Entradas

Hablar de Beast in Black es ineludiblemente hablar de Anton Kabanen y por ende, hablar también un poquito de Battle Beast y su historia. Así lo refleja la entrevista que acabamos de publicar en PowerMetal.cl, donde las comparaciones en circunstancias como esta se hacen, muchas veces, inevitables. El caso de Kabanen y sus dos “bestias” es uno que ha dado bastante que hablar en tierras europeas, ya que el ex-mastermind de Battle Beast fue obligado a salir de la banda que él mismo creó y llevó a la primera división del Metal. Con el desafío de empezar de nuevo, Kabanen formó Beast in Black y rápidamente “Berserker” vio la luz, un trabajo que dejaba claro que la dirección musical de Anton permaneció prácticamente inmutable, y que incluso desde un punto de vista estético y extra-musical las similitudes entre ambas agrupaciones eran evidentes. Para fortuna de todos, la nueva apuesta de Kabanen resultó, porque “Berserker” tuvo un cálido recibimiento en la comunidad y las loas no fueron escasas para el debut de la nueva bestia. Por esta razón, las expectativas para su segunda entrega no serían nada de bajas. Muy por el contrario, la industria metalera ha estado muy atenta a este segundo lanzamiento, con las esperanzas puestas en que “From Hell With Love” sea una sólida continuación del exitoso debut de la banda.

Para quienes no estén familiarizados con el estilo que cultiva Beast in Black (y/o Battle Beast), se puede decir que los finlandeses practican un Heavy metal bastante particular y fácilmente identificable, pues tiene grandes influencias de la música “retro” de los ’80, donde los teclados tienen un gran protagonismo y las composiciones muchas veces invitan más a bailar que a cabecear. Es un punto de encuentro entre la música disco, el AOR y el Heavy Metal que converge y ha funcionado bastante bien para ellos.

“From Hell With Love” abre fuegos con Cry Out For a Hero, que posee todos los elementos que un opening debería tener: buen ritmo, melodía fácil, duración prudente, un coro memorable y que, sin tomar grandes riesgos, despliega el espíritu de la banda, continuando así la propuesta que cultivaron en su disco debut. Sin duda, una buena muestra del Heavy/Power que se produce de tan buena manera en tierras finlandesas. La voz de Yannis Papadopoulos es una de las fortalezas de la banda y se muestra más agresiva que en “Berserker”. Los teclados acompañan incansablemente cada uno de los riff de guitarra que estructuran este corte, lo cual le quita algo de poder a la canción en mi opinión, aunque el resultado global sigue siendo muy bueno.

El homónimo From Hell With Love cambia la solidez del Heavy Metal por los colores y atmósfera de la música más glamorosa de los ’80. Es una pieza menos “cañera” y algo más reposada que el opening del disco. La voz de Yannis también es menos aguerrida, lo cual se condice con el espíritu de la canción. Hay algunos efectos (como los redobles de batería ficticia dignos de cumbia villera) que no caerán muy bien en paladares más tradicionales, aun cuando la propuesta general es hace sentido. No es un mal tema, para nada, pero va 100% en la vena más “bailable” de Beast in Black.

En esta misma línea llega Sweet True Lies, que es definitivamente una de las canciones menos metaleras del disco. Es puro Bon Jovi, de ese bien mainstream que es el delirio de tanta chiquilla rockera. Con todo lo glamoroso que es, Sweet True Lies es uno de los temas destaca en el disco, porque es oreja, invita a cantar, bailar, rockear y no deja indiferente para nada. Eso sin mencionar el coro, que debe ser uno de los estribillos más pegajosos que he escuchado en el último tiempo.

Un giro de 180 grados llega con Repentless, cuarto tema de esta entrega. Tal como se esperaría de un título así, la canción es bastante más Heavy que sus predecesoras, y si bien es cierto no es nada comparable al Repentless de Slayer, posiblemente sea el corte más agresivo de su catálogo. Tiene un gustito a Sabaton, además de claras reminiscencias a Nightwish. Es lo más cercano a una marcha de guerra que ha producido Beast in Black. Un coro memorable y un excelente solo de guitarra contribuyen a hacer de este tema uno de los puntos más altos del disco.

Die By The Blade es un blend que funciona bastante bien… las partes suaves y glamorosas contrastan de buena forma con las partes más heavy. Es una composición que no suena forzada, sino que más bien como una mezcla que fluye. Creado para ser un hit (y por ende lanzado como single), Die by the blade destaca como uno de los temas más orgánicos de la placa, y a todas luces será un imperdible en vivo.

Otra vuelta de tuerca llega con la balada del disco, Oceandeep. El versátil Yannis suena como cantante femenina en este corte, haciendo gala de su camaleónico timbre. La imagen de Nightwish vuelve a aparecer en el horizonte, no solo porque el título del track parece un juego de palabras asociado a la banda de Holopainen, sino por las semejanzas musicales también. De todas maneras, es una muy linda composición que aporta variedad al registro.

Unlimited Sin es otro tema concebido para entrar a la primera y quedarse dando vueltas en nuestras cabezas desde la primera escucha. Es un mid-tempo donde el teclado es el claro protagonista de la composición. En la misma línea llega True Believer, un tema muy AOR de cadencia menos dinámica y más cercano a ritmos bailables de finales de los ’80 y que no logra despegar del todo. Afortunadamente, This is War llega al rescate y vuelve a acelerar las revoluciones del disco. Tal como su nombre sugiere, este track es una marcha de guerra que invita a reemplazar los atuendos de baile por trajes de camuflaje, donde el espíritu de batalla trae de vuelta ese elemento épico que bandas como Sabaton y Civil War han sabido explotar a lo largo del tiempo. Si no fuera por un quiebre de ritmo que introduce una pausa y le quita intensidad al tema, sería un track redondo.

Heart of Steel, décimo corte del LP, es un buen mid-tempo en términos generales que, a pesar de no deslumbrar, resume muy bien el espíritu de Beast in Black, deambulando entre los dominios del AOR y el Power Metal. Finalmente, el disco cierra con No Surrender, composición que trae de vuelta la energía, la dinámica, poder y alegría del Power Metal europeo. Una jugada acertada sin dudas, que deja un buen sabor de boca a quienes tanto disfrutamos el estilo que aquí nos convoca.

Sumando y restando, “From Hell With Love” es un buen álbum que entrega una propuesta honesta y fiel al legado de la música que Anton Kabanen ha venido creando hace ya quince años. La mayoría de las canciones suenan orgánicas y la propuesta es consistente. No hay muchas sorpresas. Creo que la mayor virtud de esta entrega, sin lugar a dudas, es que el disco ofrece música muy entretenida, fácil de escuchar y altamente disfrutable de principio a fin. Ahora bien, lo negativo es que con cada vuelta que da el disco, este se va percibiendo algo superficial y un poco liviano. No me parece pueda llegar a transformarse en un imperdible del estilo. Es un disco, podríamos decir, políticamente correcto. Difícil que caiga mal pues no tiene puntos bajos, pero tampoco rompe esquemas ni dicta cátedra.

Dicho lo anterior, si te gusta el Metal con matices glamorosos de corte ochentero, definitivamente tienes que darle una oportunidad a este disco. Por contraparte, si lo tuyo es más tradicional y no tienes ganas de escuchar propuestas de Metal un poco más innovadoras, siéntete libre de pasar de largo. En cualquier caso, “To Hell With Love” es un paso correcto en la carrera de los finlandeses. Beast in Black es una de esas bandas que difícilmente dejará indiferente a alguien, y mientras Kabanen y compañía sigan escribiendo de la forma honesta en que lo hacen ahora, seguirán sumando adeptos a su ya respetable séquito de seguidores y de seguro seguirán pavimentando su camino hacia los escenarios más importantes de Europa y el mundo.

Review: Hernán Bórquez

Si Finlandia sigue entregando esta década a nuevos genios metaleros, entonces Anton Kabanen es el mayor representante de esta camada de jóvenes compositores que se ha posicionado en la escena.

Le dio forma y espíritu a una de las bandas revelación de Europa en estos últimos años, Battle Beast, de la cual se vio forzado a salir en 2015 luego de escribir los tres primeros discos del conjunto. Pero hoy por hoy, el guitarrista y productor está recuperando muchísimo terreno gracias a su grupo Beast in Black, que desde su álbum debut en 2017 viene nuevamente haciéndose notar fuertemente con un Heavy Metal tan explosivo como pegadizo, con influencias que van más allá del legado finlandés del metal melódico y se adentra a territorios ochenteros, con teclados dignos de la época pero con una mirada moderna que hace que la propuesta sea distinguible en cada uno de sus trazos.

PowerMetal.cl aprovechó el lanzamiento del segundo disco de Beast in Black, “From Hell With Love”, fijado para el 8 de febrero, para hablar con Kabanen no solo acerca este trabajo, sino también sobre composición, honestidad artística, construcción de estilos cuando pareciera que todo está dicho, inspiración en series de animé y aprendizajes que lo han llevado hasta la fase en la que se encuentra hoy.

Por Jorge Ciudad

Anton, desde la salida de “Berserker” ha pasado solo un año y tres meses, y ya estamos hablando sobre una segunda producción de Beast in Black, “From Hell With Love”. ¿Cómo trabajaron para poder sacar un nuevo material tan pronto?

Bueno, fue más o menos bajo presión, por lo apretada de la agenda de trabajo. El plazo, el deadline se veía bastante amenazante (risas), aunque logramos hacerlo porque… aunque nosotros teníamos actuaciones en festivales casi todos los fines de semana durante el verano, nos las arreglamos para trabajar el material en los días de semanas, sin parar. En lo personal, como además el álbum lo produje yo, tuve como una especie de lapsus social… estaba casado con el trabajo. Pero es algo positivo, ya que de verdad me permitió avanzar con este disco, y lo logramos, pese a que el reto fue muy grande. Si mal no recuerdo, las primeras grabaciones reales comenzaron en mayo o… ya sabes, a fines de la primavera o comenzando el verano, ya no me acuerdo exactamente, pero en ese momento teníamos que trabajar, y rápido. Ahora, la composición en realidad no tomó demasiado tiempo, dado que en su mayoría armamos las canciones con material que ya había escrito en el pasado. Y las letras, un tema aparte. Las letras son algo que siempre hago al final, casi siempre, y en esta ocasión conté con la ayuda de un amigo mío, Paolo Ribaldini (quien estuviera en el “Team Tarja” de The Voice Finland en 2015), italiano claro está, pero vive aquí en Helsinki, la misma ciudad que yo. Los dos somos fans de Berserk, del animé y el manga, y por eso fue muy interesante trabajar con él, ya que a los dos nos gustan las mismas series. Su aporte me ayudó muchísimo y facilitó las cosas. Sin embargo, hubo ciertos días… recuerdo cuando yo estaba escribiendo las letras y Yannis (Papadopoulos, vocal de Beast in Black) se encontraba en el estudio… teníamos que grabar las voces durante la jornada y en las mañanas o bien tarde en las noches me sentaba a completar las letras, porque para el próximo día debíamos tenerlas, ¡y no estaban listas! Fue un período muy productivo, sin días desperdiciados en el fondo, y por eso pudimos tener listo el álbum en tan corto tiempo.

¿Y cuán importante era para ti tener este segundo disco de Beast in Black lo más pronto posible? Fuiste forzado a dejar Battle Beast en 2015, tu propia banda, cuando se encontraba en su mejor momento. ¿Hasta qué punto sentiste la necesidad de mostrar que tras lo ocurrido, seguías en muy buena forma como compositor y productor, ahora con un nuevo conjunto? ¿Cuán importante es para ti volver a mostrar que mantienes un espacio en la escena?

Desde una perspectiva profesional, es muy importante si es que quieres construir una carrera y ganarte la vida con esto, es clave de hecho. Pero cuando nos referimos al proceso creativo, lo cierto es que nunca debes pensar en eso, en la perspectiva profesional de cómo hacer dinero, de cómo ganarte la vida. Debes entregarte de lleno al proceso creativo, dedicarte al arte por el arte, tiene que ser honesto en un 100%. Y creo que aquello es esencial si quieres entregar algo genuino y compartirlo con las personas. Como compositor, no puedo hacer algo que no me guste realmente o no lo disfrute. Si tuviera que hacerlo así, sería como mentirle a la gente a través del arte… Me hago responsable por completo de cada canción que he escrito en mi carrera y con Beast in Black solo queremos hacer cosas que nos parezcan bien, como banda. Y claro, si eso nos permite ganarnos la vida y hacer una profesión de aquello, entonces genial, estaré muy agradecido. Sin embargo, lo primero es lo primero, como te dije: el arte es lo primero, siempre, y debemos disfrutar el tiempo que compartimos juntos como un grupo, tenemos que ser un conjunto sólido, una unidad compenetrada, y pasarlo bien con lo que hacemos. ¿Sabes?, muchas bandas tienen una carrera dilatada pero no lo suficientemente exitosa como para dedicarse solo a ello, y nosotros de verdad que estamos tratando de hacerlo lo mejor posible para que esto sea nuestro trabajo principal, nuestro empleo en el futuro. Y bueno, creo que vamos por el camino correcto, ya que hasta el momento vamos en ascenso, con más y más fanáticos, con una muy buena recepción, con la venta de tickets subiendo, con la venta de discos que va bien para nosotros, entendiendo que esta época es muy mala para todos los grupos con respecto a la venta de discos, que siguen cayendo radicalmente. No obstante, estamos muy contentos con los resultados hasta ahora.

Y sobre lo mismo, eres un músico que se toma con bastante seriedad el proceso creativo, le das un cariz artístico y honesto a la composición, y que lo primero para ti es que lo que escribas sea de tu gusto. ¿Pero cómo es la sensación cuando crees en tu propio material, cuando estás seguro de que tiene un material potente, lo sacas al público y éste responde tan bien al trabajo, como te ha pasado con Beast in Black hasta ahora?

Nos pone extremadamente felices cuando la gente le abre su corazón a Beast in Black, y no solo desde lo compositivo, sino también para toda la banda. Es un privilegio enorme saber que a alguien realmente le gusta la composición y la música, o si le da poder y fortaleza para lidiar con ciertas cosas… he recibido comentarios de personas, escribiéndome que algunos temas les ayudan a seguir pese a las dificultades que hayan sufrido. Es muy reconfortante saber que la música puede ayudarlos, y desde el punto de vista del grupo, es muy gratificante cuando nos subimos al escenario. Nosotros lo pasamos bien ahí, siempre estamos sonriendo, felices, y luego vemos que el público también está muy contento, pasándolo muy bien. Podemos notarlo en sus rostros, que están disfrutando. Eso es lo más grandioso, en especial cuando una vez finalizado el show, las personas se nos acercan y nos dicen ‘oye, ¡desde ahora somos fans de ustedes!’. Que alguien nunca haya escuchado de nosotros antes y que de pronto diga, con solo un concierto, que ya es fanático a morir, es tremendo, significa que quizás estamos haciendo algo bien y que a la gente le gusta tu música. Es algo de lo que estamos orgullosos y queremos que siga de esa manera.

Ahora, una gran diferencia entre “Berserker” y “From Hell With Love” es que el segundo lo grabaron teniendo la certeza de la aceptación de la banda por parte de los fanáticos, teniendo la seguridad de que las cosas estaban funcionando. ¿Qué tipo de influencia tiene esta especie de aceptación en el nuevo trabajo? ¿Cuánto más seguro te hace sentir?

Bueno, como artista no deberías pensar en esas cosas, ¿no?, sólo tienes que escribir lo que sale de tu corazón. Creo que… cuando el primer álbum se torna interesante y termina siendo exitoso… a ver, a la gente le gustó nuestro álbum debut, pero antes de eso no había nada como para que el público se interesara por Beast in Black, en el fondo. De repente gustó el material y nos volvimos exitosos, pero el motivo creo yo fue que justamente no había expectativas. No sabíamos lo que esperaba la gente porque no había nada antes de Beast in Black, por lo que trazamos nuestro propio camino y terminó funcionando. Eso ratificó que debíamos continuar creyendo en nosotros mismos y seguir por nuestro propio camino, ya que por ese motivo y no otro las personas empezaron a interesarse en la banda.

Sí, pero quizás sí habían expectativas con respecto a Beast in Black en 2017, precisamente por tu carrera con Battle Beast, y el hecho de que varios querían seguir oyéndote. Lo cierto es que si escuchas una canción de Anton Kabanen, no importa si es de los tres primeros discos de Battle Beast o de los dos de Beast in Black, uno puede distinguir que tienes tu propio estilo compositivo. Después de todos estos años escribiendo música, ¿cuándo te diste cuenta de que tenías tu propio estilo para componer?

Bueno, creo que se encuentra con el paso de los años. Empecé a componer como a los 13 o 14 años de edad, en la misma época en que comencé a practicar en serio la guitarra. He tocado guitarra desde que tenía 6 años, pero no de forma seria hasta los 13, cuando tuve mi primera guitarra eléctrica. Y al mismo tiempo, empecé a componer mis propios riffs y melodías como por esos días. Eso sí que me entusiasmaba, muchísimo, aunque las primeras ideas no eran tan buenas ahora que las recuerdo (risas), pero lo pasaba tan bien componiendo que seguí haciéndolo, seguí y seguí haciéndolo hasta que en un momento, luego de algunos años, te das cuenta de ciertas cosas y que has comenzado a entender de la música, y a sentirlas, y cuando tienes la certeza de que sabes lo que estás haciendo, como que ‘OK, ahí está quizás la cosa que muestra que tienes tu propio carácter en la composición’. Aparte de eso, suelo escribir un montón de material, diverso, no solo Heavy Metal, sino también música acústica, composiciones sólo con teclado, música orquestada… pero Beast in Black es una banda de Heavy Metal y seguiremos siendo una banda de Heavy Metal, aunque esos pequeños detalles como gótico-sinfónicos, y la influencia de los teclados, sí pueden escucharse en Beast in Black, pero como te dije, escribo todas esas cosas por separado también, ¡aunque no las he lanzado aún! En esas canciones, incluso, creo que el elemento clave y más personal es la simpleza, y las melodías. Tiene que ser melódico, tienen que ser melodías que te toquen de alguna manera, que cuando las escuches no terminen siendo melodías del montón, sino lo suficientemente “precisas” para que tengan un verdadero significado. Cuesta un poco explicarlo en realidad y por eso lo dije antes, al momento que empiezas a entender la música y sentirla… es una combinación entre feeling y conocimiento profesional de la música. Cuando eso ocurre es el minuto, me imagino, en que te das cuenta de que tienes tu propio estilo. Lo importante es que aquello no te restrinja al momento de probar nuevas ideas.  Mi compositor favorito, James Horner, quien lamentablemente falleció en 2015 tras un accidente aéreo, una vez dijo en una entrevista cuando le preguntaron qué era lo importante tener en uno al momento de escribir bandas sonoras, que para él había que ser como un camaleón, ser capaz de adaptarte a diversos estilos, a distintas películas, de aprender a crear la música apropiada para ciertas escenas o partes de una secuencia. Rescato mucho lo que dijo, siendo un camaleón, lo que no significa que no tengas tu propio estilo, sino que puedes adaptarte a diferentes estilos, manteniendo tus elementos ahí.

Con respecto a “From Hell With Love”, me parece que es una mejora si se compara a “Berserker”. Los temas pesados como Repentless son más pesados que los del debut, los épicos como This Is War, más épicos que los del debut, y las canciones pegadizas con teclados ochenteros suenan más pegadizas y ochenteras que las del trabajo pasado. Esa es mi impresión. ¿Cómo analizas el progreso entre una entrega y otra?

En realidad nos sentimos orgullosos de los dos álbumes, y claramente podemos decir que a nuestros ojos son diferentes. No tratamos de hacerlo más ochentero por ejemplo, simplemente salió de esa forma, luego de seleccionar las canciones que grabaríamos. Solo ahí nos dimos cuenta… ‘OK, bueno, sin duda que tiene este una vibra muy fuerte de los ochenta’. No fue algo calculado, que pensáramos ‘OK, hagamos una mejora con respecto al primer disco’, ya que como te dije, nos sentimos muy orgullosos de “Berserker”, representa en un 100% cómo debe ser la banda… Siempre podrás pensar ‘OK, esta parte pudo haber sido distinta, se pudo haber producido de otra manera o mezclada de otra forma’, pero sería un cuento de nunca acabar. Lo único importante es que si al proyectar tu carrera hacia el futuro, a 10, 15 años, y en ese momento miras en retrospectiva y piensas en todos los discos que tienes, puedas decir ‘oye, tenemos 10 o 15 trabajos y todos enseñan una personalidad propia, un sonido propio, una producción distinta, no son copias el uno del otro’, todavía puedes decir que con 100% Beast in Black, pero cada uno tiene su carácter particular. ¿Sabes? Son como los hijos (risas).

Acabas de decir “100% Beast in Black”, pero seguramente ya habrás leído o visto comentarios de fanáticos, diciendo que sienten que el verdadero espíritu de Battle Beast sigue vivo gracias a tus trabajos con Beast in Black, o que el verdadero espíritu de Battle Beast está más presente en Beast in Black que en Battle Beast actual. ¿Cómo reaccionas cuando escuchas ese tipo de comentarios?, ¿cuán cómodo te es escuchar eso?

Viejo, ¡es completamente halagador! O sea, comprendo lo que la gente quiere decir y, en lo que a mí respecta, “From Hell With Love” es el quinto álbum de mi carrera personal. Por eso es que no veo problema alguno y no lo siento como algo negativo. De todas formas, con Beast in Black continuamos siendo una banda nueva y… por supuesto, el estilo es más o menos el mismo, si yo fui quien compuso los tres primeros álbumes de Battle Beast, incluyendo las letras y… cuando empecé a componer por separado de Battle Beast, simplemente sentí que esta cuestión de la bestia (beast) no estaba cerrada aún. El personaje… tiene su propia historia, y claro que es una cosa más personal, ¿me entiendes? Este personaje de la bestia… no era algo que quería abandonar todavía, sentía que había mucho más por hacer “en nombre de la bestia”, por decirlo de alguna manera. Y ahora estamos muy contentos de tener a Beast in Black y que exista esta especie de imagen, con cada portada quizás mostrando a esta bestia de algún modo. Hoy en día no haya tal vez tantas bandas con este tipo de personajes conectados a ellas, pero si pensamos en Children Of Bodom, ellos cuentan con The Reaper, Iron Maiden con Eddie y así. Con Primal Fear siempre verás a su águila en las portadas, mientras que Beast in Black tiene a la bestia, este Lion Beast y… de hecho, escribí una historia basada en el personaje del Lion Beast, hace varios años atrás, aunque todavía no la he terminado, hay que pulirla, no está lista como para ser publicada, hay que seguirla trabajando. Puede que nunca salga a la luz, pero siempre la tengo en mente, y quizás algún día quiera continuar armando esa historia y termine resultando en una entrega de Beast in Black que sea un disco conceptual, y relate la historia de la bestia. Por ahora solo sé que lo principal es que Beast es un nombre característico. De hecho, si nos referimos al nombre Beast in Black, la inspiración principal del nombre de la banda vino del manga Berserk, de este animé japonés donde sale este personaje, The Black Swordsman, cuyo animal interior es una bestia, Beast of Darkness, como su demonio interior. Y mientras pensaba en eso, en The Black Swordsman + Beast Of Darkness… ‘oye, ¡Beast in Black!, ¡listo!’. Claro, muchas canciones están basadas por supuesto en Berserk. En este nuevo disco, en “From Hell With Love”, hay cinco temas basados en Berserk y, si estoy en lo correcto, lo mismo me parece que con el álbum debut, porque habían como cinco o seis inspirados en Berserk. En fin, sentía que era la decisión más correcta nombrar así a la banda, Beast in Black. Evidente, la música acá es similar a la que habré hecho en el pasado, pero hay algo nuevo que hace que la propuesta mantenga una frescura. Y creo que una diferencia muy importante y crucial es que la banda misma es distinta. Yannis es un cantante único, y todos los músicos, el batero, el bajista y el guitarrista… Kasperi (Heikkinen) es un fantástico ejemplo de guitarrista muy talentoso y virtuoso, es como… cuando él llega al estudio, graba sus solos en apenas un día, todos sus solos en un día. Llega tan bien preparado, y todos esos factores son parte de la música de Beast in Black y la banda, dándole sus propias características.

Sucede además Anton que has sido muy consistente en tu propuesta artística, desde un comienzo, desde tu primer disco “Steel” con Battle Beast hasta el de ahora con Beast in Black. No solo la música, con toda esta evolución, es un punto en común, sino también letras como las basadas en Berserk. Te pongo el caso de la canción This is War, de “From Hell With Love”, que cuando la escucho de inmediato me dan ganas de cambiar al álbum “Steel” y poner Band of the Hawk por ejemplo, que también está inspirada en la misma serie. Y al hacerlo, uno nota que existe una consistencia entre tu material más antiguo y tu material más reciente, a pesar del tiempo y el cambio de bandas…

Uf… no lo había visto de esa manera, pero como te dije antes, cuando escribes algo, lo más importante es que seas honesto con lo que compones, y solo después puedes compartirlo. Y quién sabe, en el futuro quizás la gente vea a Beast in Black de una manera muy diferente, que se pregunte “¿qué es esto?”, y sea muy distinto. Sin embargo, seguirá siendo parte de lo que realmente es Beast in Black, las composiciones de Beast in Black. Al final, pienso que es muy difícil para cualquiera saber cuál es el verdadero espectro de musicalidad de Beast in Black. No queremos limitar nuestro sonido, cuando escribo no quiero limitarme demasiado, porque la música es un campo de juego con tantas cosas que uno quiere probar. Creo que el Heavy Metal de hecho es el género musical más apropiado para probar cosas, es el género más libre… para mí, el Heavy Metal representa la libertad, la libertad musical. ¿Te puedes imaginar un álbum de Britney Spears con voces guturales, solos de guitarra bien vistosos o doble bombo? No, eso jamás ocurrirá. Con el Heavy Metal, en cambio, tú sí puedes hacer algo de lo que hace Britney Spears, por ejemplo, en alguna parte de una canción. Si quisieras podrías hacer algo muy suave, melodioso, y lento, de la nada cambiar a algo súper rápido, agresivo y ruidoso, pasando por todo entre un extremo y otro. Esa es la belleza del Heavy Metal y la gente lo aceptará. Lo hemos visto con muchas bandas que han hecho un montón de combinaciones. Los seguidores del Metal lo aceptan y se vuelven leales a sus grupos… pero claro, a lo que quiero llegar es a que el Heavy Metal es el género que te otorga más libertades, puedes esperar cualquier cosa en el futuro. Por supuesto, Beast in Black seguirá siendo Heavy Metal, aunque es difícil saber qué tipo de “condimentos” se irán añadiendo a la sopa para los próximos lanzamientos.

Mientras hablamos sobre los procesos de composición, de lo importantes que son para ti, de cuánta energía y trabajo les dedicas, de lo que significa para ti como músico, y lo importante que es sentirte contento con todo esto, es imposible no acordarse del 2015, cuando te encontrabas en un momento crucial de tu carrera con Battle Beast, con un “Unholy Savior” que se transformaba en el número uno de los charts de tu país, pero con un ambiente al interior de la banda que hizo que solo semanas después te forzaran a salir del grupo. ¿Cuán difícil fue la situación para ti, cuando debiste lidiar con tantos problemas durante esta fase tan “sagrada” para ti como la creación y lanzamiento de un trabajo?

Si, fue muy difícil para mí en ese momento, pero viéndolo en retrospectiva, la experiencia fue como una escuela, y fue muy importante pasar por esa escuela para mí. A causa de lo sucedido fue que pudo nacer Beast in Black, y eso es lo más importante. Me siento feliz al respecto, por cómo están las cosas ahora. Con nuestro bajista (Máté Molnár), por ejemplo, hemos hablado de nuestros pasados…  y había vivido como una experiencia similar. Estaba a cargo de su banda, Wisdom, un conjunto húngaro de Power Metal con el que estuvo tocando como por 15 años, haciendo cosas con ellos mientras yo estaba con Battle Beast, y ambos estuvimos de acuerdo con que habían sido muy buenas escuelas para nosotros y que ahora podemos combinar nuestras experiencias, conocimientos y todo lo que hemos aprendido, trabajar juntos y hacerlo para Beast in Black, que es nuestra prioridad, lo que ha funcionado bastante bien. Y creo que esa es otra de las razones por la cual Beast in Black ha crecido. Nos hemos preocupado de varios aspectos y siempre hemos buscado aprender del pasado, de las experiencias de trabajar con tantas personas. En ese sentido, cuando recuerdo el pasado, lo veo como una lección muy importante, pese a lo súper difícil que fue en lo emocional, pero me imagino que tenía yo que pasar por eso. Nunca sabes lo que el destino tiene guardado para ti, y bueno, para mí el destino tenía guardado a Beast in Black, aunque no lo sabía en ese tiempo. Si la gente supiera su futuro, lo más probable sería que ese futuro no se concrete, si lo supiera de antes…

Muchas gracias Anton por tu tiempo y esta entrevista tan profunda, en la que los metaleros chilenos y de Sudamérica tendrán la oportunidad de conocerte más. ¿Tienes algún mensaje para ellos?

Primero que todo, gracias a todos los que se han dado el tiempo de revisar esta entrevista. Estén atentos a las novedades de Beast in Black. Nuestro álbum sale el 8 de febrero así que vayan a escucharlo, y realmente esperamos que le guste a todos. En algún momento que estemos cerca de sus pueblos y ciudades, ¡asegúrense de ir a los conciertos! Y si no, en el futuro cercano, entonces tomen un avión ¡y vayan a ver un show de Beast in Black en cualquier parte del mundo!