Entradas

Concurso | Dream Theater

Estos son los ganadores de un Meet & Greet con Dream Theater en la Megatienda Auiomúsica de Ñuñoa:

  • César Andrés Rojas Giovanelli (JORDAN RUDESS)
  • Guillermo Nicolás Villalobos Zaid (JORDAN RUDESS)
  • Macarena Villalobos Zaid (JORDAN RUDESS)
  • Ximena Ovalle Guzman (MIKE PORTNOY)
  • Marcelo Francisco Núñez Campos (MIKE PORTNOY)

La lista de ganadores fue enviada a la producción del Meet & Greet. El evento con Jordan Rudess se realizará este Miércoles 10 a las 19:00 y con Mike Portnoy el Jueves 11 a las 13:30.

Muchas gracias a todos quienes participaron y atentos a los nuevos concursos que tendremos en PowerMetal.cl

Hablar de la historia de Dream Theater es sinónimo de hablar de Scenes From A Memory por dos razones: 1) es el álbum que reúne a los integrantes que hasta la fecha han permanecido en la banda y 2) representa un retorno a su sonido clásico pero con una propuesta con la que se sumergen más en el género progresivo y el resultado es un álbum conceptual irrebatible e impactante. Además, constituye –con o sin intención- el salvamiento del estilo musical que se había salido de los cauces con Falling Into Infinity.

Las discusiones sobre SFAM abundan y varían. Para muchos significó el disparo hacia un terreno exploratorio más atractivo, complejo y original.  No obstante, si partimos del hecho que la majestuosa “Metropolis Pt. 1: The Miracle And The Sleeper” dejó con un alto grado de inquietud a las y los seguidores, la llegada de este material fue, al principio, un tanto chocante contra las expectativas. Era obvio: la primera parte implicaba una segunda; pero nadie esperaba que esa continuación fuera un disco entero, sino solo una canción basada en el mismo formato, eminentemente progresivo.

Ahora bien, entrando específicamente en la materia que interesa, Scenes From A Memory es presentado en dos actos, conformados por siete y cinco temas, respectivamente, que van dando cuenta de la historia que conceptualiza el trabajo. En ese sentido, “Regression” no es más que una dramatización sobre una terapia regresiva que un hipnotizador le está realizando a un hombre llamado Nicholas, quien en ese estado conoce a una mujer de nombre Victoria. Éste es el hecho que desencadena el seguimiento de la historia iniciada en el tema del “Images And Words” y del que se desprende toda la trama. Este track incluye un corto y melódico fragmento acústico junto a una interpretación sensible de LaBrie.

Luego le sigue “Overture 1928”, un corte instrumental que entra con mucha fuerza y dinamismo, características que lo colocan entre los mejores del álbum. Las melodías vocales logran causar impacto emocional acompañado del sonido clásico de Dream Theater. Es un tema que capta la atención y sobre todo, la mantiene; también se resalta que en el mismo se incluyen ciertos pasajes de las canciones que se escucharán más adelante e incluso de “Metropolis Pt. 1”. En la parte final, se funde con “Strange Deja Vu”, una canción que no cuenta con muchos cambios progresivos pero con un coro muy pegajoso que deja con la intriga de escuchar el resto del disco. Es en este momento cuando Nicholas, protagonizado por LaBrie, descubre que tiene una extraña conexión con Victoria, con quien se comunica durante su trance.

Seguidamente, entra la breve balada “Through My Words” con una melodía de piano melancólica, pues Nicholas se da cuenta que él fue Victoria en una vida pasada.  El acompañamiento de Rudess es muy oportuno y encaja muy bien con el sentimiento que la historia transmite.  “Through My Words” es prácticamente la introducción de “Fatal Tragedy”, por lo que a medida que finaliza, la música se va tornando misteriosa y justo cuando inicia “Fatal Tragedy”, conduce a un cambio de emoción a través de la utilización de acordes más oscuros o disonantes. Es entonces cuando el protagonista se ve en la necesidad de investigar el significado de todo lo que le está ocurriendo. Después, se escucha un cambio drástico con un acorde dramático bien acentuado y un piano misterioso que nos transporta a una escena más de la historia, con más intensidad y suspenso. La persona que llega hasta este punto del disco encuentra, en definitiva, la esencia de Dream Theater. Cabe destacar que la sección instrumental de este tema incluye un debate musical entre Rudess y Petrucci, basado en una forma de composición creada por Portnoy, en la que los compases se “encogen y estiran” progresivamente, según comenta en la clínica “Liquid Drum Theater”. Es un tema ostentoso y con mucha fuerza. En cuanto a la narrativa, el personaje principal descubre que Victoria fue asesinada.

“Beyond This Life” es un corte pesado, rápido y poderoso con influencias industriales y, al principio, muy en la onda de Nine Inch Nails. En este tema predominan las escalas cromáticas e interesantes armonías de piano, que hacen gala del virtuosismo de Rudess. Las primeras líneas vocales se refieren a un titular y entradilla de una noticia que informa sobre un asesinato, una tragedia. “Beyond This Life” es una pieza fundamentalmente técnica, con mucha precisión, energía y misterio. Además, Petrucci se adueña de la última sección y deleita con un gran manejo y ejecución de su instrumento. En este punto, aparece el nudo del relato.

El tema comercial del disco es, sin duda, “Through Her Eyes”, una balada lenta, sencilla y nostálgica con cierta influencia de U2, que inicia con una efímera armonía vocal de Theresa Thomason. Esta canción tiene el mismo conjunto de acordes que “Through My Words”, y describe cómo Nicholas ha conocido más hechos sobre la muerte de Victoria, viendo “a través de sus ojos” (los de ella). Vale mencionar que con esa balada se siente la mejoría de la banda en cuanto a la composición de este tipo de canciones, pues es más solida que piezas como “The Silent Man” y “Wait For Sleep” de álbumes anteriores.  También constituye el cierre del primer acto de “Scenes From A Memory”.

La tranquilidad se desvanece con el inicio del segundo acto de la historia. “Home” empieza con melodías orientales muy llamativas hechas por Petrucci, que luego se transforman en un riff pesado y contundente que ofrece una atmósfera oscura a lo largo de la canción. Ésta guarda muchas similitudes líricas con “Metropolis Pt. 1” como “the city’s cold blood” y “lake of fire”. Así mismo, mientras que Metropolis contiene la frase “Metropolis watches and thoughtfully smiles / she’s taken you to your home”, en “Home” dice “Victoria watches and thoughtfully smiles / she´s taken me to my home”.

El tema anterior desemboca en la instrumental “The Dance Of Eternity” que probablemente es la mejor pieza del álbum y una de las más sólidas composiciones de Dream Theater, por el fuerte desempeño técnico de cada integrante y la inclusión de partes sumamente experimentales y progresivas. Luego, da paso a “One Last Time” otra balada sencilla, suave y emocional con una buena  introducción melodiosa de piano, seguida de un acompañamiento tranquilo de los demás integrantes. Este corte  se refiere, quizá, a la última reunión de Victoria con Edward, el hermano de su novio Julian y con quien, según el relato, sostenía una relación amorosa. Los últimos segundos de “One Last Time” son bastante apasionados y logran dar la sensación de la aproximación hacía el final, lo que demuestra que el trabajo fue planeado de una forma minuciosa para que toda la música tuviera una secuencia coherente

En la recta final aparece “The Spirit Carries On”, otra pieza sublime y llena de emoción que representa el instante en el que Nicholas reflexiona que la muerte no es un final, sino solo una transición, tal y como lo había señalado el hipnotizador. El coro es muy pegadizo y lacónico, y cuenta con la intervención tipo góspel de Thomason. Es un buen tema, aunque para muchos resulta incómoda la alusión a creencias religiosas sobre la trascendencia del espíritu. Musicalmente, es melódica y tiene notables arreglos de guitarra y piano.

“Finally Free” es el esperado desenlace del concepto de SFAM; tiene muchos cambios de ambiente, efectos de sonido,  buena composición y una agradable sección instrumental. Si bien nos lleva de alguna u otra manera al término de la historia,  no se percibe tan incisiva como lo venían anunciando los dos cortes previos. El remate de este corte son varios sonidos que sugieren la reencarnación de Edward en el hipnotizador quien, aparentemente, mata a Nicholas. Un final trágico.

A manera de conclusión, “Scenes From A Memory” es un trabajo brillante; quizá no perfecto, pero muy bien producido, con composiciones tan complejas como simples, interesantes estructuras, tempos, cambios de compases, referencias de melodías vocales y figuras escondidas, peculiares de Dream Theater. Desde el punto de vista argumentativo, el guión es muy atrayente y original ya que no son muchas las proposiciones de música referentes a la teoría de la reencarnación y menos con una historia que abarque todo un disco. Y desde la perspectiva musical, además de aglutinar a varios miembros de la aristocracia musical contemporánea, es una entrega emblemática que consolida el sonido que los diferencia, manteniéndose apegados a la fórmula consistente en una clara carencia de bases comerciales.

Concurso | Dream Theater

Regalamos 5 Meet & Greet con Jordan Rudess y Mike Portnoy de DREAM THEATER en la Megatienda Audiomúsica de Ñuñoa.

¿Cómo participar? Los 5 cupos serán distribuídos en cada una de estas alternativas:

  1. Deja aquí tu comentario y ya estarás participando (tu mail debe ser válido para contactarte)
  2. TWITTER: Síguenos en Twitter y en tu timeline copia y pega lo siguiente: Gana un meet & greet con Dream Theater en @powermetalcl
  3. FACEBOOK: Si eres fan de PowerMetal.cl en Facebook, sólo comenta en el estado del concurso.
  4. Deja tu comentario de apoyo en el blog-editorial dedicado a las víctimas y afectados del cataclismo sufrido en Chile en MT troopers.
  5. Envíanos un mail a concurso@powermetal.cl con el asunto DREAM THEATER indicando por qué quieres conocer a Jordan Rudess y Mike Portnoy. No olvides dejar tu nombre completo y RUT para contactarte en caso de ganar.

El concurso finaliza el Martes 9 de Marzo a las 12:00pm y los ganadores se darán a conocer a las 12:30pm.

Iron Maiden

IRON MAIDEN acaba de anunciar que el décimo quinto álbum en estudio de su carrera se titulará «The Final Frontier». Aún no hay una fecha específica para la salida de su esperado trabajo, pero se señala que podría ocurrirr hacia el final del invierno (Julio/Agosto) de este año.

El anuncio llega además con la noticia de que DREAM THEATER estará abriendo para los británicos durante algunas fechas de su tour por Estados Unidos y Canadá entre Junio y Julio para luego dirigirse a Europa y tocar en grandes festivales como el Wacken y Sonisphere.

Por su parte, Mike Portnoy, baterista de DREAM THEATER comentó:«Es un pequeño sueño hecho realidad para nosotros. Después de 25 años juntos, a esta altura de nuestra carrera, honestamente hay sólo 3 bandas para las que DREAM THEATER podría considerar abrir, y MAIDEN es una de ellas. Es todo un honor»

AUDIOMÚSICA tendrá la visita exclusiva de Jordan Rudess y Mike Portnoy, tecladista y baterista de DREAM THEATER, quienes se encuentran endorsados por las prestigiosas marcas KORG y TAMA, respectivamente.

Por razones de agenda, Jordan Rudess estará el Miércoles 10 de Marzo a las 19 hrs. y Mike Portnoy el Jueves 11 de Marzo a las 13:30 hrs, ambos en la Megatienda Audiomusica de Ñuñoa, ubicada en Avda. Chile España #393.

En la oportunidad, los artistas compratirán con sus seguidores, quienes deberán inscribirse mandando un correo al mail concurso@marketingymusica.com , contestando la pregunta: ¿Cuál es el primer disco de DREAM THEATER?

Más información en: www.audiomusica.com

Dream Theater - Meet & Greet

El concierto de DREAM THEATER junto a BIGELF en Chile sigue en pie, confirmado por el mismo Mike Portnoy, para el Jueves 11 de Marzo en Movistar Arena. El valor general de los tickets es de $24.000 más cargo por servicio y se encuentran a la venta bajo sistema Ticketmaster. Los clientes de la Zona Entel PCS tienen un 10% de descuento.

Dream Theater

Es posible que la banda norteamericana de mayor trascendencia en el ámbito que nuestro gusto musical nos convoca sea Dream Theater, una banda que ya posee veinte años de trayectoria en las arenas del rock progresivo, y que han tomado la herencia de bandas señeras en la historia del rock, como Pink Floyd, Marillion, Rush o Supertramp, proporcionándole elementos técnicos individuales sencillamente excepcionales, además de ciertas reminiscencias de Heavy Metal europeo. Además, Dream Theater posee una particular característica: o gustan mucho, o sencillamente apestan, es una banda que no admite términos medios. Mientras para algunos progresivos son muy heavy, para algunos heavy son muy progresivos…

dt-01Hoy por hoy, Dream Theater es el “espejo” de la gran mayoría de las bandas progresivas, las cuales muchas veces caen en fallidos intentos de copia. Pero su sonido, para bien o para mal, ha demostrado ser inigualable. Muchas veces criticado por ser “frío”, este quinteto norteamericano ha forjado su carrera en base a esfuerzo, tesón, profesionalismo y años de sacrificio.

La historia de esta banda comienza en Septiembre de 1986, cuando tres jóvenes dieciochoañeros estudiaban en el famoso instituto de música de Berklee, en Boston, Massachusetts, Estados Unidos. Dos de ellos, John Peter Petrucci y el descendiente de chinos, John Ro Myung, observaron ensayando en una de las salas de práctica de la prestigiosa escuela a un joven baterista: Michael Stephen Portnoy.

Petrucci y Myung se miraron las caras con asombro, pues en aquellos tiempos era un verdadero milagro encontrar a alguien que gustase del rock en Berklee. Un rato más tarde, coincidieron con Portnoy en la cafetería de la escuela, y conversando se dieron cuenta de que además de los gustos musicales tenían otras cosas en común: todos se habían criado en la localidad de Long Island, Nueva York (aunque Myung nació en Chicago), lo cual era particularmente coincidente debido a que en Berklee convive gente de todas partes del mundo.

dt-02John Petrucci, nacido el 12 de julio de 1967, comenzó con sus lecciones de guitarra a los 12 años de edad. Sus padres no tocaban ningún instrumento, pero su sus hermanos sí: su hermana mayor tocaba piano y órgano, su hermano tocaba bajo y su hermana menor tocaba clarinete. John dice que la razón más importante por la cual decidió tocar guitarra es que todos sus vecinos tocaban, y le parecía divertido. Sus influencias van desde Steve Vai a Al DiMeola.

John Myung, nacido el 24 de enero de 1967 en Chicago, empezó a interesarse por la música a los cinco años, cuando comenzó con lecciones de violín. Pero a los 15 años un vecino se le acercó y le pidió que tocara bajo en su banda, pues pensó que no le costaría aprender, asumiendo que ambos instrumentos (violín y bajo) tienen cuatro cuerdas… y aunque eran instrumentos muy distintos, John se dio cuenta que sus inspiraciones iban por ese lado, y jamás volvió a tomar un violín. Es el único que aún vive en Long Island, junto con su esposa Lisa.

Mike Portnoy, quizás uno de los mejores bateristas del mundo, nació el 20 de abril de 1967, y comenzó a interesarse desde muy joven en el rock, pues su padre era un disc jockey de rock’n’roll. En su casa, entonces, había una enorme colección de discos, por lo que era inevitable que Mike se transformase en músico, especialmente tras hacerse fanático de Los Beatles y de Kiss. Su gran influencia -cómo no- es Neil Peart, baterista de Rush.

En los ratos libres, el ahora trío de amigos tocaba con el tecladista Kevin Moore, que tocaba junto a Petrucci y Myung en una banda colegial, y que en aquel tiempo estudiaba en la Universidad de Fredonia, al norte de Nueva York. El vocalista de la recién formada banda sería Chris Collins. Esta, entonces, es la primera alineación de la banda, la cual sería bautizada como Majesty. El proyecto de los ratos libres fue tomando cuerpo, tanto así que todos decidieron dejar las clases para concentrarse en la banda. Poco tiempo después grabaron un demo (en cassette) con ocho temas, llamado “Majesty Demos”, el cual fue vendido entre los fans locales y distribuidos en las disquerías. El demo vendió la impresionante cantidad de 1.000 copias en los primeros seis meses, y aún están disponibles en el día de hoy, e incluso la banda hoy incluye de vez en cuando algunos temas en sus recitales.

dt-03

La banda, ya consolidada, sufrió su primer problema. Al firmar con una nueva compañía discográfica, llamada Mechanic Records, fue obligada a cambiar su nombre, debido a que ya existía una banda de jazz de Las Vegas llamada Majesty. En ese entonces, el padre de Mike Portnoy, Howard, sugirió llamar a la banda como un cine (hoy demolido) que existía en California: Dream Theater. Pero quizás el primer gran problema que tuvo la banda fue asumir que Chris Collins no tenía la capacidad vocal suficiente como para satisfacer las expectativas del resto del grupo. Así, luego de una intensa búsqueda, en noviembre de 1987 la banda reclutó a Charlie Dominici. Ante ello, Mike Portnoy señala lo siguiente: “conseguimos a Charlie Dominici, que era mucho más viejo que nosotros, y no cuadraba exactamente con lo que buscábamos, pero en ese momento realmente no teníamos otro candidato y entre las posibilidades, él era el más calificado. Él tenía la experiencia que Chris no tenía, pero al mismo tiempo se nos hizo evidente que él tampoco era quien estábamos buscando. Nos sentábamos en los ensayos y era como tener que sacarle los dientes a alguien para hacer que cantase lo que queríamos, pero luego iba y se sentaba en el piano a tocar Billy Joel y Los Beatles y se sentía como en casa“.

dt-whendream

A mediados de 1988, la banda, que ya contaba con el apoyo de Mechanic Records, comenzó la grabación de su primer LP, que se llamaría “When Dream And Day Unite”. El disco, cuya mezcla duraría alrededor de un mes y que contó con Terry Date como productor, fue grabado en los estudios Kajem/Victory en Gladwyne, Pennsylvania, y fue muy bien recibido por la prensa especializada, además del éxito que tuvo en las radios de metal de Estados Unidos. Lamentablemente para ellos, Mechanic Records poseía un limitadísimo presupuesto, el que impidió que la banda pudiese realizar giras o hacer un video clip, por lo que los conciertos de la banda estuvieron limitados geográficamente en la zona de Nueva York. Este trabajo, en el cual encontramos clásicos de la banda, como “A Fortune In Lies” o “Ytse Jam” (”Majesty” dicho al revés), fue remasterizado y re-lanzado a la venta en marzo del año 2002, en una edición de lujo en digi-pack, de la cual sólo se hicieron 10.000 copias.

dt-04

Ya en 1990, la banda despidió a su vocalista, Charlie Dominici, quien debió ser llamado nuevamente para realizar un concierto, en el cual telonearían a Marillion, banda que escogió personalmente a Dream Theater para esos efectos. En ese show, la banda abrió con un nuevo tema, llamado “Metropolis”, que mostraba el progreso de la banda y que, a la larga, formaría parte de su segunda placa en estudio. Después de ese show, comenzó la búsqueda de un nuevo vocalista, la cual se alargó bastante más de la cuenta, casi dos años. Durante ese tiempo, la banda escribía nuevo material, y tocaba como banda instrumental en locales de la zona. De hecho, la mayoría de las canciones que a la larga formarían parte de su segunda placa, “Images And Words”, fueron tocadas en vivo como instrumentales, antes de que se crearan las letras.

dt-mages

La banda, bastante frustrada por lo infructuosa que había resultado la búsqueda, consideró seriamente el continuar su carrera como banda instrumental, pero decidió proseguir con la búsqueda. Cerca de conseguir el trabajo estuvo Jon Hendricks, John Arch (vocalista de Fates Warning, pero decidió lo contrario), y Steve Stone, un tipo que cantaba muy parecido a Geoff Tate de Queensrÿche, y que incluso cantó un par de temas con la banda en vivo, pero éste no enganchaba con la idea de la banda. Y pareció que la búsqueda llegaba a su fin cuando, a fines de 1991, consiguieron a Chris Cintron, pero una cinta llegada desde Canadá cambiaría la historia de la banda. La cinta era de una banda glam rockera canadiense, originaria de Toronto, llamada Winter Rose, cuyo vocalista, Kevin LaBrie, llamó poderosamente la atención de Mike, Kevin y los Johns, ante lo cual LaBrie fue invitado a Nueva York para una audición de forma casi inmediata.

LaBrie, nacido el cinco de mayo de 1963 en la localidad de Penetanguishene, en Ontario, Canadá, comenzó a cantar a los tres años, cuando -según sus padres- caminaba por la casa tarareando todas las canciones que escuchaba en la radio. Con Kevin LaBrie, la banda grabó demos de temas como “To Live Forever“, “Learning To Live” y “Take The Time” y decidieron elegirlo como nuevo vocalista de Dream Theater, hecho lamentable para Chris Cintron. LaBrie, ya siendo parte de la banda, decidió usar su segundo nombre, James, pues si ya había dos John en la banda, la confusión con dos Kevin sería aun mayor.

dt-05La banda, una vez terminado su vínculo contractual con Mechanic Records, firmó con la compañía disquera ATCO Atlantic (hoy EastWest), y comenzaría, a fines de 1991, la grabación de su segunda placa, a llamarse “Images And Words“. El disco contó con la producción de David Prater, y fue grabado en los estudios Bear Track, un recinto muy pequeño en Nueva York, que pertenecía a Jay Beckenstein, saxofonista de una banda llamada Spyro Gyra, quien tocó como invitado en el tema “Another Day”. El disco ha sido sindicado, con razón, como una de las obras maestras del rock progresivo de los ‘90, y cuenta con temas que han pasado a la historia, como “Pull Me Under“, “Take The Time“, “Learning To Live“, “Surrounded” o “Metropolis 1: The Miracle And The Sleeper“. Además de ello, gracias a la mayor disponibilidad de recursos, pudieron grabarse tres videoclips, para “Another Day (el tema que más sonaba en las radios), Take The Time” y “Pull Me Under (que, sorpresivamente para la banda, llegó a ser un hit en MTV, en desmedro de “Another Day”).

La banda hizo su primera presentación con James LaBrie como frontman el 8 de junio de 1992 en el Ritz de Nueva York (coincidentemente, el mismo lugar donde Charlie Dominici hizo su última presentación con Dream Theater), nada más y nada menos que teloneando a Iron Maiden. James fue muy bien recibido por los fans, quienes se sabían la mayoría de las letras de “Images And Words” antes de su salida a la venta.

dt-26

Posteriormente, la banda firmó con Rountable Entertainment, y se encontraba preparada para comenzar un tour a nivel mundial. Las estaciones rockeras de radio locales e incluso MTV apoyaron de forma considerable a los Dream, quienes realmente sintieron que iban camino a la gloria cuando supieron que “Images And Words” había alcanzado “Disco de Oro” nada menos que en Japón, ante lo cual se planeó una corta gira por aquél país, la que fue un total éxito de ventas. De hecho, a fines de 1993 saldría a la venta “Images And Words – Live In Tokio“, el primer video oficial de la banda en vivo, en el marco de la gira que se denominaría “Music In Progress”.

dt-marquee

La banda, ya con reconocimiento mundial, decidió homenajear a sus fans mediante un concierto en el Limelight de Nueva York, el 4 de marzo de 1993. En este recital, cuyas entradas se agotaron con bastante anticipación, la banda estuvo en escena por alrededor de tres horas, y ejecutó algunos temas nuevos, como “To Live Forever“, “Eve” y la fantástica “A Change Of Seasons“, tema que dura 23 minutos y que raramente la banda ejecuta en vivo. La gira “Music In Progress” continuaría en Europa, donde la banda grabó un EP en vivo denominado “Live At The Marquee“, en honor al famoso club en Londres así llamado.

dt-28La banda, como vemos, estaba tocando en salas cada vez más grandes, grabando prácticamente todos los conciertos… quizás por ello es que Dream Theater es una de las bandas que mayor cantidad de bootlegs tiene en su discografía no oficial (de hecho, en el último tiempo, la banda ha sorprendido por haber tocado en vivo, completamente, los históricos discos “Master Of Puppets” de Metallica y “The Number Of The Beast”, de Iron Maiden). La gira ya había culminado, pero en Noviembre de 1993 la banda debió volver a Asia, más precisamente a Corea del Sur, con el objeto de realizar una gira promocional debido al éxito que habían alcanzado.

A principios del mes de marzo de 1994, luego de un pequeño descanso después de el tour más grande de sus carreras hasta ese entonces, Dream Theater comenzó a trabajar en lo que a la postre sería el tercer álbum en estudio de la banda y el primero que escribirían como “grupo”, ya que tanto “When Dream And Day Unite” como “Images And Words” fueron escritos sin vocalista. En un principio, la banda planeaba incluir algunas de las canciones que habían incluido sólo en sus recitales, pero a la larga terminaron por componer más de 75 minutos de material nuevo. Como estimaban que el material antiguo no era lo suficientemente “actualizado” para lo que la banda quería, prácticamente nada se utilizó, a excepción de un jam llamado “Puppies In Acid“, que se convirtió en el gran tema “The Mirror“. “To Live Forever“, otro de los temas antiguos, fue incluido en el single “Lie” (en el que además encontramos la versión en vivo de “Another Day“, y “Space Dye Vest“, tema que aparecería en el LP), pero no en el disco, y la instrumental “Eve” se encuentra en el single “The Silent Man” (el que además incluye la versión demo de “Take The Time“). El resultado de este proceso, cuya grabación (que se llevó a cabo en Los Angeles) comenzó en mayo y terminó en julio de aquel año, y que contó con la producción de John Purdell y Duane Baron, sería el sólido “Awake“, la tercera placa en estudio de la banda. En este disco encontramos temas notables, como “Innocence Faded“, “A Mind Beside Itself“, “The Mirror“, entre otros.

dt-awake

Desafortunadamente, un gran golpe azotó el corazón de la banda, y especialmente el de Petrucci y Myung. Kevin Moore, antes de terminar la grabación de “Awake“, decidía dejar la banda, debido a diferencias dt-06musicales, pues deseaba concentrarse en otros proyectos. Moore, en aquél momento, señalaba: “Creo que musicalmente mi manera de escribir ha cambiado bastante estos últimos años. Llegó a tal grado que mi punto de vista era tan diferente del resto de la banda que estaban teniendo problemas para comunicar sus ideas entre ellos. Al mismo tiempo, lo que a mí me llenaba era escribir y grabar mi propio material. Eventualmente, esto llegó a ser más importante que cualquier otra cosa. Llegué a la decisión de que necesitaba concentrarme en mi propia identidad musical y que la separación sería lo mejor, tanto para el grupo como para mí. Yo creo, honestamente, que Dream Theater tiene mucho más que ofrecerle al mundo musical y les tengo un gran respeto a cada uno como músicos y como personas. Les deseo todo lo mejor“.

Más allá de las palabras, de buena crianza, y de que la separación fuese en términos amistosos, se generó un tremendo problema para la banda, pues no era fácil encontrar un tecladista que supliera el talento de Moore, quien se dedicaría principalmente a su nuevo proyecto, Chroma Key, con el cual lanzaría los discos “Dead Air For Radios” (1998), “Colorblind” (1999), “You Go Now” (2000) y “Graveyard Mountain Home” (2004).

En un principio, la banda intentó que Jordan Rudess tomase el lugar de Moore, dt-07pero éste ya se encontraba embarcado en la banda Dixie Dregs (en ese entonces la banda de Steve Morse, actual guitarrista de Deep Purple). Rudess, en todo caso, tomaría el lugar de Moore con el objeto de presentarse en vivo en el Concrete Foundations Forum, en una presentación que la banda había comprometido de antemano. Pero el reemplazante de Moore ya comenzaba a clarificarse: Derek Sherinian, quien, al igual que Myung y Petrucci, también asistió a la escuela de Berklee y que contaba en su currículum el haber tocado con connotados personajes en la escena rockera como Alice Cooper o tKiss. Sherinian acompañó a Dream Theater en la gira promocional de “Awake“, en cuyos últimos shows se anunció que Sherinian sería miembro oficial de la banda. Dentro de los ecladistas que estuvieron cerca de reemplazar a Moore estuvo un conocido nuestro, Jens Johansson, connotado tecladista sueco hoy en Stratovarius, pero a la larga Dream Theater se decidió por Sherinian.

El lanzamiento a nivel mundial de “Awake“, en octubre de 1994, sobrepasó todas las expectativas de la banda, debutando en el lugar 32 del Ranking Billboard, y vendiendo casi 45.000 copias en su primera semana en Alemania. El single “Lie” obtuvo un tremendo éxito en las radios rockeras norteamericanas, y su videoclip aparecía recurrentemente en MTV. Ya en 1995, tras un extenso y exitoso tour por Estados Unidos, la banda se dirigió a Japón (donde recibieron un Disco de Platino) y luego a Europa, donde la banda, como ya señalamos, ungió a Derek Sherinian como el tecladista oficial de Dream Theater.

dt-seasons

En abril de 1995, la banda se reunió con David Prater, productor de “Images And Words“, tras lo cual la banda volvió a los estudios Bear Tracks para grabar “A Change Of Seasons“, tema de 23 minutos compuesto en 1989, el cual fue completamente reestructurado, ante lo cual Sherinian tuvo la posibilidad de “meter mano” en la parte de los teclados. Pero para no lanzar un trabajo de sólo un tema de 23 minutos, la banda incluyó en el EP varios covers grabados en el club de Jazz de Ronnie Scott, en Londres, el 31 de Enero de 1995, en lo que se conoce como el show “Uncovered”, conformando un disco de más de 57 minutos. Dentro de los covers, destacan “Perfect Strangers” de Deep Purple, un medley de Elton John, otro de Led Zeppelin y sobre todo el “Big Medley” (que incluye temas de Pink Floyd, Kansas, Genesis y Queen, entre otros). dt-08El EP “A Change Of Seasons” sería lanzado el 19 de Septiembre de 1995, y contó con la aclamación de los fans.

A fines de 1996, Dream Theater realizó cinco conciertos, en lo que se denominó “The Fix for ‘96″, donde se presentaron cinco temas que aparecerían en el cuarto LP (quinto, si consideramos como LP a “A Change Of Seasons“) de la banda, además de temas antiguos con nuevos arreglos. Ese año, además, John Petrucci lanzaría un VHS (que sería reeditado como DVD el 2002), llamado “Rock Discipline“.

Luego de ello, la banda se tomó algunos meses de receso, para luego realizar una mini gira por Europa (”The Fix For ‘97″) y luego abocarse a la grabación del nuevo trabajo, que fue lanzado en Estados Unidos el 23 de septiembre de 1997, y que llevaría por nombre “Falling Into Infinity“. Aunque quizás para muchos fans es el disco más bajo de la banda, encontramos temas notables, como la gran “Peruvian Skies“, “Hollow Years” (el single del disco, en el que se incluye, entre otras cosas, un tema que no aparece en el disco, “The Way It Used To Be“) o la hermosa “Take Away My Pain“, que Petrucci dedica a su fallecido padre.

dt-infinity

La banda en aquellos entonces tenía material para grabar dos CDs, incluyendo la continuación de “Metropolis Part 1: The Miracle And The Sleeper“, pero el sello Elektra decidió no llevarlo a cabo. De todas formas, la banda realizaría un extenso tour, denominado “Touring Into Infinity”, al término del cual se toman un tiempo para “descansar”, lo cual no sería tal, debido a que estos trabajólicos músicos encontraron proyectos paralelos para mantenerse ocupados.

dt-25Quizás el proyecto paralelo más importante de los integrantes de Dream Theater sea Liquid Tension Experiment. John Petrucci y Mike Portnoy se unieron al connotado bajista Tony Levin, quien ha tocado con King Crimson, Alice Cooper, Al DiMeola, Peter Gabriel, Art Garfunkel, Eros Ramazzotti, y nada más ni nada menos que con John Lennon y Yoko Ono, entre otros, y a Jordan Rudess, eximio tecladista que en algún momento fue el reemplazante provisorio de Kevin Moore en Dream Theater. Cuatro músicos de excepción no podrían sino haber llevado a cabo un trabajo sencillamente magistral. Mike Portnoy así lo define: “unas de las más locas, estresantes, y simultáneamente hermosas, mágicas y creativas semanas de mi vida“.

Liquid Tension Experiment llevó a cabo dos discos, “LTE 1” en 1998, y LTE 2” en 1999. Gran importancia en ello tiene el sello Magna Carta, conocida por apoyar considerablemente a los proyectos paralelos de los integrantes de Dream Theater. Al respecto, Jordan Rudess señala: “es una de las compañías interesadas en publicar trabajos de rock progresivo, y fue esa coincidencia de intereses la que nos llevó a trabajar con ellos“. En el mismo año 1998, John Myung junto a Derek Sherinian se verían inmersos en Platypus, junto a Ty Tabor (frontman de King’s X) en voces y guitarra y a Rod Morgenstein (quien formaba parte del proyecto Rudess Morgenstein junto a Jordan Rudess) en batería. Estos cuatro músicos grabaron el disco “When Pus Comes To Shove“. El mismo año, Myung grabaría dos temas en el disco de Gordian Knot, banda instrumental creada por Sean Malone, ex integrante de Cynic. Y al mismo tiempo, por si fuera poco, en el movido “descanso” de 1998 Petrucci, LaBrie y Sherinian participaban en el disco de Explorer’s Club, “Age Of Impact”, junto a connotados músicos como Billy Sheehan (ex Mr. Big) o D.C. Cooper (hoy vocalista de Silent Force, Amaran’s Plight, ex Royal Hunt), entre otros. Además, LaBrie aparece como vocalista invitado en el disco “Tyranny” de Shadow Gallery.

dt-livetime

Volviendo a Dream Theater, en Octubre de 1998 se lanzó a la venta el primer álbum en vivo de la banda. Se trataría de un álbum doble, llamado “Once In a LiveTime“, un estupendo trabajo, que demuestra que el rendimiento en vivo de la banda es sobresaliente, aunque James LaBrie sufre más de la cuenta con ciertos tonos altos. Junto con ello, se lanzó un video recopilatorio de lo mejor de Dream después de la salida de Kevin Moore, llamado “Five Years In A LiveTime“.

A comienzos de 1999, Derek Sherinian es despedido de Dream Theater, en una separación también amistosa. dt-11Mike Portnoy, a este respecto, señaló en un comunicado de prensa: “Con el estreno reciente de nuestro disco y video en vivo, nos pareció el momento adecuado para cerrar un capítulo y empezar uno nuevo… su reemplazo será Jordan Rudess, quien recientemente ha colaborado conmigo y John Petrucci en los proyectos de Liquid Tension Experiment“. Sherinian no perdería el tiempo y formaría Planet X, banda que mezcla lo progresivo con elementos modernos e incluso toques de jazz. Además, el año 2001 Sherinian visitó Chile, formando parte, junto a Doogie White (ex Rainbow), entre otros, de la banda que acompañó a Yngwie Malmsteen en sus recitales en nuestro país, mostando ser un tipo muy abierto y simpático con los fans. Y tal como señaló Portnoy, el reemplazante de Sherinian sería nuestro ya conocido Jordan Rudess, eximio y experimentado tecladista, diez años mayor que el resto de los integrantes de la banda (nació el 4 de noviembre de 1956), quien cuenta en su currículum el haber tocado, como ya vimos, con Steve Morse en Dixie Dregs y con Rod Morgenstein en Rudess Morgenstein Project , con el guitarrista Vinnie Moore e incluso con David Bowie.

Ese mismo año, al mismo tiempo en que la banda preparaba lo que sería su quinto trabajo en estudio, James LaBrie cantaba en su proyecto solista, Mullmuzzler, junto a Mike Keneally, Mike Mangini, Matt Guillory y Bryan Beller, en el disco “Keep It To Yourself“, un disco mucho más “sencillo” y quizás más fácilmente digerible que Dream Theater. Al menos, esa era la intención de LaBrie. Y además, Liquid Tension Experiment preparaba su “LTE 2“. Pero lo que Dream Theater estaba preparando era algo sencillamente majestuoso

dt-scenes

Elektra Records, la compañía discográfica, le dio plena libertad a la banda, la cual no perdió el tiempo y durante 1999 preparó lo que a la larga se convertiría en uno de los más grandes discos conceptuales de la historia del rock, quizás el más grande después del mítico “Operation: Mindcrime” de Queensrÿche. La grabación comenzó el lunes, 8 de febrero de 1999, en los Bear Tracks Studios de Suffen, Nueva York. Doug Oberkircher sería el ingeniero, el mismo de “Images And Words” y “A Change of Seasons”. Todo lo que trataba fue guardado en un celoso secreto, incluso el título del disco, hasta que se declaró oficialmente que éste se titularía “Metropolis Part II: Scenes From a Memory“, y sería estrenado el 26 de octubre de 1999, cambiando quizás para siempre la historia de esta banda. Este trabajo entra en la puerta grande de la historia del rock, no sólo por su solidez lírica (la historia de Nicholas y su hipnosis y consecuencial regresión a la vida de Victoria Page), sino por los 77 minutos de magia que consigue Dream Theater como “banda”. Un sonido magistral, quizás hasta inigualable por ellos mismos. Es imposible destacar sólo dos o tres temas de este genial álbum, pero haciendo un esfuerzo,dt-10Strange Deja Vu“, la impresionante “Fatal Tragedy” (que cuenta incluso con toques Power) o la intensísima “Home brillan en este disco lleno de luces. A principios del año siguiente, con fines promocionales, es lanzado el single “Through Her Eyes“, que contiene, entre otras cosas, una versión en vivo de “Home” y un medley de temas antiguos, en vivo.

El lunes, 8 de noviembre de 1999 Dream Theater comenzó una pequeña gira, en Alemania, que serviría de introducción a la gira que conmemoraría los 15 años de la banda, denominada “Metropolis 2000“, la cual comenzaría el lunes, 31 de enero del 2000 en Phoenix, Arizona, Estados Unidos, con los Dixie Dregs, la ex banda de Jordan Rudess, como invitados. Luego de la gira por Estados Unidos, la banda se dirigió a Europa, a Corea y luego nuevamente a Europa. En agosto del 2000, Dream Theater regresó para realizar una gira de verano por los Estados Unidos, tocando con Spock’s Beard como invitados especiales, e incluso un par de recitales con Watchtower. Luego, el trabajólico quinteto volvió a Europa en octubre, continuando su gira junto con Porcupine Tree como invitados especiales.

La banda tenía intenciones de lanzar a la venta su primer DVD. Ante ello, y con este objeto, el día 30 del mismo mes de agosto la banda grabó el concierto efectuado en el Roseland Ballroom de Nueva York. Ello desembocaría en el lanzamiento de un Video / DVD que se llamaría “Scenes From New York“, que contiene el recital completo y cierto material adicional. Además, se sacaría a la venta un disco triple con el concierto de aquella noche grabado en su totalidad, que se llamaría “Live Scenes From New York“. En este recital, en el que la banda ejecuta de forma íntegra su disco “Metropolis 2: Scenes From A Memory“, además de varios de sus clásicos, la banda juega con una puesta en escena realmente impresionante… de hecho, comienza con James LaBrie recostado en un diván en el medio del escenario, acompañado por un anciano que hace las veces de terapeuta, quien inicia la regresión de Nicholas, el protagonista de la historia de “Scenes From A Memory”.

dt-newyork

Además, durante todo el concierto, en una pantalla gigante muy similar a la que existe en el Festival de Viña, podemos observar imágenes alusivas a la historia de Nicholas, la muerte de Victoria Page o la disputa entre los hermanos Edward (”The Miracle”) y Julian Baynes (”The Sleeper”), lo que resulta particularmente atractivo debido a la riqueza de las letras del mencionado disco. Además, otros puntos, como el notable nivel individual de cada uno de los músicos (prácticamente reproducen el disco sin fallas), o la inclusión de coros gospel, coadyuvan a que este disco en vivo sea uno de los mejores de los últimos tiempos, lo cual puede apreciarse especialmente al ver el video (o el DVD).

Claro que no todo fue una maravilla, debido a una trágica coincidencia: el disco iba a salir a la venta el 11 de septiembre del año 2001, día en el cual se produjo el recordado atentado en contra del World Trade Center en Nueva York. Esto no pasaría de ser un dato anecdótico de no mediar por la carátula original del disco en vivo: se mostraba, encima del corazón encadenado (símbolo de Dream Theater en “Images And Words“, transformado en una manzana ardiente), una imagen del perfil de la ciudad de Nueva York (especialmente notorias son las Torres Gemelas) en llamas. Obviamente, y ante la susceptibilidad generada por el atentado, la banda debió reemplazar la portada del disco, introduciendo el sello de “Majesty” en dorado en vez de la imagen de Nueva York en llamas.

dt-12

Los dos años siguientes a “Scenes From A Memory” fueron muy fructíferos en cuanto a proyectos paralelos. En el 2000, además de los shows con Dream Theater, John Myung (junto a Derek Sherinian) sacaba su segundo disco con Platypus (banda que algún tiempo después cambiaría su nombre a The Jelly Jam), llamado “The Ice Cycles“; Jordan Rudess y John Petrucci no perdían el tiempo y lanzaban a fines de este año un álbum en vivo semi-acústico grabado en el Helen Hayes Performing Arts Center en Nyack, Nueva York, en junio de aquél año, y que se titularía “An Evening With John Petrucci & Jordan Rudess“. Pero quizás el proyecto paralelo más importante que ha existido en Dream Theater desde Liquid Tension Experiment sea el “supergrupo” TransAtlantic, en el cual, además de Mike Portnoy, participan Neal Morse (ex Spock’s Beard), Pete Trewavas (Marillion) and Roine Stolt (The Flower Kings), y cuyo primer trabajo, “Stolt Morse Portnoy Trewavas” (también conocido como “SMPTe”) posee un sonido muy experimental y agradable, con reminiscencias que recuerdan incluso a Los Beatles.

dt-09Ya en el año 2001, la banda comenzaría a trabajar en lo que sería su sexto trabajo en estudio. Pero antes de ello corresponde hablar de los proyectos paralelos que sus integrantes llevarían a cabo. James LaBrie se abocaría a su segundo disco con Mullmuzzler, llamado sencillamente “Mullmuzzler 2“, además de representar nada más ni nada menos que a Leonardo Da Vinci en “Leonardo, The Absolute Man“, disco compuesto por Trent Gardner (Magellan); TransAtlantic lanzaría su segundo trabajo en estudio, “Bridge Across Forever“, además de un disco doble en vivo, “Live In America” (donde incluso incluyen una versión de “Strawberry Fields Forever” de Los Beatles, y que incluye como guitarrista de “apoyo” a Daniel Gildenlow, de Pain Of Salvation); Rudess Morgenstein Project lanzaría un compilado con un tema inédito y varios temas grabados en vivo entre los años 1997 y 1999, denominado “The Official Bootleg“; Jordan Rudess, además, lanzaría como solista el disco “Feeding The Wheel“, en el que encontramos el aporte de connotados músicos como los ya mencionados Billy Sheehan y Steve Morse, entre otros.

Volviendo a Dream Theater, como anticipábamos, en marzo de 2001, la banda entró nuevamente a los estudios Bear Tracks de Nueva York, el cual seguiría el camino de “Metropolis 2: Scenes From A Memory“, debido a que, al igual que éste, sería autoproducido, y el ingeniero sería el mismo (Doug Oberkircher). Durante junio y julio de aquel año, Petrucci y Portnoy se tomarían un “break”, pero -como ya es obvio- no para descansar, sino para formar parte de la gira “G3″ junto a los eximios guitarristas Steve Vai y Joe Satriani. Terminada la gira, Petrucci y Portnoy volvieron a juntarse con el resto de la banda para afinar los últimos detalles del nuevo disco, cuyo título fue anunciado el 25 de septiembre del mismo año: “Six Degrees Of Inner Turbulence“. Se trataría de un disco doble, que incluiría (en el segundo disco) el tema más largo de la historia de Dream Theater, con 42 minutos de duración.

dt-turbulence

El disco fue lanzado a la venta a fines de enero de 2002, y quedó claro que estábamos ante un nuevo Dream Theater, quizás alcanzando menos luces que con su trabajo anterior, pero absolutamente consolidados como uno de los más grandes referentes del rock progresivo a nivel mundial, tendiendo a alejarse de las referencias a bandas como Queensrÿche o incluso Watchtower. Destacan en este corte la estupenda “The Glass Prison“, la sólida “The Great Debate” y, sobre todo, la majestuosidad del tema que da el nombre al disco, “Six Degrees Of Inner Turbulence“. Jordan Rudess narra en una entrevista el proceso de creación en el que se vieron inmersos: “Se hizo en dos partes. Para la primera parte disponíamos de un cierto plazo de tiempo en el estudio, el que empleamos para escribir y arreglar, pensar bien cada idea, dar a cada cosa su tiempo de desarrollo, y tras tres meses aproximadamente grabamos el contenido del primer disco. Nos miramos los unos a los otros, porque el resultado era un auténtico disco de Dream Theater, lleno de contenido. En ese momento llegamos a la conclusión de que podíamos escribir mucha más música, y así surgió el segundo disco y empezamos a escribir con energía, furiosamente. Creo que el disco nos captura escribiendo música de todas las formas en que lo hacemos: lento, melódico, rápido, improvisado… “. Un extensísimo tour, que duraría alrededor de un año (enero a noviembre), sería lo que vendría para la banda.

En el mismo año 2002, Rudess sacaría a la venta otro disco como solista, titulado “4 NYC“, que incluye temas grabados en el Helen Hayes Performing Arts Center de Nyack, Nueva York, el 24 de septiembre del 2001, y otros en estudio. dt-21Parte de los recursos generados con este disco irían para la Cruz Roja norteamericana. A este respecto, Rudess señaló: “Acabo de terminar un disco en solitario en el que colabora Dio. Se llama ‘4 NYC’ (For New York City) Es un álbum que se me ocurrió tras la tragedia del 11 de septiembre. Ese es el concepto principal del álbum. La idea principal es que sea en beneficio de la Cruz Roja Americana. Es un homenaje a esta tragedia que ocurrió que afectó a todo el mundo. Tras esto voy a publicar en todo el mundo el año que viene un nuevo álbum… le hablé a mi esposa Danielle acerca de esto, y ella se dio cuenta que podríamos producir rápidamente el show. A través de Internet, la Cruz Roja norteamericana y algunos amigos, corrimos la voz rápidamente… una gran parte del show fue improvisada, toqué algunas canciones de Dream Theater y de Liquid Tension Experiment, e incluso hice una versión de ‘Mary Had a Little Lamb’, que me pidió mi hija Ariana cinco minutos antes del show“. Además, el año anterior (2001) se había reeditado el disco “Speedway Blvd.“, de 1980, en el que Rudess participa protagónicamente. John Myung, mientras tanto, en el mes de marzo, lanzaba junto a The Jelly Jam (ex Platypus) el disco homónimo “The Jelly Jam“.

En aquel entonces, los músicos de la banda se encontraban inmersos en otros proyectos, sin descuidar a su banda matriz. John Petrucci trabajaba en su postergado primer disco como solista, junto a Dave LaRue (Dixie Dregs) en bajo, y Dave DiCenso en batería. Mike Portnoy lanzaba el primer disco de su nuevo proyecto de “superbanda”, junto a los connotados Kevin Moore (Chroma Key, ex Dream Theater) en teclados y Jim Matheos (Fates Warning) en guitarra, además de la participación como músico invitado de Sean Malone (Gordian Knot, ex Cynic), llamado O.S.I. (”Office of Strategic Influence”). James LaBrie y John Myung participaban en la segunda parte de Explorer’s Club, titulada “Raising The Mammoth“, junto a connotados músicos como Marty Friedman (ex Cacophony y Megadeth) y Trent Gardner (Magellan), entre otros. Además, James LaBrie fue entrevistado y aparece citado en muchas oportunidades en el libro “Pro Secrets Of Heavy Rock Singing”, escrito por Bill Martin, y donde aparecen entrevistados de la talla de Bruce Dickinson, Tim ‘Ripper’ Owens, Angela Gossow (Arch Enemy) o Joe Lynn Turner, entre otros. Y Jordan Rudess, lanzaba otro CD, “Christmas Sky“, donde ejecuta improvisaciones basadas en conocidas melodías navideñas.

dt-train

De vuelta con la discografía de Dream Theater, el séptimo compacto lanzado al mercado fue “Train of Thought” (2003) que, en general, es el trabajo más pesado hasta ahora sin dejar a un lado la línea progresiva característica de la banda; y, en particular, se escuchan menos melodías de guitarra; riffs potentes con distorsión y una voz que no proporciona mucha admiración. Mike Portnoy ejecuta la batería de manera impecable, mientras que el bajo da un sonido tan intenso como oscuro. Basta con escuchar el primer track, “As I Am”, para deducir el tono del álbum. Posteriormente, se descubren pasajes técnicos de gran dificultad, como la sección final de “This Dying Soul” en la que Petrucci y Rudess explotaron su habilidad veloz junto a la base sólida y constante de Mike y Myung.

“Train of Thought” cierra con la excelente obra instrumental “Stream of Consciousness” en la que cada instrumento juega un papel realmente increíble no por la técnica sino por las emociones que transmite. Este tema ha sido considerado en varias ocasiones como un tributo a la canción “Orion” de Metallica.

Veinte años de una impresionante trayectoria su cumplen justo con la octava entrega de la banda, “Octavarium” (2005), que en definitiva, es un disco conceptual, pues cada parte del mismo gira alrededor de los intervalos musicales en la escala de Fa, elementos que están presentes subliminalmente. Este trabajo, continua con un interesante patrón iniciado con “Six Degrees of Inner Turbulence” el cual es de seis temas, seguido de “Train of Thought” con siete tracks y Octavarium con ocho. Pero no son esos los únicos detalles: la primera pista, “The Root of All Evil”, empieza con la nota fa, que es precisamente la nota en la que termina “In the Name of God” del album anterior. La palabra Octavarium tiene como antecedente un libro del Vaticano denominado Octavarium Romanum, el cual fue mencionado por primera vez por Sixtus V y mencionado de nuevo por Clemente VIII.

dt-octavarium

El folleto también tiene características similares, por ejemplo, entre los ocho péndulos hay cinco aves. Así mismo, en la parte posterior de la caja del álbum, aparece una ilustración que representa una octava de piano, en la que cada tecla blanca simboliza una canción y, por tanto, la nota en la que está compuesta. Muchos detalles como esos se encuentran tanto en la música como en el arte impreso, por lo que “Octavarium” en sí,  constituye una gran pieza de arte que serviría para un extenso análisis semiótico.

dt-24Por otro lado, en Octavarium es notorio el balance de los temas ya que en cortes como “The Root of All Evil”, “Panic Attack” y “Never Enough” el sonido es poderoso (sin tanta influencia de Metallica como en discos anteriores), no obstante las melodías de la voz son más melancólicas de lo normal. Por otro lado, se escuchan influencias de rock progresivo clásico (Pink Floyd, Yes, entre otros) con rasgos alucinantes y destellos armónicos largos que se pueden apreciar en “The Answer Lies Within” y “Octavarium”, del que vale la pena subrayar que la música alude la idea de moverse en círculos y terminar en el mismo lugar donde se empezó (“we move in circles, this story ends where it began”), es decir, el último acorde es el mismo que inicia “The Root of All Evil” pero una octava más alta. Sin duda, este capítulo de Dream Theater simboliza su progresividad tanto en composición como en complejidad conceptual.

Cuando Dream Theater se embarcó en la gira promocional de “Octavarium”, la cual era inherente a la celebración de sus veinte años de trayectoria musical, no imaginaba que sería el recorrido en el que sucedería el concierto más grande de su historia. El “20th Anniversary Tour 2005/2006” convocaría a un gran número de personas, pero sería nada más y nada menos que Chile el país que los acogería con más ansias y con un público de aproximadamente 20,000 personas, el seis de diciembre de 2005 en la Pista Atlética del Estadio Nacional. De hecho, existe un bootleg oficial que conmemora ese magnífico recital que, vale decir, además de ser el más grande de DT, fue el primero en terreno santiaguino.

dt-22

El último show de esa gira fue el 1 de abril de 2006 y debido al significado especial de culminar el festejo de su vigésimo aniversario, dicha función fue grabado en la majestuosa sala Radio City Music Hall de Nueva York, para luego lanzar un DVD  con un documental magnífico y un CD triple que denominaron “Score”. Con éste, la banda proporciona un repertorio único, escoltada por la Orquesta Octavarium, la cual adornó las “magnum opus”. La orquesta se mantuvo oculta hasta la segunda parte del concierto y, aunque la calidad interpretativa del quinteto fue impecable, hubo un déficit en ciertos detalles de la orquesta. Otra de las sorpresas fue que el set incluía dos canciones inéditas: “Another Won” y “Raise the Knife”, situación que ocasionó que muchos fans se declararan decepcionados debido a que esperan escuchar más de los temas que los habían llevado a la cima y no sus primeras tonadas.

dt-score

El próximo suceso que marcaría la historia de esta gran banda es el cambio de sello disquero, por lo que el noveno lanzamiento, Systematic Chaos (2007), sería bajo Roadrunner Records. Systematic es un trabajo repleto de distintos tipos de sonidos: tan pesados como “The Dark Etnernal Night” hasta melódicos como “The Ministry of Lost Souls”. La velocidad es bastante variable y el promedio de duración de los temas es de diez minutos. El compacto empieza con una buena combinación de bajo, batería y guitarra que dan paso al teclado de Ruddes, quien se percibe mejor integrado en la banda y su interpretación se adapta muy bien al enfoque del disco. Este trabajo tiene muchas memorias del pasado, tal como “Repentance” que es continuación de los pasos contra el alcoholimso. En general, Systematic Chaos es una obra de ficción contextualizada en diferentes historias oscuras que dan una sensación de melancolía, tristeza y hasta, cierto punto, depresión tanto por el sonido de la música como por el caracter de las letras.

dt-systematic

Con este álbum no solo sacarían el video de “Constant Motion”, también publicarían el libro Lifting Shadows, escrito por Rich Wilson, el cual atesoraría en detalle los primeros veinte años de la banda. Lifting Shadows constituía un set de dos libros: el “Images”, conformado por 192 páginas de fotos inéditas de la banda, bocetos de portadas, cartas, comunicados de prensa, entre otros; y el “Words” cuyo contenido era la biografía de Dream Theater explayada en 384 páginas.

dt-20El consecuente, “Chaos In Motion World Tour” inició en Italia, en donde Dream Theater participó en el famoso concierto “Gods of Metal”, el 3 de junio del 2007. Pero ese no fue el único festival en el que el quinteto estuvo presente. Otros conciertos importantes en los que aparecieron fueron: “Fields of Rock” en los Países Bajos; “Download Festival” en Inglaterra y “Hellfest Summer Open Air” en Francia. En éste último compartieron escenario con bandas de gran talla como Megadeth, Mastodon, Korn y Slayer. El tour se extendió hasta el 4 de junio de 2008 y los condujo a Asia, Australia y Sur América, en donde hicieron la segunda visita a Chile, específicamente el 1 de marzo de ese año, siendo nuestro país el primero de la región en recibirlos. Dicho concierto sería realizado en la Pista Atlética del Estadio Nacional, pero debió ser cambiado para el Arena Santiago, pues ese mismo día y a la misma hora, estaría Deep Purple en el Teatro Caupolicán. Si bien ese hecho provocó que no se vendieran las entradas esperadas, Dream Theater ofreció un concierto ante aproximadamente 12,000 personas.

Los escogidos para abrir el show fueron los compatriotas de Delta, quienes ya habían teloneado a bandas como Symphony X y Vision Divine. El esperado concierto inició con un video de la historia de Dream Theater e incluía un semáforo que colgaba de las tramoyas y que, al dar luz verde, dio paso a la ejecución del primer tema junto con la euforia de la audiencia. Uno de los factores que daría mucho peso al recital fue la excelente coordinación entre las imágenes de lapantalla, la iluminación y la interpretación de los músicos, con lo cual quedaría de manifiesto que la puesta en escena de Dream Theater cerraría la noche con broche de oro.

dt-23

Mientras la banda estaba de gira, salió a la venta un disco doble que compilaba temas de casi toda la discografía y que llevaba el nombre Greatest Hit (…and 21 Other Pretty Cool Songs)” como una sátira o broma que apelaba al hit radial del tema “Pull Me Under”. El disco uno, “The Dark Side”, contenía once cortes con un tono más pesado que los incluidos en el disco dos, “The Light Side”, constituido en su mayoría por baladas o composiciones ligeras.

dt-greatest

Luego de ese lanzamiento y en el marco del “Chaos in Motion Tour” Mike Portnoy organizó una nueva gira (o extensión del tour) llamada “Progressive Nation 2008” con la que no solo concluirían la expedición, sino también llegarían a lugares donde nunca antes habían estado o bien, regresarían a ciudades donde tenían mucho tiempo de no presentarse. Y por si fuera poco, “Progressive Nation 2008” daría la oportunidad de ver a Dream Theater con Opeth, Three y Between The Buried And Me como invitados especiales (exceptuando las fechas de México y Puerto Rico en donde solo estuvo ésta última banda).

dt-chaos

Al finalizar el trajín, publicaron un DVD titulado “Chaos in Motion 2007-2008”, que conmemoraba los 115 shows ofrecidos en 105 ciudades y 35 países a lo largo de los cinco continentes del globo. Éste salió en septiembre de 2008 y podía adquirirse en una versión regular compuesta por dos discos o en edición especial, que traía 3 CDs y el DVD.

dt-clouds

Antes de finalizar el 2008, concretamente en octubre, la banda ingresó a Avatar Studios en Nueva York para trabajar en su décimo larga-duración. Ocho meses más tarde –en junio de 2009-, “Black Clouds & Silver Linings”, el más reciente material de Dream Theater, producido por Portnoy y Petrucci y mezclado por Paul Northfield, estaba listo para ser conocido por las y los fanáticos del grupo. Esta entrega estaría disponible tanto en una versión estándar, como en una edición especial de tres discos que incluye el álbum completo, un CD instrumental del mismo, más uno disco de seis covers de bandas que han influenciado a Dream Theater, como Queen, King Crimson, Rainbow, Iron Maiden, Dixie Dregs y Zebra. Posteriormente, lanzarían un box set coleccionable de lujo compuesto por los ítems de la edición especial además de un DVD, dos vinilos, un mouse pad, entre otros.

dt-29“Black Clouds & Silver Linings” es un trabajo sólido e intenso, conformado por seis temas con los que logran entregar una multiplicidad de variaciones compositivas y estilísticas con la complejidad y técnica característica de Dream Theater. Todos los cortes son sobresalientes, pero si de nombrar algunos se trata, se puede mencionar “The Count Of Tuscany”, “Nightmare To Remember” y “A Rite Of Passage”. Es importante mencionar que en este material se plasma la utilización de un registro intermedio que facilita la interpretación de LaBrie, lo que se traduce en una muestra del trabajo en equipo que han realizado durante todos estos años y que, en definitiva, los ha llevado a alcanzar el éxito y reconocimiento actual. En este álbum también se encuentra el final de la “suite de los doce pasos” contra el alcoholismo. Esta pieza es llamada “The Shattered Fortress” y contiene citas de composiciones pasadas que guardan relación con esa temática (The Glass Prisson, This Dying Soul, The Root Of All Evil y Repentance) aunque con algunos cambios de tonalidad.

dt-30

El año pasado no solo traería un nuevo disco; también una segunda ocasión de “Progressive Nation”. Así que Opeth, Bigelf y Unexpect acompañarían a Dream Theater mientras estaban en Europa; y Zappa Plays Zappa, Scale the Summit y Bigelf en Norte América.El 2010 ha comenzado con mucha fuerza y con mucho metal para descargar en suelo chileno. Prueba de ello es que el quinteto ha anunciado que visitará Chile por tercera vez el jueves, 11 de marzo en el Movistar Arena y traerá a Bigelf como banda invitada. Así que no queda más que prepararse para un show que de antemano se sabe que estará espectacular.

Tal y como se ha comprobado, Dream Theater es una banda que no le tiene miedo a los cambios ya que cada álbum es diferente pero mantiene en sí la identidad misma de la banda, con lo que demuestran que con cada trabajo su habilidad técnica aumenta, mejora y principalmente, progresa. No por nada han sido catalogados como la esencia del género o bien, los máximos exponentes del metal progresivo.

Dream Theater

Sin miedo a equivocarme este álbum es el punto de inflexión en la carrera de Dream Theater, indiscutiblemente el álbum más exitoso en cuanto a ventas y también un álbum que, aunque le moleste a los más puristas, re definió el sonido progresivo en los ’90.

Desde el disco debut, la banda cambió y bastante. Primero que todo, se trata del álbum donde debuta James LaBrie, proveniente de la banda Winterose. También era la primera vez que trabajan con el productor David Prater quien por esos días gozaba de éxito al haber producido los dos primeros discos de la banda Firehouse. La mano del productor se nota, sobre todo en el sonido de la batería de Portnoy, y si bien se trata de un disco con canciones de un alto nivel de complejidad tiene una orientación claramente FM, por algo vendió tanto en su momento. Por cierto, David Prater produjo los últimos lanzamientos de las bandas nacionales Fahrenheit y Six Magics.

La verdad es que hubo un período donde fui fan de Dream Theater, particularmente de este álbum y todo lo que hicieron hasta el Falling Into Infinity.  Remontándome al año ’97 Dream Theater era una banda algo incomprendida por estas latitudes. Es más, muchos amigos mayores que yo me decían que esta banda no era más que una copia a Rush, Yes, Kansas y Marillion con guitarras más pesadas, por cierto influencias directas de los newyorkinos. Lo paradójico de todo es que estas mismas personas se dieron vuelta la chaqueta cuando apareció el Scenes From A Memory, que dicho sea de paso fue el disco en donde empecé a perder el interés en la banda.

Pero basta de introducción y vamos directamente a la música. “Pull Me Under da inicio al álbum, quizás el hit más importante de la banda. Un single potente, con una introducción memorable, un riff demoledor y un solo simple pero cargado de emotividad cortesía de John Petrucci. Esta canción se transformó en un himno de los ’90, el video que pasaban en Headbangers de MTV es icónico, aunque lamentablemente para efectos comerciales la canción estaba editada. Entendible en todo caso pues es difícil promocionar como single una canción que en su versión original dura más de 8 minutos. “Another Day” es un corte muy melódico y emotivo, donde James LaBrie se luce. El sonido de un saxofón es actor principal en la canción, entregándole una atmósfera muy agradable. “Take The Time” es otro hit memorable, lleno de matices, donde la base rítmica de Mike Portnoy y el sobrio John Myung es realmente impresionante. Los solos de Kevin Moore y el de Petrucci son excelentemente ejecutados.. En “Surrounded” nuevamente Kevin Moore logra un excelente trabajo con teclados realmente cautivantes que logran una atmósfera única. Es notable el “in crescendo” de esta canción.

“Metropolis-Part I : The Miracle And The Sleeper” probablemente es la mejor canción que jamás haya creado Dream Theater. Donde cada segundo va más allá de lo que las imágenes y las palabras pueden mostrar y dar a entender. Es una especie de “statement” de lo que esta banda es (o en mi caso, fue). El jam en la sección intermedia es de otro planeta, con razón dejaron con la boca abierta a medio mundo por aquellos años. Además es un buen ejemplo para mostrar el nivel de la producción, donde se cuidó hasta el más mínimo detalle. “Under A Glass Moon” es quizás la canción más pesada del álbum luego de Pull Me Under, la línea vocal de James nuevamente es excelente y el solo de Petrucci muy en la onda de Steve Vai. “Wait For Sleep” muestra todo el talento, sensibilidad y buen gusto de Kevin Moore para componer. En mi opinión, él era el cable a tierra de la banda. Un corte inspiradísimo sin dudas. Finalizando tenemos el épico corte de 11 minutos “Learning To Live” que me recuerda a algunos pasajes del “Roll The Bones”de Rush- básicamente por el sonido de guitarras y teclados- donde sobresale la letra espectacular de John Myung, quién siempre se ha caracterizado por ser un gran letrista.

Sin dudas se trata de un disco importantísimo, en lo personal me trae recuerdos muy gratos de mi adolescencia. Hoy esta banda tiene poco y nada  que ver con el sonido de ’92, no es por ponerme romántico ni melancólico, pero Images And Words es de esos pocos discos donde las canciones pueden ser técnicamente muy complejas pero tienen una orientación que las hace “apto para todo público” y lo mejor es que se da de forma natural y sin la necesidad de sonar forzados. De hecho, debe ser prácticamente el único disco de Dream Theater que no sobrepasa la hora de duración.

Kevin Moore se echará de menos por siempre. Escucho este disco y no puedo creer que se cumplirán 18 años desde su lanzamiento, ¡como pasa el tiempo!

Luego de algunas grabaciones bajo el nombre de Majesty, los tres compañeros de la Berklee College of Music de Boston, Mike Portnoy, John Myung y John Petrucci, cambian el nombre de su banda para evitarse problemas legales y optan por el propuesto por el padre de Portnoy, Dream Theater, nombre de un viejo teatro ubicado en las inmediaciones de la localidad donde éste habitaba.  Con este cambio de nombre, más la reciente incorporación de Charlie Dominici en las voces (quien venía a reemplazar al despedido Chris Collins), Dream Theater firma contrato con el sello Mechanic (una división de MCA), con quienes logran lanzar el tan ansiado primer álbum.

When Dream And Day Unite llegó a mediados de 1989, anticipado por el reconocimiento (a nivel underground por cierto), que la banda ya tenía gracias a las presentaciones locales que hacían.  Sin embargo, este promisorio primer esfuerzo no logró todo el éxito esperado, debido principalmente a que Mechanic rompió con la banda y les rebajó todo presupuesto, obligándolos a realizar shows de promoción solo en el área de New York City y alrededores.  De todas formas, este prematuro rompimiento con su primer sello, les sirvió para trabajar sin presión alguna en la composición de su siguiente trabajo, aquél que los llevaría directo al siguiente nivel, pero eso es otra historia.

Centrándonos en el aspecto musical, y comparándolo con todo lo hecho por la banda después de esta primera entrega, When Dream And Day Unite, es un álbum distinto, es mucho más “metálico” que lo que vendría y por cierto mucho menos progresivo, de hecho si afinamos más la etiqueta este vendría siendo un álbum de “power metal progresivo”, pero no de power tipo Edguy o Stratovarius… escuchen los primeros trabajos de Conception, Crimson Glory o Elegy (sobre todo el Supremacy) y entenderán a lo que me refiero.  No digamos tampoco que se trata de un álbum experimental, pero como la mayoría de los debut, no queda totalmente claro el norte que la banda seguiría en sus siguientes entregas, ni menos se vislumbra siquiera que alcanzarían cotas progresivas tan altas como las que han mostrado a lo largo de su carrera.

Por otro lado, las influencias de la banda son fácilmente identificables en este primer trabajo, pero son solo eso, influencias, acá no hay copias ni plagios, ni nada que se parezca a esas palabras.  Sin embargo, es posible percibir y sin mucha dificultad, que para esta entrega plasmaron todo aquello que consideraron “interesante” de bandas que han marcado la historia de los integrantes de DT, como son Marillion, Fates Warning, Queensrÿche y Rush (entre otros) lo que sumado a la pericia técnica de cada unos de ellos con su respectivo instrumento, convierten a este álbum en una potente y original propuesta, que por años ha sido subvalorada, incluso por los mismos fanáticos de esta agrupación.

Todas las canciones del álbum están enmarcadas -obviamente- dentro de un contexto progresivo, pero no en exceso, lo que permite oír y entender con total claridad la estructura de cada una de ellas, incluso aquel estupendo instrumental llamado Ytse Jam posee una estructura tan rígida y perceptible que fácilmente podría haber tenido partes cantadas, no como otros instrumentales que han compuesto en donde sería imposible incluirlas.

El disco abre con A Fortune In Lies, uno de los cortes más “duros” del disco, pero que a la vez trae algunas de las líneas vocales más melódicas que vamos a encontrar en esta placa, sobre todo en el coro.  Los riffs de Petrucci son potentes y “heavies”, la batería de Portnoy hasta ahora no sobresale de la media de aquel entonces, Moore se encarga prácticamente solo de las atmósferas del tema y por momentos se vuelve casi imperceptible, y es el desempeño de Myung sin lugar a dudas el más inspirado en esta canción, aunque por un tema de producción se pierde en algunas partes; digamos de paso, que When Dream And Day Unite, es por lejos el disco más mal producido de Dream Theater, el sonido de la placa es débil, muy agudo, le falta fuerza, esa que justamente le darían los bajos si hubiera un mejor trabajo en la mezcla y en la producción final de la placa.  El disco continúa con Status Seeker, que si bien tiene un comienzo muy “ala Marillion”, en términos generales de progresivo tiene muy poco.  Por otra parte, y a pesar de lo que acabo de señalar, es en este tema donde resaltan con mayor fuerza las huellas que la música de Queensrÿche y Fates Warning, han dejado sobre los integrantes de Dream Theater, de hecho acá hasta la voz de Dominici tiene cierto parecido con la de Ray Alder.

A continuación tenemos Ytse Jam (Majesty al revés, para los más despistados), un tremendo instrumental que, por su estructura, perfectamente podría haber tenido algunas letras.  Es acá donde uno ya puede comenzar a notar y apreciar con claridad la calidad y técnica de los músicos que componen esta agrupación.  En lo personal este es uno de los dos instrumentales que más me gustan de la banda (Erotomania es el otro), ya que tiene de todo: mucha melodía, buenos cambio de ritmo, excelentes solos –el de Myung es algo breve, pero notable-, potencia e incluso, hasta una duración prudente.  Una pieza que hasta el día de hoy Dream Theater se encarga de sacar a relucir en algunas de sus presentaciones; mismo caso para la canción que le sucede, The Killing Hand, la más larga de esta placa.  Nuevamente se viene a la mente Queensrÿche, por lo menos durante todo el comienzo y hasta cuando comienzan los cambios de ritmo, que para el caso otorgan mayor dinamismo a un tema que de otra forma, sería algo así como una power-ballad.  Por cierto, y siendo una buena canción, sería aún más memorable si solo durará hasta pasado los 6 minutos, 6:15 para ser más exactos, ya que de ahí en más se vuelve algo redundante. En Light Fuse and Get Away destaca el trabajo de Portnoy y por sobre todo el de Kevin Moore, quien sólo tocando las notas precisas y sin hacerse notar con virtuosismos desenfrenados, pone la cuota de clase a un tema no muy brillante la verdad, pero que de todas formas trae consigo un buen par de cambios de ritmo y un coro con líneas vocales lo suficientemente pegajosas como para que se queden dando vueltas un tiempo en tu cabeza.

Afterlife es otro de los cortes más duros del disco, si es que podemos decirlo de esa forma, esto porque trae consigo algunos de los riffs más metálicos que Petrucci compuso para este álbum, sumado al hecho que es durante estos riffs cuando Portnoy acelera las revoluciones con las baquetas, dándole precisamente más peso a esas partes.  The Ones Who Help to Set The Sun, parte con una introducción excesivamente larga para mi gusto, casi 3 minutos, tiempo que no se justifica del todo sin consideramos que ésta es tocada por Moore en base a sonidos incidentales y teclados ambientales que tienden a hacerse aún más largos esperando el momento en que por fin comience el tema, además, que por otro lado se trata de uno de los cortes menos inspirados de toda la placa, volviéndose interesante solo hacia el final de la canción.

Llegamos al cierre del disco y, por lo menos desde mi punto de vista personal, uno de los momentos más altos de toda la placa, Only a Matter of Time, que no es otra cosa que una increíble demostración de todo lo que la banda es capaz de hacer en cuanto a composición, un tema progresivo por excelencia, con un Moore inspiradísimo y muy preciso en cada una de sus intervenciones, volviéndose omnipresente e imprescindible a lo largo de toda la canción.  Un maravilloso adelanto de lo que se vendrá en discos posteriores.

When Dream And Day Unite es un disco primitivo para lo que se vendría después en la carrera musical de la banda, ya que es mucho más directo que sus sucesores y, como dijéramos en un comienzo, mucho más “metálico”.  Un disco que crea debate entre los seguidores de DT, tanto en el aspecto compositivo como en la otra gran particularidad que tiene: es el único disco en que no canta LaBrie… y es que Dream Theater se hizo conocido ya con James en las voces, por lo que a muchos simplemente nos costó aceptar un poco la voz de Dominici luego de haber escuchado Images & Words y Live At The Marquee, más aún cuando en este último aparecían temas de WDADU cantados por LaBrie.  Todo esto ha llevado a que When Dream And Day Unite se encuentre muy subvalorado dentro de la discografía de Dream Theater, aún cuando se trate de un tremendo álbum.

Bigelf

Los progresivos BIGELF serán los encargados de abrir los conciertos de DREAM THEATER en Sudamérica, según anuncian las dos bandas en sus respectivos sitios web oficiales.

El concierto de DREAM THEATER en Chile está fijado para el 11 de Marzo en Movistar Arena. El valor general de los tickets es de $24.000 más cargo por servicio y se encuentran bajo sistema Ticketmaster. La preventa para los clientes Entel PCS considera descuentos de un 20% en preventa exclusiva y de 10% en venta normal. La venta para público en general comenzará el día 4 de Febrero.

Dream Theater

Puedes escuchar a BIGELF en su MySpace.

Dream Theater

Se inició la venta de entradas para el concierto de DREAM THEATER en Chile, programado para el 11 de Marzo en Movistar Arena. El valor general de los tickets es de $24.000 más cargo por servicio y se encuentran bajo sistema Ticketmaster.

La productora Time 4 Fun anunció una alianza junto a Entel PCS que considera descuentos para sus clientes con un 20% en preventa exclusiva y de 10% en venta normal. Las entradas para DREAM THEATER quedan en preventa a un valor de $19.200 y luego pasarán a costar $21.600 (sólo para clientes Entel PCS y no incluyen cargo por servicio).

Las preventas exclusivas consideran 7 días desde su inicio y luego pasan a venta para publico en general, en este caso, desde el día 4 de Febrero.

Mike PortnoyEl talentoso baterista de DREAM THEATER, Mike Portnoy, se unirá, al menos por algunas fechas en Estados Unidos, a la superbanda de covers HAIL!, la cual está formada por el bajista David Ellefson (Megadeth, F5), Andreas Kisser (Sepultura) en guitarras y Tim «Ripper» Owens (Judas Priest, Yngwie Malmsteen, Iced Earth) en las voces.

Ellefson dijo: «¡Mike Portnoy es un semi-Dios! Él es uno de los mejores bateristas de todo el mundo y que toque con nosotros es realmente un honor. Tenemos los dedos cruzados para que esto ocurra, porque originalmente lo habíamos conversado para que ocurriera el año pasado. En ese tiempo DREAM THEATER estaba trabajando en ‘Black Clouds & Silver Linings’, así que no ocurrió, pero su entusiasmo y entendimiento de lo que estaba haciendo HAIL! fue único. No hubo necesidad de explicar nada, el lo tenía porque él lo es. Mike ha sido un gran amigo por largo tiempo y estoy emocionado de anunciar su participación.

Un periodista recientemente nos preguntó hasta cuando seguiriamos con esto y yo, bromeando, le dije que hasta que nos quedemos sin bateristas. En serio, piénsenlo, miren a los que hemos tenido ¡Jimmy DeGrasso (MINISTRY, MEGADETH), Roy Mayorga (STONE SOUR), Paul Bostaph (TESTAMENT) y ahora Mike Portnoy! Es nuestra aspiración intentar y premiar a cada fan que viene a vernos con una única e irrepetible experiencia. Estamos haciendo lo mejor para tener a los mejores músicos tocando las mejores canciones para los mejores fans, y está funcionando».

Andreas Kisser, por su parte, comentó: ¡Estamos realmente emocionados! Aunque sea por solo unos shows, y obviamente quisiéramos recorrer Estados Unidos completo, New York y Boston son dos grandes ciudades para comenzar y los fans que hay son tremendos. Entre Mike Portnoy tocando los tambores con nosotros y todos los amigos que tenemos en esas áreas, yo le hubiera pedido a Santa una carpa y empezaría a acampar ya por mis tickets. ¡Estos shows estarán locos!.

Dream Theater

El quinteto ha anunciado las fechas del tour que los traerá el próximo año por Sudamérica. La banda se presentará por tercera vez en Chile el Jueves 11 de Marzo en Movistar Arena.

Las fechas confirmadas para el continente son:

11 de Marzo – Santiago, CHILE – Movistar Arena
13 de Marzo – Buenos Aires, ARGENTINA – Luna Park
16 de Marzo – Porto Alegre, BRASIL – Pepsi On Stage
18 de Marzo – Curitiba, BRASIL – Master Hall
19 de Marzo – Sao Paulo, BRASIL –  Credicard Hall
20 de Marzo – Río de Janeiro, BRASIL – Citibank Hall
22 de Marzo – Lima, PERÚ – Jockey Club
24 de Marzo – Caracas, VENEZUELA – Poliedro

Dream Theater

El baterista de DREAM THEATER, Mike Portnoy, comentó que entre los planes de la banda para el próximo año está la visita a Sudamérica, gira que cerraría el «Black Clouds & Silver Linings World Tour». Aunque todavía no se manejan fechas, la llegada al continente se concretaría entre Marzo y Abril del 2010.

Además, el grupo entrará al estudio para escribir y grabar un tema instrumental que formará parte del soundtrack del videojuego «God of War 3».

Los norteamericanos Dream Theater anunciaron que en sus próximos shows grabarán imagenes, las cuales utilizarán en el video del single «Wither», perteneciente a su último disco «Black Clouds & Silver Linings».

El single ya puede ser adquirido por internet y se compone de:

01. Wither (Versión CD) (5:25)
02. Wither (Versión Piano)
03. Wither (Maqueta con John Petrucci a la voz)
04. The Best of Times (Maqueta con Mike Portnoy a la voz)

n_dtwither

Tener veinte años de carrera musical encima no es una situación tan sencilla como parece. La fama, el reconocimiento y la admiración son sólo una cuerda floja en la que cada paso resulta ser de vida o muerte. Y es que bien se sabe que las personas no toleran mucho de lo mismo pero tampoco aceptan tantos cambios y menos de los drásticos.

Pero Dream Theater se ha logrado mantener en lo alto durante dos décadas. Claro, ha dado pasos falsos como el Falling Into Infinity, con un estilo más comercial, que por razones obvias no fue recibido por los seguidores de la banda de la manera como esperaba la disquera, entonces Scenes From A Memory salió al rescate, pues fue un muy buen intento de retomar el estilo de sus raíces y fue aprobado de inmediato por el público, a tal grado que esperaba recibir la misma propuesta a partir del mismo. Pero por el contrario, ese disco marcó un horizonte entre el sonido progresivo clásico de DT y el sonido que escuchamos hasta la fecha, en el que exploran otros terrenos que le dan mayor amplitud a sus características progresivas y empiezan a hacer énfasis en canciones más pesadas.

Así es como esa evolución a través del tiempo nos trae ahora el décimo álbum de Dream Theater, Black Clouds & Silver Linings, que cuenta con seis temas de larga duración, muchas emociones, varias atmósferas y distintos escenarios. Prueba de lo anterior es A Nightmare To Remember, un corte épico con matices oscuros, resultado de la utilización de acordes menores que llevó a pensar a un buen número de personas que la banda se estaba inclinando por un sonido gótico, cosa que fue desmentida por Mike Portnoy. Además, se debe tomar en cuenta que el estilo dark es tan sólo una línea más de lo que abarca lo progresivo. Es el segundo track más largo del disco, con casi 15 minutos y cuya temática es acerca de un accidente automovilístico. El inicio es ciertamente misterioso y luego de unos segundos deja escuchar un riff muy pesado y la voz de LaBrie con tintes agresivos. Al transcurrir cuatro minutos hay un pasaje tranquilo y emotivo que termina con un buen coro y da paso a las muestras de virtuosismo de Petrucci y Rudess.

Lo que a muchos/as escuchas le molesta de A Nightmare To Remember es el acompañamiento vocal tipo “rap” de Mike Portnoy justo después de diez minutos del tema. Aunque a estas alturas, ya se deberían de haber acostumbrado, pues no es la primera vez que lo hace y de nuevo, debemos recordar que el progresivo es un género demasiado incluyente. El tema concluye con varios cambios de ritmo, velocidad, melodías, etc.

A Rite Of Passage es el primer sencillo del álbum y tiene una forma de composición hasta cierto punto monótona lo cual realza lo pegadizo y melódico del coro. Es una canción agradable y talvez la parte más notable es la de los solos, primero Petrucci y después Jordan con un efecto robótico que puede incurrir en comicidad. No es un gran tema, pero es pasable. Le sigue Wither, la balada, con un formato bastante comercial -incluso más que el anterior- y con un tono extremadamente meloso en el coro. Rudess crea profundidad con sus acordes mientras la voz se desenvuelve de manera limpia. Ya adentrándose al final hay una parte donde sólo interactúan el piano y la voz, sin duda una magnífica antesala para el sencillo pero preciso solo de Petrucci al estilo Brian May. Una buena interpretación tanto musical como vocal.

La energía es retomada con The Sahttered Fortress que empieza de forma pesada y con un buen riff al que se suma después un teclado intrigante del tipo Awake. Esta pieza constituye el final de la “suite de los doce pasos” de Portnoy, por eso hacen las denominadas citas de algunas de sus propias composiciones anteriores sobre el tema del alcoholismo y el autocontrol, tales como The Glass Prisson, This Dying Soul, The Root Of All Evil y Repentance pero con ligeros cambios de tonalidad y dinámica en ciertas ocasiones. Las citas, aunque están muy ligadas lírica y temáticamente con los doce pasos de Portnoy para rehabilitarse de su adicción, podrían representar irónicamente un reto hacía aquellas personas que siempre están esperando que una banda no se repita a sí misma.

Retomando el análisis, The Shattered Fortress es de lo más interesante del disco, no sólo por el reciclaje de temas sino por la forma en la que logran enlazar cada canción con la base original, sin que parezca una unión de pedazos al azar. Dadas las referencias que usaron, está de más decir que es el tema más pesado de esta producción y termina de forma excelente con el principio de The Root Of All Evil.

El penúltimo corte, The Best Of Times, es conmovedor en todo sentido ya que Portnoy la escribió para su padre, quien murió recientemente de cáncer. La introducción tiene un toque dramático de teclado concatenado con una melancólica melodía de violín (Jerry Goodman – Dixie Dregs) que luego es desplazada por una de guitarra. Después los instrumentos cobran vitalidad y se oyen melodías y estrofas que recuerdan al Dream Theater del inicio con notorias influencias del grupo Rush. La canción cuenta la relación padre-hijo y está impregnada de sentimientos familiares como admiración, unión, entre otros. El solo de Petrucci es muy acertado, acoplándose muy bien al argumento y contenido. Muy buena ejecución.

El tema más largo, el último de esta placa y el segundo “épico” es The Count Of Tuscany considerado ya uno de los mejores sino es que el mejor y con toda razón. Para definirlo en una palabra bastaría decir ¡increíble! Es, en resumen, una gran mixtura de elementos musicales, formas y estilos. Tiene una sucesión de pasajes fuertes muy a lo Metallica antiguo y Megadeth, combinado con segmentos acústicos y atmosféricos que le dan al tema el sentido de una historia. Excelente cierre para el álbum. Es, indudablemente, una gran composición que las y los seguidores de Dream Theater disfrutarán mucho.

Black Clouds & Silver Linings es, sencillamente, una muestra más del talento del quinteto. Ese talento que los hace explorar el mundo musical cada vez con más intensidad, al mismo tiempo que se estudian ellos mismos para explotar sus capacidades -a pesar de que en esta ocasión la participación en el proceso de composición estuvo concentrada en Rudess, Portnoy y Petrucci-. Así mismo, es bueno destacar el manejo de soluciones para las limitaciones actuales de LaBrie, pues las canciones están escritas bajo un registro intermedio que le facilitan la interpretación, con lo cual demuestran el significado de trabajo en equipo y cooperación para que la banda siga funcionando como hasta ahora.

No nos queda más que esperar que vuelvan a visitar el territorio chileno y ser parte de un excelente Progressive Nations Tour II para poder escuchar estas obras en vivo.

BLACK CLOUDS & SILVER LININGS – EDICION ESPECIAL

Con A Change Of Seasons, Dream Theater dio una sorpresa, pues éste incluía una serie de covers de sus influencias musicales tales como Deep Purple, Led Zeppelin y Pink Floyd, solo por mencionar algunas. Resulta que a esas alturas de su trayectoria, y con sólo tres placas, esa estrategia les quedó como anillo al dedo e impresionaron a muchas personas tanto por los 23 minutos espléndidos del tema principal que da nombre al disco, como por la forma en la que ejecutaron grandes temas de grandes bandas.

Hoy, catorce años después, cuando diez discos conforman su discografía y son considerados como una de las mejores y, valga la redundancia, más grandes bandas progresivas, sacan a la venta una edición especial de Black Clouds & Silver Linings que contiene un disco de covers y otro con los nuevos temas en versión instrumental. La pregunta que surge es ¿por qué? Es decir, Dream Theater ya no necesita estar demostrando lo bien que pueden tocar una canción de agrupaciones legendarias, porque bien se sabe que si pueden, que lo harán bien y que lo peor que puede ocurrir es que LaBrie desafine o el resto de integrantes desfiguren –en buen sentido- el tema. Pero en fin, el marketing parece estar involucrado en esto.

Entran con Stargazer de Rainbow. Lo primero que se viene a la mente al estar a punto de darle play es cómo se escucharán las líneas de Dio en el timbre de LaBrie. Pero el susto se recibe al darse cuenta que la canción está un tono abajo, precisamente para la comodidad del frontman, hecho que no es para decepcionarse del todo pero quizá si quita un poco de gracia. Sin embargo, el trabajo de LaBrie fue bueno si se considera que la voz de Dio es muy difícil de imitar por su forma tan característica. Petrucci, al tocar el solo, se metió muy bien en su papel, tanto que en ocasiones suena muy al estilo de DT. Eso, precisamente, es lo que hace que un cover sea interesante, darle el toque personal. Y así fue.

Siguen con un popurrí de temas de Queen: Tenement Funster, Flick Of The Wrist y Lily Of The Valley. Aunque en realidad no es exactamente un popurrí porque los tres temas están completos pero unidos del modo como lo suele hacer Dream Theater. La introducción de DT es más larga porque repiten una vez más los dos arpegios del principio y los acentos de LaBrie se asemejan muy bien a las cualidades originales en la mayor parte del cover, demostrando así su habilidad para personificar a quien interpreta. Los temas de Queen se escuchan más pesados, con una guitarra distorsionada y poderosa. Por otro lado, los coros de Portnoy, como cosa rara, fueron adecuados y por momentos suenan un poco graciosos pero, al fin y al cabo, cumplen su cometido.

No podía faltar Dixie Dregs que, al igual que Queen, también fue parte de los covers de A Change Of Seasons. Esta vez la homenajeada fue Odyssey y talvez exista una forma más extendida de describirlo pero por cuestión de ahorro de palabras y de tiempo, ¡es perfecto! Y, además, el propio Jerry Goodman grabó el violín. En realidad es un buen cover en el que no se limitaron a solo sonar bien sino a dejar huellas auditivas tanto que cualquier nuevo fan de la banda que no conozca toda su discografía podría pensar fácilmente que ésta es una canción más de algún disco que no conoce aún.

Take Your Fingers From My Hair, de Zebra, es otro corte al que DT da aportes musicales de la actualidad, con referencia al sonido. En algunos fragmentos el cover avanza un poco más lento que el original pero después DT cobra fuerza y agiliza la fluidez. El coro quedó estupendo al igual que los acompañamientos de Rudess y la voz de LaBrie que suena casi igual en las partes altas. Al final, Petrucci se luce alargando el último solo.

Sobre la instrumental Larks’ Tongues In Aspic se puede decir muy poco. Es un tema tan aburrido que es mejor escucharlo de King Crimson que de Dream Theater, tomando en cuenta que éstos últimos son frecuentemente calificados bajo ese mismo adjetivo. No hay, en realidad, ninguna contribución admirable al tema original.

Por último, hay tantos gustos como canciones para hacer covers así que no tiene caso debatir si es o no una canción representativa de Iron Maiden para ese propósito. Lo cierto es que con To Tame a Land, aunque otra vez le bajaron un tono, hicieron un buen trabajo (no excelente, solo bueno) y Myung suena bastante sólido al igual que los fills de Portnoy bien combinados con la estilística peculiar de Dream. Lo que le resta méritos es la voz, y no es por hacer de menos la interpretación de LaBrie, pero era un arma de dos filos sabiendo que Bruce Dickinson es una de las mejores voces en la historia del heavy metal.

Sería muy difícil señalar qué temas se llevan el premio de mejor y peor, ya que lo que le puede agradar a alguien puede rayar en lo desastroso para otra persona. Concluyamos entonces que este “disco dos” es una recopilación de temas de agrupaciones que han influenciado directamente a Dream Theater, y aunque muchos y muchas no estamos de acuerdo con que saquen discos como éste –porque sabemos que tienen mucho para dar- no se puede negar que la producción y resultado final son satisfactorios.

Dream Theater, quiéranlo o no, es por estos días el referente más representativo e importante de lo que se conoce como Rock/Metal Progresivo a nivel mundial.

Dueños de una técnica envidiable y de una capacidad creativa sin límites, la banda norteamericana pisó nuestras tierras por segunda vez en el marco del tour de promoción de su último trabajo, Systematic Chaos, siendo Chile el lugar de inicio de esta nueva travesía por tierras sudamericanas.

Inicialmente fijado para realizarse en la Pista Atlética del Estadio Nacional, el show de Dream Theater fue cambiado para el Arena Santiago. ¿Los motivos? No vamos a decir la poca de venta de entradas, porque no es el caso. Lo que sí ocurrió es que no se vendió lo que se esperaba, que no es lo mismo. Recordemos que a 10 minutos de la Arena Santiago, para ser más exactos, en el Teatro Caupolicán, una leyenda del Hard Rock también se estaba presentando y prácticamente a la misma hora: Deep Purple. Una buena cuota de público probablemente optó por los veteranos ingleses, quienes agotaron las entradas para su presentación. Además, otro punto importante a considerar radica en que una semana más tarde se presentarán en Chile los también ingleses, aunque no tan veteranos aún, Iron Maiden. Si sumamos a esto que en abril tendremos la posibilidad de ver por segunda y probablemente última vez en Chile al Madman Ozzy Osbourne y que ya se ha vendido al parecer más de la mitad de las entradas, simplemente no hay bolsillo que aguante. De todas formas, Dream Theater se presentó ante un público que debe haber bordeado los 12.000 asistentes, lo que por supuesto no es para nada un número menor.

dt2008_000

OPENING BAND CONTEST WINNERS!: DELTA

Con ese título se destacaba en las noticias de la página oficial de Dream Theater, los nombres de los ganadores del concurso que la banda organizó, para encontrar a las agrupaciones que abrirían sus shows en los distintos países que incluye esta gira por Sudamérica.

Inimaginable debe haber sido la reacción de los nacionales Delta al enterarse de tal hito en su corta, pero maratónica carrera. Con solo 5 años desde su formación, la banda ya se ha dado el lujo de abrir para bandas de la talla de Symphony X, Vision Divine y ahora Dream Theater, cuentan con dos placas a cuestas y el público reconoce y aplaude sus temas.

La presentación de Delta partió puntualmente a las 20:00 hrs., como se había señalado y su misión era encender y preparar al público para lo que se venía…y cumplieron con ello a cabalidad. Desde el primer tema la banda logró, prácticamente de forma inmediata, la aceptación de todo el recinto, con canciones potentes, demostrando un gran dominio escénico y montando un sólido espectáculo, en el que destacó el gran sonido logrado por el grupo, además del trabajo vocal de Felipe del Valle, quien remeció el recinto en más de una oportunidad con sus potentes gritos. Cerraron su presentación con Burning Soul y el ya clásico, Black & Cold y se fueron entre vitores de la gente, que incluso y haciendo alusión al Festival, solicitó antorcha para la banda. Felicitaciones a la banda por este nuevo acierto.

CHAOS IN MOTION: A DREAM COME TRUE

dt2008_015

Pasadas las 21:00 hrs., partió la segunda presentación de Dream Theater en territorio nacional, dando comienzo con un video que repasaba la historia completa de la banda, incluyendo imágenes desde sus inicios hasta la actualidad, mezcladas con muy pequeños trozos de temas de cada uno de los álbumes editados hasta la fecha. La banda abrió con el tema conocido por todos como: 2001 Odisea del Espacio y por supuesto la locura fue total. Si bien la cantidad de gente en cancha ocupaba, digamos, un 80% de esta, la cantidad de asistentes en platea y galerías era un espectáculo aparte, me imagino que muchos, incluyéndome optamos por estas posiciones debido al tipo de espectáculo a presenciar, más aún cuando pudimos percatarnos de que el show incluía una pantalla gigante detrás del escenario y de detalles como un semáforo colgando de la estructura de iluminación, que fue precisamente el que al dar la luz verde dio el «vamos» al concierto.

dt2008_031El primer tema descargado por la banda provino, como era de esperarse, de su último álbum. Constant Motion desató toda la energía contenida por quienes estaban esperando presenciar a Dream Theater nuevamente en nuestro país; tanto cancha, como plateas y galerías lo corearon como si se tratara de uno de los más clásicos temas del grupo, reacción que se mantuvo incólume cuando arremetieron con Never Enough, un temazo de su anterior placa, Octavarium, y el cual no tuvimos la oportunidad de oír en directo en su anterior visita.

Iban solo dos canciones y algo más de 15 minutos y el público ya estaba completamente entregado a la emoción de estar presenciando nuevamente a una de las máximas expresiones de la música progresiva de las últimas décadas, lo que se acentuó aún más cuando sonaron las primeras notas de Blind Faith, tema que, por la reacción de la gente, al parecer nadie esperaba oír, transformándose en la primera sorpresa de la noche.

dt2008_017

Otro gran momento se vivió cuando comenzó a sonar Surrounded, proveniente del álbum que catapultó a Dream Theater a ser reconocido en todo el orbe, Images & Words, la cual tocaron en su versión modificada que comenzó a hacerse conocida el 2007 a través de los tantos bootlegs que circulan de la banda a través de la red. En esta versión se incluyó, para deleite de muchos, algunos pasajes de Mother de Pink Floyd, los que fueron agradecidos por el público con total euforia.

dt2008_007

Hasta ese momento solo habían tocado un tema de su última producción, pero todos teníamos absolutamente claro que aún faltaban probablemente muchas otras canciones de Systematic Chaos que oír, y es precisamente luego de finalizar Surrounded, que la banda descargó toda la potencia de The Dark Eternal Night, un tema que generó algo de polémica cuando fue lanzado el disco. Mientras para algunos (me incluyo) es un gran tema, de mucha potencia y partes muy pesadas, aunque algo moderno, para otros trae algunos claros guiños hacia un sonido propiamente nu-metal o aggro (como quieran llamarle). Sea como sea, la verdad es que The Dark Eternal Night funcionó en vivo como una inyección de adrenalina para todo el público espectador. Se palpaba la euforia en la cancha de la Arena Santiago, mientras en las partes superiores del recinto, si bien se veía una situación similar, muchos nos deleitábamos con las extraordinarias animaciones que se proyectaban en la pantalla gigante, en donde la guerra de escupos de Mike Portnoy contra la bestia animada provocó más de alguna carcajada.

dt2008_030

Es importante hacer notar la extraordinaria sincronización a lo largo de todo el evento, entre lo que sucedía en el escenario y lo que se proyectaba en la pantalla, así como también el magnífico trabajo de iluminación que tuvimos oportunidad de presenciar. Si a esto sumamos el notable trabajo de cámaras, a muchos nos dio la sensación que quizás estaban grabando el evento para una eventual incorporación de dichas tomas a un DVD… quien sabe.

dt2008_029Luego de la devastadora demostración de potencia que significó The Dark Eternal Night, Dream Theater nos regaló dos temas que yo creo que nadie, ni en sus más optimistas pensamientos, se imaginó siquiera que tendría alguna vez la oportunidad de oírlas en vivo, al menos no ejecutadas por sus propios creadores.

Erotomania, el extraordinario instrumental de Awake (otra de las piedras fundamentales en la discografía de la banda) y la melódica y emotiva Voices, del mismo álbum, hicieron que la Arena casi se viniera abajo por algo más de los 15 minutos que fue lo que en suma demoraron en tocar ambos temas, transformándose así en la segunda gran sorpresa de la noche.

Con el público, a estas alturas, extasiado luego de tamaño par de temas, Dream Theater prosiguió con la presentación de cortes de su última placa y es así como a oídos de todos llegaron, de la mano de Jordan Rudess, las primeras notas del segundo single de Systematic Chaos, Forsaken, un tema relajado y más directo de lo que nos acostumbran a entregar en sus distintas composiciones.

dt2008_003Aunque para una banda de las características de Dream Theater y de la capacidad técnica de los integrantes que la conforman, no tiene mucho sentido hablar del desempeño individual de sus miembros, haremos un pequeño comentario respecto a cada uno de ellos, y comenzaremos por James LaBrie, quien definitivamente, cada vez esta cantando mejor y lo demostró en cada una de las notas logradas a lo largo de su performance. Petrucci es un tipo que prácticamente no comete errores con su instrumento, demostrando que, según se requiera, es capaz de manifestar potencia al máximo como también lograr la nota más emotiva con las seis cuerdas.

Myung es un bajista extraordinario, sin embargo, escénicamente no logra proyectar nada, el tipo se para en el escenario, toca y hace su trabajo, pero evita en términos generales, cualquier contacto con la gente o incluso con sus compañeros de banda, su concentración es inmutable mientras ejecuta su labor, lo cual a algunos provoca cierto rechazo, pero que a la hora de oír el resultado final se agradece.

Rudess es un genio delante de un teclado y ha sabido compenetrarse a lo largo de todo este tiempo con la música de la banda e impregnarse de la esencia que transmiten los temas de Dream Theater, sin embargo, sigue siendo objeto de las mayores críticas que se le pueden hacer a un integrante de esta banda, sobre todo por parte de «las viudas de Moore», llegando incluso a señalar que en vivo «destroza» las composiciones realizadas por Kevin para su ex banda. Pero bueno, cada quien esta en su derecho de opinar lo que se le plazca.

dt2008_028

Por último, Portnoy. Que se puede decir de un tipo que por si solo es lo que podríamos llamar un «showman». Tocando la batería de pie, alentando a la gente, marcando tiempos mientras se golpea la cabeza con las manos y tocando complicadas partes mientras al mismo tiempo las canta, de hecho, luego de Forsaken, vino Take The Time, y fue el propio Portnoy quien partió cantando las primeras estrofas de este clásico tema de su segundo álbum. En definitiva, hablar de sus integrantes y de lo que son capaces de hacer, no tiene mucho sentido. Si lo tiene señalar que, sea como sean individualmente, en suma son una verdadera máquina, imparables, capaces de tocar lo que se les plazca, a su total antojo y encargándose de demostrar con cada canción, porqué están en la cima del género.

dt2008_032

Volviendo al concierto y luego de Take The Time, la banda tocó sin ningún tipo de pausa, dos temas nuevos, bueno en realidad uno, que en suma totaliza más de 25 minutos de música. Se trata por supuesto del Opus de Systematic Chaos, In The Presence of Enemies (Parte 1 y 2). En lo personal me hubiera bastado con que interpretaran solo la segunda parte, pero no todos tenemos los mismos gustos frente a la banda y probablemente a muchos otros les guste más la primera de ellas. Ahora bien y sea cual sea el caso, en términos generales, escuchar un tema de tal naturaleza en vivo y completo, como fan del estilo, es algo impagable.

dt2008_021Luego de esta magnífica interpretación y ya bordeando las 2 horas de show, la banda se retira del escenario a un breve descanso, para luego regresar y entregarnos el último tema de la noche, que en realidad se trató de un medley que resume gran parte de su discografía y que se pasea por discos como Falling Into Infinity, Scenes From A Memory, Images & Words, Train of Thought y Octavarium.

Smedley Wilcox, como se titula esta mescolanza de temas, incluye a Trial of Tears, Finally Free, Learning To Live, In The Name of God y Octavarium (Razor’s Edge). Probablemente haya quienes hubiesen preferido escuchar alguno de dichos temas por separado y completo, pero en honor al tiempo, Dream Theater los junta y crea una amalgama única, que transmite y le otorga gran dinamismo a la parte final del concierto, ya que en no muy extensos trozos se van mostrando partes de temas que la gran mayoría de fans de la banda conoce a cabalidad y gusta de ellos, por lo que la reacción a cada una de esas partes es inmediata y efusiva. Por mi parte, encuentro acertadísima la opción de por lo menos escuchar algo de temas que de otra forma no tendríamos oportunidad de oír.

dt2008_026

Con ese paseo final por la discografía de la banda, Dream Theater cerró una gran noche, en la que tuvimos oportunidad de oír y disfrutar de una banda nacional que se la jugó e hizo las cosas mejor aún de lo que muchos esperaban y en donde pudimos presenciar, ya por segunda vez en nuestro país, a una de las bandas más importantes de los últimos tiempos, llamenle rock o metal, da igual, Dream Theater de la mano de una excelente ejecución, una puesta en escena impresionante y un despliegue de matices y detalles absolutamente bien cuidados, se encargó de regalarnos una presentación magnífica que difícilmente será borrada de la mente de los miles que estuvimos presentes.

Setlist:

1. Intro: Video / 2007: An Ant Odissey
2. Constant Motion
3. Never Enough
4. Blind Faith
5. Surrounded (Extended Version)
6. The Dark Eternal Night
7. Erotomania
8. Voices
9. Forsaken
10. Take The Time
11. In The Presence of Enemies (Pt. 1 & 2)
Encore:
12. Smedley Wilcox:
i. Trial of Tears
ii. Finally Free
iii. Learning To Live
iv. In The Name of God
v. Octavarium (Razor’s Edge)

dreamtheater_titulo

Anteriormente otras bandas estadounidenses han sido nuestra banda del mes. Nos tocó revisar la historia de bandas como Kamelot, Iced Earth o Symphony X. Pero quizás la banda norteamericana de mayor trascendencia en el ámbito que nuestro gusto musical nos convoca es Dream Theater, una banda con más de quince años de trayectoria en las arenas del rock progresivo, y que han tomado la herencia de bandas señeras en la historia del rock, como Pink Floyd, Marillion, Rush o Supertramp, proporcionándole elementos técnicos individuales sencillamente excepcionales, además de ciertas reminiscencias de Heavy Metal europeo. Además, Dream Theater posee una particular característica: o gustan mucho, o sencillamente apestan, es una banda que no admite términos medios. Mientras para algunos progresivos son muy heavy, para algunos heavy son muy progresivos …

Myung-Portnoy-Petrucci-antiguaHoy por hoy, Dream Theater es el «espejo» de la gran mayoría de las bandas progresivas, las cuales muchas veces caen en fallidos intentos de copia. Pero su sonido, para bien o para mal, ha demostrado ser inigualable. Muchas veces criticado por ser «frío», este quinteto norteamericano ha forjado su carrera en base a esfuerzo, tesón, profesionalismo y años de sacrificio.

La historia de esta banda comienza en Septiembre de 1986, cuando tres jóvenes dieciochoañeros estudiaban en el famoso instituto de música de Berklee, en Boston, Massachusetts, Estados Unidos. Dos de ellos, John Peter Petrucci y el descendiente de chinos, John Ro Myung, observaron ensayando en una de las salas de práctica de la prestigiosa escuela a un joven baterista, Michael Stephen Portnoy.

Petrucci y Myung se miraron las caras con asombro, pues en aquellos tiempos era un verdadero milagro encontrar a alguien que gustase del rock en Berklee. Un rato más tarde, coincidieron con Portnoy en la cafetería de la escuela, y conversando se dieron cuenta de que además de los gustos musicales tenían otras cosas en común: todos se habían criado en la localidad de Long Island, Nueva York (aunque Myung nació en Chicago), lo cual era particularmente coincidente debido a que en Berklee convive gente de todas partes del mundo.

PetrucciJohn Petrucci, nacido el 12 de Julio de 1967, comenzó con sus lecciones de guitarra a los 12 años de edad. Sus padres no tocaban música, pero su sus hermanos sí: su hermana mayor tocaba piano y órgano, su hermano tocaba bajo y su hermana menor tocaba clarinete. John dice que la razón más importante por la cual decidió tocar guitarra es que todos sus vecinos tocaban, y le parecía divertido. Sus influencias van desde Steve Vai a Al DiMeola.

John Myung, nacido el 24 de Enero de 1967 en Chicago, comenzó a interesarse por la música a los 5 años, cuando comenzó con lecciones de violín. Pero a los 15 años un vecino se le acercó y le pidió que tocara bajo en su banda, asumiendo que no le costaría aprender, asumiendo que ambos instrumentos (violín y bajo) tienen cuatro cuerdas … y aunque eran instrumentos muy distintos, John se dio cuenta que sus inspiraciones iban por ese lado, y jamás volvió a tomar un violín. Es el único que aún vive en Long Island, junto con su esposa Lisa.

PortnoyMike Portnoy, quizás uno de los mejores bateristas del mundo, nació el 20 de Abril de 1967, y comenzó a interesarse desde muy joven en el rock, pues su padre era un disc jockey de rock’n’roll. En su casa, entonces, había una enorme colección de discos, por lo que era inevitable que Mike se transformase en músico, especialmente tras hacerse fanático de Los Beatles y de Kiss. Su gran influencia -cómo no- es Neil Peart, baterista de Rush.

En los ratos libres, el ahora trío de amigos tocaba con el tecladista Kevin Moore, que tocaba junto a Petrucci y Myung en una banda colegial, y que en aquel tiempo estudiaba en la Universidad de Fredonia, al norte de Nueva York. El vocalista de la recién formada banda sería Chris Collins. Esta, entonces, es la primera alineación de la banda, la cual sería bautizada como Majesty. El proyecto de los ratos libres fue tomando cuerpo, tanto así que todos decidieron dejar las clases para concentrarse en la banda. Poco tiempo después grabaron un demo (en cassette) con ocho temas, llamado «Majesty Demos», el cual fue vendido entre los fans locales y distribuidos en las disquerías. El demo vendió la impresionante cantidad de 1.000 copias en los primeros seis meses, y aún están disponibles en el día de hoy, e incluso la banda hoy incluye de vez en cuando algunos temas en sus recitales.

La banda, ya consolidada, sufrió su primer problema. Al firmar con una nueva compañía discográfica, llamada Mechanic Records, fue obligada a cambiar su nombre, debido a que ya existía una banda de jazz de Las Vegas llamada Majesty. En ese entonces, el padre de Mike Portnoy, Howard, sugirió llamar a la banda como un cine (hoy demolido) que existía en California: Dream Theater. Pero quizás si el primer gran problema que tuvo la banda fue asumir que Chris Collins no tenía la capacidad vocal suficiente como para satisfacer las expectativas del resto de la banda. Así, luego de una intensa búsqueda, en Noviembre de 1987 la banda reclutó a Charlie Dominici.

charliedominiciAnte ello, Mike Portnoy señala lo siguiente: «conseguimos a Charlie Dominici, que era mucho más viejo que nosotros, y no cuadraba exactamente con lo que buscábamos, pero en ese momento realmente no teníamos otro candidato y entre las posibilidades, él era el más calificado. Él tenía la experiencia que Chris no tenía, pero al mismo tiempo se nos hizo evidente que él tampoco era quien estábamos buscando. Nos sentábamos en los ensayos y era como tener que sacarle los dientes a alguien para hacer que cantase lo que queríamos, pero luego iba y se sentaba en el piano a tocar Billy Joel y Los Beatles y se sentía como en casa«.

A mediados de 1988, la banda, que ya contaba con el apoyo de Mechanic Records, comenzó la grabación de su primer LP, que se llamaría «When Dream And Day Unite». El disco, cuya mezcla duraría alrededor de un mes y que contó con Terry Date como productor, fue grabado en los estudios Kajem/Victory en Gladwyne, Pennsylvania, y fue muy bien recibido por la prensa especializada, además del éxito que tuvo en las radios de metal de Estados Unidos. Lamentablemente para ellos, Mechanic Records poseía un limitadísimo presupuesto, el que impidió que la banda pudiese realizar giras o hacer un video clip, por lo que los conciertos de la banda estuvieron limitados geográficamente en la zona de Nueva York. Este trabajo, en el cual encontramos clásicos de la banda, como «A Fortune In Lies» o «Ytse Jam» («Majesty» dicho al revés), fue remasterizado y re-lanzado a la venta en Marzo del año 2002, en una edición de lujo en digi-pack, de la cual sólo se hicieron 10.000 copias.

banda_con_Dominici

Ya en 1990, la banda despidió a su vocalista, Charlie Dominici, quien debió ser llamado nuevamente para realizar un concierto, en el cual telonearían a Marillion, banda que escogió personalmente a Dream Theater para esos efectos. En ese show, la banda abrió con un nuevo tema, llamado «Metropolis», que mostraba el progreso de la banda y que, a la larga, formaría parte de su segunda placa en estudio. Después de ese show, comenzó la búsqueda de un nuevo vocalista, la cual se alargó bastante más de la cuenta, casi dos años. Durante ese tiempo, la banda escribía nuevo material, y tocaba como banda instrumental en locales de la zona. De hecho, la mayoría de las canciones que a la larga formarían parte de su segunda placa, «Images And Words», fueron tocadas en vivo como instrumentales, antes de que se crearan las letras.

La banda, bastante frustrada por lo infructuosa que había resultado la búsqueda, consideró seriamente el continuar su carrera como banda instrumental, pero decidió proseguir con la búsqueda. Cerca de conseguir el trabajo estuvo Jon Hendricks, John Arch (vocalista de Fates Warning, pero decidió lo contrario), y Steve Stone, un tipo que cantaba muy parecido a Geoff Tate de Queensrÿche, y que incluso cantó un par de temas con la banda en vivo, pero éste no enganchaba con la idea de la banda. Y pareció que la búsqueda llegaba a su fin cuando, a fines de 1991, consiguieron a Chris Cintron, pero una cinta llegada desde Canadá cambiaría la historia de la banda. La cinta era de una banda glam rockera canadiense, originaria de Toronto, llamada Winter Rose, cuyo vocalista, Kevin LaBrie, llamó poderosamente la atención de Mike, Kevin y los Johns, ante lo cual LaBrie fue invitado a Nueva York para una audición de forma casi inmediata. LaBrie, nacido el 5 de Mayo de 1963 en la localidad de Penetanguishene, en Ontario, Canadá, comenzó a cantar a los tres años, cuando -según sus padres- caminaba por la casa tarareando todas las canciones que escuchaba en la radio. Con Kevin LaBrie, la banda grabó demos de temas como «To Live Forever«, «Learning To Live» y «Take The Time«, decidiendo elegirlo como nuevo vocalista de Dream Theater, lamentablemente para Chris Cintron. LaBrie, ya siendo parte de la banda, decidió usar su segundo nombre, James, pues si ya había dos John en la banda, la confusión con dos Kevin sería aun mayor.

DTLaBrie2E

La banda, una vez terminado su vínculo contractual con Mechanic Records, firmó con la compañía disquera ATCO Atlantic (hoy EastWest), y comenzaría con, a fines de 1991, la grabación de su segunda placa, a llamarse «Images And Words«. El disco contó con la producción de David Prater, y fue grabado en los estudios Bear Track, un recinto muy pequeño en Nueva York, que pertenecía a Jay Beckenstein, saxofonista de una banda llamada Spyro Gyra, quien tocó como invitado en el tema «Another Day». El disco ha sido sindicado, con razón, como una de las obras maestras del rock progresivo de los ’90, y cuenta con temas que han pasado a la historia, como «Pull Me Under«, «Take The Time«, «Learning To Live«, «Surrounded» o «Metropolis 1: The Miracle And The Sleeper«. Además de ello, gracias a la mayor disponibilidad de recursos, pudieron grabarse tres videoclips, para «Another Day« (el tema que más sonaba en las radios), «Take The Time» y «Pull Me Under« (que, sorpresivamente para la banda, llegó a ser un hit en MTV, en desmedro de «Another Day»).

La banda hizo su primera presentación con James LaBrie como frontman el 8 de Junio de 1992 en el Ritz de Nueva York (coincidentemente, el mismo lugar donde Charlie Dominici hizo su última presentación en Dream Theater), nada más y nada menos que teloneando a Iron Maiden. James fue muy bien recibido por los fans, quienes se sabían la mayoría de las letras de «Images And Words» antes de su salida a la venta.

Posteriormente, la banda firmó con Rountable Entertainment, y se encontraba preparada para comenzar un tour a nivel mundial. Las estaciones rockeras de radio locales e incluso MTV apoyaron de forma considerable a los Dream, quienes realmente sintieron que iban camino a la gloria cuando supieron que «Images And Words» había alcanzado «Disco de Oro» nada menos que en Japón, ante lo cual se planeó una corta gira por aquél país, la que fue un total éxito de ventas. De hecho, a fines de 1993 saldría a la venta «Images And Words – Live In Tokio«, el primer video oficial de la banda en vivo, en el marco de la gira que se denominaría «Music In Progress».

Dt con moore

La banda, ya con reconocimiento mundial, decidió homenajear a sus fans mediante un concierto en el Limelight de Nueva York, el 4 de Marzo de 1993. En este recital, cuyas entradas se agotaron con bastante anticipación, la banda estuvo en escena por alrededor de tres horas, y ejecutó algunos temas nuevos, como «To Live Forever«, «Eve» y la fantástica «A Change Of Seasons«, tema que dura más de 23 minutos y que raramente la banda ejecuta en vivo. La gira «Music In Progress» continuaría en Europa, donde la banda grabó un EP en vivo denominado «Live At The Marquee«, en honor al famoso club en Londres así llamado.

Dream-666La banda, como vemos, estaba tocando en salas cada vez más grandes, grabando prácticamente todos los conciertos … quizás por ello es que Dream Theater es una de las bandas que mayor cantidad de bootlegs tiene en su discografía no oficial (de hecho, en el último tiempo, la banda ha sorprendido por haber tocado en vivo, completamente, los históricos discos «Master Of Puppets» de Metallica y «The Number Of The Beast», de Iron Maiden). La gira ya había culminado, pero en Noviembre de 1993 la banda debió volver a Asia, más precisamente a Corea del Sur, con el objeto de realizar una gira promocional debido al éxito alcanzado por la banda.

A principios del mes de Marzo de 1994, luego de un pequeño descanso después de el tour más grande de sus carreras hasta ese entonces, Dream Theater comenzó a trabajar en lo que a la postre sería el tercer álbum en estudio de la banda, el primero que escribirían como «grupo», ya que tanto «When Dream And Day Unite» como «Images And Words» fueron escritos sin vocalista. En un principio, la banda planeaba incluir algunas de las canciones que habían incluido sólo en sus recitales, pero a la larga terminaron por componer más de 75 minutos de material nuevo. Como estimaban que el material antiguo no era lo suficientemente «actualizado» para lo que la banda quería, prácticamente nada se utilizó, a excepción de un jam llamado «Puppies In Acid«, que a la larga se convirtió en el gran tema «The Mirror«. «To Live Forever«, otro de los temas antiguos, fue incluido en el single «Lie» (en el que además encotramos la versión en vivo de «Another Day«, y «Space Dye Vest«, tema que aparecería en el LP), pero no en el disco, y la instrumental «Eve» se encuentra en el single «The Silent Man» (el que además incluye la versión demo de «Take The Time«). El resultado de este proceso, cuya grabación (que se llevó a cabo en Los Angeles) comenzó en Mayo y terminó en Julio de aquel año, y que contó con la producción de John Purdell y Duane Baron, sería el sólido «Awake«, la tercera placa en estudio de la banda. En este disco encontramos temas notables, como «Innocence Faded«, «A Mind Beside Itself» o «The Mirror«, entre otros.

kevinmooreLamentablemente, un gran golpe azotó el corazón de la banda, y especialmente el de Petrucci y Myung. Kevin Moore, antes de terminar la grabación de «Awake«, decidía dejar la banda, debido a diferencias musicales, pues deseaba concentrarse en otros proyectos. Moore, en aquél momento, señalaba: «Creo que musicalmente mi manera de escribir ha cambiado bastante estos últimos años. Llegó a tal punto que mi punto de vista era tan diferente del resto de la banda que ellos estaban teniendo problemas para comunicar sus ideas entre ellos. Al mismo tiempo, lo que a mí me llenaba era escribir y grabar mi propio material. Eventualmente, esto llegó a ser más importante que cualquier otra cosa. Llegué a la decisión de que necesitaba concentrarme en mi propia identidad musical y que la separación sería lo mejor, tanto para el grupo como para mí. Yo creo, honestamente, que Dream Theater tiene mucho más que ofrecerle al mundo musical y les tengo un gran respeto a cada uno como músicos y como personas. Les deseo todo lo mejor«.

Más allá de las palabras, de buena crianza, y de que la separación fuese en términos amistosos, se generó un tremendo problema para la banda, pues no era fácil encontrar un tecladista que supliera el talento de Moore, quien se dedicaría principalmente a su nuevo proyecto, Chroma Key, con el cual lanzaría los discos «Dead Air For Radios» (1998), «Colorblind» (1999) y «You Go Now» (2000).

En un principio, la banda intentó que Jordan Rudess tomase el lugar de Moore, pero éste ya se encontraba embarcado en una banda llamada Dixie Dregs (en ese entonces la banda de Steve Morse, actual guitarrista de Deep Purple). Rudess, en todo caso, tomaría el lugar de Moore con el objeto de presentarse en vivo en el Concrete Foundations Forum, en una presentación que la banda había comprometido de antemano. Pero el reemplazante de Moore ya comenzaba a clarificarse: Derek Sherinian, quien, al igual que Myung y Petrucci, también asistió a la escuela de Berklee y que contaba en su currículum el haber tocado con connotados personajes en la escena rockera como Alice Cooper o Kiss. Sherinian acompañó a Dream Theater en la gira promocional de «Awake«, en cuyos últimos shows se anunció que Sherinian sería miembro oficial de la banda. Dentro de los tecladistas que estuvieron cerca de reemplazar a Moore estuvo un conocido nuestro, Jens Johansson, connotado tecladista sueco hoy en Stratovarius, pero a la larga Dream Theater se decidió por Sherinian.

dereksherinianEl lanzamiento a nivel mundial de «Awake«, en Octubre de 1994, sobrepasó todas las expectativas de la banda, debutando en el lugar 32 del Ranking Billboard, y vendiendo casi 45.000 copias en su primera semana en Alemania. El single «Lie» obtuvo un tremendo éxito en las radios rockeras norteamericanas, y su videoclip aparecía recurrentemente en MTV. Ya en 1995, tras un extenso y exitoso tour por Estados Unidos, la banda se dirigió a Japón (donde recibieron un Disco de Platino) y luego a Europa, donde la banda, como ya señalamos, ungió a Derek Sherinian como el tecladista oficial de Dream Theater.

En Abril de 1995, la banda se reunió con David Prater, productor de «Images And Words«, tras lo cual la banda volvió a los estudios Bear Tracks para grabar «A Change Of Seasons«, tema de 23 minutos compuesto en 1989, el cual fue completamente reestructurado, ante lo cual Sherinian tuvo la posibilidad de «meter mano» en la parte de los teclados. Pero para no lanzar un trabajo de sólo un tema de 23 minutos, la banda incluyó en el EP varios covers grabados en el club de Jazz de Ronnie Scott, en Londres, el 31 de Enero de 1995, en lo que se conoce como el show «Uncovered», conformando un disco de más de 57 minutos. Dentro de los covers, destacan «Perfect Strangers» de Deep Purple, un medley de Elton John, otro de Led Zeppelin y sobre todo el «Big Medley» (que incluye temas de Pink Floyd, Kansas, Genesis y Queen, entre otros). El EP «A Change Of Seasons» sería lanzado el 19 de Septiembre de 1995, y contó con la aclamación de los fans.

A fines de 1996, Dream Theater realizó cinco conciertos, en lo que se denominó «The Fix for ’96», donde se presentaron cinco temas que aparecerían en el cuarto LP (quinto, si consideramos como LP a «A Change Of Seasons«) de la banda, además de temas antiguos con nuevos arreglos. Este año, además, John Petrucci lanzaría un VHS (que sería reeditado como DVD el 2002), llamado «Rock Discipline«.

DT con sherinianLuego de ello, la banda se tomó algunos meses de receso, para luego realizar una mini gira por Europa («The Fix For ’97») y luego abocarse a la grabación del nuevo trabajo, que fue lanzado en Estados Unidos el 23 de Septiembre de 1997, y que llevaría por nombre «Falling Into Infinity«. Aunque quizás para muchos fans es el disco más bajo de la banda, encontramos temas notables, como la gran «Peruvian Skies«, «Hollow Years» (el single del disco, en el que se incluye, entre otras cosas, un tema que no aparece en el disco, «The Way It Used To Be«) o la hermosa «Take Away My Pain«, que Petrucci dedica a su fallecido padre.

La banda en aquellos entonces tenía material para grabar dos CDs, incluyendo la continuación de «Metropolis Part 1: The Miracle And The Sleeper«, pero el sello Elektra decidió no llevarlo a cabo. De todas formas, la banda llevaría a cabo un extenso tour, denominado «Touring Into Infinity», al término del cual se toman un tiempo para «descansar», lo cual no sería tal, debido a que estos trabajólicos músicos encontraron proyectos paralelos para mantenerse ocupados.

Quizás el proyecto paralelo más importante de los integrantes de Dream Theater sea Liquid Tension Experiment. John Petrucci y Mike Portnoy se unieron al connotado bajista Tony Levin, quien ha tocado con King Crimson, Alice Cooper, Al DiMeola, Peter Gabriel, Art Garfunkel, Eros Ramazzotti, y nada más ni nada menos que con John Lennon y Yoko Ono, entre otros, y a Jordan Rudess, eximio tecladista que en algún momento fue el reemplazante provisorio de Kevin Moore en Dream Theater. Cuatro músicos de excepción no podrían sino haber llevado a cabo un trabajo sencillamente magistral. Mike Portnoy así lo define: «unas de las más locas, estresantes, y simultáneamente hermosas, mágicas y creativas semanas de mi vida«. Liquid Tension Experiment llevó a cabo dos discos, «LTE 1» en 1998, y «LTE 2» en 1999. Gran importancia en ello tiene el sello Magna Carta, conocida por apoyar considerablemente a los proyectos paralelos de los integrantes de Dream Theater. Al respecto, Jordan Rudess señala: «es una de las compañías interesadas en publicar trabajos de rock progresivo, y fue esa coincidencia de intereses la que nos llevó a trabajar con ellos«. En el mismo año 1998, John Myung junto a Derek Sherinian se verían inmersos en Platypus, junto a Ty Tabor (frontman de King’s X) en voces y guitarra y a Rod Morgenstein (quien formaba parte del proyecto Rudess Morgenstein junto a Jordan Rudess) en batería. Estos cuatro músicos grabaron el disco «When Pus Comes To Shove«. El mismo año, Myung grabaría dos temas en el disco de Gordian Knot, banda instrumental creada por Sean Malone, ex integrante de Cynic. Y al mismo tiempo, por si fuera poco, en el movido «descanso» de 1998 Petrucci, LaBrie y Sherinian participaban en el disco de Explorer’s Club, «Age Of Impact», junto a connotados músicos como Billy Sheehan (ex Mr. Big) o D.C. Cooper (hoy vocalista de Silent Force, ex Royal Hunt), entre otros. Además, LaBrie aparece como vocalista invitado en el disco «Tyranny» de Shadow Gallery.

Volviendo a Dream Theater, en Octubre de 1998 se lanzó a la venta el primer álbum en vivo de la banda. Se trataría de un álbum doble, llamado «Once In a LiveTime«, un estupendo trabajo, que demuestra que el rendimiento en vivo de la banda es sobresaliente, aunque James LaBrie sufre más de la cuenta con ciertos tonos altos. Junto con ello, se lanzó un video recopilatorio de lo mejor de Dream después de la salida de Kevin Moore, llamado «Five Years In A LiveTime«.

Myung-Petrucci-LaBrie-Portnoy-RudessA comienzos de 1999, Derek Sherinian es despedido de Dream Theater, en una separación también amistosa. Mike Portnoy, a este respecto, señaló en un comunicado de prensa: «Con el estreno reciente de nuestro disco y video en vivo, nos pareció el momento adecuado para cerrar un capítulo y empezar uno nuevo … su reemplazo será Jordan Rudess, quien recientemente ha colaborado conmigo y John Petrucci en los proyectos de Liquid Tension Experiment«. Sherinian no perdería el tiempo y formaría Planet X, banda que mezcla lo progresivo con elementos modernos e incluso toques de jazz. Además, el año 2001 Sherinian visitó Chile, formando parte, junto a Doogie White (ex Rainbow), entre otros, de la banda que acompañó a Yngwie Malmsteen en sus recitales en nuestro país, mostando ser un tipo muy abierto y simpático con los fans. Y tal como señaló Portnoy, el reemplazante de Sherinian sería nuestro ya conocido Jordan Rudess, eximio y experimentado tecladista, diez años mayor que el resto de los integrantes de la banda (nació el 4 de Noviembre de 1956), quien cuenta en su currículum el haber tocado, como ya vimos, con Steve Morse en Dixie Dregs y con Rod Morgenstein en Rudess Morgenstein Project , con el guitarrista Vinnie Moore e incluso con David Bowie.

En este mismo año, al mismo tiempo en que la banda preparaba lo que sería el quinto trabajo en estudio de la banda, James LaBrie cantaba en su proyecto solista, Mullmuzzler, junto a Mike Keneally, Mike Mangini, Matt Guillory y Bryan Beller, en el disco «Keep It To Yourself«, un disco mucho más «sencillo» y quizás más fácilmente digerible que Dream Theater. Al menos, esa era la intención de LaBrie. Y además, Liquid Tension Experiment preparaba su «LTE 2«. Pero lo que Dream Theater estaba preparando era algo sencillamente majestuoso … Elektra Records, la compañía discográfica, le dio plena libertad a la banda, la cual no perdió el tiempo y durante 1999 preparó lo que a la larga se convertiría en uno de los más grandes discos conceptuales de la historia del rock, quizás el más grande después del mítico «Operation: Mindcrime» de Queensrÿche. La grabación comenzó el Lunes 8 de Febrero de 1999, en los Bear Tracks Studios de Suffen, Nueva York. Doug Oberkircher sería el ingeniero, el mismo de «Images And Words» y «A Change of Seasons». Todo lo que trataba fue guardado en un celoso secreto, incluso el título del disco, hasta que se declaró oficialmente que éste se titularía «Metropolis Part II: Scenes From a Memory«, y sería estrenado el 26 de Octubre de 1999, cambiando quizás para siempre la historia de esta banda. Este trabajo entra en la puerta grande de la historia del rock, no sólo por su solidez lírica (la historia de Nicholas y su hipnosis y consecuencial regresión a la vida de Victoria Page), sino por los 77 minutos de magia que consigue Dream Theater como «banda». Un sonido magistral, quizás hasta inigualable por ellos mismos. Es imposible destacar sólo dos o tres temas de este genial álbum, pero haciendo un esfuerzo, «Strange Deja Vu«, la impresionante «Fatal Tragedy» (que cuenta incluso con toques Power) o la intensísima «Home« brillan en este disco lleno de luces. A principios del año siguiente, con fines promocionales, es lanzado el single «Through Her Eyes«, que contiene, entre otras cosas, una versión en vivo de «Home» y un medley de temas antiguos, en vivo.

Metropolis2000El Lunes 8 de Noviembre de 1999 Dream Theater comenzó una pequeña gira, en Alemania, que serviría de introducción a la gira que conmemoraría los 15 años de la banda, denominada «Metropolis 2000«, la cual comenzaría el lunes 31 de Enero del 2000 en Phoenix, Arizona, Estados Unidos, con los Dixie Dregs, la ex banda de Jordan Rudess, como invitados. Luego de la gira por Estados Unidos, la banda se dirigió a Europa, a Corea y luego nuevamente a Europa. En Agosto del 2000, Dream Theater regresó para realizar una gira de verano por los EEUU, tocando con Spock’s Beard como invitados especiales, e incluso un par de recitales con Watchtower. Luego, el trabajólico quinteto volvió a Europa en Octubre, continuando su gira junto con Porcupine Tree como invitados especiales.

La banda tenía intenciones de lanzar a la venta su primer DVD. Ante ello, y con este objeto, el día 30 del mismo mes de Agosto la banda grabó el concierto efectuado en el Roseland Ballroom de Nueva York. Ello desembocaría en el lanzamiento de un Video / DVD que se llamaría «Scenes From New York«, que contiene el recital completo y cierto material adicional. Además, se sacaría a la venta un disco triple con el concierto de aquella noche grabado en su totalidad, que se llamaría «Live Scenes From New York«.

En este recital, en el que la banda ejecuta de forma íntegra su disco «Metropolis 2: Scenes From A Memory«, además de varios de sus clásicos, la banda juega con una puesta en escena realmente impresionante … de hecho, comienza con James LaBrie recostado en un diván en el medio del escenario, acompañado por un anciano que haces las veces de terapeuta, quien inicia la regresión de Nicholas, el protagonista de la historia de «Scenes From A Memory».

Además, durante todo el concierto, en una pantalla gigante muy similar a la que existe en el Festival de Viña, podemos observar imágenes alusivas a la historia de Nicholas, la muerte de Victoria Page o la disputa entre los hermanos Edward («The Miracle») y Julian Baynes («The Sleeper»), lo que resulta particularmente atractivo debido a la riqueza de las letras del mencionado disco. Además, otros puntos, como el notable nivel individual de cada uno de los músicos (prácticamente reproducen el disco sin fallas), o la inclusión de coros gospel, coadyuvan a que este disco en vivo sea uno de los mejores de los últimos tiempos, lo cual puede apreciarse especialmente al ver el video (o el DVD).

metropolis2portClaro que no todo fue una maravilla, debido a una trágica coincidencia: el disco iba a salir a la venta el 11 de Septiembre del año 2001, día en el cual se produjo el recordado atentado en contra del World Trade Center en Nueva York. Esto no pasaría de ser un dato anecdótico de no mediar por la carátula original del disco en vivo: se mostraba, encima del corazón encadenado (símbolo de Dream Theater en «Images And Words«, transformado en una manzana ardiente), una imagen del perfil de la ciudad de Nueva York (especialmente notorias son las Torres Gemelas) en llamas. Obviamente, y ante la susceptibilidad generada por el atentado, la banda debió reemplazar la portada del disco, introduciendo el sello de «Majesty» en dorado en vez de la imagen de Nueva York en llamas.

Los dos años siguientes a «Scenes From A Memory» fueron muy fructíferos en cuanto a proyectos paralelos. En el año 2000, además de los shows con Dream Theater, John Myung (junto a Derek Sherinian) sacaba su segundo disco con Platypus (banda que algún tiempo después cambiaría su nombre a The Jelly Jam), llamado «The Ice Cycles«; Jordan Rudess y John Petrucci no perdían el tiempo y lanzaban a fines de este año un álbum en vivo semi-acústico grabado en el Helen Hayes Performing Arts Center en Nyack, Nueva York, en Junio de aquél año, y que se titularía «An Evening With John Petrucci & Jordan Rudess«. Pero quizás el proyecto paralelo más importante que ha existido en Dream Theater desde Liquid Tension Experiment sea el «supergrupo» TransAtlantic, en el cual, además de Mike Portnoy, participan Neal Morse (ex Spock’s Beard), Pete Trewavas (Marillion) and Roine Stolt (The Flower Kings), y cuyo primer trabajo, «Stolt Morse Portnoy Trewavas» (también conocido como «SMPTe») posee un sonido muy experimental y agradable, con reminiscencias que recuerdan incluso a Los Beatles.

jordanrudessYa en el año 2001, la banda comenzaría a trabajar en lo que sería su sexto trabajo en estudio. Pero antes de ello corresponde hablar de los proyectos paralelos que sus integrantes llevarían a cabo. James LaBrie se abocaría a su segundo disco con Mullmuzzler, llamado sencillamente «Mullmuzzler 2«, además de representar nada más ni nada menos que a Leonardo Da Vinci en «Leonardo, The Absolute Man«, disco compuesto por Trent Gardner (Magellan); TransAtlantic lanzaría su segundo trabajo en estudio, «Bridge Across Forever«, además de un disco doble en vivo, «Live In America» (donde incluso incluyen una versión de «Strawberry Fields Forever» de Los Beatles, y que incluye como guitarrista de «apoyo» a Daniel Gildenlow, de Pain Of Salvation); Rudess Morgenstein Project lanzaría un compilado con un tema inédito y varios temas grabados en vivo entre los años 1997 y 1999, denominado «The Official Bootleg«; Jordan Rudess, además, lanzaría como solista el disco «Feeding The Wheel«, en el que encontramos el aporte de connotados músicos como los ya mencionados Billy Sheehan y Steve Morse, entre otros.

Volviendo a Dream Theater, como anticipábamos, en Marzo del año 2001, la banda entró nuevamente a los estudios Bear Tracks de Nueva York, el cual seguiría el camino de «Metropolis 2: Scenes From A Memory«, debido a que, al igual que éste, sería autoproducido, y el ingeniero sería el mismo (Doug Oberkircher). Durante Junio y Julio de aquel año, Petrucci y Portnoy se tomarían un «break», pero -como ya es obvio- no para descansar, sino para formar parte de la gira «G3» junto a los eximios guitarristas Steve Vai y Joe Satriani. Terminada la gira, Petrucci y Portnoy volvieron a juntarse con el resto de la banda para afinar los últimos detalles del nuevo disco, cuyo título fue anunciado el 25 de Septiembre del mismo año: «Six Degrees Of Inner Turbulence«. Se trataría de un disco doble, que incluiría (en el segundo disco) el tema más largo de la historia de Dream Theater: 42 minutos. El disco fue lanzado a la venta a fines de Enero del año 2002, y quedó claro que estábamos ante un nuevo Dream Theater, quizás alcanzando menos luces que con su trabajo anterior, pero absolutamente consolidados como uno de los más grandes referentes del rock progresivo a nivel mundial, tendiendo a alejarse de las referencias a bandas como Queensrÿche o incluso Watchtower. Destacan en este corte la estupenda «The Glass Prison«, la sólida «The Great Debate» y, sobre todo, la majestuosidad del tema que da el nombre al disco, «Six Degrees Of Inner Turbulence«. Jordan Rudess narra en una entrevista el proceso de creación en el que se vieron inmersos: «Se hizo en dos partes. Para la primera parte disponíamos de un cierto plazo de tiempo en el estudio, el que empleamos para escribir y arreglar, pensar bien cada idea, dar a cada cosa su tiempo de desarrollo, y tras tres meses aproximadamente grabamos el contenido del primer disco. Nos miramos los unos a los otros, porque el resultado era un auténtico disco de Dream Theater, lleno de contenido. En ese momento llegamos a la conclusión de que podíamos escribir mucha más música, y así surgió el segundo disco y empezamos a escribir con energía, furiosamente. Creo que el disco nos captura escribiendo música de todas las formas en que lo hacemos: lento, melódico, rápido, improvisado … «. Un extensísimo tour, que duraría alrededor de un año (Enero a Noviembre), sería lo que vendría para la banda.

DT en escenario

En el mismo año 2002, Rudess sacaría a la venta otro disco como solista, titulado «4 NYC«, que incluye temas grabados en el Helen Hayes Performing Arts Center de Nyack, Nueva York, el 24 de Septiembre del 2001, y otros en estudio. Parte de los recursos generados con este disco irían para la Cruz Roja norteamericana. A este respecto, Rudess señaló: «Acabo de terminar un disco en solitario en el que colabora Dio. Se llama ‘4 NYC’ (For New York City) Es un álbum que se me ocurrió tras la tragedia del 11 de Septiembre. Ese es el concepto principal del álbum. La idea principal es que sea en beneficio de la Cruz Roja Americana. Es un homenaje a esta tragedia que ocurrió que afectó a todo el mundo. Tras esto voy a publicar en todo el mundo el año que viene un nuevo álbum … le hablé a mi esposa Danielle acerca de esto, y ella se dio cuenta que podríamos producir rápidamente el show. A través de Internet, la Cruz Roja norteamericana y algunos amigos, corrimos la voz rápidamente … una gran parte del show fue improvisada, toqué algunas canciones de Dream Theater y de Liquid Tension Experiment, e incluso hice una versión de ‘Mary Had a Little Lamb’, que me pidió mi hija Ariana cinco minutos antes del show«. Además, el año pasado se reeditó el disco «Speedway Blvd.«, de 1980, en el que Rudess participa protagónicamente. John Myung, mientras tanto, en el mes de Marzo, lanzaba junto a The Jelly Jam (ex Platypus) el disco homónimo «The Jelly Jam«.

Hoy en día, los músicos de la banda se encuentran inmersos en otros proyectos, sin descuidar a su banda matriz. John Petrucci se encuentra trabajando en su postergado primer disco como solista, junto a Dave LaRue (Dixie Dregs) en bajo, y Dave DiCenso en batería, y vive con su esposa, Rena, y sus tres hijos, SamiJo, Kiara y Reny, en Nueva York. Mike Portnoy (además de vivir con su esposa Marlene y sus hijos Melody y Max en Nueva York) acaba de lanzar el primer disco de su nuevo proyecto de «superbanda», junto a los connotados Kevin Moore (Chroma Key, ex Dream Theater) en teclados y Jim Matheos (Fates Warning) en guitarra, además de la participación como músico invitado de Sean Malone (Gordian Knot, ex Cynic), llamado O.S.I. («Office of Strategic Influence»). De acuerdo a las palabras de Portnoy, el disco «no es Fates Warning, no es Dream Theater ni es Chroma Key«. De este trabajo, titulado homónimamente, existe una versión de un CD y otra, limitada, de dos CDs, cuya segunda parte contiene, además de tres temas extra, una sección multimedia. James LaBrie y John Myung participaron en la segunda parte de Explorer’s Club, titulada «Raising The Mammoth«, junto a connotados músicos como Marty Friedman (ex Cacophony y Megadeth) y Trent Gardner (Magellan), entre otros. Además, James LaBrie fue entrevistado y aparece citado en muchas oportunidades en el libro «Pro Secrets Of Heavy Rock Singing», escrito por Bill Martin, y donde aparecen entrevistados de la talla de Bruce Dickinson, Tim ‘Ripper’ Owens, Angela Gossow (Arch Enemy) o Joe Lynn Turner, entre otros. Y Jordan Rudess, a fines del año pasado, lanzó otro CD, «Christmas Sky«, donde ejecuta improvisaciones basadas en conocidas melodías navideñas.

dt07

De vuelta con la discografía, el séptimo compacto lanzado al mercado fue “Train of Thought” (2003) que, en general, es el trabajo más pesado hasta ahora sin dejar a un lado la línea progresiva característica de la banda; y en particular se escuchan menos melodías de guitarra, riffs potentes con distorsión y una voz que no proporciona mucha admiración. Mike Portnoy ejecuta la batería de manera impecable, mientras que el bajo da un sonido tan intenso como oscuro. Basta con escuchar el primer track, “As I Am” para deducir el tono del álbum. Posteriormente, se descubren pasajes técnicos de gran dificultad. Una de las partes más gloriosas de éste séptimo disco es la sección final de “This Dying Soul” en la que Petrucci y Rudess explotaron su habilidad veloz junto a la base sólida y constante de Mike y Myung.  “Honor Thy Father” ha sido fuertemente criticado por la inclusión de vocales rapeadas pero, de alguna manera, dan variedad al estilo de la banda. Es un tema referente a la vida de Portnoy, quien se destaca en la percusión (intro infernal).

dt10“Vacant” es un pequeño interludio de piano acompañado con apasionadas y pálidas melodías de LaBrie y arreglos nostálgicos de chelo, que además, es el preámbulo perfecto para la excelente obra instrumental “Stream of Consciousness” en la que cada instrumento juega un papel realmente increíble no por la técnica sino por las emociones que transmite. Este tema ha sido considerado en varias ocasiones como un tributo a la canción “Orion” de Metallica.

En temas como “Endless Sacrifice”, “This Dying Soul e “In The Name Of God”, se oyen interludios sumamente elaborados. La duración es larga ya que llevan una sucesión progresiva con una estructura un tanto comercial. Finalmente, en el interludio de «In The Name of God» se escuchan ritmos sincopados de Pornoy y Myung que dejan relucir las brillantes “psicofonías” de los miembros restantes.

Veinte años de una impresionante trayectoria su cumplen justo con la octava entrega de la banda, Octavarium (2005), que en definitiva, es un disco conceptual, pues cada parte del mismo gira alrededor de los intervalos musicales en la escala de Fa, elementos que están presentes subliminalmente. Este trabajo, continua con un interesante patron iniciado con “Six Degrees of Inner Turbulence” el cual es de seis temas, seguido de “Train of Thought” con siete tracks y Octavarium con ocho. Pero no son esos los únicos detalles: La primera pista empieza con la nota (fa) en la que termina “In the Name of God” del album anterior. La palabra Octavarium tiene como antecedente un libro del Vaticano denominado Octavarium Romanum, el cual fue mencionado por primera vez por Sixtus 5 y mencionado de nuevo por Clemente 8.

Como se puede observar, los números 5 y 8 aparecen en todo el album, apelando una octava de piano. El folleto también tiene características similares, por ejemplo, entre los ocho pendulos hay cinco aves. Así mismo, dichos péndulos representan cada canción y la nota en la que están afinadas. Como estos detalles hay una gran cantidad tanto en la música como en el arte impreso.

Esta vez es notorio el balance de los temas por individual ya que en cortes como “The Root of All Evil”, “Panic Attac” y Never Enough” el sonido es poderoso (sin tanta influencia de Metallica como en discos anteriores), no obstante las melodáss de la voz son más melancólicas de lo normal. Por otro lado, se escuchan influencias de rock progresivo clásico (Pink Floyd, Yes, entre otros) con rasgos alucinantes y destellos armónicos largos que se pueden apreciar en “The Answer Lies Within” y “Octavarium”, del que vale la pena subrayar que la música alude la idea de moverse en círculos y terminar en el principio (“we move in circles, this story ends where it began”), es decir, el último acorde es el mismo que inicia “The Root of All Evil” pero una octava más alta.

La polémica de este material se da con “I Walk Beside You”, con tendencia un tanto commercial, pues Portnoy aseguró no estar interesado en lo comercial después de que el album “Falling Into Infinity” decayó en la industria. Sin duda, este capítulo de Dream Theater simboliza su progresividad tanto en composición como en complejidad conceptual.

dt05Para celebrar el 20 aniversario de la banda y la gran carrera musical que han logrado estos virtuosos músicos, el 1 de abril del 2006 grabaron en la majestuosa sala Radio City Music Hall de Nueva York un dvd en vivo con un documental magnífico y un cd triple. Con Score, la banda proporciona un repertorio único, escoltada, por más de noventa minutos, por la Orquesta Octavarium para adornar las “magnum opus”. La orquesta se mantuvo oculta hasta la segunda parte del show. La calidad interpretativa de cada integrante es impecable, sin embargo, existe un deficit en ciertos detalles de la orquesta.  Otra de las sorpresas fue que el set incluía dos canciones inéditas: “Another Won” y “Raise the Knife”. A causa de ello, muchos de sus fans se manifestaron decepcionados debido a que esperaban escuchar más de los temas que los habían llevado a la cima y no sus primeras tonadas. Jordan Rudess realiza una excelente introducción de aproximadamente diez minutos con el continuum y su base giratoria en “Octavarium”.

También se puede admirar el sonido mejorado y afinado de LaBrie. No se puede hablar mucho sobre Dream Theater en esta jugada, ya que como ellos pronosticaban, éste seria uno de los grandes méritos de Dream Theater en escena, y así lo es, sin palabras.

Ahora bien, el noveno y más reciente lanzamiento de Dream Theater es Systematic Chaos (2007), repleto de distintos tipos de sonido: tan pesados como “The Dark Etnernal Night” hasta melódicos como “The Ministry of Lost Souls”. La velocidad es bastante variable y el promedio de duración de los temas es de diez minutos. El compacto empieza con una buena combinación de bajo, batería y guitarra que dan paso al teclado de Ruddes, quien se percibe mejor integrado en la banda y su interpretación se adapta muy bien al enfoque del disco. En “Forsaken” se escuchan suaves melodias entregadas por LaBrie, las clásicas pero espléndidas frases de Petrucci, un bajo con sonido profundo y el teclado con tonos escalofriantes debido a que la trama es sobre un hombre enamorado de una vampiresa.

dt06“Constant Motion” y “The Dark Eternal Night” son los cortes más pesados de Systematic Chaos. La estructura de “Constant Motion” y sus riffs fáciles de recordar dan la impresión de comercialidad. Para “The Dark Eternal Night” han habido diferentes críticas: algunas personas consideran que tiene una tonalidad demasiado nu-metalera y otras critican el efecto usado en la voz de Portnoy. Este trabajo tiene muchas memorias del pasado, tal como “Repentance” que es continuación de los pasos de Portnoy contra el alcoholimso. El teclado acentúa el sonido de la guitarra mientras que el bajo es misterioso e intenso. Esta canción apunta a varias ifluencias como el album Damnation de Opeth, Pink Floyd y/o Porcupine Tree.

Algunos fans afortunados tuvieron la oportunidad de cantar la tonada de guerra en medio y al final de “Prophets of War” la cual es una ilustración de la Guerra en Irak con notables influencias de la banda inglesa Muse. Se debe enfatizar que la entrega vocal de LaBrie es asombrosa. Las últimas dos canciones, “The Ministry of Lost Souls” e “In the Presence of Enemies Pt. 2”, son las más largas. La primera de las últimas es de carácter épico, y recuerda un poco la ya conocida “Sacrified Sons”. Petrucci se luce en el solo de la última canción con notas rápidas y llamativas. El dramatismo de la misma es muy bien concedido por Rudess, quien toma mayor protagonismo en la parte instrumental. Sin duda, una buena elección para finalizar su novena obra. En fin, Systematic Chaos es a todas luces una obra de ficción contextualizada en diferentes historias oscuras e infernales que dan una sensación de melancolía, tristeza y hasta cierto punto depresión tanto por el sonido de la música como por el tipo de letras.

Tal y como se ha comprobado, Dream Theater es una banda que no le tiene miedo a los cambios ya que cada álbum es diferente pero mantiene en sí la identidad misma de la banda, con lo que demuestran que con cada trabajo su habilidad técnica aumenta, mejora y principalmente, progresa. No por nada han sido valorados como la esencia del género o bien, los máximos exponentes del metal progresivo.

dt03

sigue…

¿curioso por lo que sigue?…

DREAM THEATER - el cineOk, aquí está una imagen, a lo menos curiosa…
el «verdadero» Dream Theater.

No hace falta explicar en demasía lo que significa hoy en día Dream Theater en el mundo no sólo metalero, sino rockero. Principales exponentes del metal progresivo a nivel mundial, Dream Theater se caracteriza por poseer composiciones más bien complejas, magistralmente ejecutadas por sus integrantes : el carismático canadiense James LaBrie en las voces, el notable John Petrucci en las guitarras, el sofisticado John Myung en el bajo, el impredecible Jordan Rudess en los teclados y el magistral Mike Portnoy en la batería.

La banda de Portnoy, Petrucci & Cía. viene precedida de un abrumador éxito con su anterior album, el perfecto «Metropolis II : Scenes From a Memory» (1999), disco que ha entrado por la puerta más ancha de la historia del rock debido a la increíble ejecución musical de la fascinante historia de Nicholas y su regresión a la vida de Victoria Page. Hace muy poco, Dream Theater ha lanzado un disco triple en vivo (que además está en DVD y VHS), llamado «Scenes From New York», donde por alrededor de 3 horas deleitan con su magistral ejecución en vivo de todo el material de Metropolis II, con una puesta en escena sencillamente espectacular (incluyendo coros gospel en un par de temas), y recordando muchos de sus éxitos antiguos.

Pero limitar a Dream Theater sólo a sus últimos trabajos sería una injusticia. La banda lanzó su primer disco como Dream Theater (antes se llamaban Majesty), con su primer vocalista, Charlie Dominici, a finales de los ’80. El disco se llamó «When Dream and Day Unite». Luego, con la llegada de James LaBrie, lanzan en 1992 el notable «Images and Words», quizás la primera gran muestra del notable nivel compositivo y de ejecución de sus músicos. Posteriormente lanzan «Awake», disco aclamado por la crítica y que marca la partida del tecladista Kevin Moore. Luego, con la llegada de Derek Sherinian (actual tecladista en vivo de Yngwie Malmsteen), lanzan «A Change Of Seasons», disco con sólo un tema original (pero que dura 23 minutos), y una serie de covers. En 1997 lanzan «Falling Into Infinity», el que quizás sea su trabajo más bajo, marcando la salida de Derek Sherinian de la banda, no sin antes lanzar su excelente disco doble en vivo, «Once In a LiveTime». Luego, con la llegada de Jordan Rudess, tecladista del proyecto paralelo de Petrucci y Portnoy (Liquid Tension Experiment), lanzan «Metropolis II : Scenes From a Memory» … y el resto es historia conocida.

A finales del año recién pasado se anunció la salida de su nuevo trabajo, que se llamaría «Six Degrees Of Inner Turbulence», y que contaría con «sólo» 6 temas … digo «sólo» porque este trabajo ha resultado ser un disco doble, con un tema de ¡42! minutos (y que constituye el único tema del Disco 2), que le da el nombre al disco, que en total dura algo más de 90 minutos. Dream Theater comprende que la barrera que dejó «Metropolis II : Scenes From a Memory» es prácticamente imposible de superar, por lo que ha decidido experimentar con un sonido con una dosis menor de revoluciones, y con letras alejadas del concepto de su anterior trabajo.

El nuevo trabajo de Dream Theater comienza con las campanas de «The Glass Prison», excelente y variadísimo tema, que incluso cuenta con momentos bastante Power (mucho doble bombo por parte de Portnoy) e incluso la aparición por algunos segundos del sonido de tornamesas (típico del aggro), pero mezcladas fantásticamente con la línea progresiva del «Scenes From a Memory», aunque quizás con un poco menos de brillo … en todo caso es uno de los mejores trabajos del disco, con una cantidad impresionante de matices. El disco prosigue con «Blind Faith», que posee una estructura mucho más «radial» que el resto de los temas del disco, recordando un poco a «You Not Me», del «Falling Into Infinity», es decir, un sonido muy de «single» … si bien no es de lo mejor del disco, Dream Theater hace un buen trabajo. Luego viene «Misunderstood», tema que se inicia de forma muy Pink Floyd, para después continuar en ciertos momentos con la estructura más bien «radial» que caracteriza al tema anterior … además, posee ciertos momentos deliciosamente cacofónicos, característicos de la época que se inicia con la llegada a la banda de Jordan Rudess. Posteriormente, y conectada con el tema anterior, aparece «The Great Debate», tema que comienza con toques medios «galácticos» y bastante sicodélicos, con el bajo de Myung tomando un rol protagónico, para posteriormente tomar un ritmo deliciosamente progresivo, recordando bastante a los tiempos del «Awake» (con muchos cambios de ritmo), con un LaBrie sorprendiendo con excelentes tonos «raspados» y con una notable versatilidad, y una performance notable de Petrucci y Rudess, con momentos que recuerdan a Liquid Tension Experiment. El Disco 1 termina con «Dissapear», el tema más corto del disco (poco más de 6 minutos), que quizás constituya el punto más bajo y prescindible, pues nunca alcanza a tomar el vuelo necesario como para convertirse en un buen tema … hay que recordar que Dream Theater se ha caracterizado por hacer excelentes temas «relajados», como lo han sido «Hollow Years», «Anna Lee», «Wait To Sleep», la increíble «Surrounded» y la magistral «The Spirit Carries On». Pero lamentablemente este no es el caso.

El Disco 2, como mencioné anteriormente, está compuesto de sólo un tema, que le da el nombre al disco. Pero no es cualquier tema. En efecto, «Six Degrees Of Inner Turbulence» dura poco más de 42 minutos, el tema más extenso de la carrera de Dream Theater. Comienza con una overtura espectacular, mezclando toques que incluso recuerdan a Rhapsody con ciertos sonidos cacofónicos -tan característicos del teclado de Rudess-, e incluso con sonidos muy «de película» navideña o de Disney (no es difícil por momentos imaginarse la nieve cayendo y al Viejo Pascuero pasando frente a la ventana) … luego, con la voz de LaBrie se llega a momentos notables, con mucho feeling (algo que se le criticaba mucho a esta banda, la carencia de feeling al tocar …). La cacofonía del teclado de Rudess alcanza momentos magistrales, el bajo de John Myung muestra un nivel notable … también encontramos momentos bastante metaleros a lo largo de este increíble tema, así como reminiscencias pinkfloydianas. En definitiva, es un tema para escuchar con tiempo, para sentarse en la cama y poner el personal a full … es imposible describir de forma acuciosa todos los detalles que pueden apreciarse en este notable tema.

En resumidas cuentas, hay que saber entender este nuevo trabajo. Era muy difícil esperar (al menos siendo objetivos) que Dream Theater alcanzara o superara el magistral nivel alcanzado por su anterior trabajo. Pero, a pesar de esto, «Six Degrees Of Inner Turbulence» es un excepcional disco, con una complejidad compositiva digna de ser continuamente destacada, y que ratifica el excelente momento que vive esta banda norteamericana. Si bien no alcanza la brillantez de su trabajo anterior, Dream Theater es una banda que continúa superándose a sí misma. Es de esperar que, por esa gracia del destino, alguna vez tengamos la posibilidad de ver a esta increíble banda en nuestro país. Pero, mientras tanto, y mientras nuestros sueños lo siguen siendo, «Six Degrees Of Inner Turbulence» constituye bastante más que un premio de consuelo.