Entradas

El próximo Viernes 13 de abril se viene una noche cargada de Power Metal en la Sala SCD Bellavista en el marco de la presentación de 2 grandes exponentes locales del género. Nos referimos por una parte a RESILIENCE, quienes contarán con la participación en vivo 5 grandes vocalistas de la escena del metal chileno: Rodrigo Varela (AFTERGLOW, MAZE, HUSAR), Daniel Sandoval (NEOGENESIS), James Robledo (RENEGADE, TURBO), Richie (VISIONS) y Felipe Del Valle (DRAKE, WITCHBLADE); y por otra parte a ALTA DENSIDAD, quienes se encuentran trabajando en su nuevo disco de estudio tras más de 10 años.

La cita es a las 20:00 hrs. en Sala SCD Bellavista y ya hay tickets disponibles por $4.000 en Dticket.cl o directamente con las bandas.

RESILIENCE hoy inicia su gira por Argentina. Los chilenos dejarán caer toda su potencia con presentaciones el 1 y 2 de Marzo en Buenos Aires más un streaming en vivo en conjunto con HeadbBangers Latinoamérica desde Buenos Aires el Sábado 3 de Marzo.

Esta gira contará con un invitado especial, se trata de Felipe Del Valle, vocalista de HUSAR y ex-DELTA, que con toda su experiencia y fuerza llevará las melodías de RESILIENCE hasta el otro lado de la cordillera.

El detalle de los shows es el siguiente:
Bar En Vivo, Palermo – 1 de Marzo.
Emergent Metal Fest, CABA – 2 de Marzo
Live! Streaming Headbangers Latinoamérica- 3 de Marzo


La destacada bajista, compositora y cantante nacional AMÉRICA PAZ, conocida por su trabajo en HUSAR, lanzará el próximo Viernes 26 de Mayo a las 21:00 hrs, en la Sala SCD de Plaza Vespucio, su primer trabajo solista denominado “54”. Para la ocasión, la cantante se hará acompañar de Mars Keys en teclados (MAMMA SOUL), Hillthsson Miranda en batería (PIEDRA NEGRA)  y Gonzalo Arancibia en guitarra (PLANTA).

En «54», América se aleja del sonido Metal por la que la conocemos y se acerca a la línea del Funk, el Pop y el sonido Groove de los años setentas, generando un registro con variadas sonoridades que se integran de excelente manera al componente estético propuesto por la artista chilena.

Las entradas tienen un valor de $5.000 y ya se encuentran a la venta en Dticket.cl

Convengamos en que Húsar fácilmente es una de las mejores creaciones y producciones referentes al Metal y Rock nacional a lo largo de su historia. Ives Gullé demostró con creces que había material de sobra para realizar una Ópera Rock chilena y que, de igual forma a como se hace en el extranjero, los músicos de nuestro país estaban a la altura de una idea de tales características. A su vez, contra todo pronóstico, el proyecto fue pasando varias etapas que lo posicionan en el status en el que se encuentra hoy en día. Vinieron las presentaciones en vivo, re-ediciones, conciertos acústicos, participación en festivales y la suma de todo esto finalmente decantó en una nueva creación del cantante y compositor. Hablamos de «Invasión», disco conceptual que habla del proceso de conquista de Chile liderada por Pedro de Valdivia. Como era de esperarse, casi la totalidad de los cantantes y músicos que han dado vida a la agrupación desde el año 2011 vuelven a colaborar en este LP, pero también hay algunas caras nuevas que vienen a aportar lo suyo. ¡Empecemos entonces!

El puntapié inicial es la bella introducción llamada Newen. Mientras Nico Arce -a quien le debemos la producción y dirección musical de lo que nos convoca- toca las primeras notas acústicas, de fondo escuchamos sonidos de la naturaleza que rápidamente nos transportan al lugar de los hechos. No se extrañen si la atmósfera se percibe un tanto melancólica y decaída, puesto que como veremos más adelante, es una de las emociones predominantes en todo el álbum. Una vez avanzada la melodía, escuchamos la voz del «Relator Histórico» -interpretado por el conocido locutor Mauro Torres, voz en off de Chilevisión-, quién tras un par de líneas finalmente sentencia: «Bastó tan solo una pisada de acero…». Dicho esto, comienza el primer track como tal. Fundación arremete en primera instancia con el relinchar de los caballos españoles, mientras el bombo marca el tiempo para que suenen las guitarras eléctricas con un riff bastante «étnico» acorde al contexto. En cosa de segundos entramos de lleno a un tema «cañero» y pesado en sus primeras estrofas donde Pedro de Valdivia (Ives Gullé) y Francisco de Villagra (Cristián Farías) prontamente evidencian sus intenciones con versos como «Crucé el desierto, luché contra el viento, la fiebre y el hambre no fue impedimento / Con muy pocos hombres, soldados y esclavos bajo mi mando en la expedición» y «La resistencia será castigada, aprenderán bajo la ley de Dios / Deben servir a nuestro nuevo reino y asumir su nueva condición». Así pasamos al estribillo, que si bien no es tan pegajoso y «oreja», sí logra resaltar las voces de los españoles de una forma magistral. A su vez, también escuchamos por primera vez a Michimalonco (Paulo Domic), que básicamente plantea la interrogante sobre el trato que tendrán los originarios frente a los invasores. Sobre esto último, suma atención con el quiebre que se produce casi en la mitad de la canción, donde escuchamos arreglos orquestales y un ritmo más calmado que da paso a la fundación de Santiago de la Nueva Extremadura. Solo de guitarra, coro y los agudos de Paulo cierran el primer hachazo de «Invasión«.

La tercera canción del disco derechamente es una de las mejores y más destacables. Inquisición no deja ningún detalle al azar y logra brillar con luces propias gracias a que cada pasaje es llevado con suma detención y delicadeza. Decimos esto porque súbitamente se amplía el espectro en la aparición de los personajes. Vale decir, cada uno aparece a su debido tiempo y se le da el espacio suficiente para ir perfilando su función en la historia. Vamos con cuidado entonces. Los primeros minutos son casi en su totalidad acústicos (ya que hay una pequeña intervención de las guitarras eléctricas) y orquestados en los cuales escuchamos brevemente a Pedro de Valdivia y a Inés de Suárez (América Paz) en su búsqueda de fama y victoria. En cosa de segundos pasamos a un coro que suda Medioevo por los poros. Recuerda por momentos al puente de Time Stands Still (At the Iron Hill) de Blind Guardian si se quiere ser más específico. De todas maneras, los españoles suenan dominantes al exclamar «Con sus canelos paganos haremos cruces para venerar / La Ñuke Mapu ha llegado a su fin, la Inquisición ha llegado / Virgen y santos, rosarios, símbolos que han de reverenciar / La ira de Dios se ha instaurado aquí, la Inquisición ha llegado». ¿Mi parte favorita? Por lejos es el contraste entre la línea del sacerdote Bartolomé del Pozo (Felipe del Valle) y la del Wekufe (Fox-lin Torres) antes de cada estribillo. Me explico, mientras el primero canta «Hay que bautizar, de rodillas aceptar la doctrina de fe o cabezas rodarán», el ser maligno de la mitología mapuche más tarde se desgarrará gritando «Hay que devastar, de rodillas caerán, ¿qué doctrina de fe? ¡Sus cabezas rodarán!». ¡Para enmarcar! Posteriormente, con el baterista Vincent Zbinden aplastando todo a su paso, escuchamos un extracto de la Bula papal de Pablo III donde se da cuenta del mandato de fe. A no pasar por alto el Pipe Organ de Gustavo Albuquerque en esta parte, ya que da la ambientación perfecta. Finalmente, no podemos dejar de lado la pequeña participación de Michimalonco, Colo Colo (Jaime Contreras) y Alma Mapuche -que debe este nombre a una canción de la otrora banda de Soledad Domínguez, Sol y Medianoche-, los cuales van vaticinando los males que se acercan.

La entretenida Arde Santiago abre con un riff vertiginoso y agresivo que se complementa muy bien con el doble bombo que irá marcando a mil durante gran parte de esta composición. Por su parte, nuevamente hay que destacar las intervenciones del piano y del Hammond que se hace presente sobresaliendo en los momentos precisos. Resumiendo los aspectos musicales, es uno de esos temas que Ives Gullé y Nico Arce hacen a la perfección. Hablamos de esas canciones directas, al hueso y por sobre todo, muy, muy metaleras. Basta recordar la potencia con la que sonó en la SCD cuando la estrenaron durante el show de Diciembre del 2015. Eso sí, evidentemente teniendo la versión en estudio se pueden apreciar de mejor forma algunos detalles. Por ejemplo, los exquisitos arreglos de guitarra en distintas ocasiones. En cuanto a la narración, nos situamos en el 11 de Septiembre de 1541, en la llamada «Destrucción de Santiago». Bajo la premisa de que Pedro de Valdivia se dirigía al Bío Bío para seguir combatiendo a los mapuches, Michimalonco no desaprovecha la oportunidad que se les presenta y es el encargado de liderar el ataque y posterior incendio que devastaría la ciudad. Esto último queda muy bien plasmado cuando Paulo Domic canta «A la señal encenderán sus armas para incendiar la ciudad / Y así enseñar que esta tierra nos pertenece / ¡Hoy nuestra ira cae!», mientras que por el lado de los españoles, Francisco de Villagra da cuenta del panorama al que se enfrentan cuando entona «El infierno cae al despertar, el sol a gotas quema la ciudad / El humo asfixia, no puedo respirar / Santiago arde, destrucción total». Ojo también con el coro, hecho para cantarlo con el puño en alto y gritar «¡Arde Santiago… cae Santiago!» apoyando a toda la banda.

Tras el breve interludio acústico Dies Irae -donde escuchamos madera ardiendo tras los sucesos antes descritos-, lamentablemente llegamos a uno de los puntos débiles de este trabajo. Hablamos de la algo deslucida Alma. En líneas generales, nuevamente nos topamos con los presagios poco auspiciosos de Alma Mapuche. Por su parte, Caupolicán (Jaime Salva) evidencia el odio y la ira que siente frente a lo que está ocurriendo con sus hermanos. En la vereda contraria, Pedro e Inés no echan pie atrás en el proceso de conquista. Dicho todo esto, es comprensible la atmósfera y el sentimiento que desborda esta balada, pero sencillamente no logra convencer del todo. Algunas estrofas suenan un tanto sobrecargadas y exageradas en lo que quieren transmitir, logrando que por momentos sea bastante tediosa de escuchar. Es cierto que sirve de pausa para lo que se vendrá, pero la sensación algo amarga queda presente.

Retomamos la senda con Andalién, que cuenta con un riff inicial muy en la onda de Megadeth que a su vez es acompañado con un órgano Hammond setentero que da un contraste más que interesante durante toda la primera parte de esta pieza. Terminada la intro seguimos con el Hard Rock que nos narra la traición y la posterior muerte de Michimalonco. Algo que no podemos dejar de mencionar es la primera -pero acotada- aparición de uno de los personajes más importantes en nuestra historia. Nos referimos al Toqui Lautaro (Ricardo Susarte). Más tarde, es buenísimo el breakdown orquestado que se produce una vez que irrumpe el relato de Mauro Torres al describir las emociones que embargan a los beligerantes. No puedo esperar a ver a todos los músicos en escena cantando a coro el «Causas y azares en nuestras vidas, el viento en contra, fortuna maldita / Vueltas y azares no hay luz sin tinieblas, con viento en contra hoy todo cambiará». Por otro lado, sumo cuidado con las intervenciones del guitarrista Matías Baeza en la parte media-final y en el outro. ¿Una frase para el recuerdo? Por lejos la de Colo Colo: «Han dado muerte al traidor jefe del oro, la ira del Pillán gritó ¡unir tormentas!».

El segundo interludio ocurre con Río Negro. Dados sus tres minutos de duración, marca de forma correcta el fin de la primera parte del álbum y a la vez nos prepara para un suceso que será de suma importancia para el desenlace de la historia. De esta forma, Despertar es una referencia literal a la fuga del joven mapuche Lautaro desde el campamento español hacia el Wallmapu, donde comenzará a demostrar su liderazgo en un enfrentamiento inminente entre los dos protagonistas. Sorpresivamente esta temática es llevada solamente con el piano de Gustavo Albuquerque mientras Ives y Ricardo realizan un dueto que no hace otra cosa que demostrar la complicidad y la química que han desarrollado con el pasar de los años. Frases como «Por primera vez hoy me siento aterrado / Alonso ha muerto y renace Lautaro» o «Pueblo amado te llevo en mis brazos / Tu sangre se ha derramado / Vientos de cambio serán la condena / Comienza la guerra» dan cuenta de lo que se vendrá. Desde luego que también nos topamos con arreglos orquestales y con una parte instrumental eléctrica que sirve de contraste para el último estribillo de esta bella composición.

Lo siguiente es uno de los temas más complejos y extensos de todo el LP. Vaticinio no está dentro de lo más sobresaliente, pero sí es destacable el paseo que nos da a través de estilos y matices que podemos encontrar en todo el resto de las canciones. En primer lugar se oye un recitado en mapudungun de Kelv Liwen donde habla de la resistencia y de la rebeldía de su pueblo. Luego, dado que Lautaro comienza a ser influenciado fuertemente por el Wekufe, escuchamos a este último desatando toda su ira con una ambientación muy propia del Death/Doom Metal, sobresaliendo siempre la base rítmica y las progresiones de Vincent y Nico Arce. Dicho de otra forma, Fox-lin Torres deja la vida cuando canta «Maldigo a toda tu casta, tu raza maldita y tu falso poder / Maldigo a tu hijo bastardo, tu libro sagrado, languemchëfe, ükaipue/ Destripen sus cuerpos bañados en sangre, gritos desgarrados, ¡renace Lautaro!». Posteriormente se produce un quiebre acústico que abre el paso para que Alma Mapuche justamente de su vaticinio a «una guerra sin fin». Nuevamente se arremete con una excelente ejecución en el solo de guitarra, el cual es «interrumpido» por la oración que levantan en su conjunto Pedro de Valdivia e Inés de Suárez. Como mencionamos anteriormente, uno de los tracks más ricos en detalles, que requerirá varias escuchas para apreciarlo en su totalidad.

Señoras y señores, atentísimos a lo que viene. Permítanme la licencia: ¡Qué temazo es Calma por la cresta!. Si quieren escuchar Power Metal de principio a fin aquí lo encontrarán es su más puro estado. Y qué duda cabe, si los primeros golpes de Vincent provocan que el resto de la banda deje caer todo su peso provocando un headbanging inmediato. El Pipe Organ dice presente durante toda la intro mientras que en paralelo escuchamos un excelente trabajo con el ride y el doble bombo. Por otra parte, si la sección instrumental la encuentran notable, denle las gracias a Álvaro Soms, Matías Baeza y Erick Ávila, quienes se demuestran toda su técnica y clase despachándose tres solos de gran factura. En cuanto al relato, Caupolicán y Lautaro planifican una tregua momentánea con el fin de provocar el adormecimiento de los españoles y planificar un ataque que los tome por sorpresa. Todo esto inspira a Colo Colo puesto que da su aprobación enérgicamente frente a la unión de los líderes mapuches. El plan parece dar frutos, puesto que Inés emprende viaje hacia nuevos horizontes abandonando así el asentamiento de los conquistadores. Quedan cordialmente invitados a levantar el puño y cantar «Tiempo de unidad, confirma el despertar / Ansias de luchar y esa libertad convoca nuestros cantos». Jaime Salva y Ricardo Susarte se las «mandaron». ¡A disfrutar!

El último preludio cuenta con la participación de Khano Llaitul, que literalmente las hace todas. Durante Mewlen toca el Trompe, la Pifilka y también presta su voz brevemente. Rápidamente conectamos con Misericordia, uno de los cortes más melódicos y reconfortantes de escuchar. Nos situamos tras los hechos de la Batalla de Tucapel, donde Pedro de Valdivia finalmente es tomado prisionero junto a sus secuaces. A nivel de composición por momentos encontraremos pasajes hardrockeros, otros dignos de un Power al hueso y otros más progresivos que fácilmente recuerdan a Symphony X. Atentos a uno de los clímax que se genera durante duelo que realiza Bartolomé del Pozo y Colo Colo cuando se van «una y una»: «Salva nuestras almas oh señor – Nadie te escuchará / Líbranos del enemigo – No permitas que el demonio haga su voluntad / Que el «demonio» haga su voluntad / Danos valor». Tras esto, otra vez aparece Matías Baeza con un gran solo mientras escuchamos un huracán de fondo. No los culpo si el coro «El cansancio hoy arreciará y la muerte solo apuesta / Por caminos sin destino, un misterio a develar» les queda dando vuelta tras un par de escuchas.

La mejor intervención de Alma Mapuche se produce durante una de las canciones más intensas y emotivas: Legado. Y es que escuchar la primera estrofa con detención y siguiendo a su vez de cerca el mensaje que transmite, realmente conmueve a cualquiera. Si tengo que destacar un extracto para intentar graficar lo dicho anteriormente, sin dudas que cuando Soledad Domínguez canta «Maldigo tu linaje de crueldad / Maldigo a todos los que pronto llegarán / Pues veo que ya nada será igual / Y nada cambia si la muerte has de encontrar», supera todo lo antes escuchado. Si a esto le sumamos su estilo en el fraseo similar al de Violeta Parra o bien al de Elizabeth Morris -si se quiere una referencia más actual-, se alcanza un clímax inigualable (por cierto, busquen el cover que realizó hace un tiempo a El Gavilán y se darán cuenta de lo que hablo). Ives no se queda atrás, puesto que para cerrar el tema encarna el arrepentimiento de Pedro de Valdivia de forma sublime al decir «El llanto inútil de un pueblo acabado no pertenece a este nuevo mundo/ Y hoy su sangre firmó mi legado» donde también se oye el Kultrún de Matías Llaitul junto al resto de los instrumentos mapuches. Otro de los momentos más notables se vive justo en la parte media cuando la Trutruka suena en lo alto, llegando a niveles épicos. A todo esto, ¿mencioné que es una canción totalmente acústica? Así es, bastan los acordes de Nicolás Arce y dos interpretaciones de gran nivel para dar forma a un temazo como este.

Para finalizar, evidentemente la pomposidad y las emociones llevadas al límite se harán presente durante Agonía. Si me lo preguntan a mí, este es el final que nos merecíamos y que logra poner el broche de oro a «Invasión«. Haciendo un símil con La Muerte, esta canción de igual forma consta de cinco partes. La primera es llamada Cruz de Astilla, breve introducción instrumental que logra resaltar la melodía y la orquestación de cara a Introspección. Así, escuchamos a Pedro de Valdivia con un guitarreo acústico de fondo aceptando en cierta forma su destino en el cautiverio araucano con una teatralidad y un sentimiento en el que sobran las palabras para describirlo. Si no me cree, déjese llevar por las frases de Ives que lo transportarán al momento in situ. Una vez que proclama «Triste final, hoy mi alma ha naufragado en el mar» damos el salto a Ira en sus Manos, que podríamos catalogarla como la parte «metalera» del tema. Acá hay que detenerse un segundo y estar atentos a lo que ocurrirá. Lautaro, Caupolicán y Colo Colo consultan al Wekufe sobre el destino de Valdivia y Bartolomé del Pozo. Como era de esperarse, el espíritu maligno ordena una ejecución sin piedad para los conquistadores. Todo esto es interpretado de forma magistral por cada uno de los cantantes, o sea, cuando llega el turno de los autóctonos, se aprecia un tono desafiante y victorioso. Totalmente opuestas son las líneas de Valdivia, donde incluso la banda acompaña su melancolía con pasajes más sombríos y lánguidos. Esto último se extrapola a la participación de Fox-lin Torres, puesto que por momentos vuelve la agresividad gracias a los redobles de Vincent y a los arreglos de guitarra con los que asociamos a este personaje. Pedazo de estrofa se manda al decir «Abran su pecho, devoren su alma / Absorban el poder de su palpitar / Quiero sentir su espíritu muerto / Y respirar el hedor de su carne». Segundos después seguimos con los lamentos de Ives, que darán paso a la cuarta parte instrumental denominada Ritual. Más que plausible es la progresión que se genera en este punto, ya que la banda aplasta todo a su paso siguiéndole el ritmo al notable solo de Gabriel Hidalgo. Súbitamente se realiza una pausa y entramos de lleno a Corolario, última parte de Agonía. Esta parte por lejos es mi favorita. Básicamente es la repetición del estribillo «Vientos de cambio en la eternidad / Rompieron el alma, el alma de un pueblo / Tristes sucesos que no cambiarán / Forjado con valor, fuego en la memoria / Escrita con sangre, tatuada en la piel / Rojo manantial que corre por siglos / Cuando el orgullo es más que la razón / ¿Quién asumirá toda esta historia?» que sirve como reflexión y que intenta sacar en limpio las atrocidades de este proceso histórico. Finalmente, con la misma frase que iniciamos este review, se pone término a este trabajo: «Bastó tan solo una pisada de acero».

Muchos aspectos se asoman al escuchar un disco de tal magnitud. En primera instancia, desde luego que estamos en presencia de otra obra monumental y grandilocuente que requiere ser analizada exhaustivamente por cada uno de los fanáticos. Muy personalmente, si hay algo que resalta por sobre cualquier consideración al hacer el balance final, es que el LP demuestra una unidad y cohesión que se mantiene de principio a fin. Si bien cada una de las canciones tiene una actitud y personalidad propia, no dejan de ser parte de un gran todo al conformar «Invasión«. Vale decir, la atmósfera y el hilo conductor que nos plantea Ives Gullé es absolutamente consecuente con sus letras, sus personajes y sus interpretaciones. La producción y dirección de Nicolás Arce nuevamente alcanza niveles superlativos, donde los puntos bajos son casi inexistentes. Los invitamos a internarse en el relato y a la vez aprender algo de historia con buena música de fondo.

Para finalizar, desde luego que una de las interrogantes válidas para plantearse en este punto es si este álbum supera a Húsar. Es nuestra labor averiguarlo con el tiempo. Eso sí, como mínimo está a su mismo nivel. ¡Sublime!

 

 

«Invasión» es el nuevo trabajo Ópera Metal / Rock de Ives Gullé, la mente maestra detrás de HUSAR. Este nuevo proyecto contará con 15 canciones y está basada en la irrupción española en Chile. Pueden escuchar un adelanto, además de conocer el tracklist, más abajo.

Para los interesados, «Invasión» está en preventa a $10.000 y para acceder a esta deben enviar un mail a marketing@ivesgulle.com

El tracklist es el siguiente:

1.- Newen
2.- Fundación
3.- Inquisición
4.- Arde Santiago
5.- Dies Irae
6.- Alma
7.- Andalién
8.- Rio Negro
9.- Despertar
10.- Vaticinio
11.- Calma
12.- Mewlen
13.- Misericordia
14.- Legado
15.- Agonía (I Cruz de Astillas, II Introspección, III Ira En Sus Manos, IV Ritual, V Corolario)

Ya esta disponible para escuchar «Fundación», el primer adelanto de «Invasión», el nuevo capítulo de la opera metal chilena HUSAR, liderada por Ives Gullé. 

En palabras de la agrupación: «‘Invasión’, la ópera rock histórica basada en la irrupción española en tierras chilenas, lanza su primer single llamado ‘Fundación’. Esta canción habla de la Fundación de Santiago, llevada a cabo por Pedro de Valdivia el 12 de Febrero de 1541″

Con ustedes, el regreso de HUSAR:

Rockafest 2016

Si tuviéramos que resumir la noche de este viernes en una sola palabra, quizás muchos acordaríamos que la más acorde es “monumental” y poder decir eso de una noche sólo de Power y Heavy Metal nacional realmente llena de orgullo, porque, si bien hace ya algunos años la cosa ha venido cambiando, no fue hace mucho tiempo atrás que el Metal chileno se caracterizaba sobre todo por las ganas y el empuje que le ponían las bandas pero no tanto por su calidad.

En este contexto, este viernes, los que llegamos hasta el centro de eventos Kmasú Premiere tuvimos la oportunidad de disfrutar un poco de lo mejor que el Power Metal chileno está ofreciendo por estos días, claro está que no son las únicas bandas dignas de respeto en el estilo pero son de las mejores y, durante la noche, cada una fue dejando en claro por qué.

TRIBOULET

A las 19:48, es decir, casi una hora después de lo planificado, comienza a sonar la introducción a la presentación de estos muchachos quienes continúan promocionando su primer larga duración, “The March Of The Fallen”, lanzado a mediados de este año y que puedes volver a revisar aquí, desgraciadamente, también inauguraron un problema que se mantuvo toda la noche y que ya nos hemos acostumbrado un poco qunque no lo justifica, pero hacia el final de esta revisión hablaremos más a fondo del sonido.

Ya de lleno en su presentación, al entrar You´ll Never Be Alone la voz de Sebastián Jaque se perdía constantemente por el bajo volumen con que contaba en su micrófono, sin embargo, continuó dándolo todo, con una banda mostrándose dueña del escenario, un solo de la guitarra de Benjamín Bello que se pudo disfrutar por completo y un error hacia el final de la canción de algo que se desconecta y provocó ese “cuetazo” característico. Sin parar arrancan con To Start Over Again, donde se mantienen los problemas en el micrófono de Jaque, pudiendo apreciarse el apoyo como segunda voz de Bello y el tremendo trabajo del otro guitarrista de la banda, Maximiliano Jaque.

Rockafest 2016

Mientras tocaban In Our Hands la guitarra de Bello presenta algunas complicaciones que son rápidamente solucionadas y mientras se escuchaba Perhaps, donde la voz de Jaque nuevamente se perdía, finalmente pudieron solucionarlo para poder disfrutar de mejor manera las canciones en su integralidad. Luego de los respectivos saludos y agradecimientos, Dreams Of Freedom comienza con un acople rápidamente solucionado y terminan su presentación con The March Of The Fallen, donde demuestran tener una buena relación con el público, aunque a esa hora no superaban las 50 personas, lo que de todas maneras pudo haber afectado el ánimo de la banda pero no fue el caso, aún cuando las individualidades de las guitarras se perdían a veces por culpa del sonido.

La dirección y buena preparación de los teclados de Nicolás Sáez, la mecánica excelente de David Plaza en los tarros y el tremendo dominio escénico y de las cuatro cuerdas de Mauro Silva terminaron por entregar una más que buena presentación de Triboulet.

Setlist de TRIBOULET:

  1. Introduction
  2. You’ll Never Be Alone
  3. To Start Over Again
  4. In Our Hands
  5. Perhaps
  6. Dreams Of Freedom
  7. The March Of The Fallen

EXXOCET

Rockafest 2016Para mí, en lo personal, es un orgullo poder escuchar nuevamente en vivo todo el Heavy Metal con el Glam de los 80 que presentan estos muchachos, esto porque hace ya varios años, cuando su fundador y guitarrista principal Ricci Love comenzó con la banda y se presentó con ella en el Festival de Bandas Rock de Antofagasta, en una escena dominada por el Death y el Thrash Metal, resaltó inmediatamente y aún con mucho en contra en esa escena no bajó los brazos y acá los tenemos hoy.

Abriendo con la correspondiente fanfarria de este estilo lanzan el primer golpe con Mighty Jungle, comiéndose el escenario de inmediato como si fuera el patio de su casa, dejando en claro que a pesar que la ropa pueda parecerles poco seria a algunos, ellos sí van muy en serio. En Taking Over el público presente, en su mayoría al menos, como que todavía no podían conectarse mucho con la banda aun cuando arriba del escenario la propuesta era de muy alto nivel.

Con el protocolar saludo, el vocalista Chris Lion dedica la siguiente canción a todas las chicas en el público y parten con Latina Girl que ya empieza a mover un poco más a la gente, claro, tenían su público pero no era la mayoría, aún así jugaban con ellos y nada importaba, una pequeña pausa y la presentación de Amor, Te Digo Adiós, una power ballade muy bien lograda que comienza a conectar la banda mucho más con el público.

Entonces presentan un adelanto de lo que será su próximo disco y nos entregan ALIVE (el nombre del track es todo en mayúsculas), donde el bajo de Danny Crow y la batería de Tom Azzter se lucen con la base rítmica mientras que las guitarras de Ricci Love y Lukky Sparxx derrochan potencia. Con un solo de Danny Crow arranca Speed Of The Wind, la que ya tocan frente a un poco menos de 100 personas que de a poco van llegando, logrando crear más ambiente.

Rockafest 2016

Tras presentar Raise Your Fist juegan un poco entre ellos y con el público para lanzarse de lleno con un tema que recuerda mucho a lo que hacía Fahrenheit hace algunos años, ya un grupo del público se muestra conectado con la banda mientras Sparxx y Love se lucen con sus solos. Sin parar continúan con Party Tonite, tema con el que se encuentran promocionando su reciente debut “Rock & Roll Under Attack” con un videoclip que se puede encontrar en YouTube.

Terminando un poco de golpe con el tema quisieron hacer una especie de encore pero siento no resultó mucho, en el que mientras seguían en el escenario, Lion comenta que ya no les queda nada más que tocar y comienzan a tocar Battleline, lo más poderoso del repertorio presentado que demuestra el tremendo nivel de estos muchachos.

Setlist de EXXOCET:

  1. Mighty Jungle
  2. Taking Over
  3. Latina Girl
  4. Goodbye I Say My Love
  5. ALIVE
  6. Speed Of The Wind
  7. Raise Your Fist
  8. Party Tonite
  9. Battleline

RESILIENCE

A las 21:28 comienza a sonar la intro de los ya reconocidos Resilience, quienes al arrancar con Respira se encuentran con el mismo problema de sus predecesores: la voz es totalmente opacada por la música, además, las voces de guitarrista y bajista que apoyan a Nasson en los coros prácticamente no se escuchan, sin embargo, se nota que gozan y disfrutan de su música sobre el escenario, aunque la banda en general no lo logra dominar totalmente, lo que se suma a que a esa hora todavía hablamos de unas a 100 a 150 personas solamente entre el público, para rematar, se hace notar el problema principal que enfrentan: la mala ecualización de la guitarra de Felipe Valdés, al principio pensé era un problema que se solucionaría durante el mismo tema pero se mantuvo durante toda la presentación.

Rockafest 2016

Manteniendo una buena conexión con el público, arranca Resiliencia, donde los problemas de ecualización se hacen más evidentes ya que por el excesivo volumen (en un local más bien pequeño y con mala acústica) por momentos toda la música terminaba cancelándose en una sola masa de ruido, no obstante, Nasson y el bajista Marcelo Oyanedel ya se muestran totalmente dueños del escenario pero a la hora del solo de guitarra nuevamente la saturación se convirtió en el peor enemigo de la banda, sin llegar a opacar a Nasson mostrando toda su calidad en un largo tono sostenido para terminar.

Tras los saludos protocolares presentan lo que sería Alma Perdida, la que arranca con una tremenda potencia y menos saturada que la canción anterior pero, desgraciadamente, la guitarra mantenía su saturación, especialmente en los tonos altos del solo. Luego de solucionar algunos problemas con los platos de la batería de Hugo Ibarra presentan Voces, en la que tras el comienzo instrumental Nasson vuelve a escena con una capa y un antifaz, lo que, al menos en mi caso, no se entendió del todo bien, además un tremendo acople que se mantuvo por algunos segundos opacó bastante el tema. Tras comentar que hasta el momento han presentado adelantos de lo que será su nuevo larga duración, nos entregan Desiertos, tema que también se contendrá en esa nueva placa, donde la banda se ve y escucha agresiva y potente pero los coros siguen casi sin escucharse y durante el tema siguen tratando de arreglar la batería.

Rockafest 2016

Entonces llega la hora de lo que presentan como el “caballito de batalla”, la gran Mil Memorias, tema en que por fin el problema de la guitarra se ve levemente solucionado, sigue sonando saturada pero al menos ya no molesta tanto, además, por desgracia, el tema termina con un tremendo acople, llegando al final de su presentación con Sueños de Papel, que casi no alcanza ni a terminar de ser introducida cuando la banda entra con todo, Nasson desplegando toda su agresividad en el escenario y en su voz, mostrando una tremenda relación con el público y terminando la presentación de la banda con una guitarra que por fin se puede escuchar sin que moleste.

Setlist de RESILIENCE:

  1. Intro
  2. Respira
  3. Resiliencia
  4. Alma Perdida
  5. Voces
  6. Desiertos
  7. Mil Memorias
  8. Sueños de Papel

NEOGENESIS

Hace algunas semanas revisamos el primer larga duración de estos porteños y puedes volver a leerlo aquí si gustas y, algo que uno se puede preguntar al escucharlo es si en vivo serían capaces de responder a la alta factura que presentan en el disco y definitivamente en el Rockafest dejaron claro que sí son capaces.

Rockafest 2016

Tras la intro instrumental que comenzó a sonar a las 22:15, empiezan a sonar los acordes de Cy, track que abre la placa y hace su entrada triunfal Daniel Sandoval para despachar toda su potencia vocal mientras la banda tímidamente quiere adueñarse del escenario pero pareciera les faltara sólo un poquito de confianza, no obstante, se muestran tremendamente conectados con el público. En el solo de guitarra de Ricardo Martínez se notó un pequeño acople que no alcanzó a perjudicar el tema, pero a renglón seguido en el solo de los teclados de Carlos Silva hubo otro acople que sí alcanzó a molestar, siendo desgraciadamente ésta la tónica de su presentación además de la voz del bajista Raymundo Meza apoyando en los coros que simplemente no se escuchaba, lo que claramente no es culpa de la banda.

Tras recordar que su disco debut se encuentra disponible para descargas, presentan Tolerancia, la que arranca con el principal protagonista de la presentación, que serían los acoples, justo antes de entrar la voz de Sandoval se ve que Martínez tiene algunos problemas con su guitarra, los que son solucionados rápidamente sobre la marcha y mientras termina la canción anuncian para seguir de corrido con Volviendo a Nacer, la que arranca con toda agresividad y da el pie para que Sandoval invite a las cerca de 200 personas que ya se encontraban en la cancha a saltar y cantar recibiendo una buena respuesta, terminando por todo lo alto.

Tras los respectivos saludos presenta, acompañado por acoples, lo que seguirá que es Oscura Soledad, un tema correctísimamente interpretado al más alto nivel posible y sin poder envidiarle nada a ninguna banda extranjera o de renombre, mostrando todo el talento de la banda, especialmente Patricio García, quien se mantiene no sólo como una máquina de velocidad sino también con un tremendo dinamismo en las baterías, lo que se disfruta en el disco pero en vivo lo lleva aún a otro nivel. Tras un brevísimo descanso se lanzan con todo en Arrecife donde desbordan talento por todos lados.

Rockafest 2016

Tras pedir que todos, ojalá, acompañen en las voces se lanzan con el Heavy Metal de Sonidos del Metal, donde el tremendo sonido y calidad de la banda le pasan por encima a todos los acoples que se percibían a ratos, aunque para Martínez, al parecer, no pasaban tan desapercibidos puesto que se comienza a notar su molestia al respecto y con justa razón, de todas maneras, piden al público que cante el coro para lo cual hacen una pausa y muestran que el público y la banda tienen ya una tremenda relación. En penumbras Sandoval anuncia Aferrado a Todo, logrando sentirse toda la oscuridad de la primera parte del tema para dejar disfrutar el tremendo quiebre rítmico que en vivo es una maravilla, las “luchas” entre la guitarra y el teclado son de tan alto nivel que uno no quisiera se acabaran, siendo lo único malo que al no escucharse la segunda voz no se alcanza a disfrutar la armonía que juega con Sandoval.

Tras anunciar la despedida, se lanzan a dejarlo todo tocando el cierre del disco, la tremenda Desde las Cenizas, demuestran disfrutar a concho estar sobre el escenario tocando esas genialidades llenas de talento y virtuosismo, casi no se preocupan de lo que están haciendo, como si lo disfrutaran tanto que supieran les va a salir bien sí o sí. Simplemente tremenda presentación que los mantiene entre lo más alto de las bandas nacionales del último tiempo.

Setlist de NEOGENESIS:

  1. Intro
  2. Cy
  3. Tolerancia
  4. Volviendo a Nacer
  5. Oscura Soledad
  6. Arrecife
  7. Sonidos del Metal
  8. Aferrado a Todo
  9. Desde las Cenizas

HUSAR

Rockafest 2016Cuando ya casi toda la gente que asistiría esta noche, alrededor de unas 250 personas “al ojo”, se encontraban en cancha, comienza a sonar el esperado plato principal de la noche, a la que por razones de tiempo y espacio no vamos a revisar tan en profundidad como quizás merecería, la conocida primera Metal Opera chilena, podríamos incluso arriesgarnos a decir que nuestra versión criolla de Avantasia o Ayreon

Arrancando con la intro instrumental Retirada mientras la banda hace su ingreso al escenario para lanzarse con la tremenda Condena, con toda la potencia de inmediato a la parrilla y el ingreso más que triunfal de Don Manuel Rodríguez (Ives Gullé) y Don José Miguel Carrera (Felipe del Valle) a escena pero, por desgracia, el problema del sonido también los afectó a ellos y sus voces se apreciaban considerablemente poco por culpa del volumen bajo en sus micrófonos, lo que se corrigió un poco pero no lo suficiente, lo que no impidió que tuvieran al público en sus manos desde el minuto uno.

Sin descanso arranca Ejército Libertador, con la aparición de Don Bernardo O’Higgins (Ricardo Susarte) que mantiene al público totalmente entregado a la banda mostrando junto a Gullé la ya mítica bandera del Ejército Libertador, siempre potente aparece en escena también Don José de San Martín (Víctor Escobar) completando la tremenda escena. Ya solucionado levemente el problema de los micrófonos hace su aparición José Miguel Neira (Jaime Salva) para continuar con Humillación, los acoples siguen molestando y la voz de Gullé se pierde ocasionalmente, lo que por suerte no sucede con Don Casimiro Marcó del Pont (América Soto) y Don Mariano Osorio (Cristian Farías) aunque sí afecta a Salva hacia el final quien había vuelto a escena también.

Con un público totalmente entregado a este grupo de artistas, amparados en la oscuridad entran a escena nuevamente Susarte y Escobar para planear la Opresión, mientras Gullé y Salva por su lado mantienen un ambiente totalmente distinto sobre el escenario, demostrando lo bien ideado y ejecutado que está esto, llegando al primer momento de descanso en el que Gullé comenta que ha pasado un año desde la última vez que se presentaron, lanzando un chiste al respecto que, finalmente, no causó mucha gracia para continuar el ataque con Unión, donde a Matías Baeza se le corta la correa que sostenía su guitarra por lo que, profesionalmente, se sienta para seguir tocando mientras se la cambian, manteniendo la fluidez de la noche y el nivel de Húsar acompañado por el excelente trabajo en las otras seis cuerdas de Nicolás Arce.

Rockafest 2016

En medio de una penumbra lóbrega entra a escena Cristián Banda con su guitarra para apoyar en Guacho, donde desgraciadamente los tonos bajos de Susarte se pierden y hacen que la canción pierda mucha de su fuerza inicial, sin embargo, se soluciona con el cambio de ritmo y hacia el final nuevamente un acople perjudicó la presentación.

Se toman un pequeño descanso forzado para arreglar la guitarra de Arce, mientras Gullé aprovecha de presentar a la banda para que al solucionarse los problemas Arce y Banda se sienten al borde del escenario para interpretar Héroe, ese tremendo tema lleno de sentimiento, por lo que Gullé pide silencio para disfrutar el momento de las guitarras, volviendo a escena Del Valle aunque con problemas en su micrófono por lo que prácticamente no se escucha su intervención pero sí la de Salva.

Gullé comenta que ésta sí será la última vez que se verá a Húsar en vivo ya que el próximo año comenzarían las presentaciones de Invasión, anuncio tras el cual arrancan con Clandestino, donde Gullé se escucha claramente pero la voz de Soto se pierde entre la música, haciendo una aparición rápida Don Manuel José Benavente (Rodrigo Varela), completando esta escena de tremenda potencia y agresividad, pero lo realmente agresivo y lo que parece todos esperaban se vendría a continuación con Guerra y la entrada triunfal del espíritu del mal, Wekufe (Fox Torres), presentando todas sus dotes actorales y vocales, al punto que logra saturar el audio con sus guturales, dejando en claro por qué todo el mundo esperaba su aparición, cantando sentado sobre Susarte y hasta cansarse junto a Gullé.

Rockafest 2016

Acercándonos al final recibimos a la poderosa Libertad con el dueto entre Gullé y Varela, bueno, ellos dos y todo el público que se agolpaba frente al escenario cantando letra por letra, notándose más todavía cuando Gullé les pide que canten y la banda se queda casi en silencio, notándose que hablar de este proyecto no es hablar de cualquier cosa, manteniendo el mismo nivel con Lamentos, simplemente un torbellino de emociones que seguía ascendiendo hasta lo más alto conforme pasaba el tiempo y las canciones. No se puede dejar de mencionar el tremendo trabajo realizado por Vincent Zbinden en la batería y Ery López en las cuatro cuerdas para terminar de armar toda la potencia de la banda sobre el escenario.

Para llegar al desenlace final de la historia y de la presentación con La Muerte ya no quedaban gargantas, una noche de mucho canto, cabeceo y salto llegaba a su brillante final con un corte maravillosamente compuesto, una composición que recuerda, sobre todo por su extensión y cambios, a las joyas en que se basa como The Tower de Avantasia, el final merecido para una noche de puro Power Metal a la vena con un Ives Gullé terminando la noche sólo en el escenario con la escena final, Requiem, de esta ópera. Al finalizar, todo el elenco, músicos y cantantes, se despiden de ese incondicional Ejército Libertador que les rendía honores cual héroes frente al escenario.

Lo malo de toda esta jornada fue que la tremenda calidad de las bandas se vio altamente afectada por una pésima calidad del sonido, no es suficiente tener equipos de primera línea, también es necesario saber y reconocer principios básicos de la acústica, esos que hasta los no ingenieros en sonido conocemos, Kmasú Premier no es un gran recinto, no está habilitado especialmente como lugar para conciertos, por lo que sí o sí hay que saber manejar el volumen y la ecualización: más no siempre es mejor. Sin embargo, la noche se disfrutó de todas maneras porque las 5 bandas demostraron lo que venimos diciendo hace ya un tiempo en PowerMetal.cl: el metal nacional nos está regalando verdaderas joyas y nada mejor que disfrutarlas en vivo.

Rockafest 2016

Pero también queda por criticar la baja asistencia, no hablemos de apoyar pero para que el Metal Nacional siga creciendo con producciones de excelente calidad debemos comprar su material y para que sigamos teniendo espectáculos de excelentísima calidad sólo con bandas nacionales que cada vez tienen menos que envidiar a las extranjeras y, quizás, allanarles el camino para que internacionalicen su carrera, también debemos asistir a sus conciertos/recitales/tocatas, hacer estos eventos sale caro y vale la pena ir a disfrutarlos, todo el espectáculo de ayer no merecía tan poca gente, merecía estar lleno. ¿Queremos mejores bandas y mejores shows? Pongámonos las pilas.

Setlist de HUSAR:

  1. Retirada
  2. Condena
  3. Ejercito Libertador
  4. Humillación
  5. Opresión
  6. Unión
  7. Guacho
  8. Héroe
  9. Clandestino
  10. Guerra
  11. Libertad
  12. Lamentos
  13. La Muerte

Rockafest 2016

 

 

 

husar-scd14-41

Un nuevo festival de Rock y Metal llega a Santiago antes que termine el año. Rockafest se desarrollará el próximo 2 de diciembre a partir de las 19:00hrs. en Kmasú Premiere, trayendo nuevamente al escenario a HUSAR.

Además, el festival contará con la presencia de EXXOCET, RESILIENCE, NEOGENESIS y TRIBOULET.

Las entradas están a la venta por sistema Ticketek y tienen los siguientes precios:

$6.000: Preventa 200 tickets
$8.000: Entrada general
$10.000: Día del evento

Más información del evento próximamente en PowerMetal.cl y en el Facebook de Rockafest: facebook.com/rockafestchile

Rockafest | 2 de diciembre 2016 | Kmasu Premiere

 

Husar

El pasado 5 de Diciembre se realizaron los dos últimos shows de la opera metal chilena HUSAR, comandada por Ives Gulle. Para aquellos que no pudieron asistir al evento HUSAR, en conjunto con Sala SCD, liberaron el video del show completo el cual puede ser visto aquí mismo.

«¡Este show fue apoteósico! Lleno de energía y pasión, eso se sentía en el ambiente, una relación perfecta de ambos lados de la Sala SCD. En HUSAR quedamos muy emocionados cuando nos despedimos de todos después del segundo show, no siempre es fácil despedirse, pero no digamos que es un hasta nunca, si no que un hasta pronto. Volveremos tarde o temprano. Y en estos momentos, la mejor manera de cerrar un ciclo y empezar uno nuevo es dejar con libre acceso el link de nuestro show full HD de la Sala SCD. Donde incluso hay un adelante del próximo disco llamado ‘Invasión'» comentó Ives Gulle en exclusiva para PowerMetal.cl

5

Sábado por la tarde y la sala SCD Vespucio ya se preparaba para recibir al «Ejército Libertador» liderados por el carismático Ives Gullé. Según sus propias palabras, este sería el último show de Húsar, razón por la cual los fanáticos no querían perderse detalle alguno de la performance de los diecisiete músicos que componen esta ópera rock.

Y es que a estas alturas, los compatriotas son considerados toda una institución. Qué duda cabe de esto si cerca de las 17:50 hrs. el recinto se encontraba prácticamente lleno, donde los más impacientes iban tomando la mejor posición que permitían las butacas disponibles.

Mientras esperábamos el inicio del concierto, escuchando el disco debut de Rush de fondo, llamaba la atención el gran rango etario que había entre los presentes. Gente de absolutamente todas las edades compartían como si fueran parte de una gran familia del rock chileno, dando cuenta de la transversalidad que se ha alcanzado con el pasar de los años.

Con unos diez minutos de atraso según lo presupuestado, los aplausos típicos de la cueca empiezan a multiplicarse cuando definitivamente se apagan las luces y comienza a sonar Retirada. Los gritos del público no se hicieron esperar una vez que los músicos uno a uno fueron tomando posición en sus respectivos instrumentos. Debo reconocer que no me esperaba que el show partiera con Clandestino, tema que viene incluido en la re-edición del año 2012, pero Ives días antes nos había asegurado que habrían muchas sorpresas, y esta era la primera de ellas. Aparecen América Soto y Cristian Farías (Marcó del Pont y Mariano Osorio, respectivamente) para cantar las primeras estrofas tras esa poderosa intro interpretada a la perfección por toda la banda. Luego el maestro de ceremonias Ives Gullé (Manuel Rodríguez) hace su ingreso tras una merecida ovación para que finalmente Rodrigo Varela (Manuel José Benavente) lo acompañe hacia el término del tema. Un gran sonido permitió que la dupla de guitarristas Matías Baeza y Nicolás Arce se lucieran de gran forma en la parte instrumental.

Husar

Ahora sí, con Condena la SCD se convierte en un karaoke absoluto. Sin exagerar, no había nadie que no se supiera las líneas de Rodríguez y de José Miguel Carrera (interpretado por Felipe del Valle). Es notable como los vocalistas y el público se complementan a la perfección, recordando lo conmovidos que se encuentran ambos personajes al comenzar la historia. Tras los aplausos del respetable, comienza a sonar ese cañonazo que es Ejército Libertador. Ricardo Susarte (Bernardo O’Higgins) «se las mandó» al interpretar su declaración de principios con la autoridad que corresponde, donde además todos lo acompañamos gritando enérgicamente como si estuviéramos viviendo el proceso histórico in situ. Luego, Víctor Escobar (José de San Martin) realiza de manera sobria y pulcra su breve aparición en la cuarta canción de la noche.

Ives se dirige por primera vez a la audiencia y nos comenta que el show está siendo transmitido vía streaming. Aprovecha la instancia para saludar a Pascal Coulon que se encuentra en Alemania, siendo esta vez reemplazado por Andy Shrek (tecladista de Caterina Nix). En su speech desata las primeras risas al preguntarle a Nico Arce «Que pasa hueón?!» tras el fallido inicio de Opresión. Una vez que escuchamos los primeros acordes, hace aparición Jaime Salva (José Miguel Neira) con su inconfundible vestimenta de poncho y sombrero. Como sabemos, en este punto Rodríguez y Neira poco a poco comienzan a incitar al pueblo a formar un ejército, atmósfera que es perfectamente lograda por todos los músicos en su conjunto. Y en este punto me gustaría hacer un alcance, ya que muchas veces la banda queda en segundo plano gracias a la gran cantidad de cantantes y personajes que pasan por el escenario, pero realmente durante toda la jornada sonaron de manera impecable.

Logia dio paso al headbanging generalizado, con un Jaime Contreras (Bernardo Monteagudo) absolutamente compenetrado en su papel junto a Víctor Escobar. Notable la parte donde Manuel Rodríguez y José Miguel Neira cantan «No sabrás que hacer pues tu ambición algún día te cegará!», rodeando a un O’Higgins totalmente confundido.

13

Con un ambiente más que distendido, Ives nuevamente saca risas y aplausos al dirigirse al respetable preguntando «¿Saben de que se trata esto? No es The Switch». A su vez, nos adelanta que ahora viene la parte «mala» de la velada, señal inequívoca de que escucharíamos ese temazo que es Guerra. Así, hace su aparición el Dios de la Guerra (Wekufe) personificado por el histriónico Fox-Lin Torres. Su participación es bastante breve, pero en esos seis minutos de duración el tipo se la juega por completo. Probablemente es el que se toma más a pecho su papel dentro de la obra, tanto así que luego de atormentar a Ricardo Susarte, en un momento baja del escenario para interactuar con una fanática que se encontraba en primera fila. Mención aparte para toda la base Doom/Death Metal cortesía de Ery López (bajo) y Vincent Zbinden (batería), que dan paso a que Fox haga de las suyas en la parte instrumental.

Sin mayor parafernalia, dan comienzo a Por mi Patria, donde lamentablemente se escucharon algunos acoples en el micrófono de Ives. Aún así, la exclamación «Aún tenemos patria!» resaltó como es debido ante un acontecimiento tan importante como es la formación de los Húsares de la Muerte. Además, como es costumbre O’Higgins y Monteagudo realizaron un excelente dúo en la parte media del tema. Luego de la presentación de la banda, durante Libertad vivimos quizás uno de los puntos más altos de todo el show. Y es que la tal era la complicidad público-banda, que Ives junto a Rodrigo Varela se animaron -micrófono en mano- a pasearse entre las filas del recinto para que los más afortunados cantaran el correspondiente estribillo. Entre los participantes, una niña de muy corta edad se llevó todos los aplausos tras saberse la letra de memoria. ¡Más que merecidos!.

A lo largo de Lamentos, una vez que Rodríguez es tomado prisionero, lo vemos reflexionando profundamente sobre las situaciones vividas. Es por esto que el coro fue una de las secciones más cantadas durante toda la jornada. «La libertad será nuestra razón!», exclamamos todos los presentes con los puños en alto. Excelente el solo de guitarra que se despacha Nicolás Arce, muy bien llamado el «cerebro» de Húsar.

12

El siguiente track nos mostró a un Bernardo O’Higgins cantando con un sentimiento realmente admirable. En Guacho el nombre lo dice todo y vaya que el señor Susarte sabe transmitir el mensaje, seguido muy de cerca por la guitarra acústica de Cristián Banda. Al momento de la réplica de Manuel Rodríguez, Ives nos sorprende a todos apareciendo entre el público para cantar sus estrofas. Nosotros por nuestra parte, tomamos protagonismo gritando casi espontáneamente «Guacho! Guacho!», una vez terminada la canción.

Para muchos, el clímax absoluto de toda la ópera rock viene de la mano de La Muerte. Composición en la que vemos a los vocalistas y músicos en todo su esplendor. Jaime Contreras deja que el respetable se encargue de las primeras líneas que sentencian «No podemos dejar que Rodríguez tome el poder/ No podemos dejar que el pueblo confíe en él». Nuevamente junto a Ricardo Susarte lo dejan todo durante los momentos previos a la ejecución del húsar de la muerte. Tengo que mencionar el momento donde a Ives se le olvida una parte de la letra en su conversación con Manuel José Benavente, pero frente al apuro, supo salir jugando apuntando con el micrófono hacia la audiencia para que lo ayudáramos a componerse en su parte del diálogo. Poco importó de todas formas, puesto que todos sabíamos que se acercaba la confrontación final entre O’Higgins y Rodríguez, con la previa participación de Felipe del Valle, Victor Escobar y Jaime Salva, donde cada uno se la juega al cien por ciento en su performance.

De esta forma, a las 19:24 hrs. se puso fin a la primera parte del show de Húsar. Rápidamente comenzaron los típicos cánticos que se realizan durante el encore, mientras que al centro del escenario los roadies ubicaban tres sillas, las cuales daban los primeros indicios de una próxima sección acústica comandada por Nicolás Arce y Cristián Banda.

La primera en sonar fue Héroe, en la que cada uno de los intérpretes destacó cantando sin ningún inconveniente su correspondiente estrofa. Rodríguez, Carrera, Neira y del Pont compartieron la silla del centro para llevarse toda la atención del público. Antes de seguir con la emotividad de A Francisca, Ives regaló un momento realmente jocoso cuando entabló una conversación a través de los parlantes con el sonidista que se encontraba en el segundo piso, un grande definitivamente. Volviendo a la segunda balada de la tarde, el líder mantuvo una muy sentida interpretación, aunque nuevamente se le olvidó una parte de la letra, esta vez un poco más evidente.

9

Ante los reclamos de América y compañía (todo en tono de broma, por supuesto.), debo admitir que yo también quería escuchar Humillación en su forma original. Muy humildemente, pienso que en formato acústico pierde toda la fuerza que caracteriza el encuentro entre Casimiro Marcó del Pont y el Gobernador Mariano Osorio. Aún así, la disfruté de principio a fin, ya que sigue siendo una de mis favoritas de todo el álbum.

Tras una breve pausa, vendrían los dos temas que pondrían fin al show: Arde Santiago (primera vez tocada en vivo) y Fundación. Ambos con la participación del gran cantante de Inquisición, Paulo Domic (con una visible vestimenta indígena), el cual rápidamente sorprendió con esos tonos agudos que solo él puede alcanzar. Antes de terminar Ives nos da dos primicias; la primera es que Paulo tendrá el rol de Michimalonco en el próximo disco y la segunda es que el álbum se llamará Invasión, referencias absolutas al proceso de conquista de los españoles en el siglo XVI.

¿Qué más se puede agregar respecto a la interpretación de este último encore? Energía pura, donde América Soto, Cristian Farías y Felipe del Valle lo dejaron todo en la cancha. Una vez que comienzan a despedirse todos los músicos sobre el escenario, se proyecta en la pantalla el logo de Invasión, signo de que es el fin de una era, el fin de Húsar.

Ovación de pie para despedir a los diecisiete músicos que realmente brindaron una jornada que quedará en la memoria de cada uno de los asistentes. Un poco menos de dos horas de duración que despidieron como corresponde a esta agrupación única e inigualable. Es cierto que a lo largo del concierto hubo pequeños acoples que resultaron molestos, pero no estuvieron ni cerca de opacar la entrega y el compromiso de la banda y de cada uno de los que asistimos a la SCD.

Como reflexión final, es admirable el cariño que le tenemos a la obra creada por Ives Gullé. De alguna forma crea un sentimiento de pertenencia entre todos los fanáticos que disfrutaron cada acorde que sonó la tarde del sábado. Siempre he afirmado que el concepto en el que se basa esta ópera rock, el idioma y el hecho de incluir tal nivel de músicos, crea una devoción realmente destacable. El Ejército Libertador se toma un descanso, pero que no quepa duda que en un futuro se juntarán nuevamente para demostrar que siguen más unidos que nunca. Es verdad, será con un nuevo nombre, con nuevas canciones y nuevos personajes, pero eso no será un impedimento para nadie. ¡Aún tenemos patria!.

Setlist:

1.- Retirada
2.- Clandestino
3.- Condena
4.-Ejército Libertador
5.- Opresión
6.- Logia
7.- Guerra
8.- Por Mi Patria
9.- Libertad
10.- Lamentos
11.- Guacho
12.- La Muerte
Encore 1
13.- Héroe
14.- A Francisca
15.- Humillación (versión acústica)
Encore 2
16.- Arde Santiago (estreno)
17.- Fundación

 8

husar-scd14-41

La Opera Rock histórica de Chile vuelve a presentarse en vivo y por partida doble, esto porque el sábado 5 de diciembre podremos ver dos funciones de HUSAR en la Sala SCD del Mall Plaza Vespucio, las que se especifican como las últimas en un largo tiempo, ya que Ives Gullé y Nicolás Arce se encuentran trabajando en la producción de lo que será su segundo álbum.

Los shows se realizarán a las 18:00 y 21:30hrs. y se anuncia que cada uno de ellos tendrá su propia sorpresa. Los precios son:

$8.000 – entrada general
$10.000 – día del evento

Las entradas están a la venta por sistema Ticketek y sin recargo escribiendo al mail reservas@ivesgulle.com

Husar en vivo | 5 de diciembre 2015 | Sala SCD Vespucio

La Opera Rock Histórica de Chile ofreció un show de dos horas en la Sala SCD del Mall Plaza Vespucio, donde aprovecharon de estrenar una nueva canción con invitado especial: Paulo Domic de Inquisicion. Este tema, llamado «Fundación», vendrá en el segundo largaduración de Husar, según comentó su creador Ives Gullé.

Fotos: Guillermo Salazar

 

 

El líder de SIX MAGICS, Erick Ávila, adaptó una versión del clásico de LOS JAIVAS «Mira Niñita». La canción fue enviada al Festival del Huaso de Olmué 2014, y aunque no quedó seleccionada, se dio a conocer al público en el video que puedes ver abajo.

Además del guitarrista, participaron Elízabeth Vásquez e Ives Gullé en las voces, Pablo Stagnaro, Rodrigo Aranda y Vicente Salucci.

Escucha el cover aquí:

Hagámonos la siguiente pregunta: ¿cuántos festivales de Rock y Metal hay en nuestro país? Ahora, ¿cuántos de ellos suponen un espacio para bandas locales únicamente? Es así: son realmente pocos los festivales de bandas nacionales que existen actualmente en nuestro país. Poquísimos. Claro, hoy tenemos el Metal Fest, pero convengamos en que allí las estrellas son las bandas internacionales y el papel que juegan los músicos chilenos no es estelar, siempre relegados a escenarios secundarios. Son las bandas invitadas. Por ahí anda la cumbre del Rock Chileno, pero es un festival de otra índole, en el que si llega a aparecer una banda de Metal o Rock Pesado hay que considerarlo una especie de milagro. Las hay, pero son las menos. ¿Festivales de Rock y Metal? No hay. A lo sumo alguna tocata organizada con muchas ganas, pero que no deja el plano del amateurismo.

Por todo lo anterior es que considero que lo vivido el pasado fin de semana en el Teatro La Cúpula del Parque O’Higgins es un hito que debería entenderse en el contexto de una realidad muy adversa para las bandas de la escena local. No le temo a la exageración cuando digo que el Chile Rock Festival fue algo histórico. Algo que, esperemos, marque el inicio de una bonita tradición anual que implique, por qué no, el advenimiento del fortalecimiento de una escena que, hoy por hoy, no es fuerte. Es de esperar que esto signifique el desarrollo de un aprecio por parte de la fanaticada hacia las bandas que hacen un esfuerzo por hacer música en Chile. ¡Ojo! No hablo del clásico chovinismo de que “hay que apoyar lo que es chileno porque es chileno y porque nosotros somos chilenos”. Para nada. Eso siempre me pareció un absurdo mayúsculo. No. Yo hablo de apoyar a las bandas locales porque, en su gran mayoría, son buenas y tienen un mérito enorme.

Ahora, difícil será apoyar a esas buenas bandas si no las conocemos. Y allí es donde iniciativas como Chile Rock Festival se vuelven trascendentales y del todo fundamentales. Creo conocer a muchas bandas chilenas, algunas bastante bien, pero no fueron pocas la agrupaciones que escuché por primera vez en esta primera edición de Chile Rock, bandas buenas que ahora podré comenzar a seguir y disfrutar. Y así debería ser para todos. Bueno, no es que “deba”, pero qué bueno sería, ¿no? Porque así es como crece y se desarrolla un movimiento como el Rockero/Metalero, que no deja de ser un movimiento eminentemente cultural. Por esto es que desde aquí, y a nombre de PowerMetal.cl, quiero felicitar al maestro Víctor Escobar (de Alto Voltaje) por atreverse a hacer esto, así como a la producción del evento, por tan magnífico trabajo.

SÁBADO

Pues bien, si bien es cierto nos parece importante destacar y valorar la variedad de estilos, en esta crónica nos centraremos en las bandas más identificadas con el Power y el Heavy Metal, como es de esperar. Dicho esto, creo que el primer día fue algo más variado que el segundo, con bandas de Punk/Ska, Hardcore, Heavy Metal, Hard Rock y hasta Death Metal. Aquella primera jornada la inauguraron a las 15:50, -con una puntualidad extraordinaria-, los muchachos de Corona de Espinas, cultores de un Heavy Metal bien agresivo, con tintes Hardcore en sus voces bastante interesante. Su propuesta sin duda merece la pena. Sonaron bastante bien por lo demás.

Siguió EQZ, impresionante banda que se echó al bolsillo a los asistentes de inmediato, en buena medida gracias al carisma de su orondo vocalista, que no es otro sino Daniel Tobar, más conocido por haber sido el batero de bandas como 2X, BBs Paranoicos y también Devil Presley. El tipo sale al escenario y lo primero que hace es apelar al público y preguntar: ¿Vinieron a ver a la Kel? ¿Qué hacen ahí sentados? ¿Vieron a ver a la Fran Valenzuela?” Todo acompañado de fuertes chilenismos. Ante esto todos reaccionan, se ponen de pie y van a darle su apoyo cerca de la barricada. Tocaron temas como Sin Pudor, Alma Negra, Depravación y Poder y Sangrientos Rituales. Me sorprendieron por el tremendo despliegue de fuerza y el gran carisma de los integrantes. Hasta un cráneo de vaca sacaron, al cual en algún momento Daniel le cantaba, cual Hamlet en su famoso soliloquio. Y a pesar de no haber mucha gente a esa hora, la gente prendió tanto que hasta unos mosh brutales se vieron, de esos en que los tipos salen volando.

En seguida vino Kingdom of Hate, que desgarró oídos con su integración de Thrash y Heavy Metal, con sonidos algo más modernos. Óptimo el nivel vocal exhibido por Andrés Marchant, aunque al comienzo se le vio algo apagado en su despliegue escénico, sólo sobre el final tiró algo más de carne a la parrilla. Si hasta indumentaria tipo Rey Brujo de Angmar, lider Nazgul (de El Señor de los Anillos) sacó. También altísimo el nivel mostrado por los otros integrantes, sobre todo por los guitarras Nataniel Infante y César Añasco. Aprovecharon también de presentar a su nuevo baterista, nada más y nada menos que Fran Muñoz, el crack conocido por su trabajo en Dorso y Husar. Regalaron temas como My Fears y Hidden Rulers of the World, de su nuevo disco. Buena presentación.

Más tarde Aneurisma trajo su bien trabajada propuesta de Metalcore al escenario. Buena faena la de los muchachos. Hubo un momento en el que se disponían a tocar un tema de su nuevo disco, señalando que era especial porque con él “habían logrado encontrar su sonido”. Lo curioso es que, uno de los guitarristas rompió una de sus cuerdas, y dado que el tiempo apremiaba, tuvieron tocar así. Sonaron increíble, lo que habla del talento de los integrantes. De hecho, y esto es una apreciación personal: sonaron mejor con una guitarra que con dos. También tuvieron tiempo para comunicarse con la audiencia, siendo muy bonito el momento en que se dieron tiempo para saludar a un pequeñito de unos 4 o 5 años que estaba allí, en la cancha, sobre los hombros de su viejo rockeando, justo antes de despacharse la tremenda Renacer. Bien ahí.

Siguieron los cracks de Triburbana, una banda que no tenía en carpeta, pero que me maravilló con su interesantísima propuesta, que combina el Heavy Metal con sonidos autóctonos de Chile, y que por cierto solo pudimos apreciar debido a que se reunieron “porque un grupo de amigos organizó el festival”. Utilizaron muchos instrumentos de origen Mapuche, como son el trompe y la trutruca. A decir verdad: cuando comienza a sonar la trutruca, el público estalla con una ovación tremenda, como reconociendo la intención de rescatar lo auténticamente chileno. Extraordinaria puesta en escena además, con su vocalista Pancho Miranda animando al público con cada cosa hacía, pasos de baile incluidos. La presentación arranca con Miranda recitando algunos versos de La Araucana, de Alonso de Ercilla, tras lo cual se vinieron temas notables, como El Cóndor y el Águila (con uso del theremin incluido), Zona de Catástrofe (con hermoso coreo del extraordinario chilenismo que forma parre de la letra), Naturadentro, Ají Chile y Nación Amerindia (verdadero temazo), entre otras. Excelente respuesta del respetable, que por muchos pasajes hasta coreó sus canciones.

En seguida llegó el momento del segmento Punk/Ska de la jornada, de la mano de bandas como Los Mox! y Machuca. Increíble lo de Los Mox a decir verdad. Sólo entonces me percaté de que buena parte de los asistentes eran fans de esa corriente, por lo que no fue extraño que con ellos se haya vivido uno de los momentos álgidos de todo el festival. Casi la totalidad de la gente coreó canciones como Killing The Chicken, Tengo Caña, Cuando Tomo, Rompiendo la Ley (cover de Judas Priest), un medley de Slayer, y los hímnicas Yo Admiro a Don Ramón y Ataque de Caca, entre muchas otras. Lo propio haría Machuca con Ella, Desde Mi Ventana, Al Patibulo, Los Primeros y El Último y Olvidando. Los más adeptos a los estilos profesados por estas bandas estaban vueltos locos.

Posteriormente llegaría al fin lo que uno estaba esperando: el Heavy Metal clásico. Los primeros en dar cara por nuestro estilo serían Alto Voltaje, comandados por el gran Víctor Escobar, que como señalamos anteriormente, fue el principal ideólogo del evento. La mítica banda se valió de sus más grandes himnos, como Adiós A La Fábrica, Alto Voltaje e Historia, con los cuales hicieron vibrar a los presentes, poniendo centenares de puños en alto. Los respectivos coros de estas canciones resonaron con fuerza en La Cúpula. También hubo espacio para cosas más fiesteras, como Rock y Burdel, momento en el que varios que se encontraban sentados se pararon y se acercaron al escenario, pues aparecieron unas bellas muchachas en paños menores a bailar. No los culpo, hasta yo dejé de tomar notas por un buen rato, ejem. Otras como Rocker y Ruda y Sexy terminaron de armar el fiestón en el recinto. Grandiosa actuación la de estos héroes del Rock Nacional.

Inquisicion no fue menos e hizo lo propio. Con su enrome arsenal de clásicos deslumbró a los pocos que pudieran no haberles conocido, y maravillaron a sus seguidores. Quizás esté demás decirlo, pero los despliegues técnicos de los profesores Domic y Schäfler resultaron alucinantes. Uno los ha visto no sé cuántas veces ya, pero siempre se maravilla con el increíble talento de estos monstruos. Lo de Paulo es simplemente increíble. Su voz es más bien un taladro que pone a prueba la resistencia de los tímpanos. Un poderío increíble. Lograron mezclar de buena forma sus grandes clásicos, como Arde El Volcán, con algo del material más reciente y que será parte de su nuevo disco: The Valley of St. Mark, City Of Pain y The Codex. Mencionar también que estaban aprovechando de celebrar sus veinte años de carrera. ¡Qué bonita manera de hacerlo!

Después llegó todo el Metal más extremo con Sadism, banda veterana (¡desde 1988 ya!) que, debo reconocer, no conocía con tanta profundidad, pero cuya aplastante puesta en escena me obliga a investigarlos más. Realmente devastadores. Un nivel técnico superlativo, comandados por el eximio Gabriel Hildalgo, a quien se suman otros maestros como Juan Pablo Donoso en batería, un monstruo; Pablo Proharam en la otra guitarra, Juan Moore en bajo y el enorme Ricardo Roberts en la voz, líder de la agrupación. ¡Y qué voz! Arrollador de principio a fin. Tocaron bastantes canciones de lo que será su próxima producción, The Ocularis Domi-Nations, que por cierto será su regreso después de once años de silencio (más allá de algunos discos compilatorios). Bien por ellos.

Cerrando la noche estuvo Chocloneta, con una propuesta tan peculiar como su nombre. Se trata de una mezcla muy interesante entre algo así como Thrash Metal, con percusiones y otros instrumentos que recuerdan a bandas muy ajenas a lo que uno acostumbra escuchar, como Chico Trujillo. Pero hay que insistir en el componente Thrash, porque realmente tienen momentos arrolladores y brutales. Como dijimos antes, muy interesantes. Misma cosa con Devil Presley, Heavy Hard Rock del bueno, de ese que prende de inmediato a la audiencia y le hace entregarse a acordes sencillos, sin mayores pretensiones que patear cabezas. Temas como Resisto, Six Pack y Aguardiente fueron los portadores de la misión de cerrar la fiesta del primer día del Chile Rock Festival 2013.

DOMINGO

La segunda jornada, la dominical, arrancó también de forma excepcionalmente puntual. También participaron doce buenas bandas, ante unas 600 personas. Cabe destacar también que esta jornada estuvo un poco más cargada al Metal más melódico, con bandas como Concerto, Six Magics o los propios Husar, así como también al Hard Rock, con grupos como Silverjack, Tumulto o La Máquina. Y hablando de ellos, de La Máquina, fueron los oriundos de Isla de Maipo los encargados de abrir los fuegos de la segunda jornada, a las 13 horas ya estaban subiendo al escenario para regalar sus mejores temas, como la emotiva pero poderosa Réquiem Para Un Rockero, dedicada a un amigo de la banda, Rock del Alma y Vampiresa.

La Más Gorda (LMG) devastó el lugar con su pesadísimo Heavy Metal. Fue, me parece, la banda que mejor sonido logró en la totalidad de los dos días. Sonaron como cañón. El suelo bajo uno no paraba de vibrar (literalmente), pero al mismo tiempo lograron sonar muy claros, con bastante definición. Por otro lado, sus temas me parecieron notables. Van muy en serio, ¿eh? No se dejen engañar por lo pintoresco de su nombre. Simplemente te vuelan la cabeza. Además hay algo especial en ellos: desde el momento mismo en que se paran sobre el escenario te cautivan, pues tienen una impronta y una presencia muy singular. Los ves allí y de algún modo sabes que te patearán el hocico. Nada, tremenda banda que aconsejo seguir con atención. Aconsejo escuchar Cerdo, canción cargadísima de crítica con la cual iniciaron su show.

El Power Metal de corte Neoclásico lo proporcionaron los floridanos de Concerto, que sorprendieron a varios con la excelencia de su nivel, regalando temas como Sueño Realidad, Condenas Del Tiempo y la más reciente La Luz Del Sol. Alucinante el nivel de experticia vocal de Jaime Salva, un verdadero monstruo de la voz. Algo similar ocurría cuando los prodigios Nelson Navarro y Felipe Ahumada, especialmente cuando ejecutaban esos vertiginosos solos simultáneos. Prosiguieron los muchachos de Battlerage, que asolaron la Cúpula con su inconfundible True Metal y con canciones de la magnitud de Heavy Metal Axe, Metal Slaughter, Raw Metal, By Steel I Reign Supreme y por su puesto Battle Rage. Como es de costumbre, el buen Fox-Lin Torres se robó la película con su desplante y la gente los premió con tremenda ovación al finalizar su presentación. Al comienzo poca gente se quedó presenciando su show, pero hacia al final, muchos se congregaron para verles, lo que habla de lo llamativo y atractivo del montaje de Battlerage.

El Hard Rock volvió a hacerse presente al alero de los chicos de Silverjack, quienes por cierto le imprimen un toque Heavy y bluesero muy llamativo. Tuvieron una notable entrega a lo largo de todo su show. Su propuesta es bastante directa, pero al escucharlos con detención uno nota que no es tan simple. Claro, sus temas son de líricas sencillas, que buscan llegar de inmediato al oyente, pero aquí y allá Chinorock se despacha tremendos solos que entusiasman a la gente. Lo mismo logra Jaime “Jaimetal” Dutrey. Superlativo cometido de Cristián Himmer también, tipo muy pulcro en su pegada, pero también poderoso. Algunos de los temas que ejecutaron fueron Carretera De Fuego y Fuego Blanco, con los que se vivieron los momentos más álgidos. Notable además el llamado el vocalista Chinorock para que Víctor Escobar (el creador del evento, recordemos) sea presidente. Ovación instantánea para el mencionado músico y la moción.

Memorable momento comenzaría a gestarse en el momento mismo que los míticos Polimetro suben al escenario. 16:10 y la gente se entrega por completo a lo que la banda liderada por Ricardo Susarte y los hermanos Esquivel pudiese hacer. Era sin duda uno de los momentos más esperados. Creo que quisieron irse a la segura, pues entonaron sus mejores canciones. Habmos de himnos clásicos del Metal Progresivo nacional, como Laberintos, Episodios, Fábulas y Los Hijos Del Temor. También se dieron tiempo para repasar algo de lo que será su nuevo disco, como Despertar. Hubo algunos problemas, como la ubicación del micrófono que debía ocupar el enorme Carlos Esquivel para realizar los coros. Ricardo pide un técnico que pueda solucionar el asunto, pero fue el mismísimo Ives Gullé el que se apersonó sobre el escenario. Aprovecharon de pedirle una botella de agua, la que llegó en seguida. Este detalle es decidor del ambiente de camaradería que había entre las bandas, y también entre las bandas y el público. A lo largo de los dos días fue todo como una fiesta entre amigos. Otra cosa llamativa fue la ausencia de América Soto en el puesto que ahora ocupa el bajista Alonso Poblete, quien dio cátedra con una actuación perfecta. Al igual que el maestro Patricio Esquivel tras los tarros y Mauricio Eyzaguirre en los teclados. Nada que decir, una presentación excepcional de una banda que a estas alturas es toda una leyenda.

En seguida los recontra legendarios Tumulto hicieron de las suyas y armaron la fiesta con su Hard Rock directo y clásico con toques de Blues. Siempre resulta emotivo ver cómo el legado de Poncho Vergara (Que Rockeando Descanse) perdura y se mantiene vivo a través del esfuerzo de su hijo Oliver y sus amigos. En verdad es tremendo lo que ha hecho Tumulto tras su regreso en 2009. Posiblemente se habían ganado al público incluso antes de subir al escenario, pero con clásicos como La Carretera Triste, Fantasías, Somos El Rock, Noche, Rock Solo Quiero Esta Noche y Esta Noche Será, se echaron a todos al bolsillo y cumplieron una labor extraordinaria. Por otro lado, Manuel Ezpinosa la descoció, demostrando que es digno sucesor del gran Poncho. Mención especial para aquél momento en que Oliver sube a su pequeña hija al escenario y la presenta como “la nieta de Poncho Vergara”, la pequeña no entendió nada seguramente, pero algún día sabrá que la ovación no era sólo para ella, sino que también para su abuelito.

Luego el Punk y el Ska también dirían presente en la jornada dominical a través de los míticos Los Peores De Chile, a quienes a pesar de ser “el bicho raro” de la jornada, se les escuchó con mucho respeto y hasta se les aplaudió a rabiar tras algunos de sus clásicos, como Cicciolina y Síndrome Camboya . Los puntarenenses de Hielo Negro regalaron la sencillez y potencia de su Rock y cumplieron un buen cometido, Demonio Parlante y Lobo Estepario fueron algunos de los cortes interpretados.

Alejandro Silva Power Cuarteto también la rompió con su virtuosismo y poderío. New Chaos, Habla Janus, Errock y Neopangea, fueron algunos de los cortes que el crack interpretó junto a su tremenda banda. El excelente sonido fue la tónica de todo el festival, pero aquí los técnicos se lucieron, permitiendo apreciar el detalle de todas sus composiciones. Breve pero maciza presentación del genio nacional. Y el Metal de alta factura siguió su curso cuando Six Magics salió a escena. Comandados por Erick Ávila y la gran Elizabeth Vásquez y estrenando nuevo guitarrista: Vicente Salucci, entonaron temas como Rolled, Another Name, Do You Remember, Behind The Sorrow, Carcass y Falling Angels, entre otros. Al comienzo Erick tuvo algún problema con su guitarra, la cual no sonaba, pero él mismo solucionó rápidamente el entuerto. También hubo espacio para el trabajo solista de Erick, pues Vica fue interpretada con mucho éxito, en términos de ejecución y recepción por parte de la fanaticada. Además vimos a una Eli en muy nivel, y bastante participativa con el respetable. Solidísima intervención del quinteto santiaguino-viñamarino.

La jornada y el festival tendrían su broche de oro con estelarísima presentación de Husar, quienes son, a juico personal, el mayor acto musical del país en la actualidad. Lo he dicho y lo repito: Husar debe ser lo mejor que le ha pasado a la música chilena en los últimos treinta años. Así lo entendieron los fanáticos presentes, quienes no pararon de ovacionarlos entre canciones, ni de cantar a lo largo de ellas. Los muchachos repasaron prácticamente la totalidad del disco que tienen a su haber, además de la reciente Clandestino. Hay que decir eso sí: el sonido no fue el mejor. Partieron con muchos problemas. La caja de la batería de Vincen Zbinden (el joven baterista de 17 años, y que fue sindicado como el doble oficial de Justin Bieber) prácticamente no sé oyó durante Condena. Ambas guitarras también sonaron sin mucha potencia. Quizás esto último se hizo intencionalmente, para dar oportunidad a que el importante trabajo de Pascal Coulon en teclados se oyera mejor, pero el resultado no fue el óptimo en el comienzo. Luego mejoró bastante eso sí, afortunadamente. La segunda canción sería Ejército Libertador, donde al menos los problemas en la percusión ya no eran tan evidentes. Al iniciar el corte aparecen desde detrás del escenario los personajes de Manuel Rodríguez (Ives Gullé) y Bernardo O’Higgins (Ricardo Susarte, de Polimetro) sosteniendo una hermosa bandera chilena decorada con referencias a Husar y al Ejército Libertador, como son conocidos sus fieles fanáticos. Gran interacción y teatralidad de parte de los cantantes, con ese cruce de miradas pendenciero Rodríguez y O’Higgins del final como epítome. En Humillación aparece Cristián Farías en su papel de Mariano Osorio. Qué extraordinaria voz la de este muchacho, tremendo en verdad. Sería acompañado por América Soto (Casimiro Marcó del Pont) y Jaime Salva (vocalista de Concerto, como José Miguel Neira). ¡Inolvidable la forma en que se coreó el estribillo! En seguida vino Opresión, en donde se levantaron centenares de puños en el momento en que Ives grita “¡Levanten sus armas!”. Luego salen Gullé y Salva y entran Farías y Soto, luego salen ello e ingresan a la cancha Susarte y Escobar, y así el desfile de personajes no censaba, todo con mucho dinamismo y prontitud, como exige un show de este nivel.

Termina ese pasaje y la gente no tarde en vociferar “¡Husar! ¡Husar! ¡Husar!” Allí llegó Clandestino, tremenda canción cuyo final fue engarzado al legendario coro de We Rock, del Maestro Santo Patrono de los Rockeros Ronnie James Dios. Tras aquello vino Héroe, con un Ives descollante y un Felipe del Valle (José Miguel Carrera) soberbio. En seguida el crack del bajo, Ery López, presenta Guerra, con su potente voz. Allí se suma el enorme Fox-Lin Torres para interpretar a Wekufe, imprimiendo una cuota extra de dramatismo e histrionismo. Prosiguieron con los temones Libertad y Lamentos, donde Jaime Contreras (como Bernardo Monteagudo) y Rodrigo Varela (como Manuel José Benavente, y a quien por cierto hay que rendirle un plauso, pues actuó a pesar de estar muy enfermo) tendrían ocasión de sumarse y mostrar sus cualidades vocales. Unión fue la canción que llevo al encore de la noche.

El capítulo final sería la monumental Héroe, que como siempre contó con la participación de Cristián Banda, dueño de los acordes en guitarras acústica y responsable de ese encanto que tiene la canción en su inicio. Fue memorable. Cristián solo sobre el escenario, en la total oscuridad, hasta que una tenue luz púrpura comienza a cubrirlo, para que de ese modo comience a pulsar las cuerdas de su guitarra. La Muerte fue la encargada de cerrar el telón de aquél domingo. La canción, y su interpretación en vivo están plagadas de momentos notables, tantos que no cabrían todos aquí, pero debo mencionar el grito de “¡aquí mando yo carajo!” que marca el desenlace de todo y genera un silencio de ultratumba por unos segundos, hasta que la gente se repone del golpe y reacciona, es tan potente que un escalofrío llega a recorrerte la espina. Sublime.

A pesar de algunos ripios de índole técnica, fue una soberbia actuación de parte de todos los músicos y los cantantes. Lo dejaron todo y la gente les premió con la correspondiente algarabía final y un aplauso cerrado. Y fue así como el telón final cayó a eso de las 22:30, tras muchas, muuuchas horas de buen Rock y Metal.

Dos días. Veinticuatro bandas. Más de 18 horas de música y quién sabe cuántas canciones dieron vida a esta primera edición del Chile Rock Festival. Excelente sonido, organización impecable y bandas de altísimo nivel es la indeleble marca que deja esta notable iniciativa en su primer capítulo, y que se espera sea replicada el año entrante, según lo manifestado por varias de las bandas concurrentes. Es cierto que la asistencia no fue tan masiva como uno hubiese querido, pero estuvo más que bien para ser el primer intento. Ojalá los organizadores persistan en estos intentos y sigan adelante con la iniciativa. Y claro, ojalá el próximo año tengamos una Cúpula llenísima, ¡porque de verdad vale la pena ir!

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Postales del Chile Rock Festival 2013 en el Teatro La Cúpula, donde se presentaron CORONA DE ESPINAS,  EQZ, KINGDOM OF HATE, ANEURISMA, TRIBURBANA, LOS MOX, MACHUCA, ALTO VOLTAJE, INQUISICION, SADISM, CHOCLONETA y DEVIL PRESLEY, el día sábado.

En tanto, el domingo contó con la participación de LA MÁQUINA, LMG, CONCERTO, BATTLERAGE, SILVERJACK, POLIMETRO, TUMULTO, LOS PEORES DE CHILE, HIELO NEGRO, ALEJANDRO SILVA, SIX MAGICS y HUSAR.

Fotos: Roberto Llanos (sábado) | Guillermo Salazar (domingo)

 

Este domingo 8 de diciembre se realizó la segunda y última jornada del CHILE ROCK FESTIVAL, en el Teatro La Cúpula. Doce bandas se presentaron ante cerca de 600 fanáticos que pudieron presenciar shows del más alto nivel.

La jornada la abrieron a las 13 horas los oriundos de Isla de Maipo, LA MÁQUINA, quienes regalaron su Hard Rock e hicieron vibrar a los que llegaron más temprano. La Más Gorda (LGM) devastó el lugar con su pesadísimo Heavy Metal. El Power Neoclásico llegó de la mano de CONCERTO, que sorprendieron con la excelencia de su nivel, regalando temas como Sueño Realidad, Condenas Del Tiempo y la más reciente La Luz Del Sol. Prosiguieron los muchachos de BATTLERAGE, que asolaron la Cúpula con ya clásico su True Metal y canciones de la magnitud de Heavy Metal Axe, Metal Slaughter, Raw Metal, By Steel I Reign Supreme y por su puesto Battle Rage. FoxLin Torres se robó la película con su desplante y la gente los premió con tremenda ovación al finalizar su presentación.

El Hard Rock volvió a hacerse presente al alero de los chicos de SILVERJACK, quienes tuvieron una notable entrega. Más tarde uno de los momentos más esperados tuvo lugar cuando POLIMETRO salió a escena a regalar sus clásicos: Laberintos, Episodios, Fábulas, y Los Hijos Del Temor. También se dieron de repasar algo de lo que será su nuevo disco, como Despertar. En seguida TUMULTO hizo de las suyas y armó la fiesta con su Hard Rock directo. Luego el Punk y el Ska también dirían presente en la jornada dominical a través de los míticos Los Peores De Chile, a quienes a pesar de ser “el bicho raro” de la jornada, se les escuchó con mucho respeto y hasta se les ovacionó algunos de sus clásicos. Los puntarenenses de HIELO NEGRO regalaron la sencillez y potencia de su Rock y cumplieron un gran cometido.

ALEJANDRO SILVA POWER CUARTETO la rompió con su virtuosismo y poderío. New Chaos, Habla Janus, Errock y Neopangea, fueron algunos de los cortes que el crack interpretó junto a su banda. El Metal de alta factura siguió su curso cuando SIX MAGICS azotó el escenario. Comandados por Erick Ávila y la gran Elizabeth Vásquez, y estrenando nuevo guitarrista: Vicente Salucci, entonaron temas como Rolled, Another Name, Do You Remember,Behind The Sorrow, Carcass y Falling Angels, entre otros. La jornada y el festival tendrían su broche de oro con la sólida presentación de HUSAR, quienes repasaron prácticamente la totalidad del disco que tienen a su haber, además de la reciente Clandestino. Los asistentes pudieron disfrutar de un show magnífico, con interpretaciones vocales extraordinarias y una entrega tremenda por parte de los músicos. El telón final cayó a eso de las 22:30.

Veinticuatro bandas dieron vida a esta primera edición del CHILE ROCK FESTIVAL, donde un promedio de 500 personas en cada jornada las apoyaron y alentaron. Excelente sonido, organización impecable y bandas de altísimo nivel es la indeleble marca que deja esta notable iniciativa en su primer capítulo, y que se espera sea replicada el año entrante, según lo manifestado por varias de las bandas concurrentes.

Las bandas que se presentaron en la segunda jornada fueron: LA MÁQUINA, LMG, CONCERTO, BATTLERAGE, SILVERJACK, POLIMETRO, TUMULTO, LOS PEORES DE CHILE, HIELO NEGRO, ALEJANDRO SILVA, SIX MAGICS y HUSAR.

Pronto en PowerMetal.cl el Live Review y Galería de Fotos de lo ocurrido el sábado y domingo en el Teatro La Cúpula.

 

Ayer sábado 7 de diciembre comenzó a desarrollarse la primera versión del CHILE ROCK FESTIVAL, en el Teatro la Cúpula del Parque O’Higgins. La jornada sabatina, la primera de dos, que concluirán con la de hoy domingo, contó con la presencia de doce bandas nacionales de los más variados estilos.

Alrededor de unas 400 personas vivieron más de ocho horas de intenso Rock y Metal, que arrancaron puntualmente a las 14:50 con CORONA DE ESPINAS y terminaron cerca de la media noche, con todo el poder de DEVIL PRESLEY.

El festival pretende ser un especio que reúna a bandas de las más diversas corrientes del Rock y el Metal nacional. Fue así como pudimos ver propuestas realmente distintas entre sí, como la de TRIBURBANA, quienes mezclan el Rock pesado con motivos folklóricos propios de Chile; y otras totalmente extremas, representadas por agrupaciones como SADISM, un devastador Death Metal de corte técnico y clásico. También el Punk Rock tuvo su espacio, gracias a bandas como MACHUCA y LOS MOX, quienes hicieron disfrutar a todos con su hueveo core.

Por el Heavy Metal sacaron la cara bandas insignes de la talla de ALTO VOLTAJE e INQUISICION. Los primeros se valieron de sus más grandes himnos, como Adiós A La Fábrica, Alto Voltaje e Historia, con los cuales hicieron vibrar a los presentes. Inquisición hizo lo propio, con temas clásicos de la talla de Arde El Volcán y otros de lo que será su nuevo disco: The Valley of St. Mark, City Of Pain y The Codex, al tiempo que aprovechaban de celebrar sus veinte años de carrera.

Cabe destacar que, pese a tratarse de bandas muy disímiles y, en consecuencia, un público muy variado, todo el festival se llevó a cabo en un ambiente de total respeto. Cada banda fue escuchada con atención y entusiasmo, viviéndose momentos más que intensos.

La totalidad de las bandas que se presentaron fue: CORONA DE ESPINAS,  EQZ, KINGDOM OF HATE, ANEURISMA, TRIBURBANA, LOS MOX, MACHUCA, ALTO VOLTAJE, INQUISICION, SADISM, CHOCLONETA y DEVIL PRESLEY.

Aún quedan entradas para la jornada final que se desarrollará hoy domingo, las que puedes comprar en la misma puerta del Teatro La Cúpula con un valor de $9.000.

Los horarios para hoy son:

INGRESO PÚBLICO – 12:00
LA MAQUINA – 13:00
LMG – 13:35
CONCERTO – 14:10
BATTLERAGE – 14:50
SILVERJACK – 15:30
POLIMETRO – 16:10
TUMULTO – 16:55
LOS PEORES DE CHILE – 17:45
HIELO NEGRO – 18:35
ALEJANDRO SILVA – 19:25
SIX MAGICS – 20:15
HUSAR – 21:10

Después de la salida de Fran Muñoz, HUSAR ya se encuentra en condiciones de presentar a su nuevo baterista. Su nombre es Vincent Zbinden y es integrante de la banda MINERVA.

Vince comenta: «Formar parte de HUSAR es un gran desafío para mi y pretendo ser un real aporte a la banda. Me ha gustado mucho tanto lo musical como el argumento histórico, que es muy bien representado en escena. Creo que es una propuesta innovadora, con un futuro prometedor y llevada a cabo de muy buena forma por los grandes músicos que conforman la banda, los que además me han recibido con gran calidez».

HUSAR cerrará este domingo el CHILE ROCK FESTIVAL saliendo al escenario a las 21:00hrs. Todavía quedan entadas disponibles, las que puedes comprar en el mismo Teatro La Cúpula con un precio de $9.000.

Sólo unos días más. El sábado 7 y domingo 08 se llevará a cabo la primera versión del CHILE ROCK FESTIVAL evento organizado por varias bandas de la escena rockera y metalera nacional, que decidieron unirse para cumplir un sueño: Realizar un espectáculo de producción independiente y de calidad, dedicado a todos los seguidores que concierto a concierto llenan los recintos donde estas bandas se presentan, compran sus discos y también, para todos quienes se interesen en ser espectadores de lo mejor que ofrece el circuito nacional concentrado en sólo 2 días.

Estos son los horarios para ambas jornadas en el Teatro La Cúpula:

Sábado 7:

INGRESO PÚBLICO – 13:30
CORONA DE ESPINAS – 14:50
EQZ – 15:20
KINGDOM OF HATE – 15:55
ANEURISMA – 16:35
TRIBURBANA – 17:20
LOS MOX – 18:05
MACHUCA – 19:00
ALTO VOLTAJE – 19:55
INQUISICION – 20:40
SADISM – 21:30
CHOCLONETA – 22:20
DEVIL PRESLEY – 23:10

Domingo 8:

INGRESO PÚBLICO – 12:00
LA MAQUINA – 13:00
LMG – 13:35
CONCERTO – 14:10
BATTLERAGE – 14:50
SILVERJACK – 15:30
POLIMETRO – 16:10
TUMULTO – 16:55
LOS PEORES DE CHILE – 17:45
HIELO NEGRO – 18:35
ALEJANDRO SILVA – 19:25
SIX MAGICS – 20:15
HUSAR – 21:10

El precio preventa ($7.000 por joranada) dura sólo hasta este viernes 5 de diciembre y se pueden adquirir por sistema Feriaticket y sin cargo por servicio en Mucky Rock (Eurocentro, locales 0211-0212, Santiago Centro), Central Music (San Diego 171 Local 07, Santiago Centro), Estudios Transmission (Rancagua #574, Providencia), La Taberna Bar (Dieciocho #37, Santiago Centro) y Maibrooklyn Tatoo (Avenida Pajaritos #1450, Maipú)

Además, el evento contará con stands de tatuajes, venta de merchandising de las bandas y otros.

El CHILE ROCK FESTIVAL dio a concoer el cartel definitivo para los días 7 y 8 de diciembre en el Teatro La Cúpula.

El concierto, autogestionado por bandas chilenas, reunirá a grandes exponentes del Metal, Rock y Punk nacional que tendrá a las siguientes bandas por día:

SÁBADO 7

  • DEVIL PRESLEY
  • LOS MOX!
  • SADISM
  • ALTO VOLTAJE
  • ANEURISMA
  • MACHUCA
  • INQUISICION
  • CHOCLONETA
  • TRIBURBANA
  • CORONA DE ESPINAS
  • KINGDOM OF HATE
  • EQZ

DOMINGO 8

  • SIX MAGICS
  • HUSAR
  • ALEJANDRO SILVA POWER CUARTETO
  • HIELO NEGRO
  • LOS PEORES DE CHILE
  • TUMULTO
  • POLIMETRO
  • BATTLERAGE
  • CONCERTO
  • LA MÁQUINA
  • LA + GORDA
  • SILVERJACK

Las entradas están a la venta por sistema Feriaticket.cl y tiendas Feriamix con un valor de $7.000 (por jornada) más cargo por servicio.

Sin recargo se pueden encontrar en MuckyRock (Eurocentro, locales 0211-0212), Maibrooklyn Tatoo (Avenida Pajaritos #1450, Maipú), Transmission Estudios (Rancagua # 574, Providencia), La Taberna Bar (Dieciocho 37, Stgo Centro), Bar Oxido (Purisima #282, Barrio Bellavista) y Estudios Belive (Vicuña Mackenna #10588, La Florida).

Pronto se darán a conocer los horarios de cada agrupación.