Entradas

Tras el lanzamiento de su última placa en estudio recién el 2010, To The Metal, y haber contado con su presencia en un entretenido –y algo llovido según recordaremos quienes estuvimos por allí– show el 2010 en el Teatro Novedades, el cuarteto liderado por quien probablemente es el músico definitivo del Power Metal alemán, Kai Michael Hansen, y secundado por sus fieles escuderos Henjo Richter, Dirk “El Carnicero” Schlächter y Daniel “Dan” Zimmermann nos anunció un nuevo trabajo para este 2011… pero no se trataría de un disco propiamente tal, sino que un pequeño rejuntado de bonus tracks, updates y reformulaciones acústicas de un par de temas clásicos.

Y así, sale a la luz este Skeletons & Majesties, excelente nombre y que utiliza dos palabras que han sido muy utilizadas por Gamma Ray en su pasado, los skeletons relacionados a sus temas antiguos y los majesties por temas que han sido no sólo cruciales para ellos en su carrera sino que son muy queridos por sus fans. ¿Es un EP? ¿Es un “mini disco”? Da un poco lo mismo la denominación técnica.

Cuando vi el tracklist de este trabajo me sorprendí inmediatamente al ver un verdadero temazo como Hold Your Ground, lejos uno de mis temas favoritos de Gamma Ray de la era Ralf Scheepers y, a mayor abundamiento, uno de los temas insignia del gran Heading For Tomorrow, el disco debut de los teutones hace VEINTIDÓS AÑOS (1989), wow. Es una versión bastante similar a la original, aunque obviamente tocada un poco más abajo, indudablemente en primer lugar debido a que ahora el que canta es Kai y no Ralf, un prodigio de los tonos altos, y también por la tendencia natural de varias bandas de hoy de bajar un poco los tonos. Sí se puede destacar que suena un poco más pesada y a mi parecer el sonido es un poco mejor al que se encuentra en el estupendo Heading, y hay una diferencia en la parte de los solos, que en su versión 2011 me parecen más virtuosos y mejor logrados, y Hansen lo hace estupendamente en las voces. A pesar de esto que digo, y aunque suena contradictorio, prefiero la versión original, fundamentalmente porque el Heading es uno de mis discos favoritos de Gamma y forma parte de la discografía de mi vida. Pero ojalá, en serio, esto sirva para que algún día podamos escuchar este tema en vivo, que para mí es mucho más un majesty que un skeleton.

Lo siguiente sí es un skeleton. La Brothersoriginal es un bonus track del Insanity And Genius del ’93, ultra pachanguero (digo, para el estilo, tampoco es para ponerse a bailar), que seguramente no entró en la nómina final de dicho disco precisamente por el carácter algo desordenado, fiestero y medio glamrockero de este tema, que no engancha demasiado con el concepto algo más serio que quisieron imponer en dicho disco (a excepción de Future Madhouse por cierto). Bueno, Brothers 2011 sí engancha absolutamente, creo yo, con lo que se busca este trabajo, no muchas más pretensiones que pasar un buen rato… y aquí creo que sí hay un upgrade con la versión original, esta me gusta más, me gusta Kai Hansen cantando de una forma un poco más lúdica, los que lo vimos en Argentina con Avantasia recordaremos cuánto gana Kai en desplante y frontmanidad (inventando palabras) cuando no está circunscrito a su doble rol de voz/guitarra, y así me imagino a Hansen en este tema.

Y nos movemos a la fase acústica de este disco, mini disco, EP, como le quieran llamar. Lo primero es la gran Send Me A Sign, a estas alturas ya convertida en un clásico de la banda y en un deber en cada una de sus performances en vivo. Obviamente ambas versiones no son muy comparables, precisamente porque la original es un single midtempo eléctrico y la versión acústica 2011 tiene cosas medias rockabilly, pianos, coros de fondo (geniales), pero está ¡muy pero muy bien hecha! Me resulta particularmente entretenido cuando se hacen buenos arreglos y variaciones acústicas de grandes temas metaleros, pero fundamentalmente cuando se respeta su esencia, y creo que ello sucede en este caso. Igual, y aunque el solo de guitarra es buenísimo, me habría gustado que hubiese sido acústico.

Lo siguiente es un desafío mayor, reversionar acústicamente el que para no pocos fans es uno de los mejores o los más grandes temas de Gamma Ray, Rebellion In Dreamland. En particular me acuerdo de cuando llegó a mis manos el Land Of The Free, lo puse en la cassetera tras rebobinarlo con el lápiz Bic y me costó al menos tres escuchar creer y entender que el que cantaba ese tema era el mismo muchacho algo gritón y destemplado que cantaba en el Walls Of Jericho de Helloween. Esta versión empieza casi igual, y pasando luego a la parte del “and I wonder why…”, obviamente el tema pierde algo de fuerza, la que a mi juicio no recupera mucho al llegar al coro. Y con fuerza no me refiero a la obvia potencia que da una guitarra eléctrica, sino a la intensidad, que creo que recién se viene a recuperar un poco en la parte en que Kai canta “I have seen the secret dreams…”. Pero aquí sí creo que ayuda el cambio de ritmo de los 5.42, aunque es bastante obvio pues ese cambio también, creo, marca un punto de inflexión en la versión original, en esta ayuda bastante el piano que acompaña a las guitarras acústicas… aunque lo que más me gusta es el final con Kai Hansen fraseando distinto a la versión original, es el mejor momento de una versión de la que esperaba un poco más. De todas formas es correcta.

Ya acercándonos al final de este trabajo encontramos Wannabees, que no es mucho más que un bonus track del To The Metal, un tema midtempo con guitarras pesaditas cuyo mayor mérito es una letra bastante crítica a los tipos que se creen los mejores y al final no son más que pobres y tristes sujetos aspiracionales que se las dan de talentosos. Sí es entretenida la referencia a esa típica canción militar de la Marine Core de los Estados Unidos y que alcanza su máxima expresión en la cultura pop cuando el desgraciado Sargento de Artillería Hartman se las canta a los pobres reclutas en esa peliculaza de Kubrick llamada “Full Metal Jacket” (“Nacido Para Matar”), notable Kai Hansen en esta.

Y para terminar este trabajo, encontramos otra versión de Brothers, un poco más larga (más que nada en el final) que la versión a la que ya hicimos referencia más arriba, y una versión karaoke de la acústica Rebellion In Dreamland, donde usted, sí usted, joven, y usted, apreciada amiga, pueden jugar a ser un wannabe de Kai Hansen y destilar talento y que sus amigos lo apoyen o se burlen de usted. Ah, y en los últimos dos minutos podemos encontrar escondido a Kai dando, como decimos en Chile, todo lo que es un gran “jugo” fraseando y riéndose, es como los gag reels o bloopers de los DVDs que en Chile conocimos en el Jappening con Ja con esa inolvidable sección llamada “Lo Que No Se Vio”.

OK, no es nada definitivo y tampoco me parece que sea un hito en la carrera de Gamma Ray sino que probablemente obedece a algún cumplimiento contractual. Pero igualmente se disfruta y se mira con simpatía, y demuestra que no porque las cosas se hagan sin mucha ciencia o sin demasiada historia, haya que hacerlas mal. Hansen y sus amigos nos regalan un entremés que, si bien es cierto puede ser prescindible, no es menos cierto que está hecho con la calidad que siempre les hemos conocido. Haciendo un parafraseo culinario, y pensando que a esta hora hace hambre (bueno, a cualquier hora puede hacer hambre), es como que te quede un poco de masa de la pizza que te comiste hace un rato, le eches encima todo el “molido” de ingredientes que queda en la caja, la pongas en el microondas y te la comas, hasta que llegue la otra pizza. Entretenido. Por mientras.

GammaRay - Skeletons & Majesties

El próximo 31 de Mayo a través de Armoury Records/Eagle Rock Entertainment será lanzado «Skeletons & Majesties», una colección de canciones de GAMMA RAY reunidas de los discos previos en dos estilos completamente distintos. «El propósito del disco es simplemente pasarlo bien, y darle a los fans una idea de lo que llegará en los próximos meses, a la vez, tratamos de incluirlos en los próximos eventos», comentó la banda.

En esta dirección se puede se puede escuchar un adelanto de cada tema que incluye el álbum.

Los 2 primeros tracks son «Skeletons», presentando nuevas versiones de clásicos que rara vez (o quizás nunca) la banda ha tocado, incluyendo Hold Your Ground (del disco «Heading For Tomorrow») y Brothers (del «Insanity And Genius»). La segunda parte, «Majesties», es donde la banda toca clásicos como Send Me A Sign (de «Powerplant») y Rebellion In Dreamland (originalmente en «Land Of The Free»), las dos en versiones acústicas. Adicionalmente, se incluyeron bonus tracks, como Wannabees (anteriormente en la versión en vinilo de «To The Metal!») y también una versión extendida de Brothers.

El tracklist de «Skeletons & Majesties» es:

01. Hold Your Ground (Skeletons)
02. Brothers (Skeletons)
03. Send Me A Sign (Majesties)
04. Rebellion In Dreamland (Majesties)
05. Wannabees (bonus track)
06. Brothers (bonus track, verisón extendida)
07. Rebellion In Dreamland (bonus track, versión karaoke)

GammaRay - Skeletons & Majesties

El próximo 31 de Mayo a través de Armoury Records/Eagle Rock Entertainment será lanzado «Skeletons & Majesties», una colección de canciones de GAMMA RAY reunidas de los discos previos en dos estilos completamente distintos. «El propósito del disco es simplemente pasarlo bien, y darle a los fans una idea de lo que llegará en los próximos meses, a la vez, tratamos de incluirlos en los próximos eventos», comentó la banda.

Los 2 primeros tracks son «Skeletons», presentando nuevas versiones de clásicos que rara vez (o quizás nunca) la banda ha tocado, incluyendo Hold Your Ground (del disco «Heading For Tomorrow») y Brothers (del «Insanity And Genius»). La segunda parte, «Majesties», es donde la banda toca clásicos como Send Me A Sign (de «Powerplant») y Rebellion In Dreamland (originalmente en «Land Of The Free»), las dos en versiones acústicas. Adicionalmente, se incluyeron bonus tracks, como Wannabees (anteriormente en la versión en vinilo de «To The Metal!») y también una versión extendida de Brothers.

El EP incluye una versión karaoke de Rebellion In Dreamland. La banda ha lanzado un concurso especial donde integrará un coro de voces de fans para la versión final que vendrá en el próximo disco. Todos pueden participar mandando una versión grabada de la canción en cualquier formato digital a la siguiente dirección: GammaRayKaraoke@edel.com (Plazo: 30 de Mayo del 2011)

El tracklist de «Skeletons & Majesties» es:

01. Hold Your Ground (Skeletons)
02. Brothers (Skeletons)
03. Send Me A Sign
(Majesties)
04. Rebellion In Dreamland
(Majesties)
05. Wannabees
(bonus track)
06. Brothers
(bonus track, verisón extendida)
07. Rebellion In Dreamland
(bonus track, versión karaoke)

Kiske/Hansen

Michael Kiske y Kai Hansen volverán a ser compañeros de banda tras la incorporación del ex guitarrista de HELLOWEEN como miembro oficial de UNISONIC, banda que completan Dennis Ward en el bajo, Kosta Zafiriou en batería (ambos de PINK CREAM 69) y el guitarrista suizo Mandy Meyer (ASIA, GOTTHARD, KROKUS).

Kiske comentó: «Después de muchos años de abstinencia, me entretuve mucho en mis shows con UNISONIC el verano del 2010, por lo que acepte hacer una corta gira mundial con AVANTASIA. Fue una gran experiencia estar en el escenario con todos esos grandes artistas, pero con Kai la cosa fue diferente: al instante sentimos la magia de nuevo y lo pasamos muy bien juntos. Hicimos lo que soñábamos hacer cuando nos juntáramos en una banda de nuevo. Él estaba interesado en la apertura musical de UNISONIC y finalmente me preguntó si se podía unir al grupo. Hablé con mis compañeros y todos se alegraron de eso. Es un talentoso guitarrista y compositor que enriquecerá a la banda y ya queremos ver como contribuye a la musica de UNISONIC».

Kai Hansen seguirá siendo miembro de GAMMA RAY y no cambiarán los planes sus fechas agendadas. El guitarrista ya está componiendo junto al resto de UNISONIC para su esperado disco debut que saldría a fines de este año.

Michael Kiske

Tras la confirmación de HELLOWEEN en el WACKEN OPEN AIR y teniendo en cuenta la participación de Michael Kiske junto a AVANTASIA en el mismo festival, surgieron las dudas y rumores sobre una posible reunión del cantante junto a su ex banda, quien ha negado participación alguna con la calabaza en el escenario.

Kiske también comentó sobre su actual proyecto: «Hay algunas novedades sobre UNISONIC, pero no puedo hablar sobre eso ahora; de todas maneras será interesante para ustedes muchachos. Tenemos varias canciones, pero somos muy críticos y queremos seguir escribiendo. El álbum estará listo a finales del verano (invierno)»

El cantante también fue consultado sobre una posible colaboración en el disco acústico de GAMMA RAY: «Bueno, en realidad no, pero otras cosas interesantes pueden venir. Perdón por no poder decir mucho en este período. ¡Todo lo mejor!»

GammaRay

La leyenda teutona GAMMA RAY ha anunciado que el próximo 16 de Marzo lanzará «Skeletons and Majesties», un disco con versiones unplugged de sus canciones. La propia banda señala al respecto que:

«Dado que el disco «Skeletons In The Closet» fue tan bien recibido en su tiempo, hemos estado pensando en hacer una repetición. Revisando todas nuestros discos anteriores nos dimos cuenta que hay una tonelada de temas que nunca hemos tocado (o casi). Así que decidimos hacer una parte del tour con un set totalmente distinto y revivir algunas de estas canciones con nuestra incomparable química o vibra.

¡Pero eso no es todo! Mientras jugábamos con guitarras acústicas descubrimos que es realmente divertido y que tenemos una gran cantidad de canciones que suenan muy bien en este formato. Asi que haremos un show especial que consistirá en canciones que raramente tocamos («Skeletons») y una buena selección de nuestros hits en una forma diferente («Majesties»)… y así es como nace «Skeletons And Majesties».

Para que tengan una idea de lo que les espera, grabamos un Mini Album con 4 tracks:
Skeletons: «Hold Your Ground», «Brothers».
Majesties: «Rebellion in Dreamland», «Send Me a Sign».

No necesitamos decir que pensamos que las nuevas versiones son brillantes, las mejores, divertidas, sorprendentes y mucho más… Sin mentir, eso pensamos. Pero juzquen ustedes. El mini álbum saldrá el 8 de Abril.

La primera parte del tour sera más bien corta, antes del Verano para ver la recepción y uego ponerlo todo en un CD y un DVD que saldrá después del Verano cuando continuemos llevando todo esto alrededor del mundo. Para la parte «Skeletons» del setlist les pedimos su ayuda y opinión. Hemos preparado una lista con todas las canciones que pensamos calzan en este criterio y queremos que elijan sus 10 favoritas.

¡Esperemos que les guste la idea y nos vemos en el tour!»


Puedes ingresar a la página oficial de la banda y votar por tus temas favoritos siguiendo este enlace.

El líder de GAMMA RAY, Kai Hansen, grabó los solos de la canción «The Pain Of The Accused», parte del disco solitario de Ralf Scheepers (PRIMAL FEAR).

El CD ya tiene completos todos los temas y actualmente está siendo masterizado. Ademas de Hansen, participan en el disco «Metal» Mike Chlasciak (HALFORD), Sander Gommans (AFTER FOREVER, Magnus Karlsson (PRIMAL FEAR, ALLEN/LANDE) y Tim «Ripper Owens» (YNGWIE MALMSTEEN, JUDAS PRIEST, ICED EARTH).

Se espera que el trabajo sea lanzado en febrero del próximo año.

gammaray10-18

Ralf Scheepers

Dos largos años transcurrieron desde la última visita del cuarteto germano, liderado por el insigne Kai Michael Hansen. En dicha ocasión, y en el contexto de un muy tristemente caratulado show de “Chile vs Alemania”, Gamma Ray se presentó en el Teatro Caupolicán el domingo 13 de Abril de 2008, junto a los nacionales The Shrink y Human Factor, y a sus coterráneos de Helloween… en dicha oportunidad, muchos nos quedamos con un gran gusto a poco por el escaso tiempo en que Gamma Ray estuvo en el escenario, una hora y quince minutos, en los que incluso debieron cometer el “sacrilegio” de hacer una versión resumida de un clásico de la banda como Rebellion In Dreamland. Por esto, esperábamos que Kai y sus muchachos pudieran hacer un show de la extensión que una banda de sus kilates merece, y como los fans también lo merecíamos.

gammaray10-11

Con un cielo amenazante de lluvia –volveremos sobre este punto–, la cita era a las 20.00 horas en el Teatro Novedades, ubicado en calle Cueto, en pleno casco antiguo de la capital, sector tan maltratado por el aciago evento del terremoto del 27 de febrero. En lo personal, no conocía este recinto, el que a primera vista –y dándomelas de ingeniero calculista– se veía en buenas condiciones a pesar de ser un edificio antiguo, y me produjo gratos recuerdos del viejo y querido Teatro Providencia, hoy siutiquísimamente llamado “Teatro Nescafé de las Artes”, por su estructura –incluso las molduras en las paredes-, aunque me hizo pensar que muy probablemente no era un muy buen recinto para recitales de este tipo pues por su altura probablemente provocaría algunos problemas de acústica.

gammaray10-09

Pues bien, a las 20.00 horas en punto, y tal como estaba anunciado. apareció en escena Bloden Wedd (“Dioses de Amanecer”, de acuerdo a la mitología celta/gaélica), banda nacional que, tal como en el mismo show señaló su alma mater y líder, el vocalista y guitarrista Dan Elbelman, estuvo aproximadamente dos años en el dique seco. La verdad es que, a pesar de la estridencia del sonido del recinto –en el que a veces no se entendía mucho-, Bloden Wedd fue capaz de mostrar porqué durante mucho tiempo fueron una de las mejores bandas nacionales, haciendo gala de una prometedora frescura en el escenario, además de los inconfundibles agudos de Elbelman, uno de los buenos vocalistas que existen en nuestra escena. Se notó una banda muy contenta de estar ante un público de aproximadamente 600 personas, muchas de ellas muy “prendidas” con la sólida presentación de nuestros coterráneos, que cerraron su show con un tema realmente incontrarrestable como Power Metal Pride, de su disco “Eye Of Horus” del 2005. En cuarenta minutos, Bloden Wedd nos dejó con un buen sabor de boca y nos deja expectantes con su disco 2010, de nombre “The Rising”, del cual varias de sus copias fueron lanzadas al público por Elbelman.

gammaray10-13Tras esto vendría una espera eterna, tediosísima y más larga que el día lunes, en la cual el público se entretuvo molestando –como siempre– a los roadies –uno de los cuales lucía un impresentable peinado “parrón”-, hasta que aproximadamente a las 21.35 horas, se apagan paulatinamente las luces y se escuchan los sones de un clásico del rock como “We Will Rock You” de Queen, en una tendencia que paulatinamente se va generalizando, poner “pre-intros”. Ejemplo clásico de esto es la ya clásica “Doctor Doctor” de UFO en los recitales de Iron Maiden.

Pues bien, se apagan completamente las luces y se escucha la gran intro Welcome, del inolvidable Heading For Tomorrow, el primer disco de Gamma Ray. Y tal como en su primer show en Chile, por allá por Mayo de 1999 en el Teatro –en ese entonces- Monumental (¿cuántos nos habremos repetido el plato desde aquella vez?), salen a escena Kai Hansen, Dan Zimmermann, Dirk Schlächter y Henjo Richter (qué apellido, a estas alturas) a interpretar Gardens Of The Sinner, poderoso corte de su disco Power Plant (1999), ante la gran respuesta del público que, como dijimos anteriormente, ascendía a unos 600 espectadores, quizá un poco más. Kai Hansen es todo un personaje, el tipo exuda buena onda y junto con ser, por lejos, uno de los tipos más importantes de la historia del Power Metal, es bastante querido por la gente, por su carisma y su empatía con el público.

Tras este gran inicio vendría otro muy buen tema, y al cual poco a poco le asoma un tufillo de clásico, la excelente New World Order. Me sigue sorprendiendo, tal como el 2008, lo mucho que se prende el público con el «This is the time of the ending / It’s the dawn of a new world order«, todos saltando y cantando. A estas alturas el sonido no era excelente, pero tampoco malo.

gammaray10-12

La primera pausa del concierto la hace Kai al anunciar que vienen presentando un nuevo disco, “To The Metal”, y acto seguido presenta el que sería el primero de los temas ejecutados de su nueva placa, Empathy. Me parece que fue una selección inadecuada, en mi opinión personal es uno de los temas más bajos de su nuevo trabajo, pero Gamma Ray acostumbra a hacer este tipo de cosas y fundamentalmente a tomar este tipo de decisiones que, de una u otra forma, son un poco impopulares. Recordemos que a estas alturas el 2008 Gamma Ray hizo lo mismo tocando The Empress, lejos uno de los temas más bajos de «Land Of The Free, Part 2» (2007). Pero es Kai Hansen y a la larga se puede pasar por alto que les guste tocar temas algo débiles. A pesar de esto, hay que ser enfáticos en que inmediatamente Gamma Ray enmendó la plana y tocó uno de los mejores temas de su nueva placa, Deadlands, en el cual se notó que la reacción del público fue distinta, y para bien, y a continuación, largó un trallazo incontenible del más rápido Power Metal con Fight, a mi juicio el mejor tema del lleno de altibajos Majestic (2005).

gammaray10-21Tras esto, y con un público bastante entregado, Kai y compañía tocarían dos temas más de “To The Metal”. El primero de ellos, la midtempo Mother Angel, contó con una buena respuesta del público, pero más me llamó la atención lo sucedido con la siguiente, la melancólica No Need To Cry, en la que –para variar- el público se puso a aplaudir descoordinadamente… pero me pareció volver a ver… ¡¡encendedores!! Es cierto, no eran más de tres o cuatro, pero viví una pequeña sensación de revival al ver esos elementos tan actualmente reemplazados por las luces de los celulares. En cuanto al tema, no es demasiado “ganchero” para el público, pero destacamos el interesante momento de Dirk Schlächter con voz, guitarra eléctrica y sonido clásico, a mi juicio sonó mejor que en estudio.

A continuación vendría lo que a mi juicio sería uno de los mejores momentos del concierto, y quizás uno de los mejores momentos de Gamma Ray en sus diversas presentaciones en Chile (aunque para mí el momento “Kodak” de Gamma Ray en Chile sigue siendo haber escuchado Victim Of Fate en La Batuta, inolvidable). Kai Hansen anuncia un tema de uno de los mejores discos de Gamma Ray, el viejo y querido Land Of The Free (1995). Yo no había leído spoilers y por lo tanto no sabía qué tema venía, por lo cual escuché sorprendido y alegre cuando Kai dice “The Saviour”. Se escucharon los sones de la referida intro y a continuación, la colosal Abyss Of The Void, a juicio personal uno de los mejores temas de Gamma Ray… al parecer varios opinaron parecido porque la reacción del público estuvo a la altura de un tema de esta calidad e historia.

Un momento sorprendente y entretenido es el que se vería después. Normalmente vemos solos de batería en este tipo de shows y lo que Dan Zimmermann comenzó a hacer, en principio no era una excepción, haciendo gala de sus ya conocidas habilidades con tarros y baquetas. Sin embargo, Zimmermann nos pidió silencio y a los pocos momentos comenzaron a escucharse los sones del tercer movimiento de la sonata para piano Nº 11 de un tal Wolfgang Amadeus Mozart, más conocida como «La Marcha Turca», y Zimmemann con su batería comenzó a tocar encima, haciendo una especie de “karaoke rítmico”. A lo mejor el tipo ha estado jugando mucho Rock Band y quiso experimentar en vivo, no lo sabemos. El asunto es que la unió con otro clásico de la música docta como “El Galop Infernal” de Jacques Offenbach (aparecida en su ópera «Orfeo en los Infiernos» de 1858), y resultó un experimento notable, entretenido y novedoso, ganándose una estruendosa y merecida ovación. Y el tipo terminó exhausto.

gammaray10-23

Armageddon no era el tema más apropiado para hacer descansar un poco al pobre Zimmermann. Gamma Ray comenzó a ejecutar este colosal tema que cierra el no menos colosal Power Plant (1999), y en la mitad Kai se puso a jammear con su guitarra, mientras atrás se veía a un cansado Zimmermann, con la cabeza algo gacha. Sin embargo, lo que más llamaría la atención es lo que comenzaría a suceder a continuación, al menos ese fue el momento en que mis amigos y yo nos dimos cuenta, y recordando que se trataba de un día con pronóstico de lluvia: ¡¡comenzó a caer agua sobre el escenario!! No, no era un revival de circo pobre de Slayer tocando Reign In Blood, sino que una tenue cortina de agua caía sobre el escenario, particularmente desde mi perspectiva se apreciaba que caía justo encima de la batería de Zimmermann aunque el público de más adelante podrá corroborarlo. La lógica me hace pensar que este es el primer show que se hace en este recinto con lluvia tras el irreal terremoto del 27 de febrero -y qué curioso, en el escenario estaba el señor Richter-, por lo que probablemente en algo se vio afectada la estructura de un recinto antiguo como el Teatro Novedades, y que por ello hubo alguna filtración. ¿Pero que el agua cayese justo en el escenario? Me pareció curioso, inaudito y ciertamente peligroso para la banda, la que de todas formas hizo gala de un profesionalismo incuestionable y ni siquiera se inmutó ante una situación que a cada momento se iba haciendo más evidente.

gammaray10-19El último corte de “To The Metal” (2009) sería precisamente el corte que le da su nombre, el ya conocido como homenaje al Metal (y particularmente a Metal Gods de Judas Priest), To The Metal, un corte con tintes hímnicos, y en el cual se vio a un muy contento Kai Hansen ante la reacción del público, que coreó este corte como si fuese un clásico. Para destacar además el look de Hansen al principio de este tema, con boina y lentes oscuros, homenajeando explícitamente al Metal God, Roberto Juan Arturo “Rob” Halford, un gran momento.

Ya paulatinamente acercándonos al final, Gamma Ray pagó una deuda. Y es que el 2008 varios quedamos con un gusto amargo al escuchar Rebellion In Dreamland, uno de los himnos de Gamma Ray, en una versión editada. A pesar de algunos problemas de sonido (¿producto del agua? No lo sabemos), este corte al fin sonó como debió haber sonado el 2008, completa, como la joya que realmente es. Para la anécdota, el agua seguía cayendo mientras curiosamente Kai Hansen cantaba “rain is falling down on me”.

Pegadita a Rebellion In Dreamland, y como si estuviésemos en estudio el año 1995, seguiría la grandiosa Man On A Mission, el último tema de la primera parte del show. Noté a la banda algo más preocupada por el tema del agua que porfiadamente persistía cayendo sobre el escenario, pero como dijimos, luciendo un profesionalismo a prueba de balas, la banda se entregó por completo, al igual que el público, tanto es así que incluso Kai Hansen (a lo Marc Anthony dijeron algunos) se lanzó al piso de rodillas, agradecido de la entrega del público. Yo siempre he visto a Hansen entregando todo en el escenario, con una energía contagiosa y que retroalimenta con la energía del público, pero no recuerdo otra oportunidad en que haya reaccionado de esta forma. Un grande.

Tras un pequeño encore, la banda volvió al escenario, y Kai nos hace esa pregunta que muchos esperábamos… “are you ready to ride the… “, “SKY!!!!” contestamos. Y es que aunque Ride The Sky, clásico de clásicos de su época de Helloween, no estaba en el tracklist, creo que Kai entiende que es un tema que no puede llegar y dejar de tocar, más aun al ver y sentir la reacción del público, que coreó de gran manera los “Ride the sky!! Ride the sky!!”. Misma cosa sucede con el segundo y último de los clásicos de Helloween que tuvimos la fortuna de escuchar y vivir, la mítica I Want Out, cantadísima, tras el cual la banda se despidió nuevamente del escenario.

gammaray10-26

Algunos despistados hicieron el amague de retirarse del recinto, pero inmediatamente voltearon y se percataron que Gamma Ray aún tenía algo más preparado, el último tema de la noche, el ya clásico Send Me A Sign del Power Plant (1999). Siempre he considerado este tema un poco sobrevalorado –digo, es un muy buen tema, pero no me convence como guinda de la torta-, pero creo que en vivo funciona bastante bien y el público lo canta bastante. Así, tras una hora y cincuenta y cinco minutos, la banda se despidió del lluvioso escenario.

En suma, me pareció un show bastante bueno, con momentos muy buenos, con un tracklist aceptable pero no excelente (me cuesta creer que hayan prescindido absolutamente de material del impresionante Somewhere Out In Space (1997), y una duración acorde a la expectativa del público. Gamma Ray siempre ha destilado gran calidad técnica y esta vez no fue la excepción… y siempre es un gran gusto ver a un tipo como Kai Hansen en Chile, el tipo transmite tanta buena onda en el escenario que incluso es difícil imaginarlo como una mala persona o un tipo poco confiable, qué se yo. Y por último, nuevamente recalcar el gran profesionalismo de la banda, que a pesar de circunstancias tan imprevisibles como el verdadero rocío que caía sobre el escenario, siguió tocando como si nada, luciendo un enorme respeto por los asistentes. Respeto que sólo sienten los más grandes.

gammaray10-31

Setlist Gamma Ray:

01 – Welcome (intro)
02 – Gardens Of The Sinner
03 – New World Order
04 – Empathy
05 – Deadlands
06 – Fight
07 – Mother Angel
08 – No Need To Cry
09 – The Saviour / Abyss of the Void
10 – Solo de batería de Dan Zimmermann
11 – Armageddon
12 – To The Metal
13 – Rebellion In Dreamland
14 – Man On A Mission
Encore
15 – Ride The Sky
16 – I Want Out
Encore
17 – Send Me A Sign

REVISA LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

Imágenes del concierto de GammaRay junto a Bloden Wedd en el Teatro Novedades el pasado 5 de mayo.

FOTOS: Guille

PowerMetal.cl regala entradas para el concierto de GammaRay en Chile el próximo 5 de Mayo en el Teatro Novedades. Para participar, entra a nuestros sitios de Twitter y Facebook y podrás ver los detalles del concurso. El sorteo se realizará este lunes 3 de mayo.

GammaRay en Chile

La preventa de $12.000 para el concierto, ¡se extenderá hasta el mismo día del show! Las entradas de ese valor sólo se encontrarán en los puntos de venta sin recargo, es decir, en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon loc. 42), Giro’s Rock (Eurocentro), Voz Propia (Portal Lyon) y Power (Apumanque), ya que a través de Feriaticket están a su precio normal de $14.000 desde el lunes 19.

La nueva visita de Kai Hansen (ex Helloween) y compañía coincide con el vigésimo aniversario del primer disco de GAMMA RAY, «Heading For Tomorrow», por lo que a diferencia del concierto del 2008, cuando abrieron a HELLOWEEN en el Caupolicán, el grupo entregará su show completo y sin abreviaciones.

Los invitados para este evento son BLODEN WEDD, la principal banda chilena de Power Metal que, tras años de silencio de los escenarios y lanzamientos, vuelve para tocar ante el público de los germanos, adelantando material de su cuarto álbum, «The Rising».

Además, el mismo Kai Hansen confirmó a la organización que, una vez finalizado en show, él y la banda realizarán un encuentro con los fans. Los tickets que dan acceso a este Meet&Greet con GAMMA RAY, cuestan $30.000.

GammaRay en Chile

PowerMetal.cl te regala un meet & greet con GammaRay en Chile para el show del 5 de Mayo en el Teatro Novedades. Para participar entra a esta dirección y sigue las instrucciones.

El proximo sorteo será este lunes 26 de abril donde 2 personas tendrán la oportunidad de compartir con la banda luego del concierto.

GammaRay

La preventa de $12.000 para el concierto, ¡se extenderá hasta el mismo día del show! Las entradas de ese valor sólo se encontrarán en los puntos de venta sin recargo, es decir, en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon loc. 42), Giro’s Rock (Eurocentro), Voz Propia (Portal Lyon) y Power (Apumanque), ya que a través de Feriaticket están a su precio normal de $14.000 desde el lunes 19.

La nueva visita de Kai Hansen (ex Helloween) y compañía coincide con el vigésimo aniversario del primer disco de GAMMA RAY, «Heading For Tomorrow», por lo que a diferencia del concierto del 2008, cuando abrieron a HELLOWEEN en el Caupolicán, el grupo entregará su show completo y sin abreviaciones.

Los invitados para este evento son BLODEN WEDD, la principal banda chilena de Power Metal que, tras años de silencio de los escenarios y lanzamientos, vuelve para tocar ante el público de los germanos, adelantando material de su cuarto álbum, «The Rising».

Además, el mismo Kai Hansen confirmó a la organización que, una vez finalizado en show, él y la banda realizarán un encuentro con los fans. Los tickets que dan acceso a este Meet&Greet con GAMMA RAY, cuestan $30.000.

GammaRay en Chile

La preventa de $12.000 para GAMMA RAY, que actúa el 5 de mayo en Chile, en el Teatro Novedades, ¡se extenderá hasta el mismo día del show!

GammaRay en ChileLas entradas de ese valor sólo se encontrarán en los puntos de venta sin recargo, es decir, en RockMusic (Eurocentro y Portal Lyon loc. 42), Giro’s Rock (Eurocentro), Voz Propia (Portal Lyon) y Power (Apumanque), ya que a través de Feriaticket están a su precio normal de $14.000 desde el lunes 19.

La nueva visita de Kai Hansen (ex Helloween) y compañía coincide con el vigésimo aniversario del primer disco de GAMMA RAY, «Heading For Tomorrow», por lo que a diferencia del concierto del 2008, cuando abrieron a HELLOWEEN en el Caupolicán, el grupo entregará su show completo y sin abreviaciones.

Los invitados para este evento son BLODEN WEDD, la principal banda chilena de Power Metal que, tras años de silencio de los escenarios y lanzamientos, vuelve para tocar ante el público de los germanos, adelantando material de su cuarto álbum, «The Rising».

Además, el mismo Kai Hansen confirmó a la organización que, una vez finalizado en show, él y la banda realizarán un encuentro con los fans. Los tickets que dan acceso a este Meet&Greet con GAMMA RAY, cuestan $30.000.

CONCURSO:

¡GANA UN MEET & GREET CON GAMMA RAY!

(detalles en el link)

Debido a que el Teatro Municipal arrendó el Teletón durante abril y mayo, el show que GAMMA RAY hará en Chile el 5 de mayo, celebrando los 20 años desde el lanzamiento de «Heading For Tomorrow», debió cambiarse de recinto.

GammaRay en ChileAsí, Kai Hansen y compañía actuarán en el Teatro Novedades, el mismo día originalmente fijado a partir de las 20 horas.

Como no es posible dividir por precios la entrada para el Novedades, la preventa del concierto de GAMMA RAY tendrá un valor único de $12.000, sin sectorización de platea/cancha como en el Teletón.

Los boletos adquiridos con antelación son absolutamente válidos a pesar del cambio. Los que compraron la platea de $12.000 podrán moverse por todo el teatro, mientras que los que adquirieron cancha, que costaba $15.000, se llevarán un poster del concierto autografiado por misma la banda.

Y atención, porque la preventa de $12.000 se extenderá hasta el domingo 18 de abril. Desde el 19, la entrada alcanzará su valor normal de $14.000.

Las entradas pueden comprarse a través de Feriaticket.cl (locales Feria del Disco, 892 58 00, Almacenes Paris), y sin recargo en las siguientes tiendas: RockMusic (Eurocentro, Portal Lyon local 42), Giro’s Rock (Eurocentro local 200), Voz Propia (Portal Lyon) y Power (Apumanque).

Además, el mismo Kai Hansen confirmó a la organización que, una vez finalizado el show, él y la banda realizarán un encuentro con los fans. Los tickets que dan acceso a este Meet&Greet con GAMMA RAY, cuestan $30.000. ¡Sólo quedan las últimas en los puntos de venta sin recargo!

Power Metal Pride!: El Regreso de BLODEN WEDD

La banda más importante del Power Metal chileno está de vuelta luego de casi tres años de alejamiento de los escenarios, y qué mejor manera que hacerlo frente al público de uno de los grupos que más fuerte los ha marcado: GAMMA RAY.

Con tres discos editados, «Times Go On» (1998), «Raging Planet» (2001) y «Eye Of Horus» (2005) -que vendiera cuatro mil copias sólo en Japón-, BLODEN WEDD hará un repaso por su carrera y presentará en vivo material de «The Rising», cuarta placa cuya fecha de lanzamiento aún está por definirse.

La última vez que abrieron el concierto de un conjunto internacional fue el 2004, con Shaaman. Sin embargo, la banda liderada por Dan Elbelman (guitarras, voces), que fue la primera en el país en dedicarse al Power Metal, nunca tuvo la oportunidad de compartir escenario con Kai Hansen, por lo que el cinco de mayo se saldará deuda con estos músicos. ¡Bienvenido BLODEN WEDD!

En una visita que coincide con los 20 años de su registro debut “Heading For Tomorrow”, la banda en vivo más poderosa del Power Metal mundial, Gamma Ray, vuelve a Chile para actuar en el Teatro Teletón, el próximo cinco de mayo.

A diferencia de la última visita, cuando Gamma Ray abrió el show de Helloween el 2008 en el marco del Hellish Rock Tour, Kai Hansen y compañía desplegarán su show completo y sin abreviaciones en el Teatro Teletón, lugar donde es primera vez que actúan.

Las entradas pueden comprarse a través de Feriaticket.cl (locales Feria del Disco, 892 58 00, Almacenes Paris), y sin recargo en Giro’s Rock (local 200 del Eurocentro), Voz Propia (Portal Lyon) y Power (Apumanque).

La platea tiene un valor de $12.000, mientras que la entrada a cancha, $15.000. Además, el mismo Kai Hansen confirmó a la organización que, una vez finalizado en show, él y la banda realizarán un encuentro con los fans. Los tickets de cancha que da acceso a este Meet&Greet con Gamma Ray, cuestan $30.000. ¡Atención que son limitadísimos!

GammaRay en Chile

Gamma Ray debe ser -junto a Helloween– la banda más importante del Power Metal. No podemos ser categóricos y asegurar que el género no existiría sin ellos, pero podemos afirmar que sin miedo a equivocarnos que no sería lo mismo. No es mi intención desmerecer lo hecho por otras bandas que también resultaron esenciales para definir el sonido del estilo (pienso en monstruos como Running Wild y otros), pero fueron ellos, hace más de dos décadas, quienes sentaron buena parte de aquellas bases de lo que hoy conocemos como Power Metal (“clásico”, para los amantes de las etiquetas). Por lo mismo, ¡cuan complejo resulta escribir algo sobre Gamma Ray! No se puede llegar y empezar a escribir, porque siempre habrán otros factores que entren en juego, como las expectativas, la nostalgia e incluso el fanatismo. Es por ello que uno debe intentar dejar de lado –aunque no sea posible del todo- la gloriosa historia de la banda (que va más allá de buenos o malos discos), la razonable alta expectativa que deja un gran disco Land of the Free II y el hecho de que consideres a la banda como una de las mejores. Sólo entonces se puede analizar justamente un nuevo trabajo de una banda tan importante como Gamma Ray, sólo así se puede escribir algo medianamente decente y que describa en alguna medida –real- lo que es el disco en cuestión.

En el año 2005, y después de 4 años de espera, llegó a las tiendas Majestic, un disco que recibió variadas críticas, más positivas que negativas, pero que al ser comparado con joyas como Somewhere out in Space, Power Plant o No World Order (hasta ese entonces, los tres últimos discos de la banda), no cumplía las expectativas de lo que los fans esperaban, no estaba a la altura de aquello a lo que Gamma Ray les tenía acostumbrados. Luego vino Land of the Free II, que ya con semejante título generaba unas expectativas enormes, y que si bien tampoco fueron satisfechas del todo pese a ser un muy buen disco, marcaban el regreso triunfal de la banda. Allí, canciones realmente notables y puramente Gamma Ray, como To Mother Earth e Insurrection, se mezclaban con otras que evidenciaban una gran influencia de bandas como Iron Maiden, como From the Ashes (cosa que despertó algunas críticas, y de lo cual estaremos hablando a su debido tiempo), pero en general se trató de un álbum con muchas buenas canciones, y que, como dijimos antes, dejó a los fans a la espera de algo incluso mejor, siendo ya algo notable. Veamos entonces que sucede con este To The Metal!

El disco abre con Rise, una canción con el sello de fábrica y distintivo de Gamma Ray. Tras un muy calmado inicio, se vuelve sumamente rápida y poderosa. Con buenos riffs, una excelente línea de bajo y el doble bombo a toda máquina, constituye el comienzo perfecto para el disco. Al respecto, Kai señaló en una reciente entrevista que es una canción muy intensa, y que por eso se llama Rise, porque con ese coro “glorioso, victorioso y fuerte” provoca levantarse. Es además un canción muy melódica, lo que le otorga la razón al Sr. Hansen, pues en efecto es una de esas canciones que te animan por esa atmósfera que produce su riqueza melódica. Y por cierto: qué buen guitarrista es Henjo, notables solos de él y Kai. ¡Excelente comienzo!

El segundo tema de la tanda es Deadlands, que es una muy buena continuación para lo iniciado por Rise. Creo que, aunque un poco menos melódica y no tan veloz, también hubiese sido un muy buen comienzo para el disco, pues es muy poderosa. Como es de esperar, se aprecia un gran trabajo de Daniel, quien es un batero con capacidades increíbles, pero al que la banda no suele sacarle todo el partido que podría. Dicho sea de paso, la composición del tema anterior estuvo a cargo de él. El coro no está particularmente trabajado, pero de todas formas resulta ser muy bueno (o efectivo) en términos de ‘enganche’. Y nuevamente: ¡Qué gran solo! Y hacia el final, el coro agrega más voces, lo que le da tintes de épico y hacen del cierre algo remarcable. De acuerdo a lo que Hansen indica en la entrevista que antes cité, la canción surge de un juego que él imaginó. Se trata de un sujeto que es puesto en una especie pueblo/escenario, con un arma y siete balas a su disposición, pero debe enfrentarse a siete francotiradores que están escondidos y observándolo, cada uno de ellos tiene una bala y muy malas intenciones. El resto lo podemos ver en la letra de la canción. En suma, otro punto alto del disco y esto va pintando para bueno.

Proseguimos con Mother Angel, muy ‘hardrockera’ en su esencia, o AOR si se prefiere. En lo personal, aquél estilo me agrada bastante, así que el tema me parece muy bueno, pero obviamente a quien sólo espere de Gamma Ray temas a mil por hora, este tema no será del todo agradable. Como sea, cuenta con buenos riffs y un estribillo muy melódico y ganchero. Es cierto que difícilmente sería EL tema del disco, pero en líneas generales es bastante bueno.

Escrita por Dirk, e inspirada por la pérdida de su padre hace 4 años, No Need to Cry, es la única balada del disco. Aunque no sea una genialidad del tipo Farewell o Pray, tiene sus buenos momentos, como el inicio en piano, el coro o el mensaje mismo que entrega. El asunto es que pudo haber sido mucho mejor, empezando por el primer verso. En definitiva, los tonos bajos nunca le han muy quedado bien a Kai, por eso rara vez los ejecuta, pero al parecer la ocasión lo ameritaba. Otro punto bajo del tema es ese pasaje acústico que hay hacia la mitad (que recuerda a lo que hacía Queen en algunas de sus canciones), por que desencaja con el contexto del resto de la canción. No hace más que hacerle pensar a uno “¿qué hace esto aquí?” Sin embargo, lo que sigue a aquello es genial, creo cada balada debería tener un solo sobre riffs como ese. Aún así, con todo lo rescatable que pueda tener, creo que es uno de los temas prescindibles del disco.

En el quinto lugar de la lista nos topamos con Empathy, que debe ser la canción más débil de todo el disco. Digamos que musicalmente es bastante buena, porque sin contar el comienzo (que bien podría nunca haber figurado), está bien estructurada y pensada, la base rítmica y ese guitarreo le dan por momentos una fuerza notable. Lo malo son las líneas vocales: de lo menos inspirado que le he oído a Hansen. Ni siquiera durante el coro levanta. Para decirlo derechamente: latero (o aburrido, para los hermanos que nos leen fuera de Chile).

Llegamos así al punto de controversia del disco: ¡Metal Gods! Digo… To The Metal. Y es que sí, efectivamente el sexto corte, homónimo, por cierto, se parece bastante al clásico de Judas Priest, cosa que ha levantado alguna suspicacia desde que se lanzara el video promocional del single. Y bueno, acá me gustaría detenerme y escribir algo más allá del análisis de la canción. ¿Alguna vez alguien notó que el segundo riff que se puede escuchar en Heading for Tomorrow es casi igual al de Victim of Changes de Judas Priest? Bueno, quien no se haya dado cuenta tiene serios problemas. Creo que la mayor parte de la gente que escucha a ambas bandas debe haberlo notado. Y es que para nadie es un secreto que Kai ha estado usando partes de grandes clásicos para inspirarse y crear sus propias canciones. ¿O acaso nadie notó que la parte lenta de Opportunity (Land of the Free II) es casi igual a su contraparte en el clásico de Iron Maiden Rime of the Ancient Mariner? ¿O que la que la parte que sigue a aquella lenta de Opportunity es muy similar al riff de The Clairvoyant? Hay algo de The Sentinel de Judas Priest en Real World, y algo de Power de los mismísimos Helloween en Rain del pasado disco. En fin, la discografía de Gamma Ray está llena de ese tipo de guiños a los grandes maestros del Heavy Metal, por lo tanto, ¿qué significa y cómo se debe tomar To the Metal? “Plagio”, fue una palabra que leí más de una vez en los distintos espacios para comentar alrededor de la red (no en nuestra querida página por suerte). Estimados, creo que tildar a Kai Hansen de “plagiador”  a estas alturas es una pelotudez del porte del Infierno (bueno, nunca he estado allí, pero me imagino que es un lugar bastante grande). El tipo ha estado utilizando partes de canciones de otras bandas desde hace años y a nadie ha parecido molestarle, excepto ahora porque resulta “demasiado evidente”. ¿Tomar partes de canciones de otros y usarlas para crear material propio es algo lícito? Esa discusión se la dejo a otros. Pero déjenme decir que la evidencia, vale decir: la música, ha estado allí desde siempre, y Kai nunca ha intentado ocultarlo, por lo demás. En muchas oportunidades ha dejado en claro que la música de Iron Maiden y Judas Priest (su banda favorita, dicho sea de paso) ha influenciado mucho a la suya, y que le pone orgulloso que eso se vea reflejado en sus canciones. Ahora, afirmar eso a partir del caso puntual de To the Metal me parece aún más pelotudo. Para mí, To the Metal es CLARAMENTE una suerte de tributo a sus grandes ídolos: Judas Priest. Veamos, no es que yo sea experto en la materia, pero se me ocurre que si vas a plagiar o a copiar, lo haces con una banda que nadie o poca gente conozca, para así poder tomar y llevarte el crédito. Es decir, uno no plagia a Judas Priest, ni menos con una de sus canciones más conocidas. ¿Qué sentido tendría si todo el mundo se de cuenta de ello? ¿Qué obtienes? Distinto es si lo que haces es homenajear a tus grandes ídolos y todo el mundo lo nota.

Y bueno, así como controversia, el tema ha generado también diferentes opiniones en lo netamente musical. En mi opinión, usar como base un tema tan colosal como Metal Gods no puede significar sino un enorme punto a favor, pues casi te asegura el éxito. Las líneas vocales son las que más difieren respecto del original, y creo que eso es algo positivo, porque le da un nuevo aire a dicho clásico. Quizás le falta más dinamismo, pero le sobra fuerza, y creo que por ello es un tema hecho para presentarlo en vivo, porque después de todo el coro es altamente “coreable”, valga la redundancia. Para mí es uno de los momentos altos del disco, en especial considerando el bajón que conforman los dos temas anteriores. Un buen regreso.

La fuerza y la velocidad vuelven con todo de la mano de All You Need to Know, séptimo track del álbum. Previo al lanzamiento del disco, la banda había hablado acerca de una “sorpresa” para los fans. Bueno, se trataba nada más y nada menos que la presencia de Michael Kiske en las voces. Creo, honestamente, que la presencia de Kiske en este tema no es irrelevante, no es una más de esas apariciones que abundan en Metal, pues obedece a un propósito. Primero, la voz de Kiske es una de las más melódicas que hay, y cumple esa función, la de hacer más melódico el track. Segundo, cómo puede llegar a cambiar la atmósfera de una canción de acuerdo a quién la interpreta vocalmente, es impresionante. En las partes que canta Kai, la canción suena muy Power Metal, y en las partes que corresponden a Michael suena todo muy melódico, y bueno, sumando eso a la estructura misma del coro, suena como a una canción del Helloween de la época Kiske, precisamente. All You Need to Know es para mí una canción grandiosa, pues lo tiene todo: fuerza, velocidad, melodía, buenos solos, buenas interpretaciones, coros gancheros, variabilidad, buena letra, etc. ¡Excelente canción! Uno de los puntos más altos. Con esto queda claro que el disco vuelve a levantar en su parte final, luego de aquel bajón ya mencionado.

Seguimos con Time to live, antepenúltimo tema del disco (en su versión normal, claro), y que presenta algunas cosas dignas de destacar. El comienzo es bastante bueno, aunque que tampoco es que la rompa, creo que se pudo haber hecho algo mejor con el primer verso en términos vocales. Lo que llama la atención es el coro, en especial la línea “Time to live”, que es muy parecida a otra canción que compuso Hansen, pero para otra banda. Sí, digamos que es una especie de reciclaje de I want out (cualquier cosa que pueda decir sobre esto está como tres párrafos hacia arriba). Otra cosa interesante es el uso del teclado. Gamma Ray ha venido utilizando teclado para crear bases melódicas desde hace tiempo, pero partes en las que éste predomine y sea la estrella, no hay muchas. Tampoco sé si clasificarlo como un ‘solo’, pero allí está, y es interesante, casi anecdótico también. Buena canción después de todo.

Llegando casi al final tenemos Shine Forever, otro de los temas poderosos del álbum. Con un comienzo sólo en bajo, al que se unen las guitarras y la batería paulatinamente, es uno de esos temas muy a la Gamma Ray. Notable despliegue de Dirk en la base y de Henjo en el solo. También Hansen está muy bien, cantando con mucha agresividad durante el primer verso y en el puente, y muy melódico en el coro, que se ve potenciado por el uso de backing vocals, como es usual, que por cierto lo hacen ganchero también. Un mini solo de bajo y otro de batería (como los que hay en… Eagle Fly Free… Hey! El uso y re-uso de partes o ideas de otras canciones es algo que la banda ha utilizado durante años, ya está dicho y explicado). Siendo tan buena canción, llama la atención que sea el tema más corto de todo el disco. Un buen apronte para en final.

Para el gran final tenemos a Chasing Shadows (entiendo que la otra versión del disco reemplaza este tema por Breaking Away más otros dos extras). Siempre he sido de la idea que tanto el tema inicial como el final de un disco deben ser los mejores, como un saludo y una despedida. En este sentido, Rise, el tema inicial, cumple a cabalidad su cometido, pero no estoy tan seguro de que Chasing Shadows sea la mejor forma de cerrar el disco. No es en ningún caso una mala canción, para nada, pero habría estado mejor allá entre el cuarto y el quinto tema, para disimular ese gran bajón que hay en ese punto del disco, y que fuese otro tema el que estuviese al final, pero fin, no fue así. Sobe el tema en sí mismo podemos decir que tiene muchas cosas rescatables. Una intro muy melódica concebida a base de teclados da paso a un quiebre que transforma todo en el clásico Power Metal al que Gamma Ray nos tiene acostumbrados. Me parece que lo que le quita al tema la grandeza que pudo tener, es la escasa inspiración en las voces, porque musicalmente está bastante bien. ¡Si hasta un solo de teclado hay! Un buen tema si se lo mira en su generalidad, pero como ya dijimos, no es la mejor forma de cerrar la función, pues deja con gusto a poco.

Claramente To the Metal! no pasará a la historia como el mejor disco de Gamma Ray. Tampoco creo que sea tan bueno como los clásicos nombrados al principio de este review. Tampoco creo que sea mejor que el anterior lanzamiento de la banda. Sin embargo, y dejando de lado todo lo buenos que puedan ser otros discos, To the Metal! es, por su parte, un buen y gran disco, con la mayoría de sus canciones siendo más que rescatables. A decir verdad, temas como Rise, Deadland, All You Need To Know y otros son verdaderos temazos. Claro, hay otros temas no tan buenos, como No Need to Cry o Empathy, que de no estar allí o de ser un poco mejores habrían hecho de To the Metal! un discazo de aquellos.

Y para finalizar un comentario acerca de la banda y su situación actual. Gamma Ray pasa por un buen momento, han sacado tres buenos discos en los últimos años, siendo Land of the Free II una producción notable y To The Metal! más que bueno. En ningún caso diría que la banda ha perdido la chispa o la creatividad, ni menos que se han vuelto copiones. Como mencionaba antes, la creación a partir de material ya existe es algo que Hansen y compañía han hecho desde siempre, y venir a criticarlos por eso ahora es casi un disparate. Sea como sea, nos parezca bien o mal, al final del día, lo único que cuenta es que Gamma Ray, después de más de dos décadas, aún siguen creando grandes canciones.

GammaRay Logo

La historia de Gamma Ray es, sin duda (junto a Helloween, por razones obvias), la historia básica del Power Metal. Y es obvio, puesto que el nacimiento de este estilo musical que no sólo justifica la existencia de medios como el nuestro sino que además proporciona una cantidad de glóbulos rojos extra a nuestro organismo se debe, principalmente, a una persona. Un tipo genial, de esos que imaginan y revolucionan, de esos que aparecen de cuando en cuando y que por su creatividad y talento pasan a la historia en cualquier ámbito de la vida. Un van Gogh, un Einstein, un Maradona, un Marcelo Ríos. La historia de Gamma Ray es la historia de Kai Hansen. Por ende, la historia de la banda propiamente tal (nacida a fines de los ’80) tiene una introducción necesaria que se remonta hacia fines de los años 70.

gammaray_29

Todo parte en Alemania (particularmente la ciudad de Hamburgo) a finales de los años ’70 (específicamente en 1978), donde un par de quinceañeros formaron una banda llamada Gentry, que contaría con amigos como músicos invitados. Uno de esos colegiales era Piet Sielck, actualmente líder de Iron Savior (vocalista y guitarrista) e ingeniero de sonido de bandas como Grave Digger o Blind Guardian, entre otras. Y el otro «pingüino» es el gran motivo del nacimiento de la música que profesamos: un joven de cabello claro y ojos café, nacido el 17 de Enero de 1963, llamado Kai Michael Hansen. Este jovencillo comenzó a interesarse por la música aproximadamente a los diez años de edad, cuando intentaba tocar batería con unas cajas vacías. Como la idea de tener un constante sonido de cajas en la casa obviamente no agradaba en demasía a los padres de Kai, a los doce años, sin quererlo, la familia Hansen iniciaba los «cursos causales» para el nacimiento del Power Metal: Kaicito recibía una guitarra clásica de regalo, tras lo cual comenzó a tomar lecciones para aprender a ejecutar el instrumento, y un par de años más tarde formaría su primera banda, llamada Katherine Wheel, para lo cual adquirió su primera guitarra eléctrica: una sencilla Ibanez Les Paul blanca. Después de tocar aproximadamente un año con Katherine Wheel, llega 1978, año al que hacíamos referencia, produciéndose el segundo hecho fundamental para el nacimiento del Power Metal: Kai Hansen conoce a Piet Sielck.

gammaray_34_helloweenPiet y Kai eran fans de bandas como Uriah Heep, Sex Pistols, Slade, Black Sabbath, UFO, AC/DC y Deep Purple, entre otras. El repertorio de Gentry, por lo tanto, se basaba en covers de las bandas mencionadas, además de un par temas propios. Kai compatibilizaba su emergente labor como músico con la de repartidor de diarios, con lo cual ganó algo de dinero, lo suficiente como para evolucionar desde su Ibanez Les Paul a una Fender Stratocaster, y para comprarse un amplificador Marshall. Y al parecer (como se vería a la larga) estos bisoños rockeros deseaban trascender en algo más que una banda de covers, por lo que intentaron profesionalizarse y prescindieron de los servicios de su primer baterista, llegando a estar alrededor de seis meses sin quien dominara las baquetas. Tras ello apareció un jovencito inexperto que quería tocar con ellos, y que en realidad no poseía demasiados conocimientos técnicos, pero su entusiasmo y su facilidad para aprender le permitirían llegar a formar parte de Gentry: tal muchacho era nada menos que Ingo Schwichtenberg, quien en a la larga terminaría sus días, como veremos, en forma más que trágica en Marzo de 1995. Y como a Piet y a Kai les resultaba algo incómodo intercambiarse el bajo y la guitarra tocata por medio, decidieron buscar un bajista, enrolando a un «chico» de aproximadamente 196 centímetros de altura y con cabello rizado: don Markus Grosskopf. Así se compone, por tanto, la primera formación «oficial» de Gentry. A fines de 1978, la banda incluso llega a ganar un premio en un festival.

GENTRY CAMBIA DE NOMBRE

gammaray_01Dos años más tarde la banda se percata que su nombre no era demasiado «ganchero», decidiendo cambiarlo por el de Second Hell (nombre bajo el cual escribieron «Murderer» y algunas partes de lo que posteriormente se transformaría en «Heading For Tomorrow») y posteriormente por el de lron Fist, ya en 1982, con el que gestaron temas como «Metal Invaders», «Gorgar», «Metal Invaders», «Victim Of Fate» y «Priest Of Satan» (que a la postre se transformaría en «Save Us»). A fines del mismo año se produce el primer gran «quiebre»: Piet decide dejar la banda en busca de otros horizontes y Kai se va a hacer el servicio militar, después de aprobar sus exámenes en el Goethe Gymnasium de Hamburgo. Y es, curiosamente, es en una noche de franco, en medio de una fiesta, donde Kai Hansen conoce a su, en esos momentos, «media naranja musical», un joven guitarrista que tocaba en una banda de medio tiempo llamada Powerfool: Michael Weikath. Weiki intenta persuadir a Kai para unirse a Powerfool, pero la persuasión de Kai fue más fuerte y finalmente Weikath termina uniéndose a Markus y a Ingo. Después de un corto tiempo, Iron Fist pasaría a llamarse Helloween, con Kai en las voces y guitarras.

En 1984, el cuarteto lleva a la compañía Noise Records un demo que contenía los temas «Metal Invaders» (de Kai) y «Oernst Of Life» (de Weikath, que fue re-lanzado en un compilado llamado «12 Years In Noise»), que a la larga aparecerían en un compilado llamado «Death Metal» (junto a Hellhammer, Dark Avenger y nada menos que Running Wild). La banda logra fichar con la prestigiosa compañía y al año siguiente se encontraba ya lanzando su primer trabajo oficial: un EP con cinco fantásticos temas («Starlight» -con su notable comienzo, que hace imaginar a un rockero despertando con una tremenda «caña», y para pasarla, nada mejor que abrir una buena cerveza …-, «Murderer», «Warrior», «Victim Of Fate» y «Cry For Freedom») titulado simplemente «Helloween«.

El año siguiente sería importantísimo: la banda lanzaría su primer LP. Con una introducción que ha pasado a convertirse en una especie de «grito de guerra» (aunque no es grito ni es de guerra) de la banda («el puente se va a caer, a caer, a caer» transformado en «happy happy Helloween, o-o-ooh«), comienza una de las piedras angulares de nuestra música, nada menos que «Walls Of Jericho«, disco indispensable en la colección de un metalero que se precie de tal. A pesar de que en aquellos entonces Kai Hansen poseía una voz que dejaba bastante que desear, el disco cuenta con joyas del más alto nivel como, por nombrar algunas, la intensa «Ride The Sky«, el himno «Heavy Metal (Is the Law)» o la emotiva «How Many Tears«. Helloween inventaba un estilo: agregaba melodía al speed metal (casi cercano al thrash por momentos), creando los cimientos de algo que en aquellos tiempos intentó definirse como un «powerful speed melodic htai leyeeavy metal», lo que comenzó a ser reconocido por los medios especializados europeos como Power Metal, un par de años antes de que en Estados Unidos el grupo Pantera lanzase un disco titulado homónimamente. Pero más allá de esta discusión doctrinaria, la importancia histórico-musical que tiene este disco eventualmente sólo puede ser superada, a ese respecto, por los dos posteriores.

gammaray_32_helloweenContinuando con la historia, unos meses después, tras el lanzamiento del segundo EP de la banda, «Judas«, comienza a producirse una situación muy particular. Kai Hansen comenzaba a sufrir el stress de cantar y tocar guitarra (¡y en una banda como Helloween! No es tan sencillo como hacer dos acordes en una banda punk). Ante ello, Kai propone a la banda comenzar la búsqueda de un vocalista que se ajustase a los propósitos de la misma, y los ojos se pusieron en un «pendejo» de dieciocho años poseedor de un registro vocal que hasta el día de hoy lo convierte en uno de los más grandes vocalistas de la historia del Metal en general, que cantaba en una banda rockera llamada Ill Prophecy, junto a sus amigos Karsten Nagel (batería), Uli Schulz (guitarra), Reiko Ebel (guitarra) y Patrick Hampe (bajo): Michael Kiske. En un principio, Kiske desecha la oferta de Kai Hansen de unirse a Helloween, por considerar que el estilo de la banda era demasiado rápido y que le costaría adaptar su voz, por lo que la banda apuntaría a contratar a otro vocalista -que cantaba en Tyran’ Pace-, del que hablaremos en detalle posteriormente: Ralf Scheepers. Ralf desecha la oferta (a pesar de que acompañó a la banda en un show), por lo que volvieron a la carga por Kiske, consiguiendo ficharlo a principios de 1987 tras la insistencia de Michael Weikath. En estos tiempos, Kai Hansen estudiaba Derecho en Hamburgo, pero comenzó a percatarse que su proyecto musical estaba yendo demasiado viento en popa, razón por la cual comenzó a no dar pruebas ni mucho menos asistir a clases, por lo que decidió sumergirse completamente en las templadas aguas del Metal, dejando los estudios del positivismo jurídico de Hans Kelsen y los textos legales absolutamente de lado. Comenzaría lo que a la larga sería, para muchos, la etapa más gloriosa de Helloween.

LOS GUARDIANES DE LA SIETE LLAVES

gammaray_33_helloweenLa banda pretendía, ya en 1987, lanzar con su nuevo vocalista un disco doble. pero Noise Records se negó, por lo que a la larga la banda lanzaría, en dos años consecutivos, dos de los más grandes trabajos de Heavy Metal de la historia. En 1987 Helloween lanza «Keeper Of The Seven Keys, Part I», disco que con apenas cuarenta minutos de duración ha pasado a la historia. Si bien en «Walls Of Jericho» la banda había tenido un fenomenal debut, «Keeper I» marca el verdadero nacimiento del Power Metal, con la mezcla de elementos como las armonías de las guitarras de Judas Priest y Maiden, voces extremadamente melódicas, baterías con dobles bombos desenfrenados, mucha garra y hasta elementos de música clásica. Resulta inoficioso y hasta un poco hereje destacar temas de este trabajo, pero a grandes rasgos, cortes como las energéticas y poderosas «I’m Alive«, «Twilight Of The Gods«, la casi irónica felicidad extrema de un clásico de clásicos como «Future World» y la impresionante maestría épica de «Halloween» (con uno de los mejores -sino el mejor- dueto de guitarras de la historia), todos temas de autoría de Kai Hansen, pueden considerarse como lo más destacado dentro de un disco genial. El disco vendería 150.000 copias … ¡sólo en Inglaterra! Es decir, estamos ante un disco de proporciones históricas, que impulsaría a Helloween a la elite del Metal mundial, hecho que se vio recalcado con la aclamación de la crítica y de los mismos fans, puesto que además de tocar en muchos lugares de Europa, fueron invitados a Estados Unidos al MTV’s Headbanger’s Ball Tour, abriendo un show en el que además tocaron Armored Saint y Grim Reaper.

gammaray_30_helloweenPero no contentos con esto, luego de la exitosa gira de «Keeper I», las calabazas lanzarían uno de los más grandes discos de la historia del metal. La segunda parte de la saga, «Keeper Of The Seven Keys, Part II» es sin duda el trabajo que terminó de catapultar al quinteto germano al olimpo. Se ha sindicado a este trabajo como el que terminó de crear el estilo como el Power Metal, al que ya hemos hecho referencia en reiteradas oportunidades en esta historia. Nuevamente caemos en la herejía de mencionar algunos temas (sabemos que es extremadamente injusto con los temas no nombrados, todos de una calidad excepcional): la indescriptible «Eagle Fly Free» (el más grande himno Power Metal de la historia), las gancherísimas «Dr. Stein«, «I Want Out» y «Rise And Fall» (las letras son un prototipo del humor alemán) y «Halloween II», «Keeper Of The Seven Keys«, que cierra de manera perfecta un disco insuperable, que ha traspasado generaciones. Gracias a este trabajo, la banda consigue no sólo ratificar sino que incrementar de forma notoria el éxito alcanzado con «Keeper I», siendo incluso invitados a tocar en el mítico Festival de Donington, Gran Bretaña, junto a bandas como Iron Maiden, Megadeth, Skid Row y Kiss, entre otras. Durante el tour «Pumpkins Fly Free» (que los lleva a Estados Unidos, Europa y Japón), la banda graba en Escocia uno de los más notables álbumes en vivo de la historia (es cierto, hemos repetido muchas veces la palabra «historia», pero el caso sin dudas lo amerita), el cual sería editado en 1989 con tres nombres distintos: «Live In The U.K.» en Europa, «Keepers Live» en Japón y «I Want Out Live» en Estados Unidos (este último viene con sólo seis temas, no se incluye «Rise And Fall»).

LA PARTIDA DE KAI Y SU NUEVO PROYECTO

Pero a pesar de lo anterior, comienzan a notarse ciertos quiebres. Y este es el punto donde nuestra historia cambia de rumbo, donde el camino se bifurca. Kai Hansen sólo compuso tres temas de este maravilloso trabajo («Save Us» -que, recordemos, viene de los tiempos de Iron Fist-, «March Of Time» y «I Want Out»), en comparación a que «Keeper I» fue prácticamente compuesto por él en su totalidad. Si bien los tres temas son increíbles, es más bien «poco» para lo que Kai nos estaba acostumbrando. Ello era un revelador síntoma de las tensiones que comenzaron a vivirse en la banda, tanto por factores netamente relativos a relaciones interpersonales (lo que ha sido una constante en la historia de Helloween, quizás Hansen haya intuído eso), como por problemas con el management de la banda. Ello traería como consecuencia un creciente stress de Hansen, el que desembocaría en una «fatiga por las largas giras». El último show de Kai en Helloween sería en Birmingham, Inglaterra, el 8 de Noviembre de 1988.

gammaray_31_helloween

A principios de 1989, Kai Michael Hansen anuncia su desvinculación de Helloween, en el momento más glorioso de la banda, lo cual causó una tremenda conmoción en el medio. Según Hansen, venía analizando la posibilidad de dejar la banda desde Julio de 1998 y que no lo había hecho, en gran parte, por pedido de sus compañeros, pero que debido al desgaste que todo lo anterior le estaba provocando, consideró que era el momento exacto para abandonar la banda. En aquellos tiempos se señaló que la separación se había producido en términos amistosos, tanto así que el mismo Hansen ayudó a buscar a su reemplazante, el que resultaría ser el mecánico de autos y guitarrista de Rampage hasta 1982 Roland Grapow (que sería reemplazado en esta banda por Henjo Oliver Richter, personaje que veremos con posterioridad), viejo amigo de la banda que se enteró de la vacante en un aviso de una revista. Algunos meses después de la partida de Kai, se lanza el disco en vivo al que hacíamos referencia, conocido mayoritariamente en Sudamérica como «Live In The U.K.«.

gammaray_02Después del shock que produjo en la escena su partida de Helloween, lo primero que hizo Hansen fue tomarse un buen descanso durante algunos meses. Pero pronto estaba de vuelta, anunciando a los medios especializados (que estaban absolutamente expectantes) que comenzaría a trabajar en un proyecto junto a su amigo Ralf Scheepers, ex vocalista de Tyran’ Pace (estupenda banda e mediados de los ’80, cultora de un metal muy sencillo, como se ve principalmente en sus discos «Long Live Metal» y «Watching You»), que -recordemos- fue la primera sugerencia de Kai para reemplazarlo como vocalista a mediados de los ’80.

Ralf, un vocalista con un registro privilegiado (es de los que menos le cuesta llegar a tonos altísimos) nació el 5 de Febrero de 1965 en Berkheim, Alemania, y comenzó su carrera como cantante a los dieciséis años, cuando además tocaba guitarra en la banda Voltage. Luego de ello cantó en Beast Of Pray y Heavy Magnun, conjuntamente con desarrollar sus estudios de electricista, tras lo cual formaría su primera «gran» banda, Tyran’ Pace, que incluso llegaría a telonear en un par de ocasiones a Uriah Heep y a Golden Earring, y que debió disolverse a causa de un pésimo manejo económico.

NACE GAMMA RAY, RUMBO AL MAÑANA

Kai no tenía, en principio, muy claro qué deseaba hacer con su carrera. En aquellos tiempos, señala Hansen, «pasaba mi tiempo en casa escribiendo canciones tal y como me gustaban. Encontré mucha energía positiva, y comencé a decirme a mí mismo ‘veamos qué es lo que viene, y veremos qué es lo que pasa'».

gammaray_03Mientras Kai componía temas para su nuevo proyecto, compuso un tema para el álbum debut de una cantante rockera llamada Joal, donde incluso tocó un solo, y además hacía algunas cosas con una banda que más tarde se convertiría en una de las top de la escena Power metalera mundial: Blind Guardian. Los bardos le ofrecieron a Kai un trabajo como músico invitado para su segundo disco, «Follow The Blind», donde Kai terminó haciendo varias partes de guitarra e incluso de voz (en la notable «Valhalla»). Luego de ello, a Kai y a Ralf se les unieron dos músicos de estudio: el bajista Uwe Wessel, que comenzó su carrera a los 15 años con la banda Bullfrog, y al terminar la existencia de la misma se dedicó a hacer trabajos de estudio, y a formar la banda Traventhal (un nombre bastante poco creativo pues así se llamaba la villa donde vivían) junto a su amigo baterista Mathias Burchardt; y el mismo Burchardt, que tendría un muy fugaz paso por la banda, pues posteriormente la dejaría para priorizar sus estudios.

Respecto a cómo conoció Hansen a este par de músicos, señala: «fue realmente pura casualidad. Me encontré con un viejo amigo llamado Jens, con el que estuvimos en el ejército, en el aeropuerto de Hamburgo. Él tocaba bajo y le conté acerca de mis planes, así que se interesó en audicionar, por lo que nos juntamos una tarde a tocar. Sin embargo, Jens tenía un carácter totalmente distinto al mío y le gustaba mucho la onda progresiva y el jazz … así que desafortunadamente el asunto no funcionó con Jens, pero conocí a Mathias». Burchardt se mostró interesado en el puesto y, como al parecer las cosas en Traventhal no andaban de lo mejor, le sugirió a Kai traer al bajista de la banda al proyecto.

Las grabaciones de lo que sería el primer disco del proyecto solista de Hansen se desarrollaron en los estudios Horus de la ciudad de Hannover (lugar en el cual, el 26 de Enero de 1989 se le hizo entrega a Helloween de un «Disco de Oro» por las ventas de los «Keepers») entre Septiembre de 1989 y Enero de 1990, sería co-producido por Tommy Newton y el ingeniero de sonido sería nada menos que Piet Sielck, el antiguo amigo de Kai. El mismo Hansen deseaba, en principio, producir el disco, pero se dio cuenta que era demasiado trabajo y ello importunaba su labor como músico. «De verdad quería producir un sonido como el de los ’70, como Rainbow o Deep Purple, pero tuve que darme cuenta que no estaba funcionando. Estaba cada vez más confundido, y al final ni siquiera distinguía si los temas estaban bien o mal. Así que Tommy comenzó a ayudarme y sin duda él tiene el mejor oído para muchas cosas …«, señalaba Kai.

gammaray_04 gammaray_05

Pero había un pequeño problema: el nombre de la banda. Después de una noche de lluvia infernal, Kai y el resto de los músicos terminaron en un pub-discotheque donde escucharon la canción «Gamma Ray» de una banda germana setentera de música disco llamada Birth Control. Después de que las únicas sugerencias de nombres para la banda habían sido «Toilet Lid», «Jägermeister» o «Death Devil», decidieron bautizar al proyecto/banda como Gamma Ray.

gammaray_hft

El disco se llamaría «Heading For Tomorrow«, y fue lanzado el 19 de Febrero de 1990, con la aparición del mismo Piet Sielck como músico invitado, además de un bajista/guitarrista del que ya hablaremos: Dirk Schlächter (cuyo apellido significa nada menos que «carnicero» … sencillamente notable), a quien conoce Kai a mediados de 1989 mientras desarrollaban un curso de tres semanas denominado «Curso de Estudio para la Música Popular» en el Music High School de Hamburgo. El disco marcó un sólido debut, muy demostrativo de la características distintivas de la música de Hansen: mucha melodía, gran prioridad a la guitarra, cierta dosis de humor y letras positivas in extremis. De este trabajo destacan cortes como la muy power «Lust For Life«, la felicísima «Heaven Can Wait«, la irónica «Money» (donde toca Schlächter) y, sobre todo, la magistral «Heading For Tomorrow«.

gammaray_06

Además, el disco incluye un cover de una de las bandas predilectas de Kai, Uriah Heep: «Look At Yourself». El disco tuvo una excelente recepción por parte de la prensa especializada germana, obteniendo un 7/7 en Metal Hammer y un 10/10 en la Rock Hard Magazine. Además, la banda graba un video para el tema «Space Eater», con un chico llamado Tammo Vollmers (alumno de batería de Mathias Burchardt) en los tarros. «Heading For Tomorrow» fue particularmente aclamado en Japón, donde incluso la banda, debido a su notable éxito, grabaría posteriormente (con su siguiente formación) su primer video en directo: «Heading For The East«, en el que se muestra completamente el show efectuado el 8 de Noviembre de 1990 en el Salón Kokaido Shibuya, en Tokio, y que saldría a la venta a principios de 1991. A pesar de que el video obtuvo muy buenas críticas, los músicos se sintieron particularmente incómodos con la presencia de 5 cámaras en escena. Ralf Scheepers cuenta una anécdota al respecto: «sin dudas fue el peor show del tour … y de repente se me bajó el cierre del pantalón … ¡qué parece cuando me ves en la televisión cantando ‘The Silence’ con el cierre abajo!«

A mediados el año ’90 se producen los primeros cambios en el proyecto/banda. Mathias Burchardt decide dejar la banda, como señalamos, para priorizar sus estudios, siendo reemplazado por un baterista que hoy por hoy destaca por su dilatada trayectoria: Ulrich «Uli» Kusch, quien vivió durante muchos años en Bélgica y que antes de Gamma Ray tocó en una estupenda banda thrash de los ’80 llamada Holy Moses (donde cantaba una buenamoza señorita llamada Sabina Classen, cuya voz no tiene nada que envidiar a Tom Araya o a Mille Petrozza), aún vigente, para posteriormente pasar nada menos que por Helloween y luego en Masterplan.

gammaray_07Y además se incorpora como miembro estable Dirk Schlächter, bajista/guitarrista nacido el 15 de Febrero de 1966 en la localidad germana de Bad Nauheim, Alemania. Antes de Gamma Ray, Dirk tocó en bandas como Blue Live, Sould Out, Louis Glover Houseband y Drivin’ Force, que se enmarcaban más bien en estilos somo el soul y el blues. Dirk tocó algunas partes de bajo en «Heading For Tomorrow», pero se incorporaría a la banda como segundo guitarrista

Con esta formación, la banda saldría de tour, a pesar de que -en teoría- la principal razón de Kai para emigrar de Helloween era el stress que le provocaban las extenuantes y largas giras, pero se dio cuenta que, a pesar de incluso haberse juramentado a sí mismo nunca volver a salir de tour, lo extrañaba. El primer show de la historia de Gamma Ray se efectuó el 1 de Septiembre de 1990 en el «Conny’s Hard And Heavy Palace» en la localidad de Hanau-Erlensee, cerca de Frankfurt, que en realidad se trató de una pequeñísima tocata. Pero la noche siguiente tocarían en la ciudad de Bochum frente a todos los medios especializados, que aguardaban con ansias el regreso de Kai Hansen. El periodista de Metal Hammer, Mathias Breusch, señaló lo siguiente: «tan pronto como Kai y sus colegas entraron al escenario, el lugar se convirtió en un manicomio y el ambiente estaba tan cálido como un radiador de auto con un hoyo en el medio … el debut de Gamma Ray llegó a ser realmente notable … Ralf Scheepers nunca perdió un tono y jamás cometió errores, ni siquiera en los tonos más altos … y qué decir de Kai Hansen, un maestro, que lideró a su equipo con gran alegría y fascinación por lo que estaba haciendo». Durante el tour, llamado «Headache For Tomorrow», efectuaron numerosos conciertos en Europa e incluso algunos en Japón, como vimos recientemente. Gamma Ray se transformaba en una banda con identidad, pues ya comenzaron las ideas de grabar otro disco. Se terminaba el proyecto, comenzaba la banda.

EL CIELO ESPERA, SIN SUSPIRAR, INSANO Y GENIAL

En aquellos tiempos la mayoría de las bandas no se demoraban casi nada en sacar y sacar discos. Y Gamma Ray no era la excepción, puesto que durante la gira, en Septiembre de 1990, se lanzó un estupendo mini LP llamado «Heaven Can Wait«, que contenía una nueva versión del title track, algunos lados B y un nuevo tema, «Who Do You Think You Are«, y en cuya versión japonesa se incluye la maqueta de un tema llamado «Heroes», que posteriormente se transformaría en «Changes».

gammaray_snm

La banda continuaba con su frenético proceso de creación y se encierra, en Febrero de 1991, durante once días en una casita perdida en Dinamarca (particularmente en la Isla Rømø) para preparar su segundo LP. El disco, cuya masterización se produciría en los estudios Karo en Brackel, Alemania, también sería producido por Tommy Newton, y saldría a la venta el 23 de Septiembre del mismo año, y se llamaría «Sigh No More«. El título del disco nace como un juego de palabras propuesto por Dirk Schlächter, referente a la película Monty Phyton, donde uno de sus personajes repetía constantemente la frase «say no more, say no more» («no digas nada más»), que parecía sonar como «sigh no more» («no suspires más»), debido al acento del actor.

gammaray_08

El estilo que Gamma Ray muestra en este trabajo es bastante distinto a lo que mostraba en «Heading For Tomorrow»: un sonido más lento y letras bastante más depresivas, a consecuencia del conflicto internacional de proporciones generado por la Guerra del Golfo entre Estados Unidos e Irak en el mismo año. Es cosa de ver la carátula, puro humor alemán pero más depresivo que antes. «Sigh No More», donde destacan temas como la mencionada «Changes«, «As Time Goes By«, «Start Running» y «Dream Healer«, entre otras, sin ser un mal disco, es sindicado por gran parte de los fans como el más bajo de la carrera de Gamma Ray, y de hecho la banda no lograría el mismo éxito en su gira respecto a la anterior, a pesar de ser bastante más larga, y que comenzaría en Octubre de 1992, realizando más de 50 conciertos.

Después de la gira japonesa de principios de 1992, Gamma Ray sufría, nuevamente, cambios en su alineación. Uwe Wessel y Uli Kusch, aduciendo problemas personales (Uwe vivía en una localidad llamada Bad Segeberg, distante a unos 70 kilómetros de Hamburgo, y no tenía licencia de conducir), dejaban la banda, incorporándose a Axe Le Chapelle, siendo reemplazados en Agosto del mismo año por dos jóvenes que provenían de una banda pequeña llamada Anesthesia, a la cual fueron a ver un día en la localidad de Luebeck: Jan Rubach en bajo y Thomas Nack en batería. Jan y Thomas venían tocando juntos desde 1989, en una banda llamada Trash. El primer show de Gamma Ray con su nueva alineación tuvo lugar el 20 de Agosto de 1992 en el Grosse Freiheit 36 de Hamburgo, con ocasión del lanzamiento de un álbum compilatorio llamado «Metal Monday», que incluía a varias bandas de Hamburgo.

gammaray_09

Con ya algunos shows en el cuerpo, la banda comenzaría las grabaciones de lo que sería su tercera placa en estudio bien entrado 1993, en los nuevos estudios, propiedad de Kai, los cuales fueron sencillamente llamados «Hansen Studios». Sin embargo, la banda decide hacer las mezclas nuevamente en los estudios Horus de Hannover, lo cual resultó algo estresante debido a que mientras la banda grababa en Hamburgo, Kai y Dirk se trasladaban constantemente a Hannover (en turnos de dos días) para empezar a mezclar. «A pesar de todo el stress, lo pasamos bastante bien en la producción«, señalaba Schlächter. Luego de lanzar el single «Future Madhouse», el día 28 de Junio del mismo año, Gamma Ray lanzaba oficialmente «Insanity And Genius», disco que recupera el espíritu de «Heading For Tomorrow», y que incluye entre otros temas la intensísima «Tribute To The Past», la frenética «Future Madhouse», la muy Power «Last Before the Storm», la operática y muy Queen «Heal Me» (donde Kai vuelve en parte a las voces), y además el tema que dio el nombre a la banda: «Gamma Ray», de Birth Control, para lo cual en medio de la grabación del disco fueron a una tienda cercana y compraron el álbum «Hoodoo Man» y tocaron el tema a una velocidad mayor. El disco, nuevamente, recibe muy buenos comentarios de la prensa especializada, alabando especialmente la habilidad compositiva de Hansen. Además, la banda grabaría un video, que en un principio sería para «Future Madhouse», pero cuando iban camino al estudio para grabar el video cambiaron de idea y decidieron que el video fuera para «Gamma Ray».

gammaray_iag

Como el tour de «Sigh No More» no fue demasiado exitoso, la banda dudó entre salir o no de gira. El impulso final para efectuar la gira estuvo dado por la compañía Noise Records, quien organizaría cuatro fechas para cuatro bandas: los emergentes alemanes Helicon, los hasta ese momento desconocidísimos noruegos de Conception (con Roy Khan, actualmente en Kamelot, en las voces) y los cabeza de cartel junto a Gamma Ray, los inmortales Rage con Peavy wagner a la cabeza. La serie de cuatro recitales se llamaría «Melodic Metal Strikes Back», que comenzaría el 21 de Septiembre de 1993. El título lo dice todo: el metal melódico contraatacaba. Se cuentan muchas anécdotas de este mini tour, como por ejemplo la inclusión del logo del licor «Jägermeister» en los bombos de la batería (es como si Pablo Stagnaro de Six Magics pusiera un logo de «Escudo» y otro de «Malta Morenita» en los bombos …), o la grandilocuente presentación que hace Ralf a Schlächter, Rubach y Nack («señoras y señores, con ustedes, el grandísimo y famoso …«), y cuando va a presentar a Hansen, lo hace diciendo « … y bueno, ese tipo que está ahí, es Kai Hansen. Continuando con el siguiente tema …«. En el concierto de Hamburgo, la banda grabaría un segundo video, «Lust For Live», y de esa serie de tocatas saldría un CD doble (con la participación de las cuatro bandas) llamado «Power Of Metal», lanzado en Diciembre de 1993.

gammaray_10

Luego de eso, Gamma Ray participaría como banda invitada en el Festival del 2º aniversario de la revista «Horror Infernal», que tuvo lugar en en «Musikzirkus» de Dortmund el 19 de Diciembre, donde compartieron escenario con Quiet Riot, Thunderhead, Sargant Fury y Squealer. Ya en Febrero de 1994, la banda apoyaría algunas fechas del tour europeo de una de las más grandes bandas de Metal de la historia: nada más y nada menos que a los reyes del True Metal, Manowar. Joey DeMaio resume la participación de Gamma Ray en una sola frase: «es la mejor banda de apoyo que hemos tenido en toda nuestra carrera«. Como dato anecdótico, es en uno de los recitales de Manowar con Gamma Ray (en Hannover) donde el cuarteto estadounidense entra al Libro de Records de Guinness como la banda con sonido más fuerte de la Tierra, y DeMaio se convertía en el músico individual con el sonido más fuerte.

Otra anécdota se cuenta al iniciar el tercer viaje a Japón: entre los viajeros figuraba una persona que no pertenecía ni a la banda ni a los técnicos: una misteriosa persona llamada Wanda, que recientemente se estaba haciendo cargo del fan club de Gamma Ray, el cual se llamaría «Schizoid Clan». Wanda no era, a la larga, otra persona que Gabi, a la larga esposa de Kai.

RALF SE VA, KAI VUELVE A LAS VOCES

gammaray_11

En los tiempos del «Melodic Metal Strikes Back» ya se especulaba en la prensa con que Ralf Scheepers deseaba ser el nuevo vocalista de Judas Priest. La gran mayoría de los live reviews de los recitales de Gamma Ray eran positivos, pero siempre había un «pero»: la performance de Ralf no resultaba ser lo suficientemente energética, y se le criticaba fundalmente el estar continuamente actuando de forma «posera» y algo desconcertante. Todo ello comenzó a reventar en el festival de Wacken de 1994 (muchísimo más pequeño en ese entonces), donde Gamma Ray compartió escenario con bandas como Skyclad, Atrocity y Paul Di’Anno, entre otros. No importaba cómo lo hiciera, Ralf era siempre despedazado por la prensa, por lo cual su confianza bajó considerablemente. A pesar de ello, la banda se decidió a mostrar un espíritu positivo y de unión, tocando en muchos lugares. Incluso llevaron a cabo un insólito show (en el marco de un evento llamado «Rock bei Kurt») en una granja, y el escenario que nada menos que el remolque de un tractor … y más encima, gran parte del público se retiró antes pues ¡comenzó a nevar!. Pero si bien no se veían señales externas del final de una era, esto terminaría por ocurrir.

gammaray_12El hecho fundamental que en principio terminaría por desencadenar lo inevitable es el hecho de que Ralf vivía a 800 kilómetros de Hamburgo. Kai y Dirk le habían señalado en reiteradas ocasiones que deseaban que se mudara a Hamburgo -lo cual a la larga nunca ocurriría-, sólo pudiendo verse los fines de semana. Pero si bien esto podía ser sobrellevado por Kai y compañía, lo que a la larga terminó por romper la cuerda fue el hecho de que Ralf ambicionaba convertirse en el nuevo vocalista de Judas Priest, tras la partida de Rob Halford, para lo cual había incluso audicionado. Cuando Kai le preguntó a Ralf acerca del tema, éste le contestó que claro que aceptaría ser el vocalista de Judas Priest, pues había sido fan de la banda desde años y años, y que sería un sueño para él. Así que, como resultaba obvio, se tomó la decisión de que Ralf no continuaría siendo el vocalista de Gamma Ray. De más está decir que Ralf no llegó a ser el vocalista de Judas, siendo el puesto alcanzado por el norteamericano Tim ‘Ripper’ Owens. Scheepers posteriormente formaría una banda tributo a Judas Priest llamada «Just Priest», que sería la base de lo que en 1997 se oficializó como Primal Fear, estupenda banda Power, que ya cuenta con cuatro LPs a su haber.

¿Quién reemplazaría a Ralf? El «reemplazante» sería nada menos que el mismo Kai Hansen, quien inmediatamente una vez oficializada la partida de Ralf toma, no sin nervios, el micrófono para comenzar con la grabación del cuarto LP de la banda. Kai había demostrado un impresionante progreso en su calidad vocal, desde su trabajo en «Walls Of Jericho». De acuerdo a lo que el mismo Hansen señala, esto sólo se debió al hecho de su amor por cantar, pues estuvo constantemente probando su voz, incluso sin ser el vocalista de la banda.

gammaray_lotf

En Mayo de 1995 saldría a la venta lo que, para muchos, es el mejor disco del ahora cuarteto germano. «Land Of The Free» es un disco que reúne lo mejor del Power Metal: mucha pasión, buenas letras, fuerza, potencia y melodía. Gloria pura. Kai lo describe como «una especie de viaje a lo más profundo de la conciencia, un mundo fantástico que de una u otra forma está basado en la realidad«. En un álbum lleno de himnos, y en el cual resalta sobremanera, desde el primer verso, el impresionante progreso vocal de Kai Hansen, destacan la épica «Rebellion in Dreamland» (cuyo single incluye una versión re-grabada de «As Time Goes By», tema de «Sigh No More», y un cover de «Heavy Metal Mania», tema original de la banda Holocaust), la impresionante «Man On a Mission«, la gloriosa «Land Of The Free» y la emotiva «Afterlife«, dedicada al baterista de Helloween, Ingo Schwichtenberg, quien se suicidó, a los 29 años de edad, lanzándose a la línea ferroviaria el 8 de Marzo de 1995, tras sufrir la fase final de su esquizofrenia crónica (hereditaria), que lo llevó, durante mucho tiempo, a la adicción a la cocaína y al alcohol, lo que había desencadenado su salida de Helloween a principios de 1994, antes de un show en Japón en el que terminó llorando sentado frente a su batería y posteriormente botado en el suelo. Este álbum, además, cuenta con la colaboración de Michael Kiske, en el entretenido pero algo fuera de contexto tema «Time To Break Free«, y en coros de un par de temas (especialmente en «Land Of The Free»), lo que hizo soñar a los fans del Power Metal en una re-incorporación de Kiske al Metal (tras su polémico despido de Helloween en 1993), lo cual nunca ha ocurrido y se ve cada vez más lejano.

gammaray_13

Dirk y Kai entran, en Agosto del mismo año, al estudio para grabar un EP que contendría cuatro baladas, destacando la extraña «Miracle» (la versión lenta de «Man On A Mission») y la hermosa «A While In Dreamland«, en la que Kai sólo es acompañado por un piano. Este EP, que se llamaría «Silent Miracles«, y que salió a la venta en Febrero de 1996, puede llegar a considerarse dentro de la discografía más prescindible de la banda.

UN DRAGÓN CARPINTERO Y UN JUEZ DISEÑADOR

gammaray_a95

La banda saldría nuevamente de gira a finales de 1995, en lo que a la postre sería el exitoso «Men On A Tour». Tras sus exitosas performances en vivo, la banda decide lanzar su primer disco en directo, el que fue grabado en las presentaciones efectuadas en España e Italia, y que titularían «Alive ’95» (a pesar de que es lanzado en Mayo de 1995). Sin embargo, antes de iniciar una gira por España (presupuestada para Septiembre) junto a dos tremendas bandas, Stratovarius y Rage, se notaba que las cosas en la banda no andaban 100% bien: por un lado, Kai era el líder de la banda y soñaba con continuar con el empuje de la misma; Dirk deseaba volver a tocar bajo; y Jan junto a Thomas no estaban contentos con el estilo de la banda. Simplemente no era «su onda», y querían volver a Anesthesia, su anterior banda, con la que tocaban un thrash con toques progresivos. Thomas decidió efectuar esa gira española, Dirk tomaría el bajo. Faltaba el guitarrista, que ojalá también tocara teclados (algo innovador en la banda).

gammaray_14El hombre indicado sería Henjo Oliver Richter (Richter significa «juez» en alemán), nacido el 24 de Noviembre de 1963 en Hamburgo, Alemania. No sólo es un buen guitarrista, sino que además se desempeña bastante bien en los teclados (de hecho, comenzó su coqueteo con la música a los 6 años, tocando piano), y además es un estupendo diseñador gráfico: de hecho, ha diseñado los booklets de «Powerplant» y «Blast from the Past» (de Gamma Ray); «Better than Raw» y «Metal Jukebox» (de Helloween); «Stairway to Fairyland» y «Crystal Empires» (de Freedom Call); «Catch the Rainbow» (de Catch the Rainbow); «Shockmachine» (de Shockmachine); y «The Four Seasons of Life» y «Kaleidoscope» (de Roland Grapow). EHenjo formó su primera banda a los 13 años (luego de obtener su primera guitarra eléctrica), y en 1982 reemplaza a Roland Grapow en Rampage, banda que se disolvió poco tiempo después, y a cuyo respecto no existen registros, debido a qe un miembro de la banda ¡destruyó las copias de sus trabajos!.

La carrera de Richter se siguió desarrollando en una banda tributo a Uriah Heep llamada Easy Livin’ (donde tocó durante algún tiempo Markus Grosskopf, bajista de Helloween), por lo que se ganó por parte de los fans el apodo de «The Wizard» (título de uno de lo más conocidos temas de Uriah Heep). Además se ha desempeñado en Charon, Mydra, Catch The Rainbow y Tobias Sammet’s Avantasia. Como se ve, es un tipo con una extraordinaria trayectoria e incluso «utilidad» para la banda. Kai Hansen comentaba: «… necesitabamos otro guitarrista, preferentemente alguien que tocara teclados también … y un amigo nos recomendó a Henjo. Es bastante divertido, pues Henjo tocó en una banda después de Roland Grapow, quien me reemplazó en Helloween, así que todo parece ir en círculos«.

gammaray_15

Luego del tour por España, debía encontrarse el reemplazante para Thomas Nack. Y no sólo se encontró a un simple reemplazante, sino que se integró a un estupendo baterista: Daniel Hans Erwin Zimmermann («carpintero» en alemán), nacido el 30 de Octubre de 1966 en Nurnberg, Alemania. Comenzó a tocar batería a los 12 años, y en 1988 entró a estudiar al Frankfurt Music College hasta 1990 (donde preferentemente tocaba jazz), para posteriormente, en 1991, entrar al American Institute of Music en Viena, Austria. Kai conoció a Dan cuando éste último tocaba en una banda de covers llamada Lanzer, en el momento en que esta banda estaba grabando su álbum debut, «Under a Different Sun». Dan, además de ser un baterista muy técnico, posee un talento muy particular, desarrollado en los tiempos de Lanzer: escupir fuego (no, no es un dragón), técnica muy peligrosa que requiere, además de mucho valor, varios años de trabajo (¡niños, no hagan esto en casa!). Dan hoy además toca en Freedom Call y en Easy Livin’, junto a Henjo Richter, y participó en Iron Savior como músico invitado.

gammaray_sois

Con esto, se configura la formación actual de Gamma Ray, que tiene a Kai Hansen en las voces y guitarras, Henjo Richter en guitarras y teclados, Dirk Schlächter en bajo y Dan Zimmermann en batería. El renovado Gamma Ray comenzaba a trabajar en los Hansen Studios de Hamburgo en Febrero de 1997 en lo que sería el quinto LP de la banda. En Mayo lanzarían un adelanto, un EP llamado «Valley Of The Kings». En Julio del mismo año, la banda se dirigió por primera vez a Sudamérica en un improvisado mini-tour, que los llevó a Brasil y Argentina. Y en Agosto Gamma Ray lanzaría «Somewhere Out In Space», un solidísimo trabajo inspirado en la fascinación de Kai por los temas espaciales: «nos inspiramos viendo Star Trek y leyendo novelas de ciencia ficción … cuando comencé a escribir temas para ‘Somewhere Out In Space’, lo primero que escribí fue ‘Men, Martians and Machines’. Todo el tema relacionado con el espacio se me vino a la mente mientras estaba en Hawaii, estaba en una tienda de antigüedades donde tenían libros muy antiguos, así que empecé a observar y me encontré con un libro llamado ‘Men, Martians and Machines’ … me fascina la idea de pensar ‘de dónde venimos’ o ‘hacia dónde vamos’, y la respuesta parece ser el espacio … «. Sin embargo, no todos los lyrics fueron escritos por Kai, siendo considerable el aporte de Henjo y Dan a ese respecto.

gammaray_16El álbum, en el que destacan las muy Power «Beyond the Black Hole» y «Somewhere Out in Space», la citada «Men, Martians and Machines» y la ultramelódica «Winged Horse» (obra de Henjo), incluye un cover de «Return To Fantasy«, tema original de Uriah Heep, banda de culto de Hansen y sobre todo de Henjo Richter que, recordemos, aun toca en Easy Livin’, banda tributo a Uriah Heep. El álbum fue un éxito de ventas en Europa (el álbum de la banda que más se vendió desde «Heading For Tomorrow», por lo que obviamente la gira efectuada por la banda (donde tocaron en los grandes festivales: en el Wacken Open Air, en el Dynamo Open Air y en el Gods Of Metal de Milán) fue exitosa, a pesar de la gran cantidad de críticas al estado de la voz de Hansen.

En el mismo año 1997, Kai Hansen se une al proyecto musical de su amigo Piet Sielck, Iron Savior, junto al batero de Blind Guardian, Thomen Stauch, lanzando el disco debut llamado simplemente «Iron Savior» a fines del año mencionado. Puede destacarse, como curiosidad, que el disco incluye a «Watcher In The Sky», tema compuesto conjuntamente por Sielck y Hansen, cantado por este último, y que también aparece en «Somewhere Out In Space».

LA PLANTA DE PODER LOS TRAE A CHILE

gammaray_pp

Luego del éxito de «Somewhere Out In Space», la banda se toma un pequeño receso, para posteriormente comenzar a grabar su sexto larga duración, y el primero con la misma alineación del disco anterior. «Fue mucho más fácil trabajar junto a las mismas personas -señala Hansen-, no hubo malos entendidos y hubo un tremendo trabajo en equipo». Kai Hansen comienza a escribir temas en Enero de 1998, dos de los cuales («Deadly Sleep» y «Forevermore») terminarían en el segundo disco de Iron Savior, «Unification«, en el cual Dan Zimmermann figura como baterista invitado.

gammaray_17

Kai llegó con algo así como cinco canciones listas al estudio, las cuales fueron grabadas, y posteriormente se le ocurre en la idea de hacer un cover de una banda pop, «It’s A Sin» de Pet Shop Boys, la cual ha pasado a ser uno de los mejores covers de los últimos años. Hasta que pasados algunos meses, en Febrero de 1999, la banda lanza «Power Plant», su sexto LP, en el cual hay atisbos de continuación del tratamiento de la temática «espacial» en los lyrics («Anywhere In The Galaxy»), pero no se trata de un álbum conceptual. Kai señalaba: «este no es un álbum conceptual. Queríamos, en un principio, hacer una continuación para ‘Somewhere Out In Space’ llamada ‘Anywhere In The Galaxy’, pero en ese momentos muchas bandas estaban haciendo álbumes conceptuales … Blind Guardian hizo uno … Grave Digger también .. así que parecía estar algo ‘de moda’. Así que dijimos ‘mandemos a la mierda el concepto y hagamos un álbum con buenos temas’. De alguna forma, nuestro concepto era no hacer un álbum conceptual, jaja«. En este disco se destacan las potentísimas «Anywhere In The Galaxy» y «Strangers In The Night» (no es un cover de Frank Sinatra), la muy single «Send Me A Sign«, la extremadamente Manowar «Heavy Metal Universe«, la épica «Armageddon» y el mencionado cover de Pet Shop Boys, «It’s A Sin«. A este respecto, Hansen dice: «siempre me han gustado las canciones no-metal tocadas en versión metalera, como ‘Diamonds And Rust’ de Joan Baez por Judas Priest, por ejemplo«. Además, este disco incluye como bonus track el clásico de Rainbow, «Long Live Rock ‘n’ Roll«.

gammaray_18

«Power Plant» además cuenta con un «detalle» especial: el cover art, diseñado nada menos que por Derek Riggs, autor de las clásicas carátulas de Iron Maiden. Kai explica la carátula, que cuenta (al igual que la de «Somewhere Out in Space» con pirámides en ella): «Pienso que las pirámides simbolizan misterios sin resolver. Las pirámides en Egipto están supuestamente alineadas con un sistema estelar, así que supongo que existe una conección entre ellas y el espacio. Es fascinante, y me gustó la idea de que esas pirámides pareciesen OVNIs también».

gammaray_19La gira de este disco fue bastante especial. Principalmente porque en el marco de este tour, la banda visita Chile por primera (y hasta el momento única) vez, el día 4 de Junio de 1999 en el Teatro Monumental. El evento, que contó con la participación de Roland Grapow como telonero, quien venía promocionando su disco solista, «Kaleidoscope», y cuya banda estaba conformada por músicos de real excepción como Mike Terrana en batería, Mike Vescera en voz y Ferdy Doernberg en teclados, lamentablemente no contó con un marco de público adecuado al recinto (asistieron entre 1.000 y 1.500 personas, poco para el Monumental), pero mostró a una banda realmente espectacular en vivo, que hizo delirar a quienes tuvimos la fortuna de asistir.En todo caso, gran parte de la baja asistencia se debió a que los metaleros tuvimos la suerte de tener, en menos de tres meses, a Stratovarius, Angra, Hammerfall con Arch Enemy y Metallica con Sepultura en vivo en nuestro país, con el consiguiente descalabro económico de miles de esforzados bolsillos criollos. Como dato curioso, en el afiche (pequeño) promocional, se señalaba que Roland Grapow venía acompañado por «la voz de Helloween: Yngwie Malmsteen» (¿?).

10 AÑOS DE GAMMA RAY, Y UN NUEVO ORDEN EN EL MUNDO

gammaray_bftp

Luego del exitoso tour de «Power Plant» (donde, tocando con Iron Savior, Dan Zimmermann se quiebra un pie, en el Wacken Open Air), que además de Chile llevó a la banda a países nunca antes visitados, como México, Kai sintió que el décimo aniversario de la banda era la ocasión precisa para grabar un álbum «Best Of». Pero Kai no deseaba hacer un mero compilado de temas antiguos y más nuevos, sino que decidió que la banda re-grabara antiguos clásicos, como «Heaven Can Wait» (su tercera versión en estudio), «Heading For Tomorrow«, «Dream Healer«, «Lust For Life» y «Heal Me«, entre otras (tres por cada disco), conformando lo que llegaría a ser un disco doble llamado «Blast From The Past», que sería lanzado en Mayo del año 2000. El álbum compilatorio, que viene en un hermoso digipack, puede ser una muy buena puerta de entrada al mundo de Gamma Ray, para quienes no conozcan a la banda. El tour posterior a «Blast From The Past», llamado «Historay Tour», comenzó a mediados del año 2000, y que llevó a la banda a participar, más que nada, en festivales.

gammaray_20

Durante los últimos meses del año 2000, la banda volvió a los Hansen Studios, para preparar lo que sería su séptimo LP. Se trataría, según se dijo en ese entonces, de un álbum que apuntaría «de vuelta a las raíces», que contaría con elementos que recordarían a Iron Maiden y a Judas Priest, pero sin perder el sonido típico de Gamma Ray. Pero antes de ello, Iron Savior lanzaría, en Enero del 2001, su tercer LP, «Dark Assault», en el cual la participación de Kai fue mínima. Por lo mismo, Kai decide dejar Iron Savior para concentrarse en Gamma Ray, efectuando un show de despedida en España a mediados del mismo año.

gammaray_nwo

Con todo esto, la banda ya estaba lista para lanzar «No World Order!», su séptima placa en estudio, el 10 de Septiembre de 2001. En este disco se aprecia una vuelta de Gamma Ray a su «estado natural», dejando un poco el Power de lado y apuntando a una raíz algo más rockera-ochentera, tal como lo habían prometido, destacándose cortes como el single «Heaven Or Hell» (lanzado en Japón el 1 de Agosto), la gran performance vocal de Kai en «The Heart Of The Unicorn«, el casi cover de Judas Priest «Solid«, la épica «Eagle» y la muy Power «Dethrone Tyranny» (inspirada en el tema de los Illuminati). El sonido de la banda se hace algo más oscuro, pero sin perder los toques de distinción propios de Hansen. La carátula del disco fue diseñada por Hervé Monjeaud, y nuevamente apunta a la onda futurista (incluyendo las infaltables pirámides) con elementos que recuerdan a Eddie de Iron Maiden.

gammaray_21Las expectativas para su «No World Order Tour» eran bastante altas, y se hicieron acompañar en Europa por dos bandas muy emergentes: los australianos progresivos de Vanishing Point y los noveles finlandeses de Sonata Arctica. Además de Europa, la banda realizó algunas fechas en Japón.

En el mismo año 2001, Kai y Henjo participan en el disco solista de Tobias Sammet, «Avantasia», el cual -como sabemos- tuvo un notabilísimo éxito en la escena. Pero además Henjo se vio, a fines del mismo año, envuelto en una situación bastante particular: Henjo habría ofrecido ser un guitarrista «parche» para Helloween, tras la partida de Roland Grapow de la banda. Ante ello, los rumores de que Richter dejaría Gamma Ray para unirse a Helloween fueron más y más fuertes, debiendo ser desmentidos algún tiempo después por el propio Richter y por Michael Weikath. Posteriormente se anunciaría que el nuevo guitarista de Helloween sería el ex Freedom Call Sascha Gerstner.

gammaray_22

A principios del año 2002, la compañía Sanctuary Records anunció que los seis primeros discos de Gamma Ray serían re-lanzados, remasterizados digitalmente, en versión digipack con algunos bonus tracks cada uno, y con nuevas carátulas, diseñadas por el mismo Hervé Monjeaud. A mediados del mismo año, la banda anuncia el comienzo del «Skeletons In The Closet Tour 2002», en el cual la banda tocó, en aproximadamente 10 fechas en Europa, temas elegidos por los fans, vía internet.

LOS ESQUELETOS EN EL CLOSET, EL MAJESTUOSO Y EL CUARTETO INCREÍBLE

gammaray_sitc

En aquel tiempo se anunció que la banda lanzaría un disco doble en vivo en Marzo del 2003, lo que no ocurrió sino hasta agosto de ese año, bajo el nombre de “Skeletons In The Closet”. Éste contenía un show grabado el 31 de octubre en Barcelona y otro del 2 de noviembre en Strasbourg. Al tratarse de temas elegidos por los fans, encontramos ciertas «rarezas», como algunas ejecutadas en el Torres Rock Festival en España: «Rich and Famous», «One With The World» y «Victim Of Fate» de Helloween, entre otras.

La promoción de “Skeletons In The Closet” condujo a Gamma Ray a enlistarse a una nueva gira en la que, por si fuera poco, telonearon los diez primeros conciertos del “Dance Of Death World Tour” de Iron Maiden. El mismo periplo los trajo por segunda vez a terreno chileno en noviembre de 2003, cuando inundaron de heavy metal melódico el Teatro Providencia y, casualmente, estuvieron junto a Masterplan, otro grupo que llevaba algo de Helloween en las venas.

gammaray_m

Durante algún tiempo, la banda mantuvo a las y los fans esperando su nuevo trabajo en estudio, hasta que el 23 de septiembre de 2005 sale al mercado “Majestic”, el cual tenía un argumento notable: las posibilidades de ser aceptado eran altas para quienes habían disfrutado de “No World Order”. Este nuevo álbum presentaba una nueva mezcla entre el acostumbrado power metal de Gamma Ray y un nuevo estilo más enfocado al heavy metal tradicional y más pesado como Judas Priest. Además, estaba cargado de más dinamismo en la estructura de los temas, así como cambios de velocidad, entre otras características. A pesar de la impecabilidad de esta entrega, el disco fue criticado por falta de “originalidad”.

gammaray_26

“Bang Your Head”, “Tuska” y “Monsters Of Rock” fueron los tres primeros festivales en los que la banda hizo gala de “Majestic”. Después, continuaron con un tour regular en Europa con la participación de Nocturnal Rites y Powerwolf como actos secundarios.

gammaray_hytaf

Al año siguiente, específicamente el seis de mayo, Gamma Ray se prepara para la grabación del concierto que darían en Montreal, Quebec y cuyo setlist contenía temas de toda la discografía (excepto Insanity and Genius) y el cover “I Want Out” de Helloween. Dicha grabación serviría para un DVD, que llevaría el nombre “Hell Yeah – The Awesome Foursome (And The Finnish Keyboarder Who Didn’t Wear His Donald Duck Costume)”. Éste DVD vio la luz dos años mas tarde, es decir, el 4 de noviembre de 2008 y se posicionó en el puesto número nueve de la cartelera alemana; y en el primero de la sueca. Cabe mencionar que el título del DVD se refería al tecladista invitado, Eero Kaukomies, integrante de una banda que rendía tributo a Gamma Ray.

gammaray_lotf2

El 2007 traía consigo un nuevo lanzamiento: “Land Of The Free Part II”. Partiendo desde el nombre, con este nuevo material bajo la manga Gamma Ray intentaba volver a su sonido matriz lo cual colocó el álbum en tela de juicio, pues para algunas personas no era más que un disco con demasiadas influencias de Iron Maiden; mientras que para otras, el propósito estaba más que cumplido.

Paralelamente, Helloween lanzaba al mercado “Gambling With The Devil”, motivo por el que ambos grupos se organizaron para ofrecer juntos un tour a nivel mundial. El hecho de asistir a un concierto donde se presentaría tanto Gamma Ray como Helloween suscitaba una tremenda emoción pero, en definitiva, los ánimos se desbordaban cuando al final de los conciertos, las y los fanáticos veían fusionarse nuevamente a Michael Weikath y Kai Hansen en el mismo escenario para tocar las clásicas creaciones de Hansen: “I Want Out” y “Future World”.

gammaray_27

Tres años debieron pasar desde el lanzamiento de “Land Of The Free Part II” para conocer un nuevo álbum de los alemanes. Así, el 29 de enero de este año dieron a conocer “To The Metal”, el décimo larga duración que se suma a la ya pesada discografía del cuarteto y el cual está compuesto por diez cortes -en la edición regular-, cargados de 48 minutos de metal al estilo Gamma Ray, incluyendo la aparición de Michael Kiske en el tema “All You Need to Know”.

gammaray_ttm

La más reciente entrega es, en términos generales, un disco diverso ya que contiene un poco de todos los ingredientes que le han dado fama a Gamma Ray y que, de alguna manera, constituyen los pilares que aún sostienen la banda. En otras palabras, hay temas tan energéticos como “Rise”, tan melódicos como “Time To Live” y tan estructural y compositivamente clásicos como el propio “To The Metal”.

¿Qué más podemos agregar? Hay tantas anécdotas y otras cosas que quedan en el tintero … pero lo importante es el intento de «resumir» la vida de un personaje que no sólo ha hecho una gran contribución a la música, sino que a la vida de muchos de nosotros. Un genio como pocos, que no sólo ha creado música, sino que ha aportado sobremanera al nacimiento y crecimiento de una escena: la del Power Metal. Por lo mismo, es de esperar que hayamos hecho relativa justicia con don Kai Michael Hansen. Gracias, señor Hansen, por esa gran música concedida.

d-bdm-gammaray

GammaRayUn adelanto de la canción «To The Metal» del disco homónimo de los alemanes GAMMA RAY se puede escuchar en esta dirección.

El grupo lo ha descrito como un disco “con clase, rápido y profundo, que contiene unas cuantas sorpresas que distingue a la banda de aquellos que imitan el estilo y el sonido”.

El álbum saldrá a la venta a partir del 29 de Enero y estará compuesto por 10 temas, más 2 bonus que variarán en las distintas 4 ediciones:

  • CD Normal:

GammaRay - To The Metal

  • CD+DVD, incluye el making of:

GammaRay - To The Metal

  • Vinilo

GammaRay - To The Metal

  • Versión de colección que incluye el CD y un vinilo con dos temas bonus autografiado por la banda

El tracklist del «To The Metal» es:

01. Rise
02. Deadlands
03. Mother Angel
04. No Need To Cry
05. Empathy
06. To The Metal
07. All You Need To Know
08. Time To Live
09. Shine Forever
10. Breaking Away

GammaRay - To The MetalDespués de 15 años, Michael Kiske volverá a participar como invitado de la banda de su ex-compañero Kai Hansen, GAMMA RAY. El cantante, quien el ’95 participó en el legendario «Land Of The Free», grabaría durante los próximos días los coros para uno de los temas del disco.

El tracklist del álbum es:

01. Rise
02. Deadlands
03. Mother Angel
04. No Need To Cry
05. Empathy
06. To The Metal
07. All You Need To Know
08. Time To Live
09. Shine Forever
10. Breaking Away

«To The Metal» saldrá a la venta a partir del 29 de Enero del 2010 y estará compuesto por 10 temas, más 2 bonus que variarán en las distintas 4 ediciones:

  • Versión básica
  • Versión acompañada de un DVD que incluye el making of
  • Vinilo
  • Versión de colección que incluye el CD y un vinilo con dos temas bonus autografiado por la banda

El grupo lo ha descrito como un disco “con clase, rápido y profundo, que contiene unas cuantas sorpresas que distingue a la banda de aquellos que imitan el estilo y el sonido”.