Entradas

Disfruta las imágenes del tremendo combo que tuvimos el jueves con Carcass, Lamb of God, Heaven Shall Burn y los chilenos Forahneo.

Fotos: Fabián Ortega

 

 

Cada vez falta menos para el combo triple que se viene el próximo jueves 29 con CARCASS, LAMB OF GOD y HEAVEN SHALL BURN, además de los chilenos FORAHNEO en el Teatro Caupolicán.

Recuerda que la Cancha y los Palcos se encuentran totalmente agotados, dejando sólo tickets de Platea, con un valor de $29.000, los que puedes encontrar en Ticketek.cl, Falabella, Kmuzzik, The Knife y Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia. Callcenter 2 2690 2000. Sin cargo y sólo en efectivo en tienda The Knife (Eurcentro) y en Rockmusic (Portal Lyon).​

A continuación te dejamos los horarios:

12:00 – Apertura de boletería
18:00 – Apertura de puertas
18:30 – Forahneo
19:30 – Heaven Shall Burn
20:45 – Carcass
22:15 – Lamb Of God

 

A teatro lleno se viene el combo triple de CARCASS + LAMB OF GOD + HEAVEN SHALL BURN el próximo jueves 29 en el Teatro Caupolicán, donde los chilenos FORAHNEO serán los encargados de abrir los fuegos.

Las localidades de Cancha y Palcos están agotados y ahora sólo quedan Plateas con un valor de $29.000, las que se pueden encontrar por Ticketek.cl, Falabella, Kmuzzik, The Knife y Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia. Callcenter 2 2690 2000. Sin cargo y sólo en efectivo en tienda The Knife (Eurcentro) y en Rockmusic (Portal Lyon).​

 

Quedan las últimas entradas para la tremenda noche que tendrá a Lamb of God junto a Carcass y Heaven Shall Burn en el Teatro Caupolicán. La cancha y platea tienen un valor de $29.000.

Las entradas para el show del 29 de junio están a la venta por sistema Ticketek, tiendas Falabella,  Kmuzzik y Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia. Sin cargo y sólo en efectivo en tienda The Knife (Eurcentro) y en RockMusic (Portal Lyon).

A continuación te dejamos con la conversación que tuvimos con Mark Morton de Lamb of God

Quería partir esta entrevista preguntando sobre el status actual de la banda, se dijo que se iban a tomar un descanso y ahora están de gira.

La verdad, yo no dije eso… Creo que alguien más de la banda lo dijo, y ese es el tema con nuestra banda, hablas con cinco personas diferentes. Un día vas a tener cinco respuestas diferentes y otro día tendrás otras. Es un tema de la banda, somos cinco personalidades muy fuertes y cada uno tiene una opinión propia sobre lo que pasa. Por mi parte, soy un compositor, escribo y toco música y lo hago casi todos los días. Si es para Lamb Of God, genial. Lamb Of God es mi prioridad y si Lamb Of God se quiere tomar un receso, está bien por mí

He tenido la oportunidad de verlos varias veces tanto en festivales grandes como en lugares más pequeños. ¿Tienes alguna preferencia ante esto?

En realidad disfruto el hecho de que puedo hacer ambas. La parte difícil para mí sería decidirme por una, si tuviera que hacerlo, me encanta tocar en festivales con 60, 70 mil personas, te da una energía que realmente es incomparable, pero tiene cosas que apestan, a veces la calidad de sonido es realmente mala, el sonido en el escenario es malo, la gente está muy lejos y no está la misma conexión que cuando tocas en un teatro o un club, ¿sabes? Me gusta el hecho de poder tocar a la gente que está en las primeras filas.

Qué te parece el hecho de tocar con una banda que es considerada un verdadero clásico como Carcass, y a la vez con una banda relativamente más nueva como Heaven Shall Burn?

Es muy bueno, es bueno que haya variedad de bandas en el Metal y demostrar que hay diversidad en el género, y podría ser una buena lección de historia para muchos fans. Carcass lleva tocando mucho tiempo y son definitivamente una leyenda en el Metal.

¿Cómo es la vida de la banda en gira? Nos mencionaste que son cinco personalidades fuertes, ¿cómo manejan esto?

Es todo un tema, todos ya estamos cerca de los 40 años y hemos hecho esto por mucho tiempo. Si me hubieras preguntado esto hace 16 años la situación habría sido diferente, mucha fiesta, éramos bastante escandalosos y había mucho conflicto. Algunos lo pasamos muy bien, pero ahora es una atmósfera muy profesional, todo el día es pensar en el show, en que tenemos que dar el mejor show posible para los fans que nos quieren ver. Aparte de eso, es mantener nuestra sanidad y nuestros espacios. Varios somos padres, y estamos en una etapa más tranquila.

¿Cómo ves las diferencias entre los diferentes públicos? (sudamericano, norteamericano, europeo, etc)

Esa es una buena pregunta. En América del Sur hay un entusiasmo y una energía que no veo en ninguna otra parte, el público se ve y se siente muy emocionado durante el show. Quizás la gente en Estados Unidos están más habituados a ver más shows a lo largo del tiempo y quizás no es la gran cosa, no estoy seguro, pero lo de Sudamérica no tiene igual. Los fans europeos se caracterizan más por ser extremadamente leales, si te ganaste un fan europeo lo tendrás para toda la vida. Quizás no todos, pero los fans en Estados Unidos tienden a seguir más las modas y cambiar mucho entre estilos cada cierto tiempo.

Volvamos al show del 29 de junio, ¿qué podemos esperar en esta ocasión? ¿Un setlist con más temas nuevos, algo cargado a lo más antiguo?

Va a ser un poco de los dos, tenemos tantos discos y hay muchas canciones que la gente espera escuchar, pero también nos gusta tocar las canciones nuevas y sentimos que son de lo mejor que hemos hecho. Va a ser un poco de todos los discos.

Gracias por tu tiempo Mark, dejamos este espacio para que extiendas la invitación a tus fans para concierto en el Teatro Caupolicán.

Oh, bueno, la verdad es que esperamos verlos a todos allá, ¡va a estar bueno!

ENTREVISTA: SEBASTIÁN AGUIRRE

 

 

 

Quedan las últimas entradas para la tremenda noche que tendrá a Carcass junto Lamb of God y Heaven Shall Burn en el Teatro Caupolicán. La cancha y platea tienen un valor de $29.000.

Las entradas para el show del 29 de junio están a la venta por sistema Ticketek, tiendas Falabella,  Kmuzzik y Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia. Sin cargo y sólo en efectivo en tienda The Knife (Eurcentro) y en RockMusic (Portal Lyon).

A continuación te dejamos con la conversación que tuvimos con Bill Steer de Carcass.

Han pasado más de 30 años desde que fundaron Carcass y prácticamente como banda, son los fundadores de todo un movimiento de Metal más extremo, marcando un sonido que muchas bandas usan como inspiración hasta el día de hoy. ¿Cómo analizarías todo este largo viaje hasta hoy?

¡Estos es difícil de analizar! Nunca esperé llegar a esta edad, nuca pensé estar tocando aún en esta banda. Cuando miro hacia atrás, es casi aterrador. Empezamos esta banda cuando éramos niños, muy ingenuos en esto. La idea de que nuestra música podría durar tanto tiempo nunca entró en nuestras cabezas. Se podría decir que hemos tenido mucha suerte – empezamos a tocar este estilo en una etapa muy temprana, había un montón de territorio musical que no había sido explorado. Cuando te encuentras en ese tipo de posición, no es tan difícil de innovar. Las cosas son mucho más difíciles para las nuevas bandas que están surgiendo ahora.

He leído en algún lugar que Jeff Walker considera que este es probablemente el momento más exitoso en la historia de la banda. ¿Qué piensas de estas declaraciones? ¿Realmente es el momento más exitoso para Carcass?

Sí, creo que tiene razón. Parece que algunas personas asumen que los viejos tiempos fueron geniales para nosotros, y aunque eran ciertamente agradables, no teníamos el tipo de seguidores que tenemos hoy.

Ha pasado 4 años desde el tremendo «Surgical Steel» y en muchas declaraciones que has dado, esperas que el próximo álbum de Carcass sea lanzado a finales de este año. ¿Cómo es ese nuevo trabajo de Carcass?

Todavía son los primeros días de eso. Había trabajado con Dan en un puñado de nuevas canciones hace dos años, pero rápidamente descubrimos que Jeff tenía planeada más giras para el grupo. Así que ese material entró en congelación profunda, hasta ahora. Nosotros tres, recientemente hemos empezado a ocuparnos más, trabajando en más cosas. Suena bien, pero hay mucho más trabajo por hacer.

Manteniendo ese tema, han sido muchos años sin un álbum en vivo de Carcass. ¿Hay alguna razón para eso? ¿Has pensado en algo en la presente gira?

Dudo que alguna vez lleguemos a lanzar un álbum en vivo. Hay varias razones para esto. Una cuestión para nosotros, es que la cultura que rodea los álbumes en vivo ha cambiado desde su apogeo en la década de 1970. Las bandas pasan más tiempo que nunca re-grabando la mayoría de sus temas en vivo, así que en última instancia lo que la gente está escuchando es casi una extraña versión de un álbum en estudio de ahora.

Sobre la salida de Amott y Erlandsson de la banda. ¿Qué significó para ustedes? Más aún cuando he leído en algunas de tus declaraciones que sentías que para ellos, la verdadera banda era Arch Enemy y no Carcass?

Esa situación estaba bien con todos los interesados. No fue una sorpresa. Jeff y yo estábamos muy conscientes de que Arch Enemy era la prioridad de Michael y Daniel, era realmente sólo cuestión de tiempo antes de que se convirtiera en un problema.

Hablemos de la relación de Carcass con nuestro país. ¿Qué recuerdos tienes de ese primer show en Chile con Paradise Lost en la gira de «reunión» de la banda? ¿Alguna anécdota?

Bueno, se siente como que fue hace mucho tiempo… Recuerdo haber conocido a gente encantadora. La gente que nos ayudó en backstage eran extremadamente encantadoras. En cuanto al público de esa noche, bueno, ser testigo de eso fue realmente una cosa inolvidable. Cuando Paradise Lost comenzó, oí el rugido en la multitud y me dieron escalofríos.

 

El 29 de junio, Carcass estarán actuando junto con Lamb Of God y Heaven Shall Burn, dos bandas un poco más modernas pero con toda la «violencia musical». ¿Qué te parece estar en el escenario con dos bandas claramente influenciadas por Carcass?

Ha ha (risas), ¡no estoy seguro de que ellos están influenciados por nosotros! Podría estar equivocado – por lo general lo estoy – pero mi impresión fue que cada una de esas bandas era (y es) procedente de un ángulo ligeramente diferente. Va a ser una combinación interesante. No sabemos muy bien qué esperar, pero debe ser divertido.

Para el cierre. ¿Tienes algún mensaje para Chile y los fans que estarán en ese gran festival de Metal? Por favor invítalos.

Gracias Chile por haber sido tan excelentes anfitriones para nosotros en el pasado. Estamos encantados de que se nos haya dado la oportunidad de regresar a su espléndida nación. ¡Te veré pronto!

ENTREVISTA: KARIM SABA

 

 

No vamos a intentar en estas líneas describir la importancia que Kai Michael Hansen ha tenido para muchos de nosotros, lo hemos hecho en otras ocasiones y uno corre demasiados riesgos de caer en una majadería inaceptable. Si usted está leyendo estas líneas es porque es altísimamente probable que usted no sólo sepa quién es Kai Hansen, sino que el cantante/guitarrista/compositor de Hamburgo haya sido un elemento central en la música que usted escucha, y consecuencialmente, de su manera de ver la vida, lo que a la larga transforma al alemán en algo tan esencial para el desarrollo de la existencia de varios seres humanos como haber aprendido a gatear, a limpiarse solo, a abrocharse los zapatos o a que no hay que mezclar la ropa blanca con la ropa de color al momento de echarla a la lavadora, por sólo nombrar algunas cosillas esenciales para sobrevivir en un mundo hostil.

Pero claro que es llamativo ver al hamburgués en una “parada” algo distinta, como es este trabajo solista, con la “excusa” de celebrar treinta años de carrera en el Metal. Hemos visto a Kai –obviamente aparte de Unisonic, Gamma Ray y Helloween en los ’80 y ’90– en muchas instancias colaborativas, pasando por la gloriosa Valhalla de Blind Guardian, la espectacular Temple of Hate de Angra, sus participaciones en Avantasia, o la recién anunciada gira 2017-2018 con Helloween en un «Pumpkins United Tour» que esperamos desde ya con muchas ansias –sólo por nombrar algunas–, pero ahora el festejado es Hansen y correspondía que a él lo retribuyesen.

Así nace este “Kai Hansen & Friends – XXX Decades in Metal”, donde la figura esencial del Power Metal convoca a una serie de músicos amigos para rendirle tributo a su dilatada trayectoria. Lo que en otros músicos parecería un gustillo narcisista, en Hansen es un mínimo tributo a una carrera cargada de influencia, entretención, entusiasmo y, sobre todo, grandes composiciones. Así, junto a Eike Freese (líder de Dark Age y dueño de los Hammer Studios de Hamburgo) en guitarras, Alexander Dietz (guitarras en Heaven Shall Burn) en bajo y Daniel Wilding (Carcass) en batería, y con conspicuos invitados que iremos develando, veamos de qué se trata esta placa.

Lo primero que conocimos de esta placa fue el single Born Free, lanzado además con un entretenido videoclip donde Kai pasea en un convertible por las calles de Hamburgo, y donde narra sus inicios en el mundo de la música. La autobiografía de Hansen será un elemento central en todo este trabajo, y ya desde la primera frase (“Born in the city of Hamburg in 1963”) esto queda en evidencia, con una curiosa referencia a “No Me Moleste Mosquito”, aun más curiosa canción de The Doors. Un tema muy energético, con un gran riff, guitarras filosas, un coro marcial muy Accept, y la clásica voz de Hansen, que pese a que muestra una evidente afectación por el paso del tiempo, es valorable que se sienta honesta y no tan “maquillada” como uno ve en otros trabajos. Todos sabemos que Kai no es un extraordinario vocalista –o que al menos tiene otras virtudes más destacables que su calidad vocal–, y en esta placa queda en evidencia cierto declive que explica que Gamma Ray haya reclutado un nuevo cantante (Frank Beck). Pero este disco es de Kai, él canta y es valioso que se haga de manera sincera. Un buen inicio, de inmediato declarando intenciones y es uno de los pasajes más destacables de una placa que, como veremos, tiene ciertos altibajos y zonas algo más áridas.

Los invitados empiezan a llegar con Enemies Of Fun, un corte con un midtempo y una vibra absolutamente acceptianos y que nos confirma que en esta placa, Kai se orientará más al Heavy que al Power. En esta oportunidad acompañan a Kai nada menos que Ralf Scheepers de Primal Fear, y Piet Sielck de Iron Savior, dos glorias del Heavy/Power Metal alemán, y elementos centrales en la carrera de Kai, el primero al ser el primer cantante de Gamma Ray y el segundo por haber sido prácticamente cofundador de Helloween y ser partner de Hansen durante todos estos años. Un buen tema, que probablemente alcanzaría algún brillo mayor de haber durado menos que sus casi ocho minutos, pero que cuenta con instantes de bastante brillo, especialmente en la sección instrumental más acelerada de los tres a los cinco minutos. Luego parece alargarse un poco en exceso.

Otro tema bastante correcto es Contract Song, que también inicia con un riff bastante bueno y algo más pesado de lo que acostumbramos a escuchar en canciones de Hansen, aunque tiene una estructura similar a los singles de Gamma Ray, como Send Me A Sign, por dar un ejemplo. En este corte Kai es acompañado en las voces por un excelso personaje del Hard Rock como Dee Snider, líder de Twisted Sister, que pese a no mostrar grandes luces, siempre va a ser un aporte. Uno de los momentos más altos de la placa llega con la aceleración en la segunda mitad y los “uo-ooo” de Hansen. Buen tema para ir consolidando la idea de que estamos en presencia de un trabajo bastante sólido.

Un poco más melódica es Making Headlines, especialmente en las guitarras del inicio, que recuerdan un poco más a las últimas cosas que ha más reposadas de Gamma Ray. El invitado que llega ahora a esta conmemoración es Tobias Sammet, probablemente la gran esperanza compositiva del Heavy/Power Metal hacia el futuro. Una canción sin grandes pretensiones, un poco más opaca que las anteriores, más allá del aporte de Tobi que es bastante interesante, aportándole algo más de brillo, un muy buen solo de guitarra y un final bastante intenso.

La fiesta de cantantes alcanza su peak con Stranger In Time porque llega probablemente el invitado más esperado: Michael Kiske, un individuo que con sus cuerdas vocales es capaz de transformar un rústico pelotazo en una jugada de gol como los grandes centrodelanteros del mundo. De todas maneras este tema no es el caso, es un corte más que correcto, bastante elegante y que con el plus de la voz del calvo cantante adquiere un brillo superior, tomando en cuenta además que, junto con contar con una nueva interpretación de Tobi Sammet, participa Frank Beck, quien hace poco tiempo como decíamos se transformó en el sorpresivo nuevo cantante de Gamma Ray, y Roland Grapow con su inconfundible guitarra. Quizás el estribillo no es tan bueno como uno pudiese desear, pero el resto del tema no tiene desperdicio, especialmente la sección del medio que cuenta con las voces de Tobi, Kiske, Kai y Frank en una suerte de conversación cantada que resulta muy bien. Probablemente sea el momento de mayor inspiración de toda la placa.

La canción más larga de todo este trabajo es Fire and Ice, que cuenta como invitados a Clémentine Delauney, joven cantante francesa de la banda austriaca Visions Of Atlantis; a Marcus Bischoff, cantante de Heaven Shall Burn; al sueco Richard Sjunesson, vocalista de The Unguided; y en guitarras a Michael Weikath, quien no necesita presentación. Es el tema más largo del disco, y es bastante más denso y lento, transmitiendo una pesadumbre que uno definitivamente no encuentra comúnmente en nada que tenga que ver con Kai Hansen. La guitarra de Weikath, con esa “suciedad” tan característica, le da un valor agregado a la sección instrumental de un tema que si durara un minuto menos –quizás sin la sección donde predomina el bajo, pasados los cuatro minutos– dejaría un mejor sabor. Interesante también la sección más acelerada hacia el final, previa inserción de voces guturales que definitivamente resulta difícil de imaginar en un disco de Gamma Ray, lo que le da un punto mayor de validez a este material.

Left Behind es un tema algo extraño, lento, y que seguramente busca bajar las revoluciones. Hay momentos de este disco en que Hansen se sale de los moldes, y hay algunos que resultan bien, como al que hacíamos referencia recién con Fire and Ice, y hay otros algo malogrados como este tema, incluso vuelven las voces guturales pero en este caso a uno le da la sensación de que no quedan bien. Es cierto que Clémentine Delauney hace un muy buen trabajo, pero definitivamente cuesta mucho enganchar con el que probablemente sea el corte más olvidable de un trabajo más que correcto.

La línea más reposada se mantiene con All Or Nothing, que lamentablemente consolida el pequeño bache en el disco que se inició en el tema anterior. No es una mala canción, pero suena poco inspirada. La última colaboración de Clémentine Delauney está limitada a un segundo –o tercer– plano, el coro intenta ser emotivo pero no engancha e incluso la sección instrumental es algo mustia. Algo de energía se recobra con Burning Bridges, donde Kai invita a cantar a Eike Freese. Es un tema midtempo sin muchas pretensiones, livianito y bastante rockero, con un buen coro y un buen solo. En otras instancias no destacaría mucho, pero como veníamos de un bache de dos temas, se valora el aumento de energía que se logra, aunque sea pequeño.

Pero el tío Kai no es tonto y nos guardó un buen bocadillo para el final con Follow The Sun, indudablemente el tema más Power de todo el disco, y que nos trae al último invitado… ¡y qué invitado! Hansi Kürsch, otro portento que no requiere presentación. Excelente canción que cumple con todo el cuaderno de cargos de un buen corte de Power Metal: velocidad, melodía, un coro levantapuños, buen trabajo en los solos, un final redondo y una cucharadita de gloria. Excelente manera de terminar, muy en alto.

Es cierto que a uno le habría gustado encontrar una mayor cantidad de pasajes inspirados, y que este disco difícilmente va a ser considerado dentro de lo más granado del catálogo de Hansen, pero es un esfuerzo digno y valioso para un tipo que “ya la hizo” hace rato, siendo artífice de dos de las bandas más importantes de Power Metal de todos los tiempos. El disco se deja escuchar pese a ese bache de su último tercio, y pese a que hay escasos momentos conmovedores, es una más que correcta manera de conmemorar los treinta años en el Metal del glorioso Kai.