Entradas

Luego de su prometedor álbum debut “The Fire Within” de 2016, la banda de Heavy Metal Eternity’s End vuelve al ataque con su segundo lanzamiento de larga duración, titulado “Unyielding”. Este álbum viene con importantes cambios en la formación del grupo, comenzando por la salida del veterano vocalista inglés Ian Parry, dando el paso al brasileño Iuri Sanson (ex-Hibria). A esto se agrega la llegada del archiconocido Mike LePond de Symphony X, además de la incorporación de un segundo guitarrista fijo, el canadiense Phil Tougas. A ellos se suman los miembros fundadores Christian Münzner (guitarra), Jimmy Pitts (teclado) y Hannes Grossmann (batería).

Münzner, líder y compositor principal, explicó en una reciente entrevista que los cambios en la formación tuvieron que ver en parte con la nueva dirección musical del proyecto, queriendo llevar al extremo la técnica y la velocidad, con un enfoque más agresivo que en su disco debut. Además, estos cambios se vieron influidos por los proyectos a futuro de cada músico, ya que Eternity’s End es actualmente una prioridad para Münzner, quien incluso contempla la posibilidad de tocar en vivo con la banda. Por otra parte, tenemos cuatro nacionalidades en un grupo de seis integrantes, por lo que parece difícil reunirlos a todos al mismo tiempo.

Pero entrando de lleno en la música, el disco abre sin mayores preámbulos a toda velocidad con Into Timeless Realms, donde notamos de inmediato la intención de reinventar el sonido de la banda hacia un Heavy Metal más directo y menos rockero que “The Fire Within”. El tema nos noquea como un martillazo en la nuca y permite que los nuevos integrantes se luzcan. El aporte de LePond es claro desde el comienzo, con vertiginosos arreglos de bajo. La voz de Sanson también se ajusta perfecto a este nuevo sonido, alcanzando notas agudas solo audibles para murciélagos. Gran apertura para esta aventura futurista.

Cyclopean Force es la encargada de continuar la acción, y desde el grito inicial “All Right!” sabemos que nos espera una canción gloriosa y llena de energía. El ritmo es un poco más variado, pasando desde medios tiempos hasta explosivos segmentos de velocidad extrema. En la línea vocal predominan más los tonos medios, revelando otras áreas del registro de Iuri, que en este caso se siente más natural y menos forzado. Unyielding, tema que da el nombre a la placa, marca una pisada de freno y un descanso después de tan frenético inicio, permitiéndoles explorar el lado más melódico de su sonido.

Blood Brothers (The Oath), el primer adelanto del álbum, es un temazo de corte clásico con estampa épica y de batalla. Destacan las armonías de guitarra sincronizadas a la perfección de Münzner y Tougas, que parecieran haber tocado juntos toda la vida. El coro es pegadizo y las voces de acompañamiento recuerdan a HammerFall. Por su parte, Dreaming of Cimmerian Shadows es un interesante instrumental en el que profundizan en la parte técnica, con alucinantes solos de guitarra y con el inconmensurable aporte de Jimmy Pitts, quien se lleva los aplausos por su trabajo en los teclados. Son los mejores pasajes del disco.

Horizonless es una canción más calmada e introspectiva, que sirve para darle un poco de equilibrio y un respiro al disco, pero que al final de cuentas pasa rápidamente al olvido. Es uno de los puntos débiles del álbum en mi humilde opinión. Por el contrario, Under Crimson Moonlight es todo lo que esperamos de una obra del género Power Metal: veloz, pomposa y melódica, con un coro destinado a ser gritado con el puño en alto a todo volumen. La atmósfera es más cercana al disco debut de Eternity’s End, recordándonos también por momentos los primeros álbumes de Symphony X.

Si la idea de Münzner era explotar un sonido más agresivo y sin concesiones, Necromantic Worship es la perfecta declaración de principios para esta nueva actitud. La canción es brutal de comienzo a fin y en particular es destacable el trabajo de Hannes Grossmann en la batería, acompañando a la perfección los innumerables cambios de ritmo. Triumphant Ascent es una canción correcta de medio tiempo, aunque se siente por momentos repetitiva y falta de ese elemento sorpresa que hacen de una composición algo memorable. Quizás esta es una de las críticas que se pueden hacer de este trabajo en general, la falta de elementos innovadores.

La cosa mejora substancialmente con Beyond the Gates of Salvation, tema que cierra el disco y con la cual esta historia llega a su fin. Se trata de un bombazo nuevamente lleno de virtuosismo, velocidad y melodía. La estructura es más compleja que en el resto de las canciones, con un interludio de bajo y teclado en la sección central que es un verdadero manjar para los oídos. La edición japonesa del disco incluye The Arsenal como bonus track. Como curiosidad, esta canción fue cantada por Piet Sielck de Iron Savior, quien además coprodujo el disco. Tendremos que esperar un tiempo para escuchar este tema en el resto del mundo.

En resumen, “Unyielding” es un excelente sucesor para “The Fire Within” y marca una evolución hacia un sonido más directo y agresivo, dejando de lado las influencias más rockeras del primer álbum. A pesar de no ofrecer muchas novedades desde el punto compositivo, es una innegable muestra de virtuosismo y ejecución musical. Especialmente la pareja letal de guitarristas compuesta por Christian Münzner y Phil Tougas va a dar mucho que hablar entre los amantes del Power Metal de corte más técnico. Esperamos que las cosas se den para poder disfrutar en vivo la potencia de este interesante proyecto musical, que de a poco va tomando fuerza y forma.

Review: David Araneda