Entradas

Grave Digger

Los legendarios alemanes GRAVE DIGGER, con motivo de cumplir 35 años de vida, anunciaron el lanzamiento de «Exhumation – The Early Years», un nuevo trabajo de estudio.

«Exhumation – The Early Years» contará con regrabaciones de sus temas más clásicos para que tomen el poder y la dinámica que tiene actualmente la banda. El trabajo estará disponible a partir del 23 de Octubre a través de Napalm Records.

El tracklist de «Exhumation – The Early Years» es

01. Headbanging Man
02. Fire In Your Eyes
03. Witch Hunter
04. Shoot Her Down
05. Stand Up And Rock
06. Heavy Metal Breakdown
07. Enola Gay – Drop The Bomb
08. Get Away
09. We Wanna Rock You
10. Playing Fools
11. Here I Stand
12. Tyrant
13. Paradise
14. My Private Morning Hell (Bonus Track)
15. Young And Dangerous (Bonus Track)

Grave Digger Exhumation

Que se trata de una de las bandas más longevas del panorama germano aún en actividad y, que durante los últimos quince años (con altos y bajos) se las han ingeniado para sobrevivir con una fórmula que, si bien muchas veces predecible y hasta algo gastada, sigue siendo igualmente de efectiva que antaño, todo eso puede ser atribuible a estos clásicos caballeros de Grave Digger, que con una no menor despreciable discografía como carta de presentación y a tan solo dos años de haber editado Clash of the Gods, el cual cosechó comentarios de lo más auspiciosos, han retornado con nada menos que el álbum número dieciséis en toda su historia, algo que me imagino no cualquiera puede exhibir con orgullo, más aún en estos más de treinta años de carrera en que su líder y mentor Chris Boltendahl, algo de responsabilidad ha tenido al tratar de mantener el nombre de la banda, siempre ahí en los oídos de los heavy maniacs.

No es misterio para ninguno de sus fanáticos el que Grave Digger no necesite probar nuevos esquemas ni escalas imposibles de aterrizar, si cuando cada vez que se cuelgan las hachas y ponen pedal al metal siempre terminan en una música del todo dura, agresiva y con toda la contundencia que los sonidos tradicionales exigen. Simplemente esa ha sido la fórmula a través de la cual estos alemanes han ido posicionándose en todos estos años, por lo que venir a esta altura del partido a realizar algo que no sea heavy sería tanto como traicionar sus propios principios y convicciones, a lo cual no creo que Boltendahl y compañía estén dispuestos a renunciar.

Claro que no, y justamente una producción como este Return of the Reaper es una mirada retrospectiva en cierto modo a todo lo que conocimos de ellos con sus discos noventeros como The Reaper (1993), Heart of Darkness (1995) o Tunes of War (1996), aunque tampoco sin olvidarse de lo bien que lo han hecho en sus más recientes Ballads of a Hangman (2009) o Clash of the Gods (2012), con lo cual quiero solamente refrendar el hecho que Grave Digger, hoy por hoy, sigue siendo una de las bandas más leales, tanto con sus fans como con ellos mismos, sin perder ni un ápice de actitud ni mucho menos de feeling, logrando otro discazo tan potente como recio, y que probablemente esté dentro de los mejores que este año hayan salido desde tierras europeas.

Tras esa macabra y mortífera intro Return of the Reaper, que ambienta por supuesto la propia portada que magníficamente ha ilustrado una vez más el húngaro Gyula Havancsák (tal como lo ha venido haciendo desde The Last Supper, del 2004 en adelante), asoman en el horizonte dos tracks que de inmediato permiten sacarse el sombrero ante el ingenio de los Grave Digger.  Por una parte, Hell Funeral, con una entrada triunfal (me recuerda hasta cierto punto los Mercyful Fate de Into the Unknown) y por cierto  marcada por el doble bombo machacante de Stefan Arnold y era que no, la voz oscura y rasposa de Chris en primer plano, en uno de aquellos “opener” clásicos de la banda, poderoso con mayúsculas, de grandes coros marciales y solos breves pero muy incendiarios, al cual sigue otro tema que se cabecea de principio a fin como es Wargod, el cual es todo un auténtico ejercicio del mejor power metal teutón, con rítmicas trepidantes y de mucho vértigo, con unos estribillos que se marcan a fuego casi al instante de ser ejecutados, además de esos altisonantes coros que prenden todo a su alrededor.

Tattoed Rider es un uptempo de guitarras bien pronunciadas, con unos riffs de tintes hard metálicos, que tienen toda esa onda que destilaban aquellos viejos colegas de esta gente (muchos de ellos ya retirados de las pistas) como fueron en algún momento Gravestone, Veto o Noisehunter, con ese tipo de riffs inspirados en el glam metal gringo, pero a lo cual se le añadía algo más de velocidad y metal, resultando en este caso en un tema de mucha onda.

Lo que sigue es Resurrection Day, con un Chris cantando algo más aguerrido y pausado en un tema que alterna partes rockeras con unos coros absolutamente power thrasheros, destacando por cierto el prendido solo de Axel “Ironfinger” Ritt, que casi sin quererlo es uno de los grandes obsequios que nos deja este corte. Season of the Witch es un corte algo más pausado, marcado igualmente por una batería y riffs de peso aplastante y una melodía central mucho más oscura y profunda que si bien hace retroceder algunos metros en cuanto a velocidad no lo hace en cuanto a actitud, la cual sigue tan o más letal que desde el arranque.

Con toda seguridad Road Rage Killer es uno de aquellos tracks que ningún conocedor de la discografía de los Digger debiera pasar por alto sin sentirse mínimamente conmovido con la inspiración que han logrado al componer esta pieza, simplemente una muestra fatal que representa en plenitud lo que el buen power metal teutón siempre nos ha otorgado, un tema rápido con un juego de armonías movedizo y con mucho dinamismo, que sumado a la “grooviera” labor del batero Arnold, terminas por disfrutar de lo que, al menos en lo personal, he de considerar como el gran tema de esta placa.

Con un track list que en general es capaz de desatar distintas intensidades y exprimir al máximo la potencia y experiencia de estos músicos, este trabajo es de aquellos que disfrutarás por largo tiempo, en donde además de los nombrados, te permitirá tener el colosal uptempo Grave Desecrator, el speedico Satan’s Host (con una entrada de bajo magistral por parte del buen Chris) o ese rockero Día de los Muertos, con un Boltendahl que es capaz de ir alternando en los coros su mejor inglés, con un español que luce sin mayor problemas en una melodía que guarda ciertos guiños con los más recientes Accept.

Si después de tantos años siguen machacando con producciones de este nivel, no se debe a la mera insistencia ni mucho menos a la casualidad, simplemente se siente el espíritu del real heavy metal tomando posesión de estos Grave Digger, a quienes desde ya esperamos que puedan venir a mostrar sus gracias por este lado del mundo.

 

Hell Funeral es el primer single del nuevo álbum de los alemanes Grave Digger, Return of The Reaper, el que será lanzado el próximo 11 de julio, vía Napalm Records.

Los alemanes GRAVE DIGGER lanzarán su álbum «Return Of The Reaper», via Napalm Records, en las siguientes fechas:

Julio 11: Alemania, Austria, Suiza, Finlandia, Benelux
Julio 16: España, Suiza, Noruega
Julio 14: Resto de Europa
Julio 15: USA, Canada

El arte de «Return Of The Reaper» fue creado por Gyula Havancsák de Hjules Illustration And Design, quienes han sido responsables por todas las carátulas de la banda desde «The Last Supper». El CD fue grabado en los Principal Studios (KREATOR, IN EXTREMO, GRAVE DIGGER) en Senden, Alemania.

Chris Boltendahl recientemente reveló que «Return Of The Reaper» recordará será estilísticamente a los clásicos «Heavy Metal Breakdown» (1984), «Witch Hunter» (1985) y «The Reaper» (1993).

El track list de «Return Of The Reaper» es el siguiente:

01. Return Of The Reaper
02. Hell Funeral
03. War God
04. Tattooed Rider
05. Resurrection Day
06. Season Of The Witch
07. Road Rage Killer
08. Dia De Los Muertos
09. Satan’s Host
10. Grave Desecrator
11. Death Smiles At All Of Us
12. Nothing To Believe

Un clip de seis minutos con samples de todo el álbum ha sido puesto a disposición de los fans, el que se encuentra a continuación:

 

Los alemanes de GRAVE DIGGER lanzarán durante el mes de Julio su nuevo largaduración en estudio, que lleva por nombre «Return of The Reaper«. El disco, grabado en los Principal Studios de Senden, Alemania, será lanzado en dicho país el 11 de julio, en Estados Unidos el 15 y en España el 16, entre otros países.

Este será el tracklist del disco:

01. Return Of The Reaper
02. Hell Funeral
03. War God
04. Tattooed Rider
05. Resurrection Day
06. Season Of The Witch
07. Road Rage Killer
08. Dia De Los Muertos
09. Satan’s Host
10. Grave Desecrator
11. Death Smiles At All Of Us
12. Nothing To Believe

Aquí puedes ver un adelanto de este nuevo disco, «Season Of The Witch«:

De vez en cuando Grave Digger saca discos extraños y el de ahora, Clash Of The Gods, es uno de esos…

El último había sido The Last Supper (2005), anunciado por Chris Boltendahl y Manni Schmidt como el mejor lanzamiento en la historia del grupo, después de un inspirado, colosal y wagneriano conceptual como Rheingold (2003) Al final, lamentablemente, dejaría un gusto amargo, un CD difícil de comprender, que nunca se entendió si era conceptual o no, efectista pese a su sencilla composición, con hartos ganchos pero sin canciones memorables… una desilusión. De ahí, nunca más me compraría un CD de Grave Digger sin escucharlo antes…

Después de ese trabajo, Liberty Or Death (2007) y Ballads Of A Hangman (2009) levantarían cabeza con buenos himnos  y canciones de un potente drive heavymetalero, hasta llegar al sorprendente The Clans Will Rise Again (2010), donde la gran influencia del guitarrista Axel Ritt le entrega a Grave Digger un sonido fresco y vintage a la par, una nueva vida sin sacrificarle su esencia. Axel es de verdadera vieja escuela, el Janick Gers alemán, sucio y de la calle, como si lo hubiesen congelado en los ochenta para revivirlo el 2010, tan distinto al perfeccionista Uwe Lulis pero al mismo tiempo tan responsable de la frescura de ese LP, el primero suyo como hacha de Grave Digger.

Chris Boltendahl siempre le ha sacado provecho a los nuevos integrantes y tras el éxito de Axel Ritt en The Clans Will Rise Again, yo esperaba con muchas ansias lo que traerían este año, en especial luego del EP Home At Last, cuyo title track es un verdadero temazo. Sin embargo, como se dijo al principio, Clash Of The Gods vuelve a ser un disco extraño, al que hay que adaptarse. No es una entrega desilucionante en cuanto a la música como The Last Supper, pero sí lo es en cuanto a la participación de quien tanto brillara en el anterior, Axel Ritt. Su estilo pareciera anulado, su personalidad absorbida, su influencia como productor perdida, su habilidad como guitarra rítmica desaprovechada, en canciones donde su toque está apagado para el beneficio quizás de otros elementos como los teclados y el bajo, quién sabe. Claro, en The Clans Will Rise Again, el guitarrista tuvo permiso para registrar todas sus pistas en sus propios Meadow Studios, lo que resultó osado pero también muy exitoso. Ahora, el grupo vuelve a hacer todo en los Principal Studios -donde ha grabado todos sus discos desde Heart Of Darkness del ’95- y la sensación que queda es que la banda se farrea a Axel.

Si bien las guitarras continúan siendo abrasivas en cierto modo, la producción mucho más moderna hace que se escuchen menos crudas, menos sucias, más limpias y un poco más de fondo. Esta decisión marca varias cosas en el sonido, ya que el “sacrificio” de uno es el “ascenso” de otro… me refiero a los teclados. Tal movida le da mayor espacio a HP Katzenburg, quien nunca había jugado un rol tan prominente en un trabajo de Grave Digger. Las atmósferas características ya no son solo atmósferas y listo, porque en Medusa surgen importantes efectos de sintetizador ochentero compartiendo el spot con los riffs y el ride de Stefan Arnold, mientras que en Clash Of The Gods ayuda a construir un ambiente exótico con sus arreglos. Qué decir del opener God Of Terror, otra canción tradicional en su base rítmica y guitarras, aunque con una sección de leads donde Katzenburg dibuja unos solos de teclado, con efectos trazando melodías y armonías. Pareciera incluso que en ese instante estuviéramos escuchando una banda neoclásica y eso sin duda es algo que hay que digerir en el contexto ortodoxo de Grave Digger. Si es un punto en contra o es un punto a favor, todavía no lo sé, sólo es algo que es necesario asimilar aunque la verdad sea dicha, ningún fanático deberá sentir que el material está fuera de su hábitat. ¿Por qué?, principalmente debido a que existen muy buenas composiciones en este Clash Of The Gods.

Lo mejor de este registro se encuentra en su segunda mitad, partiendo por Death Angel & The Grave Digger, con clásicos riffs a lo The Dark Of The Sun (al que se le ha hecho muchas referencias desde Liberty Or Death) y arengas vocales que recuerdan al Accept ochentero más callejero, ¡teutón a rabiar! Walls Of Sorrow enseña de inmediato que la rapidez es su vocación al comienzo, una canción que podría ser prima lejana de William Wallace (Braveheart) o Lionheart por la dinámica de su coro. El solo en todo caso es bien curioso nuevamente, armonías inusuales con melodías bastante dramáticas para pasar después a una escala jamás utilizada por este grupo. Conste que Axel en los leads es un diamante, no sólo acá sino que en otros ciento por ciento old school como el de Hell Dog, muy británico y ondero. Los solos son algo personal y por supuesto que allí se nota su toque, pero no tanto así en los riffs o las bases como sí ocurría en el álbum anterior.

En fin, Call Of The Siren viene después, otro tema donde los teclados de HP dominan y, por más raro que suene a lo lejos, está entre lo mejor de Clash Of The Gods. Katzenburg aporta hechizantes ambientes angelicales, sigue las guitarras para engrandecer la atmósfera, detiene todo con un clavicordio y dramatiza una canción monolítica, con oscuros riffs que algunos en el Doom Metal tradicional podría darles un muy buen uso. El track es pausado pero majestuoso, con ese cierto aire épico de The Keeper Of The Holy Grail del Knights Of The Cross (1998) y la pesadumbre de Murderer de Rheingold. En Warriors Revenge quien estalla en cambio es Chris Boltendahl, aplicando su vozarrón en los versos y sus patentadas capas en el estribillo, un colorido, melódico y variado midtempo que antecede a la intro …With The Wind y al candidato a ser el tema más espectacular que Grave Digger haya escrito en los últimos ocho años, Home At Last. Su base rítmica con Axel, Stefan y Jens Becker haciendo respectivas tripletas es soberbia, su riff principal es un clásico instantáneo y la canción completa es un himno en el acto, épico de principio a fin y compacto. Y bueno, si hay una pista superior, esta sería Zurück Nach Haus, ¡la versión en alemán de Home At Last! Con Uncle Reaper cantando en su idioma la cuestión suena mucho más intimidante, dura y brutal, con otra autoridad y mucha fuerza. ¡Cuidado!

La estructura de concepto no cambia en Clash Of The Gods con respecto a tres discos anteriores. Más que centrarse en un relato o un guión, simplemente se encuadra en una temática amplia como lo hiciera Liberty Or Death con la libertad en distintas épocas de la Historia, Ballads Of A Hangman con la muerte y The Clans Will Rise Again con la tradición escocesa. El subject ahora es la mitología griega y tanto héroes como dioses, eventos y criaturas aparecen en letras por separado. El método es simple, no se necesitan más que las ilustraciones y los coros para entender el concepto y definitivamente es mucho más claro que el de The Last Supper, el otro disco -negativamente- extraño del grupo.

Con raro quiero decir que Clash Of The Gods es un buen álbum de Grave Digger (quizás no como The Clans Will Rise Again pero sí con chances de superar a Liberty Of Death o Ballads Of A Hangman) aunque no un buen álbum de Axel Ritt . La placa tiene grandes individualidades de canciones como Death Angel & The Grave Digger, Walls Of Sorrow, Call Of The Siren y Home At Last, no así una gran individualidad del guitarrista y me extraña, ya que Manni Schmidt en Rheingold había soltado su estilo, justamente en su segundo trabajo con la banda de Chris Boltendahl, logrando un disco mágico, el más inspirado tras la salida de Uwe Lulis, ¡por lo menos! Entonces, ¿por qué no sucede lo mismo ahora? Esperaba una explosión parecida de Axel y en cambio sólo obedece y acepta, sin mayor actitud. Aparte de eso, la producción entrega otras sorpresas que sí le dan una particularidad especial, un par de prospectos a trascender como clásicos y mucho True Metal, como por muchísimo tiempo se han definido.

GRAVE DIGGER lanzó un clip de siete minutos con samples de todas las canciones «Clash Of The Gods», que saldrá al mercado el  31 de agosto en Europa por Napalm Records.

«Clash Of The Gods» se grabó en los Principal Studios de Chris Boltandahl y la banda dijo que «transfirió el espíritu de los ochenta al sonido del 2012».

El tracklist «Clash Of The Gods»:

01. Charon
02. God Of Terror
03. Hell Dog
04. Medusa
05. Clash Of The Gods
06. Death Angel & The Grave Digger
07. Walls Of Sorrow
08. Call Of The Sirens
09. Warriors Revenge
10. With The Wind
11. Home At Last

Bonus tracks del digipak

12. Saints Of The Broken Souls
13. Zurück Nach Haus («Home At Last» en alemán)

Grave Digger

En las vísperas del lanzamiento de «Clash Of The Gods» vía Napalm Records el 27 de julio, GRAVE DIGGER se asocia con el experto en cosmética Rutano, y juntos sacan al mercado un champú y bálsamo 2 en 1. El artículo viene en un envase de aluminio y pronto se podrá adquirir a través de la página web de la banda.

El grupo de Chris Boltendahl decidió hacer alianza con Rutano porque «desde su fundación trabaja sólo con ingredientes no probados en animales y, sobretodo, todos sus productos son completamente veganos».

Once pistas presentará «Clash Of The Gods», el próximo álbum de GRAVE DIGGER y segundo con Axel Ritt en las guitarras, cuyo lanzamiento está encargado a Napalm Records para el 27 de julio.

La banda de Chris Boltendahl vuelve a grabar todo en sus Principal Studios de Münster, Alemania, luego que el anterior «The Clans Will Rise Again» lo registraran en parte en los estudios de Ritt.

El tracklist del disco es el siguiente:

01. Charon
02. God Of Terror
03. Hell Dog
04. Medusa
05. Clash Of The Gods
06. Death Angel & The Grave Digger
07. Walls Of Sorrow
08. Call Of The Sirens
09. Warriors Revenge
10. With The Wind
11. Home At Last
12. Saints Of The Broken Souls (bonus track)
13. Zurück Nach Haus (bonus track)

Grave Digger

El 27 de julio aparece el mini CD de GRAVE DIGGER titulado «Home At Last» y aquí se puede ver la portada de este material, con una ilustración basada en la epopeyas de Homero.

Los temas inéditos que traerá este lanzamiento son son el single Home At Last y dos tracks que no aparecerán en el próximo largaduración, Rage Of The Savage Beast y Metal Will Never Die. Ese último, se ocupó como himno de la versión reciente de Wacken Open Air.

Además, contará con versiones en vivo de Ballad Of A Hangman, Excalibur y Heavy Metal Breakdown, lanzadas previamente el el DVD/CD «The Clans Are Still Marching», en el que presentaron de principio a fin el «Tunes Of War» en el escenario principal de Wacken el 2010, con VAN CANTO, Doro Pesch (DORO, ex WARLOCK) y Hansi Kürsch (BLIND GUARDIAN) como invitados.

El disco mientras tanto se lanzará a fines de agosto en Europa y principios de septiembre en nuestro continente.

Grave Digger en Chile

Los alemanes comunicaron que desde noviembre del año pasado se encuentran trabajando en nuevas composiciones. La banda ya tiene 10 canciones listas en etapa de pre-producción y aún falta una que se encuentra en progreso, «además de un cover de un artista no Heavy Metal», comentan.

Las grabaciones del álbum comenzarán en marzo en Principal Studios para terminar el proceso en mayo. «La portada del disco ya se encuntra lista, centrada nuevamente en nuestro ‘reaper'», añade el grupo.

El nuevo álbum de GRAVE DIGGER saldrá al mercado en agosto, mientras que en abril aterrizarán en Sudamérica para realizar algunos shows junto a BLIND GUARDIAN en Brasil, incluída su participación en el Metal Open Air del país carioca.

Grave Digger en Chile

¡Rock and Guitars Breakdown!

Si un par de meses atrás hubiéramos tenido que elegir bandas importantes para el Heavy Metal que aún no visitaban nuestra tierra, de esas que uno tiende a nombrar con frases del tipo “no moriré tranquilo si no veo en vivo a” sin duda que desde Alemania teníamos a varias, como Accept, U.D.O., Rage, ¡¡¡Y GRAVE DIGGER POR SUPUESTO!!!

¡Qué absolutamente increíble 2011 llevamos a estas alturas!, todas ellas ya han pisado territorio nacional, y en general prácticamente TODOS los “grandes” y los “no tan grandes” en público pero sí en calidad han “abierto fuego” en Santiago. Quién lo diría, pese a todo, contra todo y ante todo, demos gracias que pudimos ver a la gran agrupación de Chris Boltendahl en Chile, ¡al fin!, todo un privilegio, un honor y lo más importante, “un check” en la lista de logros “de vida” que uno se va a llevar a la tumba. ¿Si estuvo bueno el show? Voy a responder la “pregunta de preguntas” de un Live Review con una idea-fuerza que repetiré en el último párrafo, “los fans del Heavy Metal que no fueron a ver a Digger, se van a arrepentir…”. ¡Estuvo increíble!

Ya en el 2002, cuando entrevistamos a Boltendahl en PowerMetal.cl él mencionaba que querían venir a Chile, pero que dependía de nosotros nacionales su arribo. No fue ni es fácil traer una banda como ellos, tanta calidad pero tan poco público es una ecuación maldita que solamente se vence con coraje, y es así como luego de nueve largos años y con casi 30 de trayectoria a cuestas, al fin se da la oportunidad del encuentro. Desde ya las felicitaciones a la producción por haber mantenido la voluntad, pese a la realmente penosa e indignante baja venta de entradas que hubo. Ya hablaremos de ello, ahora, vamos a la prosa que recuerda al gran evento…

¡Enter The Reaper!

Grave Digger en ChileSin nada de fila para entrar y ante la expectación de los pocos True Metal que hay en Chile, el recinto “ñuñoíno” del Rock&Guitarras aguardaba a estos teutones en su primera batalla en Santiago. Unas 250 almas con poleras negras esperaba el momento histórico dentro del local. Siendo según mi reloj exactamente las 21:01 horas (¡german time!), sin teloneros, sin mayor preámbulo y sin mayor presentación (nada de ello hacía falta dado el contexto y lo que vendría) aparece The Reaper en “persona” con una gaita para calentar de a poco la fría noche. Bueno, para quienes no fueron, es el mismo señor H.P. Katzenburg (tecladista) quien se disfraza de este personaje durante TODO el show (¿cómo lo hará en verano?) y con las melodías de fondo de Days of Revenge llegan uno a uno Axel, Stefan, Jens y finalmente Chris para levantar las espadas con Paid In Blood, de su nueva placa The Clans Will Rise Again, tema pesado y potente que proyecta bien lo que sería una jornada de esas que no se olvida, buen enganche.

Sin ninguna pausa viene ahora el clásico The Dark Of The Sun, coreada a más no poder por los ya más de 300 fans de la calavera. «Are you OK?», nos pregunta Chris al terminar la canción y casi de inmediato parte Axel con la guitarra melancólica de Hammer Of The Scots, para luego decantar en los espectaculares riffs del más ganchero de los tracks del nuevo álbum. ¡El coro homónimo fue uno de los puntos altos de la noche! Esto prometía, y mucho…

Sí, con el público prendido a full se comienza a escuchar uno de los primeros “Oléeeee Olé Olé Oléeeeee, ¡DIGGEEEER! ¡DIGGEEEER!» cual barra futbolera encantada ante el talento de los artistas. Con un perfecto español el frontman Boltendahl nos dice “muchas gracias” y en seguida viene The Bruce, muy buena ejecución ante una audiencia tan grandemente pequeña como incondicional. Una de las joyas del excelente Tunes Of War vendría a continuación, la hermosa balada The Ballad Of Mary (Queen Of Scots), interpretación magistral que sirvió de perfecta antesala para la potente Highland Farewell, ese tema de gran comienzo pero de coro algo difuso, aunque dio lo mismo, ya que las buenas bandas son mejores en vivo que en la grabación, y así fue nomás, TEMAZO en “live”. Además, cómo no mencionarlo, fue durante este track que llega la bandera de “Chile – Grave Digger” a manos de Boltendahl. ¡Estruendo total al final!

Los riffs mid tempo de Killing Time nos llevan ahora de vuelta a la carátula “gaitera” del Tunes Of War. A esas alturas, ya se podía notar que pese a que éramos tan pocos, la banda realmente disfrutaba del show, entregaba lo máximo que tenía. El sonido, sin ser de lo mejor que hemos escuchado, cumplía bien, ¿y los fans? como siempre, lo mejor de Chile.

Grave Digger en Chile

Se nos vendría luego otro tema nuevo, Whom the Gods Love Die Young, donde el teclado de Katzenburg partía con prestancia para dar preludio a los potentes riffs de Axel. Durante esta canción se presenta a los integrantes de la banda, partiendo por el gran Jens Becker, a quien conocimos en 1999 cuando vino con Roland Grapow y Gamma Ray. Es un excelente bajista de uñeta, exacto y sobrio, a mi juicio el mejor instrumentista del grupo (debate abierto por supuesto). Después, Chris nombra al ya varias veces mencionado H.P. Katzenburg, quien como todo tecladista de Heavy Metal (no Power Metal) hace bien en hacer lo mínimo, cumple a cabalidad en ello y además su atuendo le da el toque de presencia en vivo que marca la diferencia en Digger. Sigue la presentación con el simpático Stefan (¿no tendrá un pariente de apellido “Murray”?), muy exacto y seguro en el doble pedal como todo batero teutón. No es un gran virtuoso pero sí pieza fundamental en la banda. Además, se agradece y destaca su profesionalismo con la mínima amplificación que tuvo, sonando razonablemente bien. Finaliza Boltendahl con Axel Ritt. ¿Qué decir de él?, que es un muy buen guitarrista, no de los que tienen una técnica “limpia” o “destacable” como para siquiera considerarlo dentro de lo mejor de Alemania, aunque es rápido, con presencia, y por más que aquí no se escucharan bien los arpegios (probablemente las torres Marshall las tenía muy encima y de repente perdía concentración), después se acoplaría mejor, pese a que no podríamos decir que fue su mejor noche.  Nadie presentó a Chris Boltendahl, pero bueno, no es para nada necesario, cantó igual de bien que en Wacken para decenas de miles de personas, ciento por ciento profesional, gran frontman, anima y motiva muy bien al público y tiene algo muy importante, no baja su performance a medida que avanza el show, canta igual de bien el primer y el último tema.

Grave Digger en ChileY ahora claro, ¡cómo no! Para muchos “el tema” de Digger no podía faltar, y sin duda Rebellion fue el más cantado, el más gritado y le disputa a Excalibur el haber sido el punto alto de la noche. Notable de principio a fin, es uno de los tres estandartes de estos alemanes, sin duda. A continuación, Ballad Of A Hangman nos regala esos momentos mágicos del Heavy/True/Épico con esos ohs que tanto nos gustan corear. Escuchar la voz rasposa de Boltendahl en este excelente track que no tiene nada de balada es un honor, y el público estuvo a la altura, ¡¡¡qué gran show ya teníamos!!! Chris ahora busca a las no muchas metaleras presentes para dedicarles la magnánima Morgane Le Fay del magnánimo disco Excalibur, preludio esotérico a la sorpresa de la noche…

Sí, la sorpresa… no sé si es una “moda de Helloween”, no me consta como para afirmarlo, pero de que viene bien a los fans, ¡viene bien de todas maneras!, ya que se pueden escuchar varios temas en pocos minutos. Me refiero a los “medleys” y en el caso de Digger, se hizo notar a continuación con Twilight of the Gods/Circle of Witches/The Grave Dancer/ Twilight of the Gods; excelente combinación, demoledora, aplastante, potente, bueno 110% puro Heavy/True Metal.

Chris Boltendahl nos recalca ahora que el siguiente track nos llevaría atrás en el tiempo, a los días de Jesucristo y a “La Última Cena” (The Last Supper), antesala al que fue para mí al menos, el clímax de la noche; en cuanto a calidad de interpretación, sonido afiatado y entusiasmo de la audiencia y de la banda, Excalibur (track con los mejores riffs de Digger junto a los de Heavy Metal Breakdown, ¿están de acuerdo?) No se podría calificar de otra forma sino de EXCELENTE esta performance, de hecho, ya entrado el último tema antes del primer encore, The Knights Of The Cross, continuábamos pegados a los “excalibu-riffs” de un rato atrás. ¡Grande Digger!

Encore 1

La ovación estruendosa cuando reaparecen los músicos fue notable, pensando en que éramos solamente “300” (parece que es un número reservado a guerreros, ¿o no  Leonidas de Esparta?). El frontman Boltendahl nos alerta que volveríamos a los primeros días de Grave Digger con el clásico Yesterday, que será recordado no solamente por cómo cantamos su coro, sino por el error/descoordinación de la banda (fue H.P. el del error inicial), pero la verdad, en el contexto fue sólo un detalle, la seguidilla que presenciamos Yesterday-Lionheart-Valhalla fue de antología, ¡¡¡Pero qué gran banda en vivo es Grave Digger!!! Si estuviste ahí sabes a lo que me refiero…

Encore 2

Grave Digger en ChileToda la creatividad de la “barra brava” de Digger con cánticos del tipo “No se vaaaa, Digger no se vaaa”, “oléeeee Olé Olé Oléeeee Digger” y etc., etc., se hicieron escuchar ahora, pues el público pedía y esperaba Heavy Metal Breakdown. Sabíamos que quedaba poco pero a diferencia de otros shows, eran TANTOS los temas ya interpretados que no íbamos a quedarnos con gusto a poco, para nada. De esa forma, un par de minutos después Boltendahl y Cia nos regalan al final de una jornada TRUE las excelentes The Round Table y Heavy Metal Breakdown, este último, un gran tema del *Heavy Metal* y del Rock, ¿Por qué no es un clásico a la altura de los de UFO, Scorpions o Accept? Interesante meditarlo, no lo sé, pero sí al menos para leal fanaticada presente eran minutos mágicos y de estruendo, no solamente por el sostén que le llegó a Chris a la cara en ese instante (¡notable!), sino por el “fin falso” del tema, que no hizo más que amortiguar la presión por seguir tocando y la efervescencia del destacable público que llegó al Rock&Guitarras. Un gran cierre para una jornada de casi dos horas de espectacular música, muy especial desde muchos puntos de vista…

Para concluir amigos, no puedo pasar por alto el decir que para una audiencia de 300 o un poco más, el Rock&Guitarras es un excelente recinto. Sí, OK, cuando está “lleno” (¿450 personas +-?) es cierto que no está a la altura de un show internacional, pero en esta jornada cumplió y bien. Debemos entender que el asunto es otro. Hay que preguntarse directamente por qué asistieron sólo 300 fans del metal para una de las bandas más destacadas del estilo…¿Estamos haciendo algo mal como movimiento? Tal como lo dijimos en la editorial de principios de año, ¿hemos fomentado el recambio generacional?, ¿damos los medios cobertura a todas las bandas posibles? En nuestro caso les prometo que tratamos, pero llama la atención tan poco público. ¿Por qué a Maiden 45 mil, a Helloween dos mil y tan pocos ahora? Puede ser que a muchos de ustedes solamente les falte voluntad para conocer a otras bandas… amigos, no me dirijo ahora a los reggaetoneros ni hip-hoperos ni a muchos otros que no saben lo que es realmente la buena música (no porque sean “caso perdido” sino porque seguramente no se meten a nuestro sitio, cosa que nos llena de orgullo), me dirijo ahora a ustedes metaleros que no fueron a ver a Digger. Les insisto, se van a arrepentir…

No sé si algún día vuelvan, y no sé si tengamos en diez años más a bandas de esta calidad aún. Por favor, busquen y escuchen más, no se queden con cuatro o cinco agrupaciones, si les gusta nuestro mundo de las chaquetas de cuero, calaveras, esoterismo, hermandad y espadas, ¡tedrían que haber ido a Digger! Habrán algunas otras oportunidades en el año con otras bandas “no tan masivas”, no las desperdicien ya que con Digger no será fácil un retorno, ya pasó la oportunidad…

Dirigiéndome ahora a los hermanos de sangre en el metal que fueron a decir presente a The Reaper, los felicito por haber “aperrado”, será una noche que la recordarán siempre porque bandas como Digger hay tan pocas. Qué duda cabe, ¡vivimos un Rock and Guitars Breakdown y estuviste ahí para vivirlo! ¡Bien!

Grave Digger en Chile

Setlist:

01. Paid in Blood
02. The Dark of the Sun
03. Hammer of the Scots
04. The Bruce (The Lion King)
05. The Ballad of Mary (Queen of Scots)
06. Highland Farewell
07. Killing Time
08. Whom the Gods Love Die Young
09. Rebellion (The Clans are Marching)
10. Ballad of a Hangman
11. Morgane Le Fay
12. Twilight of the Gods / Circle of Witches / The Grave Dancer / Twilight of the Gods
13. The Last Supper
14. Excalibur
15. Knights of the Cross
Encore 1:
16. Yesterday
17. Lionheart
18. Valhalla
Encore 2:
19. The Round Table (Forever)
20. Heavy Metal Breakdown

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Los alemanes se presentaron por primera vez en Chile ante unas 350 personas en el Rock & Guitarras, paseándose prácticamente por toda su extensa discografía y provocando una gran respuesta de una fiel audiencia que los esperó durante muchos años.

El setlist fue:

01. Paid in Blood
02. The Dark of the Sun
03. Hammer of the Scots
04. The Bruce (The Lion King)
05. The Ballad of Mary (Queen of Scots)
06. Highland Farewell
07. Killing Time
08. Whom the Gods Love Die Young
09. Rebellion (The Clans are Marching)
10. Ballad of a Hangman
11. Morgane Le Fay
12. Twilight of the Gods / Circle of Witches / The Grave Dancer / Twilight of the Gods
13. The Last Supper
14. Excalibur
15. Knights of the Cross
Encore 1:
16. Yesterday
17. Lionheart
18. Valhalla
Encore 2:
19. The Round Table (Forever)
20. Heavy Metal Breakdown

Fotos: Guillermo Salazar

La misma banda, al igual que todos los que hacen ver a Grave Digger como si sólo fuera un “one hit wonder” metalero hablando de Rebellion por aquí, Rebellion por acá, que los clans are marching ‘gainst the law y bla bla bla, se ha ocupado de poner a Tunes Of War (1996) por encima de cualquier otro hito suyo. ¿Es necesario seguir hablando de ese álbum entonces? Es un disco importante, pero en este último par de años ha tendido a sobrevalorarse y opacar los demás logros del grupo. Acá en Chile, cuántos se llenan la boca diciendo que Grave Digger es una institución del Heavy Metal alemán, que es una banda de 30 años de historia, ¡y no saben cuál tema viene después de Rebellion!

No hay que extrañarse entonces que en Chile no podamos hacer que Grave Digger toque en un local más grande que un bar, si la fanaticada acá es tan livianita que no da para más que colocar un “death or glory I will find, rebellion on my mind” en Facebook para creerse el gran fanático. Son los mismos que lloran y lloran el retiro de Running Wild, ¡siendo que hace años que su líder no hacía nada aplaudible!

En este contexto, no es una perogrullada recordar que Grave Digger es más que una marcha de batalla escocesa, que por más que ahora se vea como a un grupo reacio a salirse de sus estrechos márgenes, en los noventa lograra definir técnicamente muchos aspectos del Heavy y Power Metal del corazón de Europa. Eso, después de haberse convertido en una banda de culto con Heavy Metal Breakdown (1984) y Witch Hunter (1985). Eso, después de haber dejado con trauma cervical con ese brutal regreso a la escena llamado The Reaper (1993). Eso, después de haber sacado un osadísimo Heart Of Darkness (1995), oscuro, de temas extensos y desarrollos emocionales más complejos, donde Uwe Lulis y Chris Boltendahl les enseñaron a todos cómo había que sonar en estudio. En fin, varios highlights antes que Grave Digger se transformara en la primera de todas las bandas germanas en recurrir a lo conceptual-épico con Tunes Of War, adentrándose en terrenos que par de años más tarde serían comunes en la escena.

El disco que elijo para revisar no es por llevarle la contra a nadie, sino porque de verdad es mi favorito, muy seguido del perfecto Knights Of The Cross (1998), Excalibur (1999) y Rheingold (2003): el EP Symphony Of Death, el segundo mini LP de Grave Digger incluyendo Shoot Her Down, de 1984. Durante el receso de seis años, Boltendahl y Lulis acumularon tanto material que no encontraron espacio suficiente para colocarlo todo en un solo CD, en The Reaper, y las canciones que no quedaron eran tan extraordinarias que se trataba de un asunto de justicia grabarlas y mostrarlas. Este trabajo de seis cortes más una introducción escrita por uno de los mentores ocultos del Power Metal, el gran Piet Sielck, no dejaba dudas de que el segundo ciclo de Grave Digger partía con una gracia pocas veces vista, inspiradísimo, con una sed de revancha tras años de silencio por el fracaso de Stronger That Ever (1987), desembocando en una interpretación furiosa, explosiva, ciento por ciento descomprometida y metalera, excitante y poderosa.

Si The Reaper era más descarrilado y veloz, entonces Symphony Of Death resultaba más heavymetalero y ochentero, rescatando ciertos elementos de War Games (1986) en cuanto a sus ritmos y coros grandes, pero sacando las baladas y el tono medio Accept, añadiendo una ejecución endemoniada, llena de energía y prodigio físico, desde las características voces de Boltendahl hasta la maquinaria precisa de Jörg Michael en la batería.

Las canciones mid-tempo y ultra tradicionales que perfectamente podrían haber estado dentro de lanzamientos como War Games, son las más increíbles dentro de un esfuerzo ya alucinante. Y a decir verdad, no sé qué otro trabajo lesiona así el cráneo a costa de puros mid-tempos, salvajes y grandilocuentes. Back To The Roots debe ser mi tema favorito de toda la carrera de Grave Digger, con sólo dos estrofas y un coro tan maravilloso como sencillo: WE’RE BACK, BACK TO THE ROOTS, HEAVY METAL RULES! Lo que es un himno de regreso a las pistas, se transforma en un himno al Heavy Metal por parte de un grupo experto en componer con espíritu y dedicación al estilo. Entre las voces y las guitarras en galopas, el ambiente adrenalínico se torna palpitante, incluso en esa sección donde se le da un pequeño respiro al público, antes del solo de Lulis.

La energía que irradia es tal que cuesta trabajo pasar a la siguiente, House Of Horror, que de nuevo te parte la cabeza con un furioso mid-tempo, un coro de tono endemoniado y riffs para aplastarse las narices contra la pared. World Of Fools, por su lado, es incluso más hechizante. Comienza con la imponente batería de Jörg Michael acompañando un bajo igual de poderoso, cortesía de Tomi Göttlich. Después entra Lulis con el riff más distinguido del EP, seguido de unas voces limpias de Boltendahl y, al final, un estribillo gigante, rockero, a lo Queensrÿche después de haber atravesado el infierno. De todas, la pista más especial de Symphony Of Death. Y para finalizar con esta seguidilla de mid-tempos fuera de serie, Wild And Dangerous condensa en menos de tres minutos todos los recursos explosivos de Back To The Roots y House Of Horror.

Este es el primer esfuerzo de Grave Digger donde aparece el célebre The Reaper en una portada, en una ilustración creada por el más grande de los grandes, Andreas Marschall. Eran tiempos cuando aún no tenían un tecladista, cuando un ingeniero externo, en este caso Piet Sielck, se ocupaba de arreglar los teclados y los efectos, cuando no abusaban de la santa paciencia de H.P Katzenburg, quien valerosa e hidalgamente soportaría que el grupo lo disfrazara de este personaje, con parca y máscara, en casi todos los álbumes donde ha participado y todos los conciertos en vivo (¡pobre hombre aquel en el Rock&Guitarras!, ¡agua!). En 1994, el Reaper sólo existía en la carátula de Symphony Of Death, con un violín interpretando las notas que se escuchan en la lúgubre introducción que presentaba al tema título del EP. Ahora es posible que se vea como una canción con el molde de opening track de Grave Digger, del cual se originaron otros como Shadowmaker, Scotland United, Pendragon, Rheingold y Ballad Of A Hangman, sólo que aquí se mostraba como un combo inesperado en el hocico, con un doble bombo perfecto, unos leads con el trademark de Uwe Lulis, líneas melódicas para corear, riffs teutones para saltar. We Fight! We Kill! We Die! We play, we dance, to a symphony of death!, ¡coros tan simples pero tan enormes!, ¡imposible no contagiarse con ellos y cantarlos en alto! Por ahí quizás esté el triunfo de este material, lo increíblemente pegajoso que es mezclando actitud, poder y orgullo por las raíces del verdadero metal.

Me imagino, por último, cómo habrán reaccionado los que quedaron sin respiro con temas como Ride On de The Reaper, al escuchar la carnicería sónica de Shout It Out, una masacre, Heavy alemán corta cabezas, con una banda revolucionada, con Chris Boltendahl recurriendo a esos gritos altos que dejara de hacer en The Grave Digger (2000), con riffs que parecían chillar en los rieles ardientes. Qué poderío de una banda que regresaba con sangre en el ojo, no contenta con haber noqueado de entrada con The Reaper, un golpe de remate inmisericorde, sin segundos pensamientos.

La intensidad mezclada con la accesibilidad de Symphony Of Death hacen que este trabajo sea único en la discografía de Grave Digger, como si en ese tiempo, sus integrantes hubiesen dicho ‘tenemos pocas canciones, ¡hagamos que nadie se olvide de ellas!’. Seis pistas al más alto nivel de los germanos, con un hambre que llega a causar alarma, ¡pues no hay con qué saciarla!, un True Metal orgulloso y en la cara, bote a quien bote con su volumen. La joya más en bruto de Grave Digger.

Grave Digger logo

Son muchos los ejemplos. Existen bandas que llegan a la cima de éxito en los primeros años de su carrera, sacan espléndidos trabajos y sacuden a todo el mundo sin que nadie se explique cómo. Pero al pasar el tiempo, esos mismos jóvenes de antaño se vuelven viejos y su música decae. No vuelven a repetir, por más que lo intenten, el éxito de antes. Son bandas que empiezan a vivir del pasado.

Grave DiggerEn cambio hay otras que tienen un notable debut y su marca. Pasan los años y siguen manteniendo o, incluso, suben su nivel. Evolucionan sin perder su línea y consiguen mantenerse totalmente vigentes. Ejemplos hay varios y GRAVE DIGGER es prueba de ello. Esta veterana y legendaria banda germana ha sacudido las cabezas de sus fanáticos por más de 30 años y se perfila para seguir haciéndolo por muchos más. Esa es la razón por la qué Grave Digger es hoy una de las agrupaciones más idolatradas en Alemania y Europa.

LA ERA DEL HEAVY METAL BREAKDOWN

Los comienzos se remontan a noviembre de 1980, cuando el joven de 18 años nacido en Gladbeck, Chris Boltendahl –poseedor de una peculiar forma de cantar, cuyo estilo se haría único–, decide dar vida a Grave Digger, reclutando a Peter Masson para encargarse de la guitarra, Willi Lackmann en el bajo y Albert Eckardt detrás de los platillos.

En 1983, la banda graba el tema «Violence» para el compilatorio Rock From Hell, en el cual actúa también Running Wild. Gracias a esta canción es que el grupo obtiene su primer contrato con el sello alemán Noise Records. De este modo, Grave Digger lanza al año siguiente Heavy Metal Breakdown, su primer disco que, a pesar de su descuidada producción, se ha convertido en objeto de culto para los fanáticos y no es para menos. Cortes como “Headbanging Man” y “Heavy Metal Breakdown” son considerados himnos del metal germano. En esta época además, Grave Digger gira acompañando a Warlock, Sinner y Running Wild.

Grave DiggerWilli Lackmann abandona la banda, C.F. Franck entra como sustituto y Witch Hunter es lanzado en 1985. Estos dos discos iniciales se caracterizan por ser de una naturaleza más bien directa, sencilla en arreglos pero furiosa en carácter. Sin embargo, esto empieza a cambiar tras el alumbramiento en 1986 de War Games, primer trabajo con Uwe Lulis y el batero Jörg Michael –actualmente en Stratovarius–. Es la primera incursión de Grave Digger en discos conceptuales: todo el segundo lado del LP trata sobre la bomba atómica tirada en Hiroshima. Por otro lado, los arreglos se vuelven algo más complejos y experimentan por primera vez con coros a varias voces –estampa característica del Grave Digger de los noventa–. Pero para los fanáticos de ese entonces War Games es calificado como un acercamiento a un sonido más comercial. Mientras, Grave Digger hace gira con la  banda de Hamburgo, Helloween.

Pero el desastre se produce en 1987, cuando la banda cambia de nombre –simplemente a Digger– y sacan el controvertido Stronger Than Ever, de corte comercial. Hasta la carátula da miedo: una versión robotizada del Pato Lucas usando una gorra y enseñando sus músculos. La banda recibe una tonelada de malas críticas y se separa. A cuenta de eso, Digger desaparece de la escena metalera, pero Chris y Uwe siguen escribiendo canciones y grabando demos, mas ningún sello firma con ellos. Es lo único que se sabe de la época de silencio. Tras cinco años entregando cintas y cerrándoseles puertas, el dúo decide volver a formar el añorado Grave Digger

THE RETURN OF THE REAPER
We’re back, back to the roots… HEAVY METAL RULES!!

Grave Digger

Es 1991, Chris y Uwe se reúnen con Jörg Michael y el bajista Thomas Göttlich para resucitar a Grave Digger. Graban el demo Return Of The Reaper y en 1993 firman el anhelado contrato con G.U.N Records, a la vez que Noise saca a la venta una selección de los mejores temas del grupo llamado The Best Of The Eighties. Ese mismo año Grave Digger vuelve con más fuerza que nunca (ahora sí… stronger than ever) con The Reaper. El álbum es elogiado por la crítica alemana. Brutal, rápido y pesado, como en los viejos tiempos… perfecto regreso.

La misma formación, en 1994, entrega el excelente mini LP Symphony Of Death, el cual reúne temas escritos durante el receso y giran por Alemania nada menos que con los reyes de metal, Manowar. Además, es primera vez que aparece en portada de Grave Digger la “mascota” de la banda, The Reaper.

Jörg Michael se va del cuarteto para enfocarse exclusivamente en Running Wild e ingresa Frank Ulrich tomando su lugar. Heart Of Darkness (1995) es el nuevo título de Grave Digger, disco lleno de oscuros pensamientos de muerte y destrucción, pero también de sonidos. Este álbum es un salto evolutivo referente a la música y producción, canciones de mayor duración, más vanguardista en comparación con The Reaper y con una pincelada más fuerte de Power Metal.

Together we stand, steel in our hands,
Fighting forever, forever we stand!!

Grave Digger

Grave Digger no se satisface sólo con continuar la línea de sus trabajos anteriores y sigue experimentando. Sin embargo, ninguna fórmula hasta entonces le había dado tanto éxito como la de Tunes Of War, primer disco de lo que se conocería como la “Trilogía Épica” de Grave Digger, en la cual, durante los años siguientes, la banda haría tres placas conceptuales sobre historias, sucesos y leyendas de la Edad Media. El comienzo de esta época coincide con el arribo de Stefan Arnold a la batería y la inclusión de un quinto miembro: el tecladista H.P. Katzenburg.

El primero de la serie es Tunes Of War, basado en la guerra de los clanes de Escocia luchando por su libertad e independencia en contra de los ingleses. En la saga se pueden encontrar personajes tales como William Wallace, la Reina Mary y The Bruce, entre otros. Incluso, la música está acompañada por gaitas, efectos de sonido imitando marchas y batallas, algo nunca visto hasta ese entonces. De hecho, esas mismas gaitas y marchas de rebelión escocesa se hacen sentir en todo el mundo… ya que es la primera vez que Grave Digger realiza una gira mundial, pasando también por Sudamérica.

Grave DiggerLuego, en 1998, presentan Knights Of The Cross, que aborda temas relativos a las cruzadas y la Orden del Temple bajo un sonido bastante melódico, temas con variedad compositiva y con la incorporación de Jens Becker en el bajo. De este trabajo destacan “Lionheart”, “The Battle of Bannockburn” y el tema homónimo del disco. La banda no demora y en 1999 lanza Excalibur, álbum acerca de la Leyenda del Rey Arturo y la Mesa Redonda, el trabajo más Power Metal que la banda había hecho hasta esa fecha. Antes de terminar el siglo, Grave Digger se consolida como institución del Metal Europeo.

The grave is open, the digger smiles
He takes me under, the deadly skies…

Con la llegada del nuevo milenio, Grave Digger celebra su 20 aniversario con un concierto a lleno total en la ciudad de Bochum, Alemania. En definitiva, este concierto deja una huella en la historia de la banda, que se ve en serios problemas en ese año. Esto, porque poco tiempo después Boltendahl y Lulis se juntan una vez más para escribir las canciones del próximo LP pero Chris quería tomar un rumbo distinto al que Grave Digger se dirigía, alejarse de los conceptos épicos y volver al sonido Heavy, mientras que Uwe aparecía con bases y riffs muy similares a los trabajos épicos anteriores.

Las dos mentes creativas del veterano grupo entran en conflicto. Ninguna de las partes cede, por lo que se ve venir una ruptura inminente. El resto de la banda decide quedarse al lado de Boltendahl y Uwe se queda solo. Es lógico pensar que Lulis debía retirarse, pero anuncia en Internet al nuevo Grave Digger, con él mismo a la cabeza y con toda una tropa de nuevos integrantes, incluyendo nuevo vocalista (¡imagínense a Grave Digger con otro cantante por favor!). También se dice que hubo problemas legales con respecto a quién iba a quedarse con el nombre de la banda. A final de cuentas, Uwe Lulis recibe la desaprobación de los fanáticos y toma conciencia de que no tenía nada más que hacer. Así, después de casi 14 años, el guitarrista abandona Grave Digger.

Grave DiggerPasado el lamentable incidente, Grave Digger sale sorprendentemente fortalecido y se encierra a trabajar para la materialización del próximo álbum. Ese mismo año, tomando el puesto dejado por Lulis, ingresa Manni Schmidt, conocido entre los fanáticos por su desempeño en Rage.

Todo material escrito por Boltendahl y Lulis durante el 2000 es desechado -cerrando así la trilogía épica de Grave Digger– y en sólo siete días Chris, Manni y Jens componen los temas que aparecen en The Grave Digger (2001), bajo el sello Nuclear Blast. Como se lo habían propuesto, el álbum, de principio a fin, es un latigazo de Heavy Metal, retornando en cierta medida a las raíces del grupo y recreando un ambiente oscuro y tenebroso basado en la obra del poeta y escritor Egdar Allen Poe. Entonces, Grave Digger ahora con experiencia se encuentra con aquel de la misma actitud de los ochenta, logrando una mezcla explosiva.

EL CAVADOR DE TUMBAS Y EL ANILLO DEL NIBELUNGO
Killing, fighting for victory; killing, fighting the enemy…

Desde diciembre de 2001 anuncian el lanzamiento del primer material en vivo, el cual se grabó durante su presentación en el Wacken Festival, a través de G.U.N. Records en agosto de ese año. Asimismo, informan que esa disquera sacaría una compilación a finales de enero, hecho con el que la banda asegura no estar de acuerdo por creerlo una manera de robar el dinero de sus fans.

Para el 2002, la banda tiene planeada una gira por Europa y participar en festivales norteamericanos, además de lanzar su primer disco oficial en vivo –tras 22 años de trayectoria-, actuación grabada precisamente en la versión 2001 del prestigioso festival. El CD/DVD Tunes Of Wacken aparece en marzo de 2002 y su contenido se enfila principalmente en los álbumes de la “Trilogía Épica”.

Grave Digger

Posteriormente, se enfocan en finalizar la producción de su próximo disco a grabarse entre octubre y diciembre en Principal Studios bajo la producción de The Resetti Brothers. Durante ese período renuevan su relación contractual con Nuclear Blast Records.

La siguiente entrega, Rheingold, sale a luz en junio de 2003 y gira en torno al ciclo de cuatro óperas denominado El anillo del Nibelugno, compuesto por Richard Wagner. La obra wagneriana está conformada por El Oro del Rin (Das Rheingold), La Valquiria (Die Walküre), Sigfrido (Siegfried) y El Ocaso de los Dioses (Götterdämmerung) y en síntesis, da cuenta de historias mitológicas de origen germánico. Rheingold es un álbum variado, con gigantes arreglos de excelente calidad, líneas melódicas basadas en la ópera, y temas como “Liar”, “Giant”, “Rheingold” y “Twilight Of The Gods”, “Maidens Of War” y “Murderer”. En general, un trabajo que ofrece una atmósfera épica, desde las líricas hasta la ejecución.

Let my sword rule the earth, I’m your soul savior
Turn around and spread my word…

Grave DiggerLuego del exitoso tour empujado para promocionar Rheingold, el grupo graba una nueva placa que da a conocer en 2005 con el nombre de The Last Supper. Este lanzamiento es un cambio drástico en comparación con el anterior ya que carece de arreglos orquestales y es más bien directo, alineado a un sonido de carácter más clásico. Aunque no es un disco conceptual, el eje temático apela a la historia de los últimos días de Jesucristo, específicamente la última cena, la crucifixión y, por supuesto, la muerte. Quizá no sea de las mejores composiciones de Grave Digger pero tiene temas de altura como “Hell To Pay”, “Desert Rose” y “Soul Savior”.

La portada de The Last Supper es cosa aparte. La carátula realizada por Gyula Havancsak para este álbum se pone en línea el 18 de noviembre de 2004 en la página oficial de la agrupación y si bien recibe un cúmulo de respuestas positivas, una contraparte de fans que señala su decepción porcreerla satánica. De esa cuenta, la banda declara que no es un mensaje contra el cristianismo sino que representa a Jesús deprimido y en completa soledad en la antesala de su muerte.

Un mes después de este lanzamiento, la banda se embarca en un viaje de doble propósito: promover The Last Supper y celebrar su aniversario 25. The Last Supper Tour 2005 inicia el 11 de febrero en Andernach, Alemania junto a Astral Doors y Stormhammer como bandas soporte. La grabación del show en el TV Direct Music Hall de Brasil sirve después para conmemorar ese cuarto de siglo de fogueo en la arena del Power Metal. El CD/DVD 25 To Live, de 27 cortes en directo, sale a la venta el 14 de octubre de ese año vía Nuclear Blast Records y su registro es una muestra de la entrega del público en esa ocasión y el repaso y coreo de todos los discos de Grave Digger hasta ese momento.

Ya en el 2006 los alemanes anuncian sus trabajos para tener listo un nuevo álbum, comunicando que no sería lanzado a través de Nuclear Blast. No mucho después dan la noticia acerca de su nuevo contrato a largo plazo con el sello español Locomotive Records.

Freedom Belongs To All Minkind

Grave DiggerPor primera vez en la historia de Grave Digger, y por medio de su nueva casa disquera, introducen al mercado un single titulado Yesterday 2006. Este contiene una nueva versión de su clásico del Heavy Metal Breakdown de 1984; “The Reaper’s Dance”; el cover “No Quarter” que hicieron para un álbum tributo a Led Zeppelin y la versión orquestada de «Yesterday». Además de los temas mencionados, el single también incluye un DVD especial de su presentación en el festival español Rock Machina Festival en el 2001.

Liberty or Death ve la luz el 12 de enero de 2007 y, en comparación con la semi caída en picada a causa de The Last Supper, este largaduración se defiende con el ambiente oscuro, parsimonioso y siniestro creado por su sonido y de hecho, se aferra a la posición número 30 del German Media Control Chart (esa es la segunda posición más alta en la historia de Grave Digger, Excalibur estuvo el puesto 21). Sobresalen canciones como “Ocean Of Blood”, “Highland Tears” y “The Terrible One” que, además, cuentan con un excelente nivel de producción.

Algo llamativo de Liberty or Death es que, evidentemente, el título del álbum está inspirado en el libro Freedom Or Death del escritor griego Nikos Kazantzakis. Además, el corte homónimo tiene referencias de Creta y la revolución griega y del himno nacional de Grecia. Entre otras cosas, esta placa aborda temas concernientes a Alemania y el tratamiento a los judíos en la Segunda Guerra Mundial, la primera guerra Judeo-Romana, el Holocausto, la Revolución Francesa, etc. Todos los cortes están relacionados con hechos en los que la búsqueda de la libertad implica la muerte y también viceversa.

A finales de 2007 Grave Digger se presenta en el Wacken Open Air y en octubre, Manni da la noticia de que se une al grupo su viejo amigo, Thilo Herrmann (ex-Risk, Faithful Breath, Holy Moses, Running Wild), como segundo guitarrista. En febrero del siguiente año dan a conocer que la química con Thilo fue estupenda en sus sesiones de composición, las cuales tienen lugar en los estudios Graveyard en Holanda. Gracias a estas sesiones, la banda empieza a escribir nuevos temas y logra componer la estructura de siete canciones del siguiente álbum.

Los temas a interpretar en los conciertos venideros ya estaban arreglados para ejecutarlos en dos guitarras. Las ansias de presenciar en vivo las canciones del ahora sexteto eran efervescentes en Chile, donde la banda programa un recital para el 30 de julio de 2008. Sin embargo, un mes y medio antes de la presentación avisan oficialmente que el show se cancela a razón de la escasa venta de entradas. Por acuerdo mutuo entre el management y el promotor, el concierto queda programado para Brasil, a causa de la demanda sobresaliente en el país de la samba. Así, en aquel año se desvanece la ilusión del debut de Grave Digger en Chile.

LAS BALADAS DEL AHORCADO
Scream and die at the gallows pole

Grave Digger

El 15 de agosto de 2008 el grupo entra a un estudio en Munster y empieza a dar vida al nuevo trabajo, para así poder lanzarlo en enero del próximo año. Entre tanto, se separan del sello Locomotive y firman un contrato discográfico con Napalm Records. “Estamos convencidos de que Napalm traerá lo mejor de nosotros y por eso entregaremos una obra maestra de verdadero metal Alemán”, comentó Boltendahl. Cumpliendo con la fecha establecida, publican Ballads Of A Hangman, un disco que a todas luces brinda un sonido que retoma su buen camino pero sin llegar a alcanzar su total plenitud.

Aunque sin mucha novedad, los cortes contienen riffs que levantan el polvo del suelo como los escuchados en el propio “Ballad Of A Hangman”, “Grave Of The Addicted” e “Into the War”. Destaca también “Lonely The Innocence Dies” a dueto con Verónica Freeman de Benedictum. No cabe duda de que con este álbum Grave Digger mantiene su peculiaridad y es que, si bien no es una entrega honorífica, sí hace hincapié en la premisa de que la banda germana sabe arreglárselas para pasar la prueba del tiempo y mantenerse vigente.

Say farewell to a fallen angel
Funeral for a useless soul

Tan solo unas semanas después del lanzamiento de Ballads Of A Hangman, anuncian la salida de Thilo: «Después de toda la euforia por el segundo guitarrista, las primeras dudas sobre la situación actual de la banda comenzaron a aparecer poco a poco. Había muchas cosas diferentes, empezando por el espacio libre en el escenario y pasando por los aspectos musicales que han sido observados por todos los miembros viejos de la banda de forma independiente y que, finalmente, nos hizo sentir que íbamos a tener que separarnos de Thilo”. El motivo era claro y fue una declaración en nombre de todo el conjunto, el cual aseguró que no era ningún problema de tipo personal sino, más bien, lo difícil que resultaba la integración para un nuevo músico. Entonces, la alineación queda conformada nuevamente por quienes desde el 2001 son el motor de Grave Digger.

Axel RittPero unos meses más tarde otro comunicado sacude los cimientos que dan soporte a esta veterana agrupación. Se trata de una noticia que nadie esperaba: los desacuerdos entre Manni y Chris estaban siendo cada vez más fuertes, lo cual como resultado podía afectar la productividad y creatividad de la banda y por eso, Manni decide dejar Grave Digger, hecho que, al parecer, fue consentido por toda la banda. El problema apunta a que el ambiente interno era decadente y la música estaba siendo afectada. Lo anterior no fue motivo para cancelar los shows de su agenda inmediata así que, de manera temporal, contratan a Axel Ritt (Domain) para ejecutar las seis cuerdas.

EL CLAN SE LEVANTA DE NUEVO
Rise, we reign with steel and pain!

Para enero de 2010 revelan que Axel será el guitarrista oficial de Grave Digger porque “su forma de tocar y su comportamiento fuera del escenario” los convenció de que era el músico correcto para el “trabajo”. Además, dicen estar en medio del proceso de composición de su siguiente placa. En mayo de ese año empiezan a grabar en Principal Studio ubicado en Senden, Alemania, bajo la producción de Chris y mezclado por Jörg Umbreit.

Aquel año fue el marco de la celebración de sus 30 años de trayectoria musical y por eso, festejaron a lo grande en la edición 2010 del Wacken Open Air, el cual se ofició del 5 al 7 de agosto. En el festival, la banda tocó en directo por primera y única vez todo el repertorio de Tunes Of War, uno de sus álbumes más exitosos, acompañado de invitados ilustres como Doro Pesch, Hansi Kürsch, el grupo metalero a capella Van Canto y la banda de veinte integrantes Baul Muluy Pipes & Drums. En esa ocasión también interpretaron grandes hits como “Ballad Of A Hangman”, “Heavy Metal Breakdown” y “Excalibur”.

Grave Digger

Pasada la gran festividad de aniversario, el cuarteto lanza The Clans Will Rise Again, y que, en general, es un disco que rememora los días gloriosos del triunfante Tunes of War, pero contrario a referirse conceptualmente a la historia escocesa, trata sobre Escocia en sí, su misticismo y su gente. Este larga duración registró la posición 28 en la cartelera alemana durante su primera semana en el mercado. Las últimas y más recientes entregas de Grave Digger son el EP Ballad Of Mary y el DVD/CD The Clans Are Still Marching que captura las imágenes y audio recabados de su presentación en el Wacken Open Air del 2010.

Este año por fin se cumple el deseo de ser testigos del debut de los veteranos en Santiago. La convocatoria es para el 28 de julio en Club Rock & Guitarras a las 21 Hrs. Un show esperadísimo por el clan chileno y es que, al tratarse de Grave Digger, nos referimos a una de las bandas con más historia y peso del Heavy Metal Alemán, de esa misma, joven y agresiva de los ochenta que sobrevivió a un largo período de silencio, de la misma que estuvo totalmente vigente durante la década de los noventa. Cuatro décadas de trabajo, experiencia y aprendizaje no pasan en vano.

Grave Digger en Chile

A $15.000 más recargo por servicio están disponibles los boletos para el concierto de GRAVE DIGGER en Chile. Las entradas ya se pueden comprar a través de Sistema Ticketmaster y todos sus puntos de venta asociados.

El grupo de Chris Boltendahl viene a Santiago el 28 de julio y tocará en el Club 334 a partir de las 21:00 horas, promocionando el álbum 2010 «The Clans Will Rise Again», y el CD/DVD en vivo «The Clans Are Still Marching», en el que tocan por completo en directo el disco «Tunes Of War», de 1996. Esto, luego que el 2008 se confirmara un concierto de GRAVE DIGGER, en esa nueva gira por Sudamérica, y se cancelará meses antes de su concreción.

Grave Digger

Los alemanes anunciaron en su sitio oficial una gira por Sudamérica, en promoción de su último álbum «The Clans Will Rise Again».

GRAVE DIGGER se presentará por primera vez en Chile el 28 de Julio en el Club 334. Pronto más información sobre precios y venta de entradas para este esperado concierto.

Las fechas confirmadas para el tramo latinoamericano son:

  • 23/07: Sao Paulo – Brasil
  • 24/07: Sao Paulo – Brasil
  • 26/07: Buenos Aires – Argentina
  • 28/07: Santiago – Chile
  • 30/07: Lima – Perú
  • 31/07: Bogotá – Colombia