encontramos con una gran cantidad de temas que uno añora y que es muy interesante escuchar en directo, sumado además a que Gamma Ray tenía una deuda con los trabajos en vivo, pues su anterior trabajo en directo, Alive ’95, no fue del todo satisfactorio. En ese sentido la deuda comienza a saldarse desde el primer sonido de Welcome, esa excelente pieza introductoria que desde “Heading For Tomorrow” ha acompañado el trabajo de la banda, sin pausas saltamos a Gardens Of The Sinner, de “Powerplant”, un excelente inicio que conjuga pasado y presente de una banda querida por los fans del Heavy/Power Metal de todo el mundo, pues su líder, el carismático Kai Hansen, fue de los iniciadores de esta corriente musical, el Power Metal, por allá por 1983 cuando Helloween comenzaba a dar sus primeros pasos.

Y las sorpresas comienzan a sucederse una tras otra a lo largo del disco con temas que, como se señaló uno no espera encontrárselos en directo, como por ejemplo, Rich And Famous de “Sigh No More” o la increíble, pero un tanto dejada de lado All Of The Damned de la obra maestra de estos alemanes, “Land Of The Free”, que marca un antes y un después dentro de la historia de la banda, la cual en vivo suena excelente. Imagino ya el próximo 22 de Noviembre cuando la banda se presente acá en Chile (ojalá con un setlist similar al de este disco)

Como se dijo anteriormente, hay un recorrido a lo largo de este disco doble de todos los momentos de la banda, pues lo que sigue es del último trabajo de la banda con ese increíble cantante que fue Ralf Scheppers, “Insanity & Genius”, con No Return, se rememora esa historia, con un Kai Hansen que está cantando cada vez mejor. Si bien el tipo no tiene una voz deslumbrante, su timbre es muy particular, muy reconocible, no es copia de ningún otro vocalista, lo que lo hace muy especial, a pesar de las limitaciones vocales de Kai, quien además es el guitarrista de la banda, lo cual hace que su trabajo sea doble dentro de un concierto, pues debe estar concentrado en lo que es cantar y tocar guitarra al mismo tiempo.

Armaggedon y Heavy Metal Universe, son un guiño nuevamente al presete, pues ambas son extraídas (al igual que Gardens Of The Sinner) del disco “Powerplant”. Sólo resta decir que ambas suenan excelente, como todo el disco y que ojalá ejecuten Armaggedon en su próxima visita, pues, además de ser un temazo, nos la quedaron debiendo en su única visita a Chile hace ya casi 5 años.

La gran One With The World (de “Sigh No More”) y un solo de Dan en la batería ponen punto final al primer disco, y uno no quiere sino escuchar rápidamente la segunda parte de la entrega que parte con la gran deuda que nos dejó la primera y única visita de Gamma Ray a Chile, pues Razorblade Sigh fue en ese momento el gran hit que tenía la banda teutona en nuestro país, sonando hasta la saciedad en la extinta (y extrañada) Radio Concierto, por lo que causó extrañeza que no la ejecutaran ese día de Junio del ’99. Y el presente se hace parte nuevamente con la ejecución de Heart Of The Unicorn, de “No World Order” (sin duda el disco más bajo de la era Hansen y porqué no decirlo de la trayectoria de Gamma Ray), seguida de la excelente Last Before The Storm, otro gran tema de “Insanity & Genius”.

Lo que viene es sin duda LA gran sorpresa del disco. Gamma Ray nos tiene acostumbrados a tocar algún tema de Helloween en sus presentaciones, comúnmente I Want Out o Future World son las elegidas (alguna vez estuvo Save Us o Ride The Sky). Sin embargo, Kai sorprende al ejecutar Victim Of Fate, de la primera época de Helloween, del EP homónimo de 1985. Y esto es sintomático, si tomamos en cuenta que los propios Helloween están partiendo sus presentaciones de la gira 2003 con Starlight y con Murderer del mismo EP, lo que quiere decir que, por lo menos en vivo, la intención de los pioneros del Power Metal es no desconocer sus raíces, sino todo lo contrario, tributarlas, y eso es algo, que desde esta tribuna personalmente agradezco, pues hoy, con la cantidad de nuevas y buenas bandas hemos dejado en el olvido clásicos que de vez en cuando es necesario desempolvar.

El siguiente momento del disco es increíble, pues Rising Star/Shine On, es uno de los mejores temas del que, personalmente, considero como uno de los mejores álbums de Power Metal de la historia, para algunos el mejor de Gamma Ray, “Somewhere Out In Space”, del que estábamos acostumbrados a escuchar los singles o las canciones más representativas, pero como éste es un álbum que no nos deja de sorprender, este gran tema fue uno de los dos elegidos (el otro también es increíble) para esta gira y posterior álbum.

Pero faltaba algo de “Heading For Tomorrow”, sólo el intro había sido ejecutado, y los fans (y el propio kai) decidieron que el tema elegido fuera, en este caso un clásico de clásicos, la preciosa The Silence, un temazo, quizás la más tocada y recordada del debut de Gamma Ray, siendo por eso la menos sorpresiva del disco.

El final del disco quedó en manos de la época presente de la banda con la muy coreada Heaven Or Hell, la sorprendente Guardians Of Mankind (qué excelentes elecciones del Somewhere Out In Space) y la ganchera New World Order, poniendo punto final a un disco impresionante, que cuenta con un excelente sonido, una correcta interacción con el público (quizás el punto bajo no sólo de éste, sino de la mayoría de los discos en vivo), y una banda que suena excelente y que muestra que Gamma Ray es una de las mayores exponentes del estilo y que ha pesar de los años, se las arreglan para seguir dejándonos un gran legado.

En suma, un disco espectacular, que vuelve a posicionar a Gamma Ray en lo alto y que logra resaltar dentro de una gran cantidad de discos en vivo que han aparecido. Esperanzador sobre todo para nosotros que estamos a poco de verlos en vivo nuevamente, lo cual para cada amante del Heavy Metal es una obligación… y todo un placer.

Es sabido que Gamma Ray es una de las bandas más importantes dentro de la escena metalera mundial. Nace más o menos en 1989 como un proyecto del maestro de Kai Hansen, guitarrista recientemente retirado de Helloween, y Ralf Scheepers, ex vocalista en aquel entonces de Tyran Pace, dueño de una de las mejores voces en la historia del power metal. Acompañados de Mathias Burchardt en la batería y de Uwe Wessel en el bajo, dieron vida a “Heading For Tomorrow”, su primer disco. Luego, con la llegada de Dirk Schlächter a las guitarras, prosiguieron con un EP llamado “Heaven Can Wait” y con su segundo LP, “Sigh No More” (estos 2 últimos con Uli Kusch, ahora lamentablemente ex-Helloween, en la batería). En 1993 lanzan “Insanity and Genius”, disco en el cual se incorpora Jan Rubach en el bajo y Thomas Nack en la batería, y que marca la partida de Ralf Scheepers, actual vocalista de Primal Fear.

Con la partida de Ralf, Kai Hansen toma las voces en “Land Of The Free”, uno de los mejores discos de la historia del power metal, mejorando notablemente su rango vocal respecto a “Walls Of Jericho”, el primer disco de Helloween (de 1985) que lo tiene también en las voces. Después de lanzar “Alive ’95”, su disco en vivo, Jan y Thomas se van de la banda, dejando lugar a Henjo Richter en las guitarras, Dan Zimmermann en la batería y pasando Dirk Schlächter de la guitarra al bajo, dando lugar al actual line-up de Gamma Ray, y lanzando muy buenos discos como lo son “Somewhere Out In Space” y “Power Plant” (disco con cuya gira vinieron a Chile en 1999). El año recién pasado lanzaron “Blast From The Past”, un album doble que contiene 3 temas de todos los discos de Gamma Ray, rehechos con el actual line-up.

Hecha esta pequeña introducción histórica, estamos en condiciones de hablar de “No World Order”, el nuevo disco de esta ya histórica banda, compuesta por el señor Kai Hansen (en voces y guitarras), Henjo Richter (guitarras y teclados), Dirk Schlächter (bajo) y Dan Zimmermann (batería), que ha mantenido en alto la bandera del power metal ya por largos años. La carátula del disco, diseñada por Hervé Monjeaud, va dentro de lo que han sido las carátulas de Gamma Ray en el último tiempo, con las ya clásicas pirámides en el cielo, los demoniosmedios Maiden, la onda futurista…. El sonido evoluciona hace una onda un poco más oscura y grave, pero sin perder el clásico y característico sonido de Gamma Ray, que matiza cierta suciedad con la limpidez de los tiempos de la batería. Además, marca una tendencia en las bandas alemanas : su sonido se va haciendo un poco menos rápido, pero más pesado, como se ve en “The Dark Ride” de Helloween, al contrario de lo que han estado haciendo las bandas italianas de aparición más reciente en la escena power metalera. Pero vamos a lo que nos interesa : la música.

El notable intro, “Induction”, en la onda de Carmina Burana, nos lleva al primer latigazo del disco, “Dethrone Tyranny”, un tema compuesto por Dan Zimmermann que invita a ponerse de pie, muy en la onda gloriosa de “Man On A Mission”, con un juego entre las guitarras más que notable, con una construcción rítmica espectacular (fantásticos cambios de ritmo) , un coro increíble … para mi gusto, el mejor tema del disco. Luego, el disco prosigue con “The Heart Of The Unicorn”, tema con un riff bastante pesado, bastantes cambios de ritmo (que ya van marcando la tónica del disco) y una de las mejores performances vocales de Kai Hansen a lo largo de su carrera … es un gran tema, quizás mucho más aprovechable en vivo.

El disco continúa con “Heaven Or Hell”, el single del disco, tema muy parecido a “Send Me A Sign” del disco “Power Plant”, que cuenta con uno de los toques más comerciales del disco (entendiendo lo “comercial” dentro de un contexto de metal, y seguramente también formará parte del setlist de Gamma Ray en vivo. Continuando con el disco, encontramos “New World Order”, tema cuyo primer riff es bastante similar a “Rat Bat Blue” de Deep Purple, y en cuyo solo encontramos prácticamente un extracto de un clásico: “I Want Out” de Helloween … pero a pesar de estas reminiscencias a otras bandas, es un tema con mucha onda, y bastante bueno también para ser tocado en vivo (especialmente en la parte del “o-ooo- oooh”).

Luego encontramos “Damn The Machine”, un tema que rompe un poco con el esquema del disco, pues tiene un riff bastante lento y pesado al principio (bastante en la onda de “Escalation 666” de Helloween), pero que al escucharlo una y otra vez es mejor y mejor … quizás sea un tema que no les agrade mucho a los más recalcitrantes fans de la rapidez en el power metal, pero en lo personal me parece un excelente tema. El disco continúa con “Rapid Fire” … ¡¡¡perdón!!! con “Solid”, tema casi sospechosamente similar al mencionado clásico de Judas Priest, con algunos toques similares a “Changes” de los mismos Gamma Ray … es un buen tema, que estaba originalmente concebido para Iron Savior (la ex banda paralela de Kai Hansen), y cuya fórmula es más propia de la agresividad del metal más “callejero” (como, por ejemplo, lo que hace Primal Fear) que la onda más ultra melódica.

El disco prosigue con “Fire Below”, quizás el tema más prescindible del disco, sin mucho carácter, aunque seguramente andará mejor en vivo. El disco continúa con “Follow Me”, demasiado parecido a “Hunting High And Low” de Stratovarius, pero al escucharlo más se encuentran detalles más originales, transformándose en un tema bastante bueno. Casi terminando el disco, aparece “Eagle”, un excelente tema, a pesar de no ser extremadamente rápido, tiene actitud y principalmente tiene un cierto contenido emotivo, incluyendo la parte del diálogo de las guitarras bastante en la onda de Iron Maiden, con un quiebre espectacular en la parte del solo, y llega a ser de los puntos más altos del disco … al final, el grito del águila que ya conocimos en “Eagle Fly Free” de Helloween. Es bastante extraño terminar un disco con una balada, pero Gamma Ray toma el riesgo de hacerlo, con “Lake Of Tears”, una hermosa balada que tiene la particularidad de ser ciertamente más melancólica que muchas baladas power metaleras. Cabe señalar que la versión japonesa de “No World Order”; incluye un bonus track, llamado “Trouble”.

En resumen, si bien en “No World Order” los “déja-vu” musicales aparecen más de lo recomendable, es un buen trabajo. Posee un sonido tenuemente más oscuro respecto a sus trabajos anteriores, lo cual le da un toque bastante especial. Si bien no es el mejor disco de Gamma Ray (no llega a los niveles de un “Land Of The Free”) y deja con gusto a poco, es un disco digno de escucharse y de tenerse en la cabecera por bastante tiempo. No es un disco “desechable” ni mucho menos, y al escucharlo más y más se encuentran toques de distinción que hacen de “No World Order” un trabajo absolutamente recomendable, incluso para quienes han escuchado poco de esta banda, pero especialmente para sus fans más recalcitrantes … no los decepcionará.