Entradas

ANGRA se apresta a lanzar “Ømni”, su segundo trabajo con Fabio Lione en la voz principal y el primero sin Kiko Loureiro, quien es reemplazado por el guitarrista Marcelo Barbosa. El trabajo será lanzado el 16 de febrero por earMUSIC.

A continuación puedes escuchar el track que abre el álbum, titulado “Light of Transcendence”:

“Ømni” fue grabado en Suecia con Jens Bogren, que también produjo el álbum anterior “Secret Garden”. El nuevo álbum será conceptual, un conjunto de historias cortas de ciencia ficción que ocurren en varios lugares en el tiempo simultáneamente. La columna vertebral de la trama se basa en la idea de que en 2046 un sistema de inteligencia artificial cambiará la percepción y la cognición humana. Es un sistema que permitirá la comunicación consciente entre seres humanos presentes y futuros. Personajes como viajeros del tiempo, cavernícolas, guerreros, entre otros, ayudan a contar esta historia.

El tracklist de“Ømni” es:

01. Light of Transcendence
02. Travelers of Time
03. Black Widow’s Web
04. Insania
05. The Bottom of My Soul
06. War Horns
07. Caveman
08. Magic Mirror
09. Always More
10. ØMNI – Silence Inside
11. ØMNI – Infinite Nothing

Recordemos que anteriormente se dio a conocer el track “Travelers of Time”:

Este domingo en Sao Paulo, Brasil, comenzó la segunda parte de la gira de despedida de RHAPSODY, la que los traerá de regreso a Chile el próximo martes 16 de enero. Recordemos que ese día fue declarado feriado en Santiago y el concierto no se verá afectado por la visita del Papa.

Los italianos hicieron una variación en la lista de temas ofrecida en su gira anterior, pero mantuvieron la interpretación del clásico disco “Symphony of Enchanted Lands” en su totalidad. Si quieres ver el setlist, pincha aquí.

Si todavía no tienes tu entrada, éstas están disponibles por sistema Ticketek.cl, callcenter 22690 2000, The Knife (Eurocentro), Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia) y en tiendas Hites, que puedes revisar aquí. Sin cargo por servicio se encuentran en Kmuzzik (Av. Providencia 2169 Local 99, Galería Interprovidencia) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los precios son:

Platea: $25.000 (+ $3.750 de cargo por servicio)
Cancha: $30.000 (+ $4.500 de cargo por servicio)
Palco: $40.000 (+ $6.000 de cargo por servicio)

Recuerda que si ya tienes tu entrada puedes participar para acompañar a la banda concursando aquí.

Mira el saludo e invitación de Fabio Lione y Luca Turilli a sus fans chilenos:

Si ya tienes tu entrada para ver el último concierto de RHAPSODY reunido en Chile, que se realizará este martes 16 de enero en el Teatro Caupolicán, PowerMetal.cl tiene un espectacular premio para ti.

Te invitamos a participar de este concurso, donde podrás ir a buscar a la banda al aeropuerto, ingresar primero al Teatro Caupolicán y así estar presente en la prueba de sonido.

Solo debes enviarnos un mail a concurso@powermetal.cl con el asunto “Rhapsody” y no olvides incluir los siguientes datos:

– Nombre Completo
– RUT
– Número de entrada (se encuentra al reverso del ticket, en rojo)

El sorteo se realizará el sábado 13 de enero. ¡Suerte!

Si todavía no tienes tu entrada, éstas están disponibles por sistema Ticketek.cl, callcenter 22690 2000, The Knife (Eurocentro), Centro Ticketek (Antonio Bellet 230, Providencia) y en tiendas Hites, que puedes revisar aquí. Sin cargo por servicio se encuentran en Kmuzzik (Av. Providencia 2169 Local 99, Galería Interprovidencia) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los precios son:

Platea: $25.000 (+ $3.750 de cargo por servicio)
Cancha: $30.000 (+ $4.500 de cargo por servicio)
Palco: $40.000 (+ $6.000 de cargo por servicio)

Tras el exitoso show ofrecido en mayo de este año, donde los italianos repletaron el Teatro Caupolicán, la gira de reunión volverá a pasar por Sudamérica marcando el 16 de enero como única fecha en Santiago, concierto que según la productora a cargo, no corre peligro de suspensión por la visita del Papa. RHAPSODY además aprovechará de hacer algunos cambios en el setlist en comparación al ofrecido este 2017.

Revive el show del 5 mayo en el Teatro Caupolicán con el Live Review escrito por PowerMetal.cl en ese entonces.

Recuerda que el calendario de conciertos del 2018 comenzará con la segunda parte del tour de despedida de RHAPSODY, que reúne a Luca Turilli, Fabio Lione, Patrice Guers, Alex Holzwarth y Dominic Leurquin.

PowerMetal.cl no quiere que te quedes fuera de esta noche imperdible, así que puedes encontrar un concurso en cada una de nuestras redes:

Participa aquí en nuestro Facebook
Participa aquí en nuestro Instagram
Participa aquí en nuestro Twitter

Tienes hasta este miércoles 27 de diciembre para participar. ¡Suerte!

Tras el exitoso show ofrecido en mayo de este año, donde los italianos repletaron el Teatro Caupolicán, la gira de reunión volverá a pasar por Sudamérica marcando el 16 de enero como única fecha en Santiago, concierto que según la productora a cargo, no corre peligro de suspensión por la visita del Papa. RHAPSODY además aprovechará de hacer algunos cambios en el setlist en comparación al ofrecido este 2017.

Las entradas están disponibles por sistema Ticketek, callcenter 22690 2000, ticketek.cl, en el centro de atención (Antonio Bellet 230, Providencia) y sus puntos de venta que puedes revisar aquí. Sin cargo por servicio se encuentran en Kmuzzik (Av. Providencia 2169 Local 99, Galería Interprovidencia) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los precios son:

Platea: $25.000 (+$3.750 de cargo por servicio)
Cancha: $30.000 (+ $4.500 de cargo por servicio)
Palco: $40.000 (+ $6.000 de cargo por servicio)

Revive el show del 5 mayo en el Teatro Caupolicán con el Live Review escrito por PowerMetal.cl en ese entonces.

ANGRA acaba de revelar el primer adelanto de “Ømni”, su próximo disco el cual verá la luz el 16 de Febrero del próximo año. El single, titulado “Travelers Of Time”, puede ser escuchado a continuación:

 “Ømni” fue grabado en Suecia con Jens Bogren, que también produjo el álbum anterior “Secret garden”. Es un álbum conceptual, un conjunto de historias cortas de ciencia ficción que ocurren en varios lugares en el tiempo simultáneamente. La columna vertebral de la trama se basa en la idea de que en 2046 un sistema de inteligencia artificial cambiará la percepción y la cognición humana. Es un sistema que permitirá la comunicación consciente entre seres humanos presentes y futuros. Personajes como viajeros del tiempo, cavernícolas, guerreros, entre otros, ayudan a contar esta historia.

El tracklist:

1. Light of Transcendence
2. Travelers of Time
3. Black Widow’s Web
4. Insania
5. The Bottom of My Soul
6. War Horns
7. Caveman
8. Magic Mirror
9. Always More
10. ØMNI – Silence Inside
11. ØMNI – Infinite Nothing

Y no olvidar que Fabio Lione vuelve a Chile el 16 de Enero junto a RHAPSODY REUNION junto a Luca Turilli, Patrick Guers, Alex Holzwarth y Dominic Leurquin. Las entradas están disponibles por sistema Ticketek, callcenter 22690 2000, ticketek.cl, en el centro de atención (Antonio Bellet 230, Providencia) y sus puntos de venta que puedes revisar aquí. Sin cargo por servicio se encuentran en Kmuzzik (Av. Providencia 2169 Local 99, Galería Interprovidencia) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los precios son:

Platea: $25.000 (+$3.750 de cargo por servicio)
Cancha: $30.000 (+ $4.500 de cargo por servicio)
Palco: $40.000 (+ $6.000 de cargo por servicio)

Recuerda que el calendario de conciertos del 2018 comenzará con la segunda parte del tour de despedida de RHAPSODY, que reúne a Luca Turilli, Fabio Lione, Patrice Guers, Alex Holzwarth y Dominic Leurquin.

Tras el exitoso show ofrecido en mayo de este año, donde los italianos repletaron el Teatro Caupolicán, la gira de reunión volverá a pasar por Sudamérica marcando el 16 de enero como única fecha en Santiago, concierto que según la productora a cargo, no corre peligro de suspensión por la visita del Papa. RHAPSODY además aprovechará de hacer algunos cambios en el setlist en comparación al ofrecido este 2017.

Las entradas están disponibles por sistema Ticketek, callcenter 22690 2000, ticketek.cl, en el centro de atención (Antonio Bellet 230, Providencia) y sus puntos de venta que puedes revisar aquí. Sin cargo por servicio se encuentran en Kmuzzik (Av. Providencia 2169 Local 99, Galería Interprovidencia) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los precios son:

Platea: $25.000 (+$3.750 de cargo por servicio)
Cancha: $30.000 (+ $4.500 de cargo por servicio)
Palco: $40.000 (+ $6.000 de cargo por servicio)

Revive el show del 5 mayo en el Teatro Caupolicán con el Live Review escrito por PowerMetal.cl en ese entonces.

Fabio Lione de RHAPSODY REUNION se unió a Alessandro Conti de LUCA TURILLI’S RHAPSODY para crear un nuevo proyecto musical y por fin podemos escuchar como suena en el video musical para “Ascencion” que se puede ver aquí mismo. El disco saldrá al mercado el próximo 27 de Enero.

Fabio Lione de RHAPSODY REUNION se ha unido con el vocalista Alessandro Conti de LUCA TURILLI’S RHAPSODY y TRICK OR TREAT para lanzar un proyecto en conjunto que llevará por nombre LIONE / CONTI. El disco saldrá bajo el sello Frontiers Records SRL el próximo 26 de Enero y ya se ha revelado la portada la cual pueden ver a continuación:

 

Lo anunciamos hace un tiempo y ahora VENDAVAL reveló el single “Sigo Aquí” en el que participa el mismísimo Fabio Lione. Pueden escuchar la canción a continuación:

“Sigo Aquí” es parte del nuevo disco de VENDAVAL titulado “Por El Tiempo” y que se lanzará el próximo 20 de Noviembre.

Y no olvidemos que Fabio Lione vuelve a Chile junto con RHAPSODY REUNION en la segunda parte de la gira latinoamericana que los trajo año. Las entradas para el show del 16 de Enero ya están a la venta a través del sistema Ticketek.

Fabio Lione, que actualmente está de gira con RHAPSODY REUNION, anunció la salida de un nuevo disco donde comparte las voces con Alessandro Conti, vocalista de LUCA TURILL’S RHAPSODY. El trabajo, del cual aún no hay más datos, se publicará el 17 de Enero por Marquee Avalon.

No olvidar que Fabio Lione volverá a nuestras tierras con RHAPSODY REUNION en la segunda parte de la gira sudamericana el próximo 16 de Enero. Las entradas ya están a la venta a través del sistema Ticketek.

Los españoles VENDAVAL acaban de confirmar la presencia del cantante de RHAPSODY REUNION Fabio Lione en su nuevo disco. Lo interesante es que el vocalista italiano cantará totalmente en español.

El álbum llamado “Por El Tiempo” tiene agendado su lanzamiento para Octubre próximo.

 

Un despertar hacia la luz. Luego de dos años de gestación, la esperada ópera Metal “Land of Light”, llega a nuestros oídos bajo la grabación y producción de su creador, el guitarrista y compositor noruego Frode Hovd (Memorized Dreams), mezclas a cargo del maestro Roland Grapow (Helloween, Masterplan) y masterizado por Jacob Hansen (Beyond Twilight, Invocator). Un ambicioso proyecto que reúne a numerosos talentos del Power, Prog y Speed Metal. Su resultado es una impresionante evocación del Power Metal de inicios de los ‘90 hasta mediados de los años 2000. A contrario de óperas como Ayreon del holandés Arjen Lucassen o Húsar del compositor nacional Ives Gullé, los vocalistas no representan un personaje en particular sino personajes esporádicos.

El concepto temático del álbum narra una historia épica de un grupo de elegidos en una lucha de la luz contra la oscuridad, ángeles versus seres del infierno. Los contrastes cuentan con su simbología correspondiente, es decir, la luz asociada a la esperanza y la oscuridad a la perdición. Esta narración lírica está apoyada por lo publicado en la página oficial, la cual entrega más detalles de esta lucha. En resumen, en el siglo XIII se descubre en la perdida Babilonia unos manuscritos con contenido gnóstico y topográfico (algo así como los pergaminos del Mar Muerto o el Cilindro de Ciro), cuyo contenido se rumorea que fue escrito por el Creador mismo. De su contenido se extrae la existencia de esta “tierra de luz”, un mundo fuera del acceso e intervención de los humanos. Dicho descubrimiento está bajo la custodia de Roma hasta el tiempo presente y vuelve a las conciencias cuando surge un escenario apocalíptico que necesitará de la intervención de los lightbringers, seres divinos que esperan en la Tierra el llamado a la guerra del Thor del judeo-cristianismo, el arcángel Miguel. La historia, de todos modos, se abstrae lo suficiente para dejar estos antecedentes como un trasfondo, en comparación con, por ejemplo, “Temple of Shadows” de Angra, en donde el camino del héroe configura el propósito de cada canción.

Excitare Ad Lucem es el intro encargado de anteceder el primer escenario donde se ubican los héroes de esta historia. La canción ligada, Another Life abre con una marcha que contrasta con la esperanzadora voz a cargo de uno de los tres estadounidenses en el proyecto, Todd Michael Hall (Reverence, Jack Starr’s Burning Starr), que desde el 2013 es miembro de Riot V (remanente del mítico Riot), Rick Altzi, talentoso vocalista de At Vance que asumió el sublime desafío de reemplazar a Jorn Lande en Masterplan. Como vocalistas de apoyo cuenta con los suecos Kristoffer Göbel (Falconer) y  David Åkesson (Qantice)… ¡Todo un coro! Siguiendo los patrones de la ópera, la marcha de presentación asciende a notas mayores, se mantiene en su punto más alto durante el coro y luego desciende en un interludio dramático con una suerte de monólogo para transmitir las incertidumbres del conflicto por venir (“Find the glorious white light. Search disguised full of glory. Feel the dark in your mind’s sweet hope. Do we dare to believe?”). Sin embargo, yo me quedo con la sección rápida que lidera Todd luego del primer coro que cierra Rick Altzi, ya que, su voz muestra una breve reminiscencia a Rob Halford y es una bajada de tono que al mismo tiempo da pedal al ritmo, que impulsa el resto de la canción y te dice que “no todo es esperanza acá”. Esta canción, además, tiene el agrado de presentar a Uli Kusch detrás de los platos y cueros, cuyo currículum suma los titanes de Alemania, GammaRay y Helloween, y el Masterplan de Roland Grapow.

Guardians of the Light introduce al vocalista Yannis Papadopoulos (Until Rain, Wardrum) que demuestra gran versatilidad, acompañado de la voz de Åkesson, y cantando en dualidad en un coro que nada tiene que envidiarle a los “Metal Opera” de Avantasia. La canción tampoco cede en intensidad durante los versos (“There’s a dark and unspeakable creature roaming the night…”), que sin mucha intervención melódica, se mantienen pesados para cederle el trabajo a las voces, un recurso muy propio de bandas como Nocturnal Rites con Afterlife y Kamelot en The Black Halo. Los pre-coros e interludios se construyen como una rapsodia, intercalando intensidades e incorporando, incluso, una voz gutural que acentúa el aspecto sombrío del pasaje. El guitarrista de Falconer, Jimmy Hedlund se luce en esta partida con un solo moderado, pero con genial calidad de tapping. En esta canción, los encargados de la batería y el bajo son Andreas Nergård (Rudhira) y Filip Andel (Within Silence), respectivamente, y la guitarra rítmica a cargo del compositor Frode Hovd.

El disco cuenta con dos canciones para dar una pausa al tempo acelerado y alzar la llama del encendedor: Sands of Time y Trail of Tears. La primera me pilló por sorpresa al darme cuenta que el vocalista no era Roy Khan (Conception, Kamelot), sino el compatriota de Papadopoulos, Vasilis Georgiou, quien me dejó especulando mentalmente con la posibilidad de que le quite el puesto a Tommy Karevik (actual vocalista de Kamelot). Esta balada cuenta con el aporte mezzosoprano de la también griega Mina Giannopoulou (Karmic Link, The Rain I Bleed). Pero la canción downtempo que se lleva mi predilección es la segunda mencionada (séptimo track): Trail of Tears. Y ya que nos adelantamos en el disco, cabe señalar que ésta canción corresponde a la ordalía de los héroes, en términos más claros, al punto en que flaquea la posibilidad de una victoria, pero no se pierde la esperanza. La capacidad dramática de Mathias Blad (Falconer) le viene como anillo al hobbit, con intensidad y emoción que va in crescendo al contar los lentos segundos. Luego del coro, Mathias continúa (“Rise you mighty eagle, soar across the sky…”) y da un breve interludio a la canción para dar paso al solo de la mano y guitarra de Christer Harøy (Divided Multitude), para luego, junto con la voz acompañante del noruego Marius Danielsen (MD’s Legend of Valley Doom), cerrar la canción. El encargado del bajo es el hermano de Christer y compañero de banda, Rayner Harøy.

Para Lost In The Darkness Below , que narra el inicio de las aventuras a través de la oscuridad, los elegidos para las voces fueron los noruegos Pellek (Per Fredrik Åsly) y Marit Børresen, junto con un pequeño segmento de Roland Grapow con voz de narrador a lo Christopher Lee en Rhapsody of Fire. El primero cuenta con una banda nombrada según su alias, de la que Børresen es también miembro, que posee una cantidad ridícula de covers que también pública en YouTube (plataforma en la cual muchas vistas ha tenido cierta virulenta canción en español que por higiene me niego a nombrar). Su registro es bastante alto, lo que le viene bien a esta canción de Power Metal sin rodeos ni disfraces, es decir, Power a la vena. De todas formas, la voz de Børresen se roba la canción, ya que le da un contraste grave preciso en el verso, además de tomar las riendas en el coro y quedar como voz principal, siendo complementada por Pellek.

Test of Time inicia con un riff melódico en mímesis del coro, un recurso para nada desconocido dentro del Power Metal de la era Kiske de Helloween. La parte lírica describe un espacio metafísico fuera de la dimensión temporal de la Tierra. Este lugar es una especie de limbo en donde los pecadores encuentran redención o condena según la valía de sus actos. Los invitados para vocalizar este tema son Rob Lundgren, quien ha trabajado en diversos proyectos musicales como Powerdrive y The Chronicles Project, junto a Tommy Johansson, vocalista y guitarrista de Golden Resurrection y ReinXeed, que también pasó a formar parte de Sabaton el 2016. El coro no es nada inesperado, pero el verso y pre-coro—cuyo acompañamiento de arpa sintetizada despierta cierta nostalgia—definitivamente quedan sonando en la cabeza, postulando a este tema como uno de los fuertes del disco.

Where Reality Ends nos acerca, desde la ordalía, hacia el clímax de la historia. La “orquesta sintetizada”, a cargo de Paolo Campitelli (Kaledon), tiene una presencia marcada a lo largo de la canción y funciona en complemento con las guitarras. La voz de Papadopoulos regresa—con guturales incluidos—para aportar, en conjunto con el estadounidense Eli Prinsen (The Sacrified), los matices vocales. La batería nuevamente está a cargo del maestro Uli Kusch con sus reconocidos fills que sacan todo el potencial de la caja (snare). From the Ashes también marca su inicio con la guitarra siguiendo la melodía del coro. Su contenido lírico, al igual que las otras canciones, deambula por imágenes ya conocidas y símbolos asociados a la mítica clásica, siendo figura central de esta canción el ave fénix junto a otras representaciones aladas. Esta indica, evidentemente, la resurrección de la esperanza en la redención de los hombres justos. En este tema contamos con la voz de Bernt Fjellestad (Guardians of Time) con Linus “Mr. Gul” Abrahamson (Andromeda, Anton Johansson’s Galahad Suite) en guitarra líder y bajo.

Finalmente, el clímax se resuelve en Answers in a Dream, con el regreso del dúo Michael Hall/Åkesson, pero que lamentablemente queda corta de trascendencia al estar situada entre la novena y la décimoprimera—y final—canción. Es más bien una esperanzadora antesala pronta al desenlace y carece de la tensión propia de un momento crucial que se ha estado esperando a lo largo del álbum. Luego, la canción homónima del disco, Land of Light, reúne a varios de los vocalistas anteriores (punto más alto, como Sign of the Cross de Avantasia) e incluye a Siegfried “The Dragonslayer” Samer (Dragony) y al inconfundible Fabio Lione (Angra, Rhapsody) en las voces. Sin embargo, no es la única eminencia que se enlistó para esta canción, pues también cuenta con el tercer estadounidense, el bajista Mike LePond de Symphony X, cuya habilidad indiscutida no logra sacarse debidamente a relucir por la poca consideración del bajo a lo largo del disco, sin duda un punto en contra para el proyecto. Los sintetizadores están a cargo de Peter Crowley, quien queda a la altura de la canción y se funde bien entre las melodías cambiantes de la composición, incluso dándose el lujo de incluir una gaitas y flautas en un segmento en donde fácilmente se podría haber tentado con vientos más “etéreos”. Similar a “Keeper of the Seven Keys” de Helloween, el tema recorre valles de intensidad y cambios de tempo.

Frode Hovd, un músico que no conocemos del todo, promete bastante potencial al elaborar un hipotético “Metal Opera pt. III” y hacer que se sienta la distancia del nuevo Avantasia en relación de sus dos primeros discos. Proyectos con esta cantidad de músicos no son fáciles de encumbrar, es por eso que a veces se olvidan aspectos—como el sonido del bajo—o se priorizan otros que se estiman más protagónicos. Dentro de las cosas que espero en una posible secuela–además de la parte técnica y cualitativa—mayor madurez en cuanto al desarrollo de la historia a fin de no caer en clichés poco desarrollados. La ausencia de dragones y elfos no da inmunidad para no caer en este error.

 

 

“OMNI” es el nombre del próximo trabajo de la legendaria agrupación brasileña ANGRA. Este será el segundo disco con Fabio Lione en voces y el primero sin el guitarrista Kiko Loureiro, quien dejó la agrupación para sumarse a MEGADETH. En su reemplazo, los brasileños sumaron al guitarrista Marcelo Barbosa. El trabajo ha sido producido por Jens Bogren en Suecia

Como parte del anuncio de lanzamiento de “OMNI”, ANGRA confirmó que saldrá de gira aunque por ahora solo hay confirmadas fechas en Europa.

¡Ya es un hecho! Pasaron sólo un par de semanas para que RHAPSODY anunciara sorpresivamente que volverían a visitar nuestro continente luego de la exitosa gira de reunión que los trajo al Teatro Caupolicán a comienzos de mayo con lleno total.

Será en el mismo recinto de San Diego donde los italianos volverán a la carga con un show programado para el 16 de enero del 2018. La gira también pasará por Brasil, Argentina, Perú, Bolivia, Costa Rica, Colombia y México.

Fabio Lione promete que para esta ocasión tocarán algunas canciones que nunca han hecho en vivo con RHAPSODY. ¡Pronto más información!

 

Tres meses han pasado desde el memorable show de reunión de RHAPSODY ante un Teatro Caupolicán repleto, donde interpretaron completo el legendario “Symphony of Enchanted Lands”, además de gran parte de sus clásicos.

Y si bien pensábamos que esta sería la última vez que viéramos a Luca Turilli, Fabio Lione, Patrick Guers, Alex Holzwarth y Dominic Leurquin juntos, la banda sorprendió esta tarde con un afiche en sus redes sociales donde prometen dar “pronto más información” de lo que será una segunda visita a Latinoamérica, sin dar aún pistas de los países donde se estarían presentando.

Esta fue la gráfica que subieron los italianos con el anuncio:

 

 

RHAPSODY REUNION acaba de lanzar una versión en vivo de la clásica “Dawn Of Victory” con el sonido e imágenes tomadas durante la reciente gira por Latinoamérica que incluyo una visita a Chile la cual comentamos aquí. El video puede ser visto a continuación:

Este 2017 no ha sido demasiado prolífico en conciertos, pero varios se juntarían en este mes de Mayo. Y el primero de ellos sería nada menos que la despedida de Rhapsody, en el marco de su “Farewell Tour”, donde además conmemorarían sus veinte años de carrera y, por si fuera poco, se anunció que el espectáculo se centraría en el que probablemente sea el disco más emblemático de los italianos, “Symphony of Enchanted Lands”, una placa bestial y atemporal que sigue poniendo la piel de pollo a quienes la música de Rhapsody nos llega de forma tan fuerte que nos hace pensar, antes de conocerlos y de saberlo, que su música era algo que siempre quisimos escuchar.

No vamos a entrar en detalles a estas alturas de una historia que ya es conocida, con la separación de Alex Staropoli por un lado y de Luca Turilli por otro, tomando en consideración las diferencias musicales que paulatinamente se fueron ampliando entre ambos, sin perjuicio de eventuales temas personales que no es necesario entrar a indagar en esta revisión. Entre medio, un Fabio Lione que en principio se mantuvo junto a Staropoli para sacar un disco como “Into The Legend” donde, pese al esfuerzo de Alex, se nota demasiado la ausencia de la mano mágica de Turilli. Pero luego Lione anunció su salida de la banda de Staropoli, lo que de todas marca un antes y un después en la carrera de cantante pisano.

Pero más allá de la ausencia de un personaje importantísimo como Staropoli, parece absolutamente legítimo que una banda de la envergadura e importancia de Rhapsody haya elaborado una despedida como corresponde, girando por el mundo y tributando un pasado tanto o más glorioso que las temáticas de su propia música. Como decíamos en la editorial, Rhapsody incluso para no pocos metaleros encarna una especie de tercera vía de aproximación al Heavy Metal, más allá de las primeras aproximaciones clásicas a este genial mundo con Metallica y con Iron Maiden.

Por eso y por muchas cosas más este concierto sería muy especial, porque su contexto emotivo estaría muchísimo más exacerbado. Saber a ciencia cierta que muy probablemente esta sería la última vez en que veríamos juntos en un escenario a Fabio Lione y a Luca Turilli, entes esenciales de una banda fundamental para muchos de nosotros, cargaría de emoción esta jornada ante un Teatro Caupolicán que paulatinamente fue llenándose de poleras negras provenientes de todo el país para despedir a los italianos.

HALEKIN

Pero antes vendría la oportunidad de ver a los muchachos de Halekin, joven banda nacida a mediados del 2011 y cultora de un Metal Gótico-Sinfónico bastante interesante, con notorias influencias de bandas como Therion o Nightwish, guardando las obvias proporciones. No muchos asistentes sabían que habría una banda de soporte en este show, y dentro de ellos, aun menos conocían a Halekin, que se presentarían por primera vez en un gran escenario y que contaron con una respuesta bastante respetuosa por parte del público.

A las 19.55 horas, ya con alrededor de unas 1.500 personas en el Teatro, y en aproximadamente media hora, el quinteto liderado por la joven Fuza en las voces, y compuesto además por Daniel Espinosa en guitarras, Mauricio Moya en bajo y voces –a lo Marco Hietala–, Alberto Peña en teclados y Pyro Blue en batería, nos mostraron seis canciones de su repertorio que contaron con gran respeto y aprobación de un público bastante entusiasta, con temas interesantes como Corrupted o Madness, y con un interesante trabajo de intercambio vocal entre Fuza y Mauricio Moya, cada uno en su rol. De todas maneras, quizás haya conspirado contra mejores sensaciones el escandalosamente alto volumen del show, un verdadero crimen al sentido común y a los tímpanos. Pero más allá de esto, ojalá con el tiempo Halekin vaya puliendo algunas cosas y los podamos ver más seguido en escenarios de esta envergadura, pues la propuesta es llamativa y obtuvieron aplausos bastante merecidos.

Setlist de Halekin:

1. The Price Of Heaven
2. Voyage
3. Ephemeral
4. Corrupted
5. The Dark Host
6. Madness

GLORIA, GLORIA PERPETUA

Francamente impresionante fue la cantidad de público que fue llegando al reducto de calle San Diego. Sinceramente, creo que pocos esperábamos que finalmente el Teatro estuviese a un 95%, prácticamente lleno, una señal saludable de esperanza en tiempos donde los shows de Metal con este nivel de asistencias son escasos, a tal punto que no son pocas las bandas han pasado por nuestros países hermanos vecinos y finalmente no han pisado suelo chileno. Ojalá esta tendencia comience a revertirse, uno entiende que hay factores que inciden mucho en esto –los precios de las entradas tampoco ayudan demasiado, en general–, pero no por ello uno deja de lamentarlo. O por contrapartida, de disfrutarlo, como en este caso, con un Caupolicán con más de 4.000 seres que llegaron como humanos mortales y se fueron convertidos en guerreros épicos dispuestos a cualquier cosa.

Con un telón de fondo majestuoso con el logo de la banda y un dragón, a las 21:05 finalmente se apagaron las luces. La explosión del respetable en ese momento fue sencillamente conmovedora y enfervorizada, más aun cuando la intro del narrador que presenta a la banda engarzó con el sonido de Epicus Furor que comenzó a tronar por los parlantes. Todos aplicamos nuestros profundos conocimientos del latín al bramar el primer “Epicus! Furor!”, no sólo por la expectación ante la salida a escena de los europeos –el primero, por cierto, fue Alex Holzwarth–, sino que porque eso indicaría que el primer tema de Rhapsody iba a ser nada menos que Emerald Sword, su máximo caballito de batalla, su dragón con más fuego o su espada con más filo. Es cierto que la habíamos escuchado en los shows anteriores de la banda en Chile, especialmente por quienes tuvimos la suerte de verlos en su primera oportunidad allá por el 2001 en el Teatro Providencia, pero ahora la situación era bastante distinta. Muchos de los escolares y universitarios de esa época ahora son profesionales de las más distintas áreas, y no pocos se vieron acompañados por Rhapsody en ese período. Pese a que el sonido en ese instante no fue de los mejores –de hecho fueron claros los gestos de Fabio Lione y Dominique Leurquin pidiendo más guataje, poco importó pues lo que primaba era la emoción de escuchar un clásico de todos los tiempos como este, que posee en altas concentraciones esa capacidad que tiene la música de transportarnos a otros tiempos, a otras épocas, a vivir recuerdos de todo tipo.

Un Fabio con un esforzado español nos da las gracias y nos dice que quiere escucharnos, enganchando de inmediato con otra bestialidad de clásico como la enorme Wisdom Of The Kings, donde por suerte la emoción del momento contó con el apoyo de un sonido que comenzó a mejorar, especialmente en cuanto a la voz de Lione, que merece prácticamente un review aparte debido al desparramo de talento y potencia que exhibió en el escenario del Caupolicán. A Fabio lo hemos visto en muchas bandas –para algunos, quizás demasiadas–, pero si es que no estaba suficientemente claro desde antes, con este show quedó de manifiesto que Lione siempre, pero siempre siempre, va a ser primero la voz de Rhapsody y luego el cantante de otras bandas.

Una de las cosas que más queríamos algunos era recitar completo el “yes, mighty warrior, what you hear now are the suffering voices of all the heroes that crossed these lands before you…”. Si a usted le pasa que cada vez que dice “yes” –en la vida– eso viene aparejado de un “mighty warrior”, empatizará con esa sensación y habrá sentido esa pequeña decepción de que la banda fuera directo con Eternal Glory y se saltara Heroes Of The Lost Valley, en medio de los agradecimientos de Fabio. Claro que esa muy pequeña decepción pasó casi inmediatamente, luego de semejante cargamento de epicidad reconcentrada, donde muchos dejaron la voz coreando el “eternal glory, ride fast to me”.

La revisión del megaglorioso “Symphony Of Enchanted Lands” continuaría con uno de esos temas que uno jamás habría imaginado que iba a escuchar en vivo como la intrincada Beyond The Gates Of Infinity. Pero no por ser un tema quizás un poco menos “oreja” que los anteriores iba a disminuir el entusiasmo de un público que sinceramente lo dejó todo.

Este es el momento donde los más veteranos dábamos vuelta el cassette del “Symphony” para poner el Lado B, pero antes de retomar la revisión correlativa de este enorme disco, un Fabio con su rizada cabellera tomada nos pregunta “Santiago, ¿quieren más?”, para luego decirnos que nos iban a tocar una canción de “Power Of The Dragonflame”, otra bestialidad de disco. ¡Por la recresta que son buenos los primeros discos de Rhapsody! ¿Cómo va a descansar uno la cabeza si la banda le lanza un corte como Knightrider Of Doom? Imposible, derechamente. Además, la banda nos hizo cantar y repetir el coro en varias ocasiones, lo que no costó nada porque también es un clásico.

Pero luego de los agradecimientos de Lione (“muchisimísimas gracias”) había que calmar un poco la cosa y la encargada de ello sería Wings Of Destiny, la hermosa balada del “Symphony”, anunciada por el vocalista como una canción que la banda nunca había tocado en vivo antes de esta gira. Y si bien es cierto que la velocidad baja, la intensidad siguió siendo la misma, fundamentalmente por la performance vocal realmente portentosa de Lione, un verdadero abuso.

El inicio sinfónico de The Dark Tower Of Abyss es una delicia y escucharla en vivo sinceramente fue un lujo. Es uno de los temas que entra al cuadro de honor de cualquier ranking al menos medianamente serio de Metal sinfónico y con esto le doy cara a cualquiera, por cualquier cosa soy el de polera negra. Bueno, es cierto que a todos nos gustaría que los sonidos envasados fuesen ejecutados en vivo por músicos, que nos habría gustado tener a Staropoli –o a otro tecladista– en escena, pero la performance de los cinco músicos que componen Rhapsody es tan “llenadora” que todas esas ausencias resultan menos que secundarias. Detalles como ver a Alex Holzwarth ensayando una especie de danza con el inicio sinfónico, o apreciar el tremendo talento de un notable bajista como Patrice Guers completan un cuadro primariamente pintado por la enorme dicha que proyecta Luca Turilli en escena y la torrencial voz de Lione.

¡Santiago, qué pasa!” nos dice Fabio para luego dar paso a otra joya como Riding The Wings Of Eternity. ¿Se habría imaginado usted un circle pit con Rhapsody? Creo que pocos lo habrían hecho. Pero si usted estuvo ahí probablemente pudo observar que un no menor grupo de muchachos ensayaron una especie de circle pit en la cancha del Caupolicán. Tremendo momento de la jornada.

Y llegó el momento de cerrar la revisión del que probablemente sea el disco más exitoso de la carrera de Rhapsody. Lione la anuncia en español: “Ahora, vamos a tocar esta canción que da el nombre al CD, entonces yo quiero escuchar a toda la gente esta noche cantar conmigo”. Y quizás a priori uno podría haber pensado que Symphony Of Enchanted Lands no es un tema que funcionaría muy bien en vivo por sus tan ostensibles cambios de ambientes, pero ese preconcepto comprobó ser un error rotundo, puesto que fue uno de los peak de la velada. Falta vocabulario para describir la enorme performance de Fabio Lione, luciendo buena parte de su tremendo caudal vocal que lleva a sospechar si no tendrá una caja torácica extra. La reacción de un público muy comprometido con el espectáculo fue sencillamente fabulosa, con todos los “o-ooooh” y saltando al ritmo de la música, momentos en los que Fabio recogió una enorme bandera chilena que le lanzaron al escenario, y se la puso en su hombro derecho, para luego dejarla en su atril y hacernos imaginar que estaba cantando junto a una mujer incorpórea. Es cierto que uno en los recitales canta mucho, pero por momentos uno se reprime ese casi irrefrenable deseo de cantar cuando ve a tipos como Lione, donde finalmente uno concentra buena parte de sus energías simplemente en escucharlo. Coronar este tema con los “hey, hey” con 4.000 personas con sus puños en alto marcó uno de los pasajes más inolvidables de una noche plagada de instantes memorables.

A continuación, la voz en off del narrador de la banda presentó a Alex Holzwarth, quien se quedó solo en escena con su batería. Es cierto que los solos de batería sirven fundamentalmente para que los otros músicos puedan descansar un poco, pero este solo en particular estuvo bastante entretenido. Primero al darle ritmo al “Dies Irae” que sonaba de fondo, y luego haciendo participar al público de una forma muy dinámica, el germano se ganó aplausos más que merecidos.

Vuelve la banda a escena y Fabio nos dice que ahora nos van a tocar una canción del primer CD de la banda, “Legendary Tales”. Nada menos que la notable Land Of Immortals, probablemente el primer gran hit de la banda por allá por 1997, el último tema del lado A del cassette. ¡Qué tremendo setlist nos estaba entregando Rhapsody! Palabras aparte para la performance de Patrice Guers, sencillamente descollante y demostrando una tremenda multiplicidad de recursos.

El glorioso –nunca mejor dicho– setlist de Rhapsody continuó con una joya no tan frecuentemente destacada de su prolífico catálogo: The Wizard’s Last Rhymes, una suerte de adaptación/homenaje al “Allegro con Fuoco”, la parte final de la “Sinfonía del Nuevo Mundo” del compositor checo Antonin Dvořák. Nuevamente, más allá de la performance de Fabio, quien se llevó gran parte de los aplausos nuevamente fue Patrice Guers, que hasta sacó de la galería unos slap bastante llamativos. El protagonismo de monsieur Guers continuaría con un excelente y contundente solo de bajo, acompañado por Alex Holzwarth y los sones de Queen Of The Dark Horizons de fondo.

¿Están cansadas? ¿Quieren más?”, nos dijo Fabio, y luego de presentar a Patrice, nos narra que esta es una gira que celebra veinte años de la historia de la banda, y que marca su despedida, lo cual evidentemente provocó un atronador e inconfundible “¡noooooo!” por parte del público. Luego Lione armó un “sing along” donde lució algunas de sus dotes, en algo divertidamente abusivo pues las diferencias de caudal y de afinación entre Fabio y sus admiradores eran ostensibles. Y qué decir cuando Lione cantó un fragmento de “Nessun Dorma” de Giacomo Puccini, mostrando que no tiene absolutamente nada que envidiarle a ningún tenor, por lo cual los “olé, olé olé olé, Fabio, Fabio” no se hicieron esperar.

Rhapsody es una banda con muchas virtudes, pero en este punto quiero destacar una que quizás no sea lo suficientemente valorada: es una banda que hace que el oyente/espectador, luego de escucharlos/verlos, salga sintiéndose mejor de lo que se sentía antes. Como que uno se siente más ganador, con más energía, con más ganas. Y bien, en ese instante Lione nos dice que si seguimos cantando como en ese momento, la banda va a tocar más, causando evidentemente una reacción bastante enérgica de los asistentes, aumentada al máximo cuando comienza el último tema del primer bloque, nada menos que la tremenda Dawn Of Victory, otro de los máximos clásicos de los italianos, y que provocó un nuevo circle pit en la cancha y un montón de puños en alto, como era de esperarse. Así, tras una hora y veinticinco minutos de épica batalla, los europeos se retiraron a descansar por algunos segundos.

Una de las gracias de Rhapsody es que tiene muchos temas para armar un buen setlist, pero hay que decir que este set fue particularmente bien elegido. La banda volvió a escena con otra joya no muy frecuentemente revisitada como Rain Of A Thousand Flames. Qué temazo, realmente, y así lo entendió un público totalmente extasiado.

Yo pienso que ahora la banda debe tocar la primera canción italiana”, nos dice Fabio, para lanzar un tema como Lamento Eroico que provoca una dualidad de sensaciones. La primera es que uno quiere cantar con él y quiere escuchar a la gente coreando el “urla il tuono / al mio lamento eroico / sorte… consuma la realtà”. Pero la segunda provoca las ganas de guardar un respetuoso silencio para tratar de ocupar todos los sentidos en percibir la portentosa interpretación de Lione, que realmente saca buena parte de todo lo que tiene en este tema. Quizás el hecho de que sea cantado en su lengua materna potencie su capacidad de transmitir emociones, pero aunque fuese cantada en mandarín no tengo dudas que Fabio tendría la capacidad de conmover al oyente con ese nivel de performance. Imperial lo del oriundo de Pisa ante un público absorto y entregado.

Entonces, ¿buena noche o quiere más? Yo quiero escuchar para la última canción a la gente de Santiago de Chile”, nos dice Lione, para entregarnos el último tema de la noche y el último tema del adiós de Rhapsody, y no podía ser otro clásico que Holy Thunderforce, con un nuevo circle pit y que cerró una noche plagada de emociones y puños en alto con In Tenebris a modo de outro. De esta forma, y luego de una hora y cuarenta y cinco minutos, Rhapsody decía adiós a los escenarios chilenos.

Muy probablemente esta haya sido la última vez en que podamos haber visto juntos a este quinteto tan talentoso –no quiero dejar de mencionar a un sobreviviente como Dominique Leurquin, que pese a su muy bajo perfil es un gran guitarrista, y que supo salir delante de un terrible accidente casero que hace unos cinco años casi le costó la vida, o al menos su carrera, cuando casi se cortó una mano con una sierra eléctrica–. Es cierto que esto es una despedida, pero creo que no somos pocos los que nos resistimos a creerlo. No por desconfianza ni mucho menos, para nada, sino que porque vemos que la música que hacen es tan buena y hasta nutritiva para el espíritu que uno no puede concebirlo. Y es cierto que el nombre Rhapsody Of Fire queda vigente con la banda de Alex Staropoli, pero todos sabemos que, más allá de que pueda resultar una buena banda –cosa que es perfectamente posible–, definitivamente no es lo mismo y el gran desafío para Staropoli será intentar superar esa sensación y estigma de “banda tributo” que indudablemente les va a pesar.

Sólo queda desear que este adiós no sea definitivo y que el paso del tiempo lleve a recomponer algunas cosas. Pero si de verdad fue un adiós, no podemos hacer otra cosa que agradecerle a Rhapsody por tantos discos maravillosos, tantos temas fenomenales, tantos incentivos a apretar el puño para agarrar una espada imaginaria, subirnos a nuestro dragón y salir a pelearle a los demonios que cada uno de nosotros tiene en nuestras vidas.

Goodbye, brother… goodbye!

Setlist de Rhapsody:

1. Epicus Furor (Intro)
2. Emerald Sword
3. Wisdom of the Kings
4. Eternal Glory
5. Beyond the Gates of Infinity
6. Knightrider of Doom
7. Wings of Destiny
8. The Dark Tower of Abyss
9. Riding the Winds of Eternity
10. Symphony of Enchanted Lands
11. Solo de batería de Alex Holzwarth
12. Land of Immortals
13. The Wizard’s Last Rhymes
14. Solo de bajo de Patrice Guers
15. Dawn of Victory
Encore
16. Rain of a Thousand Flames
17. Lamento Eroico
18. Holy Thunderforce
19. In Tenebris (Outro)

GALERÍA DE FOTOS

 

 

¡Llegó el día! RHAPSODY se despide de Chile luego de ofrecer 4 conciertos en una semana con todas las entradas vendidas. Los italianos llegaron anoche a nuestro país y ya descansan para salir con todo al escenario del Caupolicán en un concierto que promete emociones de principio a fin.

Los horarios de hoy son:

Puertas: 19:00hrs. aprox.
Halekin: 20:00hrs.
Rhapsody: 21:00hrs.
Meet&Greet: Deben presentarse en el hall central del Teatro Caupolicán una vez terminado el show

Si compras entradas durante el día de hoy, debes hacerlo en tienda Kmuzzik (Av. Providencia 2169 Local 99) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los precios son:

Platea: $25.000
Cancha: $30.000

La banda nacional elegida para abrir el show es HALEKIN, de quienes puedes escuchar su propuesta aquí:

1997 La era del CD no alcanzaba aún su máximo apogeo, y todavía los cassettes gozaban de buena salud a nivel macro –más allá del revival de los formatos antiguos que se vive hoy en día–. Plena etapa de ebullición de varias bandas que adoptaron un formato melódico y veloz, con influencias evidentes de la música docta, formato con el cual se fueron consagrando y les permitieron visitar tierras tan lejanas como esta que se encuentra en el fin del mundo.

Y entre medio de esas bandas aparecieron estos italianos que decidieron llevar las cosas más allá. Quizás no haya habido un invento propiamente tal –quién podría juzgarlos por ello–, pero sí definitivamente son los precursores de un sonido mucho más épico, clásico y hasta barroco por momentos, pero sin perder la esencia del Power Metal. Lo de Rhapsody en su oportunidad fue tan impactante, que para no pocos oyentes los hizo vivir una sensación de ser la música que siempre habían querido escuchar. Así de simple, si es que en Rhapsody algo es simple.

Si ya con “Legendary Tales” nos dejaron peinados para atrás, lo que sucedió poco tiempo después con “Symphony Of Enchanted Lands” terminó de consolidar a Fabio Lione, Luca Turilli y Alex Staropoli en el mundo del Metal. Un disco que para no pocos es lisa y llanamente perfecto, con un nivel de inspiración, frescura y maestría cautivantes hasta el día de hoy, con himnos del Power Metal como la enorme Emerald Sword o Wisdom Of The Kings, sólo por nombrar un par de las joyas más destacadas de un disco indiscutible.

Así, vinieron otros trabajos fabulosos como “Dawn Of Victory” o “Power Of The Dragonflame”, visitas a nuestras tierras como esa inolvidable del 2001 con tres shows en veinticuatro horas, luego un pequeño bache y un renacer con discos muy sólidos como “The Frozen Tears Of Angels” o “From Chaos To Eternity”, que marcaron el fin de una época gloriosa, luego de que Luca Turilli decidiera tomar su propio camino, exacerbando aun más sus ideas, saliendo de la épica y trasladándola más hacia la música de películas.

Por eso resultó tan sorpresiva la unión de Luca Turilli con Fabio Lione para este tour de despedida. En mayor o menor medida, ambos han sido extremadamente influyentes en muchas bandas y canciones. El sonido y la creatividad de Turilli son tremendamente característicos, y el impresionante caudal vocal de Lione, pese a llevarlo a cantar en variopintas agrupaciones como Angra, Vision Divine o Kamelot, siempre queda mejor en Rhapsody.

Muchos metaleros, probablemente de los ’90 hacia atrás, empezamos con bandas como Metallica o Iron Maiden. Era el camino lógico para llegar a ir descubriendo otras bandas. Pero Rhapsody es uno de los estandartes de una especie de tercera vía, porque no pocos metaleros de hoy precisamente iniciaron su aproximación a este mundo fantástico que es el Heavy Metal con estos italianos, que con sus coqueteos, flirteos y derechamente amoríos con la música clásica ampliaron ciertos espectros y marcaron una época.

¡A levantar el puño y cantar con Rhapsody!

DARÍO SANHUEZA DE LA CRUZ

“The Lion’s Den” es el nombre del tercer disco de los italianos STEEL SEAL, el que saldrá a la venta via Underground Symphony este año. Este trabajo será el primero de la banda con Fabio Lione como vocalista.

El tracklist y artwork del LP a continuación:

1. Never Die
2. Master of Hell
3. Open Fire
4. Break your Chains
5. Fate Knocking at your Door
6. Lonely
7. A Dream within a Dream
8. In for the Kill
9. Waiting for the Rain
10. Wake or Sleep