Entradas

«Norsemen» es el nombre del nuevo trabajo de STORMWARRIOR el cual se lanzará a fines de Noviembre bajo el sello Massacre Records. El disco contó con Piet Sielck de IRON SAVIOR para la mezcla y el master mientras que el artwork estuvo a manos de Andreas Marschall, el mismo de las portadas clásicas de BLIND GUARDIAN.

STORMWARRIOR destaca que este disco habla de la vida de los vikingos en general y su primer adelanto es «Odin’s Fire» el cual pueden escuchar a continuación:

El tracklist y el artwork:

1. To The Shores Where We Belong
2. Norsemen (We Are)
3. Storm Of The North
4. Freeborn
5. Odin’s Fire
6. Sword Dane
7. Blade On Blade
8. Shield Wall
9. Sword Of Valhalla

No es posible hablar de un nuevo trabajo de Iron Savior sin entender que significa ser Iron Savior. Para los que no conocen a la banda (¿existen?), les contamos que es, desde hace muchos años, el principal proyecto de Piet Sielck. ¿Y quién es este calvo y porqué es importante saberlo? Pues partamos de que la banda que el mundo conoce como Helloween, antes de llamarse así tuvo varios nombres y en un principio, cuando se llamaba Gentry, ahí estaba Sielck junto al no menos importante Kai Hansen. Tiempo después, Piet Sielck se juntaría de nuevo con su ex-compañero y darían vida a Iron Savior, banda que después dejaría Hansen para dedicarse exclusivamente a Gamma Ray y pasaría a ser el proyecto personal de Sielck.

Pero, además de eso, y es importante saber todo esto al momento de analizar “Kill Or Get Killed”, Sielck es un personaje fundamental en el sonido del Power Metal, en especial del nacido en Alemania. El tipo trabajó como ingeniero en prácticamente todos los discos de Blind Guardian en los años 90′ (desde el “Tales…” hasta el “Nigthfall…”); además, trabajó con leyendas como Gamma Ray, Grave Digger y Paragon, y ha sido parte de darle sonido a nuevas bandas como Eternity’s End, Elvenstorm, Legend Of Valley Doom y Airborn. En el fondo, hablar de Piet Sielck y de Iron Savior es hablar de la esencia del Power Metal.

Y después de toda esta introducción ponemos play al disco y en seguida nos llegada un combo en la cara de Power Metal Alemán con Kill Or Get Killed, canción que da título al trabajo. Una canción que a la vez puede ser el mensaje de Piet al mundo: “Matar O Morir”. Canción que tiene todos los clichés del estilo: doble bombo, melodías épicas y un coro para cantar alzando el puño al cielo. Además se nota que Iron Savior ya es una agrupación consolidada con la base rítmica que le dan Jan-Sören Eckert en bajo (quien está en la banda desde 1998) y Patrick Klose en batería (llegado el 2017 pero con pasado en Scanner y Dawn Of Destiny)

Continuamos con Roaring Thunder, tema con sigue mostrando el dominio de Sielck y compañía para producir Power de calidad sin caer en la tentación de repetirse. Algo que muchos podrán criticar de Iron Savior es que sus discos entre sí suenan parecidos, pero no hay que olvidar que estamos hablando del proyecto de uno de los padres (y que muchas veces la gente olvida) del Metal Poderoso. Ojo con el solo de la otra “hacha” de los teutones Joachim “Piesel” Küstner (quien lleva en el grupo casi veinte años).

Eternal Quest es el tema que sigue y que ya conocíamos puesto que fue el adelanto del disco. No mucho más que decir que continúa la tónica de hacer Power Metal de libro y que fue una buena manera de empezar la promoción del LP.

Un inicio muy pero muy ochentero da paso a From Dust And Rubble, canción mucho más pausada pero con un poderoso coro llamado a ser todo un himno. “Nacido del polvo y escombros, luchando por ser libre por siempre”: otro pedazo de mensaje de Piet Sielck a los amantes del Metal. Nuevamente las guitarras de Küstner se lucen. Otro detalle que se nota de la producción de Sielck es la capacidad de que suene muy limpio todo pero sin caer en el sonido algo más «plástico» que encontramos hoy en varias bandas del estilo.

La velocidad vuelve con Sinner And Saints. ¡Qué máquina de crear temas épicos es Iron Savior! Hay bandas que pasan disco tras disco tratando de lograr crear melodías que queden dando vuelta en la cabeza de los fans y Iron Savior saca en cada disco colecciones de canciones para la posteridad.

El disco sigue con otro de los singles y a la vez declaración de principios: Stand Up And Fight. Esta ya la habíamos escuchado como adelanto en un video que era un verdadero “carpool” con Piet Sielck pasándolo bien mientras maneja junto a Piesel Küstner tocando una guitarra infalible (si no lo han visto dense un minuto y disfruten de como hacer un video musical casi sin gastar dinero). Sobre la canción en sí, otro himno de Power Metal con un mensaje claro: ¡PARATE Y PELEA!. A esta altura queda claro que Iron Savior quiere dejar claro que no está muerto quien pelea y que el metal poderoso tradicional es una invitación a enfrentar las vicisitudes de la vida con genitales de acero.

Con Heroes Ascending vuelve a aumentar la velocidad con el doble bombo de Klose y la ametralladora de Eckert llevando el ritmo, pero Never Stop Believing es otra cosa. ¿Han tenido la sensación al escuchar una canción por primera vez que la han escuchado antes? Pero no en el sentido de copiar algo sino como un ritmo que saben que estaba dentro de ustedes y que ahora está en sus oídos. Eso pasa con este temazo. No solo con otro mensaje positivo a cagar (¡Nunca dejaremos de creer!) sino con un ritmo totalmente pegajoso. Melodía pura. Y que decir de ese inicio de guitarras que podría ser parte de la banda sonora de una película ochentera. Canción que incluso hasta se podría bailar y que está llamada a convertirse en un clásico.

Bajamos las revoluciones para lo que vendría a ser la balada de “Kill Or Get Killed”. Nos referimos a Until We Meet Again. Un mid tempo que claramente no alcanza para ser balada pero dado la velocidad y lo feliz del trabajo completo, esta es la pausa que pone Piet Sielck antes del final. Un tema interesante dado lo distinto que es con el resto de lo que venía siendo el disco. Quizás un poco largo (casi ocho minutos entendiendo que casi todos las canciones no superan los cinco) pero permite darse el tiempo de escuchar el talento en guitarras de la dupla Sielck/Küstner acompañados con una pesadísima base de bajos y baterías. Ojo con la letra que es bastante, bastante triste, lejos de lo positivo que venía siendo el disco.

El final se acerca y volvemos a levantar los puños junto a Iron Savior para cantar Legends Of Glory en honor al “Valiente” (hear the legends of the Bold). ¿Será el mismo de ese temas llamado Tales Of The Bold? No olvidemos que muchas de las canciones de la discografía de Iron Savior hablan del “Salvador De Hierro”, un ser intergaláctico que lucha contra el mal en el universo. Volviendo a la canción, otra vez Piet Sielck demostrando la facilidad que tiene para crear himnos que fácilmente se pueden integrar a un setlist en vivo para tener a los fans con los puños en alto cantando a todo pulmón.

Como bonus track y para cerrar el disco llega un cover de Sin City, clásico de AC/DC que se aleja del sonido Power para irse al mundo más del Hard Rock, un homenaje a todas las influencias que llevaron a Sielck a ser músico. Es un buen tema, pero quizás está lejos de lo que venía siendo la temática del disco. En todo caso, ello no quiere decir que no sea una gran versión.

Piet Sielck es la historia del Power Metal. Él ha cargado con el sonido y la bandera del Power Metal desde sus inicios (ya hablamos de que el fue fundador de lo que después se convirtió en Helloween) hasta el día de hoy. Se ha adaptado a la tecnología, ha aprendido nuevos trucos, ha entendido como debe sonar hoy sin dejar de ser lo que es. Y todo eso se expresa en Iron Savior, su hijo. En lo que respecta a comparaciones, parece ser un disco mucho más equilibrado que todo lo que había hecho desde “Battering Ram” (todos buenos discos en todo caso). “Kill Or Get Killed” es un tremendo álbum, casi sin puntos bajos, lleno de canciones cortas y directas, himnos que fácilmente podrían ser parte del setlist en vivo. Y hay que tener claro que Iron Savior no tiene en sus planes venir a proponer ideas nuevas de como debe ser el Power Metal, para nada. Esto es Power Metal de manual. Y sabemos que “El Salvador de Hierro” seguirá vivo para decirnos con grandes himnos que hay que seguir luchando por los sueños y que el Metal seguirá aquí y no morirá.

We’ll never stop believing Always keep on dreaming We’ll keep the faith and carry on”

Review: Karim Saba

La próxima semana se lanza el esperado nuevo disco de IRON SAVIOR titulado «Kill Or Get Killed» y hoy los alemanes liderados por Piet Sielck revelaron el video para «Stand Up And Fight» el cual se puede ver a continuación:

El 8 de Marzo podremos disfrutar el nuevo trabajo de IRON SAVIOR gracias a AFM Records. Por mientras, Piet Sielck y compañía han revelado el video para «Kill Or Get Killed», canción que da nombre al trabajo, y lo pueden ver a continuación:

El 26 de Abril es la fecha de lanzamiento de «Controlled Demolition», el nuevo LP de PARAGON bajo el sello Massacre Records. El disco fue mezclado y masterizado por Piet Sielck de IRON SAVIOR mientras que el artwork fue obra de Aldo V. Requena.

PARAGON además confirmó que el primer single será «Black Widow» y debutará el 1ero de Marzo.

 

«Kill Or Get Killed» es el próximo trabajo de IRON SAVIOR, la banda liderada por Piet Sielck, álbum que saldrá en Marzo via AFM Records. Pueden ver el lyric video para el nuevo single «Roaring Thunder» a continuación:

El setlist y el tracklist:

Kill Or Get Killed
Roaring Thunder
Eternal Quest
From Dust And Ruble
Sinner Or Saint
Stand Up And Fight
Heroes Ascending
Never Stop Believing
Until We Meet Again
Legends Of Glory
Sin City (AC/DC cover, bonus track)

El próximo 8 de Marzo IRON SAVIOR lanzará un nuevo disco «Kill Or Get Killed». Su primer adelanto es la canción «Eternal Quest» y lo pueden escuchar a continuación:

 

El inagotable Piet Sielck aprovechó de agradecer los saludos de cumpleaños en su página de Facebook y a la vez anunció que en Marzo del próximo año debería estar viendo la luz el nuevo trabajo de IRON SAVIOR:

«Hey gente, muchas gracias por todos esos deseos y saludos de cumpleaños ¡Se siente genial! Ahora mismo le estoy dando el toque final a nuestro nuevo álbum, que se lanzará a principios de Marzo del próximo año. De hecho, tomó un tiempo, pero estoy bastante seguro de que definitivamente vale la pena esperar :-). Espero ver a tantos de ustedes como pueda pronto en algún lugar del mundo \m/»

IRON SAVIOR lanzará mañana su nuevo disco titulado “Reforged – Riding On Fire” el cual es una recopilación de sus clásicos pero todos regrabados, ya que por asuntos legales no puede reeditar sus primeros trabajos via AFM Records.

A continuación podemos escuchar la clásica «Battering Ram» en su versión 2017:

Pueden conocer el artwork y los 19 temas seleccionados para“Reforged – Riding On Fire” a continuación:

01. Riding On Fire
02. Battering Ram
03. Brave New World
04. Prisoner Of The Void
05. Titans Of Our Time
06. Eye To Eye
07. For The World
08. Mindfeeder
09. Watcher In The Skye
10. Mind Over Matter
11. Warrior
12. Iron Savior
13. Tales Of The Bold
14. No Heroes
15. Break The Curse
16. Condition Red
17. Protector
18. I’ve Been To Hell
19. Atlantis Falling

Como anunciamos hace unos días, IRON SAVIOR ha decidido lanzar una recopilación de sus clásicos pero todos regrabados, ya que por asuntos legales no puede reeditar sus primeros trabajos. Esta recopilación llevará el nombre de «Reforged – Riding On Fire» y saldrá a la venta el próximo 8 de Diciembre via AFM Records.

Pueden escuchar la nueva versión de la clásica «Riding On Fire» (originalmente del disco «Iron Savior» de 1997) a continuación:

Pueden conocer el artwork y los 19 temas seleccionados para«Reforged – Riding On Fire» a continuación:

01. Riding On Fire
02. Battering Ram
03. Brave New World
04. Prisoner Of The Void
05. Titans Of Our Time
06. Eye To Eye
07. For The World
08. Mindfeeder
09. Watcher In The Skye
10. Mind Over Matter
11. Warrior
12. Iron Savior
13. Tales Of The Bold
14. No Heroes
15. Break The Curse
16. Condition Red
17. Protector
18. I’ve Been To Hell
19. Atlantis Falling

«Reforged – Riding On Fire» es el título del próximo recopilatorio de IRON SAVIOR, el cual contará con regrabaciones de varios de sus clásicos himnos debido a que Noise Records, sello con que se lanzaron los primeros discos, no le permite el uso del material original. Serán 19 temas los que compondrán un álbum doble que estará disponible el 8 de Diciembre.

Piet Sielck, líder de los alemanes, comentó sobre este nuevo trabajo: «No podemos volver a lanzar nuestros álbumes de los años con Noise Records en su forma original, pero somos libres de volver a grabar las canciones de estos álbumes. Hemos abordado este desafío con mucho entusiasmo»

Pueden conocer el artwork y los 19 temas seleccionados a continuación:

01. Riding On Fire
02. Battering Ram
03. Brave New World
04. Prisoner Of The Void
05. Titans Of Our Time
06. Eye To Eye
07. For The World
08. Mindfeeder
09. Watcher In The Skye
10. Mind Over Matter
11. Warrior
12. Iron Savior
13. Tales Of The Bold
14. No Heroes
15. Break The Curse
16. Condition Red
17. Protector
18. I’ve Been To Hell
19. Atlantis Falling

 

Iron Savior

IRON SAVIOR lanzó el día de ayer su nuevo disco «Titancraft» y como promoción lanzó un nuevo lyric video para la canción «Beyond The Horizon» el cual se puede ver a continuación:

Iron Savior

Iron Savior

El 20 de Mayo llega «Titancraft», el nuevo disco de IRON SAVIOR. Como adelanto pueden ver el video musical para «Way Of The Blade» a continuación:

Iron Savior

Iron Savior

IRON SAVIOR, una de las grandes bandas del powermetal alemán, ha anunciado el lanzamiento de un nuevo LP titulado «Titancraft». El trabajo estará disponible a partir del 20 de Mayo via AFM Records en formatos CD, Digipak, vinilo y una edición limitada «box set». El artwork es obra de Felipe Machado y lo pueden ver aquí mismo.

El tracklist de «Titancraft» es:

1. Under Siege (Intro)
2. Titancraft
3. Way Of The Blade
4. Seize The Day
5. Gunsmoke
6. Beyond The Horizon
7. The Sun Won’t Rise In Hell
8. Strike Down The Tyranny
9. Brother In Arms
10. R&R Addiction (Ltd. Bonus)
11. I Surrender
12. Rebellious
13. Protector 2016 (Ltd. Bonus)

Iron Savior

 

No es ninguna novedad decir que Iron Savior, más que ser la banda liderada por el productor, multiinstrumentista, compositor y “hombre orquesta” germano Piet Sielck, es derechamente Piet Sielck, más la ayuda de connotados músicos de la escena germana. Como sucede en otros casos, como por ejemplo el de Death con el genial y tristemente fallecido de manera prematura Chuck Schuldiner, Iron Savior siempre ha sido más bien el proyecto personal/musical de un tipo con muchos kilates en la escena teutona como Sielck, que quizás sea reconocido mayormente por su importantes labores como productor o labores más de “segundo plano”.

Y creo que en el caso de Sielck y de Iron Savior, esa especie de “segundo plano” permanente, quizás hasta escogido por el propio Sielck, le ha jugado en contra a una banda menos valorada de lo que quizás debería ser. Lo suyo no es la experimentación ni tratar de redefinir la redondez de la rueda, sino que cada par de años regalarnos un material parejo, contundente, de la vieja escuela del Power alemán, con temas relativamente cortos de entre cuatro y cinco minutos, y sin demasiadas más pretensiones que ello. Eso es lo que podemos esperar de Rise Of The Hero, que es la octava placa en estudio de Iron Savior, donde Sielck, a cargo cómo no de las voces y guitarra, cuenta con la ayuda de sus fieles escuderos Joachim “Piesel” Küstner en guitarras (otro tipo más conocido por sus labores en el management de tours de otras bandas) y el batero Thomas Nack (que registra en su foja nada menos que haber grabado el mítico Land Of The Free con Gamma Ray), además del reincorporado Jan-Sören Eckert (ex Masterplan) en bajo.

La intro Ascendence, muy en la onda espacial/cósmica como acostumbra hacerlo Iron Savior desde su primer y homónimo trabajo, incorpora tenuemente unas guitarras armónicas que nos conducen a Last Hero, el primer corte de este trabajo, que responde claramente al ADN de la banda, no nos va a sorprender pero sí nos hace jugarnos una ficha segura. Un midtempo intenso, con Sielck y su clásico tono raspado, un riff contundente y un coro con voces armónicas, contundente y más agudo. También es interesante el apoyo de teclados por momentos, muy en segundo plano, pero que aportan, y ciertamente el solo, bastante sobrio y con el típico sonido de Iron Savior, es como si el tiempo no hubiese transcurrido, algo que a juicio personal es más positivo que negativo en este caso. Buen inicio.

Algo más acelerada y sencilla es la excelente Revenge Of The Bride, con un fraseo ultra simple hasta sólo con el bajo y batería de fondo, por momentos, y con un coro muy bien logrado, nuevamente con las clásicas armonías vocales de Sielck, y con un soberbio trabajo en los solos, especialmente en las armonías, aunque el cambio de ritmo hacia el final le corta un poquito de vuelo. Para destacar también lo entretenido de la letra, muy en la onda de “tú viniste a matarla como Kill Bill” pero sin ritmos pelotudos ni sirenas de barco, sino que en clave rockera y con bolas y calle.

Si hay algo re-destacable dentro de las varias cosas destacables que tiene Iron Savior, es que es una banda que tiene una enorme facilidad para hacer Power Metal “paradigmático”. Me explico: es una banda que tiene, a lo largo de su carrera, muchos temas que uno podría tomar y mostrárselos a alguien que te pregunta “oye, ¿y qué es el Power Metal?”, y contestarles “mira, escucha este tema, esto es Power Metal”. Caso patente de esto es la enorme From Far Beyond Time, un tema que cuenta con todos los “check” en el listado de un buen tema de Power Metal: un riff introductorio pegajoso pero no por ello menos intenso, guitarras armónicas, una velocidad de carrera de autos, un par de cambios de ritmo y un coro glorioso y levanta-puños. Ello además en la clave de Iron Savior, con esas deliciosas armonías vocales tan típicas del trabajo de Sielck. Un corte a la altura de lo mejor de la carrera de la banda y que perfectamente habría destacado incluso en la época de mayor ebullición del Power en su vertiente más melódica. Fabuloso corte, de esos temas que si no te gustan probablemente estés en todo tu derecho, pero difícilmente podrás decir que te gusta el Power Metal.

Con algo menos de velocidad pero sin perder intensidad, Burning Heart vuelve a ese formato más “single”, sencillo, midtempo y por momentos sólo con bajo y batería apoyando a la voz. Nuevamente el coro armónico es muy inspirado y bien hecho, no se nota para nada un “abuso” del recurso de la armonía sino que da la sensación de responder a una especie de proceso de trabajo, y convence. Buen solo, buen final, redondito.

El Power en su más esencial expresión vuelve con la sensacional Thunder From The Mountains, nuevamente un desparramo de insana velocidad y armonías, aunque un poco más pesada, agresiva y casi thrashera –especialmente al principio– que su prima-hermana From Far Beyond Time. No destaca sólo por ser rápida, sino por saber utilizar la velocidad con múltiples recursos, quebrar ritmos en los momentos precisos, no durar más de lo recomendable, entre otros factores. Otro corte que entra con honores al cuadro de honor, no sólo del disco, sino que de la banda y su carrera, y en ese sentido es meritorio que una banda que lleva más de quince años de carrera esté sacando temas que entren al top de su catálogo, cosa que está lejos de suceder con la mayoría de ellas. Excelente por Sielck y su banda.

Iron Savior es alemán, y si una banda alemana de heavy metal no tiene ni siquiera un amago de guiño a Accept, no vale. Ello llega con el riff de Iron Warrior, indiscutiblemente acceptiano, aunque al momento del coro baja en algo la inspiración que habíamos visto a lo largo de toda la placa. Para que se entienda bien, en un contexto de un muy buen disco, me parece que el coro es sólo “bueno”. Eso sí, en los momentos necesarios, nuevamente el riff sale al rescate.

La línea de excelencia que llevábamos hasta hace unos minutos, que decreció en algo con el corte anterior, mantiene en algo su decrecimiento con lo siguiente, Dragon King, que si bien mantiene la intensidad, se nota algo menos inspirado, y no tiene necesariamente que ver con que haya un descenso en la velocidad, sino que por momentos se hace algo tedioso, y que a pesar de que está bien hecho, no convence y se echa de menos algo que te capture más. Además es el tema más largo del disco (aunque con menos de seis minutos) y para esto efectos no es algo positivo.

Todos tenemos placeres culpables, no necesariamente musicales, pero sí en la vida, a algún vegetariano le gustará el atún, o a algún hincha de un equipo le gusta cómo juega un delantero del clásico rival, y así una serie de etcéteras. Y con Iron Savior no se da la excepción, decidiendo incluir en la placa un cover de Dance With Somebody, tema de la banda de “post punk” sueca Mando Diao. Es un cover simpático, obviamente más rockero, y que es de esas demostraciones de que la gran mayoría de los temas de otro tipos de música, cuando se les hacen covers metaleros, suenan mejor que en sus versiones originales. Particularmente interesante es el momento de los solos, realmente salen bien. Eso sí, me parece al menos discutible que haya ingresado en el listado final del disco, y no al final, sino que entre medio… pero bueno, el que hace el disco es Sielck.

Tras la meseta que pasamos con los temas anteriores, vuelve el Power en su vertiente más veloz con la excelente Firestorm, aunque con ciertos matices rítmicos. No es tan refulgente como las extraordinarias Thunder From The Mountains o From Far Beyond Time, pero estamos hablando de un tema bastante veloz, melódico, y que realmente brilla con luces propias al momento de los solos, de lo mejor logrado de todo este trabajo. Responde absolutamente a los cánones de tema rápido de Iron Savior.

Ya acercándonos al final del disco, Sielck nos sorprende –y no demasiado para bien en realidad– con The Demon, un corte que inicia aletargadamente, y que si bien después toma algo más de fuerza –especialmente hacia el coro–, no alcanza a convencer en ningún momento. No se define en ningún momento si es una balada, intenta meterse por terrenos más áridos, pero definitivamente no logra agarrar la hebra que permita hilar un tema convincente, suena a pedazos pegados un poco a la fuerza. Le quita algo de buen sabor de boca a la sensación final del disco.

Por fortuna quedaba un tema, que es Fistraiser, que con ese nombre uno puede presumir que al menos van a intentar levantarnos un puño. Y se logra, con un midtempo intenso, aguerrido, y nuevamente con un coro bien hecho y derechamente hímnico con su “heavy metal is our chosen way to be”. Un tema que sería sensacional en vivo, con muchos momentos de sing along, ojalá algún día tengamos la chance de ver a Sielck y sus muchachos por estas tierras del fin del mundo. Muy buen final del disco y que nos arregla bastante la sensación final.

Iron Savior, pese a ser una agrupación injustamente de “bajo perfil” en el mundo del Power Metal, mantiene esa capacidad de ser una banda “segura”, algo que para algunos quizás sea aburrido por no ser demasiado innovadores, pero si en tu carrera has hecho bien las cosas de una forma, ¿es imprescindible cambiarlas? La respuesta es al menos discutible. De no ser por dos o tres temas algo más bajos, estaríamos hablando sin dudas de un disco que entrará a varios listados cuando recordemos, en un tiempo más, lo que fue el 2014, y nos deja a una banda que provoca la sensación de ser como ese viejo cuchillo carnicero regalón que nunca te ha fallado, y que más allá de que te hayas comprado algunos nuevos, sigues confiando más en el antiguo.

El regreso de Iron Savior no es sólo por los más de cuatro años que no saca disco, el retorno en mayor grado se enmarca en el sonido más powermetalero de este álbum, The Landing, luego que Piet Sielck en Megatropolis (2007) renunciara a colocar capas gigantes de voces o gruesas armonías espaciales, depurara los efectos de guitarra y prefiriera hacer un material más simple, heavymetalero, cañonero por supuesto aunque apartada de la identidad de su música melódica explosiva. Con este nuevo trabajo, el ingeniero/músico/personaje fundamental detrás de la escena y desarrollo del Power Metal, vuelve a configurar una de esas producciones densas en cuanto a capas vocales y leads tan característicos del estilo de Hamburgo, tan necesarias para entregarle emoción, garra, majestuosidad y personalidad a sus canciones.

Hay pocas bandas que saben sonar bien con tantos layers y Iron Savior es una de ellas. The Landing se afirma con tales recursos noventeros y, como resultado, el grupo entrega su mejor álbum desde al menos Condition Red (2002), con un nivel similar de temas y una producción por lejos superior, ya que la de Condition Red sonaba artificial sobretodo por culpa de la batería de Thomas Nack (ex Gamma Ray). Pensándolo con mayor detención, aquel CD no envejeció bien justamente por lo plástico de su grabación. Claro, es un fiel reflejo de cómo se producía en ese entonces, pero lo nuevo logra sonar armado sin sacrificar fuerza, explosión ni credibilidad.

Como todo ingeniero que es líder y mente creativa de su propio conjunto, el sonido constituye parte fundamental de la propuesta musical de Piet Sielck con Iron Savior, y en cierto modo el enfoque de producción define la vibra del disco. En todo caso, ese approach de más pistas no es el único responsable del éxito de The Landing, porque las canciones en sí tienen mucho que decir y, a decir verdad, hay algunas que recuerdan al nivel de Unification (1998) para mí, el gran álbum de Iron Savior en cuanto a composición, sonido y formación.

Una de ellas es March Of Doom, con melodías trabajadas pero poderosas saliendo de todas partes, de las guitarras, de las armonías, de las voces, de los coros, ¡de todo!, send me a miracle!, un corte que recuerda a cuando bandas del estilo nos volaban la cabeza a fines de los noventa, de esos explosivos e inspirados, con muchos elementos y ninguno de sobra. Cobra absoluto sentido que el grupo regrabe Coming Home del Unification como bonus track para la edición limitada de The Landing, debido a sus similitudes.

Starlight o Faster Than All llegan a emocionar con su filo germano powermetalero, porque recuerdan a la garra y personalidad de creaciones veloces como Brothers (Of The Past), llenas de líneas memorables y bases energéticas. Starlight tiene ese sutil aire a Blind Guardian que Iron Savior mostraba en su primer álbum, mientras que los leads y el doble bombo en Faster Than All, acompañados por golpes de campana, hacen cátedra de la magia del sonido que Sielck ayudó a elaborar en silencio junto con los padres fundadores del Power Metal.

Una clase de tema que extrañaba de Iron Savior era No Guts, No Glory -el último de The Landing-, de esos mid tempos ultra melódicos que son muy metaleros para considerarlos hardrockeros y muy trabajados para simplemente compararlos con Judas Priest. Desde Eye To Eye o Prisoner Of The Void del Unification que Sielck no escribía algo de esta calidad. La magia de estas canciones de Iron Savior es inexplicable y sólo queda disfrutarla al final del álbum. Y Hall Of The Heroes es una versión más trabajada de The Battle, el corte clímax del CD del ’98, épico y muy moderno, con un coro gigante que se inserta dentro de lo más alto del disco. Su final es nada menos que celestial, una pista sensacional que se hace de rogar para ser descubierta pero que después se alza con categoría en el trabajo.

Si el séptimo lanzamiento de la banda se acerca a sonidos más clásicos, como en Heavy Metal Never Dies, no lo hace a través del enfoque simple de Megatropolis ni por medio de mid tempos priesteros. Pese a sus letras en celebración del Heavy Metal y sus riffs tradicionales, el último track mencionado adquiere el toque “Iron Savior” gracias al trabajo de las voces, con los coros precisos, las armonías precisas. A diferencia de Megatropolis que suena a Sielck tributando a Priest o Accept, esto se escucha a Heavy Metal interpretado al estilo Savior, ¡y esa es una gran diferencia!

Aquello se corrobora en R.U. Ready, con un toque mucho más americano y fiestero pero con elementos del Helloween de Kai Hansen que también contribuyeron en su tiempo a la formación de Iron Savior, una mezcla entre I Want Out y Twisted Sister, con mucha onda y melodía conformándose en una de las sorpresas de The Landing. La otra es Before The Pain, trayendo un efecto más noventero como el Helloween de esa época, ¡o incluso el Grave Digger de Lulis tocando baladas! Lo último no es mera coincidencia, puesto que Sielck trabajó en producciones como The Reaper (1993), Symphony Of Death (1994), Tunes Of War (1996), Knights Of The Cross (1998) y Excalibur (1999) haciendo voces, arreglos, intros y sonido.

Desde que Iron Savior dejó de ser un súper proyecto de figuras del Power Metal tras la salida de Kai Hansen y decidió seguir su camino el 2001 como una banda propiamente tal que no sacaba un lanzamiento tan convincente como The Landing, un disco ciento por ciento Hamburgo, con la identidad esperada a flor de piel. Puede que un esfuerzo así no cause el impacto que habría causado hace 13 ó 14 años atrás y que pase un poco más desapercibido, que a la larga no sea más que una réplica -fuerte eso sí-, pero cuando un maestro habla de lo que sabe como en este caso lo hace Piet Sielck, es necesario que la escena le preste atención. Ha ayudado y ha aprendido con los grandes y como un grande ahora se luce a costa de melodía y explosión.

Iron Savior

IRON SAVIOR se prepara para el lanzamiento de «The Landing», su nuevo álbum de estudio a lanzarse el 18 de noviembre vía AFM Records.

La banda tiene en su actual formación al retornado Jan S. Eckert en el bajo, Piet Sielck (guitarra, voz), Joachim «Piesel» Küstner (guitarra, coros) y Thomas Nack (betería).

La canción March of Doom, perteneciente a su nuevo trabajo, se puede escuchar a continuación:

El tracklist de «The Landing» es el siguiente:

01. Descending
02. The Savior
03. Starlight
04. March Of Doom
05. Heavy Metal Never Dies
06. Moment In Time
07. Hall Of The Heroes
08. R. U. Ready
09. Faster Than All
10. Before The Pain
11. No Guts No Glory

La banda presentó anteriormente el track Heavy Metal Never Dies y el video The Savior:

Iron Savior

Luego de firmar con el sello AFM Records, IRON SAVIOR anunció el lanzamiento de un nuevo disco de estudio para el 2011.

«The Landing» será lanzado el 18 de noviembre y, como adelanto, se puede escuchar la canción Heavy Metal Never Dies:

IRON SAVIOR se encuentra actualmente formado por Joachim «Piesel» Küstner (guitarra, coros), Jan S. Eckert (bajo), Piet Sielck (guitarra, voz) y Thomas Nack (betería).

Pese a su alto prestigio y tras años y años de entregar al mundo grandes bandas y producciones, estoy muy contento de lo que metal alemán ha hecho el 2002. Primero fue Blind Guardian y su A Night At The Opera, en seguida Rage con Unity y luego el Black Sun de Primal Fear.  No debiera ser sorpresa pero los germanos no dejan de impresionar.  Y como si esto fuera poco, Iron Savior saca Condition Red, un discazo en contra de todo pronóstico y mal agüero. Veamos las razones…

Dark Assault (2000), álbum anterior al que estamos revisando ahora, es flojo. Es fácil decirlo ahora con el Condition Red en las manos, pero cómo será que el tema que más me gustó de ese fue el cover que la banda de Piet Sielck hizo de Delivering The Goods, canción de  Judas Priest que se encuentra en Killing Machine (1978) o Hell Bent For Leather, como quieran llamarlo. Comprenderán entonces que con un disco así era poco lo que se podía esperar de Iron Savior en el futuro.

Más aún, Hansen había abandonado la alineación a causa de choque de agendas entre Iron Savior y Gamma Ray. La amistad entre Kai y Piet –que data desde antes de que Helloween se llamase Helloween– iba en franco deterioro, por lo que el autor de temas como Halloween, I Want Out y Land Of The Free, cortó por lo sano y decidió abandonar Iron Savior antes de que los problemas comprometieran el ámbito personal. Pero pensándolo mejor, muy bien hizo en irse porque su presencia en la banda hacia verla como “el proyecto de Hansen” y no por lo que es sustancialmente: el grupo de Piet Sielck, ya que este último escribe casi todos los temas. Pero aún así, menos interés le puse al nuevo lanzamiento de Iron Savior… Kai Hansen, el Rey Midas del Metal –todo lo que toca se convierte en oro–, ya no estaba.

Por todo aquello, mi sorpresa al escuchar Condition Red fue mayúscula. No estamos hablando de un buen disco sólo, o de uno muy bueno, sino del mejor –y por lejos– que ha hecho Savior. Los que conocen el Unification (1999) saben de lo que estoy hablando. En Condition Red se puede encontrar todo a lo que una buena banda de la Escuela de Hamburgo (Helloween, Gamma Ray) nos tiene acostumbrados a escuchar, baterías rápidas e incansables, coros potentes a varias voces, hartos solos armónicos y lo más importante: canciones entretenidas, porque eso era justamente lo que le faltaba a Dark Assault, temas gancheros. No existe otro álbum de Iron Savior más entretenido, pesado, agresivo y melódico al mismo tiempo, es todo lo que Piet y Kai hicieron en los discos anteriores pero mucho mejor.

Sí, Condition Red es un excelente trabajo, pero no representa un salto evolutivo o un cambio en el estilo que Savior acuña. De hecho, en el tercer corte llamado Ironbound se escuchan unas líneas vocales y rasgueos idénticos a un tema que se encuentra en el Unification, Forces Of Rage, y en Protector, hay otras similares a Starborn, también de ese segundo disco… Quizá esta especie de “semblanza” es un efecto premeditado para seguir con la saga Iron Savior no tan sólo en las letras sino además en la música. Bueno, si una banda se copia a sí misma de esa manera no es algo para alarmarse tanto, pero si un grupo hace un copy-paste de una canción de otra banda, y esa banda es Judas Priest, señores la cosa es seria. En Protector, gran tema dicho sea de paso, antes del solo hay una sección igual, pero igual, en guitarras, batería y voces, a aquella célebre parte de Electric Eye del Screaming For Vengance (1982) de Priest que dice Electric eye / in the sky / feel my stare / always there. Es tan idéntica que es difícil pensar que haya sido una casualidad, sino mejor algo hecho a propósito a modo de “tributo”. En realidad, no se que pretendía Piet Sielck con esto,  pero se si trató de un homenaje, resultó de mal gusto.

Pero ese es el único punto anecdótico de Condition Red, que ni siquiera llega a ser oscuro porque el disco, repito, es asombroso. La primera canción, Titans Of Our Time, es un exaltado y poderoso himno Power Metal directo a la vena, a miles de revoluciones por segundo, para amarrarse bien los cinturones, uno de los mejores temas rápidos que he escuchado este año. Y si es que alguien queda con gusto a poco, lo mismo se repite en Ironbound, Tales Of The Bold y Thunderbird. El doble bombo de Thomas Nack (ex Gamma Ray) está con mucha personalidad patente en estos cuatro temas, con coros interpretados por Sielck en los que se maneja tan bien como Hansi Kürsch de Blind Guardian, pero más ochenteros.

El Power Metal sigue en otras como en la canción título Condition Red, un I Want Out más irreverente, Walls Of Fire y la contagiosa Paradise. Así también, el Heavy Metal de los ochenta con influencias de Judas Priest se hace notar en Protector, no sólo por el copy-paste de Electric Eye, como también en uno de los mejores temas junto con Titans Of Our Time, Warrior, además de Mindfeeder y No Heros.

El álbum además cuenta con un cover de la canción Crazy compuesta el artista inglés ganador de tres premios Grammy, Seal, el mismo del mega-hit Kiss From A Rose, lo que no resulta tan extraño ahora ya que los recientemente disueltos Angel Dust pusieron en su último disco, Of Human Bondage, otro tema de este cantante, Killer.

Con esta cuarta producción, Piet Sielck se anota un triunfo en el mejor sentido de la palabra. Demostró que Iron Savior es su banda, no el grupo paralelo de nadie y que la partida de Kai Hansen no fue una pérdida… ¡y vaya de que manera! Condition Red es su mejor álbum, que supera hasta lo hecho por Gamma Ray el año pasado en No World Order y largamente a la nueva placa de Metalium. Junto con Primal Fear, Iron Savior está haciendo el mejor Power Metal “in your face” en Alemania, por seguro. Toda una obra maestra de energía, melodía y velocidad desenfrenada, el mejor esfuerzo hasta ahora de Savior que garantizará el asombro de todos quienes escuchen este disco.